AQUI hay TOMATE

Para dar y tomar

Archivo para el día “mayo 2, 2011”

JUSTICIA A LA AMERICANA


lunes 2 de mayo de 2011

JUSTICIA A LA AMERICANA. Receta de cocina para potencias imperialistas.

Ingredientes para el mundo entero.

  1. Se juntan varios amigos con intereses económicos en bancos y fábricas de armamento y suficiente influencia política.
  2. Se elige cuidadosamente una zona del planeta que interese por su localización geográfica o por sus recursos naturales.
  3. Se busca un fanático islamista para justificar una intervención militar y se adereza su vida y milagros con una serie de atentados terroristas verdaderos o inventados hasta convertirle en la mismísima re-encarnación del diablo-satanás. Se puede cambiar al islamista por comunistas asiáticos o políticos sudamericanos anti-estadounidenses. En casos de extrema pasividad por parte de la población, se hace necesario orquestar una masacre de ciudadanos inocentes dentro del propio territorio nacional o en algún país aliado.
  4. Una vez preparado el terreno, se procede a declarar la guerra e invadir la zona del planeta previamente seleccionada. Se recomienda  pasarse por el forro de los cojones1 la opinión pública tanto nacional como global que critique esta decisión, así como los mandatos de organismos títere como Naciones Unidas.
  5. Durante el proceso de invasión, aparte de apoderarse de los recursos del país víctima y de hacerse con el control de su gobierno, es aconsejable causar el mayor destrozo posible en la infraestructura, para asegurarse la generación de una deuda externa de por vida. También queda bien matar a un gran número de personas, civiles y militares por igual y permitir a las tropas la violación sistemática de derechos humanos y el saqueo de bienes culturales.
  6. Se deja reposar.
  7. Pasado un tiempo se localiza al fanático islamista, comunista asiático o político sudamericano anti-estadounidense, se le pegan cuatro tiros en la cabeza y se le tira al mar. Llegados a este punto hay que informar al mundo entero del bien que se le ha hecho a la humanidad, a ser posible utilizando como portavoz a un premio nobel de la paz.
  8. Servir con guarnición de barras y estrellas.
1 Desgraciadamente, los que sustentan el poder tienen cojones. Si tuvieran ovarios la cosa sería muy distinta.

Especulación y crisis alimentaria. De la burbuja inmobiliaria y financiera a la burbuja alimentaria


Especulación y crisis alimentaria. De la burbuja inmobiliaria y financiera a la burbuja alimentaria

 
Fondo especulativo en alimentos promocionado por Catalunya Caixa (sic)

Crisis alimentaria 1.0. vs crisis alimentaria 2.0.

Jayati Ghosh: “Los ricos especuladores han montado un casino donde las fichas son los estómagos de cientos de millones de personas inocentes”

La crisis alimentaria del 2007-2008 no fue un fenómeno coyuntural o extraordinario. Enfrentamos un problema estructural profundo generado por la vorágine neoliberal que ha convertido al sector en un medio fundamentalmente inseguro y proclive a la especulación inmisericorde.

El capitalismo en su fase colonialista tiene en su haber una extensa sucesión de crisis alimentarias (post en este mismo blog), pero todo apunta a que este siglo va a ser el siglo de las hambrunas y las revueltas alimentarias resultado de los rallies especulativos que van a irse sucediendo al son que marcan los mercados.

Causas de la crisis alimentaria 1.0.

En el sur de África no hubo sequía (la habitual causa del hambre y la malnutrición). Los mercados rebosaban de comida. Pero los precios se habían doblado en un lapso de pocos meses. Tampoco había ninguna evidencia de que los comerciantes locales estuvieran reteniendo el grano… Se repitió la misma historia en más de 100 países pobres y las revueltas del hambre se sucedieron por todo el planeta.

Causas estructurales

Durante la crisis alimentaria de 2007-2008, los medios de comunicación centraron la atención en algunos de las evidentes desequilibrios estructurales (agotamiento de los acuíferos, desertización, cambio climático, agotamiento y/o desaparición del suelo, precio del petróleo, ….) que habrían reducido la oferta, dejándose las verdaderas causas (los movimientos especulativos) en el tintero.

En realidad la oferta no se redujo: el Consejo Internacional de Cereales indica que la producción mundial de trigo aumentó en ese período.

Otra de las causas aducidas (el factor China) serían los cambios en los hábitos de consumo – más carne – de la “nuevas clases medias” de los BRICs (Brasil, India, China) que habrían generado un tirón de la demanda de alimentos. La profesora Jayati Ghosh del Centro de Estudios Económicos en Nueva Delhi ha demostrado que la demanda disminuyó en un 3% durante el período de alza de precios.

Otro elemento extensivamente citado fue el aumento en la producción de biocombustibles. Evidentemente, los nefastos subsidios para el desvío de la producción de maíz a los depósitos de los automóviles jugaron un papel, pero, por sí solo, no pudo ser suficiente como para que el precio del arroz subiera durante un solo año (2006) un 320%, el trigo un 80% o el maíz un 90%.

Aumento del precio del petróleo? En este caso el petróleo entró a formar parte del mix especulativo (petróleo + alimentos)

Causas conyunturales

El colapso inmobiliario generó una retirada desordenada de fondos en busca de algo más seguro. Goldman Sachs dirigió la tropa sobre el mercado de alimentos de forma que aunque la oferta y demanda reales siguieron en los mismos niveles que en los años anteriores, la demanda de derivados en alimentos se disparó, generando una imparable escalada en los precios que desencadenó la 1º crisis alimentaria del siglo. (la burbuja no pinchó hasta el verano de 2008)


A partir de julio de 2008 los precios de los alimentos (y resto de commodities) colapsaron. La burbuja especulativa de deshinchó de golpe con lo que quedaba bien a las claras que todos los factores citados no eran los responsables de la escalada. El único responsable había sido la especulación.

Resulta aleccionador que los cultivos que no se negociaban en estos mercados ( yuca, mijo, papas, …) tan solo subieron un poco como resultado del contagio.

Causas de las crisis alimentarias 1.0. y 2.0.

Neoliberalismo e inseguridad alimentaria.

Veinte años atrás, muchos países en desarrollo tenían mecanismos diseñados para mantener un precio relativamente constante para los alimentos. Tarifas sobre importaciones protegían a los campesinos locales de las fluctuaciones en los precios mundiales. Los gobiernos administraban oficinas agrarias que adquirían el grano de sus campesinos por encima del precio cuando los precios mundiales eran bajos y obligaban a vender por debajo de los precios mundiales cuando estos eran altos. Ello daba una seguridad a los granjeros del país y mantenía un nivel asequible de precios para los consumidores. Además el gobierno solía organizar programas agrarios de ayuda, investigación tecnológica, cooperativas, etc.

Las políticas agrícolas neoliberales de los últimos 20 años (desinversión pública en el sector agrícola, disminución de los stokcs de seguridad públicos, sustitución de cultivos tradicionales por cultivos para la exportación y la reestructuración del mercado agrícola a favor de unas pocas multinacionales que controlan toda la cadena de producción y distribución, suministrando los insumos y acumulando los beneficios en la comercialización, …) han convertido el sector en un medio estructuralmente inseguro y por tanto propicio a los asaltos especulativos.

Cuatro multinacionales Cargill, Archer Daniels Midland (ADM),Bunge y la francesa Louis Dreyfus, controlan el 70 por ciento del comercio mundial de alimentos.

Se ha instaurado un supermercado agrícola global para consumidores sumisos, organizado por multinacionales en régimen de oligopolio como Cargill, Monsanto, ConAgra, Kroger CO y Archer Daniels Midland, que suministran los insumos y comercializan la producción hasta el mismo consumidor con la colaboración inestimable de Wall-Mart, Tesco o Carrefour. Controlando con sus lobbys la formulación de las normas de comercio que rigen el sistema alimentario, esas empresas están en una posición perfecta para convertir la escasez de alimentos en pingües beneficios y eso es lo que están haciendo. Hemos permitido que un minúsculo clan de ejecutivos de empresas decidan como se ha de alimentar toda la población del planeta.

Desregulación financiera y crisis alimentaria

La desregulación financiera ha generado la aparición de sofisticadas formas de especulación en los mercados de “commodities”

En 2000, La Commodity Futures Modernization Act desreguló el Mercado de materias primas en los EEUU permitiendo las operaciones over-the-counter (fuera de toda regulación o supervisión por parte cualquier agencia de control) abriendo el mercado de alimentos a cualquier tipo de inversores incluidos incluidos hedge funds, fondos de pensiones y bancos de negocios, sin ningún límite a sus posiciones.

Desde hace más de un siglo, los agricultores inventaron el mercado de futuros para protegerse contra el riesgo de las malas cosechas. Un agricultor en enero vende su cosecha (que recogerá en agosto) a un comerciante en agosto a un precio fijo (100 €), más bien barato. Si la cosecha en verano es buena sabe que va a perder algo de dinero, pero si la cosecha sale mal o se produce el hundimiento de los precios mundiales, el cobrará el precio pactado en enero. La regulación sólo permitía intervenir a las empresas con un interés directo en el sector.

En los años 1990, Goldman Sachs y otros presionaron para abolir la regulación que impedía su intervención. De repente, estos contratos se convirtieron en “derivados” que podían ser comprados y vendidos por agentes que no tenían nada que ver con la agricultura.

A partir de 2000 la legislación permitió el uso de acuerdos swap con el fin de poder tomar posiciones a largo plazo en índices de materias primas. Se trata de contratos a futuros que pueden prolongarse (roll over o peloteo) indefinidamente: (cuando se acerca el vencimiento del contrato se sustituye por otro, y así una y otra vez, de forma que se puede mantener una posición alcista indefinidamente. Así pues el contrato de venta de arroz a futuros se convierte (de la mano de la banca de negocios ) en un “producto financiero” más de la economía casino.

Los fondos en índices sobre el precio de determinados alimentos se negocian en el mercado sin adquirir nunca la propiedad de la mercancía en cuestión y el apalancamiento en las posiciones es enorme.

Así pues, a partir de 2000, el mercado de alimentos se convirtió en un mercado en el que la influencia de los fenómenos naturales cedía la batuta al enfermizo ánimo de los inversores.

Los fondos de inversión controlan en la actualidad entre el 50% y el 60% del trigo comercializado en estos mercados. La cifra de la inversión especulativa en “commodities” aumentó de 5.000 millones de dólares en el año 2000, a 175.000 millones de dólares en 2007.

Como en el caso de otros mercados financieros, el mercado de alimentos es proclive a las asimetrías de la información y al comportamiento en enjambre en el que las tendencias son iniciadas por un reducido número de grandes operadores.

Se estima que la demanda especulativa de futuros en commodities aumentó entre un 60% y un 80% desde 2008. En 2010 el fondo hetge Armajaro compró 240.000 tm (más del 7% de la producción mundial) de cacao consiguiendo disparar el precio en unos meses.

En la actualidad el mercado alimentario es un mercado especulativo desnaturalizado que lanza señales erróneas. El resultado es una enorme volatilidad en los precios que conlleva adversos efectos tanto para los cultivadores (excesos o reducciones de siembras desfasados con respecto a las necesidades reales) como para los consumidores sobre los que sólo se repercuten de inmediato las subidas.

Expansión monetaria y especulación

En 2010 el precio del maíz subió un 52%, el trigo un 49%, el café un 53%, el algodón un 119%, …, cobre, petróleo, gas, ….

Tipos de interés cercanos al cero y expansión desenfrenada de la oferta monetaria (helicópteros monetarios) han dejado a disposición de las compañías financieras enormes cantidades de fondos sin otra colocación rentable (la economía real no rinde) que no sea la especulación. Fondos Hedge, bancos de inversiones y fondos de pensiones están entrando a saco en el mercado de “commodities” de forma que los precios de los alimentos y la energía están superando los de la crisis global de 2007-2008, niveles que de seguro van a generar que millones de personas pasen hambre y se produzcan revueltas por doquier.

De la burbuja inmobiliaria y financiera a la burbuja alimentaria

Los tres mayores “dealers” en derivados sobre alimentos son Bank of América, Goldman Sachs y JP Morgan. Los mayores actores europeos en el negocio son Credit Suisse, Deutsche Bank, HSBC, Rabobank y UBS. Un billón de dólares inoculados desde Wall Street, Londres y Frankfurt.

Tras el descalabro de las hipotecas titulizadas, los derivados en commodities constituyen en la actualidad el principal negocio de la economía casino. La burbuja inmobiliaria y crediticia es ahora una burbuja alimentaria. Los bancos de negocios, diseñan contratos y productos, cobran suculentas comisiones como asesores e intermediarios, cobran intereses por el apalancamiento de sus clientes especuladores, (fondos hedge) … o negocian swaps por su propia cuenta organizando un rally en el que actúan como cabeza del enjambre. Son negocios en los que siempre ganan.

Así pues bancos de negocios y avispados inversores (muchos de ellos rescatados recientemente con fondos públicos) junto a grandes compañías alimentarias y petroleras sacarán pingües beneficios a costa de los agricultores y consumidores de la aldea global. Sin embargo las revueltas alimentarias pueden convertirse en revoluciones poco amables con los mercados y las multinacionales.

España y el FMI: 1959 vs 2011


España y el FMI: 1959 vs 2011

 

Plan C: “Vendan tierra, vendan la empresa de electricidad (…), vendan playas para que se desarrollen el turismo y la vivienda turística”


Alberto Ullastres (ministro franquista y del Opus): «La estabilización hay que hacerla en España desde el extranjero».

Así pues, nos ha tocado la china (nunca mejor dicho). Ni devaluación, ni rescate. Sucesivos agujeros en el cinturón y sin perspectiva alguna. Le llaman “devaluación interna”, una inexplorada senda hacia el Grial de la competitividad a base de reducir las condiciones de vida a niveles parecidos a los de nuestros formidables competidores chinos.


La eurozona debería haber aprendido las lecciones de la crisis de la deuda latinoamericana. Una crisis que estuvo a punto de hundir a la banca norteamericana y que sólo se resolvió vía quitas y reestructuraciones de la deuda. A finales de los 70 la abundancia de petrodólares se tradujo en una avalancha de préstamos sin apenas condiciones sobre el subcontinente americano (los préstamos se hacían “sindicados”: participaban varios bancos – en algunos casos hasta 500 – en cada sindicato con lo cual la sensación de seguridad “sindical” era la otra cara del descontrol de la avalancha en la que muchos de los bancos prestamistas no sabían muy bien a quien estaban prestando). Como en el caso actual, sobrevino una crisis y el pánico entre los inversores. En 1981 Paul Volcker subió los intereses en EEUU al 20%. La caída de México en 1981 sería el equivalente a la caída de Lehman Brothers. Entonces, como ahora, los bancos acreedores, con una exposición que doblaba su patrimonio neto, exigieron ajustes presupuestarios y rebajas salariales. Para América Latina sería la década pérdida. La pobreza y la miseria de naciones enteras a cambio del salvataje de la banca del vecino norteño orquestado por el staff del FMI.

España y el FMI 1.0. El Plan de Estabilización de 1959

Sustitución de importaciones. El INI

A principios de los años 50, la economía española seguía funcionando bajo los mismos parámetros que habían sido un lugar común durante la Gran Depresión y la 2ª G.M.: un modelo de desarrollo basado en una rígida política de sustitución de importaciones (autarquía) e industrialización basada en la iniciativa pública, el proteccionismo, los controles de precios internos y los controles de cambios, modelo cuyos orígenes habría que buscar en la economía de guerra prusiana durante al 1ª G.M.

El INI ( fundado en 1941 por Carrero Blanco, su director durante los 20 años siguientes fue J.A. Suanzes), inspirado en el IRI -Instituto per la Riconstruzione Industriale (1937) – de Musolini, constituiría el centro neurálgico de este modelo económico, dirigista, estatista (consideraba que la iniciativa privada no era suficiente para conseguir el crecimiento económico y debía ser tutelada) y opuesto al tradicional proteccionismo conservador corporativista privado de la época de la Restauración y de Primo de Rivera.

El INI centró su actuación en tres sectores claves: la electricidad, el hierro y los hidrocarburos; y tres secundarios: los transportes, la construcción naval y la automoción. Se pretendía la formación de un complejo industrial completo e integrado para alcanzar la autosuficiencia económica de España. El criterio base era la maximización de la producción que sería absorbida y financiada por un mercado español protegido. Los recursos financieros hasta 1957 procedieron directamente de los presupuestos del Estado o de la emisión de deuda garantizada por el Estado.

La política industrial se fundamentó alrededor de tres ejes.

a. La creación de empresas públicas.

b. El control de cambios, instrumentado a través del Instituto Español de Moneda Extranjera, (un sistema de cambios múltiples que dependía del ministerio de industria y no del Banco de España). Se trataba de que las escasas divisas obtenidas no se gastaran en importaciones superfluas y se dedicaran todas a los inputs necesarios para la industrialización.

c. La reglamentación de la empresa privada (leyes industriales de 1939-40)

Problemas del modelo

A medida que se ampliaba la base industrial era preciso importar más y más bienes de equipo, materias primas y productos energéticos; pero como la producción iba destinada en su gran mayoría al mercado cautivo interior, los medios de pago exterior (divisas) escaseaban. En 1957 las reservas de divisas estaban bajo mínimos.

La industrialización se financiaba en buena parte con aportaciones estatales y emisiones crecientes de deuda pública pignorable (que los bancos podían redescontar en el Banco de España) lo cual favorecía una expansión paralela del crédito privado. La economía había entrado en una espiral inflacionista.

El deterioro de la situación económica como consecuencia de estos desequilibrios, ponía en tela de juicio la continuidad del modelo. Además, el entorno económico europeo y mundial había entrado en una fase de fuerte crecimiento que dejaba boquiabiertos a los franquistas más recalcitrantes. Europa occidental había experimentado una rápida recuperación económica gracias al Plan Marshall, había superado las trabas a los intercambios comerciales e iniciaba el camino hacia la convergencia económica.

España había quedado fuera del proceso y se iba quedando también al margen de los organismos de cooperación e integración internacional que se iban constituyendo: Organización Europea de Cooperación Económica (OECE) en 1948, Unión Europea de Pagos (UEP) en 1950, Comunidad Europea del Carbón y el Acero (CECA) en 1951, y del Euratom y la Comunidad Económica Europea (CEE) en 1957.

La reintegración al redil

En 1957-59, España miraba hacia fuera en busca de ayuda financiera y desde fuera miraban hacia España donde se percibían buenas oportunidades de negocio.

De hecho, a partir de los acuerdos (bases militares) suscritos con Estados Unidos en 1953, España estaba entrado por la puerta de servicio en algunos organismos internacionales gracias al aval de su todopoderoso tutor. La estrategia, recomendada por los norteamericanos a otros amigos poco democráticos, consistía en la incorporación paulatina a organismos de carácter técnico que funcionaban como cabezas de puente indirecto para penetrar poco a poco en las principales instituciones internacionales a las que se pretendía acceder. Así, se propició la entrada en organismos de segundo orden, como la agricultura, la alimentación, los transportes o las relaciones culturales, preparando el terreno para situar la participación española en niveles más elevados.

La negociación del Plan de Estabilización

El Plan de Estabilización de 1959 no fue un “dictamen” del FMI sino el resultado de una larga negociación de tres años (reuniones en Madrid, París, Washington, Basilea, Nueva York, … ) en la que participaron técnicos de la OECE, del FMI, del Departamento del Tesoro y de la banca privada norteamericanos junto a un amplio elenco de economistas españoles, en un prolongado y complicado toma y daca, durante el cual se elaboraron profundos y documentados estudios sobre la situación real de la economía española.

Las medidas contenidas en el Plan fueron:

. Devaluación de la peseta (60 pesetas/$) y convertibilidad exterior de acuerdo con el FMI

. Desmantelamiento progresivo de los controles de divisas y eliminación de los sistemas de cambios múltiples.

. Los controles sobre el comercio exterior se deberían desmontar sustituyéndolos por un solo arancel.

. Estabilización financiera interior: Reducción del gasto público y congelación del sueldo de los funcionarios. Reducción del salario real. Subida de los tipos de interés

. Reducción del intervencionismo del Estado en la economía.

. Permiso a las inversiones extranjeras en España, excepto en industrias de guerra, de servicios públicos y de actividades relacionadas con la información

. Amnistía de 6 meses para repatriar capitales de españoles fugados al extranjero.

En apoyo del plan se contaría con la financiación del FMI, la OCEC, el gobierno de los EEUU (en total 175 millones de dólares) y los créditos de la banca privada norteamericana como reserva.

España después del Plan de Estabilización de 1959

El Plan de Estabilización provocó una brusca pero breve recesión. En el segundo semestre de 1960 se superaba la recesión y hasta 1973, la economía española experimentaría un crecimiento espectacular sólo superado por Japón. La rapidez de los efectos sorprendió incluso a los observadores de las organizaciones internacionales.

En 1959 la balanza de pagos registró un superávit de 81 millones de dólares. La inflación se redujo desde el 12,6 por ciento en 1958 hasta el 2,4 por ciento en 1960. La inversión directa exterior hizo aumentar la productividad de las industrias y el agro. Para el turismo, que ya despuntaba como el principal sector de exportación, la convertibilidad de una peseta devaluada significó el disparo de salida que en pocos años convertiría a España en lider mundial. Turismo y remesas de los emigrantes llenaron a rebosar los cofres del Banco de España con las tan ansiadas divisas.

Después del Plan de Estabilización, la economía española siguió siendo una economía protegida que negociaba según las circunstancias los niveles de “liberalización” que consideraba oportunos en cada caso.

España y el FMI 2.0. El pre-rescate de 2011

ATTAC: ¿Dónde se vota al FMI?

José Viñals, apoderado del FMI: “los mercados tienen tolerancia cero al cumplimiento de las políticas de déficit público” y, si no se alcanzan los objetivos, “van a castigar seriamente a esas economías”

John Rathbone“Existen fuertes similitudes entre la la crisis actual europea y la crisis de la deuda latinoamericana de 1981. En ambos casos se trata de deuda en una moneda sobre la cual el país deudor no tiene ningún control y en ambos casos hay una primera fase de crédito fácil y barato seguida de una recesión global. “


Negociación = Cero

A diferencia de 1959, nuestra segunda experiencia con el FMI está siendo vergonzosa. A finales de la década de los 50 España estaba acuciada por el agotamiento de su reserva de divisas y la inestabilidad de su modelo de desarrollo y sin embargo, negoció duro y tendido durante años porque tenía algo que ofrecer a cambio (base industrial, mercados, activos públicos, … ) y sabía que iba a obtener ventajas ciertas si negociaba bien.

El interlocutor de entonces no era un FMI reconvertido en cobrador del mazo de los mercados. Los negociadores españoles enfrentaban un organismo que aún velaba por el buen funcionamiento del sistema monetario internacional.

Nos permitieron una peseta convertible pero infravaluada con lo que ganamos en competitividad para remontar. A cambio se cedió algo en liberalización, reconversión y flexibilización y listo. España se subió al furgón de cola del tren de la bonanza económica general y al cabo de unos años ya era pasajero de segunda clase con aspiraciones a 1ª.

Ahora no hay negociación que valga. Los mercados, a través del FMI y la Comisión Europea, simplemente imponen sus draconianas condiciones (a menudo una simple llamada telefónica basta para anunciar un nuevo decreto ley al día siguiente). Los mismos “mercados” que hace unos años organizaron una burbuja inmobiliario-bancaria de órdago a base de hipotecas basura, una vez embolsados suculentos beneficios, exigen que sea el españolito de a pie quien pague los platos rotos de sus desmanes y su impericia financiera. No importa que haya un paro del 20% tras el “plan A”. Si los mercados aprietan, el tandem FMI-Comisión Europea ya tienen un “plan B” en la recámara (y por supuesto un plan C).

Un ajuste drástico, sin rescate

En mayo de 2010 se creó el Fondo Europeo de Estabilización Financiera para hacer frente a la eventualidad de una suspensión de pagos en Grecia. El Mecanismo se creó como algo provisional con una duración máxima de 3 años (en realidad se pretende hacerlo permanente vía reforma – por supuesto sin referendums ni votación parlamentaria- del Tratado de Lisboa). La dotación era de 0,44 billones de € (reforzados con la aportación del FMI de 0,31 billones de €).

El rescate implicaría que España entraría en el Mecanismo Europeo de Estabiliazación Financiera (EFSM) que, como en el caso irlandés, exigiría socializar las pérdidas de las entidades financieras (capitalizar con fondos públicos cualquier banco o caja zombie). A cambio, España recibiría una ayuda suficiente que le evitará el espectáculo de acudir a las subastas de deuda en taparrabos.

Pero en el caso de España, a diferencia de Islandia, Grecia o Irlanda, el “rescate” puede resultar muy peligroso para la Eurozona dada la magnitud de los fondos implicados. Así pues, lo que se impuso a los negociadores (sic) españoles fue simplemente que había que cumplir con las condiciones del rescate pero sin rescate. Se trataría de un plan de estabilización sin ayudas de ningún tipo.

El rescate de Irlanda (para el caso de Islandia ver: Islandia, crisis y revolución, en este mismo blog)

Los balances de los agresivos bancos irlandeses representan un 300% del PIB y fueron garantizados en su momento por el gobierno neoliberal. Irlanda es un país pequeño pero a la hora de evaluar el riesgo hay que multiplicar por 3.

Durante el rally que desencadenaron los mercados en primavera se creó la European Financial Stability Facility (EFST, 9 May 2010) para prestar al 6% a Irlanda a 5 años y evitar, de momento, la suspensión de pagos, un respiro a cambio de agravar aún más su enorme endeudamiento público.

Mientras, la Comisión y el FMI, diseñaron el rescate que en la práctica es un plan, a medida de los bancos acreedores, para garantizar que sea el sufrido contribuyente irlandés el que satisfaga las deudas contraídas por la banca zombie irlandesa con la banca de Europa occidental. Irlanda reconoce como públicas todas las deudas malas y recibe a cambio el préstamo del rescate con lo cual se libra, por un tiempo, de acudir a las cada vez más usureras subastas de los mercados.

El resultado: Irlanda, que sólo hacía 88 años que se había independizado de Inglaterra, cede su soberanía económica a la Comisión y al FMI. Se rescata a los ludópatas financieros y a los irlandeses, que los bomben. Emigración en masa, endeudamiento de hijos y nietos y bisnietos y estancamiento económico permanente.

Imposible devaluar

Las intervenciones del FMI en Grecia e Irlanda, son las primeras en la historia que no vienen acompañadas de una devaluación de la moneda local como prerrequisito de la recuperación. En realidad les importa un comino que Irlanda o Grecia se recuperen. Lo importante es que paguen; y punto.

Sin embargo, a diferencia del caso español, parece ser que tanto los irlandeses como los griegos o los islandeses, no tienen las tragaderas tan amplias para engullir semejantes desaguisados. Los islandeses sometieron a referéndum al FMI que salió trasquilado de las urnas. En Irlanda el Fine Gael centró su campaña en el repudio y la renegociación y Enda Kenny, el ganador de las elecciones, ya se ha apresurado a anunciar que “El rescate financiero es malo para Irlanda y malo para la UE

Salir del euro? rescatar a España?

Salir del euro implica que España, (o Italia o Portugal, o Bélgica, …) hoy teóricamente solventes en euros, dejarían de serlo a todas luces al tener que retornar euros (o su equivalente en francos, florines o marcos) a cambio de su antigua moneda devaluada. Salirse del euro para estos países significaría la suspensión inmediata de pagos con sólo anunciarlo.

Tampoco les interesa a los alemanes y holandeses salirse del euro. El crecimiento alemán se basa en sus exportaciones de bienes y servicios (50% del PIB), en su mayoría dirigidas a la Eurozona. Con un marco alemán revaluado frente a la peseta, el escudo, la lira o la libra irlandesa, y por supuesto el dólar, el yen o la libra británica, la caldera exportadora germánica literalmente implosionaría.

Entonces salvar al euro implicaría rescatar a España?

Pues no. España no puede ser rescatada fácilmente como en los casos de Grecia e Irlanda. Su endeudamiento publico y sobre todo privado (convirtiéndose rápidamente en público vía SIPs EPAs y FROB) es del orden del medio billón de euros y, en caso de pánico de los mercados, ningún fondo ad-hoc lo aguantaría. Si no se vuelve a la senda del crecimiento esta deuda (que no hace más que aumentar) se va haciendo más y más insolvente. Y España ya tiene muy poco con que responder (AENA, la lotería, el Prado, playas, ….). Décadas de liberalismo han liquidado (y malbaratado) prácticamente todo el patrimonio estatal heredado de la época del franquismo.

Así pues, nos ha tocado la china (nunca mejor dicho). Ni devaluación, ni rescate. Sucesivos agujeros en el cinturón y sin perspectiva alguna. Le llaman “devaluación interna”, una inexplorada senda hacia el Grial de la competitividad a base de reducir las condiciones de vida a niveles parecidos a los de nuestros formidables competidores chinos. Y mientras, nuestras grandes firmas del IBEX registrando beneficios sorprendentes o quizá no tan “sorprendentes”.

Más sobre el tema:
Lorenzo Delgado Gómez-Escalonüla: El ingreso de España en la
Organización Europea de Cooperación Económica

Esther M, Sánchez Sánchez: El auge del turismo europeo en la España de los años 60

España. Mitosis bancaria: banco bueno – banco malo


España. Mitosis bancaria: banco bueno – banco malo

 

Propuesta de los bancos e inmobiliarias españolas: “Crear una especie de congelador, donde se metan los peores activos inmobiliarios, fundamentalmente suelos, y que sea adquirido por el Estado.”


Que es un banco malo?

Se trata de una maniobra de ingeniería financiera para socializar las pérdidas financieras trasladando los activos tóxicos del balance de un banco a otra entidad – banco malo – sostenida con fondos públicos. Se presenta como una solución a la crisis bancaria dando por supuesto que el “banco bueno” resultante queda en condiciones de volver a ejercer como tal, mientras que el banco malo – sin la presión de la insolvencia a corto plazo – podrá recuperar parte del valor de los activos tóxicos vendiéndolos una vez superada la crisis.

Riesgo sistémico y banca zombie

La mayoría de las empresas no bancarias procuran mantener un Fondo de Maniobra positivo para mantener su solvencia a corto plazo (los activos a corto plazo superan sus pasivos a corto plazo). Los bancos tienen, por definición, un Fondo de Maniobra negativo, es decir, que si sus depositantes exigen la devolución de sus depósitos todos de golpe, el banco resultaría insolvente a corto plazo. De ahí el temor a un pánico bancario y al riesgo sistémico como el que se produjo en EEUU durante la Gran Depresión de los años 30, que barrió a miles de bancos sanos.

Para evitar una avalancha de este tipo se diseñó un sistema de garantías (Banco Central como prestamista de última instancia, Fondo de Garantía de Depósitos, …).

La desregulación financiera de las últimas décadas convirtió lo que era una garantía para el buen funcionamiento de las finanzas en un seguro para las manipulaciones financieras neoliberales. Burbuja tras burbuja, los participantes y actores principales siguen siendo siempre los mismos. Raramente se producen bajas. Los bancos, a diferencia del resto de negocios, no quiebran. Si la crisis perdura se convierten en bancos zombies, entubados al sistema de garantías, que no prestan y que esperan resucitar en una nueva burbuja.

Soluciones neoliberales: Bancos buenos y estados enfermos

Para devolver a la circulación a la banca zombie, el estado “compra” los activos tóxicos al falso precio que figura en sus balances. Los bancos se curan y el Estado enferma. Si usted no contrató una hipoteca antes de la crisis, la banca se las ha arreglado para colocarle una (de unos 20.000 € por habitante) a 30 años y sin necesidad de firma.

Esta socialización de pérdidas tiene dos variantes:

a) Se crea un “gran banco malo” que compra, en nombre del Estado, los activos tóxicos de todos los bancos (NAMA irlandés).

b) Mitosis bancaria neoliberal.


La normativa vigente permite al banco enfermo mantener en su Activo unos activos tóxicos (45) que si los hubiera de vender no sacaría más de 20. Si en lugar de 45 figuraran por 25, el banco precisaría de nuevas aportaciones de capital y/o más endeudamiento. Pero como nadie quiere comprar acciones ni arriesgarse a prestarle, el banco se dedica a atesorar y no presta a nadie. Es decir, no ejerce como banco. Se trata de un banco zombie.

Cada banco zombie se divide en dos. Un banco malo “compra” los activos tóxicos que pasan a formar parte de su Activo. En el Pasivo figura la deuda del dinero prestado por el estado para la compra y el capital, que puede ser del estado (todas las pérdidas las asume el Estado) o del banco bueno (los accionistas asumen una pequeña parte de las pérdidas). El banco bueno se queda con los activos.


Ahora el “banco bueno” tiene caja que prestar y posibilidades de ampliar su capital en el mercado (su ratio de capital es muy baja aun 10/105 = 1%). Los obligacionistas (que prestaron a la ligera al banco zombie) quedan asegurados y los accionistas ludópatas también.

Evolución posterior: Nada asegura que vuelva a prestar a los ciudadanos. Antes deberá aprovisionarse de capital. Mientras no lo consiga, los depositantes no pueden estar tranquilos puesto que la ratio de capitalización sigue siendo muy baja.


A medida que pasa el tiempo se multiplican los impagos y el banco malo se hace insolvente. Según los ponentes de esta solución, el “banco malo” intentará vender “paulatinamente” sus activos tóxicos para devolver el préstamo y las ayudas del Estado. Le llaman también “banco expiatorio” como si los pecados fueran de todos. En el caso español, como lo tóxico son inmuebles, su venta rebajaría su precio y dejaría a la mayor parte de la banca en pelotas. Si hay recuperación económica puede que el Estado recupere algo; sino la hay, lo más probable, la hipoteca queda a cargo de los contribuyentes indefinidamente.

Problemas de las soluciones neoliberales

Todos sus defensores no pueden dejar de soslayar que para que “funcionen” (no acaben en bancarrota del Estado benefactor) es necesaria una fuerte recuperación generalizada (una nueva burbuja) lo que no parece ser el caso.

Caven dos variantes monetarias

a) Si el Estado emite su propia moneda, la inyección monetaria se traducirá en una depreciación de su divisa y presiones inflacionarias (Suecia, EEUU). La depreciación aumentaría su competitividad exportadora.

b) Si el Banco Central no puede emitir su propia moneda, como en nuestro caso, significa que habrá de endeudarse para poder comprar los activos tóxicos. Si la mitosis bancaria se hace al principio de la crisis, cuando los niveles de endeudamiento no son preocupantes, se podría evitar el sobreendeudamiento y las malas cualificaciones por parte de las agencias de rating. Si se hace tarde, con una ratio deuda/PIB alta, el rescate a manos del FMI o/y una devaluación interna infernal hipotecará a más de una generación de contribuyentes.

Experiencias precedentes de bancos malos

EEUU

Son numerosos los experimentos precedentes de esta sofisticada ingeniería financiera. En los 80, el First City Nacional Bank de Houston creo un banco malo con la aportación pública de 1000 mill de $. El banco se recuperó pero volvería a las andadas unos años después. El Mellon Bank de Pittsburg experimentó otra mitosis a finales de los noventa.

Tras el crac de 2008 se planteó la creación de un banco malo en EEUU para rescatar a Wall Street. La ingeniería del rescate desestimó la idea dada la enorme magnitud de los balances requeridos. Se optó por diluir las transfusiones vía Fanni Mae y Freddy Mac (bancos hipotecarios nacionalizados que adquirieron los activos tóxicos) y la aseguradora AIG, sostenida con fondos públicos.

Suecia

En Suecia, la desreglamentación financiera de los 80 animó a los bancos a financiarse en el exterior y generó una burbuja inmobiliaria que afectó también a Noruega y Finlandia. La burbuja pinchó en 1990. Entre esta fecha y 1995 los precios de la vivienda cayeron un 25%. La moneda (corona escocesa) del país se tambaleó y forzó una subida de los tipos de interés del 500% para evitar una desbandada de los inversores internacionales. El desempleo pasó de menos del 3% en 1990 al 12 % en 1993. Varios bancos quebraron. El pánico bancario estaba a la vuelta de la esquina.

En septiembre de 1992 el estado sueco salió al rescate garantizando todos los depósitos y créditos a los 114 bancos del país pero exigió someterlos a una severa auditoria para evaluar sus pérdidas antes de acudir al fondo de rescate. El objetivo era que los inversores extranjeros siguieran prestando a los bancos suecos.

Las pérdidas declaradas por los 7 bancos más importantes equivalían al 12% del PIB. La morosidad se había elevado al 11%, cifra que superaba de largo los fondos propios de buena parte de los bancos. La auditoria demostró que el Gota y Nordebahken (los dos más importantes) eran insolventes por lo que fueron nacionalizados.

El estado creó dos grandes bancos malos, Securum y Retriva, que compraron los activos tóxicos (inmuebles, campos de golf en España, …) del resto de la banca sueca. Entre recapitalizaciones y adquisiciones de tóxicos, la factura se elevó a unos 11.700 mill. de dólares (unos 12.000 millones de euros actuales, es decir, más del 7% del PIB sueco.

España: FROB = 90.000 mill. €, de momento; FAAC = 30.000 mill. € ya gastados)

El saneamiento financiero permitió devaluar la corona sueca en un 30% con lo que se reactivó la economía vía exportaciones. En 1996 los bancos habían vuelto a prestar normalmente. Se retiraron las garantías estatales y los bancos malos consiguieron recuperar parte del dinero público del rescate en los años posteriores. Sin embargo, a principios del 2ª milenio, volvieron a las andadas con arriesgados préstamos – 90.000 mill.€, el 18% del PIB – que hincharon la burbuja inmobiliaria de los países bálticos.

El NAMA (National Asset Management Agency ), el banco malo irlandés

Irlanda está siguiendo el modelo sueco pero a lo bestia. En una pequeña economía (4,3 mill. de habitantes) el banco malo, NAMA pagará más de 90.000 millones de € a cambio de los activos tóxicos de la banca irlandesa (unos 18.000 €/persona). Los euros necesarios provendrán de las colocaciones de bonos emitidos por NAMA y garantizados por el Estado, en los mercados.

NAMA fue una entre otras medidas tomadas por el gobierno de Irlanda (deuda bancaria = 300% del PIB) tras el crac del 2008. Antes había garantizado todos los pasivos bancarios (depósitos y préstamos: 0.5 bill €), nacionalizado los quebrados Anglo-Irish Bank, AIB y Irish Nationwide, inyectado enormes sumas al resto de entidades vía fondo de pensiones (el fondo de pensiones irlandés ha adquirido las nuevas emisiones de acciones de los bancos). El resultado inmediato del banco malo ha sido el aumento de la deuda pública, el estímulo de la especulación, el subsiguiente rescate (85.000 mill. € al 5,8%) y la cesión del control de su economía al FMI.

La situación económica ha ido empeorando. El 24 de nov. de 2010 el gobierno irlandés aceptó las condiciones impuestas por el FMI: subida del IVA hasta el 23%, eliminación de 25.000 funcionarios, reducción de prestaciones sociales en 3.000 mill. €, subida del impuesto sobre la renta, utilización del fondo de pensiones para enjuagar la deuda bancaria, … cada familia de 4 miembros deberá 200.000 € de deuda pública en 2015. La juventud está abandonando Irlanda. Uno de cada tres jóvenes ya ha hecho las maletas.

La crisis hipotecaria y los desahucios se han mantenido a raya mediante ayudas estatales y financiación bancaria. Lo que viene es una avalancha de impagos y desahucios y caída en picado de los activos inmobiliarios a medida que discurre el tiempo y se acaba el dinero. Los mercados de CDSs están apostando por un default irlandés en 2105. (un 20% de los ingresos habrá que destinarlos a pagar intereses de la deuda)

Además, la laxa normativa que regula el NAMA ha generado fuertes suspicacias sobre su actuación (errática valoración de los activos adquiridos, opacas ventas de activos a precios infravalorados cuyos compradores los han revendido a precios superiores, …) y sus posibilidades de recuperación.

La mitosis bancaria llega a España

Una bomba de relojería:

Hasta el pasado verano el presidente del Banco de España se negó a contemplar esta posibilidad. La estrategia, hasta el momento, se basaba en negar que en España hubiera crisis financiera. Distorsionar los precios y engañar a los mercados. Las entidades se han dedicado a camuflar sus problemas dirigiendo todos sus recursos a alargar la vida de sus destartalados préstamos inmobiliarios. El estado ha garantizado todos los depósitos y avala las nuevas emisiones de deuda de las entidades.

Cuando finalmente quedó en evidencia que muchas entidades eran verdaderos zombies financieros – Caja Castilla la Mancha CCM, Caja Duero, Cajasur, Caja Cantabria, Caja Rioja, Caja España, Caja de Ahorros del Meditérraneo (CAM) Caixa Catalunya, …- , el Banco de España continuó con su estrategia intentando camuflarlas mezclándolas en los balances de entidades menos tocadas (fusiones frías con ayudas públicas). Del zombie Caixa Catalunya se ha pasado al zombie Catalunya Caixa y así por el estilo. Una retahíla de nombres y siglas para marear a los mercados (y, por supuesto, al contribuyente mientras se le van traspasando las pérdidas).

Pero los bancos y cajas siguen sin prestar y el colapso se hace evidente a medida que se acerca el vencimiento de la deuda exterior de las entidades. El endeudamiento exterior de nuestros bancos y cajas equivale a más del 54% del PIB (PIB =1 billón €). El 15% de esta deuda vence en junio de 2011, el 25% en 2012 y el 60% en 2013.

Finalmente, como en Irlanda, los mercados ya no tragan y exigen que se socialicen todas las pérdidas privadas.

¿Un NAMA hispano?

Según las estimaciones muy conservadoras del IESE, en España el coste de un banco malo tipo NAMA supondría un total de 100.000 millones, un 10% del PIB (un 20% del total de hipotecas). Como España está en Eurolandia, esto significaría colocar 0,1 billones de deuda pública adicionales en unos mercados que ya han forzado 3 rescates de PIGS.

Mejor una bomba racimo de bancos malos

Cuando en muchos casos aún no se había completado la fase de las fusiones frías, el FMI exige que se proceda de inmediato y sin delación posible a la socialización de las pérdidas financieras mediante múltiples “bancos malos”. La Caixa, Unicaja, Caja España-Duero, Novacaixagalicia, Bankia (SIP de Caja Madrid, Bancaja y otras cinco cajas; su banco malo – Banco Financiero y de Ahorros – cargará, el solito, con 53.000 mill de tóxicos), ya han anunciado, con sorprendente euforia, sus respectivos tandems “banco bueno – banco malo”. Bancos buenos dirigidos por los mismos elementos responsables de la crisis (y con las obligaciones de la banca extranjera en sus pasivos) y bancos malos cargados de activos inmobiliarios incobrables cuyos propietarios, vía FROB, vamos a ser los contribuyentes y que, por supuesto, no nos van a permitir dejarlos quebrar.

Bancos muy, pero que muy malos, puesto que las Cajas no tienen accionistas sobre los que repercutir parte del coste (como se hizo en Suecia, EEUU, Suiza, …), así que toda la penalización va a recaer en el contribuyente, pecador e hipotecado de por vida, propietario, sin quererlo ni beberlo, de una plétora de bancos “expiatorios”.

¡VIVA EL FROB!

Mitosis alternativa (propuesta por Hall-Woodward-Bulow)

En febrero-marzo de 2009, a propósito de los rescates financieros en EEUU, se abrió un sonado debate a cerca de las mitosis bancarias. Un puñado de economistas abogaron por una mitosis que minimizara la intervención estatal e hiciera recaer el coste del ajuste en los verdaderos responsables de la crisis: accionistas y obligacionistas ludópatas.


En esta solución, el banco bueno se queda con los activos normales. En el pasivo se queda con los depósitos. Además cuenta con el préstamo público que podrá devolver sin dificultad. La diferencia constituye su patrimonio neto.

Evolución posterior: Su situación está saneada y puede volver a prestar a los ciudadanos. Los depositantes pueden estar tranquilos puesto que el banco es totalmente solvente y su capitalización es 16/48 = 33%


El banco malo se queda con los activos tóxicos, pero incorpora a su activo el capital en el banco bueno (le interesa que el banco bueno funcione). Se queda las obligaciones (deudas a la banca extranjera) en su pasivo con lo que su capital (Patrimonio Neto) se queda igual (8) que en la situación de partida.

Evolución posterior: A medida que se deterioren sus activos tóxicos el banco malo se va haciendo más insolvente con lo que el capital desaparece (el coste recae en los accionistas, no en los contribuyentes). La insolvencia significa que habrá que reestructurar la deuda (reducir las obligaciones) y vender las acciones del banco bueno, con lo que el coste recae en los acreedores y no en los contribuyentes.

Información relacionada: Las cajas jubilan a la alta dirección sin desvelar las indemnizaciones

Navegador de artículos

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 190 seguidores