AQUI hay TOMATE

Para dar y tomar

Archive for the tag “israel”

Siria. Punto de no retorno


Siria.
Punto de no retorno
VS 0 | | sección: web | 06/02/2012
Charles-André Udry

El pasado 1 de febrero Robert Fisk terminaba así su artículo en el periódico The Independent: “Pero hay una cuestión que no está planteada.
Suponed que el régimen (de Bachar el-Assad) sobreviva. ¿sobre qué Siria ejercería su poder?”.
Dicho de otra forma: la revuelta ha alcanzado un punto de no retorno.
El registro, bajo todas las formas, por las fuerzas policiales y militares, de decenas de miles de manifestantes y de opositores –cada semana, cada día- en las diferentes ciudades y aldeas del país haría mañana muertos y encarcelados, torturados, suplementarios,  si el combate se detuviera. Y si el régimen de la camarilla de Assad permaneciera.
El terrible precio humano de este combate popular es conforme a la naturaleza odiosa e implacable del régimen, con el que ninguna negociación es posible y aceptable por los combatientes antidictatoriales.

El 4 de febrero de 2012, Khaled al-Arabi, miembro de la Organización Árabe de los Derechos Humanos, declaraba: “El ejército sirio bombardea con cohetes y morteros. Está cometiendo un baño de sangre de un horror jamás visto hasta ahora en la ciudad de Homs…”. Radio France Internationale (FRI), en la misma fecha, afirmaba: En Homs, son cerca de 300 las personas  muertas sólo la jornada de ayer, viernes 3 de febrero de 2012, afirma el Consejo Nacional Sirio (CNS).

Incluso si es difícil saber con precisión lo que ocurre en ese país cerrado a la prensa y sometido a un estricto control, las imágenes difundidas por las televisiones árabes y los testimonios recogidos evocan una violencia creciente y ciega. Los testimonios describen un bombardeo despiadado, una ciudad transformada en zona de guerra. Nadie, ni ningún barrio se ha librado de una “verdadera lluvia de bombas”. Y es un verdadero baño de sangre lo que se describe.
El bombardeo de la ciudad ha comenzado ayer, viernes 3 de febrero hacia las 17 horas, hora local, y ha proseguido hasta el alba. Los testigos declaran que los primeros bombardeos se han concentrado sobre todo en el barrio de al-Khalidiya, donde numerosas casas se han hundido sobre sus ocupantes y donde se cuentan la mayoría de las víctimas. A lo largo de toda la noche, los balances no han dejado de crecer. Según los opositores del Consejo Nacional Sirio, es “una de las masacres más horribles desde el comienzo (el pasado marzo) del levantamiento en Siria”. La oposición estima que se trata de represalias tras nuevas deserciones registradas en el seno de las fuerzas armadas”.

Dos elementos destacan entre las diversas fuentes que se pueden recoger. En primer lugar, la revuelta contra el régimen dictatorial se ha ampliado desde noviembre de 2011. Alcanza las zonas urbanas más importantes. Por tanto, ha tomado forma y fortalecido un movimiento de la periferia hacia el centro durante estos últimos once meses. En el plano social, las capas que participan en la movilización contra la dictadura –el término revolución debe ser entendido en este sentido- se han ampliado también.

Solo la existencia de tal “frente social” permite comprender el mantenimiento y el refuerzo de una organización que asegura: los días sucesivos de movilización; las consignas que dan su sentido a cada “viernes” de lucha contra el poder del clan Assad; la amplitud de los funerales, a menudo colocados bajo la protección de soldados que han desertado; los cuidados –ciertamente administrados en condiciones dramáticas- aportados a los centenares de heridos que no pueden ser cuidados en los hospitales, pues la llamadas fuerzas de seguridad vienen a secuestrarles para torturarles y matarles; la puesta en pie de redes de comunicación y de transporte en un contexto de guerra.
Es sobre esta base social sobre la se basan las actividades de los comités Locales de Coordinación. La población en revuelta recibe una ayuda de la diáspora siria que dispone de recursos materiales. Pero el hecho de que no dependa de una fuerza “extranjera” ha reafirmado el sentimiento de que debe contar con sus propias fuerzas. Lo que dinamiza –a pesar de los suplicios y los dolores encajados- las múltiples ayudas mutuas y las formas de autoorganización.

Luego, las masacres, las torturas de niños, las violaciones de mujeres, el número de familias ofendidas, martirizadas, han conducido, inevitablemente a la aparición de formas de autodefensa. Las deserciones se multiplican: las que provienen del ejército del régimen que rechazan ser el brazo asesino de Assad; las de jóvenes que rechazan el reclutamiento forzoso. Estos soldados de la revuelta –conocidos bajo el nombre de miembros del Ejército Sirio Libre- disponen de un armamento ligero.

En este sentido, no hay una verdadera militarización del combate antidictatorial, aunque enfrentamientos directos, relativamente limitados, se hayan producido y podrían ampliarse como consecuencia de la masacre cometida en Homs.
Estas deserciones ilustran fallas en el régimen. Más exactamente, frente a la extensión y la duración de la revuelta, un régimen así no puede evitar los procesos de autonomización relativa de sus diversos centros de poder; esto tanto más en la medida en que ya tiene más de 40 años. Episodios de luchas análogas en la historia demuestran que –a medida que perdura la movilización, se refuerza y ya no puede retroceder- los procesos de tomas de decisión se hacen más difíciles.
Traducen las dudas de los sectores que no están en el círculo restringido de las pocas “familias” que monopolizan el poder y todos los privilegios corruptores que derivan de ello. Una dinámica errática se instala pues en la gestión misma de las operaciones represivas y políticas.
Y las incertidumbres sobre su futuro económica inquietan a las capas de negociantes, de comerciantes, de importadores y exportadores, así como los medios ligados al turismo. Las sanciones aumentan la dependencia de Irán; lo que no es considerado como una solución atractiva por diversas fracciones de la media burguesía.

Ciertamente, la Guardia Republicana y la IV División de Maher el-Assad (el hermano de Bachar) son instrumentos de terror en manos del régimen. Pero un signo, según diversos reportajes, no engaña. ¿Por qué el poder debe dedicar tantos recursos para comenzar a vigilar, a amenazar con sus esbirros, a los medios cristianos y alauitas que constituían (y siguen constituyendo) su base “oficializada”?

Tomar como rehenes a las minorías confesionales forma parte de la política del régimen. No deja de blandir la amenaza de un amplio arreglo de cuentas –en el que los “sunitas” serían los “futuros dueños”- en caso de caída del régimen. Y el clan Assad hará todo lo posible –y ya lo ha hecho- para que se produzcan enfrentamientos confesionales, comunitarios.
Es importante pues para las diversas fuerzas comprometidas en este titánico combate antidictatorial lanzar un mensaje: a pesar de los sufrimientos y las humillaciones soportadas, los actos de venganza indiscriminados están excluidos de todas las opciones de las fuerzas que luchan por el derrocamiento del tirano. Es una de las dimensiones de una orientación que tenga por objetivo ampliar el frente social y político, neutralizar ciertos sectores y debilitar la base, frágil ya, del régimen.

El cinismo de la llamada comunidad internacional no tiene límites. Los medios no dejan de disertar sobre los proyectos de resolución del Consejo de Seguridad de la ONU. ¡Son bloqueados por Rusia (de hecho, el poder del kgbista Putin) y China (del “partido comunista” de China a quien se han presentado peticiones de ayuda para las economías occidentales)! Son numerosos los gobernantes que derraman lágrimas de cocodrilo sobre el “pobre pueblo sirio” y denuncian al “cruel déspota” Bachar al-Assad, tras haberle recibido con gran pompa o haber apreciado su papel en la región, al menos como un mal menor.

El lugar de la Siria de Assad en el “arreglo regional” plantea un problema diferente del de la Libia de Gadafi. Una gran parte de la puesta en escena diplomática oculta la dificultad para los diversos “actores” regionales e internacionales –en el contexto actual de crisis socioeconómica y de disturbios mundializados propios de un sistema de hegemonía política con fallas visibles- de definir las “vías de un cambio” que no conduzca a una pérdida de control y a procesos centrífugos en una región tan estratégica.

Estados Unidos parecen decididos. De hecho, la irresolución de las resoluciones escritas y reescritas –que deben ser presentadas en el Consejo de Seguridad- no les molesta demasiado. Ganar tiempo y poder dar conferencias de prensa “humanitarias” conviene perfectamente a la administración Obama.

La caída de Mubarak y la presente situación en Egipto han modificado el puzzle construido por los Estados Unidos e Israel, desde al menos 1979. Las relaciones entre el Líbano de Hezbolá e Israel no son de una tranquilidad a toda prueba, lo que hace de la Siria de Assad una frontera más “segura” que la de un nuevo régimen sirio del que es difícil decir quien le “dirigirá” o tendrá la posibilidad de dirigirle.
Las tensiones con Irán son un factor más, a fin de conservar, por el momento, un gángster que se conoce –Assad- o, mejor, piezas importantes, revisadas, de su máquina politico-securitaria. Lo que necesita tiempo para la maniobra. Pues debe ser efectuada de forma conjunta con diversos gobiernos que son recién llegados a esta arena regional. Qatar puede ciertamente financiar a los Hermanos Musulmanes en Túnez y en Egipto; añadir hoy a la lista los de Siria es una tarea políticamente delicada, incluso con apoyos externos.
El despido, el 4 de febrero, del embajador de Siria en Túnez refleja –igual que la ocupación en El Cairo de la embajada siria, sin embargo relocalizada en “lugar seguro”, pero no protegida (!)- que la “revolución árabe” es un intérprete suplementario de los guiones que están escribiéndose en este año 2012.

Esto tanto más cuanto que Turquía querría también su parte del pastel y es capaz de obtenerlo. El poder ruso quiere estar seguro de conservar sus posiciones (instalaciones portuarias, entre otras), pero no puede jugar una carta ofensiva. Así pues, no puede más que bloquear una decisión del Consejo de Seguridad… que los occidentales no están tan apresurados a tomar –a pesar de que no sea más que un sencillo pedazo de papel- más allá de las sanciones económicas.

El juego complejo de injerencias –que ha hecho una gran parte de la historia de esta región- se efectúa pues, hoy, en un marco en que el dibujo del puzzle pasado está siendo parcialmente borrado, mientras que los contornos del nuevo dibujo no están aún definidos.

De ahí la importancia de dar apoyo político a la lucha de ese pueblo en revuelta que cuenta con sus propias fuerzas y con la solidaridad; y también de oponerse a todas las intervenciones militares extranjeras.

4/02/2012

http://alencontre.org/laune/syrie-le-point-de-non-retour.html

Traducción: Faustino Eguberri para VIENTO SUR

Israel se está trayendo de EEUU lo último en tecnología a SILICON WADI,


Israel aspira ser el Silicon Valley del mundo

Katia Moskvitch

BBC, Tecnología

Señores en Tel AvivIsrael se convirtió en una tierra fértil para nuevas empresas tecnológicas.

Cuando este verano, una abuelita con el cabello gris subió al escenario con un teléfono celular en el Festival Internacional de Startup, de Montreal, el joven empresario israelí Guy Rosen sabía que se había ganado un premio muy especial.

Su compañía, Onavo, que está radicada en Tel Aviv, ofrece una aplicación que reduce la información que tienen los teléfonos celulares para ayudar a los usuarios a ahorrar dinero. Es algo que atrae a cualquier persona de cualquier edad.

Eso convirtió a Onavo en el ganador del Premio de las Abuelas para la mejor compañía startup (empresas innovadaras que acaban de arrancar). Los jueces del galardón estuvieron conformados por señoras de la tercera edad, con un espíritu un tanto incrédulo.

En su oficina en Tel Avi, Rosen recuerda el momento: “Ellas se subieron al escenario y dijeron: ‘Amamos a Onavo y entendemos lo que hace’… Es una aplicación fácil de comprender. Ahorra dinero, eso es todo. Por eso nos aman”.

Onavo busca comprimir los paquetes de datos de los teléfonos celulares y, así, consigue reducir el consumo.

Guy Rosen es uno de los varios jóvenes, que con gran entusiasmo emprendedor, salió del ejército y decidió formar su propia empresa de tecnología.

Israel, un pequeño país que ha estado envuelto en conflictos por décadas, ha logrado transformar su economía: ha ampliado sus tierras de cultivo y se han convertido en una maravilla tecnológica.

La fórmula del éxito

Israel tiene actualmente casi 4.000 empresas startup, una cantidad que supera a la de que cualquier otro país, con excepción de Estados Unidos, de acuerdo con el Centro de Investigación Israel Ventura Capital.

Tel AvivEntre las exportaciones de Israel, se cuentan servicios tecnológicos.

En 2010, el flujo de capital de riesgo ascendió a US$884 millones.

El resultado: las exportaciones israelíes están valoradas en US$18.400 millones al año. Esa suma representa más de 45% de las exportaciones israelíes, de acuerdo con el Buró Central de Estadísticas.

Israel es un líder mundial en lo que respecta al porcentaje de su economía que destina al gasto en investigación y en desarrollo.

Al comparar el tamaño de su población con el número de nuevas empresas y de ingenieros, Israel se ubica de primero.

Así mismo, es el primero en lo que se refiere a la inversión per capita en capitales de riesgo.

Nada mal para un país con alrededor de 8 millones de habitantes, muchos menos que en Moscú o en Nueva York.

El emprendedor Yossi Vardi señaló que existe toda una mezcla de factores a los que se les puede atribuir la transformación de Israel en un milagro de los startup.

Vardi invirtió en más de 80 compañías de tecnología de punta. Una de ellas fue la responsable del servicio de mensajería en internet ICQ.

Vendió muchas de esas herramientas a gigantes tecnológicos como AOL, Microsoft, Yahoo y Cisco.

“Si ves cómo este país fue creado, te das cuenta que fue un startup a gran escala”, señaló Vardi, quien ha sido llamado el padrino de la industria de la alta tecnología.

“Un grupo de gente loca vino aquí para intentar cumplir un sueño de 2.000 años”.

En sólo pocas décadas, los startups israelíes han desarrollado tecnologías innovadoras en áreas como la computación, las tecnologías limpias y las ciencias de la vida, por mencionar sólo algunas áreas.

“Mira la agricultura, la industria de la defensa, las universidades aquí”, indicó Vardi.

“La alta tecnología es una historia popular en estos momentos, internet le dio mucha visibilidad, pero la historia de la cultura y del espíritu es una parte de los genes culturales del pueblo israelí”.

Rol del gobierno

Pero hay mucho más en la escena de las startup que ciertos aspectos de la cultura israelí: la ausencia de jerarquía, las constantes fuerzas individualistas, el asumir riesgos.

Un hombre con una tabletaWaze, una aplicación para una comunidad en internet que se basa en el GPS, tiene seguidores en Estados Unidos.

El Ejecutivo ha jugado un papel clave en el rápido ascenso de la nación de las startups.

“El gobierno impulsó el sector”, explicó Koby Simona del Centro de Investigación Israel Venture Capital.

Una forma fue a través de la creación del programa Yozma en 1993, un llamado “fondo de fondos” que se estableció para invertir en fondos de capitales de riesgo locales que dirigirían el dinero a nuevas empresas tecnológicas”.

Pronto numerosas startups empezaron a salpicar el paisaje industrial de Israel y los fondos de capital de riesgo se multiplicaron por todo el país. Se trató de una industria floreciente que atrajo inversionistas extranjeros.

Las fuerzas de defensa de Israel también impulsaron el espíritu empresarial.

El servicio militar es obligatorio, pero además de las unidades militares regulares, el ejército también ha diseñado unidades de alta tecnología, en las que a los interesados en informática y en computación se les piden ideas innovadoras en disciplinas como seguridad informática, comunicaciones y guerra electrónica.

“El ejército le pide a los jóvenes en ciertas unidades a que desarrollen sus habilidades tecnológicas y proyectos tecnológicos, en los que necesitarán improvisar para llegar a soluciones rápidas”, dijo el profesor Niron Hashai de la Escuela de Administración de Negocios de la Universidad Hebrea.

Varios alumnos militares usan la experiencia que recientemente han adquirido para comenzar sus propias startups tecnológicas.

También hay que tomar en cuenta la inmigración judía, un motor de la economía del país desde su fundación.

La más grande e importante ola migratoria provino de Rusia, señala Hashai.

“Muchos eran muy inteligentes y con conocimientos tecnológicos”, señaló el docente.

“Quizás no eran empresarios, pero cuando ellos se reunieron con ciudadanos nacidos en Israel, muchas cosas interesantes pasaron”.

La década perdida

El primer boom de las startup de la década de los noventa sólo duró unos pocos años.

Celular Onavo ofrece una app gratuita que reduce la información de un celular para ahorrarle dinero a los usuarios.

Pero, cuando la burbuja del global dot.com estalló en 2000, la fortuna de los capitales de riesgo israelíes empezó a declinar.

Hoy en día, miembros de la industria hablan de la década pérdida.

Todavía, los capitales de riesgo siguieron fluyendo dentro del país y ahora los inversionistas están cosechando las recompensas.

Durante los pasados dos o tres años, la nueva generación de startups de Tel Aviv comenzó a emerger y se preparó para demostrar que la industria de la última tecnología israelí volvía a la carrera.

Take Takadu, una compañía fundada en 2008 que ofrece sistemas de vigilancia inteligentes para infraestructura relacionadas con el servicio de agua, detecta -a larga distancia y en tiempo real- fugas de tuberías en todo el mundo.

Uno de los clients de Takadu es la británica Thames Water. Cuando una tubería en Londres explota, hay grandes probabilidades de que primero se de cuenta una computadora en Tel Aviv.

Otro ejemplo es Boxee. Los cinco fundadores israelíes decidieron, desde el primer momento, instalar sus oficinas principales en Delaware, en Estados Unidos, pero ubicar la unidad de investigación y desarrollo en Tel Aviv.

Boxee intenta proporcionar el vínculo faltante entre el contenido de la televisión e internet.

Una vez el pequeño cubo negro de Boxee se enchufa al televisor, se puede conectar vía inalámbrica a la red de tu hogar.

Con un control remoto, puedes hacer búsquedas y ver contenido online en la pantalla del televisor, no sólo películas, videos en YouTube o televisión por internet, pero también los videos que tus amigos han colocado en Facebook, Twitter y otras redes sociales.

Poco después de su lanzamiento en 2008, la pequeña caja de Boxee podría encontrarse en más de dos millones de hogares en Estados Unidos, Canadá y la Unión Europea, indicó Tom Sella, uno de los fundadores de la empresa.

Boulevard Silicon

El resplandeciente sol del Medio Oriente empieza a ocultarse y, de esa forma, a teñir los techos de Tel Aviv con sombras rojas, pero una parte de ciudad continuará activa por muchas horas.

Edificio con compañías tecnológicas en Tel AvivMuchas empresas extrenjeras han asentado sus unidades de desarrollo e investigación en Tel Aviv.

Se trata del Boulevard Rothschild, también conocido como el Boulevard Silicon, centro de las oficinas de startups como Face.com y Soluto.

A algunas de ellas no les importa seguir los pasos de ICQ, 5Min, LabPixies y otras iniciativas que han atraído la atención de los gigantes tecnológicos.

Por ejemplo, Gifts Project fue creado por un grupo de entusiastas jóvenes que comparten una oficina pequeña, cuyo balcón da al Boulevard Rothschild.

La empresa fue adquirida por la principal tienda de compras online: eBay.

Otros quieren hacerlo por su cuenta. Uno de ellos es Soluto, una empresa que tiene como objetivo fabricar computadoras que sean “más amigables” con los usuarios y que pueda brindarles apoyo técnico a usuarios en todo el mundo, de forma gratuita.

Cualquiera sea su estrategia, todo parece indicar que están listos para causar un impacto.

“Estos empresarios están pensando en grande, están usando las últimas tecnologías de internet, están buscando construir un negocio global. No estarán satisfechos con construir algo pequeño. Realmente están intentando construir algo grande”, señaló Saul Klein, un inversionista radicado en Tel Aviv que trabaja para la empresa británica Index Ventures.

“Creo que la nueva escena tecnológica israelí se está rebelando contra los últimos 10 años, en los que por muchos años Israel no dio la talla”.

“Este es el Boulevard Rothschild y creo que este es lugar que no hay que perder de vista”.

Siga la sección de Tecnología de BBC Mundo a través de @un_mundo_feliz

http://www.bbc.co.uk/mundo/noticias/2011/11/111122_israel_tecnologico_mr.shtml

Israel, lecciones aprendidas del nuevo Silicon Valley
por Manuel Ángel-Méndez, Analista Asociado, Penteo ICT Analyst
Es 23 veces más pequeño que España en extensión y apenas supera los siete
millones de habitantes.

Aun así, Israel se ha convertido durante la última década
en una de las principales potencias mundiales en investigación y desarrollo
científico y tecnológico, compitiendo codo con codo con EE.UU., Singapur, o
China.

Posee la proporción de gasto en I+D sobre el PIB más alta del mundo, el 4,5%, y
sus universidades producen el segundo mayor número de ingenieros y
científicos, 140 por cada 10.000 trabajadores, comparados con 83 en EE.UU o
25 en España.

Es, además, el único lugar después de Silicon Valley (California)
con mayor concentración de start-ups tecnológicas, más de 4.000.

¿Cuál es el secreto del éxito tecnológico de Israel?

¿Podría España seguir un
camino similar para renovar su modelo económico y productivo?

¿Qué
oportunidades ofrece Israel a las compañías y CIOs españoles?


Del apoyo público a la cultura emprendedora
Pocos países con extensión y recursos naturales tan limitados han logrado convertirse en una de las principalespotencias tecnológicas del planeta. El World Economic Forum le sitúa dentro de las 25 economías máscompetitivas – España ocupa el puesto 29.

Sectores cualificados con un alto componente técnico como diseño yfabricación de maquinaria agrícola, química, farmacéutica, software, biotecnología, energías renovables,
nanotecnología y equipamiento médico o telecomunicaciones, poseen un peso estratégico en su economía.

Durante el 2008, en pleno estallido de la actual crisis económica y financiera, el PIB de Israel creció el 3.9%,frente al 1,2% de España o el 0,9% de la zona euro.

El año que viene, mientras España se encuentre todavíahundida en la crisis, con un crecimiento negativo del PIB del 0,7% y tasas de paro superiores al 18%, Israel ya sehabrá recuperado, con un crecimiento de la economía del 0,3% y un paro del 7,7% (ver gráfico 1).Israel no habría llegado a su posicionamiento actual sin una fuerte apuesta por la innovación como eje de avance.

¿Cómo lo han conseguido? ¿Cuáles son los factores que han contribuido a convertirlo en un centro
mundial de desarrollo tecnológico e I+D?

Los siguientes puntos son algunas de las claves:

• Sistema educativo robusto y conectado al mercado. Israel cuenta con prestigiosos institutostecnológicos, como Technion, creado en 1924 y cuya facultad de ingeniería eléctrica está entre las 15mejores del mundo. Sus universidades producen al año 140 ingenieros y científicos por cada 10.000trabajadores, sólo por detrás de Singapur.

Y es uno de los lugares con la población mejor cualificada: el77% de la los habitantes tienen educación secundaria y el 20% poseen licenciaturas de grado superior.

La colaboración universidad-empresa funciona también de forma efectiva, con un sistema educativoeminentemente práctico y orientado en buena medida a cubrir las necesidades del mercado.

El país ocupa el quinto lugar por número de patentes solicitadas anualmente.

• Iniciativa, apoyo y gasto público. El papel del gobierno ha sido decisivo para ayudar a establecer la industria tecnológica.

Existe un departamento especialmente creado con estos fines, al frente del cual trabaja la figura del “Científico Jefe”, adscrito al ministerio de industria pero con presupuesto y poder independientes para aprobar colaboraciones, proyectos y subvenciones. Su partida anual supera los 400millones de dólares.

Ningún otro país en el mundo destina el 4,5% de su PIB a I+D – el gasto en España
es del 1,27% del PIB nacional.
• Cultura emprendedora y afín al riesgo. Israel se ha ganado a pulso el apellido del “otro” SiliconValley.

Más de 4.000 start-ups tecnológicas, en sectores que van desde la biotecnología y lossemiconductores hasta Internet, se afincan entre Haifa, Tel Aviv y Jerusalén, los tres grandes polos deactividad.

Culturalmente, el riesgo, la ambición y a la emprendeduría son aspectos positivos socialmentey asociados al éxito. La idea de la creación de empresas a base de prueba y error, al contrario que enEuropa, es un espejo de la cultura emprendedora americana.

Atracción de inversión extranjera y local.

Más de una docena de multinacionales de todo el mundo han escogido Israel para emplazar sus centros de I+D, entre ellas IBM (con 1.000 empleados en sulaboratorio de Haifa), Microsoft, Intel, Motorola, Cisco o HP.

El motivo hay que buscarlo en una combinación de beneficios fiscales otorgados por el gobierno y la disponibilidad de talento científico acoste todavía por debajo de la media en EE.UU.

El país cuenta además con una nutrida red deinversores privados y entidades de capital riesgo (más de 100) que invierten en nuevas start-upstecnológicas, muchas de las cuáles acaban abriendo una segunda sede en San Francisco o Nueva York.
• Mentalidad global. Lejos de ser una desventaja, el reducido tamaño de Israel ha actuado como ungran propulsor. El limitado mercado doméstico obliga a las empresas a salir fuera desde el principio. Lamentalidad global está incorporada en el ADN de los empresarios y compañías locales. Su economía eseminentemente exportadora.

El 60% de las ventas al exterior son de productos y servicios con uncomponente tecnológico medio o alto. Compañías como Amdocs, Teva (farmacéutica) o CheckPoint,son algunas de las grandes multinacionales israelíes que han marcado el camino. Su disponibilidad a
abrirse al exterior ha logrado que Israel sea el segundo país, después de EE.UU., con mayor número decompañías listadas en el índice tecnológico NASDAQ, casi 70.
España, lejos de los “clusters” de innovación tecnológica mundialEspaña sigue ocupando los últimos lugares en materia de I+D+i en la Unión Europea.

¿Por qué? Se alude en muchas ocasiones al mismo motivo: el gasto en I+D es proporcional a la madurez y tamaño de la economía española.

Sin embargo, el caso de Israel, con un PIB per cápita inferior en el 12% al de España, demuestra que
es posible desarrollar un país con un sistema productivo cuyo gasto en innovación sea proporcionalmente mayor
al tamaño de su economía.

Por tanto, ¿qué puede aprender nuestro país de casos de éxito como el de Israel?

Hay tres conclusiones claras.
España necesita:
• Especialización en la innovación. El modelo de innovación israelí es un claro ejemplo de la
importancia de la especialización en esta materia. El departamento del Científico Jefe trabaja
exclusivamente en torno a los llamados “Sectores Preferentes”, es decir, biotecnología, nanotecnología,comunicaciones y software. A ellos dedica más de dos tercios del presupuesto.

Todo el sistema desubvenciones, acuerdos con multinacionales y colaboración universidad-empresa gira alrededor de estossegmentos. Existen además seis centros públicos de I+D exclusivamente dedicados a nanotecnología yun Instituto de I+D biotecnológico. En contraposición, España no ha favorecido una política definida yfocalizada de inversión en I+D+i. Los escasos fondos se diluyen en múltiples sectores, desde laaeronáutica al agrario, reduciéndose así el potencial competitivo frente a otros países.

• Competitividad del sistema educativo. Algo similar a la estrategia de inversión española en I+D+i esextrapolable al sistema educativo. Existen un total de 77 Universidades, 27 de ellas privadas. Ningunafigura entre las 100 primeras mejores del mundo. Y, dependiendo del ranking, como el de laUniversidad Jiao Tong de Shangai (China), tampoco entre las 200 primeras.

El modelo de “café paratodos” impuesto en nuestro país ha logrado un sistema de educación superior mediocre, incapaz decompetir a nivel mundial por la atracción de talento universitario. Israel, beneficiado nuevamente por sumenor extensión geográfica, han optado por concentrar los recursos en un menor número de centrosespecializados y apostar por la figura de los Institutos Tecnológicos, siguiendo el modelo de India o
Estados Unidos.

• Mayor impulso privado del I+D+i. El gasto público es sólo una parte en la apuesta de un país por las
actividades de alto componente tecnológico. Sin la disposición del sector privado a seguir el mismocamino, las posibilidades de éxito son reducidas. Hoy en día, las empresas españolas, especialmente enel sector industrial, dependen fuertemente de las subvenciones públicas para impulsar nuevos proyectosde I+D+i.

La mentalidad innovadora, especialmente en la mediana empresa, no ha calado comocomponente fundamental de competitividad.

Y lo que es peor, a raíz de la crisis económica, las partidasdestinadas por nuestras empresas a investigación y desarrollo se están reduciendo notablemente en el2009 y lo harán también en el 2010. En algunos sectores los recortes superan ya el 25%.

Israel, ¿una oportunidad para los CIOs españoles?

Israel no es ni India, con un sector de servicios TIC commodity fuertemente desarrollado, ni China, fábricamundial del hardware, ni Argentina, Chile o Brasil, con capacidades en servicios de soporte TIC cada vez másconsolidadas. Israel es un hub inigualable de I+D y talento científico-técnico. Ninguna compañía españoladebería pensar en este país como una alternativa más para tareas de outsourcing TIC tradicionales.

Ni existe elmercado ni es su fortaleza competitivo.
¿En qué áreas puede estar, por tanto, un CIO español interesado en Israel? En dos ámbitos muy concretos queenlazan con el posicionamiento del país:

Importación de talento. España vive el déficit de personal técnico más grave de su historia.

El númerode nuevos licenciados en ingenierías de informática y telecomunicaciones (técnica y superior) se hundeel 13% desde el 2002.

Hay un déficit de 25.000 profesionales en éste ámbito y se necesitarán 30.000telecos más durante los próximos cinco años. El sistema educativo no da abasto para producir losprofesionales que el mercado demandad. Ni en número ni en calidad. La única salida para por buscaren el exterior.

Israel supone un pozo inigualable de talento que las empresas españolas deberíanaprovechar. Sus licenciados son altamente cualificados, dominan el inglés, están en línea con el nivel de
costes existente en España y su cultura es cercana a la española.

Cooperación, y externalización, en proyectos de I+D+i. Mantener una función interna de
innovación e I+D, conectada o no al departamento TIC, es un lujo costoso sólo al alcance de las grandescorporaciones.

Muchas medianas empresas optan por cerrar acuerdos de co-desarrollo o externalizaciónde estas actividades. Israel es, sin duda, uno de los países a añadir a la lista de posibles candidatos parala realización de iniciativas internacionales, bien trabajando directamente con Institutos de Tecnología ycentros académicos, altamente conectados con el mercado, o contratando compañías dedicadasexclusivamente al desarrollo de estas tareas.
Manuel Ángel-Méndez es licenciado en Economía por la Universidad de Oviedo y cuenta con
estudios en Microeconomía Avanzada en la London School of Economics y Economía Internacionalen la Universidad de Maastricht (Holanda). Manuel posee amplia experiencia en asesoría y análisistecnológico para grandes empresas en España y Reino Unido, habiendo dirigido durante cinco añosel departamento Europeo de análisis de gasto tecnológico en Forrester Research en Londres ydurante dos años el departamento de Research de Penteo ICT Analyst.

En la actualidad escribe paralas secciones de tecnología de El País y Cinco Días y es analista asociado en Penteo ICT Analyst.

http://www.angelmendez.es/wp-content/e-penteo-nc2ba-21-20090513-israel-lecciones-aprendidas.pdf

Silicon Wadi en la WIKIPEDIA

Facultad de Computación delTechnion en Haifa.

El área de Silicon Wadi (en hebreo סיליקון ואדי,1 Silikon Uadi) está localizado en la llanura costera de Israel. En ella se reúne una alta concentración de empresas de alta tecnología,2 del mismo modo que el Silicon Valley enCaliforniaEstados Unidos.

Más específicamente, se refiere al área alrededor del Gran Tel Aviv o Gush Dan, incluyendo las ciudades de Ra’ananaHerzliyaCesareaHaifa y algunas veces, el centro académico de Rehovot y más recientemente Jerusalén con sus nuevos parques tecnológicos en Malha y Har Hotzvim, donde está ubicado el IBM Content Discovery Engineering Team.3

Contenido

[ocultar]

Un clúster de ámbito nacional

Muchas compañías de alta tecnología de todo el mundo tienen centros de investigación y desarrollo en esta región, tales como IntelIBMCisco Systems,SAPPhilipsHewlett-PackardAOLMicrosoftMotorola, y Computer Associates, además de muchas compañías israelíes de alta tecnología que tienen sus sedes en la región, como Zoran CorporationCEVA IncAladdin Knowledge SystemsNICE SystemsHorizon SemiconductorsRadwareTadiran TelecomRadvisionCheck Point Software TechnologiesAmdocsBabylon Ltd.ElbitIsrael Aircraft Industries, la manufacturera de equipos de generación de energía fotovoltaica Solel y centros de I+D locales como el Instituto Weizmann de Ciencias y el Technion.

La mayoría de estas empresas están listadas en el NASDAQ, que incluso tiene un índice para las empresas israelíes llamado Israel Index.

Es por esto que Israel es frecuentemente llamado el Silicon Wadi y es segundo a nivel mundial, luego del Silicon Valley en el nivel de la innovación de sus productos y desarrollos.

De hecho, la revista Newsweeknombró recientemente a Tel-Aviv como una de las 10 ciudades de más alta tecnología.4 Intel desarrolló su nuevo procesador de doble núcleo Core Duo en su centro de investigación ubicado en el Merkaz Ta’asiya ve’Meida (Centro de Industrias Científicas) en Haifa.5 En 2006, más de 3.000 compañías startupfueron creadas en Israel, un número que es el segundo más alto del mundo, luego de Estados Unidos, con una población 40 veces mayor.6

Manahat Technological Centre, Jerusalén.

Evolución de la industria de TIC en Israel

Por más de 40 años, la demanda local impulsó la expansión industrial israelí en el campo de alta tecnología, no sólo debido a la creciente demanda de productos militares de vanguardia, sino también a que el estándar de vida de la población se fue elevando tan rápido como la capacidad adquisitiva del Israelí promedio.

Más recientemente, esta demanda se vio incrementada con la demanda mundial de equipos tecnológicamente avanzados, sistemas de software de defensa, equipos electrónicos y otros que han estimulado aún más el desarrollo de la industria local.

El nivel de desarrollo tecnológico de Israel y su estatus como impulsor de nuevas tecnologías es el resultado se su énfasis en la educación universitaria, investigación y desarrollo en todos los ámbitos.

El gobierno israelí además estimula el desarrollo industrial al ofrecer créditos a muy bajo interés, con fondos del presupuesto para el desarrollo. Israel ocupa el tercer puesto en gasto en Investigación y desarrollo a nivel mundial, el octavo en preparación tecnológica (de acuerdo al gasto de sus compañías en I+D, además de la creatividad de su comunidad científica, el alto número de ordenadores personales y el índice de penetración de Internet), el undécimo en innovación, el decimosexto en exportaciones de alta tecnología y el decimoséptimo en logros tecnológicos en la lista Nation Master de países en el mundo por estándares económicos.

Existe un fenómeno único en Israel y es la existencia de la oficina del Científico Jefe en el Ministerio de Industria y Comercio, el cual distribuye subvenciones (que suman un total de casi US$400 millones) para diversos proyectos de tecnología.

Aquellos proyectos que sean exitosos generaran dividendos a esta oficina por un determinado número de años, dinero que será luego reinvertido en otros proyectos.7

Una de las principales limitaciones que confronta la industria de alta tecnología israelí es la escasez de materia prima local y de fuentes de energía, además del tamaño limitado del mercado local.

La importancia de los emprendedores en la industria israelí de TI

Sin embargo, una ventaja competitiva de Israel frente a otras regiones de desarrollo de alta tecnología como Bangalore, el Gran Helsinki y Dublín, es que muchos egresados universitarios israelíes inician startups y se convierten en emprendedores de la industria de la TI, quizás el doble numéricamente que sus contrapartes Estadounidenses, los cuales tienden a estar más atraídos a empleos corporativos tradicionales, según Charles Holloway, co-director delCentro para Estudios Innovadores y profesor de posgrado de la Universidad de Stanford.8

Dos programadores israelíes del Technion, Zeev Suraski y Andi Gutmans, reescribieron el analizador sintáctico (parser en inglés) en el año 1997 y crearon la base del PHP3, cambiando el nombre del lenguaje a la forma actual.

Inmediatamente comenzaron experimentaciones públicas de PHP3 y fue publicado oficialmente en junio de 1998.

Para 1999, Suraski y Gutmans reescribieron el código de PHP, produciendo lo que hoy se conoce como Zend Engine o motor Zend, un portmanteau de los nombres de ambos, Zeev y Andi.

A su vez, fundaron Zend Technologies en Ramat Gan; por otro lado, el programa de mensajería instantánea ICQ es uno de los productos de software israelíes más conocidos en el mundo, y fue desarrollado por 4 jóvenes emprendedores: Arik Vardi, Yair Goldfinger, Sefi Vigiser y Amnon Amir,9 por tan sólo citar dos ejemplos.

http://es.wikipedia.org/wiki/Silicon_Wadi

“Apple abrirá un centro de I+D en Israel”, Siliconnews, 15/12/2011

El centro estará en Herzliya, el Silicon Valley israelí, y se especializará en semiconductores. Leer más

“Google tiene un ‘garaje’ en Israel”, Ciberpaís, 01/01/2012

250 ingenieros trabajan en el centro de I+D en Haifa y Tel Aviv.- Su misión es mejorar Google+, Gmail, YouTube o digitalizar los Manuscritos del Mar Muerto

Hay un lugar en Google donde la famosa regla del 20% todavía se cumple a raja tabla. Un 20% del tiempo libre para desarrollar los proyectos que se le antojen a cada empleado. En Israel eso es sagrado.

“La idea de digitalizar las fotos del Museo del Holocausto de Jerusalén, por ejemplo, surgió de los ratos libres de un ingeniero”, señala Yossi Matias, director del centro de I+D de Google en ese país. Leer más

“Un monstruo tecnológico”, RadioJai, 08/01/2012

“Nuestras prioridades actualmente son las energías renovables, los sustitutos para el petróleo, las tecnologías limpias, el manejo y purificación del agua, la nanotecnología y la investigación de células madres. Dentro de los próximos cinco años, esperamos producir varias novedades en todos estos campos”. Por Ricardo Flesler

Ahora que iniciamos un nuevo año, y a pesar de todos nuestros problemas internos y externos, conviene aclarar ciertas cosas que muy pocos saben: Israel es el país que más invierte en innovación en el mundo, como porcentaje de su producto bruto, y el número dos en compañías que forman parte del listado de compañías tecnológicas que forman parte del índice Nasdaq, en Wall Street, después de Estados Unidos.

Aunque parezca increíble, Israel tiene más “start-ups” en el Nasdaq que todos los países europeos juntos. Si se miden en relación con la pequeña población del país – un poco más de 7 millones de habitantes – ningún estado del mundo tiene más empresas tecnológicas per cápita. Israel posee 63 empresas tecnológicas que cotizan en el índice mencionado, mientras que Japón tiene 6, Irlanda 5, Reino unido 5, Alemania 2, Francia 2 y China ninguna. Leer más

“¿Cómo se produjo el milagro tecnológico en Tierra Santa?, El Confidencial, 23/11/2011

¿Es posible que el segundo país con más start-ups del mundo tenga solo ocho millones de habitantes? A pesar de su pequeño tamaño y su permanente situación de conflicto, Israel está demostrando que sí. En los últimos años, el país mediterráneo ha experimentado una espectacular transformación que ha alumbrado un portento tecnológico donde solo había huertos.

Preguntado por la cadena británica BBC sobre las causas de este particular ‘milagro’ ocurrido en Tierra Santa, el emprendedor Yossi Vardis ofrece una explicación poco convencional:  “Si te fijas en cómo se creó este país, realmente no fue más que una start-up a gran escala. Unos cuántos locos vinieron aquí persiguiendo un sueño que tenía dos mil años, y ese espíritu es una parte esencial de la cultura de nuestro pueblo”. Leer más

Israel, un ejemplo de uso inteligente de la energía solar, 02/10/2011

En un país donde las placas solares sobre los tejados son parte del escenario cotidiano desde los años setenta, se ha inaugurado la primera granja solar que produce electricidad y energía termal con una tecnología pionera.

Una compañía israelí ha desarrollado un dispositivo que se vale de espejos y lentes para focalizar la intensidad de la luz del sol produciendo mucha más electricidad que las tradicionales placas solares de silicio y a un precio menor. Leer más

“Israel, tierra de emprendedores”, por Eduardo Seco, Cinco Días, 26/09/2011

Hubo un tiempo en que Israel hizo de la naranja su producto de exportación más preciado, símbolo de la modernización llevada a cabo en las primeras colonias agrícolas.

Hoy el Estado judío presume de “milagro tecnológico” y no faltan las referencias a un “segundo Silicon Valley”. Un libro publicado en 2009 examina la vibrante eclosión de negocios creativos en una economía de tan sólo 60 años de existencia y 7,7 millones de habitantes.

Start-up Nation, de los estadounidenses Dan Senor y Saul Singer, se ha convertido en lectura de cabecera de emprendedores de todo el mundo al retratar el éxito de una apuesta que ha premiado al país con el mayor número de compañías extranjeras cotizadas en el Nasdaq. Leer más

Montserrat Radigales: “Israel, una potencia científica”, El Periodico de Catalunya, 01/08/10

Destaca en ciencia y tecnología y, proporcionalmente, invierte en investigación más que toda la Unión Europea…  Leer más

REPORTAJE: Economía global

Israel confía en su Silicon Valley

El país apuesta por la innovación y la tecnología para esquivar la crisis

Un paseo por Haifa o Tel Aviv, dos de las principales ciudades israelíes, desconcierta. Más de 4.000 start-ups (empresas de reciente creación) tecnológicas hierven al sol, los emprendedores no pasan de los 30, el inglés es su idioma diario y los centros de I+D de gigantes como IBM, Microsoft, Intel

Una de las claves del éxito es el fomento de la cultura innovadora

El 60% de las exportaciones tienen componente tecnológico

Un paseo por Haifa o Tel Aviv, dos de las principales ciudades israelíes, desconcierta. Más de 4.000 start-ups (empresas de reciente creación) tecnológicas hierven al sol, los emprendedores no pasan de los 30, el inglés es su idioma diario y los centros de I+D de gigantes como IBM, Microsoft, Intel  oMotorola marcan el paisaje local. Es un pequeñoSilicon Valley que bien podría encontrarse a pocos kilómetros de su hermano mayor en California, pero que en realidad vive en el otro lado del Mediterráneo.

Con una extensión 23 veces inferior a la de España y poco más de siete millones de habitantes, Israel sigue demostrando que el tamaño no importa en el mercado global. Su clave pasa por fomentar la innovación y el desarrollo tecnológico como motor económico.

Mientras la zona euro languideció en 2008 con un crecimiento del PIB del 0,9%, Israel rozó el 4%. Este año, el FMI le augura una caída del 1,7% y una tasa de paro del 7,5%. Cifras todavía cercanas al paraíso, comparadas con el infierno que le espera a las principales economías europeas.

Michael Rodeh, directivo de IBM y antiguo responsable del centro de I+D que la compañía inauguró en Haifa en 1972, explica el milagro tecnológico como resultado de un factor cultural. “La sociedad es muy diversa, la gente tiene opiniones extremas, no está de acuerdo, expresa su punto de vista y surgen ideas.

Así es como se fomenta una cultura innovadora”. Joven talento no falta. Las universidades producen anualmente 140 científicos e ingenieros por cada 10.000 trabajadores, muy lejos de los 83 de EE UU o los 25 de España.

Su proporción de gasto en I+D es la más alta del mundo, el 4,5% del PIB (España no llega al 1,3%). Sectores como la agrotecnología, equipamiento médico, biotecnología, electrónica o Internet empujan una economía muy exportadora.

El 60% de sus ventas industriales al exterior son productos y servicios, con componente tecnológico medio o alto. Ser un país pequeño, en el fondo, tiene sus ventajas.

La actividad interna no es suficiente, y las empresas se ven obligadas a operar desde el principio en otras geografías.

Durante la última década, el papel del Gobierno como intermediario entre las universidades y el mercado ha sido fundamental.

La creación del cargo de científico jefe, dependiente del Ministerio de Industria, pero con presupuesto propio y plena libertad para impulsar iniciativas, ha servido para tejer una efectiva red de incentivos a multinacionales y consorcios que alimentan la maquinaria.

En 2008, el presupuesto de inversión en I+D privada y start-ups de este departamento superó los 330 millones de euros.

A los programas públicos se añade una feroz cultura inversora y emprendedora, muy similar a la de Estados Unidos. Con 67 años, el inversor Yossi Bardi es su mejor exponente, una especie de Warren Buffet en el mundillo tecnológico local.

En 1996 invirtió en Mirabilis, creadora de ICQ, uno de los primeros sistemas de chat.

Dos años después, la americana AOL lo compró por 287 millones de dólares. Fue un punto de inflexión, una demostración de que el país era capaz de crear y exportar compañías con éxito.

“En Israel, los emprendedores están dispuestos a asumir mucho riesgo, poseen la motivación de poner en marcha nuevas ideas de negocio. Esto atrae a los inversores y acaba creando un efecto bola de nieve que al final propulsa la economía”, explica Bardi, quien fue consejero, entre otras, de

Amazon y Siemens. En las últimas cuatro décadas ha invertido en más de 70 proyectos. Algunos los ha vendido a Yahoo, Cisco o Microsoft. Otros están en plena fase de expansión, como

Fring, una aplicación para hablar en el móvil a través de telefonía IP.

Su fundador, Avi Shechter, vive a caballo entre Israel y EE UU. Es la estrategia de muchas empresas para evitar ahogarse en el escaso mercado doméstico: abrir sedes en ambos lugares. Fring cuenta con varios millones de miembros y añade 500.000 cada mes.

“Nuestra sociedad se ha mentalizado de que el éxito se construye a base de prueba y error. Existe una amplia comunidad de inversores dispuestos a apoyar a los empresarios”.

En concreto, 100 entidades de capital riesgo están afincadas en un país que posee además el mayor número de compañías listadas en el índice NASDAQ de Nueva York, casi 70.

La farmacéutica Teva o las tecnológicas Amdocs

y Checkpoint han desembarcado también en España. En total, una treintena se ubican en nuestro país. Gil Gidrón, director de la cámara de comercio España-Israel, cree que son un ejemplo a seguir. “En España falta coordinación.

No tiene sentido dispersar los escasos fondos de I+D+i en decenas de sectores. Es mejor focalizar y apostar por sectores estratégicos. Eso, Israel lo ha sabido hacer muy bien”.

Aun así, las dudas sobre la sostenibilidad de su actividad innovadora planean de fondo. A la recesión económica hay que añadir la competencia de Singapur, China, India o Corea del Sur, con costes más bajos y calidad creciente.

Michael Rodeh ve viable conservar el liderazgo. “La subida de costes impactará en la economía, pero no en la innovación”. Gil Gidrón coincide.

“Con la crisis ha subido el paro. Pero, curiosamente, muchos de los desempleados en el sector tecnológico aprovechan para encerrarse en el garaje y crear su propia empresa. Pocas sociedades son tan emprendedoras”.

A por el esquivo socio europeo

“Desde luego, no somos la gente más querida en Europa”. Así define Ran Harnevo, emprendedor israelí de 34 años afincado en Nueva York, lo complicado que es para una pequeña firma hacer negocios en el Viejo Continente.

Su compañía, 5min, un start-up de vídeos en Internet, ha conseguido cinco millones de dólares de la entidad de capital riesgo Spark Capital, la misma de Twitter, la popular red de microblogging. Cree que algo así sería inviable en Europa.

“Francia, por ejemplo, tiene una fuerte cultura emprendedora, pero es muy difícil hacer negocios”. Gil Gidrón destina gran parte de su tiempo a atar cabos entre inversores españoles e israelíes.

“España sufre de una escasa tradición en I+D+i, nos falta abrirnos más a Latinoamérica y a lugares como Israel. Hay sectores, como el de máquina herramienta, o la propia construcción, donde podríamos innovar mucho más y no lo estamos haciendo”.

Para Harnevo, la gran diferencia con la cultura emprendedora europea se encuentre en la base. “En Israel, las madres quieren que sus hijos sean emprendedores y monten su empresa, es un orgullo. La familia y amigos siempre los apoyan. En España y otros países europeos se les toma por locos”.

http://www.elpais.com/articulo/economia/global/Israel/confia/Silicon/Valley/elpepueconeg/20090607elpnegeco_1/Tes

La ciudad start-up

y ESPERANZA AGUIRRE Y LAS VEGAS

avatarJavier J Navarro  24 de enero de 2012 | 09:00

Cornell & Technion

¿Cuál es el mejor modo de gestionar una ciudad?

¿Y si tuviera que ser una start-up llena de energía, dispuesta a reinventarse, a cambiarlo todo de una vez. Incluso se ha hablado de un país start-up.

Esto viene por una noticia según la cual Nueva York está intentando convertirse en un nuevo Sillicon Valley, y robarle la innovación a la bahía de San Francisco.

Para ello, no contentos con las excelentes Columbia y NYU, van a abrir un campus tecnológico.

Se lo han adjudicado a una oferta conjunta del Tecnológico de Israel (Technion) y de Cornell University. Además quieren que otras universidades que acudieron a la oferta proporcionen educación tecnológica de alta calidad en la ciudad.

Leo en las noticias que Esperanza Aguirre propone una isla legislativa para el proyecto de EuroVegas en Madrid, de modo que muchas de las peticiones del inversor sean atendidas.

Me pregunto si no podrían hacer algo parecido a la solución neoyorquina y atraer un campus de una universidad de élite mundial que sirva como incubadora tecnológica. De hecho me gustaría que hicieran el mismo o más esfuerzo que están haciendo para atraer al casino.

Es cierto que Aguirre ha conseguido que venga un centro de postgrado de la LSE a las afueras de Madrid, pero no es lo mismo.

Recientemente ha salido un ranking con las ciudades con más emprendedores de Europa. En primer lugar está Londres, en segundo lugar París, en tercero Francfort, en cuarto Amsterdam, en quinto Berlín (muy de cerca), en sexto Barcelona y en séptimo Madrid.

Las ciudades españolas lo hacen bastante bien, teniendo en cuenta que España no es el mejor país para hacer negocios de Europa y que la situación económica no es propicia para nada. España es junto con Alemania el único país que tiene más de una ciudad en el top ten. Además, según un estudio prácticamente toda la creación de empleo viene de empresas que fueron fundadas hace cinco años o menos.

Quizás, es hora de que tengamos alcaldes que sean CEOs, que se dedique a reclutar a lo mejor del mundo para que emprendan en sus ciudades, en vez de construir edificios que se quedan vacíos. Por tanto la pregunta es: señora Botella, señor Trias ¿están dispuestos a ser los CEOs que necesitamos?

Vía | BloombergTechCrunch y Euribor

En El Blog Salmón | Las ciudades densamente pobladas son la solución e Iniciativas educativas gratuitas en EEUU

El verdadero pueblo “inventado” Señor Gingrich: ¿quién inventó una nacionalidad? ¿Los palestinos o los israelíes?


El verdadero pueblo “inventado”
Señor Gingrich: ¿quién inventó una nacionalidad? ¿Los palestinos o los israelíes?

 

Al Jazeera

 

Traducido del inglés para Rebelión por Germán Leyens

 

Cuesta creer que alguien que defienda la legitimidad de Israel como Estado acepte el argumento del ex presidente de la Cámara de EE.UU., Newt Gingrich, de que Palestina es una “nación inventada”.

El triunfo singular del movimiento sionista es que logró inventar un Estado y un pueblo –Israel y los israelíes– de la nada. El primer niño que habló hebreo en 1900 años, Ittaar Ben-Avi, recién nació en 1882. Su padre, el brillante lingüista Eliezer Ben-Yehuda, creó para él un lenguaje moderno para que lo hablara, improvisando con el lenguaje de la Biblia.

El fundador del Estado israelí fue Teodoro Herzl (1860-1904), un escrito vienés asimilado quien fue convencido por el juicio de Dreyfus en Francia –y el horrendo antisemitismo derechista que provocó– de que los judíos tenían que irse de Europa.

En 1897, escribió el libro que esencialmente inauguró el movimiento sionista. Se llamó Der Judenstaat (lo que quiere decir “el Estado de los judíos” o “el Estado judío”), que constituía su propuesta para sacar a los judíos de Europa y llevarlos a su propio país.

No especificó dónde estaría la patria judía. Estaba más preocupado de obtener rápidamente territorio en cualquier lugar para que los judíos buscaran refugio.

Más tarde, decidió que Palestina tendría más sentido porque allí fue donde el pueblo judío comenzó y ejerció autodeterminación en tiempos antiguos, y donde ya había una pequeña minoría judía. Pero también habló de encontrar un sitio en África o en las Américas, si Palestina no estaba disponible.

La reacción a la idea de Herzl fue primordialmente que estaba un poco loco. Los judíos comprometidos con la asimilación insistieron en que los judíos no constituían una nación, sino una fe religiosa. Sus nacionalidades eran francesa, alemana, polaca, iraquí o estadounidense – no alguna nacionalidad judía imaginaria que no había existido durante 1900 años.

Hace 100 años: ‘sólo una idea’

Todavía en 1943, durante los peores días del Holocausto, el Comité Judío Estadounidense –que apoyaba la idea asimilacionista– renunció al organismo creado por judíos estadounidenses, para reaccionar ante la catástrofe nazi, por su “demanda para el eventual establecimiento de una nación judía en Palestina”.

Más de setenta años después, es imposible argumentar que la nación israelí no sea tan auténtica y digna de reconocimiento como cualquier otra en el mundo (de hecho más auténtica que algunas).

El lenguaje hebreo es hablado por millones de judíos y palestinos. La cultura israelí es única: Con poco parecido con cualquier otra en el mundo. De hecho, los judíos en la diáspora tienen tan poco en común con los israelíes como los africano-estadounidenses tienen con los africanos.

Los israelíes no son solo judíos que viven en Palestina, a pesar de que el concepto de la judeidad sólo comenzó hace un poco más de cien años como solo una idea. Son israelíes, con derecho a la autodeterminación, la paz y la seguridad en su propio país.

Y los palestinos también son desde todo punto de vista una nación. Si la definición definitiva de la categoría de nación es la residencia continua en un país durante miles de años, la reivindicación de la categoría de nación palestina es indiscutible. Nunca abandonaron Palestina (excepto en el caso de los que emigraron o se convirtieron en refugiados después del establecimiento de Israel).

Los que niegan que los palestinos tengan una nación basan su caso en dos argumentos, ambos lógicamente incoherentes. El primero es que los palestinos nunca ejercieron la autodeterminación en Palestina; siempre fueron gobernados por otros desde la antigüedad hasta nuestros días.

La respuesta a esto es: ¡Y qué?!

¿Qué hace que un pueblo sea real?

La mayoría de las naciones del mundo carecieron de autodeterminación durante largos períodos de su historia. La nación polaca existió entre 1790 y 1918 aunque el Estado fue borrado del mapa – dividido entre Rusia y Austria-Hungría. Logró su independencia en 1918 solo para volver a perderla bajo los nazis, y luego los soviéticos, desde 1939 hasta 1989. ¿Existe alguien que argumentaría actualmente que la nación polaca fue inventada?

La idea en sí es ridícula, especialmente si la presentan israelíes o estadounidenses (o canadienses, neozelandeses, australianos…) cuya existencia nacional hubiera sido inimaginable hace algunos siglos.

El segundo argumento es que los palestinos nunca se consideraron palestinos hasta que los judíos comenzaron a llegar a su territorio; que el nacionalismo palestino es una reacción ante el sionismo.

De nuevo, ¡Y qué?!

Cuando judíos europeos desembarcaron en Jaffa, Palestina, en las primera olas de inmigración a fines del Siglo XIX, había árabes esperando en el puerto. Cuando los judíos compraron tierras, los que tuvieron que abandonarlas fueron árabes.

Y si esos árabes no se llamaron palestinos hasta que comenzó el movimiento sionista, los judíos tampoco se llamaban israelíes. Hasta 1948, fueron solo judíos. Pero cada uno de los dos pueblos sabía quién era y quién era el otro.

El resultado es que actualmente, la nación palestina es tan auténtica como la nación israelí – y viceversa. Los que piensan que una de ellas va a desaparecer están cegados por el odio.

Dicho simplemente, la primera parte de la frase autodeterminación es el prefijo auto. Ambas naciones tienen pleno derecho a definirse como dos naciones que, ojalá, se conviertan en dos Estados. La alternativa es la catástrofe nacional no para una nación, sino para las dos.

¿Pero qué le importa a Newt Gingrich?

MJ Rosenberg es asociado sénior de política exterior en Media Matters Action Network. Este artículo apareció primero en Foreign Policy Matters, parte de Media Matters Action Network. Contacto en twitter: @MJayRosenberg.

Fuente: http://www.aljazeera.com/indepth/opinion/2011/12/2011122495928144388.html

¿Sobrevivirá Israel?


¿Sobrevivirá Israel?

Edmundo Fayanas Escuer | Profesor y licenciado en Historia
nuevatribuna.es | Actualizado 13 Septiembre 2011 -

Si tuviéramos que responder a esta pregunta actualmente, casi por unanimidad sería que sí.   Pero la respuesta a medio plazo, ya no está tan clara, siendo evidente que Israel vive en una gran encrucijada.

El conflicto judeo-palestino es la principal razón del caos y el sufrimiento que sufre todo el Oriente Medio. Estamos asistiendo al holocausto de los palestinos a manos de los políticos ultraconservadores que dirigen Israel, con la aquiescencia del poder norteamericano (ya esté en manos de republicanos o demócratas), y con el silencio más ignominioso de la Unión Europea.

De los tres millones y medios de palestinos que viven en Cisjordania, Jerusalén y la Franja de Gaza, más del 60% de ellos están viviendo bajo el umbral de la pobreza, situado en menos de dos dólares diarios.

Sin embargo, estamos viendo surgir dentro del mundo judío los llamados “indignados” que se resisten  y critican la situación social que se vive en Israel. Hay una gran diferenciación social y se produce una creciente desigualdad entre la población israelí, donde una minoría amasa grandes fortunas, mientras que la inmensa mayoría malvive en el país.

El 80% de la economía israelí está dominada por 20 familias. Su sistema fiscal es extremadamente injusto. La relación entre impuestos directos e indirectos se reparte al 50%, cuando en un estado mínimamente social y justo deberían ser el 30% impuesto directo y el 70% en impuestos directos.

El presupuesto de defensa israelí supone el 30%, siendo una barbaridad y el país está siempre en una situación de guerra permanente. En los últimos seis años el alquiler de una vivienda ha subido el 250% en Tel Aviv, frente al 1% de incremento salarial

Hay en la sociedad israelí grupos religiosos ultraortodoxos que tienen grandes privilegios y que suponen una rémora para  toda la sociedad. A pesar de tener una economía muy competitiva, esta situación de desigualdad social y de enorme gasto militar no puede mantenerse por más tiempo.

¿Qué puede pasar?

Por un lado, el poder de Estados Unidos está siendo cada día que pasa más cuestionado en todo el mundo y la defensa cerrada del Estado de Israel se irá modificando poco a poco, haciendo que la política israelí tenga que cambiar respecto a los palestinos. El coste del apoyo norteamericano a Israel ronda  los 4.000 millones de dólares anuales, más de la mitad  en ayuda militar.

La imagen israelí en el exterior es cada vez peor, esto hace que sus apoyos disminuyan día a día. La denominada primavera árabe no cabe duda, que afectará a Israel y ya no podrá contar con el apoyo de las anteriores dictaduras árabes.

Hay una máxima sionista “es más fácil sacar a los judíos del interior del gueto, que sacar el gueto del interior de los judíos”.  Hoy  el Estado israelí se está aislando del mundo, convirtiéndose en una sociedad paranoica dirigida por una fanática elite política, decidida a llevar el conflicto a su fin por la fuerza y la destrucción, sea cual sea el precio para su sociedad o sus potenciales víctimas

La política hídrica de este país es uno de los asuntos geoestratégicos fundamentales para la supervivencia como Estado. Israel necesita controlar las fuentes de abastecimiento del río Jordán y los acuíferos subterráneos de Gaza y Cisjordania. Los Altos del Golán, los ríos Jordán, Yarmouk y Litani están constantemente en observación por los planificadores militares judíos.

Con la victoria en la guerra de 1967, Israel se apoderó de todas las fuentes de abastecimiento en Palestina, que generan unos 80 millones de m3 de agua renovable, además de la cuota proveniente del río Jordán, que se estima en unos 250 millones de m3.

También Israel se adueñó de los Altos del Golán sirio, donde se halla el lago Tiberiades y de la mitad de las riberas del río Yarmouk, afluente del Jordán. En total, Israel controla unos 939 millones de m3 de agua ubicadas en los territorios árabes ocupados.

El reparto, que se hace del agua entre la población, es bastante desigual. En los Altos del Golán, los colonos israelíes hacen un uso indiscriminado de ella, a la vez que imponen restricciones a los agricultores palestinos de la zona, a los que se les impide excavar pozos para su consumo particular.

La Autoridad Palestina ha denunciado, que los israelíes desvían entre el 80/90 % de los recursos hídricos de los territorios palestinos ocupados para su propio uso, o para lo asentamientos judíos existentes en su territorio.

El precio, que se establece para el agua, es diferente dependiendo de que se trate de colonos israelíes o palestinos. A los palestinos se les obliga a pagar hasta cinco veces y media más que los israelíes.

La realidad es muy dura, existen unos 200.000 palestinos viviendo en Cisjordania, los cuales no disponen de agua potable. El acuífero de Gaza aumenta continuamente su salinidad y contaminación, como consecuencia de las aguas residuales sin tratar que se da en todo su territorio, junto al uso masivo de fertilizantes procedentes de la agricultura intensiva.   Poniendo en peligro los suministros futuros de agua, incluido el uso doméstico.

El consumo de los judíos en Gaza está subvencionado, lo que estimuló un uso incorrecto y desmedido. Los palestinos pagan 1,2 dólares el m3, mientras que los colonos judíos lo pagan a 10 centavos de dólar el m3.

La asignación de agua a los habitantes palestinos de Gaza y Cisjordania es de 40 litros al día, mientras que a los miles de colonos judíos asentados en estas dos zonas es de 500 litros diarios. Además, 250 comunidades de un total de 650 ciudades, poblados o campamentos palestinos como Jenin, Tammun no disponen de redes hídricas y los pozos que se abren están prácticamente salinizados por la explotación indiscriminada.

El trazado del llamado “muro de la vergüenza”, que construyen los judíos para separar Israel de Cisjordania, está en función de las necesidades de agua del país.

El otro gran problema de Israel es su demografía.   Cuando se constituyó Israel, su población era de 650.000 habitantes, en 2008, ronda los 7,1 millones de habitantes.   Este crecimiento tan fuerte ha sido posible a la alta natalidad y a la llegada de tres millones de emigrantes judíos.

El gran problema es que la población árabe, tanto la de dentro de las fronteras de Israel, como en los territorios de Gaza y Cisjordania crecen a doble velocidad que la judía.

Si seguimos los estudios del profesor de la Universidad Hebrea de Jerusalén, Sergio Della Pergola“Los judíos tienen una media de 2,7 hijos, los palestinos cuatro. En unos veinte años la población árabe que viva en Israel será del 30% (frente al 20% actual) una nación con una minoría del 30% ya no es una nación unitaria, es binacional”.

Los estudios demográficos no sólo se refieren a la evolución de la población dentro de las fronteras de Israel, sino en los 28.000 Km2 que separan el Mediterráneo del río Jordán, o lo que es lo mismo, la Palestina existente bajo el dominio británico.

Si se suman los habitantes de Gaza, Cisjordania y el millón y medio de árabes en Israel y lo  comparamos con el número de judíos, la diferencia resultante es mínima. Pero debido a la fuerte expansión demográfica de los árabes pronto serán más que los judíos.

Sostenía el primer ministro judío Olmert, que el día en que el número de árabes supere al de judíos, la existencia misma de Israel estará en peligro.

Dice “Si llega el día en que la solución de dos Estados (uno israelí y otro palestino) fracasa, y nos vemos obligados a hacer frente a una lucha por la igualdad de derechos al estilo surafricano, el día que eso ocurra el Estado de Israel estará acabado”.

El diputado Yessi Beilin, del izquierdista partido Meretz, dice “Una minoría judía dominando a una mayoría palestina, sería como el régimen surafricano.  El mundo no lo toleraría”.

El recurso a la emigración está prácticamente agotado y cada año llegan menos emigrantes.   Como vemos, tanto el tema del agua como el de la demografía son dos hidras que están devorando a Israel.

Como dice YessiBeilin“todos sabemos que el status quo es insostenible y que hay que avanzar hacia la partición, la cuestión es si tenemos líderes dispuestos a hacerlo”.

La solución pasaría por una nueva refundación del país, en el que judíos y palestinos vivan en igualdad dentro del propio Israel. La creación de un Estado libre palestino sin interferencias judías, formado por los territorios de Cisjordania, Jerusalén y Gaza es fundamental teniendo en base las resoluciones de la ONU y las fronteras de 1967.

La comunidad internacional debería involucrarse con un fuerte apoyo político y económico que busque un desarrollo económico sostenible de la zona, ayudando en la resolución de problemas vitales como es el tema del agua, la vuelta de los exiliados palestinos a su país y un largo etc..

Todo esto a la clase política actual le produce urticaria, pero es el único camino para el futuro de la sociedad israelí y debe hacer que esto se lleve a cabo cambiando el actual panorama político, porque si no se hace solo cabe una alternativa, su destrucción como país.

Esperemos, que la anquilosada sociedad israelí, como vemos con los movimientos  de indignados, haga posible esta alternativa que les aseguraría un futuro en paz.

¿Por qué ha de existir un estado palestino? Postura de ISRAEL


¿Por qué ha de existir un estado palestino?

Eduard Yitzhak

El presidente de la Autoridad Nacional Palestina, Mahmud Abas [Abu Mazen], ha
declarado en la Muqata, la sede presidencial de Ramalá, al corresponsal de La
Vanguardia, Henrique Cymerman el 4 de octubre de 2011 que fue un error de todo el
mundo árabe no haber aceptado la resolución [se refiere a la Resolución 181 aprobada
el 29 de noviembre de 1947] de la ONU en 1947 sobre la partición de Palestina en un
estado judío y otro árabe y añade que como resultado de esa partición, Israel fue
fundado y el Estado de Palestina no. [1]
La Liga Árabe aprobó otra resolución dos semanas después [mediados de diciembre
de 1947] que rechazaba frontalmente la Resolución 181 de la ONU y en la que advertía
que para evitar la ejecución del plan de partición emplearía todos los medios a su
alcance, incluyendo la intervención armada. [2]
El secretario general de la Liga Árabe, Azzam Pachá, lanzó esta advertencia
anunciando la inminente invasión árabe: “Será una guerra de exterminio, una terrible
matanza, comparable a los estragos de los mongoles y a las Cruzadas”.

El futuro jefe
del movimiento anexionista panararabista, que mutará posteriormente a “resistencia
palestina”, Ahmed Shukeiry, afirmará que “la invasión tiene como objetivo «la
eliminación del Estado hebreo” y la Universidad Islámica de El Cairo proclamará el
Yihad, -la Guerra Santa-, contra el sionismo.

En la noche del 15 de mayo de 1948, los
ejércitos de Egipto, Transjordania, Siria, Líbano e Irak y la Liga Árabe cruzaron las
fronteras e invadieron el Estado de Israel.

La primera guerra árabe-israelí había
comenzado. La amenaza árabe, que finalmente se cumplió, no tuvo ninguna respuesta
por parte de Naciones Unidas.
Este “error” se repetirá continuamente. El Cairo y emisoras de radio árabes preparaban
a la opinión pública para la guerra y prometían la muerte y el exterminio de Israel.
“Todo Egipto se halla ahora dispuesto a lanzarse a una guerra total que pondrá fin a
Israel”, declaraba el comentarista de Saut-al Arab el 17 de mayo de 1967.
“Nuestro objetivo básico será la destrucción de Israel. El pueblo árabe quiere luchar”,
dijo el Presidente Nasser el 27 de mayo de 1966

Ahmed Shukeiry, presidente de la OLP declaró: “Los judíos que sobrevivan a la
guerra que será inminente, serían autorizados a permanecer en Palestina, pero no
espero que muchos puedan hacerlo”.[3]

El “error” al que se refiere Abu Mazen se volvió a repetir en la Declaración de Jartún
de los Tres No.

Los países árabes reunidos en la capital sudanesa el 1 de septiembre de
1967 declaraban en el artículo 3º de su resolución con respecto a las relaciones árabeisraelíes
los Tres No: No a la paz con Israel, No al reconocimiento del Estado de Israel,
No a las negociaciones con Israel.[4]

Es el mismo “error” de los ayatolás de Irán que amenazan con destruir Israel, y el
mismo “error” de los países árabes de la Liga Árabe y de la Organización de la
Conferencia Islámica en no reconocer la independencia de los judíos y de tener su
propia patria, Israel.

El “error” fue repetido por Yasser Arafat presidente de la Autoridad palestina hasta su
fallecimiento el 11 de noviembre de 2004, antecesor de Abu Mazen, declaró:”Nuestro
objetivo es simplemente la liberación del suelo palestino y el establecimiento de un
estado.

Por lo tanto, los judíos deben ser expulsados, e Israel debe ser aniquilado. No
podemos aceptar ni más ni menos que la completa aniquilación de todos los judíos”.[5]
Abu Mazen declara que ha vuelto a la ONU para corregir en el 2011 el “error”
cometido en 1947
Abu Mazen [Mahmud Abas] dice que “entiende que les castiguen durante diez, veinte
o treinta años. Pero no por tanto tiempo. Basta”

Los errores se pagan en tanto en política como en la vida personal. Todavía más los
errores que causan daños irreversibles. No podemos volver atrás y decir que no pasó
nada. Lo que pasó, pasó. Podemos redireccionar el futuro, pero no cambiar ni modificar
el pasado, ni anular sus consecuencias.

Un error causante de un siniestro fatal no tiene reparación para ninguno de los
fallecidos, ni tampoco los numerosos errores que han cometido los líderes o los países,
como el error del conde Don Julián de aliarse con los árabes para dirimir cuestiones
personales de venganza con el rey Rodrigo –al que la historia acusa de haber
deshonrado a su hija-, permitió la invasión musulmana de la península ibérica.

El mismo conde don Julián pensando destronar a Rodrigo permitió la invasión árabemusulmana
de España, lo que no había previsto ni querido.
El “error” de los nazis alemanes de bombardear Londres en el curso de la Segunda
Guerra Mundial causó el bombardeo de Dresden.
¿Repetirían los alemanes el mismo error y votar nuevamente un Hitler? Pero los
crímenes que cometieron los nazis no tienen reparación.
¡Cuántos errores han causado grandes cambios en el curso de la historia, y no hay
marcha atrás!
¿Qué error cometió el pueblo judío para que el Imperio Romano invadiese su país
Israel, y deportara como esclavos a la mayoría de sus habitantes a Roma y a las tierras
de los romanos?

¿Qué error cometió el pueblo judío en Israel, y ante qué nación, para ser ocupada su
tierra, y para que su Templo de Jerusalem fuera destruido?

¿Qué error cometió el pueblo judío para que una vez destruido Israel y exiliada la mayor
parte de su población, pasase a ser denominado Siria Palestina o Palestina por la Roma
Imperial en el año 135 EC con el objetivo declarado de borrar todo rastro de judaísmo?

¿Qué error cometió el pueblo judío para que Palestina ocupada por el Imperio de
Bizancio fuera conquistada el año 636 por el Imperio árabe-musulmán bajo la dinastía
de los Omeya, después sucesivamente por el califato Abbasi, los Cruzados, los
mamelucos, los turcos, y los británicos finalmente?

¿Qué error cometió el pueblo judío para que el ocupante árabe-musulmán edificase la
Cúpula de la Roca entre los años 687 y 691 por Abd al-Malik en el terreno sobre el que
se había edificado anteriormente el Primer y Segundo Templo de Jerusalem?
Este “error” del conquistador musulmán dura hasta el día de hoy, y hasta la fecha no ha
sido corregido.

El pueblo de Israel no tuvo error ante las naciones, pero perdió ante los ocupantes
invasores, y fue dispersado por el orbe, durante casi dos milenios.

¿Ayudaron los árabes y/o musulmanes a solucionar el error que cometieron los
romanos que tanto perjudicó al pueblo judío?

Nunca. Siempre bloquearon e impidieron
el retorno de los judíos- que vivían en la Diáspora fuera de su patria ancestral- a su
amada tierra de Israel, a la que deseaban alcanzar y poder escapar de las muchas
persecuciones, que sufrieron hasta hace muy poco en Europa, ni permitieron que se
reedificase el Sancta Sanctórum del judaísmo, el Tercer Templo.

Este error musulmán
se mantiene desde el año 687 hasta hoy, 1.324 años de error árabe-musulmán.
El “error” de los países árabes y de los árabes colonos que ocupaban Israel no fue un
error lingüístico o estético.

El rechazo a que los judíos pudieran retornar a su tierra
milenaria fue plasmado por los árabes en una serie de guerras contra el pueblo judío,
que causó la muerte, y heridos, de miles y miles de judíos, víctimas del totalitarismo
islámico y del nacional-socialismo panarabista.
En caso de haber perdido Israel una sola de esas guerras desencadenas por los países
árabes, en el caso de haberse producido una derrota israelí, ¿hubieran corregido la Liga
Árabe y los países árabes el “error” de querer destruir al recién nacido estado judío, -
estado nacido bajo los auspicios de las Naciones Unidas-?

Lo que habrían hecho es cumplir el deseo del mufti de Jerusalem, Ali Husseini, y de la
dirigencia musulmana árabe ocupante de Palestina[6], aliados de la Alemania-Austria
nazi, de exterminar a los judíos en Israel, como explícitamente declararon.

El error del rechazo árabe a constituir un estado en parte de la tierra ancestral del pueblo
ha causado daño, muerte y desolación al pueblo judío.

No es posible ir hacia atrás en el tiempo. Las vidas humanas perdidas no se recuperan
diciendo que fue un “error”, error que por cierto no se quiere corregir.

Los alemanes agresores de mediados del siglo pasado perdieron la guerra, y perdieron
Alsacia-Lorena, Prusia Oriental. No pueden reclamar aquello, que aunque fue suyo en
algún momento, lo perdieron después de agredir y dañar a otros países.

Los árabes piden reparaciones habiendo sido los perdedores de las guerras que ellos
mismos han desencadenado. Lo que las agresiones árabes no consiguieron por las
armas, lo quieren conseguir con las negociaciones y con la ayuda de las Naciones
Unidas.

Los árabes y/o musulmanes reclaman lo que fue ocupado por ellos como derecho
perpetuo de victoria de los ejércitos musulmanes. Esta misma exigencia es la que
sustenta la creencia árabe y/o musulmana que la península ibérica tiene que ser
reislamizada, y volver a ser un nuevo Al-Andalus.

Ocupación de Palestina
Mahmud Abas afirma que “Todos deben recordar que somos el único pueblo bajo
ocupación, tras 63 años”

No son 63 años, son casi dos milenios. Parte de la “Palestina de Adriano”, está ocupada
todavía desde hace casi dos milenios, desde la época de los romanos hasta la fecha, y los
ocupantes son los colones árabe-musulmanes del antiguo Imperio árabe, que “permitió”
vivir a un remanente judío en Palestina, nombre dado por el emperador romano Adriano
al vencer a los judíos.

Únicamente los judíos han vivido interrumpidamente en Israel durante los últimos 3.700
años.

Parte del suelo de Israel está bajo soberanía judía. Excluyendo el tiempo que esa tierra,
conocida por la cristiandad como Tierra Santa, ha estado bajo soberanía judía, nunca ha
sido un estado independiente árabe.

El breve control árabe de Jerusalem significó destrucción y atraso en la Ciudad Santa.
Los árabes tuvieron abandonada la ciudad, asó como el resto del país.

Los historiadores y la Biblia coinciden en que el término “Palestina” se deriva de
Filistim, Filisteos -palabra del antiguo hebreo-, que significa invasor : personas Egeas
quienes en el Siglo XII antes de la EC se asentaron a lo largo de las costas planas del
levante del Mar Mediterráneo, y que fueron expulsados posteriormente por el Rey
David.

En el año 135 EC los Romanos aplastaron la última gran revuelta judía. El emperador
Adriano cambió el nombre de Jerusalem por Aelia Capitolina y a la provincia judaica
por Palestina, con el objetivo de borrar toda memoria judía de la región y en recuerdo de
los invasores, procedentes del mar Egeo, que en hebreo eran nombrados “plishtim” –
invasores.

Los filisteos habían sido una confederación de pueblos no-semíticos provenientes de Creta, las islas del Egeo y Asia Menor, conocidos también como

“Pueblos del Mar”.

Aelia deriva del nombre propio de Adriano, Aelius, mientras que Capitolina significa
que la ciudad nueva se dedicaba a Júpiter, cuyo templo en Roma se encontraba en la
Colina Capitolina, y al que se levantó un templo sobre las ruinas del Templo judío.[7]

El nombre latino Aelia es el origen etimológico del término árabe Iliya, el antiguo
nombre islámico que los ocupantes musulmanes dieron a Jerusalem hasta que
posteriormente lo cambiaron e impusieron el de Al-Quds (lo sagrado).

Los ingleses nombraron Palestina a Tierra Santa, y los ocupantes e invasores árabes han
recuperado recientemente el nombre de Palestina, cuando hasta hace unas décadas
ignoraban la existencia de los nombres: Palestina y palestinos.

Los mismos que ahora se hacen llamar palestinos, son árabes de Jordania y Siria, y
nunca habían oído la palabra Palestina, ni palestino. Es más, en el idioma árabe no
existe el fonema P, por lo que dicen B.[8] Así, por ejemplo, el nombre griego Paulus
pasa a ser en árabe Bulus.

Nunca ha existido una tierra llamada “Palestina” gobernada por “palestinos” ni tampoco
ha existido nunca una nación “palestina”, ni pueblo palestino. Los “palestinos” son
árabes procedentes de Siria y de Jordania, mayormente a finales del siglo XIX cuando
los pioneros judíos levantaban empresas y riqueza.

El pueblo judío desde siempre ha recordado la tierra que fue la cuna de su nación, el
suelo patrio.

El anhelo, el empeño, el deseo, la voluntad del pueblo judío ha sido
retornar a la Tierra de Israel, como la petición en cada uno de los tres rezos diarios que
hace cada judío devoto: volver a Israel.

Lo refleja muy claramente el Salmo 137: 1-7,
escrito hace más de 26 siglos: Junto a los ríos de Babilonia nos sentábamos, y
llorábamos recordando a Sión.

Sobre los sauces en medio de ella colgábamos nuestras
liras, porque allí los que nos tenían cautivos nos exigían que cantáramos, y nuestros
atormentadores nos exigían alegría: “Cantadnos una de las canciones de Sión” ¿Cómo
podremos cantar la canción del Eterno en tierra extranjera?

Si te olvidare, oh
Jerusalem, olvide mi diestra su habilidad. Adhiérase mi lengua al paladar si no te
recordare, si no pusiere a Jerusalem por encima de mí mayor alegría. Recuerda, oh
Eterno, contra los hijos de Edom, el día de Jerusalem, cuando decían: “¡Arrasadla,
arrasadla hasta sus cimientos!”

Cuando Gaza y Judea-Samaria quedaron bajo soberanía hasta 1967, la Guerra de los
Seis Días, nunca se alzaron voces de los colonos árabes de Gaza (ocupada por Egipto) y
de Judea-Samaria (ocupada por Jordania) en pro de una independencia árabe-palestina,
ni contra el ocupante egipcio y jordano, respectivamente.[9]

“Cisjordania” –Judea y Samaria- no fue nunca parte legal de Jordania. Bajo el Plan de
Partición de las Naciones Unidas de 1947, el cual los judíos aceptaron y los árabes
rechazaron, Cisjordania se suponía fuera parte de un estado árabe independiente en el
oeste de “Palestina” (¡el Israel histórico¡).

Pero los jordanos invadieron y ocuparon el área durante la guerra de 1948. En 1950,
Jordania anexó los Bancos del Oeste a su territorio, razón por la cual esta región es
conocida bajo el nombre de Cisjordania. Solamente los ingleses y Pakistán reconocieron
la ocupación jordana. El resto del mundo nunca lo reconocieron. Durante el período
entre 1950 y 1967 Jordania permitió a terroristas que lanzaran ataques contra Israel.
Jerusalem

Es una mentira repetida mil veces que ha devenido “verdad” en Occidente que
Jerusalem es la tercera ciudad santa del Islam.

Los musulmanes intentan conectar a Jerusalem con el Islam usando un pasaje vago del
Corán, contenido en el Sura 17, titulado “El Viaje Nocturno”

En el mismo se relata que en un sueño o en una visión Muhammad fue llevado de noche
desde “el templo sagrado al templo que es más remoto, cuyo recinto hemos verdecido,
para que podamos mostrarle nuestras señales. …” En el siglo VII después de la EC
algunos musulmanes identificaron estos dos templos mencionados en este verso como el
de Meca y el de Jerusalem.

Durante los días de Muhammad, fallecido el año 632 EC, Jerusalén era una ciudad
mayormente cristiana perteneciente al imperio Bizantino. La ciudad no fue capturada
por el Califa Omar sino hasta el 638, seis años después de la muerte de Muhammad.
Sobre la explanada del Monte del Templo, se alzaba la iglesia Santa María Justiniano de
arquitectura netamente bizantina.[10]

Muhammad murió el 8 de junio del año 632 EC. La Cúpula de la Roca se inició a
construir en el año 687 y se finalizó en el 691 EC.

Los musulmanes creen que la rocaque se encuentra en el centro de la Cúpula es el punto desde el cual Muhammad ascendió a los cielos para reunirse con Alá, acompañado por el ángel Gabriel. Es un lugar sagrado para los musulmanes. Sólo es “santo” para el Islam, la Roca, pero en absoluto la ciudad de Jerusalem.

Y esta es la evidencia más contundente que tiene el Islamismo para reclamar a
Jerusalem como ciudad santa. Jerusalem no es mencionada ni una sola vez en el Corán.
Jerusalem no ha sido nunca la capital de ninguna entidad árabe ni musulmana. Incluso
en la época en que los jordanos ocuparon Jerusalem, nunca los árabes –que
posteriormente se autodenominaron palestinos- pretendieron convertirla en su capital y
los dirigentes árabes no acudieron nunca a Jerusalem para visitarla.

Bajo el gobierno jordano, los lugares sagrados judíos fueron profanados y a los judíos se
les negó el acceso a los lugares de adoración hebreos.

El breve control árabe de Jerusalem significó destrucción y atraso en la Ciudad Santa.
Los árabes tuvieron abandonada la ciudad, así como el resto del país.
Las Naciones Unidas permanecieron silenciosas cuando los jordanos destruyeron 58
sinagogas en Jerusalem.

Las Naciones Unidas también permanecieron silenciosas cuando los jordanos
impusieron una política, de tipo apartheid, -prohibiendo a los judíos el acceso a sus
lugares santos- con el fin de impedir que los judíos visitasen el Monte del Templo y el
Muro Occidental.

Las Naciones Unidas permanecieron nuevamente silenciosas cuando los jordanos
profanaron sistemáticamente el antiguo cementerio judío en el Monte de los Olivos.

Sin embargo, los judíos pueden mostrar miles de años de morar y habitar en esta tierra,
de construir Templos –el Primero y el Segundo-, de adorar a Dios, de vivir y luchar por
esta tierra, como evidencia histórica para reclamar a Jerusalem, desde los tiempos de
Abraham – ¡hace miles de años!

El mismo Corán – el libro sagrado del Islam – describe la construcción del Primer
Templo de Salomón (Corán 34:13) y la destrucción del Primer y Segundo Templo de
Salomón (Corán 17:7).

La conexión de los Judíos con la Montaña del Templo puede datarse hasta 3.000 años en el pasado, y está basada en datos históricos, evidencias arqueológicas y tradiciones escritas y orales.[11]

El pueblo de Israel se convirtió en una nación en el año 1312 antes de la EC, dos mil
años antes de que surgiese el Islam.

Desde la conquista judía, que tuvo lugar en el año 1272 antes de la EC, los judíos han
disfrutado el dominio sobre la tierra durante mil años, que ha contado con una presencia
continuada en la tierra durante los últimos 3.300 años.

Durante más de 3.300 años Jerusalem ha sido la capital judía.

A Jerusalem se la menciona cerca de 700 veces en la Toráh y Tanaj, las Sagradas
Escrituras judías –denominado “Antiguo Testamento” por los cristianos-.
El Rey David fundó la ciudad de Jerusalem como capital de Israel.
Muhammad no estuvo nunca a Jerusalem.

Los judíos hacen todos sus rezos orientándose hacia Jerusalem; mientras que los
musulmanes lo hacen dándole la espalda y los glúteos a Jerusalem, y se enfocan
mirando hacia la Meca.

Bajo el gobierno israelí, todos los emplazamientos musulmanes y cristianos han sido
conservados y hechos accesibles a las gentes de todas las creencias.

Las naciones que habitaban la tierra antes de que los judíos lo hicieran, ¡hoy no existen!,
ya que han sido absorbidas por otras gentes a través de los años. Los árabes de Israel
vinieron en el 632 después de la EC, a raíz de la invasión musulmana.

Únicamente los judíos han vivido interrumpidamente en Israel durante los últimos 3.700
años.

Sin embargo, los judíos pueden mostrar miles de años de morar y habitar en esta tierra,
de construir Templos –el Primero y el Segundo-, de adorar allí Dios, de vivir y luchar
por esta tierra, como evidencia histórica para reclamar a Jerusalem, desde los tiempos
de Abraham – ¡hace miles de años!

De acuerdo con el historiador Josefo (Siglo I EC), el Templo de Jerusalem existía en
esta montaña hacía siglos y era usado por los judíos para refugiarse cuando Tito
conquistó a Jerusalén en el año 68 EC.

¿A quién pertenece Tierra Santa?

Es de sobras bien conocido que la Torá [Antiguo Testamento] declara infinidad de
veces que esta tierra pertenece al pueblo judío, citas que no se repetirán en este artículo,
para no cansar al lector. No sólo es la Torá, sino también es el mismo Corán el que
afirma que esta tierra pertenece que al pueblo judío:

Corán 28:4-5 [antes de Higrah]: Faraón se condujo altivamente en el país –Egipto- y
dividió a sus habitantes en clanes. Debilitaba a un grupo de ellos, degollando a sus
hijos varones y dejando con vida a sus mujeres. Era de los corruptores. Quisimos
agraciar a los que habían sido humillados –los israelitas- en el país y hacer de ellos
jefes, hacer de ellos herederos,

Corán 2:47 [después de Higrah]: ¡Hijos de Israel! Recordad la gracia que os dispensé
y que os distinguí entre todos los pueblos

Corán 7:137 [antes de Higrah]: Y dimos en herencia al pueblo –israelita- que había sido
humillado las tierras orientales y las occidentales –las tierras del Israel completo- , que
Nosotros hemos bendecido. Y se cumplió la bella promesa de tu Señor a los Hijos de
Israel, por haber tenido paciencia. Y destruimos lo que Faraón y su pueblo habían
hecho y lo que habían construido.

Corán 10:93 [antes de Higrah]: Hemos instalado a los Hijos de Israel en un lugar
bueno –las tierras del Israel completo- y les hemos proveído de cosas buenas. Y no
discreparon sino después de haber recibido la Ciencia. Tu Señor decidirá entre ellos el
día de la Resurrección sobre aquello en que discrepaban.

Corán 20:80 [antes de Higrah]: ¡Hijos de Israel! Os hemos salvado de vuestros
enemigos y nos hemos dado cita con vosotros en la ladera derecha del monte. Hemos
hecho descender sobre vosotros el maná y las codornices

Corán 26:59 [antes de Higrah]: Así fue, y se lo dimos en herencia a los Hijos de Israel.
Corán 45:16 [antes de Higrah]: Dimos a los Hijos de Israel la Escritura, el juicio y el
profetismo. Les proveímos de cosas buenas y les distinguimos entre todos los pueblos.
Corán 44:32 [antes de Higrah]: Les elegimos –a los israelitas- conscientemente de entre
todos los pueblos.

Corán 32:23-24 [antes de Higrah]: Hemos dado a Moisés la Escritura -no dudes, pues,
en encontrarle- e hicimos de ella dirección para los Hijos de Israel. Elegimos de entre
ellos –los israelitas- a jefes que les dirigieran siguiendo Nuestra orden como premio
por haber perseverado y por haber estado convencidos de Nuestros signos.

Corán 17:104 [antes de Higrah]: Y, después de él, dijimos a los Hijos de Israel:
“Habitad la tierra –las tierras del Israel completo- y, cuando se cumpla la promesa de
la otra vida, os llevaremos en tropel”.

Pero si el Corán afirma esto ¿cómo es que los islamistas reclaman el Israel completo
para el Islam?

El Islam, como todo libro sagrado, tiene varias lecturas, y la interpretación que se lleva
a cabo en todas las madrssas y prácticamente la mayoría de líderes religiosos del Islam
y en sus mezquitas, es la que afirma que toda tierra conquistada por el Islam pertenece
definitivamente al Islam, aunque pueda estar bajo soberanía no musulmana, como el
caso de Israel, España, Portugal, Grecia, parte de Austria, sur de Italia y Sicilia, etc.,
países que fueron gobernados en algún momento, aunque pudiera ser breve, por el
Islam.

Esta lectura yihadista, salafista, islamista, tanto wahhabita en los sunnitas, como
mahdista, en los chiítas, es la que domina la mayor parte del discurso musulmán, que
divide el mundo en Dar al-Islam [la tierra del Islam] y en Dar al-Harb [casa de la
guerra], que son las tierras habitadas por los no-musulmanes.

“La infidelidad es una
sola nación [Al Kufru Millatun Wahida]. Dar al-Harb se subdivide en tres zonas:
Darl el-Ahd: los lugares donde el gobierno promueve y profesa el Islam. Dar el-Suhl:
las tierras donde el Islam es respetado pero los líderes no son musulmanes. Dar al-
Dawa: los lugares donde los musulmanes no gozan de reconocimiento ni sus líderes se
vinculan con el Islam.

Actualmente los islamistas suelen englobar dentro de Dar al-Islam, a toda región
habitada por musulmanes o que alguna vez lo fue. Entre ellos España[12][13], Portugal,
Chipre, Grecia, Sicilia, Israel, o los Balcanes. Siendo una de sus demandas recuperar
estos territorios y volver a islamizarlos.

La lectura predominante hoy en día en el mundo musulmán es que es un deber de todo
devoto musulmán reislamizar Dar al-Islam, y combatir a aquellos no-musulmanes
(judíos, cristianos, etc.) que según la ideología islámica “profanan”“la tierra del Islam”,
como son los judíos en el caso de Israel, los españoles y portugueses cristianos en el de
España y Portugal, y así sucesivamente en todos los territorios que fueron ocupados
alguna vez por el Islam.[14]

El pueblo judío es el único heredero de la tierra de Israel

El pueblo judío es el más antiguo de la humanidad, que conserva su identidad, su
religión y el anhelo inquebrantable a su patria, Israel. Nunca ha existido un pueblo árabe
palestino.

El pretendido pueblo palestino, sirio-jordano, no es más ni menos que una
parte del pueblo sirio-jordano. El auténtico estado árabe-palestino es Jordania. El
mundo árabe y/o musulmán no reconoce la independencia y autodeterminación del
pueblo judío.

El pueblo judío se ha mantenido firme en su fe y en sus aspiraciones nacionales allí
donde se hallaba, “se ha mantenido en sus trece”, se dice en español, refiriéndose a los
Trece principios, resumidos por Maimónides, de la fe judía que el judío mantenía frente
al inquisidor.

El rechazo del mundo árabe contra la autodeterminación de los judíos se plasmó en las
guerras contra el naciente estado, y ante las contantes derrotas militares, los vecinos
árabes de Israel emplean el caballo de Troya de la quinta columna árabe que vive en las
tierras en disputa, Judea-Samaria (Cisjordania) y Gaza, los árabes metamorfoseados en
“palestinos”.

El interés de los árabes y/o musulmanes que se oponen a la independencia de Israel han
mutado su lenguaje y afirman querer el estado palestino. Estos reciben el apoyo de los
antisemitas occidentales, y saben que el antisemitismo no desapareció al desmantelar
Auschwitz. El verdadero interés es la destrucción de Israel, y no la creación de un
estado para un pueblo.

¿Por qué combatir Israel es tan importante para el islamismo?

Todas las tierras que fueron ocupadas y gobernadas por el Islam deben volver al Islam,
esa es la lectura del Corán que impregna la mente de la mayoría de los actuales líderes
religiosos musulmanes ¿Pero por qué el discurso mayoritario se focaliza en Israel¿

y
¿por qué el Yihad para reislamizar la península ibérica, el sur de Francia, o Sicilia y el
sur de Italia, y parte de Austria, Grecia, los Balcanes, etc., aparece en segundo plano y
con menor insistencia, hasta el punto que muchos occidentales, y también israelíes,
llegan a creer que el motor y causa de todos los problemas que irritan al islamismo es la
existencia de Israel, por lo que un cese de tierras israelíes a los árabes permitirá el
acceso a la paz?

Aparentemente podría pensarse que obedece a la estrategia de “dividir para vencer”, y/o
que es más ventajoso golpear al más desprotegido, al eslabón más débil, Israel, rodeado
de un mar de países árabes con un caballo de Troya en su interior -los que ahora se
hacen llamar palestinos-, contando con la histórica complicidad del milenario
antisemitismo europeo; pues golpear a España, país europeo miembro de la OTAN,
atraería la solidaridad inmediata del resto de miembros y países europeos, cosa que no
ocurre al lacerar a Israel.

En núcleo, el centro del odio contra Israel, no radica en el odio racial al judío, que
siempre ha sido mucho menor que en el caso europeo. Nunca existió una Inquisición ni
Holocausto en el mundo árabe.Los judíos siempre han tenido gran reputación en el

mundo árabe como excelentes profesionales en los diversos campos del saber, de la
ciencia, de la tecnología, del comercio, del arte. Muchos judíos eran asesores y médicos
de sultanes y de reyes del mundo árabe.

El ciudadano judío tenía el rol, como el
cristiano, de dhimmi, al que se le toleraba vivir en tierras del Islam, como ciudadanos de
segunda clase, sometidos a la ley musulmana.
El conflicto contra Israel tampoco es territorial, si así lo fuere, sería un objeto aún
más codiciado la península ibérica, más de 26 veces mayor que tierra de Israel. La
superficie del estado judío es de 22.145 km2. Las tierras árabes son más de 582 veces la
de Israel. Irán no tiene fronteras con Israel y está obsesionada en destruir el estado
judío. [15]

Los países árabes no reclaman las tierras árabes ocupadas por Irán:
La región árabe del Al Ahwaz, Arabistán, con capital Ahwaz, está ocupada por Irán, que
le ha cambiado el nombre por Juzestán, cuya superficie es de 375.000 km2 [17 veces
mayor que la superficie de Israel], cuya reivindicación es permanentemente ignorada
por los países árabes, y nadie del mundo árabe y/o musulmán toma el más mínimo
interés por sus ocho millones de hermanos árabes, sometidos a la ocupación iraní.[16]

Los países árabes tampoco reclaman las tierras árabes ocupadas por Turquía:

La región de Hatay, Iskenderun, -Alejandreta-, es tierra siria usurpada por Turquía en
1935, con una superficie de 9.887,565 km², algo menos de la mitad de la superficie de
Israel; tampoco está en la agenda de reclamaciones de ningún país árabe –exceptuando
las silenciosas y tenues reclamaciones de Siria- ni de la Liga Árabe.[17]

Tampoco es por una pretendida ansía por el derecho de autodeterminación del
colectivo árabe-palestino, que no es ni nación ni pueblo

El derecho de libre determinación de los pueblos o derecho de autodeterminación es el
derecho de un pueblo a decidir sus propias formas de gobierno, perseguir su desarrollo
económico, social y cultural y estructurarse libremente, sin injerencias externas y de
acuerdo con el principio de igualdad. Si no hay pueblo, ni nación, no se puede aplicar el
derecho a la autodeterminación.

A partir de 1960, la definición de los pueblos coloniales como sujetos de la libre
determinación supuso un impulso esencial para la descolonización y colaboró en una
auténtica universalización de la sociedad internacional.

La resolución de la Organización para la Unidad Africana (OUA) sobre conflictos
fronterizos, de 1964, declara que las fronteras de los Estados árabes tal y como se
definieron en su independencia son “una realidad inmutable”. Con posterioridad,
ante la separación de Biafra respecto de Nigeria en 1967, la OUA expresó “su condena
respecto a la secesión en los Estados miembros”.

Los países árabes ignoran la petición de sus hermanos saharauis para que les apoyen
frente al invasor y colonizador Marruecos para que reconozca el derecho de
autodeterminación. Marruecos apoya cínicamente la pretendida autodeterminación de
los “palestinos” a la vez que oprime a los saharauis.

La Autoridad Palestina con Yasser Arafat al frente apoyó la invasión y anexión
iraquí de Kuwait en 1990, y su líder Abu Mazen considera que no hay más ocupación
que la israelí, por lo que la ocupación de tierras árabes y turcas por Irán y Turquía no
son ocupaciones, ni el Tibet, ni Gibraltar, para la dirigencia árabe-palestina.

Ningún independentista apoyaría la ocupación, invasión y anexión de un país por otro, a
no ser que en realidad no sea aquello que dice y pretende ser, independentista, como es
el caso de los árabe-palestinos, que no son independentistas, sino que es son
antiisraelíes, el antisemitismo en versión moderna.[18]

¡Se imaginan un independentista catalán o vasco que se alegrara en el hipotético caso
que Alemania ocupase y anexionase Dinamarca! La dirigencia árabe-palestina, con
Yasser Arafat al frente, apoyó la anexión de Kuwait llevada a cabo por Saddam
Hussein.

Las discrepancias de algunos dirigentes árabe-palestinos se centraron en las posibles repercusiones y pérdida de apoyo de los países del Golfo, que en la década de los 90, estos habían proporcionado diez mil millones de dólares a la Autoridad Palestina, y no por solidaridad por la libertad de Kuwait.[19]

Judea-Samaria y Gaza no tienen equivalencia con el colonialismo europeo

La autodeterminación se ha dado en las colonias frente a la metrópoli, como el caso de
los países americanos y africanos frente a España, Portugal, Gran Bretaña, Francia,
Italia, Bélgica ¿pero que metrópoli judía, y cuándo, ha existido en Europa?

Los judíos llegaron a Europa al ser deportados como esclavos por los romanos, y no se
fueron voluntariamente a Viejo Continente para hacer turismo, ni emigraron por
motivos económicos, como los musulmanes actualmente, o anteriormente los europeos
a sus colonias.

Cuando los europeos se expandieron por sus colonias, partieron de sus
metrópolis, pero cuando gran parte del remanente judío europeo fue a Israel, no partía
de ninguna metrópoli europea. No ha existido una metrópoli judía europea. Los judíos
que fueron a Israel no fueron enviados por ningún país judío europeo, por la simple
razón de que nunca ha existido un estado judío en Europa.

El pueblo judío nunca aspiró a judaizar a los europeos, sino que sufrió conversiones
forzadas, pogromos, Inquisición, aniquilaciones, y el horrendo Holocausto.
El odio contra Israel es de base religiosa

Los profetas de Israel profetizaron múltiples veces que el pueblo judío volvería a Israel,
al Israel completo, a la tierra que el Dios de la Biblia prometió para el pueblo judío. La
lectura que los islamistas hacen del Corán es que todo el orbe, todos los países de la
tierra serás islamizados.

El profeta Yoel 4:1-2: Por cuanto he aquí que en aquellos días y en aquel tiempo,
cuando hiciere retornar a los cautivos de Judá y Jerusalem, reuniré a todas las
naciones y las traeré al valle de Yehoshafat, y las he de juzgar allí, por Mi pueblo y por
Mí herencia Israel, a quien esparcieron entre las naciones, y dividieron Mi tierra.

El cristianismo acepta las escrituras del Tanaj [Antiguo Testamento] y cree en la
veracidad de las profecías bíblicas. Israel es una señal para las naciones, ya que es usado
en el reloj profético de Dios.

Los profetas afirman que la restauración de Israel está
relacionada con el comienzo del reino del Mesías y con el juicio de las naciones, ya que
a través de Israel, Dios juzgará a las naciones. La unión de Israel es el indicador
temporal para el juicio de las naciones. ¿Cuándo?, cuando Israel sea restaurado, Dios
también reunirá a las naciones para juzgarlas. [20]

Para los islamistas el conflicto árabe-israelí es una guerra religiosa, como explica en un
artículo del 5 de marzo de 2010 Hamed Aghbariya, editor del diario árabe-israelí Sawt
Al-Haqq Wal-Hurriya, afiliado al Movimiento Islámico, en el que afirma que el
conflicto árabe-israelí es en su esencia una lucha religiosa [21]: “Es como si estuvieran
diciendo que todo lo que ha sucedido desde la caída del Califato islámico y la dada a
conocer Declaración Balfour no constituyen una guerra religiosa.

Como si la guerra de
1948 contra toda la nación musulmana no fue una guerra religiosa y la ocupación en
1967 de los territorios y la profanación de la Mezquita Al-Aqsa no es parte de una
guerra religiosa, y todas las otras guerras y planes de judaización no fueron parte de
una guerra religiosa.

Como si la guerra contra Gaza no fue una guerra religiosa, y lo
que está sucediendo hoy día en Al-Aqsa y Jerusalén no está vinculado a una guerra
religiosa. Como si el judaísmo a nivel mundial y sus dirigentes no han declarado una
guerra religiosa desde el primer momento en el Congreso de Basilea, cuando
anunciaron que el objetivo de su empresa era realizar el sueño de regresar a la tierra
de sus antepasados… “ .
El islamismo afirma que el judaísmo y el cristianismo son falsos. La Torá como el
Nuevo Testamento cristiano creen que el Mesías vendrá, para los cristianos volverá, y
con él habrá el Tercer Templo. Los dos edificios musulmanes impiden ese cometido. El
Corán predice que toda la humanidad será islamizada. La Torá y el Nuevo Testamento
contradicen el Corán, y viceversa.

El Domo de la Roca y la Mezquita del Al-Aksa
“confirman” a los ojos de los musulmanes que sólo es verdadero el Corán. De ahí
procede el gran pavor y temor de los islamistas a la independencia del pueblo judío en
su propio hogar, la Tierra de Israel, y la obsesión enfermiza de aquellos, como los mulás
de Irán, en destruir Israel, para evitar que pueda ser levantado el Tercer Templo. [22]

El reconocimiento de Israel como estado judío implicaría abandonar la concepción por
la cual un estado considerado “hereje” por los islamistas no tiene lugar ni derecho a la
existencia en Dar al-Islam, la Casa del Islam. Todo otro reconocimiento que no
contemple a Israel como estado judío es una forma de ganar tiempo hasta que haya
mayoría demográfica árabe-palestina, al estilo conocido de los pactos de Muhamad en
el Jaibar.

Los musulmanes consideran que el conflicto tiene más de 1.431 años de antigüedad, y
que comenzó “cuando el profeta Muhammad comenzó a predicar la palabra de Alá”.
El reconocimiento de Israel implicaría en la visión islamista que la “herejía” pueda
coexistir con el Islam. [23]

El Islam –basándose en el Corán- considera que todo el orbe será musulmán. El
Judaísmo y el Cristianismo creen que “De Sión vendrá el Libertador”

En la declaración Nostra Aetate del Concilio Vaticano II de 1965:”la Iglesia Católica
reconoce que los comienzos de su fe y de su elección se encuentran ya en los
Patriarcas, en Moisés y los Profetas, conforme al misterio salvífico de Dios. Reconoce
que todos los cristianos, hijos de Abraham según la fe, están incluidos en la vocación
del mismo Patriarca y que la salvación de la Iglesia está místicamente prefigurada en
la salida del Pueblo Elegido de la tierra de esclavitud.

Por lo cual, la Iglesia no puede
olvidar que ha recibido la Revelación del Antiguo Testamento por medio de aquel
Pueblo, con quien Dios, por su inefable misericordia se dignó establecer la Antigua
Alianza, ni puede olvidar que se nutre de la raíz del buen olivo en que se han injertado
las ramas del olivo silvestre que son los gentiles. Cree, pues, la Iglesia que Cristo,
nuestra paz, reconcilió por la cruz a judíos y gentiles y que de ambos hizo una sola
cosa en sí mismo”.

El apóstol Pablo en su epístola a los Romanos, capítulo 11, dice en los versículos: 1.
Digo, pues: ¿Ha desechado Dios a su pueblo (Israel)? En ninguna manera. Porque
también yo soy israelita, de la descendencia de Abraham, de la tribu de Benjamín. 2.
No ha desechado Dios a Su Pueblo [Israel], al cual desde antes conoció. 11 Digo,
pues: ¿Han tropezado los de Israel para que cayesen? En ninguna manera; pero por su
transgresión vino la salvación a los gentiles, para provocarles a celos. 26. Y luego todo
Israel será salvo, como está escrito: Vendrá de Sión el Libertador, que apartará de
Jacob la impiedad.

Pablo reproduce el texto del profeta Isaías 59:20-21: Entonces el Redentor vendrá a
Sión. Y a los de Jacob que se arrepientan de la transgresión, el Eterno les dice: “En
cuanto a mí, éste será mi Pacto con ellos: ’Mi Espíritu que está sobre ti y mis palabras
que he puesto en tu boca no se apartarán de tu boca, ni de la boca de tus descendientes,
ni de la boca de los descendientes de tus descendientes, desde ahora y para siempre’ “,
ha dicho el Eterno.

La guerra del Islamismo contra Israel es el Yihad para que el Islam venza a la Torá, y la
Biblia. Es una guerra ideológica, en la que los islamistas creen con absoluta fe en la
supremacía del Islam sobre el resto de ideologías.

Para los devotos musulmanes el Islam emana de Alá, y el resto de ideologías y
religiones son creadas y elaboradas por los hombres, y es un deber religioso musulmán
extirpar de raíz toda ideología que no sea el Islam.

El jefe del movimiento islamofascista Hisbulá, Hassan Nasralá ha declarado que
“mientras Israel exista, la paz nunca existirá en la región”. [24]

Los islamistas “necesitan” imperiosa y categóricamente vencer y destruir a Israel,
reislamizar Jerusalem e Israel como condición sine qua non e imprescindible para poder
“demostrar” la validez del Corán y su supremacía sobre la Biblia.

Si el Islam vence a
Israel, la Biblia se basa en falsedades, automática y consecuentemente los cristianos
serán derrotados seguida y rápidamente, ya que se sustentan en errores y mentiras.
Entonces el Islam vencerá y dominará el mundo, como aseguró Muhammad a sus
seguidores, según recopilan los hadices, y el Yihad vencerá fácilmente en todo el orbe.
El Islam podrá imponerse absoluta y rápidamente en toda la tierra.
Esta argumentación teológica puede resultar absurda, pueril y ridícula para los nomusulmanes,
ateos, agnósticos y los creyentes de otras religiones, pero para los
islamistas es el motor de toda su actividad bélica, de su Yihad.
La validez y consideración que los islamistas conceden a estos hadices permite
comprender las motivaciones, aspiraciones y acciones de los islamistas, y de los
regimenes de Arabia Saudita y de Irán. Los islamistas luchan y guerrean para poder
ondear el estandarte del Islam sobre los cinco continentes.
El odio del régimen islámico de Irán hacia Israel y del mundo árabe y musulmán se
cementa y basa en estas consideraciones teológicas. No es un odio a Israel por como es,
sino porque es, -porque existe-, y porque la “derrota” de Israel es el paso previo
inmediato a la victoria mundial del Islam, el epifenómeno de la supremacía del Islam.
[25]
Por mucho territorio que ceda Israel a los árabes, metamorfoseados en “palestinos” no
calmará la sed totalitaria y supremacista del islamismo, ni aunque algún dirigente
musulmán lo aceptase, sería este respetado por los islamistas, como refleja el caso del
asesinato de Anwar el-Sadat, cometido por un islamista de la Hermandad Musulmana
egipcia, por haber firmado la paz con Israel, y como también lo manifiesta
explícitamente, y con lanzamiento de misiles, Hamás, que aunque Israel se haya retirado
y transferido Gaza, este movimiento islamista continúa aspirando a destruir el estado
judío.
La experiencia histórica nos enseña que el principio de paz por territorios no sirve para
apaciguar al totalitarismo. Es el caso del apaciguamiento de Chamberlain con respecto a
la Alemania nazi y la Conferencia de Munich de 1938, que permitió a la Alemania nazi
anexionarse los Sudetes, no sólo frenó al totalitarismo nazi en sus ansias expansionistas,
sino que le dio mayor empuje y fuerza al verse legitimizado en sus peticiones y
reclamaciones, fuerza proporcional a la debilidad que observó en los apaciguadores
europeos.
Refugiados árabes y refugiados judíos

135 millones de refugiados en el siglo XX huyeron de la India, la Unión Soviética,
Polonia, Rumania, Hungría, Checoslovaquia, Yugoslavia, Holanda, Grecia y los
Estados musulmanes como Turquía, Pakistán, Bangladesh, Irak, Argelia, Indonesia,
Kuwait, Sudán, Marruecos, Yemen, Siria, Egipto, Irán, Libia, etc.

En 1945, como resultado de la derrota de la Alemania nazi en la Segunda Guerra
Mundial y el Acuerdo de Potsdam, Alemania perdió una cuarta parte de su territorio y
doce millones de alemanes fueron expulsados.

Las estimaciones de muertes asociadas
con la expulsión de los alemanes están en el rango de cuatrocientos mil a tres millones.
En 1948, los árabes palestinos y cuatro miembros árabes de la ONU fueron a la guerra -
no sólo contra Israel, sino también contra la decisión de la ONU para una solución de
dos Estados en Palestina. [26]

En 1948, más de 150.000 árabes permanecieron en Israel,
y adquirieron automáticamente la ciudadanía israelí, actualmente han crecido a más de
1.200.000 árabes ciudadanos de Israel. En el mismo tiempo, los árabes expulsaron, o
asesinaron, a todo judío que vivía en la sección de la Palestina que aquellos controlaron.

Hoy no queda ningún judío en Judea-Samaria y Gaza o las áreas controladas por la
Autoridad Palestina.

Se calcula que el número de los refugiados árabes fue alrededor de unos 630.000. Estos
se marcharon voluntariamente de Israel en 1948, salieron para dejar el campo libre para
que los ejércitos árabes pudieran combatir y eliminar libremente a los judíos, por
petición de la dirigencia árabe.

El número de los refugiados judíos expulsados de las
naciones árabes se calcula que es aproximadamente 900.000. Las pérdidas sufridas por
los judíos pueden evaluarse en 200 mil millones de dólares norteamericanos contra
valores diez veces inferiores para los árabe-palestinos.[27]

En 1948 los dirigentes árabes
animaron a los colonos árabes a salir temporalmente de Israel para poder combatir a los
judíos, para poder disparar a discreción, prometiéndoles limpiar la tierra de judíos. Un
sesenta y ocho por ciento de ellos se marcharon sin haber visto jamás a un solo soldado
israelí. Los refugiados judíos se vieron obligados a huir de los países árabes debido a la
brutalidad, la persecución y los pogromos de los árabes contra los judíos que vivían en
dichas tierras, muchos siglos antes de que el Islam naciese.[28]

Los refugiados árabes no fueron absorbidos ni integrados por sus hermanos y
correligionarios de los países árabes a los que huyeron, a pesar del extenso territorio
árabe.

De los 135 millones de refugiados desde la II Guerra Mundial, un 0,5 por cientos eran
árabe-palestinos, y ese es el único grupo de refugiados en todo el mundo que no ha sido
nunca absorbido ni integrado en las tierras árabes. La mayoría de estos refugiados eran
desplazados internos.

Los judíos que vivían en países árabes fueron expulsados, muchos de ellos asesinados,
llevando a cabo una política de limpieza étnica. Israel absorbió e integró de inmediato a
los refugiados judíos, los desplazados internos palestinos y sus descendientes son el
único permanente de los “refugiados”.

En cualquier momento durante los últimos años,
los gobiernos árabes podrían haber ayudado a los desplazados internos palestinos árabes
a establecer una vida digna.

Se podría haber creado la infraestructura de una Palestina
autónoma en Judea y Samaria (Cisjordania) y la Franja de Gaza que Jordania y Egipto
respectivamente controlaban hasta 1967, o alentado el reasentamiento de los palestinos
en Jordania, su auténtica patria, lo que constituye la mayor parte del mandato original de
Palestina.

En lugar de financiar la Organización de Liberación Palestina para fomentar
el terror contra Israel, los regímenes árabes podrían haber dotado las escuelas y
universidades a los palestinos.

Lo que hizo Israel de los palestinos árabes y los
refugiados judíos de tierras árabes, los árabes podrían haber hecho mucho más suntuoso
de los árabes palestinos desplazados por el conflicto mismo. En cambio, los dictadores
árabes cultivaron las generaciones de los “refugiados” y se centró en lo que los árabes
palestinos perdieron al intentar destruir a Israel.

Estos “refugiados” soportaron la
opresión brutal y sin paliativos que sufren a manos de los dictadores árabes de acogida,
y sus propios corruptos dictadores Yasser Arafat y los líderes palestinos se repartieron
los miles de millones de dólares en dinero de la ayuda internacional y utilizaron los
fondos robados para enriquecerse y aumentar las milicias terroristas.[29]

Si los refugiados de África y Asia pudieron ser absorbidos por Europa y América, ¿por
qué no se integró y absorbió a los refugiados árabes palestinos por parte de sus
hermanos árabes?

Si judíos de diversas culturas, como Rusia y Etiopía pueden ser
absorbidos por sus hermanos en Israel, ¿por qué no pueden mostrar los árabes a sus
hermanos palestinos la misma hospitalidad?

Incluso, si los árabes palestinos hubieran
sido expulsados de sus hogares, ¿en qué manera se diferencian de los judíos que fueron
expulsados de sus casas en Marruecos, Egipto, Argelia, Siria, Irak e Irán, por no hablar
de los países de Europa? La respuesta es que los refugiados palestinos en los países
hermanos árabes no fueron tratados como seres humanos, sino como peones en un juego
político cruel.

Israel concedió nacionalidad a todos los árabes que vivían en su territorio, después del
1948. El árabe es idioma oficial, juntamente con el hebreo, en Israel.

La Liga Árabe determinó que los palestinos que vivían en los países árabes no podían
adquirir la ciudadanía, lo que se está cumpliendo. Por ejemplo, el medio millón de
descendientes de los árabes palestinos que viven, y han nacido, en Arabia Saudita, están
excluidos de la naturalización.[30]

La Autoridad Palestina ha declarado que prohibirá la presencia de judíos en su
“futuro” estado palestino, y que “todo judío que se encuentre dentro de las fronteras
de Palestina tendrá que salir, lo que considera que es un paso muy necesario para el
desarrollo de la identidad nacional”.[31]

La Autoridad Palestina no piensa dar nacionalidad palestina a los descendientes de
los refugiados en su pretendido estado palestino. Abdullah Abdullah, embajador
palestino en Líbano aseguró el 15 de septiembre de 2011 a The Daily Star Lebanon, que
“los refugiados no serán ciudadanos del nuevo estado”[32]

Otro “error” de los árabes, y de los árabe-palestinos, de Abu Mazen, que exigirán
nuevamente que Israel pague.

Las constituciones de la OLP. y de Hamás aún siguen pidiendo la destrucción total del
Estado de Israel. A pesar de que los israelíes estén dispuestos a ceder parte de su tierra
para que los árabes-palestinos puedan tener su estado. Setenta por ciento de la tierra en
el este de Jerusalem la que la prensa ahora llama, “Este de Jerusalem, históricamente
árabe,” ha sido propiedad de los judíos desde 1947.

El drama personal de los hijos, nietos y bisnietos de aquellos árabes que salieron de
Israel para permitir que los ejércitos de sus países árabes hermanos pudieran aniquilar
libremente a los judíos es total responsabilidad aquellos árabes y de la dirigencia árabepalestina
que no ha querido integrarlos y absorberlos, así como de la Liga Árabe, y de
Jordania, la patria de los árabe-palestinos, por su rechazo a integrarlos y mantenerlos
como moneda de cambio, cosa que ningún país ha hecho con sus hermanos y
correligionarios.También es responsabilidad de la dirigencia árabe-palestina y de

Jordania el haber hecho limpieza étnica y haber expulsado, y en muchos casos,
asesinado, a los judíos que vivían en esas tierras, mucho antes que fueran invadidas por
el Islam.
Los continuadores del terrorismo, Hamás –que actualmente gobiernan a los árabes
palestinos-no sólo no quiere reconocer parte del territorio de Israel, sino que en su carta
constitucional piden la destrucción de Israel.

¿La creación de un estado palestino permitiría solucionar el conflicto árabeisraelí?
Muchos israelíes, cansados de tantas guerras, de tantas bajas, creen que la creación de
un estado palestino permitiría llegar a la paz, es la teoría de “tierras por paz”, “cedemos
parte de nuestras tierras para acabar con el conflicto”.

Muchos israelíes se han llegado a
auto engañar al aceptar como verdadero que los palestinos son un pueblo recién nacido,
con el objetivo de alcanzar la paz cediendo tierras, pero la paz no vendrá con el cese de
tierras, nada más lejos de la realidad.

“Cuando tengamos un estado aceptado como miembro de las Naciones Unidas, este no
es el fin del conflicto. Esto no es una solución al conflicto. Esto es sólo un nuevo marco
que va a cambiar las reglas del juego” declaró el embajador de la Autoridad Palestina,
Abdullah Abdullah.

Incluso después de que la comunidad árabe-palestina tenga su estado, continuará el
conflicto, ya que “incluso los refugiados palestinos que viven en [campos de
refugiados] dentro del estado [palestino], seguirán siendo refugiados. No serán
considerados ciudadanos”, añadió Abdullah.

El pretendido nuevo estado no les proveerá a estos residentes ningún servicio: Espera
que UNRWA – o, más exactamente, los contribuyentes estadounidenses y europeos, que
proporcionan el grueso de la financiación de esa organización – continúe
proporcionando su educación, salud, prestaciones sociales, etc.

Así que, casi la mitad de
todos los palestinos en la Margen Occidental y la Franja de Gaza, no serán ciudadanos
del estado que exigen sea creado para que estas mismas personas tengan un estado.
Israel absorbió, a pesar de las dificultades económicas del momento, a los judíos
expulsados del mundo árabe, y logró integrarlos, lo que le permitió al cabo del tiempo
engrandecer y enriquecer en todas las áreas el país.

Lo que fue bueno a Israel, absorber
y ayudar a los nuevos refugiados judíos, también sería bueno para los árabe-palestinos,
si real y honestamente lo que buscan es la creación de un estado propio, que podrán
gozar de los abundantes petrodólares que les proporcionarían los países árabes, si
realmente lo que les interesa es el bienestar de estos árabe-palestinos.

La dirigencia árabe-palestina está exigiendo un estado para poder, más efectiva y
eficientemente, seguir su guerra contra Israel, con el objetivo de destruir el estado judío.
Para este menester, esta dirigencia cuenta con la complicidad de todo el mundo árabe, al
que le es completamente indiferente la situación de los árabe-palestinos.

La creación de un estado palestino en la tierra de Israel serviría como base para que el
Yihad contra Occidente sea más potente, al aproximarse, en las mentes islámicas, el día
de la aniquilación de Israel.[33]

La retirada israelí de Gaza emprendida por Ariel Sharon durante la segunda quincena
de agosto de 2005 no sólo no permitió avanzar hacia la paz, sino que dio alas al
islamista Hamás, que presentó la retirada israelí como derrota de los “infieles sionistas”
ante el Islam y Alá, conseguido a través del Yihad [terrorismo], lo que le permitió ganar
las elecciones en la Franja, y proseguir con más intensidad los ataques y lanzamientos
de misiles contra Israel.

El antisemitismo en el mundo árabe y/o musulmán se plasma en la petición de la
creación de un estado Palestino, no por si mismo, sino como arma contra Israel.

El mundo árabe guerreó, combatió desde el exterior contra Israel, y perdió las guerras.
Ahora quiere dinamitar a Israel desde dentro, y cuenta para ello con todos los países
musulmanes, y con los colaboracionistas del totalitarismo islámico.

La creación de un
estado palestino sería el Caballo de Troya que el islamismo quiere penetrar en el seno de Israel.
¿España aceptaría graciosamente la independencia de “Catalunya” y “Euskadi”, pueblos
anteriores a la unión dinástica, que no de pueblos, de los Reyes Católicos?

¿Aceptarían los secesionistas catalanes en caso de conseguir la independencia, una
partición de su hipotético recién nacido estado con un Estado Ibero del Nordeste en la
zona comprendida por el “cinturón rojigualdo”, reivindicado por una posible “Autoridad
Nacional Ibérica”, compartiendo su capitalidad en Barcelona?

¿Aceptarían los secesionistas vascos en caso de conseguir la independencia, una
partición de su hipotético recién nacido estado con un Estado Ibero del Norte en la zona
comprendida por el condado burgalés de Treviño, y Vitoria-Gasteiz con el nombre de
“Autoridad Nacional Ibérica”?

Desde que España perdió Gibraltar en 1713 ¿ha habido algún gobierno español que
haya alentado el terrorismo contra el Reino Unido?, sabiendo todos que Gibraltar
pertenece al pueblo español, por geografía y por historia.[34]

Los países árabes circundantes a Israel han alentado, protegido, fomentado, pertrechado,
financiado el terrorismo árabe e islamista contra Israel.

Legitimar la petición árabe-palestina permitirá la secesión de cualquier territorio
peninsular, con más motivo. Y también legitimizaría el uso de la violencia de cualquier
grupo irredentista y/o soberanista, ya que es gracias a la violencia islamo-palestina que
se plantea la creación de un estado palestino.

¿Cuándo habrá paz?
No es posible saber cuando será el inicio de la paz, nadie lo sabe, pero si podemos
saber que mientras exista el reclamo de destruir Israel, o el aparentemente más suave, de
apropiarse parte de su territorio no habrá paz, bajo la pretensión de crear un estado
árabe-palestino.

La dirigencia árabe-palestina quiere la tierra pero no la paz, para avanzar en su
Yihad.[35]

La paz se dará cuando los líderes árabes y musulmanes, y con la aquiescencia de la
mayoría de la población musulmana, realicen otra lectura del Corán, busquen la paz, y
abandonen el Yihad (la Guerra Santa) y respeten el derecho milenario del pueblo judío a
tener su propio estado, en la tierra de Israel, que incluye Judea-Samaria y Gaza.

Hasta que la lectura del Corán por los musulmanes abandone la interpretación que de él
hace el wahabbabismo, el salafismo, en el caso de los sunnitas, y el islamismo
mahdismo en el caso de los chiítas, y abandonen el supremacismo islámico y las
aspiraciones a convertir a toda la humanidad en fieles a Alá y seguidores de Muhamad,
no habrá paz.

El rechazo árabe y/o musulmán contra Israel no es debido a cómo Israel es, sino porque
Israel es, porque el estado judío existe. El islamismo no admite un estado infiel en el
seno del mundo musulmán y menos aún, de un estado, cuya existencia pone en cuestión
el Yihad y quebranta la cosmovisión supremacista islamista de que todo el orbe ha de
acabar siendo musulmán y que el Islam es verdadero, y la Biblia, falsa.

El auténtico estado árabe- palestino es Jordania, tierra de procedencia de la absoluta
mayoría de árabe-palestinos.

Mientras los árabes y/o musulmanes reclamen tierras israelíes que no son suyas,
mantendrán las espadas en alto y el Yihad en sus mentes y corazones, así como las
ambiciones para reislamizar todo lo que algún día ocuparon e invadieron, aunque fuera
por poco tiempo.

El día que los árabes y los musulmanes pidan a sus hermanos y correligionarios árabepalestinos
que vuelvan a su patria Jordania, y reconozcan honestamente –no mediante la
takiyya- que Israel es la patria y estado de los judíos, será el inicio de la senda de la paz.
España no puede apoyar la petición árabe-palestina sobre la creación de un estado
palestino

Hay una gran deuda histórica de España hacia el pueblo judío. A lo largo de la historia,
España maltrató, persiguió, asesinó, forzó al abandono de la fe y de la identidad judía a
aquellos que se “mantenían en sus trece”, en referencia a los 13 Principios de la Fe
mosaica, que el sefardita Maimonides resumió.

Tantos y tantos judíos han sido importantes en todas las áreas del saber y del
conocimiento, de la medicina, de la astronomía, de la navegación, y en las finanzas, y
no sólo judíos practicantes, sino sus descendientes, forzados inquisitorialmente a
renegar del judaísmo, en los reinos de España, que el gobierno de Sefarad, de España,
tiene el deber moral de defender Israel, como patria de los judíos, como el único estado
que defiende a los judíos por ser judíos, y evitar que los enemigos de la paz, los
enemigos de la humanidad quieran concluir la obra de Hitler, aniquilando el judío de las
naciones, Israel.

Cuando el sultán turco Beyacid II (reinó de 1481 a 1512) permitió la radicación de los
sefardíes -judíos españoles- en su reino dijo:”Dicen del Rey Fernando que es un
monarca inteligente, pero lo cierto es que empobrece a su país mientras enriquece el
mío”.[36]

A diferencia de todos los descendientes de españoles afincados en países de lengua no
española han perdido la lengua castellana, el español, los sefardíes son los únicos que
han mantenido el castellano desde hace cinco siglos.

¡Escucha España!: los judíos han sido tus súbditos más fieles de todos los que has
tenido, a los que maltrataste, heriste y perseguiste, y si bien la Iglesia ha perdido perdón
por la Inquisición, y por el mal infringido a los hebreos[37] no, persistas tú, España, en
maltratar al judío de las naciones, Israel, sino defiéndelo con todas tus fuerzas, pues
además de corregir el rumbo judeofóbico que has seguido durante siglos, te beneficiarás
tú misma.

Sepas que el totalitarismo que azota el mundo hoy, el islamismo, tiene como objetivo en primer lugar Israel, pero después estás tú, España, en su punto de mira.[1]

Entrevista del presidente de la Autoridad Nacional Palestina, Mahmud Abas [Abu
Mazen] en Ramalá con corresponsal de La Vanguardia, Henrique Cymerman publicada
el 4 de octubre de 2011.
http://www.lavanguardia.com/internacional/20111004/54225379275/mahmud-abas-siconseguimos-

un-estado-volveremos-a-las-negociaciones.html

[2] El Imperio otomano perdió en 1917 ante la Gran Bretaña el territorio del levante
mediterráneo, tras la Primera Guerra Mundial. El Reino Unido, encomendado por la
Sociedad de Naciones, administró el territorio con el estatus de Mandato Británico de
Palestina hasta 1948.

En un primer momento incluyó los actuales territorios de Jordania,
Israel completo (con Judea-Samaria y Gaza). A partir de septiembre de 1922 el Reino
Unido separó la parte oriental del mismo, creando el Emirato de Transjordania.
El 29 de noviembre de 1947 la Asamblea General de las Naciones Unidas, reunida en
Nueva York, aprobó la Resolución 181, la cual recomendaba un plan para resolver el
conflicto entre judíos y árabes en la región de Palestina, que se encontraba en esos
momentos bajo administración británica.

El plan consistía en dividir el Mandato en dos
Estados, uno judío y otro árabe. Los países árabes se negaron a aceptarlo y
desencadenaron la guerra árabe-israelí de 1948.

Los judíos aceptaron la disminución de
su territorio previsto, y declararon el estado de Israel. En ningún momento los árabes
pensaron en crear un estado árabe-palestino, sino en integrarla a la Gran Siria, como el
Líbano fue anexionado por Siria.
Bregman, Ahron (2002). Israel’s Wars: A History Since 1947. London: Routledge.
ISBN 0-415-28716-2
Arieh L. Avneri (1984). The Claim of Dispossession: Jewish Land Settlement and the
Arabs, 1878-1948. Transaction Publishers. ISBN 0-87855-964-7
Khalaf, Issa (1991). Politics in Palestine: Arab Factionalism and Social Disintegration,
1939-1948. SUNY University Press. ISBN 0-7914-0707-1
Fischbach, Michael R. (2003). Records of Dispossession: Palestinian Refugee Property
and the Arab-Israelí Conflict. Columbia University Press. ISBN 0-231-12978-5
“Palestine.” Encyclopædia Britannica. 2006. Encyclopædia Britannica Online School
Edition. 15 May 2006 http://school.eb.com/eb/article-45071
[3] A. J. Barker, “La Guerra de los Seis Días”, página 19
[4] Benny Morris, Righteous Victims, Vintage Books, 2001 ISBN 0-679-74475-4
General Odd Bull, War and Peace in the Middle East, Leo Cooper, 1976 ISBN 0-85052-
226-9
[5] http://www.religionenlibertad.com/articulo.asp?idarticulo=5759&mes=1&ano=2011
[6] http://www.tellthechildrenthetruth.com/
[7] http://blogs.periodistadigital.com/totalitarismo.php/2008/09/21/jerusalem-1
[8] http://es.wikipedia.org/wiki/Alfabeto_%C3%A1rabe
[9] http://blogs.periodistadigital.com/totalitarismo.php/2008/09/21/jerusalem-1
[10] Manfred R. Lehmann. Algemeiner Journal, 19 Agosto 1994:

Cerca del 711, aproximadamente ochenta años después de la muerte de Muhammad, el
hijo de Malik, Abd El-Wahd – quién reinara entre el 705 al 715 -reconstruyó la iglesia
cristiana de Santa María Justiniano convirtiéndola en una mezquita. Abd El-Wahd
mantuvo intacta la estructura típica de una “basílica” bizantina, formada de una “nave”
central interior en forma rectangular y una serie de columnas a cada lado.

Lo único
que Abd El-Wahd decidió agregarle a la edificación fue el techo, una bóveda en forma
de cebolla que colocó encima de la iglesia con el propósito de hacerla parecer una
mezquita. Una vez realizado el cambio, Abd El-Wahd modificó igualmente el nombre
original de la iglesia llamándola ahora El-Aqsa, a objeto de hacerla co

http://www.trinityatierra.com/2011/12/14/la-conspiracion-judia-es-imperialismo-britanico/

Los secretos del plan para atacar a Irán


 

Los secretos del plan para atacar a Irán
En el mundo de la inteligencia de la CIA, MI6 y MOSSAD, se conoce como terrorismo de bandera falsa, a las operaciones encubiertas para perpetrar atentados y falsificar pruebas contra terceros países.
Juan Carlos Zambrana Marchetti | 6-11-2011
www.kaosenlared.net/noticia/secretos-plan-para-atacar-iran

La prensa ha reportado el 3 de noviembre, que Israel, con el apoyo de Inglaterra y Estados Unidos, estaría planeando invadir a Irán. 

 

Eso apestaba ya desde el mes de Octubre, cuando las autoridades dijeron que, según el FBI, un “funcionario” iraní, por intermedio de otro iraní nacionalizado americano, residente de Nueva York, había contratado en México, por 1.5 millones de dólares, a un sicario de un cártel de la droga, que resultó ser un agente encubierto de la DEA, para asesinar al embajador de Arabia Saudita en Washington. 

 

A todas luces, el más estúpido e infantil plan que se haya visto en la historia del crimen, o la más creativa operación encubierta de terrorismo de bandera Falsa. 

 

 

Annie Machon, la ex agente secreta de MI5, la agencia británica de inteligencia, explicó que el nombre de esas operaciones se deriva de una antigua estrategia naval, por la cual los buques de guerra izaban la bandera de un país neutral para poder acercarse al enemigo, y después atacarlos a mansalva. 

 

En el mundo de la inteligencia, se conoce con ese nombre a las operaciones encubiertas para perpetrar atentados y falsificar pruebas contra terceros países, práctica que ha sido muy efectiva para Estados Unidos, Inglaterra e Israel. 

 

 

Durante la Segunda Guerra Mundial, Estados Unidos se sirvió de la Inteligencia británica, para fabricar evidencias contra varios gobiernos latinoamericanos, incluyendo el de Gualberto Villarroel en Bolivia. 

 

Otro caso más reciente fue el atentado con explosivos en 1994 frente a la embajada Israelita en Londres, por el cual se condenó a 20 años de prisión a dos activistas palestinos, a pesar de que existían evidencias de que el atentado fue perpetrado por MOSSAD, el servicio Israelí de inteligencia, para presionar al gobierno de Londres a subir el grado de alerta contra del mundo árabe, victimizarse ante la opinión pública mundial, y obtener un apoyo diplomático que siempre ha estado buscando en su disputa con el pueblo palestino. 

 

 

En el caso de Libia, la invasión fue justificada con la historia de que Gadafi era un dictador que había asesinado en forma masiva a su propia gente. Una vez más, se invadió en nombre de la libertad y los derechos humanos. La prensa internacional impuso esa verdad, pero las evidencias en contrario abundan, aunque sólo pueden ser publicadas en las redes sociales y medios alternativos. 

 

Las supuestas masacres de Gadafi jamás fueron comprobadas, pero eso no detuvo a la eficiente maquinaria mediática de desinformación. Lo que sí está perfectamente documentado es que la Organización Mundial de la Salud reportó en 2009 que Libia, bajo el mando de Gadafi, tenía uno de los más altos estándares de vida en el continente africano, un porcentaje bajo de analfabetismo, acceso universal a la educación, y en general una expectativa de vida elevada en relación al resto del continente.

 

 

El analista Francés, Thierry Meysann, explicó que Gadafi había sido acusado ya varias veces en el pasado. 

 

En Alemania se le acusó del atentado explosivo en una discoteca de Berlín, pero luego fue exonerado por las pruebas encontradas. 

 

En el año 1977 también se lo acusó del derribo de un avión comercial de pasajeros, pero el jefe de la investigación confesó años después que la principal prueba encontrada en la escena, el reloj de la bomba de tiempo, fue una evidencia plantada por la CIA y la MOSSAD. 

 

Otro testigo luego admitió haber recibido 2 millones de dólares para mentir en el juicio. El problema siempre es que estas verdades emergen demasiado tarde, cuando la opinión pública mundial ha sido ya manipulada.

 

 

La motivación financiera de la operación en Libia queda expuesta al tomar en cuenta que, entre las medidas económicas que tomó la OTAN contra Libia, se destacó, aparte de las sanciones, la confiscación de todo el dinero libio depositado en bancos extranjeros. Luego bombardearon el país, destruyendo gran parte de su infraestructura. 

 

A Libia no sólo la atacaron por su petróleo, lo cual es la motivación más obvia, sino además porque Gadafi cometió demasiados actos de rebeldía contra fuerzas globales de dominación.  

 

 

Desde hacía tiempo, se había declarado admirador del modelo revolucionario bolivariano impulsado por el presidente Chávez. No sólo había implementado programas sociales en su país, sino que además los había promovido y financiado en países pobres de la región, permitiéndoles eludir al Banco Mundial y al FMI; entidades que usan el crédito que dan, como mecanismo de control. Había atentado contra el poder del dólar y del euro al promover una nueva moneda basada en el estándar del oro.  

 

 

Sus negocios con Francia y el resto de Europa eran importantes, por lo que, cuando amenazó con sacar su dinero de los bancos franceses para depositarlo en los chinos, y dejar de venderles petróleo para venderle a China, se echó encima a enemigos demasiado poderosos. 

 

La secreta motivación de Washington, para unirse al imperialismo de la OTAN, era el interés de aplastar a un gobierno antisistema, que no sólo estaba desconociendo su hegemonía, sino además coqueteando demasiado con las nuevas potencias emergentes como Brasil, Rusia, India y China.

 

 

A Gadafi lo atacaron los más peligrosos poderes corporativos, políticos y financieros del planeta. Lo hicieron por emular las políticas populares de la revolución latinoamericana, que demostró ya su efectividad, desprendiéndose del control del Consenso de Washington. 

 

Los que pierden son los pueblos; en este caso, especialmente el pueblo Libio, porque lo que ahora se les impondrá, además del control político y la absoluta subordinación, es el saqueo económico. 

 

Este último, mediante la reconstrucción realizada por las corporaciones extranjeras, el costo de la estabilización a cargo de las contratistas de seguridad (mercenarios), la privatización de la industria petrolera, y la imposición del neoliberalismo: el funesto método económico aplicado en décadas pasadas en Latinoamérica, por el cual se le entrega a las transnacionales extranjeras, todos los sectores productivos, y se exime al gobierno de toda responsabilidad social, incluyendo educación y salud pública. 

 

 

Ahora la escalada contra Irán está ya en marcha, e, incomprensiblemente, el mundo contempla el circo mediático de la estigmatización de ese gobierno, con una apatía pasmosa que apesta a complicidad. En el pasado, las evidencias de las operaciones de bandera falsa emergían demasiado tarde para los países invadidos. 

 

Ahora, gracias a los medios alternativos, el mundo sabe que son falsas las acusaciones, como injustas las presiones de una coalición de potencias nucleares, contra Irán por su programa nuclear. 

 

Esta vez, si estos imperios invaden a Irán, el mundo espera que China y Rusia, potencias emergentes con derecho a veto en el consejo de seguridad de la ONU, se opongan al asalto. 

 

Es concebible, según lo demuestra la historia, que Israel ataque de todas maneras, con el apoyo de Londres y Washington. 

 

Por eso, es importante que los pueblos del mundo se manifiesten de inmediato, que presionen a los organismos internacionales a manifestarse, porque si sabiéndolo, no demostramos empatía, los culpables seremos todos, y las siguientes víctimas, los pueblos latinoamericanos en proceso de cambio y descolonización.

http://www.juancarloszambrana.com

Noam Chomsky: “La inmensa mayoría de los ciudadanos árabes piensa que la mayor amenaza viene de EEUU e Israel”


Entrevista con Noam Chomsky a preguntas de diversos artistas, activistas y periodistas
“La inmensa mayoría de los ciudadanos árabes piensa que la mayor amenaza viene de EEUU e Israel”
Redpepper.org
Traducido del inglés por Sinfo Fernández

Para su segunda entrevista en menos de un año con el profesor Noam Chomsky (la primera tuvo lugar en Cambridge en septiembre de 2010), Frank Barat le pidió a renombrados artistas y periodistas que le enviaran cada uno la pregunta que les gustaría formularle a Noam.

John Berger

La práctica política sorprende a menudo por su vocabulario político. Por ejemplo, se dice que la reciente revolución en Oriente Medio se produce para pedir democracia. ¿Podemos encontrar palabras más adecuadas? ¿No es acaso la utilización de las viejas y tan a menudo traicionadas palabras una manera de absorber el impacto en lugar de recogerlo y seguir transmitiéndolo?

Para empezar, creo que la palabra revolución es un poco exagerada. Quizá pueda convertirse en una revolución pero, por el momento, es un llamamiento a una reforma moderada. Hay varios elementos, como el movimiento obrero, que ha intentado seguir más allá, pero aún está por ver hasta dónde llega. La cuestión es correcta pero no es fácil salir de ahí. No sólo sucede con el término democracia, también con cada palabra que tenga que ver con la discusión de asuntos políticos. Tiene dos significados. Tiene un significado literal y tiene el significado que se le asigna respecto al bienestar político, a la ideología, a la doctrina. Por tanto, o dejamos de hablar o intentamos utilizar las palabras de forma consciente. Como le digo, no solo ocurre eso con la palabra democracia.

Coja una palabra sencilla, como “persona”. Parece sencilla. Échele un vistazo. Es muy interesante ver lo que ocurre con esa palabra en EEUU. EEUU garantiza derechos personales que quizá lleguen más lejos que en cualquier otro país. Pero profundice en ellos. Las enmiendas de la constitución afirman muy explícitamente que no podrá privarse a ninguna persona de sus derechos sin el debido proceso legal. Eso vuelve a aparecer en la 14ª enmienda, pero fue la 5ª enmienda la que trató de aplicarlos a los esclavos liberados sin conseguirlo. Los tribunales han venido reduciendo y ampliando su significado de forma crucial. Ampliaron el significado para incluir a las corporaciones: entidades legales ficticias establecidas por un poder estatal. Por tanto, les concedieron los derechos de las personas, incluso derechos que iban más allá de los de las personas. Por otra parte, también redujeron su alcance porque lo lógico era pensar que el término “persona” iba a aplicarse asimismo a esas criaturas que caminan a nuestro alrededor haciendo los trabajos sucios de la sociedad y que no disponen de documentación. Pero no fue así, porque había que privarles de sus derechos. Por tanto, los tribunales, en su infinita sabiduría, decidieron que no son personas. Las únicas personas son la gente que tiene la ciudadanía. Por tanto, las entidades corporativas no humanas como el Barclays Bank, son personas, con derechos de gran alcance. Pero los seres humanos, la gente que barre las calles, no son personas, no tienen derechos y lo mismo ocurre con cada término que examines.

Cojamos ahora la expresión “acuerdos de libre comercio”. Por ejemplo: hay un Acuerdo de Libre Comercio Norteamericano: Canadá, Estados Unidos y México. El único término exacto que hay ahí es “norteamericano”. No es realmente un “acuerdo”, si es que se considera que los seres humanos forman parte de sus sociedades, porque la población de los tres países estaba en contra del mismo. Por tanto, no es un acuerdo. Tampoco va de “libre comercio”, es proteccionista en sumo grado, establece tremendas protecciones a los derechos de monopolio en los precios de las corporaciones farmacéuticas, etc. Una gran parte de todo eso no va de comercio en absoluto. En realidad, lo que llamamos “comercio” es una especie de burla.

Por ejemplo, en la antigua Unión Soviética, si se fabricaban ciertas partes en Leningrado y se enviaban a Varsovia para que las montaran y después venderlas en Moscu, yo no llamaría a eso comercio, aunque cruzara fronteras nacionales. Eran interacciones dentro de una economía de mando único. Y ocurre exactamente lo mismo si General Motors fabrica unas partes en Indiana, las envía a México para que las ensamblen y las vende en Los Ángeles. Eso sería comercio en ambos sentidos. En realidad, si se busca la parte comercial, solo representa el 50%. Eso es bastante poco. Y gran parte del acuerdo tiene que ver sólo con derechos de inversión: garantizarle a General Motors, por ejemplo, los derechos de las compañías nacionales en México, cosa que los mexicanos no consiguen en EEUU. Cojan el término que quieran. Se van a encontrar siempre con exactamente lo mismo. Por tanto, sí, eso es un problema y tenemos que afrontarlo intentando clarificar de qué modo utilizamos una terminología equivocada.

Chris Hedges

Julien Benda, en “The Treason of Intellectuals” defiende que solo cuando los intelectuales no persiguen objetivos prácticos o ventajas materiales es cuando pueden servir como conciencia y correctivo. ¿Puede abordar el tema de la pérdida de filósofos, líderes religiosos, escritores, periodistas, artistas y académicos que en algún momento vivieron sus vidas en oposición directa al realismo de las multitudes y lo que esto ha implicado para nuestra vida moral e intelectual?

Puedo comprender sus sentimientos y compartirlos, pero no sé qué pérdida fue esa. ¿Alguna vez fue eso cierto? Que yo recuerde no hubo ninguna época, el término intelectual llegó a ser de uso común en su sentido moderno general en la época de los partidarios de Dreyfus. Eran una pequeña minoría. Una minoría pequeña y vilipendiada. La masa de intelectuales apoyaba al poder estatal. Durante la primera guerra mundial y poco después, en cada uno de los países, los intelectuales apoyaban apasionadamente a su propio estado y su propia violencia. Hubo un puñado de excepciones, como Bertrand Russell en Inglaterra o Rosa Luxemburgo y Karl Liebknecht en Alemania o Eugene Debs en Estados Unidos, pero todos ellos fueron a la cárcel. Se les marginaba y metía en prisión. En el círculo de John Dewey, los intelectuales liberales de EEUU, que eran fervientes partidarios de la guerra, hubo uno de sus miembros, Randolph Warren, que se mantuvo aparte. No le metieron en la cárcel, EEUU es un país bastante libre, pero le echaron de las revistas, se quedó intelectualmente exiliado, etc. Así es como siempre ha ocurrido.

Eche una mirada cuidadosa a los años sesenta, un período de gran activismo: los intelectuales apoyaban mucho a Martin Luther King y al movimiento por los derechos civiles siempre y cuando se limitara a atacar a alguien. Mientras el movimiento por los derechos civiles persiguiera a sheriffs racistas en Alabama, era estupendo. Todo el mundo lo alababa. En cuanto se ocupó de cuestiones de clase, se le marginó y suprimió. La gente suele olvidar que le asesinaron cuando tomaba parte en una huelga de los trabajadores del sector sanitario y que iba de camino a Washington para ayudar a organizar el movimiento popular de los pobres. Bien, eso suponía cruzar un límite, eso hacía sentir que iba a por nosotros. Iba contra los privilegios y el norte, etc. Por eso los intelectuales desparecieron.

Con respecto a la guerra de Vietnam, ocurre exactamente lo mismo. Casi no hubo nadie entre los intelectuales conocidos –hubo desde luego gente al margen de la sociedad, jóvenes y demás-, pero entre los intelectuales con prestigio, prácticamente nada. Ya al final, tras la ofensiva de Tet en 1968, cuando la comunidad empresarial se volvió contra la guerra, entonces podías ver aparecer a gente diciendo “Sí, siempre estuve en contra de la guerra”… pero no queda ni el menor indicio de eso, nada en absoluto.

En realidad hay que acudir a la historia más antigua. Vayamos a la Grecia clásica, ¿quién se bebió la cicuta? Al tipo se le acusó de corromper a los jóvenes de Atenas con falsos dioses. Cojan los registros bíblicos. No aparece el término “intelectual” sino que hay un término que significa lo que ellos entendían por intelectual, el de “profeta”. Es una mala traducción de una oscura palabra hebrea. Había los llamados profetas, intelectuales, que formulaban la crítica política, condenaban al rey por provocar desastres, condenaban los crímenes del rey, pedían misericordia para los viudas y los huérfanos, etc. Bien, a esa gente podríamos llamarla intelectuales. ¿Cómo se les trataba? Se les denunciaba como gente que odiaba a Israel. Esa es la frase exacta que se utilizaba. Ese es el origen de la frase “auto-odio judío” en el período moderno. Y se les encarcelaba, se les dejaba en el desierto, etc. Ahora bien, había intelectuales a los que se elogiaba: los aduladores de la corte. Siglos después, se les llamó “falsos profetas”. Pero no en ese preciso momento. Desde entonces ocurre casi siempre la misma historia.

Hay unas cuantas excepciones. En el período actual, la principal excepción que conozco es Turquía. Es el único país donde yo sé que importantes artistas, académicos, periodistas y editores –una gama muy amplia de intelectuales- no sólo condenan los crímenes del estado, sino que se implican en constantes desobediencias civiles contra él. Enfrentándose, soportando a menudo castigos muy duros. Me entran ganas de reír cuando llego a Europa y oigo a la gente quejarse de que los turcos no son lo suficientemente civilizados como para incorporarse a su avanzada sociedad. Podrían aprender bastantes lecciones de Turquía. Y eso es bastante inusual. En realidad es tan inusual que apenas se conoce, no puedes ni plantearlo. Pero, aparte de la palabra “pérdida”, creo que los comentarios de Chris Hedges son exactos, pero yo no puedo percibir ninguna pérdida.

Creo que casi siempre ha pasado lo mismo. Desde luego, lo que varía es la forma en que se trata a esos intelectuales. Digamos que puede que en EEUU se les vilipendie o algo así, en la antigua Unión Soviética, en Checoslovaquia en los sesenta y en los setenta, podían encarcelarles, como encarcelaron a Havel. Si en esa época te encontrabas en los dominios americanos, como El Salvador, el batallón de elite entrenado en la escuela especial de guerra de EEUU podía reventarte el cerebro. Por tanto, sí, dependiendo del país, se trata a la gente de forma diferente.

Amira Hass

Los levantamientos de los países árabes, ¿le han hecho cambiar o revisar sus antiguas evaluaciones? ¿Han afectado, y cómo, a sus ideas sobre, por ejemplo, masas, esperanza, Facebook, pobreza, intervención occidental, sorpresa?

Amira y yo nos reunimos en Turquía hace un par de meses, tuvimos un par de horas para hablar y ninguno de nosotros previó nada, quizá ella sí, pero si lo previó, no dijo nada, ciertamente yo no preví nada, no estaba sucediendo nada en el mundo árabe, por tanto, sí, cambié de opinión a ese respecto porque fue algo inesperado. Por otra parte, cuando miras atrás, no hay diferencia con lo que ocurría antes, excepto que en el pasado los levantamientos eran violentamente suprimidos, y eso fue lo que ocurrió en noviembre, al principio de los levantamientos, en el Sahara Occidental que Marruecos invadió hace 25 años, violando las resoluciones de las Naciones Unidas y ocupándolo brutalmente.

En noviembre se produjo esa primera protesta no violenta que las tropas marroquíes aplastaron violentamente, que es algo que llevan 25 años haciendo; fue lo bastante grave como para que se presentara una petición de investigación en las Naciones Unidas, pero entonces Francia fue e intervino. Francia es el principal protector de atrocidades y crímenes en África Occidental, son las viejas posesiones francesas, por eso bloquearon la investigación de las Naciones Unidas, de lo que fue la primera protesta. La siguiente fue en Túnez, de nuevo más o menos una zona francesa, pero tuvo éxito, derrocaron al dictador. Y después vino Egipto, que es la más importante debido a su relevancia en el mundo árabe, que fue inmensamente notable, un inmenso despliegue de valor, dedicación y compromiso. Tuvieron éxito al deshacerse del dictador, aunque el régimen no ha cambiado aún. Quizá cambie pero todavía sigue ahí, diferentes nombres pero nada nuevo; ese levantamiento, el del 25 de enero, fue dirigido por los jóvenes que se llamaron a sí mismos el Movimiento del 6 de abril.

Bien, el 6 de abril se llama así por una razón, eligieron ese nombre porque fue la fecha de una acción importante de lucha un par de años antes en el complejo industrial textil de Mahalla, y que se suponía iba a ser una huelga importante, se llevaron a cabo actividades de apoyo y demás. Bien, fueron aplastados violentamente, eso fue el 6 de abril y esa fue una de la serie de huelgas. Por cierto, poco después del aplastamiento del levantamiento del 6 de abril, el presidente Obama fue a Egipto a dar su famoso discurso sobre el acercamiento al mundo musulmán y demás. Se le pidió en una conferencia de prensa que dijera algo sobre el gobierno autoritario del presidente Mubarak y dijo que no, que Mubarak era un buen hombre, que estaba haciendo cosas buenas manteniendo la estabilidad y aplastando la huelga del 6 de abril y que eso estaba bien.

Lo más llamativo es Bahrein. Lo que ahí sucede está alarmando a Occidente, en primer lugar porque Bahrein alberga la quinta flota estadounidense, una fuerza militar importante en la región. Segundo, porque es de mayoría chií y se llega hasta allí justo a través de una carretera elevada desde el este de Arabia Saudí, que tiene también una población de mayoría chií, y sucede que es donde se encuentra la mayor parte del petróleo. Durante años, los planificadores occidentales se han preocupado por los incidentes históricos y geográficos de allí porque la mayor parte del petróleo mundial se halla en zonas chiíes, justo alrededor de esa parte del Golfo, Irán, sur de Iraq, este de Arabia Saudí. Bien, si el levantamiento de Bahrein se extiende a Arabia Saudí, las potencias occidentales se van a ver realmente en dificultades y de hecho Obama ha cambiado la retórica que utilizaba oficialmente para hablar de los levantamientos. Durante un tiempo habló de cambio de régimen, ahora habla de alteración del régimen. No queremos que haya cambios, es estupendo contar con un dictador que nos haga el trabajo sucio.

En la actualidad, un hecho bastante sorprendente sobre todo esto es que…, eche un vistazo a las filtraciones de WikiLeaks, es muy interesante. Las más conocidas en Occidente, los grandes titulares, los filtros de los embajadores que decían que el mundo árabe nos apoya contra Irán… Pero había algo que faltaba en esas reacciones en los periódicos, en los columnistas y otros, a saber: la opinión pública árabe, ¿qué querían decir con eso de que los dictadores árabes nos apoyan? ¿Qué pasaba con la opinión pública árabe? No había nada, no se informaba de nada. En EEUU: cero, creo que hay un informe en Inglaterra, de Jonathan Steele, y probablemente nada en Francia, no sé. Pero se conoce bien, y muy prestigiosas agencias lo han publicado, que los árabes que piensan que Irán es una amenaza representan el 10%.

La mayoría, la inmensa mayoría, piensa que la mayor amenaza viene de EEUU e Israel. En Egipto, el 90% dicen que EEUU es la mayor amenaza, en realidad la política de EEUU es tan dura que yo creo que en Egipto casi el 80% piensan que el régimen sería mejor si Irán tuviera armas nucleares. Por toda la región la mayoría piensa así. Volviendo a John Berger y al término democracia, la valoración de los intelectuales occidentales de la democracia es tan profunda y está tan profundamente arraigada que ni siquiera a alguien se le ocurre preguntar qué piensan los árabes; cuando nos sentimos eufóricos de que los árabes nos apoyen, la respuesta es que no nos importan, mientras se estén quietos y sometidos y controlados, mientras haya eso que llamamos estabilidad, no importa lo que piensen. Los dictadores nos apoyan y punto, nos sentimos eufóricos ante ese tipo de vínculos, junto a un buen montón de cuestiones… Pero, volviendo al comentario de Amira Hass, lo sucedido debería llevarnos a pensar en lo que ha estado acaeciendo no solo en el mundo árabe sino en más lugares y muy a menudo está motivado por una razón esencial: la de haber sido sometidos con violencia y así ha ocurrido a lo largo de todo un siglo.

Quiero decir que los británicos estuvieron suprimiendo el movimiento democrático en Irán hace más de un siglo. En Iraq hubo un alzamiento chií y, tan pronto como los británicos improvisaron el país tras la primera guerra mundial, suprimieron violentamente los grandes levantamientos; uno de los primeros usos de la aviación fue atacar a los civiles. Lloyd George escribió en su diario que eso fue algo grandioso porque teníamos que reservarnos el derecho a bombardear a los “negros”. Continuó en 1953 cuando EEUU y Gran Bretaña se unieron para derrocar en Irán al gobierno parlamentario. De 1936 a 1939, hubo un levantamiento árabe en Palestina contra los británicos que fue violentamente aplastado.

La primera Intifada fue de nuevo un levantamiento popular muy importante. No fue violento en absoluto pero sí un verdadero movimiento popular, con grupos de mujeres protestando contra la estructura feudal, intentando desmantelarla. Fue aplastado sin piedad. Tan pronto sucedían cosas como esas, se las aplastaba. Lo que es inusual en esta ocasión es que en la mayoría de los países son lo suficientemente fuertes como para poder sostenerse. No sabemos qué sucederá en Bahrein y Arabia Saudí. En realidad, no sabemos qué va a suceder en Egipto. El ejército, que ha conservado hasta ahora al menos el control y el alto mando militar, está profundamente empotrado en el viejo régimen opresor. Se habían apoderado de gran parte de la economía, eran los beneficiarios de la dictadura de Mubarak, no van a ceder fácilmente, por eso nos queda por ver qué va a suceder allí.

Ken Loach

¿Cómo superar el sectarismo en la izquierda?

No creo que lo consigamos nunca. Hay una forma de sectarismo que es bien recibida, a saber: la discrepancia. Hay muchas cosas poco claras, deberíamos discutir, buscar diferentes opciones y demás, ver qué quiere expresar Ken con sectarismo y qué significa en general; son una serie de iniciativas que algunas veces intentan, y a menudo consiguen, romper los movimientos populares. Las personas individuales o los grupos políticos que tienen su propia agenda y quieren hacerse con el control se convierten en pequeños Lenin. No creo que vaya a eliminarse nunca ese tipo de sectarismo. Se le puede marginar, como por ejemplo, durante los levantamientos del mundo árabe, es decir, Egipto, la Plaza de Tahrir, fueron sorprendentemente muy poco sectarios y había muchos puntos de vista diferentes, pero había unidad y un objetivo común. Lamentablemente, eso está empezando a desbaratarse.

Justo ayer hubo una manifestación de mujeres para exigir sus derechos. Las atacaron. Es una sociedad muy sexista y atacaron a las mujeres. OK, eso es sectarismo. Hay también ahora un sectarismo religioso en desarrollo, quiero decir que cuando un objetivo común ya no sirve para unir a la gente en una lucha, entonces te encuentras con el sectarismo. Esa es la forma de unir a la gente. Por ejemplo, en el movimiento obrero en EEUU. La fuerza obrera ha sido extremadamente racista y no necesariamente sólo contra los negros; por ejemplo, a finales del siglo XIX se trataba igual a los irlandeses que a los negros. Quiero decir que podías pasear por Boston y ver carteles que decían “Ni perros ni irlandeses”, etc.

Se nos llamaba hunos, eso significa alguien que viene de la Europa Oriental, un amargo racismo contra los hunos, contra los italianos, se extendía hasta donde alcanzaba la vista. Pero cuando empiezan las oleadas de huelgas a finales del siglo XIX y van adquiriendo importancia, hay lugares como los centros mineros del carbón y del acero en el oeste de Pensilvania donde la gente tomó las ciudades y las gobernó. En ese punto el sectarismo desapareció, el racismo desapareció y se unieron para tratar de conseguir algo. Lo mismo ocurrió con la organización CIO en la década de 1930, superó el racismo contra los negros y trabajaron juntos. Esa es la única forma que yo conozco de conseguir las cosas. Lo mismo sucedió en el movimiento por los derechos civiles. Si tienes un objetivo común y puedes coordinarte para intentar conseguirlo, entonces se dejan a un lado los esfuerzos sectarios, no es que desaparezcan, hay gente que sigue maniobrando en la periferia y quizá si los motivos y los compromisos se suavizan pueden empezar a intentar hacerse con todo, como empezamos a ver en Egipto, pero no conozco otra forma de conseguirlo.

Paul Laverty

Probablemente no ha habido nunca una época en la que haya habido tanta concentración de la riqueza y del poder en tan pocas manos. Los poderosos utilizan sistemas sofisticados para mantener este estado de cosas, pero quizá nosotros, en la izquierda, utilizamos esto también como excusa para ocultar nuestras deficiencias. ¿Qué piensa que ha fallado en nuestro esfuerzo imaginativo para construir una campaña de masas internacional que democratice los recursos y desafíe el poder corporativo? ¿Puede imaginar una época en la que podamos organizar con éxito nuestras vidas y economías sobre una base de cooperación en vez de sobre una base competitiva?

Claro que puedo imaginarlo y en realidad ha habido diversos experimentos con éxito, algunos de ellos justo ahora. Ninguno de ellos utópico, ninguno de ellos de esos a los que yo o Vd. u otros aspirarían, pero no han sido insignificantes. Tomemos, por ejemplo, el sistema de Mondragón, en España, gestionado por los trabajadores. Es una forma de cooperativa que ha tenido mucho éxito, con un éxito muy amplio.

Si mira alrededor en los EEUU, hay probablemente cientos de empresas autogestionadas, no son inmensas, aunque algunas sí son bastante grandes, pero están teniendo éxito. Cojamos justo ahora Egipto, una de las cosas más interesantes que están sucediendo en Egipto es que el movimiento obrero, que se ha mantenido militante durante años (como mencioné antes, este levantamiento no ha salido de la nada), en algunos de los centros industriales, como el caso de Mahalla, al parecer los trabajadores han tomado la empresa y la están dirigiendo ellos mismos. Bien, si eso es verdad, ese podría ser el comienzo de una revolución, por volver a las palabras de Berger. Por tanto, sí, es perfectamente factible.

El comentario sobre la desigualdad es muy real. No conozco las estadísticas detalladas de otros países, pero en EEUU la desigualdad está justo ahora en el nivel más alto de su historia desde la década de 1920. Pero eso es engañoso porque la desigualdad en EEUU está muy concentrada, en lo alto tenemos justo el 1% de la población. Eche un vistazo a la distribución de los ingresos, va de forma muy aguda hacia el extremo superior y es, literalmente, la décima parte del 1% de la población. Ahí se da una riqueza extraordinaria. De hecho eso está impulsando la desigualdad, si coges esa parte, ves que es desigual pero no puede ocultarse totalmente. ¿Quiénes son? Son los gestores de fondos de cobertura, los directores ejecutivos, los banqueros, etc. Bien, algo muy grave ha estado sucediendo.

Desde los años setenta, la economía ha cambiado de forma significativa, se ha financiarizado. Volviendo a los setenta, las instituciones financieras, los bancos, las firmas de inversión representaban un pequeño porcentaje de los beneficios corporativos. Ahora, en 2007, por ejemplo, alcanzaron el 40%. No benefician a la economía, en realidad probablemente la perjudican, no tienen utilidad social pero son poderosas. Con poder económico se controla el poder político. Por razones bastante obvias. Por eso han conseguido un extenso poder político, por ejemplo, las instituciones financieras que han puesto a Obama en el poder, de ellas es donde procede la mayor parte de su financiación.

Con poder político tienes la oportunidad de modificar el sistema legislativo y eso es lo que han estado haciendo. Por tanto, sobre todo desde los años ochenta, se han cambiado las políticas fiscales, las políticas tributarias, para asegurar una muy alta concentración de la riqueza. Se han cambiado las normas de la gobernanza corporativa. Permiten, por ejemplo, que el director ejecutivo de una corporación seleccione a la junta que va a determinar su salario. Bien, puede imaginar cuáles son las consecuencias de todo eso. En la actualidad las leemos todos los días en las portadas de los periódicos, leemos los inmensos bonos que se les dan a los encargados de la gestión, de ahí es de donde sale.

Toda la regulación se ha venido abajo, con efectos muy destacables. Esto se generaliza al resto del mundo. Estoy hablando de EEUU porque es lo que mejor conozco. Realmente, la regulación del New Deal impidió hasta los años ochenta que surgiera una crisis financiera. Desde la década de 1980, crisis tras crisis, varias durante los años de Reagan, bastante graves, de hecho Reagan dejó el poder con la peor crisis financiera desde la depresión. El escándalo de Savings & Loans, luego llegó Clinton, después esta crisis de la vivienda, ocho malditos billones de dinero desaparecido, la economía devastada. Bien, todo eso es fruto de decisiones políticas.

Mientras tanto el coste de las campañas electorales sigue incrementándose y eso obliga a las partes a meterse muy profundamente en los bolsillos de los sectores corporativos donde está el dinero. Se espera que las próximas elecciones, en 2012, cuesten alrededor de 2.000 millones de dólares. Eche un vistazo a la administración Obama y se dará cuenta que ha estado incorporando a ejecutivos a su gobierno. Son quienes tienen acceso a la financiación de las corporaciones que van a comprar las elecciones. Las elecciones están convirtiéndose en una mera farsa dirigida por la industria de las relaciones públicas. Es un esfuerzo de marketing, lo están diciendo abiertamente. En realidad, Obama ganó el premio de la industria de la publicidad a la mejor campaña de marketing en 2008, saben exactamente de qué va exactamente el asunto. Bien, todo eso es una especie de círculo vicioso. Aumenta la concentración de la riqueza, incrementa el poder político, que actúa para aumentar aún más la riqueza.

¿Por qué no hay reacción? Ahora sí está habiendo reacción, por vez primera, lo que está sucediendo en Wisconsin es una reacción muy importante. Hay decenas de miles de personas en las calles, día tras día, con mucho apoyo popular, quizá les apoyen las dos terceras partes de la población. Están intentando defender los derechos de los trabajadores, el derecho a la negociación colectiva, que está bajo ataque. Me refiero a que el mundo de los negocios comprende muy bien que la única barrera ante su total tiranía corporativa es el movimiento organizado de trabajadores. Por eso hay que destruirlo. La historia del movimiento obrero en EEUU ha sido extremadamente violenta, más que en Europa y allí se han hecho esfuerzos tras esfuerzos para acabar con los sindicatos, pero siguen renaciendo. Ahora hay un esfuerzo importante en su contra, pero se está resistiendo. Los grandes movimientos populares resisten.

¿Pero dónde está la izquierda? Es interesante lo que está sucediendo ahora con la izquierda. Después de la década de 1960 en que hubo un gran renacimiento, no ha habido gran activismo en la izquierda. Hay ahora muchos más jóvenes activistas que en los sesenta. Pero los problemas han cambiado. Algunas veces se les denomina post-materialistas. Son temas importantes, no los desprecio. Los derechos de los homosexuales, los derechos medioambientales, los derechos de las mujeres, son todos importantes pero no llegan a preocupar a la gente que está sufriendo un desempleo al nivel de la depresión. No le llegan al 20% de la población que necesita bonos de ayuda alimentaria. No ha habido ese tipo de difusión y organización. Por eso cuando empezaron hace unas dos semanas las protestas en Wisconsin, no hubo prácticamente ninguna iniciativa de la izquierda. Bueno, un par de personalidades bien conocidas llegaron para dar alguna charla, pero poco más, no estaba organizada por grupos de izquierdas, que deberían estar en el mismo corazón de todo. Pero están por ahí y es mejor que se presenten o vamos a tener problemas.

Aunque el activismo de izquierdas es importante, muy importante, está bastante divorciado de la lucha diaria por la supervivencia y una vida decente de la mayoría de la población y esa es una brecha que hay que superar de algún modo.

Alice Walker

Creo que es inevitable la solución de un único estado al impasse Palestina/Israel, y que es más justa de lo que podría ser la solución de los dos estados. Esto se debe a que no creo que Israel deje nunca de intentar tener bajo control a los palestinos, ya sean ciudadanos de Israel o vivan en los territorios ocupados. Con la solución de los dos estados habría un estado israelí y un bantustán palestino.

Me ha sorprendido mucho su rechazo de la idea de un estado como algo casi absurdo y me gustaría entender por qué piensa así. ¿No hay ninguna esperanza de que israelíes y palestinos puedan vivir juntos como los blancos y los negros tras la caída del apartheid, en Sudáfrica?

Es una pregunta interesante. Es una mujer maravillosa, hace un buen trabajo, está realmente comprometida con la causa palestina pero la pregunta dice algo sobre el reciente movimiento de solidaridad palestino. Quiero decir, si yo le hubiera preguntado a ella, pongamos, ¿por qué piensas que es absurdo intentar defender derechos civiles para los negros en EEUU? Se habría sentido desconcertada, ha dedicado gran parte de su vida a eso. De hecho, la única respuesta posible sería: ¿De qué planeta sales? Eso es lo que he estado haciendo toda mi vida.

Es exactamente lo mismo aquí. Hace ya setenta años que hemos estado defendiendo lo que en la reciente reencarnación recibe el nombre de un acuerdo para Un Estado. Un acuerdo para Un Estado, que no solución. Ese Acuerdo de Un Estado solía llamarse acuerdo binacional y si se piensa en ello, sí, tendrá que ser un acuerdo binacional. Eso fue lo que estuve haciendo cuando era un joven activista en los años cuarenta, en oposición a un estado judío. Y así he continuado siempre. Y es duro perder eso. Desde los últimos años de la década de 1960 he escrito toda una serie de libros, un número inmenso de artículos, charlas constantemente, miles de ellas, entrevistas, siempre alrededor de lo mismo. Intentando trabajar por un acuerdo binacional, en oposición a un estado judío.

He hecho una tonelada de trabajo acerca de ese tema, trabajo activista, escribiendo, etc. Pero no es sólo un eslogan y creo que es por eso por lo que alguien como Alice Walker lo desconoce. No es sólo un eslogan, “vivamos juntos y felices”. Se trata de enfrentar seriamente el problema. Si eres serio sobre eso, te preguntas “¿cómo podemos conseguirlo?”. Te preguntas qué pasos hay que dar que nos lleven ahí, no sólo piensas en lo bonito que sería si tuviéramos paz. Eso es fácil, pero, ¿cómo lo conseguimos? Bien, depende de las circunstancias, como todas las opciones tácticas. En el período anterior a 1948, era sencillo, no queremos un estado judío, tengamos un estado binacional. De 1948 a 1967, te decías a ti mismo que no era sensato elegir esa posición. En 1967 se abrió de nuevo la posibilidad. Hubo una oportunidad en 1967 de avanzar hacia algún tipo de sistema federal para después llegar a una integración más estrecha, quizá un auténtico estado laico binacional.

En 1975 cristalizó el nacionalismo palestino y se introdujo en la agenda, y la OLP se decantó por el acuerdo de dos estados, con el inmensamente abrumador consenso internacional de esa época para un acuerdo de dos estados en la forma que todo el mundo conoce. De 1967 a 1975 era imposible defenderlo directamente y era un anatema, algo odiado, denunciado porque era amenazante. Era amenazador porque podía cumplirse y eso dañaría la formación política. Por tanto, en cuanto se daban cuenta, se denunciaba y difamaba. Desde 1975 podías aún mantener esta posición pero tenías que enfrentar la realidad, que tendría que conseguirse por etapas. Sólo hay una propuesta que nunca he escuchado, que vivamos todos juntos en paz; la única propuesta que conozco, empezando con el consenso internacional, es la del acuerdo de dos estados. Reducirá el nivel de violencia, el ciclo de violencia, abrirá posibilidades para una interacción más estrecha que ya se produce a algún nivel, incluso en las circunstancias actuales, comercial, cultural y otras formas de interacción. Eso podría llevar a erosionar las fronteras. Eso podría mover a una mayor interacción y quizá a algo como el viejo concepto de estado binacional.

Lo llamo acuerdo ahora porque no creo que este sea el final del camino. No veo razón particular alguna para rendir culto a las fronteras imperialistas. Así que cuando mi esposa y yo volvemos a cuando éramos estudiantes e íbamos con la mochila por el norte de Israel y sucedía que cruzabas al Líbano, porque no hay una frontera marcada, ya sabe, aparecía alguien gritándonos y diciéndonos que nos volviéramos. ¿Por qué debería haber una frontera allí? Se impuso mediante la violencia francesa y británica. Tendríamos que avanzar hacia una mayor integración de toda la región, no hacia un acuerdo de un estado si es que hablamos de palabra. En cualquier caso, hay un montón de cosas equivocadas respecto a los estados, ¿por qué deberíamos rendir culto a las estructuras estatales? Tendríamos que socavarlas. Ahora bien, en una serie de pasos. Si alguien puede pensar en otra vía para llegar hasta ahí, entonces debería contárnoslo. Podemos escucharle y hablar sobre ello. Pero no sé de otra vía. Por tanto, todo lo que he estado escribiendo y hablando es demasiado complejo para ponerlo en un mensaje de twitter. En esta época, eso significa que no existe. Tienes que apoyar tanto el acuerdo para dos estados como el acuerdo para un estado. Tienes que apoyar ambas cosas, porque una de ellas es la senda para conseguir la otra. Si no haces el primer movimiento, no vas a parte alguna. Ahora Alice Walker dice que Israel no aceptará un acuerdo de dos estados. Tiene razón. Tampoco va a aceptar el acuerdo de un estado. Por tanto, si ese argumento tiene alguna fuerza, su propuesta está fuera de lugar, la mía también.

Por ese mismo argumento, podías ponerte a tratar de demostrar que el apartheid nunca iba a tener fin. Que los nacionalistas blancos nunca aceptarían poner fin al apartheid, lo cual es verdad, entonces, OK, renunciemos a la lucha contra el apartheid. Indonesia nunca iba a renunciar a Timor Este, los generales decían eso alto: “es una provincia nuestra y vamos a mantenerla”. Eso habría sido verdad si las acciones se hubieran producido en el vacío. Pero no había tal vacío, había otros factores implicados. Uno de los factores, que es importante, y de hecho en estos casos es decisivo, es la política estadounidense. Bien, eso no está gravado en piedra. Cuando la política de EEUU cambió acerca de Indonesia y Timor Este, se tomó literalmente una frase del presidente Clinton para conseguir que los generales indonesios se fueran. En un determinado momento él dijo: “Se acabó”. Y se retiraron.

En el caso del apartheid, fue un poco más complicado. Cuba jugó un gran papel. Por ejemplo, Cuba expulsó a los sudafricanos de Namibia y protegió a Angola. Eso tuvo un gran impacto. Pero fue cuando cambió la política de EEUU, hacia 1990, cuando en ese momento el apartheid se vino abajo. Ahora, en el caso de Israel, EEUU es decisivo. Israel no puede hacer nada sin contar con el apoyo de EEUU. Le proporciona apoyo diplomático, militar, económico e ideológico. Cuando ese apoyo se retira, hacen lo que EEUU dice. Y así ha sucedido en realidad una vez y otra.

Por tanto, si fuera verdad que se estuviera actuando en un vacío nunca hubieran aceptado nada sino lo que están haciendo ahora. Apoderándose de la prisión que es Gaza, apoderándose de todo el territorio que les da la gana, ya sabe, y así van a seguir. Pero no están actuando en un vacío. Hay cosas que podemos hacer, como en otros casos, para cambiar eso. Y en este caos, pienso que puede considerarse e incluso trazarse un plan para poder avanzar hacia el acuerdo de un estado como un paso hacia algo incluso mejor, hay que seguir. Por lo que puede verse, el único camino para conseguir eso es apoyando el consenso internacional como primer paso. Un paso, un preludio para más pasos. Eso significa acciones muy concretas. No tenemos que organizar un seminario para discutir sobre posibilidades abstractas. Hay pasos muy concretos que podemos dar.

Por ejemplo, retirar al ejército israelí de Cisjordania. Esa es una propuesta concreta y hay toda una serie de medidas a adoptar para llevarla a cabo. Por ejemplo, Amnistía Internacional, que no es precisamente una organización revolucionaria, ha pedido un embargo de armas sobre Israel. Bien, si EEUU, Gran Bretaña, Francia, otros, si los pueblos pueden presionar a sus gobiernos para que acepten esa propuesta y decir, habrá un embargo de armas a menos que saques a tu ejército de Cisjordania, eso tendría efecto. Hay otras acciones que podrían hacerse. Si el ejército sale de Cisjordania, los colonos se irán también con ellos. Se subirán a los camiones que les faciliten y se trasladarán desde sus casas subvencionadas en Cisjordania a sus casas subvencionadas en Israel. Al igual que hicieron en Gaza cuando se les dio la orden. Es probable que algunos se queden, pero eso no importa, si quieren seguir en un estado palestino, eso es asunto suyo. Por tanto, hay cosas muy concretas que pueden hacerse. Sé que no es cuestión de chascar los dedos y ya está, pero no es pedir mucho más que el tipo de cosas que han sucedido en otras partes cuando la política de las grandes potencias cambió, sobre todo la de EEUU.

Puede disponerse del video con esta entrevista en YouTube.

Frank Barat es coordinador del Tribunal Russel sobre Palestina y acaba de editar el libro de Noam Chomsky e Ilan Pappé “Gaza in Crisis: Reflections on Israel’s War Against the Palestinians”.

Fuente:

http://www.redpepper.org.uk/interview-with-noam-chomsky/

Por qué Israel no es una democracia


Entrevista con Ilan Pappé, profesor de la Facultad de Ciencias Sociales y Estudios Internacionales de la Universidad de Exeter
Por qué Israel no es una democracia
Traducido para Rebelión por LB
Frank Barat: Recientemente EEUU han vetado una resolución del Consejo de Seguridad de la ONU declarando que todos los asentamientos israelíes son ilegales, constituyen un obstáculo para la paz (…) y han resultado perjudiciales para las conversaciones de paz. Curiosamente, todos los demás países votaron a favor y EEUU tuvo que aguantar las críticas de sus aliados europeos. Da la impresión de que los EEUU están cada vez más aislados cuando se trata de Israel. ¿Cuál es actualmente la importancia estratégica de Israel para EEUU? ¿Ha cambiado desde 1967?

Ilan Pappé: Creo que la importancia de Israel para los Estados Unidos sigue siendo la misma de siempre. Debemos aguardar a ver si las revoluciones árabes conseguirán cambiarla, pero cuando se emitió ese veto creo que incluso si lo sucedido en el mundo árabe tuviera un impacto fundamental en el pensamiento estadounidense con respecto a Israel, todavía es demasiado pronto para que su efecto pueda sentirse en la política estadounidense. Así que mi conjetura es, y lo hemos visto a lo largo de toda la política del gobierno de Barack Obama hacia Israel, que las mismas presiones bajo las que se moldeó y formuló la política estadounidense con respecto a Israel durante la administración de Bush todavía siguen vigentes en la administración Obama. Así que nadie debería sorprenderse de que Obama haya vetado esa resolución, y si se presentara otra la volvería a vetar, aunque sí creo que el hecho de que los Estados europeos miembros no la vetaran y no le siguieran la corriente a EEUU en este asunto es un signo de la tendencia general, eso es algo palpable. Usted lo llama aislamiento de los Estados Unidos; yo diría que es el comienzo de un proceso interno de repensamiento de la política estadounidense que tardará todavía bastante tiempo en madurar pero que definitivamente está ocurriendo.

Frank Barat: Haaretz y The Guardian han publicado que Angela Merkel mantuvo una durísima conversación telefónica con Netanyahu sobre el proceso de paz, y que le dijo a éste: “Sois vosotros los que nos habéis decepcionado a nosotros. No habéis dado ni un solo paso hacia la paz”. Viniendo de Alemania, el defensor europeo nº1 de Israel (junto con Polonia), se trata de algo bastante extraordinario. ¿Es posible que veamos pronto un cambio en la postura de Europa hacia Israel? Más importante aún, ¿podría jugar Europa un papel más equilibrado que EEUU en la cuestión de Palestina?

Ilan Pappé: Hemos de ser cuidadosos en este punto. Eso es cierto tanto en lo que respecta a Angela Merkel como a Barack Obama. Lo que ellos quieren en lugar del gobierno de Netanyahu, que es definitivamente un tipo de gobierno con el que no les gusta tratar, es un gobierno sionista de centro, el gobierno de Kadima, el cual, se lo recuerdo, según las filtraciones de Al Yazira durante el mandato de Olmert se negó incluso a aceptar la más generosa y estúpida oferta jamás realizada por la dirigencia palestina a los israelíes. Por eso, cuando Angela Merkel se enfada con Netanyahu lo que quiere es ver a Tzipi Livni como primera ministra, lo que no supone ningún cambio en la política israelí y en absoluto alivia la opresión de los palestinos. Ésa es la cuestión, de modo que no hay tanto de lo que alegrarse por el hecho de que estén enojados con Netanyahu. El tiempo dirá si eso puede significar algo más profundo que la situación antidemocrática en Europa en virtud de la cual existe una opinión pública que es anti israelí y pro palestina pero que no aparece reflejada en las políticas de la elite política. Es posible que [el incidente] refleje también un deseo por parte de políticos como Angela Merkel de representar más fielmente el impulso y las posiciones básicas de la opinión pública europea con respecto a Israel, pero creo que debemos esperar para ver si este momento de transformación está ocurriendo realmente ante nuestros los ojos.

Frank Barat: Los reciente “Papeles palestinos” han confirmado que Israel y EEUU fueron los dos principales obstáculos en el conflicto entre Israel y Palestina. Sin embargo, en lugar de utilizar los documentos para denunciar el obstruccionismo de Israel, la Autoridad Palestina ha atacado a Al Jazeera, el mensajero. ¿Cómo explica usted eso y cuánto tiempo cree usted que la Autoridad Palestina podrá jugar el papel de “colaborador” antes de que estalle un nuevo tipo de Intifada?

Ilan Pappé: Es muy fácil entender por qué la Autoridad Palestina atacó a Al Jazeera. Aquello tuvo lugar en un momento muy desagradable en el que en el mundo árabe toda la gente estaba pidiendo más democracia, transparencia y una representación justa, y las filtraciones de Al Jazeera revelaron que la Autoridad Palestina era exactamente todo lo contrario de eso. Así que no me extraña que prefieran atacar a Al Jazeera que a Israel. Por lo que respecta a la longevidad de la AP, en realidad ésta sólo se puede relacionar con más transformaciones generales. No creo que se produzca una transformación interna palestina si antes no suceden varias cosas. Una de ellas es la continuación con éxito del tipo de transformaciones que hemos visto en el mundo árabe. Un proceso de democratización en marcha, más que democracias, como una especie de resultado final, incluso un continuo proceso de democratización en el mundo árabe es algo que animará a la gente a deshacerse de la Autoridad Palestina. En segundo lugar, el movimiento de la campaña de la sociedad civil en contra de Israel en la esfera de la elite política y del poder político. En tercer lugar, y lo más importante, es necesario encontrar una solución a la cuestión de la representación palestina. Porque es evidente que la AP no es la OLP, pero no está muy claro quién es la OLP. Sólo los palestinos, en una realidad casi imposiblemente fragmentada, debe encontrar la manera de reanimar el proceso de representación. Si hay representación palestina y se produce un cambio en el mundo árabe y surge una élite política en Occidente dispuesta a hacer algo que su público quiere que haga, creo que la AP desaparecerá, y esa será la primera estación en la senda hacia más transformaciones fundamentales sobre el terreno.

Frank Barat: En los últimos meses han ocurrido en el mundo árabe algunos acontecimientos extraordinarios. Las escenas de la plaza Tahrir en El Cairo, por ejemplo, permanecerán en la mente de la gente durante años. La gente de Egipto, Túnez, Marruecos, Yemen… tomó las calles y protestó contra la falta de puestos de trabajo, por el acceso a la educación, contra la represión, la corrupción… y se deshizo de su dictador respaldado por Occidente. Un amigo mío llamó a eso “la segunda fase del proceso de descolonización”. ¿Cuál es su opinión sobre estos acontecimientos y también sobre la situación de Libia, con respecto a la cual se han votado sanciones en la ONU y la OTAN habla de intervención militar?

Ilan Pappé: Sí, en primer lugar estoy de acuerdo con la expresión “la segunda fase de la descolonización”, o segunda fase del poscolonialismo. Es un término muy exacto para describir lo que estamos viendo. Creo que es un momento muy importante para todos nosotros, no sólo para las personas que viven en Oriente Medio, sino también para las personas que se relacionan con el mundo árabe y creen comprender lo que está sucediendo allí, por lo general a través de herramientas que han distorsionado al mundo árabe y en realidad lo han retratado de una manera muy negativa. Así que creo que la primera cosa que se puede decir sobre lo que está ocurriendo es que no se trata solamente de una reafirmación de la propia dignidad por parte del mundo árabe, es también un momento decisivo para Occidente y su actitud más bien colonialista hacia el mundo árabe. En segundo lugar, estamos hablando, naturalmente, de un proceso en marcha. Vemos a Libia como un doloroso recordatorio de que no en todas partes las cosas serán tan fáciles como en Egipto, y tampoco está claro que lo de Egipto se haya acabado, pero creo que realmente abre grandes esperanzas. Que yo recuerde, es la primera vez en toda mi vida que del mundo árabe nos llegan buenas noticias, y por esta pura sensación de positividad o de energía positiva que nos llega de allí constituye un momento de no retorno. En tanto que historiador, no dejo de recordarme a mí mismo que un momento de no retorno no significa que inmediatamente se alumbrará el tipo de realidad mejorada que deseamos ver establecida. Significa que hay que estar alerta, que habrá un montón de poderes y una gran cantidad de actores, entre ellos Israel, que harán todo lo posible para hacer desaparecer este momento. Así que ni siquiera se puede ser pasivo al respecto, hay que ser activos, cada uno de nosotros a nuestra manera, para ayudar a que estas revoluciones se realicen y, como en el caso de Palestina, tiene que haber una clara distribución del trabajo sobre lo que cada uno puede hacer. Pero es un momento dramático y fantástico que creo que, a la larga, también afectará a Palestina de una forma muy, muy positiva.

Frank Barat: ¿Cuál es la implicación más global de las “revoluciones” del mundo árabe? ¿Tienen Israel y EEUU razones para sentirse amenazados?

Ilan Pappé: Bueno, aquí hay dos cuestiones diferentes. La consecuencia global es que, así se trate de académicos, periodistas o políticos, la forma esquemática en que describen la sociedad y la dividen entre agentes o factores activos que pueden cambiar la realidad, y elementos receptores que no pueden cambiar la realidad, ha quedado desmantelada, ha colapsado. Así que creo que la consecuencia global es que por mucho poder económico, político y militar que uno tenga hay procesos que no se pueden controlar. Ya sea a causa de Internet o de las pulsiones que empujan a la generación más joven de todo el mundo, el caso es que hay una especie de unanimidad entre los estudiantes británicos que protestan en Londres y París, y los que protestaban en Túnez, Argel y El Cairo. Eso nos muestra que se ha asestado un duro golpe a la manera en que el mundo ha venido siendo representado a través de los ojos de la élite occidental, lo cual es una buena noticia. En cuanto a Estados Unidos e Israel, creo que EEUU es un poco más complejo que Israel, así que, por dar una respuesta corta en lugar de una larga, yo diría que quienes en EEUU —y hay gente importantísima en EEUU— han confiado en Israel para que les guiara por los vericuetos de la política de Oriente Medio e Israel, están en estos momentos que no se tienen del susto. Es un momento de pánico. He estado en Israel varias veces desde que comenzaron las revoluciones e Israel está sumido en un estado de auténtico pánico. Saben que el habitual arsenal de poder y diplomacia no sirve para nada en vista de lo que está sucediendo en el mundo árabe. Son presas del pánico porque sienten que si la democracia realmente surge a su alrededor no podrán vender el cuento de que son ellos la única democracia en Oriente Medio y, de hecho, acabarían siendo retratados como otro régimen dictatorial árabe. Eso podría traer consigo una nueva forma de pensar en EEUU y, para muchos israelíes, una nueva forma de pensar en EEUU supone el fin de Israel tal como lo conocemos.

Frank Barat: Como coordinador del Tribunal Russell sobre Palestina estoy preparando la próxima sesión del tribunal que va a celebrarse en Sudáfrica, donde se tratará del crimen de apartheid en relación con Israel. Para muchos Israel es una democracia porque todo el mundo puede votar y los árabes están representados en la Knesset. Ahora bien, ¿es Israel una democracia?

Ilan Pappé: No, definitivamente Israel no es una democracia. Un país que ocupa a otro pueblo durante más de 40 años y que conculca sus derechos civiles y humanos más elementales no puede ser una democracia. Un país que aplica una política discriminatoria contra una quinta parte de sus ciudadanos palestinos dentro de las fronteras del 67 no puede ser una democracia. De hecho, Israel es lo que en ciencias políticas solemos llamar una democracia Herrenvolk, una democracia sólo para los amos. El hecho de que se permita a la gente participar en el aspecto formal de la democracia, a saber, en el acto de votar y ser votado, es inútil y sin sentido si no se permite a esa misma gente participar del bien común o de los recursos comunes del Estado, o si se la discrimina aunque se le permita participar en las elecciones. Prácticamente a todos los niveles, desde la legislación oficial pasando por las prácticas gubernamentales, hasta las actitudes sociales y culturales, Israel es una democracia sólo para un grupo, un solo grupo étnico, que, dado el territorio que Israel controla en estos momentos, ni siquiera es ya el grupo mayoritario, así que sospecho que le será a usted muy difícil encontrar una definición aceptada de democracia que sea aplicable al caso de Israel.

Frank Barat: ¿Cuál es su nacionalidad, Ilan?

Ilan Pappé: No tengo una nacionalidad clara. Tengo una ciudadanía, la ciudadanía israelí. Curiosamente, también tengo la nacionalidad europea, porque como segunda generación los judíos europeos tenemos derecho al pasaporte europeo, lo cual no equivale a la nacionalidad, pero confunde la cuestión de la nacionalidad. Me gustaría definirme como miembro de una potencial nueva nación que surgiría en el Estado democrático laico de Israel como producto de la combinación de una sociedad formada por la tercera generación de los colonos que llegaron a Palestina a fines del siglo pasado y la población nativa indígena. El hecho de que para cuando tal realidad se materialice la gente todavía se siga definiendo en términos nacionales o no, es algo que no me importa y que ignoro, pero yo siento que soy parte de una comunidad de colonos que pretende ser una comunidad nacional independiente y reconocida como tal, como Australia y Nueva Zelanda, pero si este es el único tipo de identidad nacional disponible para mí, entonces lo rechazo y me gustaría trabajar para conseguir algo mucho mejor para mí y para otros.

Frank Barat: Para muchas personas el conflicto entre Israel y Palestina tiene que ver con el Holocausto y con el hecho de que los judíos de Europa necesitaban tener un lugar para vivir y sentirse seguros. Cuando los judíos llegaron a Palestina comenzó entre ellos y los habitantes indígenas, los palestinos, la lucha por la posesión de la tierra. La disputa ha continuado durante más de 60 años y ha sido imposible para ambas partes llegar a un acuerdo de paz. ¿Cree usted que ése es el meollo de este conflicto?

Ilan Pappé: No, no, definitivamente no. El conflicto no tiene que ver con el Holocausto. El Holocausto está siendo manipulado por los israelíes para mantener vivo el conflicto en beneficio de sus propios intereses. El conflicto es una simple historia de colonos europeos que llegan a finales del siglo XIX movidos por todo tipo de ideas, siendo la idea dominante aquella que decía que necesitaban un refugio seguro porque Europa no era segura y que aquí estaba su antigua patria. Ya sucedió antes, este no es el único lugar donde la gente ha abrazado ese tipo de ideas excéntricas que les llevan a creerse que pueden presentarse en un lugar después de 2000 años y reclamar algo que supuestamente les perteneció. Es porque hubo el suficiente número de potencias imperiales dispuestas a apoyar este proyecto de colonización por lo que consiguieron asentarse con éxito. Primero comenzaron a comprar tierras y luego instauraron un régimen de explotación de la tierra en virtud del cual se podía comprar tierra a gente a la que realmente no le pertenecía y expulsar a la gente que realmente la cultivaba. Pero ni siquiera en eso obtuvieron un éxito completo. Como usted probablemente sabe, para cuando expiró el Mandato Británico el movimiento sionista había conseguido adquirir menos del 7% de Palestina y solo pudo atraer a una cantidad de refugiados —incluso después del Holocausto—, que distaba de ser impresionante. Absolutamente toda la comunidad judía del mundo prefiere emigrar a Gran Bretaña, Estados Unidos o permanecer en Europa, a pesar del Holocausto. Una minoría muy pequeña llegó a Israel y por eso, en contra de sus deseos iniciales, el movimiento sionista decidió traer judíos desde el mundo árabe y desarabizarlos para que se transformaran en judíos y no se identificaran con la población árabe. De modo que el conflicto es sobre un movimiento colonial que gracias al Holocausto consigue disfrazar su naturaleza colonialista en un mundo en el colonialismo ya no está bien visto y que utiliza todo tipo de medios y alianzas para seguir colonizando, ocupando y practicando la limpieza étnica. Es una atrocidad incompleta. El sionismo es una atrocidad incompleta contra el pueblo palestino. Si se hubiera completado, como hicieron los blancos en Australia y en Nueva Zelanda, probablemente hoy en día no habría conflicto. Conviene entender por qué es incompleta. Ello se debe a la constancia y resistencia palestina. Eso lo resume todo. Un proyecto colonialista que intenta completar su plan, una población indígena que se resiste, ése sería el conflicto, a menos que se descolonice Palestina y se avance hacia una etapa poscolonial en la historia de este lugar.

Frank Barat: Desde hace muchos años es usted un activista en favor de los derechos humanos que lucha en todos los frentes para ayudar a los palestinos, aunque con pocos resultados, desgraciadamente. Todos los días [los israelíes] roban más tierras, matan a más gente, destruyen más casas y la comunidad internacional recompensa a Israel por todo ello. Entonces, ¿de qué modo pueden avanzar los palestinos y quienes les apoyan?

Ilan Pappé: Lo primero que hay que decir es que necesitamos tener una visión histórica más amplia del éxito y el fracaso. No creo que hayamos fracasado en todo. La actual comunidad palestina en Cisjordania y la Franja de Gaza, la actual comunidad palestina en Israel no va a quebrar. Eso está muy claro. Sea cual sea la política que adopte Israel, ya no puede contemplar tan fácilmente la posibilidad de perpetrar otra limpieza étnica, y entender eso es muy importante. En segundo lugar, creo que algo ha cambiado en la opinión pública: cierto, no ha encontrado reflejo en la política, pero es posible que nos encontremos en el momento decisivo para Palestina sin aún saberlo. Así que me gustaría tener una visión más equilibrada sobre el fracaso y el éxito de todos nosotros. Creo que es importante entender que no todo es fracaso. Sin embargo, estoy de acuerdo en que necesitamos una estrategia clara para seguir avanzando. Hay tres cosas que me gustaría señalar rápida y brevemente. Una es que necesitamos comprender mejor la distribución del trabajo entre exterior e interior. Es decir, que el sistema político palestino debe actuar de forma conjunta, en términos de representación, unificación y demás, y el movimiento de solidaridad no debería tratar de sustituirlo en cuestiones de representación sino que debería concentrarse en convertir a Israel en un Estado paria, cosa que creo es muy importante para desbloquear la situación. Así pues, el punto primero es distribuir las tareas.

En segundo lugar, creo que debemos cambiar el diccionario. Deberíamos dejar de hablar del proceso de paz, deberíamos abandonar la idea de la solución de los dos Estados, en mi opinión deberíamos volver a hablar de colonialismo, de anti-colonialismo, de cambio de régimen, de limpieza étnica, de reparaciones a largo plazo. Todo ese repertorio de frases conocidas que son perfectamente aplicables a la situación de Palestina y que, no obstante, por efecto de la propaganda israelí y del apoyo estadounidense a esa propaganda, no nos atrevemos a emplear. Tenemos que hacer que sean utilizadas incluso por los medios de comunicación mayoritarios, por el mundo académico y, desde luego, por los políticos.

La tercera cosa que tenemos que hacer es aceptar los análisis, [en el sentido de] que es improbable que el cambio venga desde dentro. Ello plantea la cuestión de qué tipo de estrategia convendría adoptar para provocar el cambio desde el exterior. Afortunadamente, tenemos un ejemplo muy bueno. La mayoría de la gente está a favor de utilizar la estrategia no violenta —en lugar de la estrategia violenta— para conseguir el cambio. Eso es bueno porque creo que una nueva realidad que va a nacer de la lucha no violenta va a crear una relación mucho mejor cuando llegue el momento de la reconciliación. Mientras que si se consigue la liberación, por así decirlo, mediante la violencia, sabemos por otros casos históricos que la sociedad misma se transforma en violenta. Así que creo que hay mucho por hacer, y lo bueno de nuestra época es que hay muchas cosas que uno puede hacer como individuo, pero sin olvidar nunca a las organizaciones, tampoco a las viejas organizaciones, sobre todo en el caso de la representación palestina. No siempre hay que inventar la rueda, a veces hay que engrasarla y asegurarse de que funciona de nuevo, igual que lo hizo en el pasado.

Ilan Pappé es profesor de la Facultad de Ciencias Sociales y Estudios Internacionales de la Universidad de Exeter, en el Reino Unido, director del Centro Europeo de Estudios Palestinos de la Universidad, codirector del Centro Exeter de Estudios Etno-políticos y activista político. Ha escrito entre otros los siguientes libros: A Modern History of Palestine , La limpieza étnica de Palestina y Gaza en crisis (en colaboración con Noam Chomsky).

Frank Barat es coordinador del Tribunal Russell sobre Palestina

El video completo de esta entrevista está disponible aquí: http://vimeo.com/20754275

Fuente: http://www.counterpunch.org/barat04012011.html

Algo va muy mal en Israel


LLUÍS BASSETS

Algo va muy mal en Israel

LLUÍS BASSETS 07/04/2011

  • La fábrica de las noticias funciona ahora de otra forma. Al menos en Oriente Próximo.

De pronto, los árabes se han convertido en protagonistas de una historia distinta; los israelíes, en cambio, siguen siendo los protagonistas de la historia de siempre.

De un lado, irreconocibles revueltas contra el despotismo, en abierto mentís de los tópicos sobre la pasividad y el fatalismo árabes, que pueden llegar hasta el sacrificio personal.

De la otra, en la tierra disputada entre el Jordán y Mediterráneo, las mismas escenas de odio y de sangre entre vecinos que hemos conocido en los últimos 70 años. Si para unos es una avería, una anormalidad inquietante; para otros, es señal esperanzada de una nueva época.

Los árabes son los protagonistas de una nueva historia; los israelíes, de la de siempre

Se desplaza el eje del planeta, pero no solo hacia oriente. Israel, el país acostumbrado a ser elomfalos u ombligo del mundo, queda ahora oculto en este mar de novedades revolucionarias.

Hasta el punto de que ni siquiera ocupa un lugar secundario en la movilización árabe, después de haber sido la diana de todo el odio. Las nuevas generaciones están emancipándose de una hipoteca que les impedía designar sus propios adversarios. En algún momento, más pronto que tarde, también a Israel le alcanzarán las réplicas del terremoto que sacude a todas las sociedades árabes.

Será difícil que la isla democrática sionista, que ha resistido armada hasta los dientes en un océano de dictaduras, pueda subsistir imperturbable en un futuro en el que los árabes se descubren ciudadanos y libres.

De momento, quienes redoblan sus apuestas por mantener el lamentable estado de las cosas son las fuerzas más reaccionarias que juegan en este tablero: de un lado, el Irán de los ayatolás, que quiere aprovechar la inestabilidad árabe para avanzar sus peones y asentar su hegemonía regional frente a Israel; de la otra, los partidarios de seguir estrechando el cinturón de hierro, para mantener la superioridad militar y económica de Israel en toda la región y sujetar a los palestinos en el encierro de sus bantustanes inviables.

Todo juega en direcciones contrapuestas: mientras las transiciones políticas árabes tienden a moderar posiciones, en los territorios israelíes y palestinos la vieja polarización se tensa y agudiza.

En el último año se ha reanudado la construcción de colonias en territorio palestino. El terrorismo antiisraelí ha golpeado con furia a una extensa familia de colonos en Cisjordania. Desde Gaza llegan otra vez cohetes de escasa eficacia pero clara y malévola intencionalidad. Regresan también los bombardeos contra militantes palestinos en la franja.

En las mesas de los estados mayores militares se despliegan otra vez los mapas de la zona controlada por Hamas ante la eventualidad de un próximo ataque. Nada se mueve en el capítulo suspendido y fracasado de las conversaciones de paz, hasta el punto de que los palestinos han cerrado su oficina negociadora. Cae segado por las balas sectarias un célebre actor de doble identidad judía y palestina en Yenín. La trágica e interminable historia de siempre.

Y a todo esto, que se desengañe quien pretenda mantener posiciones matizadas, y quiera expresar su amor a Israel y a la vez defender los derechos de los palestinos, la legalidad internacional y el sueño de la paz.

Si se opone al gobierno de Israel se arriesga a oponerse a Israel mismo; al sionismo, por supuesto, pero también a la identidad judía, hasta convertirse en antisemita. Así ha sucedido con J Street, un lobby estadounidense que se define como pro israelí y pro paz, partidario de los dos Estados viviendo en paz y seguridad.

Lo mismo le ha pasado al juez judío surafricano Richard Goldstone, presidente de la comisión que investigó la operación Plomo Fundido y autor del informe que lleva su nombre: ha tenido que rectificar públicamente las conclusiones alcanzadas por el equipo de juristas internacionales ante la irresistible presión personal a que ha sido sometido, incluido el acoso de piquetes.

La tensión no disminuirá, al contrario. El Estado palestino puede convertirse en una realidad si es reconocido por la Asamblea General de Naciones Unidas.

A diferencia del Consejo de Seguridad, Washington no tiene allí el derecho de veto con el que impedir cualquier votación perjudicial para su aliado estratégico. Por ello el gobierno israelí está dando también la batalla diplomática, en la que acaba de apuntarse un tanto, al revertir, al menos parcialmente, los efectos demoledores del informe Goldstone.

Después de la rectificación, los responsables de la operación Plomo Fundido podrán al menos viajar por el mundo sin temor a encontrarse con un mandato de detención internacional.

Poca cosa ante lo que se prepara: Ehud Barack, el ministro de Defensa, ha anunciado un tsunami político y diplomático para septiembre, cuando pegará de lleno la réplica del terremoto árabe durante la cita anual de Naciones Unidas en Nueva York, la ciudad donde al final se juega siempre el destino de Israel como nación reconocida por las otras naciones.

OPINION de CIBERNOTICIAS.

La vara de medir con que Occidente juzga los actos de Israel es para escandalizarse. Que quieran juzgar en un tribunal a Gadafi por un bombardeo que no cometió y sigan mirando para otro lado cada vez que Israel bombardea impunemente Gaza, o masacra impunemente una familia de palestinos o saltándose a la torera todas las resoluciones de la ONU sigue levantando asentaminetos en territorio palestino, es de una verguenza sin límites.

No al estado terrorista y sionista de Israel. Sí, al pueblo judío que quiere vivir en paz.

 

Post Navigation

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 188 seguidores