AQUI hay TOMATE

Para dar y tomar

Archive for the tag “LIBIA”

LOS VÍNCULOS ENTRE EL DIARIO PÚBLICO (MEDIAPRO) Y LA MONARQUÍA QATARÍ Y AL JAZEERA o ¿Por qué manipula Público la información sobre Libia y Siria?


PUBLICO ha cerrado y ya ésta noticia no tiene sentido. Lo siento como si me arrancaran algo mío.

Esta crítica ( la del post) era dentro de la pluralidad, independencia  e imparcialidad QUE INTENTO tener al escribir o editar algo. Tal como llegó la noticia la subí por si escondía algo de verdad. Ya dá lo mismo. Como dije más abajo, aportaba mucho más PUBLICO de lo que se le podía echar en cara.

Como dicen algunos, seguiré fiel a su edición digital. Sus buenos profesionales se merecen seguir estando en la primera línea del periodismo.

¡ BRAVO, PUBLICO!

ADIOS Y BUENA SUERTE

 Última portada y contraportada de PUBLICO

o0jll.jpg

LOS VÍNCULOS ENTRE EL DIARIO PÚBLICO (MEDIAPRO) Y LA MONARQUÍA QATARÍ Y AL JAZEERA o

¿Por qué manipula Público la información sobre Libia y Siria?

¿Por qué manipula Público la información sobre Libia y Siria?
¿Por qué periodistas de un supuesto diario de “izquierdas”, que en el pasado protestaron contra la guerra de Irak, hoy justifican la guerra en Libia y una futura intervención en Siria?
La respuesta es bien sencilla y bien conocida: por dinero.
Pero empecemos por el principio. El diario Público, que se presenta a sí mismo como el “único diario de izquierdas” del panorama mediático español, pertenece a la multinacional de los medios de comunicación Mediapro.
Este potente grupo mediático se fundó en Barcelona en 1994 y su presidente es el empresario catalán Jaume Rores, que posee el 33% del accionariado.
Mediapro nació vinculado al cine, estando detrás de películas como Vicky Cristina Barcelona (2008), Salvador (2006), sobre la vida del anarquista Salvador Puig Antich, Los lunes al sol (2002),Asesinato en febrero (2001), La espalda del mundo (2000), etc. (como vemos muchos de los títulos están dirigidos sobre todo al público de “izquierdas”) y en la actualidad tiene un acuerdo con la productora El Deseo de Agustín y Pedro Almodóvar.
Hoy día a este grupo pertenecen además de Público, la cadena de TV la Sexta, así como una serie de canales digitales que se dedican a las retransmisiones de partidos de fútbol (Barça TV, Real Madrid TV, Gol TV, etc.). Mediapro, de hecho, es propietaria de todos los derechos de televisión del Barça.
También produce programas para televisiones autonómicas como TV3, Canal Sur, TV Canaria, etc. y, más interesante aún, para el “derechista” grupo Vocento, al cual pertenece el ABC.
Jaume Roures, presidente de Mediapro

Hasta aquí hay poco que llame la atención.

Pero si leemos la entrada dedicada a este grupo mediático en Wikipedia nos enteraremos que esta multinacional tiene oficinas, además de en varios países de Europa, en Dubai y Qatar.

Según el diario Expansión, Mediapro cuenta con una oficina y 90 empleados en Doha, capital de Qatar.

Allí, esta empresa de capital catalán se dedica a la producción de retransmisiones deportivas. Además es la patrocinadora de la liga de fútbol del vecino Dubai.

Recordemos que la Qatar Foundation, a su vez, es la patrocinadora de la camiseta del Barça (¡165 millones de euros de nada le costó la broma!). Mediapro es, de hecho, la avanzadilla de una serie de inversiones que el capital catalán (Banco Sabadell, La Caixa, Mango, etc.) quiere hacer en los Emiratos Árabes, en donde Mediapro ha recibido varios premios de manos de las monarquías petroleras gobernantes.

En vista de todo esto, no es extraño que Público, ese periódico tan de “izquierdas”, esté apoyando la guerra de Libia. Hay mucho dinero en juego y no hay que ofender al amigo qatarí.

El problema es que el gobierno de Qatar no tiene nada de izquierdista: es una retrógrada monarquía absoluta que se rige por leyes medievales.

Y además es sospechoso de financiar el terrorismo islámico, eso que la Casa Blanca llama Al Qaeda, esos carniceros que sembraron el caos en Bosnia, Kosovo, Chechenia, Irak, Afganistán… y ahora Libia.

Ese mismo gobierno que protege a un fanático religioso llamado Al Qaradawi, que opina que Hitler era “el divino instrumento de Alá”, que dirige la Guerra Santa desde Doha y que hace tiempo que ofreció una gran suma de dinero por la cabeza de Muamar Gadafi.

No es extraño, por tanto, que Público fuera uno de los primeros diarios en difundir el bulo de que Gadafi había masacrado de una tacada a 250 manifestantes desarmados, silenciando las provocaciones de Qatar a través de su tentáculo, el Grupo Islámico Combatiente Libio.

Tampoco es extraño que Público ilustrara un texto sobre la supuesta represión de El Asad contra “civiles indefensos” en Siria con la foto de una explosión (¿de un misil de la OTAN?) de la guerra de Libia (¡si no hay fotos se inventan!).

Por eso, todas las informaciones del Público sobre la conflictiva situación de Libia y de Siria coinciden al pie de la letra con lo difundido por la cadena Al Jazeera, bajo la batuta del Emir de Qatar… ¿Medios de izquierda? ¿Acaso hay empresas de izquierdas?

Fuentes:

http://es.wikipedia.org/wiki/Mediapro

http://www.pelikano.es/mediapro-qatar/

http://www.expansion.com/accesible/2010/12/15/catalunya/1292414551.html

http://www.libertaddigital.com/mundo/zapatero-de-tapas-en-abu-dhabi-otro-objetivo-de-mediapro-1276415803/

Vía:

http://vorticeinmediaista.blogspot.com/2011/09/los-vinculos-entre-el-diario-publico.html

febrero 23, 2012
Categorías: ActualidadAmos del mundoAntropologíaArtículosAutorescasajuntoalrio,ComunicaciónCorporacionesCrisisDemocraciaEspañaHistoriakOnTrAmEdioSLibia,OTANSionismoSiria . Etiquetas:,, .

Autor: casajuntoalrio

http://casajuntoalrio.wordpress.com/

1 Comentario

  1. Comentario por Maria Jesus on febrero 23, 2012 4:54 pm

    ¿Acaso hay Empresas de Izquierdas? preguntas, y yo continuo, ¿verdaderamente hay Prensa de Izquierdas?

    El Pais tambien se decia que era de Izquierdas o al menos imparcial e independiente y ¿que resultó? un periodico no sé si de Derechas pero más sionista el Grupo PRISA, Imposible…, y ¿es más? ¿hay verdaderos partidos politicos de Izquierdas …? estoy por asegurar que hoy dia ninguno que yo conozca, ni Izquierda Unida, ni Izquierda Anticapitalista (yo les he pillado en más de una contradicción…de lo que se supone es una Izquierda Anticapitalista)…bueno del PSOE ni hablamos porque dejó de ser de izquierdas hace muchooooooooooo

    Es más puede que me equivoque, pero yo diria que los que de verdad somos de Izquierdas por ideas y por convicción ni siquiera militamos en ningún partido político…

    Salud y un Abrazo

    María Jesús

    COMENTARIO de AQUÍ hay TOMATE

    Aún siendo cierta esta información, creo que no deberíamos ser tan puristas de echar abajo toda la labor de PUBLICO por esto. No es que no se tome en cuenta, al contrario es bueno saberlo. Yo estuve en contra de la intervención en Libia porque sabía que solo iba a traer destrucción y expolio para el pueblo libio y por el mismo motivo estoy en contra de intervenir en Siria.

    ARMAK de ODELOT

La invasión a Libia, patrón para las nuevas Guerras Imperiales


La invasión a Libia, patrón para las nuevas Guerras Imperiales

Artículos de Opinión | David Urra | 02-02-2012 |

Con la decisión francesa y tras ella – los demás estados europeos y EE.UU de reconocer la legitimación de la oposición libia, fue puesta en marcha la segunda fase y la más importante para la intervención contra el pueblo libio.

Esta decisión fue acompañada de una Operación Psicológico- Informativa (OPI), realizada tanto dentro de los países europeos como fuera de sus fronteras, a pesar de la cual no se pudieron lograr todos los objetivos trazados, la capacidad del gobierno libio de controlar la situación resulto evidentemente convincente.

Así mismo la OPI se mantuvo como el principal componente empleado por la OTAN contra los libios, obligando otra vez a dudar sobre el rol en el mundo actual de los “escenarios políticos” del empleo de los medios y métodos de las Operaciones Psicológico- Informativas.

El punto de inflexión de la nueva caracterización y realización de las Operaciones Psicológicas (OP) fue a mediados de los 80 con la introducción del término propagandístico de “Estrategia de Seguridad Nacional.”

Esta estrategia se diseñó por el aparato de Reagan en 1981 y constaba de cuatro componentes fundamentales: el Diplomático, el Económico, el Militar y de Información.

El énfasis en la información como el principal componente fue confirmada por los conflictos armados en Granada (1982) y Panamá (1989). En términos de la teoría, las Operaciones de Guerra Psicológica locales, llegaron a ser consideradas como un multiplicador de las capacidades de combate de las tropas en todas las operaciones militares.

Es importante señalar que la operación contra Libia no comenzó durante los disturbios en Bengasi. Fue planificada, preparada y ejecutada desde mucho antes y sus componentes son en cierta medida un resultado de las experiencias obtenidas por los EE.UU en eventos anteriores.

La operación “Tormenta del Desierto” 1990-1991 Iraq;

“Ángel de socorro” en Haití 1991;

“Devolver la Esperanza” en Somalia 1992-1993;

“Defender la Democracia” en Haití 1994;

“Escudo Unificado” Somalia 1995;

operación “Esfuerzo Conjunto” en Bosnia-Herzegovina 1996;

“Operación Fuerza Aliada” Yugoslavia 1999;

“Libertad Duradera” Afganistán 2001 y

“Libertad Iraquí” Iraq 2003.

Las operaciones de la OTAN contra Libia, son un ejemplo clásico de las OPI de nuevo tipo.

Se trata de definir cuales acciones fueron empleadas para la desestabilización del Gobierno de Khadafi. Etapa preliminar de la operación

Como dijimos anteriormente las operaciones de Guerra Psicológico-Informativa contra Libia, no comenzaron con la “rebelión” en Bengasi. Su planificación se ideo mucho antes y la comunidad internacional solo “presencio” la última fase de su ejecución – La toma del poder por parte de las Fuerzas comandadas por la OTAN y representadas por los “rebeldes” del CNT.

La operación “Protector Unificado” puede haberse nombrado en este momento, pero ya sea con esta u otra nomenclatura estaba en marcha desde hace mucho tiempo.

De hecho parte de este plan pudieran considerarse los bombardeos selectivos que contra Khadafi ordenó el entonces Presidente de EE.UU en el año 1986 y donde murieron varios miembros de su familia.

La dirección concreta de las operaciones se realiza por intermedio de una agrupación especial del Grupo Operativo del Departamento de Defensa de los EE.UU con la cooperación de representantes del Departamento de Estado, la CIA, la Agencia de Información USIA y determinados Medios de Difusión Masiva (MDD).

Una operación tipo en la Guerra psicológico – informativa comprende las siguientes etapas:

  1. 1. Planificación;
  2. 2. Formulación de los objetivos de trabajo;
  3. 3. Estudio y definición de los objetivos a influir;
  4. 4. Estratificación política de la comunidad local e internacional.
  5. 5. Selección de determinados tipos, formas, métodos y técnicas de influencia psicológica;
  6. 6. Elaborar el contenido (tecnologías de empleo de los componentes principales), de las acciones psicológicas;
  7. 7. Determinación del entorno comunicativo y las condiciones de ejecución, de ser necesario definirlas;
  8. 8. Garantizar el control sobre la efectividad en la realización de las operaciones y medidas definidas.
  9. 9. La polarización política de los estratos, las cuales juegan un papel clave en el escenario operativo.
  10. 10. Inicialización de la actividad política de los estratos (en correspondencia con el rol que se les asigna en el escenario de la operación).
  11. 11. Reacción en cadena controlada.
  12. 12. Corrección de los planes originales para la operación (retroalimentación).

Para comprender con exactitud cómo se fueron desarrollando las acciones y operaciones psicológico-informativa en Libia se hace necesario tener presente los siguientes hechos:

• Khadafi posteriormente al ataque aéreo contra él y su familia en 1986 y presionado por la posibilidad de que se profundizara la Guerra contra Libia, decidió “acercarse” a occidente y hacer concesiones que según su criterio alejarían el peligro de una agresión a gran escala.

De hecho esto le valió de un justificado repudio por parte de los países y movimientos progresistas en el Medio Oriente y fundamentalmente de los palestinos, que se sintieron traicionados por Khadafi al abandonar este la causa palestina que anteriormente apoyo vehementemente.

• Como parte del plan de operaciones, EE.UU presionó al gobierno libio para que hiciera concesiones de tipo económico, abriendo su economía al mercado internacional, permitiendo con ello que las empresas extranjeras (léase, de las potencias occidentales fundamentalmente), se introdujeran en sectores estratégicos de la economía Libia como el petróleo y las finanzas.

• Igualmente las Fuerzas Armadas libias, que hasta ese momento estaban siendo abastecidas técnicamente y capacitadas por la antigua URSS y después por Rusia, empezaron a recibir medios y capacitación de las principales potencias occidentales, desarrollándose un extenso plan de “captación”, por parte de los servicios de inteligencia norteamericanos, de Jefes y Oficiales que podrían servir a los intereses de los EE.UU en el momento necesario.

Es de señalar que paralelamente los EE.UU “convencieron” a Khadafi de que entregara los cohetes que poseía libia con alcance superior a 300 Kms.

El supuesto pretexto estaría relacionado con la falta de necesidad de dichos medios militares, ya que ahora el Gobierno libio era socio de occidente.

Khadafi se creyó la historia sin saber que este era parte del plan para desarmar a Libia y facilitar las acciones para derrocarlo en el futuro.

Pero no solo entregó estos medios sino que desmantelo parcial o totalmente otros medios defensivos que había adquirido en la antigua URSS y Rusia, bajo el pretexto de que eran obsoletos.

Entre ellos se encontraban los 2 submarinos Diésel proyecto I 641 y parte de sus medios de Defensa Antiaérea.

En el momento de la agresión y según las fuentes de inteligencia norteamericanas las FF.AA de Libia deberían tener:

o 300 Cohetes con sus instalaciones de lanzamiento del tipo SA-2,

o 250 Cohetes con sus instalaciones de lanzamiento del tipo SA-3,

o 380 Cohetes con sus instalaciones de lanzamiento del tipo SA-5,

o 70 Cohetes con sus instalaciones de lanzamiento del tipo S-200,

o 380 Cohetes móviles del tipo Igla 9K38,

o 278 Cohetes móviles del tipo Strila-3.

• Igualmente EE.UU y sus aliados (Francia e Italia), convencieron al gobierno de Khadafi de lo innecesario de adquirir más armas y reciclar así el viejo parque de armamento soviético que databa de los años 80.

Esto provoco que una buena parte del armamento del Ejército libio estuviera de baja o con reducidas capacidades de empleo cuando comenzó el conflicto, reduciendo con esto su capacidad combativa.

• Se hace necesario igualmente considerar el bajo nivel de preparación técnica que tenían las Fuerzas Armadas libias y su casi inexistente preparación ideológica, como resultado del trabajo que hicieron las potencias occidentales con la oficialidad y la irresponsable preocupación del Gobierno libio por este tema.

La mayoría de los miembros de las Fuerzas Armadas servían en ellas por la espléndida remuneración que daba el Gobierno a sus militares, en un país donde servir en las FF.AA era un medio de vida, por cierto bastante poco apreciado por los libios que tenían la posibilidad de estudiar en las mejores (o más caras) universidades del mundo, gracias a la generosidad de su Gobierno que asumía los gastos de formación de sus pobladores.

• Por otro lado y considerando las características del país que tenía una población reducida y un territorio enorme, la escasez de mano de obra provocaba la necesidad de contratar gran cantidad de extranjeros para suplir este déficit.

Por ello, las empresas extranjeras que se incrustaron en las ramas estratégicas del país, contrataron a especialistas de otros países, lo que les permitía tener un control absoluto sobre la autonomía de dichas empresas.

• Por último, la creencia de Khadafi de que con estas concesiones se había convertido en “socio” de occidente lo llevo a subestimar el peligro que se le venía encima, olvidando dos principios básicos:

Los EE.UU no tienen socios, solo intereses; Occidente paga a los traidores, pero los despedaza.

• EE.UU y las potencias occidentales nunca creyeron en Khadafi, de hecho sus esporádicos “pataleos izquierdistas” no pasaban de ser bravuconadas de aspirante a estrella de Hollywood. Su última propuesta de crear una moneda alternativa al Dólar, aceleró el proceso de derrocamiento de su Gobierno que ya estaba en camino.

Creadas las premisas fundamentales para derrocar al Khadafi y aprovechando la “Situación revolucionaria” que se desarrolló en Egipto y otros países islámicos y ante la imposibilidad de lanzarse con éxito contra Corea del Norte e Irán, EE.UU vio abierta la posibilidad de adelantar la “Toma de Trípoli” o mejor dicho del petróleo libio.

Claro que para ello necesitaba “acelerar” el proceso de preparación y desarrollo del Plan de Guerra Psicológico-Informativa que ya había previsto.

Para ello comenzó con la creación y estimulación de pequeños grupos “disidentes” en la Zona donde tenían las condiciones propicias para desarrollar y ampliar las acciones desestabilizadoras. En Bengasi se encontraba la mayoría de las empresas petrolíferas que estaban bajo el manejo del capital extranjero.

Esto permitía emplear a una determinada cantidad de “colaboradores” libios de dichas empresas en la “revuelta” antigubernamental. Por otro lado se paralizo prácticamente en 72 horas toda la industria del petróleo, dejando al gobierno atado de pies y manos para manejar un recurso estratégico en las condiciones de enfrentamiento con la OTAN.

Igualmente esta zona estaba alejada de Trípoli y sus alrededores, donde Khadafi contaba con la mayoría de los medios para su sostén, desde el punto de vista militar y social.

A la par, la zona de Bengasi era limítrofe con Egipto lo que permitiría emplear la frontera común con el aliado de EE.UU para infiltrar por esa vía mercenarios, armamento y prácticamente cualquier medio necesario para darle legitimidad a la “insurrección”.

De hecho se conoce con exactitud que eso fue precisamente lo que sucedió. Por ultimo esta región era la que poseía más simpatizantes con el derrocado, por Khadafi, monarca Libio, por lo que eran propicias las condiciones para crear una fuerza de oposición.

Paralelamente comenzó un proceso acelerado de preparación de la opinión pública europea para obtener el apoyo necesario a las acciones de las fuerzas que protestaban contra el Gobierno de Khadafi dentro del país y de la ayuda militar que se le debía ofrecer por parte de los países y las potencias occidentales de Europa, así como de los países árabes y de la comunidad mundial en su conjunto, la cual debería aprobar la intromisión.

En esta etapa de la operación la unidad entre la idea y los objetivos de los países europeos (ante todo Francia e Italia) y los “revolucionarios” libios, conjuntamente con el apoyo recibido por determinados países de la región, permitió unificar a la opinión informativa con la participación de los Medios árabes y europeos.

Su tarea consistía en:

• Formar una imagen de Gaddafi como la de un dictador sangriento, quien tomo medidas represivas contra los civiles empleando la fuerzas armadas, y se convirtió de hecho en un criminal de guerra;

• A los ojos de la opinión pública crear una imagen de la oposición libia que la definía como la única fuerza progresista en el país, capaz de llevar al pueblo y el país a la prosperidad, justicia y democracia;

• Formar en los países árabes simpatías por la oposición, refiriéndose a su motivación puramente nacional de lucha contra la tiranía (autoritarismo), sobre la base de los valores islámicos y siguiendo el ejemplo de los pueblos de Egipto y Túnez;

• Vender la idea a la opinión pública europea de que el “Enemigo de la raza humana” debe y puede ser derrocado por medios militares, mientras que los pobladores pacíficos de Libia “rezan” por la ayuda militar de occidente;

•A la vista de la comunidad internacional crear la imagen de que los países europeos son los “iniciadores” de las acciones militares contra Gaddafi, que salvarían de la destrucción y el genocidio a los pobladores pacíficos que protestan contra el régimen y en ese contexto recibir “carta abierta” por la ONU para actuar;

• Desinformar a los miembros del ejército libio con relación al verdadero potencial del enemigo, creando en ellos sensación de pánico y desmoralización.

Al mismo tiempo, apremiados por el corto período de tiempo en que se debían realizar la operación -como sabemos, todo fue de improviso, ya que en ese momento se fueron creando las condiciones informativas sobre la base de montarse sobre los acontecimientos egipcios y tunecinos- los disturbios se formaron de forma precipitada ya que no existía una oposición estratificada y organizada, igualmente no existía un único centro de coordinación y control.

La oposición tenía un carácter amorfo y disgregado lo que no permitía consolidar su posición y ni siquiera emplear los recursos informativos que tenían a su disposición, lo que implicaba la tarea de crear en la opinión publica islámica una imagen positiva, así como en la masa de miembros del ejército del Gobierno.

Igualmente los medios de difusión europeos después de haber trabajado con eficiencia dentro de la CE, no pudieron lograr la misma resonancia a escala mundial.

Esto a la larga se manifestó en un efecto limitado a las fuerzas anti Khadafi y en el apoyo “relativo” de la resolución No 1973 de la ONU para establecer una zona de exclusión aérea en Libia.

El éxito en general se logró gracias a la combinación de los resultados de las acciones de las OPI y las herramientas de influencia diplomática, lo que logró que la resolución de la ONU no fuera bloqueada, y permitió a la OTAN comenzar sus operaciones militares.

En este caso, la Comunidad Europea (incluyendo a los países líderes de la UE y la OTAN, con la excepción de Alemania), en su conjunto apoyó la intervención militar al lado de la oposición libia.

Segunda etapa de la operación.

Sus componentes militares y operativos. El 20 de marzo 2011 el Ministerio de Defensa francés anuncio la salida del portaaviones “Charles de Gaulle” hacia las costas de Libia, acompañado por dos fragatas de la Marina francesa – “Aconit” y “Dupleix”, así como de un buque cisterna.

La protección de este grupo la llevó a cabo un submarino atómico. Al mismo tiempo, en la noche del 20 al 21 de marzo en los cielos de Libia por primera vez en la operación “Odyssey Dawn ” fue empleado por los EE.UU. el avión EC-130J (Comando Solo), que pertenece a la 193o Ala de las Fuerzas de Operaciones Especiales de la Fuerza Aérea de los EE.UU.

Algo sobre el Comando Solo. De acuerdo al concepto de las Operaciones Psicológico – Informativas (OPI), los EE.UU. (nótese que el Pentágono anunció recientemente que no aceptaba este término, pero el sentido de estas operaciones se mantiene intacto), han otorgado gran importancia a los medios móviles de las OPI.

Por otra parte, los estudios de televisión y radio instalados en las aeronaves se reconocen como los más efectivos, ya que pueden ser rápidamente desplegados en la zona de operaciones y funcionar de forma autónoma durante mucho tiempo. Igualmente, pueden “cubrir” grandes áreas con la señal transmitida.

De acuerdo con la descripción técnica, el EC-130E RR posee un equipamiento para la transmisión en una amplia gama de frecuencias y la transmisión de programas de TV en el formato global a color WWCTV.

Seis transmisores que trabajan en el diapasón de frecuencias de 450 kHz a 350 MHz, emiten las señales con ayuda de 9 antenas dislocadas por todo el avión.

De esta forma la antena de cable longitudinal sobre el fuselaje, garantiza la potencia máxima en la transmisión lateral y al complejo de 4 antenas de televisión en la cola del avión en la transmisión hacia abajo.

La antena transmisora-receptora que sobresale en la cola da longitud variable está destinada para la sintonización fina de los parámetros de las señales. De esto en gran medida depende la calidad de las imágenes de TV. Ocho radioreceptores trabajen en un diapasón más amplio- de 200 kHz a 1000 MHz.

Las radiaciones capturadas por ellos se envían a 4 analizadores de espectros de frecuencia, que determinan los parámetros de las señales recibidas y permiten con gran exactitud sintonizar los transmisores propios a las frecuencias de trabajo en que trabajen las estaciones de radio y TV del enemigo.

Dentro del equipamiento también se incluyen dos estaciones de radiocomunicación del tipo AN/ARC-186 y AN/ARC-164, conjuntamente con el cifrador de comunicación por radio KY-58 y el sistema de determinación de las marcaciones de las estaciones que están al aire por el enemigo.

Como medio de defensa en el avión se encuentra un equipo de alerta de radiaciones de radares enemigos AN/AAR-47 con un sistema de lanzamiento de señuelos para la defensa contra cohetes que posean cabezas con sistemas de autodirección térmicos o de radiolocalización.

Igualmente posee un generador de interferencias infrarrojo del tipo AN/ALQ-157. La tripulación se compone de 2 pilotos, navegante, oficial Jefe de la operación y siete especialistas (Un ingeniero, un especialista desistemas radioelectrónicos y 5 operadores).

Hay que tener en cuenta que en el Pentágono se evalúa la efectividad del “Comando Solo” considerablemente superior al empleo de los modernos bombarderos B-2.

Por cierto, en las filas del ala de aviación 193, a donde pertenecen 3 “Comando Solo”, se encuentran destinados 4 aviones EC-130 (CL) “Comfi Levi” cuya tarea consiste en interceptar e interferir las transmisiones de radio del enemigo.

En el caso de Libia, la situación se simplifico por el hecho de que el espacio aéreo sobre el país, desde casi el primer momento y de forma absoluta, estaba controlado por las fuerzas de la coalición, lo que permitía el empleo seguro del “Comando Solo”.

En lo que se refiere a los “mensajes” promovidos, en primer lugar iban dirigidos a las tripulaciones de los buques de la Marina de Guerra Libia (MGL) y estaban compuestos por frases cortas del tipo: “En caso de intentar salir del puerto ustedes se convertirán en objetivos de ataque y serán destruidos”, “Marinos libios, no vayan a sus buques.

Vayan a casa con su familia. Abandonen los buques. No intenten silenciar nuestras transmisiones”. Las transmisiones se desarrollaban en inglés y árabe.

Paralelamente se llevó a cabo el seguimiento informativo de las acciones militares.

Los objetivos de este componente consisten en:

  • • Demostrar la unidad de los países de la OTAN en la lucha contra un “Dictador sangriento”, apoyo a las operaciones a escala internacional.
  • • Crear la ilusión de que la OTAN realiza una selección estricta de objetivos militares de Khadafi para ser atacados y a su vez la seguridad de que estas acciones no afectarán, ni a los militares de la OTAN, ni a la población civil libia.
  • • Centrar la atención en el estricto cumplimiento de la resolución de la ONU, durante la realización de las acciones militares.
  • • Desinformar a la opinión pública y a las fuerzas pro Khadafi, con relación a los “éxitos” de la oposición libia y la OTAN.
  • Como es sabido, durante el desarrollo de esta etapa se empleó activamente la desinformación de la situación operativa en el país, los resultados y desarrollos de las operaciones hechas por las fuerzas del Gobierno contra los “sublevados” y las acciones de estos últimos, así como la correlación real de fuerzas y sus tácticas.Igualmente se emplearon montajes falsos de fotos y videos y montajes escenográficos para crear una imagen positiva de los “sublevados” y una negativa de las tropas de Khadafi. Así mismo los medios informativos obtuvieron informaciones “verídicas” (muy especialmente del lugar de los hechos), sin hacer referencia a las fuentes y evidentemente basadas en estados emocionales.
  • Sin embargo, a pesar de la relativamente larga duración de las operaciones contra Libia y gracias a las medidas de las OPI, en los países europeos no se crearon las condiciones para que la opinión pública exigiera su terminación (en primer orden, gracias a la ausencia de informaciones sobre bajas en la OTAN). Esto, a pesar del alto costo financiero de las acciones combativas.

Al mismo tiempo a escala mundial se formó una opinión positiva sobre la OTAN, lo que permitiría, en caso de no lograrse los objetivos planteados, comenzar la operación terrestre con un mínimo de críticas por parte de la comunidad internacional.

El último éxito en este plano fue logrado con la aceptación por parte de Rusia del denominado Consejo de Transición Libio. Antes de esto, Moscú solo reconocía al Gobierno de Khadafi como el legítimo represante del poder en el país.

En resumen, es necesario constatar lo siguiente:

En la actualidad, en manos de los países que lideran el escenario internacional se encuentra un arma potente en forma de herramientas y técnicas de Operaciones psicológico-informativas, que demuestran una alta efectividad y permiten la utilización de métodos que ejercen presión y producen cambios en los regímenes políticos de otros países, sin el empleo de la intervención militar clásica, de forma “democrática” y con gastos reducidos.

En el momento en que los costos del armamento moderno y demás gastos militares han llegado al techo, inclusive en los países más poderosos del mundo, los estados que tienen grandes ambiciones hegemónicas y limitaciones de recursos, ven estos medios y métodos de OPI como una bendición.

Por otro lado, las condiciones de empleo de las acciones con los medios de las OPI, permiten recibir apoyo de la opinión pública a la utilización de métodos militares y por ende, de recursos para su puesta en práctica. Igualmente los políticos occidentales pueden emplear las OPI como medio para lograr objetivos políticos (por ejemplo Nicolás Sarkozy).

Todo esto permite afirmar la altísima efectividad de las OPI en el desarrollo de los conflictos armados contemporáneos. Acciones de las Fuerzas de Operaciones Especiales (FOE) de EE.UU y SAS de Gran Bretaña

Los servicios especiales de Occidente se prepararon durante mucho tiempo para la intervención en Libia. Los hechos de la “Primavera Árabe” solo aceleraron el proceso que venía desarrollándose de años atrás.

Para las potencias que componen el “Eje de la Guerra”, Libia “debía” repetir el escenario que se había producido en Túnez y Egipto con un mínimo de derramamiento de sangre, lo que estaría acorde a la nueva concepción occidental para el derrocamiento de Gobiernos no afines a sus intereses, solo que, el fracaso inicial de los “sublevados” libios fue inesperado – lo que provocó la intervención aérea de la OTAN – y la posterior ofensiva de las Fuerzas Gubernamentales que hizo retroceder a los “rebeldes” hasta ponerlos al borde del colapso, condujeron a que el papel de las Fuerzas de Operaciones Especiales (FOE) de los EE.UU, Gran Bretaña, Egipto, Qatar y los Emiratos Árabes Unidos, adquirieran un papel determinante en las operaciones militares.

De hecho los MMD señalaron públicamente 3 operaciones en que participaron miembros de la Fuerzas Especiales Británicas.

La primera ocasión fue en el primer mes de los acontecimientos en que participaron en la evacuación de los ciudadanos británicos de Libia, lo cual se produjo antes de los disturbios en Bengasi.

La segunda ocasión fue cuando un grupo de los FOE británicas fue capturado por los “sublevados” cerca de Bengasi, a lo que la prensa occidental reacciono llamando – un error – ya que el grupo intentaba precisamente hacer contacto con los “rebeldes”. La tercera fue durante la toma de Trípoli, donde las FOE se encargaron de “limpiar” las edificaciones gubernamentales que después tomarían los “rebeldes”.

Se conoce que una parte de los miembros de las FOE británicas llegaron a Libia en vuelos civiles y recibieron posteriormente el armamento y otros medios necesarios nada más y nada menos que en la Embajada Inglesa en Trípoli !!??

Posteriormente el destructor “York” de la MG Británica, desembarco en el puerto de Bengasi otras formaciones FOE. Una de las primeras tareas a cumplir por las FOE fue ayudar a organizar y asegurar los contactos entre los diplomáticos británicos y los representantes de la “oposición”.

Según fuentes del diario inglés “The Daily Telegraph” los EE.UU solicitaron a Gran Bretaña que sus FOE trabajaran en el proceso de ubicación y control de medios químicos (cerca de 10 toneladas de gas pimienta y Sarín), que según los estadounidenses estaban en manos de los leales a Khadafi.

Aunque la prensa británica reconoció la participación de las fuerzas “SAS” en Libia, trataron por todos los medios de otorgarles un papel “modesto”, diciendo que solo servían de apuntadores para los ataques aéreos.

Lo cierto es que las formaciones “SAS” británicas y los FOE y SEALS norteamericanos participaron en la operación terrestre y aérea y su presencia fue constatada en:

  • • Preparación y equipamiento de los grupos “rebeldes” de la oposición,
  • • Combates con las principales agrupaciones militares del ejército Libio,
  • • Captura de personalidades e importantes Jefes de las FF.AA Libias,
  • • Actividades de Inteligencia para ubicar a Khadafi y sus principales seguidores,
  • • Organización y realización de la toma de Trípoli,• Búsqueda y recopilación de documentos y medios de las principales instalaciones gubernamentales en Trípoli.

En las operaciones de la toma de Trípoli y posterior captura de Khadafi y otros dirigentes libios, los grupos “SAS” británicos fueron avituallados con vestuarios de corte árabe y armamento idéntico al que empleaban los “opositores” libios, para evitar la publicidad.

Igualmente EE.UU envió con carácter oculto sus FOE a Libia. Según distintos especialistas norteamericanos los llamados “Boinas Verdes” se pintaban solos para una operación de este tipo, ya que se hacía necesario mantener el carácter oculto de la operación para no violar la resolución 1973 del Consejo de Seguridad de la ONU.

La mayoría de los expertos han declarado que, tanto los bombardeos a ciudades civiles, como el abastecimiento con armas a la “oposición” Libia, fueron flagrantes violaciones de dicha resolución.

El 24 de septiembre del 2011 un representante de la OTAN declaro a CNN: “…. Las FOE de Gran Bretaña, Francia, Jordania y Qatar, comenzaron en los últimos días la fase activa de las acciones contra Trípoli y otras ciudades, para interactuar con el movimiento de los “rebeldes”.

Los FOE británicas interactuaron con los “rebeldes” para ayudarlos en la realización de las operaciones militares. Igualmente los instruían en el mejoramiento de sus tácticas, garantizando además el envío de los datos para que la aviación pudiera realizar sus golpes aéreos. Además ejecutaban tareas de exploración y enlace de las comunicaciones durante la toma de Trípoli.

Los Grupos de Fuerzas Especiales qataríes participaron activamente en la realización de las acciones combativas durante la toma de Trípoli. El asalto final al complejo de edificaciones del Gobierno de Khadafi fue comandado por las Fuerzas Especiales de Egipto y Qatar.

Estas fuerzas fueron las que entraron primero a las edificaciones y realizaron la requisa de documentos y computadoras con información valiosa.

Según informaciones de la agencia “France-Presse”, como mínimo 2 grupos de Fuerzas Especiales francesas y otro grupo británico, trabajaron en el Estado Mayor de los “sublevados” en Bengasi, ocupándose de las comunicaciones ya que en los contenedores en que vivían se podían observar múltiples antenas de todo tipo.

De la presencia de las FOE en Libia se conoce públicamente desde Febrero del 2011 cuando participaron en la evacuación de extranjeros desde distintas ciudades libias. En esta ocasión perdieron un helicóptero.

Como un hecho pintoresco, aunque no exento de importancia, se puede señalar el asalto que un grupo de FOE búlgaras realizo, por mandato del “Consejo de Transición Libio”, a la embajada de este país en Sofía.

Los diplomáticos libios, que representaban al Gobierno de Khadafi, se habían negado a abandonar la sede diplomática, a pesar de haber sido declarados personas non-gratas por el gobierno búlgaro.

Como referencia se puede recordar que a partir del año 2009 se encuentra en estado operativo el Comando de FOE en África “SOCAFRICA” subordinado al Comendo General de las FF.AA de EE.UU en dicho continente “USAFRICOM”.

Este comando había llevado, entre otras, toda la planificación aseguramiento y realización de las Operaciones Especiales en Libia y otros países del continente africano (Sudan, Somalia, etc).

La primera tarea a la que se enfrentaron los norteamericanos en Libia era la de anular y destruir la aviación y los medios de Defensa Antiaérea del Ejercito Libio.

Para ello contaban con un trabajo previo de inteligencia realizado por los especialistas de dicho comando y en el cual se emplearon los medios satelitales, la información recopilada de la oficialidad Libia (recuerden que estos participaron en cursos y adiestramientos en Escuelas e instalaciones occidentales donde se “trabajo” fuertemente en su colaboración), así como en trabajos de agentura. Es por ello que la primera parte de los bombardeos es dirigida y ejecutada por la Fuerza Aérea de los EE.UU.

Después de neutralizado el sistema de Defensa Antiaérea y casi destruida la aviación (no solo por las acciones de EE.UU, sino y por la falta de previsión y profesionalidad de las Fuerzas Armadas de Khadafi que no fueron capaces ni siquiera de enmascarar los aviones), quedaba en la agenda la tarea de destruir los blindados y distintos tipos de medios móviles de fuego que poseían las fuerzas gubernamentales.

Es por ello que entran en acción las formaciones de las FOE de la Fuerza Aérea de los EE.UU, que tienen en su plantilla los aviones AC-130 que conjuntamente con los cazas A-10, son ideales para la detección y aniquilamiento de objetos terrestres móviles.

Por último, los MMD publicaron las fotos del submarino atómico “Florida” en el puerto de la Bahía napolitana en Italia, el cual está preparado para el desembarco de los nadadores de combate “SEAL”.

Según se conoce, este submarino junto a otros 3 son parte de un programa avanzado que EE.UU está desarrollando para garantizar un sistema de Grupos FOE en la Marina norteamericana “ASDS” (Advanced SEAL Delivery System).

Esta es la primera vez que un submarino atómico perfeccionado se emplea en interés de las Fuerzas de Operaciones Especiales. Como conclusión podemos señalar lo siguiente:

  1. 1. En el caso Libio las Operaciones de las FOE comenzaron a realizarse mucho antes de comenzar las “sublevaciones” de la “oposición”,
  2. 2. De acuerdo a las nuevas concepciones occidentales del empleo de la “Fuerza blanda”, se desarrollaron distintas actividades, ante todo en el orden psicológico-informativo, que permitieron “madurar” la situación y generar la aparición del pretexto que sería la nueva “oposición” Libia y su enfrentamiento al Gobierno de Khadafi.
  3. 3. A pesar de las múltiples declaraciones de los personeros de occidente, en Libia se desarrolló una Operación de invasión terrestre cuyas características difieren de las clásicas. Esta operación no tenía los clásicos indicios de este tipo de acción, que implicaban el empleo de agrupaciones ofensivas creadas especialmente con tropas terrestres. Es por ello que se puede definir como una operación análoga realizada con FOE. Su génesis podemos encontrarla en Afganistán 10 años atrás.
  4. 4. La decisión de la operación terrestre se tomó después de que los defensores de la guerra “sin contacto” se convencieron de que con los bombardeos solamente no podrían lograr su objetivo de derrocar al Khadafi y los llamados “insurgentes” libios no estaban dispuestos a combatir contra el Ejercito, a pesar del apoyo que significa la aviación de EE.UU al principio y la OTAN después, los que en total emplearon más de 22000 vuelos de combate en el conflicto.
  5. 5. Los bombardeos de la OTAN solo lograron destruir las ciudades y provocar innumerables bajas entre la población civil, pero no lograron en un principio paralizar al Ejército que se adaptó y logro combatir con cierto “éxito” a los “rebeldes”.
  6. 6. El Plan de la operación terrestre era complejo e incluía: el apoyo de los lideres de la “oposición”; abastecimiento material; apoyo informacional; coordinación con servicios especiales de varios países; exploración; aseguramiento diplomático. Igualmente se enfrentaba al obstáculo que significaba la resolución 1793 del Consejo de Seguridad de la ONU.
  7. 7. La agrupación de Fuerzas de Operaciones Especiales que participaron en la operación, estaba compuesta por: norteamericanos; ingleses; franceses; egipcios; qataríes y los Emiratos Árabes. Muchos de ellos eran mercenarios contratados por compañías privadas. Los libios no pasaban de 1000, en su gran mayoría combatientes de las guerras de Afganistán e Iraq que se entrenaron en estos países, según cables revelados por WikiLeaks fechados en la embajada norteamericana en Trípoli entre febrero y Junio del 2008.
  8. 8. Las FOE mercenarias fueron estructuradas, equipadas y preparadas al estilo de los “sublevados”. Al principio los FOE de EE.UU, Gran Bretaña y Francia fungían como instructores y participaban en algunos aseguramientos.

Posteriormente se involucraron en los combates y fundamentalmente en la toma de Trípoli y búsqueda de Khadafi, sus colaboradores y familiares.

Para finalizar podemos afirmar que para los especialistas norteamericanos el empleo combinado de la aviación y una “cantidad limitada” de Fuerzas de Operaciones Especiales (fundamentalmente para la preparación, equipamiento y coordinación de las accione de los “rebeldes”), será en el futuro la fórmula ideal para la realización de los conflictos militares.

Claro que previamente se debe planificar, preparar y desarrollar una Guerra Psicológico-informativa que permita “madurar” las condiciones subjetivas y objetivas para lograr los objetivos trazados.

En Libia se puso en práctica una nueva concepción de Guerra de conquista que tiene su génesis en Afganistán y en la cual las FOE juegan un papel fundamental.

También es necesario señalar que en el caso Libio las FOE que se emplearon aquí cumplieron tareas que no solo son características de tiempo de guerra, sino y de tiempo de paz.

De esta forma, en la realización por las potencias occidentales de la concepción de la “Fuerza blanda” en tiempo de paz (si es que es posible hablar de paz en las condiciones actuales), así como durante los conflictos militares de nuevo tipo (el caso libio) el rol de las FOE crece considerablemente.

De tal manera la formula consiste en Guerra Psicológico-Informativa que permita la maduración de las condiciones requeridas y para cerrar el ciclo, una operación quirúrgica de fuerza con el empleo de las FOE con bombardeos masivos.

En su campaña electoral y durante la primera parte de su mandato el Presidente Obama repitió innumerables veces su slogan ¡Venimos por el Cambio!

Sera este el cambio prometido.

TERCERAINFORMACION.ES

La primavera árabe a un año vista Qué pasó y qué va a pasar


19/12/2011La primavera árabe a un año vistax Andoni Baserrigorri    ::    Más articulos de esta autora/or: Más artículosLos países del ALBA no han dudado ni medio instante en apoyar a Siria como no dudaron en apoyar a Libia. Al contrario de las izquierdas glamurosas europeas

Cuando hace un año, un joven tunecino se daba fuego a lo bonzo, desesperado por la situación de desempleo y falta de futuro, no podía imaginar que tras su acción se iba a celebrar uno de los mayores actos de hipocresia que ha dado el incipiente siglo XXI.

Pensar que el imperialismo y sus gobiernos títeres se vieron sorprendidos por la desesperación del joven y las redes sociales es ciertamente de personas muy crédulas. O que nos intentan hacer creer en ruedas de molinos.

Los procesos que se han dado en el norte de África y otros países árabes, están previstos por el imperialismo desde hace muchos meses y años y las potencias occidentales ya preparaban la agresión, con la intención de imponer gobiernos neocoloniales y de esa manera volver a robar las riquezas naturales que precisa el capitalismo para subsistir.

Solo así se entiende que desde hace varios años, los europeos y los yanquees, cuando negociaban con Libia y compraban su petróleo, en “el buen rollito” que se generaba en la compra-venta incluían una petición a Libia que traía veneno: desprenderse de sus baterías antiaéreas. El mensaje era que ahora que la “normalidad” reinaba en las relaciones Libio-Occidentales de nada necesitaba el país árabe de ese armamento.

Y no solo eso, hicieron desistir y renunciar a Libia de su programa nuclear. Lograron en definitiva, una Libia indefensa, ante la agresión que tenían en mente desde 2003.

Armar a una oposición pro-occidental a la cual sobornaron con muchísimo dinero y una promesa de ser ellos quienes gestionasen la Libia post-Gadaffi y demonizar a este fue sencillamente el resto. Ya estaba preparado el campo de operaciones para una agresión imperialista del siglo XXI, pero con las mismas intenciones de las del siglo XIX. Robar riquezas.

Esta guerra que ha ocasionado miles de muertos y calamidades y que ha destrozado el país que mejores condiciones de vida tenía de todo el Magreb no fue fruto de una “espontanea rebelión” como nos han hecho creer.

Esta guerra estaba incluida en un ambicioso plan bélico, que los países capitalistas occidentales han elaborado para conseguir la totalidad de las fuentes naturales de riqueza de los pueblos árabes y contribuir al aislamiento de sus grandes objetivos: Rusia y China.

El problema es que una parte de la izquierda europea, “intelectuales” de medio pelo y algún medio de izquierdas, no solo han creído esa versión. Es que además con su actitud han contribuido a crear confusión entre la izquierda, y han logrado que la solidaridad imprescindible hacia el pueblo libio, no haya sido lo importante que debía haber sido.

Y siguen erre que erre, pensando que tras los acontecimientos de Libia, había una romántica revolución popular.

Quizás su empecinamiento se deba a posturas sectarias en las que históricamente se han visto cómodos (ciertos grupos troskystas) o a su pertenencia a una imaginaria Izquierda glamurosa-intelectualoide de personas y colectivos, empapados de cierto pacifismo memo o acomplejada de una pasado en el cual apoyaron países o revoluciones de los cuales renegaron muy pronto, y es que algunos…siempre a caballo ganador y para donde sopla el viento.

Y se repite la historia en Siria. El mismo guion y los mismos actores. Un gobierno progresista, anti imperialista que es demonizado por los mass medias occidentales. Un gobierno que no es integrista. Un grupo de opositores terroristas que tratan de imponer la Sharia con el permiso de Occidente.

Y una izquierda presuntamente glamurosa e intelectualoide, que tacha de “dictador” al presidente legítimo de Siria y apoya a la derecha islamista. Digo bien.

La oposición en Siria es una amalgama de integristas islámicos a la derecha de Atila, que persiguen imponer un gobierno medieval ultra religioso. Y a esos apoyan estos “izquierdistas” de salón y estas sectas que se disfrazan tras siglas robadas.

Se puede pensar de todo, pero lo que no se puede o no se debe al menos es engañar al personal. Nadie en sus cabales puede creerse que estas revoluciones han sido espontaneas y menos sabiendo y conociendo datos que trascendieron y de los cuales algunos se han comentado en este trabajo.

Si el imperialismo llevaba años convenciendo a Gadaffi en el sentido de que retirase sus antiaéreos, era porque estaba preparando una agresión y si de repente han aparecido estos románticos movimientos de liberación en Libia es porque no eran tan espontáneos y si fruto de una conspiración de Occidente.

Por eso Rusia ha enviado a Siria defensa antiaérea. Y quizás esta reacción rusa sea la que salve a Siria de una agresión imperialista. Y por eso esta en contacto con Irán, porque saben que Irán es otra pieza codiciada por Occidente.

Y por eso los países del ALBA no han dudado ni medio instante en apoyar a Siria como no dudaron en apoyar a Libia. Al contrario de las izquierdas glamurosas europeas, esas izquierdas que se autodefinen como “pacifistas y democráticas” (Yo les pregunto que sentido le dan a la palabra pacifismo y democracia, aunque me temo que le den el sentido burgués) países como Venezuela, Cuba, Ecuador, Bolivia o Nicaragua, lo tienen claro y repudian estas revoluciones naranjas programadas desde Washington y con el apoyo entusiasta de estas izquierdas de salón.

Y es curioso como de Yemen por ejemplo o de Bahréin se habla menos. No digamos de tiranías medievales como las del golfo o la misma Arabia Saudí. El imperialismo esta jugando fuerte en medio oriente ante la pasividad de la izquierda mundial, cuando no el apoyo mas o menos explicito de otra parte de la misma izquierda que parece tener vendettas con países que de alguna manera u otra eran aliados de la URSS. Les puede su odio y sectarismo.

Y quizás la siguiente zona del mundo en dirigir sus misiles sean los países del ALBA. Las televisiones del capitalismo nos hablaran de terribles dictadores en Caracas, La Paz y La Habana. Armaran a la gusanera y fabricarán rebeliones que justifiquen sus agresiones y matanzas. Y yo pregunto….¿Que papel va a jugar en ese escenario las izquierdas guays del Paraguay?

Dice un refrán que para engañar, el diablo mienta las sagradas escrituras. Para engañar algunas izquierdas nos hablan de anti capitalismo.

http://www.lahaine.org/index.php?p=58284

La Guerra contra Siria,

que pasó y que va a pasar

Artículos de Opinión | David Urra | 20-12-2011

I.- La Guerra Silenciosa. Para nadie era un secreto -fue revelado recientemente por altos personeros del los actuales y precedentes gobiernos de EE.UU – que este país había planificado la actual ofensiva en el Medio Oriente e instruido al aparato de “generación de conflictos” que preparara el Plan de Guerra psicológico-informativa para lograr los objetivos planteados.

El Departamento de Estado, los Órganos de Seguridad Nacional agrupados y bajo un mando único y el Departamento de Defensa, se dieron a la tarea de organizar todos los pormenores necesarios que permitirían cumplir con la estrategia ya aprobada en el Club Bilderberg.

En este caso se debió comenzar con la estratificación de la sociedad, lo que implicaba separar por grupos de interés el espectro social sirio: militares; jóvenes; oposición intelectual interna y externa; líderes de opinión; académicos; etc.

La tarea consiste en crear auditorios objetivos y los canales de comunicación política dentro de estos auditorios, por intermedio de los cuales se transmitirá posteriormente la influencia psicológico- informativa de un receptor a otro.

Es necesario destacar que durante este proceso se incluyen igualmente, tanto los partidarios del Gobierno sirio y sus autoridades, como los opositores, solo que las acciones a desarrollar con unos y otros difieren en forma y contenido. Igualmente se consideran aquellos grupos sociales que no tienen una definición política, ni con el Gobierno ni con la oposición.

Los medios masivos de difusión (MMD) occidentales juegan un papel fundamental en la realización de las acciones psicológico-informativas que se están desarrollando en Siria, no solo por su influencia en la opinión pública interna e internacional, sino y porque sirven de patrón para conocer las líneas de desarrollo de las operaciones psicológicas en curso y permiten medir sus resultados y corregir el curso.

Si observamos el empleo de los MMD nos percataremos como estos han tratado de definir grupos que responden a intereses comunes (supuesta democratización de la sociedad, aparición de líderes informales que “ayudan” a aglutinar y dirigir la “explosión” espontanea de inconformidad de los ciudadanos), dentro de la sociedad Siria.

Estos grupos fueron estructurados a partir de los hechos provocados en la ciudad de Deraa en el sur de Siria, zona donde existen las premisas necesarias para activar la acción de los opositores al Gobierno Sirio.

Por otro lado se empezó a conformar una “oposición” externa, compuesta por intelectuales que viven fuera de Siria, con el objetivo de darle una imagen aceptable y canalizar de esta forma la “revolución democrática”.

Paralelamente se desarrolla una amplia y certera campaña de manipulación psicológico-informativa de la opinión pública internacional, que incluye medios, métodos y procedimientos diplomáticos, políticos, informativos, económicos, financieros y militares.

Todas estas acciones conllevan a la polarización de los grupos en conflicto. Por un lado, los grupos internos creados asumen la inclinación política que se les induce desde los centros de poder occidental, generando un enfrentamiento que en determinado momento paso a ser violento. Por otro, el Gobierno se ve obligado a “reprimir” los grupos armados, lo que permite crear una matriz informativa que justifique la intervención.

De esta forma tenemos que, primero se estimuló la creación de estratos que se fueron formando con el objetivo de emplearlos en la desestabilización del país y posteriormente se activaron para radicalizar el proceso.

De forma simultanea se organizó una campaña de satanización del Presidente Sirio Bashar al Asad empleando para ello los medios diplomáticos (Liga Árabe, Comisión de Derechos Humanos de la ONU, Organizaciones no Gubernamentales) y a su vez en el plano económico-financiero se bloquean cuentas y se cierran mercados con el objetivo de limitar los accesos a recursos básicos de supervivencia del país y con esto tratar de provocar malestar y desesperación en determinados estratos de la población que apoyan al gobierno y que culparían supuestamente a este de las penurias por las que pasan.

La utilización de la violencia en las acciones de los grupos opositores y su posterior manipulación y sobredimensionamiento por parte de los MMD y representantes de organizaciones afines a occidente, permiten además influir sobre la opinión pública internacional en interés de crear un consenso que permita justificar acciones militares para “salvaguardar” a la población civil y detener el conflicto.

Es de esperar que dentro de las operaciones psicológicas que se desarrollan en Siria se incluyan aquellas dirigidas a los miembros de las FF.AA y sus familiares.

En otros casos recientes – Iraq, Libia- las potencias occidentales han penetrado los altos mandos y mandos intermedios de los cuerpos armados, logrando un eficiente nivel de comprometimiento y deserción, lo que ha facilitado las acciones de los agresores para el logro de su objetivo con una menor resistencia.

Sincronizadamente se realizan en Siria diversas operaciones psicológicas contra los miembros de la FF.AA, con el objetivo de generar confusión y temor. Por un lado se pretende hacer creer que los grupos armados por occidente dentro de Siria representan al pueblo y las FF.AA no deberán combatir contra ellos so pena de violar los Derechos Humanos. Igualmente se desea instalar una sensación de temor y miedo a represalias y posteriores ajustes de cuenta.

II.- Situación actual del conflicto.

Las operaciones psicológico-informativas que se desarrollan contra Siria se encuentran en el siguiente punto de acción:

Realización de acciones violentas por grupos activos que son pertrechados desde el exterior para generar caos, confusión y de esta forma servir de pretexto para sanciones y acciones punitivas.

El Gobierno está movilizando a sus simpatizantes para enfrentar la Guerra impuesta al país, empleando los medios a su alcance y preparar a la población para enfrentar acciones más violentas en un futuro cercano.

Está en pleno desarrollo una operación informativa empleando medios diplomáticos y políticos (chantajes y presiones) con el objetivo de lograr el consenso necesario en la arena internacional que permita la realización de una operación militar contra Siria con el empleo de medios aéreos, navales y terrestres.

El Gobierno está tratando de fortalecer su posición con países que no tienen una actitud hostil (Rusia, China, Argelia, Irán, Líbano, América Latina) hacia Siria, con el objetivo de crear un frente que se oponga en el plano diplomático, político, financiero, económico y militar al bloque occidental. La OTAN con EE.UU a la cabeza, está dando los primeros pasos para la realización de una operación militar a gran escala contra Siria.

La presencia del portaviones George Washington y su escolta en las aguas cercanas a la zona, el traslado y refuerzo de tropas en Qatar y Arabia Saudita y los preparativos en Turquía son síntomas inequívocos de que están en marcha los preparativos para la invasión. A diferencia del conflicto con Libia e Iraq, la posición rusa marca la diferencia.

Las experiencias de estos dos conflictos demuestran que las concesiones que China y Rusia hicieron a occidente no condujeron a nada bueno.

El Gobierno ruso por fin comprendió que las apetencias hegemónicas de EE.UU no serán saciadas con nada y el cerco que se teje alrededor de estas dos potencias cada vez se cierra más. Por primera vez Rusia declara que la real causa del conflicto son los grupos irregulares que occidente armó para desestabilizar a Siria.

III.- Acciones a desarrollar por el “Eje de la Guerra”.

Siguiendo el esquema de las operaciones psicológico-informativas, occidente deberá comenzar a ejecutar la última parte del Plan que conllevaría al logro de sus objetivos.

Si bien las estrategias no han sido homogéneas en los conflictos anteriores (Yugoslavia, Afganistán, Iraq y Libia), determinado esto por las diferencias de todo tipo que surgieron en cada caso, parece haber un consenso de que el esquema Libio es el más cercano a seguir en este caso.

En él se resumen de algún modo las experiencias adquiridas anteriormente y la intención de minimizar el componente militar o violento por razones obvias (su costo político, su sesgo psicológico, su costo financiero y su acción corrosiva sobre la imagen). Claro que, Siria no es Libia y tiene sus especificidades.

No hay una oposición interna estructurada. No hay un liderazgo ni institucional ni personal de la oposición. El Gobierno sirio está más centrado en su accionar y tiene un respaldo real que no se puede subestimar. Rusia ha asumido una posición firme y ha pertrechado a Siria con medios que pueden ser decisivos si los saben emplear correctamente. Las FF.AA Sirias parecen tener mayor cohesión combativa.

Solo le queda a occidente subir la espiral de violencia y lanzarse a una invasión o emplear la variante de desgaste si no está seguro de que puede triunfar.

Las acciones a realizar en estos casos se pudieran agrupar de la siguiente forma:

a) Informativas.- El empleo de los MMD juega un importante papel en esta etapa de desarrollo de la guerra. Por un lado es necesario “justificar” ante la opinión pública internacional y muy especialmente ante la opinión publica de los países miembros del “Eje de la Guerra” (EE.UU, Gran Bretaña, Francia, Alemania, Italia y Canadá), la posible realización de “bombardeos humanitarios” y posterior invasión terrestre, considerando los costos financieros, en vidas humanas e imagen política que esta operación conlleva.

Por otro lado se necesita provocar cambios en la psiquis de los sirios que generen un malestar conducente a la sublevación y derrocamiento del actual Gobierno.

En el campo de la computación y las nuevas tecnologías de comunicación se hace indispensable difundir un ambiente de inseguridad, malestar y desasosiego que permita influenciar desfavorablemente en el estado de ánimo de la población. Para ello se emplearan métodos clásicos como el de los rumores, las mistificaciones, los espejismos y fundamentalmente el empleo de recursos psicológicos que permitan reblandecer la ideología predominante. Ya se conoce de la captura en territorio Sirio por parte de las fuerzas gubernamentales, de modernos equipos de comunicación entregados por occidente a los “rebeldes”.

Igualmente ya deben de estar operando en las cercanías de Siria múltiples estaciones de radio que bajo los apelativos de “Libertad”, “Democracia”, “Unidad”, transmiten los mensajes para la subversión informativa. Esto se incrementará según se acerque el momento de comenzar la operación a gran escala. Debemos considerar también el empleo de la TV en un país donde su uso esta difundido de forma masiva.

Para ello entraran en operaciones los “Comando Solo”, aviones equipados especialmente para la Guerra electrónica y que poseen entre sus características el poder operar desde fuera del territorio nacional, además de generar múltiples transmisiones al unísono tanto de radio como de TV. Igualmente posee equipamiento para detectar las frecuencias de trabajo de los medios enemigos y para bloquear su salida al aire, sustituyéndola por las propias.

Es de esperar que las fuerzas del Comando de Operaciones Especiales radicado en Fort Bregg tenga ya un levantamiento de todas las emisoras radiales y televisivas de Siria, su frecuencia de trabajo, localizaciones y régimen de transmisiones y en algún momento se procederá a silenciarlas ya sea por medios electrónicos – empleando el “Comando Solo” – o por medios militares, para posteriormente sustituirlas por transmisiones subversivas desde los territorios aledaños al país, o el propio “Comando Solo”.

Aunque ya debe de estarse empleando masivamente el uso de folletos y octavillas, estas se incrementaran de forma sustancial en momentos previos a los bombardeos y la invasión, ya que se ha demostrado su eficacia para la influencia psicológica, fundamentalmente entre los miembros de las FF.AA.

Los mensajes estarán dirigidos a suplantar la decisión de defender su país por parte de los sirios mediante el miedo, los rumores falsos, la creación del mito a la superioridad de la OTAN, las prebendas económicas y los supuestos objetivos “humanitarios” que tienen los soldados invasores.

EE.UU y la OTAN mantendrán su presión sobre la Liga Árabe, organización compuesta fundamentalmente por Monarquías y Gobiernos corruptos al servicio de occidente, para lograr una condena definitiva y un pasaporte para la realización de la invasión que comenzara con un periodo de ablandamiento y desgaste sistemático con el empleo de misiles de largo alcance y la aviación embarcada y estratégica.

No faltarán las presiones sobre la ONU y sus instituciones para que sancione de una forma u otra a Siria. Aunque EE.UU conoce que Rusia vetará cualquier intento de resolución condenatoria en el “Consejo de Guerra” de la ONU, el objetivo de la presión es crear una “imagen informativa” de Rusia, poniéndola en una disyuntiva de tener que apoyar a un “régimen cruel y totalitario”.

Por ultimo no podemos dejar de señalar algunos ejemplos de determinadas leyes de la influencia informativa:

La mentira deberá ser en cierta forma dosificada y mantener la apariencia de veracidad; La necesidad de tener una idea clara de lo que espera el auditorio, lo que permitirá crear un ilusión elaborada específicamente para este auditorio; Emplear la “lógica de acción colectiva” de la responsabilidad mutua;

Emplear la información obtenida y no divulgada, que sea contraria a la línea oficial. Referirse a los “principios sagrados” de la nación. Emplear los símbolos y las simbolizaciones de acuerdo a la tecnología de la imitación, utilizando como medios más efectivos las metáforas, mitos y rituales.

b) Psicológicas.- En realidad todas las medidas y acciones que realiza el “Eje de la Guerra”, están encaminadas a la influencia psicológica ya sea de la población siria, como de la comunidad internacional.

Hay acciones específicas que están enmarcadas dentro de lo puramente psicológico. Entre estas se encuentran:

Creación de terror y pánico entre la población y los miembros de las FF.AA para desmoralizarlos y disminuir su fe en la defensa y la capacidad de lograr el éxito. Acciones para generar un sentimiento de confusión en las fuerzas de defensa del país y hacer creer que es inferior y no tiene posibilidades de contrarrestar la fuerza del agresor.

Tratar de mostrar una superioridad de la técnica militar y el armamento, que conllevaría no solo a una derrota “inevitable”, sino y a grandes pérdidas humanas y materiales.

Impulsar a los militares a la deserción, prometiéndoles grandes sumas de dinero y un trato “digno” e indulgente, lo que los “salvaría” de una inevitable derrota. En algunos casos se muestran algunos desertores que supuestamente están disfrutando de la “libertad” y “generosidad” de los agresores.

c) Militares.- La realización de acciones militares representa el elemento más controvertido de los enfrentamientos que actualmente está llevando el “Eje de la Guerra”. Los casos de Yugoslavia, Afganistán, Iraq y Libia, por mencionar solo algunos, demuestran cuan complicadas y contradictorias pueden ser las acciones militares.

El problema fundamental radica en los aspectos negativos que traen aparejadas estas acciones y que no siempre se pueden asumir con facilidad, incluso si se logran los objetivos trazados, que casi siempre incluyen el derrocamiento del Gobierno existente y la instauración de una administración dócil a los intereses de occidente.

Ante todo es necesario tener en cuenta que para derrocar un Gobierno es necesario quitarle el poder a los que lo ostentan, destruir sus órganos de seguridad y convencer a la población que esto es lo correcto y más conveniente para el país.

En la mayoría de los casos es inevitable utilizar la fuerza, lo que a su vez trae aparejado: Grandes gastos financieros; enorme costo político; creación de un sentimiento de animadversión de la población agredida contra los agresores; gran destrucción de instalaciones militares, industriales, y civiles; cuantiosas pérdidas humanas por ambos bandos y una prolongada contaminación ambiental.

En Siria el “Eje de la Guerra” no puede obtener estos objetivos sin este costo. Para ello se desarrolla la Guerra psicológico-informativa, tratando de minimizar la campaña bélica y con esto lograr con menos traumas los objetivos trazados. Solo que Siria no es Libia y difícilmente la OTAN podrá estructurar el “paseo” que constituyó la campaña Libia.

Para ello están organizando un ataque fulminante que provoque un quiebre de la resistencia en el menor tiempo posible. En este caso se necesita de la participación de aliados mediorientales (Turquía, Jordania, Arabia Saudita, Qatar y los Emiratos Árabes), con apoyo, fundamentalmente logístico y de inteligencia, de Israel.

Algunos se preguntaran y ¿Por qué no Israel? El tema israelí es muy complejo, primero que todo su colaboración haría inviable la participación de otros países árabes que no confían en ellos y generaría una verdadera revolución contra esta guerra, a favor de Siria, en el Medio Oriente.

Por otro lado al Líbano no le convendría esta coyuntura pues Hizbolla lanzaría una ofensiva y generaría una situación insostenible al frágil Gobierno libanes.

La situación en Turquía no es menos problemática pues, para lanzar una invasión terrestre es indispensable utilizar territorio turco y esto produciría un eventual levantamiento de los kurdos en Turquía que serían difíciles de controlar.

Hay que considerar que Siria está demasiado cerca de Israel y con los nuevos medios que Rusia puso a su disposición, incluyendo los Sistemas Antiaéreos S-300 y los complejos de cohetería costeros, pueden golpear con facilidad los medios aéreos y navales israelíes.

Por último la OTAN le tiene una gran desconfianza a los dirigentes israelíes, que en caso de verse en una situación embarazosa y presionado por los extremistas de derecha que dictan las reglas en Israel, emplee su arsenal nuclear y generen una catástrofe de incalculables proporciones.

En síntesis Israel apoyara desde la sombra.

No se puede dejar de tener en cuenta la reciente renuncia, hecha oficial por parte de EE.UU, del Tratado sobre Fuerzas Armadas Regulares en Europa (AFARE), firmado con Rusia en 1990 y que Moscú había prorrogado en el 2007, buscando mantenerlo vivo hasta que se llegara a un nuevo acuerdo.

Es sintomático que, a pesar que desde el 2007 este acuerdo estaba prácticamente muerto, es solo ahora que el Gobierno de EE.UU lo denuncia ante Moscú, lo que hace pensar a muchos analistas que esto está relacionado con los movimientos de Fuerzas que este país necesita desplegar en Turquía y que sería interpretado por Rusia como una violación del tratado.

En estos momentos las Fuerzas de Operaciones Especiales (FOE) de los países integrantes del “Eje de la Guerra” deben de estar operando en suelo Sirio e incrementarán sus operaciones en la medida en que se acerque el momento de la operación de invasión.

Las misiones fundamentales a cumplir por las FOE serán:

Determinar los objetivos y dirigir posteriormente los ataques a desarrollar por la aviación y los misiles de largo alcance durante los bombardeos de desgaste contra Siria. Preparar el terreno para las acciones de la invasión terrestre lo que incluye labores de inteligencia y reconocimiento del terreno.

Dar apoyo a los grupos “rebeldes”, prepararlos y mejorar su accionamiento táctico. Organizar actos terroristas para infundir pánico, caos y confusión entre la población siria y las fuerzas de Seguridad.

A su vez debilitar la infraestructura económica del país. Realización de acciones diversionistas contra las redes de comunicación y transmisión de datos, con el objetivo de limitar el mando de la defensa y desorganizar la economía.

Captura o eliminación de personalidades sirias que apoyen al Gobierno. Desarrollar acciones violentas contra determinados grupos étnicos, con el objetivo de culpar a otro grupo existente en el país y de esta forma confrontarlos en una lucha fratricida que debilitaría la unidad nacional en una nación donde las relaciones interétnicas son un modelo para la región.

IV.- Contramedidas.

Con anterioridad dijimos que Siria no es Iraq, ni Afganistán, ni Libia. Los dirigentes sirios han comprendido el peligro que sobre su país se cierne y deben de actuar acorde a las circunstancias.

La agresión militar es inminente y el “Eje de la Guerra” no se detendrá si piensa que puede tener éxito en su campaña, por lo que la única opción que le queda a Siria es tomar todas las contramedidas pertinentes para demostrar a occidente que el costo de una intervención militar es impagable.

Considerando las experiencias acumuladas en otros conflictos como el de Vietnam, Yugoslavia, Afganistán, Iraq, Sudan y Libia, además de los éxitos que en esta materia han tenido países sometidos a planes y operaciones psicológico-informativas como son los casos de Cuba, Corea del Norte, Irán, Venezuela, Nicaragua, Bolivia, Ecuador y otros, los dirigentes sirios deberán implementar un conjunto de contramedidas indispensables para salvaguardar su soberanía e integridad territorial.

Estas acciones se pueden agrupar de la siguiente forma:

1. Contramedidas Diplomáticas.- En este campo Siria debe desarrollar una fuerte campaña de esclarecimiento del carácter soberano de sus acciones, haciendo hincapié en los países que apoyan a su Gobierno y en aquellos que tienen una posición aparentemente neutral.

Deben ser impetuosos en los organismos internacionales para mostrar su verdad y fundamentalmente emplear con mucha creatividad las razones que los asisten, mostrando las pruebas que obran en su poder de la injerencia extranjera en su territorio y utilizando todas las posibilidades que los MMD le ofrecen en este sentido.

Igualmente importante para los sirios será poner en la ilegitimidad a la Liga Árabe, apoyándose fundamentalmente en la relación de subordinación que tienen las monarquías árabes con EE.UU.

Sería igualmente significativo si Siria lograra convencer a los países que la apoyan de una forma u otra de salir de la Liga Árabe, con el argumento de que en un futuro cercano serán ellos posiblemente los acusados y demostrándole que la Liga ya no responde a los intereses de los pueblos en la región.

Por otro lado fortalecer el papel de Rusia y otros países que apoyan a Siria sería fundamental para crear un concierto de voces que hagan percibir a la opinión pública internacional que no existe un estado de opinión mayoritario que favorezca la actitud de occidente de derrocar al Gobierno sirio.

1. Contramedidas Psicológico-Informativas.- El Gobierno sirio debe estar consciente de que occidente empleará todo su arsenal tecnológico para imponer el control informativo, fundamentalmente dentro del territorio de la nación árabe, empleando para ello todo tipo de métodos entre los que se encuentran las falsificaciones, el descredito, la distracción, la intimidación, el rumor, la desestabilización, etc.

De hecho algunos de estos métodos ya se emplean. Por ejemplo, recientemente se demostró que la campaña para acreditarle al Gobierno sirio cerca de 3,500 muertos entre la población civil, era falsa, inclusive se conoció que dicha maquinación era sostenida por una supuesta organización musulmana que tenía sus bases en…Londres?! Muchos de los nombres barajados por esta organización están vivos y fueron obtenidos de la guía telefónica. Esto es un clásico ejemplo de falsificación.

Es importante que los sirios conozcan al detalle cómo se orquestan estas acciones de Guerra Informativa, para lo cual deberán utilizar intensamente los MMD que poseen. Igualmente deberán apoyarse en los medios de países amigos, con el fin de divulgar por el mundo las acciones que se desarrollan en su contra por parte de EE.UU y sus aliados occidentales y mediorientales.

De hecho ya está en camino una intensa campaña de descredito con relación a las medidas tomadas por los gobernantes sirios para satisfacer las inquietudes de la población.

Se hace necesario igualmente organizar una contra campaña en el interior de Siria y en la arena internacional para divulgar el verdadero contenido de las medidas aplicadas por el Gobierno, su alcance y beneficios. Para ello se deben de emplear los MMD, folletos, octavillas y otros medios que resuman las ideas planteadas. Un papel importante deberán jugar las ONG que dentro del país apoyan sinceramente el proceso de restructuración.

Capítulo aparte merece el intento de desviar la atención del conflicto sirio con el conflicto iraní. Si bien es cierto que para el “Eje de la Guerra” los dos países están en el punto de mira, el costo de una agresión a Irán seria, en las circunstancias actuales, impagable. La posibilidad de una derrota dejaría muy mal parado a EE.UU, produciéndose de hecho el Síndrome de Irán, al igual que ocurrió en Vietnam.

En este momento el objetivo inmediato es Siria.

Es igualmente relevante la preparación psicológica que se debe llevar con la población y las FF.AA, para fortalecer el espíritu de resistencia y convicción en la victoria.

El enemigo tratará por todos los medios de intimidarlos, crear pánico y terror, al principio empleando los MMD y la radio (pueden haberse distribuido ya miles de radiorreceptores sintonizados a una frecuencia en la que transmiten las emisoras “disidentes”), que divulgarían las consecuencias de los conflictos en Afganistán, Iraq y Libia.

Posteriormente emplearán medios más agresivos como los bombardeos indiscriminados y las nuevas tecnologías psicotrópicas y desconocidas. Contra ello se deberá de trabajar para preparar a la población en las formas más eficiente de la defensa civil que permitan minimizar los efectos de estas acciones.

En el caso de las Fuerzas Armadas se hace necesario elaborar un plan de contramedidas que debe de incluir tres etapas:

Predicción.- Donde se evalúan las posibles acciones a desarrollar por el enemigo, teniendo en cuenta que esta es quizás la esfera en que más hincapié se hace en la actualidad dentro del Ejército de EE.UU y a la que más importancia y recursos se le asignan. Se debe asumir que la influencia psicológico-informativa sobre los miembros de las FF.AA será intensa y constante e incluirán todos los medios disponibles –panfletos; receptores de radio sintonizados con las estaciones provocadoras; octavillas; mensajes televisivos; emisiones de altoparlantes; objetos lanzados hacia las zonas de desconcentración como bolígrafos; encendedores y otros con información pertinente. En esta etapa se debe pronosticar e identificar los posibles temas y símbolos de operaciones psicológico-informativas que empleara el enemigo con el objetivo de reducir su eficacia y de ser posible neutralizarlos.

Prevención.- En esta etapa se deberán desarrollar las acciones que permitan familiarizarse con las técnicas, métodos, medios y procedimientos que va emplear el enemigo contra ellos, mostrando ejemplos concretos de otros conflictos (ej. Afganistán, Iraq y Libia). Se deben asignar militares responsables de destruir toda la información, volantes y octavillas que el enemigo lance contra las tropas.

Igualmente se debe desarrollar una red de emisoras de interferencia que bloqueen las señales de las radioemisoras subversivas.

Como medios eficaces de prevención de los efectos adversos en las tropas se deberán definir aquellos combatientes más estables desde el punto de vista psicológico y que están en mejor capacidad de resistir la influencia psicológico-informativa a que serán expuestos y que “apadrinarán” a otros combatientes más susceptibles a estas acciones.

Igualmente cuando se organicen misiones de pequeños grupos, siempre se incluirá a algún combatiente con estas características. Finalmente se deberá organizar por parte de los Jefes correspondientes el trabajo individual con cada combatiente para desarrollar la autorregulación psicológica.

Un principio muy importante en este proceso es informar a los combatientes de la realidad de la situación. Solo si se les explica la verdad los combatientes estarán en condiciones de asumirla. Nada afecta más la moral del combatiente que las mentiras y las medias verdades que luego se desmoronan ante los hechos. Es necesario inculcar que la victoria o la derrota dependen de ellos, no de los de arriba.

Enfrentamiento.- El enfrentamiento a la influencia psicológico-informativa del enemigo sobre las tropas se puede lograr por diferentes métodos, el más eficaz es la destrucción de los medios que emplea el enemigo en las operaciones, pero esto no siempre es posible.

Es necesario que todo el personal este alerta sobre las acciones que realiza el enemigo, no se produzca relajamiento, ni contactos sin control con civiles. Todos los materiales propagandísticos deben ser recogidos, y destruidos después de haber sido estudiados.

Todo esto debe concluir con un trabajo de esclarecimiento y convencimiento de los verdaderos valores que se defienden y de lo negativo e indeseable de las acciones enemigas. Ante esto no pueden olvidar los sirios que las acciones propagandísticas del enemigo no se pueden evaluar mecánicamente como algo “malo” per se, sino que además se pueden emplear como contrapropaganda y una parte de ella no merece atención, solo se ignora.

De otra manera el Gobierno sirio deberá implementar un sistema de recopilación de información entre la población que les permita conocer que se dice y cuáles son las posibles campañas o rumores que el enemigo hace rodar entre la población y los miembros de las FF.AA. El desenmascaramiento y posterior aclaración de cualquier rumor es un aspecto que no se debe subestimar, su minimización puede costar caro.

1. Contramedidas militares.- Es en este campo donde el trabajo puede ser más intenso por parte de los sirios. Deben de comprender que hay un principio que se ha confirmado por la historia y reza que, la guerra se gana evitándola. Se necesita demostrar la capacidad de hacer pagar un alto costo al agresor.

La experiencia de los conflictos recientes nos indica que desarmarse, hacer concesiones o violar principios, conducen inevitablemente a la derrota y a lo que es peor, la pérdida de innumerable cantidad de víctimas humanas, destrucción del patrimonio nacional y la ignominia de convertirse en un país sin libertad ni independencia.

Ante todo, las FF.AA deben estar en estos momentos en su máxima disposición combativa y trabajando fuertemente para un enfrentamiento que parece inevitable.

Se necesita trabajar por los mandos sirios en los siguientes aspectos:

Elevar la disposición del personal con el objetivo de lograr una alta capacidad volitiva y cohesión combativa, haciendo hincapié en la cooperación entre fuerzas y la estructuración de la defensa territorial.

Desarrollar aceleradamente un Plan para construir o restablecer las instalaciones ingenieras que les permitan proteger y enmascarar a las fuerzas, medios militares y civiles, de las acciones del enemigo. Desconcentrar las fuerzas y medios para combatir al agresor, con el objetivo de minimizar los efectos de los bombardeos masivos u ataques sorpresivos.

Ante la inminencia de un ataque, asestar un primer golpe contra las instalaciones enemigas a su alcance. Dislocar adecuadamente los sistemas de defensa antiaérea disponibles incluyendo los nuevos S-300 recibidos de Rusia y que deben marcar la diferencia en caso de emplearse correctamente.

No se debe repetir el error de Iraq y Libia donde los medios de defensa antiaérea estaban prácticamente desguarnecidos y desprevenidos ante los ataques “avisados” del enemigo. Los S-300 pueden seguir a la vez hasta 12 objetivos y batir de una vez a 6, incluidos los más avanzados “hipersónicos” (velocidades superiores a 5 mach).

El empleo masivo de interferencias electrónicas, falsos objetivos y otros elementos que permitan confundir al enemigo, deberá ser una misión a cumplir para la defensa a la agresión.

Las fuerzas de seguridad en Siria deben llevar a cabo durante este período y en el futuro, un intenso trabajo de localización, infiltración y eliminación de los grupos irregulares y fuerzas especiales que ya deben de estar operando en el territorio. Es muy posible que ante la imposibilidad de comenzar una agresión a gran escala, estos grupos pasen a ser la “variante” fundamental para quebrar al Gobierno Sirio y desorganizar el país. Contrarrestar con eficiencia estos grupos puede dejar sin argumentos a los agresores.

La experiencia demuestra, como en el caso Libio, que por muy pequeña que sea la actividad de estos grupos, los MMD al servicio del “Eje de la Guerra” se encargarán de convertirlos en “masivas” expresiones de “libertad” por parte del pueblo “oprimido”, lo que al final se convierte en el pretexto para “salvaguardar vidas inocentes”.

V.- Papel de Rusia y China en el conflicto.

Hace mucho se habla en los círculos de analistas y periodistas, medios masivos, grupos políticos, centros de estudios, y otros, del papel que deberían jugar Rusia y China en el ámbito internacional. Debemos comprender que China no es ni será una potencia mundial que tenga peso decisivo en la política internacional. Las razones de esta afirmación son:

Los chinos no tienen mentalidad de gran potencia. Su filosofía se contradice con la filosofía de las grandes potencias. Para ellos 2+2 = 4, pero en política internacional esto casi nunca es así. Sus constantes concesiones a las grandes potencias la hacen vulnerable y fácil de manipular.

No basta con tener una economía fuerte y unas fuerzas armadas potentes para ser gran potencia. Se necesita ante todo tener aliados y saber mantenerlos. China saca muy buenas cuentas “económicas”, pero esta suspensa en cuanto a las cuentas geopolíticas.

El nivel de penetración que tiene el capital occidental en la economía China, posee demasiado peso para que ellos puedan decidir sin consecuencias.

Desgraciadamente esto se confirma en este caso. Las últimas declaraciones del portavoz chino reconociendo a la Liga Árabe como organización capaz de llevar las riendas del caso sirio y la petición a Damasco de acatar sus decisiones, son una demostración de la falta de peso y la ambigüedad del gigante asiático. No imaginan cuanto deseo que esto no sea así.

Rusia, es otra cosa. Los rusos si tienen mentalidad de gran potencia. Es cierto que las “imprecisiones” de la época Gorbachov en la extinta URSS y el posterior periodo anarquista de Yeltsin, convirtieron al Oso Ruso en una mascota de peluche y perdieron una parte importante de su protagonismo.

Los últimos pasos de Rusia demuestran el enorme peso de este país en la arena internacional y la necesidad de que recupere su valor como contrapeso a la actitud hegemónica y unipolar de EE.UU.

Basta con que se opusieran resueltamente al intento de demonizar a Siria; enviaran un destacamento de Buques de Guerra al puerto de Tartu comandado por el portaviones “Kuznetsov” que posee entre sus “argumentos” 15 cazas SU-33, Sistema de misiles P-700 (incluyendo 12 Cohetes hipersónicos), Sistema de misiles antiaéreos con 192 cohetes; helicópteros y otros “complementos”, además de lo que tiene su escolta y suministraran los S-300 y las baterías de cohetes costeros, para que EE.UU y sus aliados se “congelaran”.

Aparentemente la acción rusa provoco una desaceleración del plan de invasión a Siria.

Es de esperar que occidente cambie el Plan y trate de jugar la carta del aumento de la desestabilización interna, introduciendo armas y grupos subversivos, donde participarían mercenarios, por las porosas y extendidas fronteras sirias. Para ello contará con sus “aliados monárquicos” y como es de esperar Israel.

Se trata de crear varios focos de violencia para dar la impresión de una “rebelión” generalizada que permita justificar su nueva afición a las “revoluciones”.

Todo esto vendrá aparejado con las presiones en organismos internacionales (ONU, o lo que queda de ella; Comisión de DD.HH; Liga Árabe; Tribunal Internacional, etc.), para presionar a Rusia y ponerla en una situación embarazosa.

A Siria le queda un solo camino sino quiere sufrir el desastre de Afganistán, Iraq o Libia. No titubear, continuar con sus cambios que deben implementar sin hacer concesiones y aplastar a los mercenarios que arma el “Eje de la Guerra”, ya sean internos o externos.

El tiempo corre contra ellos. El titubeo cuesta caro. El juego es al duro y sin guante y la pelota es de hierro y fuego. Fuentes:

Centro de Estudios Estrategicos Rusia. Psyfactor. Rusia Today

http://tercerainformacion.es/spip.php?article32059&utm_source=twitterfeed&utm_medium=twitter

El bestial asesinato del presidente Gadafi y la lucha mundial contra el capitalismo


El bestial asesinato del presidente Gadafi y la lucha mundial contra el capitalismo
Dos temas: la muerte brutal del heroico presidente Muamar al-Gadafi y la batalla mundial contra el capitalismo, la guerra, el imperialismo, el cambio climático, la globalización, la pobreza y más.
Carlos Rivero Collado | Para Kaos en la Red | 21-10-2011
www.kaosenlared.net/noticia/bestial-asesinato-presidente-gadafi-lucha-mundial-contra-capitalismo
En este vídeo se ve que el presidente Gadafi está vivo y que los asesinos mercenarios del Imperio y la OTAN lo están matando a golpes.1-. La muerte de un héroe

Concluido mi artículo de esta semana, que comienza a partir del próximo acápite, se produce la noticia de la muerte del presidente Muamar Mohamed Abu Minyar al-Gadafi, a la que le voy a dedicar un breve comentario ya que todo esto está aún un poco confuso.

La captura del presidente Gadafi se produjo después de un bombardeo de aviones de Estados Unidos y Francia en las afueras de Sirte. Para proseguir, sin dudas, su heroica lucha, Gadafi se trasladaba de un lugar a otro en un convoy de quince camiones ligeros, algunos con ametralladoras en la parte trasera.

El terrible ataque aéreo fue perpetrado en coordinación con los mercenarios de la OTAN porque éstos llegaron a la caravana de vehículos destruidos o dañados unos minutos después. En uno de ellos se hallaba Gadafi, según se cree, herido en la espalda y una pierna.

En los vídeos que hemos visto, Gadafi aparece vivo en manos de sus captores. Éstos comienzan, entonces, a dar gritos, a disparar sus armas al aire y a golpear al herido. Ciertamente, Gadafi aparece vivo al comienzo del vídeo, entonces éste se enrarece y casi no se puede ver mientras los asesinos gritan y descargan sus golpes, o tiros, sobre el prisionero.

Después aparece Gadafi visiblemente muerto, cubierto de sangre de pies a cabeza y con su uniforme militar y sus medallas destrozados, que es arrastrado por sus asesinos (NOTAescribí esto antes de ver, por supuesto, los vídeos que fueron puestos después de la publicación del artículo. Si los hubiera visto, este texto habría sido un poco distinto.

De todas formas ahí se ve bien a las claras como tiene la cabeza cubierta de sangre por los golpes que le dieron. Parece que lo mataron después de la golpiza con ese tiro que aparece en el pecho. Así actúan las hienas mercenarias del Imperio y sus secuaces.

Así ha actuado siempre el gobierno de Estados Unidos en los países que ha invadido y hasta en su propio pais, aunque los 3,000 asesinados por Bush y su camarilla el 11 de Septiembre no tuvieron una muerte tan lenta)

Nada más que una horda de animales salvajes al servicio incondicional del Imperio y sus lacayos podía haber hecho eso. Un Gadafi vivo y juzgado en La Haya por los delitos que se le achacan, reales o falsos, hubiera sido una victoria para el Imperio, sus cómplices y sus mercenarios, miembros muchos de ellos de Al Qaeda, la organización terrorista que el Imperio utilizó para perpetrar la masacre del 11 de Septiembre del 2001. Si las bestias actuaran sólo como los demás animales no serían bestias.

El haber peleado hasta el final y esa muerte salvaje, innecesaria, lo convierten en un gran mártir de la lucha mundial contra el imperialismo.

El presidente Gadafi pudo huir de su país hacia Argelia junto a su familia o pudo escapar a otros países, como Venezuela y Nicaragua, que le abrieron los brazos y le ofrecieron asilo. Si es cierto que tenía una fortuna fuera del país, podía haberla disfrutado el resto de su vida; pero decidió quedarse en su patria, de heroica historia milenaria, a pelear junto a su pueblo.

Regresó a su poblado natal, a su terruño, a pelear junto a su humilde pueblo, al lado de sus antiguos vecinos, en las mismas calles en las que había aprendido a caminar, en las que había ido a su primera escuela junto a sus amigos y compañeros de la niñez.

Más allá de los graves errores que pudiera haber cometido en sus 42 años en el poder, ha muerto peleando contra el imperialismo uno de los gobernantes de más coraje e integridad que ha dado el mundo moderno.

2-. The black mouse of The White House

Al hacer el informe oficial sobre la muerte del presidente Gadafi, Barack Obama se convirtió en el culpable principal de este magnicidio, y lo es porque el mártir nunca renunció a su cargo de Presidente de Libia.

Así lo vimos ayer por televisión, ante la Casa Blanca, en toda su inmensa, visible y palpablecobardía personal, anunciando, oficialmente, la muerte del héroe.

Quien jamás en su repuñetera vida –expresión cubana, o tal vez española, de exquisita alcurnia– ha estado ni a mil kilómetros de una guerra, ni siquiera de una riña personal, tiene la desvergüenza de hacer el resumen de una larga batalla en la que un héroe y miles de sus heroicos camaradas dieron la vida para defender a su patria de la agresión extranjera.

Escondido en su arcaica mansión de blancos colores, a más de seis mil kilómetros de Libia, protegido por las fuerzas terrestres, navales y aéreas del Imperio más poderoso y asesino de la historia, este cobarde se llena una vez más de infamia al hacerse responsable directo de esta barbarie.

Ni siquiera dedicó unas palabras para lamentar la muerte de miles de niños.

El viernes que viene, cuando se disipen un poco las sombras que aún cubren la batalla final del presidente Gadafi, escribiré algo más sobre todo esto.

Veamos ahora el artículo que tenía preparado para esta semana. Iba a incluir la crónica “Muere Mozart, genio de la paz” pero tendré que dejarla para otra ocasión, por respeto al tiempo y la paciencia del lector.

3-. La cuna de un gran movimiento mundial

Después de seis días es poco lo que se pueda decir que ya no se haya dicho sobre lo que sucedió en cientos de ciudades del mundo este sábado, 15 de Octubre. Sólo voy a hacer un breve análisis sobre este gran movimiento humano que trasciende las fronteras de los países y continentes.

Estas protestas que hoy abarcan los cuatro confines del mundo comenzaron con las masivas demostraciones de los pueblos de España el 15 de Mayo de este año, que fueron influenciadas por la grave crisis económica de Grecia del año pasado, provocada por la avaricia capitalista y los crímenes financieros; y, además, por los levantamientos populares en Egipto y Túnez, que produjeron la caída de gobiernos sometidos al imperialismo.

Cientos de miles de seres humanos –tal vez más de un millón– protestaron en decenas de ciudades de España. Esta formidable movida, la mayor del mundo, es un palpable rechazo al neo-liberalismo, la inútil monarquía borbónica y el seudo-socialismo del actual gobierno, cómplice de la masacre de Libia.

El grave dilema que hoy confronta España es que ya se vaticina el triunfo del Partido Popular en las elecciones generales de este 20 de noviembre, lo que le traerá al país el regreso de dirigentes como Aznar, el peor gobernante que han tenido las naciones que la fuerza y la geografía han unido en una sola nación.

Si desde mayo de este año, el movimiento de los Indignados se hubiera organizado como partido político, tal vez el resultado de las elecciones del mes que viene sería distinto.

El triunfo de los “populares” provocará que el movimiento Democracia Real Ya –DRY– aumente su fuerza a un nivel imprevisible y nadie debe descartar que la grave crisis económica de España y la presencia en el poder de un partido del que muchos afirman que fue cómplice directo de los auto-atentados terroristas del 11 de Marzo del 2004, pueda provocar el gran cambio que los pueblos de España esperan desde hace dos siglos.

4-. El fenómeno común

El fenómeno que tienen en común todas estas marchas es el convencimiento de todos los pueblos del mundo de que el sistema capitalista es indiferente a las necesidades del pueblo. Eso se ha visto con mayor claridad aquí en Estados Unidos donde el 1% de la población controla toda la vida financiera y económica del país.

Esa minúscula fracción fue la que creó las condiciones para que se produjera, hace tres años, la más grave crisis económica desde 1929, la cual tuvo graves repercusiones en la economía mundial. A pesar de los falsos anuncios de los voceros del capitalismo que dijeron el año pasado que ya la crisis había pasado, la realidad es todo lo opuesto: la crisis es hoy más aguda que en el 2,008.

5-. La peor tragedia de todos los tiempos

Esta protesta no es, como señala la prensa, “para que se elimine la influencia de los poderes financieros y económicos en el proceso político”.

Por supuesto que en las democracias capitalistas lo que dirige el proceso político es el dinero y hay que protestar contra eso, pero este movimiento de los pueblos del mundo va mucho más allá que esa grave falla de la seudo-democracia. La avaricia de las corporaciones es sólo una faceta de la lucha.

Al enfrentarnos a los males del capitalismo, debemos tener en cuenta que su mal supremoes el Efecto Invernadero, o sea que nuestra principal protesta debe ser contra el excesivocalentamiento global, provocado por la actividad humana, o sea por el uso desmedido de los combustibles fósiles, la tala indiscriminada de bosques, los grandes incendios forestales provocados por el aumento del calor, las guerras, las prácticas nocivas en la caza y la pesca y otros crímenes.

Decir capitalismo es decir cambio climático. La lucha contra uno está estrechamente unida a la lucha contra el otro porque sin el uno el otro no amenazaría la vida en nuestro planeta en un futuro relativamente cercano.

Se elimina al capitalismo o desaparece la vida animal y vegetal sobre la superficie terrestre en unos tres siglos. Tan sencillo como eso. En blanco y negro, sin metáforas. Esta es una trágica realidad a la que hay que entrarle con la manga al codo, como el carnicero a la res, como decía Martí.

Si tenemos en cuenta que formas primitivas de la especie que después sería la del ser humano comenzaron a separarse del simio hace unos tres millones y medio de años, tres siglos viene a ser menos de la milésima parte del 1% de ese tiempo. Aun si consideramos esto desde el origen del homo sapiens, digamos hace unos 60,000 años, tres siglos viene a ser la mitad del uno por ciento de ese tiempo histórico.

O sea que si no se resuelve esta gravísima cuestión ecológica y se buscan otras formas de energía, lo que le queda a esta civilización son unos pocos meses en la medida histórica.

Si lo analizamos desde que surgió este planeta hace unos 4,500 millones de años, lo que le queda a esta civilización de vida son unos pocos segundos geológicos.

Es por ello que la lucha contra el calentamiento global debe estar en la cumbre de todo este movimiento mundial y de la mejor forma en que se puede detener ese cambio climático es sustituyendo al sistema capitalista por otro que, por lo menos, se esfuerce en resolver la más grave crisis de todos los tiempos.

Los fracasos de las grandes conferencias ecologistas de Kioto, Copenhague y otras demuestran que los gobiernos capitalistas y medio capitalistas no van a hacer nada para detener la catástrofe y que hay que cambiar, más que a esos gobiernos, el sistema político-económico que los sostiene.

Soy de los que creen que la gran catástrofe ecológica es inevitable aun en el caso que las grandes potencias industriales fabriquen decenas de millones de automóviles que usen energía eléctrica, lo que en todo caso demoraría mucho tiempo y tendría que enfrentar la guerra de los poderosos y brutales intereses petroleros que dominan al Complejo Militar-Industrial-Terrorista.

¿Cómo se le puede decir a los países árabes y musulmanes que dejen de producir petróleo? ¿Van a comer arena?

¿Cómo se le puede decir a Venezuela que elimine su producción de petróleo? ¿Va a hundir en la miseria a veintinueve millones de seres humanos?

¿Cómo se le puede decir a Cuba que no busque petróleo después de más de medio siglo de criminal bloqueo económico del Imperio que le ha costado a nuestro pueblo casi 200,000 millones de dólares?

El exceso de energía que nos llega del sol y debe regresar al espacio sideral seguirá quedándose en la atmósfera terrestre y proseguirá el aumento del calor, y sus terribles efectos, como estamos viendo ahora con las inmensas inundaciones de Colombia y el inaudito tornado que, antier, destruyó cuadras enteras a unas pocas millas al noroeste de Miami.

6-. La prensa vendida y bandida

Los principales periódicos de Estados Unidos silenciaron la protesta mundial. Ni una simple nota apareció en la edición dominical de The New York Times, lo que sitúa a ese diario como un mercenario tan sometido al capital y al Imperio que es capaz de silenciar la noticia principal del día anterior, violando las normas básicas del periodismo.

El periódico que ha tenido como lema por más de un siglo y medio “All the news that fit to print” –Todas las noticias que se puedan imprimir– silenció la más importante.

Algo parecido puede decirse de los grandes diarios de las principales ciudades y de los noticieros radiales y televisivos de alcance nacional. Hasta ese grado de sometimiento al capital llegan estas corporaciones mediáticas para las que no existe el público que les da vida. Jamás en la historia del periodismo se ha visto tan insolente desvergüenza.

7-. Breve resumen de las protestas

(Basado en la información de Kaosenlared, el pasado domingo)

En Buenos Aires, miles de personas marcharon por la Calle Corrientes y otras avenidas de la gran ciudad, llegando, después, a la Acampada de Jujuy adonde una representación de decenas de miles de familias jujeñas reclaman justicia desde el mes pasado.

En México, más de 5,000 personas marcharon por el centro histórico de la capital, próximo al Zócalo. En otras muchas ciudades del país se produjeron encendidas protestas, sobre todo en Guadalajara, Puebla y Querétaro. En Ciudad Juárez, la urbe más violenta del mundo, víctima directa del altísimo consumo de drogas de Estados Unidos, decenas de personas desafiaron el terror combinado de las mafias, el ejército y la policía y marcharon por varias horas.

La policía disolvió una nutrida manifestación en Rabat, Marruecos.

En Santiago de Chile miles de personas marcharon por La Alameda y otras zonas de la ciudad. La protesta llegó a Valparaíso y otras ciudades.

Miles de heroicos judíos anti-sionistas recorrieron las calles de Tel Aviv, Jerusalén y Haifa, uniéndose a la protesta mundial.

En Lisboa, miles de manifestantes caminaron desde la Plaza Marqués de Pombal hasta el Parlamento de la República.

En Roma, hubo varios heridos entre los protestantes que avanzaban por el centro de la ciudad. La policía repele la nutrida manifestación usando gases lacrimógenos.

En Atenas, capital de uno de los países que ha sufrido con mayor rigor la crisis económica mundial del capitalismo –y que hoy paraliza al país con su heroica huelga– , el pueblo se manifestó frente al Parlamento.

En Australia, se fortalece el movimiento “Occupy Sydney”. Cientos de protestantes acamparon frente al Banco de la Reserva.

En Londres, miles de indignados protestaron ante la Catedral de San Pablo, situada en el centro financiero. La policía evitó que los manifestantes llegasena la Bolsa de Valores.

Cientos de irlandeses protestaron en Dublín, frente al Banco Central Irlandés.

En París hubo una ruidosa manifestación de cientos de personas frente al histórico Hotel de Ville.

En Lisboa, decenas de manifestantes protestaron frente a las oficinas del Partido Seudo-Socialista. Una joven tenía una pancarta que decía: “Fuera de aquí el hambre, la miseria y el Fondo Monetario Internacional”. Algunos coreaban: “España, Grecia, Irlanda y Portugal, nuestra lucha es internacional”.

En Varsovia cientos de jóvenes se manifestaron por las calles.

En Colonia, Berlín y Munich miles de personas protestaron contra el Deutsche Bank y el gobierno de Angela Merkel, cómplice de las masacres del Oriente Medio y Libia, y de los excesos de las corporaciones financieras.

En Amsterdam, cientos de manifestantes marcharon frente a la Plaza de la Bolsa “contra el poder de los bancos, la codicia y el fracaso de la política” (o sea de la política dominada por el poder del dinero, una de las características más típicas del capitalismo).

En Zurich y Ginebra cientos de ciudadanos suizos protestaron frente a los bancos y las oficinas de Naciones Unidas.

En SingapurManila, Yakarta y Hong Kong miles de personas se manifestaron contra los poderes capitalistas y la crisis económica mundial.

En Seúl, alrededor de unos 50 manifestantes se reunieron en el centro y el distrito financiero de la capital de Corea del Sur.

Y así, en muchas otras ciudades del mundo, los pueblos protestaron contra las injusticias del capitalismo, la amenaza del calentamiento global y los crímenes del imperialismo.

En Estados Unidos, decenas de miles de personas marcharon en más de cien ciudades del país, de Boston a Los Angeles y de Miami a Seattle. La mayor protesta fue, por supuesto, en Nueva York, cuna de Occupy Wall Street. Hubo cientos de arrestos.

Antier, miércoles 19, decenas de miles de personas marcharon por las calles de Los Angeles, después que las distintas organizaciones que defienden a los inmigrantes ilegales se unieran a la protesta. Se cree que haya más de 12.000,000 de inmigrantes “ilegales, en este país.

Por supuesto que los ilegales en la Florida son los descendientes de quienes se la robaron a España en 1818, así como los ilegales en California, Texas y otros Estados del oeste y el suroeste del país son los descendientes de quienes le robaron ese inmenso territorio a México, de 1836 a 1848, asesinando a más de cincuenta mil mejicanos y provocando la muerte de siete mil estadounidenses.

Ésa es una realidad histórica incuestionable de la que volveremos a hablar otro viernes cualquiera 

La posible ejecución de Gadafi por parte de los rebeldes consterna a la comunidad internacional.


La posible ejecución de Gadafi por parte de los rebeldes consterna a la comunidad internacional

  • Rusia denuncia la posible violación de la Convención de Ginebra
  • La ONU y Amnistía Internacional piden una investigación sobre los hechos
  • La muerte del dictador elimina la posibilidad de un incómodo juicio
  • Empresas petrolíferas europeas obtuvieron contratos en los últimos años
Ver vídeo  'Miles de libios salen a las calles para celebrar la muerte de Gadafi'Vídeo

RTVE.ES / AGENCIAS 21.10.2011La posible violación del derecho internacional en elfallecimiento de Muammar al Gadafi ha provocado la condena de Rusia y Sudáfrica, dos países que se mostraron desde un principio reacios a la intervención militar en Libia, y ha generado dudas en Naciones Unidas y en ONG internacionales, que ha pedido una investigación sobre los hechos.

“Categóricamente, no se le debía haber matado. Gadafi agotó su legitimidad hace mucho tiempo, pero el cómo ocurrió su muerte despierta por supuesto muchas dudas”, ha denunciado Serguéi Lavrov, ministro de Exteriores ruso, en declaraciones a la emisora de radio “Eco de Moscú”.

Según Lavrov, “el derecho internacional dice que en los conflictos armados, y en Libia hubo y hay un conflicto,rige el derecho humanitario“.

“Teniendo en cuenta el hecho de que había una orden de detención en contra de Gadafi, quien lo encontró habría tenido que arrestarlo y remitirlo a la Corte Penal Internacional, ha recordado el presidentde sudafricnao, Jacob Zuma.

Hay cosas que pasan en la guerra. Ha que gente que ha sido asesinada y otra capturada. Se esperaba que Gadafi fuese arrestado si se le localizaba”, ha añadido el presidente sudafricano.

La CPI anulará la orden de arresto

De permanecer con vida, las autoridades provisionales libias tendrían que haber decidido si someterle a un largo juicio en el país o entregarle a la Corte Penal Internacional (CPI).

En este sentido, la CPI ha matizado que retirará la orden de arresto del dictador libio Muamar el Gadafi cuando reciba “pruebas suficientes” que confirmen su muerte,ha indicado un portavoz del tribunal.

“En términos generales, si la muerte es confirmada y se presentan suficientes pruebas de ello ante la Sala Preliminar Primera, ésta podría decidir retirar el arresto contra él”, ha declarado.

En esta orden de arresto están incluidas otras dos personas que no han sido aún capturadasSaif al Islam Gadafi -del que se ha dicho que ha fallecido o que ha sido detenido sin que haya prueba aún de ello- y el jefe de seguridad del coronel.

La ONU pide una investigación

A la vista de las versiones contradictorias sobre la circunstancias de la captura de Gadafi, la oficina de la ONU para los derechos humanos ha anunciado que pedirá una investigación.

“No está claro cómo murió, es necesaria una investigación”, ha dicho en Ginebra el portavoz de la oficina, Rupert Colville, quien ha calificado de “perturbadores” lasimágenes de su muerte.

Una comisión internacional, dependiente del Consejo de Derechos Humanos, ya está investigando alegaciones de crímenes y torturas en Libia. Colville espera que este equipo investigará lo sucedido.

“Es un principio fundamental de legislación internacional que la gente acusada de crímenes graves debe ser juzgada, si es posible. Las ejecuciones sumarias son estrictamente ilegales. Es diferente si alguien muere en combate”, ha explicado Colville.

También en Amnistía Internacional creen necesario aclarar lo ocurrido. “Si se le capturó con vida y se le mató, estamos hablando de un crimen de guerra“, ha advertido Eva Suárez-Llanos, directora adjunta de AI España.

No obstante, Suárez-Llanos subraya que la desaparición del mandatario no debiera “restar posibilidades de hacer justicia”, y ha pedido al CNT que garantice “larendición de cuentas y la no impunidad para las violaciones de los derechos humanos en el pasado, en los últimos meses y ahora mismo”.

AI denuncia que en este momento se están produciendo detenciones ilegales, secuestros y torturas y que el sistema legal es inexistente.

Por último, la muerte del exmandatario “priva al nuevo gobierno libio de la oportunidad de mostrarse mejores de lo que él era”, explica Daniel Korski, miembro del Consejo Europeo de Relaciones Exteriores, en declaraciones a Reuters. “Además, se arriesgan a crear a hacer un mártir de un hombre cuyos actos en vida nunca le habrían garantizado ese mérito”.

Juicio largo y conflictivo

La suerte de Gadafi ha sido similar a la de dictadores depuestos, como Ceaucescu, que no llegaron a comparecer ante un tribunal. Otros, como Sadam Hussein, negaron la legitimidad de la corte que les juzgaba y convirtieron las vistas en largos alegatos contra sus captores. El maltrato y los insultos a Sadam durante su ahorcamiento provocaron críticas locales e internacionales.

Los tribunales internacionales, sin embargo, sí han juzgado sin problemas a losgenocidas de Ruanda, los responsables de la guerra en Liberia y Sierra Leona o a loscriminales de guerra yugoslavos.

En el caso de Gadafi, la disyuntiva sobre el tipo de juicio, así como una eventual condena, habría podido reabrir las divisiones políticas y tribales entre los rebeldes, yenvalentonar a sus partidarios.

Por otro lado, es más que posible que hubieran trascendido detalles sobre las relaciones entre la dictadura libia y los países europeos y EE.UU. durante el periodo en que Gadafi hizo todo lo posible por ser readmitido en la comunidad internacional.

En ese periodo, grandes empresas de hidrocarburos firmaron contratos con el coronel, incluyendo la italiana ENI, la francesa Total, la británica BP y la española Repsol. Con Gadafi se van también secretos sobre el terrorismo internacional de los años 70 y 80, cuando el régimen libio apadrinaba a grupos armados en todo el mundo, y sobre los detalles del atentado de Lockerbie en 1988.

 

La muerte de Gaddafi y los intersticios de la política internacional


La muerte de Gaddafi y los intersticios de la política internacional

Juan Francisco Coloane (especial para ARGENPRESS.info)

Si hay un rasgo notorio en la actualidad del mundo árabe, es el grado de fragmentación en las posiciones de ese nacionalismo, que no ha podido mantener una consistencia interna para no dejarse aniquilar por las presiones de Occidente. Con la actual ofensiva neocolonial de las potencias occidentales, el histórico nacionalismo árabe al ver cada vez más amenazada su integridad, deberá optar por algún tipo de reacción. El problema es también de orden cultural y esta zona es una caja de sorpresas.

La falta de unidad en el antiguo nacionalismo árabe es evidente. Más aún cuando aumentan las diferencias entre las facciones religiosas, así como los desequilibrios de desarrollo político y económico entre las naciones.
La muerte de Gadafi y la forma en que se derrocó a su régimen, con misiones veladas y objetivos tapados por parte de la Alianza Transatlántica, tampoco colabora para apaciguar el malestar y la incomodidad islámica y árabe respecto al trato colonial de Occidente.
No hay que en cegarse demasiado con estos movimientos democráticos, porque también está la llama encendida de un radicalismo que responde a siglos de dominación unilateral de algunas potencias, que esencialmente están representadas en la Alianza Transatlántica.
En este plano, la muerte del líder libio, después de una resistencia que pasará a los textos de las leyendas árabes, por su resistencia y encono a la usurpación de su poder, probablemente tenga un impacto internacional más como símbolo de un período (de ciertas dictaduras) que terminan, que como un factor sinérgico para la consolidación de los movimientos de democratización en esa región.
Lo que permanece en evidencia es el proceso que ha llevado a esta lenta agonía de un régimen derrocado con el apoyo de Naciones Unidas, reflejando la complejidad de los actuales intersticios de la política internacional, y el juego del nuevo esquema de las potencias.
China y Rusia tienen su alto grado de responsabilidad en no haber impedido la resolución 1973 del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas que permitió el apoyo a la fuerza multinacional de la OTAN acudir en ayuda a los rebeldes libios y derrocar el gobierno de Gaddafi.
No podría ser de otra forma porque hay que prestar atención a varios factores que son tareas pendientes en el rol hegemónico de las potencias, no solo desde el fin de la guerra fría, sino también desde el fin de la Segunda Guerra Mundial.
El manejo administrativo del planeta del gran capital internacional se ha desordenado.
Las evidencias son numerosas y la más notoria está expresada en las diferencias de enfoque al interior de la Alianza Transatlántica de cómo abordar la expansión y el control global.
El enfoque de Barack Obama para lidiar con la hegemonía occidental en el mundo, es marcadamente diferente al que exhibe la tendencia predominantemente conservadora instalada en los gobiernos de David Cameron, Angela Merkel y Nicolás Sarkozy.
Esta suerte de “Troika Occidental” que es en todo caso temporal responde a un eje de poder incuestionable en la alianza occidental como es el que conforman el Reino Unido, Alemania y Francia.
Es sabido que el gobierno estadounidense ha demostrado dentro de la determinación para estimular gobiernos democráticos en la región, una ostensible moderación conducente a evitar la polarización extrema de las opciones políticas que se vayan adoptando en esa región.
Reducir la influencia del radicalismo islámico ha sido la prioridad de la política exterior bajo el Gobierno de Obama, cuestión que no se ha hecho evidente en la conducta exterior de los gobiernos particularmente de Cameron y Sarkozy.
Como que en estas dos personalidades políticas se concentrara todo el peso de la ansiedad histórica de dos potencias como Francia y el Reino Unido por asumir con mayor autoridad los viejos espacios del poder colonial.
Por otra parte el deceso de Gaddafi estimula el apetito neocolonial de la Alianza Transatlántica para reposicionarse en una vasta zona, que comprende el Norte de África, Medio Oriente y el Golfo Pérsico.
El anticipar con precisión el impacto político en los procesos de cambio de régimen que se desarrollan en esta zona confronta con una compleja maraña de interrogantes situada más allá de la típica dicotomía radicalismo árabe o islámico versus moderación progresista.
Por mucho que estas definiciones tengan cierto arraigo en los medios, no es exactamente la visión que prevalece en cada una de las naciones que atraviesan por esta revigorización de la participación ciudadana.
El extremismo también ha sido estimulado por los resabios de la guerra fría en donde se destaca la presión de las potencias por controlar y expandirse a toda costa.
Está además el factor China e India en esta región, que confunde aún más el tablero del análisis.
China es el nuevo capital sin un pasado histórico negativo en la región. India lo mismo.
Esto de por sí es un capital mayor.
Es en esta zona del análisis donde pueden emerger nuevas situaciones y una recomposición más autónoma de estas sociedades, poniendo distancia de la letanía del modelo occidental de democracias que comprobadamente han exacerbado las desigualdades y han permitido gestar una nueva casta de políticos y propietarios del gran capital más corruptas que las anteriores.
Desde otra visión, la muerte del líder libio deja una herida abierta en el mundo poscolonial. Con toda la alienación que haya provocado en el mundo árabe en sus 42 años en el gobierno, representaba un símbolo de la identidad y el nacionalismo de un mundo absolutamente regido por pautas coloniales del poder, que es la única forma de gobernar conocida en estos países.
2011 será recordado además por la creación de una nueva doctrina (unilateral) de la ONU para derribar regímenes. Sucedió en Libia, podrá suceder en Irán y Siria y por qué no en Corea del Norte, o Myanmar.
Si ese es el nuevo diseño del nuevo orden internacional y de la nueva doctrina de un Derecho Internacional que cada vez se parece más a un cajón de sastre, (con respeto a los sastres por cierto), que a un instrumento jurídico de ordenación de convivencia internacional, será más que recomendable que la ONU y la comunidad internacional hagan pública la implementación de esta nueva doctrina.

Las guerras de los poderosos contra Afganistán, Iraq y Libia han sido un fraude (+ Video)


Tony Hernández Mena

Las guerras de los poderosos

contra Afganistán, Iraq y Libia

han sido un fraude (+ Video)

 

John Pilger

Video con traducción al español del alegato de John Pilger en Trafalgar Square el 8 de octubre de 2011.

El galardonado periodista tacha las guerras de Afganistán, Iraq y Libia de fraude y acusa a Cameron, Straw, Obama de extremistas: “ellos son los extremistas.

Ellos son el enemigo… Sólo queda una manera, se llama Desobediencia Civil”.

Hoy, en el mismo momento en que nos encontramos aquí, los Estados Unidos, Gran Bretaña y Francia están bombardeando una ciudad libia llamada Sirte.

Tiene 100.000 habitantes.

Día y noche edificios residenciales, clínicas, escuelas han sido bombardeadas con bombas de fragmentación y misiles Hellfire, también llamados bombas de vacío, lo que significa que te vacían el aire de los pulmones.

La prensa se refiere a Sirte como un baluarte pro gadafista. El reportero de Channel 4 en Libia describe los ataques con el símil “cortar la cabeza de la serpiente”.

Para estos heroicos periodistas existen dos tipos humanos en las guerras: las víctimas dignas y las indignas.

Los habitantes de Sirte son victimas indignas y por tanto son prescindibles como personas y como noticias.

En Iraq, la gente de Falluja también eran víctimas indignas.

Los marines americanos, con la ayuda de los británicos, mataron a unas 500 personas.

El año pasado usé imágenes de lo que había pasado en Falluja en una de mis películas. Era espantoso, era casi una visión de Hiroshima.

Ni un fotograma de esta película se emitió cuando todo esto ocurrió hace seis años, a pesar de que fue ofrecido, se rechazó.

Como diría Harold Pinter, quien habló aquí a menudo, nada de eso ocurrió, no ocurrió ni siquiera cuando estaba ocurriendo. No importaba.

En Falluja usaron de todo: bombas de racimo, fósforo blanco, los casos de cáncer proliferan hoy en esa ciudad.

En Afganistán filmé a una mujer llamada Arafah arrodillada junto a las tumbas de su marido y de otros siete miembros de su familia, incluyendo a seis niños.

El piloto de un F16 americano lanzó una bomba de 250 kilos sobre su pequeño hogar, hecho de barro y paja. Estuve en el cráter y vi pedazos de huesos humanos.

Hemos tenido 10 años de semejantes crímenes que no ocurrieron, que no importaban, ¡10 años!

La revisión está en marcha, y no me refiero al The Sun o al Daily Mail, ayer mismo The Guardian decía que la invasión de Afganistán era comprensible y que hacer una guerra corta era inevitable.

Comprensible, inevitable. No cuentan que Al Qaeda había abandonado Afganistán cuando la invasión comenzó.

No cuentan que la administración Clinton había estado negociando en secreto un oleoducto con el régimen talibán, invitando incluso a los talibanes a un viaje secreto a Washington.

No cuentan que los talibanes fueron agasajados espléndidamente en la mansión tejana del presidente de la petrolera Unocal.

No cuentan que el ataque a Afganistán fue planeado casi seguro antes del 11 de Septiembre, como reveló más tarde el ministro de exteriores de Pakistán: le fue comunicado en julio de ese mismo año que Washington había decidido eliminar el régimen talibán porque era poco fiable.

Alguna gente que debería tener más criterio se tragó las mentiras de que Afganistán era inevitable, comprensible. Mucha gente en los movimientos feministas de Estados Unidos creyeron a Hillary Clinton mintiendo sobre un ataque a Afganistán que “liberaría a las mujeres”. Cuando esta excusa ya no valía pasaron a las drogas.

No cuentan que los talibanes habían eliminado literalmente el mercado del opio. Hoy, jóvenes en las calles de ciudades británicas son adictos a la heroína gracias a los tratos de americanos y británicos que permitieron a sus señores de la guerra favoritos restaurar el mercado del opio.

Miren: la guerra de Afganistán fue un fraude desde el principio. Igual que el ataque a Iraq fue un fraude, y la invasión de Libia es un fraude.

Según la evidencia, publicada en Francia pero no en este país, el llamado Consejo de Transición Nacional de Libia prometió garantizar el 35% de las concesiones de petróleo a la compañía francesa Total a cambio de -y uso la palabra a cambio de, o mejor dicho, ellos usan la palabra a cambio de- la implicación militar de Francia.

Y aquí tenemos a Cameron alardeando de que Libia es el modelo, el modelo para la intervención humanitaria en todo el mundo.

La presencia de ustedes hoy -nunca, nunca deberíais subestimar esto- vuestra presencia hoy es muy importante. Porque ustedes, y millones como ustedes en todo el mundo, representáis decencia, cordura, indignación.

Los Camerons, los Blairs, los Straws, los Obamas, los Bushes, representan el extremismo.

Ellos son el enemigo. ¿Qué puede ser más extremo que la masacre y el sufrimiento de tanta gente inocente? Nunca pierdan la fe en su propio poder. Porque ellos no son invencibles.

Temen este poder, ellos y sus apologistas les temen a ustedes cuando les piden que rindan cuentas.

Sobretodo, temen que ustedes desobedezcan a sus atroces gobiernos y que dejen de creer su odiosa propaganda. Porque desde Egipto a Chile, desde Wall Street hasta aquí mismo en Trafalgar Square, ahora sólo queda una cosa que hacer, y ustedes saben cuál es: se llama Desobediencia Civil.

“La defensa de los derechos humanos” como excusa para el saqueo de Libia (Completo)


“La defensa de los derechos humanos” como excusa para el saqueo de Libia (Completo)

Posted on septiembre 3, 2011 por

Este artículo está segmentado en tres partes en otras tantas entradas del blog.

Por razones de operatividad, me interesa crear un artículo completo con las tres partes (Internacional, Nacional y Economía), explicando estas tres cuestiones de la Guerra de Libia en un artículo refundido.

Este artículo se encuentra disponible en audio.

I. Internacional.

Después de la Segunda Guerra Mundial, los estados del mundo ratificaron o se adhirieron a la Carta de las Naciones Unidas. En su artículo 2.4 los “Miembros de la Organización, en sus relaciones internacionales, se abstenían de recurrir a la amenaza o al uso de la fuerza contra la integridad territorial o la independencia política de cualquier Estado, o en cualquier otra forma incompatible con los Propósitos de las Naciones Unidas”, obligándose al arreglo pacífico de las controversias.

El uso de la fuerza sólo se permite en unos pocos casos, como la legítima defensa:

Ninguna disposición de esta Carta menoscabará el derecho inmanente de legítima defensa, individual o colectiva, en caso de ataque armado contra un Miembro de las Naciones Unidas, hasta tanto que el Consejo de Seguridad haya tomado las medidas necesarias para mantener la paz y la seguridad internacionales. Las medidas tomadas por los Miembros en ejercicio del derecho de legítima defensa serán comunicadas inmediatamente al Consejo de Seguridad, y no afectarán en manera alguna la autoridad y responsabilidad del Consejo conforme a la presente Carta para ejercer en cualquier momento la acción que estime necesaria con el fin de mantener o restablecer la paz y la seguridad internacionales.

Sin embargo, la investigación de controversias, la determinación de la amenaza para la paz, quebrantamiento de la paz o acto de agresión es monopolio del Consejo de Seguridad, que lo ejerce con las normas establecidas en la Carta de las Naciones Unidas.

Artículo 39

El Consejo de Seguridad determinará la existencia de toda amenaza a la paz, quebrantamiento de la paz o acto de agresion y hará recomendaciones o decidirá que medidas seran tomadas de conformidad con los Artículos 41 y 42 para mantener o restablecer 1a paz y la seguridad internacionales.

Artículo 40

A fin de evitar que la situación se agrave, el Consejo de Seguridad, antes de hacer las recomendaciones o decidir las medidas de que trata el Artículo 39, podrá instar a las partes interesadas a que cumplan con las medidas provisionales que juzgue necesarias o aconsejables. Dichas medidas provisionales no perjudicarán los derechos, las reclamaciones o la posición de las partes interesadas. El Consejo de Seguridad tomará debida nota del incumplimiento de dichas medidas provisionales.

Artículo 41

El Consejo de Seguridad podrá decidir qué medidas que no impliquen el uso de la fuerza armada han de emplearse para hacer efectivas sus decisiones, y podrá instar a los Miembros de las Naciones Unidas a que apliquen dichas medidas, que podrán comprender la interrupción total o parcial de las relaciones económicas y de las comunicaciones ferroviarias, marítimas, aéreas, postales, telegráficas, radioeléctricas, y otros medios de comunicación, así como la ruptura de relaciones diplomáticas.

Artículo 42

Si el Consejo de Seguridad estimare que las medidas de que trata el Artículo 41 pueden ser inadecuadas o han demostrado serlo, podrá ejercer, por medio de fuerzas aéreas, navales o terrestres, la acción que sea necesaria para mantener o restablecer la paz y la seguridad internacionales. Tal acción podrá comprender demostraciones, bloqueos y otras operaciones ejecutadas por fuerzas aéreas, navales o terrestres de Miembros de las Naciones Unidas

La resolución 1973 del Consejo de Seguridad de la ONU no determina la amenaza para la paz, quebrantamiento de la paz o acto de agresión por parte de Libia. En sus considerandos sólamente hay una preocupación por la violación de derechos humanos. Esto supone que la investigación no obedece a las relaciones internacionales de Libia, sino a cuestiones internas. Aunque no haya una determinación de amenaza o quebranto de la paz o acto de agresión, el Consejo de Seguridad establece algunas medidas. La más llamativa se encuentra en la autorización 4:

 Autoriza a los Estados Miembros que hayan notificado previamente al Secretario General a que, actuando a título nacional o por conducto de organizaciones o acuerdos regionales y en cooperación con el Secretario General, adopten todas las medidas necesarias, pese a lo dispuesto en el párrafo 9 de la resolución 1970 (2011), para proteger a los civiles y las zonas pobladas por civiles que estén bajo amenaza de ataque en la Jamahiriya Árabe Libia, incluida Benghazi, aunque excluyendo el uso de una fuerza de ocupación extranjera de cualquier clase en cualquier parte del territorio libio, y solicita a los Estados Miembros interesados que informen al Secretario General de inmediato de las medidas que adopten en virtud de la autorización otorgada en este párrafo, que serán transmitidas inmediatamente al Consejo de Seguridad.

Se produce la extrapolación de las normas de mantenimiento de la paz a otras situaciones (protección de civiles) y algunas naciones con fuerza en el Consejo de Seguridad alcanzan permiso, a regañadientes de algunas otras, para una intervención en asuntos internos de un país. Es uno de esos casos en los que la comunidad internacional, impulsada por los intereses opacos de algunas naciones, quieren extender las posibilidades de intervención en la política interna. Fuerzan las posibilidades que ofrece la norma que aplican.

No digo que no se pueda incluir el principio de legitimación de acciones de carácter humanitario, pero sí manifiesto que actualmente no se puede hacer uso de ese argumento dentro de la Carta. La Asamblea General en su Documento Final de la Cumbre Mundial 2005 ha dado pasos en ese sentido, pero una decisión tan importante como permitir el uso de la fuerza internacional no puede sostenerse sobre una resolución de la Asamblea, que no son tomadas en serio por las grandes potencias y nunca han sido consideradas como fuente del Derecho Internacional, más simbólicas que imperativas, sino con una reforma de la Carta, un tratado multilateral. Se corre el riesgo de establecer la costumbre internacional abusando de este principio, al servicio de las potencias. El principio de “responsabilidad de proteger” se convierte en el nuevo gran peligro para los pueblos empobrecidos que no permitan el sometimiento de las grandes potencias. Cuando Bush, Blair, Aznar y otros hicieron la guerra de Irak todavía no tenían este argumento tan bien definido y tuvieron que inventar la excusa del peligro del régimen irakí por la posesión de armas destructivas o los vínculos con el terrorismo islámico, que sirvio de pretexto en Afganistán. Un gran pacifista como Zapatero, un defensor de la alianza de las civilizaciones, un protector de los pueblos débiles moralmente no debería consentirse el arrimo a los más fuertes en una guerra justificada con este peregrino razonamiento.

Responsabilidad de proteger a las poblaciones del genocidio, los crímenes de guerra, la depuración étnica y los crímenes de lesa humanidad
138. Cada Estado es responsable de proteger a su población del genocidio, los crímenes de guerra, la depuración étnica y los crímenes de lesa humanidad. Esa responsabilidad conlleva la prevención de dichos crímenes, incluida la incitación a su comisión, mediante la adopción de las medidas apropiadas y necesarias. Aceptamos esa responsabilidad y convenimos en obrar en consecuencia. La comunidad internacional debe, según proceda, alentar y ayudar a los Estados a ejercer esa responsabilidad y ayudar a las Naciones Unidas a establecer una capacidad de alerta temprana.
139. La comunidad internacional, por conducto de las Naciones Unidas, tiene también la responsabilidad de utilizar los medios diplomáticos, humanitarios y otros medios pacíficos apropiados, de conformidad con los Capítulos VI y VIII de la Carta, para ayudar a proteger a las poblaciones del genocidio, los crímenes de guerra, la depuración étnica y los crímenes de lesa humanidad. En este contexto, estamos dispuestos a adoptar medidas colectivas, de manera oportuna y decisiva, por conducto del Consejo de Seguridad, de conformidad con la Carta, incluido su Capítulo VII, en cada caso concreto y en colaboración con las organizaciones regionales pertinentes cuando proceda, si se demuestra que los medios pacíficos son inadecuados y que las autoridades nacionales no protegen manifiestamente a su población del genocidio, los crímenes de guerra, la depuración étnica y los crímenes de lesa humanidad. Destacamos la necesidad de que la Asamblea General siga examinando la responsabilidad de proteger a las poblaciones del genocidio, los crímenes de guerra, la depuración étnica y los crímenes de lesa humanidad y las consecuencias, teniendo en cuenta los principios de la Carta y el derecho internacional. También tenemos la intención de comprometernos, cuando sea necesario y apropiado, a ayudar a los Estados a crear capacidad para proteger a su población del genocidio, los crímenes de guerra, la depuración étnica y los crímenes de lesa humanidad, y a prestar asistencia a los que se encuentren en situaciones de tensión antes de que estallen las crisis y los conflictos.
Tampoco me paro a valorar la falta de democracia internacional en un órgano en el que están representados sólo quince de los ciento ochenta estados, cinco de ellos tengan puesto permanente y también veto.
En una situación así las decisiones tienen poca legitimidad y menos en los casos de determinación de violación derechos y determinación de medidas contra ello.
No entro a valorar si se estaban produciendo las violaciones de derechos a civiles, pues yo no tengo información para llegar a una conclusión, aunque observando el modus operandi de las naciones promotoras de la intervención (guerra a partir de ahora), sospecho que se habrán exagerado los hechos; del mismo modo que observo que no se actúa contra hechos con igual o mayor gravedad de otras naciones, políticamente aliadas de las naciones promotoras de esta guerra.

Sólo quiero expresar por ahora que la autorización de la resolución 1973 era contraria a la norma en la que se cobija. Quede dicho que por supuesto no hay instancia de control de estas decisiones.

Después de expresar esto hay que valorar ya no la legalidad de la decisión, negativa, sino la ejecución.

En este sentido, es notorio el desvío que la guerra tuvo de la razón por la que se autorizaba.

Tantas operaciones de las fuerza militares occidentales nos dan indicios de que se han extralimitado abismalmente del propósito de la autorización. No se ha hecho una defensa de los derechos humanos de los civiles; se ha dado un apoyo definitivo a un bando en una guerra civil; se ha derrocado un gobierno.

En la resolución 2625 (XXV) de la Asamblea de la ONU se afirma que “todo estado tiene el deber de abstenerse de organizar o fomentar la organización de fuerzas irregulares o de bandas armadas, incluídos los mercenarios, para hacer incursiones en el territorio de otro estado”.

Encaja bastante con lo ocurrido.

La potencias occidentales han fomentado fuerzas irregulares o bandas armadas y las han apoyado en una guerra contra el gobierno libio; mientras eso hacía no tenían cobertura de la resolución que no tenía amparo en la Carta.

Me salgo un poco del Derecho Internacional para opinar más suelto. Hay artículos muy buenos que explican que no había tales matanzas de civiles, que narran el desarrollo mortífero de la guerra, que describen el reparto de los recursos libios. es muy recomendable la colección de Pepe Escobar. En resumen explica como la alianza de potencias occidentales (OTAN), las naciones árabes amigas de las potencias apoyan a un foco de rebeldía contra el régimen de Gadaffí.

Este grupo se va nutriendo de muchos componentes, a veces contradictorios entre sí: como las potencias occidentales y elementos de Al-Qaeda. Detrás de esta confluencia hay un interés mezquino por el petróleo, el gas,  las reservas financieras, el agua, la influencia política y militar, …

En esos aspectos no puedo aportar nada a lo que ellos han escrito. Por eso he ido a cuestiones en las que mi conocimiento puede contribuir en identificar la ilegalidad e injusticia de esta guerra.

Ha sido una guerra imperialista de las potencias occidentales para imponer su influencia política en una región, para orientar hacia empresas petroleras propias la explotación de yacimientos, para tener contentos a los fabricantes de armas, para asentar bases militares, …

Quizá dentro de dos décadas haya que hacer una nueva guerra en Libia porque los gobiernos-títere de occidente con el paso del tiempo suelen morder la mano que les ha dado de comer. “Las guerras son monstruos grandes y pisan fuerte toda la pobre inocencia de la gente”: han muerto miles de personas, han acabado con las infraestructuras sociales del país con el índice de desarrollo humano más alto de todo África (puesto 53; Túnez es segunda, 81).

II. Nacional

Zapatero se hizo Secretario General de su partido en 2000, prueba de que el efecto2000 sí tuvo algunos efectos nocivos. No ganó con los votos de Izquierda Socialista, los socialistas que intentan mantener la cordura en un partido que le ha vendido el alma al capitalismo.

Ganó con el voto de los balbases. Los balbases eran el grupo de “socialistas” identificados con el urbanismo especulativo. Fueron también los que en 2003 impidiero que PSOE-PSM e IU desplazaran a Esperanza Aguirre del poder.

Zapatero vio su opción de alcanzar la ansiada Moncloa impulsándose en la protesta social. Por eso se subió al carro de la huelga general contra decretazos laborales semejantes a los aprobados en el último año por él, a las manifestaciones contra la LOU, a la indignación contra el Prestige y, sobre todo, al NO A LA GUERRA.

Durante los dos primeros años de su gobierno le duró la gratitud. Ahí se le vieron algunas decisiones que podían despistar. Pero a partir del tercer año ya hizo la reforma regresiva en los impuestos, un aviso a navegantes. Una de cal y otra de arena.

Dos años de socioliberalismo: que no recupera el banquete que le pagamos a los ricos, pero que deja caer algunas migajas de la mesa. Por fin llegó el momento en el que su naturaleza sale a relucir. Con la crisis no tiene cama para tanta gente; alguien tiene que dormir fuera; decide que lo mejor es dejar sin cama a los nadies.

Hemos comprobado como hacía todo lo que había condenado: abusar del decreto-ley, hacer reformazos laborales, privatizar, … La guerra de Libia significó arrancarse otras de las caretas tras las que escondió en su ascención que su alma estaba en venta, sin necesidad de grandes pujas, aunque fuera del alcance de las posibilidades de los humildes.

El mayor pacifista de la Historia de la Humanidad colaboró en el emprendimiento de una guerra, como comparsa de líderes a los que debe algo. Justifica la acción en la protección de derechos humanos de los libios, masacrados en su versión, pero también en la democratización de Libia, una excusa de guerras internacionales que no es nueva, pero que sigue fuera de las fuentes del derecho internacional público.

 La responsabilidad de proteger consiste en que si un Estado no cumple con la responsabilidad de proteger a sus ciudadanos, la comunidad internacional debe intervenir para asumirla.
Es un principio humanitario, la razón por la que estamos interviniendo en Libia, para defender a los ciudadanos de ataques de las propias fuerzas libias.
La Resolución 1973 insiste también en el objetivo de encontrar una solución a la crisis de Libia que responda a las legítimas demandas del pueblo de ese país. Hay que situar además esta decisión de la comunidad interna cional en un contexto histórico concreto, que se ha calificado de primavera árabe en relación con la situación en el norte de África. Es la apertura de una nueva etapa política en el Mediterráneo que la sociedad española sigue con atención y con esperanza.

Uno de los párrafos con mayor demostración con el transcurso del tiempo ha sido el de negar la expulsión de Gadafi del poder, como alertaba la izquierda.

La Resolución 1973, señorías, no pretendía, ni pre tende, la expulsión del coronel Gadafi del gobierno de Libia.
Su objetivo era advertir al coronel Gadafi y a las autoridades libias de que dejase de usar las armas contra su pueblo, de que si no lo hacía así la comunidad inter nacional estaba dispuesta a usar la fuerza para poner fin a los asesinatos de su pueblo.
Era un compromiso firme.
La Resolución 1973 nos obliga a todos los Estados miembros de Naciones Unidas y muchos de ellos, como se ha visto, estábamos y estamos dispuestos a cumplir esta obligación.
Hasta ahora, hasta este momento, tres días después del inicio de la operación, ha surtido efecto.
Parece que se han detenido los ataques indiscriminados y eventualmente se ha producido algún repliegue de las fuerzas armadas del régimen libio.
Pero el mensaje sigue siendo a día de hoy el mismo: mientras exista el riesgo de que el régimen libio vuelva a atacar a su pueblo se aplicará la fuerza necesaria para impedirlo.

Contrasta totalmente con su declaraciones desvergonzadas y sin maquillaje del 1 de septiembre en la Conferencia de París sobre la nueva Libia: “Creo que la tarea que se ha hecho en estos meses desde la aprobación de la Resolución de la ONU para provocar y forzar el cambio de régimen de Gadaffi hacia un país en libertad ha sido muy positiva“. El presidente confiesa la ilegalidad de la guerra.

Sólo dos años antes de la guerra España intentaba abrir líneas de negocio, en lo que se involucraban vergonzosamente las instituciones, con la Libia de Gadaffi, incluso armas, durante largo tiempo estigmatizada:

Lo importante es cobrar algo y hacer negocios. Para eso acompañan al Rey 15 directivos de empresas como Abengoa, OHL, Indra, Técnicas Reunidas o Iberinco (grupo Iberdrola). Y entre todos, Antoni Brufau, presidente de Repsol, al que Gaddafi puso en la picota el miércoles al amagar con nacionalizar del petróleo. Tras las garantías recibidas del Gobierno libio, a Brufau se le veía ayer muy tranquilo.

Por ejemplo, Repsol reconoció que durante los tres primeros meses de guerra había perdida la extracción de 250 millones de euros. es decir que en la situación anterior a la guerra produciría-exportaría unos mil millones de euros de petróleo libio.

Seguramente descubrieron que el negocio sería más lucrativo cambiando el gobierno, aunque ello tuviese un coste de inversión bélica, unos setenta millones de euros, más de catorce al mes, que pagaremos todos los españoles.

Cada español ha puesto casi dos euros para mejorar el negocio a esas empresas a costa de matar a miles de personas y de destruir las infraestructuras del país africano con el mayor índice de desarrollo humano, antes de la Guerra.

La Ley Orgánica 5/2005, de 17 de noviembre, de la Defensa Nacional fue aprobada cuando todavía Zapatero y el PSOE representaban al papel de adalides globales de la paz. En cuanto al control parlamentario de las misiones  de las fuerzas armadas establecen unas normas de procedimiento y otra materiales. En cuanto a las materiales, el artículo 19 establece las condiciones:

Para que las Fuerzas Armadas puedan realizar misiones en el exterior que no estén directamente relacionadas con la defensa de España o del interés nacional, se deberán cumplir las siguientes condiciones:

  1. Que se realicen por petición expresa del Gobierno del Estado en cuyo territorio se desarrollen o estén autorizadas en Resoluciones del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas o acordadas, en su caso, por organizaciones internacionales de las que España forme parte, particularmente la Unión Europea o la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), en el marco de sus respectivas competencias.
  2. Que cumplan con los fines defensivos, humanitarios, de estabilización o de mantenimiento y preservación de la paz, previstos y ordenados por las mencionadas organizaciones.
  3. Que sean conformes con la Carta de las Naciones Unidasy que no contradigan o vulneren los principios del derecho internacional convencional que España ha incorporado a su ordenamiento, de conformidad con el artículo 96.1 de la Constitución.

En lo que se ha visto en esta trilogía, el derrocamiento no estaba cobijado en resolución del Consejo de Seguridad alguna y, como se expuso en el artículo de la orientación internacional de la cuestión, el Documento Final de la Cumbre de Mundial de 2005, aprobado en Resolución de la Asamblea General de la ONU, no forma parte de la Carta de las Naciones Unidas, por lo que la misión (guerra) autorizada por el Congreso de Diputado no tiene soporte. Esta colaboración con las potencias colonialistas podrían constituir delito de lesa humanidad, del artículo 607 del Código Penal.

III. Economía

Además del valor económico del petróleo de Libia, el dominio del país norteafricano interesará por las razones políticas de siempre, tener un gobierno afín en la zona que acepte influencias imperiales. La ubicación en su territorio de bases militares para las guerras de neocolonialismo que el futuro ponga en el punto de mira siempre es otra razón positiva para la conquista, directa o por interposición de gobiernos serviles. Pero vamos a fijarnos sobre todo en el valor de la maldición negra:

Según la Central Intellingense Agency (CIA), se estimaba a Libia una producción diaria de 1.700.000 barriles de petróleo al día en 2009. Les reconozco que no he visto un barril de esos en toda mi vida, pero he descubierto que contienen 159 litros. Cada barril de esos, cuesta 114 euros si es Brent, aunque hay otros estándares de barriles como el West Texas Intermediate (WTI) a 88 dólares. Cada litro de crudo sale por menos de un euro.

Si multiplicamos 365 días de producción, por la producción diaria, por el precio, me resulta la cifra de 70.737 millones de dólares anuales. 49.506 millones de euros. Una cantidad interesante, cercana al déficit público español, más o menos lo que se ahorran los ricos españoles con el sistema fiscal regresivo y tolerante con el fraude.

El 1 de enero de 2011 se le atribuían unas reservas de 46,999,998,464 barriles. Si dividimos estas reservas entre la producción diaria nos dan 27.647 días de producción, que son más de 75 años de negocio multimillonario.

Al petróleo hay que sumarle la producción de gas natural y el agua, después de unas grandes obras hidráulicas. Además, se considera que las exportaciones de petróleo durante muchos años le han dejado unas enormes reservas de oro y divisas, cuatro veces más que España, que tiene unas balanzas corrientes muy negativas.

Libia es tres veces más grande que España, pero tiene sólo seis millones y medio de población. Su densidad de población es muy baja.

Teniendo en cuenta estos datos parece muy creíble la versión crítica sobre la guerra a Libia. Una guerra de aliados (facciones interna, potencias occidentales y sus grandes empresas, sectores árabes hermanados con las potencias occidentales) contra el régimen de Gadafí por un preciado botín, donde pierden siempre el pueblo.

Además del negocio de los recursos naturales, ya en la Conferencia de París del 1 de septiembre de 2011 aparecieron las tensiones entre los países y compañías petroleras, toda guerra tiene dos negocios: el destructor (armamento) y el reconstructor. En cuanto a las armas, los dos bandos usaron armas occidentales, pues la industria armamentística occidental siempre ha sido hipócritamente puntera. En los cinco años anteriores Europa vendió 900 millones de armas a Libia (Italia, Francia, Reino Unido, Alemania, Bélgica y otros, entre los que se encuentra una España que abría una línea de negocio).

Por el lado occidental, puede calcularse en miles los millones. España calculó su gasto militar mensual en catorce millones. En cinco meses son setenta millones. Francia gastó unos cuarenta millones mensuales, 200 en total. El Reino Unido, más de cuarenta millones mensuales, más de 200 en cinco meses. Unos quinientos millones de EEUU. Las aportaciones petro-generosas de los países árabes aliados con las potencias occidentales.

Finalmente, también se escucha hablar el desbloqueo de fondos libios retenidos en el extranjeros para acometer la reconstrucción. Teniendo en cuenta la potencia de las constructoras españolas, entrenadas en los años de burbuja inmobiliaria, allí concurrirán para la infraestructuración de un país arruinado.

Los pueblos ponen vidas y dramas humanos, mientras que las grandes empresas del petróleo, las armas, la reconstrucción obtienen grandes negocios. Como decía Galeano, agradecería que nunca me democratizaran: “Please, don´t save me!”.

¿Qué hay detrás del teatro de la guerra en Libia? Petróleo, agua, la CIA, Al-Qaeda, manipulación masiva


¿Qué hay detrás del teatro de la guerra en Libia? Petróleo, agua, la CIA, Al-Qaeda, manipulación masiva

La guerra contra Libia parece haber sido planeada desde tiempo atrás y preparada por la inteligencia estadounidense para agenciarse el petróleo de este país o estratégicamente dentro de la agenda política global

En materia de guerras, el ciudadano de este planeta ha perdido la inocencia y seguramente no puede ya creer en que estas recurrentes empresas bélicas son orquestadas, como retóricamente se sostiene, en pro de la democracia o de la ayuda humanitaria, como se busca suavizar en nuestros tiempos.

Es una lástima perder la inocencia, pero acaso queda la posibilidad de la conciencia. Conciencia de que los conflictos bélicos que vemos en el mundo, actualmente Afganistán (y un poco Pakistán), Irak y ahora Libia son sofisticadas manipulaciones de la opinión pública que encubren oscuros intereses imperialistas, ocultas agendas geopolíticas o simplemente redondos negocios para grupos elitistas en el poder.

El caso de Libia probablemente no sea distinto al de Irak, y Gaddaf, dentro del guión, es el nuevo dictador desequilibrado del cual las grandes potencias -como superhéroes- deben de proteger al pueblo de Libia y al mundo.

Existen numerosos factores que llevan a pensar que la guerra de Libia no se trata de lo que han manifestado la ONU y la OTAN: impedir que Gaddafi reprima un movimiento de protesta democrático y desencadene un río de sangre inocente.

Habría que ser, no inocentes, sino totalmente ingenuos, para creer que el país del reciente Premio Nobel de la Paz, Barack Obama,  y sus aliados están dispuestos a gastar miles de millones de dólares an armas solamente para proteger a los desamparados ciudadanos de Libia, un país en el norte de África, que ha sido históricamente objeto de la explotación occidental (los generales de Mussolini cometieron sendas atrocidades en este país hace 90 años).

Asimismo, es de una lógica perversa querer proteger a la población civil y luego arrojar mísiles y bombas a los lugares donde viven.

Libia es el país que más petróleo produce de África, lo cual le da cierta solvencia económica, siendo que es un país con un extenso territorio pero con poca población.

 La ONU coloca a a Libia como el país #53 en su índice de desarrollo, el primero en África, arriba de países como México y Brasil (sospechosamente, Bahrein, otro país donde se está gestando una revolución, antecede a Libia, en el lugar 39) .

Gaddafi, pese a su incuestionable excentricidad y notable corrupción, ha hecho de Libia un país relativamente desarrollado, aprovechando sus enormes recursos naturales, que también incluyen grandes  (y valiosas) reservas de agua (y un impresionante río artificial).

El movimiento de rebelión de Libia desde occidente es visto como parte del contagio revolucionario que se ha esparcido por el mundo árabe como fuego silvestre.

Básicamente dentro de la diálectica polarizada de la democracia que vemos en todas estos movimientos de protesta (cuyo antecedente fallido es Irán en el 2009), donde existe un dictador maligno y un pueblo oprimido que busca liberarse utilizando las herramientas que occidente ha puesto en sus manos, clamando por ser liberado y conquistar la mítica democracia.

Aunque uno se podría preguntar si este contagio revolucionario es un contagio orgánico o más bien un virus -un caballo de troya- diseñado en los laboratorios de inteligencia de la CIA y demás dependencias de este estilo.

Una ola preparatoria para llegar al punto donde es necesario intervenir porque las condiciones así lo obligan (el Nobel de la Paz, Barack Obama, justificó su pronta intervención -posiblemente ilegal- diciendo que las circunstancias lo obligaban a intervenir).

El movimiento de rebelión en Libia -aunque sea editado bajo la la óptica polarizadora de los medios occidentales- no es en el fondo un movimiento del pueblo oprimido que busca liberarse a como dé lugar ( después de todo Libia es el país al que mejor nivel de vida tiene en África).

Aunque existe un obvia rebelión y un resentimiento ante la dictadura de 40 años de Gaddafi que podría encendesre ante lo sucedido en su frontera este, en Egipto, el movimiento de protesta en Libia es más una guerra civil entre distintos grupos de poder.

Hay que recordar que Libia había sido dividido en Tripolitana, con Tripoli como capital y en Cirenaica, con Benghazi como capital. Igualmente hoy el gobierno interino de los rebeldes ha hecho su capital en Benghazi y según diferentes analistas, entre ellos Alfredo Jalife-Rahme, lo que se está buscando es balcanizar a Libia.

¿Pero si lo que ocurre y preocupa es una guerra civili sangrienta, por qué Estados Unidos y la marioneta de la ONU no han intervenido antes en sangrientas guerras civilies en África, como las de Somalia o Rawanda?

Pero lo más interesante del asunto es que el noreste de Libia, donde se han resguardado los rebeldes y donde han recibido armas de Egipto, es la zona donde más terroristas de Al-Qaeda per capita fueron reclutados para luchar en la guerra de Irak, ciudades como Darnah y Benghazi siendo las que más aportaron, como queda constatado en el reporte del 2007 del Centro para el Combate al Terrorismo de West Point. Lo que significa que Estados Unidos, quien ha suministrado armas a este grupo rebelde a través de Egipto y Arabia Saudita, está armando a grupos extremistas islámicos relacionados con Al-Qaeda. Algo que parecería completamente equizofrénico, si no supieramos que Estados Unidos creó a este grupo en los ochenta bajo la batuta de Robert Gates y la CIA en Afganistán. Por lo cual valdría preguntarnos si Al-Qaeda no es el brazo militar secreto de Estados Unidos en el mundo. Los mercenarios del terror y el caos, cuya avanzada luego Estados Unidos se encarga de poner en orden.

El mismo Gadafi, según información de Reuters del 3 de marzo, culpó a Al-Qaeda de las revueltas en su país y a Estados Unidos de orquestar una conspiración para obtener su petróleo.

Inquietantes reportes de la inteligencia francesa muestran que el MI6 y la CIA pagaron a una célula de Al-Qaeda en 1995 para que matara a Muamar Gaddafi y obstruyeron intentos de llevar ante la justicia a Osama bin Laden. Pero al parecer Gaddafi, quien se sospechaba (o sabía) había tenido que ver en el bombardeo de Lockerbie, pactó con Estados Unidos y sus aliados, relativamente comportándose, hasta que decidieron que habían tenido suficiente.

El ex comandante de la OTAN, Wesley Clark, relata en la siguiente entrevista cómo apenas 10 días depués del 11 de septiembre del 2001 se le informó en el Pentágono que se iría a guerra contra Irak, sin habérsele dado una razón. Y un par de semanas también se le informó que se iría progresivamente a guerra con Libia, Sudán, Siria, Libano y finalmente Irán.

Curiosa o sincromísticamente, la guerra contra Irak inició un 19 de marzo, al igual que la Operación Odisea del Amanecer contra Libia que también inició un 19 de marzo (una fecha que posiblemente este relacionada con Minerva, la diosa romana de la guerra simbolizada por un búho, el símbolo del Bohemian Grove y también del billete de 1 dólar).

 

El periodista Stephen Lendman hace eco de lo que se mencionó antes, la posibilidad de que se hayan infiltrado agentes de la CIA y que se haya fondeado a los grupos rebeldes para desembocar en la actualidad de la guerra y señala que Estados Unidos no salta a una guerra de improviso, prepara por meses, al menos, un conflicto así, pese a que supuestamente las fuerzas aliadas no tienen un plan sobre cuánto tiempo durará la operación o si el objetivo es solamente deponer a Gaddafi y si ocuparán el territorio de Libia.

Por otra parte lo que está sucediendo en Libia podría verse como una insurrección, por lo cual no es soprendente que Gadaffi haya respondido con violencia a esa violencia, algo que haría cualquier país.

 

Es probable que Gadafi se haya salido fuera de control y se implementara el plan de su derrocamiento. Desde los documentos de WikiLeaks esto parece gestarse; unos de los cables más difundidos por los medios occidentales  fueron los que hablaban de las  delirantes extravagancias de Gaddafi -sus enfermeras ucranianas, su uso de botox, su corrupción – como si se estuvieran sentando las bases para construir de manera depurada el personaje del psico-dictador, al cual luego, después de este masaje mediático, podrían bombardear con la mínima legitimidad requerida.

Ya en esta conferencia de la ONU en el 2009, Gadafi había dado una muestra de estar fuera de control señalando que la gripe H1N1 es un arma de bioterrorismo artificial.

 

Michel Chossudovsky, director del Center for Global Reserach, menciona que los aliados han violado la resolución de las Naciones Unidas que ellos mismo han forzado a la mal llamada Comunidad Internacional.

El artículo 19 de la resolución dice que se pondrá un embargo de armas a Libia al mismo tiempo que ellos mismos traen armas a Libia o suministran a los rebeldes con armas. La resolución especifica que ningún tipo de armas se deben meter al país

.Por lo cual esta guerra sería un acto ilegal apoyado por los países de la OTAN, pero no por los países del BRIC.

El mismo Vladimir Putin llamó a esta guerra una cruzada, haciendo veladamente eco de la teoría de que se está librando una guerra santa contra el mundo árabe por parte del cristianismo y el zionismo; Fidel Castro y Hugo Chávez, predijeron semanas antes de la guerra que Estados Unidos invadiría Libia para obtener el petróleo de este país (el 3.5% del petróleo de todo el mundo).

El ejército de Rusia señala que los ataques aéreos que supuestamente perpetró Gaddafi a los rebeldes el 22 de febrero, reportados por la BBC y Al Jazeera, no sucedieron, así como varios ataques más que los medios han reportado, esto monitoreando satélites.

¿Estaremos viendo un nuevo simulacro, como el que denunciaba Jean Baudrillard en la Tormenta del Desierto?

 

Juan Chaneton escribe en el sitio Red Voltaire:

“Samira Rajab, diputada de Barhein, entrevistada por la RIA Novosti, declaró el miércoles en Manama, capital de aquella base estadounidense que los medios insisten en llamar Barhein, que “las protestas en los países árabes, por las que ya cayeron los regímenes en Túnez y Egipto, son una etapa de realización del plan estratégico de EE.UU. conocido como Nuevo Oriente Próximo”. Agrega la legisladora que su primera fase fue Iraq y que luego siguió el Líbano.

Desde 2011 comienza una nueva etapa, cuya realización llevará al menos un decenio”, —reafirmó Rajab—. En su opinión, EEUU pretende debilitar a los regímenes dictatoriales de la región e introducir grupos opositores en los gobiernos. La inestabilidad política de la región es su negocio. El negocio del imperio”.

Aunque se puede argumentar que los costos de la guerra son demasiadossimplemente para obtener el petróleo de un país, este argumento generalmente se esgrime desde la perspectiva de que los intereses que se están manifestando al buscar obtener ese petróleo son los de un país -una entidad  hasta cierto punto abstracta-

por ejemplo Estados Unidos buscando el petróleo de Libia y no desde la noción de que un gobierno y todo el aparato militar, mediático y político esté trabajando para los intereses de unas pocas personas de ese país o incluso de otros países -donde los potentados británicos, estadounidenses e isarelíes trascienden sus fronteras georgráficas- o de una serie de corporaciones controladas por un reducido grupo de personas.

En Libia, compañías chinas tienen la mayor participación en la industria petrolera de este país, tal vez un reacomodo beneficie a las petroleras de Estados Unidos, Gran Bretaña y Francia. O, si hay que reconstruir el país ¿qué constructoras recibirán los contratos?

El antecedente de la administración Bush y los vínculos de Dick Cheney con compañías que se beneficiaron de la guerra no debe de obviarse -particularmente Halliburton-. En este sentido a estos individuos poco les importa su país o la economía de este, lo que importa es mantener el estado de las cosas en el que se pueda seguir controlando el mundo y beneficiando a ciertas familias empostradas en lo más alto de la pirámide.

Que la guerra contra Libia o Irak sea un mal negocio para Estados Unidos -para los contribuyentes, para la macroeconomía- poco importa si es un buen negocio para los banqueros, petroleros, y los fabricantes de armas y fármacos que desde hace décadas controlan los gobiernos del mundo.

Y sobre todo si sirve para avanzar esa oscura agenda que parece guíar al poder político en el mundo y llevar a los ciudadanos al abismo.

Queda por verse si los aliados logran agenciarse el petróleo o el agua de Libia -recursos que, ante su escasez, cada vez más pueden otorgar hegemonía-  o si la guerra tiene como fin desencadenar otros conflictos.

Lo que seguramente si podemos concluir es que los aviones bombarderos de los aliados no están ahí para salvar a los civiles y que cada vez más, pese a la manipulación de los medios, las personas del planeta dejan de creer en este teatro bélico que convierte a la muerte en un simulacro a través del cual se oculta el Plan que atraviesa toda la historia.

William Burroughs: Political conflicts are merely surface manifestations. If conflicts arise you may be sure that certain powers intend to keep this conflict under operation since they hope to profit from the situation. To concern yourself with surface political conflicts is to make the mistake of the bull in the ring, you are charging the cloth. That is what politics is for, to teach you the cloth. Just as the bullfighter teaches the bull, teaches him to follow, obey the cloth.

Gregory Corso: Who manipulates the cloth?

William Burroughs: Death

Allen Ginsberg: What is death?

William Burroughs: A gimmick. It’s the time-birth-death gimmick. Can’t go on much longer, too many people are wising up.

http://pijamasurf.com/2011/03/%c2%bfque-hay-detras-del-teatro-de-la-guerra-en-libia-petroleo-agua-la-cia-al-qaeda-manipulacion-masiva/

 

OTAN saquea oro de Libia mientras cae Trípoli


22
AGO
2011
El verdadero eje del mal

Precisamente como lo pronosticamos el mes pasado, las fuerzas de la OTAN y sus respaldados rebeldes de Al Qaeda lanzaron un ataque masivo sobre Trípoli para concluir el saqueo y conquista de Libia a tiempo para conversaciones cruciales en las Naciones Unidas sobre un estado palestino que comenzarán en menos de dos semanas.

El 8 de julio en un artículo titulado, “EE. UU. quiere a Gaddafi derrocado para septiembre”, informamos que “Estados Unidos y Francia han establecido una fecha límite para el 2 de septiembre para derrocar al Coronel Muammar Gaddafi, con los poderes de la OTAN listos para ocasionar un triturador golpe si Gaddafi rechaza salir pacíficamente”.

Ese duro golpe se encuentra ahora en plena vigencia mientras circulan informes sobre más de mil muertos y miles de heridos durante los ataques del fin de semana, dirigido por los buques de guerra y aviones bombarderos de la OTAN como parte de la “Operación Sirena del Amanecer”, que llevó a la captura de los hijos de Gaddafi mientras él se encuentra oculto.

Aviones bombarderos fueron desplegados para atacar objetivos claves del gobierno mientras los medios de comunicación internacionales pretendieron que todo el ataque era un levantamiento del pueblo libio, reproduciendo una y otra vez imágenes de grupos celebrando.

En otro informe publicado el 15 de julo, dijimos que los poderes de la OTAN y los rebeldes lanzarían un bombardeo final a Trípoli entre 6 y 8 semanas si Gaddafi rechazaba salir del poder, que es exactamente lo que se desarrolló apenas en menos de 6 semanas después.

Barack Omaba y David Cameron están ahora ocupados ordeñando el espectáculo con palabras duras como si ellos dirigieran el ataque personalmente. En realidad, la conquista de Libia representa poco más que otro acto de saqueo colonial en nombre de la máquina de guerra de la OTAN, con Siria como el próximo objetivo en la mira.

La guerra fue lanzada, con el alegre apoyo de los medios de comunicación occidentales, sobre el engaño de que el gobierno de Gaddafi estaba asesinando en masa a “manifestantes”. En realidad, estos “manifestantes”comandaban tanques militares y aviones bombarderos. Por semanas, la prensa del establishment remarcó lo que era una guerra civil como una serie brutal de crímenes contra la humanidad por el gobierno de Gaddafi, solo el tiempo suficiente para que la ONU aprobara una resolución para una “zona de exclusión aérea” que instantáneamente se convirtió en un bombardeo masivo de la OTAN de la noche a la mañana.

Bancos centrales mundiales ahora llegarán a repartirse la nación más rica en petróleo de África mientras simultáneamente se reparten alrededor de 144 toneladas de lingotes de oro, que podría de alguna manera ir al pago del presidente Hugo Chávez luego de su anuncio de que Venezuela nacionalizará su industria de metales preciosos. A no ser por supuesto que Chávez se convierta en la próxima cabeza sobre la tabla de picar para otra “intervención humanitaria”.

El ataque sobre Libia, encabezado por Obama sin la aprobación del Congreso, en contra del consejo de sus propios abogados constitucionales, y sobre la promesa de que el conflicto duraría “días y no semanas”, fue una descarada ilustración de cómo la llamada “guerra contra el terrorismo” fue una cruel patraña.

Desde el comienzo y en violación de su propia resolución, los poderes de la OTAN armaron, financiaron y entrenaron a militantes de Al Qaeda que asesinaron a tropas estadounidenses, configurándolos a comandar a los rebeldes en la marcha hacia Trípoli. Como informó The Wall Street Journal en un texto titulado ‘Ex Mujahedeen ayuda a dirigir a rebeldes libios’, terroristas de Al Qaeda que trabajaron directamente para Osama Bin Laden fueron encargados de reclutar, entrenar y actuar como comandantes de campo de línea frontal para el ejército rebelde.

El alcance entero de la guerra fue en torno a capturar a Libia como otra plataforma más de lanzamiento para la construcción del imperio en el Medio Oriente y el norte de África, que es el por qué los neoconservadores del PNAC (Proyecto para el Nuevo Siglo Estadounidense) ordenaron al “Nobel de la Paz”, Barack Obama, a hacerlo en primer lugar. La conquista fue en torno a asegurar los recursos más ricos de petróleo en toda Africa, fue en torno al robo de 6 mil millones de dólares en reservas de oro y fue en torno a detener los esfuerzos de China de virtualmente recolonizar a África. Aunque Gaddafi fue un dictador autócrata, él reinvirtió mucha de la riqueza petrolera de Libia en el país, transformándola en una de las naciones mejor desarrolladas en toda la región, que es la razón por la que muchos de la clase media en las grandes ciudades mantuvieron su apoyo al líder libio.

Todo eso va a cambiar ahora que las fuerzas de la OTAN y los bancos centrales que están detrás de ellos finalmente obtendrán la oportunidad de saquear adecuadamente a Libia con todo lo que tiene. Las condiciones de vida se desplomarán, hombres de poder corruptos tomarán control con las bendiciones de los globalistas y llevarán al país al suelo por su propio bien, tanto como permitan que bases de la OTAN y EE. UU. sean construidas a lo largo del país.

A excepción para algún contra-ataque de último minuto de las fuerzas de Gaddafi, la máquina de guerra de los globalistas pueden ahora centrarse en derrocar a su próxima ficha del dominó en el camino a la dominación mundial.

Tengan la seguridad, que ya sea Siria, Irán, Paquistán o cualquier otro país, una conveniente patraña será inventada como pretexto para una invasión y los medios de comunicación occidentales del establishment servilmente crearán la narración perfecta para un ataque sangriento disfrazado de alcance humanitario.

Fuente/ PP

http://www.patriagrande.com.ve/temas/internacionales/otan-saquea-oro-libia-mientras-cae-tripoli/?utm_medium=twitter&utm_source=twitterfeed

Traducción/ Ivana Cardinale

LIBIA El negocio de la desinformación y la propaganda en la guerra mediática


 

LIBIA El negocio de la desinformación y la propaganda en la guerra mediática

¿Sigues creyendo lo que te cuentan los grandes medios de comunicación? ¿Sabes que al menos desde la época de la Segunda Guerra Mundial los medios de comunicación han sido utilizados como arma de guerra?

El caso de Libia no es una excepción, los medios de comunicación nos arrojan día tras día toneladas de mentiras y tergiversaciones construyendo una falsa realidad sobre la invasión que se está efectuando sobre el país Libio. El siguiente reportaje arroja algo de luz sobre todas estas mentiras.

DESPERTARES

Las mentiras y manipulaciones mediáticas sobre Libia:




Otro video que tambien destapa otra mentira de los medios. Los medios se hicieron eco de este video colgado en internet para denunciar que Gadafi estaba contratando a mercenarios africanos para luchar contra los opositores. La verdad al final sale a la luz y este hombre resulto ser un soldado del ejercito regular Libio llamado Mansur y nacido en el 1983.

Aunque ya esté muerto, al menos su memoria podrá ser honrada.


En la siguiente foto se puede ver a los “pacíficos manifestantes que el malvado Gaddafi bombardeó sin piedad“. Son comandos mercenarios salafistas (compuestos en gran parte por extranjeros, es decir por no libios) asesorados militarmente por USA, de quien han recibido armamento. (Nótese la caja que cargan, que contiene proyectiles de fabricación estadounidense).

“Las noticias sobre Libia giran sobre dos axiomas mediáticos (manipuladores) centrales impuestos a escala global:

1) Las tropas, tanques y aviones de Kadafi, son “máquinas de asesinar a civiles”.
2) Los misiles, las bombas inteligentes, los cazas bombarderos, los submarinos y los portaaviones de la coalición imperial son instrumentos democráticos de “paz y liberación” Obama dice que la misión en Libia salvó “incontables” vidas.

Gadafi somete y mata, la coalición imperial libera y protege. Gadafi somete y mata, la coalición imperial libera y protege.

Fuente: Maestro viejo BLOG

LA INVASION DE LIBIA Y LA GUERRA DE LA PROPAGANDA

Actualmente en el mundo en el que vivimos se llevan a cabo 2 tipos de guerra en paralelo, en primer lugar, la guerra tradicional militar en la que nuestros gobiernos consentidos por los votantes invaden país tras país para robarles sus recursos al tiempo que se enriquecen aún más con el superlucrativo negocio armamentístico. En segundo lugar, el otro tipo de guerra es contra ti, contra tu mente, se trata de la PROPAGANDA MEDIÁTICA, inventada hace ya décadas. Mediante esta se utilizan los manipulados grandes medios de comunicación de masas para lavarte el cerebro y hacerte creer una falsa realidad.

Afortunadamente los grandes medios de comunicación de masas están perdiendo a marchas forzadas toda credibilidad gracias al DESPERTAR masivo de la población que se está produciendo en todo el planeta y que está desconectándose del lavado cerebral perpetrado por la TV. Este vídeo muestra claramente las mentiras de la PROPAGANDA DE GUERRA en el caso de la invasión de LIBIA.



Fuente: Sublime vídeo en el que se explica quién lidera las revueltas en el mundo árabe en RAFAPAL

 

VAMOS A INVADIR 7 PAISES EN 5 AÑOS: GENERAL AMERICANO CONFESO EN 2007

Este general americano nos explica cómo la actual invasión militar de Libia ya estaba programada desde hace varios años, al igual que la de otros países que tienen petróleo e, incluso agua. La única forma de que paremos la debacle mundial en la que vivimos es acabando con todos los falsos gobiernos democráticos encayados en el poder mundial como ya lo ha hecho  Islandia.




El 2 de marzo de 2007, Wesley Clark, general del ejército de los EEUU, en una entrevista televisada, comentaba la sorpresa de un compañero suyo del ejército ante las decisiones de la Oficina de Defensa (Security Defense Office):

Dice en la entrevista:
“En ese momento estábamos bombardeando Afganistán. Y me dijo mi compañero, oye ¿ sabes que vamos a empezar una guerra contra Irak?, y yo le pregunté: ‘¿por qué?’; y él me contestó:’ ¡ No lo sé!’. Unos días más tarde lo volví a ver y le volví a preguntar: entonces, ‘¿vamos a la guerra con Irak?’, y él me contestó: ‘ ¡Es mucho peor que eso!. Cogió un folio y me dijo: ‘ Acabo de recibir esto ” de arriba” y me dicen que vamos a tomar a 7 países en 5 años: empezaremos con Irak, y después seguiremos con Siria, Líbano, Libia, Sudán, Somalia y terminaremos con Irán”

Visita las secciones GUERRAS y  LIBIA para más información relacionada

LIBIA: 10 MOTIVOS PARA ESTA GUERRA INJUSTA Y 10 SOLUCIONES PROPUESTAS

Uno de los principales objetivos ocultados que esconden las guerras provocadas premeditadamente en la actualidad es la diseminación mundial de bombas con uranio empobrecido para reducir población mundialmente. Se están arrojando bombas radiactivas en todo Oriente (Afganistán, Irak, Libia). El terremoto provocado en Japón mediante el armaHAARP conlleva, entre otras cosas, una tapadera para encubrir la radiactividad que están dispersando mediante las bombas de uranio empobrecido arrojadas masivamente en Oriente.

Víctimas de las bombas de uranio empobrecido

Víctimas del uranio

Publicamos a continuación un excelente artículo que, desarrollado en torno a la invasión y guerra provocada en Libia, hace un preciso análisis del actual caos y destrucción que impera en nuestro planeta provocado malintencionadamente por aquellos criminales y asesinos que estamos permitiendo que nos gobiernen y destruyan nuestro querido planeta. ¿Cuánto tiempo más vamos a tardar en echar del poder a esta banda de criminales milenarios? ¿Vas a permitir que asesinen a tus hijos con la radiactividad que están esparciendo sigilosamente por todo el planeta con el dinero de tus impuestos con los que pagas las guerras?

DESPERTARES

Publicado: abril 1, 2011 | Autor: apologista

Fuente original:http://cambiaelmundodespiertate.wordpress.com/2011/04/01/10-motivos-para-parar-esta-guerra-injusta-y-cruel/

Hay evidencias fehacientes de que está guerra no es justa y por el bien común de la especie humana debe ser parada inmediatamente.

Una información amplia señala que “todo estaba planeado de antemano”.

Las 10 razones siguientes son elementos de juicio a considerar dada la gravedad de la situación en Libia.
Primero, estamos asistiendo a una guerra ilegal, inmoral y reprobable para los que la han declarado, ¿por qué? La respuesta está enla honradez alemana, Angela Merkel, que dijo en plena ONU:“no podemos ayudar a los rebeldes porque no sabemos quienes son”. Con ésto queda claro que no hay motivos para pasar a bombardear, es ilegal. Pues ello es sentenciar sin enjuiciar.Segundo, repetidas veces Gadafi dijo: ” vengan y comprueben que el pueblo está conmigo, los rebeldes son mercenarios y drogados…” Respuesta cero,¿estaba ya determinada la agenda a cumplir de atacar Libia?(Véase abajo en declaraciones de Kissinger.)

Tercero, Gadafi ordena alto el fuego, pero igual perpetran el bombardeo. Gadafi insiste: “vengan y comprueben nuestro alto el fuego”…pero no interesa verificar, interesa bombardear, por esode nuevo oídos sordos. El motivo del bombardeo en base a la coherencia de los hechos  apunta hacia otro lado, diferente al de salvar vidas, pues lo lógico es pasar al diálogo y verificar las palabras de Gadafi, no pasar abruptamente a desear bombardear. ¿Por qué creyeron en lo que decían los insurgentes y no lo que decía Gadafi?Creer nunca basta para afirmar algo, hay que indagar y verificar las cosas. De lo contrario el calumniador puede salirse con la suya y burlar a la justicia.

Cuarto, DECLARACIONES DE KISSINGER

(PLAN DE LA ELITE)

Véase en:

TODO INDICA OBEDECER A UN PLAN ESTRATÉGICO. Libia es el próximo botón a pulsar.

Aquí está la clave, ¿cómo puede dar tales afirmaciones Kissinger si no estuviera involucrado y sabedor de la agenda a cumplir? Es lógico de pies a cabeza

Quinto, siendo real, cierta, la declaración anterior, para dicha operación se necesitan manifestaciones masivas para derrocar al Régimen, y eso no se puede asegurar si no está programado; para lo cual es necesario contar con mucho “personal”, lo cual lleva a pensar en la disponibilidad de gente asalariada. Que en este caso serían de índole varia, soldados, especialistas, mercenarios, etc.con atuendo civil, puesto que se pretende aparentar una manifestación o revolución ciudadana.

Sexto, siguiendo la tónica expuesta  no se estaría levantando o levantó el pueblo en Libia, o puede ser que algunos ciudadanos sí quedaran contagiados en muchos lugares, pero todo estaría promovido por mercenarios, asalariados, para derrumbar los regímenes ricos en petróleo. Lo cual coincide plenamente con las declaraciones de Gadafi de que el pueblo está con él, y otros (como veremos a continuación).

Séptimo, para tener éxito una operación de tan tremenda magnitud, necesitarían de una opinión pública favorable, lo cual equivaldría a tener los medios informativos “comprados” en la mayoría de lo posible. Y esto concuerda con declaraciones sobre la compra de medios informativos realizadas últimamente, por parte de  grupos de poder, y de una campaña agresiva sobre el Coronel Muammar Gadafi, de lo cual se ocupó, entre otros, a nivel mundial la Agrupación Avaaz, poniendo a Gadafi como el malvado de la película. Fórmula manipuladora mediática expuesta en 2003 por Sheikh  Imran Hossein, quien entonces presenta a Al-jeezera, medio de comunicación islámico, creado como arma fundamental de manipulación mediática, usado  para el derrumbe de los regímenes “del petróleo”. Exponiendo que estos regímenes soberanos caerán como fichas de dominó, debido a la agenda Sionista. (Expuesto en el caso de Irak, puede ser traspolado al caso actual, y más siendo una estrategia aprendida de acción, la cual se basa en la manipulación mediática, como elemento fundamental).Véase min. 31-35:



Octavo, la decisión de bombardear está basada en noticias de “noticieros” determinados, pero no en noticieros libios, ¿por qué creer en unos y no en otros? ¿Por qué no prescindir de creencias inválidasy pasar a indagar y verificar los hechosNo es justa esa actitud y da mal que pensar, lógicamente. Con esa regla de tres se pueden cometer grandes atropellos, en los cuales los denunciados, soncastigados sin previo juicio. Y de ese modo triunfa la calumnia, la mentira y los que las maquinan para lucro personal. Se bombardea sin juicio previo, sin investigar los hechos.

Noveno,  mi contacto directo con Leonor Massanet, encaja con la posibilidad de ser una agenda a realizar, planeada, pues dicha Sra. residente intermitente en Libia, expone en la entrevista LIBIA, TODO LO QUE NOS OCULTAN: TESTIMONIO DIRECTO DE LEONOR MASSANED que el pueblo libio está encantado con Gadafi, que los rebeldes eran y son un grupo minoritario en contra de Gadafi desde que éste otorgó al pueblo las mayores ganancias del petróleo, quitándoselas a las empresas occidentales, y que la mitad de los rebeldes SON MERCENARIOS traídos de Túnez, Egipto, Marruecos, etc. para luchar contra el gobierno; que todo libio tiene un sueldo fijo aunque no trabaje, que el estudio Universitario es gratis….Y lo más importante, que “aquello no es una dictadura, a Gadafi lo eligió el pueblo y es como un líder espiritual”. Es “otra clase de democracia”. Etc. etc.

Y Décimo, los misiles lanzados contra Libia llevan uranio empobrecido, el cual ya está denunciado ya como ¡peligro radioactivo para Europa!, debido a que los vientos Africanos dispersaran los gases de la explosión hacia el Norte. Y cuantos más misiles ( ya deben ir para 200) más posibilidades de daño a las poblaciones y naciones más cercanas. (Es decir, como mínimo intentar paralizar la evolución del ADN de la humanidad jodiendo todavía más el aire que respiramos)

Tenemos, pues, 10 razones lógicas y coherentes, para repudiar y desenmascarar el motivo del bombardeo y sobre todo para ¡PARAR ESTA INJUSTA Y CRUEL GUERRA!

SOLO LA VERDAD PUEDE COLOCAR LAS COSAS Y PERSONAS EN SU JUSTO LUGAR.

Fran, Prof. de EGB

10 SOLUCIONES PROPUESTAS:

1. Boicot al petróleo y todos sus derivados de mierda lo más que se pueda o se quiera.

2. Boicot a las grandes multinacionales petroleras en cada país ya que si bajase la demanda, seguramente se plantearían no subir o bajar los precios, y obligarían a las otras a no subirlos. Además de conseguirlo, se frenarían el precio de todos los productos. Sobre todo importa que no suban los básicos, para que la gente necesitada no entre en caos y la lleven fácilmente a guerras.

http://cambiaelmundodespiertate.wordpress.com/2011/02/10/stop-a-las-subidas-de-las-petroleras/

3. Promocionar la energía libre a todas horas. Niégate a comprar autos que vayan todavía a chapapote.

JAPON TIENE YA COCHES QUE FUNCIONAN CON AGUA, TU SIGUES PAGANDO POR LA GASOLINA

4. No inviertas en empresas petroleras. No inviertas ni tengas cuenta en entidades que tengan acciones de petroleras. Y tampoco fondo de inversión, etc. Lo mejor para la humanidad es tener lo máximo posible en disponible. ¡Qué cambien ya antes de que nos maten o nos enfermen más a todos! ¡Qué le den por saco a  sus X% de interés mientras se cargan la Madre Tierra y la Salud de todos!

5. Utiliza servicios públicos, bicicletas, camina, etc, en vez de seguir contaminando el mundo y a las consciencias y cuerpos de tus semejantes. Bastante tenemos ya con chemtrails, codex alimentarius, fluor, transgénicos, etc.

6: Utiliza abono orgánico, el de las cáscaras de la fruta por ej. Pasa de productos hidrogenados o semihidrogenados- plastificados-. Reutiliza las bolsas de plástico. Lleva siempre una encima y así no gastarás muchas veces más. Come más frutas si vas de camping o a la playa (muchas veces no hace falta ni consumir latas, botellines de plástico, ni papel albal), el mismo agua de las frutas es suficiente. No fumes cigarrillos con alquitrán, mejor claro está, que no fumes nada de los 70 cancerígenos que llevan algunas marcas. Vuelve a viajar y tomar vacaciones para muchos días, para relajarte y relajar las trenzas de ADN, y deja de consumir viajes a lo loco y menos en avión.

8. Vive más por el día y menos por la noche. Gasta menos luz, que en muchos casos viene de centrales termoeléctricas. Usa más ropa en vez de tanta calefacción dé gas o petróleo, etc.

9. Apaga toda clase de noticias y noticiarios sionistas de la ATONTAVI-SIÓN. Te pueden acabar convenciendo de su versión o medio versiones, y seguramente te entretendrán en mil y una gilipolladas de soluciones en vez de la GRAN BOICOT DE GENTE CONSCIENTE PARA ACABAR CON TODOS LOS MALES.

10. Ingéniatelas para que al menos en tu caso, el consumo de petróleo baje, antes de que creen tal caos de escasez por subida de precios, que muchos puedan aceptar involucrarse en guerras, matanzas, inmigraciones masivas, etc.

VIDEOS NOVEDOSOS QUE TE GUSTARAN, EXPONIENDO QUESÍ ,SON MERCENARIOS

http://www.youtube.com/user/mundodesconocido



PASA LA VERDAD, LA ÚNICA QUE COLOCA TODO EN SU JUSTO LUGAR.
PONTE EN LUGAR DE LOS QUE ESTAN MURIENDO POR BOMBARDEOS. SE SOLIDARIO DE HECHO, NO SOLO DE PALABRA. GRACIAS

Si todo lo anterior no te ha convencido, te voy a dar, según mi parecer, la principal razón por la que no se deben permitir más ultrajes contaminadores contra la Madre Tierra.

http://foro.univision.com/t5/Lo-Curioso-y-lo-Ins%C3%B3lito/EL-ARPA-MALDITA-QUE-NO-TOCAN-LOS-ANGELES-Proyecto-HAARP-LA-CAUZA/m-p/47090400

Me parece a mí que cuanto más uranio empobrecido suelten, más resienten la capa de la ionosfera, y si hechas un vistazo a donde la están armando y la quieren armar más, te darás cuenta que bordea todo el Cinturón Álpido. Es decir, están dejando bien tocada la zona (Libia, Gaza, Irak, Afganistán, Libano, Paquistan, ¿Irán y otros? con sus bombas, quema de pozos de petróleo, alteración de las consciencias, etc para ver si una megatormenta solar penetra de lo lindo la ionosfera y causa ese GRAN TERREMOTO PROFÉTICO que se anuncia en su biblia) Es decir, yo no esperaría a ver lo que pasa y me pondría muy en serio a dejar de consumir y boicotear lo dañino actuando con más y más consciencia planetaria, pero hay tal magnitud de inconscientes aún, que más nos vale ponernos las pilas y convencer a muchos antes de que haya que lamentar….

La copa final, descrita en Apocalipsis 16:17-21, consiste de un gran terremoto que destruye las grandes ciudades del mundo, trae juicio contra Babilonia y hace desaparecer las islas y montañas. El clímax es una gran tormenta de granizos, con granizos de un talento de peso, esto es, unos 46 Kilos, que destruyen lo que había quedado. El mundo está en estado de caos y destrucción y en guerra en el momento de la segunda venida de Cristo.

Así que reitero que vivimos en la segunda zona más volcánica del mundo después del Cinturón de Fuego del Pacífico: el Cinturón Álpido, que se extiende desde las Azores hasta Sumatra. A ambos lados del estrecho de Gibraltar, encontramos dos complejas zonas geológicas de fallas y subducciones: la gran Región de Fractura submarina de Azores-Gibraltar, en el Atlántico (AGFZ); y los complejos volcánicos de Italia y Grecia, en el Mediterráneo, que incluyen algunos tan conocidos como el Etna, el Vesubio, el Santorini y hasta el Vulcano original, dando nombre desde hace dos mil años a todos los demás gracias al latín de los romanos. Hay mucha fiesta ahí abajo, por lo que no resulta extraño que la tierra se mueva bajo nuestros pies. Y mucho.

Esto ha causado algunos potentes terremotos en nuestros alrededores, algunos de los cuantes se cuentan entre los más mortíferos de la historia. Este fue el caso del tsunami de Messina (Italia), el Día de los Inocentes de 1908, que se cobró entre cien mil y doscientos mil muertos, precedido por el terremoto de Sicilia de 1693, con 60.000 víctimas, y los Cinco de Calabria en 1783, que sumaron 50.000. El Magreb también ha recibido lo suyo, con la destrucción de la ciudad vieja de Argel (1716), la aniquilación de Orán en 1790 (que condujo al abandono de esa posesión por España, dado que no quedaba gran cosa que poseer), el de Agadir de 1960 (15.000 muertos) o los más recientes de El Asnam, Boumerdès y Alhucemas, cada uno con su cuenta de cientos y miles de pérdidas humanas y graves efectos económicos de alcance regional que se extienden a lo largo de las décadas.
LO DEL GRAN TERREMOTO PROFÉTICO Y SUS TSUNAMIS DEJARÍA EN MINUCÍAS LOS AQUÍ DESCRITOS. HAY QUE PARAR ESTA GUERRA Y TODAS, Y HAY QUE SACAR LA ENERGÍA LIBRE BOICOTEANDO. AL CAPITALISMO SE LE HABLA CON BOICOT, ES LO ÚNICO QUE ENTIENDE EL DINERO: MÁS DEMANDA-VENTAS-BENEFICIOS O MENOS DEMANDA-VENTAS-BENEFICIOS. TÚ ELIGES EN CADA ACCIÓN EL MUNDO QUE QUIERES HEREDAR.

COMPROBANDO. GADAFI CALUMNIADO Y SU PUEBLO BOMBARDEADO.
A todos cuantos lean este artículo, les ruego adopten una justa actitud de oír antes de enjuiciar. El mundo, en parte, va mal por falta de juicio en las mentes humanas. Y es hora de que empecemos como sociedad a ser  más respetuosos con los derechos  de cada cual. No podemos, no debemos, no es justo, no es leal, “juzgar a nadie (alguien) sin conocer sus hechos e intenciones”.

Muchas historias en la vida nos cuentan sobre personas calumniadas, malinterpretadas, maltratadas. Se malinterpretó a Jesús el Cristo y se etiquetó a Juana de Arco como hereje, en tiempos lejanos. Fueron condenados y matados, según el saber popular y la historia. Y como éstos infinidad de casos siguieron, muchos registrados con castigos de cárcel, opresión y muerte. En la actualidad podemos reseñar conocidos ejemplos que bien pudieran o no significar el mismo trato; solo que cambiaron los tiempos, los personajes, las circunstancias, los modos y los calificativos o etiquetas descalificadoras sociales. Estas descalificaciones o etiquetas conllevan un juicio, idea o condena en sí y es injusto usarlas sin plena seguridad. Con ellas mal usadas, usadas con ligereza o astucia, se puede presentar a un santo como villano, especialmente si lo hacen públicamente los medios de comunicación, por estar “vendidos”, o ser parte de la propiedad de un accionista “especulador”. Y si los mensajeros o medios están manipulados, o un  juez yerra, el daño e injusticia son tremendos y seguramente irreparables. Por ello es  imperativo que si se juzga se juzgue con justo juicio, es decir con conocimiento de causa y con una extrema veracidad.

Generalmente vemos, hoy en día, ejemplos de atropellos del buen juicio.

“Ayer”, en el tiempo, se dio por sentado que Irak “poseía armas de destrucción masiva”, y con esa etiqueta adosada al personaje, junto con la de “dictador”, tras convencer, o dar por convencida,  a media o casi entera humanidad,  a la opinión pública y sobre todo a representantes gubernamentales,  con la excusa de “defender a susciudadanos”, (otras palabras fetiche usada), pudieron pasar al bombardeo  de dicha nación, cuyos resultados destructivos podemos apreciar en la actualidad. Más de un millón de fallecidos allí son el precio humano pagado, amén del desorden dejado y despilfarro de energía.  Hay ahora más inestabilidad y muertes en Irak que antes de ser bombardeada. Pero ese es otro tema.

Ayer, actualidad, fue condenado a 7 años de prisión el expresidentes israelí Moshe Katzav por “acoso sexual y violación”. El hombre que siempre insistió en su inocencia, lloró diciéndole al juez que éste se había equivocado, mostrando ser, él, víctima de la mujer demandante y de un error judicial por lo cual apelará.

Hay que comprender que los cuños, las etiquetas, las palabras con carga condenatoria,  usadas a veces “mafiosamente” para desprestigiar, pueden ser realidad, o una calumnia exagerada, presentada por un oponente u oponentes con fines lucrativos o personales. En este último caso de calumnia, hay que tener bien en cuenta que el denunciante calumniador o “condenador”, es realmente el “mafioso” de la película, o simplemente un “aprovechado” u “oportunista”, que opera por puro interés personal, desestimando el perjuicio del otro. Con ésto queda claro que éste tipo dedescalificaciones, lógicamente entrañan una verdad, una media verdad o una destructiva mentira o falsedad. Lo cual hay que tener muy, pero que muy en cuenta; queriendo decir ésto que, no solo hay que poner la mira en el acusado, sino que es juicioso y sabio pensar en la posibilidad de que el acusador esté llevando adelante una media verdad o una gran mentira, con fines, más o menos ocultos, de lucro personal.

Con todo ello vemos cuan importante es, por razones de justicia, en caso de semejante diatriba, poner la mira en las dos posibilidadesO es verdad o es mentira, en grado medio o sumo. O miente el uno o miente el otro. Ello juiciosamente nos hace comprender que es  necesaria la indagación, la investigación, la comprobación, la verificación; hay que ser, por razones de justicia, “verificadores”,hay que comprobar, conocer  los hechos para descubrir la verdad y la mentira que se encuentran en tela de juicio. Condenar sin previamente juzgar es un despropósito, tanto como “ir a cuatro patas, una persona, pudiendo ir a dos”, equivaldría normalmente a un trastoque mental.

Pues precisamente esto ha sucedido con el  Coronel Muammar Gadafi, en base a lo ocurrido, documentado y a lo que sigue:

A Gadafi los medios informativos lo han presentado como “dictador” y “masacrador” y fueron las tribus quienes lo eligieron, al destituir al rey corrupto anterior, al cual desbancaron.

Libia es un mundo, una sociedad, diferente. Todos pueden trabajar. Todos pueden ir a la Universidad gratuitamente. Todos se benefician directamente de las ganancias del  petróleo que poseen. La gasolina es baratísima para ellos y los impuestos bajísimos, con lo que con un jornal medianito uno puede vivir bastante bien. Y puede trabajar más y ganar más, si lo desea. Es como “otra” DEMOCRACIA, no como la que tenemos aquí.

Un  80 %, o mejor la gran mayoría, de la población “están ENCANTADOS con Gadafi”.

Los rebeldes son gentes afincadas desde hace tiempo en Benghazi, que siempre han ido en contra de que Gadafi  “diera” el 80% de los beneficios del petróleo a su pueblo, en vez de a los financieros occidentales, cosa que se hacía con el verdadero dictador que le precedió, el cual era un corrupto.

Los insurgentes en más de un 50%  son MERCENARIOS extranjeros, tunecinos, egipcios, argelinos…los han traído de allí los rebeldes para luchar contra el gobierno.  (Añadido personal: Hace cerca de dos años aproximados un canal televisivo comentaba el hecho de que un mercenario, supuestamente por oriente, cobraba un sueldo de 1000 € diarios, UNA TENTACIÓN MUY GRANDE PARA  NECESITADOS SIN MORAL).

Lo más fuerte en sus comienzos fueron revueltas con incendios y robos de armas en polvorines, con carácter agresivo. En el transcurso todo éste grupo insurgente roba: teléfonos, dinero, niños y tienen al “pueblo” atemorizado. Por eso los rebeldes se están quedando solos, por su mala fe. Su bastión, central o cuartel está en Benghazi.

Gadafi no regenta ni dirige ninguna dictadura. Es un símbolo representativo de la nación, es “en cierto modo”, como un líder espiritual elegido por el pueblo, y tiene un poder limitado. El gobierno está representado por gente de la calle. (De un contacto personal con correos electrónicos, residente intermitente en Libia) Véase en el artículo LIBIA, TODO LO QUE NOS OCULTAN: TESTIMONIO DIRECTO DE LEONOR MASSANED.

Los corresponsales deben estar “aleccionados”, porque si no, no escucharíamos las barbaridades que se escuchan (entrevistadora)

TODO ESTO ES DE SUMO INTERES PARA QUE INTENTEMOS PARAR ESTA INJUSTA GUERRA.

LOS SERES HUMANOS MERECEMOS CONOCER LA VERDAD.

EL ESFUERZO Y ARTIMAÑAS MANIPULADORAS HA LLEGADO A TODO EL MUNDO.

NUESTROS GOBERNANTES HAN SIDO EMBAUCADOS, SEDUCIDOS, ENGAÑADOS, ARRASTRADOS POR UNA OLA MEDIÁTICA BIEN PLANEADA Y A PESAR DE SU HONRADEZ E INTEGRIDAD HAN FLAQUEADO ANTE LAS INSISTENCIAS O PRESIONES QUE HAN DEBIDO RECIBIR EN SUS ENTREVISTAS CON GOBIERNOS Y PERSONAJES “PRO-INTERVENCIONISTAS”.

ES LÓGICO EL QUE LOS GOBERNANTES SE CONGRACIEN UNOS CON OTROS Y ELLO A VECES HACE DIFÍCIL DAR UN NO POR RESPUESTA. Y ESTA HA SIDO LA EQUIVOCACION DEL GOBIERNO ESPAÑOL. EL GOBIERNO ESPAÑOL HA DEBIDO PASARLO MUY MAL PARA TOMAR ESTE TIPO DE DECISIONES, MAS O MENOS PRESIONADOS SUTILMENTE, DE MODOS DIVERSOS;   Y EL PRINCIPAL MOTIVO ES QUE SABEN QUE TOMARON  UNA DETERMINACIÓN QUE, “NO HABIA LUGAR”, PUES COMO ALEMANIA EXPRESÓ EN PLENA ONU “….NO SABEMOS QUIENES SON LOS REBELDES, SI SON DE AL QAEDA O NO”. ¿Y BOMBARDEAN SIN ACLARARLO? ESO ES CASTIGAR SIN ENJUICIAR. ¡INCREÌBLE!

PRIMERO HABIA QUE ESCLARECER LO OCURRIDO, NO DAR POR CULPABLE A GADAFI, EL CUAL SIEMPRE HA MANTENIDO QUE LOS REBELDES SON UN GRUPO ÍNFIMO QUE NO REPRESENTA LA VOZ DEL PUEBLO, Y QUE SON MERCENARIOS, GENTE DROGADA UTILIZADA…

ASI PUES  POR UNA MUNDO Y UN FUTURO MEJOR PARA TODOS, RUEGO DIFUNDAN ESTAS VERDADADES Y QUE SE CONCIENCIEN DE QUE CADA DÍA QUE PASA, EL MIEDO Y LAS MUERTES ESTÁN AMENAZANDO A UN PUEBLO INOCENTE, QUE PODRÍA HABER SIDO EL TUYO Y EL DE TUS FAMILIARES. ESTAMOS ASISTIENDO A UN DESPROPÓSITO Y A UN INJUSTO BOMBARDEO, QUE TIENE A LA POBLACIÓN LIBIA EN VILO, ATEMORIZADA, CON PELIGRO DE MUERTE. Y LA SOCIEDAD ENGAÑADA NO ESTA DENUNCIANDO ESTA INJUSTICIA CRIMINAL DEL BOMBARDEO.

PODEMOS Y DEBEMOS INTENTAR PARAR ESTA GUERRA, POR RAZONES DE JUSTICIA, PUES SOLO HACIENDO QUE ÉSTA PREVALEZCA, PODEMOS GARANTIZARNOS UN FUTURO MEJOR PARA NOSOTROS MISMOS Y PARA NUESTROS DESCENDIENTES. SI NO, SE PRESENTA UN FUTURO DE CONSECUENCIAS GRAVES AL DEJAR QUE IMPERE LA INJUSTICIA Y LA FALSEDAD; EN VEZ DE LA JUSTICIA Y LA VERDAD, QUE CONSIGUEN COLOCAR LAS COSAS Y PERSONAS EN EL LUGAR ARMÓNICO QUE LES CORRESPONDE.

ES UN ASUNTO DE URGENCIA, HAY QUE HACER QUE MUCHAS VOCES SE OIGAN A TRAVÉS DEL MUNDO. ¡AHORA QUE ESTAN VACILANTES! HOY, ES EL MOMENTO. SEGURO QUE LO PUEDES COMPRENDER SI PIENSAS QUE ES TU FAMILIA LA QUE SE ENCUENTRA ALLÍ. MIRA LAS NOTICIAS Y LOS  MONSTRUOSOS AVIONES DE COMBATE QUE DESPEGAN A BOMBARDEAR LIBIA YPONTE EN SU LUGAR, ¡DIFUSIÓN, SUGERENCIAS, ACCION, YA!

¡POR LA VIDA Y LA SALUD DE TODOS!

ARGENTINA: IBN ASAD DESCUBRE LO QUE SE ESCONDE TRAS EL CONFLICTO DE LOS PAISES ARABES

Sublime charla en la que alguien muy cultivado nos habla con conocimiento de causa de lo que está pasando realmente en las revueltas de los países árabes y quiénes son los criminales que  están detrás moviendo los hilos en la sombra y el crucial papel que juegan los vendidos medios de comunicación de masas como arma de guerra.

¿TE ATREVES A DESPERTAR?

Sabremos mas del SIONISMO y de las tradiciones árabes, cristianas , judías ….

OJO A LA FECHA Y LO QUE DICE:







Presentacion  del libro del clarividente – por conocimiento – Ibn Asad

Ensayo documentado sobre el simbolismo unánime alrededor de la manifestación de la humanidad como realidad suprahistórica, fundamentado en las fuentes de las diversas expresiones tradicionales

Fuente: Lucas Raffa BLOG

Visita las seccionesGUERRAS y LIBIA para más información relacionada

 

 

Libia: un silencio ensordecedor


Libia: un silencio ensordecedor
The Independent/ ICH
Traducido del inglés para Rebelión por Germán Leyens
Así que ahora estamos enviando helicópteros Apache a bombardear civiles libios. Una escalada de otra sangrienta guerra de la OTAN. O, en boca del coronel Jason Etherington, “sólo agrega algo más a la fiesta”.Todos los medios se alinearon. Es una guerra para proteger civiles. Es una guerra para obligar a que Gadafi se vaya. Como si los gobiernos occidentales, con sus orgullosas historias de abusos contra los derechos humanos en todo el mundo, tuvieran algún derecho moral a juzgar al gobierno de Libia. La retórica de Etherington revela una verdad infame, esta guerra es un juego para nosotros, una ‘fiesta’ que vale la pena agrandar.

Hasta Al Jazeera publicó la historia aceptada de los ‘rebeldes’ que tomaban una ciudad tras la otra. Pero no transmitieron fotos desde Trípoli, la capital, donde, con la excepción de la campaña de bombardeo de la OTAN, la gente continúa su vida normal. Y nunca muestran imágenes de los crímenes de la llamada brigada ‘rebelde’, que atacó violentamente a libios negros y a ciudadanos africanos negros en el este del país, calificándolos de ‘mercenarios africanos’ contratados por Gadafi, a pesar del hecho de que todos los libios son africanos. No se informa de nada de todo esto porque no se ajustaría a la narrativa aceptada. Los adorables dirigentes rebeldes, muchos de los cuales trabajaron para Gadafi hasta hace solo unos meses, son nuestros aliados. Muamar Gadafi, el malo útil, es nuestro enemigo acérrimo.

¿A qué se debe tanto silencio? A diferencia de Afganistán e Iraq, que provocaron inmensas protestas en todo el mundo, la reacción a Libia ha sido relativamente sosegada. Nos han hecho creer una premisa falsa y, como diría Noam Chomsky, hemos permitido que fabriquen nuestro consenso.

Ahora, cuando la cortina de humo ha tenido éxito, el gobierno británico, por su parte, ya no necesita seguir disimulando sus objetivos. Lo que no quiere decir que lo haya hecho. “No vamos a fijar un plazo, dice William Hague. Claro que no, porque el imperialismo no conoce límites cuando ha iniciado una guerra.

Siempre me ha impresionado que la gente sea casi histérica en sus reacciones cuando tiene que ver con una guerra en la que participa nuestro país. Si uno observa la realidad de la situación, le acusan de no interesarse por los civiles libios, o de apoyar a un dictador. En realidad, es a nuestro gobierno al que le gusta apoyar dictaduras, y nuestro gobierno es el que está bombardeando civiles libios. Como Frank Natter escribió en su blog, ‘Straight Talk’, al principio de esta semana: “Todos los que pagamos impuestos consentimos tácitamente y financiamos indirectamente las bombas que se usan para matar a la gente en Afganistán y Libia. Para citar a Sartre: ‘no sois maravillosos, sois asesinos’.”

Esto no tiene nada que ver con la protección de civiles y todo con el restablecimiento de una debilitada dominación militar y económica en la región. Si se considera una lista de los pocos países del mundo en los que no hay bases militares de EE.UU., se hace mucho más evidente por qué nos hacen creer que algunos son nuestros “enemigos”.

Fuente: http://www.informationclearinghouse.info/article28282.htm

rCR

La Guerra en Libia


MAY08

Entre los países árabes, existe uno en el que la revolución llegó de verdad, pero hace cuarenta y dos años, lidereada por un joven oficial del Ejército: Muammar Gaddafi. Esa revolución, que puso fin a la monarquía heredada por el colonialismo con todo y bandera, garantizó por primera vez en Libia una distribución equitativa de la riqueza y prosperidad para sus habitantes. Fue la primera experiencia de democracia directa o de ejercicio directo del poder por los ciudadanos, y de propiedad social ejercida por los trabajadores.

Un enjambre de rebeliones populares pacíficas sacude hoy a los países árabes con gobiernos monárquicos unos, autoritarios otros, capitalistas todos. El imperialismo, primero sorprendido, no tardó en formular su estrategia al respecto: desestabilizar a toda costa, a los dos únicos países árabes donde existen regímenes sociales que no son de su agrado y que se oponen a la política exterior de las potencias occidentales: Libia y Siria; de modo que dicha desestabilización parezca parte de la coyuntura regional.

Con un pequeño problema: al desgastarse la vía de la desestabilización pacífica por no haber en esos casos (a diferencia del resto) condiciones objetivas que la sustenten, los agentes del imperialismo acuden al montaje de las guerras civiles. No es casual que sea precisamente Libia el único país donde la crisis política se ha convertido en guerra civil, que Siria vaya por el mismo camino, y que solamente en estos dos países se haya presentado tal circunstancia.
Alguna vez, Argelia y Egipto estuvieron entre los países opuestos a los intereses imperialistas, pero ambos hace tiempo que dejaron atrás su orientación revolucionaria y en el caso del segundo, se convirtió en un fiel aliado del imperialismo norteamericano. La mejor prueba de esta diferencia entre los dos primeros países mencionados y estos dos últimos, es que de los cuatro, solamente Libia y Siria han sido siempre blanco de ataques políticos y militares de Estados Unidos e Israel.

En el caso de Libia, había logrado temporalmente, con una audaz maniobra de gran escala en su política exterior, frenar la hostilidad imperial en su contra y romper su aislamiento internacional, razón por la cual mucha gente de izquierda se desconcertó, ubicando a Gaddafi como nuevo aliado de la reacción mundial, lo que sirvió para un posterior nuevo tipo de aislamiento del país norafricano, condición favorable para que el imperialismo lo atacara.

Nadie ataca a sus amigos, a no ser que hayan dejado de serlo, como en el caso de Estados Unidos con los talibanes en Afganistán; pero quienes asocian a Gaddafi con la derecha a nivel mundial, lo acusan exactamente de lo contrario: de que pasó de ser enemigo, a ser amigo del imperialismo. Vaya amigo este, a quien las bombas imperialistas le han matado ya a dos hijos y tres nietos.
Quienes acusan a Gaddafi de haberse aliado con el imperialismo en los últimos diez años, se basan en que, en aras de que se levantara el bloqueo contra Libia (logrando su objetivo), indemnizó a las familias de las víctimas de actos terroristas atribuidos a Libia, pero sobre los que dicho país no reconoce vinculación alguna; desplegó una ofensiva diplomática con gobiernos de derecha que antes lo atacaban; concedió el 10% de las acciones empresariales para la explotación del petróleo libio a empresas transnacionales, razón por la cual los gobiernos de derecha europeos y Estados Unidos correspondieron a sus muestras de amistad.

Pero ese porcentaje del petróleo libio está lejos de satisfacer las ambiciones de las transnacionales, como lo demuestra el ataque masivo de las potencias imperialistas en busca del otro 90%, que por cierto es estatal, debido al carácter socialista del régimen libio.
Gaddafi, ya en pleno despliegue de su política de apertura hacia Occidente, se encontraba al momento de comenzar la guerra de agresión contra su país, promoviendo la unidad de los pueblos de África, Asia y América Latina en defensa de sus intereses comunes y en consecuencia con ello, organizando un bloque de los países del Sur que enfrentara y contrarrestara la hegemonía de los actuales bloques de poder en el mundo, poniendo a disposición de ello cuantiosos recursos económicos. Extraño aliado se buscó el imperialismo.

Hay gente de izquierda que acusa a Gaddafi de ser un dictador. Es sorprendente que quienes critican a los partidos políticos, se opongan a que éstos sean suprimidos; que quienes cuestionan la democracia representativa, la consideren como única democracia posible al descalificar como tal cualquier otro modelo político.

La oposición armada en Libia levanta (literalmente) la bandera de la monarquía derrocada en 1969, tan odiosa como todas las del mundo árabe en la actualidad, y que como éstas tenía al pueblo sumido en la miseria mientras la realeza derrochaba los recursos del país; por lo demás, sus reivindicaciones son tan imprecisas como el origen de sus integrantes.

Lo único que queda claro es su afinidad pro-occidental, al menos en el discurso y mientras dure la necesidad que tienen del apoyo que reciben de las grandes potencias capitalistas. Recuérdese que los talibanes y Al Qaeda, antes de ser los más peligrosos enemigos públicos así declarados por Occidente en su momento, eran los chicos buenos del imperialismo en la guerra de Afganistán para derrocar al régimen revolucionario que allí se había instaurado.

Debe reconocerse que en Libia, por la razón que sea, se ha dado un levantamiento popular masivo, aunque muy minoritario y territorialmente focalizado en el Este, sin duda vinculado con rivalidades tribales y regionales de vieja data. Sin embargo, el carácter popular y masivo de un levantamiento armado no lo hace revolucionario, ni hace que deje de ser revolucionario el régimen al que se opone. Por ejemplo, la contrarrevolución en la Nicaragua de los años ochenta fue un levantamiento armado campesino (promovido, organizado y financiado por Estados Unidos, pero levantamiento al fin; como en el caso de Libia); y no por eso la fuerza militar que combatía a la Revolución Sandinista era revolucionaria, ni dejaba de serlo el régimen existente en Nicaragua. De idéntica manera, los levantamientos masivos (en este caso pacíficos en su mayoría) que se dieron en los países socialistas de Europa del Este a finales de los años ochenta, no tenían nada de revolucionarios, pues lo que hicieron fue reinstaurar el capitalismo; por mucho que no pocos ilusos en las filas de la izquierda pronosticaran lo contrario.

Esos sectores eran – vaya coincidencia – exactamente los mismos reformistas y de la ultraizquierda que ahora atribuyen carácter revolucionario a la oposición armada en Libia; supuestos adversarios irreconciliables entre sí, a los que sin embargo, siempre les ha unido su odio visceral a todas las revoluciones que ellos no han querido o no han podido hacer, y sus fantásticas revoluciones inexistentes.

Cuando un movimiento contrarrevolucionario adquiere carácter masivo, puede estar o no vinculado con errores cometidos en el proceso revolucionario, pero aún en el primer caso, eso no puede ser razón para no respaldar el proceso en su momento más difícil y menos aún, para apoyar a sus enemigos internos y externos, tal como está haciendo la izquierda reformista y la ultraizquierda en el caso de Libia, de forma no tan sorprendentemente coincidente, como ya se ha visto.

No se puede estar contra la intervención imperialista en Libia y al mismo tiempo, respaldar a los que en la guerra civil de ese país están siendo apoyados por esa intervención que ellos mismos pidieron y celebran, a la vez que reclaman su intensificación. Estar contra la intervención es apoyar a quienes se están enfrentando a ella y a quienes les están cayendo las bombas de los interventores, no a quienes la apoyan desde adentro y que si se quejan de algo es porque consideran insuficientes los bombardeos.

Pero lo más interesante de esto es el apoyo que la oposición armada en Libia está recibiendo de esos mismos gobiernos árabes contra los cuales se están rebelando sus pueblos, los que están siendo masacrados por ellos sin que nadie se preocupe por crear zonas de exclusión aérea ni por bombardear a la población civil para defenderla de los supuestos bombardeos de otros; por la sencilla razón de que en esos países, el petróleo está en manos de las transnacionales, y los movimientos populares en rebeldía dejarán de ser los chicos buenos desde el momento – si es que llega – en que se atrevan a tocar esos intereses económicos. Evitar esto es una de las razones por las que Estados Unidos y la Unión Europea decidieron abandonar a sus aliados árabes en Túnez y Egopto a su suerte, ordenándoles que dejen el poder.

En Libia hay una guerra civil y por tanto, hay muertos, los cuales son presentados como civiles masacrados (tantos muertos, y ni una foto de un cadáver; es tan falso como las armas de destrucción masiva en Irak); mientras que en los países árabes gobernados por esos que por razones “humanitarias” apoyan la intervención en Libia, no hay guerra y sin embargo, hay muertos, lo cual es evidencia de que esos sí, han sido masacrados. Pero allí ya no hay nada que ir a saquear.

INTELECTUALES Y PODER EN LA GUERRA POR LIBIA


LETRAS LIBRES /  (De click para agrandar)

MAYO DE 2011

POLÍTICA INTERNACIONAL

INTELECTUALES Y PODER EN LA GUERRA POR LIBIA

POR ÁNGEL JARAMILLO

PdfLa relación entre la intelligentsia y el poder ha sido uno de los temas más acuciantes al menos desde que la ciudad de Atenas condenó a Sócrates.

Es bien sabido que Platón fracasó en convencer a Dionisio el joven de convertirse en un rey-filósofo. Sócrates no pudo salvar el alma de Alcibíades. Alejandro Magno se dejo llevar por la hybris y no por la prudencia aristotélica.

Séneca fue víctima de Nerón y Heidegger perdió la brújula en su admiración por Hitler. En el siglo XX, Julien Benda denunció a los clérigos por la falta de ética de sus incursiones políticas. Pero a veces, la interacción entre el poder y los intelectuales puede tener efectos más saludables.

La necesaria intervención para impedir que Muamar Gadafi, un engendro extraído de Tácito, aniquilara en masa a la población de Benghazi –lo que nos ahorró tener otro Rwanda en nuestra conciencia– ha revelado una historia escondida en que la dialéctica entre el poder y los intelectuales ocupó el primer plano.

Si Nicolas Sarkozy no es Dionisio el joven, ni Alcibíades, ni mucho menos Alejandro Magno, nadie se atrevería a comparar a Bernard-Henri Lévy con Sócrates, Platón o Séneca. Y sin embargo, la decisión que tomó Barack Obama a favor de la intervención militar en Libia tiene su origen en una conversación telefónica que cruzó el Mediterráneo entre el voluble presidente francés y el intelectual de jet set.

Lévy es un curioso caso en que la energía del activista político y las precisas geometrías del teórico se alían con una personalidad de actor hollywoodense que quisiera interpretar el papel de Sartre en un exquisito cine del Greenwich Village. Su interés por la primera plana lo ha llevado a cubrir las guerras de los Balcanes y las cíclicas explosiones que preferimos llamar Medio Oriente. Lévy ya había demostrado arrojo y oportunismo –una virtud y un defecto– con su libro ¿Quién mató a Daniel Pearl? 

Pero esta vez su intervención ha tenido graves consecuencias. Con impecable sentido de la historia, Lévy viajó a Benghazi para reunirse con los líderes de la oposición a Gadafi, mientras este ya había iniciado el zafarrancho que lo conducirá, lenta pero inexorablemente, a su destrucción.

Mientras Hillary Clinton deambulaba, con el rostro demacrado de un sonámbulo, por las capitales de Europa y el Magreb tratando de entender la naturaleza de los rebeldes libios y de practicar lo que ella llama “diplomacia inteligente” –expresión a un tiempo redundante y falaz–, el intelectual francés convencía al presidente de la Quinta República de que existían afinidades electivas entre el De Gaulle de la resistencia francesa durante la ocupación nazi y los miembros del Consejo Nacional de Transición de la República Libia que se oponían al régimen totalitario de Gadafi (Jamahiriya quiere decir Estado de las Masas).

Poco después Lévy viajaba a París junto con tres de los líderes de oposición para presentarlos con Sarkozy en el Palais de l’Élysée, la residencia oficial del presidente de la República francesa desde 1848. De esta manera, la astucia de la historia decretaba paralelismos significativos entre las revoluciones democráticas en la Europa de 1848 y las revueltas populares en el Medio Oriente en 2011.

Como resultado de la conversación entre Sarkozy y los rebeldes libios, el presidente francés decidió reconocer al Consejo Nacional de Transición como el gobierno legítimo de Libia. Se trataba de un paso audaz. La noticia fue recibida de inmediato por los diplomáticos franceses que fatigan los corredores del edificio de la onu en la isla de Manhattan. Durante varios días, el eje París-Londres se esforzó en redactar un borrador de resolución con el que buscaba convencer a los otros miembros del Consejo de Seguridad de imponer una zona libre de vuelos en Libia para proteger civiles de las arremetidas del ejército de Gadafi. Pero nada avanzaría sin el respaldo de Estados Unidos.

El problema era que Barack Obama parecía confundirse a sí mismo con Hamlet y a la Casa Blanca con el Castillo de Elsinore. Muchos esperaban el gran discurso de Obama que, con ecos lincolnianos, llamaría a la comunidad internacional a tomar la decisión de recurrir a la fuerza para impedir que Gadafi cometiera lo que, de acuerdo al estatuto de Roma de la Corte Penal Internacional, constituye crímenes contra la humanidad. Pero Obama no atinaba a decidirse.

No fue sino hasta que Hillary se reuniera en París con los mismos líderes que Lévy le había presentado a Sarkozy que la vuelta de tuerca de la historia se orientó hacia la acción. Después de reunirse con los rebeldes, Hillary viajaba a El Cairo con el propósito de conversar con el grupo de jóvenes que habían encabezado la revolución de febrero y que había culminado con la renuncia de Hosni Mubarak. Pero los jóvenes egipcios se negaron a reunirse con Hillary, a quien consideraban parte de un gobierno que no los había apoyado cuando más lo necesitaban.

Por unos momentos Hillary parecía desconcertada en medio de la Plaza Tahrir. Las calles de El Cairo habían convencido a la secretaria de Estado de que, si Estados Unidos no actuaba pronto y decididamente a favor de los rebeldes, la animadversión de las nuevas generaciones en el Medio Oriente contra el gobierno de Obama estaría garantizada.

Poco después se llevaría a cabo una reunión histórica en la Casa Blanca. Dos grupos se disputaban el corazón de Obama. A favor de la intervención estaba un grupo de asesores del Consejo Nacional de Seguridad, entre ellos Samantha Power –una veterana de los derechos humanos y conocida autora de libros como A problem from hell y una biografía del diplomático brasileño, Sergio Vieira de Mello–, Gayle Smith y Mike McFaul. Los apoyaba Hillary Clinton vía telefónica.

En contra estaban el secretario de Defensa, Robert Gates; el asesor de Seguridad Nacional Tom Donilon, y su mano derecha, Denis McDonough. El primer grupo se impuso.

No solo los argumentos sino la historia estaban de su lado. Esa misma noche Obama giró instrucciones a su embajadora en las Naciones Unidas, Susan Rice, para que esta promoviera lo que a la postre se convirtió en la resolución 1973, que iba más lejos que la propuesta anglofrancesa. Obama no solo quería la imposición de una zona de libre vuelo, sino el permiso para establecer “todas las medidas necesarias” que impidieran a Gadafi continuar masacrando a la población civil.

Dos días después los misiles de precisión descendían como una tempestad de acero sobre Libia, destruyendo buena parte del arsenal del régimen. La audacia de la esperanza había dado paso a la esperanza de la audacia. ~

 

Libia ¿Otra “guerra humanitaria”?


 Libia ¿Otra “guerra humanitaria”?

de Periódico El Libertario, el jueves, 12 de mayo de 2011 a las 4:47
 
Escrito por Jordi Calvo Rufanges i Alejandro Pozo Marín   
El 17 de marzo el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas aprobó la resolución 1973 que autorizó la intervención militar extranjera en Libia. Horas después se iniciaban tres intervenciones militares unilaterales: “Harmattan” (Francia), “Odyssey Down” (EEUU) y “Ellamy” (Reino Unido). La falta de una única línea de mando condujo a un proceso que desembocó en la participación de varios países bajo la coordinación de la OTAN, incluyendo una participación (sólo) simbólica árabe.
También se añadió la España de Zapatero, el mismo que retiró las tropas de Irak, acusando la ocupación de estar motivada por intereses energéticos.
Una intervención ilegal e hipócrita
Es cierto que hay una resolución del Consejo de Seguridad de la ONU que autoriza “todas las medidas necesarias” a Libia, para proteger la población civil y permite el establecimiento de una zona de exclusión aérea. También es cierto que el redactado del texto de esta resolución es deliberadamente ambiguo para permitir diferentes interpretaciones. Pero los límites están claros: son los que fueron negociados con los países que finalmente se abstuvieron en la votación del Consejo para que no se posicionaran en contra, con la particularidad de que tanto China como Rusia tienen poder de veto. De ser vetada, la intervención no hubiera sido legitimada por la resolución y sería abiertamente ilegal. Pero es cuestionable que, sin resolución, no hubiera intervención militar.
 
Estos límites han sido largamente traspasados por los Estados que están interviniendo. Así, la resolución no autorizaba el derribo de Gadafi, combatir junto a los rebeldes o el suministro de armas. Por el contrario, el propio Consejo de Seguridad impuso a la resolución 1970 un embargo de armas a Libia, que incluye también a los rebeldes. Sin embargo, es bien conocido que están recibiendo armamento ligero y pesado a través de Egipto. Es cínico que decenas de barcos (y un submarino español) y aviones estén patrullando el Mediterráneo para imponer el embargo mientras que hacen la vista gorda (o directamente participan) en lo que pasa en la frontera con Egipto, que tiene un ejército muy bien relacionado con EEUU. Algunos de los países beligerantes no han tenido tapujos en recomendar el suministro de armas a los rebeldes.
Por otro lado es muy hipócrita que los mismos dirigentes que hace dos meses abrazaban Gadafi y incrementaban generosamente su cuenta de ahorros, sus arsenales y su poder, ahora nos digan que es el mismo diablo. El presidente estadounidense George Bush le felicitó en 2008 “por su contribución a la paz en el mundo”, y tanto Aznar, Zapatero como Juan Carlos de Borbón han visitado y mostrado sus mejores maneras al dictador. Cabe preguntarse si alguien de los que hoy le bombardean rendirá cuentas por sus relaciones y negocios con Gadafi. Recordemos que su régimen fue tristemente conocido antes y después de su acercamiento a Occidente, y están bien documentadas sus continuas injerencias en otros países armando y financiando a grupos rebeldes y regímenes totalitarios que han masacrado a la población civil.
Los medios de comunicación de masas están jugando un papel determinante en esta guerra. Algunos, como El País, parece que hacen más campaña pro intervención que periodismo. Resulta como mínimo curioso que la primera noticia sobre víctimas civiles de los ataques de la OTAN fuera la denuncia de El Vaticano de la destrucción de un edificio en Trípoli en el que murieron 40 civiles y que “algunas bombas cayeron en hospitales “. Sobre la investigación anunciada por la OTAN, no se sabe nada ni se sabrá.
¿Por qué Libia?
Como sabemos, Libia no es el único lugar del mundo donde se están cometiendo o se han cometido recientemente abusos contra la población civil y donde hay represoras dictaduras enquistadas desde hace décadas. Sin embargo, en estos otros países no se ha producido ninguna intervención militar por parte de los países miembros de la OTAN. La lista es tan evidente como larga. Entonces, ¿por qué la intervención extranjera? Las principales motivaciones de los países participantes están estrechamente relacionadas con: 1) sus intereses energéticos, 2) presiones internas (escándalos en Francia y Reino Unido por complicidades con los anteriores regímenes en Túnez y Egipto, tensiones partidistas o cuestiones electorales, con ciertas dosis de egolatría), 3) influir en las protestas de Oriente Medio, unos procesos en los que adoptan la estrategia del oportunismo y la prudencia en la protección de los propios intereses; 4) oportunidades e influencias en una eventual Libia post-Gadafi (quien ganaba poco antes, puede aumentar sus beneficios si se derriba el dictador), 5) ganar peso, prestigio militar y favor internacional y/o regional.
¿Cuáles son los intereses de cada país?
Estos intereses pueden ser muy plurales, pero los hidrocarburos tienen un papel destacado. De hecho, los hidrocarburos representan el 71% del Producto Interior Bruto de Libia. Para EEUU, Libia era un país en el punto de mira desde hace unos años. Es decir, la intervención militar para derrocar a Gadafi ya sería un objetivo anterior a las revueltas y éstas sólo hubieran supuesto una oportunidad para llevarla a cabo. Al menos, esta intención de intervenir militarmente en Libia fue denunciada por Wesley Clark, ex general estadounidense y ex Comandante Supremo de la OTAN. Sin embargo, los EEUU también tenían intereses en la Libia de Gadafi, si bien de un volumen inferior al que Washington deseaba. Algunas de las compañías que operaban en el país eran ExxonMobil, Oxy, Marathon, ConocoPhilips y Morgan Stanley. Si bien el 5% de las exportaciones de Libia estaban destinadas a EEUU, el porcentaje sobre el total de necesidades era inferior al 1%.
Los intereses europeos eran más fuertes. Destacaba la presencia de las petroleras OMV (Austria), Total (Francia), Eni (Italia), Royal Dutch Shell (Reino Unido / Holanda), RWE y Wintershall (Alemania), Statoil (Noruega) y Repsol (España).
Pero ningún país tiene tantos intereses en Libia como la Italia de Berlusconi, lo que no nos coge por sorpresa. Así, 180 empresas italianas trabajaban en Libia hace dos meses, y la dependencia energética italiana de Libia es del 24% en petróleo y del 10% en gas. Libia (y Gadafi) también tienen muchos intereses en Italia (7,5% de Unicredit, la principal banca italiana, y el 67,5% de la Banca Ubae; el 1% de la petrolera Eni y el 100% de Tamoil Italia, otra petrolera, el 40% de la constructora libc, el 2% de Fiat Auto, el 2% de Finmeccanica, la mayor empresa armamentística italiana, y el 7,5% del equipo de fútbol Juventus, entre muchas otras participaciones. Probablemente por eso Italia todavía no ha congelado todas las cuentas libias, a pesar de las resoluciones obligatorias de la ONU y la UE. La petrolera italiana Eni extraía antes de las revueltas más del doble de petróleo que cualquier otra compañía extranjera en Libia. Las relaciones entre Berlusconi y Gadafi llegaron al punto de que el primero pidiera perdón al segundo por la ocupación colonial y prometió indemnizar a Libia (es decir, Gadafi) con 5.000 millones de dólares en 20 años. Evidentemente, Gadafi limitaría, en contraprestación , la llegada de inmigrantes africanos a Italia a través de Libia.
Finalmente, no hay que olvidar que Rusia (Tatneft, Gazprom y ferrocarril Sirte-Bengasi), China (50 proyectos de 20 compañías) y Turquía (puertos, tratamiento de aguas residuales y un enorme proyecto de agua) también tienen intereses con el régimen libio. Los rusos, a pesar de que pierden negocios energéticos y de comercio de armas, ven con buenos ojos una subida del precio del petróleo a causa del conflicto (Moscú es la única potencia energéticamente autosuficiente). China, tenía más de 300.000 nacionales trabajando en Libia, ahora parados, lo que le ha supuesto cuantiosas pérdidas.
Los rebeldes han sido claros al decir que considerarán la participación en la intervención militar extranjera a la hora de hacer concesiones futuras de explotación y exportación de hidrocarburos. Tampoco es casualidad que los combates entre rebeldes y OTAN y fuerzas pro Gadafi se hayan centrado en la principal refinería del país (Ras Lanuf) y la tercera después de Trípoli (Lidia). A pesar de la guerra, los rebeldes han comenzado a exportar a los aliados. La Arabian Gulf Company (AGOCA), basada en Bengasi, estuvo hábil al desmarcarse de la compañía matriz NOC (National Oil Company), sancionada por la ONU y la UE. El reconocimiento del Consejo Nacional Libio como interlocutor por parte de varios países ha facilitado las cosas. A pesar de las sanciones contra el sector energético libio, el portavoz de Exteriores de la UE ya ha confirmado que la UE no pondrá ningún tipo de impedimento a estas exportaciones.
Considerando la hipocresía demostrada y las razones e intereses mencionados, desconfianza es lo mínimo que podemos sentir y mostrar hacia los Sarkozy, Cameron, Zapatero, Obama y el resto de aliados que han dado apoyo moral, material y humano a la guerra. Son multitud las personas que han estado de acuerdo con la intervención pidiendo justicia, pero una parte se ha basado en una información parcial, controlada y tendenciosa por parte de los medios de comunicación mayoritarios. Estos no han puesto sobre la mesa cuestiones, entre otras, como si no habrá represión contra lo que es apercibido como pro Gadafi (ya se ha producido), qué pasará con el grupo Gaddafa, cuál es la probabilidad de una nueva guerra civil en la Libia post Gadafi o quiénes son los rebeldes.

¿A quién está ayudando la OTAN? ¿Quiénes son los rebeldes?
Entre los rebeldes, parece que hay de todo, incluyendo muchas personas que merecen solidaridad internacional. Pero es como mínimo sospechoso que el Consejo Nacional Libio (CNL) esconda el nombre de 23 de sus miembros (de un total de 31). Quizá porque no serían bien recibidos por Occidente, o al menos por la opinión pública, que ha idealizado los rebeldes como si fueran el Che Guevara. Entre los nombres conocidos del CNL figuran varios ex ministros de Gadafi, alguno de los cuales hace dos meses estaban a su lado. Destacan Mustafá Abdul Jalil y el General Yunis al-Obaid, quienes eran ministros de Justicia y del Interior de Gadafi cuando estallaron las revueltas (Yunis también fue resposable de las fuerzas especiales y compañero de armas del dictador); Omar El- Hariri, también militar, participó en el golpe de Estado que llevó a Gadafi al poder en 1969, o Mahmud Jibril, antiguo estratega de Gadafi. Quizás por estos perfiles los rebeldes libios han optado por la revolución armada, en lugar de lo que hicieron sus vecinos de Túnez o Egipto. Hay, dentro del CNL, notables diferencias entre los llamados “liberales” (encabezados por los abogados que hicieron las primeras protestas) y los conservadores (liderados por Abdul Jalil), que no tendrían mayores problemas en negociar con Gadafi.
Además, no debemos olvidar que los rebeldes no son una coalición de entidades de la sociedad civil (muy debilitada y desestructurada a la Libia de Gadafi), y es muy probable que sus miembros tengan intereses no compatibles. En Libia hay 140 grupos “tribales”, de los que al menos 30 tienen peso político. Las divergencias entre ellos son como el cielo y la tierra en asuntos, entre otros, como el papel de la monarquía y del Islam político (ambos con mayor acogida en la parte este del país, controlada por los rebeldes). El derecho sucesorio de la monarquía se disputan el nieto y el hijo del sobrino del rey derrocado por Gadafi (también existen importantes grupos contrarios a la monarquía), mientras que la opción del Islam político es incuestionable en ciudades al este del país como Darnah (52 de los 112 libios que lucharon en la guerra de Irak provenían de esta ciudad, más que de ninguna otra ciudad árabe, haciendo de Libia el mayor contribuyente por persona).
Para los países miembros de la OTAN que bombardean, lo que más importa no es la Libia de la posguerra, la población civil o los rebeldes (y si estos rebeldes no son demasiado rebeldes, mejor). Lo que cuenta es que las concesiones de explotación de hidrocarburos y otras ganancias de tipo político compensen la inversión realizada. Al fin y al cabo, la guerra, en el depredador modelo capitalista actual, es una buena manera de hacer negocios y relaciones internacionales.

Tomado de http://www.centredelas.org/

No es lo mismo llamarse Libia, Siria o Baréin


No es lo mismo llamarse Libia, Siria o Baréin

  • Los intereses de Occidente condicionan la ayuda a los pueblos árabes
  • Los expertos dudan que se vaya a intervenir militarmente en Siria
  • La base militar de EE.UU. en Baréin pudo modificar la agenda mediática
Una niña libia dibuja una caricatura de Gadafi junto con la palabra "Libertad", en BengaziUna niña libia dibuja una caricatura de Gadafi junto con la palabra “libertad”, en Bengasi.REUTERS / Amr Abdallah Dalsh

Ver vídeo  'En portada - La metamorfosis libia'

LUISA SEGURA ALBERTLUISA SEGURA ALBERT - MADRID 27.04.2011

¿Que si ayudamos a los árabes a plantar cara a sus dictadores? Pues depende del país que sea. Esta podría ser la respuesta de las potencias occidentales si se les preguntara estos días por su verdadera intención de apoyar a los miles de ciudadanos árabesque se manifiestan estos meses en favor de la democracia.

¿Por qué es tan diferente la respuesta de Occidente en Libia y en Siria, por ejemplo, si tantoGadafi como El Asad se han obstinado por igual en estrujar los intentos de sus pueblos de ser libres?

¿Por qué el Consejo de Seguridad de Naciones Unidastardó una semana en reaccionar en el caso de Libia y ha necesitado cinco semanas en el caso de Siria?

Pues, entre muchas otras cosas –apuntan los expertos–, porque ni los ejércitos, ni las reservas de petróleo, ni los intereses en la zona, ni la posición geoestratégica ni los vínculos que hay con ambos países son los mismos.

Estas son las principales razones reales que llevan a Occidente a reaccionar de manera distinta según se trate de uno u otro país:

  • Las relaciones de Siria con Irán

Siria es el más cercano aliado de Irán, así que intervenir militarmente en ese país o intentar derrocar a toda costa a Bachar El Asad supondría para Irán “un ataque a su propio territorio”, explica Ignacio Álvarez-Osorio, profesor de Estudios Árabes e Islámicos de la Universidad de Alicante.

“Hace ya unos tres años Irán dejó claro que, si se atacaba a Siria, iba a actuar en consecuencia”, añade este experto. Y, claro, a EE.UU. no le interesa enzarzarse en otra guerra –esta vez con Irán– precisamente a unos meses de que empiece la campaña electoral.

A EE.UU no le interesa enzarzarse en otra guerra un año antes de las presidenciales

la UE tampoco le interesa. Recordemos que Sarkozy se enfrenta a las urnas también en 2012, y, tal y como están las encuestas en Francia, lo mejor para él es aparcar el tema.

Libia, sin embargo, no es aliado de Irán ni de ningún otro país que pueda poner tan en juego la estabilidad de la región.

  • El posible efecto dominó que conllevaría intervenir en Siria

Siria tiene una posición geoestratégica muy diferente a la del país africano. Con vecinos como Líbano, Irak y Turquía, una intervención podría prender la mecha en una región que ya está bastante encendida.

“Si Occidente responde ante Siria como lo ha hecho en Libia, Hezbolá –grupo terrorista apadrinado por el régimen sirio– podría generar un conflicto en la zona, empezando por la frontera sur, que implicaría también a Israel y a otros países”, argumenta Álvarez-Osorio.

La gente está cansada de las guerras en el extranjero, explica un analista

Y EE.UU. no tiene la más mínima intención de tener que explicar a sus ciudadanos por qué ha jugado, si ardiera la mecha, sus cartas en otra guerra. “La gente está cansada de intervenciones bélicas en el extranjero”, añade este profesor.

Otro de los países que podría salir malparado seríaTurquía, cuenta Félix Arteaga, investigador de Seguridad y Defensa del Real Instituto Elcano. “Ankara, que ha intentado durante tiempo un acercamiento entre Israel y Siria,perdería influencia en la zona”, explica.

El conflicto armado en que se ha convertido la situación en Libia, sin embargo, nada tiene que ver con esta reacción en cadena. Para empezar, porque este país tiene apenas “amigos”. Pero también porque la Casa Blanca no se juega nada en el país africano.

Pero es que, además, la Odisea del Amanecer (encabezada por EE.UU. primero y en manos de los socios europeos ahora) está demostrando a los aliados que puede que operaciones militares como ésta no sean la solución para que los dictadores dejen de aferrarse al poder con tantas ganas. Empezar con otra “odisea” en Siria, además de muy complicado, puede que no sirviera de mucho.

Por otro lado, la resolución de la ONU para Libia se le está quedando corta a la OTAN. “La coalición internacional parece dispuesta a forzar al máximo la resolución 1973”, asegura Jesús A. Núñez, codirector del Instituto de Estudios Sobre Conflictos y Acción Humanitaria (IECAH). Y dicho forzamiento les está permitiendo armar a los rebeldes y atacar directamente a Gadafi, complejo residencial incluido, sentencia Núñez.

  • El “factor petróleo”

A la comunidad internacional, dicen algunos analistas, no se le ha perdido nada en Siria.En Libia, sí: el petróleo.

Los intereses comerciales y económicos de Occidente en Siria no se pueden comparar, por tanto, con los que hay en Libia.

A Occidente no se le ha perdido nada en Siria. En Libia, sí: el petróleo

Por otra parte, el precio del barril de crudo está ahora a 125 dólares frente a los 80 del año pasado, y ello se debe principalmente al recorte de suministro por parte de Libia y a que Arabia Saudí ha disminuido la producción.

  • Baréin es la sede de la Quinta Flota de EE.UU.

¿Por qué EE.UU y la UE apenas han condenado lo que hizo el régimen de Baréin hace unos meses? Es cierto que la represión en esta monarquía del Golfo Pérsico no ha sido tan fuerte como en Libia o –seguramente– en Siria pero qué casualidad que no hayan tenido, ni de lejos, una parecida repercusión mediática.

¿No será que Baréin es la sede de la Quinta Flota de EE.UU., desde donde este país echa un ojo a Irán y desde donde controla las rutas marítimas más importantes? “Sí, eso tiene que ver, pero también hay que tener en cuenta que mientras todos sigamos fijándonos en lo que hace Gadafi, nadie se fijará ya en Baréin ni en Arabia Saudí”, aclara Arteaga.

Por si fuera poco, las relaciones entre la monarquía británica y la de Baréin son tan buenas que el heredero de la Corona del Golfo Pérsico ha sido invitado a la boda de Guillermo y Catalina. Al final no irá, parece ser, para no sacarle los colores a los británicos.

  • Gadafi y El Asad pertenecen a dos mundos distintos

“La comunidad internacional lleva años advirtiendo al presidente sirio que se contenga”, explica Arteaga. Y lo seguirá haciendo a no ser que su postura se radicalice aún más y siga matando a civiles, añade.

En cambio, las potencias occidentales consideran que Gadafi –que anuncia las atrocidades que va a hacer para luego cumplir con su palabra– ha de caer, siga igual de radical o no. Es decir, que se le cuestiona como mandatario, cosa que no ocurre con El Asad, quien no alardea tanto de los supuestos crímenes contra su pueblo.

La Liga Árabe también los trata de manera distinta: cuando empezaron las manifestaciones en Libia, se reunió urgentemente para buscar una solución; ahora, con Siria, se reunirá en unos días y “uno de los asuntos a tratar será lo que está haciendo Al Assad a su pueblo”, recuerda este experto.

  •   Los Ejércitos tampoco son iguales

Las tropas sirias están muy bien dotadas. Cuentan con misiles rusos, aviones de combate y, probablemente, armas químicas. Arsenal que haría temblar a cualquier tropa de Occidente. “Son muy potentes, funcionan muy bien, están mucho más profesionalizadas que las de Libia y dependen mucho más del régimen”, comenta Arteaga. “Si cae Al Assad, probablemente caerá el Ejército detrás”, puntualiza.

El Ejército libio, por el contrario, es débil, no está vertebrado y no tiene apenas capacidad operativa.

Si lo que ocurre en Siria fuera una película

Por todas estas razones, la respuesta de la Comunidad Internacional en Libia, Siria,Egipto, Túnez y Baréin no ha sido, en absoluto, parecida.

Pero EE.UU. tampoco lo pretende disimular. Ejemplo de ello son las declaraciones excesivamente diplomáticas de la Casa Blanca en relación con este tema. “Siria ya está sometida a sanciones de EE.UU., así que estamos buscando otros medios para incrementar la presión sobre el régimen”, explicaba hace unos días de manera calmada el portavoz del Gobierno estadounidense.

Sin embargo, la situación de Siria es muy grave. Como dice Jesús A. Núñez, delIECAH, “si lo que ocurre en Siria fuera una película habría que descalificar al guionista por incompetente”. Y habría que hacerlo –aclara– porque el nivel de incoherencia es tan alto que ninguno de los espectadores estamos dando crédito a lo que se está viviendo allí desde el 4 de abril.

Condenar la violencia. Puede que sea lo único a que se atreva el Consejo de Seguridad de la ONU a la hora de castigar a Siria. A pesar de que el régimen se considere a sí mismo legitimado para sacar los tanques a la calle y aplastar a los manifestantes, disparándoles –claro está– a matar.

Human Rights? Libya? IT’S THE ECONOMY, STUPID! Parte I y II. El Marco General


Human Rights? Libya? It’s the economy, stupid!

Enviado por Anónima el Lun, 11/04/2011 – 20:26.

HUMAN RIGHTS?  LIBYA?  IT’S THE ECONOMY, STUPID!

Parte I. Antecedentes

Considerar que la política  es independiente de la economía y viceversa es parte del sueño del neoliberalismo imperante que da por muertas las ideologías, decreta el “Fin de la Historia” y simula creer en la autorregulación del sistema.

Habría que aplicarle el tenoriesco verso de“los muertos que vos matáis gozan de buena salud” y acercarnos a la explosión de las contradicciones a que estamos asistiendo con un análisis ideológico que sea capaz de superar el denso manto propagandístico con que los medios desinformativos tapan los acontecimientos.

La guerra imperialista, tanto como la destrucción de las fuerzas productivas, es parte de la receta que aplica la economía capitalista ante las crisis, aunque para la guerra imperialista o para su permanente propaganda de falsificación informativa no sea la crisis una condición previa.

Con la actual  agresión OTAN sobre Libia y según sus autores se trata de “proteger a la población civil”, “evitar las masacres del ejército mercenario de Gadafi sobre el pueblo libio desarmado” y toda otra serie de “causas morales”  aderezadas, eso sí, con el uranio empobrecido ( U 238 ) de sus bombas y misiles con una vida media de “solo” 4.500 millones de años emitiendo radioactividad.

Lo malo es que la letra de esta canción imperialista –independientemente del carácter político del gobierno del coronel Gadafi- es sobradamente conocida por lo repetida.  Valgan como ejemplos la “democratización” de Afganistán, las “armas de destrucción masiva” de Irak  o la guerra de destrucción de la antigua Yugoeslavia del 92, paradigmática esta última en todos los sentidos para mostrarnos cuál es el carácter real de estas humanitarias intervenciones.

La realidad es que una Yugoeslavia fuerte, heredera de un sistema autogestionario  y de derechos de las fuerzas del trabajo como el implantado por Tito que era considerado como “muy izquierdista” y “molesto” por su influencia, más aún desde  la Conferencia de Bandung del 55 y la formación del Movimiento de Países No Alineados, muchos de ellos excolonias europeas recién llegadas a una independencia más formal que real, era un problema para el control imperial de Centroeuropa.

Desde 1979, con Tito moribundo,  la CIA apoyaba fuertemente los movimientos croatas, musulmanes y albaneses que buscaban la disgregación yugoeslava, fomentando un malestar nacionalista que se incrementaría con la desaparición en 1989 de la autogestión y de gran parte de los derechos de las clases trabajadoras por imperativo del FMI. Ya en el 92, Alemania arma a croatas y musulmanes  para una guerra civil, que los EE.UU y los europeos alimentarían durante más de 3 años, en busca del control de los estratégicos Balcanes y de las rutas del petróleo a la UE.

Dije que esta guerra era paradigmática en todos los sentidos y así es. Puede mostrarnos perfeccionada la más sofisticada de las armas desde su uso por Goebbels: los medios de desinformación para la creación de estados de opinión y cortinas de humo, que ya los gringos habían experimentado con éxito en la guerra yanqui-española por el dominio del resto las colonias hispanas en América, Asia y Oceanía.

Era fundamental para los intereses del tándem gringo-europeo demostrar las atrocidades criminales de los serbios para lo que, independientemente de lo que fuese la realidad o los crímenes realmente cometidos, se hizo un elaborado montaje contando con “ayudas” de organizaciones a las que se suponía humanitarias y libres de sospecha como fue el caso de “Médicos del Mundo” como demostró ampliamente el periodista belga Michel Collon.

Médicos del Mundo publicó ese verano del 92 un fotoreportaje –y  llenó de propaganda los muros de Paris- en que mostraba supuestos “campos de exterminio” serbios rodeados de alambres de espino y con torres de vigilancia al más puro estilo nazi.

En realidad se trucó un reportaje de la británica ITN colocándole unas falsas alambradas y superponiendo la imagen de una torre de vigilancia del campo nazi de Auschwitz, como reconocieron posteriormente el que fuera  máximo dirigente nacionalista musulmán en Sarajevo,  Alija Izetbegovic, y el presidente de Médicos del Mundo Bernard Kouchner.

Más claro aún: Jacques Merino, periodista de“France 2” donde fue redactor jefe, en su libro Toutes les vérités ne sont pas bonnes à dire sobre la propaganda en la guerra yugoeslava (Ed. Albin Mitchel. Paris 1993) reproduce una entrevista con el presidente de la agencia gringa “Ruder&Finn Public Relations” contratada por el gobierno croata de Tudjman desde agosto del 91 a junio del 92 que, orgullosamente, reconocía que había montado la campaña de los “campos de exterminio”, embaucando y embarcando en ella a tres de las mayores organizaciones judías de USA (la B’nai B’rith –extendida hoy por toda Latinoamérica- elAmerican Jewish Committee y el American Jewish Congress) para asimilar serbios con nazis: “Conseguimos que para la opinión pública coincidieran. Era un asunto muy complejo porque nadie entendía lo que sucedía en Yugoeslavia  pero de un solo golpe pudimos presentar un asunto simple, con sus buenos y sus malos” y, cuando el periodista le increpa que lo hicieron mintiendo, con todo cinismo contesta: “Si, pero somos profesionales y no se nos paga para hacer moral”.

Podemos entender como la opinión pública elevaba de las 2.000 víctimas de violación que contabilizaba la Cruz Roja  –víctimas de todas las etnias, aunque más abundantes eran las musulmanas y todas igual de brutales- a las 50.000 que publicaban falsamente las agencias de prensa occidental. Cabe preguntarse como entre los 5 serbios condenados por el Tribunal Penal Internacional y los 3 que lo fueron por la Corte de Bosnia y Herzegovina como autores de violaciones comprobadas pudieran realizar tantas monstruosidades.

La guerra en los Balcanes no acabó con la partición de Yugoeslavia ni con los centenares de miles de muertos ni los millones de desplazados.

Seguía Serbia viva y quedaba además el problema de Kosovo que, aunque región origen de la Serbia medieval, la población en 1990 era mayoritariamente albanesa y deseaba su constitución como estado independiente.

Ya en plena guerra de Bosnia, se  había celebrado un Referéndum por la Independencia entre la población albanokosovar, al estilo de los actuales que se celebran en Catalunya que, aunque sin efectos legales, retratan la voluntad popular.

El apoyo albanokosovar a la independencia fue masivo y se eligió de presidente de la futura república a I. Rugova. La respuesta del gobierno serbio de S. Miklosevic  fue suprimir la autonomía kosovar, ante lo que  el Ejército de Liberación de Kosovo ELK comienza sus actividades guerrilleras  a las que Milosevic contesta con represiones desplazando a los albanokosovares de los puestos de la administración y obligando a muchos albanos al exilio.

En el 97, a raíz de las revueltas en Albania, más de un millón de armas albanesas terminaron en Kosovo y para el 98 el ELK estaba asentado en casi un tercio del territorio con lo que los enfrentamientos entre el Ejército serbio y el ELK tomó características de una verdadera guerra civil que a finales del año estaba empantanada por lo que la ONU plantea un alto el fuego para resolver la crisis mientras la OTAN, de inmediato, amenaza a Serbia con bombardeos como los que ya sufrió en la guerra de Bosnia.

Más o menos forzadamente se acepta el alto del fuego con solo pequeñas escaramuzas entre las partes en conflicto.

En una de estas escaramuzas, el 15 de enero de 1999, la policía serbia toma la aldea de Racak, bastión del ELK, con un saldo de 15 muertos entre los guerrilleros del ELK según la crónica en “Le Figaro” (20-1-99) del periodista francés Renaud Girard presente en el combate que indica también la presencia como observadores a miembros de la“Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa” (OSCE) y que, como comprobó la Comisión de Juristas dirigida por la finlandesa Madame Ranta estudiando la grabación del hecho que había realizado Associated Press TV, se trataba de un enfrentamiento bélico entre combatientes.

Por la tarde la policía serbia con el arsenal requisado abandona el pueblo que es retomado por el ELK. A la mañana siguiente acude a la zona el responsable de la OSCE, el gringo William Walker, todo un personaje representativo del estilo del imperio: Ex-Subsecretario de Estado para Asuntos de Centroamérica en la etapa del Iran-Contra; ex-Embajador en San Salvador entre 1988 y 1992 cuando los asesinatos por el ejército salvadoreño de los 6 jesuitas y de su cocinera y su hija, donde jugó un importante papel “asesor” de los Escuadrones de la Muerte y protegió a los responsables militares. Clinton intentó nombrarlo en 1993 como embajador en  Panamá pero se opusieron rotundamente las autoridades eclesiásticas por  considerarlo responsable de aquellos asesinatos.

Con Walter en escena “aparecen” unos 40 cadáveres alineados en una zanja, y a pesar de las dudas que exponen los periodistas franceses y alemanes, el gringo Walker, indignado, declara textualmente que “Es la más horrenda masacre que haya podido contemplar” y eso, desde luego, es mucho decir para un embajador USA en El Salvador que, en esos años de su embajada, contempló y justificó la muerte de 75.000 civiles y 9.000 desaparecidos según estableció en la ONU la “Comisión de la Verdad” en 1992, con episodios múltiples de asesinatos masivos como los 1.500 campesinos en El Sumpul y El Mozote o los 500 de Usulutan por nombrar solo algunos de los más conocidos. Casi simultáneamente y en medio del debate sobre el “impeachment” de Clinton por los affaires de Monica Lewinsky y Paula Jones el portavoz del Departamento de Estado, James Rubin, se preguntaba en la CNN como era posible aguantar la “cobardía de la NATO” y exigiendo el inmediato bombardeo de Serbia para proteger a los kosovares de una masacre.

No hubo que esperar mucho ni los militares de la OTAN –que presidía el español Javier Solana- solicitaron la aprobación de la ONU. Por su cuenta y riesgo, al alba del 24 de marzo y no sé si “con tiempo duro de levante” al estilo Trillo, comenzó la operación “Allied Force” que extendería hasta el 10 de junio sus “bombardeos  humanitarios” como los definió para la posteridad el entonces presidente checo Vaclav Havel en una entrevista con “Le Monde” (29/4/99).

Los aviones españoles F-18 estacionados en la base italiana de Aviano fueron los primeros en bombardear Belgrado. Por la OTAN participaron en la “humanitaria represión” unos 1.000 aviones en unas 38.000 operaciones de bombardeo, entre  ellos los 8 F-18 y los 4 KC-130H  españoles que totalizaron unas 300 salidas.

Contaron con el apoyo de portaviones, submarinos y barcos de guerra, para lanzar cientos de miles de bombas y misiles sobre Serbia y Kosovo sobre un total de 333 objetivos que incluían puertos y aeropuertos, sedes de los partidos de izquierda, fábricas, centrales eléctricas, telecomunicaciones, la RTV serbia, puentes, vías de comunicación, convoyes ferroviarios…y hasta la Embajada China.

Entre los proyectiles, tal vez para recalcar el carácter humanitario de la guerra imperial y según las cifras oficiales OTAN, se emplearon 1.392 bombas de racimo conteniendo para su dispersión indiscriminada 289.536 bombas individuales.

Para el general yanqui Joseph W. Ralston, vicejefe del Estado Mayor Conjunto OTAN, “a pesar de la cantidad e intensidad de las bombas empleadas, las víctimas civiles serbias han sido increíblemente pocas, estimadas en menos de 1.500  muertos”(“AerospacePower and the Use of Force” AFA Forum 24/9/99). El imperialismo inauguró así un nuevo y temible concepto: la Guerra Humanitaria, certificando además de hecho la muerte civil de la ONU, supeditada al interés de los E.UU de Norteamérica y usando a la OTAN como su punta de lanza.

¿Sentimiento humanitario? ¿Defensa de los albanokosovares masacrados? La explicación más correcta nos la ofrece John Norris, actual Director Ejecutivo de “Sustainable Security and Peacebuilding Initiative” del “Center for American Progress”, que fue jefe del personal del “International Crisis Group” durante la crisis de Kosovo en su libro “Collision Course: NATO, Russia and Kosovo”, prologado por el responsable de la diplomacia yanqui durante la guerra como Secretario Adjunto de Estado de Clinton, Strobe Talbott. Nos aclara Norris que “fue la resistencia de Yugoeslavia a sumarse a las tendencias más generales de la reforma política y económica –y no la difícil situación de los albaneses kosovares- lo que mejor explica la guerra de la OTAN”.

Creo que podemos tener herramientas suficientes para entender esta nueva etapa imperial y poder asomarnos conscientemente a la realidad de los actuales “bombardeos humanitarios” sobre Libia, cuyos motivos serán el objetivo de un siguiente artículo.

Francisco Javier González

Canarias a 11 de abril de 2011

Human Rights? Libya? IT’S THE ECONOMY, STUPID! Parte II. El Marco General
Esta parte II trata de analizar cual es el marco general en que nació y creció el “socialismo árabe” y en el que hay que encuadrar el actual ataque del imperio contra Libia
Francisco Javier González | Hoy a las 18:51 | 55 lecturas
www.kaosenlared.net/noticia/human-rights-libya-its-the-economy-stupid-parte-ii-marco-general

Compartir:       

Libia ya conoce el humanitarismo del imperio que inició ItaliaTal parece que aquellos tiempos en que el presidente gringo Franklin D. Roosevelt decía del cleptócrata dictador nicaragüense Anastasio Somoza que “puede que sea un hijo de puta, pero es nuestro hijo de puta” están llegando a su fin.
El “Tacho” Somoza, que se jactaba de decir que Nicaragua era suya, su hacienda particular -no como el hispano Fraga que solo llegó a poseer las calles franquistas- también aclaraba, poniendo su hipotética barba a remojar, que “Pienso gobernar 40 años, pero si los Estados Unidos me dicen que me vaya, lo haría inmediatamente solo con que me garanticen mi seguridad personal”.
Hoy esta cuestión de la relación del imperio con sus hijos de puta ha cambiado y, como decía Seño Nené León, un viejo pescador del Pris tacorontero, va “mejorando pa’pior”. Ahora el imperio los echa cuando necesita recambiarlos pero, a veces, les sale un protestón y entonces se impone el aplastarlo.

Un muestrario de esa relación puesto al día lo tenemos en el arco Maghreb (Marruecos, Mauritania, Sahara Occ., Argelia, Túnez y Libia)/ Màshrek (Egipto, Sudan, Siria, Líbano, Israel, Palestina, Irak y Jordania) / Al-Jalish (Arabia Saudí, Yemen, Kuwait, Qatar, Emiratos Árabes Unidos y Bahréin) que podemos ampliar al Asia Central con Irán, Afganistán y Pakistán.

Es el “arco del petróleo”, con prácticamente el 80% de las reservas mundiales y el 40% de la exportación, arco en el que, salvo los citados del Asia Central, predomina la cultura y el pensamiento árabe, incluso sobre la artificial creación de Israel o las poblaciones imazighen del Maghreb que se prolongan hasta Siwa en la frontera egipcia con el Gran Desierto Líbico en la Cirenaica.

En este “arco del petróleo” predominan globalmente –incluyendo los asiáticos- las variantes del Islam como religión, con las islas que significan los cristianos (maronitas, coptos, católicos y ortodoxos) en Líbano, Siria, Irak, Israel y Egipto y los judíos en Israel y el Maghreb más occidental.

Todos ellos son estados recientes, antiguas colonias europeas fundamentalmente de Francia y Gran Bretaña, menos de Italia y en una mínima parte de España, potencias colonizadoras que se preocuparon de establecer diferenciaciones que impidieran una estructura unificada en base a sus especificidades unitarias (lengua, religión y cultura).

En todas ellas había sin embargo un sentido de pertenencia a una unidad superior, una umma o comunidad de individuos. A ese sentido de unidad contribuyo mucho la expansión de las “cofradías” sufíes con sus diferentes tariqas, además de la salafía que propugnaba un regreso a las primitivas fuentes del Islamcontenidas en el Corán y la Sunnahsegún la interpretación de las 3 primeras generaciones tras Mahoma (la palabra árabe salafdesigna a los primeros antecesores) y la wahhabía, más restrictiva aún en su interpretación, que a lo largo del XVIII predicó Ibn’Abd al Wahhab apoyado por Ibn Sa’ud, origen de la actual dinastía gobernante en Arabia Saudí, donde alcanza por ello su mayor difusión.

Ese sentido de la umma significaba un apoyo moral para un campesinado desestructurado, con su sistema social roto y sus mejores tierras arrebatadas por el colonialismo. Esta es una de las razones claves para que el árabe, la lengua del Corán, se impusiera por su trasfondo religioso sobre las lenguas autóctonas, como la tamazigh o el copto.

Así, en la Argelia colonial, región berberófona por excelencia, en el período entreguerras, en las madrasas se impuso el lema de “El Islam es mi religión, el árabe mi lengua y Argelia mi patria”, expresión casi idéntica a la que encontramos en la Ley 24 de 1369 de la Héjira (1991 d.c.) de Libia, que prohíbe el uso de otras lenguas que no sea el árabe en los documentos y publicaciones oficiales y espacios públicos y que incluso, en su Art. 3, prohíbe el uso de nombres personales “no-árabes y no-musulmanes”.

Es esta Ley 24-1369 la que invoca el Comité Popular General Libio cuando, ante las protestas del Comité para la Eliminación de la Discriminación Racial de Amnistía Internacional del pasado 19 de enero por las detenciones un mes antes de los activistas imazighen libios, los hermanos Mazigh y Madghis Bozkar, y los imazighen marroquíes Al-Mahfouz Asmhari y Hassan Ramou que permanecían en prisión, explicita que “All the Lybian are of a common racial origin, all profess Islam and speak Arabic”.

La influencia sufí, salafista y wahhabista con su visión de un Islam anquilosado, con meta única en el tawhid o “unión con Dios”, fatalista y sin carácter político, y con una idea de gobierno herencia de la autoridad califal central, impedía cualquier desarrollo político.

Por eso los esfuerzos de los primeros reformadoresdel Islam moderno que se desarrollan en Egipto tienen como objetivo compaginar Islam con desarrollo en todas sus facetas, sobre todo de la interpretación de la doctrina y sus consecuencias jurídicas para poder oponerse con éxito al empuje colonial europeo.

La plasmación política de las tesis reformadoras la ejecuta Arabí Pasha que en 1881 se rebela contra el dominio absoluto que franceses y británicos ejercían sobre Egipto incrementado a partir de la construcción del Canal de Suez. La rebelión es sofocada tras el bombardeo en 1882 de Alejandría por la flota inglesa y Egipto se convierte en un protectorado británico, protectorado que durará hasta el Tratado Anglo-Egipcio de 1936, pero no termina con él la injerencia inglesa en la política egipcia.

El imperio se encuentra con que en todo el mundo musulmán van asentándose los sentimientos anticoloniales que producen, por un lado movimientos como el de los “Hermanos Musulmanes” mientras que, por otro, la influencia de las ideas de izquierda, socialistas y comunistas conduce a nuevos planteamientos políticos con los que el mundo colonialista y neocolonialista tendrá que acabar para imponer sus tesis neoliberales.

Un adelantado de esos nuevos planteamientos que bautiza con el nombre de “socialismo árabe” es Michel’ Aflaq, cofundador con Salah al-Bitar del “Partido Baas” en la Siria de los años 30,. El Baas –“Partido del Renacimiento Árabe” que añade a ese nombre el de “Socialista” en 1954- se extiende por las colonias franco-británicas del Màshrek aunque su influencia ideológica abarca a todo el mundo árabe.

En 1947, delegados de Jordania, Líbano, Irak, Palestina y Siria fijan en Bagdad la ideología baasista como “panarabista, antiimperialista y socialista”, ideas que van a tener su reflejo en la fundación en Egipto del “Movimiento de los Oficiales Libres” tras la derrota egipcia ante Israel en 1948.

La rebelión del Movimiento de los Oficiales Libres en 1952 acaba con la monarquía. El rey Faruk I abdica y llega al poder Gamal Abdel Nasser que implanta en Egipto un modelo de socialismo, diferente del europeo y adaptado a un mundo a descolonizar. Nasser, con Tito, Ho Chi Min y Nehru serán los artífices principales de la expansión de ese socialismo que, por su decidido empeño descolonizador, podríamos llamar “de liberación nacional” que se plasma en la “Conferencia de Bandung” en 1955.

El socialismo panarabista y al tiempo nacionalista nasseriano se va a exportar, en plena Guerra Fría, al conjunto del Maghreb, del Màshrek y de Al Jalish a raíz de la nacionalización del Canal de Suez por el sentimiento que produjo la derrota de los ejércitos franco-británicos desembarcados en Egipto y del israelí que ocupo la península del Sinaí.

Así, en Túnez, Habib Burguiba destituye al bey profrancés y proclama la República Tunecina de carácter socialista en 1957; en Marruecos, los planteamientos de Mehdi Ben Barka y Mohamed Basri conducen a la izquierda en 1959 a separarse del “Partido de la Independencia” (Istiqlal) y fundar la “Unión Nacional de Fuerzas Populares” que se convertirá en la actual “Unión Socialista de Fuerzas Populares”.

En Argelia, en 1952 Ahmed Ben Bella logra huir de una prisión francesa y, con la ayuda de Nasser, reconstruye en El Cairo la “Organización Especial” (O.S.) que había fundado conHocine Aït Ahmed desde 1947 para llevar a cabo la lucha armada contra la colonización francesa.

Es uno de los 9 integrantes del Comité Revolucionario de Unión y Acción (CRUA) que prepara el levantamiento armado del 1º de Noviembre de 1954 y dirige al FLN en cuya ala izquierda se integra junto a MohamedBudiaf, y Hoari Boumédiàn frente a la derecha de Ferhat Abbas

En Siria, con independencia reconocida por la o nU tras la 2ª Guerra Mundial y evacuada por las tropas francesas en 1946, tras sucesivas revueltas y golpes de estado, eligió en 1955 al nasserista Chukri el-Kuatli como Presidente de la República, derribado en 1963 por un golpe de estado protagonizado por el Baas cuyas diversas facciones se han mantenido en el poder hasta la fecha.

En Irak, mandato británico desde 1917 tras la 1ª Guerra Mundial, los ingleses imponen el sistema monárquico, con una Monarquía Hachemita, con el emir Faisal Ibn Hussein –tío del rey Abdalla de Jordania y expulsado de Siria por los franceses-nombrado en 1921 como rey con el nombre de Faisal I, plegado totalmente a los intereses británicos,hasta el punto que el tratado angloiraquí, que ponía fin al mandato británico en 1930, concedía el control y explotación del petróleo iraquí a la “Irak Petroleum Company”, control que conservó con Faisal II que renovó los acuerdos en 1954.

Irak entra en el “Pacto de Bagdad” con Irán, Turquía y Gran Bretaña –más tarde entraría también Pakistán- para alinearse con USA en el Bloque Capitalista en la Guerra Fría, donde permanecerá hasta la Revolución de 1958 que proclama la República.

En la revolución, con una carácter nacionalista y de izquierda,intervienen dos bloques, el formado por los nasseristas y comunistas con apoyo de musulmanes chiitas y kurdos y el del Baas con el apoyo de los musulmanes sunís y cristianos maronitas.

Por último, en Libia, territorio intermedio entre el Maghreb y el Màshrek y bajalato otomano desde 1830, con Turquía enfrascada en la Guerra de los Balcanes y con el resto del norte africano repartido entre Francia y Gran Bretaña, fue invadida por los italianos en 1912 para incorporarse así al imperialismo europeo.

Con la llegada, diez años más tarde, del fascismo a Italia, el gobierno de Mussolini incremento la emigración desde el empobrecido y explotado sur italiano y de Siciliaa la nueva colonia con la promesa de tierras para cultivar, para lo que hubo que desplazar a la población libia a las zonas improductivas y desérticas.

Mussolini unió las dos colonias iniciales de Cirenaica y Tripolitania que con el Fezzan formaron la “Libia Italiana” con unos 120.000 colonos al inicio de la 2ª Guerra. Contra la colonización se enfrentaron los libios, en una sangrienta guerra de guerrillas con Omar al-Mukhtar, “El León del Desierto”, como máximo exponente popular de esa lucha y con la poderosa tariqa sufí de los sanusí como soporte principal.

La tariqa sanusí estaba liderada por Idris al-Senussi, nieto del fundador de la cofradía y emir de la Cirenaica, que tras ser derrotado el Eje y los italianos desposeídos de sus colonias africanas, declara la independencia de Cirenaica en 1949 ,y que un año más tarde es proclamado como primer y último rey del Reino Federal de Libia (Cirenaica, Tripolitania y Fezzan).

La política pro-occidental de Idris y la venta a las potencias europeas hacen aumentar el malestar popular hasta que en septiembre de 1969 oficiales del ejército libio pronasseristas encabezados por Muammar al-Gaddafi destronan a Idris y proclaman la República que ya desde 1970 nacionaliza algunas empresas petroleras, impulsa la agricultura, proclama la igualdad de mujer en contra de la posición tradicional islámica y suprime las bases extranjeras del territorio libio.

En 1975 publica el conocido “Libro Verde” y en cumplimiento de sus teorías en 1977 proclama la “Yamahiriya”, modalidad de estado socialista de control popular que puede traducirse por “gobierno –estado- de las masas”, pero esto ya es parte de lo que hoy estamos viviendo y será el objeto de la tercera parte de este artículo.

Llegó el momento de recambiar las piezas gastadas, y tras la experiencia de Irak, la inteligencia gringa comenzó por la pieza más débil del puzle: Túnez, en que Zine Ben Alí, a cuyo cargo estuvo la represión contra los sindicatos en 1978 y la sangrienta represión de las manifestaciones antirégimende 1984, y que sucedió a Burguiba en un golpe palaciego, había ya abandonado sus posiciones de apoyo a la OLP y cualquier postura antiimperialista, prohibido los partidos y privatizado a favor de su familia las empresas y servicios públicos. Enfermo también de la cleptomanía de los sátrapas, cayó empujado por la revuelta popular alimentada por la pobreza generalizada y aun el imperio no ha decidido la pieza de recambio.

El nasserismo socialista egipcio vio su fin con Anuar el-Sadat que, en función de un acercamiento a USA y a Israel acabó con cualquier aspiración socialista o arabista, introdujo en Egipto la política económica liberal y fue, con Jimmy Carter y Menahem Beguin el actor principal de los “Acuerdos de Camp David”, políticas en las que incidiría, tras su asesinato, su vicepresidente Hosni Mubarak en los siguientes 30 años hasta que las manifestaciones del pasado febrero, perfectamente organizadas,lo sustituyen en el poder por una Junta Militar en una maniobra de cambiar la cabeza para que nada cambie.

Fue fácil para la CIA incitar al recambio si tenemos en cuenta que frente a la fortuna personal que había acumulado el sátrapa Mubarak de más de 70.000 millones de $ la mitad del pueblo egipcio malvivía con menos de 60$ al mes.

Ahora les queda el diablo con cuernos y rabo, último vestigio del “eje del mal” y enemigo público número uno, el proclamado por el imperio como el asesino cruel de su pueblo –por cierto el de mayor PIB y de Índice de Desarrollo Humano de todo nuestro continente.-: El-Gaddafi y su Yamahiriya, pero esto, como en “Las Mil y Una Noches” será el objetivo de la próxima entrega, aunque en el ínterin los gringos hayan asesinado a uno de sus hijos y sus nietos, como ya había hecho con otra hija adoptiva en los bombardeos de Trípoli y Benghasi de abril de 1986.

1º de mayo de 2011. Día especial para la lucha de los trabajadores en una Canarias que sigue dormida.

Francisco Javier González

Libia y la nueva división imperial de África


La Odisea del “retorno” a África de las potencias imperialistas
Libia y la nueva división imperial de África
Global Research
Traducido del inglés para Rebelión por Germán Leyens

PRIMERA PARTE

Los planes para atacar Libia son antiguos. La maquinaria de guerra imperial de EE.UU., Gran Bretaña, Francia, Italia y sus aliados de la OTAN está involucrada en una nueva aventura militar comparable a los eventos que llevaron a las guerras contra Yugoslavia e Iraq. La maquinaria bélica  se ha movilizado bajo la cobertura de “intervención humanitaria”.

De hecho, lo que han hecho el Pentágono y la OTAN es violar el derecho internacional al intervenir a favor de una de las partes en combate en Libia en una guerra civil que ellos mismos han alentado y alimentado. No han protegido a los civiles, sino que han lanzado una guerra contra el régimen libio en Trípoli y ayudan activamente al Consejo de Transición basado en Bengasi en los combates contra los militares libios.

Antes del acercamiento al coronel Gadafi, EE.UU., Gran Bretaña, Francia, y sus aliados trabajaron para desestabilizar Libia. Como han confirmado fuentes del gobierno de EE.UU., Washington intentó varias veces un cambio de régimen en Trípoli [1]. Según el general Wesley Clark, ex comandante de la OTAN, el Pentágono tuvo planes activos para lanzar una guerra contra Libia.

EE.UU. y sus aliados de la OTAN están ahora embrollados en una nueva guerra que tiene las características evidentes de las guerras e invasiones de Iraq y de la antigua Yugoslavia.

Una gran armada naval frente a las costas de Libia ha bombardeado el país durante semanas con el objetivo declarado de deponer al régimen libio. Al mismo tiempo impulsan las divisiones internas en Libia.

Esparcen desinformación sistemáticamente. Como a Sadam Hussein antes que a él, EE.UU. y la UE armaron y ayudaron al coronel Gadafi. Por ello es importante responsabilizar a EE.UU. y a la UE de las ventas de armas y el entrenamiento de fuerzas libias.

También, como en Iraq, EE.UU. patrocinó a otro dictador árabe y posteriormente lo traicionó.

Antes del acercamiento de Iraq a EE.UU., al comienzo de la Guerra Iraq-Irán, Sadam Hussein era aliado soviético y Washington le consideraba un enemigo.

El caso del coronel Gadafi es similar en muchos sentidos. Irónicamente, Gadafi había advertido sobre el cambio de régimen a los dirigentes árabes en 2008 en una reunión en Damasco bajo los auspicios de la Liga Árabe. Señaló la “mala costumbre” del gobierno de EE.UU. de traicionar a sus amigos dictadores árabes:

¿Por qué no investiga el Consejo de Seguridad de la ONU el ahorcamiento de Sadam Hussein? ¿Cómo pudieron ahorcar al dirigente de un Estado de la Liga Árabe? No hablo de las políticas de Sadam Hussein o de nuestra animosidad contra él [me refiero a los demás dirigentes árabes]. Todos teníamos nuestros desacuerdos con él. También tenemos desacuerdos entre nosotros. Nada nos une aparte de esta sala. ¿Por qué no hay una investigación sobre la ejecución de Sadam Hussein?

A todo un gobierno árabe se le asesina y se le cuelga en la horca ¿Por qué? ¡En el futuro también va a ser vuestra suerte! [Los demás funcionarios árabes reunidos comienzan a reír] ¡Por cierto!

EE.UU. combatió junto a Sadam Hussein contra Jomeini [en la Guerra Iraq-Irán]. Era su amigo. Cheney era amigo de Sadam Hussein. Rumsfeld, el secretario de defensa de EE.UU. durante el bombardeo de Iraq [en 2003], era un cercano amigo de Sadam Hussein.

Al final lo traicionaron. Lo colgaron. Incluso vosotros [los dirigentes árabes] que sois amigos de EE.UU. –no, diré más bien nosotros–, los amigos de EE.UU., Estados Unidos puede aprobar un día nuestro ahorcamiento [2].

Al terminar la Guerra del Golfo de 1991, EE.UU. alentó deliberadamente la revuelta abierta contra el régimen de Sadam Hussein, pero se contuvo y se quedó mirando mientras Sadam Hussein aplastaba las revueltas iraquíes por la fuerza.

En 2011 han hecho lo mismo contra Gadafi y su régimen en Libia. Washington y sus aliados no solo instigaron la revuelta en Libia, sino que además los rebeldes recibieron armas y asesoramiento militar.

Cuando EE.UU. y sus aliados provocaron las revueltas contra Sadam en Bagdad después de la Guerra del Golfo, EE.UU., Gran Bretaña y Fancia establecieron “zonas de exclusión aérea” sobre Iraq con el pretexto de proteger “al pueblo iraquí contra Sadam”. Durante años atacaron a Iraq sistemáticamente. Bombardearon a la República Iraquí y debelitaron sus capacidades de defensa.

Actualmente EE.UU. y sus aliados han impuesto una zona de exclusión aérea sobre Libia con el pretexto de proteger “al pueblo libio contra Gadafi”. Si desearan proteger al pueblo libio contra Gadafi, ¿por qué armaron a Gadafi para comenzar? ¿Por qué realizaron transacciones comerciales después de los disturbios contra el gobierno de 2006 y 2008 en Libia? Hay mucho más en esta narrativa, que forma parte de una marcha más amplia hacia la guerra.

Una nueva división imperial de África: La Conferencia de Londres

La Conferencia de Londres sobre Libia muestra tal como son a los miembros de la coalición formada contra Libia. Violando de forma evidente el derecho internacional, EE.UU., Gran Bretaña, Francia, Alemania y sus aliados están tomando decisiones sobre el futuro de Libia antes de cualquier cambio en el terreno [4]. La democracia es un proceso que comienza por abajo y el gobierno de Libia es un asunto interno que deben decidir los propios libios. Las decisiones no pueden tomarlas las potencias extranjeras que han sido los apoyos más acérrimos de las peores dictaduras.

Las naciones reunidas en la mesa de la conferencia de Londres no tienen ningún derecho a decidir si Gadafi debe quedarse o irse. Es un derecho soberano que solo tienen los libios. La participación en la guerra civil es una violación del derecho internacional, como lo es tomar partido por uno de los campos en esa guerra civil.

La Conferencia de Londres sobre Libia puede compararse con la Conferencia de Berlín de 1884. A diferencia de la de 1884, esta conferencia apunta a dividir el botín de la guerra de Libia, en lugar de trinchar todo un continente. Asimismo Washington, en lugar de mantenerse alejado como en 1884, es la potencia dirigente en esta nueva conferencia relacionada con los asuntos del continente africano.

La posición de EE.UU. y de sus aliados europeos occidentales está muy clara:

La secretaria de Estado de EE.UU., Hillary Rodham Clinton, y el secretario de exteriores británico William Hague, dirigieron las conversaciones de crisis en Londres entre 40 países e instituciones, que buscan todos una fase final orientada a detener el sangriento ataque de Gadafi contra el pueblo de Libia.

Aunque los ataques aéreos dirigidos por la OTAN contra las fuerzas de Gadafi que comenzaron el 19 de marzo no tienen el objetivo de derrocarlo, docenas de naciones acordaron en las conversaciones que el futuro de Libia no incluye al dictador en el mando.

“Gadafi ha perdido la legitimidad para dirigir, por lo tanto creemos que debe irse. Trabajamos con la comunidad internacional para tratar de lograr ese resultado,” dijo Clinton a los periodistas.

Mientras hablaba, los funcionarios de EE.UU. anunciaron que barcos y submarinos estadounidenses en el Mediterráneo habían lanzado una descarga de misiles crucero contra instalaciones libias de almacenamiento de misiles en el área de Trípoli la tarde del lunes y la madrugada del martes, el mayor ataque en días.

El ministro de exteriores alemán, Guido Westerwelle, se hizo eco de la posición de Clinton:

“Una cosa está bastante clara y hay que dejarla bien clara ante Gadafi: Su tiempo ha pasado. Debe irse,” dijo Westerwelle. “Tenemos que destruir su ilusión de que existe un camino para que parezca que no ha pasado nada si logra aferrarse al poder” [4].

La Conferencia de Londres sobre Libia, sin embargo, no solo se ocupa de Libia, sino que además presenta el programa de una nueva división imperialista de todo el continente africano. Libia, que se convirtió en un impedimento cuando Gadafi cambió de opinión, se utilizará para completar la “Unión del Mediterráneo” y como nueva cabeza de puente hacia África. Es el comienzo de los importantes pasos que emprenderán EE.UU. y la UE para purgar de África la creciente presión china.

Una nueva división imperial de África: “Operación Amanecer de la Odisea”

El nombre “Operación Amanecer de la Odisea” es muy revelador. Identifica la intención estratégica y la dirección de la guerra contra Libia.

La Odisea es un antiguo poema épico griego del poeta Homero que cuenta el viaje y rastros del héroe Odiseo de Ítaca en su vuelta a casa. El tema principal es el “retorno a casa”.

EE.UU. y las potencias imperialistas están en su propia odisea de “retorno” a África.

El proyecto también está íntimamente relacionado con los planes militares más amplios en el Sudoeste de Asia y la ofensiva hacia Eurasia, que apunta en última instancia a Rusia, China y Asia Central.

Los planes militares de Washington tienen que ver con la masa continental africana y eurasiática, es decir un súper-continente conocido como Afro-Eurasia. El control de Afro-Eurasia es el objetivo de las estrategias de EE.UU.

EE.UU. y la OTAN han provocado una guerra civil en Libia, como pretexto para sus perdurables planes de agresión militar. Se lanzó una campaña sistemática de desinformación mediática, similar a la utilizada contra Iraq de 1991 a 2003.

De hecho, los medios han mostrado el camino a la guerra en Libia como lo hicieron en la antigua Yugoslavia, Afganistán e Iraq. EE.UU. y sus cómplices también han utilizado la atmósfera de revuelta popular en el mundo árabe como una cortina de humo para insertar y apoyar sus propios planes en la Jamahiriya Árabe Libia.

El trofeo libio en el Mediterráneo

Hay un antiguo proverbio libio que dice “cuando tu bolsillo se vacíe aumentarán tus errores”. En este contexto, las tensiones internas libias no están dominadas por penurias alimentarias. Esto diferencia a Libia de países árabes como Túnez, Egipto, Yemen, Marruecos y Jordania [5]. En Libia, la falta de libertad así como una corrupción rampante han creado la oposición al régimen, la que ha sido utilizada por EE.UU. y sus aliados como pretexto para justificar la intervención extranjera.

Libia ha llegado muy lejos desde 1951 cuando logró su independencia. En 1975, el politólogo Henri Habib describió esas condiciones:

Cuando el 24 de de diciembre de 1951 las Naciones Unidas concedieron la independencia a Libia, ésta estaba considerada como una de las naciones más pobres y más atrasadas del mundo. La población de la época no era más de 1,5 millones, un 90% era analfabeta, y no tenía experiencia o conocimientos políticos. No había universidades, solo una cantidad limitada de colegios secundarios que se habían establecido siete años antes de la independencia [6].

Según Habib el estado de pobreza en Libia resultó del yugo de la dominación otomana seguida por una era de imperialismo europeo en el país [7]. Habib explica: “Se hizo todo lo posible por mantener a los habitantes árabes [de Libia] en una posición servil incapacitándolos para lograr algún progreso para sí mismos o para su nación” [8]. También explica:

El clímax de esta opresión tuvo lugar durante la administración italiana (de 1911 a 1943) cuando los libios no solo fueron oprimidos por las autoridades [extranjeras], sino también sometidos a la pérdida y privación de la mayor parte de su tierra fértil que fue destinada a colonos llevados de Italia. Los británicos y franceses que reemplazaron a los italianos en 1943 trataron de arraigarse en Libia por diversos caminos de división, para terminar por llevar al fracaso una combinación de eventos y circunstancias fuera del control de cualquier nación [9].

A pesar de la mala administración política y de la corrupción, las reservas de petróleo de Libia (descubiertas en 1959) se utilizaron para mejorar el nivel de vida de su población. Libia tiene uno de los niveles de vida más altos de África.

Aparte de sus reservas energéticas, el Estado libio ha jugado un papel importante. Las reservas energéticas de Libia se nacionalizaron después del golpe de 1969 contra la monarquía libia. Hay que señalar que esas reservas de energía son una fuente de riqueza en Libia que si se privatizara totalmente sería un lucrativo botín de guerra.

Hasta cierto punto, el aislamiento de Libia en el pasado como Estado paria también ha jugado un papel de protección. Mientras la mayor parte del mundo se ha globalizado desde un punto de vista económico, la integración de Libia a la economía global se ha retardado en un cierto sentido.

A pesar de que grandes sumas de dinero fueron robadas y derrochadas por la familia de Gadafi y sus funcionarios, también existen en Libia servicios sociales y prestaciones, como viviendas gubernamentales. También hay que señalar que nada de esto significa que no se haya establecido una reestructuración neoliberal y la pobreza en Libia, porque juegan un gran papel.

Hasta que se inició el conflicto en 2011, hubo una inmensa fuerza laboral extranjera en Libia. Miles de trabajadores extranjeros de todas partes del globo fueron a Libia en busca de empleo. Esto incluyó a ciudadanos de Turquía, China, África subsahariana, Latinoamérica, la Unión Europea Ucrania, y el mundo árabe.

El neoliberalismo y la nueva Libia: Saif Al-Islam Gadafi y el acercamiento

De 2001 a 2003, tuvo lugar un proceso de acercamiento entre Libia y EE.UU. y sus socios de la UE. ¿Qué cambió? El coronel Gadafi no dejó de ser un dictador ni modificó conducta. El acercamiento terminó con el desafío de Trípoli a sus antiguos amos coloniales. Libia se había rendido a las presiones de EE.UU. y la UE y se llegó a un modus vivendi.

Las credenciales de Gadafi como demócrata o dictador nunca constituyeron un problema. Tampoco el uso de la fuerza bruta. El verdadero tema era la subordinación.

La fuerza utilizada contra los disturbios en 2006 y 2008 ni siquiera inquietó a la UE y a Washington, que continuaron “sus negocios como siempre” con Trípoli. Incluso fuentes del gobierno de EE.UU. insinuaron que no había que poner en peligro los intereses económicos por problemas de derecho internacional o justicia; por ejemplo, BP presionó al gobierno británico en 2006-7 para que avanzara en un intercambio de prisioneros con Libia para proteger un contrato petrolero [10].

Casi de un día para otro, Libia se convirtió en un nuevo terreno fértil para las corporaciones de EE.UU. y de la UE, especialmente en sectores de la energía. Esos lucrativos acuerdos también incluyeron contratos militares de un orden de 482 millones de dólares para material militar, entrenamiento y software de miembros de la UE (incluyendo agentes químicos y biológicos) [11].

No obstante, Washington exigió dos cosas más: la imposición de un tributo imperial así como la apertura del aparato militar y de inteligencia libio a la influencia de EE.UU. Como resultado, Libia terminó todo apoyo a los palestinos y entregó a EE.UU. sus expedientes sobre grupos de resistencia opuestos a Washington, Londres, Tel Aviv y sus aliados. Esto convirtió a Libia en un “socio” en la “Guerra global contra el terrorismo”. Washington podía participar en todos los aspectos de la seguridad del Estado libio:

Aunque las sanciones de EE.UU. a Libia se levantaron en 2004 y las restricciones a la ayuda extranjera relacionadas con el terrorismo se rescindieron en 2006, el Congreso actuó para limitar la posibilidad del gobierno de Bush de proveer ayuda extranjera a Libia como medio para presionar al gobierno y al gobierno libio a fin de que solucionaran demandas pendientes por terrorismo. La certificación del gobierno de Bush de octubre de 2008 […] acabó con las restricciones permanentes sobre el suministro de ayuda extranjera de EE.UU. contenidas en la legislación de asignaciones para el año fiscal 2008 y el año fiscal 2009. Los pedidos de ayuda presentados por los gobiernos de Bush y Obama para los años fiscales 2008 y 2009, incluían el financiamiento de programas para volver a trabajar con fuerzas de seguridad libias después de “una ruptura de contacto de 35 años” con sus homólogos estadounidenses y apoyar los esfuerzos libios para mejorar las capacidades de seguridad en áreas de interés común, como control fronterizo, contraterrorismo y controles de exportación e importación [12].

Libia también opera en la banca y las finanzas globales. El Banco de la Reserva Federal de Nueva York de EE.UU. incluso otorgó 73 préstamos a Arab Banking Corporation (ABC), que es un banco que en su mayor parte es de propiedad del Banco Central de Libia, por un total de 35.000 millones de dólares [13]. Según el senador Bernard Sanders de Vermont en una queja al secretario del Tesoro de EE.UU., Timothy Geithner, y al presidente de la Reserva Federal de EE.UU., Benjamin Bernanke, el banco, casi enteramente de propiedad libia, recibió más de 26.000 millones de dólares en préstamos con una tasa de interés de casi cero de la Reserva Federal de EE.UU. que ha vuelto a prestar al Tesoro de EE.UU. a una tasa de interés más elevada [14] Arab Banking Corporation está actualmente eximida de las sanciones contra Libia y puede servir para crear un vínculo fiscal entre Wall Street y Bengasi.

Saif Al-Islam Gadafi fue vital en el proceso de apertura de Libia al comercio con Washington y la Unión Europea. En el año 2000 Saif se graduó en una universidad de Austria y se vinculó estrechamente a asociados extranjeros que se convirtieron en sus consejeros políticos y amigos.

Según se dice, el príncipe Andrew de Gran Bretaña, se convirtió en un estrecho amigo de Saif Al-Islam: tan cercano que Chris Bryant, importante político laborista, pidió en la Cámara de los Comunes británica que se separara al príncipe Andrew de su posición como enviado comercial especial al comienzo del conflicto con Libia [15].

Los consejeros occidentales de Trípoli jugaron un papel importante en la definición de la política libia. Una “Nueva Libia” comenzó a aparecer bajo Saif Al-Islam, quien presionó por la adopción de reformas económicas neoliberales al estilo del FMI.

Desde 2005-2006, comenzaron a aparecer en Libia importantes disparidades sociales y de ingresos. El Movimiento Libio de Comités Revolucionarios fue desbandado en gran parte por Said Al-Islam. Si el Movimiento de los Comités hubiese seguido existiendo, es muy probable que hubiera tratado de impedir la escalada del actual conflicto.

Además, Saif Al-Islam fue a Londres y estableció lazos en Gran Bretaña con Noman Benotman, ex dirigente del Grupo de Combate Islámico Libio (LIFG) [16]. Se hizo amigo de Benotman.

Apoyados por Said Al-Islam, Benotman y Ali Al-Sallabi, un ciudadano libio residente en Qatar (que estaba en la lista de terroristas de Trípoli), negociaron una tregua entre el LIFG y el gobierno libio.

También vale la pena señalar que todos los ministros y embajadores que desertaron o abandonaron Libia fueron seleccionados por Saif Al-Islam.

Como en el caso de la antigua Yugoslavia en los años noventa, las reformas neoliberales aplicadas en Libia crearon disparidades sociales y de ingresos que por su parte contribuyeron a la inestabilidad política.

Acercamiento con Trípoli y extorsión imperial

A fines de 2008, el gobierno de EE.UU. logró que Trípoli pagara lo que era equivalente a un “tributo imperial”. Libia capituló y aceptó un acuerdo injusto de reparación con Washington. Se llamó “Acuerdo de Ajuste de Demandas entre EE.UU. y la Gran Libia Árabe Popular Socialista”. Según el acuerdo Libia concedería 1.300 millones de dólares a Washington, mientras Washington daría a los libios 300 millones de dólares. El Artículo 4 del anexo del acuerdo declara:

Una vez que las contribuciones a la Cuenta del Fondo lleguen a la suma de 1.800 millones de dólares, la suma de 1.500 millones de dólares se depositará en la Cuenta A [la cuenta de EE.UU.] y la suma de 300 millones de dólares se depositará en la Cuenta B [la cuenta de Libia], que en ambos casos constituirá el recibo de recursos bajo el Artículo III (2) del Acuerdo [17].

A pesar de todo esto, Libia ha seguido siendo un país relativamente rico. En 2010, Trípoli incluso hizo una oferta de comprar una parte de British Petroleum (BP), una de las mayores corporaciones del mundo [18]. La Compañía Nacional de Petróleo de Libia también sigue siendo una de las mayores compañías petroleras del mundo.

Incluso con los lucrativos acuerdos que resultaron del acercamiento, EE.UU. y la UE no olvidaron el objetivo de impulsar sus beneficios y su control. Las potencias de la UE y Washington simplemente esperaron la oportunidad adecuada. Nunca abandonaron los planes para apoderarse de Libia y del sector energético libio. Washington y Europa Occidental tampoco podían aceptar nada menos que un gobierno títere hecho y derecho en Libia.

Agitación y la reacción de Gadafi

Incluso con el acercamiento a Trípoli, EE.UU. y sus socios de la UE siguieron cultivando vínculos con personajes y organizaciones de la “oposición” con el fin de implementar un cambio de régimen en alguna fecha futura. Por eso el Frente Nacional de Salvación de Libia ha estado sobre todo activo en Washington. En boca de un oportuno informe del Servicio de Investigación del Congreso (CRS) del 18 de febrero de 2011:

La Conferencia Nacional por la Oposición Libia (una organización que engloba a grupos opositores encabezados por el NLSF […] y organizadores basados en Internet llamaron a que un “día de ira” tuviera lugar el 17 de febrero. Eventos similares habían sido organizados por grupos contrarios al gobierno en muchos otros países en Medio Oriente y el Norte de África durante el mes anterior. El 17 de febrero [2011] cientos de manifestantes salieron a las calles en Bengasi y en otras ciudades cercanas [19].

El coronel Gadafi ha gobernado Libia bajo una dura dictadura que ha utilizado sistemáticamente la violencia y el miedo. Sin embargo, el nivel de violencia que ha puesto a Libia en un estado de agitación se ha distorsionado [20]. Muchos de los informes iniciales que salieron de Libia a principios de 2011 tampoco se verificaron y en muchos casos fueron engañosos. Esos informes tienen que estudiarse con mucho cuidado. Según el mismo informe del CRS preparado para el Congreso de EE.UU., los informes iniciales provinieron todos de “informes de medios locales [libios], secuencias de vídeo de aficionados y anécdotas e informes de organizaciones de derechos humanos y grupos de oposición en el exilio” [21].

Los objetivos de Gadafi son preservar su régimen y no destruirlo. Después de que Gadafi se dio cuenta de la creciente amenaza extranjera dirigida contra su régimen, limitó generalmente el uso de la fuerza. El régimen en Trípoli no quería dar más excusas a EE.UU., la UE y a la OTAN para una intervención militar en Libia.

Gadafi mostró moderación con el fin de preservar su dictadura. El régimen libio sabía perfectamente que una sangrienta guerra civil se utilizaría como justificación para una intervención con un pretexto humanitario. Por eso Gadafi optó por tratar de negociar donde fuera posible en lugar de usar la fuerza. El uso de la violencia no favorece al régimen libio o a Libia, sino que funciona a favor de EE.UU., y los Estados de la UE.

NOTAS

(1) Christopher M. Blanchard y James Zanotti, “Libya: Background and U.S. Relations,” Congressional Research Service February 18, 2011, p.12; la fuente citada es la siguiente: Joseph T. Stanik, El Dorado Canyon: Reagan’s Undeclared War with Qaddafi, (Annapolis, Md.: Naval Institute Press, 2003); Bernard Gwertzman, “Shultz Advocates U.S. Covert Programs to Depose Qaddafi,” The New York Times, April 28, 1986; and Clifford Krauss, “Failed Anti-Qaddafi Effort Leaves U.S. Picking Up the Pieces,” The New York Times, March 12, 1991.

(2) Muamar Gadafi, discurso en la 20ª Cumbre de la Liga Árabe en Damasco (Dirección:Twentieth Arab League Summit, Damascus, Syria: March 29, 2008).

(3) David Stringer, “Top envoys agree Libya’s Moammar Gadhafi must step down but don’t discuss arming rebels,” Associated Press (AP), March 29, 2011.

(4) Ibíd.

(5) Esto no significa que los temas en esos países árabes sean exclusivamente de la vida diaria económica, porque la libertad personal y el régimen corrupto son también importantes motivaciones para la cólera pública en las respectivas sociedades árabes de los Estados mencionados. Lo que esto significa es que el tema del sustento económico es un factor importante en esas protestas. También, se informó de que las protestas en Libia de 2008 estuvieron vinculadas al desempleo, pero los problemas económicos no son la fuerza impulsora de los eventos que tienen lugar en Libia.

(6) Henri Pierre Habib, Politics and Government of Revolutionary Libya (Montmagny, Québec: Le Cercle de Livre de France Ltée, 1975) p.1.

(7) Ibíd.

(8) Ibíd.

(9) Ibíd.

(10) Blanchard and Zanotti, “Libya: Background and U.S.,” Op. cit., pp.12-13.

(11) European Union, “Twelfth Annual Report According to Article 8(2) of Council Common Position 2008/944/CFSP Defining Common Rules Governing Control of Exports of Military Technology and Equipment,” Official Journal of the European Union, vol. 24 (C9) (February 13, 2011): pp.160-162;

(12) Blanchard and Zanotti, “Libya: Background and U.S.,” Op. cit., pp.13-14.

(13) Donal Griffin and Robert Ivry, “Libya-Owned Arab Banking Corp. Drew at Least $5 Billion From Fed in Crisis,” Bloomberg, April 1, 2011.

(14) Bernard Sandards, Letter to Ben S. Bernanke, Timothy Geithner, and John Walsh, March 31, 2011: <http://sanders.senate.gov/graphics/libya_letter.pdf>.

(15) British Broadcasting Corporation (BBC) News, “Duque de York debe perder puesto comercial, dice parlamentario laborista”, February 29, 2011.

(16) Norman Benotman fue quien organizó la defección de Musa Al-Kusa a Gran Bretaña.

(17) Claims Settlement Agreement between the United States of America and the Great Socialist People’s Libyan Arab Jamahiriya, August 14, 2008, p.4; el informe del CRS señalado también lo menciona, pero comete un error sobre la suma entregada a Libia y afirma que es “$300 billion” [300.000 millones de dólares]”.

(18) Andrew England y Simeon Kerr, “Libya hints at taking stake in BP,” Financial Times, July 5, 2010.

(19) Blanchard and Zanotti, “Libya: Background and U.S.,” Op. cit., p.5; vale la pena señalar que los dos investigadores citan a Asharq Al-Awsat, de propiedad saudí (el artículo específico citada es el siguiente: Khaled Mahmoud, “Gaddafi ready for Libya’s ‘Day of Rage,’” Asharq Al-Awsat, February 9, 2011) que de manera bastante interesante hace un vínculo entre las anteriores protestas libias el 17 de febrero de 2006 por las caricaturas publicadas en Dinamarca sobre el Profeta Muhammad que se transformaron en protestas contra Gadafi.

(20) Este hecho no justifica de ninguna manera ninguna violencia estatal en Libia, pero debe examinarse. También debe considerarse el contexto de la violencia en Libia.

(21) Blanchard and Zanotti, “Libya: Background and U.S.,” Op. cit., p.5.

© Copyright Mahdi Darius Nazemroaya, Global Research, 2011

Mahdi Darius Nazemroaya es especialista en Medio Oriente y Asia Central. Es Asociado Investigador del Centro de Investigación sobre la Globalización (CRG).

Fuente: http://www.globalresearch.ca/index.php?context=va&aid=24471

rCR

CLAVES PARA ENTENDER LA GUERRA EN LIBIA


Claves para entender la guerra en Libia

  • Sábado, abril 23, 2011

Varios autores han señalado el hecho curioso de que los rebeldes libios tomaron tiempo de su rebelión en marzo para crear su propio banco central, esto antes de que tuvieran un gobierno. Robert Wenzel escribió en el Economic Policy Journal:

“Nunca antes había oído hablar de un banco central creado en cuestión de semanas durante un levantamiento popular. Esto sugiere que los rebeldes son algo más que un montón de pobres en trapos y que hay algunas influencias bastante sofisticadas detrás de su movimiento”.

Alex Newman escribió en The New American:

“En un comunicado emitido la semana pasada, los rebeldes informaron sobre los resultados de una reunión celebrada el 19 de marzo. Entre otras cosas, estos supuestos revolucionarios harapientos anunciaron la “designación del Banco Central de Bengasi como autoridad monetaria competente en las políticas monetarias en Libia y el nombramiento de un gobernador del Banco Central de Libia, con una sede temporal en Bengasi”.

Newman citó al Editor Senior de CNBC John Carney, quien preguntó:

“¿Es esta la primera vez que un grupo revolucionario ha creado un banco central, mientras que todavía está en medio de la lucha contra el poder político arraigado? Sin duda parece indicar lo extraordinariamente poderosos que se han convertido los banqueros centrales en nuestra época”.

Otra anomalía consiste en la justificación oficial para tomar las armas contra Libia. Supuestamente son las violaciones de los derechos humanos, pero la evidencia es contradictoria. Según un artículo publicado en la página web de Fox News el 28 de febrero:

Mientras las Naciones Unidas trabajan febrilmente para condenar el líder libio Muammar Al Gaddafi por tomar medidas enérgicas contra los manifestantes, el Consejo de Derechos Humanos está a punto de aprobar un informe repleto de alabanzas sobre el desempeño en derechos humanos de Libia.

Este documento elogia a Libia por mejorar las oportunidades educativas, por hacer de los derechos humanos una “prioridad” y por mejorar su marco “constitucional”. Varios países, entre ellos Arabia Saudita y Canadá le han dado a Libia marcas positivas por la protección legal que ofrece a sus ciudadanos – que ahora se rebelan contra el régimen y enfrentan represalias sangrientas.

Dígase lo que se diga sobre las arbitrariedades de Gadafi, el pueblo libio parece estar prosperando. Una delegación de médicos de Rusia, Ucrania y Bielorrusia, escribió en un llamamiento al presidente ruso, Dmitri Medvédev y al primer ministro Putin, que después de familiarizarse con la vida de Libia, en su opinión en pocas naciones vivía la gente en igual confort:

“[Los libios] tienen derecho a tratamiento gratuito, y sus hospitales están equipados con el mejor equipamiento médico. La educación en Libia es gratuita, y los jóvenes capaces tienen la oportunidad de estudiar en el extranjero a expensas del gobierno.

Al casarse, las parejas jóvenes reciben 60.000 dinares (unos 50.000 dólares) de ayuda financiera. El estado otorga préstamos sin intereses, y aparentemente, sin fecha. Debido a los subsidios del gobierno el precio de los coches es mucho menor que en Europa, para que estén al alcance de todos. La gasolina y el pan cuestan un centavo, y la agricultura no paga impuestos. El pueblo libio es tranquilo y pacífico y es muy religioso”.

Agua en el desierto de Libia

Señalan que la comunidad internacional ha sido mal informada sobre la lucha contra el régimen.

“¿A quién no le agradaría un régimen así?”

Incluso si es sólo propaganda, no se puede negar por lo menos un logro muy

popular del gobierno de Libia: llevar agua al desierto mediante la construcción del proyecto de irrigación más grande y más caro en la historia, el GMMR de 33.000 millones dólares (Great Man-Made River). Incluso más que el petróleo, el agua es crucial para la vida en Libia.

Agua en el desierto de Libia

El GMMR provee al 70 por ciento de la población con agua potable y para riego, bombeándola desde el sistema acuífero de Nubia, en el sur a las zonas costeras pobladas, a 4.000 kilómetros al norte. El gobierno libio ha hecho por lo menos algunas cosas bien.

Otra explicación para el asalto a Libia es que es “todo por el petróleo”, pero aquí la teoría también es problemática. Como se señala en el Diario Nacional, el país produce sólo alrededor del 2 por ciento del petróleo del mundo. Arabia Saudita por sí sola tiene la capacidad libre suficiente como para compensar cualquier pérdida de producción si el petróleo libio desapareciera del mercado. Y si se trata de petróleo, ¿por qué la prisa por crear un nuevo banco central?

Otra información provocadora que circula por la Red es una entrevista de Democracy Now al general Wesley Clark (R), de 2007. En ella, el general señala que alrededor de 10 días después del 11 de septiembre de 2001, otro general le dijo que ya se había tomado la decisión de atacar a Irak. Clark se sorprendió y preguntó por qué. ”¡No sé!” fue la respuesta. ”Supongo que porque no saben qué más hacer!”

Más tarde, el mismo general explicó que el plan era atacar a siete países en cinco años: Irak, Siria, Líbano, Libia, Somalia, Sudán e Irán.

¿Qué tienen estos siete países en común?

En el contexto de la banca, uno que sobresale es que ninguno de estos países es uno de los 56 miembros del Banco de Compensaciones Internacionales – BIS (Bank of Internacional Settlements – Banque des Règlaments Internationaux). Eso evidentemente los pone fuera del alcance del largo brazo del banco central de los banqueros centrales en Suiza.

BIS Bank of International Settlements -

Los más renegados del lote eran Libia e Irak, los dos que han sido atacados. Kenneth Schortgen Jr., escribiendo en Examiner.com, señaló que ”seis meses antes de que los EEUU atacaran a Irak para derribar a Saddam Hussein, el país había empezado a aceptar euros en lugar de dólares en pago por su petróleo, y que eso lo convirtió en una amenaza al dominio global del dólar como moneda de reserva, y su dominio como el petrodólar”.

Según un artículo ruso titulado “El bombardeo de Libia – El castigo a Gaddafi por su intento de rechazar el Dólar“, Gaddafi intentó hacer lo mismo: inició un movimiento para rechazar el dólar y el euro, y pidió a las naciones árabes y africanas utilizar una nueva moneda, el dinar de oro. Gaddafi sugirió el establecimiento de un continente africano unido, con 200 millones de personas utilizando esta moneda única.

Durante el año pasado, la idea fue aprobada por muchos países árabes y la mayoría de países africanos. Los opositores sólo fueron la República de Sudáfrica y la cabeza de la Liga de Estados Árabes. La iniciativa fue vista negativamente por EEUU y la Unión Europea, con el presidente francés, Nicolas Sarkozy, llamando a Libia ”una amenaza para la seguridad financiera de la humanidad”; pero Gaddafi no se dejó influir y siguió empujando para la creación de una África unida.

Y eso nos lleva de nuevo al rompecabezas del Banco Central de Libia. En un artículo publicado en el Market Oracle, Eric Encina observó:

“Un hecho que rara vez se menciona es que el Banco Central de Libia es 100% de propiedad estatal. En la actualidad, el gobierno libio crea su propio dinero, el dinar libio, a través de los medios de su propio banco central. Pocos pueden discutir que Libia es un país soberano con sus grandes recursos propios, capaces de sostener su propio destino económico.

Un problema importante para los carteles de la banca globalista es que para hacer negocios con Libia hay que pasar por el Banco Central de Libia y usar su moneda nacional, un lugar donde tienen absolutamente cero dominio o poder. Por lo tanto, tumbar el Banco Central de Libia (CBL) puede no aparecer en los discursos de Obama, Cameron y Sarkozy, pero esta es sin duda la prioridad de la agenda globalista para absorber a Libia a su colmena de las naciones obedientes.”

Libia no sólo tiene petróleo. Según el FMI, el banco central tiene cerca de 144 toneladas de oro en sus bóvedas. Con ese tipo de reservas, ¿quién necesita al BPI (BSI), al FMI y sus reglas?

Todo lo cual provoca una mirada más atenta a las normas del BPI y sus efectos en las economías locales. Un artículo en el sitio de Internet del BPI indica que los bancos centrales que son parte del Central Bank Governance Network *(1) deben tener como objetivo único o principal “preservar la estabilidad de precios”.

Han de mantenerse independientes de los gobiernos para asegurarse de que las consideraciones políticas no interfieran con este mandato. “La estabilidad de precios” significa el mantenimiento de una oferta monetaria estable, incluso si eso significa crear más deuda externa. Los bancos centrales son desalentados de aumentar la oferta monetaria imprimiendo dinero y utilizándolo en beneficio del Estado, ya sea directamente o como préstamos.

En un artículo de 2002 en Asia Times, titulado “El BIS versus los Bancos Nacionales”, Henry Liu Jianchao señalaba:

“La normativa del BIS sólo sirve el único propósito de fortalecer el sistema de banca privada internacional, incluso a riesgo de las economías nacionales. El BIS le hace a los sistemas bancarios nacionales lo que el FMI le hizo a los regímenes monetarios nacionales.”

Las economías nacionales bajo la globalización financiera ya no sirven a los intereses nacionales…la IED [inversión extranjera directa] denominada en moneda extranjera, principalmente en dólares, ha condenado a muchas economías nacionales a un desarrollo desequilibrado hacia la exportación, sólo para hacer los pagos de intereses en dólares, con pocos beneficios netos a las economías nacionales”.

Y añadía: ”según la Teoría del Dinero Estatal, ningún gobierno puede financiar con su propia moneda nacional todas sus necesidades de desarrollo para mantener el pleno empleo sin inflación”.

Esta teoría del dinero estatal se refiere a dinero creado por los gobiernos en lugar de los bancos privados.

La presunción de la norma que prohíbe los préstamos del propio banco central del gobierno es que éstos son inflacionarios, mientras que los préstamos existentes en dinero de bancos extranjeros o del FMI no lo son.

Pero en realidad todos los bancos, ya sean públicos o privados, crean en sus libros el dinero que prestan. La mayor parte del dinero nuevo hoy proviene de préstamos bancarios. Y tomar préstamos del propio banco central estatal tiene la ventaja de que el préstamo es sin intereses. Y está demostrado que la eliminación de intereses reduce el costo de los proyectos públicos en un promedio de 50%.

Y así parece ser cómo funciona el sistema libio. Según Wikipedia, las funciones del Banco Central de Libia son “la emisión y regulación de los billetes y monedas en Libia” y “la gestión y emisión de todos los préstamos del Estado”. El banco estatal de Libia emite la moneda nacional y presta dinero para fines estatales.

Eso explicaría de dónde obtiene Libia el dinero para ofrecer educación y atención médica gratuitas y préstamos sin intereses de 50.000 dólares para los recién casados. También explicaría de dónde obtuvo el país los 33.000 millones de dólares para construir el proyecto “Gran Río Artificial”. Los libios están preocupados de que la OTAN esté bombardeando peligrosamente cerca de obra, creando otra amenaza de desastre humanitario.

Entonces, ¿es esta nueva guerra por petróleo o por bancos? Tal vez ambos – y por agua, también

Con energía, agua y crédito suficiente para desarrollar su infraestructura, una nación puede ser libre de las garras de los acreedores extranjeros. Y eso puede ser la verdadera amenaza de Libia: puede mostrar al mundo lo que es posible.

La mayoría de los países no tienen petróleo, pero las nuevas tecnologías podrían hacer que los países no productores de petróleo sean energéticamente independientes, sobre todo si los costes de infraestructura se reducen a la mitad con préstamos del propio banco de propiedad pública de la nación.

La independencia energética liberaría a los gobiernos de la telaraña de los banqueros internacionales, y de la necesidad de trasladar la producción nacional a los mercados extranjeros para pagar deudas.

Si el gobierno de Gaddafi cae, será interesante ver si el nuevo banco central se une al BIS, si la industria petrolera nacional es vendida a los inversores, y si la educación y el cuidado de la salud siguen siendo gratuitos.

Elen Brown / Abogada y Presidenta del Public Banking Institute (Traducción de Antonio Zighelboim).

*(1) Central Bank Governance Network: El grupo está presidido por el Sr. Stanley Fischer (Banco de Israel). Sus miembros son el Sr. Stefan Ingves (Sveriges Riksbank), el señor Mervyn King (Banco de Inglaterra), el Sr. Henrique Meirelles (Banco Central de Brasil), Sr. Duvvuri Subbarao (Banco de la Reserva de la India), el Sr. Axel Weber (Deutsche Bundesbank), la Sra. Janet Yellen (Junta de Gobernadores del Sistema de la Reserva Federal), la Sra. Zeti Akhtar Aziz (Banco Central de Malasia) y Zhou Xiaochuan (Banco Popular de China).

La coalición actúa sin neutralidad en Libia y empuja a otros países a la guerra civil

Tema de actualidad: Sanciones internacionales contra el régimen de Gadafi

Libia

Libia

© AFP/ Mahmud Turka

14:54 25/04/2011
Tsjinvali, 25 de abril, RIA Novosti.

Rusia considera que los países occidentales que forman parte de la coalición internacional queinterviene militarmente en Libia actúan sin neutralidad y han tomado el lado de los rebeldes, anunció hoy el canciller ruso, Serguei Lavrov.

“Llama la atención el rechazo inmediato de la propuesta de paz de la Unión Africana. La postura (de la oposición libia) levanta sospechas que los países del Occidente y la OTAN, al interpretar a su modo la resolución del Consejo de Seguridad 1973, están del lado de los rebeldes”, dijo Lavrov.

El ministro de Asuntos Exteriores de Rusia se expresó en estos términos después de un encuentro con el presidente de Osetia del Sur, Eduard Kokoity.

Al mismo tiempo, según el canciller ruso, la política de los dirigentes occidentales que apoyan a los opositores en Oriente Próximo en su decisión de renunciar al diálogo con el poder, empujan a otros países árabes hacia nuevas guerras civiles.

“Los acontecimientos que ahora tienen lugar en Oriente Próximo constituyen un llamamiento al comienzo de una serie de guerras civiles. Por ello, el empleo irresponsable de fuerza contra la población civil, así como las peticiones irresponsables de la oposición para recibir apoyo desde fuera deben acabar”, afirmó Lavrov.

Además, el jefe de la diplomacia rusa exigió el cese de bombardeos de posiciones civiles en Libia, porque esos ataques infringen la resolución 1973 del Consejo de Seguridad de la ONU.

“La resolución (1973) del Consejo de Seguridad de la ONU no contempla muchos de los ataques aéreos que tienen lugar hoy día (en Libia)”, aseguró Lavrov, al tiempo de recordar que la zona de exclusión aérea sobre el país árabe no autoriza el bombardeo de objetivos terrestres sino que sólo debería impedir al régimen de Gadafi utilizar su aviación militar.

Libia quiere la mediación de Rusia para buscar solución diplomática al conflicto

Tema de actualidad: Actos de protesta contra el régimen de Gadafi en Libia

El secretario del Comité Popular General de Libia, al-Baghdadi Ali al-Mahmudi

El secretario del Comité Popular General de Libia, al-Baghdadi Ali al-Mahmudi

© AFP/ FETHI BELAID

16:36 24/04/2011
Moscú, 24 de abril, RIA Novosti.

Trípoli está dispuesto a solucionar su conflicto por la vía diplomática y pide la mediación de Moscú en ello, afirmó el secretario del Comité Popular General de Libia, al-Baghdadi Ali al-Mahmudi.

Según informó hoy el Ministerio de Exteriores de Rusia, al-Mahmudi hizo estas declaraciones en una conversación telefónica mantenida la víspera con el canciller  ruso, Serguei Lavrov.

“El jefe del Gobierno libio expuso su valoración de la situación en Libia, subrayando el deseo de Trípoli de encontrar una solución política al conflicto y mostrando el interés en que Rusia colabore en la búsqueda de esta solución”, dice el comunicado de la cancillería rusa.

Por su parte, Lavrov señaló que la prioridad actual es poner fin al derramamiento de sangre y al sufrimiento de la población civil libia.

“Para ello se deben cumplir a rajatabla las correspondientes resoluciones del Consejo de seguridad de la ONU, se debe garantizar un alto el fuego inmediato y ante todo detener los ataques contra Misurata y otras localidades”, insistió.

Según el jefe de la diplomacia rusa, estas medidas “permitirán crear condiciones para alcanzar la paz”.

Durante la conversación, mantenida por iniciativa de la parte libia, se destacó la necesidad de apoyar a los organismos internacionales en su labor de paliar la situación humanitaria en Libia. Son las condiciones en las que Rusia estaría dispuesta a colaborar en el esfuerzo de la Unión Afracana y la ONU por encauzar la situación por la vía política y diplomática.

Según aseveró al-Mahmudi, el Gobierno de Libia está dispuesto a cumplir íntegramente las resoluciones 1.970 y 1.973 del Consejo de Seguridad de la ONU.

Mientras tanto, agencias internacionales informaron que esta mañana las fuerzas del líder libio Muamar Gadafi reanudaron los ataques contra Misurata, ciudad en el noroeste del país controlada por los rebeldes.

Según estas informaciones, al menos 24 personas murieron y otras 75 resultaron heridas a causa de los ataques.

Anteriormente, las autoridades libias anunciaron el cese de operaciones militares contra Misurata para que “las tribús locales ayuden a buscar una solución diplomática al conflicto”.

La lección de Libia: A un zombie sólo lo puede matar otro zombie


Manuel Freytas
IAR Noticias

El ataque militar a Libia prueba algo indiscutible: El sistema imperial capitalista centralizado en el eje USA-UE-Israel es impune. Y está solo. No tiene enemigo estratégico. Puede invadir, matar o perdonar, a su arbitrio.

El aparato de la prensa mundial y sus analistas mercenarios les pertenece y está a su entero servicio, las 24 horas del día.

La sociedad mundial, en sus distintos niveles sociales, está alienada y sólo repite eslóganes mediáticos manipuladores.

Los gobiernos mundiales (salvo unos pocos como Venezuela y Cuba) son meras sucursales gerenciales de las potencias centrales y de sus corporaciones trasnacionales que han convertido al planeta en un gran mercado sin fronteras.

La izquierda se ha convertido en un mosaico incoherente de fundamentalistas ideologizados y sin capacidad de análisis estratégico que sólo recitan consignas de la “guerra de izquierda contra derecha”, integrados al sistema.

EEUU y las potencias (como queda una vez más demostrado con Libia) puede masacrar población civil desde el aire y borrar un país entero a misilazos, sin que a nadie se le mueva un pelo.

La indiferencia y la enajenación colectiva es el mayor triunfo del sistema.

Hacemos un minuto de silencio por los muertos. Por los que están muriendo en Libia, y por los que van a seguir muriendo, masivamente, por hambre o por misiles, para seguir alimentado rentabilidad capitalista irracional y asesina a escala mundial.

Hacemos un minuto de silencio por el planeta, por nuestra hermana naturaleza, y por la inteligencia humana que también fue destruida a misilazos de pantalla televisiva. Humanidad kaput.

El capitalismo convirtió al ser humano vivo en una terminal robotizada de la sociedad de consumo capitalista.

El sistema camina solo, como un zombie, y mata por inercia. Y los vivos que aún resisten son aislados, demonizados, y ejecutados, a misilazos o a pantallazos televisivos, bajo el cargo de pertenecer al “eje del mal”.

Y la humanidad, convertida en un microchip parlante del sistema imperial, aplaude gozosa las “rebeliones” de la CIA y la caída de los “dictadores” en los países atestados de petróleo por conquistar.

Ya no hay lógica ni sentido común. Todo perdió legitimidad y razón de ser. Mientras el imperio asesina masivamente en Libia, Irak, Afganistán, o allí donde haya mercados y petróleo por conquistar, la sociedad mundial alienada consume productos, diversión, ídolos faranduleros y presidentes de Estados capitalistas fabricados y clonados como la oveja Dolly.

Y parece que a un zombie sólo lo puede matar otro zombie.

Al sistema capitalista solo lo pueden matar su propias contradicciones. Sus propias divisiones y guerras internas por el control del poder y de los recursos estratégicos esenciales que se extinguen en un planeta destruido y depredado por la voracidad de la rentabilidad bancaria y comercial.

En Libia el sistema tocó fondo. La decadencia y la irracionalidad de las potencias dominantes se muestra en todo su esplendor. En vivo y en directo. La variable de ajuste es el petróleo. El show lo ponen las bombas y misiles de última generación, la muerte y el sufrimiento corre por cuenta del pueblo libio.

La CIA divide, el Pentágono extermina, La ONU santifica. Las potencias centrales acompañan. Pero solo acompañan al ganador.

Un escenario que se repite hasta el cansancio en los pueblos pobres que nadan en petróleo y en riquezas naturales. En Asia, Africa y Medio Oriente, la “solución final” siempre es la conquista de mercados con asesinato en masa de población sobrante.

Los zombies mueren matando. Y mueren matando a seres que estaban vivos. Y cuando las bombas no surten efecto, como en Libia, comienza la diáspora y los enfrentamientos internos para quedarse con algún pedazo del botín de guerra antes de que desparezca.

EEUU se cortó solo con sus dos socios sionistas en la conquista del petróleo libio.

La muerte masiva del pueblo libio comienza a convertirse en rutina, en un statu quo dramático, y los reproches y las diferencias internas en el bloque imperial siembran de dudas y de incertidumbre a los “escenarios posibles” que se avecinan como resultante.

Y la prensa internacional titula: Los ataques en Libia podrían reducirse; se teme un punto muerto, dice Reuters. Persisten dudas acerca de quién debe comandar la operación en Libia, señala la BBC. La OTAN no consigue superar sus divisiones internas sobre Libia, puntualiza la AFP. Fisuras en los aliados sobre la operación; Obama reclama el mando de la OTAN, resume El Mundo de España.

Y nuestro propio título sintetiza el cuadro de situación: Bombardeos masivos: Ahora el tiempo y los muertos juegan para Kadafi.

Los zombies, comienzan de devorarse entre sí. Más cadavéricos, que los propios cadáveres de hombres, mujeres y niños inocentes que van sembrando sus misiles en Libia.

¿Y qué va a pasar? ¿Cómo sigue la masacre petrolera disfrazada de “misión humanitaria?

La respuesta es sencilla: Los zombies van por el petróleo. Las alternativas son varias, y Dios proveerá la próxima movida.

Y nosotros, como siempre, la contaremos antes de que suceda.

http://www.iarnoticias.com/2011/secciones/contrainformacion/0023_im…

Post Navigation

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 190 seguidores