AQUI hay TOMATE

Para dar y tomar

Archivar para el mes “marzo, 2011”

REFLEXIONES SOBRE EL NUEVO ORDEN DEL SAQUEO INTERNACIONAL


REFLEXIONES SOBRE EL NUEVO ORDEN DEL SAQUEO INTERNACIONAL

1.-
Resulta entonces que tanta ONU, tanto Consejo de Seguridad, tanta OTAN, tanto tratado internacional, tanto Tribunal de la Haya, son coartadas para que los poderosos saqueen a los débiles.
Sucede pues que tanta libertad de expresión, tanto Nobel de la Paz, tanta cultura funcionan como pretextos para matar en nombre del humanismo, llamar agresor a quien se defiende y bombardear a las víctimas para salvarlas.
Acontece que el capitalismo vive robando a sus propios pueblos con el fraude financiero y a los de la periferia con el pillaje armado. Aparte de repetir una y mil veces más lo que todo el mundo sabe ¿qué hacer?
2.-
Si no puedes vencerlos, úneteles, reza el catecismo del sicario.
Un repertorio de ejemplos desaconseja este connubio.
Marcos Pérez Jiménez, quien sirvió a las políticas de Estados Unidos, terminó extraditado por éstos a un calabozo en Venezuela.
Manuel Noriega, quien aparentemente alguna vez colaboró con la DEA, pasó a ocupar el calabozo de un reo que cambió cadena perpetua por acusarlo.
Alberto Fujimori, quien ahogó Perú en un mar de sangre, languidece en la misma celda donde antes hundió a Abimael Guzmán.
Los talibanes, creados, equipados, financiados y adiestrados contra los soviéticos por la CIA, son ahora inmolados en la Guerra Santa de ésta.
Sadam Hussein, quien llevó a Irak a una guerra contra Irán que sólo convenía a los estadounidenses, concluyó ejecutado por el gobierno títere de éstos. Así paga el diablo a quien le sirve.
3.-
Si no puedes unírteles, obedéceles, dicta el breviario del servil .
Otro rosario de experiencias desventuradas marca este sendero.
Quitar al pueblo para dar al extranjero indigna al primero y hace desagradecido al fuereño.
El rey Idris de Libia vendió su país y fue derrocado por una sublevación nacionalista.
El Shah Reza Palevi de Irán lo regaló y fue depuesto por otro alzamiento nacionalista.
Las monarquías sauditas debieron ceder su territorio para bases militares extranjeras y regalar su petróleo a precios cercanos a 8 dólares por barril.
Carlos Andrés Pérez entregó la soberanía al FMI y tras una rebelión popular a escala nacional fue juzgado y depuesto.
Mubarack, peón de los intereses de Estados Unidos, cayó sin que éstos movieran un dedo para salvarlo.
Así paga el pueblo a quien sirve al diablo.
4.-
Si no puedes obedecerlos, congráciate, sugiere el relacionista público.
Nunca esfuerzos fueron más perdidos que los de simpatizarle a tu verdugo.
Estados Unidos sin previa declaratoria de guerra contra Libia le destruyó unidades navales y sistemas de radares y bombardeó Trípoli y Bengazi asesinando cerca de un centenar de personas, entre ellos una hija de Kadafi.
En lugar de condenar a los estadounidenses, el Consejo de Seguridad condenó a Kadafi, y éste bajo protesta pagó indemnización por más de dos mil millones de dólares en daños por supuesta participación en la voladura de un avión por libios, a quienes también entregó a tribunales internacionales.
Diversas concesiones le permitieron restablecer en 1999 relaciones diplomáticas con Londres, obtener la revocatoria de restricciones comerciales impuestas por la Unión Europea y en 2003 el levantamiento de las sanciones de la ONU.
Kadafi además se desarmó entregando cinco misiles de largo alcance y centenares de alcance medio. Desde entonces lo visitaron efusivamente Tony Blair, Schröeder, Jacques Chirac y Berlusconi, a quien financió la campaña electoral, y lo recibieron triunfalmente el presidente de la Comisión Europea Romano Prodi, Aznar y el rey Juan Carlos de Borbón y el primer ministro Rodríguez Zapatero y Sarkozy, a quien también financió la candidatura: todos los que posteriormente se agavillarían para bombardearlo y confiscarle las cuentas en el exterior.
Agradeció estos festejos con costosas compras de armamentos y abriendo el petróleo libio a asociaciones estratégicas con la inglesa BP y la española Repsol y la italiana ENI y las estadounidenses Conoco Phillips, Exxon Mobil y Chevron Texaco.
Por si tantos esfuerzos por apaciguar a los saqueadores no fueran suficientes, instruyó a la Autoridad de Inversiones Libia para que invirtiera 70.000 millones de dólares en Europa, y a pesar de tener una insignificante deuda pública de 5.000 millones de dólares, menos del 0,50% de sus reservas internacionales, aceptó un Paquete del FMI en virtud del cual retiró los subsidios a seis bienes de consumo básico y privatizó numerosas empresas públicas, dejando un saldo de desempleados que quizá engrosaron las manifestaciones en su contra que sirven de pretexto para la criminal invasión en curso.
La oligarquía con la que intentes colaborar será la que te venderá.
El Fondo Monetario al que dejes dirigir tu economía será quien te arruinará.
El tratado que aceptes como supraconstitucional te depondrá.
El organismo internacional cuya intervención aceptes será el que te intervendrá.
El juez extranjero al cual entregues la soberanía de jurisdicción será el que te condenará.
El árbitro foráneo al cual cedas la decisión sobre tus contratos de interés público será el que te embargará.
La transnacional a la cual exoneres de pagar impuestos financiará con ellos los aviones que te bombardearán.
La diferencia étnica o regional que fomentes será la que te dividirá.
La empresa mixta a la que entregues el control de tu industria petrolera será la que paralizará tu sistema informático y te saboteará.
Quien entrega al enemigo la llave de su marcapasos garantiza el paro cardíaco.
5.-
Si no puedes saquear, hazte la vista gorda.
Con astucia conmovedora, Rusia y China omitieron vetar en el Consejo de Seguridad el plan de Estados Unidos de saquear el petróleo del mundo valiéndose del sicariato de la OTAN. La Liga Árabe y la Unión Africana, clubes de próximas víctimas, han sido ambiguas.
Según lo revelan palmariamente la “Estrategia de Seguridad Nacional de Estados Unidos de América”, formulada por George W. Bush en Washington el 17 de noviembre de 2002, y planes como el New American Century, los estadounidenses no están dispuestos a ceder un ápice en su arremetida para confiscar violentamente los recursos del mundo y liquidar a los restantes países negándoselos.
Su guerra con Japón comenzó cuando para aniquilarlo como potencia le impuso un bloqueo energético. Ilusorio es pensar que el león respetará las tajadas ofrecidas a quienes no supieron oponérsele.
Si se confisca la energía es para primero ahogar a China, la gran competidora de la hegemonía estadounidense.
Después de China seguirá Rusia, buena parte de cuyas reservas quedaron en los países separados de la antigua Unión Soviética.
En fin, la Unión Europea y Japón tocarán el fondo del vasallaje por gotas de energía fósil.
Cuatro guerras han arrancado por la ejecución de ese plan: la de Irak, la de Afganistán, la de Libia, la de Bahrein.
Ha comenzado el conflicto planetario para garantizar el monopolio de la energía fósil por menos del cinco por ciento de la población global.
El resto de las potencias deberán oponerse o desaparecer.
Quienes dejaron hacer, perecerán sin poder hacer nada.
Postergar la confrontación sólo la agravará.
6.-
Si no puedes unírteles ni obedecerles ni congraciarte ni hacer la vista gorda, resiste.
Cinco por ciento de la población del globo en la peor crisis económica de la Historia no puede condenar a muerte al 95% restante sino contando con la desunión, la desorientación o el autoengaño de ésta.
¿Qué condiciones reúnen los pueblos que hasta ahora resistieron exitosamente las invasiones imperiales?
En primer lugar, han afirmado y defendido su especificidad cultural.
En segundo lugar, han evitado que diferencias étnicas o culturales internas los dividan o secesionen.
En tercer lugar, han asumido a plenitud y sin medias tintas un proyecto alternativo al del capitalismo.
En cuarto lugar, han logrado consolidar a las bases populares en torno a dicho proyecto.
En quinto lugar, han entrenado y armado a las bases para la defensa del mismo.
En sexto lugar, jamás han cedido soberanía ni posiciones para complacer a transnacionales, medios de comunicación ni organismos internacionales.
En séptimo lugar, han consolidado alianzas bilaterales, regionales, continentales o mundiales con países o bloques que presentan afinidades ideológicas, económicas o de situación periférica.
La amenaza de todos los bloqueos y todos los bombarderos del mundo no pueden contra un pueblo ideologizado, orgulloso de su cultura, compenetrado con su propio proyecto social y político y armado.
No han podido contra Vietnam, contra Cuba.
Todavía se empeñan en vano contra la resistencia en Irak, Pakistán y Afganistán.
Se elige como blanco a la mínima Libia y no al poblado Irán.
Son lecciones que quizá aprovechen los próximos en la lista: todos los habitantes del planeta.

http://luisbritto.wordpress.com

LOS BANCOS SON CULPABLES Y DEBEN HACER FRENTE A SUS RESPONSABILIDADES


Los bancos son culpables y deben hacer frente a sus responsabilidades

23 Marzo 2011 | Categorías: Mercados Financieros |

Alberto GarzónJuan Torres – Consejo Científico de ATTAC

La reciente crisis financiera internacional emergió en verano de 2007 cuando los productos con los que negociaba y especulaba la banca demostraron carecer de valor.

Durante los años anteriores el sistema bancario estadounidense había hecho suculentos beneficios con un negocio basado en una burbuja especulativa que tarde o temprano tenía que estallar.

En efecto, los cinco grandes bancos de inversión estadounidenses tuvieron en 2006 beneficios por valor de 130.000 millones de dólares, sin contar bonus y complementos.

Pero todo el sistema financiero se benefició de la euforia financiera estadounidense y, gracias a los canales que permite la globalización, los bancos y entidades financieras de todos los países pudieron también inflar sus cuentas de beneficios.

Gracias a la desregulación financiera, y a la ceguera de los bancos centrales ante un riesgo creciente y sistémico se pudieron desarrollar innumerables instrumentos financieros complejos que permitían extender la burbuja financiera en el tiempo y globalizar tanto sus beneficios como el riesgo.

La banca no desperdició esa oportunidad, que por otra parte ella misma había promovido, y explotó todas las posibilidades para hacer más y más beneficios.

Sin embargo, y aunque no suele señalarse lo suficiente, la banca no sólo hizo beneficios aprovechando un contexto de desregulación y creando una burbuja financiera que nadie en los gobiernos supo prever sino que también necesitó basar su sistema piramidal de hipotecas en lo que algunos autores han llamado una auténtica explotación financiera.

En efecto, los bancos aprovecharon su desigual poder y cultura financiera ante los individuos para imponerles condiciones leoninas y realmente explotadoras, creando de esa forma el método de punción de riqueza que sustentó la burbuja financiera.

La banca creó nuevas formas para el pago de las hipotecas, con nuevos y complejos tipos de interés que confundían a quienes suscribirían nuevos contratos.

La gente, obligada en muchos casos por las circunstancias a tener que endeudarse (por los bajos salarios, la necesidad de una vivienda y la retracción de los servicios públicos) fue manipulada y engañada no sólo por los agentes bancarios sino también por los brokers o comisionistas, quienes eran contratados por los bancos para ampliar su cartera de hipotecas y cobraban en función del volumen total suscrito.

Grandes beneficios para la banca a costa del empobrecimiento generalizado de la población.

En España esas prácticas también han existido y en gran medida, y son decenas de miles los afectados por prácticas abusivas vinculadas a los contratos de derivados tipo swaps.

Estos productos financieros se vendían a las personas sin que ellos supieran realmente lo que estaban firmando, bien porque la letra pequeña se ocultaba o bien porque directamente confiaban en exceso en los agentes de sus sucursales bancarias.

Las protestas y demandas judiciales llevaron incluso al Banco de España a dar la razón a los afectados, obligando a la banca a dar marcha atrás con ese tipo de contratos.

Sin embargo, el Banco de España ya ha reculado y niega una responsabilidad que desde luego tiene precisamente por ser el encargado de supervisar la actividad bancaria.

La banca también tiene una gran responsabilidad en lo que se refiere a la expansión de la burbuja financiera. Y eso es así porque la gran mayoría de los fondos de inversión, de pensiones y otras fórmulas similares para la especulación son gestionados directa o indirectamente por los bancos.

De hecho, tras la reconfiguración económica neoliberal los bancos perdieron cuota de mercado en la financiación de las grandes empresas (que pasaron a financiarse directamente vía emisión de acciones o bonos y no mediante préstamos) y tuvieron que cambiar su fórmula de negocio.

Desplazaron entonces su actividad hacia las comisiones a las personas (retrayendo aún más riqueza de las cuentas corrientes y otros métodos de ahorro personal) y hacia la gestión de los fondos de inversión.

Gestionando estos fondos de inversión los bancos consiguen rentabilizar un ahorro ajeno (en muchos casos, como en los fondos de pensiones, el de aquellas personas que los suscriben por temor a quedarse sin jubilación como consecuencia de la retracción del Estado del Bienestar) y hacer inmensos beneficios a su costa, devolviendo sólo una ínfima parte como remuneración al prestamista original (el propietario del dinero).

Estos fondos, además, operan buscando la máxima rentabilidad posible y sin importar el mercado en el que se hace. Por eso, también la banca es responsable de la crisis alimentaria que se produjo en verano de 2008 como consecuencia de la especulación financiera en el mercado de materias primas.

Muchos de estos fondos y otras tantas entidades vinculadas a los bancos están registrados en paraísos fiscales, de forma que no pagan impuestos con los que financiar los servicios públicos.

Esto invierte el sentido de los sistemas fiscales, ya que al final los servicios públicos acaban financiándose por aquellos sectores que no pueden evadir impuestos (las clases populares) mientras que los bancos y las grandes fortunas apenas contribuyen. Esto repercute necesariamente en una peor calidad de los servicios públicos, lo que se utiliza a su vez como excusa y justificación de suprivatización .

La banca, o en un sentido más general las finanzas (que englobarían a todas las entidades financieras vinculadas directa o indirectamente con la banca así como a sus presidentes, directivos y gestores varios), es responsable también de la crisis económica por su fallido papel como intermediario financiero.

El objetivo teórico de la banca es la de poner a disposición de los empresarios que quieren invertir y de las familias que quieren consumir el dinero que otros han ahorrado, promoviendo de esta forma el crecimiento económico.

Sin embargo y aunque esos recursos sí existían, la banca prefirió dedicarlos a la especulación financiera en vez de canalizarlos hacia la economía real. De esa forma, el congelamiento de los créditos a empresas y familias agravó la crisis y dio origen a la recesión económica.

Los bancos también tuvieron un papel clave en la especulación contra la deuda pública. Cuando los Estados se vieron obligados a salvar a la banca y a desembolsar dinero público en diferentes programas de estímulo para evitar una catástrofe mayor tuvieron que incrementar sus niveles de deuda pública.

Y esta deuda fue financiada, paradójicamente, por la propia banca.

Así, mientras los estados estaban prestando dinero a la banca a bajos tipos de interés (con el objetivo de que la banca lo prestase a empresas y familias), ésta estaba dedicando ese dinero en comprar deuda pública. El resultado era la permanencia de la recesión, el incremento de la deuda pública y el crecimiento de los beneficios bancarios.

En definitiva, asistimos a un tipo de negocio, el bancario, que ha sido distorsionado desde los años ochenta debido a las reformas neoliberales.

Esta distorsión ha supuesto la carencia de instrumentos eficaces de intermediación financiera, algo agudizado además por la privatización de la banca pública, así como también ha significado el crecimiento de la especulación financiera en todos los niveles.

Pero también, como podemos comprobar día a día, supone el empobrecimiento de las personas de a pie que son engañadas y estafadas legalmente y sin que ninguna entidad responsable, bien sea el Banco de España, el Gobierno o el Banco Central Europeo, haya impedido que esto ocurra.

Y lo que es peor, no parece que vaya a hacer nada por evitarlo.

Por eso es necesario plantear propuestas concretas de transformación de este negocio, las cuales puedan ser asumidas por la ciudadanía como exigencias inexcusables.

En primer lugar, hay que investigar con total imparcialidad e incondicionalidad las prácticas bancarias en España, concretando la naturaleza y efectos reales de cada una de ellas para depurar las responsabilidades de cada entidad.

En segundo lugar, hay que investigar al Banco de España, el cual ha permitido todas estas actividades y cuya responsabilidad va mucho más allá que la simple dejación de sus funciones, al ser de hecho un cómplice más de las actividades destructivas y fraudulentas de la banca.

En tercer lugar, hay que realizar un informe exhaustivo con el número de personas afectadas por las prácticas ilegítimas de los bancos, con el objetivo de que sus pérdidas sean restituidas y las responsabilidades bancarias asumidas.

En cuarto lugar, hay que analizar de forma detenida todos los procedimientos de desahucio que se hayan producido, con especial atención a las condiciones de suscripción de los contratos.

En quinto lugar es necesario promulgar normas y generar fondos para garantizar la devolución de las viviendas a las personas que las han perdido por razones de disminución de ingresos.

En sexto lugar, hay que crear una jurisdicción especial para perseguir los abusos bancarios y promover ante las instituciones europeas el establecimiento de un código ético de inexcusable cumplimiento por parte de todas las entidades financieras.

 

Zapatero compró 12.000 millones de deuda con la hucha de las pensiones


SE JUEGA EL FONDO A UNA CARTA

Zapatero compró 12.000 millones de deuda con la hucha de las pensiones

El Gobierno empleó con intensidad récord el Fondo de Reserva de la Seguridad Social para comprar deuda pública: 12.052 millones de euros en 2010.

M. LLAMAS

El Gobierno ha aumentado la compra de bonos públicos nacionales en 2010 haciendo uso del Fondo de Reserva de la Seguridad Social, la denominada hucha de las pensiones. En concreto, 12.052 millones de euros más respecto a 2009, todo un récord.

El Fondo alcanzó una cuantía total de 64.375,14 millones de euros a 31 de diciembre del pasado año, equivalente al 6,11% del PIB, lo que supone un incremento del 7,25% desde los 60.022,32 millones de 2009, según consta en el informe anual entregado este martes por el ministro de trabajo, Valeriano Gómez, al presidente del Congreso,José Bono.

Este crecimiento se explica por la dotación de 1.740 millones aprobada por el Consejo de Ministros en febrero de 2010, 69,24 millones de euros en excedentes de las mutuas (446 millones en términos acumulados) y rendimientos netos por un total de 2.544 millones de euros en 2010.

Sin embargo, el punto clave del Fondo, más allá de su cuantía total, es la estrategia de inversión que está siguiendo el Ejecutivo socialista para rentabilizar y asegurar esta hucha, cuya creación se ideó con el fin de poder seguir pagando las pensiones puntualmente en caso de que la Seguridad Social entre en números rojos. Los datos a este respecto son concluyentes: el Gobierno está aprovechando al máximo el dinero del Fondo para comprar deuda pública española.

Así, destinó 12.052 millones del Fondo a la compra de bonos nacionales en 2010, hasta una cifra total de 56.582 millones de euros -a precios de adquisición-, equivalente al 87,9% de la hucha frente a los 44.530 millones de 2009 (76,7% de total de activos), lo cual supone un aumento del 27% interanual. Y ello, pese a que el pasado año estalló una grave crisis de deuda pública en la zona euro que afectó de forma directa a España. El problema de estas compras es que, en la actualidad, la deuda nacional cuenta con un riesgo de inversión muy superior al de otros países vecinos.

No obstante, la deuda soberana de España ya no goza de la máxima nota crediticia -triple A- tras las sucesivas rebajas de rating aplicadas por las agencias de calificación de riesgos. En este sentido,Moody´s degradó a principios de marzo el rating de España desde AA1 a AA2, debido a la delicada situación financiera de las cuentas públicas y las débiles perspectivas de crecimiento económico. Y eso que las normas del Fondo exigen invertir en activos de “máxima calidad” crediticia, aunque el Gobierno tan sólo aplica este criterio a la deuda extranjera.

Pero lejos de arrugarse, el Ejecutivo ha incrementado su ritmo de compras, tal y como tenía previsto(aspiraba a que el 90% del Fondo estuviera invertido en deuda nacional el pasado año y casi lo ha conseguido). Así, al tiempo que ha incrementado la exposición de la hucha de las pensiones a bonos nacionales ha ido reduciendo el peso de la deuda extranjera (de menor riesgo que la española): los activos financieros extranjeros (deuda pública alemana, francesa y de Países Bajos) se situaron en7.791 millones de euros en 2010 (el 12,1% del Fondo) frente a los 13.486 millones de 2009 (23,2% del total), lo cual supone un descenso del 42,2% interanual.

Pinchar en la imagen para ampliar

De este modo, el Ejecutivo ha seguido la senda emprendida en 2008, cuando la crisis económica en España era ya un fenómeno visible para todos, excepto -temporalmente- para el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero. Y es que, en apenas tres años – entre 2008 y 2010- el Fondo ha comprado un total de 33.116 millones de euros de deuda pública nacional: los bonos españoles han pasado de representar el 51,3% de la hucha en 2007 (23.416 millones) al 87,9% en 2010 (56.582 millones), un aumento del 141,6%. El Gobierno ha comprado una media de 11.000 millones de euros al año de su propia deuda pública durante este período.

La evolución de los activos nacionales en el Fondo ha sido la siguiente: 23.416 millones en 2007 (51,3%), 33.228 en 2008 (56,4%), 44.530 en 2009 (76,7%) y 56.582 en 2010 (87,9%).

Asimismo, el peso de los activos extranjeros ha ido mermando paulatinamente: 22.186 millones en 2007 (48,6%), 24.930 en 2008 (43,6%), 13.486 (23,2%) y 7.791 en 2010 (el 12,1% de la hucha).

¿Quién dirige el Fondo?

PRESIDENTE - SECRETARIO DE ESTADO DE LA SEGURIDAD SOCIAL

D. Octavio José Granado Martínez

VICEPRESIDENTE 1º - SECRETARIO DE ESTADO DE ECONOMÍA

D. José Manuel Campa Fernández

VICEPRESIDENTE 2º - SECRETARIO DE ESTADO DE HACIENDA Y PRESUPUESTOS

D. Carlos Ocaña y Pérez de Tudela

 

El caso islandés y España


El caso islandés y España

Monday, March 28, 2011 More articles in Economia


Madrid, 28 de marzo de 2011. Miguel A. Garcia, redacción opiniondigital.es, magarcia@opiniondigital.es

Hace unos meses en una reunión de amigos, uno de ellos, sacó el tema de la revolución islandesa, que esta teniendo lugar, y de la que por aquellas fechas, ninguna agencia de comunicación de medios de las denominadas “serias” decía ni mú.  Así de claro, SILENCIO ABSOLUTO, no vaya a ser que se nos abran los ojos. Esto era asi al menos hasta hace pocos días.

Islandia, el país que castiga a los banqueros culpables de la crisis

Afortunadamente, cada vez se van filtrando mas informaciones sobre este asunto en los medios, fruto no se aun de que extraña circunstancia, o por que según ellos, estos acontecimientos sean de repente hechos noticiables. La ultima noticia al respecto, Islandia, el país que castiga a los banqueros culpables de la crisis , junto a otras informaciones que van apareciendo con cuentagotas en los medios, van abriendo ojos y  mentes a la esperanza de que los ciudadanos sí podemos hacer algo mas que ver la tele, el Madrid-BarÇa y votar y despertemos de una vez del colocon al que nos han sumido con el cocktail miedo-futbol-crisis-belenesteban (sí, así, esto último va sin mayúsculas…), aderezado con una bolsita de pipas.

El ultimo episodio de esta revolución ha sido la detención, enLondres y en Reikiavik (capital de Islandia) y posterior encarcelamiento, por sus responsabilidad en el colapso financiero de Islandia en 2008, de los responsables de la debacle económica del país.

Han sido capaces, primero de poner nombre y apellidos a los culpables, y después, de ejercer acciones legales modificando incluso su constitución, para que paguen por sus acciones.

Aquí en España, mientras tanto, algunos de estos presuntos responsables se permiten sugerir al presidente del gobierno que no adelante las elecciones, reparten cuantiosos dividendos al final del ejercicio, pagando indemnizaciones millonarias a sus directivos ymenos generosas para el resto de empleados, pero que ya las quisieran para si el resto de trabajadores de este pais, cambiando toda la señaletica de sus oficinas, y cerrando el grifo a empresas y familias, sin ofrecer una información transparente sobre donde han ido a parar los mas de 30.000 millones de euros inyectados por el estado al sistema bancario nacional.

Tal y como están las cosas, no nos extrañe con que cualquier día un grupo mas o menos grande de ciudadanos opte por un“paga el rey” y entren en una espiral  de desobediencia civil y fiscal. Total, en justicia, no podrían esperar un tratamiento diferente al de estos otros responsables. ¿o sí?

¿Que vamos a hacer aqui en España? ¿Cuando habrá alguien queseñale con el dedo a los culpables de la situación económica sin divagar con un concepto tan difuso como “los mercados…” ?.

Los principales especuladores, siguen estando sentados en sus despachos, jugando a dirigir el pais, manejando a los titeres de turno que son elegidos en los urnas, a quienes, no lo olvidemos, condonan año tras año, ejercicio tras ejercicio las deudas contraidas por sus partidos.

Miguel A. Garcia

 

NI PP. NI PSOE. Los españoles dicen no al Gobierno y a la oposición


Tuesday 29 march 2011

NI PP. NI PSOE. Los españoles dicen no al Gobierno y a la oposición

JOSÉ JUAN TOHARIA Y JOSÉ PABLO FERRÁNDIZ 27/03/2011
Los ciudadanos creen profundamente en el sistema democrático, pero no en la forma actual de hacer política.

La mayoría están convencidos de que son los mercados, y no los poderes públicos, los que mandan en el país.

Estas son algunas de las conclusiones del estudio ‘Pulso de España 2010′, de inminente publicación, realizado a partir de 5.000 entrevistas.

Anticipamos algunos datos

En 1931, con ocasión de su toma de posesión como ministro de la República, Fernando de los Ríos pronunció una frase lapidaria: “En España, lo revolucionario es el respeto”.

No cabía, quizá, diagnóstico más amargamente certero para un país que solo cinco años después se despeñaría hacia un encarnizado enfrentamiento fratricida.

Ahora, 80 años después, ¿se ha conseguido esa revolución del respeto?

El Pulso de España 2010 (elaborado con datos de Metroscopia procedentes de una amplia muestra de 5.000 entrevistas) permite pensar que, de manera prácticamente unánime (88%), los españoles de ahora afirman que:

Los ciudadanos quieren cambiar el estilo actual de la política por otro más cercano al de la Transición

El prestigio que se han ganado las Fuerzas Armadas contrasta con el creciente descrédito de la Iglesia Católica

a) Nadie está en posesión de la verdad, ni tiene derecho a decir a los otros cómo deben pensar o cómo han de vivir.

b) Todos debemos respetar las ideas y la forma de vivir de los demás, por raras o diferentes de las nuestras que puedan parecernos (siempre, claro está, que estén dentro de la ley).

A mayor abundamiento, y por si tan rotundos pronunciamientos no bastaran para dejar las cosas claras, un masivo 98% sostiene que cada uno puede pensar lo que quiera, siempre que respete las ideas de los demás y no trate de imponer las suyas.

Nuestra actual convivencia cívica -estridencias aparte de algunos sectores mediáticos, impertérritamente “instalados en el bramido”, por utilizar la frase que Ortega dedicara a Joaquín Costa, y a contracorriente, por tanto, del común sentir ciudadano- se desenvuelve sobre este novedoso telón de fondo que tiene al respeto y a la tolerancia como valores supremos.

Y sobre esa actitud vital de base, nuestra sociedad lleva ya tres años encarando una crisis económica que está resultando mucho más dura y prolongada de lo esperado.

Lo está haciendo con un ánimo en el que sobresalen los rasgos siguientes: profundo abatimiento, cercano quizá ya a la angustia, en relación con la situación económica; creciente inquietud ante el impacto de la misma sobre el tejido social; profunda desafección hacia los políticos, en general, por su modo de operar un sistema de gobierno que, pese a todo, sigue contando con un respaldo ciudadano masivo, y hacia una institución (la Iglesia) cuya imagen social está en caída libre.

Y en acusado contraste, elevada confianza en una institución nueva (la Corona) y en otra profunda y certeramente renovada (las Fuerzas Armadas).

LA ECONOMÍA, PEOR QUE NUNCA

No solo nueve de cada diez españoles (el 88%) consideran que la situación económica de nuestro país es mala, sino que esa misma proporción piensa que aún falta tiempo para que empiece a mejorar de forma perceptible.

Este es el diagnóstico más desesperanzado jamás obtenido, desde que tenemos datos de encuesta, sobre nuestra economía.

Con una particularidad adicional: se trata de un estado de opinión que perdura desde hace ya dos años y que, con el transcurso del tiempo, en vez de suavizarse, ha tendido a consolidarse e incluso -en la mínima medida en que ello resultaba aún posible- a incrementarse.

La ciudadanía tiene la impresión de que, realmente, nadie (ni Gobierno, ni oposición) tiene ideas claras sobre cómo poner remedio a la situación y que, estando así las cosas, son los mercados, y no los poderes públicos, quienes realmente mandan en el país.

PARO JUVENIL: ¿UN DAÑO IRREPARABLE?

El alto nivel actual de paro juvenil -que duplica el de la tasa general de desempleo- es quizá la secuela de la presente crisis que más preocupa a los españoles.


Todos, jóvenes y mayores, coinciden en afirmar que nunca antes se habían alcanzado en nuestro país, en este punto, niveles tan alarmantes.

En consecuencia, siete de cada diez españoles (70%) concluyen que esta dificultad excepcional que padecen ahora los jóvenes para encontrar un trabajo que les permita independizarse y vivir por su cuenta es algo que les marcará para siempre y que les impedirá organizar su vida de forma similar a como, en su momento, pudieron, en cambio, hacerlo las generaciones precedentes.


Y este pronóstico sombrío es expresado por la misma proporción de jóvenes (75%) que de mayores (70%).

SITUACIÓN POLÍTICA: NUNCA TAN MAL

Tres de cada cuatro españoles (78%) califican de forma negativa la actual situación política del país: el porcentaje más elevado de los últimos dos decenios.

A modo de ejemplo, en 2002, con ocasión de la controvertida participación de España en el conflicto iraquí, este porcentaje no pasó del 47%.


Y en los meses previos a las elecciones de 1996 (es decir, en la hasta entonces peor crisis de popularidad de un Gobierno socialista) no pasó del 62%.


Tras la primera victoria electoral de Rodríguez Zapatero bajó hasta el 37%.

Ahora, ya en la recta final de su segundo mandato, el porcentaje de españoles que evalúa negativamente la situación política nacional se ha más que duplicado, hasta alcanzar el reseñado 78%.


Este nivel sin precedente de descontento político ciudadano se debe a una doble pérdida de confianza: en el Gobierno y en la oposición.


Una situación inédita: nunca, antes, en nuestra democracia, Gobierno y oposición habían empatado en cuanto a nivel de desapego suscitado en el conjunto de la sociedad.

LOS POLÍTICOS, NO EL SISTEMA

En proporción de dos a uno (56% frente a 27%) predominan los españoles que piensan que la responsabilidad por la mala situación política del país corresponde a los actuales líderes políticos, y no a la forma en que está organizada la democracia en España: en otras palabras,


son los políticos y no el sistema quienes no están a la altura de las circunstancias.

Hace algo más de dos decenios, dos ilustres politólogos (Lipset y Schneider) señalaron la importancia que tiene para la preservación de la legitimidad social de las instituciones públicas en tiempos de crisis que la ciudadanía atribuya la mala situación política a la inadecuada gestión del sistema político por quienes lo pilotan y no a defectos estructurales del sistema mismo.

O lo que es igual: la línea roja que no debe ser traspasada es que la sociedad llegue a pensar que la situación no es remediable ni con un liderazgo político alternativo.

Y lo que los datos indican es que, por ahora, nuestra sociedad se halla lejos de esa preocupante línea roja, si bien con un matiz que añade un importante plus de complejidad a la solución que supone la alternancia de líderes: lo que la ciudadanía española realmente anhela en el momento actual (según, por cierto, ha venido reflejando durante más de un año el Barómetro de Clima Social que mensualmente publica este periódico) no es tanto el relevo del actual Gobierno por la actual oposición, sino, más bien, el relevo de ambos por otro tipo de estilo de gobernar y de controlar al Gobierno.

En este sentido, cabe recordar que la por ahora previsible victoria electoral del PP no obedece tanto a que los votantes de este partido muestren mayor entusiasmo por su líder que el que los votantes socialistas sienten por el suyo como a la mucha mayor fidelidad de los primeros, que les predispone a anteponer la lealtad incondicional a sus siglas a cualquier otra consideración.

Los españoles no abominan de la política, sino del modo, generalmente ramplón, mediocre y mezquino en que suelen conducirse la mayoría de los políticos -de estos políticos.

El descrédito de la clase política va asociado a la incluso aún más negativa imagen social de los partidos. Los españoles no dudan que sin partidos políticos no hay democracia y por ello en modo alguno cuestionan la necesidad y utilidad de estos.

Lo que masivamente rechazan es su actual modo de organizarse y funcionar: nueve de cada diez ciudadanos (89%) creen que nuestros actuales partidos piensan más en lo que les beneficia e interesa, y ocho de cada diez (79%) creen que tal y como ahora funcionan y se organizan es muy difícil que los partidos logren atraer y reclutar para la actividad política a las personas más competentes y preparadas.

TRANSICIÓN: NOSTALGIA DE UN ESTILO

Treinta y cinco años después del final del franquismo, los españoles se sienten orgullosos de forma casi unánime (80%) de la forma en que se llevó a cabo la transición a la democracia.

Y creen que la clave de ese éxito, junto a la actuación del rey Juan Carlos (que destaca un 78%), estuvo en el espíritu de consenso que mostraron los políticos del momento para buscar soluciones y acuerdos, pensando más en el interés general del país que en el propio, posible, rédito electoral.

Así lo dice un 82%. Y tras echar la vista atrás, un 88% concluye que, en cambio, los dos principales partidos actuales han abandonado ese espíritu de pacto y concordia, y solo piensan ya en lo que les parece electoralmente más conveniente.

El cortoplacismo miope, y además ejercido con modales ásperos cuando no groseros, habría venido así a desplazar al talante de entendimiento y a la altura de miras y al sentido del Estado de aquella época.

Buena parte de nuestra clase política (y no digamos de algunos de sus jaleadores mediáticos) parece convencida de que cuantos más insultos, más zafiedad descalificadora y más exageraciones -cuando no mentiras- se utilicen, más probabilidades hay de agradar a los electores.

Pues bien: estos piensan, en realidad -y masivamente: (73%)-, que lo que este país necesita en estos momentos es una “segunda Transición” que, con el mismo estilo de concesiones y mutuo respeto que caracterizó a la primera, haga posible la solución de tantos problemas como hay pendientes.

Entre otros, y de forma destacada, la actualización de nuestra Constitución, probablemente la que menos reajustes a la siempre cambiante realidad ha experimentado, en comparación con los continuos retoques realizados a los textos constitucionales de la mayoría de nuestros vecinos países europeos.

Seis de cada diez españoles (el 58%) piensan que nuestra Constitución necesita retoques y que, pese a ello, sigue siendo válida para la sociedad española actual.


Pero ya algo más del tercio (37%) cree que se ha ido quedando tan desfasada que precisa una reforma con profundidad.

AUN ASÍ, EL MEJOR PERIODO

El 72% de los españoles cree que, con todos sus posibles defectos e insuficiencias, la actual democracia constituye el periodo en que mejor ha estado nuestro país en toda su historia.

Evidentemente, tan rotunda afirmación ha de ser entendida como forma sin duda hiperbólica de destacar el grado de satisfacción con el actual sistema político-social; la efectiva comparación, en el tiempo, por quienes ahora responden de la actual situación con otras pretéritas es obviamente imposible.

Pero lo significativo es que, ya sean más jóvenes o más mayores, votantes de un partido o de otro, siete de cada diez españoles expresen el convencimiento de que nunca antes este país ha podido estar mejor que ahora.

LA CORONA

“El rey que se ganó la corona”: así definió a Juan Carlos I, el pasado mes de diciembre, Miguel Ángel Aguilar (EL PAÍS, 23-12-2010). Ciertamente, desde el comienzo mismo de su reinado, el Rey contó con un sustancial apoyo popular.

Pero lo realmente significativo no es tanto ese dato de partida (explicable, al menos en parte, por el anhelo ciudadano de que su llegada al trono hiciera posible un futuro mejor tras 40 años de dictadura) como el hecho de que tras más de 35 años como Jefe del Estado haya mantenido, ampliándola incluso, aquella buena evaluación inicial.


Los españoles le puntúan ahora con un 7,3, la segunda mejor nota -solo superada por la que obtiene el expresidente Suárez- entre las que consiguen 18 destacadas figuras públicas nacionales e internacionales.

En un país sin apenas monárquicos declarados, el Rey ha conseguido legitimar socialmente a la institución que encarna.

Un 70% opina que ha demostrado que la monarquía podía cambiar y adaptarse a las exigencias de cada momento de nuestra la sociedad; un 74% considera que la monarquía está ahora firmemente consolidada, y un 65%, que aporta estabilidad y serenidad a la vida política española.

Pese a este amplio reconocimiento de lo que la Corona ha aportado y aporta a nuestra sociedad, esta no da por descontada la perdurabilidad de la institución (algo que, por cierto, ocurre también en un país de tan arraigada tradición monárquica como Reino Unido): dos de cada tres españoles consideran que, pese a los servicios hasta ahora prestados, la Corona puede llegar a tener cada vez menos sentido según pasen los años.

LAS FUERZAS ARMADAS

Que solo 30 años después del fallido golpe de Estado llevado a cabo por miembros del Ejército y la Guardia Civil, el 84% de los españoles evalúe positivamente a sus Fuerzas Armadas es, sin duda, un éxito que cabe atribuirle tanto a los propios militares como a los políticos y al conjunto de la ciudadanía.

En este periodo de tiempo transcurrido se ha conseguido, con la voluntad de todos, que las Fuerzas Armadas heredadas del franquismo hayan encajado perfectamente en el marco constitucional.

Ocho de cada diez españoles (84%) cree que, hoy por hoy, el Ejército está integrado por profesionales muy comprometidos con la Constitución y con la defensa de las libertades.

Una abrumadora mayoría ciudadana considera que esta institución es imprescindible para nuestro país (83%), que es motivo de orgullo (79%) y que otorga prestigio internacional a España por su labor en misiones fuera de nuestro territorio (77%).

LA IGLESIA

La Iglesia católica española, que jugó un destacado papel en la transición a la democracia y contribuyó de forma significativa a la reconciliación nacional que -de forma más o menos explícita- supuso dicho proceso, se encuentra ahora en una situación de creciente descrédito.

Uno de cada dos españoles considera que, en la actualidad, transmite más una imagen de dureza y condena que de bondad y perdón.

Y tres de cada cuatro (75%) piensan que no ha sabido adaptarse a la actual realidad social. Y, significativamente, piensa esto incluso la mitad de los que se definen como católicos practicantes. -

Este texto es una síntesis de datos especialmente relevantes obtenidos por el sondeo de Metroscopia que sirve de base al Pulso de España 2010, elaborado por la Fundación Ortega-Marañón, con patrocinio de Telefónica y coordinado por José Juan Toharia.

Lo publica la editorial Biblioteca Nueva. José Juan Toharia y José Pablo Ferrándiz son, respectivamente, presidente y director general de Metroscopia.




 

Ni PSOE, ni PP, la ciudadanía al poder

A muchos votantes del PsoE no les importan las concesiones del gobierno de Zapatero a la iglesia católica, ni que no se haya atrevido a denunciar los acuerdos del 79; tampoco parecen muy preocupados por el descarado giro al centro-derecha con sus propuestas neoliberales y rebajas fiscales, o con las renuncias a su programa electoral;

No, no les importa y le seguirán votando –a veces con la nariz tapada-, con tal de que no gane el Pp.

Pero lo curioso es que a la inversa ocurre lo mismo, y así, a muchísimos votantes del PP, no les importa el giro del Sr. Rajoy a la extrema derecha, ni que mientan por sistema, ni que desfenestren a su mejor activo –el Sr. Gallardón-, y así, con la máxima y demostrada fidelidad, le seguirán votando, con tal de que no gane el PSOE.

Y digo yo: ¿Por qué no nos planteamos –aunque solo sea alguna vez-, votar a otra opción?,
¿Por qué no permitimos a IU, por ejemplo, que se consolide como tercera fuerza y así, además de minimizar el sempiterno bipartidismo, o de sentar las bases para una reforma electoral que reflejase proporcionalmente la rica pluralidad española, la resarcimos de la injusticia histórica que por mor de la Ley d´Hont, y de las formas de computar las adscripciones electorales, siempre le perjudica, en beneficio de nacionalistas y partidos mayoritarios?,

¿Por qué somos tan acríticos?,

¿Acaso no nos damos cuenta de que sin las terceras fuerzas, son los partidos nacionalistas los que siguen barriendo para el norte y son -el PP y PSOE- quienes tienen más fácil cometer sus tropelías?,

¿Por qué seguimos permitiendo que nos dejen decidir tan poco con las listas cerradas y los primeros escaños ya asignados –según sus intereses, que no los nuestros- antes de que hayamos ido a votar?

Yo que colaboro desde hace más de una década con el Comercio Justo siempre he dicho que nosotros, como consumidores/as tenemos el mayor poder del mundo -si nos unimos- incluso frente a las multinacionales más poderosas.

Cuando hemos decidido no comprar una marca de leche, de café, de zapatillas o de ropa, por la injusticia social y abusos de sus empresas (recordemos NIKE o NESTLÉ), las multinacionales han terminado por cambiar sus prácticas cuando veían que sus ventas disminuían, por poco que fueran.

¿Por qué en política no ensayamos lo mismo?

Si cada día, como hemos dicho, la ciudadanía decide menos, si los partidos hegemónicos, curiosamente, proclaman las mismas rebajas, presentan programas tan similares y practican las mismas beligerancias,…

¿que es lo que realmente vamos a elegir el 9-M?

Como escribía Martín Seco muy acertadamente en su artículo titulado “Reforma electoral”, las opciones que nos quedan son“…


o bien uno de los dos grandes partidos obtiene mayoría absoluta, con lo que tendrá la tentación de gobernar de forma autocrática,


o por el contrario no llega a controlar la mitad más uno de la Cámara y necesitará el apoyo de otros partidos minoritarios, que sólo pueden ser los nacionalistas, que prestarán su voto a cambio de privilegios para sus Autonomías y, como todo privilegio, en contra de las demás”.

Pues no.

Rebelémosnos y démosle la vuelta a este falso sofisma.

Pensemos en el poder que tenemos con nuestro voto libre y no se lo concedamos esta vez, a ninguno de los dos,

¿a ver que pasa?

 

 

MASACRE SOBRE LIBIA


MASACRE SOBRE LIBIA

- Sarkocy, Cameron, Zapatero y Obama asesinos.

Bombas sucias para dirigentes sucios.

Uranio empobrecido: Una extraña forma de proteger a los civiles libios

Escrito por: casajuntoalrio el 28 Mar 2011 – URL Permanente

“Los misiles que llevan puntas dotadas de uranio empobrecido se ajustan a la perfección a la descripción de bomba sucia… Yo diría que es el arma perfecta para asesinar a montones de gente.” Marion Falk, experta en física química (jubilada), Laboratorio Lawrence Livermore, California, EEUU.

En las primeras veinticuatro horas del ataque contra Libia, los B-2 de EEUU arrojaron 45 bombas de 2.000 libras de peso cada una [algo menos de 1.000 kilos].

Estas enormes bombas, junto con los misiles Cruise lanzados desde aviones y barcos británicos y franceses, contenían ojivas de uranio empobrecido.

El UE es el producto de desecho del proceso de enriquecimiento de uranio. Se utiliza en las armas y reactores nucleares.

Debido a que es una sustancia muy pesada, 1,7 veces más densa que el plomo, es muy valorada en el ejército por su capacidad para atravesar vehículos blindados y edificios.

Cuando un arma que lleva una punta de uranio empobrecido golpea un objeto sólido, como una parte de un tanque, penetra a través de él y después explota formando una nube candente de vapor. El vapor se asienta como polvo, un polvo que no sólo es venenoso, también radioactivo.

Un misil con uranio empobrecido cuando impacta se quema a 10.000ºC. Cuando alcanza un objetivo, el 30% se fragmenta en metralla. El 70% restante se evapora en tres óxidos altamente tóxicos, incluido el óxido de uranio.

Este polvo negro permanece suspendido en el aire, y dependiendo del viento y de la climatología, puede viajar sobre grandes distancias. Si Vds. piensan que Iraq y Libia están muy lejos, recuerden que la radiación de Chernobyl llegó hasta Gales.

Resulta muy fácil inhalar partículas de menos de 5 micras de diámetro, que pueden permanecer en los pulmones o en otros órganos durante años. Ese uranio empobrecido inhalado puede causar daños renales, cánceres de pulmón y huesos, trastornos en la piel, trastornos neurocognitivos, daños cromosómicos, síndromes de inmunodeficiencia y extrañas enfermedades renales e intestinales.

Las mujeres embarazadas que se ven expuestas al uranio empobrecido pueden dar a luz a bebés con defectos géticos. Una vez que el polvo se vaporiza, no cabe esperar que el problema pueda desaparecer pronto. Como emisor de partículas alfa, el UE tiene una vida media de 4.500 millones de años.

En el ataque de la operación “conmoción y pavor” contra Iraq, se arrojaron, sólo sobre Bagdad, 1.500 bombas y misiles. Seymour Hersh ha afirmado que sólo la Tercera Insignia de Aviación de los Marines de EEUU arrojó más de “quinientas mil toneladas de munición”. Y todo eso llevaba puntas de uranio empobrecido.

Al Yasira informó que las fuerzas invasoras estadounidenses dispararon 200 toneladas de material radioactivo contra edificios, hogares, calles y jardines de Bagdad. Un periodista del Christian Science Monitor llevó un contador Geiger hasta zonas de la ciudad que habían sufrido una dura lluvia de artillería de las tropas estadounidenses.

Encontró niveles de radiación de entre 1.000 a 1.900 veces por encima de lo normal en zonas residenciales. Con una población de 26 millones de habitantes, eso significa que EEUU arrojó una bomba de una tonelada por cada 52 ciudadanos iraquíes, es decir, unos 20 kilos de explosivo por persona.

William Hague [Secretario de Estado de Asuntos Exteriores británico] dijo que íbamos a Libia “a proteger a los civiles y a las zonas habitadas por civiles”. Vds. no tienen que mirar muy lejos para ver a quién y qué se está “protegiendo”.

En las primeras 24 horas, los “Aliados gastaron” 100 millones de libras esterlinas en munición dotada de punta de uranio empobrecido. Un informe sobre control de armamento realizado en la Unión Europea afirmaba que sus estados miembros concedieron en 2009 licencias para la venta de armas y sistemas de armamento a Libia por valor de 333.657 millones de euros.

Gran Bretaña concedió licencias a las firmas de armamento para la venta de armas a Libia por valor de 24.700 millones de euros y el Coronel Gadafi pagó también para que se enviara a las SAS [siglas en inglés de Servicio Especial Aéreo] a entrenar su 32ª Brigada.

Me apuesto a que en los próximos 4.500 millones de años, William Hague no va a ir de vacaciones al Norte de África.

Uranio empobrecido: Una extraña forma de proteger a los civiles libios

 

Stop the War Coalition
Traducido del inglés para Rebelión por Sinfo FernándezFuente: 

http://stopwar.org.uk/content/view/2321/27/

Vía:

http://www.rebelion.org/seccion.php?id=8

 

LIBIA, sí es IRAK


LIBIA, sí es IRAK

Llevo escuchando desde que empezó la intervención en Libia que Libia no es Irak.

Si estuviera tan claro esto, no se repetiría esta proposición una y otra vez.

Yo soy de los que pienso que Libia sí es Irak y lo demostraré a continuación.

El ataque a Irak fué algo que se preparó de antemano, basándose en pruebas falsas confesadas recientemente por los mismos promotores de la guerra, se intentó sacar una resolución de la Onu que al final fracasó, el fin último del mismo era la apropiación del petróleo y  había un motivo para hacerlo ya que Irak empezó a hacer las transacciones petrolíferas en euros en vez de dólares y eso, si se generalizaba podía hundir la economía americana.

En el caso de Libia, se está comprobando últimamente que fué un complot que preparó Francia avivando y armando a unas cuantos gupos disconformes con el régimen.

De tal modo, que en cuanto se produjeron la primeras  manifestaciones, Francia fué la primera en poner el grito en el cielo,

la primera que reconoció a un gobierno libio del cual ni siquiera se sabía cuáles eran sus miembros.

La primera que dió por hecho un bombardeo sobre la población sin ninguna prueba que lo corroborara.

La primera que movió los hilos para que se sacara una resolución que diera lugar a la intervención

y finalmente la primera en intervenir.

Me figuro que la habrán prometido una parte muy importante del pastel libio para poner como ha puesto toda la carne en el asador.

Al contrario que en el caso de Irak, aquí sí ha habido una resolución.

Lo común, es que si en Irak se pasaron por el forro el que no la hubiera, en el caso de Libia, se están pasando por el mismo su redacción, ya que lo que establece la misma, es simplemente la aplicación de una zona de exclusión aérea y el uso tan solo de la fuerza para la defensa de vidas civiles inocentes.

Y la aviación ” aliada” no sólo está destruyendo todo tipo de instalaciones, tanto civiles como militares, sino que encima está sirviendo como soporte aéreo ( algo no especificado en la resolución) en el avance de las tropas rebeldes.

Que como su nombre indica son insurgentes que se han sublevado, nos guste reconocerlo o no, para derribar un estado de derecho y en contra de toda lógica y del derecho internacional, se está atacando al estado que estaba legítimizado para defenderse.

Como en el caso de Irak, se han utilizado los medios de comunicación de forma fraudulenta, soltando información partidaria y criminalizando el régimen Libio sin ningún tipo de pruebas, simplemente lanzando bulos. En primer lugar, no hubo ningún bombardeo y en segundo lugar, los únicos que en los primeros días avanzaban utilizando sus armas eran los rebeldes que se quedaron a las puertas de Trípoli.

A partir de ahí, reaccionó el régimen de Gadafi, volviendo las tornas a la situación. Recuperaron todo lo perdido y se quedaron, hasta que llegó la intervención, a las puertas de la capital rebelde Bengasi.

Me figuro, que en sus combates y avance, los rebeldes, habrán reprimido a la población simpatizante con Gadafi, pero claro está, esas víctimas no merecen ninguna protección así como, si lo hicieran las tropas de Gadafi serían tachadas de criminales de guerra.

Por último, como en el caso de Irak, aquí se ha intervenido, por dos razones que nada tienen que ver con las humanitarias expuestas en la resolución. Por un lado, por apropiarse del petróleo libio y en segundo lugar, por que Gadafi se proponía nacionalizar las compañias petrolíferas extranjeras.

Si no lo había hecho ya, era por la oposición de dos de sus ministros. Precisamente los dos que desertaron a Bengasi, justo cuando empezaron las hostilidades y que son que tan firmemente apoyados por Francia.

Por todo ello, estoy en contra de la intervención en Libia. Porque creo, que apoyándose en falsos testimonios y apelando a falsas razones humanitarias, intentan apropiarse de unas riquezas que pertenecen al pueblo Libio y para ello han utilizado métodos torticeros que  hacen que toda la operación ” Odisea al Amanecer” esté totalmente ilegitimizada.

La utilización de pruebas falsas para legitimizar una intervención militar con el consiguiente balance de bajas civiles, conlleva el denominador común que tuvo la guerra de Irak. Y sus promotores, como éstos, deberían ser juzgados por crímenes derivados de la guerra.

por ARMAK de ODELOT

LAS LECCIONES QUE ISRAEL IMPARTE AL MUNDO


LAS LECCIONES QUE ISRAEL IMPARTE AL MUNDO

Carlos Enrique Bayo

Gracias al ataque en alta mar contra la Flotilla de la Libertad hemos aprendido que los ejércitos tienen perfecto derecho de abordar con fuerzas de élite los buques desarmados de otros países, en aguas internacionales, para impedir que lleven ayuda humanitaria a una población sitiada.

Además, si los tripulantes y pasajeros se resisten, es irreprochable matar a tiros a un buen número de ellos, herir gravemente a otros tantos y detener violentamente a todos los demás.
También sabemos ahora que es lícito bombardear masivamente ciudades densamente pobladas por civiles –matando a un millar de ellos, incluidos cientos de niños–, siempre que nos consideremos atacados por algún grupo del lugar.

Y después, es más que legal someter a asedio y bloqueo a un millón y medio de personas, negándoles hasta la posibilidad de reconstruir los miles de viviendas, los hospitales y las escuelas que has destruido.
Además, hemos descubierto que es democrático

aquel país que somete a ocupación militar a todo un pueblo,

haciendo caso omiso durante más de 40 años a decenas de resoluciones y condenas de la ONU;

que desoye todas las peticiones internacionales de respeto de los derechos humanos;

que desprecia todos los informes independientes sobre sus crímenes de guerra,

y que impone una colonización implacable en los territorios ocupados, violando los principios del derecho internaciona.
Así que Israel está dando grandes lecciones al resto del mundo, culpable de hipocresía –dice Netanyahu– y de odio al pueblo judío.

Aunque no creo que le gustase que otros países se las aprendiesen y las imitaran.

¿Verdad?

 

Libia, la desinformación es un crimen contra humanidad


Libia, la desinformación es un crimen contra humanidad PDF Imprimir E-mail
Medios de comunicación
Domingo, 27 de Marzo de 2011
Stella Calloni – Cubadebate.- La desinformación sobre lo que sucede en Libia es una de las más emblemáticas de los últimos años, porque en esta ocasión-y quizás sólo valga recordar la ilegalidad de la guerra contra la ex Yugoslavia y la liviandad de alguna prensa e intelectuales “progresistas” -la mentira y falsedades no sólo son transmitidas por los medios, mayoritariamente en manos del poder hegemónico mundial, sino por muchos de los llamados alternativos.

Incluso curiosamente se habla de que se está transmitiendo “informativamente en forma directa” los acontecimientos en Libia, pero se lo hace desde París, por ejemplo, sin que nadie haga una observación objetiva sobre esto. ¿Es posible transmitir los gravísimos sucesos en Libia desde París, Madrid o cualquier capital europea?

Es imposible. Sólo estando en el terreno es que se pueden seguir las alternativas de la guerra o en todo caso informarse por quienes están en el lugar, incluyendo diplomáticos de todos los países, a los que hay que recurrir para evitar dar sólo la versión de los “aliados”.

Un ejemplo. Leo hoy en un medio local que la oposición dice que el gobierno libio ha matado ocho mil personas. ¿Quién lo dice? ¿Cuáles y dónde están los líderes de los rebeldes, que aparecen por primera vez en su historia y que no se conocen? Es esta la rebelión más curiosa a la que se le adjudica ser mayoritaria en el país, y “popular”.

Se habló en el escaso tiempo de unos días de este “levantamiento” en zona clave petrolera y de los bombardeos libios contra los “rebeldes”, pero China y Rusia han advertido que no han sido registrados en ninguna pantalla, ni celular, ni cámaras de esas que en manos rebeldes podían registrar plenamente un bombardeo.

Un día alguien aparece como líder del Comité de Transmisión, pero a los pocos días desaparece y de repente aparece otro y estos “grupos de oposición” fantasma hacen conferencias con el gobierno de Francia y otros.

Nadie conoce el objetivo, las demandas de “los rebeldes” salvo que quieren derrocar a Gadafi, como quieren hacerlo precisamente sus aliados en esta causa y no sólo por el petróleo, sino que es también un avance geoestratégico en una zona que Estados Unidos y su socio cercano Israel intentan poner definitivamente bajo su control.

En la historia de los “levantamientos populares” nunca habíamos registrado una situación parecida.

Y ¿en qué se basan los medios para informar precisiones tales como los supuestos muertos en las filas de los llamados rebeldes? He leído en otro medio que el gobierno de Muamar El Gadafi seguía bombardeando a los “rebeldes”, mientras la coalición bombardeaba distintos lugares en Libia.

 ¿De dónde les llega la información? ¿De Francia, de Roma, de Londres, de Washington? Por qué entonces precisamente los aliados no estaban asegurando el lugar convenido con la ONU, en una zona de exclusión para los aviones libios. ¿Y qué se espera que digan los periodistas ubicados en esos “estratégicos” lugares?

Lo que tienen que decir es lo que abunda, la necesaria desinformación de los aliados en esta “Odisea del Amanecer”, que lamentablemente sepultó lo poco que quedaba de esperanza en Naciones Unidas. Estos “aliados” necesitan como el agua sostener sus argumentos falsos.

Porque es falso, absolutamente falso, que no tenían otra alternativa para los sucesos de Libia. Y porque ni siquiera tenían una precisión de lo que realmente estaba sucediendo y, como han señalado varios diplomáticos entre ellos turcos, no esperaron a tener mayores datos fidedignos sobre la situación y apresuraron la resolución de la ONU.

Luego, como si hubieran estado esperando en el pasillo con todas sus armas en las manos, en horas lanzaron sus ataques. El esquema para una zona de exclusión, especialmente en una conjunción de “aliados”, no es cosa de minutos. Cualquier militar lo sabe y especialmente si se va a actuar con responsabilidad.

No la hubo en ningún momento. Los ataques contra objetivos en Libia, que alcanzaron mayoritariamente a zonas civiles comenzaron sin haber probado siquiera el funcionamiento de la zona de exclusión. Y no se habían arbitrado los medios necesarios para evitar tomar medidas más drásticas.

Qué cambio de humor europeo cuando hacía tan poco tiempo sus gobernantes habían recibido a Gadafi, después de años de enfrentamientos y no como dicen algunos “analistas” -inventados por la circunstancia- que siempre fueron “amigos” del gobernante libio. Todo lo contrario.

La diplomacia europea y la confusión y las diferencias dentro del propio gobierno libio posibilitaron una relación ventajosa entre los gobiernos europeos y Gadafi, a los que este vendía la mayor cantidad de petróleo comparado con lo que exportaba a Estados Unidos.

Y si el petróleo está detrás de esta diligencia con que se actúa contra un país, sin tener mayo cantidad de información, ni tomarse el tiempo para el análisis, vuelve a repetirse un hecho que será gravitante para los pueblos europeos en el futuro.

Y repito aquí los párrafos de una nota que escribí anteriormente.

A principios de 2004 el analista estadounidense Paul Harris (Soberanía, Info. 2004) establecía que

“El verdadero objetivo de la guerra de Estados Unidos contra Iraq es la competencia de ese país contra el euro. Hay muchas razones para la obsesión de George Bush”

Harris ya había mencionado que la acción contra Iraq, era en realidad contra Europa.

“Siempre que una nación decide ir a la guerra se hacen planes sobre quién ganará y quién perderá; nadie va a la guerra esperando perder, pero no siempre el blanco obvio de la agresión es el verdadero motivo de la guerra. A veces no se trata de lo que esperas ganar de una guerra sino, más bien, de lo que otro pierde; y no tiene por qué ser tu enemigo declarado quien cargará con las pérdidas”.

En ese caso pronosticaba Harris la víctima esperada por Bush era la economía europea, “la cual es robusta y probablemente se haga más fuerte en el futuro cercano”.

Y analizaba que la entrada de Gran Bretaña en la Unión Europea era inevitable, que Escandinavia se unirá más temprano que tarde. Ya, incluso en esos países, habrá diez nuevas naciones miembros en Mayo de 2004, lo cual inflará el PIB de la Unión Europea a cerca de $9.6 trillones, con 450 millones de personas, en contraste con $10.5 trillones y 280 millones de personas en los EE.UU.

Esto representa un bloque formidable de competencia para los EE.UU. pero la situación es mucho más compleja de lo que revelan estos números y mucho de ello depende del futuro de Iraq”.

Recordaba que si bien el control del petróleo estaba detrás de la guerra contra Iraq, el impulso real no eran las enormes reservas sin explotar en ese país ni “tanto el deseo de EE.UU. de poner sus sucias manos sobre ese petróleo. Es mas bien por las sucias manos que los norteamericanos quieren mantener alejadas de él”.

Tampoco habían precipitado estas acciones los sospechosos atentados que derrumbaron o implosionaron las Torres Gemelas el 11 de septiembre de 2001, ni que Washington considerara que Saddam Hussein era un monstruo, sino que “lo que precipitó esto es que el 6 de Noviembre de 2000 Iraq decidió cambiar al euro la moneda con la cual hacía sus transacciones petroleras.

Esta declaración política se hizo y la depreciación constante del dólar contra el euro desde entonces, significó que Iraq obtuviera buenas ganancias al cambiar sus reservas y su divisa para hacer transacciones”.

La pregunta que surgió y que se hizo George Bush, es:

“¿Qué pasaría si la OPEP, de repente se cambia al euro? Si la OPEP siguiera el ejemplo de Iraq y empezara a negociar petróleo en euros sucedería una explosión económica y las naciones consumidoras de petróleo tendrían que hacer salir sus dólares de las reservas de sus bancos centrales y reemplazarlos por euros.

El valor del dólar se vendría abajo y las consecuencias serían las que podrían esperarse de cualquier colapso de divisa e inflación masiva. Los fondos extranjeros podrían salir atropelladamente del mercado de valores norteamericano y habría una huida de los bancos de los activos en dólares como la de 1930; el déficit presupuestario s incumpliría y así sucesivamente”.

En suma la debacle afectaría a Japón, lo que a su vez arrastraría más duramente a Estados Unidos.

También el objetivo de la guerra de Bush fue amenazar con tomar acciones significativas contra cualquiera de los productores de petróleo que pudieran cambiarse al euro. “Era el euro y por supuesto, Europa el objetivo. USA no va a cruzarse de brazos tranquilamente y dejar a esos advenedizos europeos tomar las riendas de su destino y mucho menos de las finanzas del mundo” concluía Harris, quien hizo un estudio detallado de cómo se había impuesto el dólar desde el final de la Segunda Guerra Mundial y como “la fuerza del dólar desde 1945″ residió en ser la divisa internacional para las transacciones petroleras globales (es decir, “petro-dólar”).

La invasión en Iraq encerró detrás este otro golpe encubierto para impedir el rotundo fortalecimiento de Europa y también la idea de debilitar organismos desafiantes en manos nuevas, como sucede con la OPEP y los esfuerzos del presidente venezolano Hugo Chávez, para independizar la política petrolera.

Hay demasiado detrás de cualquier acción bélica tan brutal como esta. Ya se conocen las mentiras y falsos argumentos que se usaron para invadir y ocupar Iraq, incluso Afganistán. Pero ¿a quien le importa? ¿Acaso a la ONU le preocupó el genocidio que continúa en Afganistán e Iraq? La ocupación es un “hecho consumado” al estilo Hitler.

Nadie pregunta porqué se comenzó bombardeando y no estableciendo la zona de exclusión, todo lo cuál también es ilegal en esta circunstancia, pero usando la lógica de los guerreristas -y su obligación de cumplir al menos para la galería de observadores- el primer y exclusivo paso que era establecer el corredor aéreo que impediría los presuntos bombardeos libios sobre “los rebeldes”.

Es absolutamente falso el “humanitarismo” de los que torturaron despiadadamente, mataron, asesinaron y violaron a niños, mujeres y hombres en Iraq y Afganistán. Es falso el “humanitarismo” de los que mantienen una cárcel de experimentos que degrada la condición del ser humano en la base militar de Guantánamo, territorio cubano usurpado por Estados Unidos.

Y mientras todo eso sigue sucediendo y el “humanitarismo” de Washington y sus aliados Estados Unidos corre, como lo hicieron en toda la historia de América Latina a apoyar y financiar a los terroristas de Estado de todas las dictaduras, y lo siguen haciendo como en Honduras, donde disfrazan un gobierno nacido del golpismo, como una democracia, mientras se continúa asesinando a decenas de campesinos, trabajadores, profesionales, maestros y entre ellos 11 periodistas en pocos meses.

Pero también en Colombia, donde Estados Unidos oculta a su pueblo que ellos arman a los paramilitares y un ejército como el colombiano que ejerce terrorismo de Estado en el territorio de su país.

En Colombia se denuncian 250 mil desapariciones forzadas bajo esos terrorismos de Estado encubiertos y cada semana mueren más personas de las que murieron en todo el tiempo que duró la dictadura de Augusto Pinochet en Chile, como demostraron organismos de Derechos Humanos en Ginebra.

Sería largo enumerar los siniestros “humanitarismos” del imperio, y también la impunidad que les asiste. No hay un solo condenado en Estados Unidos por estos crímenes. En reemplazo de la justicia verdadera, cada tanto se condena a uno o dos soldados como autores de crímenes como los que se han conocido por fotografías en Iraq y Afganistán.

Estos soldados y oficiales jugando con los cadáveres de sus víctimas o posando junto a los muertos en torturas sonriendo, lo que es de una perversión sobrecogedoras, están entrenados para eso.

Oficiales de Estados Unidos declaran públicamente que finalmente han logrado que el reflejo condicionado de sus soldados sea matar”.

¿Investiga alguien cómo es el entrenamiento brutal de las tropas en Estados Unidos? ¿Se interesa alguien por los documentales que incluso suelen exhibirse en la TV común, para constatar que estos entrenamientos suponen humillaciones y torturas para los soldados propios con el fin de “fortalecerlos”, según dicen los manuales?

¿Cómo son las siluetas que se usan para los entrenamientos de tiro en los cuarteles estadounidenses? Son figuras de árabes, negros, mestizos, indios, y junto a ellos gorilas y otros animales. Y este es el mensaje. Lo que están matando sus soldados no son seres humanos, somos el mundo del bestiario que el colonialismo brutal nos ha designado.

Es por todo esto que la irresponsabilidad por una parte y la complicidad por la otra en la información que se transmite es tan criminal como el disparo que mata. Y por eso se da entidad de “rebeldes” a grupos cuyos objetivos orígenes y objetivos no se conocen.

Se puede estar defendiendo a mercenarios que son la última “moda” de la guerra preventiva, sin fronteras y sin fin, mercenarios reunidos por los caminos del mundo, como los que mandaron contra Angola, que eran revindicados como héroes o contra Nicaragua en los años 80. Esos hombres, soldados de fortuna, perros de la guerra, que usan las tropas de ocupación en Iraq y Afganistán, contra una población indefensa que no le preocupa a los humanitarios de la ONU.

La hipocresía salvaje de estos tiempos es una afrenta para la humanidad que, mientras esto siga sucediendo, está bajo una grave amenaza y por eso recuperar la palabra y agitarla es una cuestión de resistencia contra el salvajismo y la muerte.

La contrarrevolución de Obama en Oriente MEDIO


Seguir controlando los recursos y los pueblos
Medio Oriente: la contrarrevolución de Obama 
por Thierry Meyssan*

Luego de cierto titubeo sobre la conducta a seguir ante las revoluciones árabes, la administración Obama se decide por el uso de la fuerza como medio de salvar a aquellos de sus vasallos que aún puedan tener salvación.

Al igual que en el pasado, es Arabia Saudita quien recibe la misión de dirigir la contrarrevolución.

Riad ha logrado que la comunidad internacional reconozca a sus peones libios en detrimento de los sublevados y ahora acaba de invadir Bahrein, ahogando en sangre la sublevación popular.


 


20 DE MARZO DE 2011

Desde
Beirut (Líbano)


JPEG - 25 KB
A pedido del rey Hamad ibn Isa Al-Khalifa y con el apoyo de Estados Unidos, las tropas de Arabia Saudita penetran en Bahrein el 14 de marzo de 2011 para aplastar la revuelta.

Después de reunirse en París con tres emisarios de la rebelión, el presidente francés Nicolas Sarkozy anunció, el jueves 10 de marzo de 2011, que Francia ya no reconoce al régimen del coronel Khadafi como representante de Libia sino al Consejo Nacional Libio de Transición (CNLT).

Se trata, en este caso, de un acto contrario a toda la tradición diplomática de Francia que, hasta ahora, siempre nunca había reconocido gobiernos sino Estados. Anteriormente, el 4 de diciembre de 2010, Francia había reconocido a Alassane Ouattara como presidente de Costa de Marfil, en lugar deLaurent Gbagbo.

En el caso de Costa de Marfil, la mayoría de la comunidad internacional imitó la decisión de París, que espera provocar ahora una reacción similar en lo tocante a Libia. Sin embargo, nadie puede dejar de notar que las decisiones del presidente Nicolas Sarkozy no responden a los intereses de Francia –cuyas empresas están siendo expulsadas de Costa de Marfil y no tardarán de ser igualmente expulsadas de Libia– sino que han sido tomadas en respuesta a pedidos expresos de las administraciones del presidente estadounidense Obama y del primer ministro israelí Netanyahu.

Dos operaciones se desarrollan de forma simultánea: el desplazamiento del dispositivo militar estadounidense hacia África y el salvamento de los regimenes títeres en el mundo árabe.

Meter las tropas imperiales en África

Como he venido explicando constantemente desde hace 4 años y medio, la victoria de la resistencia libanesa ante Israel en el verano de 2006 puso fin a la estrategia estadounidense de rediseño del «Medio Oriente ampliado» (Greater Middle East) [1]. A pesar de diversos intentos, como la «mano tendida» de Barack Obama en su discurso del Cairo [2], Washington no ha logrado elaborar su estrategia de repuesto. Todo parece seguir como antes, pero en realidad Estados Unidos se está desentendiendo poco a poco de esa región.

Después de todo, las reservas petrolíferas del Medio Oriente están en declive y una intromisión militar, masiva y costosa, sólo reporta beneficios a largo plazo, por lo que Washington mira actualmente hacia otras latitudes. Luego de haber estudiado la posibilidad de concentrarse en el Caribe, el Imperio mira ahora hacia África. Tiene que apurarse porque en 2013 el 25% del petróleo y de las materias primas que se consuman en Estados Unidos saldrá del continente negro. Definitivamente convencido por los trabajos del instituto de reflexion y propaganda israelí Institute for Advanced Strategic & Political Studies (IASPS), Washington ha acelerado la creación del AfriCom. 
El verdadero poder que está gobiernando Estados Unidos desde el golpe de Estado del 11 de septiembre de 2011 puso entonces a Barack Obama en la Casa Blanca y al general William E. Ward en el AfriCom.

Recordarán ustedes que el senador de origen kenyano Barack Obama trabajó activamente en la creación de ese dispositivo y que emprendió una gira especial por África en agosto de 2005, gira que terminó con una rendición de cuentas en la sede del AfriCom, en Stuttgart. El senador Obama se ocupó entonces especialmente de los intereses de las firmas farmacéuticas en el continente negro y de los preparativos para la división del territorio de Sudán [3].

El general Ward, por su parte, no es simplemente un negro estadounidense, sino que es también el ex responsable de la ayuda estadounidense de seguridad a la Autoridad Palestina, o sea fue el coordinador de seguridad entre Mahmud Abbas y Ariel Sharon. Estuvo a cargo de la aplicación de la «hoja de ruta» y de la retirada unilateral de las fuerzas israelíes de Gaza –anterior a la construcción del muro de separación, a la división de los territorios palestinos en dos (Gaza y Cisjordania) y a su transformación en «bantustanes» separados entre sí.

El conflicto de Costa de Marfil entre Laurent Gbagbo, electo por la mayoría de la población nacional, y Alassane Ouattara, que goza del apoyo de una minoría local y de los inmigrantes originarios de Burkina Fasso, marca el inicio del plan de «rediseño de África». Falta encontrar una puerta de entrada para las tropas imperiales ya que todos los Estados africanos han expresado oficialmente su oposición al despliegue del AfriCom en territorio africano. Es en este punto que interviene la sublevación libia.

La ola de oposición al imperialismo que viene sacudiendo el mundo árabe desde diciembre de 2010 ha provocado la caída del gobierno de Saad Hariri en el Líbano, la fuga de Zine el-Abbdine Ben Ali en Túnez, la caída de OSN Mubarak en Egipto, disturbios en Yemen, en Bahrein y en Arabia Saudita y enfrentamientos en Libia. En este último país, el coronel Muamar el-Khadafi se apoya en los Khadafa (tribu del centro del país) y en la mayoría de los Makarha (tribu del oeste) y se enfrenta a una amplia coalición que, además de los Warfala (tribu del este), incluye tanto a monárquicos prooccidentales como a integristas wahhabitas y revolucionarios comunistas o khomeinistas.

Washington ha transformado esta insurrección en una guerra civil: los mercenarios africanos de la empresa israelí CST Global llegaron en auxilio de Khadafi [4] mientras que los mercenarios afganos de los servicios secretos de Arabia Saudita arribaron para apoyar a los partidarios de la monarquía y grupos islamistas etiqueteados como «Al-Qaeda».

Además de los combates, esta situación está provocando una crisis humanitaria internacional: en dos semanas 230 000 inmigrantes han huido del país (118 000 hacia Túnez, 107 000 hacia Egipto, 2 000 hacia Níger y 4 300 hacia Argelia). 
Esta cruel situación justifica una nueva «guerra humanitaria», según la gastada terminología de la propaganda atlantista.

El 27 de febrero, los sublevados fundan el Consejo Nacional Libio de Transición (CNLT). Por su parte, el ministro de Justicia Mustafa Mohamed Abud al-Djeleil, interlocutor privilegiado del Imperio en el seno del gobierno de Khadafi, se une a la revolución y crea un gobierno provisional. Las dos estructuras se funden en una sola el 2 de marzo, conservan la etiqueta CNLT pero ahora es Abud al-Djeleil quien preside el Consejo. En otras palabras, Washington logró situar su peón a la cabeza de la insurrección.

Violentas discusiones se producen durante los primeros debates del nuevo Consejo Nacional Libio de Transición. Los elementos proestadounidenses proponen recurrir a la ONU para impedir los bombardeos de las fuerzas leales a Khadafi, pero la mayoría se opone. 
El 5 de marzo, un diplomático británico llega a Bengasi escoltados por comandos del SAS [Siglas del Special Air Service, principal fuerza de operaciones especiales del ejército británico. Nota del Traductor.], trata de reunirse con el Consejo Nacional Libio de Transición y de convencerlo de que recurra al Consejo de Seguridad de la ONU, pero los sublevados rechazan toda forma de injerencia y lo expulsan.

Se trata de un resultado inesperado. Abud al-Djeleil no logra cambiar la posición del CNLT pero lo convence de conformar un Comité de Crisis presidido por Mahud Djebril. Este último se pronuncia a favor de la instauración de una zona de exclusión aérea.

JPEG - 21.3 KB
Mahmud Djebril (ministro libio de Planificación) y Ali Esaui (embajador en la India) se unieron a los sublevados. Los occidentales los escogieron para representar la Libia post-Khadafi.

Las agencias de prensa occidentales se esfuerzan por presentar a Mahmud Djebril como «un intelectual demócrata» que venía reflexionando desde hace mucho sobre la evolución del país y que había redactado un proyecto titulado Visión libia. La realidad es que Mahmud Djebril, junto con su amigo al-Djeleil, formaba parte del gobierno de Khadafi como ministro de Planificación. Al igual que en los primeros días de las revoluciones de Túnez y Egipto, varios cuadros del régimen tratan de separarse del dictador para quedarse en el poder.

Creen que lograrán esto último desviando el proceso revolucionario y poniéndose al servicio de los intereses imperiales. Así que ahora agitan la bandera roja, negra y verde del rey Idris [5] mientras que el aspirante al trono, Mohamed el-Senussi, afirma, desde Londres y a través de los canales de televisión de Arabia Saudita, que está «dispuesto a servir a Su pueblo».

 

El 7 de marzo, el Consejo de Cooperación del Golfo, conformado por Arabia Saudita, Bahrein, los Emiratos Árabes Unidos, Kuwait, Omán y Qatar, «solicita al Consejo de Seguridad de la ONU que tome las medidas necesarias para proteger a los civiles en Libia, como la imposición de una zona de exclusión aérea». Esta absurda declaración desvía el debate del Consejo de Seguridad que, desde la adopción de la resolución 1970 [6], venia tratando de hacer entrar en razón al coronel Khadafi mediante la limitación de sus desplazamientos y la congelación de sus bienes.

El Consejo de Cooperación del Golfo retoma así, a nivel estatal, la proposición del embajador de Libia en la ONU, diplomático que ya se había pasado a las filas del CNLT.

Supuestamente por iniciativa de los diputados, Mahmud Djebril viaja a Estrasburgo para informar al Parlamente Europeo sobre la situación de su país. El ejército francés le garantiza el transporte. Bajo el impulso del liberal belga Guy Verhofsdat y del ecologista franco-alemán Daniel Cohn-Bendit, el Parlamento Europeo adopta una resolución llamando a una intervención internacional [7].

El primer ministro británico David Cameron y el presidente francés Nicolas Sarkozy envían una carta de 7 puntos al presidente de la Unión Europea, Herman van Rompuy [8]. Expresan sus deseos de que el Consejo Europeo extraordinario reconozca al CNLT, apoye una denuncia contra Khadafi ante el Tribunal Penal Internacional y apruebe una intervención militar internacional. Pero sus pedidos son rechazados [9]. Alemania se niega a meterse en terreno peligroso mientras que Bulgaria rechaza al CNLT y acusa a sus representantes de ser criminales implicados en las torturas a las enfermeras búlgaras que el régimen mantuviera detenidas por largo tiempo. 
Simultáneamente, los ministros de Defensa de la OTAN se reúnen en Bruselas para preparar una posible zona de exclusión aérea [10].

El CNTL –ya reconocido por Francia desde el 10 de marzo– entrega el 12 de marzo una carta al secretario general de la Liga Árabe, Amr Moussa. El texto refleja la posición de Arabia Saudita: pide que «se ponga fin al derramamiento de sangre a través de una decisión que imponga una zona de exclusión aérea en Libia y mediante el reconocimiento del Consejo Nacional de Transición como representante de Libia». Los ministros de Relaciones Exteriores de la Liga Árabe se reúnen inmediatamente a puertas cerradas en El Cairo, deslegitiman a la delegación oficial de Libia y reconocen al CNTL como nuevo interlocutor, satisfacen después la petición de este último y recurren al Consejo de Seguridad de la ONU con vistas al establecimiento de la «zona de no sobrevuelo».

Esta decisión debe ser interpretada como lo que realmente es: los regímenes títeres de Estados Unidos e Israel en el mundo árabe piden la protección de sus superiores. El Consejo de Seguridad puede decretar una zona de exclusión aérea, pero no tiene cómo hacerla respetar. Será la OTAN quien tenga que imponerla. Son las fuerzas imperiales, disfrazadas de cascos azules, quienes mantendrán en tierra a la aviación Libia, bombardeando sus aeropuertos e instalaciones fijas o móviles de misiles tierra-aire y, de ser necesario, derribando los aviones.

La Liga Árabe no dio a conocer los detalles del voto. De los 22 Estados miembros, sólo 2 votaron por el NO. Fueron Argelia, que teme un despliegue de la OTAN en su frontera este, y Siria, el único país árabe que persiste, a pesar de la posición de todos los demás, en su oposición a la hegemonía estadounidense y al sionismo. Es probable que el Líbano y otros países hayan elegido la abstención.

Contrariamente a lo que sugieren los responsables occidentales, la Unión Africana nunca ha deseado una intervención militar extranjera. Por el contrario, la rechazó explícitamente el 10 de marzo [11]. La razón es evidente. Está claro para todos y cada uno de sus miembros que el drama libio está siendo amplificado de manera totalmente intencional con vistas a utilizarlo como pretexto para justificar un desembarco masivo de las fuerzas armadas estadounidenses en África.

Salvar las monarquías del Golfo

Arabia Saudita es el eje del dispositivo imperial en la región del Golfo. A principios del siglo 20, la familia Saud creó ese Estado con el apoyo de los británicos, después de guerras de conquista extremadamente sangrientas. Arabia Saudita y sus reservas petrolíferas –las más importantes del mundo– cayeron dentro de la órbita estadounidense al final de la Segunda Guerra Mundial. En virtud del acuerdo del Quincy entre el rey Ibn Saud y el presidente Roosevelt, la familia Saud está obligada a suministrar petróleo a Estados Unidos y Estados Unidos está obligado a garantizar la protección de la familia reinante, no la protección del país.

Arabia Saudita no es en realidad un Estado y ni siquiera tiene nombre. No es más que la parte de Arabia que pertenece a la familia Saud, cuyos miembros administran ese territorio según sus intereses personales (y los de Estados Unidos) mientras llevan una vida disoluta que nada tiene que ver con la austeridad wahhabita de la que tanto presumen. Como el rey Ibn Saud tuvo 32 esposas y 53 hijos, por lo que se decidió, en aras de limitar los conflictos familiares, que la corona no se transmitiera de padre a hijo, sino de hermano a hermano. El hijo mayor de Ibn Saud murió de enfermedad y fue por lo tanto el siguiente hijo, que tenía entonces 51 años, quien le sucedió en el trono en 1953.

En 1960, le siguió el tercer hijo, que contaba entonces 60 años, y así sucesivamente. El actual rey tiene 87 años, recientemente sufrió complicadas intervenciones quirúrgicas y es probable que no le quede mucho tiempo de vida. Su hermano Sultan, el presunto sucesor, padece el mal de Alzheimer. El resultado de todo lo anterior es un régimen impopular y frágil, que ya estuvo a punto de derrumbarse en 1979. Es por eso que tanto Riad como Washington ven con temor las insurrecciones árabes que se están produciendo alrededor de Arabia Saudita, en Yemen y en Bahrein.

El ejército de Arabia Saudita ya está presente en Yemen y espera ayudar al presidente Ali Abdullah Saleh a poner fin a la revuelta, con la ayuda de la CIA. Queda Bahrein.

Bahrein es una islita del tamaño de Micronesia o de la isla de Man. En el siglo 18, la familia de los Al-Khalifa, primos de la familia reinante en Kuwait, arrebataron a Persia ese pequeño territorio. Así que la monarquía de Bahrein es sunnita mientras que la población es árabe chiíta. Su economía, a diferencia de las demás monarquías del Golfo, no depende únicamente de los ingresos del petróleo. En Bahrein existe, sin embargo, una fuerte inmigración, cerca del 40% de la población total, proveniente principalmente de Irán y la India.

JPEG - 11.4 KB
Ian Henderson, torturador al servicio de Su Majestad Isabel II, ha mantenido el orden en Bahrein durante 40 años.

Bahrein cayó en la órbita británica en 1923. Londres depuso al emir y puso en el poder a su hijo, más dispuesto a hacer concesiones. Durante los años 1950 y 1960, nacionalistas árabes y comunistas trataron de liberar el país. El Reino Unido respondió con el envío de sus mejores especialistas en represión, como Ian Henderson, conocido desde entonces como el «carnicero de Bahrein».

En definitiva, el país recobró su independencia en 1971, sólo para caer en la órbita de Estados Unidos, que instaló allí su base militar regional y estacionó en ella la 5ª Flota. Nuevos disturbios, inspirados en la Revolución iraní, se produjeron en Bahrein durante los años 1980. En los años 1990, las fuerzas de oposición –marxistas, nacionalistas árabes y khomeinistas– se unieron en una larga Intifada.

JPEG - 15.1 KB
Alain Bauer, consejero de seguridad de Nicolas Sarkozy, fue puesto a cargo de la reorganización de la policía de Bahrein.

La calma no volvió hasta 1999, con el ascenso al trono del rey Ahmad, un déspota ilustrado que instituyó una Asamblea consultiva electa y favoreció el acceso de las mujeres a los cargos de responsabilidad. Esto le valió cierta conciliación con su oposición histórica, pero alejó de él a los extremistas de la minoría sunnita que sirve de apoyo al régimen.

Desde el 14 de febrero de 2011, nuevas manifestaciones han venido teniendo lugar en Bahrein. Organizadas al principio por el Wefaq, el partido khomeinista, las manifestaciones denunciaban la corrupción y el sistema policial. Pero el éxito popular del movimiento y la brutal represión de que fue objeto provocaron una rápida radicalización, a pesar de un tímido intento de apertura del príncipe heredero [12].

JPEG - 27.2 KB
Al centro, el príncipe Khalil bin Ahmad bin Muhammad Al Khalifa, ministro de Relaciones Exteriores del reino de Bahrein, y sus amigos del American Jewish Committee.

La monarquía perdió su legitimidad como resultado de las revelaciones sobre el fortalecimiento de sus vínculos con el movimiento sionista. A partir de 2007, los Khalifa se vincularon con el American Jewish Committee. Según la oposición de Bahrein, dichos vínculos se establecieron a través de Alain Bauer, el consejero del presidente francés Nicolas Sarkozy. Fue el propio Bauer quien se encargó de reorganizar el sistema policial de Bahrein.

JPEG - 27.5 KB
El secretario estadounidense de Defensa, Robert Gates, llegó a Manama el 13 de marzo de 2011 para reunirse con el rey de Bahrein y expresarle el apoyo de Estados Unidos. Al día siguiente, el ejército de Arabia Saudita penetró en Bahrein para aplastar la rebelión.

La mayoría de los manifestantes luchan ahora por el derrocamiento de la monarquía, lo cual constituye la línea roja que no se puede atravesar, según los parámetros de las demás monarquías del Golfo y de su protector estadounidense. Es por ello que el secretario estadounidense de Defensa, Robert Gates, viajó a Manama el 13 de marzo de 2011.

Oficialmente, Gates invitó al rey a tener en cuenta los reclamos de su pueblo y a buscar una salida pacífica al conflicto. Claro está, ese tipo de consejo no corresponde a un secretario de Defensa, sino a un secretario de Estado. En realidad, el señor Gates había ido a Bahrein para concretar la parte política de una operación militar que ya estaba lista.

Al día siguiente, el 14 de marzo, los otras 5 monarquías del Consejo de Cooperación del Golfo dieron su consentimiento para la activación del «Escudo de la península», una fuerza común de intervención prevista desde hace mucho para contener la posible expansión de la revolución khomeinista. Esa misma tarde, 1 000 soldados de Arabia Saudita y 500 policías de los Emiratos Árabes Unidos entraban en Bahrein.

Se decretó el estado de urgencia por espacio de 3 meses. Se suspendieron las pocas libertades toleradas. En la madrugada del 16 de marzo, las fuerzas de las monarquías, armadas y entrenadas por Estados Unidos, actuaron de conjunto para desalojar a los manifestantes de los lugares donde estaban acampando. En vez de gases lacrimógenos, utilizaron gases de combate y munición real. Las autoridades reconocen más de 1 000 heridos de gravedad, entre los que se cuentan varios heridos de bala, pero sólo admiten 5 muertos, una proporción muy poco creíble.

La Doctrina Obama

Así que Washington hizo su elección. Después de un adormecedor discurso sobre los derechos humanos y de saludar la «primavera árabe» con forzado entusiasmo, la administración Obama optó por la fuerza para salvar lo que aún puede salvarse.

Al igual que en la época en que los comunistas derrocaron la monarquía afgana, fue el lacayo saudita quien recibió de Washington el encargo de dirigir la contrarrevolución. Armó a una facción de la oposición libia y convirtió el debate de la ONU sobre sanciones contra Libia en un debate sobre la creación de una zona de exclusión aérea, o sea sobre la intervención militar, e intervino militarmente en Bahrein.

No hay diferencia entre la «doctrina Obama» y la «doctrina Brezhnev». En 1968, los tanques del Pacto de Varsovia ponían fin a la «primavera de Praga» para proteger el vacilante Imperio soviético. En 2011, los blindados de Arabia Saudita aplastan al pueblo de Bahrein para proteger el Imperio anglosajón. 
Hipnotizados por las catástrofes naturales y nucleares que se están produciendo al mismo momento en Japón, los medios de prensa occidentales observan el mayor silencio sobre el desarrollo de toda esta operación.

La Revolución francesa tuvo que hacer frente a la invasión de las monarquías que unieron sus fuerzas. La Revolución rusa tuvo que afrontar la arremetida de los ejércitos blancos. La Revolución iraní tuvo que enfrentar la invasión iraquí. La Revolución árabe tendrá que hacer frente al ejército de Arabia Saudita.

 Thierry Meyssan

Analista político francés. Fundador y presidente de laRed Voltaire y de la conferencia Axis for Peace. Última obra publicada en español: La gran impostura II. Manipulación y desinformación en los medios de comunicación(Monte Ávila Editores, 2008).

Los artículos de esta autora o autor
Enviar un mensaje


 

[1] Ver: La gran impostura II. Manipulación y desinformación en los medios de comunicación, por Thierry Meyssan, Ediciones Timéli / Monte Avila, 2008.

[2] «Declaraciones de Barack Obama en la Universidad de El Cairo», por Barack Obama; «El discurso de Obama en el Cairo», por Fidel Castro Ruz; «Obama y las segundas intenciones de la mano tendida a los musulmanes», por Thierry Meyssan, Red Voltaire, 4 y 9 de junio de 2009.

[3] «L’esperienza politica africana di Barack Obama», por Thierry Meyssan, in Eurasia, Rvista di Studi Geopolitici, Vol. 3, 2009.

[4] «Israel se moviliza para socorrer a su aliado Gadafi», «La compañía CST Global especializada en el reclutamiento de mercenarios y el criminal de guerra Israel Ziv nos escriben», por Thierry Meyssan, Red Voltaire, 3 y 7 de marzo de 2011.

[5] «Quand flottent sur les places libyennes les drapeaux du roi Idris», por Manlio Dinucci, Réseau Voltaire, 1º de marzo de 2011.

[6] «Resolución 1970 aprobada por el Consejo de Seguridad», Red Voltaire, 26 de febrero de 2011.

[7] «Resolución del Parlamento Europeo sobre los países vecinos meridionales, y Libia en particular», Red Voltaire, 10 de marzo de 2011.

[8] «Lettre conjointe de Nicolas Sarkozy et David Cameron à Herman Van Rompuy sur la Libye», Réseau Voltaire, 10 de marzo de 2011.

[9] «Declaración adoptada por el Consejo Europeo Extraordinario sobre los países vecinos meridionales, y Libia en particular», «Remarks by Herman Van Rompuy at the press conference following the extraordinary European Council on EU Southern Neighbourhood and Libya», Réseau Voltaire, 11 de marzo de 2011.

[10] «Press conference by Anders Fogh Rasmussen on Libya», Voltaire Network, 10 de marzo de 2011.

[11] «Communiqué de l’Union africaine sur la Libye», Réseau Voltaire, 10 de marzo de 2011.

[12] «Crown Prince Salman bin Hamad bin Isa Al Khalifa interview with Bahrain TV», Voltaire Network, 6 de marzo de 2011.

 


Arabia Saudita ¿Se está construyendo una base militar israelí en Arabia (…) Arabia Saudí abre su espacio aéreo a Israel con miras a un (…) La guerra de Israel en Gaza, Palestina, es financiada por (…) El príncipe árabe Bandar llama a su socorro al Opus (…) Una «cortina de hierro» para el Medio Oriente «Cobra fuerza la guerra de donaciones a Estados Unidos entre (…) «El Islam puede votar si se le deja hacer» El diablo y el agua santa Los lazos financieros ocultos entre las familias Bush y Ben (…)
Bahrein Nuevo «Viernes de la Ira» en Baréin El lobby de los autócratas árabes Interferencia de las TV árabes que informan de los trágicos (…) Manifestaciones antigubernamentales en Baréin El Departamento de Estado amplía su dispositivo de (…)
Libia Declaración adoptada por el Consejo Europeo sobre la Libia y (…) El plan de la OTAN es ocupar Libia Festival de hipócritas. Álbum de fotos de Gadafi Algunas mentiras sobre la guerra de Libia Francia estaba preparando el derrocamiento de Kadhafi desde (…) El Pentágono envía tropas de desembarco hacia Libia ¿Kadhafi financió al presidente francés Sarkozy? (ver (…) La cruzada del presidente francés Nicolas Sarkozy Washington contempla el «Amanecer de la odisea» africana Occidente bombardea, la Liga Árabe evade la responsabilidad + + +
AfriCom : Control de África Libia en el gran juego Washington ante la cólera del pueblo tunecino Argelia, los años de sangre y el papel de los agentes de (…) Argelia, los años de sangre y las complicidades de (…) La biografía oculta de los Obama: una familia al servicio de (…) Piratas, corsarios y filibusteros del siglo XXI Atentado contra el general Nyamwasa El vicepresidente US Joe Biden prepara la creación de un (…) El Pentágono trocea África en zonas militares África sin red + + +
CentCom : Control del «Gran Medio Oriente» Líbano: Estados Unidos huye de sus responsabilidades Desde Moscú, Thierry Meyssan analiza las insurrecciones (…) CIA: llega al Cairo Frank G. Wisner EE.UU. planea nueva ronda de sanciones contra Irán Revelaciones sobre el asesinato de Rafik Hariri Mensaje al Pueblo de Dios del Sínodo de Obispos para Oriente (…) Los árabes estiman que Obama no ha modificado la política de (…) Estados Unidos: la ficción del retiro México votó por la tercera guerra mundial Provocaciones y pretextos para la invasión iraquí a (…) + + +

 

 

Algunas mentiras sobre la guerra de Libia


Propaganda
Algunas mentiras sobre la guerra de Libia
por Thierry Meyssan* 

Thierry Meyssan, a pesar de simpatizar con la insurrección contra el régimen de Muamar el-Kadhafi, se opone a la resolución 1973 y se pronuncia contra la guerra.

En anteriores artículos mostró los objetivos imperialistas de esta operación.

En este trabajo, Meyssan señala las principales mentiras de la propaganda atlantista.



25 DE MARZO DE 2011 

Desde
Beirut (Líbano
)

JPEG - 21 KB
Hillary Clinton, Nicolas Sarkozy y Alain Juppé, en la cumbre sobre Libia celebrada en París.

Se dice que en una guerra la primera víctima es la verdad. Las operaciones militares en Libia y la resolución 1973 que les sirve de base jurídica no son la excepción de la regla. Son presentadas al público como necesarias para proteger a la población civil víctima de la represión indiscriminada del coronel Kadhafi. En realidad tienen objetivos imperialistas clásicos. Veamos algunos elementos clarificadores.

Crímenes contra la humanidad

Con tal de empeorar el panorama, la prensa atlantista hizo creer que los cientos de miles de personas que huían de Libia estaban tratando de escapar de una masacre. Agencias de prensa hablaron de miles de muertos y de «crímenes contra la humanidad». La resolución 1970 denunció ante la Corte Penal Internacional posibles «ataques sistemáticos o generalizados contra la población civil».
El conflicto libio tiene en realidad una lectura política y, a la vez, una lectura en términos tribales. Los trabajadores inmigrantes han sido las primeras víctimas del enfrentamiento. Bruscamente, se han visto obligados a partir. Los combates entre los partidarios de Kadhafi y los sublevados han sido ciertamente sangrientos, pero no en las proporciones anunciadas. Nunca hubo una represión sistemática contra la población civil.

Apoyo a la «primavera árabe»

En su discurso ante el Consejo de Seguridad, el ministro francés de Relaciones Exteriores Alain Juppé elogió la «primavera árabe» en general y la insurrección libia en particular.
Su lírico discurso escondía negras intenciones. No dijo ni una palabra sobre la sangrienta represión en Yemen y en Bahrein, pero elogió al rey Mohamed VI de Marruecos como si se tratara de uno de los militantes revolucionarios [1], contribuyendo así a empeorar la ya desastrosa imagen de Francia que existe en el mundo árabe gracias a la presidencia de Sarkozy.

Apoyo de la Unión Africana y de la Liga Árabe

Desde el principio de estos acontecimientos, Francia, Gran Bretaña y Estados Unidos no dejan de afirmar que esto no es una guerra occidental, aunque el ministro francés del Interior Claude Gueant habló de una «cruzada» de Nicolas Sarkozy [2]. Los tres países mencionados se escudan así en el apoyo que supuestamente habrían recibido de la Unión Africana y de la Liga Árabe.
La realidad es que la Unión Africana condenó la represión y reconoció la legitimidad de los reclamos democráticos, pero se pronunció en todo momento contra una intervención armada extranjera [3]. En cuanto a la Liga Árabe, se trata de una organización que reúne principalmente a una serie de regímenes amenazados por revoluciones similares. Estos regímenes apoyaron el principio mismo de la contrarrevolución occidental –algunos incluso están participando en ella en Bahrein– pero no pueden darse el lujo de llegar a apoyar una verdadera guerra occidental porque tendrían que enfrentarse a una aceleración de los movimientos oposición internos que pudieran derrocarlos.

Reconocimiento del Consejo Nacional Libio de Transición (CNLT)

Hay 3 zonas sublevadas en Libia. Un Consejo Nacional de Transición se constituyó en Benghazi. Se fusionó con un Gobierno Provisional creado por el ministro de Justicia de Kadhafi, que se unió a los sublevados [4]. Fue este mismo personaje, según las autoridades búlgaras, quien organizó las torturas contra las enfermeras búlgaras y el médico palestino a los que el régimen mantuvo detenidos por largo tiempo.
Al otorgar su reconocimiento a este Consejo Nacional Libio de Transición y al eximir de toda culpa a su nuevo presidente, la coalición de países occidentales escoge a sus interlocutores y los impone a los sublevados como dirigentes. Eso le permite apartar a los revolucionarios naseristas, a los comunistas y los khomeinistas.
El objetivo es adelantarse a los acontecimientos y evitar lo que sucedió en Túnez y en Egipto cuando los occidentales impusieron un gobierno del partido de Ben Ali sin Ben Ali o un gobierno de Suleiman sin Mubarak, gobiernos que los revolucionarios derrocaron igualmente.

Embargo sobre el armamento

Si el objetivo fuese proteger a la población, hubiera bastado con instaurar un embargo de los mercenarios y el armamento destinado al régimen de Kadhafi. En vez de ello, el embargo se extendió a los sublevados para prevenir su posible victoria. El verdadero objetivo era detener la revolución.

Zona de exclusión aérea

Si el objetivo fuese proteger a la población civil, la zona de exclusión se limitaría a los territorios sublevados (como se hizo en Irak con el Kurdistán). La realidad es que la prohibición de vuelo se extiende a todo el país. De esa manera la coalición espera mantener la correlación de fuerzas en tierra y dividir el país en 4 partes: las 3 zonas sublevadas y la zona leal.
Esta división de facto de Libia debe compararse con la de Sudán y la de Costa de Marfil, primeras etapas del «rediseño de África».

Congelamiento de bienes

Si el objetivo fuese proteger a la población civil, sólo se hubiera ordenado el congelamiento de los bienes personales de la familia Kadhafi y de los dignatarios del régimen para impedirles violar el embargo sobre el armamento. Pero ese congelamiento se extendió también a los bienes del Estado libio. El hecho es que Libia, al ser un rico Estado petrolero, dispone de un tesoro considerable, parte del cual está invertido en el Banco del Sur, institución que se dedica al financiamiento de proyectos en el Tercer Mundo.
Como señaló el presidente de Venezuela Hugo Chávez, el congelamiento de bienes no protegerá a los civiles. Su objetivo es restablecer el monopolio del Banco Mundial y del FMI.

Coalición de voluntarios

Si el objetivo fuera proteger a la población civil, el encargado de aplicar la resolución 1973 sería la ONU. En vez de ello, las operaciones militares están siendo coordinadas actualmente por el US AfriCom y supuestamente van a pasar a manos de la OTAN [5]. Es por eso que el ministro turco de Relaciones Exteriores Ahmet Davutoglu se indignó ante la iniciativa francesa y ha exigido explicaciones de parte de la OTAN.
De manera más directa, el primer ministro ruso Vladimir Putin ha calificado la resolución 1973 como «viciada e inadecuada. Desde que uno la lee se hace evidente que autoriza a cualquiera a tomar medidas contra un Estado soberano. Todo esto me recuerda al llamado medieval a la cruzada», concluyó Putin [6].

 Thierry Meyssan
Analista político francés. Fundador y presidente de laRed Voltaire y de la conferencia Axis for Peace. Última obra publicada en español: La gran impostura II. Manipulación y desinformación en los medios de comunicación(Monte Ávila Editores, 2008).
Los artículos de esta autora o autor
Enviar un mensaje

¡Únete a la Hora del Planeta!


¡Únete a la Hora del Planeta!

 

25/03/2011

Llega de nuevo la Hora del Planeta a la que les animo a sumarse. Mañana, sábado 26, a las 20:30 todo el que desee unirse a esta iniciativa apagará sus luces durante una hora.

Es la Hora del Planeta que empezó en 2007, en Sidney, donde más de dos millones de personas apagaron sus luces para reclamar acciones contra el cambio climático. Ya en 2010 han sido ciudadanos de 128 países, de todos los continentes, que se unieron a este gran apagón. 
Con ello se pretende demostrar el compromiso con el medio ambiente y la lucha contra el cambio climático. En este sentido, se está aún muy lejos de conseguir un a acuerdo para la reducción de emisiones, suficientemente generoso, que garantice que no se supera el umbral del aumento de temperatura de 1,5 grados centígrados, tal y como prevé los Objetivos del Milenio.
WWF está intentando hacer operativo el Fondo Climático Verde, recientemente aprobado por los países que participaron en la Cumbre sobre el Clima, celebrada en Cancún. El acuerdo supone la creación de un fondo conjunto que, para el año 2020, debería alcanzar la cifra de 100.000 millones de dólares
Dicho fondo se destinaría  a la protección de los bosques tropicales,  al desarrollo de energías ecológicas, así como para la adaptación de los países en desarrollo a los impactos del cambio climático que son, por cierto, los que sufren de forma más dramática las consecuencias de la emisión de gases.
En España, la Federación de Municipios y Provincias se ha sumado a esta iniciativa y, junto al apagón, se ha programado muchos actividades conmemorativas. En el enlace encontrarán todas las actividades previstas en cada municipio.
Ojalá esta iniciativa sea secundada mañana por millones de personas, aunque aún sería mejor que esa idea de ahorro enregético y de uso racional y controlado fuera todos los días del año. El planeta lo agradecería y nosotros, sus habitantes aún más.

Divide y vencerás .-La metástasis de los cruzados de la causa.


Divide y vencerás .-La metástasis de los cruzados de la causa.

Escrito por: loisdmuras el 23 Mar 2011 – URL Permanente

Guerra de clases en Oriente Medio.

A esta alturas y con la información de especialistas en Oriente Medio y que leen la prensa árabe empezamos a tener datos suficientes que aclaran que la “banda de imperialistas”, ya no es ni coalición, ni comunidad internacional , hacen la intervención en Libia utilizando siempre dos varas dos medidas que es la justificación perfecta para aparecer allí de liberadores mientras que en el resto tapan su presencia como verdugos.

Siguiendo la práctica habitual imperial del divide y vencerás produciendo una metástasis al convertir la revolución larvada en guerra(2) .

Una guerra civil en los pueblos árabes seria la mejor solución.

Guerra de clases .

Y una oportuna contrarrevolución a lo que esta pasando en la zona, que si bien Libia, Líbano, Siria e Irán, Somalia y el Sudan y el chiísmo (1) estaban en la estrategia, pero para nada están el Yemen, Bahrain o Arabia Saudita o los emiratos.

Controlada la situación en Egipto a través de una reforma de la Constitución con un claro candidato saudita, Musa, además secretario de la Liga Árabe dominada por los sunnitas y no bajo la apertura de una Constituyente como en Túnez, que bien poco pinta, se sienten lo suficiente seguros para vendernos y aparecer como Bolívar en Libia mientras aparecen como Bismark en el resto.

Cada vez que estalló una revolución. También apareció un cordón sanitario contra ella.

Léase las guerras contra la Convención en Francia y las guerras napoleónicas o la intervención contra la revolución rusa u otras.

O la preferencia en España de las democracias por Franco en vez del doctor Negrín.

Nota (1)… In the words of former NATO Commander Chief General Wesley Clark:
“in the Pentagon in November 2001, one of the senior military staff officers had time for a chat. Yes, we were still on track for going against Iraq, he said. But there was more. This was being discussed as part of a five-year campaign plan, he said, and there were a total of seven countries, beginning with Iraq, then Syria, Lebanon, Libya, Iran,Somalia and Sudan…. (Wesley Clark, Winning Modern Wars, p. 130)

Nota (2).-Para los agresores se trata, ante todo, de evitar la palabra «guerra». Es la primera gran mentira.

Pero, ¿cómo calificar el despliegue gigantesco de medios militares aéreos y marinos en el Mediterráneo y sus ataques despiadados a los sistemas de defensa antiaérea, radares, aeropuertos, aeródromos, cuarteles, depósitos de armas, vehículos y tropas militares, el palacio presidencial y hasta zonas residenciales?

Ya se cuentan por docenas las víctimas civiles a las que decían que iban a proteger.

Pero éstas conviene que se oculten a la opinión pública occidental; De momento solo mata Gadafi .

Es un genocida. Zapatero dixit .Los agresores solo tiran flores. Las armas son limpias como las de Israel.

. Más adelante, serán calificadas por los portavoces militares de “efectos colaterales”, como antes en Yugoslavia, Iraq, Pakistán o Afganistán.

………………………………….

Occidente bombardea, la Liga Árabe evade la responsabilidad.

Asia Times Online

La historia seguramente registrará la ironía de que la nueva doctrina bélica del presidente de EE.UU., Barack Obama, haya sido perfilada a bordo de Air Force One en ruta al profundamente pacífico Brasil; luego en un mensaje a EE.UU. desde Brasilia (sí, la Operación Amanecer de la Odisea fue lanzada desde los trópicos, y no del Mediterráneo); y finalmente en un cuarto de operaciones establecido en la asoleada, sexy, Rio de Janeiro. Estos son los parámetros:

  1. El Pentágono debe realizar una “operación limitada” sin la participación de tropas de tierra (hay que pensar en la actitud hacia Bosnia y Kosovo de Bill Clinton en los años noventa).
  2. EE.UU. forma parte de una “coalición” (de los dispuestos), pero no la dirige (hay que pensar en lo contrario a George W. Bush en Iraq).
  3. La operación es para “proteger civiles”, y no tiene nada que ver con “cambio de régimen” (una vez más Clinton supera a Bush).
  4. Todo se basa en “sólida legitimidad internacional” – conferida por la resolución 1973 del Consejo de Seguridad de la ONU, más explícita que la que autorizó a la OTAN a actuar en Kosovo (para no mencionar la resolución inexistente para que Bush bombardeara Iraq).

Sin embargo, inmediatamente después que los Tomahawk comenzaran a volar, la Casa Blanca comenzó a encontrar problemas.

La “operación limitada” –como ser el bombardeo de las defensas aéreas y las instalaciones militares de Muamar Gadafi– podrá haber prácticamente terminado, y los estadounidenses se mueren por ser aliviados del esfuerzo.

¿Pero quién se queda a cargo? El general Carter Ham, jefe del Africom de EE.UU. y actual comandante de Amanecer de la Odisea, lo resumió bastante bien, cuando dijo: “Lo primero que tiene que pasar es que se identifique lo que es esa organización”.

Vosotros combatís, nosotros observamos

No será la Liga Árabe, cuyo voto por una zona de exclusión aérea sobre Libia fue ampliamente alcahueteado por cada diplomático occidental como base para la resolución de las Naciones Unidas.

Pero entonces, el secretario general de la Liga Árabe Amr Mussa dio marcha atrás, y dijo que el ataque había ido más allá del objetivo inicial, que era proteger, no matar, civiles.

Y finalmente el demagogo, oportunista, Mussa volvió a recibir órdenes de la Casa de Saud (que presionó fuertemente por la zona de no-vuelo): dio otra media vuelta, y dijo que la resolución estaba bien.

Lo que nunca mencionan los medios corporativos occidentales es que entre los 22 miembros de la Liga Árabe fue Arabia Saudí –como líder de los seis miembros del Consejo de Cooperación del Golfo (GCC)– la que cabildeó obsesivamente por la aplicación de la zona de exclusión aérea (gracias a la visceral mala sangre entre el rey Adbullah y Gadafi (vea El “top 10” del “Amanecer de la Odisea” en Rebelión del 22 de marzo); y que sólo Qatar enviará efectivamente un máximo de cuatro de sus cazas Mirage (nadie sabe cuándo).

Incluso a pesar de que Obama llamó personalmente a Jeque Khalifa, los Emiratos Árabes Unidos (EAU) cambiaron de opinión sobre el envío de sus jets y ayudarán solo en asuntos “humanitarios”.

El jefe del GCC, Abdul Rahman bin Hamad al-Attiyah, insistió en Abu Dhabi en que Qatar y los EAU forman parte de la “coalición” – pero se negó a explicar cómo. En cuanto al rey de Bahréin, Hamad al-Khalifa, prefirió explicar superficialmente cómo el minúsculo reino había frustrado un “complot externo” para debilitar su seguridad y estabilidad; también agradeció profusamente a las fuerzas de invasión saudíes que ahora le ayudan a reprimir todas las protestas pacíficas.

Los sorprendentes titubeos y la hipocresía del GCC y de la Liga Árabe son complicados por la hostilidad abierta de la Unión Africana (UA) hacia la “coalición”, expresada en un comunicado desde Nouakchott, Mauritania, llamando a “un fin inmediato de todos los ataques”. La UA sólo demanda que Gadafi asegure que “ayuda humanitaria” llegue a los que la necesitan.

Esto revienta el mito de que la “comunidad internacional” apoya Amanecer de la Odisea. Las dictaduras árabes –que una vez más han aprobado un ataque contra un país musulmán– temen a muerte la reacción de sus poblaciones si aumenta el “daño colateral”.

La blogosfera árabe está saturada de acusaciones de que la ONU y la Liga Árabe han aprobado una desvergonzada conspiración occidental para apoderarse del petróleo libio.

Los países africanos se oponen en su mayoría.

Las potencias emergentes clave –Brasil, India, Indonesia, Turquía– no participan.

Los cuatro principales miembros del BRIC (Brasil, Rusia, India, China) se abstuvieron todos en la votación en la ONU.

China ha sido plenamente consciente de que tanto en África como en Suramérica –donde sus intereses comerciales rivalizan ahora con los de EE.UU. – el apoyo a la “coalición” es mínimo.

Y Rusia ha ido un paso más lejos: según el primer ministro Vladimir Putin: “La resolución es defectuosa y deficiente… Lo permite todo.

Se parece a llamados medievales a las cruzadas”.

Es verdad, Rusia tiene contratos de armas con Libia de un tenor de 4.000 millones de dólares, y la mitad está pendiente.

No es sorprendente que el supremo del Pentágono, Robert Gates, no haya podido convencer a Moscú para que apoye a la “coalición”.

Disputa encarnizada

Será que esta “coalición” tiene que ver en realidad sólo con la OTAN. ¿Será verdad?

Hay una importante disputa encarnizada que tiene lugar dentro de la OTAN.

Nadie sabe cómo interpretar esa resolución “que permite todo”.

En Gran Bretaña, el Ministerio de Defensa jura que la eliminación de Gadafi no forma parte del mandato (reflejando la opinión de Gates, quien dijo que sería “imprudente”).

Pero el gobierno de David Cameron piensa que todo tiene que ver con cambio de régimen.

Y así es en práctica para el gobierno de Obama – véase a todos, desde el presidente Obama a la secretaria de Estado de EE.UU., Hillary Clinton, que insisten en que “Gadafi debe irse”.

Francia –siguiendo el síndrome napoleónico del presidente Nicolas Sarkozy– no quiere entregar el comando a la OTAN. Otros miembros de la OTAN se quejan en voz alta de que los anglo-franceses más EE.UU., monopolizan todas las decisiones.

Turquía, extremadamente preocupada por las muertes de civiles, y sobre todo preocupada de preservar su actual excelente posición en el mundo musulmán, se opone firmemente a una intervención de la OTAN – y llama en su lugar a una revisión de otras posibles estrategias e incluso a un inmediato cese al fuego occidental.

El primer ministro Recep Tayyip Erdogan dijo: “La intervención militar por la OTAN en Libia y en cualquier otro país sería totalmente contraproducente”.

En este contexto, es absurdo creer –como los proverbiales sospechosos de los think-tank– que una intervención de la OTAN siguiendo el modelo de Kosovo sería “exitosa”.

En 1999, la OTAN bombardeó a Yugoslavia durante 78 días, lanzó no menos de 20.000 toneladas de bombas; y produjo miles de “daños colaterales” – todo en nombre de la “protección” humanitaria de albanos en Kosovo.

La masacre de Srebrenica, a propósito, tuvo lugar después que la OTAN impuso una zona de exclusión aérea sobre Bosnia.

Liga de forajidos

El consorcio anglo-francés-estadounidense que dirige Amanecer de la Odisea se ha dejado engañar por su propia propaganda – convencido ciegamente de la participación de la Liga Árabe.

E incluso si la Liga Árabe participara totalmente, significa que Amanecer de la Odisea es apoyado por los mismísimos personajes de los que se trata de librar la gran revuelta árabe de 2011.

La posición de la Liga Árabe se basa en dos motivos muy tenebrosos. Uno es el rey Abdullah y la obsesión de la Casa de Saud de eliminar a Gadafi.

El otro es la campaña de Mussa por convertirse en el próximo presidente de Egipto.

Mussa recibe sus órdenes de la Casa de Saud mientras trata de seducir a Washington para que apoye su candidatura a la presidencia.

La resolución de la ONU no tiene nada que ver con un cese al fuego. Los propios “rebeldes” ya han dicho que no aceptarán otra cosa que un cambio de régimen. La resolución apunta a un cambio de régimen – no importa lo que digan los militares británicos y estadounidenses.

Hay que contar con que más misiles cruceros caerán en el complejo de Gadafi en Bab al-Aziziya.

Si Gadafi resiste, las cosas se pondrán aún peores.

Según el derecho internacional, su régimen sigue siendo legítimo.

Podría incluso invocar el derecho a combatir contra una insurrección armada que trata de derribar su régimen.

De hecho, tiene más derecho que las dictaduras en Yemen y Bahréin, que matan a tiros a manifestantes desarmados.

La verdadera prueba para la nueva doctrina bélica de Obama –y sus acólitos europeos– será cómo lograr un cambio de régimen sin una guerra terrestre.

Pero la historia podrá decidir que exactamente como en Georgia, Chipre, Nagorno-Karabakh, Kosovo o Nor/Sudcorea, podríamos estar en camino a despedirnos de Libia unificada.

Traducido del inglés para Rebelión por Germán Leyens.

…………………………………………

Bahrein y la guerra mundial
La guerra acecha a la revolución de Medio Oriente
Asia Times Online

 

Siguen los estragos de la crisis del euro


Después de Grecia, Irlanda…
Siguen los estragos de la crisis del euro
por Jean-Claude Paye*

Están cayendo las fichas del dominó.

La crisis financiera irlandesa reproduce el esquema de la que ya tuvo lugar en Grecia y abre el camino a las que vendrán, en Portugal y en otros países.

Para pagar sus guerras en Afganistán e Irak, Estados Unidos ha decidido monetizar su deuda pública, o sea encajarle sus propias facturas al resto del mundo.

Esa afluencia de liquidez permite a las élites capitalistas devorar presas cada vez más opulentas.

Habiendo saqueado ya el Tercer Mundo, ahora pueden emprenderla con el euro.

Sin embargo, observa Jean-Claude Paye, lejos de impedir que lo hagan, el Banco Central Europeo las favorece a expensas de los pueblos europeos, a quienes imponen políticas de austeridad.



14 de enero de 2011Desde
Bruselas (Bélgica)
JPEG - 21.8 KB
Jean-Claude Trichet, presidente del Banco Central Europeo, y Ben Bernanke, presidente de la Reserva Federal estadounidense: los intereses de las élites capitalistas coinciden, ahora en detrimento de los pueblos europeos.

Una frase que se atribuye a Marx nos enseñó que si la historia no se repite, por lo menos tiene tendencia a tartamudear.

Ese diagnóstico ilustra a la perfección el nuevo ataque contra el euro.

Ante la crisis irlandesa, los mercados financieros han puesto en escena un guión similar al de la ofensiva contra Grecia [1].

Se trata del desplazamiento de una causa externa: la política monetaria expansionista de la FED (Federal Reserve).

De la misma manera, la ofensiva de los mercados tendrá también el apoyo de Alemania.

Al igual que durante los meses de abril y mayo de 2010, el anuncio de una futura inyección masiva de liquidez por parte de la Reserva Federal estadounidense no ha hecho bajar el valor del dólar sino que ha reactivado el asalto especulativo contra la eurozona.

Alemania también ha dado origen, en parte, al acelerado incremento de las tasas de interés de las obligaciones irlandesas, así como de las portuguesas y las españolas.

Las recientes declaraciones, pese a todo puramente formales, de Angela Merkel sobre la necesidad de obligar a los acreedores privados a tomar parte, en caso de reestructuración de la deuda de ciertos países de la eurozona, ha acentuado la desconfianza de los mercados hacia los países más débiles.

El objetivo de la FED: una creación ininterrumpida de burbujas financieras

La frase de John Connally, secretario del Tesoro de la administración Nixon en 1971, de que «El dólar es nuestra moneda, pero es problema de ustedes», cobra hoy más actualidad que nunca.

Hasta ahora la monetización de la deuda estadounidense le crea menos problemas a Estados Unidos que a sus satélites.

El arbusto de la degradación financiera de Grecia ya había bastado para disimular el bosque deficitario estadounidense.

De la misma manera, durante este fin de año la deuda irlandesa eclipsó el anuncio de un nuevo programa de compra masiva de bonos del Tesoro por parte de la Reserva Federal estadounidense.

Esta maniobra de «quantitative easing» consiste en hacer bajar las tasas de interés sobre las obligaciones del Estado y debe permitir, a razón de 75 000 millones de dólares, una inyección de 600 000 millones a la economía estadounidense.

La FED ya había introducido una suma de 1 700 millardos [1 millardo = 1 000 millones] de dólares en el circuito económico estadounidense.

Este nuevo programa de inyección de liquidez nos demuestra que esa política ha fracasado, puesto que ahora hay que recurrir a una nueva serie de compras.

Pero lo más importante es que nos indica que el «quantitative easing» ha dejado de ser una política de carácter excepcional.

Ahora parece destinada a mantenerse y se convierte en un procedimiento normal [2].

Contrariamente a lo que declara el Departamento del Tesoro, el objetivo de la creación de moneda a la que recurre Estados Unidos no es permitir que los bancos concedan créditos a los particulares y a las empresas.

Dada la coyuntura económica, esa demanda es actualmente reducida y las instituciones financieras disponen de importantes reservas.

Ya hay abundancia de liquidez.

Agregar más no resolverá el problema actual, que en realidad reside en la desconfianza de los bancos ante la falta de solvencia de los posibles candidatos a recibir nuevos préstamos, o sea en cuanto a la rentabilidad de sus inversiones.

¿De qué puede servir entonces esta inyección permanente de liquidez en un mercado ya saturado?

Para responder a esa pregunta basta con observar los efectos de esa política: formación de burbujas especulativas y alza desmesurada del valor de los activos, afluencia de capitales hacia los países de fuerte crecimiento, como China o la India, y ataques especulativos, sobre todo contra la eurozona.

La política estadounidense de monetización de su deuda pública resulta actualmente poco inflacionista porque gran parte de los capitales está saliendo de Estados Unidos para ir a situarse en los mercados emergentes, razón por la cual no está alimentando la demanda interna en Estados Unidos.

Tampoco provoca una fuerte caída del dólar porque las compras adicionales de activos –oro, materias primas y petróleo– que esa medida está provocando se están efectuando con dólares estadounidenses, lo cual sostiene la cotización de esa moneda.

Los especuladores estadounidenses hacen sus compras con su propia moneda, mientras que los «inversionistas» extranjeros, incitados a seguir el movimiento de alza inducido por esa política, están cambiando sus monedas nacionales por dólares para comprar «activos».

El objetivo del BCE: transferir a los bancos los ingresos de los trabajadores

En lo tocante a la Unión Europea, el Banco Central Europeo (BCE) anunció la continuación de su política de compra de obligaciones soberanas.

También ha decidido prolongar su dispositivo de refinanciamiento de los bancos, ilimitado y con una tasa fija, por un nuevo periodo de al menos 4 meses.

Aquí también se hace patente un cambio de actitud: ya no se presenta esa política como un hecho excepcional sino con carácter permanente [3].

La modificación de la política del BCE reside en su compromiso en cuanto a la duración. «En tiempos normales, el BCE compra títulos a corto plazo: 3 semanas, un mes, más raramente 3 meses.

Pero, desde la crisis, el BCE se puso a comprar títulos a un año de plazo, algo nunca visto.» [4]

Ese cambio invierte el papel del BCE, que de ser el prestamista a quien se recurre como último recurso pasa a convertirse en un prestamista de primera línea.

El Banco Central Europeo funciona así como una institución crediticia.

El BCE ha adquirido hasta ahora bonos sobre la deuda pública por un monto de 67 000 millones de euros [5], esencialmente en títulos de Estados que vienen afrontando dificultades, como Grecia e Irlanda.

Estamos por lo tanto muy lejos aún de la compra de 600 000 millones de dólares que hizo la FED.

La política del Banco Central Europeo es diferente, no sólo en el plano cuantitativo sino también en el aspecto cualitativo, ya que esta institución ha decidido esterilizar su inyección de liquidez, disminuyendo en la misma medida los préstamos que efectúa a los bancos privados.

El objetivo del Banco Central Europeo es tratar de retrasar lo más posible una reestructuración de la deuda griega, de la irlandesa y de la portuguesa… porque los grandes bancos europeos están seriamente enfrascados en su propio financiamiento.

Se trata, ante todo, de salvar las instituciones financieras y de tratar de que la factura la paguen los trabajadores y los ahorristas.

Para lograrlo, la Unión Europea y los Estados miembros han entregado a los mercados financieros la llave del financiamiento de los déficits.

Los Estados tienen que obtener préstamos a través de las instituciones financieras privadas, que a su vez obtienen fondos a bajo precio del Banco Central Europeo.

Aunque la media de los déficits de los Estados miembros de la Unión Europea es del 7%, o sea muy inferior al 11% que déficit de Estados Unidos [6], la Unión Europea ha emprendido una brutal reducción de los gastos públicos.

La Comisión Europea quiere imponer a los países un largo tratamiento basado en la austeridad para volver a una deuda pública inferior al 60% del PIB y ha abierto procedimientos por déficit excesivo contra los Estados miembros.

A mediados de 2010 prácticamente todos los Estados de la eurozona estaban sometidos a ese tipo de procedimientos.

La Comisión les ha pedido incluso que se comprometan a volver a situarse por debajo del límite del 3% antes de 2014, sin importar cuál sea la evolución de la situación económica.

Los medios previstos para alcanzar esos objetivos no consisten en la imposición de un gravamen a los altos ingresos o las transacciones financieras sino más bien en una disminución del salario directo e indirecto, o sea en aplicar políticas salariales restrictivas y reducir o eliminar sistemas públicos de retiro y de salud.

Complementación entre las políticas de la FED y del BCE

La política monetaria fuertemente expansionista de Estados Unidos consiste en comprar en el mercado secundario obligaciones soberanas a mediano y largo plazo, de 2 a 10 años, para que las nuevas emisiones que debe hacer la FED encuentren quien las adquiera a una tasa de interés relativamente poco elevada, o sea soportable para las finanzas públicas estadounidenses.

Esa política no sólo es la que conviene a los intereses del capital estadounidense sino que corresponde además a los intereses del capitalismo multinacional.

Es el principal instrumento de una práctica de tasas de interés muy bajas, por debajo del nivel real de la inflación.

Se trata de permitir, no sólo a Estados Unidos sino también a Europa y Japón, que puedan enfrentar su montaña de deudas aplicando tasas mínimas.

Todo aumento del rendimiento de las obligaciones llevaría a esos Estados a la bancarrota.

Además, a mediano plazo, esa práctica laxista tendrá un efecto inflacionista que reducirá el valor de esas deudas públicas y disminuirá, en términos reales, la carga que representan.

Dado el lugar tan especial que ocupa el dólar en la economía mundial, la Reserva Federal estadounidense es el único banco central que puede darse el lujo de adoptar ese tipo de política, y sobre todo que puede aplicarla a tan gran escala.

Cualquier otra moneda nacional se vería inmediatamente bajo el fuego de los mercados y fuertemente devaluada.

La FED es el único banco central que puede darse el lujo de fabricar dinero y lograr que los agentes económicos extranjeros lo acepten.

La monetización de la deuda estadounidense permite, al proporcionar municiones a los mercados financieros, emprender ventajosamente operaciones de especulación contra la eurozona.

Esto coincide con los objetivos de la Unión Europea, ya que permite movilizar los mercados y presionar a los pueblos europeos para obligarlos a aceptar una drástica disminución de su nivel de vida.

El efecto de las políticas presupuestarias que los Estados miembros han puesto en marcha no será otro que impedir el redespegue económico, fragilizando aún más las finanzas públicas y reclamando nuevas transferencias de los ingresos de los trabajadores a los bancos y las empresas. La crisis del euro continuará prolongándose.

Y la voluntad ya expresada por la agencia estadounidense Moody’s de reducir nuevamente la nota de las obligaciones del Estado español, debido a sus «elevadas necesidades de refinanciamiento para 2011» [7], confirma este diagnóstico.

Fabricados para no durar


Fabricados para no durar

Ver también: Especial Comprar, tirar, comprar en RTVE.es

Ampliar foto04--eeprom-chipChip instalado en una impresora diseñado para registrar el número de impresiones y enviar una señal de error al usuario al llegar a un número determinadoMEDIA 3.14

Ampliar foto09-serge-latoucheSerge Latouche. Profesor Emérito de Economía de la Universidad de París.MEDIA 3.14

Ir a fotogaleríaanuncio-lampara-z--1911“Comprar, tirar, comprar”. Las pruebas de los orígenes de la obsolescencia programadaMEDIA 3.14

FICHA TÉCNICA

Producción

MEDIA 3.14   ARTICLE Z

en coproducción con

ARTE FRANCE   TELEVISIÓN ESPAÑOLA    TELEVISIÓ DE CATALUNYA

en colaboración con

NRK (Noruega)   RTBF (Bélgica)  SBS-TV (Australia)   TG4 (Irlanda)

Television Suisse Romando (Suiza)   YLE (Finlandia)

SUSANA RODRÍGUEZ 04.01.2011Baterías que se ‘mueren’ a los 18 meses de ser estrenadas, impresoras que se bloquean al llegar a un número determinado de impresiones, bombillas que se funden a las mil horas… ¿Por qué, pese a los avances tecnológicos, los productos de consumo duran cada vez menos?

La 2 de Televisión Española y RTVE.es emiten “Comprar, tirar, comprar” un documental que nos revela el secreto: obsolescencia programada, el motor de la economía moderna.

Rodado en España, Francia, Alemania, Estados Unidos y Ghana, Comprar, tirar, comprar, hace un recorrido por la historia de una práctica empresarial que consiste en la reducción deliberada de la vida de un producto para incrementar su consumo porque, como ya publicaba en 1928 una influyente revista de publicidad norteamericana, “un artículo que no se desgasta es una tragedia para los negocios”.

El documental, dirigido por Cosima Dannoritzer y coproducido por Televisión Española, es el resultado de tres años de investigación, hace uso de imágenes de archivo poco conocidas; aporta pruebas documentales y muestra las desastrosas consecuencias medioambientales que se derivan de esta práctica.

También presenta diversos ejemplos del espíritu de resistencia que está creciendo entre los consumidores y recoge el análisis y la opinión de economistas, diseñadores e intelectuales que proponen vías alternativas para salvar economía y medio ambiente

Una bombilla en el origen de la obsolescencia programada

Edison puso a la venta su primera bombilla en 1881. Duraba 1500 horas. En 1911 un anuncio en prensa española destacaba las bondades de una marca de bombillas con una duración certificada de 2500 horas.

Pero, tal y como se revela en el documental, en 1924 un cártel que agrupaba a los principales fabricantes de Europa y Estados Unidos pactó limitar la vida útil de las bombillas eléctricas a 1000 horas.

Este cártel se llamó Phoebus y oficialmente nunca existió pero enComprar, tirar, comprar se nos muestra el documento que supone el punto de partida de la obsolescencia programada, que se aplica hoy a productos electrónicos de última generación como impresoras o iPods y que se aplicó también en la industria textil con la consiguiente desaparición de las medias a prueba de carreras.

Consumidores rebeldes en la era de Internet

A través de la historia de la caducidad programada, el documental pinta también un fresco de la historia de la Economía de los últimos cien años y aporta un dato interesante: el cambio de actitud en los consumidores gracias al uso de las redes sociales e Internet. El caso de los hermanos Neistat, el del programador informático Vitaly Kiselev o el catalán Marcos López, dan buena cuenta de ello.

África, vertedero electrónico del primer mundo

Este usar y tirar constante tiene graves consecuencias ambientales. Tal y como vemos en este trabajo de investigación, países como Ghana se están convirtiendo en el basurero electrónico del primer mundo.

Hasta allí llegan periódicamente cientos de contenedores cargados de residuos bajo la etiqueta de ‘material de segunda mano’ y el paraguas de una aportación para reducir la brecha digital y acaban ocupando el espacio de los ríos o los campos de juego de los niños.

Más allá de la denuncia, el documental trata de dar visibilidad a emprendedores que ponen en práctica nuevos modelos de negocio y escucha las alternativas propuestas por intelectuales como Serge Latouche, que habla emprender la revolución del ‘decrecimiento’, la de la reducción del consumo y la producción para liberar tiempo y desarrollar otras forma de riqueza, como la amistad o el conocimiento, que no se agotan al usarlas.

Las dos posturas de Rusia en relación al asunto en Libia


Las dos posturas de Rusia en relación al asunto en Libia

Fiodor Lukiánov

Fiodor Lukiánov

© RIA Novosti.

10:03 24/03/2011
Columna semanal por Fiodor Lukiánov*

La campaña de Libia sacó a la superficie circunstancias sorprendentes.

Por primera vez, dentro del tándem de los líderes rusos surgió un desacuerdo profundo.

El Presidente, Dmitri Medvédev, y el primer ministro, Vladímir Putin, adoptaron posturas diferentes.

Este deslinde ideológico pone en evidencia la ambigüedad de la identidad de la política exterior rusa.

Cuando se trata de asuntos de guerra y paz, las potencias que aspiran al liderazgo en el escenario mundial, tienen que asumir una posición clara, a favor o en contra.

Por eso el hecho de que Moscú se abstuviera de votar en el Consejo de Seguridad fue un acontecimiento inesperado.

Y es que la abstención contradice el principio defendido por Rusia en ocasiones anteriores, el de oponerse a la intervención externa en asuntos internos.

Sólo una vez Rusia autorizó una operación militar contra un estado independiente. Pero fue hace 20 años y se trataba de castigar a un agresor, a Iraq que había ocupado a Kuwait. Tanto en el caso de Yugoslavia como en el de la guerra de Iraq de 2003, Rusia estuvo en contra de intervención militar.

Hasta en plena crisis en Zimbabue en 2008, a pesar de la firma postura de  EEUU y Gran Bretaña, Rusia impuso su veto sobre la resolución del Consejo de Seguridad sobre las sanciones contra el régimen del dictador Robert Mugabe. Y eso, sin tener Rusia ningún interés allí, es decir, guiándose exclusivamente por principios políticos.

En aquel entonces también se habló mucho de     que la posición de Rusia fue un fruto de desacuerdo entre Vladímir Putin y Dmitri Medvédev. En vísperas de la votación de la ONU Medvédev, quien acababa de asumir la presidencia, apoyó en la reunión del G-8 (Grupo de los 8) la declaración crítica contra Robert Mugabe.

Pero después la posición de Kremlin de repente cambió, y muchos lo atribuyeron a la influencia de Putin en Medvédev. Sin embargo, no es cierto. En la reunión del G-8 se trató sólo de una reprobación política de Harare, mientras que en el Consejo de Seguridad de la ONU EEUU y Gran Bretaña propusieron imponer unas sanciones estrictas, sin acordarlo con Rusia.

Pero repito, Rusia tomó su decisión partiendo de principios políticos, sin tener ningunos intereses en Zimbabue. Esta vez Kremlin optó por la neutralidad, aunque el caso era  mucho más crucial. Se entiende, que la campaña militar tiene como su fin el de derrocar a Gadafi.

Es la única opción, ya que, si Muamar el Gadafi permanece al poder, se convertirá en el símbolo de la derrota moral y política del occidente y de sus aliados en la región. La retirada es imposible tanto para la coalición, como para Gadafi, quien, recordando el ejemplo de Saddam Hussein, tiene una idea muy clara de lo que le espera en el caso de la derrota.

Rusia escogió una postura pragmática. No es nada razonable oponerse a una acción militar aprobada, aunque por motivos diferentes, por los países más importantes de la región (incluido Líbano, controlado por Irán). Gadafi para Moscú no es más que un socio.

Además, sus relaciones comerciales y de corrupción del coronel con Europa, que ahora se muestra como las más atrevidas, son mucho más estrechas. No vale la pena exponer al riesgo la dinámica positiva de las relaciones con EEUU y Unión Europea (UE) por Trípoli, Rusia tiene muchos más asuntos de importancia.

Hablar de contratos perdidos en Libia tampoco tiene sentido, porque la situación actual impide hacer negocios tanto en el país, como en la región del Oriente Próximo. Ni se puede prever todavía cuál será la perspectiva de los negocios con Libia en los próximos dos años.

Desde el punto de vista geopolítico, laOdisea del Amanecer” sirve a EEUU para detener la erosión de su influencia en el Oriente Próximo, y a Europa, para prevenir la pérdida definitiva de su papel internacional. Si logran deshacerse de Gadafi rápido, estos objetivos serán alcanzados, por lo menos durante un periodo determinado.

Pero si la operación se dilata y requiere más que bombardeos, lo que parece muy probable, el efecto puede ser inverso: significará la pérdida de influencia occidental en la región. Eso hace muy vulnerable la posición de los estados árabes que apoyaron  la intervención militar.

Por un lado, esto les permitió distraer la atención de sus pueblos de los problemas internos, pero por el otro lado, puede causar la radicalización de la población y dar pretexto para acusar a los líderes de estos países de traicionar los intereses árabes y de colaboracionismo.

Puede ocurrir cualquier cosa.  Pero parece, que los iniciadores de la guerra no tienen ni menor idea de cuál guión será el más probable.

Sin embargo, la abstención de Rusia tiene una razón mucho más profunda que el deseo de ver las tendencias del proceso. Tras la caída de la URSS, Moscú durante cierto periodo de tiempo intentó mantener o, por lo menos, imitar el estatus de una superpotencia, que tiene que tomar parte de cualquier decisión.

Para los finales de los 2000 la identidad de Rusia cambió: de una potencia, semejante a la Unión Soviética, a un estado grande e importante, pero a nivel regional, cuyos intereses vitales tiene fronteras geográficas.

Esto es lo que quiso decir Dmitri Medvédev, hablando del área de intereses privilegiados.

Para proteger sus intereses regionales, Rusia sí puede utilizar la fuerza, como los hizo en el caso de Osetia del Sur. Otros asuntos, pueden ser objeto de regateo o de abstención.

Las declaraciones desafiantes de Vladímir Putin manifiestan un enfoque diferente, global y universal.

El primer ministro criticó la resolución y calificó la acción contra Libia como “una cruzada medieval”, indicando, que el militarismo estadounidense se convierte en una tendencia estable.

Es decir, el gobierno de Rusia insiste en el principio de soberanía e inviolabilidad del territorio e indica a la necesidad de luchar contra la hegemonía internacional (de EEUU, aunque esta vez la acción bélica fue propuesta por otro estado). Eso significa que los intereses de Rusia como de una superpotencia no se limitan con el marco regional y, por lo tanto, el país no tiene derecho a abstenerse en la votación de decisiones de importancia.

Las dos interpretaciones son viables, pero hay que escoger una y atenerse a ella. Declarando las dos a la vez, los líderes ponen a su país en una situación ambigua, mostrando que no existe entendimiento y política concordada dentro de la cúpula dirigente de Rusia. Y esto, si tomamos en cuenta el caos que vemos acrecentando por todo el mundo, es preocupante.

¿Son los derivados el problema de la economía?


¿Son los derivados el problema de la economía?

Por Alnair el 24 marzo, 2011 Imprimir

derivados financieros

A raíz del reciente accidente nuclear de Fukushima casi todos los medios de comunicación y la blogosfera  se han convertido en unos expertos en centrales nucleares. Han dado explicaciones de todo tipo y han defendido sus razones a favor y en contra de la energía nuclear con mas o menos criterio.

El próximo viernes, 25 de marzo,  se va a estrenar la película documental “Inside Job”, ganadora de un Oscar,  sobre el desastre financiero de 2008 que nos ha conducido a la presente crisis. La espero con afán.

 

Si tiene éxito, y espero que lo tenga, todo el mundo va a convertirse en experto en derivados financieros y cada uno dará sus recetas para evitar la repetición de un desastre como el ocurrido. Y es que los derivados financieros son unos de los “presuntos culpables” de esta crisis.

A riesgo de poner la venda antes que la herida ahí va una explicación para todos los públicos de un derivado financiero. Advierto a los expertos que voy a intentar ser antes simplista que incomprensible y por tanto puedo incurrir en imprecisiones de todo tipo con tal de hacer comprensible este concepto.

¿Qué es un derivado financiero?

Antes de explicar en qué consisten los derivados financieros en sí, nos aproximaremos a ese concepto con otro que, para bien o para mal, muchos de vosotros ya os habréis topado y que tiene elementos en común. Se trata del contrato de arras.

Un contrato de arras se utiliza habitualmente como paso previo a la compra de un inmueble. Cuando comprador y vendedor llegan a un acuerdo en el precio y dado que el proceso de conseguir el dinero y firmar una nueva escritura lleva su tiempo, se firma un contrato en el que se establecen los nombres de comprador y vendedor, la propiedad que se va a vender, el precio final y una fecha límite en la que la compra debe ser formalizada ante notario.

Como garantía de que el comprador cumplirá su parte del contrato, este entrega un dinero, generalmente un tanto por ciento de la firma total. Si pasada la fecha límite el comprador no formaliza la compra, pierde ese dinero. Si por contra es el vendedor el que se echa para atrás, entonces está obligado a retornar ese dinero por duplicado.

Hasta aquí todo parece claro y sencillo.

Bien, pues en jerga financiera este contrato es muy parecido a un derivado financiero llamado opción “call”, con subyacente la vivienda, al precio de “strike” por el total estipulado menos la cantidad en arras, con fecha de vencimiento la fecha límite y con una prima equivalente a la cantidad en arras y una garantía del vendedor del doble de la prima. ¿A que dicho así parece el no va más de la sofisticación financiera?

He dicho que es muy parecido porque realmente tiene algunas diferencias. Vamos a avanzar en nuestro ejemplo del contrato de arras para ir aproximando uno y otro concepto.

Imaginemos que el comprador es un especulador inmobiliario y firma el contrato de arras, entrega la cantidad estipulada, un 10% por ejemplo, pero negocia una fecha límite algo más larga de la habitual, digamos que 6 meses. Este presunto comprador no tiene ninguna intención de comprar la vivienda pero está seguro que antes de 6 meses encontrará otro comprador que pagará más por esa vivienda. Como durante 6 meses él tiene garantizado el precio, si los precios inmobiliarios suben puede conseguir unos buenos beneficios.

Imaginemos que a los 3 meses encuentra un comprador dispuesto a pagar un 5% más por la vivienda. Como él tiene el derecho de comprar esa vivienda, entonces puede realizar la siguiente operación: cambiar el nombre del comprador en el contrato de arras a cambio del 10% que ya ha entregado más el 5% adicional que está dispuesto a pagar. En un contrato de arras esto no está contemplado y el vendedor se podría negar, pero a efectos prácticos al vendedor le será indiferente pues él recibirá la misma cantidad, solo que de otra persona y el comprador final pagará ese 5% adicional que estaba dispuesto a desembolsar, un 15% al primer firmante del contrato de arras y el 90% al vendedor.

Así el comprador final pagará un 105% del precio inicial. El vendedor recibirá un 100% del precio inicial y el especulador recupera el 10% que había adelantado más un 5% del precio final de beneficios. Pero atención, el especulador solo ha invertido un 10%, que recupera, y consigue un 5% adicional. Esto es una rentabilidad del 50%, y solo en 3 meses. A cambio se ha arriesgado de no encontrar un comprador, y al no disponer de todo el capital de la vivienda, perder el 100% de las arras.

Aquí vemos el primer efecto característico de los derivados. Hay un efecto multiplicador de los posibles beneficios ¡y también de las pérdidas! Técnicamente a esto se le llama apalancamiento. En este caso tenemos un apalancamiento de 10, pues solo tenemos que invertir una décima parte del capital total.

Pero aun no hemos llegado al equivalente de un derivado. Imaginemos que, además de un comprador que no tiene intención real de comprar la vivienda, tenemos un vendedor que no es el propietario real de la vivienda. Lo primero que se nos va a pasar por la cabeza es que el vendedor es un estafador. Imaginemos de todos modos, que este vendedor, que no es el propietario real, no es un estafador, sino que confía que en los próximos 6 meses el precio de la vivienda va a bajar. Si esto es así, él podrá, astutamente, comprar la vivienda más barata y luego revenderla al precio establecido. Si por ejemplo baja el precio un 5%, ese será su beneficio. Además durante 6 meses él ha recibido un 10% de la vivienda. Sin embargo, a diferencia de los contratos de arras, en los derivados financieros la cantidad en garantía está depositada en alguna entidad imparcial para asegurar que en caso de incumplimiento el vendedor pague. Al igual que la otra parte, si al vendedor le sale la jugada, este, aportando solo un10% de la vivienda que no posee, puede llegar a ganar un 5%, consiguiendo por tanto un 50% de beneficio.

En este punto nos damos cuenta de tres cosas algo sorprendentes.

La primera es que si tanto el comprador como el vendedor no quieren realizar la transacción real de la vivienda, entonces el hecho que haya un comprador y un vendedor real solo es necesario para poder determinar el precio al que se va a realizar la transacción. Una vez sabemos el precio de la transacción es suficiente que comprador y vendedor liquiden la diferencia entre el precio del contrato y el precio real. Si al final el precio final es un 2% mayor que el estipulado el especulador vendedor tendrá que pagar ese 2% al especulador comprador. La ganancia de uno, y la pérdida del otro, será del 20% sobre lo invertido.

La segunda es que nada impide que la misma operación que han realizado los especuladores la realicen otros a la vez ¡y sobre la misma vivienda! Dado que en el intercambio final de dinero entre especuladores no intervienen ni el comprador ni el vendedor reales, el hecho que haya 1 o 10 especuladores que hayan “apostado” sobre el precio es indiferente.

La tercera es que si en vez de 10 especuladores tenemos 1000 especuladores y cada uno ha puesto en juego el 10% del precio de la vivienda, ¡el dinero apostado es 10 veces mayor que el precio de la vivienda!

Casi ya tenemos un derivado financiero.

El problema de toda esta gran apuesta, es que si al final no hay una transacción real, no podemos determinar un precio y todo el tinglado se va al traste. Además cada vivienda es diferente y difícil de valorar. Es por eso que no hay derivados sobre viviendas. Es mucho mejor realizar este tipo de apuestas sobre algo que se compra y venda muy a menudo  y cuyos precios sean públicos y conocidos. Un buen candidato es el petróleo. El oro, la plata, el cobre también lo son. El algodón, el maíz, o la carne de vacuno son otros productos sobre los que hay derivados. En general cualquier materia prima que se negocie en mercados públicos y abiertos es un candidato ideal para los derivados financieros. Obviamente también lo son las acciones de empresas, los valores de deuda pública o privada, o, el rey de los derivados, las divisas.

¿Eso es todo? ¿Simplemente unas apuestas?

Sí y no.

Pueden considerarse como una apuesta, de la misma forma que una apuesta sobre el resultado de un partido de fútbol. Los jugadores no tienen nada que ver con los apostantes. El resultado determina el intercambio de dinero. Todo lo que uno gana, lo pierde la otra parte. No se crea riqueza alguna.

Sin embargo todas estas apuestas sirven a un propósito casi imprescindible en nuestros días.

Imaginemos que queremos comprar un billete de avión para nuestras vacaciones con 6 meses de antelación. Para ofrecer ese billete con tanta antelación, la compañía aérea debe determinar los costes, entre ellos los del combustible, con una antelación de 6 meses. Como no sabe a qué precio va a tener que pagar por el queroseno dentro de 6 meses debería cubrirse por si sube mucho, cobrando más caro ese billete. Sin embargo tiene otra posibilidad. Si compra un derivado financiero sobre el petróleo con fecha dentro de 6 meses podrá asegurarse un precio y ofrecer un precio más ventajoso al cliente. Además se libra de la incertidumbre de posibles variaciones extremas en el precio del petróleo dejando que los especuladores asuman ese riesgo.

Otro ejemplo. Un productor agrícola puede sembrar trigo o cebada indistintamente. Como entre que siembra y cosecha los precios pueden variar mucho puede mirar en el mercado de derivados que producto tiene un precio más favorable y asegurarse ese precio y decidir que cultivo le interesa más. De esta forma el agricultor no se tiene que preocupar por los avatares de las fluctuaciones de los precios y trabajar sobre seguro.

Esta forma de asegurar precios futuros en un mercado abierto es mucho más eficiente que intentar encontrar un mayorista que te asegure la compra a un precio determinado. Puede haber muchos mayoristas diferentes y la negociación puede ser larga y costosa. Además los mayoristas puedes presionar al productor “advirtiéndole” que si no acepta sus condiciones otro año no le va a comprar/vender.

Por contra un mercado de derivados es totalmente anónimo. Comprador y vendedor no se conocen y los únicos criterios que prevalecen son la oferta y la demanda.

El servicio que prestan a la sociedad los derivados financieros es la distribución de riesgos futuros en función de su disponibilidad de forma eficiente.

¿Por qué se acusa a los derivados de ser parte del problema entonces?

Los derivados presentan dos problemas preocupantes.

El primero es que al funcionar con apalancamiento, es una forma de crédito con todos los riesgos que eso supone. Por ejemplo, en el mercado de divisas (comúnmente llamado Forex) se puede llegar a operar con un apalancamiento de 200. Es decir que invirtiendo 100 € estas comprando o vendiendo el equivalente de 20.000 €. Esto hace que las cantidades de dinero implicadas sean enormes. Se calcula que este mercado mueve todos los días unos 4 billones de dólares. ¡Esto es casi el PIB de Japón todos y cada uno de los días del año! La fuerza de este mercado es tal que puede llegar a doblegar a países enteros.

El otro problema es que numerosas veces, los mercados de derivados mueven más dinero que los mercados subyacentes. Esto es un gran incentivo para la manipulación y la corrupción en la determinación de los precios. En el ejemplo de la vivienda, si tu firmas 2 contratos de arras con dos especuladores diferentes, entonces puedes dirigirte al vendedor real de la vivienda y ofrecerle tranquilamente un precio un 5% más del de mercado, ya que, aunque tu pierdas un 5% con esa compra, ganas dos veces esa cantidad con los dos contratos de arras.

Este mismo esquema se puede utilizar para manipular los precios de los alimentos. Dado que las cosechas tienen una capacidad de producción limitada, si el dinero apostado en derivados financieros sobre un producto supera con creces el valor de ese producto, entonces los incentivos de acaparar el producto con el único objetivo de aumentar el precio y recoger las ganancias especulativas de los derivados son muy fuertes y muy difíciles de evitar. Si ese producto es el trigo o el maíz, millones de personas en todo el mundo pueden pasar hambre por la codicia de algunos poderosos.

Los defensores de los derivados arguyen que generalmente estos tienen un efecto estabilizador de los precios y que optimizan los mercados de capitales y mejoran la economía en general. Que los desajustes puntuales son debidos a problemas subyacentes reales (malas cosechas, países mal gestionados, etc.) y que los derivados no hacen sino acelerar los mercados para que corrijan esos desajustes lo más rápidamente posible.

¿Que se podría cambiar para evitar los inconvenientes de los derivados?

Los grandes altibajos de precios han existido siempre, por lo que es discutible que una prohibición de los derivados pudiera mejorar este aspecto. Así mismo, muchos productos carecen de derivados y no por eso sus precios son más estables.

Otra posibilidad sería permitir la operativa solo a aquellos que realmente van a comprar o vender la mercancía, de forma que se evitaría que el volumen de derivados fuera mayor al del subyacente. Así funciona el mercado de futuros del aceite de Jaén. A juzgar por las protestas de los productores no parece que eso les haya beneficiado especialmente.

También la famosa tasa Tobin se ha postulado como un freno a la excesiva especulación. Por contra puede aumentar los costes de aquellos que quieren protegerse de las variaciones de precios y por tanto disminuir la eficiencia de la economía.

En definitiva, la posible solución no es nada sencilla, y los enormes intereses económicos que hay de por medio difícilmente pueden propiciar un debate objetivo sobre este tema.

 

Los partidos políticos se resisten a perder el control y rechazan las listas abiertas


Los partidos políticos

se resisten a perder el control

y rechazan las listas abiertas

Las listas abiertas podrían ser un instrumento para corregir déficits democráticos, pero el temor de los partidos a perder poder sobre candidatos y electorado retrasa su aplicación. Los invitados al debate de EL DÍA son partidarios de alcanzar el objetivo de forma progresiva.
27/feb/11 01:54
  • No son el único, pero sí uno de los instrumentos para profundizar en la democracia y favorecer una mayor inmediatez entre los ciudadanos y sus representantes políticos.

Las listas electorales abiertas -en las que cada votante puede elegir a sus candidatos al margen del partido por el que se presenten- son una vieja reivindicación de quienes abominan de la “partitocracia” y abogan por un sistema más participativo, pero siguen sin figurar en la agenda de los partidos políticos, algunos de cuyos dirigentes, no obstante, entienden que son parte de un modelo ideal al que debería tenderse.

Así lo reconocieron los invitados al debate organizado por EL DÍA, en el que se expusieron las posibilidades que ofrece esta medida y también las dudas que genera.

Estas últimas fueron detalladas, sobre todo, por el analista político Pedro Lasso, encargado de abrir la conversación y también de recordar que las listas abiertas ya están vigentes en las elecciones al Senado, sin que los resultados sean sustancialmente diferentes de los obtenidos en otros comicios.

La conclusión, a su juicio, es que “no funcionan” debido a la “falta de formación electoral”.

“El 90% de los votantes no sabe para qué sirve cada urna, si tiene que introducir la papeleta en la primera, la segunda, la tercera o en las tres, o en cuál de ellas debe hacerlo un ciudadano alemán. No lo sabe ni el presidente de la mesa.

Y si esto es así con listas cerradas, no digamos con las abiertas”, argumentó Lasso, que ha estudiado los resultados de las elecciones al Congreso y el Senado desde 1996 para sustentar esta tesis. “Las listas abiertas, al menos hasta ahora, no resuelven nada”, sentenció.

El escepticismo de Pedro Lasso dio paso a posiciones más optimistas. Julio Pérez, candidato del PSC-PSOE a la Alcaldía de Santa Cruz de Tenerife, cree que las listas abiertas son “un mecanismo positivo, pero no el único, para oxigenar la vida política”.

Pérez reconoció que la actividad política es percibida por los ciudadanos como “algo lejano, ininteligible y hasta aburrido” y que es necesario impulsar herramientas que la hagan más participativa.

En este sentido, las listas abiertas no deben ser “proscritas”, pero tampoco “sacralizarlas”, opinó el representante socialista, que fue el primero en introducir la idea de avanzar primero hacia “modelos mixtos”, como en Alemania. También advirtió de la conveniencia de “tener cuidado con los ámbitos electorales” en que se aplican las listas abiertas, puesto que éstas no pueden ser “un mecanismo único o rígido”.

Por parte del Movimiento Patriótico (MP), su presidente, José Luis Concepción, se mostró de acuerdo con la iniciativa, aunque precisó que “se debe tener en cuenta las estadísticas” (en referencia a los datos aportados por Pedro Lasso) y la manera en que se aplicarían en Canarias. “Lo más importante no son las listas abiertas en sí, sino cómo se aplican”. Las elecciones autonómicas e insulares son, a su entender, las más apropiadas para ponerlas en práctica. De cualquier manera, para Concepción es prioritario “dignificar la vida política” y promover una serie de medidas con las cuales “casi no serían necesarias las listas abiertas”. Respecto a la falta de cultura electoral a la que aludía Lasso, propuso realizar campañas informativas, sobre todo en televisión, para “explicar a la gente cómo votar”.

El parlamentario del Partido Popular Miguel Cabrera Pérez-Camacho avisó de que la suya es “la opinión de un diputado”, en referencia a que este asunto “no se ha debatido dentro de los grandes partidos”. Sin embargo, para él las listas abiertas son “el modelo ideal al que hay que tender”.

“Cuanto más se consolida el sistema democrático a lo largo de los decenios y los siglos, más claro se ve que las listas abiertas son el sistema que más tiende hacia la perfección”, reflexionó Cabrera Pérez-Camacho, que se refirió al modelo inglés -aunque matizando primero que en este no hay listas, sino candidaturas abiertas, al tratarse de un sistema mayoritario, y no proporcional- como “el más perfecto desde el punto de vista de la puridad democrática”.

Los 34 años transcurridos desde la llegada de la democracia suponen “un tiempo prudente para pensar en una mayor democratización del sistema electoral a través de listas más abiertas que cerradas”, afirmó el representante del PP, que en este punto lanzó la primera andanada al “aparato” de los partidos políticos, que temen “una pérdida de control sobre las decisiones en materia de candidatos” y no dan “ningún atisbo de que quieran autolimitarse” en este aspecto.

Por ello, auguró que serán necesarios “unos 25 años más” para que las listas abiertas se abran paso. “Hoy por hoy no lo veo”, se lamentó.

Fernando Ríos, de Coalición Canaria -que también dijo hablar a título personal-, recordó que en los sistemas proporcionales como el español, los partidos políticos actúan como “intermediarios” entre los ciudadanos y sus representantes. “Más que listas abiertas, podría hablarse de listas desbloqueadas”, en las que los electores puedan elegir el orden de los candidatos de un mismo partido y no confeccionar su propia lista con los candidatos de varios partidos.

Los experimentos, en casa

“Los partidos se oponen en la medida en que pierden poder y sus propios candidatos entran en disputa para ganarse al electorado”, señaló Ríos, partidario de “sistemas electorales mixtos, más adecuados y que favorezcan la inmediatez”. Sea como sea, recomendó “mucha pedagogía” y que los experimentos se realicen “con gaseosa y en casa”. De lo contrario, alertó, “pueden producirse más problemas de los que podemos resolver”.

El más ferviente defensor de las listas abiertas entre los invitados es Benito Codina, del Centro Canario (CCN), que fue quien introdujo esta propuesta en los postulados del partido. “Imbuida por los males del régimen anterior, la Constitución primó una partitocracia, que es lo que sostiene este sistema”, indicó Codina, que advirtió de que “hasta que las formaciones políticas no entiendan que son órganos de representación de la sociedad pero cada vez están más alejados de ella, no serán capaces de abordar el cambio del sistema”.

Al igual que algunos de sus compañeros, Benito Codina apostó por “dar pasos sucesivos” y buscar una fórmula para desbloquear las listas y permitir al elector decidir el orden de los candidatos.

Actualmente, el cabeza de lista es “el mascarón de proa”, explicó, mientras que los que van detrás suelen ser “relleno”. El ámbito local es “el más difícil” para emprender esta reforma, mientras que en el insular y el autonómico “sí cabría”, a su juicio.

En una segunda intervención, Pedro Lasso aseguró que “las listas bloqueadas y cerradas son lo mismo que el nombre del partido y el anagrama, sin más contenido”. El analista político hizo una analogía contundente: la de los electores africanos, muchas veces analfabetos, que eligen entre un partido y otro por los símbolos que los representan. “Deciden por el león o el elefante. Es exactamente igual”, observó.

Una de las razones por las que no se avanza hacia las listas abiertas ni se reforma el sistema electoral es que comportaría alterar los “trascendentes” aspectos financieros.

Y es que cada voto supone una determinada cantidad, pero para acceder a esta financiación es necesario obtener al menos un diputado. “Si no es así, no hay ni un euro para la campaña electoral aunque se saquen 50.000 votos”. Las consecuencias son, en resumen, el mantenimiento del “statu quo”.

Texto: GEMA JIMÉNEZ Y MIGUEL GÓMEZ Fotos: MANUEL EXPÓSITO

Lista abierta

La listas abiertas son una variante de sistema electoral de representación proporcional donde no se elige a una lista de representantes confeccionada por un partido, como es el caso de las listas cerradas, sino que se elige directamente a los propios representantes.

En términos generales, se denomina listas abiertas a cualquiera de las variedades de representación proporcional donde los votantes tienen algún tipo de influencia en el orden en que son elegidos los candidatos de un partido.

Su contrario es la lista cerrada, en el que una minoría de los miembros del partido tienen capacidad para determinar dicho orden, y el resto de los votantes no tienen capacidad alguna de modificarlo.

Además, un sistema de listas abiertas puede dar también al votante la capacidad de votar por el partido, sin expresar preferencia alguna entre las personas a elegir; en la práctica, sin embargo, es equivalente a votar por el candidato más popular o por el primer candidato de la lista.

Existen diferentes sistemas de listas abiertas, cada uno de los cuales otorga una mayor o menor capacidad al votante.

¿Qué son las listas abiertas?

By mcmurphy

Listas abiertas es un concepto muy amplio que hace referencia a una característica que se da en algunos sistemas electorales de representación proporcional. Cuando un sistema cuenta con listas abiertas los electores tienen algún poder sobre el orden en que los candidatos de un partido son elegidos. La forma en la que se articula ese poder depende de cada sistema en concreto y hay multitud de variantes.

En algunos países con sistemas de listas abiertas el elector tiene la posibilidad de votar por un partido y por su candidato preferido dentro de su lista, aunque puede no pronunciarse acerca del candidato y dejar esa elección al partido.

Luego, el número de votos individuales es el que determina el orden de los candidatos dentro de cada partido. En ocasiones, para que ese voto individual tenga efecto, el candidato tienen que alcanzar un umbral mínimo. Si no llega a él, será el orden fijado por el partido el que se considerará. Estos mínimos se aplican, por ejemplo, en Suecia.

También hay sistemas, como el finlandés, en los que sólo se puede votar a candidatos individuales. No se puede votar simplemente a un partido, sino que hay que elegir entre los candidatos que haya de dicho partido.

De hecho, para evitar que el voto por un partido sea sustituido por el voto a su candidato más popular, nadie puede presentarse en más de una circunscripción, lo que obliga a elegir entre los candidatos locales.

Otros sistemas, como el suizo o el luxemburgués, exigen la emisión de tantos votos como escaños haya en esa circunscripción. En estos casos es posible, incluso, votar a candidatos de distintos partidos o dar varios votos a un candidato.

La principal ventaja de los sistemas que cuentan con listas abiertas es que los partidos tienen un poco menos de poder y éste se traslada a los electores. No obstante, dependiendo de cómo se articule, gran parte de ese trasvase de poder puede ser sólo aparente.

Además, al tener que buscar votos para sí mismos, los políticos se ven obligados a pronunciarse sobre aspectos polémicos para que los electores conozcan sus posturas. Esto debería llevar a que los más brillantes sean los que luego obtengan escaños, sin primar tanto la lealtad al partido que elabora la lista.

La principal desventaja es que muchos candidatos puede hacer una política demasiado local.

En un sistema de listas cerradas para el candidato individual no tiene gran coste electoral tomar posiciones que puedan no ser populares en su circunscripción.

Evidentemente puede haber un coste, pero lo pagaría el partido, que pierde votos a favor de otros partidos.

Si el candidato estaba en la parte alta de la lista conseguirá escaño de todas formas. En un sistema de listas abiertas, en cambio, ese candidato se vería perjudicado en favor de otros candidatos de su mismo partido, incluso aunque el partido no pierda votos.

Esto puede evitar que se tomen decisiones poco populares, por muy necesarias que sean.

 

La Verdad oculta detrás de Libya


La Verdad oculta detrás de Libya
Sería demasiado simple pensar en el supuesto enojo del Imperio contra Gheddafi. Más aún una intención “humanitaria” En la situación de Africa, tal vez, encontremos la respuesta.
Orlando Sabini | Para Kaos en la Red | Hoy a las 0:26 | 57 lecturas
www.kaosenlared.net/noticia/verdad-oculta-detras-de-libya

Compartir: 

La Estrategia del ImperioTodas las intervenciones americanas en los distintos países se hicieron al amparo de llevar “democracia”, razones “humanitarias”, “libertad” y ayuda en el desarrollo de pueblos “oprimidos” por gobiernos dictatoriales.

No se trata de opinar sino de analizar hechos concretos para comprender la ejecución de ese paradigma imperio-capitalista que es la creación de un Nuevo Orden Mundial bajo el deseo de las corporaciones y el brazo ejecutor de los EE.UU.

Es indudable que a través del tiempo se fue construyendo un mundo donde los intereses se entrecruzaron y se fueron condividiendo entre poderosos grupos económicos que necesitaban dealianzas y apoyo de los gobiernos. Ya no alcanzaba un sinnúmero de Tratados Bilaterales.

La creación de Organismos Internacionales era el espaldarazo institucional para llevar adelante estos planes que necesitaba un consenso cada vez mayor para derribar ideologías, culturas y sistemas sociales opuestos.

Todo apunta a un Gobierno, a una Moneda, a un Centro de Producción y a un Sistema social. Esto que todavía no hemos incorporado cabalmente se viene llevando a cabo en forma ininterrumpida desde el fin de la Segunda Guerra Mundial y tiene como antecedente la propia conquista del territorio de los EE.UU. con mentalidad capitalista e imperialista sobre los pueblos autóctonos.

Si hacemos un repaso sobre los últimos 20 años, que son la consolidación del proyecto en su última etapa, veremos que:

Se crean “aliados” que luego es necesario “renovar”, tenemos ejemplos en personajes puesto y sacado por EE.UU., Saddam Hussein Osama Bin Laden, Noriega, Mubarak, Ben Ali, entre otros. Tenemos ejemplos de apoyo circunstancial en países como Colombia, últimamente Chile, pero también en los distintos emiratos árabes como Yemen, Baharein, Qatar.

Por otra parte los países que presentan situaciones conflictivas y radicales el recurso es la invasión. Ultimamente se trata de darle un viso de mayoría internacional a través de una minoría integrada a un Organismo Internacional.

Esto ha pasado en todos los casos y últimamente delegamos el liderazgo de las operaciones en la OTAN que está representada por una treintena de países de los casi doscientos que integran la o nU y de 5 que integran el Consejo de Seguridad con 10 invitados ocasionales.

Estos organismos no tienen ningún valor democrático el peso de los países que integran el Imperio tienen un poderoso looby y métodos sofisticados de presión que ejercen incluso sobre quienes disienten a través del veto. Pero sacan a EE.UU. del centro de las críticas.

Asi se plantean intervenciones que se votan a tarvés de declaraciones muy “precisas” donde siempre se deja la puerta abierta con “todas las medidas necesarias”.

Para el consenso popular y evitar una presión extrema sobre gobiernos aliados se inventan argumentos que al pasar del tiempo caen en el ridículo pero ya la situación de hecho está ubicada donde el Imperio quería.

Es una redundancia hablar del atentado 11/9, a las Torres, al Pentágono para usar de argumento la creación de una guerra al “terrorismo” que nunca termina porque siempre se renueva.

Al Qaeda fue creado por EE.UU para derrotar a la Unión Soviética en Afghanistan, para crearles un Vietnam igual al que pesaba demasiado sobre las espaldas de EE.UU.

Afghanistán no tiene petróleo pero es un punto relevante en una estrategia a mediano plazo. Se completa con Irak y en este caso el petróleo juega su rol pero no menos importante como pieza que junto al país talibán pone el cerco a Irán.

Esto es así.

Lo confirma la situación de Pakistán, que estando bajo una durísima dictadura (en este caso no había razones de “democracia”, “libertad”, etc.) lo “compraron” y asi se cercaba poniendo presión al régimen iraní. Estrategia que hoy tiene más validez que nunca.

Pero que hay detrás de Libya?. El norte de Africa sufrió una renovación, una solidificación de los gobiernos y conceptos democráticos occidentales. Pero Libya? Era un hueso duro de roer. Si cae el régimen libio habrá un cambio de posiciones en Africa. Gheddafi es quien más apoyó la Unión Africana.

El tema libio es complejo. Es difícil una cirujía a fondo sin tocar nervios ligados a Europa. Italia debe poner sus bases y es el seguro derrotado. Si gana Gheddafi no tendrá petróleo ni gas. Si pierde Gheddafi serán Francia en Inglaterra quienes dominarán los contratos de las empresas petroleras.

Hay que recordar que tanto Francia como Alemania quedaron fuera del “reparto” de Irak; en los contratos petroleros y en las inversiones que demanda la “reconstrucción”.

No sabemos que hay detrás de Libya, pero si analizamos la situación africana veremos que asoman indicios de una situación que claramente pone al margen a Europa y EE.UU.

La consolidación en Libya de un gobierno pro-Imperio permite establecer una amplia región “aliada”. Volcaría definitivamente a Chad, Niger y república Centro Africana hacia una posición aliada.

La creación del Sud Sudán la zona rica en petróleo que hasta ahora administraba el régimen de Bashir, debilita a éste y crea un fuerte compromiso con Kenia la salida al mar del nuevo estado.

Basta observar la hegemonía económica que ejerce China en gran parte del continente negro para darse cuenta que las posibilidades, para Europa y EE.UU, son cada vez más difíciles para tener un dominio estratégico sobre producciones indispensables para las nuevas tecnologías.

Para ser sintético trasladaré noticias aparecidas en la prensa de los últimos tiempos:

“La Unión Europea (UE) pretende prevenir el ascenso de China como fuerza política y económica en África”

Las exportaciones de África a China crecieron más de 40 por ciento entre 2001 y 2006, según el Fondo Monetario Internacional (FMI). Las importaciones de ese país desde África, 35 por ciento. En el mismo periodo, el crecimiento del comercio mundial ascendió a apenas 14 por ciento.”

“..el gobierno chino anunció un préstamo de 5.000 millones de dólares a República Democrática del Congo en diciembre de 2007, pocos días antes de una importante cumbre UE-África en Portugal”.


“Esos hechos llevaron a líderes de la UE a promover el fortalecimiento del predominio europeo en el continente africano, al que consideran dentro de su esfera tradicional de influencia”.

“Las inversiones ‘incondicionales’ de China en las naciones africanas gobernadas por regímenes opresivos contribuyen a perpetuar las violaciones a los derechos humanos y a empeorar la gobernanza”

“PetroChina, subsidiaria de la estatal China National Petroleum Corporation, posee una gran participación en el consorcio nacional petrolero de Sudán y mantiene grandes operaciones en el ámbito local”.

“El gigante asiático compró más de la mitad de las exportaciones petroleras de Sudán en 2006”.

“El acuerdo fue objeto de acaloradas críticas porque el gobierno de Sudán es acusado de utilizar esos beneficios para comprar armas.”

“China volvió a ser noticia por este asunto en abril de este año, cuando estibadores sudafricanos se negaron a descargar armamento de un buque de ese país destinado al régimen represivo del presidente Robert Mugabe, de Zimbabwe.

El gobierno de Mugabe es acusado de graves violaciones a los derechos humanos a fin de sofocar a la oposición”.

“De alguna manera, los europeos se quedan afuera de África porque muchos gobiernos del continente firman acuerdos con China. Lo que debe ser primordial son los intereses africanos y esos gobiernos no los tienen en cuenta”.

“  …al mismo tiempo, China ofrecerá préstamos preferenciales de 3.  000 millones de dólares y créditos de exportación de 2.000   millones de dólares en los próximos tres años y establecerá un   fondo especial de 5.000 millones de dólares para estimular la   inversión China en Africa”.

“ Wen apuntó que China eximirá deudas de los países más pobres   para aliviar su carga.”

“China preparará para Africa 15.000   profesionales en los próximos tres años y aumentará el número de   becarios africanos”

“China cuenta con 50 grandes proyectos en Libia valorados en 18.800 millones de yuanes. Yao señaló que la evacuación de trabajadores chinos de Libia ha planteado serias dificultades para el funcionamiento de estos proyectos e informó de que China está evaluando las pérdidas sufridas por sus compañías en ese país del norte de África.”

“El comercio entre China y África fue valorado en casi 115.000 millones de dólares el año pasado, y sigue creciendo a un ritmo del 43.5 %, …”

“Pero la concentración de la inversión china se ha producido en ocho países africanos principalmente, que son Kenia, Tanzania, Suráfrica, Nigeria, Argelia, Zambia y, polémicamente, Sudán y Zimbabue”, según el diario británico, Daily Telegraph.

“China ha invertido fuertemente en puertos en Kenia y es parte de un proyecto de 22.000 millones de dólares, anunciado por el gobierno de Kenia en abril de 2008, que incluye una línea de ferrocarril y una autopista que enlazará el puerto situado en Lamu con la vecina Etiopía, el Sur de Sudán y Ruanda. China también ha invertido en proyectos de energía eólica e hidráulica.”

“El desembarco de China ha empezado a cambiar la cara del continente”.

” Objetivo: las materias primas locales que permiten a la potencia económica oriental continuar con su imparable crecimiento.”

.”.El Coliseo que albergará los Juegos Panárabes en el 2011 en Mozambique y el aeropuerto internacional, que ejecuta también una empresa china, con un crédito blando del banco de exportaciones e importaciones de China”

“Este proyecto será hecho con la mayor perfección para dar gloria a China”,

“Desde Argelia a Mozambique, de Sudán a Zambia, o de Mauritania a Congo, la huella de China es cada día más visible”.

“Petróleo, madera, cobre, hierro, níquel, aluminio, carbón”.

“A cambio, miles de obreros chinos trabajan a destajo en la construcción de carreteras, puentes, presas, centrales eléctricas, estadios, edificios públicos.

préstamo de 10.000 millones de dólares para poner en pie un sistema financiero robusto en el continente africano”.

“China ha desplazado a Estados Unidos como mercado principal de diversos minerales”

“China con la Unión Europea (425.000 millones de dólares), y con Estados Unidos (334.000 millones)”.

“A las seis de la mañana, la carretera desde Lusaka a la provincia minera de Copperbelt, en el norte de Zambia, está repleta de camiones. Aquí están las minas de cobre y cobalto, las mayores fuentes de riqueza y artífices del crecimiento económico del país, que en los últimos años ha superado el 5%. La producción de cobre (líder de África y séptimo del mundo) ha estado sometida a los vaivenes de los precios en los mercados internacionales. El año pasado alcanzó las 667.000 toneladas”.

“China es el mayor cliente de Zambia y primer consumidor mundial de cobre, que emplea en la construcción, electrónica, informática, automóvil y otros bienes de consumo”.

“Zedong instalaron 1.860 kilómetros de vía, perforaron montañas y cruzaron ríos. El tren recorre el trayecto desde la ciudad zambiana de Kapiri Mposhi hasta el puerto de Dar-es-Salaam, capital de Tanzania. Esta obra mastodóntica permitió una salida hacia el océano Índico para el cobre zambiano”.

“China aprovechó la retirada de muchas empresas occidentales y llegó a Sudán con inversiones millonarias. Según el Gobierno de Jartum, ha desembolsado más de 6.000 millones de dólares en 50 proyectos, que incluyen oleoductos, refinerías….”

“Sudán ha aumentado la producción de petróleo, por encima de los 500.000 barriles diarios. A cambio, el 43% del crudo que se extrae de los pozos sudaneses navega rumbo a China en los petroleros que zarpan de las terminales de Port Sudán y Port Bashir, en el mar Rojo”.

“Con Sudán, la cooperación no es sólo económica. China ha suministrado aviones de combate, helicópteros de transporte de tropas y otro material militar al régimen de Bashir, y desde su puesto en el Consejo de Seguridad ha maniobrado para evitar sanciones de la o­nU a Sudán”.

. “China vino sin imponer condiciones. Los occidentales se meten en todo, en nuestras tradiciones y nuestras constumbres”, dice el doctor Abdelrahman Ibrahim Elkhalifa, que intervino en el proceso de paz que puso fin a la guerra Norte-Sur”

Como se puede ver detrás de Libya y la reorganización del norte de Africa y la occidentalización de los países árabes puede haber algo más…será China y su sistema social? La abstención en el Consejo de Seguridad tendrá que ver?

En su visita a Chile Obama alertó a Brasil para que no se crea el “capataz” o “hermano mayor” de Latinoamérica (Alianza Igualitaria) porque actitudes díscolas como las alianzas con Irán y China el disenso en las normas monetarias son una grave afrenta al Imperio. Que nos espera en América Latina? Nada bueno y antes de lo que creemos.

Creo que es bueno aprender estas cosas y rebelarse contra este sistema que cada vez nos impone la negación de la libertad y nos disfraza el concepto de Humanidad negando laigualdad de los seres, la hermandad de la raza.

 

“Ciberguerra”, en Las Razones de Cuba


Norelys Morales

“Ciberguerra”, en Las Razones de Cuba 1/2

“Ciberguerra”, en Las Razones de Cuba 1/2

Navegación de entrada

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 183 seguidores