AQUI hay TOMATE

Para dar y tomar

El euro se arregla en 6 meses, España en una década


El euro se arregla en 6 meses, España en una década

Voy a dar un escenario triste a corto plazo pero optimista a largo plazo para el futuro de Europa y de España. Aquí hay dos temas, uno el descalabro del euro y otro el descalabro de España y los dos requieren una reinvención del sistema, ahora como verás, creo que reinventar el euro va a ser mucho más fácil que reinventar España.

En el caso del descalabro del euro creo que hay dos posibilidades, el abismo, la vuelta atrás con una Europa fragmentada y vuelta a las monedas antiguas y otra, una nueva Europa más unida y ordenada, con reglas claras.

Creo que la segunda es más probable simplemente porque estos días Alemania empezó a pagar tipos más altos que el Reino Unido, finalmente los alemanes se están dando cuenta que no son inmunes a la crisis porque la gente no quiere su deuda tampoco.

No la quiere, no porque sean malos deudores, sino porque la emiten en una moneda de un futuro incierto llamado el euro. Y en el momento que los políticos alemanes empiecen a pagar más por financiar su país y den menos servicios sociales por cada punto de interés que sube van a cambiar totalmente de opinión y abrazar al euro.

Como sabemos, los políticos que dejan de prestar servicios y generar empleo pierden sus trabajos. Pero al mismo tiempo, y esto es bueno, los alemanes van a insistir que la nueva Europa sea más alemana, que no haya un descontrol, y eso a la larga va a estar bien.

También van a crear un verdadero Banco Central Europeo, un “lender of last resort” que va a dar liquidez como el FED en USA, pero dentro de un sistema de reglas para controlar el nivel de endeudamiento público y privado de los países de la UE.

Así es que creo saldremos del descalabro del euro y España volverá a pagar el 2% por su deuda en 6 meses. Por eso creo que comprar deuda española ahora mismo, es una arriesgada pero probablemente fructífera inversión.

También opino que es absurdo que hoy en día la gente prefiera cobrar un  bajísimo interés de su banco a quien ha salvado el gobierno español y no compre bonos del gobierno que lo salva que pagan el 6% o más.  Esto no puede durar y creo que se solucionará.

Pero solucionado el tema de Europa como entidad y de las finanzas del euro, hay un tema mucho más complicado que es el descalabro de España.

Un país que tiene características únicas como un nivel de paro muchísimo más alto que inclusive sus problemáticos colegas del sur. Muchos españoles no se dan cuenta de lo poco competitivos que son la mayoría de los empleados, políticos y empresarios españoles.

No se dan cuenta porque en su gran mayoría nunca han vivido fuera de España, y no tienen otro punto de referencia. Se enfocan en las estrellas, que las hay, y no en la media, que es bajísima e incapaz de generar el empleo que este país necesita.

Yo, que paso un tercio del año en España y dos tercios entre el resto de Europa, Estados Unidos, Latinoamérica y Asia, veo que hay problemas españoles que son muy españoles, de cultura digamos, de educación o falta de la misma.

También aclaro que hay virtudes españolas que son muy españolas y que nos van a ayudar a salir de la crisis como el tema que los españoles son menos dados a creer en utopías y saben ajustarse el cinturón cuando hace falta. Son más realistas como votantes y ciudadanos. Zapatero era malo, Rajoy es mediocre, pero por lo menos no tuvimos a Berlusconi un criminal como presidente.

Pero uno de los defectos más grandes de la cultura española es su dificultad para producir excelencia y solo produciendo excelencia se puede salir adelante a largo plazo.

Podría dar muchos ejemplos, el más obvio es el de las universidades españolas que son increíblemente malas a nivel internacional, no aparecen en los rankings.   Somos la 12 economía del mundo y no tenemos nada que destacar salvo algunas universidades privadas como IE y IESE.

En las últimas décadas, no tenemos premios Nobeles de ciencia, descubrimientos importantes en ciencia comparados con Francia, Italia y Alemania. Tampoco tenemos casi tecnología ni vivimos de nuestra innovación. La falta de excelencia es un cáncer de toda la cultura hispana. Imagínate cómo serían nuestras vidas si desde mañana quisiéramos vivir solo con lo que se haya inventado en castellano.

¿Duele no? Pero es verdad, no tendríamos nada, viviríamos en las cavernas.

Hispanoamérica es parasitaria del resto del mundo en lo que a ciencia se refiere, especialmente del mundo anglosajón. Somos 500 millones de personas que vivimos de la excelencia producida por otras culturas y esto va a costar cambiarlo.

En España tenemos un pueblo que no está bien educado para competir en la globalización.  Nos econtramos con un porcentaje enorme de la población  preparado para dos industrias: la construcción y el turismo. Una de ellas, la construcción, ya se acabó. La otra genera empleos estacionales y mal pagados.

Creo que si uno estudia el paro en España puede concluir que casi todo el paro viene de una parte enorme de la población que fue educada para hacer algo relacionado con la construcción, una industria que ya no existe y que no volverá a existir nunca en la dimensión que existió.

Y para el turismo es una vergüenza realmente el mal nivel de inglés del pueblo español, que va desde el camarero hasta el mismo Rajoy que al no hablarlo no se entera de cómo es el mundo. En España hay como una soberbia de la ignorancia, es difícil de explicarlo a menos que no vivas en España o conozcas bien las culturas de la excelencia como la norteamericana, la inglesa, la francesa, la alemana, la escandinava y la japonesa.

Es como que querer ser muy bueno está mal visto, querer ser mejor que los demás, destacarse te hace un paria en este país.  Mejor no ser particular, como el patio de mi casa.

Cuando uno estudia los problemas de España, ve que solo una parte pequeña de la crisis tiene que ver con la crisis internacional, digamos un tercio del paro tiene que ver con eso.

El resto, el que nos lleva al 21%, tiene que ver con la falta de capacitación del español medio para saber hacer algo realmente útil y la falta de incentivos para que las empresas compensen los carencias educativas del estado ofreciendo una formación que realmente sea útil.

También el altísimo paro juvenil tiene que ver con el sistema de indemnizaciones que provoca que los jóvenes no tengan entrada ni al trabajo.

Tampoco tienen acceso a la vivienda que aún con la crisis sigue desbocada de precio, y no existen muchos incentivos para que baje más porque tantos ciudadanos están atrapados por sus hipotecas. Ser joven en España es triste, el poco empleo que hay lo tienen los viejos y no lo sueltan aunque lo hagan peor. Por eso los mejores se están yendo.

El problema de fondo en España, es decir la desconexión entre lo que su fuerza laboral sabe hacer y lo que el mercado global necesita, es un problema que va a durar una década por lo menos resolver, y es un problema que si alguien va a resolver es la empresa. Pero para que lo resuelva la empresa el gobierno se tiene que quitar del medio.

Hoy en día la gente padece del mileurismo en España, pero un mileurista es un dos mileurista expoliado por el gobierno que le quita más o menos la mitad de lo que este empleado le cuesta a la empresa entre cargas sociales, IRPF, IVA, impuesto a la gasolina, coches, etc.

Por supuesto el mileurista también recibe muchos servicios del gobierno, como salud y educación pero el gobierno ya tiene colmada su capacidad de cobrar impuestos y crear empleo. El déficit es enorme y hoy en día es más fácil para una empresa conseguir crédito que para el mismo gobierno en el que ya nadie confía.

En esta coyuntura no es que las empresas necesitan ayudas, lo que necesitan es que no las obliguen a ser creadores de empleo y agentes del estado de bienestar al mismo tiempo.

Que no tengan que pagar enormes cargas sociales por cada empleo que crean, que no les obliguen a pagar indemnización si las cosas van mal. Lo que las empresas necesitan es un gobierno que no las ahogue de cargas y obligaciones.

Un gobierno que se quite del medio, por lo menos en los casos de las empresas que aumentan su plantilla. En España es terrible ser emprendedor, ya he escritosobre el tema, puedes quedar arruinado de por vida, tu responsabilidad es ilimitada.

Lo único que se le compara es ser un hipotecado en España bajo las increíbles reglas pro banco que imperan aquí, bajos las cuales una persona no puede devolver su casa como única garantía de la hipoteca como en USA, sino que es esclava del banco toda la vida.

Algo que habría que cambiar ya mismo para darle movilidad al español hacia donde haya trabajo. Porque otro tema del paro en España es que es regional, bajo en el norte, altísimo en el sur.

Y sí, ya sé que en otros países también piden a la empresa ser agentes sociales, esto es el caso en los países escandinavos, pero ahí el gobierno les ofrece un pueblo más educado y ético y al mismo tiempo. Los mismos empresarios son mucho más educados y éticos que los españoles.

En España el problema de la mala educación y falta de ética es bastante generalizado: empresarios, políticos y trabajadores lo sufren. Es por eso que este país necesita reinventarse, cambiar y puede que con esta crisis empiece a lograrlo.

España vivió décadas de falso crecimiento, en parte porque el mismo sistema que se usa para medir el crecimiento del PIB cae en la falacia de considerar endeudamiento como crecimiento, pero esto se acabó y ante la crisis la gente se replantea el sistema y quiere mejorar.

Lo que hace falta en España es que el gobierno no penalice el empleo para dejar que las empresas contraten más y se arriesguen más.

Porque el que está metido en un lío enorme ahora no es tanto la empresa española como el gobierno español, y la que puede sacar al gobierno del desastre en el que se encuentra es la empresa, que hoy en día paga menos por sus deudas que el mismo estado soberano español.

El estado español hoy dia sobrevive de la caridad del Banco Central Europeo. Si no fuera por esta institución que compra la deuda española, España ahora mismo no tendría crédito ya que sus ciudadanos han perdido la confianza en su gobierno y no le dan sus ahorros.

Lo que yo espero es que el PP pueda liberar las fuerzas que saquen a este país de la ruina.  Fuerzas creativas, fuerzas que ayuden a construir un nuevo país.

Esto lo podría haber hecho el PSOE  pero el problema más grande del PSOE es que representa al status quo, representa a los que son más parte del problema que de la solución. Representa a la gran empresa, a los grandes bancos, a los funcionarios, a los sindicatos.

El PSOE tendría que representar a los que no tienen trabajo y quieren tenerlo, o a los que no tienen vivienda y quieren tenerla, pero en cambio representa a los que tienen trabajo y vivienda y quieren mantener sus privilegios y cerrarle las puertas a los demás.

Representa más a los que no quieren que el precio de la vivienda baje o que la productividad aumente y que seamos más competitivos y que más gente tenga casa y trabajo.

Representa a funcionarios que hagan lo que hagan no pueden ser despedidos, representa a trabajadores incompetentes que se escudan bajo el “despido improcedente” que siempre culpa al empresario.  En España un comercial que no cierra ningún contrato al mes en una fuerza comercial que cierra 10 contratos al mes no puede ser despedido por inútil.

Lo viví yo en Jazztel, esta persona, incapaz de vender igual cuando se la despide la culpa es del empresario. Esto no puede ser así. Tiene que haber una manera de suspender, como había en el colegio.

Tiene que haber una manera de promover al bueno y prescindir del que trabaja mal.  Tiene que haber una manera de cultivar la excelencia, competir en la globalización y ganar.

En España hay empleados increiblemente buenos. Lo vivo yo en Fon donde desde este país hemos creado la red WiFi más grande del mundo con un equipo admirable.  Pero construir una empresa en España es una lucha contra una sociedad y un gobierno que no entienden al emprendedor y no debería serlo.

Ahora mi caso.

Tengo 5 hijos que van desde pocos meses a 21 años. Mi hija mayor, que estudia en Columbia University y se recibe en unos meses, ya tiene varias ofertas de trabajo en Estados Unidos.

Pero está pensando en emprender. Pero lamentablemente ni se le ocurre emprender en España. ¿Para qué? Si puede emprender en USA o el Reino Unido, sus países favoritos para emprender, donde todo es más fácil y el reconocimiento mayor.

Y ese es el desafío del gobierno español, que la gente más educada de este país es la gente con más recursos apreciados en otros países, la que puede emigrar, que esa gente quiera construir, emprender y trabajar en España.

Yo vine a España e hice JazztelYa.com Fon aquí, pero mis días en España también parece que están contados. Los gobiernos de Irlanda y del Reino Unido se han puesto en campaña para ficharme y convencerme que me mude a sus países y lo están logrando.

Ellos tienen claro que la nueva carrera armamentista la gana no el que tiene más bombas atómicas, sino el que tiene más “emprendedores atómicos”, emprendedores con ideas que crean empleo. Que todo depende de una economía dinámica, creativa y fuerte.

Pero aquí, en este país que tanto quiero y donde crié a mis hijos mayores y ahora crío a los menores, recibo palos por ser exitoso, recibo demasiados “rico de mierda” para sentirme cómodo y por parte del gobierno no veo ningún esfuerzo, ninguna iniciativa para que me quede y haga crecer Fon y las nuevas empresas aquí.

En Irlanda y el Reino Unido los primer ministros se ocupan de recibir y escuchar a los emprendedores. A mi me convocaron tanto David Cameron como las autoridades irlandesas. Aquí Zapatero nos ignoró profundamente a todos los emprendedores.

Pero no es tanto su culpa. Zapatero veía que el español medio no entiende el rol de los emprendedores y empresarios. Que no los ve como lo que son, creadores de empleo, sino como ricos ladrones.

Resultado que Amancio Ortega, un héroe nacional, vive “prófugo”. Vive prófugo en su propio país. No aparece en ningún lado porque ser el hombre más rico de España no es un honor, es una vergüenza, aunque Zara sea una enorme fábrica de empleos.

Si Amancio fuera inglés sería Sir Amancio Ortega, sería querido y reconocido como lo son los empresarios ingleses o los norteamericanos.

Lo que Zapatero hace al maltratar a los que crean riqueza es responder a un público que no se da cuenta que el paro bajaría y el mileurismo bajaría si España tuviera muchísimos emprendedores compitiendo por sus habilidades. Si estuviera llena de “ricos de mierda”. Mientras seamos una sociedad que muerde  la mano que nos da de comer, pasaremos hambre.

Mientras seamos una sociedad en que los futuros Amancio Ortegas viven escondidos o emigran seremos los campeones del paro, que es lo que somos. Espero que el PP se de cuenta de esto y lo cambie.

El PSOE no lo vió y así estamos. Pero soy optimista porque soy un emprendedor y al final creo que no hay nada que esté tan mal en España que no se pueda arreglar con lo que está bien.

Y es que el pueblo español quiere y se merece algo mejor. Yo seguiré teniendo a España como referente para construir empresas y dependiendo de cómo vea evolucionar la situación estaré más o menos por esta parte del mundo a la que tanto quiero y a la que espero que finalmente se de cuenta de sus problemas y unida, se reinvente.

Sigue a Martin Varsavsky en Twitter: twitter.com/martinvars

Publicado en EspañaEuropa

Este artículo le recojo por parecerme

que dice algunas cosas interesantes

aunque ideológicamente disiento en

el enfoque general del mismo.

Para empezar pienso

que el empresariado español

deja mucho que desear

como recojo en este post que escribí en su día

 

Si España está como está, no es sólo por su banca sino también por la pobre calidad de su empresariado

Los empresarios, en España,

dejan mucho que desear a todos los niveles 

y si hoy en día andamos como andamos, es, en gran medida, 

por la precariedad y racanería

con que crearon empleos en la época de bonanza.

 

Su avidez por ganar dinero no tiene límites 

y no sería reprochable sino fuera 

porque tanto, les lleva a pagar bajos salarios 

en pésimas condiciones laborales con contratos precarios y temporales 

como a intentar defraudar a hacienda en todo lo que pueden.

 

España es uno de los países que mas billetes de 500 acumuló durante la crisis 

y hoy en día no se sabe donde fueron a parar. 

En su día, se dijo, 

que la mitad de esos billetes que circulaba por Europa se encontraban aquí.

 

Eso quiere decir que aquí se ganó mucho dinero, 

pero esa ganancia no ha repercutido 

ni en el estado, ni en los trabajadores

y mucho menos en los balances de los bancos.

 

Si esos patriotas de pacotilla, hubieran cumplido con su deber, 

estaríamos hoy en día en mejores condiciones para salir de esta crisis. 

No entienden como en Alemania por ejemplo, 

que mejores salarios dan lugar

a más consumo y por consiguiente más beneficios

y que el ofertar mejores condiciones de trabajo conlleva

tener a los mejores especialistas en tu empresa.

 

Pero su catadura moral es tan baja

que se contentan simplemente con tener más que el vecino.

No buscan crear empleo que repercuta de alguna manera en la sociedad, 

solo buscan el mayor beneficio

con la ley del mínimo esfuerzo en el menor tiempo posible 

y si se puede, sin ningún riesgo.

 

Y así pasa, que en cuanto un tipo de negocio tiene un cierto éxito 

empiezan a surgir por miles en toda España, 

con lo cual, siempre anda cojeando nuestra economía por no estar diversificada.

 

Y no solo esto,

sino que han permitido con la precariedad y racanería de sus empleos, 

que ya llevemos dos generaciones de jóvenes

que no sepan lo que es tener un trabajo digno 

y anden a salto de mata de la casa de sus padres a pisos compartidos.

 

Porque es evidente, que piensan que tienen que estar muy requetemal, 

para ponerse a trabajar en tan precarias condiciones.

 

Y aún hoy en día y a pesar de la dureza de la crisis,

todavía hay quién lo sigue pensando.

 

Pues aún así, creen que las condiciones de trabajo están sobrevaloradas.

 

Eso no lo decían

cuando había suculentos beneficios y faltaba mano de obra.


¿ Y qué hicieron? … En vez de emplear tanta ganancia

en mejorar las condiones laborables de su contratos

para que así pudieran los españoles acudir a sus ofertas de trabajo,

prefirieron pagar una miseria con contratos mas que precarios,

si es que los había, 

a cualquier extranjero que llamara a su puerta 

aunque tuviera menos papeles que una liebre de campo.

 

Como pueden ver, 

nuestro empresariado

no tiene nada que envidiar a los más reaccionarios del siglo XIX.


Y si por ellos, entre otras causas, nos vemos así, 

no esperéis, que nos ayuden ni mucho menos a salir de ésta,

a no ser, que les salga cuasi gratis o ” regalao” nuestro mantenimiento

About these ads

Single Post Navigation

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 186 seguidores

%d personas les gusta esto: