AQUI hay TOMATE

Para dar y tomar

Archivo para la etiqueta “cia”

Cáncer inducido, ¿un arma de la CIA?


Cáncer inducido, ¿un arma de la CIA?

Enviado por jsardina el Vie, 30/12/2011 – 12:39pm.

Percy Francisco Alvarado

29 de diciembre de 2011.

Las operaciones secretas de la CIA mantienen una dirección permanente e invariable, orientadas lo mismo contra personalidades políticas específicas quedesafían el hegemonismo imperial norteamericano, a los que se trata de eliminarfísicamente, así como contra naciones enteras que sufren las criminalesconsecuencias de guerras prefabricadas, agresiones biológicas, campañassostenidas de ataques mediáticos, amenazas, invasiones y el aislamiento totalmediante bloqueos y  embargos injustificados.

Este criminal accionar de la CIA fuepuesto al descubierto por la Asociación para el Disenso Responsable, la que estimóque, ya en  1987, seis millones de personas habían sido asesinadas comoresultado de las operaciones encubiertas de la CIA. Hoy, al culminar el 2011, esacifra ha crecido enormemente.

CHAVEZ TIENE LA RAZÓN

El presidente Hugo Chávez destapó ayer la Caja de Pandora al exponer susospecha sobre el inusual padecimiento de cáncer por parte de varios mandatariosy personalidades progresistas latinoamericanos en los últimos meses, entre los quese destacan su propia persona,  la presidenta argentina Cristina Fernández, elmandatario paraguayo Fernando Lugo, la presidenta brasileña Dilma Rousseff, el expresidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva, entre otros.

“Es muy difícil explicar a estas alturas ya con la ley de las probabilidades, porejemplo, lo que nos ha estado aconteciendo a algunos de nosotros (líderes) enAmérica Latina”, dijo Chávez, apuntando sus sospechas hacia  Washington y,particularmente, a la CIA.

Chávez reconoció las sospechas de Fidel sobre este inusual fenómeno, las que nodejan de carecer de lógica, sobre todo si parten de quien ha sido objetivo de más de 600 planes de atentado, incluso intentado usar armas biológicas y venenos, duranteuno de sus encuentros con él, cuando el Comandante le manifestó con suspicacia:“Chávez, ten cuidado… mira, cuidado esta gente ha desarrollado tecnologías…cuidado con lo que te dan de comer. Cuidado con una pequeña aguja y te inyectanno se qué”.

Por supuesto, ni Fidel ni Chávez se equivocan si se tienen en cuenta algunoselementos y antecedentes esenciales para fundamentar tal acusación, involucrandoen la tangible amenaza a la CIA y a las autoridades norteamericanas.

Varios laboratorios de la CIA y del Departamento de Defensa de los Estados Unidosdedican desde hace décadas cuantiosos recursos al bioterrorismo y,particularmente, en la búsqueda de inoculación de enfermedades como el cáncer,así como otros tipos de virus o bacterias, capaces de infligir daño masivo sobrepersonas específicas, fuerzas militares y ciudadanos comunes, violando lasprohibiciones establecidas por las Naciones Unidas.

La guerra biológica obacteriológica, concebida como un arma de alta efectividad,  se implementamediante el diseño de bombas y otros tipos de agentes de esparcimiento de lasenfermedades. De esos laboratorios han salido  el napalm, el agente naranja, lacepa del ántrax, la gripe AH1N1, la gripe porcina, así como otros virus letales comoel VIH y el ébola.

En el caso particular del cáncer se conoce que, desde 1975, se ha empleado elFuerte Detrick como instalación donde radica una sección especial dentro delDepartamento Virus del Centro para la Investigación de Guerra Biológica, conocidacomo  “Instalaciones Fredrick para la Investigación del Cáncer”, bajo supervisión delDepartamento de Defensa, de la CIA y del Instituto Nacional del Cáncer. Lasinvestigaciones ultra secretas están encaminadas a desarrollar un programaespecial de virus del cáncer, sumamente agresivo y letal, para el que existeinmunidad y fue identificado como Virus Humano de la célula T de Leucemia(HTLV).

La insistencia de estos laboratorios de lograr los mecanismos para elaborarartificialmente células malignas o cancerígenas, sumamente invasivas y capaces depropagarse en el organismo desarrollando una metástasis incontenible, se hamantenido a lo largo de más de cuatro décadas.

De acuerdo con estos proyectos,las enfermedades cancerígenas serían capaces de inhibir cualquier defensa ante suataque al organismo humano, diseminándose a través de la sangre o de la linfa,luego de ser inoculadas en el mismo mediante diversas vías.

La alteración del material genético de las células humanas que provoca el cáncerpor vía artificial en estos laboratorios, son la premisa básica de esta armadesarrollada con la venía del gobierno norteamericano. Para ello se elaboran célulasmadres o stem cells, mediante mutaciones monitoreadas y preconcebidas,convirtiéndolas en un fenotipo maligno más heterogéneo de rápido desarrollo.

Otro elemento sobre el desarrollo de la guerra biológica por parte del gobiernonorteamericano, particularmente relacionado con el cáncer, lo es el testimoniograbado del Dr. Maurice Hilleman,  prestigioso investigador en vacunas de losLaboratorios Merck, donde admite que sus laboratorios produjeron vacunascontaminadas con leucemia y virus de cáncer en la década de los setenta, las quefueron administradas deliberadamente a ciudadanos soviéticos.

Este hechomacabro salió a la luz gracias al Dr. Len Horowitz, investigador de la guerrabiológica de la CIA, quien lo plasmó en su documental In Lies We Trust: The CIA, Hollywood, and Bioterrorism, estrenado el año 2007.

La CIA ha perfeccionado sus métodos para asesinar, particularmente induciendo elcáncer en determinadas personas. Ha dejado atrás, por citar un ejemplo, el métodoempleado contra Jack Leon Ruby, mafioso que asesinó al presunto homicida delpresidente John F. Kennedy, y quien muriera en prisión, supuestamente por uncáncer,  el 3 de enero de 1967. En realidad, Ruby murió a causa de unaintoxicación con Talio, la que le produjo un deterioro acelerado de su salud y sumuerte en poco tiempo.

Los síntomas que presentó luego de ingerir el Talio, armaquímica letal, soluble en agua, incoloro y prácticamente inodoro e insípido, capaz deser colocado en los alimentos de la víctima sin ser detectado, fueron similares a unareacción invasiva de células cancerosas: fiebre alta, caída del cabello, insuficienciacardiaca o respiratoria, desplome del sistema nervioso, dolores musculares,parálisis o inmovilidad en determinadas zonas corporales y una muerte dolorosa.

Las administraciones norteamericanas han cuidado celosamente sus programassúper secretos de guerra biológica, al extremo de que, según un informe elaboradopor el escritor Steve Quayle para Free Press International, en marzo del 2006,sugirió que cerca de  40 microbiólogos murieron sospechosamente entre el 2002 yese año. En todos los casos, no se han encontrado culpables de las muertes,sospechosos suicidios o accidentes llenos de interrogantes.

Washington reaccionó escueta y cínicamente a las declaraciones de Hugo Chávez,tildando de “horrendos y reprensibles”, los supuestos de que EE UU estéinvolucrado en las enfermedades cancerígenas de los mandatarioslatinoamericanos, a través de Victoria Nuland, portavoz del Departamento deEstado.

LA GUERRA BIOLOGICA DE LA CIA Y EL PENTÁGONO

La CIA y otras agencias del gobierno norteamericano tienen amplia experiencia enbioterrorismo y guerra bacteriológica. De acuerdo con informaciones aparecidas envarios sitios web, el gobierno de los Estados Unidos ha desarrollado múltiplesproyectos secretos de guerra biológica, entre los que han sobresalido:

1947- La CIA comenzó a estudiar el Acido Lisérgico (LSD) para emplearlo comoarma biológica contra seres humanos. En 1960, el Equipo Asistente Principal de laInteligencia del Ejercito (ACSI), autorizó el empleo del LSD en Europa y en el LejanoOriente, para evaluar las reacciones en humanos. Ambos proyectos fueroncodificados como Tercera Oportunidad y Sombrero de Hongo, respectivamente.

1953- La CIA inició el Proyecto MK ULTRA, el cual se extendió durante once añosde investigación, siendo concebido para producir y probar drogas y microorganismospara controlar la mente y modificar la conducta de los seres humanos, sin elconsentimiento de los mismos.

1965- La CIA y del Departamento de Defensa comenzaron el Proyecto MK SEARCH, con el fin  de manipular la conducta humana a través del uso de drogaspsicodélicas.

1966- La CIA inició el Proyecto MK OFTEN, dirigido a probar los efectostoxicológicos de ciertas drogas en los humanos y los animales.

1966- El Pentágono hizo quebrar varias ampollas con la bacteria Bacillus Subtilis enlas rejas de ventilación del metro de Nueva York, exponiendo a más  de un millón deciviles de forma deliberada.

1967- La CIA y el Departamento de Defensa implementaron el Proyecto MK NAOMI,sucesor del MK ULTRA, diseñado para mantener, reservar y probar las armasbiológicas y químicas.

1970- La División de Operaciones Especiales en el Fuerte Detrick, desarrollótécnicas de biología molecular para producir retrovirus. (VIH).

1970- La CIA y el Pentágono desarrollaron “armas étnicas”, diseñadas para eliminargrupos étnicos específicos, susceptibles por sus diferencias genéticas y lasvariaciones en el ADN.

1977- Audiencias del Senado, en la Comisión Investigación Científica y de Salud,confirmaron la contaminación deliberada por parte del Pentágono y la CIA de 239poblaciones con agentes biológicos, entre 1949 y 1969, fundamentalmente en San Francisco, Washington, D.C., Centro-Oeste de EE.UU., Ciudad de Panamá, Minneapolis y St. Louis.

1987- El Departamento de Defensa admitió la investigación y el desarrollo deagentes biológicos en 127 laboratorios y universidades alrededor de EE UU.

1990- Aplicación en Los Ángeles a  más de 1500 bebes negros e hispanos, de seismeses de edad, de una vacuna “experimental” del sarampión, no autorizada por la CDC.

1994- Se descubrió, mediante una técnica llamada “rastreador de genes”, por partedel Dr. Garth Nicolson, científico del  Centro del Cáncer MD Anderson de Houston,que los soldados la Tormenta del Desierto fueron infectados con una cadenaalterada de Micoplasma Incognitus, una bacteria normalmente utilizada en laproducción de armas biológicas, la cual contiene un 40 por ciento de la proteína del virus del SIDA. Luego, en 1996,  se admitiría que cerca de 20 000 soldados fueronafectados.

1995- El Gobierno americano admitió que había ofrecido a los criminales de guerra ycientíficos japoneses sueldos e inmunidad de prosecución a cambio de los datos desus investigaciones sobre  guerra biológica.

1995- El Dr. Garth Nicolson reveló evidencia de que los agentes biológicos usadosdurante la Guerra del Golfo habían sido manufacturados en Houston, (Texas) y BocaRatón, (Florida) y probados en prisioneros en el Departamento Correccional de Texas.

1996- El Departamento de Defensa admitió que soldados de la Tormenta deDesierto fueron expuestos a agentes químicos, lo que condujo a que 88 miembrosdel Congreso firmaran una carta, un año después,  exigiendo una investigaciónsobre el uso de armas biológicas la Guerra del Golfo.

AGRESIONES BIOLOGICAS CONTRA CUBA

La Operación Mangosta de la CIA había concebido en su tarea número 33, luego delfracaso de Playa Girón, el uso criminal de la guerra biológica contra Cuba,estrenada con la introducción del  virus patógeno New Castle.

Años después, en 1978, la CIA introdujo en la Isla  la epifitia Roya de la Caña,afectando las áreas cañeras del país.

La CIA también introdujo la Fiebre Porcina Africana, aparecida inicialmente en 1971 y que obligó a sacrificar más de 700 cerdos, y que reapareció entre 1979 y 1980. En el caso del  Moho Azul del tabaco, introducido a Cuba dentro de la tela de tapadode los cultivos importados de Estados Unidos, destruyendo más del 85% de lasplantaciones de esa planta. La consecuencia fue que Cuba no pudo exportar uno desus principales reglones.

La acción más condenable de la guerra biológica contra Cuba fue la introducción del virus del Dengue Hemorrágico en 1981, ocasionando la muerte a 158 cubanos, deellos 61 niños.

Ese mismo año, la CIA introdujo el virus de la ConjuntivitisHemorrágica y, poco después, la Seudodermatosis Nodular Bovina, cuyo agenteetiológico fue aislado en el laboratorio de Camp Ferry, en  New York.

Cuba también fue agredida con la epifitia exótica Sigatoca Negra, con afectación en la masa ganadera y, en  1994, la CIA introdujo la exótica Hemorragia Viral delconejo.

Dos años después, en 1996, nuevamente la Agencia la Varroasis y el ThripsPalmi, afectando a la actividad de obtención de miel de abeja, en el primer caso, y  a las producciones de frijol, la papa,  pimiento y otros cultivos, en el segundo caso.

CONCLUSIONES

Poco hay que comentar sobre las aseveraciones del Comandante Hugo Chávezsobre lo sospechoso del padecimiento cancerígeno en varios mandatarios ypersonalidades latinoamericanas y a su sospecha de que EE UU pudiera ser  elresponsable.

La señora Victoria Nuland, portavoz del Departamento de Estado, funcionaria debajo rango de la administración Obama, apenas si pudo usar argumentos paradesmentir esa posibilidad. La CIA y el Pentágono, mientras tanto, conocen laverdad.

Quien asesinó niños inocentes mediante la introducción del Dengue Hemorrágico en Cuba, carece de escrúpulos y de piedad. Sin lugar a dudas, algún día estasospecha se convertirá en verdad, para vergüenza de Estados Unidos y susgobernantes.

percy@enet.cu

FUENTE: APORREA.ORG

CHÁVEZ INSINUÓ QUE EE. UU.

PODRÍA ESTAR DETRÁS DEL CÁNCER

DE LOS LÍDERES LATINOAMERICANOS

Publicado: 29 dic 2011 | 02:52 MSK
Última actualización: 29 dic 2011 | 06:22 MSK

El presidente de Venezuela, Hugo Chávez no descarta que Estados Unidos pueda haber desarrollado una tecnología para inducir el cáncer. El mandatario, quien fue operado a raíz esa enfermedad en junio de este año, reflexionó sobre esta posibilidad después de que este martes fuera anunciada la noticia sobre un tumor maligno que padece su homóloga argentina, Cristina Fernández de Kirchner.

Varios expertos, como la analista política y abogada Eva Golingeropinan que este panorama no estaría lejos de la realidad, teniendo en cuenta la experiencia estadounidense en el desarrollo de las armas biológicas.

Chávez recordó que últimamente a varios jefes de estados latinoamericanos diagnosticaron cáncer. Esa lista está integrada por el presidente de Paraguay, Fernando Lugo, la actual mandataria de Brasil, Dilma Rousseff, que logró vencer la enfermedad,  el propio Chávez, a quien los médicos le encontraron un tumor maligno en junio, el ex presidente brasileño, Luiz Inácio Lula da Silva, a quien también le diagnosticaron un cáncer, y finalmente la mandataria argentina Cristina Fernández.

¿Podría la CIA estar detrás de las enfermedades de los líderes latinoamericanos?

El mandatario venezolano calificó esta secuencia como “algo muy difícil de explicar a estas alturas” y como un hecho “muy, muy, muy extraño”.

Chávez insistió en que no quiere “lanzar ninguna acusación temeraria”, no obstante se preguntó: “¿Sería extraño que hubieran desarrollado una tecnología para inducir el cáncer y nadie lo sepa hasta ahora y se descubra esto dentro de 50 años o no sé cuántos?”. Asimismo hizo referencia al caso guatemalteco quesalió a flote el año pasado. Resultó que en los años 40, EE. UU. usó a la población de ese país centroamericano como conejillos de Indias, contagiando a centenares de guatemaltecos de sífilis.

A su vez, la analista política Eva Golinger apunta que “no es ningún secreto el hecho de que hace unos 40 o unos 50 años la CIA y el gobierno de EE. UU. desarrollaron armas biológicas y las han estado utilizando”. En el contexto del cáncer diagnosticado durante los últimos dos años a cinco líderes latinoamericanos, Golinger señala que “se podría especular también sobre que se habría desarrollado una manera de inducir una enfermedad fatal a un adversario”. La experta destaca que este hecho no le parece “algo que esté muy fuera de la realidad que estamos viviendo”.

Articulo completo en:http://actualidad.rt.com/actualidad/america_latina/issue_34240.html?bn1r

Imagen: Corbis / RT | Video: RT

RELACIONADOS

“La Transición española se diseñó en la sede central de la CIA”


Alfredo Grimaldos: “La Transición española se diseñó en la sede central de la CIA”

El pasado 20 de noviembre se cumplía el 31º aniversario de la muerte de Franco. No faltaron en los medios las celebraciones por el actual sistema democrático en contraste con la dictadura anterior. Sin embargo..

Entrevistas | Miguel Ángel de Lucas | 20-12-2011

Sin embargo, frente al discurso dominante, cada vez son más las

JPEG - 16.9 KB
ALFREDO GRIMALDOS, autor del libro La CIA en España / Luis Cisneros

investigaciones que hacen hincapié en los aspectos más silenciados del cambio de régimen. Alfredo Grimaldos ha investigado el papel de la CIA en este proceso: desde las simpatías con Franco a la relación con el PSOE, pasando por su apoyo al 23-F. Y habla sobre la inmunidad que aún posee la agencia, como revelaron los más de 100 vuelos ilegales en territorio español.

Con su último libro, La CIA en España, Grimaldos incide en el papel que tuvieron los servicios secretos estadounidenses para desactivar la posibilidad de un cambio social profundo tras la muerte de Franco. Según apunta, la agencia ha marcado en buena medida los acontecimientos políticos recientes.

Además, su presencia se mantiene. El control apenas existe sobre las bases estadounidenses en la península. Y no por casualidad, en septiembre de este mismo año la Unión Europea reprobaba al Gobierno español sus obstáculos a la investigación de los vuelos ilegales de la CIA en aeropuertos españoles.

DIAGONAL: ¿Qué papel real tuvo la CIA durante la Transición?

ALFREDO GRIMALDOS: Antes había presencia de la CIA, pero todo esto comienza en los años ‘70. Cuando Nixon se ve con Franco, se encuentra a una persona muy deteriorada, que incluso se queda dormido mientras le hablan. Entonces Nixon se preocupa: “¿Qué va a pasar cuando éste muera?”, se pregunta.

Hay que tener en cuenta que en ese momento, en medio de la Guerra Fría, España es una plaza estratégica muy importante y Franco es un aliado contra el comunismo. Por eso los americanos ven necesario tutelar el proceso. Y más aún tras la Revolución de los Claveles en Portugal.

D.: ¿Qué pasos comienzan a darse?

A. G.: Yo digo que la Transición española se diseña en la sede central de la CIA. Los americanos tutelan todo el proceso.

Toman contacto con todos los sectores: con los servicios de información, con los altos mandos del Ejército e incluso, y esto está acreditado, con Carrillo. Y después de hablar con él se tranquilizan, les dice que está por el cambio pacífico, que no va a pasar nada grave.

D.: Uno de los aspectos que más se intenta entonces es reorientar a la oposición.

A.G.: Aquí es clave sobre todo la refundación del PSOE. El Partido Socialista histórico ya no representaba a nadie, no contaba con peso sobre lo que se estaba cociendo aquí, ni en la lucha antifranquista cotidiana. Tenía mucho más protagonismo el comunismo tradicional, el PCE, y movimientos anarquistas por otro lado.

En el Congreso de Suresnes, en 1974, lo que hacen es reinventarse un partido aprovechando unas siglas históricas. El PSOE del que hacen secretario general a Felipe González es un PSOE inventado. El dinero y la cobertura política lo pone fundamentalmente el partido socialdemócrata alemán, que canaliza también dinero de la CIA.

Los mismos miembros del Servicio de Inteligencia español, el SECED, toman contacto con el PSOE. E incluso escoltan hasta Suresnes a Felipe González, le dan la documentación y le llevan. Estamos hablando del SECED, el servicio de Carrero Blanco. Y el militar José Faura, que acompañó a González, pasa a ser jefe del Estado Mayor del Ejército en el ‘94, con González ya en el poder.

Reprimir la República

D.: ¿En qué medida sucede algo similar con el Partido Comunista?

A.G.: Bueno, hay que tener en cuenta que Carrillo es un personaje algo turbio. En 1977 es el primer líder comunista que visita EE UU, que es recibido allí en loor de multitudes y es nombrado doctor Honoris Causa.

Lo que hace Carrillo es aceptar la Transición impuesta desde arriba, el rey como heredero de Franco y contribuye decisivamente a acabar con quienes peleaban por la ruptura democrática.

En 1977, cuando los legalizan, asumen la bandera monárquica y a partir de ese momento la consigna es reprimir la bandera republicana. Conservo todavía una bandera republicana rota por varios trozos por los servicios de seguridad del PCE.

D.: ¿Qué peso tuvo la CIA en episodios concretos, como el 23-F?

A.G.: Está claro que la CIA lo sabía. En 1981 se encontraba aquí. El ejemplo lo tienes en el edificio donde estaba ubicado el departamento de contrainteligencia y el alto Estado Mayor de Inteligencia: el alquiler lo pagaba la CIA. Los agentes españoles por la mañana trabajaban para la patria y por la tarde para la CIA. Y la CIA está al tanto de todo lo que pasa.

El comandante José Luis Cortina, la persona que coordinaba la operación, era un hombre muy vinculado a los servicios norteamericanos. Las dos últimas visitas que hace antes de que Tejero entre al Congreso es al nuncio del Vaticano, Monseñor Antonio Inocenti; y al embajador de EE UU en Madrid, Tenence Todman.

Como siempre, el Imperio y la Iglesia santifican el golpe. Ese día, desde primeras horas de la mañana, un contingente de la VI flota norteamericana se encuentra de operaciones cerca de la costa de Valencia.

Cuando todavía no está resuelto el golpe y parece que puede ir adelante, hacen gracia las declaraciones del secretario de Estado norteamericano, Alexander Haig, cuando asegura que ‘el asalto al Congreso de los Diputados es un asunto interno de los españoles’.

D.: ¿La CIA era consciente de que el golpe iba a fallar?

A.G.: Bueno, hay que tener en cuenta que el 23-F es un golpe muy extraño. El golpe lo apoyan. La CIA tenía contactos con los golpistas y conocía el estado de opinión de los cuarteles. Pero otros sectores también están pendientes de si el golpe funciona o no. Aquí hay una actitud muy ambigua por parte de la Casa Real.

A últimas horas de la noche, cuando se ve que el golpe no tira para adelante, alguien dice haber encontrado un telegrama dirigido al capitán general Jaime Milans del Bosch, uno de los promotores del golpe. En él se lee: ‘Jaime, a partir de este momento vas contra la Corona’. Que es como decir: ‘Jaime, ahora no damos el golpe, sino que salvamos a España de vosotros’.

D.: Y el rey sale muy fortalecido después de ese día.

A.G.: El rey sigue donde está no por su actuación. Hay una gran cantidad de libros que dejan al rey muy en entredicho. ¿Por qué sigue? Por el control absolutamente férreo que existe de los medios de comunicación.

Si los medios se pasasen un puente, cuatro o cinco días, publicando todas las actuaciones del rey el 23-F y todas sus chorizadas, cuando llegase el lunes la Monarquía se habría acabado. El ‘juancarlismo’ se alimenta de la ignorancia, del mito y la desinformación.

D.: ¿Qué presencia mantiene todavía la agencia?

A.G.: Yo he investigado sobre todo hasta principios de los ‘80. Analizo el primer gran ciclo. Ese ciclo termina una vez que muere Franco y cuando ven que han amarrado bien la Transición. A su sucesor le dan el visto bueno.

Juan Carlos I es el candidato de la CIA. Viaja varias veces a EE UU antes de llegar al trono y su primer viaje internacional también es a EE UU. Y finalmente llega el Gobierno socialista, que ellos mismos han reinventado; es el que se encarga de meter a España en la OTAN. Con eso se cierra ese ciclo.

Ahora es diferente, pero por lo que se ve siguen haciendo lo que quieren. Las bases nadie las controla. Y suponen una plataforma de agresión contra Oriente Medio. Con el asunto de los vuelos de la CIA se hizo una lista de los todos los que participaron en el vuelo; pues bien, resulta que tenían todos cobertura diplomática.

Por mucho que diga Zapatero, aquí no hay voluntad política para esclarecer lo que ha pasado. Siguen haciendo lo que les viene en gana.

Fuente: Diagonal http://www.diagonalperiodico.net/La…

tercerainformacion.es

La CIA se ha convertido en una organización paramilitar, reconoce Washington Post


La CIA se ha convertido en una organización paramilitar, reconoce Washington Post

En un artículo publicado y firmado por Greg Miller y Julie Tate, The Washington Post admite que la CIA se ha transformado en una organización paramilitar, cuyo primer objetivo es matar

Internacional | Cubadebate | 06-09-2011 |
Al calor de esta estrategia, la agencia ha una nueva unidad antiterrorista cuya misión es encontrar a objetivos al-Qaeda en Yemen, y para ello ha construido en la Península Arábiga una nueva pista de aterrizaje secreta para los aviones no tripulados de la CIA.

“Cuando los misiles comiencen a caer -dice el diario-, el hecho marcará una nueva ampliación de la misión paramilitar de la CIA”.

En la década transcurrida desde los ataques del 11 de septiembre de 2001, la agencia ha experimentado una transformación fundamental. Aunque la CIA continúa recabando información y presentando sus análisis sobre una amplia gama de temas, el enfoque y los recursos de la agencia están cada vez más centrados en encontrar objetivos para capturar o matar, asegura el Post.

El cambio ha sido gradual, suficiente como para que su magnitud pueda ser difícil de entender. Los ataques con drones, que habrían parecido antes un imposible futurista, son tan rutinarios que raramente atraen la atención del público a menos que una figura de alto rango de Al-Qaeda sea asesinada.

Sin embargo, enmarcado por el próximo décimo aniversario de los atentados de 2001, junto al retiro del general David H. Petraeus como director de la CIA, esta reorientación de la agencia es más que evidente, dice Washington Post:

● El programa de aviones no tripulados ha matado a más de 2.000 combatientes y civiles desde 2001, una cifra asombrosa para una agencia que tiene una larga historia de apoyo a determinadas fuerzas en conflictos sangrientos, pero que rara vez apretó el gatillo por su cuenta.

● El Centro de Contraterrorismo de la CIA (CTC), que contaba con 300 empleados el día de los ataques, ahora supera los miembros del núcleo de Al Qaeda en todo el mundo. Con cerca de 2.000 personas, el CTC emplea al 10 por ciento de la fuerza laboral de la agencia, ha designado a los principales funcionarios en casi todos los puestos importantes en el extranjero y controla la flota en expansión de la CIA de aviones no tripulados.

● La rama analítica de la agencia, que tradicionalmente existía para proporcionar información a las autoridades, se ha incorporado a la caza. Alrededor del 20 por ciento de los analistas de la CIA están enfocados ahora en “metas” para la exploración de los datos de las personas a contratar, y en la detención o el lugar de los punto de mira de un avión no tripulado.

Los críticos, incluyendo algunos en la comunidad de inteligencia de EEUU., sostienen que esta reorientación paramilitar de la CIA ha desviado a la agencia de su misión de espionaje tradicional y ha socavado su capacidad para dar sentido a los acontecimientos mundiales, como la llamada Primavera Árabe.

Grupos de derechos humanos aseguran que la CIA ahora funciona como una fuerza paramilitar que tiene atribuciones que van más allá de lo que EEUU ha exigido históricamente a sus Fuerzas Armadas. La CIA no reconoce oficialmente el programa de aviones no tripulados, y mucho menos da una explicación pública acerca de quién dispara y quién muere, y por qué reglas.

“Estamos viendo a la CIA como una organización paramilitar común y corriente, sin la supervisión y la rendición de cuentas que tradicionalmente se espera de los militares”, dijo Hina Shamsi, directora del Proyecto de Seguridad Nacional de la Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU).

http://tercerainformacion.es/spip.php?article28434

EEUU, más de un siglo de autoatentados, mentiras y patrañas


EEUU, más de un siglo de autoatentados, mentiras y patrañas

Un incremento masivo del gasto militar solo podría producirse tras un evento catastrófico y catalizador, un nuevo Pearl Harbor
Opinión – 28/06/2005 0:00 – Autor: Antonio Guillermo García Danglades – Fuente: Rebelión
Ataque a Pearl Harbor en 1941 (Foto historiageneral.com)
Ataque a Pearl Harbor en 1941 (Foto historiageneral.com)

La política intervencionista de Washington ha estado plagada por mas de un siglo de autoatentados, mentiras y patrañas

En 1898, cuando Estados Unidos era el primer socio comercial de Cuba – para ese entonces colonia española – y sus inversiones en la isla ascendían a 50 millones de dólares, además de comprar el 95% de su azúcar y el 87% del resto de las exportaciones, una amenaza de boicot sobre la producción azucarera, las crecientes tensiones sociales y políticas con España, y el avance de la competencia hegemónica por parte de Inglaterra, Alemania y Francia que ponía en peligro sus “pertenencias” geoestratégicas en el Caribe, obligó al presidente MacKinley a enviar el buque “Maine” a Cuba para “proteger” a sus conciudadanos.

Luego de arribar el 25 de enero, el buque “Maine” explotó el 15 de febrero en el puerto de La Habana ocasionando la muerte de 226 personas. Inmediatamente, los principales medios estadounidenses bombardearon a la opinión pública con una campaña en la que se acusaba a España de estar detrás del atentado terrorista, mientras la oligarquía imperialista maniobraba para! provocar la intervención de Washington en el conflicto cubano-español.

Consecuentemente, Estados Unidos le declaró la guerra a España y la vence tras cuatro meses de batalla, arrebatandole todas sus colonias en las Antillas, incluyendo a Puerto Rico – que nunca ha podido ser independiente – las Filipinas y la isla de Guam, así como la administración de su “nueva” colonia cubana.

Años mas tarde, se comprobó que la explosión del “Maine” había ocurrido en el interior del barco, pero Estados Unidos se negó rotundamente a realizar cualquier investigación imparcial, toda vez que fue precisamente a través del autoatentado lo que le abrió las puertas a su prolongada intervención en América Latina y el Caribe.

Medio siglo mas tarde, el 9 de enero de 1952, dos carros bombas explotaron simultáneamente en el centro de Saigón – hoy Ciudad Ho Chi Minh – causando la muerte de decenas de civiles. Las imágenes de una calle sangrienta, niños descuartizados y cuerpos mutilados fueron capturadas inmediatamente por los medios estadounidenses para acusar a Ho Chi Minh, líder de la lucha independentista de Vietnam contra la colonización francesa, de ser el responsable del “abominable ataque terrorista”.

Sin embargo, el novelista británico Graham Greene (1904-1991), quien para la fecha se desempeñaba como reportero en Saigón, aseguró que la masacre fue en realidad una operación dirigida por la CIA a través del General Thé para erosionar la popularidad de Ho Chi Minh y lograr una mayor participación económica y militar de Estados Unidos en Vietnam.

En 1954, Francia es derrotada y acepta la independencia de Vietnam, Laos y Camboya, mientras Vietnam es dividida entre norte y sur hasta la celebración de elecciones democráticas, pero como la popularidad arrolladora de Ho Chi Minh presagiaba una derrota fulminante para Estados Unidos, el departamento de Estado rechazó el proceso electoral y en su lugar acordó respaldar al anti-comunista Ngo Dinh Diem en el sur desde donde se dirigió la guerra contra el norte, hasta que en 1975 el pueblo vietnamita logró la unificación tras vencer al acoso imperialista aun a costa de 3 millones de vidas.

A 100 años del autoatentado del “Maine” y después de medio siglo de las explosiones en el centro de Saigón, surgen claras y contundentes evidencias de que la administración Bush sabía con anterioridad sobre el ataque terrorista del 11-S en el que perdieron la vida 3 mil personas.

De acuerdo a la ex traductora oficial del FBI con acceso a documentos secretos, Sibel Edmonds (The Independent, 2 de Abril de 2004), funcionarios de alto rango sabían meses antes del 11-S que Al Qaeda preparaba ataques terroristas con aviones comerciales contra ciudades estadounidenses, y admitió haber visto documentos en los que se señalaban horarios, métodos y logística para cometer ataques contra rascacielos en grandes ciudades estadounidenses.

Esta misma evidencia fue reseñada por el ex jefe de la oficina anti-terrorismo de Washington, Richard Clark, quien además aseguró en una reunión con el FBI, la Agencia Federal de Aviación y el Servicio Nacional de Inmigración que“algo realmente espectacular va a ocurrir aquí, y va a ocurrir pronto”, refiriéndose a la proximidad de un ataque terrorista de grandes dimensiones contra Estados Unidos.

Asimismo, servicios de inteligencia alemanes le habrían comunicado a la CIA la eventualidad de secuestros de aviones comerciales para utilizarlos como armas en ataques terroristas contra “símbolos de la cultura norteamericana e israelí”(Frankfurter Allgemeine Zeitung, 14 de septiembre del 2001); el presidente ruso, Vladimir Putin, advirtió al gobierno estadounidense en agosto de 2001 sobre la inminencia de un ataque contra aeropuertos y edificios del gobierno estadounidense (MS-NBC); y los servicios secretos británicos e israelíes también habrían advertido sobre la existencia de un plan para secuestrar aviones comerciales y utilizarlos como“bombas voladoras”. (The Sunday Times, 9 de Junio de 2002)

Por si fuera poco, un informe de la CIA advirtió que “comandos suicidas pertenecientes al Batallón del Martirio de Al Qaeda pudieran lanzar aviones llenos de explosivos (C-4 y Semtex) contra el Pentágono, el cuartel general de la CIA o la Casa Blanca”, al tiempo que altos funcionarios del Departamento de Justicia estadounidense se negaron rotundamente a que agentes del FBI revisaran el disco duro del computador del presunto terrorista Zacarías Moussaoui cuando fue arrestado el 16 de agosto de 2001, donde las autoridades hubieran encontrado información clave sobre el ataque del 11-S.

En el proyecto “Reconstruyendo las defensas de Estados Unidos: para el nuevo siglo”, la logia neoconservadora de la administración Bush liderada por Cheney, Wolfowitz, Rumsfeld, Jeb Bush, Libby y demás miembros del reaccionario “Project for the New American Century”, se afirma – cual Nostradamus – que la transformación de las capacidades militares estadounidenses requería un incremento masivo del gasto militar, el cual solo podría producirse tras “un evento catastrófico y catalizador, – un nuevo Pearl Harbor”.

Efectivamente, el ataque del 11-S le abrió las puertas a Estados Unidos para intervenir militarmente en el Medio Oriente.

De acuerdo al “Memorando de Downign Street” (Sunday Times, 1 de Mayo de 2005), el cual contiene las minutas de una reunión secreta realizada el 23 de julio de 2002 entre el Primer Ministro Tony Blair y sus principales asesores de seguridad, se reconoce que la administración Bush manipuló sus informes de inteligencia para vincular a Saddam Hussein con el terrorismo internacional y la producción de armas de destrucción masiva como una forma de justificar la invasión y ocupación de Irak.

En dicho memo, el propio jefe de la seguridad británica, Sir Richard Dearlove, sostuvo que el presidente Bush ya había decidido ir a la guerra contra Irak, “pero que la inteligencia y pruebas [contra Hussein] estaban siendo fabricadas alrededor de la política exterior.”

En Venezuela, la campaña contra el gobierno democrático del presidente Chávez contiene los mismos elementos desestabilizadores que han caracterizado a la política intervencionista de Washington por mas de un siglo.

Además de su vinculación directa con el golpe de Estado del 11 de abril, el sabotaje petrolero y la serie de atentados terroristas que sacudieron al país durante 2003, la logia neoconservadora y anticastrista de la administración Bush ha venido ofreciendo pleno respaldo financiero y logístico a organizaciones ultraderechistas de la oposición para que desaten una campaña golpista de cara a las elecciones presidenciales de 2006.

La estrategia está centrada en desacreditar a las instituciones democráticas bolivarianas, en particular al Consejo Nacional Electoral con señalamientos de “fraude” y al propio ejecutivo por haber “secuestrado los poderes públicos” y“financiado grupos guerrilleros”, al tiempo que se atenta contra la tranquilidad de la ciudadanía para evitar que se pronuncie electoralmente mediante la detonación de explosivos y la ejecución de planes para asesinar al Presidente de la Republica.

Navegador de artículos

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 190 seguidores