AQUI hay TOMATE

Para dar y tomar

El Pacto del Euro se olvida de las necesidades del ciudadano


El Pacto del Euro se olvida de las necesidades del ciudadano

El acuerdo impuesto por Angela Merkel evita fijar metas en la ampliación de la protección social para centrarse en los sacrificios y la austeridad

DANIEL BASTEIRO CORRESPONSAL 20/03/2011 08:00 Actualizado: 20/03/2011 11:48

Pocos días antes de llegar a una conclusión, los altos cargos que negociaron el Pacto por el Euro se dieron cuenta de que no había referencias a “su dimensión social”, según fuentes cercanas a la negociación.

El acuerdo logrado la semana pasada por la cumbre de líderes del euro resultó ser, tal y como se esperaba, una colección de deberes dictados por Alemania y suavizados por Francia para mejorar la competitividad y homogeneizar políticas económicas.

La lista incluye retrasar la edad de jubilación, eliminar limitaciones a la libre competencia, desligar la evolución de los salarios de los precios o prohibir el déficit por ley.

¿Dónde está la “dimensión social”, dónde se habla de reducir el paro? El texto que finalmente se aprobó contiene dos referencias de última hora: la intención de “respetar las tradiciones nacionales de diálogo social y relaciones laborales” y la inclusión de los sindicatos en el pacto a través de unos encuentros que ya se celebran regularmente.

El acuerdo de la UE no incluye ninguna medida para reducir el desempleo

Mientras que las medidas de austeridad y esfuerzo económico son explícitas y tienen plazo de cumplimiento, las que podrían mejorar la calidad de vida de los 330 millones de ciudadanos que usan el euro son inexistentes, denuncian numerosos expertos.

“El acuerdo sólo presta atención a la contención salarial y de la deuda ignorando que esta crisis es financiera y causada por los bancos”, denuncia Sony Kapoor, director del centro de estudios Redefine y asesor de varios Gobiernos sobre reformas financieras. “Los líderes debían haber mandado dos mensajes: que mañana será diferente”, asegura, en referencia a la superación de la crisis. “Pero también que el mañana será mejor”, lamenta.

La creencia de que la crisis ha hecho tocar techo al Estado del bienestar, de que las generaciones de europeos posteriores a la crisis se arriesgan por primera vez a sufrir una regresión de las conquistas sociales, cobra peso gracias a los silencios e inconcreciones del pacto.

Según Kapoor, un pacto “realmente social” debería centrarse en “ganar competitividad no a través de una simple rebaja en los salarios, sino de una mejora en la capacitación laboral para que el trabajo valga más” y se pueda competir con otras economías gracias a cerebros bien formados.

En ese sentido, el pacto pide “mejorar los sistemas educativos y fomentar el sector I+D+i”, pero el pasaje del texto no generó ningún debate en la zona euro al no llevar de la mano ningún objetivo específico. En febrero, el presidente español, José Luis Rodríguez Zapatero, barajó la posibilidad, pero advirtió de que “otras partidas de los presupuestos de todas las administraciones tendrían que reducirse” más.

“A lo mejor tenemos que hacer un pacto en España para lograr ese 3%”, reflexionó, en referencia al objetivo europeo en inversión en I+D+i, que no es vinculante.

La competitividad se ha basado en bajar salarios, no en mayor capacitación

Según Kapoor, cualquier reforma del modelo salarial que arriesgue el poder adquisitivo del trabajador es inconcebible sin “una lucha sin cuartel” contra la evasión fiscal de los que más cobran. Todo ello, advierte, tras poner en orden el sector financiero, que ha sido rescatado con dinero público, pero no ha visto la “refundación del capitalismo” prometida en 2008 por Nicolas Sarkozy.

El impuesto sobre las transacciones financieras, la regulación de las agencias de calificación de riesgos o las duras exigencias que destierren las prácticas peligrosas para el resto de la economía siguen siendo asignaturas pendientes.

La Fundación Primero de Mayo, un centro de estudios de CCOO, da prioridad, frente a la “enfermiza obsesión por los equilibrios macroeconómicos”, al “crecimiento y la creación de empleo”, según Ramón Baeza, director de Estudios Europeos, quien cree que estos elementos son un requisito previo imprescindible para salir de la crisis y hacer otras reformas, y no viceversa.

Progreso social

La mejora educativa y de la I+D+i se menciona sin objetivos concretos

Baeza lamenta que la zona euro plantee su pacto por la competitividad como un freno a los excesos del pasado, ya que las rentas salariales han aumentado muy por debajo del conjunto de rentas nacionales en las últimas tres décadas, según datos de la OCDE.

Ante vagas intenciones de la zona euro, el centro de estudios propone “una cláusula de progreso social en el derecho primario que asegure que los derechos fundamentales tienen primacía sobre las libertades económicas”.

Para el sindicalismo europeo es imprescindible pasar de las palabras a los hechos y poner en marcha una “armonización fiscal a escala europea”. Aunque los líderes europeos la mencionan en su acuerdo, sólo se aplicará a la base del impuesto de sociedades y, por el momento, no estudiará cómo recaudar a escala europea en otras áreas para gastar mejor.

Ni las medidas del pacto ni las propuestas desde otros ámbitos pretenden acelerar la salida de la crisis, sino aplicar políticas económicas parecidas para que, si se produce otra, se pueda luchar con las mismas armas contra problemas similares.

La principal amenaza presente y futura es el excesivo endeudamiento, contra el que se ha erigido un muro un poco más alto que el que fijabahasta ahora el Pacto de Estabilidad. Con la reducción del agujero en las cuentas públicas, una obligación que será incluida en cambios constitucionales o de grandes leyes, la moneda única pretende recuperar la credibilidad perdida en los mercados.

A las sanciones se le suma el control europeo del borrador de los presupuestos nacionales, antes incluso de que sean negociados por los parlamentos. Para referentes europeístas como Jacques Delors, antiguo presidente del Ejecutivo comunitario, es “lo más reaccionario que ha producido jamás la Comisión”.

Kapoor no ve lógica una reforma salarial sin perseguir la evasión fiscal

Según Alberto Montero, profesor de Economía Aplicada en la Universidad de Málaga, el rumbo que se enfila estrangula la capacidad de los Estados, con el gasto social como primera víctima.

“La crisis se ha utilizado como coartada” para “un sacrificio que se pregona colectivo pero que sólo se impone sobre los trabajadores”, dice. Mientras, señala Kapoor, los bancos disfrutan sabiendo que “para ellos, el mañana sí será mejor”.

About these ads

Navegación en la entrada única

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 190 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: