AQUI hay TOMATE

Para dar y tomar

Archive for the tag “imperialismo”

Lo que revela y oculta la crisis financiera


Lo que revela y oculta la crisis financiera

Alberto Rabilotta


 

La rebatiña colonial regresa al galope. Después de Libia será Siria mediante una “intervención limitada” de Francia, Inglaterra y Turquía, según el periódico francés Le Canard Enchaîné (23 noviembre 2011), y otra vez con el apoyo de la armada canadiense que el primer ministro conservador de Ottawa, Stephen Harper, dejó en el Mediterráneo para apoyar cualquier intervención de países de la OTAN (CBC, 20 noviembre 2011). Y luego “irán por Irán”, como escribía Juan Gelman en Página/12 el pasado 13 de noviembre.
Las no tan antiguas potencias coloniales europeas y el imperialismo estadounidense han aprendido la lección de Israel, que como destaca el historiador Yakov Rabkin “conservó el ‘virus’ occidental del uso de la fuerza para someter o colonizar a otros pueblos, y ahora ese virus está propagándose.
No es de origen israelí ni de origen judío, es de origen europeo y fue muy bien preservado en Israel, que fungió como hospedante de valores occidentales que son tan agradables al rey de Arabia Saudí, quien los está aplicando con la represión en Bahrein” (http://alainet.org/active/47139&lang=es ).
En medio de las sucesivas crisis financieras, de los problemas estructurales del capitalismo que amenazan la supervivencia del sistema, la lucha por los mercados, sin tapujos y hasta con arrogancia, reaparece en sus formas originales.
Detrás de las fuerzas militares de la OTAN, en Libia, llegaron los hombres de negocio de los países que participaron en esa agresión, como Francia, Inglaterra, Estados Unidos, Qatar, Canadá e Italia.
Los militares bombardearon, mataron e hirieron y desplazaron a numerosos civiles y destruyeron gran parte de la infraestructura de Libia, y los hombres de negocio llegaron para obtener los contratos para reconstruirla, para vender las armas que permitan reponer los arsenales y el material militar destruido, y de paso obtener los contratos para apropiarse al máximo posible de los dos recursos naturales abundantes en ese país: el petróleo y el agua dulce.
Nada ni nadie está al resguardo de esta ofensiva reaccionaria
El regreso a las peores épocas del capitalismo es evidente en todo. Una a una las conquistas laborales y sociales ganadas a través de largas y costosas luchas obreras están siendo limitadas o van camino de la eliminación en los países capitalistas avanzados, todo esto en nombre de la austeridad fiscal y la competitividad, o sea para reforzar la dictadura del capital financiero sobre las economías y los pueblos.
El retroceso político es abrumador. La cúpula de la Unión Europea decidió quien gobernará Grecia e Italia, y entre otras cosas se apresta a establecer una “dictadura presupuestaria” que pondrá fin, en la zona euro, a la soberanía política de las naciones en materia fiscal y presupuestaria.
Los pueblos entienden que el sistema político compuesto por los “partidos de gobierno” no ofrece alternativa a la situación actual.
En realidad los “partidos de gobierno”, sean conservadores o socialdemócratas, han capitulado ante los mercados financieros y prometen seguir desangrando a sus ya debilitados pueblos.
Y en este contexto el temor a la inseguridad económica y social se instala en el electorado, lo que constituye un peligroso caldo de cultivo, como quedó demostrado durante la crisis de los años 30 del siglo 20.
Mientras tanto el desempleo es altísimo y sigue aumentando, y la recesión económica que afecta a los países endeudados, como Portugal, Grecia y España, se expandió a Italia y amenaza al resto de la zona euro a medida que los gobiernos de países como Francia aplican más medidas de austeridad fiscal para reducir el déficit presupuestario, que reducirán la demanda agregada, o sea la capacidad de gasto de los franceses, con las sabidas consecuencias de un frenazo económico, una reducción de la recaudación fiscal y el aumento del déficit presupuestario.
Y como la oligarquía financiera no pierde la oportunidad de ésta crisis que ella misma creó, al mismo tiempo exige que los países de la zona euro sigan eliminando las principales conquistas laborales de los trabajadores, como la semana de 35 horas en Francia, país donde la productividad es más elevada que en Alemania, para retornar a las 38 horas, y vaya a saberse si habrá o no compensación salarial.
Crisis de la civilización capitalista
En Europa el racismo se ha vuelto una cosa cotidiana y junto al nacionalismo de la peor especie ha pasado a formar parte de la plataforma de algunos partidos políticos. Los odios étnicos están presentes y en algunos países europeos se manifiestan a través del discurso de los políticos y gobernantes.
Como dijo el ensayista canadiense John Ralston Saul (1), la globalización que se suponía iba a abrir las fronteras del mundo ha llevado directa o indirectamente a lo contrario, al nacionalismo en su versión antigua. Lo que hemos visto en los últimos 25 años, por buenas y malas razones, es un sorprendente retorno del nacionalismo, del nacionalismo positivo (como en países de Sudamérica) y del nacionalismo negativo.
Del retorno del populismo y ahora el regreso al racismo. En las últimas décadas el racismo volvió a ser algo “socialmente aceptable”. Es algo atroz…
Se puede ser racista y ser electo para gobernar un país.
Italia tuvo un fascista como viceprimer ministro; Francia, vaya uno a saber; Hungría… ¿Cómo sucedió esto? ¿No era que íbamos hacia la apertura y que el nacionalismo estaba muriendo?
La globalización trajo de vuelta, a nivel nacional, el populismo, el nacionalismo, el racismo y el fascismo, y las fronteras están cerrándose no por el miedo a Al-Qaeda sino porque están regresando las actitudes del viejo nacionalismo negativo, y esta es sólo una de las consecuencias imprevistas de la globalización dirigida por una deshumanizada ideología economicista.
Las elites que dieron vida a la globalización no están preparadas para la incertidumbre y confusión actual. Saben que algo está sucediendo pero ven los aspectos negativos como excepción a la regla, cuando en realidad “ya no estamos en la globalización, sino en otra cosa que todavía no sabemos definir”, declaraba John Saul en 2005, cuando publicó su libro “The Collapse of Globalism and the Reinvention of the World”- (2).
Y agregaba que si no hacemos este análisis seremos incapaces de crear una dirección (de cambio) y volveremos a ser victimas de las circunstancias de quienes propongan una dirección a seguir. Eso pasó en los años 30, y en muchos países llevó al nazismo o el fascismo, en otros llevó al New Deal o al comunismo.
En un debate el 11 de marzo pasado en Waterloo, provincia de Ontario, Canadá, John Saul subrayó que la globalización es un intento de “cambiar de prisma” para ver la civilización: “Hubo tiempos en que se la veía a través de Dios, de la religión, a través de la monarquía absoluta o de una ideología.
La ideología a partir los años 70 del siglo 20 fue que había que mirar el mundo a través de la economía, y eso fue definido como ‘globalización’. O sea ver el mundo a través de la economía”.
El pensador canadiense explica como a través de esta ideología se piensa acerca del “ciudadano, que pasa a ser un cliente; de la cultura, en términos de cómo organizarla, financiarla y controlarla; o de la salud, donde uno entra en un hospital y nadie es un enfermo, sino clientes, como si fueran objetos de una teoría de gestión económica.
Esta ideología que llamamos globalización es fundamentalmente un retorno a la visión utilitarista del funcionamiento de la civilización, de como inevitablemente debe funcionar”.
Para John Saul la globalización no es una idea nueva ni tampoco original, sino una vieja idea atada a una visión linear de como la civilización funciona y debe funcionar: “Forma parte de la antigua visión del racionalismo y el utilitarismo, de como nos movemos del pasado hacia el futuro, sin nunca poder retroceder. El progreso es siempre avanzar.
La globalización es una especie de antiguo y lineal utilitarismo económico, atado a viejos modelos de crecimiento y de lo que constituye la riqueza, de que no hay limites a la expansión y el crecimiento, de que hay que aumentar constantemente el comercio exterior sin jamás examinar que tipo de comercio, en cuáles términos o si el comercio nos aporta lo que realmente queremos, ni tampoco examinar cuál es el propósito de aumentar el crecimiento o el comercio”
Este enfoque lineal, agrega, no produce una visión incluyente, de conjunto, sino una estrecha visión utilitaria de como el mundo funciona, y rompe el concepto de la ciudadanía, del bien común y la idea misma del ciudadano desinteresado, la idea misma de civilización, y nos aleja de lo que precisamente necesitamos, una visión holística, amplia e incluyente. Lo que ha ocurrido en los últimos 30 años es muy similar a la atmósfera en Francia bajo (el reinado de) Louis-Philippe 1 (3).
Apunta, como algunos economistas y politólogos, que bajo la globalización hubo un franco retorno del mercantilismo, o sea la creación de grandes corporaciones integradas horizontalmente (y) básicamente controladas por gerentes o administradores.
Y compara las grandes transnacionales de hoy día con las empresas mercantilistas británicas u holandesas, como la Compañía de la Bahía Hudson creada por los británicos para controlar el comercio y la extracción de recursos en Canadá, o la Compañía Británica de las Indias Orientales, que no creaban riquezas sino que transportaban y comerciaban diferentes productos a través del mundo.
Y subraya que bajo el orden neoliberal “tampoco aumentó la competencia entre firmas, sino al contrario, porque hemos visto el aumento de monopolios y oligopolios”.
Como escribe el sociólogo mexicano Pablo González Casanova (La Jornada, 14 de noviembre pasado), no hay duda de que vivimos en un mundo injusto y peligroso. La “opción racional” que orienta a las ciencias sociales hegemónicas se está convirtiendo, paradójicamente, en opción irracional.
Sobre este aspecto y utilizando el referente de la “limpieza étnica”, John Saul habla de la “limpieza intelectual que en las últimas décadas hemos presenciado dentro de los círculos académicos, en particular en los departamentos de economía, para impedir la llegada o el acceso a nuevas ideas.
Nunca hubo tan pocos desacuerdos entre economistas. Ahora eso está cambiando porque la situación es tan obvia que no puede ser ignorada. ¡Tres décadas sin desacuerdos! Quienes estaban en desacuerdo no eran publicados.
Esto es un ejemplo clásico de la ideología, de rechazo al pensamiento intelectual, a las diferencias intelectuales, porque es a través de la diferencia que descubrimos nuevas cosas.
Es algo similar a la secreta Congregación para la Propagación de la Fe (Santo Oficio) de la Iglesia católica, o sea un instrumento de propaganda a favor de una ideología, pero en este caso pretendiendo ser una ciencia económica”.
Para John Saul estamos frente a una ruptura catastrófica del pensamiento intelectual occidental, que explica la ausencia de cuestionamiento sobre la globalización, sobre el crucial ¿hacia dónde nos están dirigiendo?
Y afirma que “es como haber caído en un escolasticismo de bajo nivel. Diría que lo que hemos tenido en las últimas tres décadas en términos de pensamiento económico (hegemónico) es el más bajo nivel de educación en materia de pensamiento intelectual desde 1750, cuando Voltaire decía que la aristocracia dominante (en Francia) no tenía necesidad de aprender a leer porque tenían personal doméstico que les leían”.
La Vèrdiere, Francia.
1.- John R. Saul, intelectual canadiense y autor de importantes ensayos, entre ellos “Les Bâtards de Voltaire. La dictature de la raison en Occident” (1193) y “Mort de la globalisation” (2005). Las citas fueron tomadas del debate sobre “El lado oscuro de la globalización” en el Centro para la Innovación en la Gobernanza Internacional (CIGI) de Waterloo, Ontario, el 11 de marzo pasado: http://www.youtube.com/watch?v=FHOeFGJpFx4
2.- La “inevitable” globalización resultó “evitable”, entrevista con John R. Saul publicada en Milenio Diario de México en junio de 2005, bajo el seudónimo Rocco Marotta.
3.- Louis Philippe 1 reinó de 1830-1848, un período marcado por una extrema concentración de la riqueza en pocas manos y el empobrecimiento masivo de trabajadores y campesinos.
- Alberto Rabilotta es periodista argentino.

http://alainet.org/active/51075

“La defensa de los derechos humanos” como excusa para el saqueo de Libia (Completo)


“La defensa de los derechos humanos” como excusa para el saqueo de Libia (Completo)

Posted on septiembre 3, 2011 por

Este artículo está segmentado en tres partes en otras tantas entradas del blog.

Por razones de operatividad, me interesa crear un artículo completo con las tres partes (Internacional, Nacional y Economía), explicando estas tres cuestiones de la Guerra de Libia en un artículo refundido.

Este artículo se encuentra disponible en audio.

I. Internacional.

Después de la Segunda Guerra Mundial, los estados del mundo ratificaron o se adhirieron a la Carta de las Naciones Unidas. En su artículo 2.4 los “Miembros de la Organización, en sus relaciones internacionales, se abstenían de recurrir a la amenaza o al uso de la fuerza contra la integridad territorial o la independencia política de cualquier Estado, o en cualquier otra forma incompatible con los Propósitos de las Naciones Unidas”, obligándose al arreglo pacífico de las controversias.

El uso de la fuerza sólo se permite en unos pocos casos, como la legítima defensa:

Ninguna disposición de esta Carta menoscabará el derecho inmanente de legítima defensa, individual o colectiva, en caso de ataque armado contra un Miembro de las Naciones Unidas, hasta tanto que el Consejo de Seguridad haya tomado las medidas necesarias para mantener la paz y la seguridad internacionales. Las medidas tomadas por los Miembros en ejercicio del derecho de legítima defensa serán comunicadas inmediatamente al Consejo de Seguridad, y no afectarán en manera alguna la autoridad y responsabilidad del Consejo conforme a la presente Carta para ejercer en cualquier momento la acción que estime necesaria con el fin de mantener o restablecer la paz y la seguridad internacionales.

Sin embargo, la investigación de controversias, la determinación de la amenaza para la paz, quebrantamiento de la paz o acto de agresión es monopolio del Consejo de Seguridad, que lo ejerce con las normas establecidas en la Carta de las Naciones Unidas.

Artículo 39

El Consejo de Seguridad determinará la existencia de toda amenaza a la paz, quebrantamiento de la paz o acto de agresion y hará recomendaciones o decidirá que medidas seran tomadas de conformidad con los Artículos 41 y 42 para mantener o restablecer 1a paz y la seguridad internacionales.

Artículo 40

A fin de evitar que la situación se agrave, el Consejo de Seguridad, antes de hacer las recomendaciones o decidir las medidas de que trata el Artículo 39, podrá instar a las partes interesadas a que cumplan con las medidas provisionales que juzgue necesarias o aconsejables. Dichas medidas provisionales no perjudicarán los derechos, las reclamaciones o la posición de las partes interesadas. El Consejo de Seguridad tomará debida nota del incumplimiento de dichas medidas provisionales.

Artículo 41

El Consejo de Seguridad podrá decidir qué medidas que no impliquen el uso de la fuerza armada han de emplearse para hacer efectivas sus decisiones, y podrá instar a los Miembros de las Naciones Unidas a que apliquen dichas medidas, que podrán comprender la interrupción total o parcial de las relaciones económicas y de las comunicaciones ferroviarias, marítimas, aéreas, postales, telegráficas, radioeléctricas, y otros medios de comunicación, así como la ruptura de relaciones diplomáticas.

Artículo 42

Si el Consejo de Seguridad estimare que las medidas de que trata el Artículo 41 pueden ser inadecuadas o han demostrado serlo, podrá ejercer, por medio de fuerzas aéreas, navales o terrestres, la acción que sea necesaria para mantener o restablecer la paz y la seguridad internacionales. Tal acción podrá comprender demostraciones, bloqueos y otras operaciones ejecutadas por fuerzas aéreas, navales o terrestres de Miembros de las Naciones Unidas

La resolución 1973 del Consejo de Seguridad de la ONU no determina la amenaza para la paz, quebrantamiento de la paz o acto de agresión por parte de Libia. En sus considerandos sólamente hay una preocupación por la violación de derechos humanos. Esto supone que la investigación no obedece a las relaciones internacionales de Libia, sino a cuestiones internas. Aunque no haya una determinación de amenaza o quebranto de la paz o acto de agresión, el Consejo de Seguridad establece algunas medidas. La más llamativa se encuentra en la autorización 4:

 Autoriza a los Estados Miembros que hayan notificado previamente al Secretario General a que, actuando a título nacional o por conducto de organizaciones o acuerdos regionales y en cooperación con el Secretario General, adopten todas las medidas necesarias, pese a lo dispuesto en el párrafo 9 de la resolución 1970 (2011), para proteger a los civiles y las zonas pobladas por civiles que estén bajo amenaza de ataque en la Jamahiriya Árabe Libia, incluida Benghazi, aunque excluyendo el uso de una fuerza de ocupación extranjera de cualquier clase en cualquier parte del territorio libio, y solicita a los Estados Miembros interesados que informen al Secretario General de inmediato de las medidas que adopten en virtud de la autorización otorgada en este párrafo, que serán transmitidas inmediatamente al Consejo de Seguridad.

Se produce la extrapolación de las normas de mantenimiento de la paz a otras situaciones (protección de civiles) y algunas naciones con fuerza en el Consejo de Seguridad alcanzan permiso, a regañadientes de algunas otras, para una intervención en asuntos internos de un país. Es uno de esos casos en los que la comunidad internacional, impulsada por los intereses opacos de algunas naciones, quieren extender las posibilidades de intervención en la política interna. Fuerzan las posibilidades que ofrece la norma que aplican.

No digo que no se pueda incluir el principio de legitimación de acciones de carácter humanitario, pero sí manifiesto que actualmente no se puede hacer uso de ese argumento dentro de la Carta. La Asamblea General en su Documento Final de la Cumbre Mundial 2005 ha dado pasos en ese sentido, pero una decisión tan importante como permitir el uso de la fuerza internacional no puede sostenerse sobre una resolución de la Asamblea, que no son tomadas en serio por las grandes potencias y nunca han sido consideradas como fuente del Derecho Internacional, más simbólicas que imperativas, sino con una reforma de la Carta, un tratado multilateral. Se corre el riesgo de establecer la costumbre internacional abusando de este principio, al servicio de las potencias. El principio de “responsabilidad de proteger” se convierte en el nuevo gran peligro para los pueblos empobrecidos que no permitan el sometimiento de las grandes potencias. Cuando Bush, Blair, Aznar y otros hicieron la guerra de Irak todavía no tenían este argumento tan bien definido y tuvieron que inventar la excusa del peligro del régimen irakí por la posesión de armas destructivas o los vínculos con el terrorismo islámico, que sirvio de pretexto en Afganistán. Un gran pacifista como Zapatero, un defensor de la alianza de las civilizaciones, un protector de los pueblos débiles moralmente no debería consentirse el arrimo a los más fuertes en una guerra justificada con este peregrino razonamiento.

Responsabilidad de proteger a las poblaciones del genocidio, los crímenes de guerra, la depuración étnica y los crímenes de lesa humanidad
138. Cada Estado es responsable de proteger a su población del genocidio, los crímenes de guerra, la depuración étnica y los crímenes de lesa humanidad. Esa responsabilidad conlleva la prevención de dichos crímenes, incluida la incitación a su comisión, mediante la adopción de las medidas apropiadas y necesarias. Aceptamos esa responsabilidad y convenimos en obrar en consecuencia. La comunidad internacional debe, según proceda, alentar y ayudar a los Estados a ejercer esa responsabilidad y ayudar a las Naciones Unidas a establecer una capacidad de alerta temprana.
139. La comunidad internacional, por conducto de las Naciones Unidas, tiene también la responsabilidad de utilizar los medios diplomáticos, humanitarios y otros medios pacíficos apropiados, de conformidad con los Capítulos VI y VIII de la Carta, para ayudar a proteger a las poblaciones del genocidio, los crímenes de guerra, la depuración étnica y los crímenes de lesa humanidad. En este contexto, estamos dispuestos a adoptar medidas colectivas, de manera oportuna y decisiva, por conducto del Consejo de Seguridad, de conformidad con la Carta, incluido su Capítulo VII, en cada caso concreto y en colaboración con las organizaciones regionales pertinentes cuando proceda, si se demuestra que los medios pacíficos son inadecuados y que las autoridades nacionales no protegen manifiestamente a su población del genocidio, los crímenes de guerra, la depuración étnica y los crímenes de lesa humanidad. Destacamos la necesidad de que la Asamblea General siga examinando la responsabilidad de proteger a las poblaciones del genocidio, los crímenes de guerra, la depuración étnica y los crímenes de lesa humanidad y las consecuencias, teniendo en cuenta los principios de la Carta y el derecho internacional. También tenemos la intención de comprometernos, cuando sea necesario y apropiado, a ayudar a los Estados a crear capacidad para proteger a su población del genocidio, los crímenes de guerra, la depuración étnica y los crímenes de lesa humanidad, y a prestar asistencia a los que se encuentren en situaciones de tensión antes de que estallen las crisis y los conflictos.
Tampoco me paro a valorar la falta de democracia internacional en un órgano en el que están representados sólo quince de los ciento ochenta estados, cinco de ellos tengan puesto permanente y también veto.
En una situación así las decisiones tienen poca legitimidad y menos en los casos de determinación de violación derechos y determinación de medidas contra ello.
No entro a valorar si se estaban produciendo las violaciones de derechos a civiles, pues yo no tengo información para llegar a una conclusión, aunque observando el modus operandi de las naciones promotoras de la intervención (guerra a partir de ahora), sospecho que se habrán exagerado los hechos; del mismo modo que observo que no se actúa contra hechos con igual o mayor gravedad de otras naciones, políticamente aliadas de las naciones promotoras de esta guerra.

Sólo quiero expresar por ahora que la autorización de la resolución 1973 era contraria a la norma en la que se cobija. Quede dicho que por supuesto no hay instancia de control de estas decisiones.

Después de expresar esto hay que valorar ya no la legalidad de la decisión, negativa, sino la ejecución.

En este sentido, es notorio el desvío que la guerra tuvo de la razón por la que se autorizaba.

Tantas operaciones de las fuerza militares occidentales nos dan indicios de que se han extralimitado abismalmente del propósito de la autorización. No se ha hecho una defensa de los derechos humanos de los civiles; se ha dado un apoyo definitivo a un bando en una guerra civil; se ha derrocado un gobierno.

En la resolución 2625 (XXV) de la Asamblea de la ONU se afirma que “todo estado tiene el deber de abstenerse de organizar o fomentar la organización de fuerzas irregulares o de bandas armadas, incluídos los mercenarios, para hacer incursiones en el territorio de otro estado”.

Encaja bastante con lo ocurrido.

La potencias occidentales han fomentado fuerzas irregulares o bandas armadas y las han apoyado en una guerra contra el gobierno libio; mientras eso hacía no tenían cobertura de la resolución que no tenía amparo en la Carta.

Me salgo un poco del Derecho Internacional para opinar más suelto. Hay artículos muy buenos que explican que no había tales matanzas de civiles, que narran el desarrollo mortífero de la guerra, que describen el reparto de los recursos libios. es muy recomendable la colección de Pepe Escobar. En resumen explica como la alianza de potencias occidentales (OTAN), las naciones árabes amigas de las potencias apoyan a un foco de rebeldía contra el régimen de Gadaffí.

Este grupo se va nutriendo de muchos componentes, a veces contradictorios entre sí: como las potencias occidentales y elementos de Al-Qaeda. Detrás de esta confluencia hay un interés mezquino por el petróleo, el gas,  las reservas financieras, el agua, la influencia política y militar, …

En esos aspectos no puedo aportar nada a lo que ellos han escrito. Por eso he ido a cuestiones en las que mi conocimiento puede contribuir en identificar la ilegalidad e injusticia de esta guerra.

Ha sido una guerra imperialista de las potencias occidentales para imponer su influencia política en una región, para orientar hacia empresas petroleras propias la explotación de yacimientos, para tener contentos a los fabricantes de armas, para asentar bases militares, …

Quizá dentro de dos décadas haya que hacer una nueva guerra en Libia porque los gobiernos-títere de occidente con el paso del tiempo suelen morder la mano que les ha dado de comer. “Las guerras son monstruos grandes y pisan fuerte toda la pobre inocencia de la gente”: han muerto miles de personas, han acabado con las infraestructuras sociales del país con el índice de desarrollo humano más alto de todo África (puesto 53; Túnez es segunda, 81).

II. Nacional

Zapatero se hizo Secretario General de su partido en 2000, prueba de que el efecto2000 sí tuvo algunos efectos nocivos. No ganó con los votos de Izquierda Socialista, los socialistas que intentan mantener la cordura en un partido que le ha vendido el alma al capitalismo.

Ganó con el voto de los balbases. Los balbases eran el grupo de “socialistas” identificados con el urbanismo especulativo. Fueron también los que en 2003 impidiero que PSOE-PSM e IU desplazaran a Esperanza Aguirre del poder.

Zapatero vio su opción de alcanzar la ansiada Moncloa impulsándose en la protesta social. Por eso se subió al carro de la huelga general contra decretazos laborales semejantes a los aprobados en el último año por él, a las manifestaciones contra la LOU, a la indignación contra el Prestige y, sobre todo, al NO A LA GUERRA.

Durante los dos primeros años de su gobierno le duró la gratitud. Ahí se le vieron algunas decisiones que podían despistar. Pero a partir del tercer año ya hizo la reforma regresiva en los impuestos, un aviso a navegantes. Una de cal y otra de arena.

Dos años de socioliberalismo: que no recupera el banquete que le pagamos a los ricos, pero que deja caer algunas migajas de la mesa. Por fin llegó el momento en el que su naturaleza sale a relucir. Con la crisis no tiene cama para tanta gente; alguien tiene que dormir fuera; decide que lo mejor es dejar sin cama a los nadies.

Hemos comprobado como hacía todo lo que había condenado: abusar del decreto-ley, hacer reformazos laborales, privatizar, … La guerra de Libia significó arrancarse otras de las caretas tras las que escondió en su ascención que su alma estaba en venta, sin necesidad de grandes pujas, aunque fuera del alcance de las posibilidades de los humildes.

El mayor pacifista de la Historia de la Humanidad colaboró en el emprendimiento de una guerra, como comparsa de líderes a los que debe algo. Justifica la acción en la protección de derechos humanos de los libios, masacrados en su versión, pero también en la democratización de Libia, una excusa de guerras internacionales que no es nueva, pero que sigue fuera de las fuentes del derecho internacional público.

 La responsabilidad de proteger consiste en que si un Estado no cumple con la responsabilidad de proteger a sus ciudadanos, la comunidad internacional debe intervenir para asumirla.
Es un principio humanitario, la razón por la que estamos interviniendo en Libia, para defender a los ciudadanos de ataques de las propias fuerzas libias.
La Resolución 1973 insiste también en el objetivo de encontrar una solución a la crisis de Libia que responda a las legítimas demandas del pueblo de ese país. Hay que situar además esta decisión de la comunidad interna cional en un contexto histórico concreto, que se ha calificado de primavera árabe en relación con la situación en el norte de África. Es la apertura de una nueva etapa política en el Mediterráneo que la sociedad española sigue con atención y con esperanza.

Uno de los párrafos con mayor demostración con el transcurso del tiempo ha sido el de negar la expulsión de Gadafi del poder, como alertaba la izquierda.

La Resolución 1973, señorías, no pretendía, ni pre tende, la expulsión del coronel Gadafi del gobierno de Libia.
Su objetivo era advertir al coronel Gadafi y a las autoridades libias de que dejase de usar las armas contra su pueblo, de que si no lo hacía así la comunidad inter nacional estaba dispuesta a usar la fuerza para poner fin a los asesinatos de su pueblo.
Era un compromiso firme.
La Resolución 1973 nos obliga a todos los Estados miembros de Naciones Unidas y muchos de ellos, como se ha visto, estábamos y estamos dispuestos a cumplir esta obligación.
Hasta ahora, hasta este momento, tres días después del inicio de la operación, ha surtido efecto.
Parece que se han detenido los ataques indiscriminados y eventualmente se ha producido algún repliegue de las fuerzas armadas del régimen libio.
Pero el mensaje sigue siendo a día de hoy el mismo: mientras exista el riesgo de que el régimen libio vuelva a atacar a su pueblo se aplicará la fuerza necesaria para impedirlo.

Contrasta totalmente con su declaraciones desvergonzadas y sin maquillaje del 1 de septiembre en la Conferencia de París sobre la nueva Libia: “Creo que la tarea que se ha hecho en estos meses desde la aprobación de la Resolución de la ONU para provocar y forzar el cambio de régimen de Gadaffi hacia un país en libertad ha sido muy positiva“. El presidente confiesa la ilegalidad de la guerra.

Sólo dos años antes de la guerra España intentaba abrir líneas de negocio, en lo que se involucraban vergonzosamente las instituciones, con la Libia de Gadaffi, incluso armas, durante largo tiempo estigmatizada:

Lo importante es cobrar algo y hacer negocios. Para eso acompañan al Rey 15 directivos de empresas como Abengoa, OHL, Indra, Técnicas Reunidas o Iberinco (grupo Iberdrola). Y entre todos, Antoni Brufau, presidente de Repsol, al que Gaddafi puso en la picota el miércoles al amagar con nacionalizar del petróleo. Tras las garantías recibidas del Gobierno libio, a Brufau se le veía ayer muy tranquilo.

Por ejemplo, Repsol reconoció que durante los tres primeros meses de guerra había perdida la extracción de 250 millones de euros. es decir que en la situación anterior a la guerra produciría-exportaría unos mil millones de euros de petróleo libio.

Seguramente descubrieron que el negocio sería más lucrativo cambiando el gobierno, aunque ello tuviese un coste de inversión bélica, unos setenta millones de euros, más de catorce al mes, que pagaremos todos los españoles.

Cada español ha puesto casi dos euros para mejorar el negocio a esas empresas a costa de matar a miles de personas y de destruir las infraestructuras del país africano con el mayor índice de desarrollo humano, antes de la Guerra.

La Ley Orgánica 5/2005, de 17 de noviembre, de la Defensa Nacional fue aprobada cuando todavía Zapatero y el PSOE representaban al papel de adalides globales de la paz. En cuanto al control parlamentario de las misiones  de las fuerzas armadas establecen unas normas de procedimiento y otra materiales. En cuanto a las materiales, el artículo 19 establece las condiciones:

Para que las Fuerzas Armadas puedan realizar misiones en el exterior que no estén directamente relacionadas con la defensa de España o del interés nacional, se deberán cumplir las siguientes condiciones:

  1. Que se realicen por petición expresa del Gobierno del Estado en cuyo territorio se desarrollen o estén autorizadas en Resoluciones del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas o acordadas, en su caso, por organizaciones internacionales de las que España forme parte, particularmente la Unión Europea o la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), en el marco de sus respectivas competencias.
  2. Que cumplan con los fines defensivos, humanitarios, de estabilización o de mantenimiento y preservación de la paz, previstos y ordenados por las mencionadas organizaciones.
  3. Que sean conformes con la Carta de las Naciones Unidasy que no contradigan o vulneren los principios del derecho internacional convencional que España ha incorporado a su ordenamiento, de conformidad con el artículo 96.1 de la Constitución.

En lo que se ha visto en esta trilogía, el derrocamiento no estaba cobijado en resolución del Consejo de Seguridad alguna y, como se expuso en el artículo de la orientación internacional de la cuestión, el Documento Final de la Cumbre de Mundial de 2005, aprobado en Resolución de la Asamblea General de la ONU, no forma parte de la Carta de las Naciones Unidas, por lo que la misión (guerra) autorizada por el Congreso de Diputado no tiene soporte. Esta colaboración con las potencias colonialistas podrían constituir delito de lesa humanidad, del artículo 607 del Código Penal.

III. Economía

Además del valor económico del petróleo de Libia, el dominio del país norteafricano interesará por las razones políticas de siempre, tener un gobierno afín en la zona que acepte influencias imperiales. La ubicación en su territorio de bases militares para las guerras de neocolonialismo que el futuro ponga en el punto de mira siempre es otra razón positiva para la conquista, directa o por interposición de gobiernos serviles. Pero vamos a fijarnos sobre todo en el valor de la maldición negra:

Según la Central Intellingense Agency (CIA), se estimaba a Libia una producción diaria de 1.700.000 barriles de petróleo al día en 2009. Les reconozco que no he visto un barril de esos en toda mi vida, pero he descubierto que contienen 159 litros. Cada barril de esos, cuesta 114 euros si es Brent, aunque hay otros estándares de barriles como el West Texas Intermediate (WTI) a 88 dólares. Cada litro de crudo sale por menos de un euro.

Si multiplicamos 365 días de producción, por la producción diaria, por el precio, me resulta la cifra de 70.737 millones de dólares anuales. 49.506 millones de euros. Una cantidad interesante, cercana al déficit público español, más o menos lo que se ahorran los ricos españoles con el sistema fiscal regresivo y tolerante con el fraude.

El 1 de enero de 2011 se le atribuían unas reservas de 46,999,998,464 barriles. Si dividimos estas reservas entre la producción diaria nos dan 27.647 días de producción, que son más de 75 años de negocio multimillonario.

Al petróleo hay que sumarle la producción de gas natural y el agua, después de unas grandes obras hidráulicas. Además, se considera que las exportaciones de petróleo durante muchos años le han dejado unas enormes reservas de oro y divisas, cuatro veces más que España, que tiene unas balanzas corrientes muy negativas.

Libia es tres veces más grande que España, pero tiene sólo seis millones y medio de población. Su densidad de población es muy baja.

Teniendo en cuenta estos datos parece muy creíble la versión crítica sobre la guerra a Libia. Una guerra de aliados (facciones interna, potencias occidentales y sus grandes empresas, sectores árabes hermanados con las potencias occidentales) contra el régimen de Gadafí por un preciado botín, donde pierden siempre el pueblo.

Además del negocio de los recursos naturales, ya en la Conferencia de París del 1 de septiembre de 2011 aparecieron las tensiones entre los países y compañías petroleras, toda guerra tiene dos negocios: el destructor (armamento) y el reconstructor. En cuanto a las armas, los dos bandos usaron armas occidentales, pues la industria armamentística occidental siempre ha sido hipócritamente puntera. En los cinco años anteriores Europa vendió 900 millones de armas a Libia (Italia, Francia, Reino Unido, Alemania, Bélgica y otros, entre los que se encuentra una España que abría una línea de negocio).

Por el lado occidental, puede calcularse en miles los millones. España calculó su gasto militar mensual en catorce millones. En cinco meses son setenta millones. Francia gastó unos cuarenta millones mensuales, 200 en total. El Reino Unido, más de cuarenta millones mensuales, más de 200 en cinco meses. Unos quinientos millones de EEUU. Las aportaciones petro-generosas de los países árabes aliados con las potencias occidentales.

Finalmente, también se escucha hablar el desbloqueo de fondos libios retenidos en el extranjeros para acometer la reconstrucción. Teniendo en cuenta la potencia de las constructoras españolas, entrenadas en los años de burbuja inmobiliaria, allí concurrirán para la infraestructuración de un país arruinado.

Los pueblos ponen vidas y dramas humanos, mientras que las grandes empresas del petróleo, las armas, la reconstrucción obtienen grandes negocios. Como decía Galeano, agradecería que nunca me democratizaran: “Please, don´t save me!”.

La justificación ética del imperialismo


La justificación ética del imperialismo

11 JUN 2011  –  

  

 

Todos los imperios, todas las naciones y todos los gobernantes han tendido siempre a conseguir dos cosas: una, legitimar ante la opinión pública sus actuaciones, y otra, asegurarse la continuidad del poder. Una justificación mucho más perentoria si de lo que se trataba era de justificar un genocidio. Toda lucha armada va siempre acompañada de otra retórica. En ella, abundan los eufemismos, para evitar llamar por su nombre a las cosas. Frente a la violencia innata del hombre se ponía sobre la mesa la civilización que, era la que hacía posible la convivencia. Por ello, llevar la civilización a los pueblos bárbaros no solo era deseable sino una obligación de los pueblos superiores. Había pueblos a los que evangelizar, culturizar y, en la actualidad, desarrollar. Una coartada perfecta que justificó lo mismo el expansionismo romano, que el hispano, el inglés o, actualmente el estadounidense.

Ya los griegos consideraron bárbaros prácticamente a todos aquellos que no eran helenos. Los romanos, crearon toda una corriente ideológica tendente a justificar su expansión. Llama la atención que ya en el siglo I d. C. Cornelio Tácito en su obra Historias afirmara que todos los pueblos que habían sometido a otros lo habían hecho bajo el pretexto de llevarles la libertad. Incluso, en el siglo XVI, Ginés de Sepúlveda alabó la expansión romana en Hispania, pues, aunque generó algunos abusos, no fueron comparables con las ventajas, especialmente el haber traído a la Península Ibérica el latín.

En el siglo XVI también se justificó la expansión en nombre de Dios y de la civilización. La Conquista fue presentada como el triunfo de la civilización sobre la barbarie. Para la mayoría de los europeos de la época los amerindios constituían sociedades degeneradas y bárbaras por lo que se imponía la necesidad caritativa de civilizarlos o de cristianizarlos, que era la misma cosa. Por ejemplo, Antonio de Herrera contrapuso la civilización castellana al barbarismo indígena, donde mandaban todos con violencia, prevaleciendo el que más puede. Ahora bien, excluía del barbarismo a los mexicas y a los incas.

En el siglo XIX hubo verdaderos cantores de la expansión imperial que veían en dicha expansión el triunfo definitivo de la civilización sobre la barbarie. Incluso, el trabajo científico de Charles Darwin y su evolución de las especies fue usado por muchos para justificar la sumisión de unos hombres a otros. Es más llegó a escribir que la selección de las especies en el caso humano podría debilitarse debido precisamente a la civilización. Pero lo cierto es que, aunque Darwin en su famosa obra no se refirió específicamente a la especie humana, muchos interpretaron que los grupos más civilizados terminarían exterminando o asimilando a las razas salvajes del mundo.

Lamentablemente, en el siglo pasado esta línea de pensamiento que justificaba el predominio del hombre blanco se ha mantenido. La justificación ética del imperialismo británico ha sido especialmente duradera. En 1937 en una conferencia de la Commonwealth se afirmó que el único futuro que le quedaba a los indígenas australianos era su asimilación por la cultura occidental. Más allá de eso no había ningún futuro para ellos6. En 1948 Lord Elton escribió con orgullo que el pueblo británico había sabido entender mejor que nadie su misión en el mundo, al comprender y asumir que el Imperio acarreaba más obligaciones que beneficios. Una justificación que siguen asumiendo actualmente algunos de los antiguos países de la Commonwealth. De hecho, en Australia, desde 1960 muchos niños indígenas han sido sacados de sus hogares para facilitar su aculturación, una practica que se seguía realizando a principios del siglo XXI.

El pensamiento anti-indio se hizo doctrina oficial en la Argentina del siglo XX, justificando el genocidio el destierro y el saqueo. En un libro de geografía, aprobado como texto escolar por el Ministerio de Educación, y escrito en 1926 por el profesor Eduardo Acevedo Díaz, escribió lo siguiente: La Republica Argentina no necesita de sus indios. Las razones sentimentales que aconsejan su protección son contrarias a las conveniencias nacionales”.

En muchos casos, fue la propia Iglesia quien encabezó la justificación del imperialismoalegando que llevaban la luz de la fe a los pueblos bárbaros. La Iglesia oficialmente defendió esta línea en la colonización de los Hamburgo. Y ello porque los beneficios se los llevaban ambos poderes: la Iglesia con la incorporación de millones de nuevos fieles, y el estado ampliando sobremanera el número de tributarios. Por ello nada tiene de extraño que el Papa pidiera perdón por los excesos cometidos en nombre de Dios en Latinoamérica, el 12 de enero de 2000, en un documento titulado Memoria y Reconciliación. Bien es cierto que en la Edad Contemporánea cambió de actitud y pasaron a criticar el colonialismo y a defender la autodeterminación de las colonias. Y tenía su lógica, aquellos pueblos estaban ya cristianizados, ya no tenía ningún sentido seguir apoyando su explotación por parte del Estado, por lo que el pacto tácito entre ambos se rompió. Al parecer, solo en el caso del imperio portugués, la Iglesia mantuvo el apoyo a la lucha armada del gobierno contra los movimientos independentistas. Y el cambio de actitud no se produjo hasta fechas sorprendentemente recientes, como la revolución de los Claveles de 197410.

En la actualidad, sorprende nuevamente ver la misma justificación ética del neoimperialismo por parte de los Estados Unidos de América. Los mismos argumentos utilizados, por los romanos, el colonialismo moderno y el imperialismo decimonónico. Ahora se someten países sin conquistarlos físicamente, siempre bajo la justificación de liberarlos o de democratizarlos. Estados Unidos, igual que el Imperio Romano, se presenta como la garante de los derechos humanos y de la libertad el mundo.

 

2.-EL ANTICOLONIALISMO

Obviamente, los que justificaban o justifican la superioridad ética o moral de unos pueblos sobre otros partían de una premisa falsa, pues las civilizaciones más avanzadas no han demostrado ser más pacíficas que las atrasadas sino al revés. Además, no se trataba más que de una tapadera para ocultar los verdaderos fines que no eran exactamente altruistas.

Hubo una corriente dominante que defendió el imperialismo, pues, de alguna forma los Estados se vieron obligados a justificar ante sus ciudadanos su política expansiva. Sin embargo, siempre hubo otra corriente contraria, la anticolonialista que perduraron en el seno de todas las potencias colonizadoras hasta el mismísimo siglo XX. Ésta corriente se opuso con uñas y dientes a la política expansiva de los Estados. Ya en el Imperio romano, una generación de escritores del siglo I a. C. entre los que se encontraba Cicerón empalizaron con los bárbaros, acusando desde dentro al propio ejército romano de cometer atrocidades. Cicerón denunció la práctica del ejército romano de destruir y saquear un territorio y afirmar que lo habían pacificado. Salustio fue todavía más allá al decir que la fundación de Roma sirvió de azote del mundo entero14.

Dieciséis siglos después, el padre Las Casas denunció las mismas cosas, al afirmar que llamaban pacificar a destruir. Y es que ponían gran empeño en la justificación ética de sus atrocidades conscientes de que es imposible que un plan genocida prospere sino cuenta con el apoyo o el consentimiento del aparato estatal y de una buena parte de la población. No solo aplastaban al supuesto enemigo sino que además querían hacer creer que le asistía la razón. Por ello, en todos los imperios se debatió siempre la cuestión de la guerra justa.

En el imperio de los Habsburgo, la corriente crítica, aun siendo minoritaria, consiguió despertar muchas adhesiones, tocando la conciencia de muchos gobernantes. Realmente, fue la única potencia de nuestra era que se planteó seriamente la licitud de su ocupación. Una corriente de pensamiento que, en lo referente a los indios, encabezó el dominico fray Bartolomé de Las Casas, una persona comprometida socialmente con los más desfavorecidos en una época en la que casi nadie se ocupaba de ellos. Sin duda, la escuela de Salamanca y toda la corriente crítica debe figurar en un sitio de honor entre los defensores de los derechos civiles y sociales de la humanidad. Esta ideología caló en los propios reyes quienes se mostraron siempre preocupados por expedir una legislación protectora. El mayor éxito de la corriente crítica fue la aprobación de las Leyes Nuevas en 1542-1543 en la que, al menos sobre el papel, se abolió la encomienda y la esclavitud del indio. No obstante, su convencimiento no fue absoluto porque pensaban en la misión imperial de España que solo se podía mantener con los lingotes de metal precioso que se extraían a costa del sudor y de la sangre de los indios.

También los imperialismos contemporáneos tuvieron grandes detractores, personas que se movieron dentro de una corriente crítica, jugándose y perdiendo en muchos casos sus propias vidas. En el Siglo de las Luces hubo muchos intelectuales, escritores y filósofos que se posicionaron frente al colonialismo. El propio Voltaire se refirió al cinismo de muchos al defender el derecho de gentes y a la par explotar a los nativos hasta la extenuación. Ya a finales del siglo XIX aparecieron otros críticos en Francia que combatieron ardorosamente la política colonial francesa. Entre ellos, destacaron hermanosGeorge y León Bloy. Este último denunció que era indigno para un país como Francia tener una historia colonial tan sangrante. Para él, la historia colonial francesa se resumía en seis palabras: dolor, ferocidad sin medida y bajeza. Los dos hermanos sufrieron persecuciones por decir lo que nadie quería oír, sufriendo deportaciones y encarcelaciones. Por su parte, Anatole France, en un discurso anticolonial pronunciado el 30 de enero de 1906 se lamentaba de que los pueblos llamados bárbaros no conocían a los franceses más que por sus crímenes.

Y es que occidente siempre se ha empeñado en evangelizar, modernizar, cooperar o democratizar otros territorios, ¿por qué? ¿para qué? Obviamente no por altruismo sino por el afán de dominar el mundo y de asentar y consolidar su poder. Y todo con la coartada de la civilización.

REBELIÓN

Bin Laden y el paro


Bin Laden y el paro

Josep Borrell | Presidente del Instituto Universitario Europeo de Florencia (Italia)
nuevatribuna.es | Actualizado 10 Mayo 2011 – 11:10 h.

Parece que Bin Laden no tenga nada que ver con la crisis económica que empezó con las subprimes americanas en el verano de 2007. Pero la muerte de Osama a manos de los comandos de Obama, como se suele decir haciendo un fácil juego de palabras, y los casi 5 millones de parados que asolan la economía y la sociedad española llenan la actualidad de estos días y es difícil escoger cuál de los dos temas tratar en esta crónica de la crisis. Pero me temo que, sin brotes verdes a la vista, habrá mucho tiempo para hablar del paro y de la crisis, mientras que la desaparición de Bin Laden puede cerrar una época iniciada el 11 de septiembre del 2001 y que se acaba con “la primavera árabe”. Y además, Bin Laden puede haber jugado en el desencadenamiento de la crisis económica un papel mayor de lo que puede parecer a simple vista.

Pasado el primer efecto sorpresa de su muerte, los comentarios se han centrado en el juicio jurídico-legal-moral de las circunstancias de su muerte. El “se ha hecho justicia” de Obama se compadece mal con lo ocurrido que en realidad es un acto de venganza buscando deliberadamente evitar la intervención de la justicia en el sentido procesal del término.

Pero más allá de ese debate sin fin, el asesinato extrajudicial de Osama es en realidad su segunda muerte, una muerte biológica que coincide con una muerte política en la que los americanos no tienen nada que ver. Esa muerte política se podía leer en las banderolas de los manifestantes de la “primavera árabe” de Túnez y El Cairo pidiendo democracia y libertad, y no la instauración del califato de Al Qaeda. Esas revoluciones inesperadas son la obra de las generaciones postislamistas, que no gritan contra Occidente sino contra sus dictadores, aunque estos se hayan mantenido durante tanto tiempo gracias al apoyo de nosotros los occidentales.

Eso no quiere decir que se haya acabado la amenaza del terrorismo que lleva su marca ni que sus filiales en el Magreb o en el Sahel se disuelvan de la noche a la mañana. Pero su muerte se produce cuando su sueño de restauración violenta del califato y el retorno a los orígenes del Islam se desvanece ante el cambio de los valores culturales de las nuevas generaciones de musulmanes, al menos en las riberas del Mediterráneo.

Pero la influencia de Bin Laden en este principio de siglo habrá sido enorme .Y lo habrá sido a través de los cambios que sus ataques terroristas han producido en la mentalidad de los americanos. Osama cambió a Estados Unidos y no siempre para bien. Los ataques del 11 de septiembre de 2001 causaron que EEUU se embarcara en dos guerras, la de Irak y la de Afganistán, que todavía no han terminado. La primera es la más cara y la segunda la más larga de todas en las que han participado desde el fin de la Segunda Guerra Mundial. Antes del 11 de septiembre, G. W. Bush ya buscaba la excusa para atacar Irak, pero Bin Laden contribuyó a darle una, aunque estuviese basada en la mayor de las falsedades. El régimen de Bagdad no tenía nada que ver con Al Qaeda ni había ningún riesgo de que le suministrara las armas de destrucción masiva que nunca tuvo.

Además, Bush no quiso que los americanos pagasen con impuestos los costes de esas guerras y las financió convirtiendo el superávit heredado de Clinton en un gigantesco déficit público y un endeudamiento privado mayor todavía. Así, Osama contribuyó a que se produjera ese desequilibrio estructural en la economía americana que está en las raíces de la crisis que soportamos. No estaría en sus planes, pero los acontecimientos que desencadenó su ataque a Nueva York condujeron al debilitamiento de la economía del mundo occidental que ha acabado afectando más gravemente a países como España que a los propios Estados Unidos, es decir, más a la periferia que al centro del sistema capitalista como solíamos decir en nuestros análisis de juventud.

Pero el peor cambio producido por el difunto Osama no fue económico ni geoestratégico, sino psicológico. El sentimiento de vulnerabilidad ante ataques extranjeros en suelo americano, la primera vez que ocurría, con la excepcional excepción de Pearl Harbour, condujo a la declaración de la “guerra contra el terror” y a la invención del “eje del mal” y al “estás conmigo o contra mí” que caracterizó la respuesta de Bush a la destrucción de la Torres Gemelas de Nueva York. Y, desde entonces, Bin Laden, icono del mal envuelto en su turbante y supuestamente escondido en alguna cueva de las montanas de Afganistán, se convirtió en el fantasma que atemorizaba el sueño de los americanos, en un símbolo de un peligro más peligroso que el que fue el nazismo. A fin de cuentas, Hitler nunca soltó una bomba sobre América y sus ejércitos eran una realidad más tangibles que la difusa red de Al Qaeda.

Por aquel entonces los Estados Unidos generaron una oleada de simpatía y solidaridad. Pero ese “todos somos americanos” se desvaneció ante el abuso del poder y la fuerza de los Bush, Cheney y Rumsfeld. Aquellos lodos causaron Guantánamo y Abu Grhaib, la denegación del habeas corpus y la judicialización del uso de la tortura. Y esos excesos fueron los mayores éxitos de Bin Laden y la justificación de su diabolización de América.

La “guerra contra el terror” continuó transformando la mentalidad de la sociedad americana hasta que los propios americanos se acabaron hartando y eligieron a Obama. Y ahora que éste ha conseguido su mayor éxito al liquidar al fantasma que alimentaba la obsesión securitaria, que a su vez justificaba la limitación de las libertades públicas y los enfrentamientos maniqueos, es hora de que los americanos cambien los esquemas mentales producidos por el trauma del 11 de septiembre. Se habrá acabado entonces la época que empezó con Osama y acabó con Obama. Pero qué nos ha dejado detrás una crisis económica que parecía que iba a impulsar un cambio profundo en el sistema capitalista globalizado y que en realidad está provocando una enorme regresión social en Europa, ante la cual la izquierda parece impotente.

¿Gaddafi antiimperialista?


¿Gaddafi antiimperialista?

Libia vende petróleo y el imperialismo armas: ¿así preparaba el imperialismo la conspiración contra Gadafi?
Opinión – 02/05/2011 8:33 – Autor: Pepe Diaz – Fuente: Webislam
Amigos para siempre
Amigos para siempre

Libia fue una colonia italiana tras la invasión de 1912 de Cirenaica y Tripolitania. Con la llegada de Mussolini al poder en 1922 se afianza la presencia italiana y en 1934 Italia une Cirenaica y Tripolitania, creando la Libia italiana que llegaría a contar con 120.000 colonos en 1940.

En 1943, tras la derrota de Italia en el norte de África en la segunda guerra mundial, Libia queda bajo control de Inglaterra y Francia. En 1951 obtiene su independencia siendo el primer país africano en conseguirla.

Libia se convierte en una monarquía con el Rey Idris, títere de los británicos, que concede a británicos y estadounidenses la utilización de bases militares. Libia se transforma en la principal base aérea estadounidense en el Mediterráneo.

A finales de 1950 la compañía yankee Esso confirma la presencia de grandes bolsas de petróleo: Esso y British Petroleum obtienen ventajosas condiciones que les aseguran el control y grandes beneficios sobre las riquezas libias.

Las protestas de los nacionalistas libios van creciendo hasta que el 1 de septiembre de 1969 Gaddafi tomó parte en la revolución que acabó con la monarquía del rey Idris, y formó el Consejo de Mando de la Revolución que, entre otras medidas, nacionalizaba el petróleo y la banca y cerraba las bases militares británicas y estadounidenses: estamos hablando del Gaddafi antiimperialista, amigo de Nasser y la unidad Árabe.

Pero también de un Gadafi enemigo de los derechos democráticos que prohíbe los sindicatos y los partidos políticos, haciéndose con un rígido control sobre los trabajadores libios.

El pueblo originario del norte de Africa no es árabe, es bereber, y Gaddafi los priva de su cultura, prohibiéndoles hablar su lengua y su identidad Amazigh. Este pueblo representa el 15 por ciento de la población Libia y se ubican sobre todo en la zona noroeste de Libia, donde corren tal peligro ante la política racista de Gaddafi, que el congreso mundial Amazigh pide el derrocamiento del dictador.

Por los campos de entrenamiento libios pasaron desde los montoneros argentinos, al IRA, ETA, las FARC, el FSLN y demás grupos de liberación nacional.

Colaboró activamente con la OLP en la lucha contra el estado de Israel y este carácter antiimperialista es lo que llevó a que el presidente americano Ronald Reagan bombardease Trípoli en 1986, calificándolo como el enemigo público número uno de Occidente.

En 1988 el régimen libio estuvo detrás del atentado de Lockerbie, en el que 270 personas mueren en la explosión de un avión de PANAM en tierras escocesas, en el segundo mayor atentado contra ciudadanos estadounidenses después de la II Guerra Mundial.

Gaddafi se negó a entregar a los autores del atentado y la ONU sancionó al régimen libio con unas medidas económicas que no le permitían exportar petróleo. Libia en ese momento fue calificada por el imperialismo como un país terrorista, pero esto no quita el apoyo de Gaddafi a asesinos como Idi Amin en Uganda, Omar Bongo en Gabon o el anticomunista Gaafar el Numerie en Sudán.

¿Qué ocurre en Libia para que entre finales de los 90 y el año 2000 deje de ser considerado un estado terrorista y pase a ser aliado incondicional del imperialismo?

La presencia islámica contraria al régimen se hace patente en Libia como una amenaza latente, hasta el punto de que a mediados de 1995 hay combates entre las tropas libias y el Grupo de Combate islámico de Libia en la zona de Bengazi y Derna. El islamismo es la única oposición real y armada.

En 1996 en la prisión de Abu Salim mueren asesinados 1.200 presos. Gaddafi se lanza de lleno a la lucha contra los opositores y cuenta con el apoyo de su antiguo enemigo americano, que ha emprendido la lucha contra lo que se viene llamando Al Qaeda.

Por una parte la lucha contra los opositores y por otra ver cómo el imperialismo invade Iraq y asesina a Sadam Hussein, hacen que Gaddafi vea claro cuál es su destino si no cambia su política hacia el imperialismo.

También la desaparición de la Unión Soviética es un dato a tener en cuenta ya que Gaddafi no se siente protegido tras la caída del muro de Berlín.

El caso Lockerbie le da una magnífica ocasión para demostrar su amistad hacia el gobierno estadounidense. En unas prolongadas negociaciones el régimen libio entrega a los autores materiales del atentado, en 2002 ofrece una compensación de diez millones de dólares por víctima y finalmente reconoce en 2003 la autoría formal del atentado.

Ese mismo año, la ONU levanta las sanciones contra Libia que habían durado 15 años y entran en Libia las multinacionales petroleras. La empresa petrolera italiana ENI es el primer productor de hidrocarburos en Libia e Italia es el primer socio comercial con un 20 por ciento de las exportaciones libias.

Libia es propietaria del 0,5 de ENI y más de 130 empresas italianas están presentes en Libia destacando Finmeccanica –con una planta de instalación de helicópteros- y las dos constructoras más fuertes, Astaldi e Impregilo. Fiat también está presente en Libia.

En el gigante bancario italiano Unicredit, Libia tiene el 7,5 por ciento de las acciones, siendo el principal accionista. El tratado de amistad firmado entre Berlusconi y Gaddafi en 2008 es la cooperación entre los dos estados en la lucha contra la inmigración ilegal, con la intensificación de controles en las costas libias, mientras que el estado italiano se compromete a pagar 5.000 millones de euros en 20 años por los daños y perjuicios cuasados a lo largo del pasado colonial.

Amerada Hess, Canadian Occidental, la Chevron-Texaco, la CNPC, Indian Oil Corp, Liwa (EUA), Nimr Petróleo (Arabia Saudí), OMV, Occidental, ONGC, Petrobras (Brasil), PetroCanada, Óleo del Mar Rojo Corp (Canadá), Repsol, Shell, Verenex, Total, la Wintershall (Alemania), la Woodside (Australia) son compañías petroleras que trabajan en Libia. Podríamos seguir escribiendo sin parar de las relaciones económicas de Libia con Francia, España etc.

Con Inglaterra firma el acuerdo del desierto en 2004, que preveía miles de millones en contratos de explotación de petróleo, y en agosto en una subasta ofrece 15 áreas de explotación con la participación de 56 empresas y el registro de 104 propuestas.

Libia vende petróleo y el imperialismo armas: ¿así preparaba el imperialismo la conspiración contra Gaddafi?

En el primer puesto del ranking está otra vez Italia que vendió a Libia 205 millones de euros en armamento, la mayor parte en aviones y helicópteros, Francia 143 millones, Alemania 57 millones, Reino Unido 53 millones, Portugal 21 millones, Malta 80 millones, España 10 millones con sus bombas racimo…

EEUU destinó 300.000 dólares en 2010 al entrenamiento de efectivos libios en el marco del programa “Capacitación y Educación Militar Internacional”. Estaban previstos 350.000 dólares para este año.

Ese fue el negocio de los países agresores. Entre los no agresores, Rusia le vendió armamento militar por valor de 4.500 millones de dólares.

El hijo de Gaddafi, Saif el Islam, es el principal artífice de la política neoliberal de Libia. En un informe del propio gobierno libio en 2010, dice que privatizó 110 empresas públicas en los últimos diez años y promete privatizar el total de la economía libia.

El 15 de febrero de 2011, una semana antes de que estallase la lucha contra el régimen de Gaddafi, el FMI felicitaba a Libia por su ambiciosa agenda de reformas y le alentó a seguir por este camino.

Y es que Tony Blair, Condoleezza Rice, Berlusconi, Sarkozy, Juan Carlos I, Aznar, Zapatero y el imperialismo tenían muy claro hasta el 17 de febrero que el régimen libio no era una amenaza para los intereses de la burguesía mundial.

La amenaza venia por la revolución tunecina y egipcia que habían derrocado a los socios de occidente, Ben Ali y Hosni Mubarak, a pesar del apoyo de los gobiernos occidentales y de Gaddafi. Así pues, la intervención no fue por el antiimperialismo de Gaddafi, sino porque el orden imperialista en el Magreb se cae.

Pepe Díaz
Lucha Internacionalista

El imperialismo estadounidense empuja a una nueva geoestrategia mundial.


Militarismo estadounidense empuja a nueva geoestrategia mundial

  • Jueves, Marzo 10, 2011, 11:00

IrakEn principio para un mayor entendimiento de este tema es necesario tener un concepto más o menos acertado de lo que es el militarismo estadounidense. Cierto, EEUU a pesar de la quiebra de su economía sigue siendo una nación muy poderosa. Como sabemos ese poderío esta expresado en la fuerza de sus armas y en la primacía de su ejército.

Por eso decíamos en algunos artículos anteriores que hablar de la situación internacional implicaba necesariamente hablar de los EEUU. Este país es el más armado del mundo. Tiene la mitad del presupuesto militar del planeta. Una poderosa flota naval. Un moderno ejército. Más de 1000 bases militares que rodean el mundo. Una poderosa fuerza aérea. Un movimiento paramilitar (mercenarios) formidable que lo secunda en todo momento y en cada conflicto que esta comprometido.

Poderes ocultos de control y dominio (una superestructura rapaz y fascista muy poderosa) que manejan a los movimientos de reacción religiosa (sectas religiosas por doquier), pandillaje y barras bravas, en vastas regiones del planeta y que desarrollan duras guerras de baja intensidad (una de las lecciones más importantes extraídas en el caso de la guerra de baja intensidad desatada en los países arabes y musulmanes y en el norte de África es justamente el rol que están cumpliendo las bandas paramilitares como fuerza de choque contra las masas que realmente quieren la transformación en esta región). Y, una poderosa red de transnacionales de la información que le sirven de caja de resonancia.

EEUU es el mayor fabricante de armas. Esto es así, pues, mientras todos los sectores productivos en EEUU están en quiebra, el sector armamentístico está en una gran prosperidad.

Las empresas dedicadas a la fabricación de armas están en una época de apogeo. Por lo menos hay dos empresas estadounidenses que ocupan los primeros lugares en materia de fabricación de armamentos, ellos son: Boeing y Lockheed Martin. Sin olvidar, por supuesto, a Northrop Grumman. Además, a Raytheon el mayor fabricante de misiles (con sede en Walthan, Massachussets).

Ahora bien, si observamos con mayor detenimiento la ofensiva militarista estadounidense desde sus inicios, encontraremos que esta tuvo un paso previo y que no fue otra sino el control de Europa del Este, esto es tras la caída de la URSS en 1991, para luego tratar de imponerse en Oriente Medio, Asia Central, Sudeste Asiático, Caucaso, etc., zonas geoestratégicas de inmenso valor para sus ambiciones de dominio mundial.

En concreto hay tres hechos que anteceden a esta ofensiva: primero, la guerra de desgaste de Irán-Irak urdida por los EEUU y desatada entre el 16 de septiembre de 1980 y el 22 de septiembre de 1988. Segundo, la caída de la ex URSS en 1991. Y, tercero, el desmembramiento de Yugoslavia (balcanización) que concluyó con los bombardeos criminales de la OTAN contra Belgrado del 24 de Marzo al 10 de junio de 1999.

Fases de la ofensiva militarista estadounidense

Esta dividida en dos fases: Entre el inicio y el final de la primera se puede ubicar la aparición de la Organización de Cooperación de Shangai (OCS) (2001) y el comienzo de la Gran Depresión Económica Mundial (2008). En concreto esta fase se inicia con el auto atentado a las “Torres gemelas” el 11 de septiembre de 2001, que ese mismo año (2001) dio lugar a la invasión de Afganistán y en 2003 a la invasión de Irak. Son dos grandes guerras que conmueven esta fase.

La segunda, viene desde el año 2009 hasta la actualidad. Es realmente muy sangrienta, con monstruosos genocidios, sobre todo, en un primer momento (2009 y 2010), con el uso indiscriminado de los asesinos predator en Pakistán y Afganistán y el anuncio de la intensificación de las confrontaciones en Asia central, el Caucaso y Oriente Medio.

Así es, desde el cambio en el comando del ejército invasor EEUU-UE-OTAN en Afganistán (David Petraeus por Stanley McCrystal) los ataques aéreos se han incrementado, se dice en un 172 % con 700 misiones de vuelo en el mes de septiembre de 2010 (1). De la misma forma los ataques de los aviones asesinos Predator se han triplicado con relación a 2009 que fue de 45. El año 2010 solamente en el mes de septiembre hubo 22 ataques.

Pero, en lo fundamental, la agresión imperialista en esta segunda fase esta orientada a Asia Central, Sur de Asia y Sudeste Asiático. En Asia central su intromisión es muy importante: Azerbaiyán, Uzbekistán, Kirguizistán, etc. En el Sur de Asia impulsa grandes disensiones y recelos (divide para reinar) entre India, China y Pakistán, sobre todo, a este último país (2).

Las notas afirman que sólo en el valle Swat (Pakistán) hubo desplazamiento de 3 millones de personas. Aquí EEUU aprovecha al máximo antiguas contradicciones entre Nueva Delhi y Pekín e incluso agudiza las contradicciones entre Nueva Delhi e Islamabad. Todo está orientado al control del Océano Indico. En el Sudeste Asiático, es por recuperar sus antiguos protectorados que hoy se orientan hacia China. Indudablemente aquí el control del Océano pacifico es muy importante.

Sin embargo es bueno enfatizar que en la presente coyuntura el enardecimiento militar estadounidense esta localizada sobre todo en Oriente Medio, el norte de África y el Sudeste Asiático. En concreto el control de Irán, Líbano, Siria, Libia y la península coreana es clave para la vigencia de los EEUU como potencia hegemónica. Irán y Libia por el petróleo. Líbano y Siria por lo geoestratégico. Y, la península coreana también por lo geoestratégico.

En el norte de África la campaña agresiva estadounidense es muy fuerte. Desde inicios de 2011 estuvieron inscritos en una campaña de baja intensidad. En primer lugar en Sudan (país petrolífero con importante suministro a China) hay una especie de balcanización aprovechando el sentimiento regionalista del sur.

No olvidemos que este país al igual que Libia (aquí empezaba a incrementarse sus intercambios comerciales con China), Zimbabwe y Somalia (aquí EEUU después de maniatar su mini-estado permite la piratería y el saqueo voraz de sus riquezas marítimas, además de ser vertedero de desechos tóxicos) ha estado en la lista de los llamados “Países Canallas” confeccionado por los EEUU. Desde hace un tiempo Muammar Al Gaddafi, Omar al-Bashir y Robert Mugabi sufren un proceso de demonización muy fuerte (3).

Pero, en esencia, EEUU está en un verdadero atolladero militar. Desde la guerra de Corea (1950) no encuentra éxitos sino sólo derrotas. Así fue en Vietnam (finalizada en 1975), Afganistán (2001), Irak (2003) y Georgia (agosto de 2008). Lo de los Balcanes (1999) fue una cobarde agresión en las que se usó armamento prohibido, entre ello, bombas de grafito y los mortíferos misiles de crucero Tomahawks.

Entonces esto ha conducido a adoptar en su estrategia el uso del armamento nuclear. El Pentágono lo hizo saber así. Entonces la interrogante planteada frente a semejante decisión es la siguiente: ¿EEUU esta preparado para una guerra de ese tipo? En principio considero, es mi apreciación personal, que EEUU no esta preparado para una guerra nuclear por que de hecho una guerra de tales dimensiones afectaría en primer lugar a sus propias ciudades. En concreto EEUU teme a los países que tienen armas nucleares y es incapaz de enfrentarla en esos términos. Al parecer su denominado escudo antimisiles no tienen un efecto real defensivo. Aparte que es, según las prensas, muy costoso. Realmente es un mito la invulnerabilidad de Norteamérica.

Pero eso no quiere decir que no la puede usar contra los países débiles. Lo puede hacer. Indudablemente. Irán esta en ese peligro. Entonces el objetivo central de EEUU después de su incapacidad por dar curso el arma nuclear es tensar la región de Oriente Medio, Sudeste Asiático (península coreana), Asia Central, Sur de Asia, y el Caucaso (Georgia) con armamento nuclear no estratégico (bombas revientabunkeres) y artefactos nucleares mininukes considerado por el ejercito estadounidense como armas convencionales.

En efecto hay armas nucleares que en la nomenclatura de los fabricantes de armas se llaman armas nucleares no estratégicas. Son armas que no están ventilados en los acuerdos START entre EEUU y Rusia. Por lo tanto son armas de gran proliferación. A este rubro pertenecen las bombas revientabunkeres o también llamados armas B61.

EEUU tiene estacionadas armas nucleares en cinco países europeos. Estos son: Alemania, Bélgica, Italia, Países Bajos (Holanda) y Turquía. Se dice que en total habría 900 armas nucleares. Esto es una flagrante violación de acuerdos internacionales sobre “No Proliferación de Armas Nucleares” que dice “Cada Estado poseedor de armas nucleares se compromete a no traspasar a nadie ni llevar fuera de sus fronteras”.

Nuevos acuerdos de despliegue de armas nucleares en Europa. En efecto en mayo de 2010 EEUU aseguró el despliegue de misiles anti-balísticos en ésta región. Los acuerdos incluían el despliegue de misiles Patriot e interceptores SM-3 (anti-satélites y anti-balísticos) en Morag, Polonia y sólo a 35 Km. de Rusia y con radar antimisiles en Republica Checa. También estos mismos interceptores SM-3 en Rumania con estación de radares antimisiles en Bulgaria.

EEUU también piensa llevar (o tal vez ya estén allí) armamento nuclear a los países del Golfo Pérsico. Esto sería un complemento de los últimos acuerdos de venta de armas efectuados en esta región. En concreto piensa estacionar allí (Arabia Saudita, Qatar, Kuwait, Bahrein y Emiratos Árabes Unidos) misiles anti-balísticos. Prueba por demás suficiente que esta región es absolutamente geoestratégica para este país y que explicaría, en última instancia, la campaña de baja intensidad desatada en esta región.

Acuerdos militares. EEUU ha desarrollado una red muy importante de acuerdos y compromisos militares. Es la base de su dominio sobre el mundo. La existencia misma de la OTAN y otros conglomerados demuestran esta situación. Lo esencial en todo esto es que todos estos acuerdos están firmados sobre la base de la imposición. EEUU es una gran potencia que ejerce un férreo control sobre sus socios.

Hay una fuerte carrera armamentística impulsada por los EEUU que empuja a una nueva geoestrategia mundial

Sobre el potencial militar de los EEUU hemos hablado con alguna profundidad en los parágrafos anteriores. Ahora nos toca observar a los países emergentes (Rusia y China) y Europa. Aquí hago un énfasis especial sobre Irán y la República Popular Democrática de Corea (RPDC).

Rusia

Dmitri Medvedev Dmitri Medvedev

Rusia tiene una fuerza armada muy importante. Se dice el segundo después de EEUU. Pero en lo que refiere a armamento nuclear, de hecho, está equiparada con los EEUU. Las notas indican que en la URSS, e incluso cuando aquí ya se había restablecido el capitalismo, se habrían logrado los más grandes inventos de la modernidad a excepción del Internet. Por supuesto sin olvidar sus retrasos tras los sucesos de 1991.

Sin embargo, por ejemplo, en lo que refiere a los instrumentos aéreos sus aparatos SU-27 estuvieron hasta el último al nivel de los F-22. Cierto, EEUU ha tenido un despegue muy fuerte en la producción de aviones de combate, en este caso, de los cazas F-35. Pero Rusia también había seguido modernizando sus aparatos aéreos, la sorpresa fue en enero de 2011 cuando los jerarcas rusos mostraron a la prensa internacional el primer vuelo de los novísimos cazas PAK-FA que la industria militar rusa había desarrollado sobre la base de los S-27.y, valga la redundancia, este es un caza del mismo nivel de los F-35 de EEUU (4).

En cuanto a misiles, Rusia lleva la delantera a los EEUU con la producción de los mortíferos S-300 ahora potenciados, según las prensas, en sus versiones S-400 y S-500.

Rusia y Francia tienen acuerdos comerciales en la venta de buques de desembarco anfibio tipo Mistral. Pero el asunto no queda aquí, esto va más allá, pues, los acuerdos alcanzan incluso a la fabricación de portahelicópteros Mistral en los astilleros Baltiyski en San Petersburgo, es decir, en Rusia (5).

EEUU manipula a Japón para enfrentarlo con Rusia con el pretexto de la devolución de las 4 islas kuriles del sur: Iturup, Kunashir, Shikotan y Habomai. Sobre esto, Rusia al parecer estaría en contra de revisiones y modificaciones de los acuerdos de la Segunda Guerra Mundial y, en razón de ello, habría llevado armamentos modernos a estas islas para garantizar y fortalecer la defensa de su soberanía en esta región. Por otra parte nos llegan noticias que Rusia estaría desplegando los misiles S-400 en el Lejano Oriente (6). Hay también algunos desacuerdos entre China y Japón, también atizados por los EEUU, por el asunto de las islas Senkaku hoy bajo jurisdicción de Japón al que China reclama su devolución.

A pesar de que se habla de acuerdos que habrían llegado India con EEUU, hay importantes acuerdos de India con Rusia. Sobre esto es bueno recordar que India es una potencia económica de primer orden y EEUU no puede jactarse de tener en sus manos a este país. Aquí son muy importantes los acuerdos firmados entre India y Rusia sobre Cazas de quinta generación. La noticia dice lo siguiente: “Rusia y la India firmaron definitivamente el contrato para el desarrollo del caza de quinta generación FGFA para la Fuerza Aérea India en la base del flamante caza ruso T-50 que actualmente desarrolla con exito el ciclo de evuelos de prueba” (7).

Rusia y Gran Bretaña han tenido últimamente fuertes roces en su diplomacia. Hubo en ambos lados expulsión de diplomáticos. En primer lugar Gran Bretaña expulso un diplomático ruso en diciembre de 2010. Seis días después hizo lo mismo Rusia. Al parecer todo habría girado en torno al espinoso tema del espionaje. En esto también debe recordarse cuando el año pasado (2010) EEUU expulso a 11, se dice, espías rusos (8).

Por otra parte Rusia confirma que venderá a Siria misiles de crucero antibuque Yajont (9). En realidad estos son contratos efectuados aún en 2007. Sobre esto lógicamente EEUU e Israel han dado un grito al cielo.

China

Hu Jintao Hu Jintao

China, tras su ascenso económico, también ha logrado importantes avances tecnológicos para el sector defensa. Las notas afirman que habría logrado desarrollar armas antisatelites y un importante avance en lo que refiere a instrumentos de investigación espacial, se puede decir, hoy estaría casi del mismo nivel de los EEUU.

Una nota que ha impactado muy fuertemente hace poco en los medios estadounidenses es lo que refiere al caza J-20 que China habría logrado desarrollar y que serían del mismo nivel de los F-22 Raptor y, lo más importante, con tecnología propia (10).

El ejercito chino (Ejercito Popular de Liberación. EPL) estaría compuesto por más de dos millones de efectivos. Es el ejército más numeroso del mundo. En posesión de armas, sobre todo en aparatos aéreos, China es la tercera potencia militar después de EEUU y Rusia (11). Además las notas afirman que tiene una importante flota naval, sobre todo, submarinos.

Por otra parte es necesario tomar nota que China con el ascenso de sus industrias y el gran desarrollo de su economía inclusive produce muchos repuestos para la Boeing y otras empresas de EEUU.

Entonces esto mismo empuja a China ha cuestionar la hegemonía estadounidense. En primer lugar asume un rol muy importante sobre el pacifico. Los socios de EEUU como son Japón y Corea del Sur cada vez estrechan sus relaciones comerciales con China. Esto, indudablemente, es una profunda preocupación para el Pentágono.

Europa a un paso de levantar embargo de armas a China. Se sabe que tras lo sucesos de la plaza Tiananmen ocurridos en Pekín en 1989 la UE impuso el embargo en el suministro de armas a este país. Pero ya en Noviembre de 2006 Francia (Jacques Chirac) se pronunció por la anulación de esa medida. En los últimos años la diplomacia europea ha sido muy condescendiente con China a tal punto que ahora solo Gran Bretaña es la que quiere mantener esta medida (12).

China, en las provocaciones estadounidenses en el mar amarillo el año pasado (2010) rechazó la visita del secretario de defensa de los EEUU a Pekín. Entonces fue una respuesta inusual en las relaciones internacionales promovidos por EEUU.

Los medios armamentísticos en Europa

Europa tras los hechos lamentables de la crisis mundial que también puso en aprietos el euro tiene importantes retrocesos en lo que refiere a medios de defensa. Por supuesto sin olvidar que es una región absolutamente militarizada y centro de importantes bases militares estadounidense equipadas con armamento nuclear. Sus elites se orientan de una forma muy importante a la fabricación de armas. No olvidemos que allí están ubicados, después de EEUU, las mayores fábricas de armas. El Bae Systems es uno de los más grandes fabricantes de armas asentadas en Inglaterra. De los 25 mayores fabricantes de armas y municiones del planeta, 19 son compañías de EEUU, el resto son británica y en general europeas.

Francia e Inglaterra llegan a acuerdos de cooperación militar. Esto es trascendental en las relaciones europeas. El 02 de noviembre de 2010 estos países llegaron a acuerdos en materia de cooperación militar. Exactamente se trata de acuerdos para compartir instalaciones de ensayo nuclear y uso de portaaviones. Y, ambos países representan el 50% de la capacidad operativa militar de Europa. Por eso es muy importante este acuerdo. En esto es bueno recordar la posición asumida por el presidente Charles de Gaulle que en 1966 retiro a Francia de la OTAN justamente en desacuerdo a la ingerencia estadounidense en contra de Europa a través de esta organización.

Por otra parte Holanda hace poco ha retirado sus tropas de Afganistán. Esto contraviene los acuerdos de la OTAN y es una muestra de la existencia de contrariedades al interior de esta organización. Además, no olvidemos que Francia e Inglaterra son los únicos países de Europa que cuentan con armamento nuclear propio.

El caso iraní

Mahmud Ahmadineyad Mahmud Ahmadineyad

Aquí quisiera puntualizar como debe ser sobre Irán porque es una potencia regional muy importante que ha tenido un gran desarrollo armamentístico justamente por estar duramente presionado por las amenazas de invasión de EEUU. El asunto es: ¿Por qué Irán es el objetivo inmediato y el próximo país que debe ser intervenido por los EEUU? En principio, Irán es el quinto mayor exportador de crudo en el mundo (petróleo). Controla al milímetro el Estrecho de Ormuz, uno de los pasos más estratégicos del petróleo, por donde circulan más del 40% del consumo mundial.

Además, es uno de los artífices de la introducción del euro como moneda válida en las transacciones internacionales de este valioso líquido, incluso, tiene aperturado un nuevo mercado del petróleo en la isla Kish donde las transacciones se realizan en euros no en dólares. Estas son cuestiones de vida o muerte para los EEUU que inducen a una pronta invasión de este país. En ese sentido sus esfuerzos por cumplir ese objetivo han sido enormes, incluso, se podría decir, casi desesperados. Y, según sus propios expertos, la ocupación de este país, serían, algo así, como una tabla de salvación de sus graves aprietos, o tal vez, como una tregua que podría dejarle respirar por lo menos algunos años.

Las proyecciones en materia de control del gas natural en el mundo son frustrantes para los EEUU. En efecto, se dice que Rusia e Irán en los próximos años pasarán a controlar casi la mitad de todo el suministro de gas natural en el mundo y con ello tendrán una influencia decisiva sobre Europa en materia de consumo de gas. En esto se ubica Alemania y Francia (principales socios de Rusia), el primero casi completamente y el segundo también en ese mismo término y por encima de sus fuentes de energía atómica.

El asunto de la planta nuclear de Bushehr. Se sabe que el 21 de agosto de 2010 Rusia había entregado esta planta nuclear a Irán listo para su funcionamiento (13). Luego vino el sabotaje con el virus informático de nombre Stuxnet. Ahora Rusia ha dicho claramente que pronto concluirá el proyecto (14).

Provocación militarista estadounidense contra Rusia y China por el asunto iraní. Así es. Si en el caso Afganistán hay confluencia de los poderes imperialistas para sojuzgar al pueblo afgano aquí en Irán los puntos de vista de estas tres naciones (EEUU, Rusia y China) están absolutamente divergidas. EEUU ejerce una presión muy fuerte contra Rusia y China a fin de que detengan sus contactos con Irán. China y Rusia no aceptan tal situación. Ciertamente el mercado energético iraní es muy valioso para los intereses de estas tres naciones. La repartija imperialista está en marcha.

Entonces los preparativos de invasión hace mucho tiempo están listos. Prácticamente Irán está del todo cercada. Hay fuerzas militares terrestres alrededor suyo, fuerzas navales que circundan su frontera marítima, fuerzas aéreas estacionadas también a su alrededor, pero Irán controla al milímetro el estrecho de Ormus y tiene una fuerza armada capaz de resistir al coloso estadounidense y ocasionarle graves desajustes a su colapsada economía.

Y, finalmente, Irán se ha mantenido en alerta permanente. Las notas que nos llegan sostienen una gran capacidad de defensa militar de este país. Se habla incluso de exportación de sistemas de defensa antiaéreo (15). Y, por último, Irán dio una sorpresa al mundo cuando el 15 de enero de 2011 mostró sus nuevos logros en materia nuclear (componentes deuterizados para uso en la investigación médica) y al que no asistieron EEUU, Rusia y China a pesar de estar invitados. (16).

La gran fuerza disuasiva nuclear de la República Popular Democrática de Corea (RPDC)

Kim Jong Il Kim Jong Il

He afirmado en mis anteriores artículos sobre todo en “EEUU arma escándalo en península coreana para contener su desplazamiento en el sudeste asiático” publicado el 31 de mayo de 2010 (ver: www.enriquemunozgamarra.org) que el asunto de la península coreana no era cualquier contencioso.

Entonces hacía un énfasis especial afirmando que era un asunto que involucraba necesaria y obligatoriamente a Rusia y China. Que era lo concreto aunque estos países no lo admitieran públicamente. Era vital para la existencia de ambas superpotencias. Y, esto, aún existiendo insalvables contradicciones entre las administraciones, ruso-chinas, con la dirección revolucionaria de la RPDC.

En efecto, ahora podemos decir con mayor razón, que la península coreana es la región más militarizada del planeta incluso de mayor proporción que el del golfo pérsico y otras regiones convulsas. La geopolítica mundial ha conducido a esta situación.

Por otra parte hay excelentes relaciones diplomáticas entre la RPDC y China. Por lo menos esto esta reflejado en el Veto que hizo valer China el 19 de diciembre de 2010 en el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas para evitar una condena de la ONU contra la RPDC a raíz de su respuesta legitima a las últimas provocaciones de Corea del Sur y los EEUU sobre la isla militarizada Yeonpyeong (base militar estadounidense) (17).

Pero para mala suerte de los EEUU, ahora la RPDC es una potencia nuclear. Esto es vox populi en el mundo entero. Claro, el 25 de mayo de 2009 fue histórico para la RPDC, porque en esa fecha éste país concluyó sus ensayos nucleares. Entonces hubo una grita desesperada de auxilio y socorro que se escucho en todo el mundo en contra de este logro, por cierto, militar defensivo-disuasivo de este país. Por lo tanto, los tiempos en que los EEUU ingresaban a cualquier lugar del planeta sin obstáculos sencillamente se terminaron. Y, esto es así, aún con toda la fuerza militar que maneja. En concreto cualquier provocación militarista de EEUU sobre este país terminaría, según algunos cálculos, en un conflicto nuclear que alcanzaría también a las ciudades estadounidenses.

Nueva geoestrategia mundial y nuevos bloques

Creo no exagerar en lo más mínimo si afirmo que el mundo está en estos momentos en un periodo de acelerados cambios. No es necesario ser todavía un sabio o un enviado de Dios para percibir esto. Está a la vista de la humanidad entera. Incluso las prensas occidentales con todas sus manipulaciones no pueden ocultar esta situación.

Realmente los cambios son extraordinarios. Resumiéndolas, entre los más importantes, podemos señalar los siguientes: el ingreso de la gran depresión económica mundial a su segunda fase, la bancarrota económica de algunos países europeos, el inicio de la pérdida del status de moneda de reserva internacional del dólar estadounidense y el avance aceleradísimo del centro de gravitación mundial de Washington hacia Pekín.

bolsaAhora bien, si nos ubicamos correctamente en este contexto y profundizamos nuestra abstracción, fácilmente podremos observar el advenimiento de una nueva geoestrategia mundial que, de hecho, conducirá a una redefinición en la composición de los conglomerados existentes. Ya en mi anterior artículo hice alguna referencia sobre esto. Dije entonces que el impulso de las inversiones chinas en Europa, no significaba otra cosa, sino, el ascenso del mundo a un periodo de mayor conflicto entre los grupos de poder de éste país y los EEUU. Incluso recalcaba que era una estrategia que emergía del interior de las estructuras económicas que envolvían el mundo donde las transnacionales imperialistas interactuaban en vivo y en directo, claro está, por su vigencia y la supremacía. Una estrategia histórica que en el futuro llevaría a confrontaciones mayores y directas entre estos dos grupos de poder mundial.

En efecto, las fricciones interburguesas siempre han estado latentes. Cada burguesía aspiraba siempre a su propia estructura. Esa es una ley del sistema de producción capitalista. Pero aquí no queda el asunto. El sistema imperialista con la aparición de los monopolios ha dado lugar a la superposición de unas burguesías sobre otras y consecuentemente a una división entre las propias burguesías. Desde finales del siglo XIX se hicieron importantes las burguesías financieras estadounidenses. Entonces el resto de burguesías se vieron sometidas al poder central de esta burguesía. Ahora, tras los desbarajustes económicos iniciados en 2008 con la quiebra de la economía estadounidense y luego agudizada con la caída del dólar, han dado la oportunidad histórica a una desarticulación muy importante en los grilletes que maniataban a estas burguesías.

Y, a consecuencia de esto, estas estructuras han empezado a modificarse profundamente. Es que se trata, en lo fundamental, de la quiebra de una gran potencia imperialista cuya hegemonía ha perdurado por más de un siglo. Entonces, esto, por vía normal, conduce a una nueva geoestrategia mundial con nuevos acuerdos y nuevas alianzas que, por lo demás, se clarificarán aún más próximamente. Por lo tanto, de acuerdo a esto y a medida que los militaristas estadounidenses apuren, en los próximos meses, sus pretensiones de guerra, será obligatorio hablar de los conglomerados existentes en términos de ejes y alianzas. Es necesario ir tomando nota de esto.

Sobre esta base, se entiende en una nueva situación mundial, EEUU empieza a modificar su estrategia militar. Ahora su prioridad numero uno ya no es Rusia, sino, China. Las noticias dicen lo siguiente: “…las dimensiones del programa militar de China representan una amenaza potencial a la seguridad en Asia y que Washington está dispuesto a prestar ayuda a sus aliados para contrarrestar cualquier actividad que amenace afectar las actuales relaciones económicas internacionales” (18).

Pero, en esencia, las razones para una nueva geoestrategia mundial en términos de ejes y alianzas son los siguientes: primero, el ahondamiento de la gran crisis (inicio de su segunda fase que es absolutamente letal para la economía occidental, sobre todo, por el inicio de la pérdida del status de moneda de reserva internacional del dólar americano). Segundo, sus fracasos en Irak y Afganistán. Tercero, también sus fracasos en las últimas cumbres internacionales (G-20). Cuarto, por la ascensión de los llamados países BRIC (ahora BRICS por el ingreso de Sudáfrica en diciembre de 2010). Quinto, la desesperación de su quiebra económica y las presunciones de que China lo superará económicamente en la presente década (2010-2020). Sexto, el conocimiento de su supremacía en cuanto se refiere a ejército y armas. Y, séptimo, por sus fracasos en sus últimas provocaciones en el Golfo Pérsico (Irán) y el sudeste asiático (península coreana) en donde inclusive fue respondido militarmente por la RPDC (bombardeo de la isla Yeongpyeong-base militar estadounidense).

Y, con esto, emergen dos nuevos conceptos. El primero, el concepto de eje que es observada en términos de imposición y desarrollada sobre la base de una gran potencia que en este caso estaría representado por los EEUU. En concreto el término eje se refiere a una potencia extremadamente fuerte en lo que concierne a armas y ejercito que domina e impone condiciones. Y, segundo, el concepto de alianzas. Por el contrario las alianzas o aliados son observados en términos de independencia y autonomía, es decir, avanzan con acuerdos de igualdad. Aquí no hay un eje o una potencia que domine e imponga condiciones a otros. Obviamente Rusia y China representan esas características. En esencia son países con un propio desarrollo.

Entonces, los dos grandes bloques son consecuencia de esta geoestrategia mundial. Son bloques que irán definiéndose próximamente a medida que el militarismo estadounidense se tensione aún más. En concreto el sistema eje debe tomar cuerpo en los EEUU e Inglaterra. Y, el sistema aliado, en China y Rusia. Veamos esto:

Eje EEUU-Inglaterra

Aquí EEUU aparece en la palestra internacional como una potencia absolutamente beligerante que impone condiciones a sus socios. El comportamiento de este país es similar a la Alemania Nazi que asociado a la Italia fascista de aquellos años (1930-1945) impuso la gran guerra. Su brazo armado, en este caso, es la OTAN, una organización belicosa muy importante de este conglomerado. Momentáneamente EEUU tiene controlado a un conjunto de países a través de su enardecimiento militar. En esta orbita se encuentran actualmente Japón, Australia y Canadá. Pero a medida que la gran crisis se profundice estos países tenderán a orientarse en función de sus propios intereses y se verán obligados a optar por nuevas alianzas. Entonces este eje sobrevivirá sobre la base de los EEUU y Gran Bretaña.

Según algunos estudiosos EEUU tendría 1.4 millones de tropa en servicio activo. 833,000 serían reservistas, y, 1.6 millones de estadounidenses trabajarían en abastecimientos militares (desde armas hasta utensilios simples) (19). Estas cifras serían, a mi entender, demasiadas modestas teniendo en cuenta que también maneja a sus fuerzas paramilitares esparcidas en todas la regiones del planeta. Las últimas notas sobre esto afirman que sólo en Afganistán habrían 19.000 “empleados contratistas”, en realidad mercenarios, que, entre otras, “acompañan los convoyes de suministro de la OTAN en Kandahar” (20).

Aliados: China-Rusia

Esto parte de la condición de desarrollo independiente de ambas naciones. Sus burguesías tienen una clara orientación propia. La base es el grupo BRICS. Allí confluyen Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica. Su brazo armado es la Organización del Conglomerado de Shangai (OCS) compuesta por los siguientes países: China, Rusia, Tayikistán, Kirguizistán, Uzbekistán y Kazajstán (miembros plenos), además, Irán, Pakistán, India y Mongolia (Países observadores), también por Bielorrusia y Sri Lanka (Socios Dialogantes) y como país invitado está Afganistán.

La fuerza económica cada vez mayor de este frente conduce a una confluencia de algunos países que en otras ocasiones estuvieron del lado de los EEUU. Estos son principalmente algunos países europeos con fuertes inversiones energéticas (petróleo y gas), además, de Japón que en la actualidad tiende a orientar sus negocios hacia China.

Y, para terminar, quisiera volver a la presente coyuntura señalando que es bueno no perder de vista dos situaciones: primero, el asunto de wikileaks (guerra informativa) que empezó a batirse con fuerza en los medios occidentales desde finales de noviembre de 2010 y se diluyó a finales de diciembre de ese mismo año (2010) y, segundo, la campaña de baja intensidad en el norte de África y los países árabes y musulmanes desatada desde el 17 de diciembre también en ese mismo año hasta la actualidad, entre otras, para ocupar Libia, fundamentalmente, por el petróleo y de pasada traerse abajo a algunos de los sátrapas que no sintonizaban con los nuevos vientos de guerra impuestos por la administración estadounidense.

Enrique Muñoz Gamarra, sociólogo, investigador y analista político peruano. Especialista en asuntos internacionales. www.enriquemunozgamarra.org

Notas:

1.- Noticia aparecida el 14 de octubre de 2010, en: Global Research.

2.- “Desplazamiento de la ‘Guerra contra el terrorismo en Pakistán”. Autor: Jergal Ar. Artículo publicado el 13 de octubre de 2010 en Global Research.

3.- “La balcanización de Sudan: el rediseño de Oriente Medio y Africa del Norte”. Autor: Mahdi Darius Nazemroaya. Artículo publicado el 16 de enero de 2011, en Global Research.

4.- “El caza ruso PAK-AF una amenaza para la supremacía aérea de EEUU”. Noticia publicada el 13 de enero de 2011, en: http://www.voltairenet.org

5.- “Mistral será fabricante de los buques anfibio de desembarco para la armada de Rusia”. Autor: Iliá Kramnik. Artículo publicado el 05 de enero de 2011, en: RIA NOVOSTI.

6.- “Rusia desplegará sistema de defensa con misiles S-400 en Lejano Oriente”. Noticia aparecida el 19 de febrero de 2011, en: spanish.news.cn

7.- “El caza de quinta generación es un hito en la cooperación militar entre India y Rusia”. Autor: Iliá Krámnik, artículo publicado el 08 de enero de 2011, en: RIA NOVOSTI.

8.- “Rusia y Gran Bretaña expulsan diplomáticos, y quedan tan tranquilos”. Autor: Andrei Fediáshin. Artículo publicado el 09 de enero de 2011, en: RIA NOVOSTI.

9.- “Rusia confirma que venderá a Siria misiles de crucero antibuqueYajont”. Noticia publicada el26 de febrero de 11, en: RIA NOVOSTI.

10.- “El caza chino J.20 nuevo rival del F-22 Raptor”. Noticia publicada el 13 de enero de 2011, en: http://www.voltairenet.org

11.- “China critica el informe de EEUU sobre su poder militar. Noticia aparecida el 19 de agosto de 2010, en: IAR NOTICIAS. Fuente: EFE.

12.- “La UE podría levantar el embargo de armas a China”. Noticia publicada el 30 de diciembre de 2010, en: RIA NOVOSTI.

13.- “Moscú advierte a los políticos de EEUU en el tema de ataques aéreos contra Irán”. Noticia aparecida el 18 de agosto de 2010, en: Global Research. Tambien leer: “Arranque de la planta nuclear de Bushehr demuestra que Rusia cumple con sus compromisos”. Artículo publicado el 19 de agosto de 2010, en: RIA NOVOSTI.

14.- “Rusia concluirá el proyecto de central nuclear iraní en el tiempo más cercano”. Noticia publicada el 08 de marzo de 2011, en: RIA NOVOSTI.

15.- “Irán listo a exportar sistemas de defensa aérea”. Nota aparecida el 03 de enero de 2011, en: http://www.voltairenet.org

16.- “Irá da a conocer nuevo logro nuclear”. Nota publicada el 16 de enero de 2011, en: Spanish.News.cn

17.- “Corea del Sur insiste y da rienda suelta a nuevas maniobras militares”. Autor: GARA. Noticia publicada el 24 de noviembre de 2010, en: http://www.rebelion.org

18.- Autor: Iliá Kramnik. Artículo publicado el 15 de febrero de 2011, en: RIA NOVOSTI.

19.- “Estados Unidos más grande…” (en ingles). Autor:Robert Reich. Artículo publicado el 16 de agosto de 2010, en: Global Research.

20.- “EEUU mantiene unos 19000 contratistas dedicados a la seguridad en Afganistán”. Noticia publicada el 09 de marzo de 2011, en: Cubadebate.

Acoso a Libia: ¿Sentando un precedente contra Irán?


Acoso a Libia: ¿Sentando un precedente contra Irán?

Escrito por: Cordura el 04 Mar 2011 – URL Permanente

Decíamos hace unos días que Irán puede ser uno de los objetivos de la parte conspirativa de las “revoluciones árabes”. Se trata de una ya vieja obsesión del Imperio y del influyente sionismo (en particular, del estado que encarna esta corriente). ¿Están encontrando en Libia una coartada contra Irán?

Al pueblo libio.

Lo que acontece estos últimos días confirma esas sospechas.

Antes de abordarlo, remarquemos que no nos mueve ninguna filia hacia Gadafi.

Y eso que es evidente que su maldad se exagera hasta lo grotesco. Ahora es a todas horas “el dictador” el mismo que hasta hace unas semanas era “el coronel” o “el líder libio”.

Se silencian los aspectos positivos de su régimen.

Se da por buena sistemáticamente la información que viene del bando opositor. En tiempo récord, escasas semanas, han logrado emponzoñar su imagen para siempre.

Todo vale con tal de derrocar al gobernante caído en desgracia (es un viejo guión, ya usado en su día contra Sadam y aún en vigor contra la república islámica iraní).

Sin embargo, nada de eso justifica ni su errática conducta pasada, ni los rasgos tiránicos ya exhibidos, ni la violenta represión que estaría aplicando actualmente.

Aunque de esta última seguimos sin saber mucho. Los medios masivos –suele ocurrir en estos casos– se comportan básicamente como medios de propaganda. Nos saturan con información sobre (contra) Libia mientras apenas mencionan Bahréin –aliado vital de Estados Unidos–, donde la mayoritaria oposición chiíta ya cuestiona la monarquía en vigor.

Con su incansable cantinela, mezclando sutilmente información y opinión, deciden por nosotros quién es el “malo” y quiénes los “buenos” (que incluirían, claro, a quienes apoyan a los opositores).

Mucho énfasis en los posibles crímenes de guerra, pero poca información directa.

Esto último lo ha reconocido el mismísimo Tribunal Penal Internacional, instrumento aquí de los planes imperiales.

Sobre los bombardeos aéreos de Gadafi, ayer mismo llegaba la “confirmación” de una parte demasiado interesada, el gobierno estadounidense.

Pero su portavoz se veía obligado a reconocer que no puede decir «si fueron usados contra los rebeldes» (resulta significativo que hable de “rebeldes” y no “civiles”, pero ni lo primero puede afirmarlo).

Sea como fuere, el juego va estando claro en sus distintas vertientes, que a grandes rasgos vienen a ser también etapas sucesivas del plan:

1. Se apoyan y promueven las revueltas contra el régimen.

2. Se usan los altavoces mediáticos para magnificar la maldad del dictador y anunciar las posibles medidas que se tomarán contra él.

3. Mientras arrecia la campaña propagandística –que ya se prolonga hasta el final–, los buques de guerra imperiales se plantan ante las costas libias en misión “humanitaria” (léase intimidatoria… y lo que venga).

4. Se recurre al Tribunal Penal Internacional (al que, por cierto, Estados Unidos niega jurisdicción sobre sus propios crímenes) con vistas a dictar una orden de arresto contra Gadafi. Se trata sobre todo de intimidarle. Pero es, insistamos en ello, muy llamativo que se abra un juicio al gobierno libio a la vez que el Tribunal, según El Mundo, “reconoce la falta de información de lo que pasa dentro de Libia”. Confirmando que todo esto no es más que una farsa “legitimadora”: el coronel y los suyos ya han sido condenados de antemano.

5. Si aun así no cae la manzana madura, se decreta una zona de exclusión aérea en ayuda de los rebeldes y demás civiles, lo que ya constituye una agresión bélica externa en toda regla.

Esto aún no se ha acordado, a pesar de ser evidente que los países dominantes están por la labor. Lo que pasa es que se vienen topando con cierta resistencia de los gobiernos ruso y chino, entre otros.

Todo lo cual no impide que ya soldados occidentales (al menos, de Reino Unido y Países Bajos) hayan entrado en Libia, acción que huele a primicias de una invasión inminente (¿nadie lo condena?).

Ni que el Nobel de la Paz Obama, arrogándose una autoridad moral que ni remotamente posee, eleve cada vez más el tono de sus amenazas.

Las grandes potencias capitalistas llevan años conspirando contra Irán.

Con la excusa ficticia de su programa nuclear bélico, han impuesto duras sanciones a ese país.

Sin embargo, quizá por lo poco creíble que pese a todo resulta el casus belli invocado, han avanzado poco en sus pretensiones de derribar el régimen de los ayatolás.

¿Será que al fin han encontrado la estrategia adecuada?

Se trataría, contagio mediante, de extrapolar las revueltas en el Magreb y Oriente Medio al territorio iraní.

Sin duda los señores del Imperio esperan que la atracción del ejemplo libio –una vez consumado– resulte irresistible a ojos del pueblo persa.

El resto sería (también) cosa suya: la demonización mediática (en realidad, ya lograda desde hace años), el acoso naval (casi otro tanto), la farsa de juicio internacional, y la invasión en “apoyo del pueblo”.

En este esquema el casus belli sería el mismo que el imputado a Gadafi: la violenta represión de su propio pueblo.

Pero con la ventaja de que con Irán podría invocarse el caso libio como precedente.

Libia tiene seis millones de habitantes, Irán setenta más.

Libia produce mucho petróleo, Irán más del doble.

Libia posee considerables reservas de crudo, Irán más del triple.

Y entretanto, aún está reciente la última (?) matanza de civiles por la OTAN en Afganistán.

Una masacre de nueve niños, hipócritamente lamentada por el emperador.

Los mismos que matan niños afganos, ¿van a pacificar Libia?

 

Post Navigation

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 190 seguidores