AQUI hay TOMATE

Para dar y tomar

Archivar en la categoría “CRISIS”

Las mentiras de Botín Los bancos y solo los bancos son los culpables de la crisis RECOMENDADO por JUAN TORRES


Las mentiras de Botín

Miércoles, 01 de Febrero de 2012

 

El título de este artículo puede parecer demasiado fuerte y yo mismo reconozco que lo es. Pero es que me resulta muy difícil creer que el dueño de uno de los bancos más grandes del mundo esté tan mal informado de lo que viene ocurriendo en la economía y las finanzas mundiales como para decir lo que acaba de decir sobre los culpables de la crisis.

Puede ser que le suceda lo que el Premio Nobel Stiglitz dice que le pasa a los banqueros centrales, que no ven la realidad porque están muy ideologizados y solo leen aquello que corrobora sus ideas.

Pero incluso así, suponiendo que las declaraciones públicas de Botín fueran simplemente el resultado de su ignorancia, lo cierto es que con ellas engaña a la gente. Y es por eso que me parece justo calificarlas como mentiras o patrañas.

Los culpables de la crisis son los bancos

Acaba de declarar Botín anunciando los resultados de su banco que los responsables de la crisis son los políticos porque “no han sabido manejar la situación” (Público, 31-01-2012, “Botín culpa a los políticos de la crisis mundial”.

Es mentira. Incluso alguien tan poco sospechoso de izquierdismo como Warren Buffet, uno de las tres o cuatro inversores más ricos del mundo, lo dijo claramente: “Los bancos se han expuesto demasiado, han asumido demasiados riesgos. Así que el problema es evidentemente de los bancos. Son quienes tienen la culpa. No hay por qué echársela a nadie más” (El País, 25-05-2008,“Los bancos tienen la culpa”.

Y esa es la verdad. Hoy día sabemos a ciencia cierta que los responsables últimos y directos de haber causado todo lo que ha pasado en la economía mundial han sido los bancos.

- Los bancos han provocado la crisis porque dejaron de cumplir su función de intermediarios entre el ahorro y la inversión productiva para destinar los recursos que recibían y creaban a la especulación improductiva.

- Los bancos han provocado la crisis porque, para ello, crearon y difundieron millones de productos financieros opacos y muy arriesgados, muy rentables inicialmente pero sumamente peligrosos a poco que cambiara la situación, como el tiempo demostró, es decir, pura basura financiera. La fueron acumulando en sus balances mientras traspasaban el riesgo a otros bancos o a los demás sujetos económicos y así dieron lugar a la crisis financiera.

- Los bancos han provocado la crisis porque para difundir esos productos basura recurrieron a todo tipo de artimañas, fraudes, engaños, estafas, mentiras y trampas ante su clientela. Solo en España los jueces han dictado ya más de 400 sentencia condenatorias contra los bancos por colocar a sus clientes “swaps”, permutas financieras o “clips”, entre otras denominaciones comerciales, como si fueran un seguro ante la variación en los tipos de interés cuando en realidad era productos muy arriesgados que solo favorecían a las entidades bancarias (El Economista.

Y esos 400 no son todos los casos porque la Asociación de Usuarios Afectados por Permutas y Derivados Financieros (Asuapedefin) calcula que en España existen entre 200.000 y 400.000 particulares y minoristas con este tipo de productos financieros (El Economista, 14-11-2011, La banca acumula más de 400 sentencias en contra por los ‘swaps’ hipotecarios).

Y hay también otros 700.000 ahorradores españoles afectados por la estafa de las llamadas participaciones preferentes que los bancos colocaron también engañosamente sus clientes por un volumen total de unos 12.000 millones de euros, (TVE, El fraude de las preferentes).

- Los bancos han provocado la crisis porque para ocultar y disimular todas esas estafas contrataron a las agencias de calificación que calificaron como de máxima solvencia a las hipotecas y los derivados que colocaban en el mercado, creando así el clima de engaño y de falsa seguridad necesario para  multiplicar la difusión de millones de productos financieros que en realidad eran pura basura financiera.

- Los bancos son culpables de la crisis porque ellos mismos y sus empresas de tasación han sido los responsables directos de la subida de precios de la vivienda y de las burbujas inmobiliarias, lo que les convenía para que así aumentara el volumen de créditos que ofrecían a sus clientes.

- Los bancos son culpables de la crisis porque han abusado de su capacidad de creación de dinero mediante la generación de crédito saltándose para ello a la torera todas las reglas de la prudencia bancaria, dando créditos hipotecarios a más del 100% del valor de las viviendas o a empresas por encima de los niveles aconsejables.

- Los bancos son culpables de haber provocado la crisis porque, para aumentar sus beneficios, disimularon mediante trampas contables el riesgo que acumulaban y no acumularon el volumen de reservas necesario para hacer frente a la morosidad que irremediablemente iba a producirse como consecuencia de su propia política de sobreendeudamiento.

- Los bancos son culpables de la crisis porque es evidente que durante los últimos años han hecho todo lo que ha estado en sus manos para que los gobiernos aplicaran las políticas que han producido la gran desigualdad que a ellos les conviene para que los niveles altos de renta les proporcionen grandes volúmenes de ahorro y los bajos tengan que endeudarse más.

- Los bancos son culpables de la crisis por haber utilizado los paraísos fiscales y por ser los instrumentos necesarios para que se pueda llevar a cabo el fraude y la evasión fiscal que se encuentra a niveles tan desorbitados. Los bancos se han convertido en cooperadores necesarios del engaño a Hacienda y ellos mismos en una fuente principal de evasión de ingresos, disminuyendo así la capacidad de actuación de los gobiernos.

- Los bancos son culpables de la crisis por haber financiado también a la clase política más corrupta para que llevara a cabo las medidas de desregulación y permisividad que han ido necesitando para salir adelante.

- Los bancos son culpables de la crisis porque su actuación irresponsable les ha llevado a la quiebra impidiendo así que las empresas y consumidores dispongan de la financiación que es imprescindible para poder funcionar y crear empleo.

- Los bancos son culpables de la crisis porque, cuando estalló, en lugar de asumir el daño que habían provocado engañaron a los gobiernos y a la sociedad haciendo creer que se trataba de una situación pasajera cuando en realidad habían perdido toda su solvencia.

Y porque reclamaron entonces y siguen reclamando ayudas y más ayudas como si fueran las últimas cuando saben perfectamente que todas las que reciban serán insuficientes puesto que su agujero patrimonial es gigantesco y los problemas que eso ha creado en el sistema bancario internacional es sencillamente irresoluble bajo las condiciones en que ha venido funcionando.

- Los bancos son culpables de la crisis por haber impuesto una política de retribuciones astronómicas a sus directivos para lograr así el aumento de sus beneficios con independencia de cualquier consideración ética o de los efectos de su actuación en el conjunto de la economía y la sociedad.

- Y, en fin, los bancos son culpables de la crisis porque es evidente que son ellos quienes están imponiendo las políticas que en lugar de permitirnos salir de la crisis es evidente que no llevan a una fase aún peor, de depresión, que sufriremos durante años.

La banca y la clase política

Miente también Botín cuando echa la culpa de la crisis a la clase política ocultando que la clase política no ha actuado motu proprio sino presionada constantemente por los bancos que se presentan ahora como los mercados.

Los bancos financian a los partidos, pagan a periodistas, son los dueños efectivos de los medios de comunicación, dominan incluso la decisión de los rectores universitarios y de los lideres de opinión. Son los que tienen el poder real en nuestras sociedades.

Así lo prueba mejor que nadie el propio Emilio Botín que solo gracias a que tiene más poder real que los gobiernos puede actuar con impunidad y cometer todo tipo de actos irregulares sin que sea condenado por ello.

Así, según informó El País, consiguió que la entonces Secretaria de Estado de Justicia y posteriormente Vicepresidenta del Gobierno cursara al Abogado del Estado “instrucciones sobre su actuación en el caso de las cesiones de crédito”, concretamente, pidiendo que no se dirigiera “acción penal alguna por presunto delito contra la Hacienda Pública, contra la citada entidad bancaria o sus representantes”.

Gracias a ello, ni siquiera fue juzgado por unas irregularidades financieras por las que la acusación solicitaba para el presidente del Banco de Santander “un total de 170 años de prisión y una multa de 46.242.233,92 euros (7.694.060.334 pesetas), además de una responsabilidad civil de 84.935.195,86 euros (14.132.027.499 pesetas), que es el perjuicio causado con su actuación a la Hacienda Pública”. (El País, 27-05-2008, “Rato atribuye la decisión de no perseguir a Botín en 1996 a De la Vega”).

Como también lo prueba el que Botín haya conseguido que el gobierno ya en funciones de Rodríguez Zapatero indultara de forma vergonzosa y vergonzante al consejero delegado del Banco de Santander condenado en firme por delinquir en el ejercicio de su actividad bancaria.

Las declaraciones de Botín ni siquiera se pueden considerar una verdad a medias.

Como he demostrado en otros artículos, es verdad que la gran estafa cometida por los bancos no habría sido posible sin la complicidad de la mayoría de las autoridades, de gobiernos y bancos centrales que modificaron las leyes para que pudieran llevar a cabo sus tropelía, que miraron a otro lado cuando engañaban a la gente y cuando generaban el riesgo tremendo que se sabía que antes o después estallaría llevándose por delante a la actividad de millones de empresas y empleos.

O que, ya en plena crisis, se han dedicado a salvar el bolsillo de los bancos y banqueros dándoles billones de euros a costa de los contribuyentes.

Pero eso ha sido y es así, como he señalado, porque el poder real no lo tienen esas autoridades sino porque los bancos están llevando a cabo, en palabras de Habermas referidas concretamente a Europa, “la demolición de la democracia” imponiéndose cada vez más sobre los poderes representativos e incluso, como está sucediendo recientemente, suplantándolos directamente.

Por eso no es nada de extrañar que Botín alabe al nuevo gobierno, es el suyo: un colega banquero, nada más y nada menos que procedente de Lehman Brothers, es el ministro de Economía y el director de la asesoría jurídica de su banco ha sido nombrado subsecretario de Presidencia (ver “Gobierno de España S.A.”, Público 29-01-2012)

Y también fabula Botín cuando afirma que la reforma laboral es urgente para crear empleo y para resolver los problemas que ha planteado la crisis. Pero de eso me ocuparé en otro artículo que publicaré en los próximos días.

Grecia como evidencia: la sociedad europea acorralada


Grecia como evidencia: la sociedad europea acorralada

2 febrero 2012 | Categorías: El otoño europeoUnión Europea | |

Rosa María Artal – Comité de Apoyo de ATTAC España

Grecia: un país sin esperanza. Con el desconsuelo anidado en las expresiones anónimas. Sus gobernantes pudieron cometer errores, los cometieron, ayudados por cierto por Goldman Sachs alguno de cuyos miembros son hoy dirigentes “a dedo” en Europa. Pero se lo están haciendo pagar con sangre a los ciudadanos.

Los insostenibles recortes a la población para pagar la deuda han sumido a Grecia en la pobreza extrema. Sus ciudadanos fueron los primeros en salir a la calle para protestar, el gobierno (el democrático) llegó a gasearlos a niveles casi letales. Y ahí siguen.

Grecia apenas representa el 2% del PIB de la UE ¿puede creer alguien seriamente que es ella quien ha desestabilizado a toda la Unión? Grecia, por el contrario, es la gran coartada para el triunfo del golpe financiero en Europa.

Angela Merkel, la líder no electa de la UE, tardó 6 meses en autorizar un primer rescate de 110.000 euros para Grecia. En ese tiempo especuladores del mundo entero jugaron con la deuda griega hasta dejarla en basura para la compra y en oro para los beneficios particulares.

Escuchamos cada poco cómo se da a los bancos dinero público europeo. 1,6 billones de euros por aquí (confesos), medio billón de euros por allá. Sin contrapartidas. A precio de saldo. Para reactivar el crédito explican, pero no lo reactivan, especulan que es más rentable. A Grecia los 110.000 millones de euros le han costado… la democracia, la soberanía.

El país que inventó la democracia, hoy es oficialmente una tecnocracia. Ved: forma de gobierno. La UE sustituyó a un jefe de gobierno democrático por un tecnócrata. Pero no tiene suficiente.

Para pagarle otros 145.000 millones de euros de segundo rescate (labor en la que lleva la UE otros más de seis meses como poco y que de nuevo ha servido para que el euro, los países y los ciudadanos sean objeto de especulación por parte de “los mercados”) se disponen a quitarle también la soberanía.

A controlar los presupuestos y el gasto desde Bruselas, a mermar más la sanidad pública. Papandreu no lo hubiera aceptado seguramente, el tecnócrata Papedemus ¿qué hará?

Es el futuro en el que mirarnos. A Portugal se le prestaron 78.000 millones de euros y ya no cabe exprimir más a la sociedad. Bueno, parece que siempre cabe más. Y su líder conservador se hace fotos con nuestro líder conservador, muy contentos ambos de su “crecimiento sostenible”.

Nulo, ambos países van al despeñadero por los recortes, nosotros estamos en recesión y con la cifra récord de paro del mundo industrializado. La “austeridad” tiene esa consecuencia invariablemente. Pero conviene a la tecnocracia tener Gobiernos S.A., como detalla Público.

Pero aquí discuten si los periodistas no nos estaremos pasando de alarmistas, que no da uno para disgustos, vamos, y que al final siempre se arregla. ¿Tienen los medios la culpa de la crisis? Sí, por no informar mejor, por poner paños calientes. Por distraer sistemáticamente.

¿En algún momento de nuestra historia viva hemos visto que se cambien gobiernos sin pasar por las urnas?

¿Que se les quite la soberanía a los países por dinero?

¿Por una cantidad ínfima de dinero frente a la que se regala a los poderes financieros?

¿Que se desmantelen todos los derechos para que unos pocos se enriquezcan?…

¿Que la sociedad esté tan idiotizada, tan infantilizada, que lo acepte y aún se queje de que la asustan un poquito?

http://rosamariaartal.com

De OBLIGADA LECTURA Sobre el déficit: el inicio del inicio de un viaje a ninguna parte


Sobre el déficit: el inicio del inicio de un viaje a ninguna parte

por Pedro Montes

Jueves, 02 de Febrero de 2012
Sobre el déficit: el inicio del inicio de un viaje a ninguna parte

El propósito de este artículo es clarificar lo que significa el déficit y desvelar la manipulación que se está haciendo del mismo.

“…El gobierno, como dije al principio, nos engaña y nos confunde. Para justificar la medidas fiscales adoptadas, contrarias a lo recogido en su programa electoral, ha recurrido a decirnos que son excepcionales y temporales, pero, si todo empeora como parece inevitable, no habrá condiciones para dar marcha atrás sino todo lo contrario: nuevas elevaciones de impuestos se justificarán por el lento avance en la corrección del déficit.

La liebre se escapa de nuevo. Por otra parte, ha emprendido el camino de los ajustes y recortes, vendiendo que son imprescindibles para remontar la crisis, pero, como hemos visto, los intentos de reducir el déficit son contraproducentes y bastante inútiles. El inicio del inicio de este viaje no lleva a ninguna parte, salvo para degradar continuamente la situación económica y social…”  

Cualquier persona no versada en cuestiones económicas debe andar aturdida con las continuas menciones al déficit público.

A esto, inmediatamente hay que añadir que los ciudadanos están siendo confundidos y engañados con el tema del susodicho déficit. El propósito de este artículo es clarificar lo que significa el déficit y desvelar la manipulación que se está haciendo del mismo.

Ante todo, el déficit siempre ha de referenciarse a un período temporal, un año por ejemplo, y por ello se habla del déficit de tal o cual año.

Todo ente económico -una persona, familia, empresa, ONG, un ayuntamiento, el Estado, el conjunto de las Administraciones Públicas o, globalmente, un país- registra un déficit cuando, en un periodo de tiempo, sus ingresos son inferiores a los gastos  realizados.

La diferencia tiene que cubrirse necesariamente generando una deuda.

Así, por ejemplo, si en el año uno el conjunto de las Administraciones Públicas –formadas  por el Estado, la Seguridad Social, las Comunidades Autónomas y los Ayuntamientos- ingresan por 100 y gastan por 120, han de generar una deuda de 20.

Si, en el año dos, repiten estas cuantías de ingresos y gastos, el déficit será el mismo y habrán de endeudarse por otros 20, de modo que al final del segundo año, a pesar de repetirse el déficit, la deuda acumulada ya es de 40.

Si, en el año tres, los gastos son los mismos, pero los ingresos aumentan a 110, el déficit se reducirá a la mitad, a 10, pero la deuda habrá de incrementarse en estos otros 10, hasta 50.

En el cuarto año, si los ingresos suben a 120 y los gastos se reducen a 115, habrá un superávit de 5, que se traducirá en una disminución de la deuda hasta un volumen de 45.

Como se ve, la deuda en un momento dado, o si se prefiere al final de un año, es la suma de los déficits incurridos menos los superávit registrados en los años anteriores.

Por ello, para calibrar la situación financiera de un ente económico en un momento concreto, pongamos nuevamente de ejemplo a las Administraciones Públicas, hay que considerar y evaluar simultáneamente  los déficits generados y el volumen de deuda que se ha acumulado hasta ese momento.

Si se han estado registrando déficits públicos considerables y, al mismo tiempo, el conjunto de las Administraciones Públicas ya tiene acumulada una deuda elevada, que suele medirse en relación con el PIB de la economía, se estará en la peor situación de las posibles. Si se ha incurrido en déficits pequeños o, incluso, algún superávit y el volumen de deuda es reducido, se estaría en una buena posición.

Las combinaciones posibles son muy variadas y, entre ellas, puede ocurrir  que, estando reduciéndose significativamente el déficit, la posición sea muy delicada, debido a que el volumen de deuda acumulado sea muy elevado.

En estos momentos los casos así tienen mucho interés porque, estando los gobiernos de los países de la zona euro obsesionados por la reducción de los déficit públicos, el conseguir dicha disminución no mejorará los problemas financieros de fondo, que  están generados por el enorme volumen de deuda pública existente.

Lo límites a los déficits públicos que los países podían registrar anualmente y el montante que sus deudas públicas acumuladas podían alcanzar estaban recogidos en las famosas condiciones de convergencia de Maastricht.Son, respectivamente, el 3% y el  60% del PIB.

El establecimiento de estos límites era una exigencia razonable para formar parte de la moneda única, teniendo en cuenta que, a partir de la creación del euro, los Estados no tendrían  la posibilidad de recurrir a sus propios bancos centrales para financiar los déficits – ni los Estados ni los demás entes públicos tienen ya esta posibilidad histórica de endeudarse con su banco central. Esto es, lo que se llama monetizar la deuda-.

Finalmente, en el euro entraron todos los países que así lo quisieron,  con independencia de la situación de sus finanzas públicas y del cumplimiento de los criterios establecidos. Esto constituye una de las debilidades originales de la moneda única y uno de los motivos de la actual crisis europea.

Nuestro país, con respecto a estas dos condiciones, entró a formar parte del euro en una situación comparativamente aceptable. En el año 1998, las Administraciones Públicas tuvieron un déficit del 3,2% del PIB,  tras unas correcciones realizadas en los años previos, y la deuda pública alcanzaba al final de ese año, en el momento de nacer la moneda común, un montante equivalente al  63,2% del PIB.

En los años siguientes y hasta el 2007, esta situación mejoró progresivamente hasta la eclosión de la crisis financiera internacional en septiembre de 2008, con la quiebra del banco norteamericano Lehman Brothers.

Así y como media, en los seis años posteriores a 1999, el déficit público anual fue de sólo el 0,7% del PIB e, incluso, en el trienio 2005-2007 se registró un superávit medio anual del 1,6% del PIB.

La deuda pública medida en términos del PIB registró una caída continua, llegando a descender hasta el 36,2% del PIB a finales de 2007 (conviene resaltar e insistir en que éstas son cifras referidas sólo a las Administraciones Públicas, pues en todo el periodo analizado la economía española estuvo generando anualmente importantes déficits con el exterior, con el correspondiente aumento del volumen acumulado de la deuda de nuestro país frente al resto del mundo.

Vistas las cifras del comportamiento del sector público, estos hechos hay que  atribuirlos fundamentalmente al sector privado de la economía).

La crisis internacional de 2008 cambió abruptamente el panorama y las condiciones en que se desenvolvían las economías de todos los países. No es éste el lugar para describir la crisis ni el impacto que produjo en las principales economías.

Sólo dos hechos a destacar: la descomposición de los mercados financieros levantó el manto que cubría los profundos desequilibrios reales y financieros existentes en la zona del euro.

La moneda única había gestado una profunda crisis, que estuvo soterrada por la euforia dominante y las facilidades financieras existentes, pero que hubiera estallado con o sin crisis internacional.

Para la economía española, y éste es el segundo hecho resaltable, la crisis ha cobrado rasgos tenebrosos como consecuencia del gran endeudamiento frente al exterior en que se había incurrido desde la creación del euro y de la quiebra de un periodo de expansión económica sustentado en la construcción.

La socavada situación financiera española quedó descarnadamente puesta de manifiesto y la economía entró en una depresión con efectos harto conocidos.

La incidencia de la crisis financiera internacional, la recesión y el estallido de la burbuja inmobiliaria tuvo efectos fulminantes y contundentes en las cuentas públicas. De un superávit del 1,9% el PIB en 2007 se pasó a un déficit del 4,5% en 2008. En los años siguientes, el déficit ascendió al 11,2% en 2009, al 9,3% en 2010 y parece que será algo más del 8% en 2011, frente al 6% proyectado por el gobierno socialista saliente.

Éstas son cifras de magnitud históricamente desconocida y que, reflejadas en el montante de deuda pública que ha habido que generar, han hecho pasar el volumen de endeudamiento público desde el mencionado 36,2% del PIB en 2007 hasta el 70% alcanzado al finalizar 2011.

Éste es el marco donde se inicia la política del nuevo gobierno del PP, cuyo objetivo, a pesar de sus declaraciones de que está orientada a promover la recuperación del empleo, se ha centrado desde el primer momento en la corrección del déficit público, dando continuidad a la política que, desde mayo de 2010, vino practicando el anterior gobierno, tras de ceder y someterse a las instrucciones emanadas de las instituciones europeas y los mercados financieros.

El déficit público, en efecto, constituye el eje de la política económica en los últimos tiempos, al punto que ha llevado a una alevosa reforma de la constitución, cocinada en pocos días por el PSOE y el PP, para dejar atado el futuro. A partir de ello es donde hay que desenmascarar la reaccionaria, contraproducente e inútil orientación emprendida.

La corrección del déficit público puede intentarse desde muy variadas combinaciones de ingresos y gastos públicos.

Esas combinaciones determinan en buena medida el carácter de la política social y son las que permiten hablar del carácter regresivo de la política social de los últimos gobiernos.

Por otra parte, no es  discutible que una política fiscal contractiva, como la que implica el intento de reducir el déficit público, acaba teniendo una incidencia  depresiva  sobre la actividad económica -el anuncio de dos años de recesión, lo que, en las condiciones de paro de nuestra economía, es simplemente pavoroso-.

Pero, además, todo intento de reducir el déficit acaba por tener un impacto contraproducente en el propio déficit pues la degradación de la actividad y la demanda acaban repercutiendo en los ingresos y gastos públicos, con lo cual se genera un círculo vicioso difícil de superar.

Eso está ocurriendo en la economía española y en otras economías europeas -Grecia, Portugal, Italia, Irlanda -, sometidas al mismo intento de corregir el déficit público como necesidad imperiosa e inútil para apaciguar a los poderes económicos europeos.

Por la desconfianza sobre la solvencia de casi todos los países europeos, por la crisis financiera internacional y la particular del euro, los tipos de interés que se ven obligados a pagar los países tienden a crecer y, a veces, a dispararse hasta niveles de estrangulamiento, caso de Grecia. Así, los déficits se ven agravados por la carga de los intereses de la deuda, que, dado su volumen, llegan a alcanzar cifras muy significativas del gasto público de cada país.

Cabría decir que la reducción del déficit público en las circunstancias actuales se presenta como la caza de la liebre, que se aleja a medida que nos aproximamos a ella.

Pero, en fin, supongamos que, en el caso de nuestro país, se consigue disminuir el déficit público según los proyectos del gobierno. Gobierno que ya ha titubeado respecto a que sea posible reducirlo al 4,4% del PIB  en 2012  (el FMI acaba de prever nada menos que un 6,8%) y anda haciendo gestiones por Europa para que el compromiso del 3% en 2013 se aleje en el tiempo, ante la sospecha de que sea realmente imposible conseguirlo (el FMI pronostica más del doble, el 6,3%).

Supongamos, dándole vuelos a la imaginación, que la cuestión del déficit público entra en vías de solución.

Con ello, sin embargo, no se habría resuelto prácticamente ninguno de los problemas que suscitan las cuentas públicas.

En lo esencial, todo permanecería  intacto como consecuencia del volumen acumulado de endeudamiento del sector público.

Cada punto de  reducción del déficit anual implica unos 10.000 millones de euros, “de ahorro” dicen los neoliberales, de recortes y ajustes habla la izquierda.

Esta  cifra, respecto a los 700.000 millones de euros a que asciende actualmente el volumen de endeudamiento público resulta insignificante.

Este endeudamiento, formalizado en deuda pública, en préstamos, créditos u otros pasivos, distribuido entre el Estado y los entes territoriales, y en manos de acreedores nacionales o extranjeros, origina una pesada carga de intereses, impone un calendario de amortizaciones y exige unos proyectos de renovación complejos y difíciles, dadas las nuevas condiciones financieras internacionales, surgidas desde la crisis de 2008 y la pérdida de solvencia de nuestro país.

Así lo expresan los mercados a través de la prima de riesgo exigida y las agencias de calificación con la degradación de la asignada a la deuda española. Algunas Comunidades Autónomas han dejado de poder financiarse en los mercados y se ha llegado a decir que la deuda pública del Estado español, al margen de los aleatorios e incontrolados movimientos cotidianos, puede llegar a tener la consideración de bonos basura.

La conclusión de todo lo anterior es que el problema tan traído y llevado del déficit, con todas las dramáticas consecuencias que originan los intentos de reducirlo, no deja de ser más que una pequeña rémora de la situación de las  cuentas públicas de economía española. Las estimaciones del FMI elevan al 78% del PIB el volumen que el endeudamiento de las administraciones públicas alcanzará al final de este año y al 84%, al final de 2013, unos 840.000 millones de euros. Se podrá decir que otros países europeos están en situación más complicada: es verdad, pero así les va a esos países y así está Europa, destrozada en una crisis global sin salida.

La solución, si no me equivoco y como he tratado de probar, no puede venir por la vía de los ajustes. Las medidas que serán necesario adoptar serán mucho más truculentas y rupturistas de lo que el gobierno y la sociedad en general imaginan. El panorama es muy sombrío e inquietante en lo económico y en lo social, y, en lo que atañe a las cuentas públicas, será también inevitable plantearse recursos hasta ahora impensables, como acudir a una quita, con lo que ello implica de azuzar el fuego de la crisis europea y del descrédito financiero del país.

El gobierno, como dije al principio, nos engaña y nos confunde.

Para justificar la medidas fiscales adoptadas, contrarias a lo recogido en su programa electoral, ha recurrido a decirnos que son excepcionales y temporales, pero, si todo empeora como parece inevitable, no habrá condiciones para dar marcha atrás sino todo lo contrario: nuevas elevaciones de impuestos se justificarán por el lento avance en la corrección del déficit.

La liebre se escapa de nuevo. Por otra parte, ha emprendido el camino de los ajustes y recortes, vendiendo que son imprescindibles para remontar la crisis, pero, como hemos visto, los intentos de reducir el déficit son contraproducentes y bastante inútiles.

El inicio del inicio de este viaje no lleva a ninguna parte, salvo para degradar continuamente la situación económica y social.

La crisis es devoradora. En menos de un mes, ha dejado la credibilidad del gobierno a los pies de los caballos. La crisis no era una cuestión de la desconfianza que suscitaba el gobierno Zapatero, como insistía Rajoy, y un cambio en el ejecutivo no es la solución.

En pocos días, han tenido que cambiar su discurso político y  renunciar a su programa electoral, sin que estén sacando al país del abismo sino hundiéndolo  cada vez más: no tienen otra propuesta que anunciarnos ajustes y recortes sin límite para el bien de España, no de los  españoles.

Mientras, respecto a  la creación de empleo, ya el gobierno da por hecho, como la cosa más natural  y menos evitable del mundo, una recesión de por lo menos dos años que nos garantizará, eso sí, más de 6 millones de parados.

En menos de un mes y bastante más rápidos que Zapatero, los del PP  han demostrado ser  unos mentirosos compulsivos y unos incompetentes peligrosos.

Enlace con el artículo

Ultima modificacion el Jueves, 02 de Febrero de 2012 12:05

RECOMENDAD La idea de que la consolidación fiscal es el camino de la recuperación económica se esconden cinco falacias


¿Cuán importante es la deuda?

Por: ROBERT SKIDELSKY  | 28 de Enero del 2012

Robert Skidelsky

Detrás de la idea de que la consolidación fiscal es el gran camino de la recuperación económica se esconden cinco falacias.

El ciudadano sensato razona y piensa que “mi muerte no extingue mi deuda”.

LONDRES – En la actualidad Europa se encuentra perseguida por el fantasma de la deuda. Todos los líderes europeos se sienten abatidos ante esta situación. Para exorcizar a este demonio, están sometiendo a sus economías a padecimientos.

Parece que dichos padecimientos no son de ayuda. Sus economías siguen desplomándose dando tumbos, y la deuda sigue creciendo.

La agencia de calificación crediticia Standard & Poors ha rebajado las calificaciones de la deuda soberana de nueve países de la eurozona, entre estos la de Francia. Probablemente el Reino Unido sea el siguiente.

Para cualquiera que no esté cegado por la locura, la explicación de esta rebaja es evidente. Si el objetivo, establecido deliberadamente, es la reducción del tamaño del PIB, la relación de deuda con respecto al PIB está destinada a crecer. La única manera de reducir la deuda de un país (que no sea mediante una moratoria) es consiguiendo que su economía crezca.

El miedo a estar endeudado está arraigado en la naturaleza humana, por lo que para el ciudadano promedio aparenta estar correcto el que la extinción de la deuda sea uno de los objetivos de las políticas de un país.

Todos saben lo que significa contraer una deuda financiera: dinero adeudado, a menudo como resultado de préstamos. Estar endeudado puede producir ansiedad si uno no está seguro sobre si, llegado el momento, será capaz de pagar lo que debe.

Esta ansiedad se transmite fácilmente a la deuda nacional -la deuda contraída por un gobierno con sus acreedores-. Las personas se preguntan ¿cómo reembolsarán los gobiernos la totalidad de los cientos de miles de millones de dólares que deben? Como señaló el primer ministro británico David Cameron: “La deuda pública es similar a la deuda de tarjetas de crédito, tiene que ser pagada”.

Se llega al siguiente paso con facilidad: a fin de pagar, o al menos reducir, la deuda nacional, el gobierno debe eliminar su déficit presupuestario, ya que el exceso de gasto con relación a los ingresos se agrega a la deuda nacional.

En efecto, si el gobierno no actúa, la deuda nacional se convertirá en lo que en el léxico actual se define como “insostenible”.

Una vez más, de manera fácil surge una analogía con el endeudamiento de los hogares. El ciudadano sensato razona y piensa que “mi muerte no extingue mi deuda”. Mis acreedores tendrán prelación de cobro sobre mi herencia  -es decir, preferencia sobre todo lo que yo quería dejar como herencia a mis hijos-.

Del mismo modo, cuando un gobierno deja sin pagar una deuda por demasiado tiempo, se convierte en una carga para las generaciones futuras: yo podré disfrutar de los beneficios de las extravagancias del gobierno, pero mis hijos tendrán que pagar la factura.

Por eso en la actualidad la reducción del déficit está en el centro de la política fiscal de la mayoría de los gobiernos. Supuestamente hay menos probabilidades de que la deuda de un gobierno con un plan “creíble” de “consolidación fiscal” ingrese en moratoria o se la deje para que sea pagada por las generaciones futuras.

Se cree que tal reducción del déficit permitirá que el gobierno pida prestado dinero con costos menores de los que pudiera de otra forma conseguir, esto, consecuentemente, reduce las tasas de interés para los prestatarios privados, lo que a su vez debe impulsar la actividad económica.

De esta forma se llega a la conclusión de que la consolidación fiscal es el gran y soberbio camino a la recuperación económica.

Esta doctrina, que es la doctrina oficial de los países más desarrollados en la actualidad, contiene al menos cinco falacias importantes, que pasan desapercibidas debido a que la narrativa es muy plausible.

En primer lugar, los gobiernos, a diferencia de los particulares, no tienen que “pagar” sus deudas. El gobierno de un país con su propio banco central y su propia moneda simplemente puede seguir endeudándose mediante la impresión de dinero que luego se le es prestado.

Este no es el caso de los países de la eurozona.

Sin embargo, los gobiernos de la eurozona tampoco tienen que pagar sus deudas.

Si sus acreedores (extranjeros) ejercen demasiada presión sobre ellos, ellos simplemente ingresan en moratoria. La moratoria es mala. Pero la vida tras la moratoria continúa transcurriendo de manera muy similar a la de antes de dicha moratoria.

En segundo lugar, reducir deliberadamente el déficit no es el mejor camino para que un gobierno equilibre sus libros de contabilidad.

La reducción del déficit en una economía deprimida no es el camino a la recuperación, es el camino a la contracción, ya que significa reducir la renta nacional, de la cual dependen los ingresos del gobierno. Esto hará que sea más difícil, no más fácil, para un gobierno reducir el déficit.

El gobierno británico ya debe pedir prestado £112 mil millones ($172 mil millones de dólares) más de lo que había planeado cuando anunció su plan de reducción del déficit en junio del año 2010.

En tercer lugar, la deuda nacional no es una carga ‘neta’ de las generaciones futuras. Incluso si dicha deuda da lugar a futuros pasivos fiscales (y alguna de la deuda sí dará lugar a ello), estos pasivos serán transferencias de los contribuyentes a los tenedores de bonos. Esto puede tener desagradables consecuencias distributivas.

Sin embargo, tratar de reducir la deuda ahora ‘será’ una carga neta sobre las generaciones futuras: la renta del país se reducirá de inmediato, las ganancias caerán, los fondos de pensiones se reducirán, los proyectos de inversión serán cancelados o pospuestos, y no se construirán casas, hospitales y escuelas.

Las generaciones futuras estarán peor que antes, después de haberse visto privadas de los bienes que de lo contrario podrían haber tenido.

En cuarto lugar, no hay ninguna conexión entre el tamaño de la deuda nacional y el precio que el gobierno debe pagar para financiarla.

Las tasas de interés que el Japón, los Estados Unidos, el Reino Unido y Alemania pagan por sus deudas nacionales son similarmente bajas, a pesar de que existen grandes diferencias en las políticas fiscales y niveles de endeudamiento de dichos países.

Por último, los bajos costos de los préstamos para los gobiernos no reducen automáticamente el costo del capital para el sector privado.

Después de todo, los prestatarios empresariales, por ejemplo, no se prestan a la tasa de rendimiento “sin riesgo” que se paga por los bonos del Tesoro de EE. UU., y la evidencia muestra que la expansión monetaria puede empujar hacia abajo la tasa de interés de la deuda pública, pero que casi no tienen efecto sobre nuevos préstamos bancarios para empresas o hogares.

De hecho, la causalidad se da a la inversa: las tasas de interés del gobierno en el Reino Unido y en otros lugares son tan bajas debido a que las tasas de interés para los préstamos al sector privado son tan altas.

Al igual que lo que pasó con “el fantasma del comunismo” que persiguió a Europa en el famoso manifiesto de Carlos Marx, hoy en día “todos los poderes de la vieja Europa se han unido en una santa alianza para exorcizar” al fantasma de la deuda nacional.

Pero los estadistas que tienen como objetivo liquidar la deuda deben recordar a otro fantasma famoso – ese fantasma es el fantasma de la revolución.

Robert Skidelsky
Miembro de la Cámara de los Lores británica, es profesor emérito de Economía Política en la Universidad Warwick.

Copyright: Project Syndicate, 2012.
www.project-syndicate.org
Traducido del inglés por Rocío L. Barrientos.

http://www.eltiempo.com/opinion/columnistas/otroscolumnistas/cuan-importante-es-la-deuda_11020812-4

 

La conspiración de los ricos LECTURA RECOMENDADA


La conspiración de los ricos

En este nuevo libro Robert Kiyosaki expone su visión que tiene sobre la economía global.

Es un libro muy entretenido que te atrapa de principios a fin, donde todo lo expuesto se puede discutir. Lo que no se discute es que todos sus libros son un éxito, y este no será la excepción.

A continuación voy a exponer los 10 párrafos que más me llamaron la atención al momento de leer el libro. Los transcribiré tal cual figuran en el mismo, sin hacer juicio de valor alguno.

Nuestro portal financiero tiene como premisa ofrecer información clara, objetiva e independiente, por lo que dejamos que cada uno saque su propia interpretación.

1. En 1971, el presidente de los Estados Unidos, Richard Nixon, retiró, sin aprobación del Congreso, el dólar del patrón oro, cambiando las reglas del dinero no sólo para los Estados Unidos sino para el resto del mundo.

2. Una definición de crisis que me gusta utilizar es: “Un cambio esperado que ocurra”.

3. La razón por la que este libro se titula “La Conspiración de los Ricos”, es porque se trata de como los ricos controlan el mundo económico a través de los bancos, los gobiernos y los mercados financieros.

4. En 1971, después que el presidente Nixon retirara el Dólar del patrón oro, las reglas del dinero cambiaron y hoy en día, el dinero ya no es dinero. Es por eso que la nueva primera regla del dinero es: el dinero es conocimiento.

5. Warren Buffet dice: “La diversificación amplia solamente es necesaria cuando los inversionistas no entienden lo que hacen. “En el mejor de los casos, la diversificación es como un juego en que si alguien gana, otro pierde, pero en este caso tú eres el único jugador.

6. Una crisis financiera representa la mejor oportunidad para invertir en la obtención de flujo de efectivo, así que, cuando se avecine una crisis, no la desperdicies.

7. Existe una herramienta financiera que es una de las razones por la que ahora nos encontramos en crisis, se llama derivado.

8. Warren Buffet llamó a los derivados, “armas de destrucción masiva”, y resultó ser una descripción bastante acertada. Los derivados están acabando con los bancos más grandes del mundo.

9. En 2007, cuando la casa de derivados se desmoronaba, la gente más adinerada del mundo comenzó a gritar: “¡Rescate!”. Los rescates se aplican cuando los ricos quieren que los contribuyentes paguen por los errores o fraudes que aquellos cometieron.

10. No es la plata, el oro o las bienes y raíces lo que te hace rico; es lo que sabes acerca de la plata, el oro y las bienes y raíces lo que te hace rico.

11. Las reglas del Monopolio dicen que tú y yo sí podemos quebrar, pero el banquero no, porque el juego del Monopolio global debe continuar.

12. El banco nunca quiebra. Si se queda sin dinero, el banquero puede imprimir tanto dinero como sea necesario en papel ordinario.

13. Según la revista Time, de 2000 a 2007, la deuda representó la mayor exportación de Estados Unidos.

14. Si dejamos de pedir prestado y los bancos dejan de dar créditos, probablemente se producirá una caída de la bolsa y una depresión posterior.

15. Los bear markets o mercados pesimistas nos sirven para limpiar los errores, los fraudes y la ineficiencia que surgió a partir de un bull markets (mercado optimista) anterior.

16. La depresión de 1929 la desataron las acciones puestas al límite. La crisis del 2007 la provocaron los bienes y raíces llevados al límite.

17. En 1933, Roosevelt pidió al pueblo estadounidense que entregara su oro a cambio de un pago de 20.22 USD por cada onza de metal. Después incrementó el precio del oro a 35 USD la onza. Es decir, por cada 20.22 USD que se entregaron en oro, a la gente le robaron aproximadamente 15 dólares: un atraco del 58%.

18. Ya no se necesita un pasamontañas para robar un banco, sólo se necesita ser el dueño.

19. China se convertirá muy pronto en el país más rico del planeta. De hecho, ha solicitado que el dólar estadounidense deje de ser la divisa de reserva del mundo, y si eso llegara a suceder, EE.UU. estaría frito.

20. Ahora, en la era de la información, los países ricos y poderosos ya no tendrán el monopolio sobre el verdadero recurso natural del mundo: nuestra mente.

http://www.enqueinvertir.com/la-conspiracion-de-los-ricos2.php

#15M #DRY #ANONYMOUS De obligadísima lectura Lo que no te cuentan del capitalismo


IDEAS ANTE LA CRISIS | Ha-Joon Chang

‘Lo que no te cuentan del capitalismo’

El economista Ha-Joon Chang. | Foto: C.F.El economista Ha-Joon Chang. | Foto: C.F.
  • Ha-Joon Chang, el economista más leído en el Reino Unido
  • Arremete contra los ‘mitos’ de la globalización y del libre mercado
  • Clama por una sociedad de ‘ciudadanos económicos’

Carlos Fresneda (Corresponsal) | Cambridge

Actualizado sábado 14/01/2012

La economía ha tenido siempre un aura de misterio para el común de los mortales. Los titulares de los periódicos parecen escritos al dictado de los poderes económicos, encerrados en sus castillos kafkianos.

Todos hemos bailado durante años en una jerga ideada por los tecnócratas -primas de riesgo, activos tóxicos, “obligaciones de deuda colateralizada”- para mantener deliberadamente al margen al 99% de los ciudadanos, que sufre en sus carnes la recesión mientras los ejecutivos siguen cobrando sus primas millonarias.

Y en esto llega Ha-Joon Chang, profesor de Economía en Cambridge, hijo del ‘milagro’ coreano, dispuesto a destripar el capitalistmo desde dentro y ponerlo a la altura del ‘mileurista’, ahora que los mitos sobre la riqueza y la pobreza están cayendo por su propio peso.

Chang, experto en economía del desarrollo, se adelantó a la Gran Recesión con un libro (‘Bad Samaritans’, aquí titulado ‘¿Qué fue del buen samaritano?’) que arremetía contra la doble moral de la globalización y los esfuerzos de los países ricos por seguir teniendo la sartén por el mango.

Ahora, en plena zozobra económica, nos llega ’23 cosas que no te cuentan sobre el capitalismo’ (que publicará en febrero la Editorial Debate), intentando ahondar en las razones de esta crisis causada “por los excesos de eso que llaman libre mercado”.

1. “El libre mercado no existe”, sostiene Chang, abriendo fuego en el primer capítulo . “Todos los mercados tienen reglas y fronteras para restringir la libertad de elección (…) El “libre mercado” es una ilusión y no se puede definir objetivamente. Es más bien una definición política, por no decir la idelogía dominante durante estos 30 últimos años. Los Gobiernos han decidido intervenir, esta vez para “desregular” la economía y llevarnos a este punto en el que estamos, con desigualdades cada vez mayores y crisis cada vez más frecuentes”.

2. “Los accionistas no defienden los intereses de las compañías, sino sus propios intereses”, palabra de Chang, que pone sobre el tapete otro hecho preocupante: “En los sesenta, un inversor británico mantenía por término medio seis años sus acciones en una compañía. Hoy en día, ese tiempo se ha reducido a tres meses… Al accionista no le preocupa el futuro a largo plazo de una empresa sino los beneficios que pueda reportarle en tres meses (…) Si gestionamos una empresa pensando en las accionistas, estamos posiblemente comprometiendo su propia supervivencia. A este punto hemos llegado”.

3. “Los mercados financieros necesitan ser menos eficientes”.Otra de las controvertidas afirmaciones del economista de Cambridge… “La desregulación y las tecnologías de la información permiten a los inversores mover grandes cantidades de capital en fracciones de segundo.

Esto puede aumentar su capacidad para hacer dinero, pero tiene un efecto muy desestabilizador sobre la economía. El bache entre el mundo financiero y el mundo real es cada vez mayor: hemos creado un monstruo tan complejo que nos resulta muy difícil de entender, y mucho menos de controlar. Lo que necesitamos es simplificar”.

4. “Los ricos nos hacen cada vez más pobres”. Desde los años de Reagan y Thatcher, según Chang, funcionamos con una política de “enriquecer a los más ricos”, con la vana idea de que la prosperidad se extenderá a otras capas de la sociedad. El precio que estamos pagando es éste: la mayor brecha entre los más ricos y los más pobres desde el último siglo.

Un directivo norteamericano de una corporación llega a cobrar de 300 a 400 veces más que su empleado medio. Durante el último año, y a pesar de la crisis, los altos ejecutivos se han aumentado el sueldo un 40%.

5. “La economía mundial creció más en tiempos del capitalismo ‘regulado'”. De acuerdo con Chang, el crecimiento per cápita de la economía mundial durante los años sesenta fue casi el doble que a partir de los años ochenta. “Lo cierto es que las políticas del Banco Mundial y del FMI han dado muy pobres resultados”, sostiene el economista de Cambridge.

“Los países ricos quieren imponer sus recetas del ‘libre mercado’ a los países en desarrollo, cuando lo cierto es que ellos mismos se enriquecieron con un equilibrio de comercio y medidas protecconistas. Así es como creció Corea del Sur. La falacia del libre mercado ha convertido raramente a un país pobre en un país rico, con la excepción de Chile”.

6. “Asume lo peor de la gente y obtendrás lo peor”. Chang dispara contra la esencia egoísta del capitalismo, “la avaricia del carnicero y del panadero” a los que apelaba Adam Smith. “El capitalismo ha cambiado mucho desde entonces.

No podemos ignorar que el ser humano responde a otras motivaciones, más allá del exclusivo interés propio. La explotación infantil era moneda corriente hace poco más de un siglo, y las elites se oponían férreamente a que los Gobiernos regularan el mercado laboral y acabaran con las jornadas de 15 horas diarias.

El capitalismo se ha hecho más participativo y cooperativo: ustedes tienen el ejemplo cercano de Mondragón. Pero el sistema tiene que abrirse aún más, para dar cabida al ‘ciudadano económico’“.

Dicho lo cual, pese a haberse ganado el apelativo de “anticapitalista”, Ha-Joon Chang se desmarca de los teóricos del ‘decrecimiento’ y asegura que hoy por hoy no existe alternativa que permita garantizar el mismo nivel de progreso y desarrollo en el mundo.

“Con el permiso de Churchill, el capitalismo es el peor sistema que existe… exceptuando a todos los demás”, concluye el economista irreverente, entrevistado este fin de semana en EL MUNDO.

“Eso no quiere que el modelo con el que funcionamos ahora sea el mejor posible. Todo lo contrario: tenemos que cambiarlo desde dentro y veo claros indicios en el horizonte. Los ‘indignados’ y el movimiento ‘Occupy’ es uno de ellos… Pese a los nubarrones del 2012, hay que ser optimista a largo plazo”.

FUENTE http://www.elmundo.es/elmundo/2012/01/13/economia/1326470186.html

#15M #DRY De Obligadisima Lectura El lujo de tener 5 millones de parados


El lujo de tener 5 millones de parados

13 enero 2012 | Categorías: Nacional | |

 

Pedro Vaquero – ATTAC Granada

No podemos permitirnos el lujo de tener 5 millones de parados y paradas y no hacer nada por evitarlo. Porque eso es lo que está haciendo el gobierno. El pasado y el actual. Al revés: con las políticas que están poniendo en marcha el número de parados aumentará.

No puede ser de otra forma. Si se reduce el número de empresas públicas, fundaciones, entidades del sector público; si se contraen los presupuestos de las comunidades autónomas, los ayuntamientos, diputaciones; si se congela la oferta de empleo público; si se recortan los gastos públicos en 8.900 millones de euros, contrayendo prácticamente todas las partidas de los distintos ministerios… al menos se incrementará parados en el sector público. ¿O no?

Y si se congela el salario mínimo, se agravará el déficit actual de la Seguridad Social porque cada punto que no se incrementa el salario mínimo supone 50 millones que deja de recaudar el sistema público de pensiones, ya que el salario de dos millones de trabajadores viene determinado por el salario mínimo, aparte de los 134.000 que lo cobran directamente; con lo que se pondrán más dificultades al erario público para apoyar a la economía productiva a crear empleo.

Pero si además los 6.200 millones de euros que se recaudarán con la subida de impuestos va a servir para reducir la deuda (España tiene pendientes de pagar 130.000 millones de deuda pública en 2012, mientras que en 2011 tuvo que pagar 120.000), y no para impulsar políticas de relanzamiento de la economía, ya que el sector financiero sigue amartillando el dinero que le ha prestado el BCE al 1% en el propio BCE al 0’25% porque no se fía ni de su sombra, y no abre la mano del crédito ni de coña, entonces la recesión está servida.

Y en condiciones de menor creación de riqueza, de menor consumo e inversión, y el consiguiente frenazo de la economía productiva, el paro aumenta.

Jordi Sevilla lo decía en El Mundo anteayer mismo.

Pero es lo que según el diario Público (8/1/2012) llevan mucho tiempo diciéndolo expertos mundiales tales Joseph Stiglitz, Paul Krugman, Raghuram Rajan, Jordi Gali, Thomas J.Sargent, Cristopher A.Sims, Costas Lapavitsas, Kenneth Rogoff, Jacques Sapir, Richar Koo, Martin Wolf, Wolfgang Munchau, Stephen Roach, Jeffrey Sachs y Jean Olivier Blanchard; todos y cada uno de estos economistas, con distintas concepciones ideológicas o posiciones matizadas, coinciden en una cosa: sólo con políticas de austeridad no vale, habrá que buscar la fórmula mágica para mezclar políticas de recortes con políticas de estímulo. Santiago Carbó (universidad de Granada) reprocha a los economistas (y se mete él mismo en el saco) que no han hecho nada por encontrar esa fórmula.

A Merkel y la política sigue de espaldas a esta realidad, cada vez más evidente. ¿O no lo proclaman a gritos los datos económicos? Pues las cifras del paro son elocuentes por sí mismas.

Y lanzan señales de socorro para que se ponga como primer objetivo de la estrategia económica la creación de empleo, antes incluso que el pago de la deuda, o lo que es lo mismo, la reducción del déficit público.

El número de parados en las oficinas del antiguo INEM (hoy se llama algo largo que viene a decir lo mismo: Servicios Públicos de Empleo, o sea, INEM) a finales de 2011 ha sido de 4.422.359 personas en paro, de los que sólo en 2011 se han generado 322.286, un 7’86% más que en 2010, año en el que a su vez había aumentado el paro en 176.470 personas.

Es el nivel más elevado desde 1996, año en el que arrancó la serie histórica de datos estadísticos comparables. Obviamente las cifras de 2010 e incluso del disparado 2011 son inferiores a los incrementos del número de parados de 2008 (999.416) y 2009 (794.640), que fueron los años más fuertes de la actual crisis económica.

Pero el que en 2011 haya vuelto a casi duplicarse el paro respecto de 2010, y el simple hecho de que siga creciendo por casi un tercio del millón de personas (la tercera mayor subida del paro en lo que va de crisis), es un dato tan alarmante, que viene a eclipsar la comparativa con los incrementos de 2008 y 2009, pues si en estos años se incrementó tanto el paro, en los siguientes no sólo no se ha logrado contrarrestar la deriva, sino que en 2011 volvemos a las andadas.

Respecto de los datos de paro de 2011 hay que destacar otros aspectos importantes:

1º) Que en diciembre de 2011 ha vuelto a crecer por quinto mes consecutivo 1.897 personas más, mientras que en diciembre de 2010 había bajado en 10.221 personas. Vamos, que desde agosto está creciendo el paro ininterrumpidamente (51.185, 95.817, 134.182, 59.536 y 1.897 parados más).

2º) Que la reforma laboral puesta en marcha en el segundo semestre de 2011 justo ha producido el efecto contrario al deseado, pues en vez de reducir el paro lo ha incrementado, o por lo menos ha coincidido el incremento del paro incesante con los meses de aplicación de la reforma laboral. Así lo reconoce la nueva Secretaria de Estado de Empleo, Engracia Hidalgo.

3º) El paro de 2011 subió algo más entre las mujeres que en los hombres, 165.736 de nuevas paradas (+8,1%), frente a 156.550 hombres (+7,6%); en total, 2.212.621 mujeres en paro y 2.209.738 hombres en paro.

4º) El paro subió en todos los sectores, y en especial en los servicios, con 240.590 desempleados más (+10,1%); construcción también incrementó el número de parados, pese a ser el sector más castigado en años precedentes, con 22.861 parados más en 2011 (+3%); el tercer colectivo en incremento de parados ha sido el de “sin empleo anterior”, que subió en 21.871 desempleados (+6,1%); el paro en agricultura aumentó en 19.132 personas (+15%); y en la industria repuntó en 17.832 desempleados (+3,6%).

5º) El número de contrato en 2011 se incrementó un 0’11% sobre 2010, hasta los 14.433.232contratos. Pero tan sólo 685.802 fueron contratos indefinidos a tiempo completo (un 11,77% menos que en 2010) y 424.361 a tiempo parcial (un descenso del 5,9%). El resto, 13’1 millones de contratos, fueron temporales o precarios.

6º) Los inmigrantes también sufrieron la lacra del paro en sus carnes, pues su índice de paro se incrementó un 3’3%, unos 20.065 parados más. En total, 625.903 inmigrantes estaban en paro al finalizar 2011.

7º) De los 322.286 parados más del 2011, 295.499 eran mayores de 25 años (+8,06%); los menores de 25 años incrementaron su número de parados un 6’2% hasta las 26.787 personas.

8º) Por CC.AA. fue Andalucía la que incrementó más su número de parados, 65.153 más; le siguió Catalunya con 51.571 más, Comunidad Valenciana 33.721 más, y Madrid con 26.781 más. Los menores incrementos los registraron La Rioja (2.975 parados más) y Navarra (3.935) parados más.

Con esta panorámica del paro en el año que se ha ido, ¿qué podemos esperarnos para 2012? Ya lo hemos dicho: más paro.

Si 2011 era el año en que el empleo iba a levantar cabeza y ha acabado siendo malo, 2012 será peor, y por tanto hay que esperar que se vuelvan a destruir unos 400.000 puestos de trabajo. España volverá a destruir empleo por quinto año consecutivo. Todo un récord.

En noviembre Ángel Laborda (Funcas) recogía la media de las distintos previsiones de los más importantes servicios de estudio y daba para 2012 una caída del empleo de 1’2%, y una tasa de paro del 22’2%.

Pero ahora las perspectivas han empeorado. Esos datos se daban cuando se esperaba que el déficit iba a estar en el 6%, más o menos, y hoy se sabe que está en el 8%, según dice el gobierno.

Así que hoy todos los estudios apuntan a una subida del paro por encima del 23% (el Instituto de la Economía Mundial sitúa el paro español en 2012 en un 23’6%), y una destrucción de puestos de trabajo entre 350.000 y 400.000 empleos. Con estas perspectivas, la duda es si llegaremos o no a los 5’5 millones de parados y paradas.

¿Qué hace mientras el gobierno? Entretenerse en prometer reformas laborales. Pero a estas alturas, ¿quién cree que una reforma laboral va a reactivar el empleo? Nadie en su sano juicio. Si se abarata más el despido habrá más despidos, no más contrataciones. Y punto.

Quizá emprenda el gobierno también una reforma de las prestaciones por . Los ultraliberales se lo piden sin pudor. No para incrementarlas, que sería lo normal, ya que hay un 1’7 millones de parados que ya no disfrutan de ninguna y la demanda está creciendo en los últimos meses. No, sino todo lo contrario, para recortarlas.

Porque, según dicen, el Estado se gasta en los parados una barbaridad de dinero público, dado el increíble aumento del paro.

En 2007 el Ministerio de Trabajo pagó en prestaciones de  14.780 millones de euros, un 1’4% del PIB, que se pagaban con las cotizaciones de empresarios y trabajadores.

Pero en 2008 las cotizaciones por no daban de sí para cubrir el gasto en este tipo de prestaciones sociales, pues los ingresos cayeron con el empleo, y las prestaciones crecieron hasta los 32.000 millones en 2010, de forma que el Estado ha tenido que poner ese año más de 15.000 millones de euros.

Sí. El paro seguirá creciendo en 2012, mientras que las prestaciones por desempleo seguirán faltando cada vez más para cubrir las necesidades de los parados y paradas.

Porque lo cierto es que si no se cambia de estrategia económica, de modelo económico, estamos condenados a sufrir esta depresión económica (se caiga o no en recesión, dure ésta todo el año 2012 o no) durante años.

Esto es una crisis económica a la japonesa, de las que no acaban nunca. Y cuando acaban, se vuelven a reproducir al poco tiempo. Es una crisis profundísima del capitalismo globalizado, y lo descabellado de la situación es que quienes dirigen el proceso de salida del túnel son los mismos que nos han metido en él.

Pero el problema del paro sólo lo conocen -porque lo viven- los parados. La angustia que genera, las dificultades para la supervivencia económica de ellos y sus familias, las secuelas psicológicas y sociales que conlleva el drama del paro para sus víctimas, eso no interesa a los economistas que sólo se fijan en las grandes cifras macroeconómicas como eso, como meras cifras, sin reparar que detrás de ellas existen personas que lo pasan mal sin tener ninguna culpa en la génesis de esta crisis.

Fuente: http://pedrovaquero.wordpress.com/

¿Salirse del euro?


¿Salirse del euro?

Vicenç Navarro
Catedrático de Políticas Públicas de la Universitat Pompeu Fabra
Ilustración de Mikel Jaso
Estamos viendo durante estos años de crisis el intento más intenso y masivo por parte de las autoridades de la eurozona –Banco Central Europeo (BCE), Consejo Europeo y Comisión Europea– así como del Fondo Monetario Internacional (FMI) de debilitar, en cada país de la zona euro, el mundo del trabajo, la protección social y el Estado del bienestar.
La evidencia de ello es contundente.
Recortes de derechos laborales y sociales y de gasto público social están ocurriendo a lo largo de los países de la eurozona, dándose con especial intensidad en los países de la periferia de la eurozona, conocidos como los PIIGS (Portugal, Irlanda, Italia, Grecia y España).
No pasa día sin que noticias sobre recortes y reducción de derechos golpeen las páginas de los rotativos de mayor difusión.
La generalización de tales medidas en la mayoría de países de la eurozona se presenta como un indicador de su inevitabilidad, es decir, de la necesidad de que se lleven a cabo para salir de la crisis.
La evidencia que se ha ido acumulando muestra, sin embargo, que tales medidas no sólo no están contribuyendo a la salida de la crisis y de la recesión, sino que la están empeorando.
Los datos reflejan claramente que tales políticas están reduciendo todavía más la demanda necesaria para estimular la economía.
Y puesto que la demanda generada en el sector privado está estancada (resultado en España del enorme agujero creado en la economía por el estallido de la burbuja inmobiliaria), el único sector que podría estimular la economía es el sector y el gasto público.
De ahí que la reducción de tal gasto público sea un gran error, pues imposibilita la salida de la crisis. De nuevo, la evidencia de ello es abrumadora.
Sólo los economistas y políticos neoliberales, que dominan los medios de mayor difusión, continúan repitiendo el dogma neoliberal que está ya profundamente desacreditado empíricamente.
¿Por qué entonces se están imponiendo tales políticas? Es más que dudoso que las autoridades de la eurozona y del Fondo Monetario Internacional no conozcan la abrumadora evidencia que muestra el fracaso de tales políticas.
El hecho de que, a pesar de ser conscientes del daño de tales políticas al bienestar de la mayoría de la ciudadanía y a la propia economía, continúen imponiéndolas se debe a que están utilizando esta situación de enorme crisis (acentuándola incluso) a fin de forzar con mayor contundencia lo que los grupos dominantes en estas instituciones (el capital financiero, es decir, la banca y las grandes empresas transnacionales) siempre han deseado: debilitar al mundo del trabajo y al Estado del bienestar.
Más y más información se está haciendo pública mostrando el tipo de presiones que tales organizaciones (y, muy en especial, el BCE y el binomio Merkel-Sarkozy) han estado realizando para que los gobiernos reciban “ayudas” (lo pongo entre comillas porque un porcentaje de tales transferencias está encaminado a que los estados receptores puedan pagar sus deudas públicas a los bancos alemanes y franceses, entre otros).
El Banco Central Europeo supedita estas ayudas –en forma de compra de deuda pública– a que hagan reformas que claramente debiliten el mundo del trabajo (tales como eliminar la indexación de los salarios o la descentralización de los convenios colectivos) y reduzcan sus estados del bienestar (tales como la privatización de las pensiones o de los servicios sanitarios), todas ellas medidas que tienen muy poco que ver con la génesis de la crisis o con la salida de ella.
El argumento que utilizan para justificar la imposición de tales políticas es que aumentarán la competitividad de la economía de los países PIIGS y con ello aumentarán las exportaciones, que debieran ser el motor del crecimiento económico y la salida de la crisis.
De nuevo, la evidencia existente (que es también bastante abrumadora) cuestiona que los países PIIGS puedan salir de la crisis a base de tales políticas, pues el mayor problema que tienen estos países no es ni su inexistente elevado gasto público, incluido el social (que es de los más bajos de la UE), ni la falta de competitividad (las exportaciones han continuado creciendo en España durante la crisis), sino su escasísima demanda.
Pero el hecho de que la evidencia muestre que este argumento es erróneo o falso no les frena para que continúen imponiendo tales políticas, admitiendo, como hacen los economistas Kenneth Rogoff y Carmen Reinhart, muy influyentes en el FMI, que el impacto de tales políticas supuestamente positivas no se verá por mucho tiempo, de diez a quince años a partir de ahora.
Esta situación es insostenible e intolerable. Condena a varias generaciones a un futuro miserable. De ahí que debiera considerarse lo hasta ahora impensable: la salida de España del euro.
No hay duda de que sería un paso difícil, pero no necesariamente peor que lo que se predice para los próximos diez y quince años.
Alternativas, en contra de lo que dicen Rogoff y Reinhart, existen.
Salvando las diferencias (que las hay) entre Argentina y España, el hecho es que Argentina en 2001, tras romper la paridad con el dólar y las políticas impuestas por el FMI, bajo el Gobierno Kirchner, recuperó su propio control del valor de la moneda y de su Banco Central, permitiéndole en tres años que su PIB fuera ya el que existía antes de la crisis, siendo a partir de entonces el país de América Latina que ha tenido mayor crecimiento económico.
Letonia, en cambio, siguió las políticas que está imponiendo el FMI y hoy su PIB es un 20% inferior al que tenía al iniciarse la crisis.
Es importante que para el bien de las clases populares se inicie un debate en España sobre los excesivos costes de pertenecer al euro, y de los que la población parece ser ya consciente.
Según una reciente encuesta, el 70% de la población española tiene mayores reservas hacia el euro. ¿Cuándo se iniciará tal debate en España?

Debemos romper con Europa y salir de forma inmediata del euro

Es una entrevista de hace 20 días en Diari de Tarragona.

Pero la publicamos porque por fin se empiezan a escuchar voces acreditadas hablando del “tabú”, y sin ambages.

Dejando claro, eso sí, que el profesor Oliveres siempre habla claro, es una de las valiosas excepciones. Y por esto fue galardonado ayer como personalidad ética del año en la tercera edición del premio Proteus de Ética y recibió también ayer el 28 Premio internacional Alfonso Comín por su cruzada contra las injusticias.

———————————————- ————

Dos días después de las elecciones, ¿es el momento de presentar nuevas medidas de contención del gasto público?
No lo es ahora ni lo fue antes. El Govern está maltratando el Estado del Bienestar en temas básicos, introduciendo conceptos como el copago. Además están cargando la presión a las clases más desfavorecidas, en lugar de hacer cosas básicas como subir el impuesto de sucesiones. Es un verdadero desastre. En todo caso deben rebajar gastos inútiles como el circuito de Montmeló y cosas por el estilo.

¿Qué supone la aplicación de un tiquet moderador para no abusar de la compra de medicamentos? 
Es una forma de pago para la gente que va muy a menudo al médico, a veces por cuestiones que no merecen una visita, y piden más medicamentos de los que son estrictamente necesarios. No estoy diciendo que la sanidad pública no deba sufrir ajustes, pero creo que están dando los primeros pasos para privatizar el sistema sanitario catalán, cuando antes teníamos uno de los mejores modelos.

 

¿Qué propone?
Que aumenten la fiscalidad, que inspeccionen mejor la renta de sociedades. Lo que sea, pero ahora están actuando como la derecha pura y dura.

El Govern advirtió que tiene previsto prorrogar los presupuestos de 2011 hasta mediados de febrero. ¿Qué puede suponer?
Es una solución que se ha adoptado en muchas ocasiones, cuando no se ha llegado previamente a un acuerdo. Aunque voy a decirle una cosa que puede parecer cínica: si siguen con este trato social, cada vez más a la baja, es mejor que sigan con el presupuesto del año pasado.

A nivel Estatal tampoco conocemos las cuentas. ¿No podrían haber esperado? 
Supongo que estarán muy enterados de los planes de Rajoy porque, si no, es un momento muy inoportuno.

El anuncio de las medidas se produce después de que el Partido Popular asegurara el lunes que no habrá pacto fiscal. ¿Están presionando para justificarse?
No. Yo estoy a favor del concierto económico. ¿Pero a qué se refieren: al déficit fiscal? Son 18.000 millones de euros, repartidos por los 7 millones de catalanes. Esto significa que no son ni 3.000 euros per capita. El déficit fiscal es un mito. La Generalitat tiene capacidad para hacer inspecciones tributarias más severas, también más inspecciones laborales, para eliminar la economía sumergida y  establecer unos impuestos propios. Y no lo hacen.

¿Culpar al sistema de financiación es una excusa?
Claro que sí.

Y después, ¿qué vendrá?
Es un tema que no depende en exclusiva de la Generalitat, ya que también está el Estado y la Unión Europea. Debemos romper con Europa, que no puede mantenerse, y salir de forma inmediata del euro. Es un sistema perverso que está empobreciendo las clases más necesitadas.

¿Qué espera de la política económica del nuevo Gobierno?
Más desastres.

Hay que salir del Euro ya

http://www.diaridetarragona.com/economia/062316/debemos/salir/europa/romper/forma/inmediata/euro

Hay que salir del Euro ya Salida del euro

Ya llegó. Cuando los catedráticos, economistas y políticos de peso empiezan a decir lo que llevo diciendo durante años, es que estamos por el buen camino. ¡Hay que salir de euro ya!

Adjunto tres artículos relacionados con este tema que han salido en la prensa en estos días.

Daniel Estulin

Hay que salir del Euro ya FirmaDanielEstulinblog21

Hay que salir del Euro ya separadornegro4

Gustavo Bueno: «No entiendo que nadie haya planteado todavía que España abandone la UE»
El sociólogo Rodríguez Buznego advierte de que las decisiones «no van en la línea de la arquitectura comunitaria» seguida hasta ahora.

Publicado en LNE.es Asturias

Hay que salir del Euro ya 2011 12 07 IMG 2011 12 07 12 10 16 bueno

OVIEDO, E. M. Gustavo Bueno está al margen de todas las argumentaciones clásicas sobre Europa. El filósofo hace añicos el discurso mayoritario y reflexiona acerca de la posibilidad de que España abandone la Unión, una hipótesis que no figura en la agenda de ninguna organización política o económica de relevancia. «Lo que me extraña es que no he visto a nadie que se plantee la idea de que nos vayamos», expone. «Todas estas cuestiones sobre lo que hacen Merkel y Sarzoky se producen porque existe el axioma de que tenemos que pertenecer a esta organización. No comprendo por qué ningún ministerio o sección ha propuesto que salgamos del euro y de todo lo demás», prosigue. «Es muy mala señal», remata.

 

Bueno considera que «la gente vive como una gallina pegada a la raya de tiza, sin levantar los ojos, como si ser comunitarios fuera un dogma de fe». Además, advierte de que las pretensiones con las que se llega a la cumbre de dentro de dos días «generarán para nosotros una dependencia de Francia y Alemania de, al menos, cincuenta años». «Creo que el señor Rajoy aspira como mucho a ocupar la cuarta posición en el contexto europeo, lo que me parece un objetivo no demasiado ambicioso», sostiene.

«Siempre supe que, en ciencia, se deben plantear hipótesis. Así que no entiendo por qué los economistas u otros expertos no hacen estudios sobre alternativas a seguir como estamos», argumenta. «¿Por qué no se comenta esa opción? Sólo hay fijación y obstinación en lo mismo», recalca.

Hay que salir del Euro ya Separador Daniel Estulin 2

España debe salirse del euro o sufrirá una crisis mayor que la Gran Depresión, según AIG – Cotizalia – Eduardo Segovia.

Por fin parece que todo el mundo -incluido el Gobierno- ha aceptado que España se enfrenta a una crisis grave. Pero dicha gravedad puede ser mucho mayor todavía, hasta rozar lo catastrófico, si hacemos caso a algunas opiniones que llegan del exterior. Y no se trata sólo delFinancial Times y su supuesta inquina hacia España, sino de la gran banca de inversión. En un informe absolutamente demoledor al que ha tenido acceso El Confidencial, Banque AIG (filial de la norteamericana AIG, la mayor aseguradora del mundo) concluye que, o bien nuestro país abandona la moneda única para poder devaluar, o bien tendrá que afrontar una crisis “mucho peor que la Gran Depresión de los años 30″.

Esta entidad no es la primera que plantea un escenario catastrofista. Ya en agosto Morgan Stanley incluía entre sus hipótesis para la crisis española una repetición de la crisis del Sistema Monetario Europeo de 1993-94, con consecuencias nefastas para nuestro sistema financiero, aunque no lo consideraba su escenario más probable. La semana pasada era Chevreux (filial deCrédit Agricole) el que volvía a la carga anunciando que la morosidad de las cajas llegará al 6,5%el próximo año y que varias de ellas tendrán que ser rescatadas. Pero nadie hasta ahora había llegado tan lejos como la aseguradora norteamericana al pronosticar casi el apocalipsis para nuestro país.

El informe de Banque AIG, que firma su estratega jefe, Bernard Connolly, no es un análisis de mercado al uso, sino que incluye consideraciones de orden comunicacional, político y hasta filosófico. Su título es ‘Solbes, Almunia y la danza de los siete velos’, en referencia a la actitud de las autoridades española de usar una “serie desesperada de tácticas dilatorias, enmascarando más que revelando” la realidad de la crisis (a diferencia de la danza bíblica, en la que el desnudo progresivo de Salomé tenía como objetivo incrementar la excitación de Herodes para lograr la cabeza de Juan el Bautista).

“Pero la verdad desnuda en este caso es de todo menos agradable: es que España no se recuperará en ningún momento en el futuro predecible y, en vez de eso, está condenada a la depresión, la deflación y suspensiones de pagos generalizadas si permanece en la Unión Monetaria”, sentencia este analista. Ahí está la madre del cordero, porque Connolly es un conocido opositor a la moneda única europea y autor del libro sobre este asunto ‘El corazón podrido de Europa: la guerra sucia por el dinero europeo’. A su juicio, por tanto, la pertenencia de España al euro no ha sido en absoluto beneficiosa para nuestra economía en la época de expansión y ahora es el gran impedimento para salir de la crisis.

Deflación, depresión y desempleo

Su demoledora conclusión se infiere de un análisis de las posibles opciones que tienen las autoridades españolas para salir de la crisis.

Así, considera que, una vez que ha estallado la burbuja crediticia y que la demanda interna se ha hundido, la única solución para que ésta se recupere es reemplazar la inundación de crédito de los últimos años con otras fórmulas que adelanten a la actualidad el gasto futuro.

Pero eso es casi imposible. La solución más fácil, bajar los tipos de interés, no está en manos españolas precisamente por nuestra pertenencia al euro, sino en las de Jean-Claude Trichet.

En segundo lugar están las medidas de política fiscal -incrementar el gasto público o bajar los impuestos-, que siguen siendo competencia nacional dentro de los límites que también impone Bruselas.

Pero ahí el Gobierno también tiene las manos atadas por la “demoledora situación presupuestaria, que ahora por fin está siendo revelada”.

En tercer lugar, tenemos una devaluación de la divisa -que debería ser enorme en términos reales- para recuperar competitividad, algo también imposible dentro de la Unión Monetaria; y una devaluación del euro, que sería un sustitutivo para España es totalmente impensable -aunque la divisa europea ha caído con fuerza frente al dólar en los últimos meses-. Finalmente, Connolly también considera imposible un rescate fiscal de los países con problemas presupuestarios por aquellos que tienen superávit dentro del euro.

Así las cosas, “parece inevitable que, mientras España permanezca en la Unión Monetaria, la única salida aplicable será la de forzar una enorme deflación nacional por la vía de una prolongada depresión y una subida masiva del desempleo”. “Es decir, España afrontará unas condiciones económicas mucho peores que las de la Gran Depresión de los años 30.

Y las perspectivas de depresión y deflación se asocian casi inevitablemente a unas suspensiones de pagos generalizadas”, concluye.

Algo que agravará todavía más la situación del sistema financiero -esta situación provocará una retirada de fondos de las entidades-, lo que alimentará un círculo vicioso.

El Gobierno dejará caer la economía

Connolly se pregunta si nuestro Gobierno está dispuesto a llevar a la economía española a la quiebra generalizada. Y su respuesta es que sí, por las tendencias intervencionistas y estatistas del Ejecutivo de Zapatero y, sobre todo, porque salirnos del euro no es una opción viable por una cuestión cultural: los españoles asociamos a Europa con la democracia y la modernidad, por lo que cuestionar algo de Europa, “aunque sea la catastrófica Unión Monetaria” es casi franquista, opina.

“Nuestra sospecha es que, en cualquier caso, las autoridades españolas están preparadas para ver a los agentes económicos entrar en quiebra y quizá para algo mucho peor”, sentencia.

Respecto la comunicación, este analista es igual de demoledor: “Se puede sostener con bastante base que se han dicho más tonterías sobre la economía española en los últimos tiempos que sobre cualquier otra”, afirma después de repasar las fases por las que ha pasado nuestro ejecutivo desde que esperaba que la economía siguiera creciendo el 4% eternamente -pese a que la productividad no ha crecido nada en la última década- hasta que la semana pasada Solbes admitió la posibilidad de recesión. Y no sólo por parte del Gobierno español, sino que mete en el mismo saco al comisario europeo Joaquín Almunia, para concluir que “el valor añadido intelectual en este debate es negativo”.

Frente a este escenario y estas críticas, habrá quien argumente que no es AIG precisamente nadie para dar consejos por su delicadísima situación: se ha desplomado en bolsa, pueden bajarle el rating, tendrá que vender activos y, al final, puede convertirse en el próximo Lehman Brothers.

Pero, por esa regla de tres, habría que quitarle validez a todos los análisis de entidades muy afectadas por la crisis financiera, como Citigroup o UBS, y, en general, a los de toda la banca de inversión internacional.

Hay que salir del Euro ya separadornegro4

Artículo Anguita en el Economista.

Anguita: España debe salir del euro y nacionalizar sectores estratégicos

Europa Press16/11/2011 – 13:48

El que fuera coordinador general de Izquierda Unida entre 1989 y 2000, Julio Anguita, ha propuesto como una de las medidas para salir de la crisis la salida de España del euro, así como la nacionalización de los “sectores estratégicos”.

En un artículo en la revista Números rojos, Anguita propone un nuevo modelo económico y social porque la crisis no es “efecto colateral” del sistema actual, sino “consecuencia de su propia razón de ser”.

Se muestra convencido, además, de que ese cambio es “técnicamente posible” y sólo necesita para su aplicación “el consenso y la participación democrática de la ciudadanía”.

El exdirigente de IU propone así mismo un decálogo de medidas en el que incluye un salario mínimo interprofesional de mil euros al mes, ninguna pensión por debajo de esa cifra, banca pública y dejar sin efecto los desahucios de quienes demuestren que no pueden pagar su hipoteca.

Publicado por Daniel Estulin a las 12:45

De obligadísima lectura Cómo Wall Street convirtió una crisis en un cártel que monopoliza el negocio bancario


Cómo Wall Street convirtió una crisis en un cartel

BY ROY BATTY ON 9 ENERO, 2012 IN 

Bloomberg — Hace casi 65 años, en 1947, el gobierno de EE.UUdemandó a los 17 principales bancos de inversión deWall Street, acusándoles de operar en secreto violando las leyes de antimonopolio.

En esta demanda — que alcanzó la primera página de la prensa de la epoca –  el Departamento de Justicia sostenía que estas firmas habían creado “una conspiración conjunta y una combinación integrada” que empezó en 1915 “y que operó de manera continuada desde entonces, por la cual” desarrollaron un sistema “para eliminar a la competencia y monopolizar “el pastel del negocio de la banca de inversión.”

EE.UU alegaba que los bancos de inversión más importantes de Wall Street – -incluídos Morgan Stanley (MS) (el principal acusado) y Goldman Sachs — habían creado un cartel por el cual, entre otras cosas, se establecía el precio que se cargaba por financiar valores y por proporcionar asesoramiento sobre fusiones-y-adquisiciones, al mismo tiempo que se vapuleaba a los competidores más débiles accediendo a la mejor porción del negocio y consiguiendo la mayor parte de los honorarios.

El gobierno sostenía que las grandes firmas colocaban a sus socios en los consejos de dirección de sus clientes, lo que les situaba en la mejor situación posible para saber cuando iba a bajar el precio de un negocio desde su pico, y se aseguraban de que cualquier competidor lo pasara realmente mal si se atrevía a intentar arrebatárselo.

El gobierno estaba dando justo en el clavo: el negocio de la banca de inversión era entonces un cartel en el que las firmas más grandes y poderosas controlaban el mercado y marcaban los precios por sus servicios, dejando a los clientes con pocas elecciones viables para obtener grandes sumas de capital, asesoramiento o socios comerciales.

El mismo razonamiento podría hacerse hoy mismo.

Incluso más poderosos

Efectivamente, tras la destrucción de Bear Stearns Cos., Lehman Brothers Holdings Inc., Merrill Lynch y otros incontables competidores más pequeños y extranjeros durante la crisis financiera que empezó en 2007, el negocio de la banca de inversión es un cartel aún más poderoso y amenazador de lo que era en 1947.

Hoy, son muchas menos de 17 las firmas que controlan el negocio de la banca de inversión. Tras Goldman Sachs Group Inc. (GS), Morgan Stanley, JPMorganChase & Co. (JPM), Citigroup Inc. (C), Bank of America Corp. (BAC) y Deutsche Bank AG (DBK), uno se encuentra prácticamente en un callejón sin salida.

El negocio de la banca de inversión es ahora mucho, mucho más grande — en términos de ingresos y beneficios — y mucho, mucho más concentrado de lo que llegó a estar nunca en 1947.

¿Cómo pudo suceder eso? Desafortunadamente, en Octubre de 1953, Harold Medina, el juez federal que presidía el caso, sacó la demanda de antimonopolio del tribunal.

En un extraordinario fallo de 417 páginas, de lectura obligación para quien esté interesado en la historia de Wall Street –  Medina dictaminó que el caso del gobierno descansaba únicamente en “pruebas circunstanciales” y que los bancos no violaron las leyes anti-monopolio.

Aún así el fallo de Medina también mostró lo lejos que las 17 firmas de Wall Street estaban dispuestas a llegar para defender su jardín y evitar que otros bancos tuvieran acceso a clientes lucrativos a los que cobrar honorarios. No fue una fotografía agradable.

Hoy, a pesar de que no se prevea ninguna demanda contra Wall Street, su comportamiento tipo-cartel está bastante en evidencia.

Los bancos que han quedado han aumentado su poder sobre el mercado y continúan operando conjuntamente en secreto a la hora de poner precio a sus servicios.

Fuente (sigue): http://www.bloomberg.com/news/2012-01-09/cohan-how-wall-street-turned-a-crisis-into-a-cartel.html

Ilustración: Keith Tucker WhatNowToons

http://www.nuevoorden.es/2012/como-wall-street-convirtio-una/

MAS BILLONES de agujero bancario al cazo. Un fraude de magnitud incalculable podría esconderse tras MF Global


Las Perlas de Kike, >

Un fraude de magnitud incalculable

podría esconderse tras MF Global

Kike Vázquez   09/01/2012 06:00h

En ocasiones un simple suceso puede cambiarnos la vida por completo, hoy algo es “así” y de mañana en adelante “lo contrario”, y lo queramos o no tendremos que adaptarnos a ello. A veces dicho cambio no se produce por un hecho en si mismo, sino por el conocimiento: descubrimos algo que cambiará nuestra percepción de forma radical, un cambio de paradigma en la visión que tenemos del mundo.
 
Un simple ejemplo sería el día que conocemos quien se esconde en realidad detrás de esos señores de Oriente llamados Reyes Magos, una información muy sencilla y fácil de entender pero que provoca que nuestra vida ya no vuelva a ser igual ¿Qué inocentes éramos, verdad? O no tanto, ya que algo parecido nos ocurre con el concepto de “dinero fiduciario” y sus consecuencias, nacemos creyendo en algo por intuición y “lógica” y un día llegamos a la conclusión de que nada es como pensábamos, que las cosas funcionan de forma distinta. Y hay que adaptarse, y nada en nuestra forma de ver el mundo vuelve a ser igual desde ese momento.
 
Lo que se esconde detrás de MF Global tiene muchos de los ingredientes que les acabo de presentar, pero empecemos por el principio, para situarnos y porque las buenas historias siempre tienen una bonita forma de empezar. MF Global era un bróker especializado en derivados, de hecho uno de los más importantes del mundo con 41 mil millones de dólares en activos, llegando a ser un “Primary Dealer” de la Reserva Federal de Estados Unidos.
 
El pasado 31 de octubre, al parecer por unas malas inversiones en deuda pública europea de Bélgica, Italia, España, Portugal e Irlanda valoradas en 6.3 mil millones de dólares, se declaraba en bancarrota. Nada raro hasta aquí, todos cometemos errores y la empresa cometió uno que la llevó a su fin, el mundo sigue girando.
 
Sigamos con los prolegómenos. Jon Corzine, el CEO de la compañía, era muy conocido por haber sido entre 2006 y 2010 gobernador de Nueva Jersey, estado en serias dificultades económicas, y por ser antiguo CEO de Goldman Sachs. Decían de él que quería convertir a MF Global en los nuevos “chicos de oro” y que para ello incentivaba de manera importante el riesgo, de hecho muchos son los que le echan la culpa de esas posiciones europeas que dieron al traste con todo.
 
La estrategia finalmente terminó con unas pérdidas de 191 millones de dólares en el último trimestre, las agencias de rating bajaron su calificación  y a la semana se presentaba el “Chapter 11”. Antes ofrecieron la compañía a la competencia y vendieron “cientos de millones” en activos a Goldman Sachs, pero no fue suficiente. Game over. Las sospechas de que algo grande se escondía tras el suceso comenzaron cuando algunos de los clientes que habían depositado el dinero en el bróker se encontraron con que no estaba, misteriosamente unos 1.2 mil millones de dólares habían desaparecido y nadie sabía muy bien a donde habían ido.
 
 
¿Qué estaba pasando en MF Global? ¿A dónde iba el dinero? Aún no se conoce una respuesta definitiva, si bien la investigación que se está llevando a cabo ha sacado a la luz algunas prácticas cuyas implicaciones no son simplemente referentes a una firma de Wall Street, son globales y afectan al sistema al completo. Bienvenidos a la “rehypothecation”.
 
¿Qué es la “rehypothecation”?Lo podríamos traducir para entendernos como “rehipoteca” o algo similar. Una “hipoteca” es cuando ofrecemos algo en garantía por un préstamo, es decir, vamos al banco y le ofrecemos nuestra casa como garantía de que le pagaremos. Si no pagamos nos quedamos sin casa.
 
Algo similar ocurre cuando vamos a un bróker y tras apalancarnos ofrecemos un colateral que responde como garantía de nuestras posiciones. Un ejemplo, compramos posiciones por 100€ pero solo depositamos 10€. Si el activo que compramos por 100€ gana un 10% habremos doblado nuestra inversión pues habremos ganado otros 10€, pero si lo pierde nos habremos quedado sin nada. Para evitar este riesgo el bróker puede pedirnos un “margin call”, es decir, que depositemos más colateral para compensar dicho peligro.
 
En lugar de una casa tenemos un colateral que puede ser cualquier tipo de activo financiero, y en vez de usar nosotros la casa se queda depositada en el bróker, por lo demás en esencia es lo mismo y es lo que se conoce como “hypothecation”. Vamos ahora a darle un pequeño matiz y explicar la “rehypothecation”.
 
La “rehipoteca”, término para entendernos, se da cuando dicho bróker coge nuestro activo financiero depositado y lo usa para sí mismo, es decir, usa dicho colateral para “hipotecarlo” nuevamente, de ahí el término “rehipoteca” porque lo “vuelve a hipotecar”. Asimilen bien este concepto antes de seguir leyendo.
 
¿Qué les parece? ¡Con un simple colateral podemos asegurar muchísimas operaciones! Ya que primero el colateral se hipoteca, luego se rehipoteca y después se sigue rehipotecando, por lo que en la práctica un solo colateral responde sobre toda una escena de apalancamiento.
 
Cuando todo sube el sistema es fantástico pues da grandes beneficios, pero cuando hay pérdidas… No sé si se darán cuenta de que el sistema es el mismo que el del dinero fiduciario, un préstamo que luego se deposita y se vuelva a prestar resultando en la “creación de dinero de la nada”. Aquí tenemos un activo que realiza la misma función, un “activo fiduciario”.
 
Claro que cuando hay pérdidas los colaterales que supuestamente son activos reales desaparecen tan rápido como “el dinero creado de la nada”, y si a la vez pensamos en el apalancamiento que soporta encima de sí cada uno de esos colaterales, empezamos a comprender el por qué lo que se esconde detrás de esto es un concepto que cambiará nuestra forma de ver las cosas.
 
¿Qué ha hecho MF Global y cómo funciona en el mundo real la “rehypothecation”? Como podrán imaginarse MF Global ha llevado a cabo todo esto que acabo de mencionar, pero quizá lo más importante es cómo lo ha hecho y las consecuencias prácticas y no solo teóricas de dicha práctica. Para entrar al mundo real permítanme que les copie un párrafo del FMI sobre el particular, documento que les enlazo y que es auténticamente imprescindible si quieren conocer más al respecto.
 
A defined set of customer protection rules for rehypothecated assets exists in the United States, but not in the United Kingdom. In the United Kingdom, an unlimited amount of the customer’s assets can be rehypothecated and there are no customer protection rules. By contrast, in the United States, Rule 15c3–3 limits a broker-dealer from using its customer’s securities to finance its proprietary activities. Under Regulation T, the broker-dealer may use/rehypothecate an amount up to 140 percent of the customer’s debit balance
 
En el párrafo copiado se habla de la legalidad en Estados Unidos y Reino Unido, los dos territorios con más actividad al respecto. Comenta que en EEUU por la regla 15c3-3 un bróker no puede usar los fondos de un cliente para actividades propias y limita la “rehipoteca” al 140% sobre la deuda que el cliente tenga con el bróker.
 
Es decir, se podría “rehipotecar” pero no para beneficio directo propio y de hacerlo habría un claro límite. Hay quien duda de dicha legislación, pero aún así, ¿dónde está el gran problema? En Reino Unido. Allí no hay límite, no hay garantías.
 
Al parecer MF Global estaría usando a MF Global UK Limited para, una vez captados los fondos internacionalmente, transferirlos a Reino Unido y así disfrutar de la laxitud de sus normas.
 
En algunos casos se acepta la rehipoteca a cambio de un menor coste de apalancamiento, como hacen numerosos hedge funds, pero en otros se estaría ocultando o haciéndose de forma tácita en lo que califican como “loophole”, es decir, una “laguna legal” que estaría permitiendo estas prácticas sin un conocimiento claro de las partes implicadas. De hecho Reuters encuentra paralelismos entre lo que vemos actualmente y lo que ocurrió en su momento con Lehman Brothers:
 
A prime broker need not even require that an investor (eg hedge fund) sign all agreements with a European subsidiary to take advantage of the loophole. In fact, in Lehman’s case many funds signed a prime brokerage agreement with Lehman Brothers Inc (a U.S. company) but margin-lending agreements and securities-lending agreements with LBIE in the UK (normally conducted under a Global Master Securities Lending Agreement).  These agreements permitted Lehman to transfer client assets between various affiliates without the fund’s express consent, despite the fact that the main agreement had been under U.S. law. As a result of these peripheral agreements, all or most of its clients’ assets found their way down to LBIE.
 
Comentan que en su momento la mayoría de acuerdos fueron firmados con la matriz de EEUU, pero con que solo alguno de ellos fuese firmado con LBIE (Lehman Bro Int Europe) la firma ya tenía plenos poderes para transferir y operar libremente según la legislación británica, con las ventajas que eso conlleva, aún sin un consentimiento real del cliente.
 
Algo similar ocurriría ahora con MF Global, y lo que es peor, con multitud de entidades que aún no conocemos. Y es que además de lo ya mencionado todo esto se está ejecutando “off-balance-sheet”, es decir, fuera de balance, por lo que no sabemos realmente de cuanto estamos hablando, no sabemos realmente de quién estamos hablando, y lo que es peor, no existe un control real de las autoridades al respecto.
 
Es cierto que en MF Global existían también graves irregularidades, pero conocerlas no evitó su bancarrota y la desaparición del dinero de los clientes, por lo que ahora las preguntas van más allá y tratan de ver hasta donde llega todo esto.
 
De hecho, no son pocas las voces que empiezan a observar en lo presente uno de los principales motivos de la crisis actual. No sé si habrán escuchado eso de que la cerilla que encendió la presente crisis fue la desaparición de dinero en el “shadow banking system”.
 
No sé si habrán escuchado eso de que ahora existe una falta enorme de colateral en el sistema. No sé si habrán escuchado eso de que el BCE y otros bancos centrales están emitiendo liquidez masivamente para compensar la financiación mayorista.
 
El problema se vuelve sistémico
 
Los bancos se financian fundamentalmente por tres vías: depósitos, mercado mayorista y banco central. Dentro de ese mercado mayorista está el interbancario entre otras cosas pero también el “shadow banking system”. Es decir, todo esto es una de las formas que da liquidez a nuestro sistema financiero.
 
Pues bien, el FMI calcula que aproximadamente la mitad del “shadow banking system” es fruto de la “rehypothecation” y solo un 25% de esos fondos tendrían realmente una contraparte real, lo demás puro humo. Dado que el “shadow banking system” consta en EEUU de unos 16 billones, la mitad serían 8 billones y con contraparte real solo 2 millones. Es decir, tenemos un problema potencial de 6 billones de dólares, solo en EEUU. [1]
 
Simplificando, esta escena de “activos fiduciarios” que se ha “redescubierto” es clave para el desarrollo del sistema financiero mundial pues le da liquidez. No liquidez = crash. Y sin haber pruebas para demostrarlo encaja perfectamente en la teoría de la rápida desaparición del “shadow banking system” en ciertos momentos, en la falta de colaterales y en la intervención masiva que hay que realizar para evitar males mayores. Como digo son solo conjeturas, pero que al parecer tienen bastante sentido.
 
De hecho en 2008, antes de la quiebra de Lehman Brothers, Citi sacó un informe titulado “Are the brokers broken?” que rondaba esta idea y lo peligroso que resultaban los brokers actuales. Según el banco el 50% de la financiación en EEUU de dichos entes procedía de “repos”, algunas “legítimas” y otras por “rehipoteca”, creyendo que los niveles eran preocupantes lo que podría provocar un “crash”.
 
De hecho uno de los motivos de la caída de MF Global podría haber sido la precipitada retirada de una línea de liquidez por parte de JP Morgan (que curiosamente siempre anda en estos fregados, otro ejemplo es Lehman, el síndico ya ha dicho que podría tener problemas también esta vez), por lo que FT Alphaville saca en conclusión:
 
Repo lenders simply got nervous once they heard about MFG’s eurozone exposures, hiked haircuts and effectively the plug was pulled.(…) The difference now is that the collateral fears centre on eurozone exposures rather than subprime.
 
La mala situación es algo que se conoce y cualquier “susto” provoca huídas, sea por “subprimes” o por “periféricos”. Reuters por su parte dice que una quiebra en la Eurozona, tal y como está montado todo, podría ser “apocalíptica” :
 
Considering that re-hypothecation may have increased the financial footprint of Eurozone bonds by at least four fold then a Eurozone sovereign default could be apocalyptic.
 
No podemos pensar que todos los brokers realizan prácticas peligrosas, eso por supuesto, pero el hecho es que todo lo que se está descubriendo tras la caída de MF Global huele bastante mal. Y, si bien no se conocen las prácticas exactas, parece intuirse que esta escena de “rehipotecas” podría constituir un grave riesgo para todo el sistema si no se le pone control.
 
Tendría una forma de operar similar al dinero fiduciario, con la diferencia de que aquí hablamos de activos reales que a su vez sirven para financiar a esos bancos que crean el dinero fiduciario.
 
Cuando el activo real deja de ser real y empieza a desaparecer a la velocidad con la que se destruye “el dinero creado de la nada”, los millones de activos apalancados que dependen de ellos o la financiación que otorgan también se ven afectados, y es así como esto se convierte en un problema de magnitud incalculable. Cuando todo va bien los resultados son magníficos, pero cuando las cosas se ponen feas, bien por las “subprime” bien por una crisis en la Eurozona, los resultados se convierten en preocupantes. A eso parece que vamos.
 
 
 
[1] Si bien las cuentas no me cuadran, ya que Reuters dice que en 2007 los bancos recibían una financiación por “rehipotecas” de 4 billones a través del “shadow banking” siendo el tamaño total de unos 20 billones. Por lo que o bien el 50% no sería sobre el total del “shadow banking” o consiguen calcular el efecto neto de financiación que tiene en la banca, es decir, restarían la cantidad que no financia a la banca y va a otros lugares. En cualquier caso los 6 billones podrían ser totales pero no serían tal en la banca. Dado que 4 sobre 20 es el 20%, si obtenemos el 20% de los 15-16 billones que se estima posee el “shadow banking system” actualmente, obtenemos unos 3 billones, de los cuales algo más de 2 billones no tendrían un activo detrás. Con dichas cuentas ese sería el problema potencial en la banca solo en EEUU.
 

DE OBLIGADÍSIMA LECTURA LE MONDE ¿Por qué los estados tienen que pagar 600 veces más que los bancos?


¿Por qué los Estados tienen que pagar 600 veces más que los bancos ?

http://www.lemonde.fr/idees/article/2012/01/02/pourquoi-faut-il-…;
por pirty hace 1 día 6 horas 37 minutos publicado hace 13 horas 3 minutos

El antiguo presidente francés Michel Rocard lo explica en su artículo para Le Monde

“¿Por qué los Estados tienen que pagar 600 veces más que los bancos ?.

Un juez americano da la razón a los periodistas de Bloomberg que piden transparencia a los bancos centrales sobre la ayuda que aportan al sistema financiero, por lo visto la reserva federal americana ha dado en secreto a bancos en dificultades 1.200 billones de dólares (escala corta 10 elevado a 9 = 1 000 000 000) al 0,01 % de interes.

A su vez en numerosos paises sufren restricciones impuestas

¿Por qué es que los estados pagan 600 veces más que los bancos?

Punto de vista | LEMONDE | 02.01.12 |

por Michel Rocard, ex primer ministro, Pierre Larrouturou Economista

La Réserve fédérale a secrètement prêté aux banques en difficulté la somme de 1 200 milliards au taux incroyablement bas de 0,01 %.

La Reserva Federal ha prestado en secreto a los bancos con problemas la suma de 1 200 millones de dólares a tasa muy baja de 0,01%. REUTERS / Brendan McDermid

Estos números son increíbles. Ya sabíamos que el final de 2008, George Bush yHenry Paulson había puesto la mesa $ 700 mil millones (540 millones de euros) para rescatar a los bancos de EE.UU.. Una gran cantidad.

Sin embargo, un juez de EE.UU. dictaminó recientemente a favor de los periodistas de Bloomberg, que pidieron a sus bancos centrales a ser transparente sobre la ayuda que se había entregado al sistema bancario.

Después de haber pelado 20 000 páginas de documentos diversos, Bloomberg indica que la Reserva Federal prestó en secreto a los bancos con problemas a la suma de 1 200 millones de dólares a tasa muy baja de 0,01%.

Mientras tanto, en muchos países, las personas sufren los planes de austeridad impuestos por los gobiernos que los mercados financieros ya no están dispuestos a pagar miles de millones en las tasas de interés por debajo de 6, 7 o 9%!Asfixiados por las tasas de interés, los gobiernos están “obligados” a bloquear las pensiones, asignaciones familiares o salarios de los funcionarios y recorte de la inversión, el aumento del desempleo y vamos a estar sumido en una recesión muy pronto grave.

¿Es normal que en una crisis, los bancos privados, que normalmente se financian al 1% con los bancos centrales, podría beneficiar a la tasa de 0,01%, pero que en una crisis, algunos Estados están obligados a de lo contrario pagar las tasas de 600 o 800 veces más alto? “Ser dominado por el dinero organizado es tan peligroso como el crimen organizado”, dijo Roosevelt. Estaba en lo cierto. Estamosviviendo una crisis del capitalismo desregulado que puede ser suicida para nuestra civilización. Como Edgar Morin escribió y Stephane Hessel en El Camino de la Esperanza (Fayard, 2011), nuestra sociedad debe elegir : la metamorfosis o la muerte?

¿Vamos a esperar hasta que sea demasiado tarde para abrir los ojos? ¿Vamos aesperar hasta que sea demasiado tarde para comprender la gravedad de la crisis yelegir una metamorfosis completa antes de nuestras sociedades se desmoronan?No tenemos aquí la oportunidad para desarrollar diez o quince reformas concretas que permitan a esta transformación. Sólo queremos mostrar que es posible queduele Paul Krugman cuando dice que Europa se refugia en una “espiral de muerte”. Cómo dar oxígeno a las finanzas públicas? Cómo actuar sin cambiar los tratados, lo que requerirá meses de trabajo y será imposible si Europa es más odiado por el pueblo?

Angela Merkel tiene razón en decir que nada se debe alentar a los gobiernos aseguir avanzando. Pero la mayoría de nuestros estados son préstamos en los mercados financieros por las deudas viejas. En 2012, Francia debe tener un 400 000 000 000: 100 000 000 correspondiente al déficit presupuestario (que sería casi cero si cancelamos los recortes de impuestos concedidos por diez años) y 300 millones correspondientes a deudas antiguas, que son capaces de 000 madurez y que no podemos pagar si no nos prestan a la misma cantidad unas horas antes dereembolso .

Para pagar las tasas de interés para grandes deudas acumuladas allí por cinco o diez años no participa en empoderar a los gobiernos, sino para sofocar nuestras economías para el beneficio exclusivo de algunos bancos privados: el pretexto de que hay un riesgo, se prestan a tasas muy elevadas, a sabiendas de que probablemente no hay un riesgo real, como el Fondo Europeo de Estabilidad Financiera (EFSF) está ahí para garantizar la solvencia de los prestatarios de los Estados …

Debemos terminar con dos pesos, dos medidas: que se inspira en lo que es los EE.UU. del banco central para salvar el sistema financiero, se propone que la “deuda antigua” de nuestros estados puede ser refinanciado a tasas cercanas al 0%.

No hay necesidad de modificar los Tratados de la UE para llevar a cabo esta idea: mientras que el Banco Central Europeo (BCE) no está autorizado a prestar a los Estados miembros, pero se puede dar ningún límite para las agencias de crédito ( El artículo 21.3 del Estatuto de la Banco Central Europeo) y las organizaciones internacionales (artículo 23 del Estatuto). Se puede pagar hasta 0,01% en el Banco Europeo de Inversiones (BEI) o de depósito, que se puede prestar a 0,02% en los estados se endeudan para pagar sus viejas deudas.

Nada nos impide poner a estos fondos en enero! No cansamos de repetirlo: el presupuesto de Italia tiene un superávit primario. Por lo tanto, estaría en equilibrio si Italia no debe pagar los cargos de financiamiento cada vez mayor. ¿Hay que dejarItalia se hunde en la recesión y la crisis política, o se toman para poner fin a las pensiones de los bancos privados? La respuesta debería ser obvia para actuar por el bien común.

El papel que los tratados de dar el BCE es garantizar la estabilidad de precios.¿Cómo puede permanecer sin reaccionar cuando en algunos países que el precio de sus bonos del Tesoro dobles o triples en unos pocos meses? Asimismo, el BCE debe garantizar la estabilidad de nuestras economías. ¿Cómo puede seguir siendo libre para actuar cuando el precio de la deuda amenaza con ser la caída en una recesión “peor que 1930″, según el gobernador del Banco de Inglaterra ?

Si nos atenemos a los tratados, nada impide al BCE a actuar con fuerza parahacer bajar el precio de la deuda. No sólo no se prohíbe a actuar , pero el incentivo para hacerlo . Si el BCE es fiel a los tratados, todo debe ser reducido al precio de la deuda pública. La opinión general es la inflación más preocupante!

En 1989, después de la caída del muro, se tomó un mes de Helmut Kohl , François Mitterrand y otros jefes de Estado europeos que deciden a crear la moneda única.Tras cuatro años de crisis, todavía esperamos que nuestros líderes proporcionaroxígeno a las finanzas públicas? El mecanismo que proponemos podría s ‘ se aplican de inmediato, tanto para reducir el costo de la deuda vieja para financiar la inversión fundamental para nuestro futuro como un ahorro de energía de Europa.

Los solicitantes de la negociación de un nuevo tratado de la UE están en lo cierto: con los países que lo deseen, debemos construir una Europa política, capaz deactuar sobre la globalización, una verdadera Europa democrática ya propuesto porWolfgang Schäuble y Karl Lamers en 1994 o Joschka Fischer en 2000. Debe ser un tratado de convergencia social y la gobernanza económica real.

Todo esto es esencial. Sin embargo, ningún tratado nuevo ser adoptada si nuestro continente se hunde en una “espiral de muerte” y que la gente viene a odiar todo lo que viene de Bruselas. La urgencia es enviar a la gente una señal muy clara: Europa no está en manos de los lobbies financieros. Que sirve a los ciudadanos.

Michel Rocard es también el presidente de la orientación científica de Terra Novadesde 2008. Pierre Larrouturou es también el autor de “Para evitar el choque final “(Ediciones Nova, 256 pp, 15 €)

Artículo publicado en el 03/01/12

DEUDA GLOBAL Las agencias de calificación tienen una deuda de 300 Billones y el PIB mundial es de 60 Billones ¿ Hay qué recortar el qué? Cabezas


Más moneda, es la guerra

3 Enero 2012 por Guillermo Haro

Empieza 2012 y me estoy volviendo más apocalíptico que de costumbre. Las noticias no son prometedoras. De hecho poca solución se ve en el horizonte.

Para empezar la deuda.

Tenemos un problema de deuda brutal a nivel mundial. Las noticias hablan de trillones (américanos) de dólares de deuda reconocida en todo el mundo.

Pero aparte de esta, y más preocupante aun, es la deuda en derivados de los cuatro grandes bancos de inversión. S

ólo ellos cuatro reconocen más de 300 trillones de deuda en estos productos, productos que se compran y venden “over the counter” (OTC), es decir, sin que nadie sepa realmente cuántos más hay danzando por el mundo. ¿Y cómo se paga la deuda? Con lo que tienes o con lo que produces, ¿no? Eso parece lo más lógico.

Así que ¿cuánto producimos? Pues el PIB mundial es de algo más de 60 trillones de dólares, y su pico ha estado en 70 trillones de dólares más o menos si no recuerdo mal.

Pero si tenemos en cuenta que de esa cifra la parte que quedaría como “renta disponible” para pagar deudas es bastante inferior, tardaríamos como un montón de años en pagar la deuda. Inviable. Sólo nos queda hablar con el dueño de la deuda, es decir, con quién tenemos la responsabilidad.

¿Y quién debe a quién? Porque quizá debemos y nos deben a la vez, quizá hay deuda cruzada y podamos cancelarla. Un análisis interesante el de  www.eudebtwriteoff.com, donde podemos comprobar en Europa quién debe a quién y cuánto.

Así podemos ver el efecto de cancelar esa deuda cruzada. Parece una solución a corto plazo, y daría bastante oxígeno.

Pero no va a ocurrir. Estados y Bancos. Aquellos que mandan en muchos bancos tienen una particular relación con los que mandan en los estados (deuda de los partidos políticos) por un lado, y una particular visión del problema por otro.

Basta leer la Teoría de Agencia para entenderlo. O las noticias de nuevo.

Esa gente, la que toma decisiones, no aceptará una reducción de sus balances a la mitad, de sus salarios, bonús, privilegios. Si acaso aceptarán hundirse con sus bancos o cajas o aeropuertos, y que les echen con un “golden parachute” millonario, como ya hemos vivido aquí en algunas cajas.

Me temo que los que tienen poder para hacerlo, no lo harán. Salvo en Islandia, que acabaron en la cárcel algunos de los implicados, políticos y banqueros, pero esto es más fácil en un país donde se conocen todos, claro.

Vuelta a empezar entonces. Y mientras pasa el tiempo, ¿qué hace el dueño de la deuda? Pues apretar, para conseguir a corto plazo lo más posible, subir los intereses, y posicionarse a largo plazo para sus dos siguientes objetivos. El primero, meter mano a los pocos fondos de dinero que quedan, como por ejemplo las pensiones.

Ya lo han hecho en Irlanda, y tarde o temprano lo harán en más sitios.

El segundo, si no hay renta, ir a por las posesiones.

China está comprando medio mundo para resolver el problema de su exceso de dólares. Toma solidaridad, vamos a quitarnos el problema comprando y de paso dándoselo a otros. ¡Tú la llevas!. La cosa pinta mal.

¿Alguna otra idea? Claro. USA está imprimiendo moneda, y de paso dolarizando poco a poco al resto de América para evitar la (posible) inflación provocada por inundar el mundo de dinero para pagar su deuda, y así de paso enfrentarse a China.

Menudo tablero de juego geopolítico, donde todo se polariza hacía américa y la china asiática, con miraditas a India y el Golfo Pérsico, donde además ahora crece la tensión política, militar, transportista y petrolífera.

Así que la vieja Dama Europea tiene que ponerse las pilas pero ya. No tenemos recursos naturales diferenciales, en innovación y conocimiento no superamos a USA y a la capacidad creciente China, hemos dejado de producir para que lo hagan en Asía, y ni siquiera militarmente podemos competir en caso de conflicto.

Y relacionado con lo anterior, estamos preocupantemente endeudados y casi diría gestionados desde fuera (Goldman Sachs Rulescuánta razón tenía Alessio Rastani).

Pero sobre todo debe hacer algo porque el problema más gordo de todos, el único importante y real, es el paro y la pobreza.

Y no tiene sentido que eso ocurra en el mundo actual, lleno de recursos, y que ocurra por nuestra desidia, ignorancia o codicia.

In God We Trust, all Others Make Cash

“Unos cuantos mamones le están robando el dinero a la gente”

Entrevista a Matt Taibbi, periodista de ‘Rolling Stone’

KIKO AMAT Barcelona 03/01/2012
Matt Taibbi ha despertado elogios del 'New York Times' y la revista 'Time', que incluyeron 'Cleptopía' entre los mejores libros de 2010.-

Matt Taibbi ha despertado elogios del ‘New York Times’ y la revista ‘Time’, que incluyeron ‘Cleptopía’ entre los mejores libros de 2010.-GETTY

Uno de los mejores libros que ha aparecido sobre la crisis financiera y sus razones ocultas lo ha firmado el americano Matt Taibbi, periodista de Rolling Stone.Cleptopía: fabricantes de burbujas y vampiros financieros en la era de la estafa (Lengua de Trapo, 2011), con prólogo y traducción de Pablo Bustinduy, aúna observación política afilada, especialización financiera traducida al lenguaje común, prosa cómica y una cantidad apabullante de indignación ante la estafa.
Taibbi habla con Público para explicar qué ha pasado aquí y quién se ha llevado nuestro quesito.
Al leer ensayos, uno se topa a menudo con el reclamo de “se lee como una novela”. En el caso de Cleptopía’ es cierto, quizás porque los malos de esta crisis actúan como villanos de ficción.
Hay que tener en mente que, a no ser que un lector esté muy familiarizado con el mundo de las finanzas, leer sobre este tipo de material puede resultar extremadamente difícil. Por consiguiente, uso técnicas de escritura narrativa con el fin de simplificarles las cosas a los no iniciados.
El banco de inversiones Morgan Stanley probablemente sea culpable de las mismas cosas que Goldman Sachs, pero decidí concentrarme exclusivamente en Goldman y su director ejecutivo, Lloyd Blankfein, por su perfil Dr. No y estilo de villano de James Bond. Todo lo que se dice en mi libro es verdad, pero está escrito de forma que ayude a digerir el material más fácilmente.
Las acciones de estos “vampiros financieros” hacen que uno se pregunte sobre la naturaleza del mal.
Existe un tipo de persona malvada que te mirará a los ojos y luego te robará. Pero luego existe otro tipo, mucho más cobarde, que les robará a unos miles de personas invisibles mediante el simple procedimiento de pulsar un botón.
Muchos de los crímenes de Cleptopía pertenecen al segundo grupo. Hay un tipo muy particular de criminal que está evolucionando y volviéndose cada vez más común en nuestras sociedades: el burócrata financiero sin sentimientos que victimiza a conciencia a un gran número de extraños indefensos por puro afán de lucro.
Creo que este comportamiento despiadado y explotador obedece a algún tipo de psicopatía o locura moral, y sin embargo es cada vez más aceptado, especialmente en EEUU, donde se celebra por defecto cualquier actividad que tenga fines lucrativos.
“Este asunto no tiene nada que ver con la ideología: es un tema policial”
La dialéctica de la izquierda se ha vuelto demasiado comedida, especialmente si se la compara con el discurso feroz de la derecha. Cleptopía’ ofrece una granada selección de palabras malsonantes e insultos.
Bastante gente me critica por eso, y una buena parte de la crítica es justificada, aunque debo decir que blasfemo mucho menos que cuando era más joven. Asimismo, trato de escribir como hablo en conversación, y creo que esto ayuda a que los lectores asimilen temas áridos y difíciles.
Por añadidura, hablando de algunos de esos personajes necesitas la palabra más gruesa que se te pueda ocurrir.
Cleptopía’ rehúsa sumarse a las polémicas banales que instigan los medios de comunicación. Usted habla de ello al explicar la ausencia de debate sobre el sistema financiero en las dos últimas campañas electorales estadounidenses.
En EEUU tenemos tendencia a construir debates falsos en torno a todo. Nuestros telediarios y periódicos han sido adiestrados para asumir que existen dos puntos de vista legítimos alrededor de cada historia, pero a veces no los hay. Un ejemplo: la historia de Terry Schiavo.
Muchos americanos religiosos acabaron creyendo que una paciente en coma que había sido certificada clínicamente muerta estaba viva mentalmente, y por tanto no debería haber sido desconectada de la respiración artificial.
Ni un solo científico legítimo estuvo de acuerdo con esta visión, pero nuestros periódicos y televisiones prestaron la misma atención a ambos puntos de vista, como si realmente existiese una “controversia” válida acerca de si aquella pobre mujer era aún un ser vivo. Lo mismo sucede con el problema financiero.
Nuestros medios de comunicación tratan continuamente de presentar el tema como si fuese un debate ideológico: los que están a favor de mayor regulación contra los que prefieren una economía laissez-faire, los ricos productivos contra los envidiosos pobres, etc.
 Pero el asunto que nos ocupa no tiene nada que ver con la ideología: es un tema policial, de aplicación de la ley. Unos cuantos mamones le están robando dinero a la gente. No veo cuál podría ser la “controversia”.
Una de las formas de evitar intromisiones legales es blindar las operaciones con una coraza de jerga impenetrable. Cleptopía’ acierta a traducir todos esos trabalenguas y destapa lo que son: estafas.
Los banqueros y las aseguradoras cobran tarifas exorbitantes por sus servicios porque han creado un universo de jerga que la gente corriente es incapaz de comprender. Al principio debió ser un lenguaje utilitario para ganar dinero de forma legítima.
 Pero cuando esos tíos empezaron a tramar conspiraciones criminales cada vez más elaboradas, aquella verborrea enloquecida se convirtió en un escudo contra el escrutinio público, porque nadie era capaz de entender qué diantre estaban haciendo, ni siquiera consultando los documentos adecuados.
Eso explica por qué periodistas como yo pasamos una gran parte del tiempo traduciendo sus términos a lenguaje normal.
Cleptopía’ ofrece multitud de ejemplos de política pro-Wall Street en la administración Obama, especialmente en lo que concierne a la reforma del sistema sanitario.
Obama ha resultado ser una decepción monumental. La mayoría del movimiento Occupy Wall Street nace de la desilusión que sintió la gente joven al comprobar que Obama les había engañado, sobre todo en lo que respecta a perseguir el crimen de guante blanco.
Muchos de los manifestantes de Occupy Wall Street estaban apoyando a Obama hace solo cuatro años; ahora se oponen a él.
“En EEUU construimos debates falsos en torno a todo”
Su libro recuerda algo que parece de ciencia-ficción utópica: la época en que presidentes como Ted Roosevelt y Frankie D. Roosevelt luchaban contra el monopolio financiero, aprobando leyes que impedían la concentración de dinero y poder.
Estamos en una nueva era de corrupción. Hace tiempo existían ciertas líneas que los políticos y líderes financieros jamás cruzaban, por mucho que buscaran dividendos y privilegios.
 En las acciones de oligarcas como los Rockefellers o los Vanderbilts había un elemento de noblesse oblige; se sentían responsables de mantener la sociedad en funcionamiento, construir infraestructuras, etc.
Nuestra nueva clase de líderes financieros, por el contrario, está completamente desprovista de cualquier tipo de instinto patriótico; son individuos sin Estado que no le deben fidelidad a país alguno, que viven en mansiones amuralladas en paraísos fiscales y sienten indiferencia por cualquier cosa que suceda fuera de su propiedad.
Para colmo, no construyen nada; sólo nos despojan de bienes. Muchos políticos tratan de convencernos de que lo que es bueno para compañías “estadounidenses” como Goldman Sachs o el Bank of America es bueno para el resto del país.
Pero una de las ideas más importantes que trato de comunicar es que compañías como Goldman, Chase o el Bank of America no son “estadounidenses” en ningún sentido significativo del término. Ni siquiera ellos mismos se ven así.
¿Considera que Occuppy Wall Street, el 15M o la revolución griega tienen alguna posibilidad de alterar el status quo?
Es posible que de aquí a un tiempo las protestas mundiales terminen cambiando las cosas.
Occupy Wall Street es aún un fenómeno de clase alta, pero llegará un día en que empezará a atraer a los millones de personas que han sido desahuciadas de sus hogares o que han perdido todos sus ahorros por culpa de la venta de fraudulentos títulos respaldados por hipotecas; entonces presenciaremos el nacimiento de un movimiento mucho más potente y peligroso.
Nunca creí que llegara a decir esto, pero creo que esta es la primera amenaza seria que sufre el sistema bipartidista. Mucha gente de ambos lados está harta de la corrupción, lo suficiente como para tomar las calles.
No creo que el cambio suceda este año, pero sí que está muy cerca. Especialmente si sufrimos otro crash, lo que es muy probable.

El euro no está en peligro. El bienestar de la población sí que lo está por Vicenç Navarro |


El euro no está en peligro.

El bienestar de la población sí que lo está

Vicenç Navarro | Catedrático de Políticas Públicas de la Universidad Pompeu Fabra
nuevatribuna.es | Actualizado 30 Diciembre 2011 -

Existe una frase, “el euro está en peligro”, que se reproduce constantemente en los medios de mayor difusión, la mayoría de los cuales pertenecen a la sensibilidad neoliberal.

Esta frase, generada en los establishments financieros y políticos de la Eurozona, señala que su moneda está en crisis y que, a no ser que se implementen cambios profundos con los déficits y la deuda pública de los Estados, reduciendo dramáticamente su gasto público y su protección social, el euro desaparecerá.

De ahí la llamada al arrebato para apretarse el cinturón (sobre todo de las clases populares) y salvar tal moneda.

Bajo esta excusa se está reduciendo la protección social y desmontando el Estado del Bienestar de los países de la Eurozona, privatizándolo.

Tal movilización, sin embargo, tiene muy poco que ver con el euro. En realidad, mírese como se mire, el euro ha estado y continúa estando fuerte. Y algunas empresas exportadoras de la Eurozona dirán, con razón, que está demasiado fuerte, dificultando las exportaciones de sus productos. Basta con mirar la tasa de cambio del euro con otras monedas.

Mientras que el dólar, el yen y la libra esterlina han ido bajando, el euro se ha mantenido.

Durante el colapso de Lehman Brothers el dólar bajó casi en picado, pero el euro se mantuvo. Cualquier turista europeo puede dar testimonio de ello.

EEUU se convirtió para un europeo en un país más barato que la mayoría de países de la Eurozona, y continúa siéndolo hoy.

Es cierto que el euro ha ido devaluándose un poco, pero no tanto frente al dólar o a la libra esterlina, sino frente a las otras monedas europeas, especialmente las monedas de Suecia, Noruega y Suiza, así como la moneda de los países emergentes como Brasil, China e India.

Las reducciones de gasto público, incluyendo del gasto público social, tienen, pues, poco que ver con el valor del euro, a pesar de toda la avalancha ideológica neoliberal enmascarada como rigor.

El valor del euro depende, primordialmente, de un hecho que permanece casi oculto en los medios de mayor difusión, y es el comportamiento del Banco Central Europeo (BCE) que antepone el proyecto de controlar la inflación por encima de cualquier otro objetivo. En realidad es su único objetivo, logrado a costa de no realizar otra función que realizan otros bancos centrales: estimular la economía.

Es decir, el BCE para salvar al euro está, con su comportamiento, destruyendo la economía de los países de la Eurozona, condenándolos a una Gran Recesión y pronto a una Gran Depresión.

El BCE, aunque es el único banco central que puede imprimir dinero en la Eurozona, imprime poco dinero, manteniendo así la inflación baja.

Para complicar todavía más la cosa, mantiene unos intereses bancarios altos, dificultando además la disponibilidad del crédito, con lo cual, la actividad económica se reduce, el crecimiento económico se ralentiza, y aparece la recesión.

En otras palabras, para salvar al euro el BCE está destruyendo a las economías de la Eurozona.

Detrás de esta frase “hay que salvar el euro” hay, sin embargo, unos intereses muy concretos y específicos: conseguir defender los intereses de la banca, y muy en especial de la banca europea para la cual la eliminación de la inflación es su objetivo único.

Ello explica que estemos donde estamos, con una inflación baja y con un desempleo enorme y una economía de recesión. Y todo, para salvar, no tanto al euro, sino a la banca.

A la banca, la recesión actual le está yendo muy bien. Según Ronald Janssen, economista que asesora a los sindicatos belgas, los beneficios bancarios en la zona euro han crecido astronómicamente, alcanzando 50.000 millones de euros en 2010, y 27 .000 millones en la primera mitad del presente año.

Todo ello a costa de un enorme crecimiento de la pobreza en la mayoría de países de la Eurozona, y notable descenso de la capacidad adquisitiva de la mayoría de la población.

Un tanto igual ha pasado en España. Es lógico, pues, que según las últimas encuestas publicadas, nada menos que el 70% de la población española cree que el euro ha sido más negativo que positivo para España. Sería conveniente que se iniciara un debate en España sobre si sería o no aconsejable para España continuar en el euro.

Hay argumentos a favor de continuar utilizando el euro como la moneda española. Pero también hay costos, y algunos de ellos muy elevados (como el desempleo entre los jóvenes de un 45%) que debieran entrar en esta discusión.

Y, sin embargo, no han aparecido en el debate voces que subrayen estos costes, no porque no existan, sino porque los autores que las sostienen no tienen espacio para poder presentarlas en los mayores medios de información y persuasión. Así de incompleta es la democracia española.

¿Qué causó realmente la crisis en la eurozona?


¿Qué causó realmente la crisis en la eurozona?

Este es el resultado de una iniciativa espontánea y colaborativa entre la comisión de Difusión en Red de Acampada-Sol y, al menos, las siguientes tuiteras: @vanessa_000_, @eddiesmg y @franleiro. No hemos pedido permiso a la BBC, pero aún así tiene una licencia CC-By-SA.

Fuente: http://madrid.tomalaplaza.net/

Para leer el contenido pincha en la imagen y después amplía.

PASALO Ver entero VIDEO ESPECTACULAR de la estafa de la deuda El dinero prestado por BCE a banca no llega a empresas y hogares


Otro récord:

la banca deposita 452.034 millones en el BCE

Pedro Calvo
11:31 – 28/12/2011

El Banco Central Europeo (BCE) propone, pero al final son los bancos los que disponen.

La semana pasada, la institución presidida por Mario Draghi suministró al sector financiero 489.200 millones de euros, la mayor inyección que ha proporcionado nunca, mediante un préstamo a tres años, la operación a más largo plazo de su historia.

Su pretensión, confesada el 8 de diciembre, era doble: por un lado, “asegurar el acceso a liquidez de la banca”; y por otro, “apoyar la provisión de crédito a los hogares y las empresas”. Pues bien, lo primero lo ha conseguido, pero lo segundo… tendrá que esperar.

Según los datos conocidos en los dos últimos días, los bancos han devuelto la mayor parte de esa cantidad al BCE. Lo hacen a través de la facilidad de depósito de la institución, un mecanismo en el que la banca puede aparcar su dinero durante 24 horas.

Si el viernes habían batido todos los registros al depositar 411.813 millones de euros, este martes, según las cifras difundidas hoy, fueron aún más lejos al aparcar en ese recurso 452.034 millones de euros. Nunca antes, ni tras la quiebra de Lehman Brothers en septiembre de 2008 ni después del rescate de Grecia en la primavera de 2010, el sector había metido tanto dinero en esa cuenta.

Otros menesteres

Y eso que los bancos pierden dinero con esta maniobra, puesto que en la actualidad el BCE sólo remunera el dinero que recibe en la facilidad de depósito al 0,25%, cuando lo presta al 1% -o incluso al 1,75% en la facilidad marginal de crédito-.

Pero, en medio de la desconfianza imperante en el sector bancario y la economía, la banca prefiere tomar todo el dinero que puede en la barra libre de financiación del BCE y atesorarlo, aunque gane así menos dinero, antes que exponerse a prestarlo, un negocio que le reportaría más réditos, pero que también soporta más riesgos.

Por tanto, la histórica apelación a la facilidad de depósito confirma los presagios de los expertos. “Creemos que el impacto [del préstamo a 3 años del BCE] sobre la deuda soberana y el crédito será reducido”, vaticinaban desde Banco Sabadell para valorar esa operación y las consecuencias que podría deparar.

Entonces, ¿para qué tomaron prestado tanto dinero los bancos la semana pasada si ahora no le sacan rendimiento?

Para cubrirse las espaldas.

“Desde nuestro punto de vista, los bancos prefinanciaron los vencimientos de deuda que deben afrontar en 2012″, precisan al respecto los expertos de Barclays.

Durante el próximo año, las entidades europeas afrontarán vencimientos por valor de 650.000 millones de euros, un volumen preocupante ante la sequía que padece el mercado de emisiones como consecuencia del empeoramiento de la crisis de la deuda soberana.

Con la inyección de dinero proporcionada por el BCE, ese desafío ya parece más llevadero.

Otras fuentes del mercado agregan que, al mismo tiempo, el dinero procedente del préstamo a tres años servirá también para sanear los balances de los bancos.

Todo ha cambiado

En definitiva, la masiva afluencia a la facilidad de depósito certifica que, en la tesitura actual, la política monetaria del BCE es precisa para evitar males mayores, como un colapso de crédito al estilo del sufrido tras la caída de Lehman, pero no basta para aliviar todos los problemas, puesto que sus esfuerzos no se canalizan hacia las empresas y los hogares.

Además, constata cuánto han cambiado las circunstancias en los cauces financieros. Antes del estallido de la crisis en 2007, las entidades apenas empleaban la facilidad de depósito. ¿Cómo iban a usarla si la institución monetaria remunera esos depósitos con un interés inferior al que se encuentra el precio oficial del dinero?

Dicho de otro modo, se diseñó para ofrecer a los bancos un último recurso al que acudir para rentabilizar su dinero en caso de encontrarse en un momento puntual con más liquidez de la habitual.

Su vocación fundacional no era, por tanto, atraer liquidez de forma masiva; al fin y al cabo, el BCE no presta dinero a la banca para que luego ésta lo estacione en la facilidad de depósito, sino para que lo haga circular por el mercado interbancario, la plataforma de financiación mayorista en la que unas entidades prestan dinero a otras, y por la economía real.

Pero esto era lo que ocurría antes de la crisis, cuando la maquinaria financiera funcionaba a pleno rendimiento. Ya desde el verano de 2007, pero sobre todo desde septiembre de 2008, ese engranaje dejó de funcionar.

Y entre las consecuencias de su avería figura que la banca ha disparado la utilización de la facilidad de depósito.

http://www.eleconomista.es/mercados-cotizaciones/noticias/3633021/12/11/Sin-credito-a-la-vista-la-banca-aparca-un-record-de-411813-millones-en-el-BCE.html

COMENTARIOS

-

Continuamente cayendo en la misma trampa: ese dinero es para pagar los supersueldos de los banqueros y tapar agujeros. Ya lo pagaremos nosotros, los mileuristas. Lo único que se busca es que el entramado financiero mantenga su status quo mientras se seca todo lo demás. Al final la gente tiene que acabar reventando.

El BCE se lo deja a los bancos al 1%.
Los bancos se lo dejan a los países al 6%.

Todo bien, sigan votando…

No, es mucho mas perverso. El BCE da el dinero y los bancos… ¡se lo guardan! Si, si, ni siquiera le dan el dinero a los estado, lo guardan en el colchón del BCE para… ¡hacer frente a sus propias deudas!

Es como si el BCE hubiera dicho, ‘vale, ya sé que no vais a poder pagarme los créditos que os vencen en 2012, así que tomad, os dejo que me paguéis otro día, así no tendréis que cerrar’

El dinero no llegará a ningún sitio, el BCE sólo les ha dado algunos años mas de plazo para recuperarse…

15º SALVADOS 18-Dic-11 2/4

JOSEF AJRAM AGENTE de BOLSA

wyomingforever

Marcar como inadecuado

Subido por el 18/12/2011

INTERESANTE entrevista donde comparan una lonja de venta de pescado con LOS MERCADOS FINANCIEROS… y donde el entrevistado da una clara SOLUCIÓN POLÍTICA para ACABAR con LA ESPECULACIÓN, que está llevando al caos a naciones enteras, con consecuencias nefastas para SUS HABITANTES…

Categoría:

Noticias y política

Licencia:

Licencia de YouTube estándar

¿Quiénes son los mercados?


¿Quiénes son los mercados?

Cuando el Gobierno Zapatero afirmaba que tenía que llevar a cabo las políticas de reducción de derechos laborales (como debilitar los convenios colectivos) y sociales (como alargar la edad de jubilación, congelar las pensiones o recortar el gasto público social) como consecuencia de la presión de los mercados financieros, estaba, en realidad, intentando externalizar la responsabilidad de desarrollar unas políticas altamente impopulares.
Algo semejante ocurrirá ahora con el Gobierno Rajoy. En ambos casos, los ejecutivos nos dicen que no son ellos sino los de fuera, es decir, los mercados, los que mandan mientras que los gobiernos no tienen otra alternativa que desarrollar tales políticas.

Con la ayuda de los mayores medios de información y persuasión del país, los gobiernos intentan presentar tales políticas como determinadas por fuerzas exteriores sobre las cuales tienen poquísima capacidad de influencia.

El gran argumento, que justifica tales políticas, es que son necesarias para “dar confianza a tales agentes externos: los mercados financieros”. En otras palabras, hay que reducir el déficit y la deuda pública, y hay que reducir los salarios y debilitar a los sindicatos a fin de calmar a los mercados para que estos presten su dinero al Estado español, permitiéndole con ello poder pagar sus gastos.
El problema con este esquema político-intelectual es que cada uno de los postulados sobre los que se basa es erróneo, es decir, los datos empíricos no lo sustentan. Veámoslos.

En primer lugar, no son los mercados financieros, sino principalmente los bancos, las compañías de seguros y los fondos especulativos españoles (el eje de lo que se llamaba antes la burguesía financiera, término abandonado en el lenguaje político-mediático actual por considerarlo “anticuado”) los que poseen casi la mitad de la deuda pública española.

La mayoría de la otra mitad la poseen bancos, compañías de seguros y fondos especulativos europeos, gran número de ellos relacionados con los mismos fondos españoles. Sólo una mínima parte la poseen entidades financieras extranjeras (es decir, de fuera de la Unión Europea).

Los “mercados financieros” son, pues, básicamente nuestras instituciones financieras (españolas y europeas).

Utilizo el término “nuestras” para indicar su identificación político territorial, pues de nuestros –en el sentido de posesión por parte de la mayoría de la población– tienen poco.
Están controlados por un número pequeñísimo de personas (los gerentes, gobernadores y accionistas), menos del 0,1% de la población, que se benefician enormemente de que el Estado español tenga que pagar hasta un 7% de interés para conseguir dinero prestado de los bancos a los cuales el Estado debe pagar, dinero que procede de los recortes de gasto público en pensiones, sanidad, educación, escuelas de infancia, servicios domiciliarios a las personas con dependencia, entre otros.
Las clases populares de España, que son las más afectadas por estos recortes, tienen que apretarse el cinturón para que el Estado pueda pagar a nuestra burguesía financiera, a la cual, por cierto, nuestro Estado ha ido reduciendo sus impuestos y ayudándola, prestándoles millones y millones de euros para que no colapsaran el sistema financiero como resultado de sus prácticas especulativas (y muy en particular en el sector inmobiliario) al estallar la burbuja del ladrillo que ellos crearon.

Pero, por si no fuera poco, tal burguesía financiera, tanto española como europea, ha recibido una enorme cantidad de dinero del Banco Central Europeo (BCE), que es una institución pública (sus dirigentes son nombrados por los estados de la Eurozona, incluido el Gobierno español), que está en la práctica controlado por nuestras (españolas y europeas) instituciones financieras.

El BCE imprime millones y millones de euros y los da (bueno, dar, dar, es un decir, aunque los intereses son ridículamente bajos) a los bancos, los cuales, con este dinero, especulan y compran deuda pública a unos intereses desorbitados.

El segundo supuesto erróneo es asumir que no hay otra alternativa a la dependencia que los estados tienen de la banca privada. Ello no es cierto. El Estado puede generar recursos a base de, por ejemplo, incrementar, en lugar de bajar, los impuestos a la banca, a las rentas del capital y a las rentas superiores.

Y el BCE, en lugar de dar dinero a la banca, se lo podría dar a los estados para comprar su deuda pública a los mismos intereses que se los da a la banca. Pero no lo hace, con lo cual el Estado tiene que pedir prestado a la banca.
Un círculo virtuoso para la banca y desastroso para los estados. Pero las cosas han empeorado todavía más porque cuando por fin el BCE ha comenzado a enviar dinero a los estados comprando su deuda pública, el BCE (que es el lobby de la banca) ha impuesto unas condiciones draconianas, que se resumen en un ataque frontal a las clases populares y a su Estado del bienestar.

No son, pues, los mercados financieros, sino nuestra burguesía financiera, aliada con la burguesía financiera europea, quien está controlando nuestras instituciones públicas, las mismas que nos dicen que no hay alternativas.

Y para el máximo abuso, nuestros representantes políticos en su última reunión en Bruselas, quieren ahora asegurar a los bancos (para darles, incluso, más confianza) que estos nunca, repito, nunca, perderán dinero.
Es decir, que los estados les deberán pagar siempre el dinero que supuestamente les deben. Y todo ello se presenta con el argumento de que no hay alternativas.

Pero sí que hay alternativas. Los estados pueden controlar a los bancos, en lugar de ser al revés, estableciendo, por ejemplo, bancos públicos. Y pueden cambiar al BCE poniéndolo al servicio de la población y de la economía productiva, y no al servicio de la banca. Que no lo hagan se debe, no al poder de los mercados, sino a la excesiva influencia política y mediática de nuestras burguesías financieras.

Blog del autor: http://www.vnavarro.org/?p=6719

Rebelión ha publicado este artículo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.


De OBLIGADÍSIMA LECTURA La oligarquía financiera contra la democracia social europea


La oligarquía financiera contra la democracia social europea
Frankfurter Allgemeine Zeitung
La mejor manera de entender la crisis financiera de Europa consiste en observar las distintas propuestas de soluciones. Éstas parecen el sueño de cualquier banquero, una bolsa de regalos que pocos votantes estarían dispuestos a aprobar en un referéndum democrático.
Los estrategas bancarios han aprendido a no arriesgarse a someter sus planes a voto democrático, después de que los islandeses rechazaran dos veces en 2010-11 aprobar la capitulación de su gobierno a pagar al Reino Unido y a Holanda a causa de las pérdidas propiciadas por los bancos islandeses deficientemente regulados que operaban en el extranjero.
A falta de tal referéndum, las manifestaciones masivas se convirtieron en la única forma que los votantes griegos encontraron para hacer constar su oposición a los 50.000 millones de euros en privatizaciones demandadas por el Banco Central Europeo (BCE) en agosto de 2011.

El problema radica en que Grecia no dispone de líquido para cancelar sus deudas y pagar los cargos por interés. El BCE exige que se vendan los activos públicos (la tierra, el agua y los sistemas de alcantarillado, los puertos y otros activos de dominio público), y también que se realicen recortes en las pensiones y en otros pagos a la población.

Es comprensible que el “99% más pobre” esté furioso al ser informado de que el estrato más rico de la población es el gran responsable de los recortes de presupuesto por su ambición acumulativa (sólo en fondos atesorados en bancos suizos se han registrado 45.000 millones de euros).
La sola idea de que un asalariado común tenga que financiar las pensiones para compensar las evasiones de impuestos de los ricos (y la ausencia general de impuestos a la riqueza desde el régimen de la junta de coroneles) enfurece comprensiblemente a la población. Que la “troika” del BCE, UE y FMI dicte que no importa cuánto acumulen roben o evadan los ricos, el pago ha de cubrirlo la población en conjunto, no es un posicionamiento político neutro.

Llevar a cabo una política de impuestos democrática restablecería un sistema progresista de impuestos sobre ingresos y propiedades y fomentaría su recaudación, estableciendo penas para los evasores. Desde el siglo XIX, los reformistas demócratas han buscado liberar las economías del derroche, la corrupción y los “ingresos por rentas”.

Pero la “troika” del BCE está imponiendo un impuesto regresivo (que sólo puede imponerse cediendo las decisiones políticas del gobierno a un grupo de “tecnócratas” no electos).

Llamar a los gestores de una política tan anti-democrática “tecnócratas” parece un eufemismo cínico con aires científicos con el que designar a los grupos de presión financieros o a los burócratas, a quienes se considera que poseen una visión lo suficientemente estrecha para actuar como necios útiles en nombre de sus espónsores.

Su ideología es la misma filosofía de austeridad que impuso el FMI a los deudores del Tercer Mundo desde los años sesenta hasta los ochenta.
Reivindicaban la estabilización del balance de pagos mientras introducían mercados libres; estos directivos vendieron sectores de exportación e infraestructuras básicas a los acreedores de crédito nacional. El efecto fue conducir economías regidas por la austeridad a cotas mayores de deuda (de la que se beneficiarían los banqueros y sus oligarquías nacionales).

Ésta es la rutina la que se somete en estos momentos las democracias sociales de la Eurozona. Bajo el pretexto político de la emergencia financiera, los salarios y estándares de vida se pretenden reducir considerablemente y el poder político transvasarse de gobiernos electos a tecnócratas que gobernarán en nombre de grandes bancos e instituciones financieras.

Se pretende también privatizar el trabajo en el sector público (y eliminar los sindicatos, mientras la seguridad social, los planes de pensiones y la sanidad pública sufren graves detrimentos).

Este es el guión básico que siguen los ladrones empresarios cuando saquean los planes de pensiones de las empresas para pagar a sus patrocinadores financieros con compra apalancada con financiación ajena. También es la manera en que se privatizó la economía de la antigua Unión Soviética tras 1991, poniendo los activos públicos en manos de cleptócratas, los cuales trabajaron con los banqueros de inversión de occidente para convertir a Rusia y a otros valores de bolsa las queridas de los mercados financieros internacionales.

Los impuestos sobre la propiedad disminuyeron cuantiosamente al tiempo que los impuestos fijos se gravaron sobre los salarios (un acumulativo del 59 por ciento en Letonia).
La industria fue desmantelada al tiempo que el derecho sobre la tierra y los minerales fue transferido a extranjeros, las economías conducidas a la deuda mientras los trabajadores cualificados y no cualificados se veían obligados a emigrar para encontrar trabajo.

Mientras hacían creer que estaban comprometidos con la estabilidad de los precios y los mercados libres, los banqueros inflaron la burbuja inmobiliaria con créditos. Los ingresos por alquileres fueron capitalizados en préstamos bancarios y rentabilizados con intereses. Esto resultó enormemente beneficioso para los banqueros, pero dejó a los Balcanes y gran parte de Europa Central con una grandísima deuda y un capital social con números negativos en el 2008.

Los neoliberales aplaudieron la caída vertiginosa de sus niveles salariales y la mengua de de su PIB como si de la historia de un éxito se tratase, puesto que estos países traspasaron la carga de los impuestos al empleo en vez de a la propiedad o las finanzas. Los gobiernos rescataron a los bancos a expensas del contribuidor.

Es un axioma que la solución a cualquier problema social serio tiende a crear problemas incluso mayores (¡no siempre intencionados!). Vista desde el posicionamiento estratégico del sector financiero, la “solución” a la crisis de la Eurozona consiste en revertir los objetivos de la Era Progresista de hace un siglo (lo que John Maynard Keynes generosamente acuñó como “eutanasia del rentista” en 1936). La idea era subordinar el sistema bancario al servicio de la economía y no al revés.

En vez de ello, las finanzas se han convertido en la nueva forma bélica (menos ostensiblemente sangrienta, pero con los mismos objetivos que las invasiones vikingas hace miles de años y que las subsiguientes conquistas coloniales de Europa: apropiación de las tierras y sus recursos naturales, infraestructuras y cualquier otro activo que pueda proporcionar una vía de ingresos.
Había que capitalizar y apreciar tales valores, por ejemplo, los que Guillermo I de Inglaterra recogió en su libro Domesday tras 1066, un modelo actual de cálculos al estilo BCE y FMI.

Esta apropiación del superávit económico para pagar a los banqueros se está poniendo los valores tradicionales de los europeos patas arriba.

La imposición de austeridad económica, el desmantelamiento de los gastos sociales, la venta de activos públicos, la extinción de los sindicatos, la caída de los niveles de los salarios, los planes de pensiones y sanidad pública en detrimento en países sujetos a reglas democráticas, requiere convencer a los votantes de que no hay otra alternativa.
Se reivindica que sin un sector bancario próspero (da igual cuán predador) la economía quebrará mientras las pérdidas bancarias por malos préstamos y especulaciones deterioran el sistema de pagos.
Ninguna agencia reguladora puede ayudar, ninguna política de impuestos mejorada, nada excepto la cesión del control a los grupos de presión para que rescaten a los bancos que han perdido las demandas financieras que ellos mismos construyeron.

Lo que quieren los bancos es que se pague el superávit económico en forma de intereses, no que se emplee en la mejora de los estándares de vida, en gastos sociales o incluso en una inversión nueva del capital. La investigación y el desarrollo requieren demasiado tiempo.

Las finanzas viven al día. Esta tendencia al corto plazo es contraproducente, y aun así se presenta como una ciencia. La alternativa, se dice a los votantes, es el camino a la servidumbre: interferir en el “mercado libre” mediante la regulación financiera e incluso unos impuestos progresistas

Hay una alternativa, por supuesto.

Es lo que buscaron los escolásticos de la civilización europea del siglo XIII a través de la Ilustración y del florecimiento de la economía política clásica: una economía libre de ingresos por rentas, libre de intereses creados empleando privilegios especiales para la “extracción de renta”. En manos de los neoliberales, al contrario, un mercado libre es libre para que una clase rentista favorecida por los impuestos pueda extraer interés, renta económica y precios de monopolio.

Los intereses rentistas presentan su actividad como una “creación de riqueza” eficiente. Las escuelas de negocios enseñan a los privatizadores cómo disponer los préstamos bancarios y la financiación por bonos, prometiendo todo lo que puedan para que los servicios de infraestructura pública sean vendidos por los gobiernos.

La idea es pagar estas rentas a los nacos y proveedores de bonos con interés, y después obtener una ganancia capital subiendo las cuotas de acceso a las carreteras o puertos, al agua y al uso del alcantarillado y a otros servicios básicos. Se dice a los gobiernos que las economías pueden dirigirse de forma más eficiente si se desmantelan los programas públicos y se venden los activos.

La diferencia entre el objetivo pretendido y los resultados reales nunca se ha escondido de forma tan hipócrita. Hacer pagos con interés libres de impuestos priva a los gobiernos de los ingresos por las cuotas de acceso a los usuarios, incrementando sus déficits presupuestarios.

Además, en vez de promover la estabilidad de los precios (la ostensible prioridad del BCE), la privatización aumenta los precios por infraestructura, vivienda y otros costes vitales, y hacen así negocio creando pagos de intereses y otras inversiones financieras (y sueldos mucho mayores para los gestores). Por tanto no es más que una demanda ideológica refleja el que esta política sea más eficiente simplemente porque los privatizadores son los que otorgan los préstamos y no el gobierno.

No hay ninguna necesidad económica o tecnológica para que los gestores financieros de Europa impongan la depresión sobre la mayor parte de su población. Pero hay una gran oportunidad de ganancia para los bancos que han tomado el control de la política económica del BCE.

Desde los años sesenta, la crisis de balance de pagos ha proporcionado oportunidades a los banqueros e inversores para tomar el control de las políticas fiscales (para traspasar la carga de los impuestos al sector laboral y desmantelar los gastos sociales en favor de la subvención a inversores extranjeros y del sector financiero. Obtienen ganancias de las políticas de austeridad que disminuyen los estándares de vida y constriñen los gastos sociales.
Una crisis de deudas permite a la élite financiera nacional y a los bancos extranjeros endeudar al resto de la sociedad, utilizando su privilegio de crédito (o ahorros creados como resultado de políticas de impuestos menos progresistas) como palanca para hacerse con los activos y obligar a los ciudadanos a un estado de dependencia por sus deudas.

El tipo de guerra que está engullendo Europa va por tanto más allá de lo meramente económico. Está amenazando con convertirse en una línea divisoria histórica entre la época de esperanza y potencial tecnológico del pasado medio siglo y la nueva era de polarización al tiempo que una oligarquía financiera reemplaza a los gobiernos democráticos y convierte a los ciudadanos en esclavos de la deuda.

Para que una baza tan atrevida y una toma de poder tal tengan éxito, se necesita una crisis que suprima los procesos legislativos democráticos y políticos que normalmente se opondrían.

El pánico político y el caos crean un vacío en el que los ladrones se mueven con soltura, utilizando la retórica del engaño financiero y de las economías basura que racionan soluciones interesadas mediante una falsa visión de la historia de la economía (y en el caso del BCE, de la historia alemana en particular).

Con un banco central bloqueado por su éxito, los gobiernos no necesitan pedir préstamos a banqueros comerciales u otro tipo de prestamistas.

Desde que el Banco de Inglaterra fuera fundado en 1694, los bancos centrales han estado imprimiendo billetes para financiar los gastos públicos.
Los banqueros también crean crédito de forma libre (como cuando hacen un préstamo a crédito de las cuentas de sus clientes, a cambio de un interés prometedor).
Hoy, estos banqueros pueden tomar préstamos de las reservas del banco central gubernamental a intereses anuales verdaderamente bajos (0.25% en los E.E.U.U.) y prestarlo con intereses mucho más altos. Así los bancos se congratulan de ver que los bancos centrales gubernamentales crean crédito para prestarles.
Pero cuando les toca el turno a los gobiernos a la hora de crear dinero para financiar sus propios déficits presupuestarios y emplearlo en el resto de la economía, los bancos prefieren que se reserve tal mercado y sus intereses para ellos mismos.

Los bancos comerciales europeos son inflexibles en cuanto a que el Banco Central Europeo no debería financiar los déficits presupuestarios de los gobiernos. Pero la creación de crédito privado no es necesariamente menos inflacionaria que el hecho de que los gobiernos conviertan sus déficits en moneda (simplemente imprimiendo el dinero que necesitan).

La mayoría de los créditos de los bancos comerciales se hacen en contra de los bienes inmuebles, las reservas y los bonos (proporcionando crédito que se emplea en subir los precios de las casas, y los precios de las seguridades financieras, como en los créditos para las compras apalancadas con financiación ajena).

Principalmente es el gobierno quien gasta crédito en la economía “real”, hasta el punto que los déficits presupuestarios públicos se destinan al empleo o a bienes y servicios. Si los gobiernos evitan pagar intereses haciendo que sus bancos centrales impriman dinero con sus propios ordenadores en vez de pedir prestado a los bancos que hacen exactamente lo mismo con sus ordenadores (Abraham Lincoln simplemente imprimió dinero cuando financió la Guerra Civil estadounidense con “billetes verdes”).

A los bancos les gustaría emplear su privilegio de crear crédito para obtener interés de sus préstamos a los gobiernos para que financien sus déficits presupuestarios públicos. Por tanto les interesa limitar la “opción pública” de los gobiernos de monetizar sus déficits presupuestarios.

Para asegurarse un monopolio con este privilegio, han organizado una amplia difamación de los gastos gubernamentales y, de hecho, de la autoridad gubernamental en general (la cual resulta que es la única autoridad con poder suficiente para controlar su poder o proporcionar una opción financiera pública alternativa, como hacen las oficinas de correos en Japón, Rusia y otros países).
Esta competición entre bancos y gobiernos explica las falsas acusaciones acerca de que la creación de crédito gubernamental es más inflacionaria que si la asumen los bancos comerciales.

La realidad es clara si se comparan las formas en que los E.E.U.U., el reino Unido y Europa manejan sus finanzas públicas. La tesorería de los Estados Unidos es de lejos el mayor deudor del mundo y sus bancos más importantes parece que están en números rojos, sujeto a sus inversores y a otras instituciones financieras por sumas mayores de lo que puede cubrir su carpeta de préstamos, inversiones y sus distintos juegos financieros.

Así, mientras la confusión financiera aumenta, los inversores institucionales depositan su dinero en los bonos del tesoro estadounidense (tanto que estos bonos ahora rinden menos del 1%). Por otro lado, un cuarto de los bienes inmobiliarios de los E.E.U.U. sufren un balance negativo, y los estados norteamericanos y sus ciudades se enfrentan a la insolvencia, obligados a reducir sus gastos.
Las grandes empresas están dirigiéndose a la bancarrota, los planes de pensiones están cayendo cada vez más en impagos, y aun así la economía estadounidense sigue siendo un imán para los ahorros de todo el mundo.

La economía del reino Unido también parece asombrosa y su gobierno paga tan solo un 2% de interés. Los gobiernos europeos están pagando más de un 7%. El motivo de esta disparidad es que no disponen de una “opción pública” a la hora de crear dinero.

Lo que hace a los Estados Unidos y al Reino Unido diferentes de Europa es que tienen un Banco de Reserva Federal o un Banco de Inglaterra que pueden imprimir dinero para pagar los intereses o reinvertir las deudas existentes. Nadie espera de estas dos naciones que se vean forzadas a vender sus terrenos públicos y otros activos para incrementar el dinero con que pagar (aunque lo puedan hacer como opción política).
Dado que la Tesorería de los E.E.U.U. y la Reserva Federal pueden crear dinero, se sigue que mientras que las deudas de los gobiernos se designan en dólares, pueden imprimir los suficientes pagarés en sus ordenadores para que el único riesgo que asuman los poseedores de bonos del tesoro sea la tasa de cambio de dólar con otras modernas.

Al contrario, la Eurozona tiene un banco central, pero el artículo 123 del tratado de Lisboa prohíbe que el BCE haga aquello para lo que los bancos centrales fueron creados: crear dinero para financiar los déficits presupuestarios o satisfacer sus deudas venciéndolas.

Los historiadores del futuro sin duda alguna encontrarán notable el hecho de que verdaderamente tras esta política hay algo de razón (o por lo menos la pretensión de un tema de primera plana).
Es tan endeble que cualquier estudiante de historia podría adivinar la distorsión que sufre. La reivindicación consiste en que si un banco central crea crédito, amenaza la estabilidad de los precios. Sólo el gasto gubernamental se juzga inflacionario, ¡no el crédito privado!

La administración Clinton equilibró el presupuesto estadounidense a finales de los años noventa, cuando la economía de burbuja estaba aún explotando.

Por otro lado, la Reserva Federal y la Tesorería anegaron la economía con 13 billones de dólares en crédito para el crédito del sistema bancario después de septiembre de 2008, y 0,8 billones más el pasado verano bajo el programa Flexibilización Cuantitativa de la Reserva Federal (QE2). Aun así los precios al consumidor y de las materias primas no han subido.
Ni siquiera los precios del sector inmobiliario y del mercado bursátil están pujando más alto. Por tanto la idea de que inyectar más dinero incrementará los precios (MV=PT) no es operativa hoy en día.

Los bancos comerciales crean la deuda. Ése es su producto. Este apalancamiento de deuda fue utilizado durante más de una década para incrementar los precios (haciendo de los inmuebles y el consumo una pensión de jubilación más cara para los norteamericanos), pero la economía de hoy está sufriendo una deflación de la deuda en forma de ingresos personales, el comercio y las rentas de los impuestos se desvían para pagar la deuda de los servicios en vez de gastarlos en bienes o en puestos de trabajo o incluso invertirlos.

Mucho más impactante es la farsa sobre la historia de Alemania que se repite una y otra vez, como si la repetición evitara que los ciudadanos recordaran lo que realmente pasó en el siglo XX. Escuchar a los directivos del BCE contar la historia, sería muy irresponsable por parte de un banco central prestar al gobierno, a causa del peligro de hiperinflación.

La memoria evoca la inflación de Weimar en la Alemania de los años veinte. Pero si uno se detiene a examinarlo, ocurre lo que los psiquiatras denominan un recuerdo implantado (condición en que el paciente está convencido de que ha sufrido un trauma, pero éste no ha ocurrido en la realidad).

Lo que ocurrió en 1921 no fue un caso de gobiernos que reciben préstamos de los bancos centrales para financiar gastos domésticos tales como programas sociales, pensiones o sanidad pública, como ocurre hoy.

Más bien, la obligación de Alemania de pagar las indemnizaciones condujo al Reichsbank a inundar los mercados bursátiles extranjeros con marcos alemanes para obtener líquido con que comprar libras esterlinas, marcos franceses y otras monedas para pagar a los aliados (quienes utilizaron el dinero para pagar las deudas por compra de armas a sus inter-aliados de los Estados Unidos).
La hiperinflación nacional contuvo su obligación de pagar indemnizaciones con moneda extranjera. Ninguna cantidad fijada en impuestos domésticos habría sido capaz de cubrir la cantidad en moneda extranjera que debían pagar.

En los años 30 esto era un fenómeno que se entendía bien, explicado por Keynes y otros economistas que analizaban los límites estructurales de la capacidad de pagar la deuda extranjera impuesta sin tener en cuenta la capacidad de pagar los presupuestos en moneda nacional.

Desde el estudio de Salomon Flink El Reichsbank y la Economía en Alemania (1931) hasta otros estudios sobre las hiperinflaciones chilena y de otras partes del Tercer Mundo, los economistas han encontrado una causalidad común operante, basada en el balance de pagos.
Primero aparece una caída en el tipo de cambio. Esto incrementa el precio de las importaciones, y consecuentemente el nivel de los precios nacionales.
La secuencia estadística y la línea de causalidades llevan de los déficits en balance de pagos hasta la amortización de los costes de importaciones cada vez más altos, y de estos incrementos en los precios hasta la inyección de dinero, y no al revés.

Los partidarios del mercado libre que escriben en la tradición monetarista de Chicago (básicamente, la de David Ricardo) deja las dimensiones de las deudas nacionales y extranjeras fuera de cuenta.

Parece como si el “dinero” y el “crédito” fueran activos a trocar por bienes. Pero poseer una cuenta bancaria o cualquier otra forma de crédito significa deuda al otro lado del balance general.
La deuda de unos es el ahorro de otros (y la mayoría de los ahorros de hoy se prestan con intereses, absorbiendo el dinero de los sectores no financieros de la economía). La discusión se reduce de forma simplista a una relación entre el suministro de dinero y el nivel de precios (y de hecho, sólo los precios a los consumidores, no los precios de los activos).
En su codicia por oponerse al gasto gubernamental (y por desmantelar los gobiernos y reemplazarlos con estrategas financieros) los monetaristas neoliberales ignoran la deuda impuesta desde Letonia e Islandia hasta Irlanda y Grecia, Italia, España y Portugal.

Si el euro quiebra, será a causa de la obligación de los gobiernos de pagar a los banqueros con un dinero que deben pedir prestado primero, en vez de crear el suyo propio a través de sus bancos centrales. A diferencia de los Estados Unidos y Gran Bretaña, quienes pueden crear crédito del banco central con sus propios ordenadores para evitar que la economía se agoste o se vuelva insolvente, la constitución alemana y el tratado de Lisboa no se lo permiten a su banco central.

El efecto consiste en obligar a los gobiernos a tomar dinero prestado de los bancos comerciales con intereses. Esto proporciona a los banqueros la capacidad de crear crisis (amenazando con llevar las economías fuera de la Eurozona si no se someten a sus “condiciones”, impuestas en lo que se está volviendo una nueva guerra de clases entre las finanzas y el trabajo.

Incapacitar al Banco Central de Europa para privar a los Estados del poder de crear dinero

Una de las tres características definitorias de un estado-nación es su capacidad para crear dinero. Una segunda característica es el poder de recaudar impuestos. Ambos poderes están siendo transferidos fuera del alcance de los representantes electos del sector financiero, como resultado de esta inmovilización del gobierno.

La tercera característica de un estado-nación es el poder de declarar la guerra. Lo que está ocurriendo hoy es el equivalente de la guerra (¡pero contra el poder del gobierno!).

Está por encima de cualquier forma de guerra financiera (y los objetivos de esta apropiación financiera son los mismos que los de las conquistas militares): primero, las riquezas de la tierra y el subsuelo sobre las que recaudar rentas como tributo; segundo, infraestructura pública para extraer rentas en forma de cuotas de acceso; y tercero, cualquier otra empresa o activo en el dominio público.

En esta nueva guerra financiera, los gobiernos están siendo llevados a actuar como agentes del orden que actúan en nombre de los conquistadores financieros en contra de sus propios ciudadanos. Esto no es nada nuevo.

Ya hemos visto cómo el FMI y el Banco Mundial imponían austeridad en las dictaduras latinoamericanas, en los cacicazgos militares africanos y en otras oligarquías desde los años sesenta hasta los ochenta. Irlanda y Grecia, España y Portugal están siendo llevados a las mismas políticas públicas de liquidación de activos, y todo en manos de agencias financieras supra-gubernamentales que actúan en nombre de los banqueros (y por tanto en nombre del 1% de la población).

Cuando no se puede pagar o vencer las deudas, llega el tiempo de ejecución hipotecaria. Para los gobiernos esto implica la privatización de las ventas para pagar a los acreedores.

Además de ser una apropiación de la propiedad, la privatización tiene por objetivo reemplazar el trabajo en el sector público por una fuerza de trabajo sin sindicatos que la respalde con menos derechos de pensión, sanidad pública o voz sobre las condiciones de trabajo.
La antigua guerra de clases vuelve a la carga (con un rizo financiero). Al agostar la economía, la deflación de la deuda ayuda a amputar el poder de resistencia de los trabajadores.

También otorga a los acreedores el control sobre la política fiscal. En ausencia de un Parlamento paneuropeo con poder para imponer las reglas del sistema de impuestos, la política fiscal pasa a manos del BCE.

Al actuar en nombre de los bancos, el BCE parece favorecer la regresión del camino que llevaba el siglo XX hacia los impuestos progresistas. Además, como han dejado claro los grupos de presión financieros de los E.E.U.U., las demandas de los acreedores se dirigen a que los gobiernos re-clasifiquen las obligaciones públicas como “cuotas de usuario”, que se financien mediante retenciones sobre los salarios destinadas a ser administradas por los bancos.
Traspasar la carga de impuestos de los bienes inmuebles y las finanzas al trabajo y la economía “real” significa una amenaza de volverse una apropiación fiscal por encima de la apropiación de la privatización.

Esta es una política de corto plazo autodestructiva. La ironía radica en que las déficits presupuestarios de los PIIGS provienen de las propiedades sin impuestos, y un cambio mayor en el sistema de impuestos puede empeorar la situación en vez de estabilizar los presupuestos gubernamentales.

Aun así los banqueros buscan sólo aquello que pueden ganar a corto plazo. Saben que toda renta por recaudación de impuestos que se desvíe de los bienes inmuebles y los negocios es una promesa de interés para los bancos.
Así a la economía griega, como a otras economías oligárquicas, se les aconseja pagar sus deudas recortando los gastos gubernamentales (pero no el gasto militar en armas provenientes de Alemania y Francia) y traspasando los impuestos al sector laboral y la industria, y a los consumidores en forma de mayores cuotas de acceso a los servicios públicos que aún no se han privatizado.

En Gran Bretaña, el primer ministro Cameron afirma que achicar aún más el gobierno bajo las directrices Thatcher-Blair otorgará más trabajo y recursos al servicio de las empresas privadas para crear puestos de trabajo.

Los recortes fiscales aumentarán de hecho el desempleo, o por lo menos obligarán a aceptar trabajos peor pagados con menos derechos. Por otro lado, recortar los gastos sociales menguará el sector empresarial y agudizará por tanto los problemas fiscales y de deuda al empujar a las economías hacia la recesión.

Si los gobiernos recortan su gasto para reducir el tamaño de sus déficits presupuestarios (o si aumentan los impuestos, llevando a un superávit), entonces estos superávits absorberán el dinero de la economía, dejando menos para gastar en bienes y servicios. El resultado no puede ser otro que el desempleo, mayores deudas y bancarrotas.

Debemos observar a Islandia y a Letonia como si fueran los canarios de esta mina financiera. Su reciente experiencia muestra que la deflación de la deuda lleva a la emigración, acortando las esperanzas de vida, tasas de nacimiento menores y menos matrimonios (pero proporciona grandes oportunidades para que los buitres de los fondos engullan el tuétano de la riqueza hasta los confines de la pirámide financiera).

La crisis económica de hoy es una cuestión de elección política, no una necesidad.

Como dijo el jefe del equipo de la administración Obama Rahm Emanuel: “Una crisis es una oportunidad demasiado buena para dejarla pasar”. En tales casos la explicación más lógica es que alguien debe estar beneficiándose.
Las depresiones aumentan el desempleo, ayudando a quebrar el poder de los empleos con o sin sindicatos que los respalden. Los E.E.U.U. se ven como un presupuesto estatal y local a exprimir (pues ya se anuncian las bancarrotas), y los primeros recortes serán en la esfera de las pensiones.
Las altas finanzas sacan sus beneficios (al no beneficiar a la población trabajadora con los ahorros y las promesas hechas).

El pez grande se come al chico

Esta parece ser la idea que tiene el sector financiero de una buena planificación económica. En verdad es peor que un plan de suma-cero, en el que la ganancia de una parte es la pérdida de la otra. Las economías en conjunto menguarán (y cambiarán su forma, polarizándose entre acreedores y deudores).

La democracia económica allanará el camino a las oligarquías financieras, revirtiendo la tendencia de los últimos siglos.

¿Está Europa preparada para dar este paso? ¿Reconocen sus votantes que privar a los gobiernos de su opción pública de crear dinero otorgará tal privilegio a los bancos en forma de monopolio? ¿Cuántos observadores han previsto el inevitable resultado: traspasar la planificación de la economía y la localización de los créditos a los bancos?

Aunque los gobiernos proporcionen una “opción pública”, la de crear su propio dinero para financiar sus déficits presupuestarios y proveer a la economía de crédito productivo para reconstruir las infraestructuras, sigue existiendo un problema: deshacerse de la inversión en deuda existente supone un lastre en la economía.
Los banqueros y los políticos que respaldan se niegan a reducir las deudas y mostrar así la capacidad de pago.
Los legisladores no han dispuesto una sociedad con un proceso legal para reducir las deudas (excepto la ley de acción pauliana de Nueva York, la cual permite anular las deudas si los prestamistas otorgan préstamos sin asegurarse primero que el deudor podrá pagarles).

Los banqueros no quieren asumir la responsabilidad de los malos préstamos. Esto plantea el problema financiero de qué deben hacer los que diseñan las políticas cuando los bancos han sido tan irresponsables al localizar sus créditos. Sin embargo alguien tiene que asumir la pérdida. ¿Debe ser la sociedad en su conjunto o los banqueros?

No es un problema que los banqueros puedan resolver. Ellos quieren pasar el problema a los gobiernos.

Lo que llaman “solución” al problema de la mala deuda consiste en que los gobiernos les den bonos buenos para malos préstamos (“dinero por basura”), y que lo paguen los contribuyentes.
Han diseñado un aumento desproporcionado de bienes para ellos mismos, y ahora quieren llevarse el dinero y salir corriendo. La deuda que los deudores no pueden pagar será esparcida por toda la economía en conjunto.

¿Por qué deben ellos resarcirse de los daños a costa de agostar el resto de la economía? Su respuesta es que las deudas se deben a los fondos de pensiones de los trabajadores, a los consumidores con depósitos en bancos, y que todo el sistema se vendrá abajo si los gobiernos no pagan sus bonos.

Si se les presiona, los banqueros admiten que han sacado los seguros de riesgo (obligaciones de deuda colateralizadas y otras coberturas de riesgos).
Sin embargo los aseguradores son bancos estadounidenses y el gobierno norteamericano está presionando a Europa para que no hiera su sistema bancario.
Así que el embrollo de la deuda se ha politizado a nivel internacional

Para los banqueros, la línea de menor resistencia consiste en fomentar la ilusión de que no tienen la necesidad de aceptar moras para las deudas demasiado altas que ellos han propiciado. Los acreedores siempre insistirán en que puede mantenerse la inversión de deuda.

El motivo de que esto no funcione radica en que tratar de recaudar una deuda de la magnitud actual dañaría gravemente la economía “real” subyacente, haciendo incluso menos accesible su pago. Lo que empezó como un problema financiero (malas deudas) se convertirá ahora en un problema fiscal (malos impuestos).

Los impuestos son el coste de hacer negocio, así como pagar el servicio de la deuda es también un coste. Ambos costes deben reflejarse en los precios de los productos. Cuando los contribuyentes están sobrecargados con impuestos y deudas, tienen menos capital disponible para gastar en consumo.
Así los mercados menguan, poniendo más presión en la rentabilidad de las empresas nacionales. La combinación hace que cualquier país que siga tal política se convierta en un productor de coste y por tanto menos competitivo en el mercado global.

Este tipo de planificación financiera (y su traspaso paralelo de impuestos fiscales) conduce hacia la industrialización. La creación de dinero de curso legal intergubernamental por el BCE o el FMI deja las deudas listas, al tiempo que preserva el control de la riqueza y la economía de las manos del sector financiero.

Los bancos pueden recibir pagos de deudas a través de las propiedades con hipotecas excesivas, sólo si reducen las obligaciones de las pensiones, de la sanidad y los salarios de sus empleados (o pagos de impuestos a los gobiernos). En la práctica, las “deudas honoríficas” significan nada más que deflación de deuda y mengua general de la economía.

Este el plan de mercado de los financieros. Sin embargo, dejar la política de impuestos en manos de los banqueros acaba siendo lo opuesto a la temática general de la economía de mercado libre de los últimos siglos.

El objetivo clásico era minimizar la inversión de deuda, cobrar impuestos de las rentas por los recursos naturales y mantener los precios de monopolio en línea con los costes actuales de producción (“valor”). Los banqueros han prestado cada vez más en contra de los mismos ingresos que los economistas del mercado libre creían que debía ser la base impositiva natural.

Así que algo hay que ceder. ¿Será la filosofía de la economía liberal de mercado libre de los últimos siglos, renunciando a planificar el superávit económico para los banqueros? ¿O reafirmará la sociedad la filosofía económica clásica y los valores de la Era Progresista, y reafirmará el diseño social de los mercados financieros para fomentar un crecimiento a largo plazo reduciendo al mínimo los costes de vida?

Por lo menos en los países más endeudados, los votantes europeos están despertando al golpe de estado oligárquico en el que los impuestos y la planificación presupuestaria de los gobiernos y el control están siendo transferidos a las manos de ejecutivos designados por el cartel de los banqueros internacionales.

Este resultado es el contrario de lo que han perseguido las economías de libre mercado de los últimos siglos.

Michael Hudson es ex economista de Wall Street especializado en balanza de pagos y bienes inmobiliarios en el Chase Manhattan Bank (ahora JPMorgan Chase & Co.), Arthur Anderson y después en el Hudson Institute.

En 1990 colaboró en el establecimiento del primer fondo soberano de deuda del mundo para Scudder Stevens & Clark.
El Dr. Hudson fue asesor económico en jefe de Dennis Kucinich en la reciente campaña primaria presidencial demócrata y ha asesorado a los gobiernos de los EEUU, Canadá, México y Letonia, así como al Instituto de Naciones Unidas para la Formación y la Investigación.
Distinguido profesor investigador en la Universidad de Missouri de la ciudad de Kansas, es autor de numerosos libros, entre ellos Super Imperialism: The Economic Strategy of American Empire.

Traducción para http://www.sinpermiso.info: Vicente Abella

http://www.sinpermiso.info/textos/index.php?id=4638

DE Obligadísima lectura CRISIS PLANEADA, PERO… ¿ DONDE ESTA EL DINERO…?


 
CRISIS PLANEADA, DONDE ESTA EL DINERO…
 
No hay dinero, ni los estados, ni los bancos centrales, ni las comunidades autonómicas ni los ayuntamientos y por supuesto tampoco hay dinero en los exhaustos bolsillos de los ciudadanos.
 
Pero el dinero no se ha desintegrado, no ha pasado a otra dimensión… el dinero sencillamente se ha amasado en inmensas corporaciones financieras que controlan los mercados, los gobiernos, los ejércitos  y los medios de comunicación.
 
En el siguiente vídeo hablamos de las titánicas cifras que manejan estas corporaciones y los siniestros personajes que las controlan.
 
Video: “Donde está el Dinero”.

 
Comentario del Video:
 
No hay dinero, ni los estados, ni los bancos centrales, ni las comunidades autonómicas ni los ayuntamientos y por supuesto tampoco hay dinero en los exhaustos bolsillos de los ciudadanos.
 
Pero el dinero no se ha desintegrado, no ha pasado a otra dimensión… el dinero sencillamente se ha amasado en inmensas corporaciones financieras que controlan los mercados, los gobiernos, los ejércitos y los medios de comunicación.
En el siguiente vídeo hablamos de las titánicas cifras que manejan estas corporaciones y los siniestros personajes que las controlan.
 
Os animamos a visionar este revelador video.
 
Conceptos claros:
  • Comunismo = FRAUDE
  • Socialismo = FRAUDE
  • Capitalismo= FRAUDE
  • CATOLICISMO = FRAUDE
  • Judaísmo = FRAUDE
  • ISLAM = FRAUDE
Todo inventado por ellos!!!!
 
  Esto es posible simplemente porque EL DINERO NO EXISTE. Es imposible materializar los bienes equivalentes a esas monstruosas cifras. Se pueden inventar todo el dinero que quieran porque los números son infinitos. Los recursos no lo son.
Ésta es una crisis de recursos disimulada con una fachada económica. Nuestro sistema está moribundo pero quieren que pensemos que es algo pasajero.
 
¿Por qué realmente somos pobres la mayoría?
 
Clarito se explica y clarito se entiende.
 
Menos de dos (2.000) mil personas acumulan una fortuna que no puede ser sumada en ninguna computadora que tenga a la mano un proletario, una persona común de los pueblos porque, entre otras cosas, se requiere de conocimiento matemático para saber leer esa cantidad (en dólares o euros) aunque hoy día hayamos aprendido hablar y escribir sobre millardos y hasta billones.
 
¿Cuántas personas, por ejemplo y creo yo no lo sé, en el mundo saben escribir la cantidad de un trillón o cuatrillón y qué realmente significa eso en dinero en poder de menos de dos (2.000) mil personas en este mundo de más de seis mil quinientos (6.500) millones de habitantes?
 
Prestemos atención a esto: la revista Forbes se ocupa de destacar las personas más ricas en este mundo, donde la inmensa mayoría vive en miseria crítica y padece de todos los dolores sociales de nuestro tiempo.
 
En el 2007 señalaron a las mil ciento cuarenta y ocho (1.148) personas más ricas del mundo pero en 2009 se han ocupado, exclusivamente, de setecientos noventa y tres (793).
 
De Estados Unidos, siempre Estados Unidos aparece de primero v como debe ser en este tiempo de dominio imperialista en el mundo, se incluyen trescientos cincuenta y nueve ricos (359 realmente ricos), y de los veinte (20) primeros de la lista, diez (10) son estadounidenses.
 
Estados Unidos cuenta con una población de más de doscientos sesenta y cinco (265) millones de habitantes y sólo trescientas cincuenta y nueve (359) personas disfrutan y se gozan cantidades multimillonarias de dinero constante y sonante.
 
Tremendo ejemplo, como nación, de justicia social.
 
El camarada Bill Gates (el buen filántropo Gates que dona millones de dólares al Africa para luchar contra el hambre) ocupa el primer lugar desplazando a Warren Buffet (no sé si será estadounidense o inglés, pero ni haitiano ni boliviano es jamás).
 
Ojo: en el tercer lugar está un mexicano (Carlos Slim), que como todos los grandes multimillonarios del mundo tendrían que explicarle a la humanidad (especialmente a esa inmensa mayoría que vive la pobreza extrema y el dolor agónico)
 
¿cómo hicieron su gigantesca fortuna sin explotar el trabajo ajeno, sin que la propiedad sea un robo?
 
Y también de México aparece un señor llamado Joaquín Guzmán Loera, a quien tienen por uno de los más importantes capos de la droga en el mundo.
 
El narcotráfico produce billete y, por eso y no por otra cosa, el Estado estadounidense se desvive en la lucha antinarcótica debido a que no tiene posibilidad alguna de tener la supremacía en el manejo, control y comercialización de ese negocio para garantizarse una entrada extra multimillonaria. Esa es la verdad.
 
Londres, por ejemplo, cuenta con una población cerca de seis y medio (6.5) millones de personas, de la cual sólo veintiocho (28) disfrutan y gozan de cantidades multimillonarias de euros o dólares. ¿Podrá ser Londres, capital de la conservadora y monárquica Inglaterra, un ejemplo de la justicia social para el mundo?
 
Que respondan esos veintiocho (28) magnates de la economía capitalista. De España, también monárquica y con un gobierno que se dice socialista, aparecen sólo doce (12) macacoeburros del capital con una población de más de cuarenta millones (40) millones de habitantes siendo la inmensa mayoría pobre, realmente pobre.
 
De Europa, con una población que sobrepasa los setecientos treinta (730) millones, sólo ciento noventa y seis (196) se chupan fortunas incalculables, para la mente común y corriente en este mundo, de capitales que ante el juez celestial y ante los pueblos del planeta no saben explicar cómo la hicieron sin recurrir a factores leoninos de la economía. De Asia, con una población (asombroso por lo terrorífico) de más de tres mil doscientos (3.200) millones de habitantes, sólo aparecen ciento treinta (130) personas con capitales multimillonarios. ¡Qué bárbaros!, porque acaban hasta con el poquito de queso que encuentren en las mesas de los pobres.
 
De Africa, continente en vías de ser el primero en extinguirse, sólo se incluyen a cinco (5) magnates que no están en capacidad de conocer con exactitud el capital que poseen, mientras que la aplastante mayoría de una población de ochocientos (800) millones de personas vegeta y mueren de hambre y de sed. No estoy seguro, pero creo que ninguno de Oceanía aparece en la lista de los setecientos noventa y tres (793) más ricos del mundo.
 
Por nosotros desenvolvernos (como venezolanos) en América Latina, enterémonos que sólo cinco (5) magnates de esta parte geográfica del planeta son realmente poderosos e influyentes en la economía, en la política y en la ideología de los latinoamericanos, aunque en este momento se están cayendo de un coco si creen que la mayoría de nuestros pueblos les agarra línea ciega y dogmáticamente para seguir siendo esclavos, buenos esclavos y fieles esclavos del capitalismo.
 
De esos cinco (5) magnates uno (1) es venezolano: el señorGustavo Cisneros. No olvidemos que somos una población de más de veintiséis millones de habitantes.
 
Aquí viene la gran monstruosidad de este mundo:
 
si multiplicásemos setecientas noventa y tres (793) personas –magnates de la riqueza mundial- por cincuenta (50) personas para considerarlas como familias (padres, madres, hermanos y hermanas, hijos e hijas, tíos y tías, sobrinos y sobrinas),
tendríamos que treinta y nueve mil seiscientas cincuenta (39.650) personas ocupan el escalafón económico más elevado del planeta, las que mejor viven, las que mejor comen, las que mejor se divierten, seguramente las de mejor salud, las de mayor probabilidad de estudio
 
pero, quizá, las que menos duermen en paz creyendo que de un momento a otro viene una revolución proletaria y les expropia la riqueza que ellos le expropiaron a la humanidad.
 
¿Se dan cuenta por qué la mayoría del mundo es pobre, si sólo treinta y nueve mil seiscientas cincuenta personas (39.650) personas lo tienen todo, poseen demás, en exceso la riqueza económica en un planeta que marcha aceleradamente hacia los siete mil (7.000) millones de habitantes en este tiempo?
 
Un dato y es otra gran monstruosidad del capitalismo: sumando los salarios de cinco mil (5000) millones de pobres no se reúne la cantidad de la fortuna que tienen en sus manos los setecientos noventa y tres (793) magnates de la economía mundial.
 
¡Por Dios!, ¿qué mundo aguanta eternamente eso?
 
Lo expuesto es sólo una razón de la pobreza y el dolor para la mayoría y la riqueza y el privilegio para una escasísima minoría en el mundo capitalista.
 
La lucha debe ser contra las causas de esa y mucha otras razones que mantienen con vida al capitalismo y no han hecho que aún el socialismo termine por desplazarlo.
 
¡Qué hermoso será ese mundo cuando todas las personas vivientes sean inmensamente ricas en conocimiento, satisfechas todas sus necesidades materiales y espirituales, y no haya ninguna lista de poquísimos magnates de la economía del planeta!
 
EL GRAN ENGAÑO, CONFERENCIA 48
La primera parte de esta conferencia (1 hora) analiza en profundidad el papel manipulador de la mafiosa organización religiosa del Vaticano en esta prefabricada y diseñada crisis mundial.

Video: EL GRAN ENGAÑO, CONFERENCIA 48


 
Fuentes: 
 

LOS PORQUES DEL HAMBRE

#15M #spanishrevolution

#democraciarealya

#globalrevolution

#nolesvotes

sábado 22 de octubre de 2011 Publicado por Amadeo Cano Mazo en 20:02

 Los porqués del hambre

 
Vivimos en un mundo de abundancia. Hoy se produce comida para 12.000 millones de personas, según datos de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO), cuando en el planeta habitan 7.000. Comida, hay. Entonces, ¿por qué una de cada siete personas en el mundo pasa hambre?
 
 
La emergencia alimentaria que afecta a más de 10 millones de personas en el Cuerno de África ha vuelto a poner de actualidad la fatalidad de una catástrofe que no tiene nada de natural. Sequías, inundaciones, conflictos bélicos… contribuyen a agudizar una situación de extrema vulnerabilidad alimentaria, pero no son los únicos factores que la explican.
 
 
La situación de hambruna en el Cuerno de África no es novedad. Somalia vive una situación de inseguridad alimentaria desde hace 20 años. Y, periódicamente, los medios de comunicación remueven nuestros confortables sofás y nos recuerdan el impacto dramático del hambre en el mundo. En 1984, casi un millón de personas muertas en Etiopía; en 1992, 300.000 somalíes fallecieron a causa del hambre; en 2005, casi cinco millones de personas al borde de la muerte en Malaui, por solo citar algunos casos.
 
 
El hambre no es una fatalidad inevitable que afecta a determinados países. Las causas del hambre son políticas. ¿Quiénes controlan los recursos naturales (tierra, agua, semillas) que permiten la producción de comida? ¿A quiénes benefician las políticas agrícolas y alimentarias? Hoy, los alimentos se han convertido en una mercancía y su función principal, alimentarnos, ha quedado en un segundo plano.
 
 
Se señala a la sequía, con la consiguiente pérdida de cosechas y ganado, como uno de los principales desencadenantes de la hambruna en el Cuerno de África, pero ¿cómo se explica que países como Estados Unidos o Australia, que sufren periódicamente sequías severas, no padezcan hambrunas extremas? Evidentemente, los fenómenos meteorológicos pueden agravar los problemas alimentarios, pero no bastan para explicar las causas del hambre. En lo que respecta a la producción de alimentos, el control de los recursos naturales es clave para entender quién y para qué se produce.
 
 
En muchos países del Cuerno de África, el acceso a la tierra es un bien escaso. La compra masiva de suelo fértil por parte de inversores extranjeros (agroindustria, Gobiernos, fondos especulativos…) ha provocado la expulsión de miles de campesinos de sus tierras, disminuyendo la capacidad de estos países para autoabastecerse. Así, mientras el Programa Mundial de Alimentos intenta dar de comer a millones de refugiados en Sudán, se da la paradoja de que Gobiernos extranjeros (Kuwait, Emiratos Árabes Unidos, Corea…) les compran tierras para producir y exportar alimentos para sus poblaciones.
 
 
Asimismo, hay que recordar que Somalia, a pesar de las sequías recurrentes, fue un país autosuficiente en la producción de alimentos hasta finales de los años setenta. Su soberanía alimentaria fue arrebatada en décadas posteriores. A partir de los años ochenta, las políticas impuestas por el Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial para que el país pagara su deuda con el Club de París, forzaron la aplicación de un conjunto de medidas de ajuste.
 
 
En lo que se refiere a la agricultura, estas implicaron una política de liberalización comercial y apertura de sus mercados, permitiendo la entrada masiva de productos subvencionados, como el arroz y el trigo, de multinacionales agroindustriales norteamericanas y europeas, quienes empezaron a vender sus productos por debajo de su precio de coste y haciendo la competencia desleal a los productores autóctonos.
 
 
Las devaluaciones periódicas de la moneda somalí generaron también el alza del precio de los insumos y el fomento de una política de monocultivos para la exportación forzó, paulatinamente, al abandono del campo. Historias parecidas se dieron no solo en países de África, sino también en América Latina y Asia.
 
 
La subida del precio de cereales básicos es otro de los elementos señalados como detonante de las hambrunas en el Cuerno de África. En Somalia, el precio del maíz y el sorgo rojo aumentó un 106% y un 180% respectivamente en tan solo un año. En Etiopía, el coste del trigo subió un 85% con relación al año anterior.
 
 
Y en Kenia, el maíz alcanzó un valor 55% superior al de 2010. Un alza que ha convertido a estos alimentos en inaccesibles. Pero, ¿cuáles son las razones de la escalada de los precios? Varios indicios apuntan a la especulación financiera con las materias primas alimentarias como una de las causas principales.
 
 
El precio de los alimentos se determina en las Bolsas de valores, la más importante de las cuales, a nivel mundial, es la de Chicago, mientras que en Europa los alimentos se comercializan en las Bolsas de futuros de Londres, París, Ámsterdam y Fráncfort.
 
 
Pero, hoy día, la mayor parte de la compra y venta de estas mercancías no corresponde a intercambios comerciales reales. Se calcula que, en palabras de Mike Masters, del hedge fund Masters Capital Management, un 75% de la inversión financiera en el sector agrícola es de carácter especulativo. Se compran y venden materias primas con el objetivo de especular y hacer negocio, repercutiendo finalmente en un aumento del precio de la comida en el consumidor final.
 
 
Los mismos bancos, fondos de alto riesgo, compañías de seguros, que causaron la crisis de las hipotecas subprime, son quienes hoy especulan con la comida, aprovechándose de unos mercados globales profundamente desregularizados y altamente rentables.
 
 
La crisis alimentaria a escala global y la hambruna en el Cuerno de África en particular son resultado de la globalización alimentaria al servicio de los intereses privados. La cadena de producción, distribución y consumo de alimentos está en manos de unas pocas multinacionales que anteponen sus intereses particulares a las necesidades colectivas y que a lo largo de las últimas décadas han erosionado, con el apoyo de las instituciones financieras internacionales, la capacidad de los Estados del sur para decidir sobre sus políticas agrícolas y alimentarias.
 
 
Volviendo al principio, ¿por qué hay hambre en un mundo de abundancia? La producción de alimentos se ha multiplicado por tres desde los años sesenta, mientras que la población mundial tan solo se ha duplicado desde entonces.
 
 
No nos enfrentamos a un problema de producción de comida, sino a un problema de acceso. Como señalaba el relator de la ONU para el derecho a la alimentación, Olivier de Schutter, en una entrevista a EL PAÍS: “El hambre es un problema político. Es una cuestión de justicia social y políticas de redistribución”.
 
 
Si queremos acabar con el hambre en el mundo es urgente apostar por otras políticas agrícolas y alimentarias que coloquen en su centro a las personas, a sus necesidades, a aquellos que trabajan la tierra y al ecosistema. Apostar por lo que el movimiento internacional de La Vía Campesina llama la “soberanía alimentaria”, y recuperar la capacidad de decidir sobre aquello que comemos. Tomando prestado uno de los lemas más conocidos del Movimiento 15-M, es necesaria una “democracia real, ya” en la agricultura y la alimentación.
 
 
Esther Vivas, del Centro de Estudios sobre Movimientos Sociales de la Universidad Pompeu Fabra, es autora de Del campo al plato. Los circuitos de producción y distribución de alimentos.
Fuente maestroviejo
 
 

 

En el top 10 de la lista de la revista forbes del 2011 tenemos el “honor” de tener a uno de nuestros ciudadanos el 7º Amancio Ortega: 31.000.000.000 de dólares (Zara, España).

La deuda soberana previsible para España al final del año 2011, será de unos 960.000 de dólares, eso quiere decir que con el 3% de la fortuna de uno de nuestros ciudadanos pagaría toda la deuda soberana de España. ¿Parece increíble verdad?

La deuda de Grecia al final del año será de unos 480.000 dólares, pues tienen un ciudadano en el puesto 219º Spiro Latsis & family con 4.8 billones de dólares., pues con solo el 10% de su fortuna Grecia pagaría toda su deuda.

Pero el cachondeo de la deuda soberana viene de E.E.U.U. , se le calcula que podría superar los 15 TRILLONES de dólares, pero lo verdaderamente gracioso es que la FED, tiene el 40% de la deuda, es decir los mismos que “hacen” los billetes son los propietarios de la deuda.

Y claro con esa deuda ningún ciudadano de E.E.U.U. podría comprar ni un trocito con todo su capital, y nos están dando a Europa lecciones de economía, veremos que pasa cuando estalle su burbuja, porque hay previsiones que tendría que hacer ajustes aun más duros que los de Grecia, así que ojo.

Pero bueno volviendo al tema principal, ¿donde esta el dinero…? pues eso en el fondo del mar, yo me pregunto y es de las pocas veces que no puedo lograr responder a una de mis preguntas, ¿Como es posible que un solo hombre o mujer pueda tener tal cantidad de dinero?

Con el 10% se imaginan lo que se podría hacer en áfrica, asía, o cualquier lugar con hambre.

Y llegando aquí, también me pregunto, ¿para que quieren mas dinero?, si no tienen nada que comprar.

Y como ya no hay nada que comprar pues pagan por una obra de arte para guardar en una caja de caudales cantidades sonrojantes.

En fin que vale mas una obra de arte que salvar a millones de niños.

Pues las cosas están así, entre los 10 primeros ricos del mundo acumulan una fortuna de 396,1 BILLONES de dólares.

Tags: 
Publicado en utopia 

http://www.paisdelautopia.com/pais_utopia/338/

PARAISOS FISCALES – Corrupcion total y pobreza artificial – VIDEO

 
Alí Babá

SI ….ESOS DE LOS QUE HOY NADIE HABLA….

El ranking de los paraísos fiscales. 60 veces el PIB de España en fraudes.

Hoy me voy a limitar a dar un ranking de los paraísos fiscales para que conozcáis un poco su volumen, porque es algo estremecedor, y eso sin pensar en las consecuencias. Sólo haciendo cuentas.

A menudo hablamos de esos lugares que se utilizan para lavar dinero o para evitar pagar impuestos y en algún artículo hemos comentado incluso los métodos de que se valen las grandes multinacionales para no pagar lo que les corresponde, pero casi nunca se mencionan cifras del dinero que esa gente escaquea en realidad ni del verdadero volumen de las operaciones que se implican en este fraude fiscal. Sin ánimo de ser exhaustivo, ni de tener perfectos los datos (proceden del Banco Mundial), os paso una lista de los principales paraísos fiscales, los bancos que hay domiciliados en ellos y las empresas que se han dado de alta en su territorio:

1. Las Islas Caimán: Tiene 350.000 habitantes y un territorio de unos 700 Km cuadrados, del que buena parte son islotes deshabitados. En las islas Caimán están instalados 584 bancos y opera un total de 2200 fondos especulativos y fondos de pensiones. En total, manejan entre 500.000 millones y 2 Billones de dólares, que es tanto como el doble del PIB de España. En las Islas Caimán hay domiciliadas y en activo unas 44.000 empresas. ¿Cómo se os queda el cuerpo?

2. Islas Bahamas: No voy a ser tan detallado. Podéis buscar población y tamaño en la Wikipedia. Hay dados de alta 350 bancos y operan 58.000 empresas.

3. Islas Bermudas: Operan en las Bermudas 37 bancos y 11.000 empresas.

4. Islas Barbados:  En las islas Barbados están domiciliados 41 bancos, 362 compañías de seguros (para seguros de vida y otros métodos de los que ya hablaremos) y 3920 empresas.

5. Aruba: esta es realmente curiosa, pues tiene 70 kilómetros cuadrados de superficie y en ella operan 17 bancos y 3000 empresas.

6. Islas Vírgenes: Me pasa como en la anterior. No tengo la cifra de los bancos y es posible que no los haya, por estar sujeto a la legislación de EEUU, pero la cifra de empresas dadas de alta allí es impresionante: 30.000 nada menos.

7. Belize: De Belize no tengo la cifra de bancos domiciliados, pero sabemos que hay dados de alta en este país caribeño 11600 empresas.

Luego, volviendo los ojos hacia casa, tenemos más. No os penséis que esto de los paraísos fiscales es cosa exótica.

8. Chipre: En Chipre hay dados de alta 34 bancos y 41.000 empresas de operativa internacional. Por eso hay tanto barco por ahí con bandera chipriota (que nos pide ayuda a los demás cuando los atacan los piratas, por cierto…) , pero ya hablaremos de eso otro día.

9. Liechtenstein: Para el que haya estado, poco que añadir respecto a este país formado pro cuatro montañas en medio de los Alpes. No obstante, hay dadas de alta allí, y operando, casi 80.000 empresas de ámbito internacional.

10.  Luxemburgo: El más elegante, selecto y rancio de los paraísos fiscales: cuenta con 320 establecimientos financieros, opera 1200 fondos entre fondos de pensiones, fondos soberanos, etc, cuenta con más de 10000 holdings y grupos de empresas y con 55 bancos propios. ¡Y dentro del Euro!, ¡con un par!

De Gibraltar hablo aparte otro día, pero son casi 12.000 las empresas dadas de alta en el peñón. Y como veis, Suiza, la famosa Suiza, ni siquiera aparece…

¿Qué os ha parecido?

¿Os dais cuenta de las cantidades de dinero que quedan fuera del sistema, del poder que generan y de las ventajas competitivas que obtienen, para hacer presión y más dinero?, ¿Os dais cuenta ahora de la verdadera magnitud del problema?

Pues sólo es una parte de lo que hay.

Vis

 

Como empezaron ?:

La empresas petroleras durante los años 60 diseñaron un esquema operativo para evadir impuestos que además servía para pagar lo mínimo a los países de donde extraían el crudo.

Para evitar las consecuencias de accidentes en el transporte marítimo habían ideado el truco del país con bandera de conveniencia (Liberia, Panamá, …). Una empresa pantalla con sede en estos países fletaba el petrolero y la empresa petrolera (Standard Oil, o cualquier otra) vendía el crudo a la empresa de transportes.

Si ocurría un desastre como el del Exxon Valdez, los responsables eran compañías fantasmas sin patrimonio y por tanto inembargables. Con ello las petroleras evitaban gastos de seguro que hubieran sido enormes. El sistema era permitido por las agencias internacionales y los estados pues de esta forma el petróleo resultaba más barato.

Pero las petroleras le sacaron otra ventaja al sistema.

Vendían el crudo a estas empresas radicadas en Liberia o Panamá a un precio muy bajo con lo que Arabia o Kuwait no podrían exigir demasiado dado el corto margen de beneficio que registraban las empresas extractoras. Ahora bien, la empresa naviera de conveniencia vendía muy caro el crudo a las refinerías situadas en los países industriales, con el resultado de que Standard Oil y las demás petroleras no obtenían beneficio alguno en su país de origen y por tanto no pagaban impuestos.

Este sistema evidentemente requería que las autoridades gubernativas hicieran la vista gorda, lo cual se conseguía a base de fuertes dosis de lobbying y también por la nula presión de una sociedad cada vez más petróleo-dependiente.

Pronto surgieron imitadores entre las multinacionales mineras que establecieron esquemas parecidos. Finalmente, tras la proliferación de los paraísos offshore, el sistema de precios de transferencia se generaría a todos los sectores operados por las multinacionales con lo que los ingresos de los estados dependen única y exclusivamente de los impuestos al consumo y de la renta de los asalariados sin asesores fiscales.ParaisosFiscales from AttacTV on Vimeo.

El 77% de las multinacionales sigue estrategias de precio de transferencia para evadir impuestos. El 68% de ellas declaraba integrar esta estrategia desde la fase de concepción de sus productos.

b) El mercado de eurodólares

Para que los modernos centros financieros offshore entraran en escena hacía falta la aparición previa de un andamiaje institucional que permitiera mantener cuentas “privadas” en dólares fuera de EEUU y fuera de las regulaciones financieras de EEUU.

A esto se le llama: cuentas numeradas bajo secreto bancario.

El mercado de eurodólares apareció durante la guerra fría. A finales de los 50 la URSS necesitaba mantener cuentas en dólares para sus operaciones comerciales con el resto del mundo pero temía tenerlas en cuentas de bancos situados dentro de EEUU sometidas a posibles represalias (como las que sufrieron las cuentas iranianas tras la caída del Sha) .

Los bancos ingleses, ávidos de las suculentas comisiones a deducir, se prestaron al negocio abriendo cuentas denominadas en dólares fuera del alcance de las regulaciones norteamericanas, en sucursales creadas especialmente para ello. Había nacido el mercado de eurodólares.

Los mismos bancos norteamericanos establecieron sucursales con cuentas secretas numeradas en Londres y en otros centros financieros para no dejar escapar el negocio.

El caso del Citibank evadiendo beneficios a Nassau ha sido estudiado por Lucy Komisar. En 1961 el Citibank se convirtió en el primer negociador de “certificados de depósitos en euro-dólares negociables”, el uso de los cuales servía para evadir impuestos norteamericanos, regulaciones sobre reservas mínimas, etc. y en 1969 abrió una sucursal en las Islas del Canal que se convertiría en una meca para los fondos de las grandes fortunas europeas.

La ventaja de estas sucursales offshore era que los depósitos en dólares acumulados quedaban al margen de las regulaciones monetarias. No requerían crear reservas legales adicionales en su casa matriz y podían prestarse a tipos de interés al margen del sistema de la RF.

Cuando las autoridades monetarias norteamericanas establecieron medidas restrictivas para corregir el déficit de su Balanza de Pagos a causa de la guerra del Vietnam, los grandes bancos norteamericanos disponían de dólares no sometidos a estas regulaciones que pudieron prestar a las muntinacionales norteamericanas que querían evitar aquellas restricciones.

c) Hacia la proliferación. EEUU hace la competencia a Suiza.Las sucursales offshore de la banca norteamericana.

El gobierno británico, necesitado de entradas de capital para mantener la paridad de la Libra no dudó en apoyar el mercado de eurodólares (en este caso euro-libras) , y animó a la creación de paraísos fiscales en algunas de las islas del Canal de la Mancha y del Mar del Norte para atraer hacia su moneda los flujos crecientes de capitales de las mafias, narcos, dictadores cleptócratas y demás culos de mal asiento.

Pero fueron finalmente las mismas autoridades norteamericanas las que promocionaron el andamiaje institucional que llevaría a la proliferación de paraísos offshore. Los déficits de la Balanza de Pagos ponían en manos extranjeras dólares que podían ser utilizados para comprar activos estratégicos norteamericanos.

Para contrarrestar estos déficits había que atraer capitales a las sucursales de los bancos americanos en el exterior sustituyendo el incentivo de subir los tipos de interés norteamericanos a cambio de otro tipo de incentivos: la privacidad, el secreto y la ocultación fiscal.

De la misma manera que el franco suizo se revalorizaba por momentos, el $ americano se reforzaría a base de inyecciones de oscuros capitales foráneos en busca de “privacidad“. Fueron el mismo departamento de Estado y el Tesoro norteamericanos los que incitaron a los bancos de EEUU a establecer sucursales con cuentas numeradas y secreto bancario en el exterior para atraer los dólares de origen inconfesable.
¡ Cóbranos impuestos si puedes ! from AttacTV on Vimeo.

Entre otras cosas conseguían que parte de los impuestos evadidos permanecieran en casa. Se trataba de poner los servicios bancarios USA a la disposición de dictadores, traficantes, criminales e incluso adversarios de la guerra fría. Chase Manhatan y demás respondieron levantando una red de centros offshore con el propósito de convertir América en otra Suiza a todos los efectos.

Dado este apoyo institucional, las grandes firmas auditoras y los bufetes financieros se lanzaron a asesorar a las corporaciones y ricos clientes sobre como crear cuentas bancarias en bancos offshore en nombre de sociedades de papel. La sociedad papel sería la propietaria de los inmuebles, terrenos o acciones que los ricos tiene en EEUU.

Las plusvalías de capital obtenidas de su venta sólo pagarían los impuestos vigentes en el paraíso fiscal, es decir, nada.

En pocos años el planeta se fue poblando de diminutos “anti-estados” donde la riqueza de de las naciones es succionada con cada vez más potentes y sofisticadas formas de bombeo.

Durante décadas ha sido su existencia la que ha generado un competición suicida entre jurisdicciones reguladoras e impositivas que ha llevado a la mayoría de gobiernos a recortar impuestos al capital y ofrecerle apetitosos recortes regulatorios.

La laxa regulación “offshore” ha creado un contagio sistémico, envenenando las regulaciones “onshore”.

La podredumbre se ha ido extendiendo desde lugares como las islas Caimán hacia lugares como Luxemburgo o Irlanda. En EEUU, un estado de la unión, Delaware, ofrece las mismas “ventajas” fiscales y regulatorias que cualquier isla tropical.

Este debería ser el último paraíso fiscal del planeta

Según un informe de Justice Network (para 2005), las fortunas privadas en paraísos fiscales sumaban la cifra de 11.5 billones de $ que generarían una renta anual de 0.86 billones de $ libre de impuestos. Si estos impuestos se contabilizaran sumarían una enorme cantidad que seguramente mejoraria la calidad de vida de los habitantes del planeta de forma sustancial.

Esto se ha traducido en una regresión fiscal creciente a medida que los gobiernos se ven constreñidos por un lado a recaudar impuestos indirectos, recayendo la carga fiscal casi exclusivamente sobre los no ricos, y por otro a postergar la inversión en infraestructuras y el gasto social redistributivo.

La evasión fiscal corrompe el buen funcionamiento de un sistema impositivo y distorsiona el funcionamiento de la economía puesto que castiga el comportamiento ético y premia la corrupción y la trampa, socabando el principio de solidaridad y la integridad del sistema democrático.

d) La proliferación. Los fondos de inversión soberanos y la crisis Argentina

A principios de los 90 de la mano de la gran banca norteamericana se crearon fondos de inversión especializados en deuda pública a corto plazo de “países emergentes” denominada en dólares (Estos “Fondos Soberanos” eran distintos de lo que actualmente se conoce como tal).

Estos fondos podían generar altísimos rendimientos si tenemos en cuenta que los bonos argentinos o brasileños, con ratings por los suelos, rendían un 45% de interés anual. Después de la insolvencia de México en 1982 pocos se arriesgaban a adquirirlos.

Los clepto-gobiernos argentino, brasileño o mexicano, promotores de reformas y normativas que facilitaban y promovían las fugas de capitales, fuga que dejaba exhausta la hacienda de dichos estados, se endeudaban alegremente a corto plazo a niveles inverosímiles.

Pues bien, fueron esos capitales fugados los que asesorados por Merrill Lynch desde sus oficinas en Buenos Aires, entraron en estos fondos de inversión soberanos (los demagogos argentinos les llamaban Yankee Funds) para lucrarse con los altos rendimientos mientras operaban con la seguridad de que sus compinches y parentela operaban desde el interior para que sus gobiernos arremetieran con todo para pagar la deuda externa.

Es decir, la oligarquía argentina estaba reciclando su propio capital dolarizado evadido de vuelta a Argentina vía los enclaves offshore. Los “Yankee Funds” era en ralidad “argentino Funds”.

El esquema se repitió con la Rusia de Yeltsin en la que los “inversores extranjeros” suelen ser rusos con una cuenta offshore operando desde Chipre, Suiza o Liechtenstein, asociado a una firma americana para camuflar la jugada.

A partir de mediados de los 90, con la dolarización de la economía argentina (imitando a Panamá y Liberia) parecía que se había descubierto el mecanismo para impedir las bancarrotas estatales y ello animó a los inversores.

El gobierno argentino emitió enormes cantidades de bonos en dólares para financiar sus déficits fiscales que se colocaron a tipos del 10% dada la disminución del riesgo país.

Los oligarcas y demás evasores de capitales argentinos, que habían adquirido sus bonos a precios de saldo hacía pocos años pudieron venderlos a 4 o 5 veces su antiguo valor, ahora que eran considerados seguros.

Era el boom de los 90, el de la euforia financiera que no veía riesgo en ninguna operación. Los Fondos de inversión proliferaron como setas y con ellos los paraísos fiscales ligados a sus operaciones. Los paraísos fiscales reciclaban los dólares de la mafia, el narcotráfico, la cleptocracia rusa, de Pinochet y congéneres, de los impuestos evadidos, … para prestarlos a los países emergentes.

Se trataba de una pirámide de deuda que al final colapsó en el 2001 dejando entre otros cadáveres el de Argentina.

…Y con el vino el “corralito”…

El Citibank colaboró eficientemente en la evasión.

Rusia que había sufrido una evasión de capitales cercana a los 25.000 millones de $ por año desde 1990 recibió un préstamo del FMI en agosto de 1997 para evitar la bancarrota.

El préstamo en cuestión desapareció en un entramado offshore a partir de un desconocido banco ubicado en las islas británicas del Canal, de donde pasó a Chipre, luego a Suiza y finalmente a EEUU. De oca a oca y tiro por que me toca.

En el 2000, la GAO (U.S. General Accounting Office) informó que el Citigroup desde 1991 a 2000 había permitido que más de 800 millones de $ de fondos rusos sospechosos circularan por 136 cuentas abiertas a compañías creadas por rusos en Delaware.

La mayoría de los depósitos fueron inmediatamente transferidos a paraísos fiscales.

Muchos de los préstamos del FMI a países africanos o latinoamericanos han sido completamente absorbidos por la evasión de capitales hacia los centros offshore.

¿Como funciona un paraíso fiscal?

Los paraísos fiscales constituyen un entorno especialmente diseñado para depositar, guardar, invertir o recuperar el botín mal ganado o evadido por los CEOs, dictadores, narcos, traficantes de órganos, … Gozan de un servicio sofisticado de asesorías, bufetes fiscales, empresas auditoras, y por supuesto de sucursales de la banca “legal” especializadas en este tipo de operaciones.


Pagar impuestos es una cuestión voluntaria para las empresas y los ricos

La capacidad de evasión es total. Las ganancias obtenidas de ventas inmobiliarias o en operaciones con acciones, de herencias y legados… cualquier tipo de ganancia se pude atribuir a las filiales trusts o fundaciones ubicadas en los centros ofshore de forma que hoy día pagar impuestos es una cuestión voluntaria para las empresas y los ricos y todo el peso de la recaudación de los estados se hace vía el IVA o el IRPF de los que no saben evadir.

Para la vuelta a circulación legal gozan de la inestimable colaboración de las cámaras bancarias de compensación (Clearstream, Euroclear) que filtran la suciedad de las operaciones, y permiten depositar en cuentas listas para gastar, el dinero libre de impurezas.

Las grandes corporaciones por su lado buscan toda una serie de ventajas: evitar el control de cambios del propio país o eludir la convertibilidad de la moneda. Otras veces, lo que se pretende es centralizar la gestión financiera de las sociedades (Enron).

La libertad absoluta para los movimientos de capitales a nivel mundial, y la comunicación electrónica, permiten que las operaciones se realicen desde cualquier oficina de un banco o de una corporación. El aislamiento de Liechtenstein en los Alpes, sin aeropuerto ni estación de ferrocarril, no es obstáculo a su operativa.

Las transacciones son simples apuntes electrónicos entre las diferentes entidades. El “papel”, los títulos de valores o los documentos quedan depositados en origen y el registro “notarial” en las cámaras de compensación y liquidación como Clearstream.


¿Se podrían controlar los manejos de los paraísos fiscales?

En realidad, si existiera la voluntad política para ello, el control de los movimientos de capital es técnicamente es muy sencillo.

Actualmente el 99% de las transacciones monetarias y de valores (acciones, títulos …) son registros electrónicos que finalizada la jornada implican saldos a favor o en contra del propietario. Estos ajustes de moneda y de títulos se realizan dentro de dos o tres empresas de clearing internacional(cámaras de compensación) CLEARSTREAM en Luxemburgo y EUROCLEAR en Bélgica.

Estas empresas guardan un registro de todas y cada una de las operaciones que se efectúan y, en contra de lo que suele creerse, la gran mayoría de las transacciones en fondos criminales también pasan por estos registros, es decir, por el sistema financiero oficial.

Así pues el sistema financiero ha simplificado sus procesos de tal forma que funciona con unos mecanismos simples y poco numerosos.

Pero por otro lado, y al amparo de la desregulación iniciada por R.Reagan y M.Thatcher en los 80, una compleja maraña de estructuras jurídicas relacionada con los nuevos “productos” financieros, las sociedades fiduciarias y los paraísos offshore, han convertido el mercado financiero en un panorama opaco en el que navegar sin preocuparse por las obligaciones legales vigentes en los países de origen.

El paraíso fiscal de Londres

Si además tenemos en cuenta que el principal valedor del sistema de paraísos fiscales es la plaza financiera de Londres con imposición débil o nula para los no residentes (200.000 no residentes están exentos de impuestos: financieros de la City, futbolistas, cantantes, … ), secreto bancario, secreto profesional, procedimiento de registro simplificado, libertad total de movimiento de capitales, apoyo de una sólida estructura financiera, buena imagen de marca y una densa red de acuerdos bilaterales con otros paraísos fiscales, no cave duda de que los paraísos fiscales son consustanciales al sistema en su actual andadura.

Por lo visto hace falta que un alto cargo de Clearstream sea despedido para que nos enteremos de las operaciones del Banco Ambrosiano, del Banco Menatep y las mafias rusas, de las comisiones para ventas de fragatas o de las operaciones ilícitas de la CIA en Irán; o que alguien saque un DVD de Liechtenstein con datos sobre miles de millones de euros evadidos de Alemania, Italia, EEUU o España.
Denis Robert desenmascaró el tinglado:

Todas las transacciones financieras están registradas y esta información es centralizada y almacenada en grandes estaciones de clasificación de las finanzas. Clearstream, Euroclear y Swift con sucursales y clientes en todo el mundo, se han convertido, gracias al microchip y el progreso de la tecnología de la información, en las herramientas esenciales de la mundialización.
Son los administradores del tráfico en la aldea global, las empresas de transporte de capitalismo financiero, son sus cajas registradoras sus torres de control. Todos los bancos del planeta y las empresas multinacionales están permanentemente conectados a sus redes y las usan para moverse, comprar, vender, engañar, robar, ocultar y desaparecer. Swift graba y transmite las órdenes de transferencia de banco a banco. Estás en Italia de turista y alquilas un automóvil. Al utilizar tu tarjeta de crédito, la transacción se transmite por la red SWIFT que carga tu cuenta y abona en la cuenta de la compañía de alquiler.

Clearstream y Euroclear, por su parte, organizan el comercio transfronterizo de acciones y bonos, garantizan la solvencia de los clientes, compensan los intercambios, efectúan transferencias en efectivo para saldar operaciones y actúan como depositarios de buena parte de los títulos.”

Las responsabilidades la la Comisión Europea

La Comisión Europea mira hacia otro lado. La constitución que nos colaron con referéndum y que están colando ahora sin, abunda en más y más desregulación para los capitales mientras Luxemburgo (Clearstream) y Bélgica (Euroclear) se han convertido en las centrifugadoras del lavado del dinero sucio del mundo.

Alemania, tras el escándalo de evasión fiscal masiva, puede exigir medidas, pero que se lleguen a aprobar es imposible, porque en cuestiones fiscales, según el Tratado de Lisboa, se necesita el consentimiento de todos los 27 Estados miembros de la UE y La directiva fiscal de la UE de 2005 en vigor sobre la protección del secreto bancario es de una laxitud conmovedora. (La directiva es como “un queso suizo, lleno de agujeros”, dicen expertos fiscales.)

El 28 de febrero, según la Vanguardia, tras el estallido del caso Liechtenstein, la Comisión criticaba las medidas de España contra la evasión de capitales – libre circulación de capitales dixit- a Liechtenstein y recomendaba “evitar medidas desproporcionadas” en la investigación de la evasión fiscal.

Las reglas de la directiva fiscal del 2005 rigen por ejemplo para intereses, pero no para dividendos. Además se aplican a personas físicas, pero no a fundaciones, a una de las cuales recurrió por ejemplo Klaus Zumwinkel, presidente del directorio del grupo Deutsche Post en su recientemente descubierto fraude fiscal a gran escala. Los paraísos fiscales se adaptaron rápidamente a la suave directiva. Las fundaciones (stieftung) en Liechtenstein pasan ya de 50.000 en un país de 33.000 habitantes.

Lo poco dispuesta que está la Comisión para la tarea lo demuestra que acaba de aprobar una reforma del plan general de contabilidad de la UE para uniformizar – globalización impone – el sistema de valoración contable de los activos según el opaco modelo ultraliberal norteamericano.

El principado de Liechtenstein tiene más del doble de empresas que de ciudadanos. 35.000 personas y 80.000 firmas, muchas de las cuales reportan como domicilio un apartado postal. El derecho local permite la constitución de fundaciones con fines privados. Es decir tu vas con tu maletín lleno a un bufete y te montan tu fundación. El impuesto sobre estos capitales es irrisorio: 0,1 por ciento a capitales menores a dos millones de francos; si tal cantidad es aumentada, la tasa se rebaja a 0,075 por ciento y si el monto rebasa los 10 millones de francos, la carga fiscal casi desaparece: queda en 0,005 por ciento.

Un español encarga a LGT Group la creación de una fundación. Un despacho español hará de agente mediador. LGT de Liechtenstein colocará a sus empleados en los patronatos de las fundaciones y para que las transferencias no dejen rastro, LGT Group facilita sociedades interpuestas, Special Purpose Vehicles.

¿Cómo se lava el dinero?:

Se realizan una serie de operaciones sucesivas: colocación, apilado, integración y un centrifugado entre cada una de ellas.

1. La colocación, o prelavado, consiste en trasladar dinero líquido y divisas del lugar de adquisición hacia los establecimientos financieros de diferentes plazas, repartidos sobre una multiplicidad de cuentas.

Esta operación no requiere maletas llenas de billetes, los banco ayudan a sacar los fondos hacia los paraísos fiscales. La evasión a Liechtenstein se hace, según Eduard Güroff, fiscal antifraude aleman, mediante simples transferencias. “Un banco, por ejemplo, junta en una cuenta 10 millones de euros de varios clientes en Alemania y los manda a Liechtenstein como si fueran propios, sin nombres. Meses después, envía una nota aclarando de quién es cada parte. El banco de Liechtenstein crea entonces una fundación numerada para cada cliente. Como sólo el banco y el cliente saben de quién es la fundación, el sistema es fácil, limpio y opaco al fisco“.

2. El apilado, o mezcla, que hace imposible rebobinar el hilo hasta la fuente de los provechos ilícitos: multiplicación de transferencias de una cuenta a otra, en diversas entidades bancarias situadas en paraísos fiscales, …. y reconversión de los fondos en títulos e inversiones canalizadas hacia varios mercados financieros, utilizando las cámaras de compensación como Clearstream en Luxemburgo o EUROCLEAR en Bruselas.

3. Integración: Por fin, última etapa, y utilizando de nuevo a Clearstream o Euroclear, la integración y reaparición legal de los capitales blanqueados, reagrupados en cuentas bancarias visibles, y preparados para ser usados de forma totalmente legal.

Es decir, las empresas de compensación actúan de centrifugadora durante todo el proceso de lavado para ir eliminando en distintas fases la “suciedad” del dinero mal ganado.

Las mismas técnicas y los mismos circuitos sirven también para la gestión secreta de las fortunas de los gobernantes corruptos, el dinero de la droga, el dinero negro del deporte o del mundo del espectáculo; el fraude fiscal; la evasión (fiscal) de los beneficios de las multinacionales hacia sus filiales offshore; la financiación ilegal de los partidos políticos; el pago de comisiones ilegales sobre contratos gubernamentales; el dinero de la mafia, del negocio de trata de blancas, el del comercio de órganos, ….

Los servicios financieros de los paraísos fiscales

El paraíso fiscal que quiera atraer a este submundo ofrece una gama de turbios servicios “financieros” apropiados:

Parcelas en “parques” tecnológicos con equipo y logística perfectos, en particular en medios electrónico-informáticos de comunicación que permiten el acceso libre, en tiempo real, a todos los mercados mundiales, y correspondencia asegurada con las grandes redes bancarias, generalmente representadas en el mismo lugar. Así, el Gobierno español hubo de conceder unas 100,000 líneas de teléfono fijo a Gibraltar en 2002 para que pudiera reconvertirse en un paraíso fiscal competitivo al servicio de las inmobiliarias y mafias de la Costa del Sol.

Facilidades para atraer a una masa de abogados, economistas, financieros, brokers, contables, auditores, asesores fiscales, … sin escrúpulos para ofrecer asistencia, peritaje, arbitraje, gestión local jurídica y contable a los clientes.

Seguridad y estabilidad política; débil (o nula) represión de la criminalidad financiera, y débil (o nula) la cooperación internacional.

Secreto bancario contra toda investigación criminal, ausencia de control de cambio, derecho a constituir cualquier forma de sociedad, real o ficticia, con anonimato garantizado para los partícipes; exoneración fiscal o imposición simbólica.
Paraísos fiscales virtuales

El boom que han registrado países-paraíso como Luxemburgo, Liechtenstein, Andorra, Panamá, etc. ha llevado a una verdadera proliferación de este tipo de tinglados. Lo más avanzado en este campo son los paraísos fiscales ubicados en países virtuales como The Dominion de Melchizedek o el Reino de Enenkio, que alegan estar situados en atolones de la Micronesia, pero que gracias a sus operaciones online “trabajan” con la misma eficacia o más que la de sus congéneres materiales, en un mundo donde la virtualidad es un valor en alza.

El partenariado mafia – gobiernos – multinacionales

Todo esto no es un secreto. No se trata de algo marginal. Lo que para el capitalismo liberal de los 80 era un “desliz necesario” que lubrificaba el funcionamiento del sistema capitalista, se ha convertido en una degeneración monstruosa que determina el funcionamiento actual del sistema.

Las mafias participan plenamente en el sistema bajo la connivencia de las multinacionales en busca de contratos suculentos y el lesser faire de los gobiernos en deuda con los que financiaron su elección. Las mafias contribuyen rompiendo huelgas, encuadrando obreros e infiltrando los sindicatos, doblegando gobiernos, eliminando jueces, contables, insiders o periodistas con excesivo olfato. El dinero de la mafia es un activo muy rentable en manos de los bancos “legales” con el cual financiar a gobiernos y operaciones de las multinacionales.

Las multinacionales eludiendo impuestos, evadiendo beneficios, deshaciéndose de residuos tóxicos, robando a los accionistas de a pie con información privilegiada, obteniendo contratos a base de comisiones, …

Los gobiernos y los organismos supranacionales (Comisión Europea) en contrapartida, reducen las reglamentaciones, retardan indefinidamente las pesquisas, relajan o suprimen los controles sobre los movimientos de esos capitales, emiten normas cada vez más “flexibles” de contabilidad, hacen la vista gorda frente a paraísos fiscales instalados en sus mismas narices.

(no hace falta ir a las islas Caimán. Las islas del Canal, Luxemburgo, Gibraltar, Andorra, Lichtenstein, … constituyen “departamentos” consustanciales al funcionamiento de la actual Unión Europea.)

Ante las críticas por doquier el G7 creó en el 2000 el Grupo de Acción Financiera contra el blanqueo (GAFI) que en la práctica resultó un verdadero gafe, otorgando, tras estudios y evaluaciones diversas, la homologación de “centros financieros respetables” a verdaderas islas de la Tortuga como Islas Caimán, Jersey, … Posteriormente la OCDE se sumó al proceso de blanqueamiento de centros offshore de forma que en 2004 sólo Andorra, Liberia, Liechtenstein y las Islas Marshall eran “paraísos fiscales”. El resto al parecer eran verdaderos hijos pródigos que volvían al redil de la legalidad.

La banca española y los paraísos fiscales

El Grupo de Acción Financiera Internacional denunció en 2006 que la legislación española no establece prohibición alguna para mantener relaciones comerciales con las sociedades- pantalla. Tampoco el Gobierno español cuenta con una estimación sobre las sociedades que sirven de pantalla a las empresas españolas en paraísos fiscales. ¿Para qué?

Si el dinero (a quien importa como fue ganado) está en Barbudas, Bahamas o Caimán, los bancos van detrás. El Santander (SCH) tiene más de un centenar de sociedades “consolidadas” (sus contabilidades se agregan a la contabilidad de la matriz) radicadas en paraísos fiscales y puede vanagloriarse de haber gestionado los fondos de la familia Pinochet durante sus días más amargos a través del Coutts USA Internacional, propiedad de SCH.

Grandes empresas como Telefónica han instalado sociedades holding en las Islas Vírgenes Británicas. Santander y BBVA, cuentan con firmas de gestión de fondos de inversión en Bahamas, Jersey, Isla de Man, Islas Caimán, Islas Vírgenes o Antillas Holandesas.

La Caixa, el Banco Popular, el Sabadell-Atlántico, … todos tienen su sección de sociedades offshore, la competencia impone.

En la actualidad el BBVA controla el segundo banco de Colombia y el primero de México y ocupa los primeros puestos en otros 14 países de la región, donde es el primer grupo en seguros y planes de pensiones. Es, a decir de muchos, una de las labadoras más eficientes del narcotráfico americano.

En 2002 la Audiencia Nacional y la Fiscalía Anticorrupción españolas investigó oscuras transacciones ligadas a la Expo 92 de Sevilla que les conducirían al BBV Privanza y a una basta trama internacional: Colombia, Puerto Rico, Panamá, islas de Jersey , Gran Caimán, Suiza, México (Probursa), Perú (Continental), Venezuela (Provincial), los Estados Unidos (Bank of New York), e incluso derivaciones menos documentadas hacia Chile y Cuba. En total una red en 13 países. En 2007 el fallo del tribunal declaró la nulidad de las actuaciones y archivó caso dada la “inexistencia de perjudicados”.

El BBV operaba una “caja B”, abierta en 1987 en Jersey y ampliada en 1991 en Liechtenstein, con 224 millones de euros buena parte de ellos invertidos en 22 fondos de pensiones a nombre de ex consejeros del BBV, pertenecientes a la élite económica del país, entre quienes se incluía al entonces presidente, Emilio Ybarra. Los CEOs del banco buscaban libertad de acción al margen de los accionistas para concederse pensiones exorbitantes. Al final también se archivó el caso.

En mayo 2007 la revista Capital señalaba una lista de 27 sociedades del BBVA con sede en conocidos paraísos fiscales como Jersey o las Islas Caimán, o países como Luxemburgo o Suiza.

Caja España, como el resto de entidades financieras exhibe su propia empresa ‘Caja España de Inversiones Finance Limited”, con domicilio social en las oficinas de Maples And Calder, Abogados, en la Islas Caiman (Ugland House, South Church Street, P.O. Box 309).

Muchas SICAVs (Sociedades de Inversión Mobiliaria de Capital Variable) españolas, se encuentran domiciliadas en Luxemburgo.

Se trata de fondos de inversión para que los ricos que no quieren pagar impuestos, no tengan que “expatriar” sus capitales. Aquí, en España (en un banco español) , en una SICAV a medida, se pueden evadir legalmente todos los impuestos.

Las Sicav son sociedades por acciones y actúan como cualquier sociedad anónima, siendo su teórico campo de actividad la inversión colectiva.

Se trata de esquemas ofrecidos por los bancos y cajas a los ricos para colocar sus capitales y evadir impuestos.

Para mantener la falacia de que se trata de una sociedad de inversión “colectiva” la creación de una Sicav requiere legalmente un mínimo de 100 partícipes y un capital mínimo de 2.400.000 €. Son los mismos bancos los que organizan el fraude proporcionando los 99 accionistas que faltan, El truco se basa en poner en contacto a diferentes clientes con los mismos intereses según el esquema: “yo te ayudo a ti a montar tu sociedad, y tú me ayudas a mí a montar la mía”. De los 2,4 millones basta con dedicar unos miles para participar como accionista de las Sicav “amigas”.

La autorización de una Sicav corresponde a la CNMV que suele hacer la vista gorda ante tales manejos. Los beneficios obtenidos por estas sociedades tributan al 1% en el impuesto de sociedades frente al 35% al que deberían hacerlo en caso de constituir, por ejemplo, otro tipo de sociedad, como un holding.


con ideas de : http://crisiscapitalista.blogspot.com/

Celestino Olalla: Paraísos fiscales, los agujeros negros de la economía

Javier González: Paraísos fiscales, escondrijos de una cuarta parte de la riqueza mundial

Los países más corruptos del mundo: EU, Gran Bretaña y SuizaTax Justice Network


Alfredo Jalife-RahmeLa opinión pública británica ha sido seriamente sacudida en sus fundamentos mentales. A la propaganda rocambolesca sobre el montaje hollywoodense de sospechosos atentados celestiales del “Jihad terrorista”, siguió el anuncio por una tv británica del lanzamiento de un documental sobre el asesinato (ficticio, desde luego) de Bush (The Washington Post, 2-09-06).

Pero nada se asemeja a la conmoción que han producido en la cúpula de la plutocracia global los hallazgos de la excelsa entidad europea Tax Justice Network (TJN), durante la conferencia anual de la venerable Royal Geographical Society (01-09-06), que ha puesto en la picota al íntimo mecanismo criminal de la globalización financiera, el cual exploramos con antelación en nuestro libro agotado El lado oscuro de la globalización (Ed. Cadmo & Europa, 2000).
EU, Gran Bretaña y Suiza encabezan la lista de los “países más corruptos del mundo” debido al “refugio que ofrecen al dinero sucio” en paraísos fiscales, como Channel Isles y Isle of Man, según las investigaciones de TJN, que dirige Joseph Christensen, quien fustigó la laxa clasificación que compila cada año “Transparencia (sic) Internacional”, donde siempre los países africanos vienen convenientemente en los primeros lugares.

Con justa razón Joseph Christensen indicó que el índice de corrupción de Transparencia (sic) Internacional “usa una definición demasiado estrecha” que se enfoca con exclusividad a los “sobornos” y omite lo esencial:
Si la “definición fuese ampliada e incluyera otras formas de transferencias criminales de dinero y transacciones ilícitas”, entonces “Estados Unidos (EU), Gran Bretaña y Suiza, así como los otros países con paraísos fiscales, encabezarían la lista”.

La “cantidad de corrupción en los países en vías de desarrollo es de 20 mil millones de dólares al año, mientras la inclusión de las corruptas transacciones transfronterizas elevan su monto a 539 mil millones” (¡27 veces más!).

No lo dice Christensen, pero se sabe que Transparencia (sic) Internacional, financiada por la gasera mafiosa texana Enron, fue diseñada para operar baños de sauna moral y opacar la corrupción global.

Luego de demostrar en forma persuasiva la malignidad de los paraísos fiscales, Christensen se centra en Gran Bretaña, que “merece estar incluida en los altos rangos de cualquier lista de países corruptos debido a la infraestructura corrupta de sus consejeros (sic) financieros (nota: sin duda, los óptimos del planeta), quienes desvian el dinero a los paraísos fiscales”.

Acusa a Gordon Brown, encargado de las finanzas británicas, de “no cumplir su promesa de perseguir a los evasores de impuestos de las grandes corporaciones que operan a gran escala, debido a su resistencia de alterar la percepción de Gran Bretaña como una nación de bajos impuestos” y quien “en lugar de perseguir a los corruptos superricos (sic), ha colocado el peso de los impuestos en los ingresos medianos y bajos“.

Según datos de Prem Sikka, profesor de Contabilidad de la Universidad de Essex, la evasión fiscal “organizada” de las trasnacionales británicas asciende a más de 250 mil millones de dólares por año.

Esta es la “economía parasitaria” que ha impuesto la desregulada globalización financiera operada por la cleptoplutocracia de la banca israelí-anglosajona.

Christensen se fue a la yugular de la mafia rusa, vinculada conspicuamente a sus similares de la banca israelí-anglosajona: “no se puede transferir la cantidad de dinero de Rusia sin usar las redes de la banca occidental (sic) que están implicadas profundamente en el proceso”.

Finalmente (re)clamó la abolición de los paraísos fiscales, una añeja demanda de Bajo la Lupa, en lugar de las “aspirinitas” del “impuesto Tobin” diseñado para mitigar la corrupción, pero no para erradicarla.

Lo vertido sobre “EU, Gran Bretaña y Suiza” se pudiera extrapolar por ejemplo a México y a todos los países donde impera el modelo consustancialmente mafioso del neoliberalismo, cuya alma mater la constituye la evasión sin la más mínima transparencia (sic) en los paraísos fiscales, donde se traslapa el dinero inmundo de la ominosa criminalidad de las trasnacionales globales, los sanguinarios cárteles del narcotrafico, la cleptocracia gubernamental, los traficantes de todo género (desde las armas hasta la narcopederastia tan de moda en el eje Puebla-Cancún) y, más que nada, el “terrorismo islámico” (v. gr. Al-Qaeda), cuyo hilo conjunto de Ariadna lleva a las entrañas del minotauro financiero anglosajón.

Los paraísos fiscales representan los posmodernos establos de Augias de las transacciones catabólicas y diabólicas de la desregulada globalización financiera dominada por el G-7 (extensivo al G-10).

La Jornada, 03/09/06

—–
Paraísos fiscales especializados

. Andorra y Mónaco están especializados en la gestión de patrimonios de personas acaudaladas. Cuentas numeradas y secreto total.

. Las Bermudas se especializan en las operaciones de las reaseguradoras, y sobre todo las de las aseguradoras llamadas cautivas, porque prestan servicio a un grupo de empresas como filiales de la casa matriz. La laxa legislación del paraíso requiere menos reservas y las primas de seguros no son objeto de imposición.

. Las Bahamas, Liberia, Malta y antiguamente Panamá, se especializan en las banderas de conveniencia para registrar los buques petroleros, de carga de residuos tóxicos, sin controles sobre la seguridad del buque y sin normas laborales para las tripulaciones.

. Islas Caimán: Especializadas en cuentas de CEOs y sociedades pantalla. Impuestos cero. Los consejeros de las compañías allí registradas no necesitan ser residentes y sus cuentas no pueden ser auditadas. Acojen a 544 bancos con unos 420.000 millones de dólares en depósitos, y tienen

registradas más de 30.000 empresas. El depósito bancario mínimo exigido ronda los 10.000 dólares americanos y, cinco veces más, si está denominado en otro tipo de divisa. Para constituir un fondo en fideicomiso que valga la pena se requieren 250.000 dólares americanos. Las Islas Caimán son la sede del 80% de los hedge funds.

Pero en general la tendencia es a fusionar o agrupar muchos de estes servicios en centros offshore multiservicio como es el caso de Singapur que se ha convertido en la Suiza asiática.
Se ha avanzado algo en los últimos años en la transparencia de las operaciones de los bancos suizos?

Jean Ziegler:

“No ha habido ningún avance en la legislación suiza al respecto de transparencia, en los ultimos años:

Suiza sigue siendo el principal lugar de refugio y de reciclaje de los capitales en fuga de países del Tercer Mundo, de los beneficios del crimen organizado internacional y de la evasión fiscal europea.

Cuando fui elegido parlamentario, fui testigo de cómo Mobutu mataba de hambre a su pueblo y saqueaba Zaire para enviar todo ese botín a mi país.

La oligarquía financiera suiza encubre con el secreto bancario todos los crímenes del capitalismo mundial.

Frente a esta situación, la Unión Europea muestra una timidez pasmosa: acepta el mantenimiento del secreto bancario suizo y que el país rechace todas las peticiones de cooperación en materia de evasión fiscal.

El estado español, por ejemplo, pierde decenas de millones de euros en impuestos no pagados por empresas e individuos españoles que practican la evasión fiscal con destino a Suiza, con la absoluta y evidente complicidad de los bancos suizos”.

España se ha quedado sin “sus” multinacionales – un ejemplo

El Banco americano de Santander (Botin no es el dueño sino J.P. Morgan y afines) 


Durante la última década la entrada de capital estadounidense en el Banco Santander ha sido constante y creciente. Actualmente, siete grupos financieros de origen norteamericano poseen cerca del 50% de las acciones. 
Emilio Botín continúa al frente del Consejo de Administración del banco, pero ahora es más bien un testaferro de los intereses de estas grandes corporaciones.
 
En el momento actual, siete grupos financieros de origen estadounidense controlan el 45,3% de los títulos del banco: Chase Nominees Ltd. (12,51%) [1], State Street Bank (9,60) [2], EC Nominees (6,91%) [3], The Bank of New York Mellon (5,57%) [4], Capital Research and Management Company (4,87%) [5], Blackrock Investment (4,78%) [6] y Fidelity Internacional (1,06%) [7]. También hay grupos europeos con participaciones significativas, como BNP Paribas (3,18%) y Credit Suisse (2,87). El resto de los accionistas está muy disperso para tomarlos en consideración y el sindicado de acciones de la familia Botín apenas llega a un exiguo 1,7% del total de los valores del banco.

                           Ya sabes ahora lo que es privatizar 

Por qué el problema de España no es de competitividad


ElConfidencial.com > Opinión > Gráfico de la semana

Por qué el problema de España no es de competitividad

Juan Carlos Barba.-  23/12/2011

Pese a que repetidamente se acusa a Alemania de haber hecho dumping salarial y provocado con ello los desequilibrios comerciales de la Eurozona, los datos no avalan esta opinión.

Como es bien sabido, desde la implantación del euro se han generado en la Eurozona unos enormes desequilibrios comerciales, que en última instancia son los que están causando las grandes tensiones que amenazan con acabar con el euro.

En el primer gráfico se presenta la evolución de la balanza de pagos de los cuatro mayores países.

El cambio de panorama desde que existen los tipos de cambio fijos ha sido espectacular, generándose en Alemania un gigantesco superávit y en Francia, Italia y España fuertes déficits.

Si se presentan juntas las gráficas de importaciones de España desde Alemania y exportaciones hacia Alemania se aprecia claramente la enorme divergencia producida entre 1999 y 2008 seguida de una nueva convergencia por el colapso de la demanda interna en España, que se notó muy levemente en Alemania.

Estas divergencias se han interpretado, de una forma errónea, como fruto de un “dumping” salarial por parte de Alemania.

Si bien es cierto que los salarios se han moderado más en Alemania que en otros países (por ejemplo la divergencia entre Alemania y Francia es del 9% en la industria desde la entrada en el euro), ello no ha sido suficiente, ni mucho menos, como para hacer divergir los costes de producción, como puede apreciarse en el siguiente gráfico.

Partiendo de un índice 100 en el año 2000, se ve que no hay pérdida de competitividad en absoluto entre España, Italia y Alemania. Sí que se observa una pérdida de competitividad de casi un 12% entre España y Francia, pero a favor de Francia (y por lo tanto  en contra también de Alemania).

¿Qué es lo que ha ocurrido entonces para que se produzcan esos enormes desequilibrios?
La respuesta hay que buscarla no en problemas salariales como se está diciendo, sino en que las empresas alemanas lo han hecho mucho mejor que las de los otros tres grandes países de la zona euro.

Han invertido enormes cantidades en I+D, han abierto nuevos mercados y con sus productos más novedosos y eficientes han desplazado a las empresas de otros países. Lo que quiere decir que las recetas de ajustes a la baja de los salarios en los países del Sur de Europa no conseguirán en absoluto corregir estos desequilibrios y que las recetas propuestas están, en un trágico error, destinadas al fracaso.

Paralelismo entre la situación de España y el corralito argentino


EL EXPERTO OPINA

Profundización: paralelismo entre la situación de España y el corralito argentino

22/12/2011 – 10:42

Tras el último informe remitido sobre los paralelismos entre Argentina y España cuando se instauró “el corralito”, a petición de clientes y distintos medios de comunicación tanto nacionales como internacionales, vamos a profundizar con resumen histórico de todo lo que ocurrió para que podamos aprender del pasado teniendo en cuenta distintas teorías económicas narrando todo lo que se produjo comparando con la actual situación de nuestro país.

Comenzaremos por hacer memoria histórica de todo lo que ocurrió para ir entrando en materia y poder aportar valor, sobre todo, por el interés despertado en medios de comunicación al otro lado del Atlántico.

Podemos afirmar, que los primeros síntomas del “corralito” los encontramos a principios de la década de 1990. En aquel momento, nos encontrábamos en Argentina con un incremento de la deuda pública, que ahogaba las arcas del Estado.

Si a esto sumamos el paro que empezaba a crecer, se produjo un descontento generalizado que culminó con la pérdida de las elecciones de Carlos Nemen. Principalmente las razones de más calado fue el Déficit Fiscal de 7.350 millones, paridad con el dólar y el incremento de la deuda pública.

Ante este panorama tan negativo, la coalición progresista de Fernando de la Rúa, gana las elecciones en donde con la tutela del FMI estableció una serie de medidas en abril del año 2000, que francamente nos suenan tras todo lo propuesto en esta crisis de deuda en España:

• Rebaja de los sueldos de los funcionarios.
• Se fomenta la privatización.
• Flexibilización del contrato laboral.
• Reducción de gasto público y social.
• Subida de impuestos.

La medida que más confianza restó al sistema, fue la decisión del gobierno en diciembre del año 2000 de postergar el pago de 40.000 de euros (capital eintereses) al Estado.

Ante todo lo que estaba aconteciendo, el Ministro de Economía Domingo Carvallo, la noche del 3 de diciembre del año 2001, instaura lo que se denominó “el corralito” (decreto 1570/2001) con el claro propósito de evitar la fuga de capitales y el pánico bancario. Las principales medida adoptadas fueron:

1.- Restricciones de efectivo mínimo: Sin duda la que más alarma social originó por lo que suponía:

• Se limitaron los reembolsos de los ciudadanos a 250 dólares o pesos de forma semanal.
• Se congelaron 66.000 millones de depósitos.
• Se paralizaron 18 millones de cuentas.
• Se produjo una gran alarma social con las famosas caceroladas con 39 muertos. Tal fue la situación que de hecho los bancos abrieron con las persianas bajadas.
• Todo culminó con el hecho anecdótico de la huida en helicóptero de Fernando de la Rúa de la Casa Rosada, recordando a lo que acaeció con Isabel Perón antes del Golpe de Estado el 24 de marzo de 1976.
• Se prohibieron las transferencias al exterior.

2.- El 1 de junio de 2001 se llevó a cabo lo que denomino el MEGACANJE que consistió:

• El FMI y la Banca Privada prestaron al Estado 29.500 millones de dólares para hacer frente al pago de la Deuda Externa.
• Se instaura un nuevo Régimen de Encajes bancarios de efectivo mínimo a las entidades financieros, tanto en depósitos con en obligaciones a la vista, que eran depositadas en una cuenta del Banco Central de la República Argentina (remunerada). A todos los depósitos que tenían un plazo superior a 365 días , se les aplicaba un incremento del 1%
• Como bien sabemos, el objetivo de las medidas deben ir encaminada a que se mantenga la Base Monetaria (dinero en poder de los bancos)por debajo del circulante (dinero en manos del público) y sin embargo se produce la discrepancia de que siempre la base monetaria se encuentra por encima del circulante. Esta reflexión a la que llegamos, pone de manifiesto que algo se estaba haciendo mal, no les parece? Así imposible dar sostenibilidad al sistema.

3.- Así se llega a una situación en octubre de 2001, que francamente nos suena con lo que está pasando en nuestro país :

• Paro en 4,8 millones de personas lo que representaba el 18,3% de la población activa.
• Deuda del Estado en 136.000 millones.
• Caídas generalizadas en los principales sectores:
o Industria 11,6%
o Construcción 18,11%
o Automotriz del 27,7%

Desde Aspain 11 Asesores Financieros EAFI, siempre hemos tratado de aportar valor en un modelo basado en la independencia. Venimos meditando sobre la formación de “nuestros banqueros políticos” y francamente creemos que es necesario hacer mención por encima a tres modelos económicos, para que entre todos tengamos una noción más amplia de lo que decían estos modelos y en que estaban basados. Trataré de ser lo más conciso posible, pero para poder dedicarse a la Política, en el apartado económico hay que basarse en experiencias del pasado con el claro propósito de aprender. Enumeramos los mismos:

1.- Teoría cuantitativa del dinero:

Según dicha teoría se debe mantener inalterado

• El número de transacciones (Q0).
• La velocidad de la circulación del dinero debe ser constante (V0)
• Relación entre tenencias y depósitos (E/D)
El claro objetivo de esta medida es mantener inalterados los precios, como luego veremos, cuando se produjo la devaluación, se incrementaron las presiones inflacionistas, incrementándose la demanda de dólares. Si cumplir esta premisa falla el modelo dado que se produjo una variación tanto en los precios de redescuento, precios nominales y precios de efectivo mínimos.
De manera que si aumentan los medios de pagos o bajan los redescuentos, lógicamente aumenta la capacidad de hacer rentables las colocaciones en las entidades financieras, por lo que aumentan los préstamos concedidos influyendo en la moneda lo que al final afecta al precio.

2.-Teoría de Mundell Fleming:

Según dicha teoría en un modelo de tipo de cambio fijo con libre movilidad de capitales, las medidas son inútiles dado que se produce un desequilibrio en el proftfolio de los agentes que tratan de adquirir activos externos lo que provoca la devaluación con la Intervención del Banco Central, consiguiendo nuevamente justo lo contrario de lo que todos debemos pretender. Se consigue disminuir la Base Monetaria.

Según esta teoría el modelo fracasa por el miedo a que el Banco Central pudiera mantener la convertibilidad con el temor de una devaluación con los consiguientes efectos en un incremento de la demanda de dólares, lo cual acerca las posibilidades inflacionistas.

Es curioso que si nos fijamos en este modelo, hay muchas similitudes con la situación actual, dado que se culpa a que las carteras de los bancos estaban compuestas principalmente por sector público.

Al existir riesgo de default, no se adoptaron las medidas necesarias de supervisión de riesgos. Lo estamos escuchando todos los días en medios de comunicación hoy en día faltan medidas de supervisión, al igual que en su día en Argentina. Los principales riesgos por aquel entonces eran:

• Riesgos de insolvencia por la garantía de los tomadores.
• Riesgos de liquidez ya que se produjo un desajuste entre el activo y el pasivo de los bancos, al tener menos depósitos y más dificultad de recobro de los préstamos concedidos.
• Riesgos operativos: Relacionados con los controles internos de los bancos.

3.- Teoría bajo el modelo de Freeman:

Según esta teoría existen n personas, que tienen tres períodos dentro de su vida útil distinguiendo: T0 cuando nacen, y T1 y T2.
Estos individuos dotados de bienes, pueden realizar dos cosas con los mismos en el período T1 y T2:

• Destinarlos a almacenaje
• Destinarlos a capital (activo tasa/rendimiento efectivo)

Las entidades financieras teniendo en cuenta estas variables, suponen que la mitad de los individuos invierten en el T1 destinando el T2 para almacenaje, con el consiguiente ajuste en sus provisiones.

Luego ¿Qué pasa cuando se produce un rumor y todos los individuos que tenían previsto almacenar en el T2 rescatan? La respuesta es clara, el banco vende una unidad más de capital para devolver una unidad de bienes.

Una de las medidas para evitar que esto se produzca, es la suspensión de retiros sin dejar retirar los bienes antes de tiempo.

Como ven, reflexiones interesantes que sin duda nos aportan valor en todo lo acaecido en Argentina. Lo que siempre debemos tratar es sacar lecciones del pasado para ponerlas en práctica en la actual crisis.

Luego las conclusiones generales a las que llegamos de todo lo comentado es:

• Que el corralito se instauró para evitar la caída de los bancos
• La alarma social y la presión de la deuda y el paro, provocaron decisiones demasiado rápidas poco meditadas.
• El primer trimestre del año 2002 los depósitos en los bancos cayeron en 13.000 milllones
• Entramos en lo que denominó Nemer “el circulo vicioso de la desconfianza”: se produjo un efecto dominó sobre default con riesgo de quiebra de la banca, al igual que vivimos hoy en día.

La situación era caótica y no se sabía dar una solución rápida al sistema. Sin embargo en febrero del año 2002, el gobierno de Eduardo Duhalde adoptó lo denominado “flexibilización del corralito” . ¿Pero en que consistió?:

• Se abandona la convertibilidad
• Se devalúa el peso
• Perificación asimétrica de activos $1,4/usS y pasivos ($1/US$)

Sin duda fue el gran acierto después de todo lo que se hizo ya que se consiguió que empezara a crecer la producción local, los precios de las materias primas y el consumo interno.

Se adoptaron una seria de medidas que aportaran tranquilidad:

• Se emitieron certificados transferibles (endosables) para activar las transacciones, los cuales de hecho podían ser empleados para cancelar deudas.
• Se permitieron retiros dinerarios a mayores de 75 años para gasto médico
• Se reprograman depósitos para poder convertirlos en bonos.
• En definitiva restricciones financieras por importe de 46.000 millones con reprogramación de depósitos en bonos por importe de 20.000 millones

El corralito se fue superando eliminando las expectativas de subidas de precias frenando la demanda de dólares, en donde se trató de incrementar las medidas de supervisión bancaria interviniendo bancos que se encontraban en una situación delicada, etc.

Se produjo una fuerte disminución del déficit público para prevenir la excesiva absorción de fondos del sistema financiero disminuyendo la emisión de bonos vía financiación.

Tras todo lo ocurrido, se produjo una nueva era de esperanza, en donde descontando el período de la crisis de Lehman Brothers, Argentina creció a tasas del 8% con inflación del 9% y paro de 7,2%.

No cabe dudar, que todo lo que sucedido en Argentina, trajo consigo datos curiosos que nos llaman la atención:

• De las 70.000 demandas que se pusieron a los bancos, cobraron todo muy pocos.
• Según un informe de los cardiólogos de la Fundación Valoro, en 2006 habían muerto 20.000 personas por infartos.

Tras haber realizado un resumen amplio de todo lo que ocurrió, ahora profundizamos con preguntas respecto a la situación por la que atraviesa España, para tratar de dar respuesta tanto a lectores, medios de comunicación y clientes. Vamos a ir respondiendo preguntas con el fin de tratar de dar respuesta a todas las dudas que puedan surgir.

1.- ¿Qué similitudes encontramos entre España y la argentina de entonces?

Encontramos varios pero la enumeramos:

1.- Incremento del déficit Público de forma seria. Tengamos en cuenta que ayer el déficit público español se situó en 52835 millones. Las propuestas de reducción del déficit se antojan necesarias.

2.- Falta de regulación y supervisión por parte de las entidades financieras con falta de organismos de supervisión, lo cual sin duda genera una gran desconfianza y de hecho estamos experimentando en poca cuantía, pero si en alguna, salida de patrimonios a Luxemburgo. De hecho tenemos los mismos riesgos de quiebra, pero agravados por el mercado no regulado y no controlado de los Credit Default Swaps.

3.- Base Monetaria por encima del circulante. Tenemos que conseguir que las entidades Financieras concedan préstamos.

4.-Niveles similares de paro, caídas sectoriales e incremento de la deuda pública

5.- Justo antes de que se instaurara el denominado “corralito” , se produjeron ajustes similares a los que estamos experimentando hoy en dia: rebaja de sueldos a los funcionarios, flexibilización contrato laboral, recortes de gastos. Etc. Ya ven las medidas anunciadas por Mariano Rajoy queriendo disminuir el déficit en 16.500 millones.

6.- Se está barajando que sea el que preste el Fondo Monetario Internacional, al igual que en junio de 2001 se hizo en Argentina. No es solución, la deuda no se soluciona con más deuda. Para nosotros el Banco Central Europeo y FMI, no están para esto, falta regular al sector financiero para sacar sus activos tóxicos de los balances mediante la creación de un BANCO MALO, através del Frob que dependa del Fondo de Estabilidad Europeo Financiero.

¿Qué diferencias hay entre la España de entonces y Argentina?

Pues que tenemos a un país que pertenece a la Unión Europea, en donde no tenemos la maniobra de la devaluación. El error de Argentina, fue no hacer todo a la vez junto con la falta de regulación y el excesivo gasto.

España, no se encuentra en la misma situación, dado que pensamos que el problema que hay es que el efecto dominó que tenemos por delante, si no se adoptan las medidas necesarias puede empeorar la crisis, peligrando Estados y Entidades Financieras.

No obstante, dejar claro que el musculo financiero de la Unión Europea no tiene nada que ver con el de Argentina. Todo se trata de llegar a acuerdos con esfuerzo de todos sus integrantes, sabiendo que algunos deben pagar más aunque eso suponga pérdida de votos en sus respectivos países.
Ya veremos con el tiempo, lo que le cuesta a Inglaterra su veto. Sin unión, no vamos a ninguna parte.

No hay forma de reglar todo esto si no se crea un Organismo Independiente cuya misión debería ser:

*Máximo responsable de tomar las decisiones sobre el Fondo de Estabilidad Europeo Financiero
* Encargado de la supervisión con medidas de control de los integrantes de la zona euro, en donde seguimos pensando que falta aportar liquidez el sistema.
* Encargado de la supervisión del Fondo de Estabilidad para apalancarlo.
* Aportar liquidez al sistema.
* Encargado de pagar a las Agencias de Rating

A nuestro criterio, el problema es que necesitamos 700.000 millones para rescatar a España y billón doscientos mil a Italia. El BCE no debe estar todo el día comprando bonos, y mucho menos el FMI. Esas no son las funciones para las que se crearon, por lo que con unión y sabiendo que tenemos tiempos difíciles por delante, Alemania debe ceder soberanía porque de lo contrario también sus exportaciones caerán.

Si analizamos los fantasmas del pasado, consideramos que la situación no es la misma, pero sí que hay muchas similitudes por lo que debemos aunar esfuerzos en transmitir confianza a los mercados que es lo principal de todo esto, regulando al sector financiero culpable de la actual crisis.

Aunque hay voces discordantes al respecto, nosotros pensamos que con trabajo, honestidad y justicia, podemos salir de la actual situación pero vía transparencia.

Navegador de artículos

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 190 seguidores