AQUI hay TOMATE

Para dar y tomar

Archive for the tag “guardia marina”

¿Podría la Marina de los EEUU ser derrotada por Irán en el Golfo Pérsico?


Inicio  »  Autores  »  ¿Podría la Marina de los EEUU ser derrotada por Irán en el Golfo Pérsico?

¿Podría la Marina de los EEUU ser derrotada por Irán en el Golfo Pérsico?

  • Lunes, enero 9, 2012, 10:00
  • Autores

Después de años de amenazas de EEUU, Irán está tomando medidas que sugieren que está dispuesto y en capacidad de cerrar el Estrecho de Hormuz.

El 24 de diciembre 2011 Irán comenzó a sus ejercicios navales Velayat-90 en los alrededores del estrecho de Hormuz y que se extiende desde el Golfo Pérsico y el Golfo de Omán (Mar de Omán) hasta el Golfo de Adén y el Mar Arábigo.

Desde la realización de estos ejercicios, se ha producido una creciente guerra de palabras entre Washington y Teherán. Sin embargo, nada de lo hecho o dicho hasta ahora por la Administración de Obama o el Pentágono ha disuadido a Teherán de continuar sus ejercicios navales.

La naturaleza geo-política del Estrecho de Hormuz

Además del hecho de que es un punto de tránsito importante para los recursos energéticos mundiales y un cuello de botella estratégico, otras dos cuestiones deben abordarse en relación con el estrecho de Hormuz y su relación con Irán.

El primero se refiere a la geografía del Estrecho de Hormuz.

El segundo se refiere al papel de Irán en la co-gestión del estratégico Estrecho de acuerdo con el derecho internacional y los derechos de soberanía nacional.

El tráfico marítimo que pasa por el Estrecho de Hormuz siempre ha estado en contacto con fuerzas navales iraníes, que son en su mayoría compuesto por la Fuerza Armada regular iraní y la Revolucionaria Guardia Marina de Guerra iraní. De hecho, las fuerzas navales iraníes vigilan el estrecho de Hormuz junto con el Sultanato de Omán a través del enclave omaní de Musandam.

Más importante aún, para el tránsito por el Estrecho de Ormuz todo el tráfico marítimo, incluida la Marina de los EEUU, debe navegar a través de las aguas territoriales iraníes. Casi todas las entradas en el Golfo Pérsico se realiza a través de las aguas iraníes y la mayoría de las salidas son a través de las aguas de Omán.

Irán permite a los buques extranjeros usar sus aguas territoriales de buena fe y sobre la base de la Parte III de la Convención de las Naciones Unidas sobre el Derecho de las disposiciones del tránsito marítimo en que estipulan que los barcos son libres de navegar por el Estrecho de Hormuz y similares cuerpos de agua sobre la base de la navegación rápida y continua entre un puerto abierto y alta mar.

A pesar de que Teherán siga las prácticas de navegación de la Ley del Mar, Teherán no está legalmente obligado por ellos. Al igual que Washington, Teherán firmó este tratado internacional, pero nunca lo han ratificado.

Tensión EEUU-Irán en el Golfo Pérsico

En sucesos recientes, el Majlis iraní (Parlamento) vuelve a evaluar el uso de las aguas iraníes en el Estrecho de Hormuz por buques extranjeros.

Se propone una legislación que permita bloquear la posibilidad a buques de guerra extranjeros utilizar las aguas territoriales iraníes para navegar por el Estrecho de Hormuz sin permiso de Irán.

El Parlamento de Seguridad Nacional de Irán y la Comisión de Política Exterior están estudiando una legislación que establecería una postura oficial iraní. De esta última dependerían los intereses estratégicos y de seguridad nacional de Irán. [1]

El 30 de diciembre de 2011, el portaaviones U.S.S. John C. Stennis pasó por el área en el que Irán estaba realizando sus ejercicios navales.

El comandante de las fuerzas regulares de Irán, el general Ataollah Salehi, informó a la USS John C. Stennis y otros buques de Marina de los EEUU a no regresar al Golfo Pérsico, mientras Irán estuviese haciendo sus ejercicios, diciendo que Irán no tiene la costumbre de repetir dos veces una advertencia. [2]

Poco después de la severa advertencia de Irán a Washington, el secretario prensa del Pentágono respondió haciendo una declaración que decía: “Nadie en este gobierno busca la confrontación [con Irán] sobre el estrecho de Hormuz. Es importante bajar la temperatura “. [3]

En un escenario real de un conflicto militar con Irán, es muy probable que los portaaviones EEUU operaran desde fuera del Golfo Pérsico y desde el sur del Golfo de Omán y el Mar Arábigo.

A menos que los sistemas de misiles que Washington está desarrollando en el sur del Golfo Pérsico estén en funcionamiento, el despliegue de grandes buques de guerra de EEUU en el Golfo Pérsico sería poco probable.

Las razones de esto están vinculadas a las realidades geográficas y la capacidad defensiva de Irán.

La geografía esta en contra del Pentágono: La fuerza naval de EEUU tiene limitaciones en el Golfo Pérsico

La fuerza naval de EEUU, que incluye a la Marina de EEUU y la Guardia Costera de los EEUU, tiene primacía sobre todas las otras armadas y fuerzas marítimas en el mundo. Sus capacidades en alta mar u oceánicas son sin precedentes y sin igual por cualquier otra potencia naval. Primacía no significa invencible.

Las Fuerzas navales de EEUU en el estrecho de Hormuz y el Golfo Pérsico son no obstante vulnerables.

A pesar de su fuerza y resistencia, la geografía literalmente va en contra del poder naval de EEUU en el estrecho de Hormuz y el Golfo Pérsico. La estrechez relativa del Golfo Pérsico lo hace como un canal, por lo menos en un contexto estratégico y militar.

Hablando en sentido figurado, los portaaviones y buques de guerra de los EEUU están confinadas a aguas estrechas o están cerradas dentro de las aguas costeras del Golfo Pérsico. [Véase el mapa arriba]

Aquí es donde las avanzadas capacidades de misiles de las fuerzas armadas iraníes entran en juego. El arsenal de misiles y torpedos iraníes harían un trabajo rápido sobre los activos navales de EEUU en las aguas del Golfo Pérsico, donde los barcos de EEUU se contraen.

Por esta razón los EEUU ha estado ocupado construyendo un sistema de escudo antimisiles en el Golfo Pérsico entre los países del Consejo de Cooperación del Golfo (CCG) en los últimos años.

Incluso las pequeñas embarcaciones de patrulla iraníes en el Golfo Pérsico, que lucen lastimeras e insignificantes frente a un portaaviones o destructor de EEUU, amenazan a los buques de guerra EEUU.

Las apariencias engañan; estas lanchas patrulleras iraníes pueden lanzar una andanada de misiles que podrían dañar de manera significativa y eficaz los grandes buques de guerra de EEUU. Las pequeñas lanchas patrulleras iraníes también son difíciles de detectar y de apuntar.

Las fuerzas iraníes también podrían atacar las capacidades navales EEUU simplemente con el lanzamiento de ataques de misiles iraníes de la parte continental en la costa norte del Golfo Pérsico.

Incluso en 2008 el Instituto Washington para Política del Cercano Oriente reconoció la amenaza de las baterías móviles de misiles costeros de Irán, misiles anti-buque, y los barcos pequeños armados con misiles. [4]

Otros activos navales iraníes como aviones no tripulados, aerodeslizadores, minas, equipos de buceo, y mini-submarinos también podrían ser utilizados en una guerra naval asimétrica contra la Quinta flota de EEUU.

Incluso las propias simulaciones de guerra del Pentágono han demostrado que una guerra en el Golfo Pérsico con Irán sería un desastre para los Estados Unidos y sus fuerzas armadas.

Un ejemplo clave es el juego de guerra en el Golfo Pérsico Desafío del Milenio de 2002 (MC02), que se llevó a cabo a partir del 24 de julio de 2002 hasta el 15 de agosto de 2002 y tardó casi dos años para prepararse.

Este gigantesco ejercicio fue uno de los juegos de guerra más grande y más caro jamás realizado por el Pentágono.

Desafío del Milenio 2002 se llevó a cabo poco después de que el Pentágono había decidido que continuaría el impulso de la guerra en Afganistán atacando a Irak, Somalia, Sudán, Libia, Líbano, Siria, y terminando con el gran premio de Irán en una amplia campaña militar para asegurar la primacía de EEUU en el nuevo milenio.

Después de terminar Desafío del Milenio de 2002, el juego de guerra fue “oficialmente” presentado como una simulación de una guerra contra Irak bajo el régimen del presidente Saddam Hussein, pero en realidad estos juegos de guerra pertenecían a Irán. [5] EEUU ya había realizado evaluaciones para la próxima invasión anglo-estadounidense de Irak.

Por otra parte, Irak no tenía las capacidades navales que merecen tal uso a gran escala de la Marina de los EEUU.

Desafío del Milenio 2002 se llevó a cabo para simular una guerra con Irán, que fue el nombrado bajo el código “Rojo” y se refirió a un desconocido estado forajido de Medio Oriente en el Golfo Pérsico.

Aparte de Irán, ningún otro país podría cumplir con los perímetros y las características de “Rojo” y sus fuerzas militares, de los botes patrulleros a las unidades de motorizadas.

La simulación de guerra se llevó a cabo porque Washington estaba planeando un ataque contra Irán poco después de la invasión de Irak en 2003.

El escenario en el juego de guerra de 2002 se inició con los EEUU, denominado “Azul”, dando a Irán un ultimátum de un día para su rendición en el año 2007.

La fecha del juego de guerra de 2007 corresponde cronológicamente a los planes de EEUU para atacar a Irán después del ataque israelí contra el Líbano en 2006, que fue una extensión, de acuerdo con los planes militares, de una guerra más amplia contra Siria.

La guerra contra el Líbano, sin embargo, no sale según lo planeado y los EEUU e Israel se dieron cuenta de que si Hezbollah podría desafiarlos en el Líbano, una expansión de la guerra con Siria e Irán sería un desastre.

En el escenario de guerra del Desafío del Milenio 2002, Irán iba a reaccionar a la agresión de EEUU con el lanzamiento de un bombardeo masivo de misiles que superaría los EEUU y destruiría dieciséis buques de guerra EEUU – un portaaviones, diez cruceros, y cinco buques anfibios.

Se estima que si esto hubiera ocurrido en un contexto real, más de 20.000 militares de EEUU habrían muerto en el primer día después del ataque. [6]

A continuación, Irán enviaría sus pequeños buques patrulleros – los que parecen insignificantes en comparación con el USS John C. Stennis y otros grandes buques de guerra de EEUU – para aplastar el resto de las fuerzas navales del Pentágono en el Golfo Pérsico, lo que resultaría en el daño y el hundimiento de la mayor parte de la Quinta Flota de los EEUU y la derrota de los Estados Unidos.

Después de la derrota de EEUU, los juegos de guerra se iniciaron de nuevo, pero “Rojo” (Irán) tenía que operar bajo el supuesto de deficiencias y carencias, de modo que las fuerzas de EEUU se le permitiría salir victorioso del ejercicio. [7]

Este resultado de los juegos de guerra obvia el hecho de que los EEUU se han visto apabullados en el contexto de una verdadera guerra convencional con Irán en el Golfo Pérsico.

Por lo tanto, el formidable poder naval de Washington se ve obstaculizado tanto por la geografía así como por las capacidades militares de Irán, cuando se trata de luchar en el Golfo Pérsico e incluso en gran parte del Golfo de Omán.

Sin aguas abiertas, como las del Océano Índico o el Pacífico, los EEUU tendrían que luchar bajo tiempos de respuesta muy reducidos y, más importante aún, no será capaz de luchar en un enfrentamiento a distancia (seguridad militar).

Así, todos los instrumentos del sistema naval de defensa de EEUU, que fueron diseñados para el combate en aguas abiertas utilizando enfrentamiento con rangos de seguridad, se volverán poco prácticas en el Golfo Pérsico.

¿Hacer el Estrecho de Hormuz redundante para debilitar a Irán?

Todo el mundo sabe la importancia del Estrecho de Hormuz, y Washington y sus aliados son muy conscientes de que los iraníes pueden cerrarlo militarmente por un período de tiempo significativo.

Por esta razón los EEUU han estado trabajando con los países del CCG – Arabia Saudita, Qatar, Bahrein, Kuwait, Omán y los Emiratos Árabes Unidos – para modificar el trazado de su petróleo a través de tuberías sin pasar por el estrecho de Hormuz y canalizar el petroleo del CCG directamente al Océano Índico, al Mar Rojo, o al mar Mediterráneo. Washington también ha estado presionando a Irak para buscar rutas alternativas en las negociaciones con Turquía, Jordania y Arabia Saudita.

Israel y Turquía también han estado muy interesados en este proyecto estratégico. Ankara ha mantenido conversaciones con Qatar sobre la creación de una terminal petrolera que llegaría a Turquía a través de Irak.

El gobierno turco ha intentado conseguir Irak para vincular sus campos petrolíferos del sur, como los campos petroleros del norte de Irak, a las rutas de tránsito que atraviesa Turquía. Esto está vinculado a las visiones de Turquía de ser un corredor de energía y un importante eje de tránsito.

Los objetivos de re-enrutamiento de petróleo desde el Golfo Pérsico sería quitar un elemento importante de la influencia estratégica que Irán tiene en contra de Washington y sus aliados. Se podría efectivamente reducir la importancia del Estrecho de Hormuz.

Podría muy bien ser un requisito previo para los preparativos de guerra y una guerra liderada por Estados Unidos contra Teherán y sus aliados.

Es en este marco que el oleoducto de petróleo crudo en Abu Dhabi o el oleoducto Hashan-Fujairah está siendo acogido por los Emiratos Árabes Unidos para eludir la ruta marítima en el Golfo Pérsico pasando por el Estrecho de Hormuz.

El diseño del proyecto fue elaborado en 2006, el contrato fue publicado en 2007, y la construcción se inició en 2008. [8] Este oleoducto pasa directamente de Abdu Dhabi hasta el puerto de Fujairah en la costa del Golfo de Omán en el Mar Arábigo.

En otras palabras, se le dará a las exportaciones de petróleo de los Emiratos Árabes Unidos acceso directo al Océano Índico. Ha sido presentado públicamente como un medio para garantizar la seguridad energética al evitar Hormuz e intentar evadir al ejercito iraní.

Junto con la construcción de estas tuberías, la construcción de un reservorio estratégico de petróleo en Fujairah fue previsto también para mantener el flujo de petróleo en el mercado internacional cerraría el Golfo Pérsico. [9]

Aparte de la Petroline ( Pipeline Saudí Este-Oeste), Arabia Saudí también ha estado buscando rutas de tránsito alternativas y examinando los puertos de los vecinos del sur en la Península Arábiga, Omán y Yemen.

El puerto yemení de Mukalla en la costa del Golfo de Adén ha sido de particular interés para Riyadh. En 2007, las fuentes israelíes informaron con bombos y platillos que un proyecto de oleoducto estaba en marcha y conectaría los campos petrolíferos de Arabia Saudí con Fujairah en los Emiratos Árabes Unidos, Muscat en Omán, y finalmente a Mukalla en Yemen.

La reapertura del oleoducto Irak-Arabia Saudita (IPSA), que fue construido por Saddam Hussein, irónicamente, para evitar el estrecho de Hormuz e Irán, también ha sido un tema de discusión para los saudíes con el gobierno iraquí en Bagdad.

Si Siria y Líbano fuesen convertidos en clientes de Washington, el difunto oleoducto Trans-árabe (Tapline) también podría ser reactivado, junto con otras rutas alternativas que van desde la Península Arábiga hasta la costa del Mar Mediterráneo a través del Levant.

Cronológicamente, esto también encajaría en los esfuerzos de Washington para invadir el Líbano y Siria en un intento por aislar a Irán antes de cualquier posible enfrentamiento con Teherán.

Los ejercicios navales iraníes Velayat-90, que se extendió en las proximidades de la entrada del Mar Rojo en el Golfo de Adén, en las aguas territoriales de Yemen, también se llevó a cabo en el Golfo de Omán, frente a la costa de Omán y la costa oriental del los Emiratos Árabes Unidos.

Entre otras cosas, Velayat-90 debe ser entendida como una señal de que Teherán está listo para operar fuera del Golfo Pérsico e incluso puede atacar o bloquear las tuberías tratando de eludir el estrecho de Hormuz.

La geografía de nuevo está en el lado de Irán en este caso.

Sin pasar por el Estrecho de Hormuz no cambia el hecho de que la mayoría de los campos petroleros pertenecientes a los países del CCG se encuentran en el Golfo Pérsico o cerca de sus costas, lo que significa que están situados en las proximidades de Irán y por lo tanto, a corta distancia de Irán.

Al igual que en el caso de la tubería de Hashan-Fujairah, los iraníes podría desactivar el flujo de petróleo desde el punto de origen.

Teherán podría lanzar misiles y ataques aéreos o desplegar sus fuerzas de tierra, mar, aire y anfibias en estas áreas. No necesariamente tienen que bloquear el estrecho de Hormuz; después de todo impidiendo el flujo de energía es el principal objetivo de las amenazas de Irán.

La guerra fría EEUU-Irán

Washington ha estado a la ofensiva contra Irán utilizando todos los medios a su alcance. Las tensiones en el Estrecho de Hormuz y en el Golfo Pérsico son sólo una parte delantera en un peligroso multi-frente de la guerra fría regional entre Teherán y Washington en el Medio Oriente.

Desde 2001, el Pentágono también ha ido reestructurando sus fuerzas armadas para librar guerras convencionales, con enemigos como Irán. [10]

Sin embargo, la geografía ha trabajado siempre contra el Pentágono y los EEUU no ha encontrado una solución para su dilema naval en el Golfo Pérsico. En lugar de una guerra convencional, Washington ha tenido que recurrir a una guerra encubierta, económica y diplomática contra Irán.

Mahdi Darius Nazemroaya (Traducido para Alba Tv por J. Vidal Rivero Oliveros)

Notas

[1] Fars News Agency, “Foreign Warships Will Need Iran’s Permission to Pass through Strait of Hormuz,” January 4, 2011.
[2] Fars News Agency, “Iran Warns US against Sending Back Aircraft Carrier to Persian Gulf,” January 4, 2011.
[3] Parisa Hafezi, “Iran threatens U.S Navy as sanctions hit economy,” Reuters, January 4, 2012.
[4] Fariborz Haghshenass, “Iran’s Asymmetric Naval Warfare,” Policy Focus, no.87 (Washington, D.C.: Washington Institute for Near Eastern Policy, September 2010).
[5] Julian Borger, “Wake-up call,” The Guardian, September 6, 2002.
[6] Neil R. McCown, Developing Intuitive Decision-Making In Modern Military Leadership (Newport, R.I.: Naval War College, October 27, 2010), p.9.
[7] Sean D. Naylor, “War games rigged? General says Millennium Challenge ‘02 ‘was almost entirely scripted,’” Army Times, April 6, 2002.
[8] Himendra Mohan Kumar, “Fujairah poised to be become oil export hub,” Gulf News, June 12, 2011.
[9] Ibid.
[10] John Arquilla, “The New Rules of War,” Foreign Policy, 178 (March-April, 2010): pp.60-67.

Publicado por  admin,  en LIBRERED.NET

Irán cerrará “definitivamente” el Estrecho de Ormuz

Cerrar el estrecho de Ormuz es un derecho legítimo de Irán para responder a la imposición de sanciones por parte de la Unión Europea y las autoridades de la República Islámica lo harán “definitivamente”. Así lo afirmaron simultáneamente dos miembros del Parlamento persa, Heshmatollah Falahapisheh y Mohammad Kossari, en sendas declaraciones hechas ante los medios de comunicación locales.
La aplicación de esta medida por parte de Teherán ya fue calificada de ilegítima por los diplomáticos británicos y estadounidenses. Por su parte, Occidente amenazó con respuestas de carácter bélico para impedir el cierre de la principal vía marítima para los buques tanques que transportan el petróleo extraído en los países árabes.
El tema de la confrontación en el estrecho viene ventilándose entre ambas partes del conflicto desde el 27 de diciembre pasado. Ese día, el primer vicepresidente persa Mohamad Reza Rahimi mencionó la posibilidad del cierre de Ormuz para la navegación en vista de una inminente pérdida de ingresos petroleros. Los militares confirmaron su capacidad técnica de hacerlo realidad en el marco de un simulacro desarrollado en la misma zona marítima a comienzos de este mes de enero.
La historia de las sanciones contra distintos institutos y contra científicos iraníes en persona por estar implicados en proyectos nucleares, presuntamente no puramente pacíficos, es incluso mucho más larga. Por primera vez Occidente sancionó a varios de ellos en 2006, bajo la administración de George W. Bush. EE. UU. aplicó unas medidas restrictivas que posteriormente fueron apoyadas por los países europeos.
El estado persa desde entonces rechaza las acusaciones de que pretende hacerse con una bomba nuclear, acogiéndose a un programa pacífico. Al mismo tiempo, Teherán en varias ocasiones rompió el diálogo con el Organismo Internacional de Energía Atómica. En otros casos solo le ofrecía una parte de la información solicitada acerca de los proyectos energéticos sostenidos.
Intentan “comprarse tiempo”, según experto
El historiador y periodista Ingo Niebel enfatiza que la mayoría de los estados miembros de la UE están unidos política- y militarmente con EE. UU. a través de la OTAN. “Aparte de estos vínculos lo que la UE ha intentado con este nuevo embargo es comprarse tiempo para que EE. UU. e Israel retrasen sus intenciones de atacar a Irán a una época que podría ser más favorable”.
Por otra parte, el experto desestima las pérdidas económicas por el suministro de crudo como un factor importante del daño del nuevo régimen para la UE. “Pues en verano —dice— en Europa se suele consumir menos petróleo que ahora, en estas fechas de invierno”.
Para el momento el embargo ha recibido el respaldo de la diplomacia israelí, a la vez que fue lamentado por el Ministerio de Asuntos Exteriores ruso. Su titular, Serguéi Lavrov, aseguró que en la situación actual, Moscú no cejaría en su empeño en reanudar las negociaciones con Teherán acerca del programa nuclear. Mientras, el primer ministro del Estado Hebreo, Benjamin Netanyahu, afirmó que la medida viene como “un paso en la dirección correcta”.
Publicado: 23 ene 2012 | 16:27 MSK
Actualidad RT

Quizás también le interese:

Post Navigation

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 186 seguidores