AQUI hay TOMATE

Para dar y tomar

Archive for the category “#DEMOCRACIA4.0”

Crisis de legitimidad y democracia 4.0


Crisis de legitimidad y democracia 4.0

Alguien cercano, que ha comenzado a trabajar para una universidad norteamericana tras años de relación con la universidad española, nos planteaba hace poco la siguiente reflexión: “¿sabes cuál ha sido el principal cambio de cultura organizativa entre una universidad –o una empresa o una administración pública- de allá y una de aquí?

Pues que cada vez que en la organización española planteaba una idea nueva me encontraba con una reacción reticente ilustrada por frases como “no lo veo claro”, “qué difícil”, “para qué cambiarlo ahora”, “imposible implementarlo”, “no nos lo van a aprobar”; mientras, en la organización norteamericana la reacción inicial era justamente la contraria: “muchas gracias”, “qué bien que plantees ideas nuevas”, “pongámoslo en marcha para probarlo”, “cuándo crees que podremos empezar”.

Les contamos esta anécdota porque una nueva iniciativa a cuyo debate público deseamos contribuir ha sido recientemente presentada por la plataforma Democracia Real Ya.

Este tipo de propuestas suelen ser recibidas de antemano en España con grandes dosis de escepticismo y hasta de sarcasmo. Les invitamos a no dejarse llevar por los prejuicios, y a examinarla racionalmente.

Ofrezcamos primero unas breves pinceladas sobre el contexto. La ciudadanía española sitúa a la clase política y a los partidos en el tercer puesto de sus preocupaciones (tras el paro y la crisis económica, según por ejemplo el barómetro del CIS del mes de junio).

Esta es una realidad que no podemos desconocer. El fenómeno de la desconfianza de la ciudadanía hacia sus representantes y sus causas es muy complejo, pero no cabe duda de que evidencia un progresivo y significativo distanciamiento entre la clase política y la ciudadanía en general.

Ninguna democracia puede funcionar adecuadamente si aquellos que ocupan el poder pierden la capacidad de representar a su ciudadanía. Cuando eso ocurre, la democracia deja de ser real para convertirse en aparente, es decir, en vacía o en hueca, en democracia sólo formal o nominal.

Este es un proceso de deterioro de la democracia, que de continuar puede suponer la muerte de la misma, como la teoría política y en concreto la teoría de la democracia y de la representación política nos lleva tiempo alertando.

Entre los muchos ciudadanos preocupados por este deterioro de la democracia se encuentran aquellos que directa o indirectamente han participado en los asentamientos, acampadas o manifestaciones convocadas por Democracia Real Ya, o por el más amplio movimiento denominado comúnmente 15M.

A estos ciudadanos se les ha llamado “indignados” por su supuesta relación con el éxito de ventas del pensador francés Stéphane Hessel. Pero lo importante no es el sentimiento de indignación.

Éste no hace sino añadir gravedad al asunto. Lo significativo es que se trata de un movimiento integrado por ciudadanos críticos que observan con preocupación el deterioro de nuestra democracia.

Por otra parte, esta corriente ciudadana muestra insatisfacción con respecto a los partidos políticos, pero no es ningún caso desafecta.

Suponen justamente un revulsivo ante lo que muchos, teóricos de la democracia, politólogos e incluso integrantes de los propios partidos políticos, habían denunciado como un mal tristemente extendido en nuestras sociedades capitalistas y globalizadas: el desinterés y la desafección de una parte importante y creciente de la ciudadanía, no ya ante las cuitas de la política partidista, sino por la política con mayúsculas.

Si al menos una de las dimensiones del deterioro de nuestras democracias radica en el considerable distanciamiento entre los ciudadanos y sus representantes, no hay duda que una forma de paliar o revertir este proceso consiste precisamente en diseñar nuevos mecanismos para que la ciudadanía pueda tener una mayor implicación en la actividad de sus representantes, es decir, para permitir la participación directa como complemento a las estructuras representativas ya existentes.

Y es en este sentido en el que se orienta la propuesta realizada por Democracia Real Ya, desde Sevilla, bajo el sugerente nombre de “Democracia 4.0”.

Se trata de un proyecto que plantea la posibilidad de utilizar las nuevas tecnologías, y sobre todo Internet, para permitir una forma de participación directa que interactúe con el funcionamiento normal de nuestras Cortes, y en concreto de nuestro Congreso de los Diputados.

La idea es sencilla: por culpa de una pluralidad de factores –abstención, voto en blanco, circunscripciones electorales, Ley d’Hondt-, nuestros representantes en el congreso distan mucho de representar proporcionalmente la voluntad real de nuestros ciudadanos, tanto de la expresada en las urnas, como la no expresada formalmente.

Pero sería sencillo permitir al conjunto de la ciudadanía española expresar su opinión con respecto a las leyes que se aprueban en el Congreso, o al menos con respecto a algunas de ellas, simplemente utilizando algún sistema de voto electrónico, de los varios existentes en el mercado suficientemente fiables y de coste reducido.

Así, cuando se estime conveniente, los ciudadanos podrían ser consultados mediante una especie de referéndum electrónico, y su opinión podría tener algún peso en la votación parlamentaria. Dicho peso podría ser variable, dependiendo por ejemplo del porcentaje de participación, y ser equivalente a un número determinado de escaños.

De este modo, cuanto mayor fuera el índice de participación ciudadana, mayor sería el número de “escaños” o “votos parlamentarios” atribuidos al resultado mayoritario de la consulta, que aún sería únicamente complementario al del resto de votos emitidos por los diputados del congreso.

Bien podría pasar, por tanto, que la voluntad mayoritaria expresada en el referéndum fuera derrotada por un número suficientemente amplio de diputados en contra. Pero al menos se obligaría al congreso a tener en cuenta de una manera directa la opinión de la ciudadanía y, lo que es más importante, a dialogar con ella.

Esta propuesta puede despertar, claro está, algunos recelos. De entrada, es cierto que el mecanismo del referéndum dista mucho de ser un proceso ideal de formación de una opinión ciudadana informada y sólida.

Sin embargo, la ocasión de una consulta de este tipo es el mejor incentivo para que se produzca un necesario debate ciudadano con respecto a determinadas políticas centrales para nuestra democracia.

Y nuestros representantes deben hacer el esfuerzo de contribuir a dicho debate, sabiendo explicar a los ciudadanos sus posiciones y los argumentos para defenderlas, así como entrando en discusión con las opciones contrarias.

Bien diseñada, esta propuesta podría suponer una contribución excelente a lo que teóricos de la democracia tan importantes como Jürgen Habermas, John Rawls y muchos otros han defendido como democracia deliberativa, esto es, un modelo que propone recuperar los lazos de comunidad, retomar los ideales de autogobierno desvinculando la noción de interés público de los intereses egoístas y de la influencia de lobbies y grupos de presión, pero que sobre todo pretende rescatar la importancia de la deliberación pública tanto entre ciudadanos como entre estos y sus representantes políticos.

Bien es cierto que este ideal de la democracia deliberativa choca entre otras cosas con el sistema actual de medios de comunicación, que como sucede con el político, se encuentra a menudo condicionado por un entramado de relaciones e intereses de grandes conglomerados mediáticos, empresas trasnacionales, banca de inversión y partidos políticos, como también ha sido denunciado por asociaciones profesionales de periodistas, investigadores en comunicación y los ciudadanos que han protestado en las calles.

Y son estas las dificultades que han impedido en buena medida una reforma adecuada del sistema, a pesar de que son muchos los que reclaman cambios en este sentido desde hace décadas.

La propuesta de Democracia 4.0 tiene justamente por objetivo romper con estas dificultades y contribuir a la mejora del debate ciudadano, así como de la calidad representativa, al ulterior acercamiento entre ciudadanía y clase política y a un incremento de la co-responsabilidad ciudadana.

En este sentido, viene a aportar aire fresco al terreno político de las ideas desde un movimiento cívico de base, pero lo hace en línea con propuestas teóricas y académicas –tanto de la teoría política como del ámbito de la teoría de los medios y del periodismo- ya largamente asentadas.

Podemos estar o no de acuerdo con ella, pero nuestra primera reacción, lo primero que deberíamos decirles a los ciudadanos que la defienden, debería ser la siguiente:

“Muchas gracias. ¡Qué bien que planteéis ideas nuevas!”, o incluso ¿por qué no? “Pongámoslo en marcha para probarlo”.

María Lamuedra es Profesora de teoría de la información de la Universidad de Sevilla y actualmente investiga sobre Periodismo y Democracia Deliberativa.

José Luis Martí es Profesor de derecho de la Universidad Pompeu Fabra y autor de La república deliberativa: una teoría de la democracia (Marcial Pons, 2006).

Rebelión ha publicado este artículo con el permiso de los autores mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.


Por qué no hay una democracia real en España (en ocho sencillos pasos)


Por qué no hay una democracia real en España (en ocho sencillos pasos)

24 de mayo de 2011
 
Si decimos que en España no hay una democracia real lo decimos por algo.
 
Lo digo porque hay por ahí quien afirma, cual en canción de Ketama, que estamos locos y que no sabemos lo que queremos.
 
Para contribuir a rebatir esta chorrada tan sumamente gorda hemos confeccionado una lista con los ocho motivos de por qué en España no hay una democracia real. Ocho, que podrían ser más, y ordenados subjetivamente por un servidor de ustedes.
 
Y motivos, ojo; no propuestas. Aquí no proponemos ni listas integralmente abiertas ni sufragios radicalmente representativos. Por no proponer es que no proponemos nada. Esto es una humilde lista, no un manifiesto. Así que explicamos, sin más, el porqué de que estemos tan hasta los cojones en ocho sencillos pasos.
 
De forma fundada –que es como se razonan las cosas–, con un poquito de sentido del humor –que es de lo que va este blog–, concatenando –para amenizar– y, sobre todo, humildemente y sin querer ir de originales –porque entre machaconas y obviedades, todo lo que se dice aquí se ha dicho ya en muchos otros sitios–.
 
Y erradamente en algunas cosas, seguramente, porque ni soy leguleyo ni miren, ganas que tengo. Aún así, les animo a leerse el tocho, de una sentada o por entregas, o parte de él. Les anuncio, por cierto, que el primer punto es el más coñazo, pero que después la cosa mejora.
 
Y si les gusta, a que hablen de lo que aquí hablamos. Porque hay que difundir la palabra, porque concentrarse y hacer bulto no lo es todo y porque además no sólo de retweets vive el revolucionario. Ésta es nuestra pequeña contribución a todo esto.
 
Por qué no hay una democracia real en España 
(en ocho sencillos pasos)
 
1. Porque no llega a todas partes –#Poder judicial–.
 
Empecemos por lo básico. A usted le han dicho que vive en una democracia. A usted, amigo, le han dicho muchas cosas. Le han dicho que vive en una democracia, que Mozart componía con cuatro años y que cuando Belén Esteban se operó el tabique, fue por la diabetes. Cosas que pasan.
 
Yo no sé qué piensa usted de Mozart o Belén Esteban, pero sobre democracia una cosa le digo; el Estado se divide en tres poderes, pero sólo dos de ellos –el ejecutivo y el legislativo– están sometidos a elecciones. El judicial no.
 
Es notorio y manifiesto que los integrantes del poder judicial se dividen entre progresistas y conservadores, que en nomenclatura judicial vendría a ser lo que en los otros dos poderes se llama sencillamente ser de PSOE o del PP. La fractura entre ambos bloques, de hecho, suele llevar a frecuentes problemas en órganos como el CGPJ, los tribunales Supremo y Constitucional o la Audiencia Nacional, por citar sólo algunos.
 
La filiación ideológica de los jueces ha sido objeto de denuncia en numerosísimas ocasiones –algunas muy sonadas– y los escándalos en los que los partidos políticos se acusan de corromper jueces son el Sálvame Deluxe nuestro de cada día. Esto es así aunque el poder judicial debería, teóricamente, ser independiente, y repetimos; teóricamente.
 
Es decir, en los libros de Montesquieu. En la realidad real de España no lo es, y además por muchos motivos. El más evidente de todos es que los integrantes de sus más altas instituciones son designados directamente por los partidos políticos a través del gobierno y del parlamento. EL CGPJ, por ejemplo, que es la más alta institución del poder judicial, cuenta veinte vocales, todos ellos nombrados por el parlamento.
 
El Tribunal Constitucional, por ejemplo, se compone de doce magistrados de los que ocho lo son nombrados por el parlamento, dos por el gobierno y dos por el CGPJ. Y así, susceptiblemente.
 
¿Cómo se explica que hablemos de la independencia del poder judicial si sus cargos dependen directamente del gobierno y del parlamento? Bueno, pues también por varios motivos. El principal, porque hablar es gratis.
 
¿Esto es así en todas partes?
 
Pues sí y no. Cierto que el poder judicial no responde a proceso democrático en ningún moderno estado de derecho, pero también cierto que en muchos países su independencia no es necesariamente más falsa que los monos de Jumanji.
 
En Reino Unido, por ejemplo –que por cierto, es donde se inventó la separación de poderes– los integrantes del máximo órgano judicial, la Supreme Court, no los elige el parlamento en modo alguno, sino una comisión formada por el presidente y el vicepresidente de la propia Supreme Court, un miembro de una comisión al efecto de Inglaterra y Gales, otro similar de Escocia y otro de Irlanda del Norte.
 
¿A quién beneficia esto?
 
Según Montesquieu, que de esto sabía un huevo, a la libertad del ciudadano, pero echemos unas cuentas rápidas. Para designar vocales del CGPJ o magistrados del TC el parlamento requiere una mayoría de tres quintos, que vienen a ser el 60% de los escaños. Si PP y PSOE ocupan en el parlamento el 92% de los escaños, adivinen qué: pues que ningún magistrado o vocal lo es sin el voto a favor bien del PP, bien del PSOE.  
Es evidente que el poder judicial participa activa y muy determinantemente en la política; legaliza e ilegaliza partidos, por ejemplo, decide la impugnación o no impugnación de candidatos e instruye y decide en tantos juicios se pleiteen entre ellos los partidos políticos. Si todos asumimos que el poder judicial participa en la política, que la filiación ideológica participa activamente del poder judicial –en concreto la filiación al PP o al PSOE–, ¿por qué no votar democráticamente a sus altos cargos como se hace en los otros dos poderes? Misterio, amigo. Misterio y sonido de grillos. Cri cri.
 
Y usted dirá bueno, vale, pesado, no me des la chapa. Pero la democracia está garantizada en los otros dos poderes del estado, ¿no? Pues no, querido amigo. De eso nada.
 
2. Porque no se consulta al pueblo –#Referéndum–.
  
Pensemos en una monarquía del siglo XVI, por ejemplo, y al papel que juega el rey en ella. El soberano toma todas las decisiones del reino –al menos las más importantes– y, además, designa a otras personas para que ocupen los puestos de su gobierno –que son los que, subsidiariamente, toman todas las demás decisiones–.
 
Ahora pensemos en nuestra democracia. Puede que el pueblo –que es el soberano de este supuesto, por si a alguien se le escapa– designe a los cargos, pero… ¿Toma algún tipo de decisión? No. Sólo elige a las personas que las toman. Sólo hace eso: votar. ¿Votar decisiones? No. Nunca. Sólo vota cargos. Pero nunca toma decisiones.
 
La Constitución prevé la celebración de un referéndum en dos casos. Uno, como medida legal necesaria para reformar la propia Constitución –o los estatutos autonómicos–; y dos, y aquí está el tema, con fines consultivos –en cuyo caso es siempre a nivel nacional y habla de ‘decisiones políticas de especial trascendencia’.  
 
No obstante desde de la muerte de Franco –y esto son treinta y seis años– sólo se han celebrado la friolera de cuatro referendos nacionales. Y, mira por dónde; de estos cuatro sólo uno –el de permanencia en la OTAN de 1986– ha sido de carácter consultivo.
 
A la hora de tomar el resto de decisiones –incluyendo el ingreso en la UE, la ilegalización de partidos, las reformas educativas, la participación en varias guerras o el cambio de moneda– los sucesivos gobiernos lo han tenido claro; las han tomado ellos.  
 
¿Esto es así en todas partes?
 
No. Sólo hasta el año 2004 se habían celebrado en Suiza 217 referendos –con una media de diez al año–.
 
Algunas de las decisiones que los suizos han tomado en referéndum son la igualdad legal de hombre y mujeres –1981–, la suspensión por diez años de la construcción de centrales nucleares  –1990 –, la negativa a entrar en el Espacio Económico Europeo –1992– o el uso de heroína en tratamientos de desintoxicación para drogodependientes –2008–.
 
¿A quién beneficia esto?
 
Al Estado y especialmente a los sucesivos gobiernos –y en detrimento de los parlamentos–. Es así por una razón bien sencilla; los gobiernos eluden sistemáticamente el criterio de ‘especial trascendencia’ prescrito por el artículo 92 –el que regula el referéndum– ateniéndose el criterio de ‘extraordinaria y urgente necesidad’ recogido en el artículo 86 –que les habilita para promulgar un decreto-ley.
 
Así –y me gustaría decir que paradójicamente, pero es que no lo es– en España se evita la consulta popular aplicando la herramienta de la que dispone el Gobierno para promulgar leyes ya no sin consulta popular, sino directamente sin consulta parlamentaria.
 
De acuerdo, supongamos que en democracia el papel del pueblo no es el de tomar decisiones, sino simplemente el de designar a personas para ocupar cargos. ¿Elige el pueblo a las personas que quiere? No. El porqué es muy sencillo.
 
3. Porque las listas son cerradas –#Listas abiertas–.
 
Imagínese que a usted, que es así de excéntrico, le gusta ver Pasapalabra. Imagine que, para poder ver Pasapalabra estuviera usted obligado por ley a tener que ver veinticuatro horas de programación de Telecinco. Incluyendo Supervivientes hasta echar los higadillos. ¿Delirante, verdad? Y un planazo. Pues no se crea que la realidad democrática dista mucho de este paradigma.
 
Los votantes no tienen la opción de elegir a un representante, sino que tienen que elegir a una lista cerrada de representantes. Que no es lo mismo. Esto funciona así en la mayoría de instancias electorales –nacionales, autonómicas y municipales– con excepción del Senado, para el que se vota en una lista abierta. ¿Es muy abierta esta lista? Bueno, pues contiene a cuatro candidatos, y entre esos cuatro hay que elegir a tres. Muy abierta no es.
 
¿Esto es así en todas partes?
 
No. Durante la II República, por ejemplo, las listas eran abiertas. También las hay actualmente en Finlandia, por poner otro ejemplo.
 
Allí las listas son abiertas y no sólo las presentan los partidos, sino también cualquier ciudadano no afiliado a un partido que consiga asociarse o agruparse por distritos electorales hasta formar una lista –y a condición de reunir al menos cien firmas de votantes de ese distrito por cada candidato que presenten–.
 
Todas las listas, las de los partidos y las independientes, son revisadas por la autoridad electoral y concurren finalmente a las elecciones en una única lista abierta en la que figuran todos los candidatos mezclados y en orden por sorteo. El votante sencillamente vota, dentro de esa lista, a quien le da la gana.
 
¿A quién beneficia esto?
 
Según se dice con frecuencia, al propio país. Yo no lo creo. Me dirán simplista, conspiranoico y bolchevique, pero para mí que que esto beneficia sencillamente a los partidos. Que no en vano hacen listas cerradas situando a su candidato más famoso o carismático a la cabeza y obligan al elector a votar al resto de candidatos con él.
 
También a los candidatos que, dentro de los partidos grandes, tienen menos opciones, ya que consiguen acceder al poder arrastrados por el candidato cabeza de lista –a mí se me ocurren varios políticos de tal cota de impopularidad, y una de ellas se apellida Sinde, que simplemente cuesta creer que estuvieran en política si nuestro sistema fuese de listas abiertas–.
 
Y en tercer lugar, a los imputados por corrupción. Porque si la lista fuese abierta un elector podría votar a todos los candidatos de un partido, si quisiera, menos a los imputados por corrupción; con las listas cerradas, si votas a un partido tienes que votar a todos sus integrantes. Incluyendo a los imputados por corrupción.
 
De acuerdo. La mayoría de los candidatos no son elegidos libremente sino que vienen con el pack. Aún así, ¿es posible que su presencia en ese pack responda a la voluntad popular? La respuesta, por supuesto, es no. 
 
4. Porque los partidos carecen de democracia interna –#Democracia interna–.
 
Esto es terriblemente sencillo; el pueblo puede elegir a los candidatos, pero a los candidatos no los puede elegir el pueblo. O dicho de otro modo: en el proceso de ascenso al poder, sólo el último tramo –el que convierte a un candidato en un cargo político– lo es democráticamente.
 
Pero hasta ese punto, el candidato ha ascendido sin que medie en ello voluntad popular de ningún tipo. Esto puede llevar –y lleva– a situaciones tan chocantes como que el candidato a presidente del Gobierno –nada menos– esté en esa candidatura sin haber concurrido nunca a ningún tipo de votación o elección.
 
Sin, por supuesto, haber ganado nunca nada. Sin ni siquiera haberlo necesitado. Otros partidos sí que se someten frecuentemente a primarias internas pero mediante un modelo de sufragio indirecto, semiabierto y normalmente sin derecho al voto secreto.
 
¿Esto es así en todas partes?
 
No. En Estados Unidos –por ejemplo– los partidos Republicano y Demócrata se someten a elecciones primarias que no organizan ellos, sino los propios poderes públicos. Es así tanto en el caso de elecciones presidenciales como para elegir los candidatos a representantes, a senadores, a gobernadores y a alcaldes.
 
¿A quién beneficia esto?
 
A los afines al poder dentro de los propios partidos políticos. A nadie se le escapa que el más que probable futuro presidente del Gobierno –Mariano Rajoy– es candidato a tal no porque nadie lo haya votado nunca, sino porque fue designado a dedo por José María Aznar.
 
De acuerdo. La mayoría de los representantes políticos no ocupan su cargo por voluntad popular directa sino porque el sistema es así. Pero digo yo, que soy así de optimista, que aún así cuentan con libertad para trasladar la voluntad popular al ejercicio del poder, ¿no? Al menos en la media de lo posible. Pues no, querida amiga. De eso nada.
 
5. Porque los diputados están sometidos a disciplina de partido –#Disciplina de partido–.
 
Imagine que vive usted durante la Ilustración, que además tiene usted el día voltaireano –o voltairenesco– y que, entre pitos y flautas, de repente inventa un sistema político donde el pueblo elige a unos representantes para que sean quienes, mediante votaciones, tomen las decisiones. ¿Bonito, verdad? Pues ahora imagine que estos representantes no puedan votar las decisiones que ellos quieran.
 
El artículo 67 de la Constitución Española prohíbe la llamada interdicción del mandato imperativo. Es decir, que prohíbe expresamente que quién ostenta un escaño se vea obligado a votar algo que no sea lo que le dé la gana.
 
En la práctica, los diputados y senadores votan no según su voluntad sino sistemáticamente la consigna que dicta en cada votación la cúpula del partido.
 
Es lo que se conoce como disciplina de partido. Por eso precisamente –y sabiendo cuántos escaños tiene cada partido– pueden predecirse los resultados de la votación antes de que ésta ocurra.
 
Sólo en algunos casos muy sonados los parlamentarios contradicen la disciplina de partido –lo que siempre se salda con sanciones al parlamentario– y sólo en otros muy puntuales los partidos conceden a sus diputados libertad de voto.
 
¿Por qué, si está expresamente prohibido, existe entonces –y además abiertamente–  la disciplina de partido? Pues no lo sé, mire, pero le daré una pista; estamos hablando de que nuestra democracia no es real. Así que por ahí deben ir los tiros.
 
¿Esto es así en todas partes?
 
No. En Estados Unidos, por ejemplo, demócratas y republicanos cuentan con libertad de voto. Tanto así que, en 2008, el controvertido plan de rescate financiero propuesto por el presidente Bush –republicano– prosperó pese al voto en contra de muchos republicanos y a favor de tantos otros demócratas.
 
¿A quién beneficia esto?
 
A los partidos y en detrimento, lógicamente, de los representantes parlamentarios.
 
Muy bien, las decisiones no las toman los parlamentarios, sino los partidos. Aún así, los integrantes de esos partidos han sido votados por los ciudadanos, de lo que se deduce que sus decisiones son necesariamente representativas de la voluntad popular, ¿no? Pues no, mire. Tampoco.
 
6. Porque el reparto de votos es desproporcionado –#Reforma electoral–.
 
En España hay casi 3428 partidos políticos pero el parlamento sólo tiene 351 escaños. El 92% de estos escaños –unos 323 escaños– son para PSOE y PP. El 8% de escaños restantes –unos 28 escaños– son a repartir entre las otras 3428 fuerzas políticas del país. 
 
¿Sería bonito, verdad, si el parlamento tuviera equis número escaños y a su vez un escaño equivaliese a equis número de votos? Bonito, sencillo y democrático. Pero no. El sistema electoral español se diseñó deliberadamente para favorecer la creación de mayorías parlamentarias que confiriesen estabilidad al sistema.
 
Para ello pervierte –no se me ocurre un verbo mejor– esta proporcionalidad ideal entre voto y escaño estableciendo no una circunscripción nacional –que sería lo suyo–, sino circunscripciones provinciales y, a su vez, un enrevesado sistema en el que los representantes parlamentarios lo son por mayoría en sus provincias respectivas.
 
Este sistema fue posteriormente completado mediante la Ley 5/1985 del Régimen Electoral General, que aplica el llamado sistema D’Hondt y además elimina toda candidatura con menos del 3% de los votos en su circunscripción.
 
El resultado es que en las Cortes españolas los grandes partidos están sobrerrepresentados –tienen más diputados de los que les corresponden– a costa de los partidos minoritarios –que les ceden a los mayoritarios varios escaños de los que les corresponderían legítimamente–.
 
Los partidos con menos del 3% de los votos sencillamente no están. El cómo de todo esto es un poco lioso, pero lo tienen todo magníficamente resumido en esta web, desarrollado en este blog y esquematizado en esta presentación. No sé cuál les recomiendo más encarecidamente, porque las tres son magníficas.
 
¿A quién beneficia esto?
 
A PSOE, PP y los grandes partidos nacionalistas, principalmente CiU y PNV. Actualmente estas cinco fuerzas políticas acumulan el 96% de escaños de las Cortes. Pierden los partidos minoritarios, como IU o UPyD.
 
Tanto así que se llega a extremos como el de las elecciones generales de 2004, en las que la tercera fuerza más votada del país –Izquierda Unida, con 1280000 votos– resultó la sexta en número de diputados –con 5–. En esas mismas elecciones CiU obtuvo 830000 votos –un 36% menos que IU– pero acumularía el doble de diputados  –10 en total–.
 
¿Esto es así en todas partes?
 
No. En Dinamarca, por ejemplo, se contrarrestan los efectos de D’Hondt con un modelo de la llamada –y no por nada– elección proporcional. Lo tienen muy bien explicado aquí. De eso resulta un Parlamento mucho más fragmentado –como lo es la voluntad popular– pero lógicamente mucho más fidedigno respecto a la realidad.
 
La mayoría de los gobiernos daneses, de hecho, lo son en minoría, sin que en principio nadie se escandalice. No quiero perder la ocasión de animarles a que lean lo que dice en Wikipedia sobre la política, la democracia y el estado de bienestar danés.
 
En 2010 se elevó al parlamento español una petición de reforma del sistema electoral para mejorar la representatividad del cómputo, que obviamente fue automáticamente rechazada y enterrada por PP, PSOE, CiU y PNV. Ilústrese, por aportar la nota de color, que para ello adujeron motivos de austeridad económica.
 
7. Porque el reparto del poder no responde al principio representativo –#Representatividad–.
 
En nuestro sistema hay muchos cargos políticos, pero sólo algunos de ellos lo son electos democráticamente –por ejemplo los presidentes del Gobierno, los autonómicos o los alcaldes–.
 
Puestos tan poderosos como la vicepresidencia del Gobierno o los ministerios, no obstante, no están sometidos a ninguna votación, ni popular ni parlamentaria. Otros cargos elegidos a dedo son el de embajador, el de delegado del Gobierno o la dirección de cuantos institutos, agencias y oficinas dependen de los ministerios. El Jefe del Estado español tampoco ha sido refrendado en ninguna elección o referendo de ningún tipo.
 
¿Esto es así en todas partes?
 
No. En México, por ejemplo, los ministros, también por ejemplo, son elegidos por el Senado –dos terceras partes del mismo– entre tres candidatos propuestos por el Presidente de la República. En España los designa a dedo el presidente del Gobierno y los refrenda el rey. Punto.
 
¿A quién beneficia esto?
 
Al conjunto de la alta clase política y en detrimento de la baja, porque la mayoría de sus integrantes sencillamente no necesita presentarse a unas elecciones para ocupar un puesto de poder. 
 
A nadie se le escapa que, con la llegada de Rodríguez Zapatero a la presidencia, varios ministerios fueron ocupados por políticos de perfil tecnócrata para ser desplazados posteriormente por políticos de menos formación en sus respectivas competencias, pero afines a la llamada Nueva Vía socialista –la que llevó a Zapatero al liderazgo del PSOE–. Véanse los casos de Pedro Solbes-Elena Salgado, Bernat Soria-Leire Pajín o César Antonio Molina-Ángeles González Sinde.
 
Muy bien. En España se llega al poder de cientos de maneras, y muy pocas de ellas tienen que ver con la democracia. Aún así, al menos podremos confiar en ellos, ¿no? Ay, alma de cántaro. Menos mal que hemos llegado al último punto.
 
y 8. Porque en la democracia española la corrupción es generalizada –#Corrupción–.  
 
Puede que si decimos corrupción usted sólo piense en Gürtel, pero por ilustrar diremos que en 2009 la justicia española tenía abiertas 730 investigaciones judiciales por corrupción. El oro y la plata se lo llevaban, lógicamente, PSOE –con 264 causas– y PP –con 200–. En las pasadas elecciones municipales y autonómicas concurrieron en las listas electorales cientos de políticos imputados en casos de corrupción –aquí hay una lista con los cincuenta más significativos–.
 
Además, la corrupción no son sólo prevaricación y escándalos urbanísticos. Este año 2011, por poner otro ejemplo de corrupción, hemos sabido que el 20% de los nuevos altos funcionarios del Estado es familiar de otro alto funcionario. Aprovecho para reseñar, y no quiero perder la ocasión de invitarles a que se toquen los cojones, que lo que dice al respecto el autor del estudio es que ‘una hipótesis es que los hijos de los altos miembros de la administración son más competentes que el resto’.  
 
¿Esto es así en todas partes?
 
No, lógicamente. No es más limpio el que más limpia sino el que menos ensucia. El Índice de Percepción de Corrupción publicado por International Transparency en 2010 señalaba que los países  menos corruptos del mundo eran Dinamarca –que también el país de más alta felicidad subjetiva–, Nueva Zelanda –que tiene uno de los PIB per cápita más altos del mundo–, Singapur –por la razón poco espectacular de que tiene una de las leyes anticorrupción más severas– y Finlandia –el país con el mejor sistema educativo del mundo–. De los diez primeros, cuatro eran escandinavos. Diremos, como posdata, que España figuraba en el puesto 30 a nivel mundial y en el 16 entre los países europeos.
 
¿A quién beneficia todo esto?
 
Pues imagínenselo. A principios de año PP y PSOE cerraron un acuerdo parlamentario para evitar que la ley les impidiese incluir imputados en sus listas. El votante, aún así, podría sortearlo no votando al candidato imputado y sí a los demás, pero como se ha dicho las listas son cerradas y si quieres votar a un partido, tienes que votar también a sus imputados.  La propuesta de reforma de la ley electoral elevada al parlamento el año pasado hubiera acabado con las listas cerradas, pero una vez más fue bloqueada por PSOE y PP.
 
Así que, pues nada. Ocho son, ya ven, como las hijas de Elena. Ocho eran y ninguna era buena. Y que lo dicho; vaya con humor, con humildad y seguramente, con poco tino en algún tecnicismo. Quédense con la que más les gusta, y hasta lo mismo podemos hacer un ranking en el post de comentarios.
 
Ustedes mismos. No sea que, al final de todo, nos lo vayamos a tomar todo esto más seriamente de lo que se debe. Se me cuiden, me vayan por la sombra y les veo en la próxima.
 
 

La Reconquista del Estado del Bienestar o como hacer una Revolución sin pegar un tiro


La reconquista del estado del bienestar

o como hacer una revolución sin pegar un tiro

El 20-N nos ha dado pistas fundamentales de por donde van a ir los tiros y por donde deberían de ir a partir de ahora.

En primer lugar está claro que el desmantelamiento del estado del bienestar por el partido popular va a ser un hecho que nadie discute. Muchos lo dan por necesario sin preguntarse siquiera si no se pueden hacer recortes de otras partidas y sin preveer que a cada nuevo recorte y plan de austeridad se le va a ir axfixiando un poco más a nuestra economía.

Los bancos no tienen liquidez y las empresas se están quedando sin consumidores.

Por otro lado el hundimiento del partido socialista abre por primera vez en la historia de la democracia la posibilidad, no tan remota, de que otra fuerza de izquierdas avalada por su compromiso con el movimiento de los indignados se levante como verdadera oposición al rodillo neoliberal del PP.  

Ha sido el mismo partido socialista, sin quererlo, el que al avalar con sus políticas a los mercados se ha puesto en la grave tesitura de poder desaparecer como el partido de la oposición.

Ya que desde ahora se puede decir #quenonosrepresenta a la izquierda, que es la masa social mayoritaria en España y que por culpa de estar desunida nos está costando ser ningunneada por los centros de poder. 

” Yo mismo siendo un anarquista de izquierdas y que cree en la revolución, he sido un fiel votante del PSOE por creer en la farsa del voto útil y al final he creado con mi voto y el de muchos como yo, un monstruo que frena las verdaderas ideas de progreso”

Estoy convencido de que nunca más volverá al PSOE EL VOTO DE IZQUIERDA que ha perdido en estas elecciones y mucho menos si se empeñan en su política continuista y no renovar de arriba a abajo el partido

En tercer lugar, aunque parezca a simple vista que el movimiento del 15-M no ha afectado al resultado de las elecciones, su influencias es evidente tanto en el descalabro del PSOE como en el auge de los partidos minoritarios.

Su lema #nolesvotes ha calado muy hondo en una parte muy importante de la población.

Dicho esto, se pùede deducir que que las posibilidades en un futuro no muy lejano que se abren para las fuerzas progresistas que piensan que esta crisis sistémica no se arregla poniendo parches sino cambiando radicalmente el sistema por uno más sostenible y humano, son optimistas y más que ilusorias, realistas.

Si damos por sentado de que el PP fracasará en su política económica, ya que la política que piensa hacer lo único que va a conseguir es agravar la situación y crear más descontento social del que ya hay

y de que el PSOE va a tardar pero que mucho tiempo en lavar su imagen después de esta legislatura,

las expectativas de que un partido como IU que trabajará como un caballo de Troya en el parlamento por frenar el golpismo neoliberal contra los derechos de la ciudadanía, pueda izarse como el partido de la oposición al PP no son descabelladas.

Si se cuenta además con el apoyo más o menos explícito de un movimiento social muy amplio como el 15-M que aunque se declare apolítico tiene un programa pero que muy parecido al de IU Y que con su lucha seguirá horadando los cimientos de este sistema corrupto denunciando por pueblos y barrios a toda esa masa social que siendo explotada por el sistema no lo sienteasí al no estar debidamente informada de lo que sucede sin su comocimiento y a sus espaldas. 

Creo sin temor a equivocarme que  se abre ante nosotros un nuevo horizonte que no debe ser desaprovechado. 

Algunos pensarán que porqué IU tiene que ser el valedor de todo esto, políticamente hablando.

A esos les digo lo mismo que antes del 20-N. No solo su pasado les avala y su compromiso con la mayor parte de lo defendido por el movimiento, sino que es el que mejor situado está para un posible acceso al poder y así realmente poder cambiar las cosas.

En particular, yo respeto a otras fuerzas, como izquierda republicana y anticapitalistas así como a todos los movimientos anárquistas, pero creo que es su deber como el de IU en estos tiempos, intentar hacer lo imposible por agruparse para así, haciéndonos fuertes, poder frenar el avance neoliberal que está esclavizando de nuevo a los trabajadores.

También creo que otros partidos como UPyD casi más extremista que el PP no representan el sentir del 15-M ni sus fundamentos. Y que otros a quien no quiero nombrar por no perjuducarlos, han sido creados y financiados por la derecha empresarial con el fin último de dividir el voto de la izquierda.

Tendrán su oportunidad desde luego en esta legislatura de declarar sus intenciones y si no hacen nada por arrimar el hombro hacia esa supuesta uniodad a la que hablo es que no intentan más que entorpecerla y debilitarla. Ellos mismos airearán su compromiso.

No hacerlo, es dar alas al enemigo ya que con el divide y vencerás tiene mas que suficiente para aplastarnos.

Volviendo al tema principal y resumiendo un poco lo descrito por ahora podemos resumir dos aspectos:

1º Fuerza y voz en el parlamento para hacer oir nuestras quejas

2.- Movilización y concienciación en las calles para informar al pueblo de que sucede y no se deje engañar.

Y 3º activismo.

Por un lado, activismo social como puede ser actos como se han estado haciendo hasta ahora contra los desahucios y político, presionado por que se apruebe una  reforma electoral que acabe con el bipartidismo reinante y que un ciudadano un voto se haga realidad.

 

Por otro, activismo de presión dejando de consumir aquellos productos que utilicen prácticas delictivas o esclavizadoras con sus trabajadores o porque representen a grandes grupos de presión que perjudican con su labor a la sociedad como pueden ser los grandes bancos y en último caso habría que estudiar la insumisión fiscal como medida de presión si este gobierno, como el anterior,  sigue actuando en favor de los bancos y en contra de los ciudadanos.

Y por último, utilizar las manifestaciones como método de repulsa a los recortes del tipo que sean y las convocatorias y reuniones como métodos de impulsar nuevas ideas y expandirlas a la sociedad.

Como impusor de todo esto contamos con la inestimable ayuda de las redes sociales en especial con Twitter para comunicarnos y expandir nuestras propuestas.

Dentro de Internet, contamos con un aliado muy importante, aunque su labor a veces raye en la ilegalidad y que divide por igual a unos que lo demonizan y a otros que lo santifican.

Me refiero al grupo Anonymous que utilizando la red como campo de batalla, abre con sus videos informativos, los ojos a muchos sobre realidades que no nos llegan a través de los medios.

Desde mi punto de vista su activismo no deja de ser un toque de atención para intentar despertar a toda esa masa que anda dormida por la manipulación de los medios.

Sus actos la mayor parte de las veces no deja de ser trastadas de niños que no perjudican seriamente lo más mínimo, aunque algunos los vean como actos gravísimo de sabotaje. Hackear una web durante unas horas no produce el más mínimo daño y no creo yo que sea como para rasgarse las vestiduras. Pasado ese tiempo vueven a funcionar perfectamente.

Su lema representa perfectamente todo lo que estoy diciendo

                                               UNIDOS PODEMOS

Por último, hay una red de blogs y webs, que con su labor complementan todo lo anteriormente dicho, difundiendo una nueva forma de ver el mundo y alentando de que de una forma u otra se pueden cambiar las cosas.

COMO VEIS creo tener sobrados motivos para sentirme optimista y pienso que entre todos y aunando fuerzas podemos cambiar este sistema corrupto e injusto, desde dentro y sin pegar un tiro.

El 20-N, a pesar de todo, puede que sea la puerta por donde entre la luz de la esperanza y el conocimiento a muchos que siguen cegados con este capitalismo neoliberal que exprime a la ciudadanía para regalárle sus riquezas a unos pocos y negar hasta la educación y la sanidad a una gran mayoría.

Hay que decirlo alto y claro No queremos ser EEUU.

En tal caso, Suecia o Finlandia, donde lo social prima sobre la riqueza individual. Y si hay que pagar más impuestos se pagan, pero para que todos vivamos mejor, no para que se lo lleven unos cuantos.

ARMAK DE ODELOT

Se extiende la rebelión mundial contra el neoliberalismo #15M #15O #GLOBALREVOLUTIOM #GLOBALCHANGE


Se extiende la rebelión mundial

contra el neoliberalismo

30/10/2011
Hugo Blanco

untitled61 Se extiende la rebelión mundial contra el neoliberalismoLa inició Mohamed Bouazizi, el vendedor ambulante de Túnez, quien se volcó encima un líquido inflamable y se prendió fuego, como protesta porque la policía le quitó su mercancía. Las llamas de ese fuego están incendiando el mundo capitalista.

Primero provocaron la insurrección del pueblo tunecino que derribó al gobierno. Se contagió Egipto donde también bajaron al gobierno, luego el movimiento se extendió a otros países árabes donde todavía se combate. La OTAN interviene en Libia para tener bajo su control al gobierno entrante, pretende hacerlo también en Siria.

La rebelión saltó a la Puerta del Sol en Madrid con el nombre de 15M (se inició el 15 de mayo), se extendió a muchas ciudades, pasó a la sufrida Grecia y a otros países europeos y hace poco a Nueva York, donde se denominó Ocupa Wall Street, símbolo mundial de las finanzas, de donde se desparramó por otras ciudades de Estados Unidos.

Un salto adelante se dio con la movilización mundial del 15 de octubre, día en que se realizaron manifestaciones multitudinarias en 951 ciudades de 82 países contra el sistema capitalista. La expresión genial de los norteamericanos es: “Somos el 99% que lucha contra el 1% que gobierna el mundo en su beneficio egoísta.”

 Neoliberalismo

El neoliberalismo ha globalizado la desocupación y lo sigue haciendo, no sólo con el reemplazo de mano de obra por la tecnificación, sino por el aumento de la edad de la jubilación, lo que por una parte perjudica a los ancianos y por otra a los jóvenes, pues disminuye los puestos vacantes.

En los países ricos del llamado “primer mundo”, ante la crisis provocada por las empresas financieras y bancos, la actitud de los gobiernos fue premiarlos obsequiándoles grandes cantidades de dinero proveniente de las arcas públicas.

Ahora, ante las nuevas dificultades económicas, en lugar de aumentar el impuesto a los millonarios, cargan el peso sobre las mayorías de la población, disminuyendo el presupuesto para salud, educación y otros servicios públicos como ayuda a los discapacitados, a los ancianos, a las madres solteras. Para ahorrar dinero despiden a numerosos servidores públicos.

Personas que hipotecaron sus viviendas calculando que podrían pagar dicha hipoteca, al verse despedidos o elevados los precios, pierden su vivienda y además tienen que pagar el dinero recibido.

En los países llamados “en desarrollo”, la situación de hambre y miseria es peor. El Perú se ha desindustrializado, eso mismo sucede en otros países, las cosas suben y el salario no, lo que significa disminución del salario relativo.

Además por la tercerización o sistema de “services” en que quien contrata a los trabajadores no es la fábrica, sino otra empresa, no se puede pedir aumento de salarios al dueño de la fábrica.

Otra carga que sufrimos principalmente los países pobres, además del calentamiento global que afecta al mundo, es el fuerte ataque a la naturaleza mediante la economía extractivista que proporciona millones a las grandes empresas multinacionales.

La Madre Tierra es asolada en forma inmisericorde por la extracción de hidrocarburos, la minería a cielo abierto, las carreteras y vías rápidas, la agroindustria, las represas, etc. Todo esto se hace en nombre del “desarrollo” y el “progreso”.

Lo único que desarrolla son los grandes caudales de las empresas multinacionales y los sobornos que como premio reciben los gobernantes. El campesinado, indígena y no indígena, sufre el despojo del agua y de la tierra, hundiéndose en mayor miseria. Por eso ofrenda su vida como lo hizo en Bagua, en Islay, en Juliaca.

Estos males, en los países árabes, tienen el agregado de estar regidos por dictadores que impunemente, sin permitir crítica alguna, cometen todos los atropellos imaginables. Fue ante esto que estallaron esos países.

El gobierno del mundo y de los países está cada vez menos en los estados, cada día más débiles. Paulatinamente se hace más fuerte el gobierno de las multinacionales.

Las guerras son impulsadas por la industria bélica.

Cada día hay más privatizaciones, no sólo en los países pobres, sino también en los países ricos.

La privatización de la educación encendió la lucha de los estudiantes chilenos y colombianos. Los combatientes en las guerras, en su mayoría son empleados por compañías privadas. Las cárceles también están en manos de compañías privadas. En el Perú pertenece al pasado la atención estatal del correo, la electricidad, el impuesto en las carreteras, el ferrocarril, etc.

El levantamiento

Es contra todo eso que se levantan los pueblos, se inició con la “primavera árabe” y  se extendió al llamado “primer mundo” con l@s indignad@s y con “Ocupa Wall Street”.

También la rebelión se presenta en el resto del mundo, como lo constatamos con las luchas en nuestro país, especialmente en defensa del agua y de la vida.

Aunque todavía no está suficientemente organizada la rebelión para demostrar su eficacia contra el sistema imperante, ha avanzado mucho.

Uno de los aspectos que debemos destacar es el renacimiento de la solidaridad colectivista que caracteriza a las comunidades indígenas del mundo, como el ayllu aymara y quechua, contra el egoísmo individualista en que nos educa el sistema capitalista.

La organización de l@s indignad@s en España y la de Estados Unidos, nos muestra que en las plazas ocupadas, no hay dirigentes pero sí buena organización, existen encargados de la alimentación, de la basura, de la biblioteca, del cuidado de la salud, de la atención a los niños, de traducción a los sordomudos, etc.

Además, como se ve en otro artículo de esta misma edición, en Grecia crece la solidaridad: Los médicos en huelga atienden gratuitamente, los empleados del sistema eléctrico reconectan gratuitamente lo que había sido desconectado por falta de pago.

Leemos: “Las asambleas populares barriales en lugar de diseñar en papel la “otra sociedad”, ya se ponen a organizar la solidaridad cotidiana para quienes están en huelga, para quienes más están sufriendo por la crisis económica, para los vecinos, para los más débiles.”

En Madrid la población de un barrio expulsó a la policía que pretendía capturar a un indocumentado, a los gritos de “¡Ningún ser humano es ilegal!”.

También en España se impide los desalojos de su vivienda a personas que no pudieron pagar la hipoteca porque quedaron sin trabajo. En Granada hay un movimiento llamado “Granada Stop Desahucios”.

En una pancarta se leía: “Tú me interesas mucho”. Se ve que el egoísmo es artificialmente implantado y que la naturaleza humana es solidaria.

Críticas

Hay quienes critican la falta de liderazgo. Nosotros vemos como un mérito, no como una deficiencia, el que se haya llegado a una organización profundamente democrática en que TODOS mandan, en que se ha superado el concepto jerarquizante impuesto por la sociedad de clases: que unos nacieron para mandar y otros para obedecer.

También se critica la ausencia de un  programa acabado.

Comprendemos que como no hay una élite sabia que lo elabore, y que tiene que ser hecho por consenso, necesariamente es lento el avance, pero lo principal está dicho, la lucha es del 99% que es aplastada por el 1% de la población mundial.

Como dijo Vandana Shiva, la activista india, y fue repetido por los intelectuales que firmaron un documento de apoyo al movimiento en Madrid: “El G8 debe ser sustituido por la humanidad completa, el G7,000’000,000”.

El resto del programa avanza en forma lenta pero sólida, como vemos en las acciones mencionadas.

Conclusión

Marx dijo que como la clase obrera se enfrentaba directamente contra la burguesía, era la llamada a ser la vanguardia de la lucha de la sociedad contra el capitalismo. Consideramos que tenía completa razón.

Él tambíén nos enseñó que ver la realidad valía más que leer cien libros.

Siguiendo esta recomendación, abrimos los ojos y vemos en todo el mundo el ataque directo y feroz del capitalismo a toda la humanidad, repitamos lo manifestado arriba:

Por el creciente calentamiento global que lleva al extermino de la humanidad, por el fuerte ataque a la naturaleza en muchas otras formas: Minería a cielo abierto, hidroeléctricas, industria alimentaria, extracción de hidrocarburos, construcción de vías de comunicación, energía atómica, agujereo de la capa de ozono, contaminación industrial del agua, etc.

Por otra parte: Recorte del presupuesto de salud, educación y otros beneficios sociales pagados con el dinero dado por la sociedad, para convertirlos en negocio privado cuyo único interés es el lucro y no la atención de las necesidades del consumidor, alza de precios, envenenamiento de toda la población con transgénicos y químicos elaborados por la industria alimentaria, desalojos de las viviendas, corte del servicio eléctrico, etc.

Siendo así, estando toda la humanidad directamente agredida por el capital en múltiples formas, corresponde a ella constituirse en su propia vanguardia.

Estamos dando los primeros pasos en ese sentido, a través de nuestras luchas colectivas en defensa del agua y de la vida, de la “primavera árabe”, de l@s indignad@s, de “Ocupa Wall Street”, etc.

Estos movimientos nos muestran que todavía es posible salvar de la extinción a nuestra especie.

La globalización de la disidencia,

de la “Primavera árabe”

a la ocupación en Wall Street

28/10/2011
Soplan vientos de cambio en todo el mundo. Qué provocará ese cambio y cuando sucederá es algo imposible de predecir.

indignados global1 150x150 La globalización de la disidencia, de la “Primavera árabe” a la ocupación en Wall Street Amy Goodman *

El pasado 18 de enero, en Egipto, una valiente joven dio un paso peligroso. Asmaa Mahfouz, de 25 años de edad, integraba el Movimiento 6 de abril junto a otros miles de jóvenes que participaban en debates en Internet acerca del futuro de su país.

El movimiento se creó en 2008 para expresar la solidaridad de los jóvenes con los trabajadores de la ciudad industrial egipcia de Mahalla. Más adelante, en diciembre de 2010, el joven tunecino Mohamed Bouazizi se inmoló para protestar contra el sentimiento de desesperanza de su generación.

Su muerte provocó el levantamiento en Túnez que derrocó al dictador que estuvo en el poder durante años, Zine el-Abidine Ben Ali.

Protestas similares se extendieron a Egipto, donde al menos cuatro hombres intentaron inmolarse. Uno de ellos, Ahmed Hashem el-Sayed, de Alejandría, falleció. Asmaa Mahfouz, indignada ante lo sucedido, publicó un video en Internet en el que miraba directamente a la cámara.

Tenía la cabeza cubierta, pero mostraba su rostro. Se identificó con nombre y apellido y convocó a la gente a que se sumara a una congregación en la Plaza Tahrir el 25 de enero.

En el video declaró: “Filmo este video para darles un simple mensaje: Vamos a marchar hacia la Plaza Tahrir el 25 de enero. Si aún nos queda honor y queremos vivir con dignidad en esta tierra, tenemos que marchar el 25 de enero. Iremos allí a exigir nuestros derechos humanos fundamentales.

Ni siquiera hablamos de derechos políticos. Simplemente queremos que se respeten nuestros derechos humanos y nada más. Todo este gobierno es corrupto.

El presidente es corrupto, las fuerzas de seguridad son corruptas. Estas personas que se inmolaron no tenían miedo de morir sino que temían a las fuerzas de seguridad. ¿No es increíble?”

Nueve meses más tarde, Asmaa Mahfouz se encontraba dando un discurso en el campamento de ‘Ocupemos Wall Street’ en Nueva York.

El lunes por la noche, parada en las escalinatas frente a la multitud, no ocultaba su gran sonrisa mientras miraba el mar de rostros. Cuando terminó de hablar le pregunté de dónde sacaba la fuerza.

Me respondió en inglés, con su humildad característica: “Cuando vi que un millón de personas se acercó a la Plaza Tahrir no podía creerlo. Y ahora creo que no tengo miedo, no soy más valiente que otros.

Vi a mis compañeros egipcios enfrentarse a la policía cuando trataron de echarnos; ellos murieron por todos nosotros. Así que ellos son los verdaderos valientes y fuertes.

Vi gente morir delante de mí porque querían protegerme y proteger a los demás.

Ellos fueron los más valientes”.

Le pregunté cómo se sentía de estar en Estados Unidos, un país que había apoyado durante tanto tiempo al régimen de Mubarak en Egipto. Respondió: “Si bien le dieron dinero, poder y apoyo al régimen de Mubarak, nuestro pueblo, el pueblo egipcio, pudo vencer todo eso, pudo contra el poder estadounidense.

El poder lo tiene el pueblo y no las balas ni las bombas ni el dinero estadounidense, nada de eso. El poder es de la gente.

Por eso estoy aquí, para solidarizarme y apoyar a los manifestantes del movimiento Ocupemos Wall Street, para decirles ‘el poder es de la gente’, y ‘sigan así que finalmente vencerán’”.

La revolución egipcia ha tenido consecuencias para Asmaa. En el pasado mes de agosto fue arrestada por las Fuerzas Armadas egipcias. Mientras mi colega Sharif Abdel Kouddous informaba desde El Cairo, Asmaa publicó dos polémicos mensajes en tweeter que provocaron su arresto por parte del Consejo Supremo de las Fuerzas Armadas, el gobierno militar que ha estado al frente de Egipto desde el derrocamiento de Mubarak.

Su arresto provocó reacciones a nivel mundial. Grupos tan disímiles como la Hermandad Musulmana y Amnistía Internacional lo condenaron. Fue puesta en libertad pero, como Sharif advirtió en el momento, Asmaa fue tan solo una de los 12.000 civiles arrestados desde que comenzó la revolución egipcia.

El mismo tipo de arrestos están sucediendo ahora en Estados Unidos, en muchas de las protestas que tienen lugar en todo el país. Mientras Asmaa se preparaba para regresar a Egipto, cientos de policías antidisturbios arremetían contra el campamento de Occupy Oakland, donde dispararon balas de goma y lanzaron gases lacrimógenos.

La Universidad de Nuevo México está amenazando con desalojar el campamento que se montó en su predio y que fue denominado “(Un)occupy Albuquerque” (Desocupar Albuquerque) para enfatizar que se trata de territorio indígena ocupado.

Asmaa Mahfouz es actualmente candidata al Parlamento egipcio y quizá algún día, afirma, lance su candidatura a la presidencia.

Cuando le pregunté que le diría al Presidente Barack Obama, quien pronunció su discurso dirigido al mundo musulmán desde El Cairo, respondió: “Usted le prometió a la gente que sería el cambio y que ‘sí, podemos’. Entonces estamos aquí, y desde la ocupación en Wall Street le decimos lo mismo: ‘sí, podemos’. Podemos lograr la libertad; podemos obtener nuestra libertad incluso de usted”.


Denis Moynihan colaboró en la producción periodística de esta columna.
Texto en inglés traducido por Mercedes Camps. Edición: María Eva Blotta y Democracy Now! en español, spanish@democracynow.org
* Amy Goodman es la conductora de Democracy Now!, un noticiero internacional que se emite diariamente en más de 550 emisoras de radio y televisión en inglés y en más de 350 en español. Es co-autora del libro “Los que luchan contra el sistema: Héroes ordinarios en tiempos extraordinarios en Estados Unidos”, editado por Le Monde Diplomatique Cono Sur.

15-O, primera protesta global

16/10/2011
Por Roberto Montoya
(Miradas al Sur)

La revuelta trasnacional ya está aquí. El 15-O  se escuchó su grito de América a Asia y Oceanía, de Europa a África y Oriente Medio: ¡Basta ya!

SOL2 15 O, primera protesta global

La revolución ética, la protesta de los indignados, la demanda de una democracia real, tomó cuerpo y se hizo sentir en todo el mundo.

A la convocatoria se sumaron un total de 951 ciudades de 82 países distintos. En algunos casos fueron sólo unas centenas de personas, en la mayoría, miles, decenas de miles y hasta centenares de miles en algunos países europeos, como en España e Italia.

A causa de los distintos husos horarios, las primeras movilizaciones empezaron en Tokio, Sidney, Hong Kong.

Cuando la Argentina se desperezaba el sábado, ya había decenas de miles de personas en las calles de Berlín, de Lisboa, Amsterdam, de Roma –donde un grupo minoritario protagonizó algunos incidentes violentos al intentar incendiar el Ministerio de Defensa– y numerosas otras capitales y ciudades europeas. En la city londinense, Julian Assange, cara visible de Wikileaks, habría aparecido con una máscara de Anonymus, el conocido grupo de hackers.

En numerosos sitios de Europa, como en Estados Unidos, muchos de los manifestantes estaban acampados en plazas desde la noche anterior.

En vísperas del 15-O los indignados de Occupy Wall Street lograron evitar que la policía los desalojara del neoyorquino Zuccotti Park –rebautizado Plaza de la Libertad– después de que más de 300.000 personas firmaran peticiones para detener el desalojo.

Ayer fueron decenas de miles los que salieron a la calle en Nueva York, Washington y muchas otras ciudades de Estados Unidos.

En España, uno de los platos fuertes de la jornada, con concentraciones en 60 de sus ciudades y cientos de miles de personas protestando, seis marchas partieron por la mañana desde pueblos de la periferia y barrios de Madrid, para converger por la tarde en la mítica plaza de Cibeles, en pleno centro, e iniciar luego la manifestación que terminó, como no podía ser de otra manera, en la mítica Puerta del Sol, donde se originó todo este movimiento hace ayer exactamente cinco meses, el 15 de mayo, el 15-M.

¿Qué gritaban, qué coreaban, qué banderas enarbolaban personas de tantas nacionalidades, razas y edades diferentes en esta protesta global?

“¡Especuladores a la cárcel!”,

“¡No somos mercancía en manos de políticos y banqueros!”,

“¡No estamos llamando a la puerta, la estamos tirando!”,

“Precarios del mundo, no tenemos nada que perder, excepto las cadenas!”,

“Yo no voté a los mercados ni al FMI”,

“Estoy buscando mis derechos, ¿alguien los ha visto?”

Los lemas, estribillos y pancartas que se vieron ayer en las cientos de manifestaciones que tuvieron lugar en todo el mundo, eran tan variadas como las personas que las portaban o gritaban, pero todas tenían algo en común:

reflejaban el hartazgo de millones de personas frente a las injusticias de un sistema neoliberal donde los mercados financieros, el FMI, el Banco Central Europeo, el Banco Mundial, la gran banca, las grandes multinacionales, grandes especuladores y agencias de calificación de riesgo, condicionan a su antojo la vida de los ciudadanos de a pie.

Con la complicidad, claro, de tantos de los gobiernos y dirigentes políticos de turno, que se arrodillan ante ellos.

“Los poderes establecidos actúan en beneficio de unos pocos, desoyendo la voluntad de la gran mayoría, sin importarles los costos humanos o ecológicos que tengamos que pagar. Hay que poner fin a esta intolerable situación.”

Ése es uno de los pasajes del manifiesto que gracias a la fluidez de las redes sociales elaboraron conjuntamente para la jornada de ayer las distintas partes de esta gran red contestataria y potencialmente anticapitalista.

Una de las patas donde se trabajó en ese documento –traducido a 18 idiomas y accesible en http://15october.net– fue en Bruselas. Durante una semana convergieron en la capital de Bélgica y sede de la Unión Europea y de la Otan, cientos de indignados, que a pesar de sufrir la represión policial, llegaron tras marchar desde Madrid, Barcelona y Toulouse, en recorridos de hasta 1.200 kilómetros.

Es uno de los fenómenos de este movimiento.

Sin medios, sin apoyos institucionales –todo lo contrario, hostigados por los poderes públicos– miles de jóvenes y no tan jóvenes vienen logrando movilizarse, traspasar las fronteras virtual y físicamente, para reunirse, para intercambiar experiencias, lanzar iniciativas comunes, de una forma que hasta ahora no han logrado ni siquiera las poderosas confederaciones sindicales, con tantos recursos a su alcance… pero tan domesticadas, tan burocratizadas.

La propia izquierda parlamentaria tradicional europea se ha visto desbordada y, de hecho, cuestionada por toda esta corriente alternativa, sin llegar a comprender cómo un movimiento asambleario como éste es capaz de limar y superar las rencillas internas para consensuar documentos y actividades colectivas, algo que ellos son incapaces de hacer.

Tras el recelo inicial, muchos partidos han intentado capitalizar políticamente toda esta protesta, pero tanto el 15-M español como los distintos movimientos similares, son conscientes de que uno de sus capitales principales y diferenciadores es precisamente su independencia.

Supone por una parte una limitación –al menos por ahora– al no poder pesar de una manera más decisiva en el escenario político, sobre todo en situaciones preelectorales como la que se vive en España, pero por otro lado le permite solidificarse y extenderse.

A pesar de que el 15-M español, como otros movimientos similares en otros países, no ha nacido de la nada, sino que es la conjunción de luchas llevadas a cabo durante años por miles de activistas en frentes muy variados, a las que sólo en los últimos meses se han sumado muchísimas más personas, no deja de ser un fenómeno nuevo, que necesita su tiempo para madurar.

Desde que estalló en 2008 en Estados Unidos la actual crisis del sistema financiero capitalista, propagándose por todas las economías europeas enlazadas –con menores repercusiones en América latina y otras zonas del mundo– los gobiernos de esos países desarrollados han justificado los durísimos recortes a los derechos sociales y laborales que han impuesto, en la necesidad de “calmar a los mercados”.

Los mercados financieros, los grandes inversores internacionales, los grandes especuladores, se han convertido así cada vez más en los dueños de la situación. Entes que el ciudadano no ha elegido, han pasado de hecho a condicionar la política económica, laboral y social de gobiernos supuestamente soberanos.

La protesta del 15-O rechaza frontalmente esa lógica, que sólo ha traído desempleo y pobreza.

Es un cuestionamiento al sistema económico, al sistema político, a los grandes sindicatos; se trata de otra forma de hacer política, de otra forma de participación ciudadana, de un rechazo del poder monopólico de los medios de comunicación, de otra Justicia, el germen de algo nuevo.

De ahí que el fenómeno de los indignados se haya convertido para tantas personas en una esperanza de que sí es posible cambiar las cosas, de que otro mundo es posible.

Las marchas del 15-O, por el ‘cambio global’:

más de 800 ciudades, 70 países y una fecha

14/10/2011

15o Las marchas del 15 O, por el cambio global: más de 800 ciudades, 70 países y una fecha- Cientos de puntos llenan el mapa de convocatorias para el próximo sábado a lo largo de los cinco continentes.
- “Igual que la acción de los mercados, la resistencia tiene que ser global”, explica P. Padilla

Flashmob para promocionar #15O Sol 13/10/11:   http://youtu.be/Ag6sTLmWKo8

Eduardo Muriel. En Público

Indignad@s de más de 800 ciudades y 70 países aspiran a ‘tomar’ calles y plazas este sábado, 15 de octubre, para pedir una democracia real.

En España, desde las menos pobladas, como Badajoz  o Salamanca, hasta las más grandes, comoMadrid o Barcelona, decenas de ciudades han confirmado ya su participación en la convocatoria global del 15 de octubre.

La protesta de Madrid, que volverá a juntar las marchas de las ciudades de los alrededores, igual que el pasado julio, será, previsiblemente, la más multitudinaria. Los organizadores han colgado un horario con puntos de encuentro de las diferentes columnas, que han sido convocadas a su vez por las asambleas de cada localidad. Una vez juntas, recorrerán el trayecto desde Cibeles hasta Sol.

Noche de actividades en Sol

Tras el final de la manifestación en Madrid, está previsto que se desarrollen actividades durante toda la noche en la Puerta del Sol.

Entre ellas habrá una performance en la que los manifestantes se dejarán caer al suelo como si estuvieran muertos “por la avaricia de los banqueros, que han llenado los bolsillos de unos pocos a costa de todos“, explica Pablo Padilla, miembro de Juventud Sin Futuro, uno de los colectivos convocantes.

Una vez en el suelo, ‘la orquesta solfónica’, nombre por el que se conoce la orquesta sinfónica de Sol, comenzará a tocar la 9ª de Beethoven mientras se hace un grito mudo.

A las 22:00 horas está prevista la celebración de una asamblea y, aunque desde la organización no se va a promover la acampada en Sol, no se descarta que haya gente que, a título individual, se decida por plantar una tienda en el kilómetro cero de la capital.

Un punto de inflexión

El 15 de octubre es la primera convocatoria a nivel mundial que logra un apoyo tan contundente. “Yo sólo recuerdo las protestas contra la guerra de Irak“, comenta Padilla.

No debemos engañarnos, una movilización de un día no hace que las cosas cambien, pero sirve para tomar conciencia de que el cambio tiene que ser global. Los escenarios locales tienen sus características concretas pero los mercados son capaces de imponer sus políticas a nivel global, por eso la resistencia tiene que articularse también a nivel global“, explica.

Por eso, el 15-O tiene como objetivo “demostrar en España que el movimiento 15M sigue vivo y que en el mundo hay un cambio de conciencia“. Sin embargo, Padilla reconoce que queda mucho por hacer y que lo importante “no es solo el 15-O, si no también el 16-O, el 17-O… el verdadero trabajo viene después“.

En los cinco continentes

Tras prender en los países árabes del norte de África y extenderse a España con el movimiento 15-M, la llama ha crecido ya en los cinco continentes. En EEUU, el movimiento ha adoptado un nuevo lema, propuesto para el seguimiento en Twitter de las manifestaciones, aún más contundente que los anteriores: “We are the 99%” (Somos el 99%). La élite a la que apuntan, ese 1%, tendrá que escucharlos el próximo sábado.

“Los poderes trabajan para el beneficio de solo unos pocos, ignorando el deseo de la gran mayoría y el precio que, tanto los seres humanos como el medio ambiente, tenemos que pagar”, explican en la web que los indignados han creado  para coordinar esta acción no-violenta a nivel global. “No somos mercancía en manos de políticos y banqueros, no nos representan“, denuncian.

Es la hora de que nosotros nos unamos. Es la hora de que ellos escuchen“, concluyen en un mensaje dirigido a activistas de todo el mundo.

Ni siquiera China se libra de la protesta indignada, con Hong Kong y Taipei como las primeras ciudades confirmadas. En EEUU y Europa las convocatorias se cuentan por cientos y, en Latinoamérica, Brasil será la que vea mayor número de movilizaciones.

Los países protagonistas de la primavera árabe, como Egipto, Túnez o Maruecos, también tendrán sus manifestaciones. Israel tampoco se libra: las localidades de Tel Aviv, Jerusalén y Haifa tendrán su ración de indignación.

Centenares de personas

‘toman la bolsa’ en España en apoyo

a la acampada frente a Wall Street

17/09/2011
Además de Madrid, han mostrado su apoyo a ‘Occupy Wall Street’, las asambleas de Valencia, Bilbao, Barcelona, Santander y Las Palmas.

Las protestas se han sucedido en ciudades de todo el mundo contra lo que denominan “golpe de Estado” de los mercados financieros.

Tomalabolsa 300x136 Centenares de personas toman la bolsa en España en apoyo a la acampada frente a Wall Street
Kaos. Que la crisis la paguen los ricos
 | Agencias

Más de un centenar de personas, convocadas por los indignados del  15-M, se concentran desde este mediodía en las inmediaciones de la Bolsa de Madrid  para protestar por lo que denominan “golpe de Estado” de los mercados financieros, sumándose así a la iniciativa Occupy Wall Street.

Con su presencia, los asistentes responden a la convocatoria del Grupo de Trabajo de Economía de Sol, uno de los grupos creados por los ‘indignados’ del movimiento 15-M, que llamaron a los ciudadanos a concentrarse este sábado frente a la sede de la Bolsa de Madrid tras conocer la iniciativa norteamericana de acampar junto a  Wall Street.

Los ‘indignados’ de Nueva York acampan este sábado  frente a la Bolsa de esta ciudad  para demandar una economía al servicio de las personas, la regulación de los mercados financieros, la limitación de su influencia sobre la vida política, la creación de una banca pública y un reparto equitativo y justo de la riqueza.

Estas personas han enfocado esta jornada, bautizada como ‘Toma la Bolsa’, no como una acampada, sino, tal y como una de las integrantes del grupo de Economía del 15-M, como “un foro social de aprendizaje y de reivindicación” con  ponencias  de profesores y expertos críticos con el actual sistema financiero.

Dispositivo policial

Este foro ha comenzado a desarrollarse cerca de la Bolsa, y no en las escaleras y en la plaza por la que se accede al edificio, tal y como pretendían los ‘indignados’, ya que  la Policía no se lo ha permitido, aunque sí les ha dejado colocarse en uno de sus laterales junto al Paseo del Prado.

Ya allí, han coreado consignas como “FMI, déjanos vivir”, “Dictadura de los mercados” y otras que repiten habitualmente como “Vuestra crisis no la pagamos” o “Que no, que nos representan“.

Más tarde, uno de los miembros del 15-M de Sol, megáfono en mano, ha pedido a los asistentes que  escribieran en unas bolsas de papel  que les han entregado lo que pensaban sobre los mercados financieros y algunos han decidido ponérselas en la cabeza.

Y lo que piensan se resume en premisas como éstas:  “La Bolsa o la vida”, “Cuidado con la cartera, estás en la Bolsa“, “Bancos sí; públicos y para sentarse”, “Somos personas, no índices bursátiles” o “Nadie les ha votado. Dejen de acosar y manipular nuestra democracia”.

Hemos tomado la bolsa“, ha gritado por un megáfono uno de los ‘indignados’ para abrir la jornada, precedida por una gran pizarra que decía: “17-S. Toma la Bolsa. No al golpe de Estado de los Mercados Financieros“.

Detrás, otros hacían rodar una gran moneda de un euro, denunciando así también la “especulación” bursátil.

Durante esta jornada reivindicativa se expondrán ponencias sobre “el funcionamiento de la Bolsa y los derivados financieros. El hambre y la especulación“, sobre la economía real y la especulativa, los paraísos fiscales, los oligopolios y la crisis energética.

Además de estas charlas, también se planearon distintas acciones simbólicas para poner de manifiesto el “sometimiento de la población a la dictadura de los mercados financieros  con la connivencia de los representantes políticos”.

En todo el mundo

También se han previsto conexiones en directo con el resto de ciudades que hoy participaran en esta jornada. A la iniciativa de Nueva York se han sumado  ciudades  como San Francisco, Los Ángeles, Seattle, Toronto, Atenas, Berlín, Frankfurt, Stuttgart, Lisboa, Milán, Tel-Aviv y Viena.

Y en España, además de los ‘indignados’ de Madrid, han mostrado su apoyo a “Occupy Wall Street”, las asambleas de Valencia, Bilbao, Barcelona, Santander y Las Palmas.

Tres años de crisis, tres meses de indignación

04/09/2011

Josep Maria Antentas yEsther Vivas / Público (ed. Catalunya)

presente de lucha1 300x167 Tres años de crisis, tres meses de indignación

Nos acercamos al tercer aniversario de la quiebra de Lehman Brothers y del estallido formal de la crisis, “una racionalización irracional de un sistema irracional” como nos recuerda el geógrafo David Harvey.

En el momento del crack del sistema financiero, los dueños del mundo vivieron un breve momento de pánico alarmados por la magnitud de una crisis que no habían previsto, por su falta de instrumentos teóricos para comprenderla y por el temor a una fuerte reacción social.

Llegaron entonces las vacías proclamas de “refundación del capitalismo” y los falsos mea culpa que se fueron evaporando, una vez apuntalado el sistema financiero y en ausencia de una explosión social.

Se entró así en una nueva fase en la que, con la crisis y el déficit como pretexto, las políticas aplicadas en el conjunto de la Unión Europea han buscado recortar los derechos sociales, infligir una derrota histórica a los trabajadores y reforzar los mecanismos de dominación de clase.

Para los poderes económicos las regulaciones sociales que aún existen en el viejo continente son un freno para la competitividad internacional de la economía europea y un molesto peso en la espalda del que se quieren deshacer.

Las medidas del gobierno Zapatero desde mayo de 2010 y los recortes del gobierno de Mas, en Cataluña, el “gobierno de los mejores” (con las tijeras), se inscriben plenamente en esta dinámica general.

Llegaremos al tercer aniversario de la crisis con una sensación ambivalente.

Por un lado, tenemos la cruel constatación de la magnitud de la tragedia y los graves efectos sociales de un descalabro económico que, lejos de haber quedado atrás, amenaza con agravarse con la aceleración de las turbulencias financieras internacionales, en un contexto donde las clases dominantes manifiestan una virulenta determinación por hacernos pagar a todos el coste de su crisis.

Por otro lado, sin embargo, llegamos a este punto con la alentadora evidencia de que, finalmente, la revuelta social contra un estado de cosas intolerable ha comenzado.

Efectivamente, si el movimiento del 15M ha transmitido algún mensaje, éste es el de la esperanza, ante el desánimo y el pesimismo, en la capacidad colectiva de cambiar las cosas y de poder ser sujetos activos, y no meros objetos pasivos de las necesidades del capital y su lógica del beneficio y la competencia. La indignación es, precisamente, como señalaba Daniel Bensaïd, “lo contrario del hábito y la resignación”.

La esperanza que el movimiento ha traído a aquellos que quieren “cambiar el mundo de base” es directamente proporcional a la inquietud que ha generado en los grupos dominantes de la sociedad, abruptamente interpelados por un nuevo actor que desafía su monopolio sobre los asuntos colectivos y la vida pública y cuestiona las definiciones oficiales de la crisis, que presentan una visión unilateral e interesada.

El 15M y la política dominante representan dos lógicas diferentes, irreconciliables. Por un lado, la aspiración a la justicia social y a una democracia real en el sentido más amplio del término, es decir, a la capacidad de decidir sobre el propio destino.

Por otro lado, los dictados de los intereses empresariales y el imperio del beneficio privado.

Ambas marcan dos hojas de ruta antagónicas para nuestra sociedad. Nuestro futuro será muy diferente en función de qué prevalezca.

En sus tres meses de existencia, el movimiento ha significado un fuerte proceso de politización de la sociedad, de reinterés por los asuntos colectivos y de reocupación social de un espacio público usurpado cotidianamente por los intereses privados.

Ha significado un aprendizaje colectivo del ejercicio de la democracia y la autoorganización.

Nos ha enseñado a comenzar a “aprender a desaprender” para deshacernos de las ideas hegemónicas sobre la realidad y ha contribuido a difundir un “sentido común alternativo”.

La marea de indignación movilizada no ha alcanzado todavía suficiente fuerza para detener las políticas en marcha, si bien ha logrado algunas victorias concretas, aunque defensivas, importantes como la parálisis de muchos desahucios y el debilitamiento de la aplicación de las ordenanzas del civismo.

Todo ello, no es un mal balance para un movimiento que, guste o no, está apenas empezando a demostrar lo que es capaz.

Democracia 4.0 Democracia Real Ya exige en el Congreso un sistema de voto por Internet


Democracia 4.0

Video Reportaje Democracia 4.0

Breve explicación Democracia 4.0

Nuestros diputados representan la soberanía popular, pero la soberanía nacional reside en el pueblo (art. 1.2 CE)

Como ciudadanía queremos participar directamente en la toma de decisiones  que nos afectan, ahora sabemos que eso es posible, desde nuestra casa y  gracias a Internet.
En  junio de 2010, Juan Moreno Yagüe, abogado sevillano, redactó un escrito de carácter administrativo, fundamentándolo  en  las normas vigentes que  contienen nuestras leyes , solicitando al Congreso de los Diputados que le permitiera  participar en las votaciones de la Cámara. Desde su casa, por Internet.
Este  escrito propone que, ya que somos 35 millones de ciudadanas y  ciudadanos mayores de edad, aquienes nos representan 350 diputados, existe  la posibilidad de descontar una pequeña cuota de representación a cada  uno de ellos, una treinta y cinco millonésima parte  (la cuota de soberanía que nos corresponde), cuando queramos acceder vía internet al Congreso.
Como  todos los diputados representan en conjunto a la soberanía popular, a  todos se les restaría una pequeña parte, la correspondiente a la cuota  de soberanía del número de personas que decidiesen utilizar su derecho a  votar.
Así,  nuestra intervención sería proporcional y justa.
Nuestra participación  directa sólo supondría, por tanto, añadir unos nueve decimales a los  números del tablero de votaciones, el de las luces verdes y rojas.
¿Qué  significa esto? Que por cada cien mil ciudadanos que votaran on-line,  un escaño volvería al pueblo. Si fuéramos un millón, pues diez escaños  para la ciudadanía. Simple.  Democracia Real, de verdad. Cuando estoy interesado, entro y voto. Y cuando  no, que vote su Señoría, que para eso se le paga.
Sería supervisión  pura ya que, como mínimo, se crea el derecho de veto ciudadano de manera instantánea.
El control sobre las decisiones tomadas en el  Parlamento, por parte de las personas, crecería.
Los presupuestos, los  recortes sociales, las medidas más polémicas y de mayor transcendencia  podrían ser evaluadas y decididas por los destinatarios de las mismas,  los españoles, lo que obligaría a los diputados a tomarse más en serio  su trabajo, a sabiendas de que muchos ojos lo fiscalizan.
Precisamente,  los ojos de las personas que, con sus impuestos, les pagan buenos  sueldos y buenas pensiones de jubilación. En definitiva, eliminar el actual cheque en blanco que suponen las elecciones y constituir una democracia en tiempo real, responsable y exigente.
Este  escrito se encuentra en la comisión de garantías constitucionales del  Congreso de los Diputados desde noviembre de 2010 y seguimos esperando  una respuesta, que deberían haber ofrecido a los tres meses, como dicen  las leyes, pues no se permite en esta materia el silencio  administrativo.
Suponemos que el hecho de que se apruebe esta medida,  que devolvería la soberanía a sus legítimos propietarios, no agradaría  demasiado a sus señorías.
Estamos planteando directamente la legitimidad  del órgano legislativo y el verdadero papel que deben desarrollar  nuestros representantes, que no mandan en nosotros, que cobran por  atender nuestros intereses.
No  se propone, por tanto, prescindir del Congreso, ni de los diputados, ni  de los partidos, ni de las elecciones.
Lo que se propone es la  combinación de ambos sistemas de participación política, pues creemos  que las condiciones materiales y jurídicas ya lo permiten, por lo que ha  llegado el momento de hacer uso de nuestra cuota de Soberanía, de  decidir, cuando queramos, sobre nuestro futuro.

fuente http://demo4punto0.net/

Enlaces

  • Toma Tu Cuota
  • D4.0 en Actuable
  • D4.0 en Facebook
  • <a id="dhtml_menu-321" title="Email de contacto para la prensa" href="mailto:”>prensa@demo4punto0.net
  • <a id="dhtml_menu-323" title="Mail de contacto para participar en la iniciativa Democracia 4.0" href="mailto:”>participa@demo4punto0.net
  • <a id="dhtml_menu-322" title="Email de contacto para saber más o para preguntar duddas" href="mailto:”>info@demo4punto0.net

Democracia Real Ya exige en el Congreso un sistema de voto por Internet

El colectivo integrante del 15-M propone restar un escaño por cada 100.000 votos

La asociación abre una web para sumarse a la petición

Francisco Jurado y Juan Moreno presentan su propuesta de voto por internet. / PÉREZ CABO

“Cada 100.000 votos electrónicos supondría devolver un escaño a la ciudadanía”. Con esta frase han resumido en Sevilla los abogados Francisco Jurado y Juan Moreno, miembros de Democracia Real Ya (DRY), la propuesta presentada en el Congreso para que se habiliten “de forma inmediata” los medios para que cualquier ciudadano pueda votar las iniciativas legislativas de la Cámara.

El viernes 4 de noviembre, quienes respalden la propuesta están invitados a presentar en el Parlamento o a enviar por correo el formulario de apoyo a esta iniciativa que se puede encontrar enhttp://www.demo4punto0.net/

La propuesta, que se empezó a gestarla pasada primavera, pretende que cualquiera pueda apoyar o rechazar las propuestas del Congreso, pero no supone la suplantación del Parlamento, cuyos integrantes seguirían siendo los promotores principales de las leyes y representantes de aquellos  que no quisieran ejercer su derecho al voto.

Pero a mayor participación, menor sería el peso de los diputados, ya que, según la propuesta, un millón de sufragios electrónicos equivaldría a 10 escaños.

“No se trata de prescindir del Congreso ni de los diputados ni de los partidos ni de las elecciones, sino de la combinación de lo mejor de todos estos modelos de participación”, afirma Jurado.

“Los ciudadanos no propondrían leyes, pero sí supondría el final del cheque en blanco”, añade Moreno, quien firma la petición en el Congreso de los Diputados.

El letrado explicó cómo funciona su propuesta a través de un simuladorque se puede consultar en la mencionada web.

Si a la reciente aprobación de la reforma constitucional o del mercado laboral se hubieran sumado 16 millones de votos según la tendencia reflejada por las encuestas sobre estos aspectos, ninguna de las dos propuestas habría obtenido el respaldo suficiente.

Los integrantes de este colectivo, uno de los más activos dentro del movimiento 15-M, argumentan que la Constitución ordena fomentar la participación y poner todos los medios necesarios para ejercer el derecho al voto. Además, añaden que los reglamentos de algunas Cámaras ya prevén el sufragio telemático.

Para poner en marcha esta democracia en línea sólo sería necesario, según sus cálculos, modificar las normas del Congreso, pero no ninguna ley y habilitar a los ciudadanos a votar a través de Internet con sistemas seguros, como el certificado electrónico.

fuente ELPAIS

Democracia Real Ya llama a sumarse a petición de una Democracia 4.0 para ejercer su soberanía en la toma de decisiones

La iniciativa se encuentra desde hace más de un año en la comisión de garantías constitucionales del Congreso de los Diputados, y sin respuesta

SEVILLA, 26 Oct. (EUROPA PRESS) -

Democracia Real Ya ha presentado este miércoles en Sevilla una campaña de difusión para promover entre la población la adhesión a la petición al Parlamento del abogado sevillano Juan Moreno Yagüe, miembro del equipo jurídico de DRY, para exigir la implantación del modelo de votación electrónica ciudadana Democracia 4.0.

Según se indica en un comunicado, en junio de 2010, el letrado sevillano presentó ante el Congreso de los Diputados un escrito administrativo que solicitaba la aplicación de un proyecto que posibilitaría al portador original de la soberanía nacional, el pueblo español, ejercer de forma directa su derecho a participar de los asuntos públicos.

Fundamentada en varios artículos de la Constitución Española, esta petición argumenta que los diputados del Congreso representan una soberanía popular delegada por aquel depositario original a través de las elecciones que se suceden cada cuatro años.

De esta manera, y usando mecanismos de certificación digital similares a los usados ante Hacienda o la Seguridad Social, los votantes podrían, en primer lugar, hacer uso de un veto directo contra medidas tan impopulares como la reciente reforma constitucional, los recortes sociales o el rescate a bancos con dinero público. Incluso, y paulatinamente, se podrían proponer e impulsar iniciativa ciudadanas más fácilmente.

Así, la propuesta de Moreno Yagüe, en términos numéricos, parte de la existencia en España de 35 millones de votantes mayores de edad, representados en los 350 escaños.

Partiendo de esta premisa, existe la posibilidad de descontar una pequeña cuota de representación a cada uno de estos.

Esta cuota de soberanía nacional que nos corresponde supone, de forma proporcional y justa, una treinta y cinco millonésima parte de representación en el Congreso de los Diputados.

Para ello, sólo habría que habilitar el tablero de votaciones de las Cámaras para que permita utilizar decimales a la hora de cuantificar los escaños.

Como todas sus señorías representan en conjunto a la soberanía popular, a todos se les restaría una pequeña parte: la correspondiente a la cuota de soberanía nacional del número de personas que decidiesen entrar a votar a través de Internet.

Además, y como antecedente, en diciembre de 2008, la Cámara de las Cortes valencianas facilitó a una diputada que se encontraba de baja por maternidad un sistema de firma digital que le permitía votar desde casa, gracias a Internet.

De esta forma se consolidó una realidad que ya se venía dando con el sistema de certificación digital, que permite a la ciudadanía utilizar su DNI electrónico o su firma digital para realizar trámites ante la Administración, o incluso para realizar su contribución al IRPF.

Por ello, en la actualidad es perfectamente “viable” implantar un sistema similar al ya usado en estos trámites de gran relevancia para el Estado, como pueden ser las arcas públicas, para pasar de un sistema de votación que sólo permite elegir candidatos cada cuatro años, a tomar decisiones de manera directa en temas de gran relevancia pública.

CONTROL Y VETO DE LA ACTIVIDAD DE LOS DIPUTADOS

Asimismo, con el modelo de Democracia 4.0 remitido a la comisión de garantías constitucionales del Congreso de los Diputados, por cada cien mil ciudadanos que votaran online, un escaño volvería al pueblo.

Es decir: un millón de votantes devolverían diez escaños a la ciudadanía.

Pese a esta mayor participación de los ciudadanos de a pie, la labor de los diputados seguiría siendo esencial a la hora de elaborar las leyes. Mientras cualquiera podría acceder al sistema digital y votar, el que no quiera o no vea oportuno hacerlo, podrá delegar en el diputado, que para eso percibe su remuneración.

“No se trata, por tanto, de prescindir del Congreso, ni de los diputados, ni de los partidos, ni de las elecciones, sino de la combinación de lo mejor de todos estos modelos de participación política”, apunta este comunicado.

PARLAMENTO SIN RESPUESTA TRAS UN AÑO

A pesar de que la Ley Orgánica 4/2001, de 12 de noviembre, reguladora del Derecho de Petición, estipula un plazo máximo de tres meses para ofrecer una respuesta, más de un año después de haber sido realizada, el Congreso aún no se ha pronunciado al respecto.

Por ello, Democracia Real Ya invita a la ciudadanía en general y a los movimientos sociales surgidos tras las movilizaciones del 15M a que se hagan partícipes de esta iniciativa y presenten ante cualquier registro público a título individual uno de los modelos facilitados para su adhesión a este expediente.

Cualquier persona que quiera hacer uso de su cuota de soberanía popular puede adherirse a esta petición a través de los modelos disponibles en la web demo4punto0.net.

Democracia Real Ya considera que el hecho de que se apruebe esta medida, que devolvería la soberanía a su legítimo portador, “no agradaría demasiado a sus señorías, puesto que reformula la legitimidad del órgano legislativo y el verdadero papel que deben desarrollar nuestros representantes”.

“Las condiciones materiales y jurídicas ya lo permiten.

Ha llegado el momento de hacer uso de nuestra cuota de soberanía y de decidir, cuando queramos, sobre nuestro futuro”, concluye.

FUENTE EUROPAPRESS

Sumémonos a Democracia 4.0

octubre 26th, 2011

Desde Democracia real YA, llamamos a la ciudadanía a sumarse a la petición de una Democracia 4.0 para ejercer su soberanía en la toma de decisiones:

Para más información, visita demo4punto0.net

 

Ahora ya sabemos a quién votar

octubre 20th, 2011

Formato A3 (Color)(B/N)

Formato A4 (Color)(B/N)

Pedro Guerrero José María Arias
Francisco González Emilio Botín
Antonio Basagoiti Angel Ron
Formato A3 (Color)(B/N) Formato A4 (Color)(B/N)

 

 

From Spain: Thanks

octubre 19th, 2011

GraciasGracias

 

Audio Chat, habla con nosotros

octubre 15th, 2011

 

Unid@s por un cambio global :: United for global change

octubre 7th, 2011

 

 

 

Post Navigation

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 186 seguidores