AQUI hay TOMATE

Para dar y tomar

Archivo para el día “febrero 5, 2012”

¿Podría la Marina de los EEUU ser derrotada por Irán en el Golfo Pérsico?


Inicio  »  Autores  »  ¿Podría la Marina de los EEUU ser derrotada por Irán en el Golfo Pérsico?

¿Podría la Marina de los EEUU ser derrotada por Irán en el Golfo Pérsico?

  • Lunes, enero 9, 2012, 10:00
  • Autores

Después de años de amenazas de EEUU, Irán está tomando medidas que sugieren que está dispuesto y en capacidad de cerrar el Estrecho de Hormuz.

El 24 de diciembre 2011 Irán comenzó a sus ejercicios navales Velayat-90 en los alrededores del estrecho de Hormuz y que se extiende desde el Golfo Pérsico y el Golfo de Omán (Mar de Omán) hasta el Golfo de Adén y el Mar Arábigo.

Desde la realización de estos ejercicios, se ha producido una creciente guerra de palabras entre Washington y Teherán. Sin embargo, nada de lo hecho o dicho hasta ahora por la Administración de Obama o el Pentágono ha disuadido a Teherán de continuar sus ejercicios navales.

La naturaleza geo-política del Estrecho de Hormuz

Además del hecho de que es un punto de tránsito importante para los recursos energéticos mundiales y un cuello de botella estratégico, otras dos cuestiones deben abordarse en relación con el estrecho de Hormuz y su relación con Irán.

El primero se refiere a la geografía del Estrecho de Hormuz.

El segundo se refiere al papel de Irán en la co-gestión del estratégico Estrecho de acuerdo con el derecho internacional y los derechos de soberanía nacional.

El tráfico marítimo que pasa por el Estrecho de Hormuz siempre ha estado en contacto con fuerzas navales iraníes, que son en su mayoría compuesto por la Fuerza Armada regular iraní y la Revolucionaria Guardia Marina de Guerra iraní. De hecho, las fuerzas navales iraníes vigilan el estrecho de Hormuz junto con el Sultanato de Omán a través del enclave omaní de Musandam.

Más importante aún, para el tránsito por el Estrecho de Ormuz todo el tráfico marítimo, incluida la Marina de los EEUU, debe navegar a través de las aguas territoriales iraníes. Casi todas las entradas en el Golfo Pérsico se realiza a través de las aguas iraníes y la mayoría de las salidas son a través de las aguas de Omán.

Irán permite a los buques extranjeros usar sus aguas territoriales de buena fe y sobre la base de la Parte III de la Convención de las Naciones Unidas sobre el Derecho de las disposiciones del tránsito marítimo en que estipulan que los barcos son libres de navegar por el Estrecho de Hormuz y similares cuerpos de agua sobre la base de la navegación rápida y continua entre un puerto abierto y alta mar.

A pesar de que Teherán siga las prácticas de navegación de la Ley del Mar, Teherán no está legalmente obligado por ellos. Al igual que Washington, Teherán firmó este tratado internacional, pero nunca lo han ratificado.

Tensión EEUU-Irán en el Golfo Pérsico

En sucesos recientes, el Majlis iraní (Parlamento) vuelve a evaluar el uso de las aguas iraníes en el Estrecho de Hormuz por buques extranjeros.

Se propone una legislación que permita bloquear la posibilidad a buques de guerra extranjeros utilizar las aguas territoriales iraníes para navegar por el Estrecho de Hormuz sin permiso de Irán.

El Parlamento de Seguridad Nacional de Irán y la Comisión de Política Exterior están estudiando una legislación que establecería una postura oficial iraní. De esta última dependerían los intereses estratégicos y de seguridad nacional de Irán. [1]

El 30 de diciembre de 2011, el portaaviones U.S.S. John C. Stennis pasó por el área en el que Irán estaba realizando sus ejercicios navales.

El comandante de las fuerzas regulares de Irán, el general Ataollah Salehi, informó a la USS John C. Stennis y otros buques de Marina de los EEUU a no regresar al Golfo Pérsico, mientras Irán estuviese haciendo sus ejercicios, diciendo que Irán no tiene la costumbre de repetir dos veces una advertencia. [2]

Poco después de la severa advertencia de Irán a Washington, el secretario prensa del Pentágono respondió haciendo una declaración que decía: “Nadie en este gobierno busca la confrontación [con Irán] sobre el estrecho de Hormuz. Es importante bajar la temperatura “. [3]

En un escenario real de un conflicto militar con Irán, es muy probable que los portaaviones EEUU operaran desde fuera del Golfo Pérsico y desde el sur del Golfo de Omán y el Mar Arábigo.

A menos que los sistemas de misiles que Washington está desarrollando en el sur del Golfo Pérsico estén en funcionamiento, el despliegue de grandes buques de guerra de EEUU en el Golfo Pérsico sería poco probable.

Las razones de esto están vinculadas a las realidades geográficas y la capacidad defensiva de Irán.

La geografía esta en contra del Pentágono: La fuerza naval de EEUU tiene limitaciones en el Golfo Pérsico

La fuerza naval de EEUU, que incluye a la Marina de EEUU y la Guardia Costera de los EEUU, tiene primacía sobre todas las otras armadas y fuerzas marítimas en el mundo. Sus capacidades en alta mar u oceánicas son sin precedentes y sin igual por cualquier otra potencia naval. Primacía no significa invencible.

Las Fuerzas navales de EEUU en el estrecho de Hormuz y el Golfo Pérsico son no obstante vulnerables.

A pesar de su fuerza y resistencia, la geografía literalmente va en contra del poder naval de EEUU en el estrecho de Hormuz y el Golfo Pérsico. La estrechez relativa del Golfo Pérsico lo hace como un canal, por lo menos en un contexto estratégico y militar.

Hablando en sentido figurado, los portaaviones y buques de guerra de los EEUU están confinadas a aguas estrechas o están cerradas dentro de las aguas costeras del Golfo Pérsico. [Véase el mapa arriba]

Aquí es donde las avanzadas capacidades de misiles de las fuerzas armadas iraníes entran en juego. El arsenal de misiles y torpedos iraníes harían un trabajo rápido sobre los activos navales de EEUU en las aguas del Golfo Pérsico, donde los barcos de EEUU se contraen.

Por esta razón los EEUU ha estado ocupado construyendo un sistema de escudo antimisiles en el Golfo Pérsico entre los países del Consejo de Cooperación del Golfo (CCG) en los últimos años.

Incluso las pequeñas embarcaciones de patrulla iraníes en el Golfo Pérsico, que lucen lastimeras e insignificantes frente a un portaaviones o destructor de EEUU, amenazan a los buques de guerra EEUU.

Las apariencias engañan; estas lanchas patrulleras iraníes pueden lanzar una andanada de misiles que podrían dañar de manera significativa y eficaz los grandes buques de guerra de EEUU. Las pequeñas lanchas patrulleras iraníes también son difíciles de detectar y de apuntar.

Las fuerzas iraníes también podrían atacar las capacidades navales EEUU simplemente con el lanzamiento de ataques de misiles iraníes de la parte continental en la costa norte del Golfo Pérsico.

Incluso en 2008 el Instituto Washington para Política del Cercano Oriente reconoció la amenaza de las baterías móviles de misiles costeros de Irán, misiles anti-buque, y los barcos pequeños armados con misiles. [4]

Otros activos navales iraníes como aviones no tripulados, aerodeslizadores, minas, equipos de buceo, y mini-submarinos también podrían ser utilizados en una guerra naval asimétrica contra la Quinta flota de EEUU.

Incluso las propias simulaciones de guerra del Pentágono han demostrado que una guerra en el Golfo Pérsico con Irán sería un desastre para los Estados Unidos y sus fuerzas armadas.

Un ejemplo clave es el juego de guerra en el Golfo Pérsico Desafío del Milenio de 2002 (MC02), que se llevó a cabo a partir del 24 de julio de 2002 hasta el 15 de agosto de 2002 y tardó casi dos años para prepararse.

Este gigantesco ejercicio fue uno de los juegos de guerra más grande y más caro jamás realizado por el Pentágono.

Desafío del Milenio 2002 se llevó a cabo poco después de que el Pentágono había decidido que continuaría el impulso de la guerra en Afganistán atacando a Irak, Somalia, Sudán, Libia, Líbano, Siria, y terminando con el gran premio de Irán en una amplia campaña militar para asegurar la primacía de EEUU en el nuevo milenio.

Después de terminar Desafío del Milenio de 2002, el juego de guerra fue “oficialmente” presentado como una simulación de una guerra contra Irak bajo el régimen del presidente Saddam Hussein, pero en realidad estos juegos de guerra pertenecían a Irán. [5] EEUU ya había realizado evaluaciones para la próxima invasión anglo-estadounidense de Irak.

Por otra parte, Irak no tenía las capacidades navales que merecen tal uso a gran escala de la Marina de los EEUU.

Desafío del Milenio 2002 se llevó a cabo para simular una guerra con Irán, que fue el nombrado bajo el código “Rojo” y se refirió a un desconocido estado forajido de Medio Oriente en el Golfo Pérsico.

Aparte de Irán, ningún otro país podría cumplir con los perímetros y las características de “Rojo” y sus fuerzas militares, de los botes patrulleros a las unidades de motorizadas.

La simulación de guerra se llevó a cabo porque Washington estaba planeando un ataque contra Irán poco después de la invasión de Irak en 2003.

El escenario en el juego de guerra de 2002 se inició con los EEUU, denominado “Azul”, dando a Irán un ultimátum de un día para su rendición en el año 2007.

La fecha del juego de guerra de 2007 corresponde cronológicamente a los planes de EEUU para atacar a Irán después del ataque israelí contra el Líbano en 2006, que fue una extensión, de acuerdo con los planes militares, de una guerra más amplia contra Siria.

La guerra contra el Líbano, sin embargo, no sale según lo planeado y los EEUU e Israel se dieron cuenta de que si Hezbollah podría desafiarlos en el Líbano, una expansión de la guerra con Siria e Irán sería un desastre.

En el escenario de guerra del Desafío del Milenio 2002, Irán iba a reaccionar a la agresión de EEUU con el lanzamiento de un bombardeo masivo de misiles que superaría los EEUU y destruiría dieciséis buques de guerra EEUU – un portaaviones, diez cruceros, y cinco buques anfibios.

Se estima que si esto hubiera ocurrido en un contexto real, más de 20.000 militares de EEUU habrían muerto en el primer día después del ataque. [6]

A continuación, Irán enviaría sus pequeños buques patrulleros – los que parecen insignificantes en comparación con el USS John C. Stennis y otros grandes buques de guerra de EEUU – para aplastar el resto de las fuerzas navales del Pentágono en el Golfo Pérsico, lo que resultaría en el daño y el hundimiento de la mayor parte de la Quinta Flota de los EEUU y la derrota de los Estados Unidos.

Después de la derrota de EEUU, los juegos de guerra se iniciaron de nuevo, pero “Rojo” (Irán) tenía que operar bajo el supuesto de deficiencias y carencias, de modo que las fuerzas de EEUU se le permitiría salir victorioso del ejercicio. [7]

Este resultado de los juegos de guerra obvia el hecho de que los EEUU se han visto apabullados en el contexto de una verdadera guerra convencional con Irán en el Golfo Pérsico.

Por lo tanto, el formidable poder naval de Washington se ve obstaculizado tanto por la geografía así como por las capacidades militares de Irán, cuando se trata de luchar en el Golfo Pérsico e incluso en gran parte del Golfo de Omán.

Sin aguas abiertas, como las del Océano Índico o el Pacífico, los EEUU tendrían que luchar bajo tiempos de respuesta muy reducidos y, más importante aún, no será capaz de luchar en un enfrentamiento a distancia (seguridad militar).

Así, todos los instrumentos del sistema naval de defensa de EEUU, que fueron diseñados para el combate en aguas abiertas utilizando enfrentamiento con rangos de seguridad, se volverán poco prácticas en el Golfo Pérsico.

¿Hacer el Estrecho de Hormuz redundante para debilitar a Irán?

Todo el mundo sabe la importancia del Estrecho de Hormuz, y Washington y sus aliados son muy conscientes de que los iraníes pueden cerrarlo militarmente por un período de tiempo significativo.

Por esta razón los EEUU han estado trabajando con los países del CCG – Arabia Saudita, Qatar, Bahrein, Kuwait, Omán y los Emiratos Árabes Unidos – para modificar el trazado de su petróleo a través de tuberías sin pasar por el estrecho de Hormuz y canalizar el petroleo del CCG directamente al Océano Índico, al Mar Rojo, o al mar Mediterráneo. Washington también ha estado presionando a Irak para buscar rutas alternativas en las negociaciones con Turquía, Jordania y Arabia Saudita.

Israel y Turquía también han estado muy interesados en este proyecto estratégico. Ankara ha mantenido conversaciones con Qatar sobre la creación de una terminal petrolera que llegaría a Turquía a través de Irak.

El gobierno turco ha intentado conseguir Irak para vincular sus campos petrolíferos del sur, como los campos petroleros del norte de Irak, a las rutas de tránsito que atraviesa Turquía. Esto está vinculado a las visiones de Turquía de ser un corredor de energía y un importante eje de tránsito.

Los objetivos de re-enrutamiento de petróleo desde el Golfo Pérsico sería quitar un elemento importante de la influencia estratégica que Irán tiene en contra de Washington y sus aliados. Se podría efectivamente reducir la importancia del Estrecho de Hormuz.

Podría muy bien ser un requisito previo para los preparativos de guerra y una guerra liderada por Estados Unidos contra Teherán y sus aliados.

Es en este marco que el oleoducto de petróleo crudo en Abu Dhabi o el oleoducto Hashan-Fujairah está siendo acogido por los Emiratos Árabes Unidos para eludir la ruta marítima en el Golfo Pérsico pasando por el Estrecho de Hormuz.

El diseño del proyecto fue elaborado en 2006, el contrato fue publicado en 2007, y la construcción se inició en 2008. [8] Este oleoducto pasa directamente de Abdu Dhabi hasta el puerto de Fujairah en la costa del Golfo de Omán en el Mar Arábigo.

En otras palabras, se le dará a las exportaciones de petróleo de los Emiratos Árabes Unidos acceso directo al Océano Índico. Ha sido presentado públicamente como un medio para garantizar la seguridad energética al evitar Hormuz e intentar evadir al ejercito iraní.

Junto con la construcción de estas tuberías, la construcción de un reservorio estratégico de petróleo en Fujairah fue previsto también para mantener el flujo de petróleo en el mercado internacional cerraría el Golfo Pérsico. [9]

Aparte de la Petroline ( Pipeline Saudí Este-Oeste), Arabia Saudí también ha estado buscando rutas de tránsito alternativas y examinando los puertos de los vecinos del sur en la Península Arábiga, Omán y Yemen.

El puerto yemení de Mukalla en la costa del Golfo de Adén ha sido de particular interés para Riyadh. En 2007, las fuentes israelíes informaron con bombos y platillos que un proyecto de oleoducto estaba en marcha y conectaría los campos petrolíferos de Arabia Saudí con Fujairah en los Emiratos Árabes Unidos, Muscat en Omán, y finalmente a Mukalla en Yemen.

La reapertura del oleoducto Irak-Arabia Saudita (IPSA), que fue construido por Saddam Hussein, irónicamente, para evitar el estrecho de Hormuz e Irán, también ha sido un tema de discusión para los saudíes con el gobierno iraquí en Bagdad.

Si Siria y Líbano fuesen convertidos en clientes de Washington, el difunto oleoducto Trans-árabe (Tapline) también podría ser reactivado, junto con otras rutas alternativas que van desde la Península Arábiga hasta la costa del Mar Mediterráneo a través del Levant.

Cronológicamente, esto también encajaría en los esfuerzos de Washington para invadir el Líbano y Siria en un intento por aislar a Irán antes de cualquier posible enfrentamiento con Teherán.

Los ejercicios navales iraníes Velayat-90, que se extendió en las proximidades de la entrada del Mar Rojo en el Golfo de Adén, en las aguas territoriales de Yemen, también se llevó a cabo en el Golfo de Omán, frente a la costa de Omán y la costa oriental del los Emiratos Árabes Unidos.

Entre otras cosas, Velayat-90 debe ser entendida como una señal de que Teherán está listo para operar fuera del Golfo Pérsico e incluso puede atacar o bloquear las tuberías tratando de eludir el estrecho de Hormuz.

La geografía de nuevo está en el lado de Irán en este caso.

Sin pasar por el Estrecho de Hormuz no cambia el hecho de que la mayoría de los campos petroleros pertenecientes a los países del CCG se encuentran en el Golfo Pérsico o cerca de sus costas, lo que significa que están situados en las proximidades de Irán y por lo tanto, a corta distancia de Irán.

Al igual que en el caso de la tubería de Hashan-Fujairah, los iraníes podría desactivar el flujo de petróleo desde el punto de origen.

Teherán podría lanzar misiles y ataques aéreos o desplegar sus fuerzas de tierra, mar, aire y anfibias en estas áreas. No necesariamente tienen que bloquear el estrecho de Hormuz; después de todo impidiendo el flujo de energía es el principal objetivo de las amenazas de Irán.

La guerra fría EEUU-Irán

Washington ha estado a la ofensiva contra Irán utilizando todos los medios a su alcance. Las tensiones en el Estrecho de Hormuz y en el Golfo Pérsico son sólo una parte delantera en un peligroso multi-frente de la guerra fría regional entre Teherán y Washington en el Medio Oriente.

Desde 2001, el Pentágono también ha ido reestructurando sus fuerzas armadas para librar guerras convencionales, con enemigos como Irán. [10]

Sin embargo, la geografía ha trabajado siempre contra el Pentágono y los EEUU no ha encontrado una solución para su dilema naval en el Golfo Pérsico. En lugar de una guerra convencional, Washington ha tenido que recurrir a una guerra encubierta, económica y diplomática contra Irán.

Mahdi Darius Nazemroaya (Traducido para Alba Tv por J. Vidal Rivero Oliveros)

Notas

[1] Fars News Agency, “Foreign Warships Will Need Iran’s Permission to Pass through Strait of Hormuz,” January 4, 2011.
[2] Fars News Agency, “Iran Warns US against Sending Back Aircraft Carrier to Persian Gulf,” January 4, 2011.
[3] Parisa Hafezi, “Iran threatens U.S Navy as sanctions hit economy,” Reuters, January 4, 2012.
[4] Fariborz Haghshenass, “Iran’s Asymmetric Naval Warfare,” Policy Focus, no.87 (Washington, D.C.: Washington Institute for Near Eastern Policy, September 2010).
[5] Julian Borger, “Wake-up call,” The Guardian, September 6, 2002.
[6] Neil R. McCown, Developing Intuitive Decision-Making In Modern Military Leadership (Newport, R.I.: Naval War College, October 27, 2010), p.9.
[7] Sean D. Naylor, “War games rigged? General says Millennium Challenge ‘02 ‘was almost entirely scripted,’” Army Times, April 6, 2002.
[8] Himendra Mohan Kumar, “Fujairah poised to be become oil export hub,” Gulf News, June 12, 2011.
[9] Ibid.
[10] John Arquilla, “The New Rules of War,” Foreign Policy, 178 (March-April, 2010): pp.60-67.

Publicado por  admin,  en LIBRERED.NET

Irán cerrará “definitivamente” el Estrecho de Ormuz

Cerrar el estrecho de Ormuz es un derecho legítimo de Irán para responder a la imposición de sanciones por parte de la Unión Europea y las autoridades de la República Islámica lo harán “definitivamente”. Así lo afirmaron simultáneamente dos miembros del Parlamento persa, Heshmatollah Falahapisheh y Mohammad Kossari, en sendas declaraciones hechas ante los medios de comunicación locales.
La aplicación de esta medida por parte de Teherán ya fue calificada de ilegítima por los diplomáticos británicos y estadounidenses. Por su parte, Occidente amenazó con respuestas de carácter bélico para impedir el cierre de la principal vía marítima para los buques tanques que transportan el petróleo extraído en los países árabes.
El tema de la confrontación en el estrecho viene ventilándose entre ambas partes del conflicto desde el 27 de diciembre pasado. Ese día, el primer vicepresidente persa Mohamad Reza Rahimi mencionó la posibilidad del cierre de Ormuz para la navegación en vista de una inminente pérdida de ingresos petroleros. Los militares confirmaron su capacidad técnica de hacerlo realidad en el marco de un simulacro desarrollado en la misma zona marítima a comienzos de este mes de enero.
La historia de las sanciones contra distintos institutos y contra científicos iraníes en persona por estar implicados en proyectos nucleares, presuntamente no puramente pacíficos, es incluso mucho más larga. Por primera vez Occidente sancionó a varios de ellos en 2006, bajo la administración de George W. Bush. EE. UU. aplicó unas medidas restrictivas que posteriormente fueron apoyadas por los países europeos.
El estado persa desde entonces rechaza las acusaciones de que pretende hacerse con una bomba nuclear, acogiéndose a un programa pacífico. Al mismo tiempo, Teherán en varias ocasiones rompió el diálogo con el Organismo Internacional de Energía Atómica. En otros casos solo le ofrecía una parte de la información solicitada acerca de los proyectos energéticos sostenidos.
Intentan “comprarse tiempo”, según experto
El historiador y periodista Ingo Niebel enfatiza que la mayoría de los estados miembros de la UE están unidos política- y militarmente con EE. UU. a través de la OTAN. “Aparte de estos vínculos lo que la UE ha intentado con este nuevo embargo es comprarse tiempo para que EE. UU. e Israel retrasen sus intenciones de atacar a Irán a una época que podría ser más favorable”.
Por otra parte, el experto desestima las pérdidas económicas por el suministro de crudo como un factor importante del daño del nuevo régimen para la UE. “Pues en verano —dice— en Europa se suele consumir menos petróleo que ahora, en estas fechas de invierno”.
Para el momento el embargo ha recibido el respaldo de la diplomacia israelí, a la vez que fue lamentado por el Ministerio de Asuntos Exteriores ruso. Su titular, Serguéi Lavrov, aseguró que en la situación actual, Moscú no cejaría en su empeño en reanudar las negociaciones con Teherán acerca del programa nuclear. Mientras, el primer ministro del Estado Hebreo, Benjamin Netanyahu, afirmó que la medida viene como “un paso en la dirección correcta”.
Publicado: 23 ene 2012 | 16:27 MSK
Actualidad RT

Quizás también le interese:

El peligro de la indiferencia ante la pérdida de derechos y recortes del gobierno


El peligro de la indiferencia

31 enero 2012 | Categorías: Opinión |

ManifestaciónFrancisco Delgado Morales – ATTAC Cádiz.

Hace aproximadamente un par de años que España está oficialmente en crisis.

Desde entonces se han intentado poner en marcha diferentes medidas para salir de este periodo de convulsión económica.

Curiosamente todas las recetas puestas en marcha tienen un marcado carácter neoliberal, gozan del visto bueno de los llamados mercados, agencias de valoración y resto de entidades y organismos financieros internacionales, siendo anunciadas (y amplificadas por los medios del tea-party periodístico) como la única manera posible de salir de esta situación económica.

Se trata de una línea política definida fundamentalmente por la reducción del déficit vía recorte del gasto público. En concreto en nuestro país se han congelado sueldos a trabajadores públicos y pensionistas, otorgado moratorias a prestaciones sociales elementales, promovido recortes de derechos, reformas exprés de la constitución que elevan los dogmas noeliberales a rango de ley, flexibilizado el mercado laboral, elevado la edad de jubilación, subido impuestos a las clases medias …etc.

Por otro lado, el del capital, no se han tocado los impuestos que gravan las rentas de capital, ni oír hablar de las SICAV, se ha prestado a la banca europea 1,6 billones entre 2008 y 2010, que luego utilizan para comprar deuda de los Estados a un interés más alto (como ejemplo: los bancos españoles ganaron 9.328 millones en los primeros nueve meses de 2011), ha aumentado la desigualdad social hasta niveles predemocráticos,y los mercados y su infantería, las Agencias de Colocación de Riesgo, siguen sin saciarse aún y piden más reformas.

El resultado de esta política económica ultraliberal no puede ser más desolador. El paro ha aumentado hasta las 5273600 personas, existen en nuestro país 1.575.000 de familias con todos sus miembros en paro, el número de desalojos de casas y pisos por impago ha subido exponencialmente, los bancos siguen sin conceder créditos y la famosa prima de riesgo no sólo bajó sino que subió llegando a sobrepasar en algún momento los 500 puntos básicos.

Al mismo tiempo, se ha producido un enorme retroceso en el campo de los derechos sociales más elementales. Es decir, toda la carga de la crisis ha recaído sobre el grueso de la ciudadanía dejando al borde del KO al ya de por sí maltrecho Estado de Bienestar, mientras la elite financiera y económica ha gozado de mayores y mejores condiciones para aumentar sus riquezas.

Lo que ha pasado, y está pasando, en España es sólo un ejemplo de las múltiples respuestas que los Gobiernos de los Estados están dando de forma infructuosa ante la crisis.

Resulta inquietante que los dirigentes de los principales Estados y Organismos Internacionales, en principio entiendo personas de valía, capacidad intelectual y con una gran responsabilidad política, sean tan ciegos y no vean que este no es el camino.

Argumentado en un neolenguaje que atenta a la inteligencia de la ciudadanía nos arrastran por un delirio neoliberal sin fin. Hasta alguien con unos conocimientos elementales de economía debería saber que por la vía de la reducción del gasto lo único que se consigue es la caída del consumo y en consecuencia de la producción, el aumento del paro y la recesión económica.

Lo dijo James Livingston en el New York Times el pasado mes de noviembre. En su artículo ¡Es el consumo, estúpido! afirmaba que sólo el incremento del gasto público y del consumo impulsan el crecimiento económico. Habida cuenta de lo que ha ocurrido con su utilización en los mercados especulativos financieros, queda demostrado que los beneficios empresariales no son la variable sobre la que articular las políticas económicas para salir de la crisis.

¿O sí? Depende realmente de lo que se pretenda.

Recuerdo un documental de Michael Moore en el que aparecía un ejecutivo que afirmaba “Malos tiempos para las personas, buenos tiempos para los negocios”. Así es.

Llama la atención que sean precisamente aquellos que nos dicen que la división ideológica de izquierdas y derechas está superada y que lo que hay que hacer es usar “el sentido común” estén tan lejos del uso del raciocinio en el ámbito económico. Al contrario siguen a pies juntillas los dogmáticos postulados de la ideología liberal en su máxima expresión. Algún motivo habrá, digo yo.

Se podría pensar que, quizás, simplemente la crisis es un mero pretexto para que se produzca un cambio social más significativo. Quizás, no sea conveniente salir de la crisis para cumplir con unos objetivos que distan mucho de la justicia social y económica que dicen abanderar para justificar sus acciones.

Siguiendo la teoría del shock de Naomi Klein, quizás, solo sea una excusa para que aprovechando la coyuntura se realicen profundas reformas del sistema. Bajo el miedo orwelliano a perder lo poco que nos queda, los ciudadanos estamos conmocionados y accedemos indolentes a cuestiones impensables en otra situación.

Esto es utilizado en su propio beneficio por el poder financiero y político para realizar reformas que atentan contra los más elementales principios de convivencia en democracia.

Así parece, al menos, cuando se observa el aumento de la desigualdad social, el recorte sistemático de derechos y la imposición de los intereses del capital por encima de los de la ciudadanía. Los poderes financieros, están dando una estocada mortal al sistema democrático que afecta a los principios que legitiman su propia existencia.

Lo que está ocurriendo no es solamente una cuestión relativa a la crisis económica, se trata de una crisis sistémica, el preludio de una cambio social que configurara una nueva forma de ordenar la relaciones de poder y de estructurar la sociedad.

Se trata de un cambio de paradigma de ordenamiento social y político en toda regla, en el que la democracia no tiene cabida, los derechos sociales son un lastre y los ciudadanos un número prescindible. Un sistema que supone un retroceso de 200 años en la historia de luchas, reivindicaciones y conquistas.

Si en la Edad Media el sistema se legitimaba por el mandato divino y los fundamentos que articulaban el orden social y político venía dictado por el mismísimo dios, ese otro mundo seguro, como dice J.L. Sampedro, que nos aguarda encontrará la legitimidad en el mandato financiero, donde la única opción política posible es la ordenada por el capital y sus secuaces.

Es lo que vienen denunciando movimientos sociales como ATTAC. No nos estamos jugando nuestro presente económico sino la viabilidad de nuestro propio futuro.

Como dice Noam Chomski los derechos no se conceden, se conquistan.

Las posibilidades que se presentan ahora ante nosotros vienen marcadas por la elección que hagamos en la siguiente dicotomía: actuar para la reconquista de los derechos perdidos y promover otra forma de entender y vivir en sociedad o esperar inmóviles mientras aparecen los restos del naufragio de lo que en su día fue llamada sociedad del bienestar.

http://www.attacandalucia.org/el-peligro-de-la-indiferencia/

La invasión a Libia, patrón para las nuevas Guerras Imperiales


La invasión a Libia, patrón para las nuevas Guerras Imperiales

Artículos de Opinión | David Urra | 02-02-2012 |

Con la decisión francesa y tras ella – los demás estados europeos y EE.UU de reconocer la legitimación de la oposición libia, fue puesta en marcha la segunda fase y la más importante para la intervención contra el pueblo libio.

Esta decisión fue acompañada de una Operación Psicológico- Informativa (OPI), realizada tanto dentro de los países europeos como fuera de sus fronteras, a pesar de la cual no se pudieron lograr todos los objetivos trazados, la capacidad del gobierno libio de controlar la situación resulto evidentemente convincente.

Así mismo la OPI se mantuvo como el principal componente empleado por la OTAN contra los libios, obligando otra vez a dudar sobre el rol en el mundo actual de los “escenarios políticos” del empleo de los medios y métodos de las Operaciones Psicológico- Informativas.

El punto de inflexión de la nueva caracterización y realización de las Operaciones Psicológicas (OP) fue a mediados de los 80 con la introducción del término propagandístico de “Estrategia de Seguridad Nacional.”

Esta estrategia se diseñó por el aparato de Reagan en 1981 y constaba de cuatro componentes fundamentales: el Diplomático, el Económico, el Militar y de Información.

El énfasis en la información como el principal componente fue confirmada por los conflictos armados en Granada (1982) y Panamá (1989). En términos de la teoría, las Operaciones de Guerra Psicológica locales, llegaron a ser consideradas como un multiplicador de las capacidades de combate de las tropas en todas las operaciones militares.

Es importante señalar que la operación contra Libia no comenzó durante los disturbios en Bengasi. Fue planificada, preparada y ejecutada desde mucho antes y sus componentes son en cierta medida un resultado de las experiencias obtenidas por los EE.UU en eventos anteriores.

La operación “Tormenta del Desierto” 1990-1991 Iraq;

“Ángel de socorro” en Haití 1991;

“Devolver la Esperanza” en Somalia 1992-1993;

“Defender la Democracia” en Haití 1994;

“Escudo Unificado” Somalia 1995;

operación “Esfuerzo Conjunto” en Bosnia-Herzegovina 1996;

“Operación Fuerza Aliada” Yugoslavia 1999;

“Libertad Duradera” Afganistán 2001 y

“Libertad Iraquí” Iraq 2003.

Las operaciones de la OTAN contra Libia, son un ejemplo clásico de las OPI de nuevo tipo.

Se trata de definir cuales acciones fueron empleadas para la desestabilización del Gobierno de Khadafi. Etapa preliminar de la operación

Como dijimos anteriormente las operaciones de Guerra Psicológico-Informativa contra Libia, no comenzaron con la “rebelión” en Bengasi. Su planificación se ideo mucho antes y la comunidad internacional solo “presencio” la última fase de su ejecución – La toma del poder por parte de las Fuerzas comandadas por la OTAN y representadas por los “rebeldes” del CNT.

La operación “Protector Unificado” puede haberse nombrado en este momento, pero ya sea con esta u otra nomenclatura estaba en marcha desde hace mucho tiempo.

De hecho parte de este plan pudieran considerarse los bombardeos selectivos que contra Khadafi ordenó el entonces Presidente de EE.UU en el año 1986 y donde murieron varios miembros de su familia.

La dirección concreta de las operaciones se realiza por intermedio de una agrupación especial del Grupo Operativo del Departamento de Defensa de los EE.UU con la cooperación de representantes del Departamento de Estado, la CIA, la Agencia de Información USIA y determinados Medios de Difusión Masiva (MDD).

Una operación tipo en la Guerra psicológico – informativa comprende las siguientes etapas:

  1. 1. Planificación;
  2. 2. Formulación de los objetivos de trabajo;
  3. 3. Estudio y definición de los objetivos a influir;
  4. 4. Estratificación política de la comunidad local e internacional.
  5. 5. Selección de determinados tipos, formas, métodos y técnicas de influencia psicológica;
  6. 6. Elaborar el contenido (tecnologías de empleo de los componentes principales), de las acciones psicológicas;
  7. 7. Determinación del entorno comunicativo y las condiciones de ejecución, de ser necesario definirlas;
  8. 8. Garantizar el control sobre la efectividad en la realización de las operaciones y medidas definidas.
  9. 9. La polarización política de los estratos, las cuales juegan un papel clave en el escenario operativo.
  10. 10. Inicialización de la actividad política de los estratos (en correspondencia con el rol que se les asigna en el escenario de la operación).
  11. 11. Reacción en cadena controlada.
  12. 12. Corrección de los planes originales para la operación (retroalimentación).

Para comprender con exactitud cómo se fueron desarrollando las acciones y operaciones psicológico-informativa en Libia se hace necesario tener presente los siguientes hechos:

• Khadafi posteriormente al ataque aéreo contra él y su familia en 1986 y presionado por la posibilidad de que se profundizara la Guerra contra Libia, decidió “acercarse” a occidente y hacer concesiones que según su criterio alejarían el peligro de una agresión a gran escala.

De hecho esto le valió de un justificado repudio por parte de los países y movimientos progresistas en el Medio Oriente y fundamentalmente de los palestinos, que se sintieron traicionados por Khadafi al abandonar este la causa palestina que anteriormente apoyo vehementemente.

• Como parte del plan de operaciones, EE.UU presionó al gobierno libio para que hiciera concesiones de tipo económico, abriendo su economía al mercado internacional, permitiendo con ello que las empresas extranjeras (léase, de las potencias occidentales fundamentalmente), se introdujeran en sectores estratégicos de la economía Libia como el petróleo y las finanzas.

• Igualmente las Fuerzas Armadas libias, que hasta ese momento estaban siendo abastecidas técnicamente y capacitadas por la antigua URSS y después por Rusia, empezaron a recibir medios y capacitación de las principales potencias occidentales, desarrollándose un extenso plan de “captación”, por parte de los servicios de inteligencia norteamericanos, de Jefes y Oficiales que podrían servir a los intereses de los EE.UU en el momento necesario.

Es de señalar que paralelamente los EE.UU “convencieron” a Khadafi de que entregara los cohetes que poseía libia con alcance superior a 300 Kms.

El supuesto pretexto estaría relacionado con la falta de necesidad de dichos medios militares, ya que ahora el Gobierno libio era socio de occidente.

Khadafi se creyó la historia sin saber que este era parte del plan para desarmar a Libia y facilitar las acciones para derrocarlo en el futuro.

Pero no solo entregó estos medios sino que desmantelo parcial o totalmente otros medios defensivos que había adquirido en la antigua URSS y Rusia, bajo el pretexto de que eran obsoletos.

Entre ellos se encontraban los 2 submarinos Diésel proyecto I 641 y parte de sus medios de Defensa Antiaérea.

En el momento de la agresión y según las fuentes de inteligencia norteamericanas las FF.AA de Libia deberían tener:

o 300 Cohetes con sus instalaciones de lanzamiento del tipo SA-2,

o 250 Cohetes con sus instalaciones de lanzamiento del tipo SA-3,

o 380 Cohetes con sus instalaciones de lanzamiento del tipo SA-5,

o 70 Cohetes con sus instalaciones de lanzamiento del tipo S-200,

o 380 Cohetes móviles del tipo Igla 9K38,

o 278 Cohetes móviles del tipo Strila-3.

• Igualmente EE.UU y sus aliados (Francia e Italia), convencieron al gobierno de Khadafi de lo innecesario de adquirir más armas y reciclar así el viejo parque de armamento soviético que databa de los años 80.

Esto provoco que una buena parte del armamento del Ejército libio estuviera de baja o con reducidas capacidades de empleo cuando comenzó el conflicto, reduciendo con esto su capacidad combativa.

• Se hace necesario igualmente considerar el bajo nivel de preparación técnica que tenían las Fuerzas Armadas libias y su casi inexistente preparación ideológica, como resultado del trabajo que hicieron las potencias occidentales con la oficialidad y la irresponsable preocupación del Gobierno libio por este tema.

La mayoría de los miembros de las Fuerzas Armadas servían en ellas por la espléndida remuneración que daba el Gobierno a sus militares, en un país donde servir en las FF.AA era un medio de vida, por cierto bastante poco apreciado por los libios que tenían la posibilidad de estudiar en las mejores (o más caras) universidades del mundo, gracias a la generosidad de su Gobierno que asumía los gastos de formación de sus pobladores.

• Por otro lado y considerando las características del país que tenía una población reducida y un territorio enorme, la escasez de mano de obra provocaba la necesidad de contratar gran cantidad de extranjeros para suplir este déficit.

Por ello, las empresas extranjeras que se incrustaron en las ramas estratégicas del país, contrataron a especialistas de otros países, lo que les permitía tener un control absoluto sobre la autonomía de dichas empresas.

• Por último, la creencia de Khadafi de que con estas concesiones se había convertido en “socio” de occidente lo llevo a subestimar el peligro que se le venía encima, olvidando dos principios básicos:

Los EE.UU no tienen socios, solo intereses; Occidente paga a los traidores, pero los despedaza.

• EE.UU y las potencias occidentales nunca creyeron en Khadafi, de hecho sus esporádicos “pataleos izquierdistas” no pasaban de ser bravuconadas de aspirante a estrella de Hollywood. Su última propuesta de crear una moneda alternativa al Dólar, aceleró el proceso de derrocamiento de su Gobierno que ya estaba en camino.

Creadas las premisas fundamentales para derrocar al Khadafi y aprovechando la “Situación revolucionaria” que se desarrolló en Egipto y otros países islámicos y ante la imposibilidad de lanzarse con éxito contra Corea del Norte e Irán, EE.UU vio abierta la posibilidad de adelantar la “Toma de Trípoli” o mejor dicho del petróleo libio.

Claro que para ello necesitaba “acelerar” el proceso de preparación y desarrollo del Plan de Guerra Psicológico-Informativa que ya había previsto.

Para ello comenzó con la creación y estimulación de pequeños grupos “disidentes” en la Zona donde tenían las condiciones propicias para desarrollar y ampliar las acciones desestabilizadoras. En Bengasi se encontraba la mayoría de las empresas petrolíferas que estaban bajo el manejo del capital extranjero.

Esto permitía emplear a una determinada cantidad de “colaboradores” libios de dichas empresas en la “revuelta” antigubernamental. Por otro lado se paralizo prácticamente en 72 horas toda la industria del petróleo, dejando al gobierno atado de pies y manos para manejar un recurso estratégico en las condiciones de enfrentamiento con la OTAN.

Igualmente esta zona estaba alejada de Trípoli y sus alrededores, donde Khadafi contaba con la mayoría de los medios para su sostén, desde el punto de vista militar y social.

A la par, la zona de Bengasi era limítrofe con Egipto lo que permitiría emplear la frontera común con el aliado de EE.UU para infiltrar por esa vía mercenarios, armamento y prácticamente cualquier medio necesario para darle legitimidad a la “insurrección”.

De hecho se conoce con exactitud que eso fue precisamente lo que sucedió. Por ultimo esta región era la que poseía más simpatizantes con el derrocado, por Khadafi, monarca Libio, por lo que eran propicias las condiciones para crear una fuerza de oposición.

Paralelamente comenzó un proceso acelerado de preparación de la opinión pública europea para obtener el apoyo necesario a las acciones de las fuerzas que protestaban contra el Gobierno de Khadafi dentro del país y de la ayuda militar que se le debía ofrecer por parte de los países y las potencias occidentales de Europa, así como de los países árabes y de la comunidad mundial en su conjunto, la cual debería aprobar la intromisión.

En esta etapa de la operación la unidad entre la idea y los objetivos de los países europeos (ante todo Francia e Italia) y los “revolucionarios” libios, conjuntamente con el apoyo recibido por determinados países de la región, permitió unificar a la opinión informativa con la participación de los Medios árabes y europeos.

Su tarea consistía en:

• Formar una imagen de Gaddafi como la de un dictador sangriento, quien tomo medidas represivas contra los civiles empleando la fuerzas armadas, y se convirtió de hecho en un criminal de guerra;

• A los ojos de la opinión pública crear una imagen de la oposición libia que la definía como la única fuerza progresista en el país, capaz de llevar al pueblo y el país a la prosperidad, justicia y democracia;

• Formar en los países árabes simpatías por la oposición, refiriéndose a su motivación puramente nacional de lucha contra la tiranía (autoritarismo), sobre la base de los valores islámicos y siguiendo el ejemplo de los pueblos de Egipto y Túnez;

• Vender la idea a la opinión pública europea de que el “Enemigo de la raza humana” debe y puede ser derrocado por medios militares, mientras que los pobladores pacíficos de Libia “rezan” por la ayuda militar de occidente;

•A la vista de la comunidad internacional crear la imagen de que los países europeos son los “iniciadores” de las acciones militares contra Gaddafi, que salvarían de la destrucción y el genocidio a los pobladores pacíficos que protestan contra el régimen y en ese contexto recibir “carta abierta” por la ONU para actuar;

• Desinformar a los miembros del ejército libio con relación al verdadero potencial del enemigo, creando en ellos sensación de pánico y desmoralización.

Al mismo tiempo, apremiados por el corto período de tiempo en que se debían realizar la operación -como sabemos, todo fue de improviso, ya que en ese momento se fueron creando las condiciones informativas sobre la base de montarse sobre los acontecimientos egipcios y tunecinos- los disturbios se formaron de forma precipitada ya que no existía una oposición estratificada y organizada, igualmente no existía un único centro de coordinación y control.

La oposición tenía un carácter amorfo y disgregado lo que no permitía consolidar su posición y ni siquiera emplear los recursos informativos que tenían a su disposición, lo que implicaba la tarea de crear en la opinión publica islámica una imagen positiva, así como en la masa de miembros del ejército del Gobierno.

Igualmente los medios de difusión europeos después de haber trabajado con eficiencia dentro de la CE, no pudieron lograr la misma resonancia a escala mundial.

Esto a la larga se manifestó en un efecto limitado a las fuerzas anti Khadafi y en el apoyo “relativo” de la resolución No 1973 de la ONU para establecer una zona de exclusión aérea en Libia.

El éxito en general se logró gracias a la combinación de los resultados de las acciones de las OPI y las herramientas de influencia diplomática, lo que logró que la resolución de la ONU no fuera bloqueada, y permitió a la OTAN comenzar sus operaciones militares.

En este caso, la Comunidad Europea (incluyendo a los países líderes de la UE y la OTAN, con la excepción de Alemania), en su conjunto apoyó la intervención militar al lado de la oposición libia.

Segunda etapa de la operación.

Sus componentes militares y operativos. El 20 de marzo 2011 el Ministerio de Defensa francés anuncio la salida del portaaviones “Charles de Gaulle” hacia las costas de Libia, acompañado por dos fragatas de la Marina francesa – “Aconit” y “Dupleix”, así como de un buque cisterna.

La protección de este grupo la llevó a cabo un submarino atómico. Al mismo tiempo, en la noche del 20 al 21 de marzo en los cielos de Libia por primera vez en la operación “Odyssey Dawn ” fue empleado por los EE.UU. el avión EC-130J (Comando Solo), que pertenece a la 193o Ala de las Fuerzas de Operaciones Especiales de la Fuerza Aérea de los EE.UU.

Algo sobre el Comando Solo. De acuerdo al concepto de las Operaciones Psicológico – Informativas (OPI), los EE.UU. (nótese que el Pentágono anunció recientemente que no aceptaba este término, pero el sentido de estas operaciones se mantiene intacto), han otorgado gran importancia a los medios móviles de las OPI.

Por otra parte, los estudios de televisión y radio instalados en las aeronaves se reconocen como los más efectivos, ya que pueden ser rápidamente desplegados en la zona de operaciones y funcionar de forma autónoma durante mucho tiempo. Igualmente, pueden “cubrir” grandes áreas con la señal transmitida.

De acuerdo con la descripción técnica, el EC-130E RR posee un equipamiento para la transmisión en una amplia gama de frecuencias y la transmisión de programas de TV en el formato global a color WWCTV.

Seis transmisores que trabajan en el diapasón de frecuencias de 450 kHz a 350 MHz, emiten las señales con ayuda de 9 antenas dislocadas por todo el avión.

De esta forma la antena de cable longitudinal sobre el fuselaje, garantiza la potencia máxima en la transmisión lateral y al complejo de 4 antenas de televisión en la cola del avión en la transmisión hacia abajo.

La antena transmisora-receptora que sobresale en la cola da longitud variable está destinada para la sintonización fina de los parámetros de las señales. De esto en gran medida depende la calidad de las imágenes de TV. Ocho radioreceptores trabajen en un diapasón más amplio- de 200 kHz a 1000 MHz.

Las radiaciones capturadas por ellos se envían a 4 analizadores de espectros de frecuencia, que determinan los parámetros de las señales recibidas y permiten con gran exactitud sintonizar los transmisores propios a las frecuencias de trabajo en que trabajen las estaciones de radio y TV del enemigo.

Dentro del equipamiento también se incluyen dos estaciones de radiocomunicación del tipo AN/ARC-186 y AN/ARC-164, conjuntamente con el cifrador de comunicación por radio KY-58 y el sistema de determinación de las marcaciones de las estaciones que están al aire por el enemigo.

Como medio de defensa en el avión se encuentra un equipo de alerta de radiaciones de radares enemigos AN/AAR-47 con un sistema de lanzamiento de señuelos para la defensa contra cohetes que posean cabezas con sistemas de autodirección térmicos o de radiolocalización.

Igualmente posee un generador de interferencias infrarrojo del tipo AN/ALQ-157. La tripulación se compone de 2 pilotos, navegante, oficial Jefe de la operación y siete especialistas (Un ingeniero, un especialista desistemas radioelectrónicos y 5 operadores).

Hay que tener en cuenta que en el Pentágono se evalúa la efectividad del “Comando Solo” considerablemente superior al empleo de los modernos bombarderos B-2.

Por cierto, en las filas del ala de aviación 193, a donde pertenecen 3 “Comando Solo”, se encuentran destinados 4 aviones EC-130 (CL) “Comfi Levi” cuya tarea consiste en interceptar e interferir las transmisiones de radio del enemigo.

En el caso de Libia, la situación se simplifico por el hecho de que el espacio aéreo sobre el país, desde casi el primer momento y de forma absoluta, estaba controlado por las fuerzas de la coalición, lo que permitía el empleo seguro del “Comando Solo”.

En lo que se refiere a los “mensajes” promovidos, en primer lugar iban dirigidos a las tripulaciones de los buques de la Marina de Guerra Libia (MGL) y estaban compuestos por frases cortas del tipo: “En caso de intentar salir del puerto ustedes se convertirán en objetivos de ataque y serán destruidos”, “Marinos libios, no vayan a sus buques.

Vayan a casa con su familia. Abandonen los buques. No intenten silenciar nuestras transmisiones”. Las transmisiones se desarrollaban en inglés y árabe.

Paralelamente se llevó a cabo el seguimiento informativo de las acciones militares.

Los objetivos de este componente consisten en:

  • • Demostrar la unidad de los países de la OTAN en la lucha contra un “Dictador sangriento”, apoyo a las operaciones a escala internacional.
  • • Crear la ilusión de que la OTAN realiza una selección estricta de objetivos militares de Khadafi para ser atacados y a su vez la seguridad de que estas acciones no afectarán, ni a los militares de la OTAN, ni a la población civil libia.
  • • Centrar la atención en el estricto cumplimiento de la resolución de la ONU, durante la realización de las acciones militares.
  • • Desinformar a la opinión pública y a las fuerzas pro Khadafi, con relación a los “éxitos” de la oposición libia y la OTAN.
  • Como es sabido, durante el desarrollo de esta etapa se empleó activamente la desinformación de la situación operativa en el país, los resultados y desarrollos de las operaciones hechas por las fuerzas del Gobierno contra los “sublevados” y las acciones de estos últimos, así como la correlación real de fuerzas y sus tácticas.Igualmente se emplearon montajes falsos de fotos y videos y montajes escenográficos para crear una imagen positiva de los “sublevados” y una negativa de las tropas de Khadafi. Así mismo los medios informativos obtuvieron informaciones “verídicas” (muy especialmente del lugar de los hechos), sin hacer referencia a las fuentes y evidentemente basadas en estados emocionales.
  • Sin embargo, a pesar de la relativamente larga duración de las operaciones contra Libia y gracias a las medidas de las OPI, en los países europeos no se crearon las condiciones para que la opinión pública exigiera su terminación (en primer orden, gracias a la ausencia de informaciones sobre bajas en la OTAN). Esto, a pesar del alto costo financiero de las acciones combativas.

Al mismo tiempo a escala mundial se formó una opinión positiva sobre la OTAN, lo que permitiría, en caso de no lograrse los objetivos planteados, comenzar la operación terrestre con un mínimo de críticas por parte de la comunidad internacional.

El último éxito en este plano fue logrado con la aceptación por parte de Rusia del denominado Consejo de Transición Libio. Antes de esto, Moscú solo reconocía al Gobierno de Khadafi como el legítimo represante del poder en el país.

En resumen, es necesario constatar lo siguiente:

En la actualidad, en manos de los países que lideran el escenario internacional se encuentra un arma potente en forma de herramientas y técnicas de Operaciones psicológico-informativas, que demuestran una alta efectividad y permiten la utilización de métodos que ejercen presión y producen cambios en los regímenes políticos de otros países, sin el empleo de la intervención militar clásica, de forma “democrática” y con gastos reducidos.

En el momento en que los costos del armamento moderno y demás gastos militares han llegado al techo, inclusive en los países más poderosos del mundo, los estados que tienen grandes ambiciones hegemónicas y limitaciones de recursos, ven estos medios y métodos de OPI como una bendición.

Por otro lado, las condiciones de empleo de las acciones con los medios de las OPI, permiten recibir apoyo de la opinión pública a la utilización de métodos militares y por ende, de recursos para su puesta en práctica. Igualmente los políticos occidentales pueden emplear las OPI como medio para lograr objetivos políticos (por ejemplo Nicolás Sarkozy).

Todo esto permite afirmar la altísima efectividad de las OPI en el desarrollo de los conflictos armados contemporáneos. Acciones de las Fuerzas de Operaciones Especiales (FOE) de EE.UU y SAS de Gran Bretaña

Los servicios especiales de Occidente se prepararon durante mucho tiempo para la intervención en Libia. Los hechos de la “Primavera Árabe” solo aceleraron el proceso que venía desarrollándose de años atrás.

Para las potencias que componen el “Eje de la Guerra”, Libia “debía” repetir el escenario que se había producido en Túnez y Egipto con un mínimo de derramamiento de sangre, lo que estaría acorde a la nueva concepción occidental para el derrocamiento de Gobiernos no afines a sus intereses, solo que, el fracaso inicial de los “sublevados” libios fue inesperado – lo que provocó la intervención aérea de la OTAN – y la posterior ofensiva de las Fuerzas Gubernamentales que hizo retroceder a los “rebeldes” hasta ponerlos al borde del colapso, condujeron a que el papel de las Fuerzas de Operaciones Especiales (FOE) de los EE.UU, Gran Bretaña, Egipto, Qatar y los Emiratos Árabes Unidos, adquirieran un papel determinante en las operaciones militares.

De hecho los MMD señalaron públicamente 3 operaciones en que participaron miembros de la Fuerzas Especiales Británicas.

La primera ocasión fue en el primer mes de los acontecimientos en que participaron en la evacuación de los ciudadanos británicos de Libia, lo cual se produjo antes de los disturbios en Bengasi.

La segunda ocasión fue cuando un grupo de los FOE británicas fue capturado por los “sublevados” cerca de Bengasi, a lo que la prensa occidental reacciono llamando – un error – ya que el grupo intentaba precisamente hacer contacto con los “rebeldes”. La tercera fue durante la toma de Trípoli, donde las FOE se encargaron de “limpiar” las edificaciones gubernamentales que después tomarían los “rebeldes”.

Se conoce que una parte de los miembros de las FOE británicas llegaron a Libia en vuelos civiles y recibieron posteriormente el armamento y otros medios necesarios nada más y nada menos que en la Embajada Inglesa en Trípoli !!??

Posteriormente el destructor “York” de la MG Británica, desembarco en el puerto de Bengasi otras formaciones FOE. Una de las primeras tareas a cumplir por las FOE fue ayudar a organizar y asegurar los contactos entre los diplomáticos británicos y los representantes de la “oposición”.

Según fuentes del diario inglés “The Daily Telegraph” los EE.UU solicitaron a Gran Bretaña que sus FOE trabajaran en el proceso de ubicación y control de medios químicos (cerca de 10 toneladas de gas pimienta y Sarín), que según los estadounidenses estaban en manos de los leales a Khadafi.

Aunque la prensa británica reconoció la participación de las fuerzas “SAS” en Libia, trataron por todos los medios de otorgarles un papel “modesto”, diciendo que solo servían de apuntadores para los ataques aéreos.

Lo cierto es que las formaciones “SAS” británicas y los FOE y SEALS norteamericanos participaron en la operación terrestre y aérea y su presencia fue constatada en:

  • • Preparación y equipamiento de los grupos “rebeldes” de la oposición,
  • • Combates con las principales agrupaciones militares del ejército Libio,
  • • Captura de personalidades e importantes Jefes de las FF.AA Libias,
  • • Actividades de Inteligencia para ubicar a Khadafi y sus principales seguidores,
  • • Organización y realización de la toma de Trípoli,• Búsqueda y recopilación de documentos y medios de las principales instalaciones gubernamentales en Trípoli.

En las operaciones de la toma de Trípoli y posterior captura de Khadafi y otros dirigentes libios, los grupos “SAS” británicos fueron avituallados con vestuarios de corte árabe y armamento idéntico al que empleaban los “opositores” libios, para evitar la publicidad.

Igualmente EE.UU envió con carácter oculto sus FOE a Libia. Según distintos especialistas norteamericanos los llamados “Boinas Verdes” se pintaban solos para una operación de este tipo, ya que se hacía necesario mantener el carácter oculto de la operación para no violar la resolución 1973 del Consejo de Seguridad de la ONU.

La mayoría de los expertos han declarado que, tanto los bombardeos a ciudades civiles, como el abastecimiento con armas a la “oposición” Libia, fueron flagrantes violaciones de dicha resolución.

El 24 de septiembre del 2011 un representante de la OTAN declaro a CNN: “…. Las FOE de Gran Bretaña, Francia, Jordania y Qatar, comenzaron en los últimos días la fase activa de las acciones contra Trípoli y otras ciudades, para interactuar con el movimiento de los “rebeldes”.

Los FOE británicas interactuaron con los “rebeldes” para ayudarlos en la realización de las operaciones militares. Igualmente los instruían en el mejoramiento de sus tácticas, garantizando además el envío de los datos para que la aviación pudiera realizar sus golpes aéreos. Además ejecutaban tareas de exploración y enlace de las comunicaciones durante la toma de Trípoli.

Los Grupos de Fuerzas Especiales qataríes participaron activamente en la realización de las acciones combativas durante la toma de Trípoli. El asalto final al complejo de edificaciones del Gobierno de Khadafi fue comandado por las Fuerzas Especiales de Egipto y Qatar.

Estas fuerzas fueron las que entraron primero a las edificaciones y realizaron la requisa de documentos y computadoras con información valiosa.

Según informaciones de la agencia “France-Presse”, como mínimo 2 grupos de Fuerzas Especiales francesas y otro grupo británico, trabajaron en el Estado Mayor de los “sublevados” en Bengasi, ocupándose de las comunicaciones ya que en los contenedores en que vivían se podían observar múltiples antenas de todo tipo.

De la presencia de las FOE en Libia se conoce públicamente desde Febrero del 2011 cuando participaron en la evacuación de extranjeros desde distintas ciudades libias. En esta ocasión perdieron un helicóptero.

Como un hecho pintoresco, aunque no exento de importancia, se puede señalar el asalto que un grupo de FOE búlgaras realizo, por mandato del “Consejo de Transición Libio”, a la embajada de este país en Sofía.

Los diplomáticos libios, que representaban al Gobierno de Khadafi, se habían negado a abandonar la sede diplomática, a pesar de haber sido declarados personas non-gratas por el gobierno búlgaro.

Como referencia se puede recordar que a partir del año 2009 se encuentra en estado operativo el Comando de FOE en África “SOCAFRICA” subordinado al Comendo General de las FF.AA de EE.UU en dicho continente “USAFRICOM”.

Este comando había llevado, entre otras, toda la planificación aseguramiento y realización de las Operaciones Especiales en Libia y otros países del continente africano (Sudan, Somalia, etc).

La primera tarea a la que se enfrentaron los norteamericanos en Libia era la de anular y destruir la aviación y los medios de Defensa Antiaérea del Ejercito Libio.

Para ello contaban con un trabajo previo de inteligencia realizado por los especialistas de dicho comando y en el cual se emplearon los medios satelitales, la información recopilada de la oficialidad Libia (recuerden que estos participaron en cursos y adiestramientos en Escuelas e instalaciones occidentales donde se “trabajo” fuertemente en su colaboración), así como en trabajos de agentura. Es por ello que la primera parte de los bombardeos es dirigida y ejecutada por la Fuerza Aérea de los EE.UU.

Después de neutralizado el sistema de Defensa Antiaérea y casi destruida la aviación (no solo por las acciones de EE.UU, sino y por la falta de previsión y profesionalidad de las Fuerzas Armadas de Khadafi que no fueron capaces ni siquiera de enmascarar los aviones), quedaba en la agenda la tarea de destruir los blindados y distintos tipos de medios móviles de fuego que poseían las fuerzas gubernamentales.

Es por ello que entran en acción las formaciones de las FOE de la Fuerza Aérea de los EE.UU, que tienen en su plantilla los aviones AC-130 que conjuntamente con los cazas A-10, son ideales para la detección y aniquilamiento de objetos terrestres móviles.

Por último, los MMD publicaron las fotos del submarino atómico “Florida” en el puerto de la Bahía napolitana en Italia, el cual está preparado para el desembarco de los nadadores de combate “SEAL”.

Según se conoce, este submarino junto a otros 3 son parte de un programa avanzado que EE.UU está desarrollando para garantizar un sistema de Grupos FOE en la Marina norteamericana “ASDS” (Advanced SEAL Delivery System).

Esta es la primera vez que un submarino atómico perfeccionado se emplea en interés de las Fuerzas de Operaciones Especiales. Como conclusión podemos señalar lo siguiente:

  1. 1. En el caso Libio las Operaciones de las FOE comenzaron a realizarse mucho antes de comenzar las “sublevaciones” de la “oposición”,
  2. 2. De acuerdo a las nuevas concepciones occidentales del empleo de la “Fuerza blanda”, se desarrollaron distintas actividades, ante todo en el orden psicológico-informativo, que permitieron “madurar” la situación y generar la aparición del pretexto que sería la nueva “oposición” Libia y su enfrentamiento al Gobierno de Khadafi.
  3. 3. A pesar de las múltiples declaraciones de los personeros de occidente, en Libia se desarrolló una Operación de invasión terrestre cuyas características difieren de las clásicas. Esta operación no tenía los clásicos indicios de este tipo de acción, que implicaban el empleo de agrupaciones ofensivas creadas especialmente con tropas terrestres. Es por ello que se puede definir como una operación análoga realizada con FOE. Su génesis podemos encontrarla en Afganistán 10 años atrás.
  4. 4. La decisión de la operación terrestre se tomó después de que los defensores de la guerra “sin contacto” se convencieron de que con los bombardeos solamente no podrían lograr su objetivo de derrocar al Khadafi y los llamados “insurgentes” libios no estaban dispuestos a combatir contra el Ejercito, a pesar del apoyo que significa la aviación de EE.UU al principio y la OTAN después, los que en total emplearon más de 22000 vuelos de combate en el conflicto.
  5. 5. Los bombardeos de la OTAN solo lograron destruir las ciudades y provocar innumerables bajas entre la población civil, pero no lograron en un principio paralizar al Ejército que se adaptó y logro combatir con cierto “éxito” a los “rebeldes”.
  6. 6. El Plan de la operación terrestre era complejo e incluía: el apoyo de los lideres de la “oposición”; abastecimiento material; apoyo informacional; coordinación con servicios especiales de varios países; exploración; aseguramiento diplomático. Igualmente se enfrentaba al obstáculo que significaba la resolución 1793 del Consejo de Seguridad de la ONU.
  7. 7. La agrupación de Fuerzas de Operaciones Especiales que participaron en la operación, estaba compuesta por: norteamericanos; ingleses; franceses; egipcios; qataríes y los Emiratos Árabes. Muchos de ellos eran mercenarios contratados por compañías privadas. Los libios no pasaban de 1000, en su gran mayoría combatientes de las guerras de Afganistán e Iraq que se entrenaron en estos países, según cables revelados por WikiLeaks fechados en la embajada norteamericana en Trípoli entre febrero y Junio del 2008.
  8. 8. Las FOE mercenarias fueron estructuradas, equipadas y preparadas al estilo de los “sublevados”. Al principio los FOE de EE.UU, Gran Bretaña y Francia fungían como instructores y participaban en algunos aseguramientos.

Posteriormente se involucraron en los combates y fundamentalmente en la toma de Trípoli y búsqueda de Khadafi, sus colaboradores y familiares.

Para finalizar podemos afirmar que para los especialistas norteamericanos el empleo combinado de la aviación y una “cantidad limitada” de Fuerzas de Operaciones Especiales (fundamentalmente para la preparación, equipamiento y coordinación de las accione de los “rebeldes”), será en el futuro la fórmula ideal para la realización de los conflictos militares.

Claro que previamente se debe planificar, preparar y desarrollar una Guerra Psicológico-informativa que permita “madurar” las condiciones subjetivas y objetivas para lograr los objetivos trazados.

En Libia se puso en práctica una nueva concepción de Guerra de conquista que tiene su génesis en Afganistán y en la cual las FOE juegan un papel fundamental.

También es necesario señalar que en el caso Libio las FOE que se emplearon aquí cumplieron tareas que no solo son características de tiempo de guerra, sino y de tiempo de paz.

De esta forma, en la realización por las potencias occidentales de la concepción de la “Fuerza blanda” en tiempo de paz (si es que es posible hablar de paz en las condiciones actuales), así como durante los conflictos militares de nuevo tipo (el caso libio) el rol de las FOE crece considerablemente.

De tal manera la formula consiste en Guerra Psicológico-Informativa que permita la maduración de las condiciones requeridas y para cerrar el ciclo, una operación quirúrgica de fuerza con el empleo de las FOE con bombardeos masivos.

En su campaña electoral y durante la primera parte de su mandato el Presidente Obama repitió innumerables veces su slogan ¡Venimos por el Cambio!

Sera este el cambio prometido.

TERCERAINFORMACION.ES

Navegador de artículos

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 190 seguidores