AQUI hay TOMATE

Para dar y tomar

Archivo para el día “diciembre 16, 2011”

OBLIGADA LECTURA La España que viene por la que se va


La España que viene (I): La desconfianza de los mercados es la solidaridad de los pueblos

Ángeles Diez*
Mariano Rajoy (derecha) celebra victoria electoral

Hemos solicitado a varios intelectuales españoles su opinión sobre la situación de su país luego de las elecciones en que triunfó el Partido Popular, encabezado por Mariano Rajoy. Hoy publicamos el primero de esos textos.

Tras las elecciones pocas cosas significativas cambiarán en España. En el debate que mantuvieron el candidato socialista, Alfredo P. Rubalcaba y el candidato popular, M. Rajoy, éste último se negaba constantemente a responder a la pregunta sobre qué recortes iba a hacer, cual era la reforma laboral o cuál sería su política económica.

En realidad, la pregunta de Rubalcaba era pura retórica electoral, todos sabían y saben en Europa y también en nuestro país cual va a ser la política económica de Rajoy de la misma forma que sabían cuál sería la política económica del PSOE en el caso, muy hipotético, de llegar a gobernar: aplicar el recién reformado artículo constitucional 135 que dice en su punto tres

Los créditos para satisfacer los intereses y el capital de la deuda pública de las Administraciones se entenderán siempre incluidos en el estado de gastos de sus presupuestos y su pago gozará de prioridad absoluta” .

Es decir, la prioridad absoluta de cualquier nuevo gobierno es “obligar” a pagar la deuda pública a sus ciudadanos.

Teniendo en cuenta que la deuda que hemos contraído es, esencialmente, el aval del Estado a la deuda privada de nuestro sistema financiero, no cabe duda de que la consigna es: desmantelamiento de todo el sistema público (educación, salud y gestión pública)

Tarea que ya comenzó el PSOE en sus anteriores gobiernos y que continuarán los nuevos gestores del mandato europeo.

En realidad, fue el Círculo de Empresarios quien presentó antes de las elecciones el programa electoral que los españoles íbamos a elegir en las urnas, independientemente de quien nos gobernara, se llamaba “Un programa de ajuste y crecimiento para la próxima legislatura”.

La decisión de quien gobernará España y con qué programa no se tomó el día 20 de noviembre en las urnas, se tomó en el Congreso de diputados el 27 de septiembre cuando el Congreso aprobó y el Rey sancionó la reforma del artículo 135.  Se trató de un golpe de Estado en toda regla, sin sangre, con nocturnidad y alevosía, dejando todo lo importante “atado y bien atado”.

La reforma constitucional implica asumir la “dictadura de los mercados”, esos seres ultraterrenales que siempre están nerviosos y desconfían de los Estados.

En la reforma se obliga constitucionalmente a subordinar toda política social al pago de la deuda, al mismo tiempo que se establece un límite para el déficit y la deuda pública “que sólo podrán superarse en caso de catástrofes naturales, recesión económica o situaciones de emergencia extraordinaria que escapen al control del Estado y perjudiquen considerablemente la situación financiera o la sostenibilidad económica o social del Estado, apreciadas por la mayoría absoluta de los miembros del Congreso de los Diputados”.

Es evidente que 5.000.000 millones de parados no son una catástrofe natural, que la salud y la educación pública no “perjudican considerablemente la situación financiera”, y que los 300 desahucios diarios de nuestro país no son una situación de emergencia extraordinaria.

Sin embargo, a pesar de este futuro político español tan bien atado y confiable gracias a una mayoría absoluta del PP que aleja toda duda sobre la debilidad del PSOE para aplicar la vara económica, los mercados, siguen sin confiar, la bolsa española no han dejado de caer y la calificación de la deuda sigue muy alta.

¿Qué es lo que genera tantas dudas si ha desaparecido la incertidumbre política?

Los españoles somos gente poco previsible.

De ahí que continúe la incertidumbre de los mercados. No está tan claro que vayamos a resignarnos a un plan de ajuste que hará desaparecer nuestros derechos básicos, derechos que  fueron conquistados con sangre.

A los mercados les preocupa los millones de votos perdidos por el PSOE, les preocupa las movilizaciones pacíficas que no han parado, el 15 M, las huelgas del sector educativo, las resistencias activas en la defensa de lo público.

A Europa le preocupa que el PP no haya obtenido ni el 1% de votos más que en el 2008, que casi un millón de personas no hayan ido a votar, que más de 300.000 hayan votado nulo, que más de 300.000 hayan votado en blanco,  que más de un millón y medio hayan votado por partidos que no han obtenido representación en el congreso.

Le preocupa a Europa que el PP consiguió sólo el 30% del voto del censo electoral, es decir, que de todos los españoles que podían votar el 70% no le votó.

Desconfían los mercados del sentido común de los españoles tan lejos de Europa y la economía, y tan cerca de la solidaridad y la rebelión. La desconfianza de los mercados es la esperanza de los pueblos.

*Ángeles Diez (Madrid, 1965) Doctora en Ciencias Políticas y Sociología por la Universidad Complutense de Madrid, donde ejerce como profesora titular. Miembro del AIRE Comunicación (Asociación de Educomunicadores).  Miembro del Consejo Editorial de la revista Pueblos.
Autora de numerosas investigaciones en el campo de las Ciencias Sociales y la Comunicación. Ha publicado más de una decena de libros sobre esos temas. Escribe sistemáticamente en numerosas revistas académicas de Europa y en sitios alternativos enInternet.

La España que viene (II): Se verá que lo escondía el voto del PP era el fascismo

Carlos Fernández Liria*
Mariano Rajoy en un mitin del Partido Popular en el 2005

Continuamos publicando opiniones de intelectuales españoles sobre la situación de ese país tras el resultado de las elecciones del 20 de noviembre.

Creo que tenemos por delante tiempos muy difíciles, muy duros, quizás terribles. Lo de menos es la victoria aplastante del Partido Popular.

Al fin y al cabo, aquí no gobierna el gobierno, ni legisla el parlamento. EsGoldman Sachs quien ahora pone y quita presidentes y quien dicta las leyes. Así ha sido con el PSOE y así seguirá siendo con el PP. Lo sombrío del resultado electoral es el potencial fascista de la población. ¿En qué piensa el votante del PP?

Yo creo que son personas que creen que si se huye hacia adelante en esta crisis económica, podrán salvar sus privilegios, en ocasiones muy modestos.

Y para ello están dispuestos a todo. Por ahora, a desmantelar todas las conquistas sociales  materializadas en lo que llamábamos el “estado del bienestar”. Pero, enseguida se verá que están dispuestos a mucho más.

Los mercados no se van a conformar con eso. Lo mismo que fueron insaciables en Latinoamérica, lo serán ahora que tienen a los países europeos atrapados en la trampa de la deuda. Y entonces se verá que lo escondía el voto del PP era el fascismo.

*CarlosFernández Liria (Zaragoza, 1959) Filósofo, escritor, guionista, ensayista y profesor de filosofía Profesor Titular de la Facultad de Filosofía de la Universidad Complutense de Madrid, en el Departamento de Metafísica y Teoría del conocimiento.
Durante los años ochenta trabajó como guionista televisivo, destacando su participación en el programa La bola de cristal.
Además de su labor docente como profesor de filosofía ha publicado varios libros de ensayo –difundidos en España y América Latina- sobre disciplinas como filosofía, antropología y política, además de colaborar en varias revistas y medios de comunicación como GaraPúblico, la revista Archipiélago, entre otros.

La España que viene (III): Es la España que se va (para dejar paso a las naciones oprimidas)

Carlo Frabetti*
Rubalcana y Rajoy, candidatos del PP-PSOE

Con esta opinión del escritor y matemático  Carlo Frabetti continuamos el dossier sobre los resultados electorales en España del pasado 20 de noviembre.

Se podría pensar ingenuamente que ha habido un fuerte ascenso de la derecha, pero no es así. Todo lo contrario: el PP ha obtenido más o menos el mismo apoyo electoral de siempre, pero el bloque PP-PSOE ha perdido cuatro millones de votos; solo los que siguen creyendo que el PSOE es un partido socialista pueden pensar (si es que piensan) que la izquierda ha sufrido un duro golpe.

Lo cierto es que IU (que tampoco es verdadera izquierda pero se acerca un poco más) ha subido espectacularmente, y que Amaiur -es decir, la izquierda abertzale- ha obtenido una victoria histórica. Algo se mueve: la España que viene es la España que se va (para dejar paso a las naciones oprimidas).

*Carlo Frabetti es italiano (Bolonia, 1945), pero vive en España y escribe habitualmente en castellano. Escritor y matemático, miembro de la Academia de Ciencias de Nueva York, ha publicado más de cuarenta libros, muchos de ellos para niños y jóvenes.
En 1998 ganó el Premio Jaén de Literatura Infantil y Juvenil con El gran juego (Alfagura, 1998).
Ha creado, escrito y/o dirigido numerosos programas de televisión, como La Bola de Cristal, El Duende del Globo, Ni a Tontas ni a Locas y Tendencias, y ha estrenado varias obras de teatro.
Ha creado y dirige las colecciones de divulgación científica para niños y jóvenes “El Juego de la Ciencia” y “La Aventura de la Ciencia” (Ediciones Oniro).
También ha publicado numerosas  obras para adultos –de ficción y ernsayo- que como las infantiles han sido traducidas a numerosos idiomas.
Es presidente de la Asociación Contra la Tortura y miembro fundador de la Alianza de Intelectuales Antiimperialistas.

http://lapupilainsomne.wordpress.com

Artículos relacionados:

De OBLIGADA LECTURA Contra la política de austeridad, auditorias de las deudas públicas


Contra la política de austeridad, auditorias de las deudas públicas

Xavier Caño Tamayo (CCS)

Recortes presupuestarios, restricciones sociales, menor protección social, peor atención sanitaria, peor educación, rebaja de salarios, despidos, precariedad… Todo por la deuda.

En Europa, pagar la deuda y sus intereses se ha convertido en terreno sagrado. Con tremendos costes sociales. De nada ha servido introducir en las constituciones que pagar la deuda es prioritario para cualquier gobierno.

Ni tampoco imponer planes de austeridad con recortes de gasto público para que los gobiernos tengan liquidez para pagar sus deudas y las de bancos privados. El poder financiero quiere más. Nunca tiene bastante.

Los “mercados”, capitaneados por Goldman Sachs y con la ayuda torticera de las agencias de rating, atacan el euro y a la Unión Europea. Como dicen en las películas de gangsters, no es nada personal; solo son negocios.

Enormes beneficios para los especuladores de la deuda. Y sube la prima de riesgo de la eurozona, incluso la de Francia.
Hasta Alemania ve como aumentan los intereses a pagar por sus bonos. La deuda deviene hidra de siete cabezas que amenaza con dejar muy mal parada a Europa. Y, de rebote, llevar al mundo a una crisis económica crónica.

¿Qué diablos pasa con la deuda? Preguntémonos qué tipo de deudas son las que alimentan ese baile de los malditos en Europa. Porque evidentemente no todas las deudas son aceptables; las hay ilegítimas u odiosas.

En derecho internacional, ilegítima u odiosa es la deuda pública contraída contra los intereses de la ciudadanía. Aquella cuyos fondos se emplean para fines inaceptables, como adquirir medios y armas para reprimir a la población.

O contraída para fines muy discutibles, como comprar navíos de guerra, submarinos, cazabombarderos y helicópteros de combate.
Eso ha hecho el gobierno griego comprando armamento a Francia y Alemania, cuando su deuda ya era enorme. Deudas ilegítimas, contraídas a espaldas de la ciudadanía, contra sus derechos, deteriorando o destruyendo el medio ambiente. Esas deudas no se pagan. Y antes, auditarlas.

Una auditoría de la deuda debe analizar el contexto social del país que contrae la deuda; averiguar quien la firmó, para qué es el préstamo, cómo han evolucionado los tipos de interés, qué supone el pago de la deuda en el PIB, si ha habido condiciones para conceder el préstamo (como exigir privatizaciones de empresas y servicios públicos)… Así se averigua si la deuda es legítima o no.

Las auditorías no son nuevas. Empezaron en los ochenta del siglo XX, cuando la deuda ahogaba a países de África y América Latina. Y con las auditorías, la respuesta política.

En 2002, Argentina dejó de pagar su deuda contra toda regla y costumbre. Los “expertos” le auguraron todo tipo de males, sin embargo, no pagar la deuda fue clave para la recuperación del país.

Entre 2007 y 2008, el gobierno de Ecuador presidido por Rafael Correa, tras una rigurosa auditoría, canceló deudas ilegítimas contraídas por entidades públicas con bancos privados.
Se ahorraron 300 millones de dólares, que se utilizaron para mejorar la sanidad pública, la educación y crear puestos de trabajo.
En noviembre de 2008, Ecuador decidió suspender el reembolso de deuda que vencía en 2012 y 2030, porque la auditoría de la deuda concluyó que era eminentemente especulativa y fuente de pérdida de capacidad soberana del estado.

En Asia, a finales de los noventa, mientras Tailandia e Indonesia se hundían estranguladas por sus deudas y agravada la situación económica por la austeridad impuesta por el FMI, Malasia ignoró olímpicamente las recetas neoliberales de austeridad y sorteó con fortuna la crisis que destrozaba a sus vecinos.

Ante el fracaso de las políticas neoliberales austeras impuestas para pagar la deuda, en Grecia, intelectuales, parlamentarios, y organizaciones ciudadanas han creado una plataforma por la auditoría de la deuda. En Francia, asociaciones y organizaciones sociales y ciudadanas se preparan para auditar la deuda.

En Túnez y en Irlanda, las organizaciones ciudadanas trabajan en esa misma línea.
En España, ATTAC y otras entidades cívicas reivindican no reconocer ni pagar deuda alguna de la eurozona y hacer una auditoría de todas esas deudas nacionales para determinar su legitimidad y actuar en consecuencia.

Las auditorías de la deuda, y anularla cuando sea el caso, son un derecho democrático tan esencial como el derecho a la información. Son medios de participación ciudadana, de aportación de transparencia y de control democrático de la conducta de los poderes públicos. Por fortuna, ante la cronificación de la crisis, crece el movimiento europeo por la auditoria de las deudas.

Xavier Caño Tamayo es periodista y escritor.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

PUBLICADO POR ARGENPRESS EN 17:26:00 

Las paradojas que dejó la guerra de Irak


Las paradojas que dejó la guerra de Irak

Abel Samir (especial para ARGENPRESS.info)

En este mes de diciembre de 2011 las tropas norteamericanas hacen abandono del territorio de Irak. Un país que estuvo unido bajo la férrea mano del dictador Sadam Hussein.

Era un país en que una minoría de la población (de religión musulmana sunita) gobernaba el país sobre la mayoría chiita y sobre la etnia curda a través del partido oficial Baas, que se autodeclaraba socialista, pero que no tenía nada de socialista, sino todo lo contrario, los iraquíes de ese partido eran por sobre todo partidarios de un sistema capitalista, aunque ciertos sectores de la economía permanecían en manos del Estado, por lo que podría habérsele denominado “capitalismo de Estado”.
El partido Baas fue disuelto, muchos de sus jefes fueron muertos o apresados y todavía hay muchos de ellos en la cárcel. Sadam fue ejecutado y con eso desaparecía un capítulo de la historia de ese país.

Si bien es cierto, las fuerzas norteamericanas destruyeron a las fuerzas iraquíes del Baas, las fuerzas chiitas se afirmaron y podría asegurar que se solidificaron. Hoy son los chiitas los que gobiernan mayoritariamente. Incluso el primer ministro Maliki es chiita y, por esa razón, mantiene excelentes relaciones con el gobierno de Irán.

Por más que los norteamericanos se esforzaron en disminuir la influencia de Irán, no lo lograron. Incluso en un momento, USA se volcó hacia los sunitas, a los ex miembros del Baas y a ciertas milicias que los habían estado combatiendo en busca de una colaboración y entendimiento para de esa forma limitar el poder de los chiitas y de Al-Kaeda en Irak.

USA se va y deja un vacío de poder y de influencia política. Su geopolítica no salió ganadora, ni siquiera su economía que se resintió enormemente con el gasto producido por más de 140.000 soldados que estuvieron ocupando ese país.

No hay duda que gran parte del déficit fiscal de USA se debe al enorme gasto de todo tipo que significó tener un enorme ejército, en esa zona tan lejana del territorio norteamericano.
Si bien es cierto, puede afirmarse que USA ganó la guerra convencional, no pudo destrozar a las milicias ni sunitas ni chiitas que surgieron y que combatieron en algunas ocasiones a los invasores norteamericanos.
También la invasión norteamericana permitió el surgimiento de Al-Kaeda, que aunque golpeada por todos, ha logrado mantenerse y puede ser más adelante un problema serio para el actual gobierno.

El vacío geopolítico que deja USA lo llena ahora Irán. Irán que en el pasado tuvo que enfrentar una terrible guerra contra ese país apoyado indirectamente por USA, guerra que se debió más que nada a los apetitos de grandeza de Sadam.

Irán que ha sabido mantener en jaque la política de grandeza de los sionistas y de los reyes y sátrapas sunitas, en especial el rey de Arabia Saudita, que conforme a los documentos denunciados por Wikileaks habría manifestado a USA la necesidad de que se destruya las instalaciones nucleares de Irán, y no se ha pronunciado en contra de las instalaciones nucleares de Israel y sus armas atómicas; también
Irán ha sabido mantener en jaque a otras monarquías como la del rey de Jordania y de los otros Estados menores de la región.
Además, según la revista Times existiría un acuerdo secreto entre Arabia Saudita e Israel para permitir el paso de aviones israelíes por el espacio aéreo de Arabia Saudita en caso de que Israel ataque a Irán.
Esta noticia parece tener visos de realidad por cuanto no Arabia Saudita ni Israel se han dado el trabajo de hacer un desmentido. La actitud desleal del monarca saudita se debe a la defensa de sus intereses personales más que nada y al temor de una potencia emergente como es Irán.

Y en verdad, no se ve que Irán constituya una amenaza para los gobiernos con mayorías sunitas, aunque en Siria juegue hoy un rol equivocado, aunque estaría en concordancia con la necesidad de la unión con el gobierno de Assad para reforzar a Irán y estrechar lazos con los de Hizbolla en Líbano, también aliados de Irán y enemigos declarados de Israel.

Aunque el premier iraquí, Nuri al-Maliki ha manifestado que Irak tiene las puertas abiertas a los inversores norteamericanos, no ha podido ocultar la simpatía que tiene por el gobierno iraní y lo que es más lógico, que también las puertas de Irak están abiertas a las empresas y capitales iraníes, aunque todavía no lo digan expresa-mente.

No me cabe ninguna duda que USA pierde una gran parte de su influencia geoestratégica en esta parte del mundo y que es Irán la que sale ganadora. USA decrece y por el contrario crece la influencia de Irán. Y eso preocupa también a Israel.

Un Irán demasiado desarro-llado no sólo económicamente, sino también científicamente, y con una mayor influencia política en la región, es algo muy preocupante para los israelitas sionistas.
Sobre todo, que Hamás en Gaza, es sostenida económicamente por Irán, aún y a pesar de las diferencias religiosas que existen entre ambos.

Poco a poco, como ya lo había manifestado hace un par de años, Irán va surgiendo como un polo de atracción a los gobiernos y los pueblos de la región. Y nada menos que un polo de atracción fuerte, con una economía que sería óptima si no fuese por las sanciones implementadas por USA e Israel a través de la ONU.

Ahora bien, me pregunto la razón por la que USA no quiso quedarse en esta zona y a lo menos encuentro tres razones:

1.El pueblo iraquí, mayoritariamente, no desea que los nortea-mericanos se queden en Irak.

Si bien es cierto, la guerra los libró de Sadam, esa guerra le costó, según cifras de ellos mismos, cerca de un millón de vidas humanas y muchos cientos de miles que se fueron del país a vivir como refugiados.
Según la revista The Lancet las bajas de iraquíes ya en 2006 ascendían a 650.000 individuos, de los cuales nada menos que 600.000 habrían sido producto de la violencia.
La relativa prosperidad que tenía el país se arruinó con la llegada de esta guerra e invasión. Una gran mayoría quedó sin trabajo y sin ingresos, lo que produjo un efecto negativo hacia la OTAN y, en especial, hacia los norteamericanos.
El apoyo de USA a Israel es cuestionado por casi toda la sociedad iraquí y de allí que surgen grupos extremos que han colaborado con Al-Kaeda. Grupos que están ocultos y que pueden accionar contra los norteamericanos apenas éstos se debiliten.
Grupos que han visto al gobierno de Maliki como un gobierno yanacona de los yanquis, aunque realmente así no sea.
Entre las cosas que molesta a los iraquíes es la terrible destrucción de edificios, carreteras, y de la infraestructura en general. Junto a estas molestias está la falta de electricidad, agua potable y medicinas.

2.La otra razón es la económica. USA tiene una economía desas-trosa y un gran déficit fiscal.

El economista Martin Feldstein, pro-fesor de economía de la Universidad de Harvard dice: “Reciente-mente la economía estadounidense se ha desacelerado de forma espectacular y la probabilidad de que haya otra contracción económica aumenta con cada nueva serie de datos.
Este es un cambio brusco con respecto a la situación que existía al final del año pasado –y representa el regreso al ritmo muy lento de expansión desde que empezó la recuperación en el verano de 2009.
Durante los primeros tres trimestres de 2010 el crecimiento económico de los Estados Unidos no sólo fue lento, sino que también se caracterizó principalmente por la acumulación de existencias y no por las ventas al consumidor u otro tipo de ventas finales.
En el último trimestre de 2010 se dio un cambio positivo: el gasto de consumo aumentó a una tasa anual del 4%, lo que fue suficiente para aumentar el PIB real total en 3.1% del tercer trimestre al cuarto.
La economía parecía haberse librado de su dependencia de la acumulación de existencias.” Todo parecía que iba por buen camino, pero luego se mostró la verdadera cara de la situación general de la economía norteamericana.
Como el mismo Martin Feldstein lo señala más adelante, lo que parecía ser una recuperación de la economía fue solo una ilusión, ya que se crearon pocos empleos y la cesantía se elevó al 9,1% de la fuerza laboral.
Y agrega que en este año 2011, “El programa de estímulo fiscal aprobado en 2009 está llegando a su fin, y el gasto de estímulo ha disminuido de 400 mil millones de dólares en 2010 a apenas 137 mil millones este año.
Además, se están llevando a cabo negociaciones para recortar más el gasto y aumentar los impuestos a fin de reducir los déficits fiscales previstos para 2011 y los años siguientes.” Como nunca antes los pobres han aumentado en USA.
Las cifras muestran una realidad lamentable: el 21% de los niños en USA viven bajo el umbral de la pobreza. Cerca de 49 millones de estadounidenses viven en situación de pobreza, que ya en 2010 marcaba un aumento del 1% con respecto al año anterior.
Una cantidad enorme de ciudadanos muere anualmente por enfermedades que son curables con un servicio médico normal, pero son gente que no tienen suficientes ingresos para pagar seguros que se haga cargo de sus gastos médicos y los esfuerzos de Obama para lograr paliar esto se ha enfrentado a la negativa rotunda del Partido Republicano y a gente dentro de sus misma colectividad.
Y para qué hablar del enorme déficit fiscal. En realidad se barajan cifras astronómicas superiores 200 billones de dólares y tal vez sea mucho más. En estas condiciones USA no puede seguir manteniendo una fuerza militar importante en Irak, sobre todo que, ya tiene en Afganistán otra fuerza enorme que consume el erario nacional.
La campaña militar en Irak le ha costado a USA un billón de dólares, 4.500 muertos, muchos miles de heridos, de los cuales una gran parte han quedado lisiados de por vida.

3.La última razón que se da, tiene que ver con la negativa de USA de someter a sus soldados a los tribunales internacionales que velan por los derechos humanos.

El gobierno de Maliki ha puesto como condición que los soldados que cometan crímenes contra la población civil y contra los prisioneros de guerra, sean juzgados por los tribunales iraquíes y el gobierno norteamericano lo ha rechazado.
Esta es una política que la ha mantenido los últimos tres gobiernos de USA. Se creía que en Irak iba a quedar una fuerza norteamericana de unos 3000 hombres, una brigada, pero como pudo haber un acuerdo sobre la inmunidad de los norte-americanos, esa fuerza ya no estará a final de este año 2011.
Todos recordamos los escándalos producidos por las torturas en la prisión de Abu Graib, mostrada en fotografías escandalosas, sin ningún tipo de tapujos. Una moral repugnante de los soldados y de los mercenarios norteamericanos. Y eso lo tiene bien pre-sente cada iraquí, sea sunita o chiita.

La retirada de Irak es lo que Obama había prometido a un pueblo norteamericano despolitizado o, más bien dicho, muy politizado hacia la derecha, que ahora se pregunta si en realidad valía o no la pena de meterse en una guerra que no ha traído beneficios a USA, aunque algunas empresas norteamericanas cuyos dueños están relacionados con Bush ganen muchos fajos de dinero en ese país.

Aunque Maliki quería que un contingente de soldados nortea-mericanos quedase en Irak, esta proposición no es compartida por individuos de su misma etnia y entidad religiosa como el clérigo Moq-tada al-Sadr.

Éste clérigo siempre estuvo contra los norteamericanos y su milicia ha participado en varios combates contra ellos, entre las cuales destaca la batalla por Faluya. Batalla que duró más de una semana.

La guerra de Irak, ¿éxito o fracaso?

Esta es una pregunta que se la hacen muchos. Y desde distintos ángulos. Mirado desde Israel, esa guerra, por un lado fue beneficiosa para ellos, porque destruyó el poderoso ejército, aunque anticuado, que tenía Sadam y que podía ser una amenaza para Israel si es que se produce otra guerra árabe/israelí.

Desde el punto de vista geo-político, para USA lo que parecía ser un beneficio, hoy se percibe que es prácticamente nulo. La influencia geopolítica de USA ha dismi-nuido, en cambio ha aumentado la de Irán.
Y eso es bastante perjudicial para Israel. No olvidemos que el régimen iraní, es enemigo de Israel por doctrina. Y jamás podrá haber un acercamiento, sino todo lo contrario y eso lo comprende perfectamente el gobernante del Estado israelita. Y el acercamiento Irak-Irán es un golpe fuerte a los intereses de ambos: de USA e Israel.

Lo que parece ser un éxito, especialmente en el plano militar de la guerra convencional, es un fracaso geopolítico y un fracaso económico. El enorme gasto que generó esta guerra no ha sido compensado por el crecimiento de la industria de guerra, y eso se comprueba por el aumento de la cesantía de USA y la amenaza de una recesión de la economía.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

PUBLICADO POR ARGENPRESS EN 19:03:00 

De OBLIGADÍSIMA LECTURA Los dictadores de Occidente


Los dictadores de Occidente

Robert Fisk

Debido a que debo escribir desde la región que produce más frases hechas por metro cuadrado que cualquier otro tema, quizá debería hacer una pausa antes de lamentarme por toda la basura y estupideces que he leído sobre la crisis financiera mundial.

Pero voy a abrir fuego. Opino que los reportes sobre el colapso han caído más bajo que nunca, al grado de que ni la información de Medio Oriente se difunde con la clara obediencia que se rinde a las mismas instituciones y a los expertos de Harvard que colaboraron para crear este desastre criminal mundial.

Iniciemos con la llamada primavera árabe, que es en sí una grotesca distorsión verbal de lo que en realidad es un despertar árabe-musulmán que está sacudiendo a Medio Oriente; y los sucios paralelismos que se establecen entre estos movimientos y las protestas sociales en las capitales occidentales.

Se nos ha engañado con los reportes de los pobres y los que no tienen que han tomado una página del libro de la primavera árabe, sobre la forma en que fueron derrocados los regímenes de Egipto, Túnez y, hasta cierto punto, Libia, y de cómo esto inspiró a estadunidenses, canadienses, británicos, españoles y griegos a manifestarse masivamente. Pero todo esto es absurdo.

La verdadera comparación ha sido inventada por los periodistas occidentales, siempre ansiosos por exaltar las rebeliones contra los dictadores árabes mientras ignoran las protestas contra los gobiernos democráticos de Occidente. Siempre desesperados por sacar de contexto las manifestaciones para sugerir que simplemente se deben a una moda originada en el mundo árabe. La verdad es algo distinta.

Lo que llevó a decenas de miles de árabes a las calles, y que después se volvieron millones en las capitales de Medio Oriente, fue la demanda de dignidad y la negativa a aceptar a las dictaduras de familias locales que son, de hecho, dueñas de estos países.

Los Mubarak, los Ben Alí, los Kadafi, los reyes y emires del golfo y Jordania, y los Assad, todos ellos creían tener derecho de propiedad sobre naciones enteras. Egipto pertenecía a Mubarak Inc., Túnez a Bel Alí Inc. (y a la familia Traboulsi), Libia a Kadafi Inc. Los mártires de las dictaduras murieron para constatar que sus países pertenecían a los pueblos.

Este es el verdadero paralelismo con Occidente. Ciertamente los movimientos de protesta son contra las grandes corporaciones, en una causa perfectamente justificada, y contra los gobiernos.

Lo que han descubierto los manifestantes, de manera algo tardía, es que durante décadas han sido engañados por democracias fraudulentas, que votan abnegadamente por partidos políticos que, después de triunfar en las urnas, entregan el mandato democrático y el poder popular a bancos, comerciantes y agencias calificadoras, todas ellas respaldadas por un coto de negligentes y deshonestos expertos de las más costosas universidades estadunidenses y think-tanks, que mantienen la ficción de que existe una crisis globalizada, en vez de una treta masiva contra los electores.

Los bancos y agencias calificadoras se han vuelto los dictadores de Occidente. Igual que los Mubarak y los Ben Alí, los bancos creyeron –y siguen creyendo– que son dueños de sus países.

Las elecciones que les han dado poder, gracias a la cobardía y complicidad de los gobiernos, se vuelven tan falsas como los comicios en los que los árabes eran obligados a participar, década tras década, para ungir como gobernantes a los propietarios de sus países.

Goldman Sachs y el Banco Real de Escocia son los Mubarak y Ben Alí de Estados Unidos y Gran Bretaña, que devoraron la riqueza de los pueblos mediante tramposas recompensas y bonos para sus jefes sin escrúpulos a una dimensión infinitamente más rapaz que la pudieron imaginar los codiciosos dictadores árabes.

No fue necesario, aunque me fue útil, ver el programa Inside Job de Charles Ferguson transmitido esta semana por la BBC para demostrarme que las agencias calificadoras y los bancos estadunidenses son intercambiables, que el personal de ambas instituciones se mueve sin trámites entre las agencias, los bancos y el gobierno de Estados Unidos.

Los mismos muchachos calificadores (casi siempre varones, claro) que calificaron con triple A préstamos devaluados y sus derivados en Estados Unidos ahora atacan a zarpazos a los pueblos de Europa –mediante su venenosa influencia en los mercados– y los amenazan con disminuir o retirar las mismas calificaciones a naciones europeas, que alguna vez otorgaron a criminales, antes del colapso financiero estadunidense.

Siempre he creído que los argumentos mesurados tienden a ganar las discusiones. Pero perdónenme, ¿quiénes son estas criaturas cuyas agencias calificadoras ahora espantan más a Francia de lo que Rommel lo hizo en 1940?

¿Por qué no me lo dicen mis colegas periodistas en Wall Street?

¿Por qué la BBC, CNN y –ay, Dios– hasta Al Jazeera, tratan a estas comunidades criminales como incuestionables instituciones de poder?

¿Por qué nadie investiga, como ha comenzado a hacerlo Inside Job, estos escandalosos tratos sucios?

Todo esto me recuerda la manera igualmente cobarde en que los reporteros estadunidenses cubren Medio Oriente, la forma tenebrosa en que siempre evitan hacer críticas directas a Israel, siempre bajo el poder de un ejército de cabildos pro Likud que explican a los televidentes que la labor de paz de Estados Unidos en el conflicto israelí-palestino merece nuestra confianza; y por qué los buenos son losmoderados y los malos son los terroristas.

Al menos los árabes han empezado a ignorar estas tonterías. Pero cuando los que protestan contra Wall Street hagan lo mismo, se convertirán en anarquistasterroristas sociales en las calles de Estados Unidos que exigen que los Bernanke y Gethner enfrenten un juicio como al que se ha sometido a Hosni Mubarak.

Nosotros, en Occidente, hemos creado a nuestros propios dictadores, pero a diferencia de los árabes los volvimos intocables.

El primer ministro de Irlanda, Enda Kenny, informó solemnemente a sus compatriotas esta semana que ellos no son responsables de la crisis en la que se encuentran. Ellos ya lo sabían, desde luego.

¿Por qué no les dijo de quién es la culpa? ¿No va siendo hora de que él y los otros primeros ministros europeos nos lo digan, y también de que los reporteros nos lo informen?

© The Independent Traducción: Gabriela Fonseca (Tomado de La Jornada)

MUY RECOMENDABLE ¿Debería España salir del euro? Aclarando dudas


¿Debería España salir del euro? Aclarando dudas (II)

 

 

El viernes de la semana pasada publiqué un artículo en el que a la pregunta de más arriba contestaba con “Cuanto antes, es tarde”. A continuación paso a contestar los muchos comentarios que ha suscitado, buena parte de ellos planteando dudas sobre su conveniencia.

 

 

Lo primero de todo es señalar mi coincidencia con quienes piensan que lo mejor sería “cambiar las cosas desde dentro del euro” (caso de Miguel Otero, de ATTAC España http://www.attac.tv/altermedia/2011/12/2495 ).

Pero, como eso no es así, como no se están acometiendo en la Eurozona los cambios en profundidad que afecten a la actual estructura que sustenta al sistema financiero y monetario, es por lo que apuesto por la ruptura, e intentarlo al margen. España no sería el primer ni el último estado de la Unión Europea (sí, dentro de la UE, pero fuera de la Eurozona) que funcionaría con su moneda propia.

Una cosa muy importante: lo relevante no es tanto la moneda en sí, como el conjunto de reglas que hay detrás y el correspondiente margen de maniobra que ello permite a los gobiernos para enfrentar crisis como la que nos ocupa.

Otra cosa más. Los cambios que requiere la implantación de una nueva moneda son complejos, y requerirían un análisis profundo y exhaustivo para preparar todo un conjunto de regulaciones que eviten distorsiones y males mayores.

Regulaciones que en los últimos años hemos desterrado a favor de la liberalización y de los magnates de las finanzas. Las mismas que ahora debemos recuperar porque son imprescindibles para ordenar nuestra convivencia garantizando valores como la justicia y la dignidad.

Anónimo

Uno de los comentarios dejados en mi blog, firmado por Juan Manuel, afirma que “Volver a la peseta sería la solución si fuéramos autosuficientes en recursos, pero con la enorme dependencia que tenemos del petróleo,…”.

Mi reflexión va de la mano, también, de introducir cambios radicales en el metabolismo energético de nuestras sociedades. Seguir devorando petróleo al ritmo actual es un crimen contra la humanidad.

Su encarecimiento por la reducción de su producción, por vaivenes especulativos y/o por la hipotética depreciación de la nueva peseta, bien mirado sería una bendición si arrastrara tras de sí políticas serias de apoyo a energías alternativas de generación y distribución descentralizada, que confieran mayor independencia y autonomía a la ciudadanía respecto a las multinacionales energéticas.

 

BloggerOtro comentario, en este caso de Antonio, señala que leyó en El País lo siguiente: “Con todo, el bloqueo de depósitos o la restricción para disponer de fondos sería una broma infantil comparada con el efecto devastador que tendría la desaparición del euro y la conversión obligatoria de nuestros ahorros a pesetas (…) los depósitos y las deudas pasarían a denominarse automáticamente en pesetas pero con una pérdida general de valor.

Los últimos informes de UBS y Citigroup estiman que una reintroducción del dracma, la peseta o la lira conllevarían una devaluación de entre el 40% y el 60%, es decir, que de golpe los depositantes perderían en torno la mitad de sus ahorros.”

Mi opinión es que con argumentos como este se pretende meter más miedo en el cuerpo a la ciudadanía, para paralizarla y que asuma dócil y acríticamente medidas pensadas para seguir enriqueciendo a los causantes de todo este desaguisado.

Todo depende de cómo las autoridades monetarias gestionen la transición del euro a la peseta. Si se decide retornar a la peseta al cambio por el que en su día se introdujo el euro (1 euro = 166,386 pts), todos los ahorros de la gente se consignarían en la nueva peseta. Hasta ahí, ningún sobresalto.

Si a partir de ese momento la peseta comienza a depreciarse, lo que se produciría sería una pérdida de valor de los ahorros en la medida que nuestra capacidad de compra en el extranjero sería menor. Pero la capacidad de compra dentro de España no tendría porqué verse erosionada, si la inflación interna no experimenta subidas por encima de la revalorización de los salarios o de las rentas del capital (los tipos de interés con que se remuneran las cuentas de ahorro).

Debe quedar claro que esa depreciación de los ahorros en un 40% sólo actuaría en el caso de aquellas personas que desarrollan sus actividades de consumo (muchas veces de carácter elitista y de lujo) principalmente en el extranjero, que ahora verían como sus ahorros les permitiría adquirir menos bienes de esta naturaleza.

Y también afectaría negativamente a todos/as aquellos/as que se dedican al “antisocial” negocio de la especulación financiera, cambiando unas divisas por otras sólo para conseguir grandes ganancias sin desarrollar ninguna actividad productiva real.

Éstos últimos son quienes ya están tomando posiciones, colocando su dinero en otras divisas distintas del euro, y desprendiéndose de la deuda pública soberana nominada en euros, con lo que fuerzan a la baja el precio de la deuda en los mercados secundarios y por lo tanto aumentan la rentabilidad de la misma, obligando a pagar mayores tipos de interés por las nuevas emisiones (prima de riesgo).

Actuando así empujan más hacia el abismo a las economías periféricas de la zona euro. ¿Hay que tener consideración hacia los intereses de este tipo de personas cuando nos planteamos abandonar el euro?.

Un comentario Anónimo afirma que “el “post” es muy bonito pero utópico… Continuo sin ver cómo salir del euro puede ayudar (…) ¿No podemos hacer eso “estando” en el euro?”

En el mismo sentido, mi amigo y compañero Ángel afirma “La única pega que le veo es que las políticas que propones, técnicamente se podrían llevar a cabo desde la Unión Europea, si quisiesen. Otra cosa es si quieren o no. Es decir, no solo son factibles saliendo del euro y encerrándonos en España. Es más, ¿saliéndonos del euro garantiza que todo eso se va a hacer? Yo no lo tengo claro.

Vuelvo a señalar que seguir en el euro, según los acuerdos del Consejo Europeo, implica continuar atados de pies y manos para romper el círculo vicioso

de aumento de la carga de la deuda,

empeoramiento de condiciones laborales,

reducción de salarios,

caída de la actividad económica,

reducción de ingresos impositivos y consolidación fiscal por el lado de los gastos,

lo que nos condena a la regresión y subdesarrollo de las políticas sociales.

 

Mi compañero Fernando del Amo, de ATTAC Toledo, expone los siguientes argumentos.  Es cierto que la situación actual y del futuro es muy grave, pero esto no implica que si saliéramos del euro estaríamos mejor (…) Pero devaluar tiene efectos negativos (…):

- Como sabemos España es un país endeudado hasta las cejas. Es cierto que la mayor parte de la deuda es privada, de las entidades bancarias, empresas promotoras inmobiliarias, familias y además la deuda pública. Toda la deuda está en euros y pagarla en pesetas nos saldría mucho más cara.

- De acuerdo que saldrían capitales a mansalva especulativos (¿es que en el casino hay otros?). La salida de capitales y su cambio por divisas haría bajar aún más el valor de la peseta. La solución sería aumentar los tipos de interés, también como medio de frenar la inflación. Subir los tipos de interés sería una ruina para la masa de hipotecados con tipos de interés variable”.

 

En cuanto a los dos argumentos anteriores de Fernando, mencionar lo siguiente.

Respecto a que hay que devolver la deuda en euros, eso sólo sería en el caso de la deuda pública y privada concertada en los mercados internacionales, pero no tendría que ser así para la deuda adquirida por residentes de un país o los préstamos pedidos por las familias a las entidades financieras nacionales, en cuyo caso se convertiría en pesetas.

Además, ello podría ir de la mano de una quita de la deuda (reducción de su monto consensuado o no con los acreedores) y de una auditoría de la deuda para que los verdaderos beneficiados por la misma (las entidades financieras rescatadas) sean quienes la paguen en última instancia.

Por otro lado, habría que evitar la salida de capitales estableciendo restricciones a su libre movimiento, y no sería preciso subir los tipos de interés hasta en tanto no se percibieran tensiones inflacionistas con origen en un exceso de demanda, lo cual no es probable que ocurra en tanto no se salga de la recesión.

También habría que establecer mecanismos para que los tipos de interés de préstamos hipotecarios no quedaran expuestos a alzas excesivas de los tipos de interés.

En este sentido, podría explorarse la posibilidad de reinstaurar un banco público de crédito hipotecario que refinanciara en mejores condiciones aquellos préstamos imposibles de asumir por las familias ante circunstancias sobrevenidas asociadas a la crisis.

 

Fernando del Amo también apunta que “De acuerdo en que necesitamos vivir de otra manera, reducir nuestro nivel de derroche, de consumismo y que el decrecimiento y el buen vivir son objetivos hacia los que encaminarse, pero empobrecer de forma rápida y traumática a la gente no significa ir hacia un decrecimiento”.

Desde mi punto de vista, entrar en una senda de decrecimiento no tiene porqué empobrecer a la mayor parte de la población.

Se trata de avanzar hacia una nueva manera de vivir, desmercantilizando en parte la satisfacción de las necesidades básicas, y por tanto, liberando a las personas del endeudamiento de por vida. S

e trata de un cambio de modelo en su conjunto, de sus valores y objetivos, y comenzar por lo relativo a una nueva ética monetaria y financiera es un paso adelante en esta dirección.

El dinero cumple la función social de facilitar la actividad económica que en última instancia permite a la gente vivir mejor. Su gestión no puede seguir dejándose en manos de banqueros y especuladores sin escrúpulos.

 

Mi compañera Carmen, de ATTAC Madrid, escribe “Sólo hay un detalle de tu manifiesto, no menor, que no respaldo; si yo tuviera que decidir esta salida ni por lo más remoto dejaría que se fueran los capitales”.

De acuerdo.

Pero si algunos con anterioridad ya hubieran salido al barruntar el retorno a la peseta o simplemente por haber cambiado sus posiciones de euros a otras divisas (ante el temor de depreciación del euro), no permitiría después su entrada para culminar su jugada especulativa al aprovecharse de la variación del tipo de cambio.

En el nuevo escenario, la financiación de la economía real (empresas productivas y familias) no quedaría en manos de bancos privados, sino de bancos públicos y cooperativas de crédito pegadas al territorio.

 

Mi buen amigo Jaime Royo, de Alatoz, en la Tierra de Jorquera y Ves, apunta “Salir del euro (…) doblaría la carga financiera al Estado, particulares y empresas. El choque podría ser brutal y entonces lo peor, ocurriría con adelanto”.

Efectivamente, salir del euro supondría algún que otro contratiempo, pero continuar dentro de él, con las imposiciones que acaba de señalar el Consejo Europeo, no tiene porqué ser una opción mejor.

Lo de la carga financiera pienso que también es discutible, pues una banca pública y cooperativa adecuadamente fomentada haría saltar el actual monopolio de los grandes bancos.

Ya se que todo esto es muy difícil de instrumentar conforme está el patio, pero ¿quién iba a imaginar hace un año que el propio Rajoy pediría al BCE que comprara deuda masiva y directamente a los Estados en apuros y no en los mercados secundarios?. Pues ya lo ha hecho.

 

Las medidas que hoy nos parecen imposibles de aplicar, serán más factibles de llevarse a cabo cuando empeore la situación, con el agravante de que conforme pasa el tiempo sin actuar de manera contundente nos acercamos más al colapso.

Gregorio López Sanz es profesor de la Facultad de Ciencias Económicas y Empresariales (UCLM-Albacete) y Miembro de ATTAC-Albacete

http://gregoriolopezsanz.blogspot.com/

¿Fin de la Historia o fin del Capitalismo?


 

16-12-2011

 

¿Fin de la Historia o fin del Capitalismo?
Cuando en 1992 Francis Fukuyama publicó su famoso libro El fin de la Historia y el último hombre, no fueron pocos los entusiasmados que cantaron victoria y lanzaron campanas al vuelo; y no fue para menos: el proyecto de construcción del socialismo soviético y de Europa Oriental se había venido abajo.
Aquel primer intento de construir lo que los clásicos llamaron “sistema cualitativamente superior”, llamado a sustituir al agonizante capitalismo, que había comenzado con la expropiación de los medios de producción en posesión de la clase dominante por parte del valeroso pueblo ruso en 8un proceso revolucionario que comenzó el 7 de noviembre de 1917, vio su dramático final a comienzos de la última década del siglo XX, solo 73 años después.

¿Pero realmente el derrumbe del modelo euro-soviético significa el fin de la historia? ¿Tienen razón los teóricos burgueses que ponderan el carácter eterno del capitalismo? Un vistazo a los últimos 20 años de una era post-soviética pone en duda tales afirmaciones.

Un mundo unipolar donde prevaleció una sola superpotencia hegemónica, por demás imperialista, que se erigió ¿triunfadora? de esa lucha de contrarios, como lo llamó Marx, fue el panorama reinante durante toda la década de 90 y el inicio del recién nacido tercer milenio.

Sin embargo, no es posible afirmar que durante este período de gloria para los capitalistas, ebrios de satisfacción, hayan desaparecido totalmente los proyectos de construir el nuevo modo de producción más justo.

Cuatro países persistieron, por necesidad o convicción (o ambas inclusive), en su empeño, a pesar de los pesares, de seguir adelante en la construcción de la nueva sociedad. No había vivido la izquierda mundial peores momentos.

Muchos dentro de sus filas sucumbieron al desánimo provocado por el aparente fracaso de un lado y la feroz campaña triunfalista del capitalismo por el otro y decidieron bajar los brazos, lo cual se muestra en el hecho de que ejemplares de las obras de los clásicos fueron lanzados a la basura.
En Miami el sector más reaccionario de la comunidad cubana preparó sus maletas para un regreso triunfante a una Cuba “post – comunista” que, según su lógica, sucumbiría sin el apoyo de sus principales y casi únicos socios comerciales y volvería a ser el paraíso de oligarcas y gángsteres que verían vía libre a su acumulación de riquezas y recuperarían las propiedades nacionalizadas y abandonadas al principio del proceso revolucionario.

Pero, como dijo Fidel: “Nada podrá detener la marcha de la Historia”. La insostenibilidad de la sociedad capitalista, las acentuadas diferencias sociales y más de 30 años de políticas neoliberales han acentuado las contradicciones inherentes del sistema y el viejo capitalismo se haya en un callejón sin salida.

Si en la década de 1950 la acción conjunta del estado y los monopolios provocaron un crecimiento económico acelerado, sobre todo en la etapa de post-guerra, y si a partir de 1973 las políticas neoliberales de privatización y no intervención estatal permitieron también un crecimiento, a un ritmo no muy acelerado, de las economías que lo aplicaron hasta principios de la década de 1990, actualmente el régimen mundial se encuentra en un callejón sin salida que hace presagiar su fin inevitable.

La deformación que padece el capitalismo en su fase monopolista, provoca que cada vez los ciclos económicos sean más cortos y las crisis se sucedan cada vez con más frecuencia y profundidad.

Una economía que depende del capital ficticio para su crecimiento, donde la obtención de riquezas no radica en la producción de bienes de consumo, premisa enunciada por Marx como única fuente posible de creación de plusvalía, sino en la mera especulación, en el acto de manipular mercados con el fin de comprar barato para luego vender caro, no puede gozar de buena salud y presenta enormes deformidades en su estructura que solo podrán ser superadas con la sustitución de un modo de producción por otro.

El neoliberalismo, esa doctrina, engendro de laboratorio surgido en la Universidad de Chicago, gracias a cerebros como el de Milton Friedman, que pondera las virtudes del libre mercado, la privatización desmedida de toda la economía y la no intervención del estado en esos asuntos, parece haberse agotado irremediablemente.

A pesar de esto se intenta salvar al capitalismo europeo con recortes sociales y políticas neoliberales, o sea, resolver una crisis neoliberal con más neoliberalismo ¿Ha probado usted apagar un fuego arrojándole gasolina?

Si el capitalismo monopolista de estado fracasó en su momento por haberse agotado las posibilidades reales de estabilidad económica y también lo hizo el neoliberalismo; o sea, si el estado dentro de la economía y fuera de esta fracasó en ambas formas ¿qué camino seguir para salvar al viejo régimen? La respuesta es sencilla: ¡Ninguno! Cuando la solución no es posible hallarla dentro del propio sistema hay que buscarla, inexorablemente, fuera de él.

Cierto es que la clase obrera mundial no ha asumido el papel protagónico que le corresponde, debido, en parte, al escepticismo existente a causa el derrumbe de la URSS y el campo socialista provocado por una incorrecta implementación del modelo político y no por la carencia de validez de la teoría marxista leninista sobre la que se sustentó. Pero no es menos cierto que al capitalismo neoliberal está totalmente agotado.

Si en el pasado esta misma clase obrera pudo ser sobornada por la gran burguesía que les vendió un puñado de acciones en las propias empresas donde laboraban, utilizando muy convenientemente en beneficio del gran capital el precepto marxista y socialista de que el obrero al participar en el proceso productivo debe sentirse propietario de los medios de producción para que redunde en estímulo y crear la falsa ilusión de la no existencia de clases sociales dentro del capitalismo moderno, actualmente, ante la situación imperante es muy difícil que el proletariado se contente con semejantes dádivas, cuando no basta con sentirse propietario para quedar inmune a la enfermedad reinante.

No es casual el movimiento hacia la izquierda que se ha venido dando, primero en América Latina con los triunfos de movimientos populares que han ascendido al poder; el primero de todos en 1998 con la victoria de Hugo Chávez en Venezuela, más tarde Evo Morales en Bolivia, Daniel Ortega en Nicaragua y Rafael Correa en Ecuador, entre otros, y actualmente en países capitalistas con sonadas protestas en varios de la UE, en Chile y hasta en el mismo corazón de los Estados Unidos, ante el empeoramiento de la situación socioeconómica de las clases bajas.

Y es que las masas populares están despertando, se han sentido engañadas y robadas por las clases dominantes y sienten que su presente es intolerable y su futuro negro.

Por sí o por no, varios han optado por romper con el viejo capitalismo y construir una sociedad mejor.

Podrá llamársele Revolución Bolivariana o Sandinista,Socialismo del Siglo XXI o Revolución Ciudadana, lo cierto es que el mundo transita, inobjetablemente, hacia una sociedad de trabajadores, donde el interés de la clase obrera sea primordial y dominante basado en una verdadera democracia en que el poder real lo posea el proletariado, pero siempre apuntando hacia el futuro de la humanidad en bien de las mayorías y, en un final, de todos los individuos.
Y esta transformación no deberá ser ajena a los postulados enunciados por los clásicos del marxismo y, por tanto, deberá realizarse de acuerdo con lo enunciado por Marx, Engels, Lenin, Fidel y el Che en cuanto a la metodología para la construcción de la nueva sociedad y formación del hombre nuevo, por supuesto, de acuerdo con las condiciones históricas, políticas, económicas y sociales de cada momento y lugar.
Pero esto no será posible sin que la clase obrera decida, de una vez y para siempre, asumir el papel histórico que le corresponde y erigirse en protagonista del cambio.
Dijo Lenin que no nos podemos sentar a mirar pasar el cadáver del capitalismo, porque de por sí solo no morirá. Las condiciones subjetivas se deben ir creando en mismo proceso revolucionario para fructificar cuando se llega a una situación revolucionaria.

Por eso, al cabo de 20 años sería conveniente preguntarle al señor Fukuyama si cuando escribió sobre el fin de la historia, en realidad se refería solo al fin de la historia del capitalismo.

*Licenciado en Economía y profesor de Economía Política de la Universidad “Máximo Gómez Báez” en Ciego de Ávila, Cuba.

Rebelión ha publicado este artículo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.


#gratisnotrabajo Se paga por artículo la mitad de lo que cuesta un café


Se paga por artículo la mitad de lo que cuesta un café

La Asociación de la Prensa lanzará un observatorio sobre la precariedad laboral de los periodistas

Ilustración de Fernando Vicente. / FERNANDO VICENTE

La etiqueta #gratisnotrabajo se ha extendido como la pólvora en las redes sociales, convirtiéndose en trending topic nacional el 3 y 4 de diciembre.

Según algunas estadísticas de Twitter, el hashtag se ha extendido por 15 países después de que la Asociación de la Prensa de Madrid (APM) lo crease a raíz de la denuncia de una joven periodista.

El 10 de enero se pondrá en marcha el Observatorio de la APM para Ofertas Laborales Precarias, que está diseñando estos días. “Las empresas se han aprovechado de nuestro silencio y eso ha terminado”, adelanta.

Este encendido debate en Internet tiene su origen en una oferta para redactores digitales publicada en el portal Infoempleo. “La retribución será de 0,75 euros por artículo, debiendo contener un mínimo de 800 caracteres y estarán sujetos a unos términos de calidad basados en la ortografía, semántica y expresión”, rezaban sus condiciones.Novodistribuciones, la empresa contratante, pedía además que los candidatos especificasen su experiencia como generadores de contenidos y sus conocimientos en posicionamiento web (SEO).

Azahara Cano, una periodista de 27 años que se licenció hace dos en la Universidad de Sevilla, fue escogida por la compañía para ocupar uno de los diez puestos vacantes y, lejos de celebrarlo, quiso compartir en un foro su indignación por los términos del acuerdo de colaboración.

“Sé que muchas de las personas que estamos iniciándonos en la profesión necesitamos de plataformas donde se visualicen nuestros artículos, pero es preferible darse a conocer utilizando un blog personal que estar trabajando para una empresa que engorda sus bolsillos ofreciendo miserias”, sentenciaba allí. “Una carrera cuesta mucho dinero y esfuerzo.

No podemos dejar que se nos trate así ni aceptar cosas que ensucian la profesión. Creo que es hora de unirnos, de no permitir esta degradación. Estamos mal, pero esto es prostituir la profesión”, añadía en el mismo hilo.

Carmen del Riego, la nueva presidenta de la APM, recogió el guante que le lanzó Cano a través de Twitter: “Desde su asociación y la del resto de comunidades hay que abrir un debate interno. Hay que plantear soluciones”.

La Asociación de la Prensa de Madrid se hizo eco de su denuncia y le ofreció asesoramiento legal. “No somos un sindicato, pero no podemos mirar para otro lado ante esta propuesta, que va contra la calidad de los contenidos”, señala Del Riego, a pesar de que no considera que esta oferta sea estrictamente periodística.

“Estos postson publicidad pagada y encubierta, no información. Aun así, muchos profesionales se refugian en ellos para capear el desempleo”, dice con preocupación.

La etiqueta #gratisnotrabajo se ha extendido por 15 países y ha sidotrending topic nacional dos días consecutivos

Eulalia Sacristán tuvo que hacerlo después de perder su último trabajo como community manager a los 56 años. Tiene un niño de 10 años a su cargo y una tendencia a la contra: “Los profesionales con experiencia interesan cada vez menos, porque los empresarios no están dispuestos a pagarles lo que valen. La precariedad del sector se alimenta de gente joven que trabaja comofreelance en cuatro sitios diferentes para poder mantenerse. Así no se puede hacer un buen trabajo”.

Sacristán asegura que en las últimas semanas se ha encontrado con un goteo constante de propuestas parecidas a la de Novodistribuciones en las que incluso se invita a escribir artículos gratis. “El paro también es un negocio y los portales de empleo lo explotan al máximo.

Hay ofertas vergonzosas que se mantienen durante meses sin que las filtre nadie”, protesta. “Si permitimos que el rasero se mantenga tan bajo, nos vamos todos a la mierda. Los que no se quejan, también”, vaticina.

El 62% de los periodistas apunta que precariedad es uno de los principales problemas del sector

El 62% de los periodistas encuestados para el último informe anual de la profesión periodística de la APM apunta que la precariedad es uno de los principales problemas del sector y casi el mismo porcentaje (62,9%) ha sufrido una bajada de sueldo. Este mismo informe refleja que la profesión solo es bien percibida por el 38,6% de la sociedad.

“Estas ofertas son un indicativo de lo poco que se valora a los periodistas. Les vale que escriba cualquiera y les pagan al peso, por número de caracteres, como si escribir no fuera un oficio”, apuntilla Sacristán.

Félix Bahón, periodista y profesor de Periodismo Digital de la Universidad Carlos III, es más optimista: “Los periodistas ya no somos los únicos fabricantes de noticias y, cuando escribimos, debemos distinguir entre contenidos, calidad de información y conversaciones.

Puede que nuestra próxima actividad se centre precisamente en filtrar y gestionar la información de calidad que circula alrededor, más que en generarla”.

El 10 de enero se pondrá en marcha el Observatorio de la APM para Ofertas Laborales Precarias

Desde que Jeff Howe acuñó en la revista Wired el término crowdsourcingcomo una forma de aprovechar las posibilidades de la Red para emplear mano de obra barata entre la multitud de internautas, muchas compañías han buscado jornaleros en páginas web.

“La mayoría no son especialistas y menos de un tercio de lo producido tiene la calidad requerida. El objetivo, como ocurre con el outsourcing [sacar trabajo generalmente fuera del país] es abaratar costes”, comenta Bahón.

“El origen de este periodismo low cost está en las granjas de contenido, que generan miles de textos al día mediante una estrategia de crowdsourcing“, explica Beatriz Calvo, profesora de Periodismo Online y Participación Ciudadana en la Red de la misma universidad.

Se refiere a un método de trabajo por el que una empresa produce contenidos digitales apelando a la participación ciudadana.

“La ganancia para el participante suele estar basada en las visitas que reciba su pieza o en las ganancias generadas por publicidad, pero no es un puesto de trabajo aunque lo anuncien como tal.

Hay que distinguir entre colaboración y profesionalización. Si nos venden lo contrario, es necesario denunciarlo para atajar el problema”, concluye.

En este caso, sin embargo, es la empresa quien ha hecho público uncomunicado en su web en el que se anuncia que “se está valorando el impacto de este hecho y los daños de imagen causados, para estudiar el caso y considerar medidas tanto en relación a los responsables de la difusión como a la persona originaria que está lanzando mensajes negativos y dañando la imagen corporativa de Novodistribuciones.com”.

Cano, que se ve en el ojo del huracán, ha dejado de hablar con los medios sobre su caso y ha vuelto a denunciar las amenazas a través de su cuenta de Twitter. “La oferta la tenemos por escrito, luego es real. Tenemos servicio legal, no os preocupéis.

Solo se ha dicho lo que han hecho”, ha replicado. Entre tanto, el anuncio de la compañía ha sido retirado. “Hay que interpretar este paso atrás como un triunfo”, considera Carmen del Riego, que prepara nuevas iniciativas contra la precariedad laboral.

Precariedad para los ‘freelance’

Los freelance están acostumbrados a ver tarifas irrisorias, hasta el punto que en el blog El redactor freelance ironizan sobre algunas de las ofertas que se encuentran en Internet.

Un buen ejemplo es una oferta de la página Indeed donde se buscan redactores para crear noticias sobre lugares turísticos en textos de 200 palabras.

Se pide disponibilidad a través del servicio de mensajería de MSN o Skype a cambio de dos dólares la pieza, lo que equivaldría, aproximadamente, a un breve de la prensa convencional. “Exigimos cierta calidad y queremos dejar claro que se aproximadamente se suele tardar unos 40 minutos en escribir cada artículo para que nadie se equivoque al presupuestar (…).

En principio se espera que se redacten entre 40 y 100 artículos por mes”, reza el anuncio. En el mismo portal otra empresa pide “una excelente escritura” y conocimientos de SEO a cambio de un euro.

Articulandia, por su parte, busca a blogueros en Infolancer que escriban entre tres y cinco artículos diarios de unas 200 o 300 palabras, que se adapten a unos horarios y calendario de publicación y que estén dados de alta como autónomos.

No dan tarifas, pero advierten que “deben abstenerse todos aquellos periodistas, bloggers y traductores que crean que van a cobrar 30 euros”.

ELPAIS.COM

21 horas Por qué una semana laboral más corta puede ayudarnos a todos a prosperar en el siglo XXI.


13 February 2010

21 horas

Por qué una semana laboral más corta puede ayudarnos a todos a prosperar en el siglo XXI.


Una semana laboral «normal» de 21 horas podría ayudar a abordar una serie de problemas urgentes e interrelacionados: exceso de trabajo, desempleo, consumo excesivo, altas emisiones de carbono, bajo bienestar, desigualdades consolidadas, así como la falta de tiempo para vivir de una forma sostenible, preocuparse por los demás, y simplemente disfrutar de la vida.

21 horas

Executive Summary

 Read the English version

Este informe presenta las razones a favor de una semana laboral mucho más corta. Propone un cambio radical en lo que se considera «normal» : bajar de 40 horas o más a 21 horas.

Aunque la gente puede elegir entre trabajar más horas o menos horas, nosotros proponemos que la semana laboral de 21 horas o su equivalente distribuido a lo largo del año debería convertirse en la norma que el gobierno, el empresariado, los sindicatos, los trabajadores, y todos los demás normalmente esperan.

La visión

Avanzar hacia un número de horas de trabajo remunerado mucho menor ofrece una nueva vía para salir de las múltiples crisis a las que nos enfrentamos en la actualidad.

Muchos de nosotros consumimos más allá de nuestras posibilidades económicas y más allá de los límites de los recursos naturales, aunque de formas que no mejoran en absoluto nuestro bienestar – entre tanto otros sufren la pobreza y el hambre.

El continuo crecimiento económico en los países de ingresos altos hará imposible lograr los objetivos urgentes de reducción de emisiones de carbono.

Las desigualdades cada vez mayores, una economía global que está fracasando, unos recursos naturales que se están viendo mermados de forma crítica, junto a la aceleración del cambio climático representan graves amenazas para el futuro de la civilización.

Una semana laboral «normal» de 21 horas podría ayudar a abordar una serie de problemas urgentes e interrelacionados: exceso de trabajo, desempleo, consumo excesivo, altas emisiones de carbono, bajo bienestar, desigualdades consolidadas, así como la falta de tiempo para vivir de una forma sostenible, preocuparse por los demás, y simplemente disfrutar de la vida.

21 horas, la nueva «norma»

Veintiuna horas es una cifra que se aproxima a la media de lo que la gente en edad de trabajar en Gran Bretaña pasa en el trabajo remunerado, y es un poco más de lo que de media se pasa en el trabajo no remunerado.

Los experimentos llevados a cabo con un número menor de horas de trabajo parecen indicar que, con unas condiciones estables y un salario favorable, esta nueva norma de 21 horas no sólo tendría éxito entre la gente, sino que además podría resultar coherente con la dinámica de una economía sin carbono.

No hay nada preestablecido en cuanto a lo que en la actualidad se considera «normal».

El tiempo, así como el trabajo, se han convertido en una mercancía, un legado reciente del capitalismo industrial.

No obstante, la lógica del tiempo de trabajo no lleva el paso de las condiciones actuales, donde las comunicaciones instantáneas y las tecnologías móviles nos proporcionan nuevos riesgos y presiones, así como oportunidades.

El reto al que nos enfrentamos es el de romper el poder del viejo reloj industrial sin añadir nuevas presiones, y liberar tiempo para vivir vidas sostenibles.

Para hacer frente al reto, debemos cambiar nuestra forma de valorar el trabajo remunerado y el no remunerado.

Por ejemplo, si el tiempo medio dedicado al trabajo doméstico no remunerado y al cuidado de la infancia en Gran Bretaña en 2005 fuera valorado en términos de salario mínimo, valdría el equivalente al 21 % del producto interior bruto del Reino Unido.

El planeta, la gente, y los mercados: razones para el cambio

Una semana laboral mucho más corta cambiaría el ritmo de nuestras vidas, reformaría nuestros hábitos y convencionalismos, y alteraría de forma considerable las culturas dominantes de la sociedad occidental.

Las razones por las que se proponen las 21 horas semanales se pueden clasificar en tres categorías, que reflejan tres «economías» interdependientes, o fuentes de riqueza, que derivan de los recursos naturales del planeta, de los recursos, bienes y relaciones humanas, inherentes a la vida de cada uno de nosotros, y por último, de los mercados.

Nuestras argumentaciones se basan en la premisa de que debemos reconocer y valorar esas tres economías y asegurarnos de que funcionan a la vez por el bien de una justicia social sostenible.

Proteger los recursos naturales del planeta.

Avanzar hacia una semana laboral mucho más corta ayudaría a romper el hábito de vivir para trabajar, trabajar para ganar, y ganar para consumir.

La gente podría llegar a estar menos atada al consumo intensivo en carbono y más apegada a las relaciones, al ocio, y a lugares que absorban menos dinero y más tiempo.

Ayudaría a que la sociedad se las arreglara sin un crecimiento tan intensivo en carbono, a dejar tiempo para que la gente viva de forma más sostenible, y a reducir las emisiones de gases de efecto invernadero.

Justicia social y bienestar para todo el mundo.

Una semana laboral «normal» de 21 horas podría ayudar a distribuir el trabajo remunerado de forma más homogénea entre la población, reduciendo el malestar asociado al desempleo, a las largas horas de trabajo y al escaso control sobre el tiempo.

Haría posible que tanto el trabajo remunerado como el no remunerado fuera distribuido de forma más igualitaria entre hombres y mujeres; que los padres y madres pudieran pasar más tiempo con sus hijos e hijas y que ese tiempo lo pasaran de forma diferente; que la gente pudiera retrasar su jubilación si así lo quisiera y, en definitiva, tener más tiempo para ocuparse de los demás, de participar en actividades locales, y de hacer otras cosas que sean de la elección de cada uno.

De forma crucial, permitiría que la economía «esencial» (core economy) prosperara gracias a un mayor y mejor uso de los recursos humanos no mercantilizados a la hora de definir y cubrir las necesidades individuales y compartidas.

Sería una forma de liberar tiempo para las personas y así poder actuar como compañeros iguales, junto con profesionales y otros trabajadores del servicio público, en la coproducción del bienestar.

Una economía fuerte y próspera.

Un número menor de horas de trabajo podría ayudar a que la economía se adaptara a las necesidades de la sociedad y el medio ambiente, en vez de que la sociedad y el medio ambiente se vean subyugados a las necesidades de la economía.

El mundo empresarial se beneficiaría de que cada vez más mujeres pudieran entrar en el mundo laboral; de que los hombres tuvieran una vida más completa y equilibrada; y de que hubiera un menor estrés en el lugar de trabajo asociado con los juegos malabares que supone compaginar el trabajo remunerado y las responsabilidades del hogar.

También podría ayudar a poner fin a un modelo de crecimiento económico basado en el crédito, a desarrollar una economía más elástica y adaptable, así como a salvaguardar los recursos públicos de inversión en una estrategia industrial baja en carbono, así como aquellas otras medidas que ayuden a una economía sostenible.

Problemas de la transición
Por supuesto, avanzar desde la situación actual hasta este futuro escenario no será una tarea sencilla.

El cambio propuesto hacia las 21 horas debe ser visto en términos de una transición amplia y gradual hacia una sostenibilidad social, económica y medioambiental.

Entre los problemas que probablemente surgirán en el curso de dicha transición se incluye el riesgo de que la pobreza aumente al reducir el poder adquisitivo de aquellos con salarios bajos; pocos puestos de trabajo nuevos ya que la gente que tiene trabajo acepta hacer horas extras; la resistencia del empresariado debido a un aumento de costes y a una falta de aptitudes; la resistencia de los trabajadores y sindicatos debido al impacto sobre los ingresos en todos los niveles; y una oposición política más general que podría surgir, por ejemplo, del paso hacia una puesta en vigor de un número menor de horas.

Condiciones necesarias para abordar los problemas de la transición

En nef se está comenzando a trabajar para desarrollar un nuevo modelo económico que ayude a fraguar una economía de «estado estacionario» y dirigir los problemas de la transición hacia las 21 horas.

Aún hay mucho trabajo por hacer y las sugerencias que exponemos en este informe queremos que sirvan para estimular el debate y la reflexión, más que para ofrecer soluciones definitivas.

Nuestras sugerencias se centran en la consecución de menos horas de trabajo, asegurando un salario justo para todos, mejorando las relaciones de género y la calidad de la vida de familia, así como un cambio en las normas y expectativas.

Lograr un menor número de horas de trabajo.

Entre las condiciones necesarias para reducir de forma exitosa las horas de trabajo remunerado se incluyen una reducción gradual de las horas a lo largo de una serie de años en consonancia con los incrementos salariales anuales;

un cambio en la forma en que se gestiona el trabajo para desincentivar las horas extras;

una formación activa para combatir la falta de aptitudes y para conseguir que las personas que llevan mucho tiempo sin trabajo vuelvan a formar parte del mercado laboral;

una gestión de las gastos del empresariado que sirva para recompensar más que para penalizar la contratación de más personal;

garantizar una distribución de los bienes más estable e igualitaria; la introducción de regulaciones para normalizar las horas que promuevan acuerdos flexibles a los trabajadores, como por ejemplo el trabajo compartido,

ampliaciones de excedencias por cuidados y años sabáticos;

así como una mayor y mejor protección para los autónomos contra los efectos de los salarios bajos, muchas horas de trabajo, e inseguridad en el trabajo.

Garantizar un salario justo.

Entre las opciones para resolver el impacto que una semana laboral más corta pueda tener sobre los salarios se incluyen

la distribución de los ingresos y de la riqueza por medio de mayores impuestos progresivos;

un salario mínimo más elevado;

una reestructuración radical de las prestaciones sociales;

un comercio de emisiones de carbono diseñado para la redistribución de la renta a los hogares necesitados;

más y mejores servicios públicos; e incentivar la actividad y el consumo no mercantilizados.

Mejorar las relaciones de género y la calidad de la vida familiar.

Entre las medidas que garanticen que el avance hacia las 21 horas tenga un impacto positivo en vez de negativo sobre las relaciones de género y la vida familiar se incluyen

unas condiciones de empleo flexible que animen a una distribución más igualitaria del trabajo no remunerado entre hombres y mujeres;

un sistema universal y de alta calidad de atención y cuidado infantil que encaje con el horario del trabajo remunerado;

un aumento del trabajo compartido y más límites a las horas extras;

jubilación flexible;

medidas más firmes que impongan la igualdad salarial y de oportunidades;

más empleos para hombres relacionados con el cuidado y la enseñanza en escuela primaria;

más cuidado infantil,

programas de ocio y tiempo libre,

así como de cuidado de adultos utilizando modelos producidos de forma conjunta de diseño y prestación;

así como el aumento de oportunidades para la acción local de forma que se puedan construir barrios en los que todo el mundo se sienta seguro y pueda disfrutar.

Cambiar las normas y las expectativas.

Hay muchos ejemplos de normas sociales aparentemente rígidas que cambian muy rápido: por ejemplo, la actitud hacia el comercio de esclavos y el voto de la mujer, el uso del cinturón de seguridad y el casco, y el no fumar en lugares públicos.

El peso de la opinión pública puede pasar de repente de la aversión a la aprobación como resultado de nuevas pruebas que se tengan, de una campaña de publicidad fuerte o de un cambio de las circunstancias, incluyendo una sensación de crisis.

Existen algunos signos de condiciones favorables que están empezando a emerger para cambiar las expectativas de lo que sería una semana laboral «normal».

Entre los cambios que podrían ayudar se incluyen el desarrollo de una cultura más igualitaria, una mayor concienciación del valor del trabajo no remunerado, un fuerte apoyo gubernamental para actividades no mercantilizadas, y un debate nacional sobre la forma en la que utilizamos, valoramos y distribuimos el trabajo y el tiempo.

Nos encontramos en el comienzo de un debate nacional. El siguiente paso sería realizar un examen en profundidad de los beneficios, retos, barreras y oportunidades asociadas con el cambio a una semana laboral de 21 horas en este primer cuarto del siglo XXI.

Esto debería formar parte de la Gran Transición hacia un futuro sostenible.

http://neweconomics.org/publications/21-horas

Cuánto nos cuesta la Monarquía


DESGLOSE PRESUPUESTARIO
CASA DE SU MAJESTAD EL REY
Palacio de la Zarzuela, 28 de diciembre de 2011
La Casa de Su Majestad el Rey hace público, por primera vez, desde 1979 el
desglose de su presupuesto de Gastos.

En el 2011 la cantidad fijada en los
Presupuestos Generales del Estado asciende a 8.434.280 euros.
Su Majestad el Rey percibe del presupuesto global de la Casa 292.752 euros
anuales, en concepto de dotación y gastos de representación.
Su Alteza Real el príncipe de Asturias percibe la mitad de dicha cantidad
(146.375,50 euros).
Su Majestad la Reina, Su Alteza Real la Princesa de Asturias, y las Infantas
Doña Elena y Doña Cristina no tienen asignación fija. Únicamente se les
asignan gastos de representación en proporción y cuantía variable cada año.

El conjunto de esta partida, en el 2011, no podrá superar los 375.000 euros.
Todos los miembros de la Familia Real están sujetos al pago de todos los
impuestos y se les practican las correspondientes retenciones.
• El conjunto de la dotación y gastos de la Familia Real supone el 9,65%
del total del Presupuesto de la Casa

• El capítulo mayor del gasto corresponde a PERSONAL, 47,89% del total

• La partida de gastos corrientes en bienes y servicios asciende al 38,83%
La Casa de Su Majestad el Rey elabora sus cuentas bajo criterios de austeridad,
eficacia y complementariedad con los servicios prestados por otros
departamentos de la Administración.

La Casa de S.M. el Rey aplica al personal directivo un criterio equivalente al
resto de la Administración. Aplicando incrementos, reducciones o congelación
salarial que en cada momento se determinen, con carácter general.

Según establece la Constitución –al igual que otras Instituciones como Congreso
y Senado- y como también ocurre en otros países de la Unión Europea, la
asignación destinada a la Jefatura del Estado no está sometida al Tribunal de
Cuentas.

En todo caso, la voluntad de rigor y transparencia implantada por S.M. el Rey
en el funcionamiento de la Casa inspiró la creación del cargo de Interventor de
Hacienda en la Casa, que controla y contabiliza de acuerdo a criterios y
técnica presupuestaria de la Administración del Estado.

*** Información completa y desglose de Datos en el Documento publicado en la
página web: www.casareal.es

PRESUPUESTOS

Cuánto nos cuesta la Monarquía

13/12/2011 | R.Ugalde/A.Medina R.

Los 8,43 millones que la Casa Real tiene presupuestados, y que ahora estudia detallar, son sólo la punta del iceberg.

En realidad, la Monarquía percibe mucho más dinero de las arcas del Estado y sólo se desglosa una mínima parte.

Sólo con las partidas que sí se detallan, el coste de la Monarquía se dispara hasta los 25 millones de euros.

¿Cuánto nos cuesta la Monarquía? El detalle exacto es un misterio, porque losPresupuestos Generales no detallan todas las partidas cuyo fin último es financiar las actividades de la Casa Real.

Ni siquiera la medida que estudia el Rey de desglosar el presupuesto que percibeanualmente pondrá blanco sobre negro el coste total de la Monarquía, ya que éste se reparte entre varios Ministerios y, a diferencia de lo que se hace en el resto de partidas, sólo se explica por encima.

Los 8,43 millones que este año ha percibido la Casa Real son sólo para sufragar los gastos personales del Monarca y su familia, además de la retribución del personal de la alta dirección, de dirección y de la plantilla laboral de Zarzuela

En cambio, los gastos de seguridad corren a cargo del Ministerio del Interior; los relativos a vehículos oficiales y conductores están dentro del presupuesto de Economía: el Palacio de la Zarzuela y los demás Reales Sitios, como son propiedad del Estado, están bajo el paraguas de Patrimonio Nacional, responsable de su mantenimiento; y los gastos relativos a viajes y visitas oficiales, los asume el Ministerio de Asuntos Exteriores y de Cooperación.

A este amplio reparto se suma la falta de transparencia a la hora de aclarar cómo y en qué se gasta ese dinero.

De hecho, la partida destinada a la Casa Real es la única que recogen los Presupuestos Generales del Estado sólo de una forma genérica, es decir, deja constancia del dinero asignado, pero no explica su distribución funcional, como sí ocurre con cualquier otra.

En el resto de instituciones o programas presupuestarios, de hecho, se debe consignar hasta el gasto en material o en personal según su vinculación profesional (laboral o temporal), por ejemplo.

Para la Casa Real, simplemente se deja notar que la transferencia se produce “A S.M. el Rey. Para el sostenimiento de su Familia y Casa (Art. 65 de la Constitución)”. Sin embargo, hay otros muchos gastos producidos por la Casa Real que no se incluyen en esos 8,43 millones.

Además, la Monarquía resultó menos perjudicada por el ajuste presupuestarioque se aplicó el año pasado a todos aquellos cuya retribución se sufraga con dinero público.

A pesar de que el Jefe de Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, y todo su Ejecutivo se aplicó un recorte del 15%; y que de ahí para abajo se estableció un modelo escalonado para aplicar los ajustes a todo el personal público, la Casa Real sólo vio ajustada su dotación en un 5%, el mismo recorte que se aplicó a cualquier funcionario mileurista.

En cambio, si el Rey, como Jefe del Estado, hubiese sumido el mismo recorte que el Jefe del Gobierno, el ahorro que se habría conseguido sólo con la dotación a Casa Real habría sido diez veces superior al cosechado con todo el Ejecutivo.

Multitud de gastos

El resto de partidas donde se recogen los presupuestos ligados a la Casa Real muestran unmás que variable grado de transparencia.

En el caso del Ministerio de Asuntos Exteriores, según los últimos Presupuestos Generales del Estado (los correspondientes a 2011 aprobados a finales de 2010), hay reservados en su Programa 141-M un total de 415.000 euros destinados a sufragar los viajes de la Casa Real durante todo el ejercicio

En 2009, último año del que hay resultados cerrados, la familia Borbón partió de un presupuesto para viajes de 345.000 euros y terminó gastando 698.510 euros. Ni de 2010 ni, lógicamente, de 2011, hay datos definitivos aún.

En cuanto al Patrimonio Nacional, su gestión se enmarca dentro del Ministerio de Presidencia, en cuyos presupuestos para 2011 se recogían dos programas de gastos relacionados con la Casa Real.

El primero es el Programa 337-A y explica la Administración del Patrimonio Histórico Nacional en su conjunto. Más concretamente, la primera función de ésta es “la conservación, mantenimiento, restauración, gestión y administración de los bienes monumentales y artísticos de titularidad del Estado afectados al uso y servicio del Rey y de los miembros de la Real Familia”. Es decir, aquí se enmarcan los palacios donde vive.

A este respecto, para los “Servicios a la Corona y actos de Estado” se presupuestaron en 2011 diez millones de euros exactos, lo que ya supuso un recorte desde los 10,4 de 2010 (aunque al final se gastó casi un millón más de esa cifra) y, sobre todo, respecto a los 16,3 millones que se emplearon en las cuentas de 2009.

Y, por último, aunque sin salirnos del Ministerio de Presidencia, en los últimos Presupuestos se incluyó el programa 911-Q, con el muy ilustrativo nombre de “Apoyo a la gestión administrativa de la Jefatura del Estado”.

Básicamente, este programa pretendía reestructurar los servicios que se prestan a la Casa Real y armonizarlos. También se pretendía evitar duplicidades entre administraciones de personal al servicio del monarca. En definitiva, el programa estaba dotado de unos 6,2 millones de euros para el ejercicio de 2011.

Sólo con la suma de estas partidas, se comprueba que el coste ligado a la Monarquía supera los 25 millones de euros. Pero todavía hay más.

En lo que respecta a los gastos de personal derivados de los conductores, vehículos oficiales y seguridad, los Presupuestos no detallan el coste por destino de dichos funcionarios, con lo que se desconoce cuánto puede suponer la Casa Real para las arcas públicas.

Del mismo modo, la Guardia Real se inclue genéricamente en la partida del Órgano Central de la Defensa, sin especificarse tampoco su gasto real, algo que sí ocurre con los demás ejércitos (Tierra, Armada y Aire).

http://noticias.lainformacion.com/economia-negocios-y-finanzas/presupuestos/cuanto-nos-cuesta-la-monarquia_22l5HQhNio2g6b5AGyzIo6/

¿Cuánto nos cuesta la familia real?

La factura de la monarquía. La Zarzuela desvelará el desglose de la asignación anual que recibe Juan Carlos I incluyendo su sueldo // Los Presupuestos detallan un gasto de 25 millones, pero mantienen en secreto las partidas que pagan los ministerios de Hacienda, Interior y Defensa. A ello hay que sumar 34 millones para conservación de palacios y jardines

JUANMA ROMERO Madrid 26/12/2011

Redondeando, se consumieron en el ejercicio 2010-2011 unos 8,5 millones de kilovatios por hora de electricidad y otros 27 millones de gas, así como 0,2 millones de litros de agua. Se recibieron unas 700.000 llamadas telefónicas y se ingresaron hasta 1,8 millones de euros por la venta de un helicóptero que estaba en leasing. Se gastaron hace unos años unos 120.000 euros en limpiar candelabros, otros 16.800 en instalar un sistema para proteger las botellas de vino de las bodegas de palacio y otros 550.000 en convertir una sala privada de cine en un área destinada a eventos oficiales.

No, no es un desglose que aparezca en las cuentas de la familia real española. Sonalgunos números de la Corona británica, la monarquía que siempre se cita como prototipo de transparencia. Datos divulgados bien por la prensa o bien procedentes de su último informe financiero anual, un documento de 136 páginas preñado de cifras y disponible en la web. Un texto que detalla cómo se gastó la reina Isabel II, entre marzo de 2010 y el mismo mes de 2011, los 32,1 millones de libras (38,55 millones de euros) que salieron de las arcas públicas. El mayor bocado, la lista civil (civil list, 13,7 millones de libras), sirve para cubrir sus obligaciones como jefa del Estado.

En España, parte del velo de opacidad que siempre se ha cernido sobre la monarquía caerá a finales de esta semana,previsiblemente a partir de mañana martes, tras la solemne apertura de la X Legislatura en el Congreso. Como ya anunció la Zarzuela el 12 de diciembre, en plena tormenta por el caso Urdangarin, se detallará la asignación anual que reservan los Presupuestos Generales del Estado (PGE). Cantidad que en 2011 ascendió a 8.434.280 euros, un 5,2% menos que en 2010.

Pero los 8,43 millones son sólo una parte mínima del coste real de la Corona. Hay que sumar las partidas que el Gobierno reserva para Juan Carlos y su familia –viajes oficiales, recepciones, salarios del personal de la Zarzuela…– y para la conservación de los palacios y jardines, y que figuran en otras partidas de los Presupuestos. Escondidas, pero ahí están. Ello haría un total de59,28 millones. Aún habría que añadir los gastos de seguridad, de coches y chóferes, o de la Guardia Real. Estos costes los asumen los ministerios del Interior, de Defensa y de Hacienda, pero el importe se mantiene en secreto.

01. LA ASIGNACIÓN ANUAL

¿Cuánto cobra el monarca?

El rey, como dispone el artículo 65.1 de la Constitución, distribuye “libremente” la cantidad que recibe del Estado “para el sostenimiento de su familia y Casa”. ¿Y qué se paga con esos 8,43 millones? Gastos de funcionamiento (como material de oficina), de protocolo y representación, vestido y peluquería, dietas o salarios de la alta dirección –”Unas 17 personas”, según la Zarzuela–.

1979 fue el último año en que se divulgó el salario del rey: 4,5 millones de pesetas y otros 5,5 en gastos de representación

En ella se adscriben los sueldos del jefe de la Casa, Rafael Spottorno, que cobra “como un ministro” (68.981 euros, tras el recorte de 2010) y los de sus subordinados: el secretario general, Alfonso Sanz; el interventor, Óscar Moreno Gil; los secretarios de la reina –general José Cabrera– y de los príncipes –Jaime Alfonsín–; el jefe del Cuarto Militar, general Antonio de la Corte, y el de Protocolo, Cándido Creis; los directores generales de Administración y de Relaciones con los Medios, Isaías Peral y Ramón Iribarren, y el gabinete de Planificación y Coordinación y el Servicio de Seguridad.

De los 8,43 millones sale también el sueldo de los reyes y de Felipe y Letizia, los únicos que viven exclusivamente del Presupuesto. Y de ahí parten asimismo las asignaciones que, en función de su agenda oficial, cada vez más menguante, reciben la infanta Elena y los duques de Palma. El mismo 12 de diciembre, Spottorno ya anunció que Iñaki Urdangarin era apartado de las actividades institucionales (que no exiliado de la familia real) por su actitud “no ejemplar” al frente de Instituto Nóos, epicentro de una presunta trama urdida por el yerno del rey y su socio, Diego Torres, para “apoderarse” de fondos públicos. El jefe de la Casa no despejó si Cristina sería excluida de los actos de la Corona.

¿Y cuánto cobra el rey? Esta semana se conocerá por fin, tras una larga batalla de IU, ICV, ERC y BNG. Concluirán así 32 años de secretismo. Justo desde 1979, la última vez en que unos Presupuestos desnudaron el salario del monarca. En aquel año, en la ley 1/1979, de 19 de julio, se detalló que Juan Carlos percibiría 4,5 millones de pesetas de dotación (145.911 euros de los de hoy), más otros 5,5 millones de gastos de representación. Total, 10 millones de pesetas–igual que en 1978 y 1977–, que equivaldrían a 324.246 euros, ya que el coste de la vida ha crecido desde entonces casi cinco veces. La actualización a euros, sin embargo, no tiene en cuenta las subidas o bajadas de sueldo que haya podido sufrir su remuneración.

La revista Tiempo adelantó la semana pasada los pormenores de esa asignación de 1979. La Casa Real recibió un total de 155,7 millones de pesetas, por lo que los 10 millones destinados al rey suponían un 6,4%. No obstante, en aquellos 155,7 millones se incluían recepciones, actos y viajes oficiales, que hoy están recogidos en otras partidas distintas a la de los 8,43 millones de euros.

De Isabel II se sabe hasta el valor de su patrimonio personal y el detalle de sus viajes oficiales

El pasado viernes, un portavoz de la Zarzuela aclaraba que el nivel de detalle que se alcanzará ahora será “en principio semejante” al de 1979. O sea, que se describirán los salarios de la familia real y de la alta dirección, los gastos de representación, las dietas, los complementos a los trabajadores de la Casa o el global de los gastos corrientes. No está “previsto” que trascienda la declaración de la renta –los reyes y sus hijos y consortes están sujetos al pago de impuestos– o una relación de su patrimonio. Aquí seguirá el oscurantismo. “Está en su mano hacerlo o no hacerlo, es su intimidad”, justificaba un portavoz oficial. En 2002, la revista británica Eurobusinessatribuyó a Juan Carlos una fortuna de 1.790 millones de euros, cifra que entonces y ahora la Zarzuela tacha de “disparatada”, pues suma el valor de los palacios y jardines reales (Oriente, El Escorial, Aranjuez, La Granja, El Pardo, el monasterio de Las Descalzas… o la propia Zarzuela), que son propiedad del Estado y que custodia Patrimonio Nacional.

De nuevo, nada que ver con Reino Unido. Isabel II dispone de un patrimonio personal (privy purse), englobado bajo la cartera del ducado de Lancaster. Su capital, formado por 18.700 hectáreas en Inglaterra y Gales y por inversiones financieras, tenía un valor el pasado marzo de383,19 millones de libras (460,18 millones de euros), un 10% más que en 2010. La reina no puede vender los bienes del ducado (pertenece al Estado), que pasan automáticamente a su sucesor en el trono. Pero sí beneficiarse de sus rentas. Con ellas afronta gastos privados y los sueldos de su familia, salvo el de su marido, el duque de Edimburgo, que recibe un salario público, y el de su hijo Carlos, el príncipe de Gales, que vive de lo que ingresa del ducado de Cornualles. La soberana sí es dueña del castillo de Balmoral –comprado por la reina Victoria en 1848– y de la casa de campo de Sandringham.

02. LOS VIAJES OFICIALES

A cargo de Exteriores

Una factura que el rey no paga: los viajes oficiales al extranjero, que corren a cargo del Ministerio de Exteriores. Para 2011, la Corona programó 15 desplazamientos, con un coste de 415.050 euros. En 2009, la Jefatura del Estado previó 15, pero al final se realizaron 21, con lo que el gasto subió de 345.000 a 698.510 euros.

En 2011 se previeron 15 desplazamientos al extranjero, por 415.050 euros

No se desmenuza de qué viajes se trata. Lo contrario que Buckingham Palace –o sea, la Casa Real británica–, queprecisa desde la visita de la reina y su esposo a Abu Dhabi (356.253 libras) hasta la estancia de tres días en Canadá del duque de Kent, primo de Isabel II (11.668 libras) o el coste del tren de Bath a Londres para el príncipe Carlos y su mujer, Camila Parker, duquesa de Cornualles (18.960 libras). En total,de los 32,1 millones de libras de dinero público, Buckingham separó para viajes seis millones (7,2 millones de euros). La Zarzuela se limita a explicar que los viajes oficiales son abonados por Exteriores, mientras que los trayectos privados –como el vuelo de Sofía a Washington hace casi un mes, cuando se dejó fotografiar con los duques de Palma– salen de los 8,43 millones.

03. PERSONAL Y PALACIOS

Lo paga el Ministerio de la Presidencia

En la Casa del Rey están destinados 135 trabajadores (ocho eventuales y 127 funcionarios), y los retribuye el Ministerio de la Presidencia a través del programa 911Q de los Presupuestos –Apoyo a la gestión administrativa de la Jefatura del Estado–. Para ello reservó 5,89 millones de euros en 2011, más otros 304.400 para gastos corrientes. El monto global, 6,2 millones. La Zarzuela tiene potestad para elegir a sus trabajadores, a los que paga un complemento que descuenta de su fondo anual.

En recepciones, 10 millones; en los sueldos de los funcionarios de la Casa, 6,2 millones

Bajo el epígrafe Servicios a la Corona y actos de Estado, Presidencia consigna los 10,01 millones de gasto de las 98 recepciones oficiales, audiencias civiles y militares, cenas de gala, visitas de jefes de Estado… Ese coste era mayor en 2010 –se previó cerrar el año con 11,3 millones– y, sobre todo, en 2009 (16,3 millones).

Hasta aquí, la factura descrita alcanza los 25.067.890 euros.

Hay más: Presidencia corre con la cuenta de Patrimonio Nacional. En 2011 apartó 19,77 millones para la conservación de palacios y otros 14,44 para el cuidado de jardines (34,2 millones en total). Patrimonio asume igualmente las partidas menospomposas, como la polémica compra de una cinta de correr de lujo para el rey (14.065 euros en 2008).

En Reino Unido, el presupuesto para los palacios ocupados es de 11,9 millones de libras (14,2 millones de euros), pero esa partida está integrada en la cuenta de los 32,1 millones. En 2004, la reina pidió una subvención diseñada para gente sin recursos para poder asumir los elevados gastos de calefacción de los palacios. El Gobierno laborista se lo negó.

Una última pata de los 32,1 millones de la reina británica son los gastos de los servicios de comunicación e información (salarios de la oficina de prensa, mantenimiento de la web…): 500.000 libras entre 2010 y 2010 (596.944 euros).

04. LA INCÓGNITA

Seguridad, coches, militares

Gobierno y Zarzuela evitan desbrozar el coste en seguridad o en vehículos oficiales

Si se rastrean los PGE, no hay forma de encontrar cuánto cuesta la seguridad de la Corona (que abonan Interior yDefensa), o el Cuarto Militar y los 1.500 efectivos de la Guardia Real (que dependen de Defensa), o de cuántos chóferes y vehículos dispone la Casa (afrontado por Hacienda a través del Parque Móvil del Estado). Público preguntó a los tres ministerios. Ninguno dio datos. O por razones de “seguridad” o porque los debe suministrar “la propia Casa”.

La Zarzuela, a la inversa, esgrime que la información ha de trasladarla el Gobierno, aunque también se aferra a motivos de “seguridad”. Se ignora incluso el número de escoltas que cortejan a Juan Carlos I y su familia. Esos datos, pues, en principio no trascenderán esta semana. El coste real de la Corona seguirá siendo un misterio. Menos que antes, pero misterio

http://www.publico.es/espana/413939/cuanto-nos-cuesta-la-familia-real

La gran ESTAFA El filón de la banca: toma el dinero al 1% en el BCE y lo coloca en Letras al 4% o más


El filón de la banca: toma el dinero al 1% en el BCE y lo coloca en Letras al 4% o más

Publicado:

<!–

Comentarios:

–>

Draghi se alinea con Merkel oficialmente, pero le está plantando cara
El filón de la banca: toma el dinero al 1% en el BCE y lo coloca en Letras al 4% o más
Manuel López Torrents

 Mario Draghi, presidente del Banco Central Europeo (BCE) está diciendo una cosa y haciendo otra, contraviniendo los deseos, además, de Ángela Merkel y el Bundesbank. Las recientes bajadas de tipos de interés y, sobre todo, la medida de garantizar liquidez ilimitada a 36 meses ha dado un giro a los mercados de deuda. Los bancos podrán tomar dinero directamente del BCE al 1% y colocarlo en plazos cortos de deuda pública, mucho más rentables.

Sin ir más lejos, ayer en España, la subasta de Letras superó ampliamente el rango de colocación del Tesoro, algo que no ocurría desde 2009, ya que las entidades han comenzado a realizar esta operación, en espera de las primeras subastas de finales de mes.

La semana pasada, el BCE anunció una serie de medidas para garantizar la liquidez, entre las que estaban dos subastas ilimitadas con vencimiento en 36 meses (tres años), la primera de las cuales tendrá lugar el 21 de diciembre. Con ella, los bancos podrán cubrir todos los vencimientos de deuda del mismo periodo.

Con semejante panorama, las entidades financieras lo tienen más que claro: se puede tomar dinero barato en el BCE y colocarlo en emisiones a corto plazo que ofrezcan una alta rentabilidad y dejen un diferencial íntegro para ellas.

En Ahorro Corporación, por ejemplo, así lo reconocen: “El carry  (diferencial favorable) entre la financiación en el BCE y la deuda española al mismo plazo nos parece muy interesante y podría incentivar la demanda de deuda española en los tramos equivalentes”,  debido a “las medidas anunciadas el pasado 8 de diciembre, como son el aumento del plazo de liquidez ilimitada hasta 36 meses y el recorte del tipo repo en 25 pb, hasta el 1,0%”.

Las Letras, imparables

Esto ya tuvo su impacto clarísimo en la subasta de Letras de ayer, en las que el Tesoro adjudicó activos a 12 meses al 4,05%, frente el 5,02% de hace menos de un mes y con una ratio Bid to Cover de 3,14 veces, frente las 2,13 anteriores. Conviene no perder de vista que el ahorro en coste financiero para el organismo emisor es del 22%.  Los analistas opinan que el Tesoro aprovechó para captar algo más de dinero, a la vista de que había mucha demanda y la subasta se resolvía más barata de lo previsto.

El rango previsto de adjudicación era de 3.250-4.250 millones de euros, y se colocaron 4.940 millones, es decir un 51% más que la zona baja y un 16% por encima de lo máximo previsto.

Todo un aluvión de dinero que presionó los tipos a la baja lo que, a su vez, alivia un poco al Gobierno. Al de ahora, que al menos no cede los mandos con unos tipos insostenibles y al que comandará Rajoy a finales de año, que encuentra algo menos de tensión.

Fuera, también

Otras fuentes internacionales también ponían de relieve ayer el enorme carry que ha generado Draghi para los bancos, algo que va totalmente a contracorriente de los deseos germanos. Sin ir más lejos, ayer, la prestigiosa publicación Investors Insight comentaba en un extenso artículo que “el BCE va a ser más activo de lo que dijo su presidente la semana pasada”.

El potencial apoyo por parte del banco central será mucho mayor de lo que parece derivarse después de las recientes cumbres europeas, a pesar de que el propio Draghi ha dejado caer en público mensajes menos esperanzadores.

Draghi, “un macho”

A pesar de que el Bundesbank “sería partidario de sabotear el euro” y que Ángela Merkel se ha mostrado totalmente contraria a las actuaciones del BCE como financiador de los países, “el BCE adopta una postura de macho, que le dirige hacia un programa de monetización de deuda”. Justo algo contra lo que ha bramado la canciller contra viento y marea.

La publicación coincide, asimismo, en que “la liquidez ilimitada del BCE puede proveer soporte monetario infinito para los bancos europeos y, a través de ellos, a la deuda soberana”.

Así, serán capaces de “tomar del BCE dinero al 1% y usarlo para comprar bonos públicos que ofrezcan el 6% o más”. Las entidades financieras obtendrán, de esta manera, “500 puntos básicos o más de carry sin riesgo”.

Según comentaban en una mesa de contratación, esto no favorecerá el crédito en una primera instancia, “pero aliviará las tensiones del mercado, lo que ya es mucho”. Después, conforme vayan ganando dinero la banca, irán mejorando sus ratios y entonces…

Como ligera contrariedad, Investors Insight considera esto un esquema Ponzi en toda regla. No se puede estar dando a la máquina de fabricar billetes sin más.

 

Navegación de entrada

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 183 seguidores