AQUI hay TOMATE

Para dar y tomar

Archivo para el día “marzo 26, 2011”

¡Únete a la Hora del Planeta!


¡Únete a la Hora del Planeta!

 

25/03/2011

Llega de nuevo la Hora del Planeta a la que les animo a sumarse. Mañana, sábado 26, a las 20:30 todo el que desee unirse a esta iniciativa apagará sus luces durante una hora.

Es la Hora del Planeta que empezó en 2007, en Sidney, donde más de dos millones de personas apagaron sus luces para reclamar acciones contra el cambio climático. Ya en 2010 han sido ciudadanos de 128 países, de todos los continentes, que se unieron a este gran apagón. 
Con ello se pretende demostrar el compromiso con el medio ambiente y la lucha contra el cambio climático. En este sentido, se está aún muy lejos de conseguir un a acuerdo para la reducción de emisiones, suficientemente generoso, que garantice que no se supera el umbral del aumento de temperatura de 1,5 grados centígrados, tal y como prevé los Objetivos del Milenio.
WWF está intentando hacer operativo el Fondo Climático Verde, recientemente aprobado por los países que participaron en la Cumbre sobre el Clima, celebrada en Cancún. El acuerdo supone la creación de un fondo conjunto que, para el año 2020, debería alcanzar la cifra de 100.000 millones de dólares
Dicho fondo se destinaría  a la protección de los bosques tropicales,  al desarrollo de energías ecológicas, así como para la adaptación de los países en desarrollo a los impactos del cambio climático que son, por cierto, los que sufren de forma más dramática las consecuencias de la emisión de gases.
En España, la Federación de Municipios y Provincias se ha sumado a esta iniciativa y, junto al apagón, se ha programado muchos actividades conmemorativas. En el enlace encontrarán todas las actividades previstas en cada municipio.
Ojalá esta iniciativa sea secundada mañana por millones de personas, aunque aún sería mejor que esa idea de ahorro enregético y de uso racional y controlado fuera todos los días del año. El planeta lo agradecería y nosotros, sus habitantes aún más.

Divide y vencerás .-La metástasis de los cruzados de la causa.


Divide y vencerás .-La metástasis de los cruzados de la causa.

Escrito por: loisdmuras el 23 Mar 2011 – URL Permanente

Guerra de clases en Oriente Medio.

A esta alturas y con la información de especialistas en Oriente Medio y que leen la prensa árabe empezamos a tener datos suficientes que aclaran que la “banda de imperialistas”, ya no es ni coalición, ni comunidad internacional , hacen la intervención en Libia utilizando siempre dos varas dos medidas que es la justificación perfecta para aparecer allí de liberadores mientras que en el resto tapan su presencia como verdugos.

Siguiendo la práctica habitual imperial del divide y vencerás produciendo una metástasis al convertir la revolución larvada en guerra(2) .

Una guerra civil en los pueblos árabes seria la mejor solución.

Guerra de clases .

Y una oportuna contrarrevolución a lo que esta pasando en la zona, que si bien Libia, Líbano, Siria e Irán, Somalia y el Sudan y el chiísmo (1) estaban en la estrategia, pero para nada están el Yemen, Bahrain o Arabia Saudita o los emiratos.

Controlada la situación en Egipto a través de una reforma de la Constitución con un claro candidato saudita, Musa, además secretario de la Liga Árabe dominada por los sunnitas y no bajo la apertura de una Constituyente como en Túnez, que bien poco pinta, se sienten lo suficiente seguros para vendernos y aparecer como Bolívar en Libia mientras aparecen como Bismark en el resto.

Cada vez que estalló una revolución. También apareció un cordón sanitario contra ella.

Léase las guerras contra la Convención en Francia y las guerras napoleónicas o la intervención contra la revolución rusa u otras.

O la preferencia en España de las democracias por Franco en vez del doctor Negrín.

Nota (1)… In the words of former NATO Commander Chief General Wesley Clark:
“in the Pentagon in November 2001, one of the senior military staff officers had time for a chat. Yes, we were still on track for going against Iraq, he said. But there was more. This was being discussed as part of a five-year campaign plan, he said, and there were a total of seven countries, beginning with Iraq, then Syria, Lebanon, Libya, Iran,Somalia and Sudan…. (Wesley Clark, Winning Modern Wars, p. 130)

Nota (2).-Para los agresores se trata, ante todo, de evitar la palabra «guerra». Es la primera gran mentira.

Pero, ¿cómo calificar el despliegue gigantesco de medios militares aéreos y marinos en el Mediterráneo y sus ataques despiadados a los sistemas de defensa antiaérea, radares, aeropuertos, aeródromos, cuarteles, depósitos de armas, vehículos y tropas militares, el palacio presidencial y hasta zonas residenciales?

Ya se cuentan por docenas las víctimas civiles a las que decían que iban a proteger.

Pero éstas conviene que se oculten a la opinión pública occidental; De momento solo mata Gadafi .

Es un genocida. Zapatero dixit .Los agresores solo tiran flores. Las armas son limpias como las de Israel.

. Más adelante, serán calificadas por los portavoces militares de “efectos colaterales”, como antes en Yugoslavia, Iraq, Pakistán o Afganistán.

………………………………….

Occidente bombardea, la Liga Árabe evade la responsabilidad.

Asia Times Online

La historia seguramente registrará la ironía de que la nueva doctrina bélica del presidente de EE.UU., Barack Obama, haya sido perfilada a bordo de Air Force One en ruta al profundamente pacífico Brasil; luego en un mensaje a EE.UU. desde Brasilia (sí, la Operación Amanecer de la Odisea fue lanzada desde los trópicos, y no del Mediterráneo); y finalmente en un cuarto de operaciones establecido en la asoleada, sexy, Rio de Janeiro. Estos son los parámetros:

  1. El Pentágono debe realizar una “operación limitada” sin la participación de tropas de tierra (hay que pensar en la actitud hacia Bosnia y Kosovo de Bill Clinton en los años noventa).
  2. EE.UU. forma parte de una “coalición” (de los dispuestos), pero no la dirige (hay que pensar en lo contrario a George W. Bush en Iraq).
  3. La operación es para “proteger civiles”, y no tiene nada que ver con “cambio de régimen” (una vez más Clinton supera a Bush).
  4. Todo se basa en “sólida legitimidad internacional” – conferida por la resolución 1973 del Consejo de Seguridad de la ONU, más explícita que la que autorizó a la OTAN a actuar en Kosovo (para no mencionar la resolución inexistente para que Bush bombardeara Iraq).

Sin embargo, inmediatamente después que los Tomahawk comenzaran a volar, la Casa Blanca comenzó a encontrar problemas.

La “operación limitada” –como ser el bombardeo de las defensas aéreas y las instalaciones militares de Muamar Gadafi– podrá haber prácticamente terminado, y los estadounidenses se mueren por ser aliviados del esfuerzo.

¿Pero quién se queda a cargo? El general Carter Ham, jefe del Africom de EE.UU. y actual comandante de Amanecer de la Odisea, lo resumió bastante bien, cuando dijo: “Lo primero que tiene que pasar es que se identifique lo que es esa organización”.

Vosotros combatís, nosotros observamos

No será la Liga Árabe, cuyo voto por una zona de exclusión aérea sobre Libia fue ampliamente alcahueteado por cada diplomático occidental como base para la resolución de las Naciones Unidas.

Pero entonces, el secretario general de la Liga Árabe Amr Mussa dio marcha atrás, y dijo que el ataque había ido más allá del objetivo inicial, que era proteger, no matar, civiles.

Y finalmente el demagogo, oportunista, Mussa volvió a recibir órdenes de la Casa de Saud (que presionó fuertemente por la zona de no-vuelo): dio otra media vuelta, y dijo que la resolución estaba bien.

Lo que nunca mencionan los medios corporativos occidentales es que entre los 22 miembros de la Liga Árabe fue Arabia Saudí –como líder de los seis miembros del Consejo de Cooperación del Golfo (GCC)– la que cabildeó obsesivamente por la aplicación de la zona de exclusión aérea (gracias a la visceral mala sangre entre el rey Adbullah y Gadafi (vea El “top 10” del “Amanecer de la Odisea” en Rebelión del 22 de marzo); y que sólo Qatar enviará efectivamente un máximo de cuatro de sus cazas Mirage (nadie sabe cuándo).

Incluso a pesar de que Obama llamó personalmente a Jeque Khalifa, los Emiratos Árabes Unidos (EAU) cambiaron de opinión sobre el envío de sus jets y ayudarán solo en asuntos “humanitarios”.

El jefe del GCC, Abdul Rahman bin Hamad al-Attiyah, insistió en Abu Dhabi en que Qatar y los EAU forman parte de la “coalición” – pero se negó a explicar cómo. En cuanto al rey de Bahréin, Hamad al-Khalifa, prefirió explicar superficialmente cómo el minúsculo reino había frustrado un “complot externo” para debilitar su seguridad y estabilidad; también agradeció profusamente a las fuerzas de invasión saudíes que ahora le ayudan a reprimir todas las protestas pacíficas.

Los sorprendentes titubeos y la hipocresía del GCC y de la Liga Árabe son complicados por la hostilidad abierta de la Unión Africana (UA) hacia la “coalición”, expresada en un comunicado desde Nouakchott, Mauritania, llamando a “un fin inmediato de todos los ataques”. La UA sólo demanda que Gadafi asegure que “ayuda humanitaria” llegue a los que la necesitan.

Esto revienta el mito de que la “comunidad internacional” apoya Amanecer de la Odisea. Las dictaduras árabes –que una vez más han aprobado un ataque contra un país musulmán– temen a muerte la reacción de sus poblaciones si aumenta el “daño colateral”.

La blogosfera árabe está saturada de acusaciones de que la ONU y la Liga Árabe han aprobado una desvergonzada conspiración occidental para apoderarse del petróleo libio.

Los países africanos se oponen en su mayoría.

Las potencias emergentes clave –Brasil, India, Indonesia, Turquía– no participan.

Los cuatro principales miembros del BRIC (Brasil, Rusia, India, China) se abstuvieron todos en la votación en la ONU.

China ha sido plenamente consciente de que tanto en África como en Suramérica –donde sus intereses comerciales rivalizan ahora con los de EE.UU. – el apoyo a la “coalición” es mínimo.

Y Rusia ha ido un paso más lejos: según el primer ministro Vladimir Putin: “La resolución es defectuosa y deficiente… Lo permite todo.

Se parece a llamados medievales a las cruzadas”.

Es verdad, Rusia tiene contratos de armas con Libia de un tenor de 4.000 millones de dólares, y la mitad está pendiente.

No es sorprendente que el supremo del Pentágono, Robert Gates, no haya podido convencer a Moscú para que apoye a la “coalición”.

Disputa encarnizada

Será que esta “coalición” tiene que ver en realidad sólo con la OTAN. ¿Será verdad?

Hay una importante disputa encarnizada que tiene lugar dentro de la OTAN.

Nadie sabe cómo interpretar esa resolución “que permite todo”.

En Gran Bretaña, el Ministerio de Defensa jura que la eliminación de Gadafi no forma parte del mandato (reflejando la opinión de Gates, quien dijo que sería “imprudente”).

Pero el gobierno de David Cameron piensa que todo tiene que ver con cambio de régimen.

Y así es en práctica para el gobierno de Obama – véase a todos, desde el presidente Obama a la secretaria de Estado de EE.UU., Hillary Clinton, que insisten en que “Gadafi debe irse”.

Francia –siguiendo el síndrome napoleónico del presidente Nicolas Sarkozy– no quiere entregar el comando a la OTAN. Otros miembros de la OTAN se quejan en voz alta de que los anglo-franceses más EE.UU., monopolizan todas las decisiones.

Turquía, extremadamente preocupada por las muertes de civiles, y sobre todo preocupada de preservar su actual excelente posición en el mundo musulmán, se opone firmemente a una intervención de la OTAN – y llama en su lugar a una revisión de otras posibles estrategias e incluso a un inmediato cese al fuego occidental.

El primer ministro Recep Tayyip Erdogan dijo: “La intervención militar por la OTAN en Libia y en cualquier otro país sería totalmente contraproducente”.

En este contexto, es absurdo creer –como los proverbiales sospechosos de los think-tank– que una intervención de la OTAN siguiendo el modelo de Kosovo sería “exitosa”.

En 1999, la OTAN bombardeó a Yugoslavia durante 78 días, lanzó no menos de 20.000 toneladas de bombas; y produjo miles de “daños colaterales” – todo en nombre de la “protección” humanitaria de albanos en Kosovo.

La masacre de Srebrenica, a propósito, tuvo lugar después que la OTAN impuso una zona de exclusión aérea sobre Bosnia.

Liga de forajidos

El consorcio anglo-francés-estadounidense que dirige Amanecer de la Odisea se ha dejado engañar por su propia propaganda – convencido ciegamente de la participación de la Liga Árabe.

E incluso si la Liga Árabe participara totalmente, significa que Amanecer de la Odisea es apoyado por los mismísimos personajes de los que se trata de librar la gran revuelta árabe de 2011.

La posición de la Liga Árabe se basa en dos motivos muy tenebrosos. Uno es el rey Abdullah y la obsesión de la Casa de Saud de eliminar a Gadafi.

El otro es la campaña de Mussa por convertirse en el próximo presidente de Egipto.

Mussa recibe sus órdenes de la Casa de Saud mientras trata de seducir a Washington para que apoye su candidatura a la presidencia.

La resolución de la ONU no tiene nada que ver con un cese al fuego. Los propios “rebeldes” ya han dicho que no aceptarán otra cosa que un cambio de régimen. La resolución apunta a un cambio de régimen – no importa lo que digan los militares británicos y estadounidenses.

Hay que contar con que más misiles cruceros caerán en el complejo de Gadafi en Bab al-Aziziya.

Si Gadafi resiste, las cosas se pondrán aún peores.

Según el derecho internacional, su régimen sigue siendo legítimo.

Podría incluso invocar el derecho a combatir contra una insurrección armada que trata de derribar su régimen.

De hecho, tiene más derecho que las dictaduras en Yemen y Bahréin, que matan a tiros a manifestantes desarmados.

La verdadera prueba para la nueva doctrina bélica de Obama –y sus acólitos europeos– será cómo lograr un cambio de régimen sin una guerra terrestre.

Pero la historia podrá decidir que exactamente como en Georgia, Chipre, Nagorno-Karabakh, Kosovo o Nor/Sudcorea, podríamos estar en camino a despedirnos de Libia unificada.

Traducido del inglés para Rebelión por Germán Leyens.

…………………………………………

Bahrein y la guerra mundial
La guerra acecha a la revolución de Medio Oriente
Asia Times Online

 

Siguen los estragos de la crisis del euro


Después de Grecia, Irlanda…
Siguen los estragos de la crisis del euro
por Jean-Claude Paye*

Están cayendo las fichas del dominó.

La crisis financiera irlandesa reproduce el esquema de la que ya tuvo lugar en Grecia y abre el camino a las que vendrán, en Portugal y en otros países.

Para pagar sus guerras en Afganistán e Irak, Estados Unidos ha decidido monetizar su deuda pública, o sea encajarle sus propias facturas al resto del mundo.

Esa afluencia de liquidez permite a las élites capitalistas devorar presas cada vez más opulentas.

Habiendo saqueado ya el Tercer Mundo, ahora pueden emprenderla con el euro.

Sin embargo, observa Jean-Claude Paye, lejos de impedir que lo hagan, el Banco Central Europeo las favorece a expensas de los pueblos europeos, a quienes imponen políticas de austeridad.



14 de enero de 2011Desde
Bruselas (Bélgica)
JPEG - 21.8 KB
Jean-Claude Trichet, presidente del Banco Central Europeo, y Ben Bernanke, presidente de la Reserva Federal estadounidense: los intereses de las élites capitalistas coinciden, ahora en detrimento de los pueblos europeos.

Una frase que se atribuye a Marx nos enseñó que si la historia no se repite, por lo menos tiene tendencia a tartamudear.

Ese diagnóstico ilustra a la perfección el nuevo ataque contra el euro.

Ante la crisis irlandesa, los mercados financieros han puesto en escena un guión similar al de la ofensiva contra Grecia [1].

Se trata del desplazamiento de una causa externa: la política monetaria expansionista de la FED (Federal Reserve).

De la misma manera, la ofensiva de los mercados tendrá también el apoyo de Alemania.

Al igual que durante los meses de abril y mayo de 2010, el anuncio de una futura inyección masiva de liquidez por parte de la Reserva Federal estadounidense no ha hecho bajar el valor del dólar sino que ha reactivado el asalto especulativo contra la eurozona.

Alemania también ha dado origen, en parte, al acelerado incremento de las tasas de interés de las obligaciones irlandesas, así como de las portuguesas y las españolas.

Las recientes declaraciones, pese a todo puramente formales, de Angela Merkel sobre la necesidad de obligar a los acreedores privados a tomar parte, en caso de reestructuración de la deuda de ciertos países de la eurozona, ha acentuado la desconfianza de los mercados hacia los países más débiles.

El objetivo de la FED: una creación ininterrumpida de burbujas financieras

La frase de John Connally, secretario del Tesoro de la administración Nixon en 1971, de que «El dólar es nuestra moneda, pero es problema de ustedes», cobra hoy más actualidad que nunca.

Hasta ahora la monetización de la deuda estadounidense le crea menos problemas a Estados Unidos que a sus satélites.

El arbusto de la degradación financiera de Grecia ya había bastado para disimular el bosque deficitario estadounidense.

De la misma manera, durante este fin de año la deuda irlandesa eclipsó el anuncio de un nuevo programa de compra masiva de bonos del Tesoro por parte de la Reserva Federal estadounidense.

Esta maniobra de «quantitative easing» consiste en hacer bajar las tasas de interés sobre las obligaciones del Estado y debe permitir, a razón de 75 000 millones de dólares, una inyección de 600 000 millones a la economía estadounidense.

La FED ya había introducido una suma de 1 700 millardos [1 millardo = 1 000 millones] de dólares en el circuito económico estadounidense.

Este nuevo programa de inyección de liquidez nos demuestra que esa política ha fracasado, puesto que ahora hay que recurrir a una nueva serie de compras.

Pero lo más importante es que nos indica que el «quantitative easing» ha dejado de ser una política de carácter excepcional.

Ahora parece destinada a mantenerse y se convierte en un procedimiento normal [2].

Contrariamente a lo que declara el Departamento del Tesoro, el objetivo de la creación de moneda a la que recurre Estados Unidos no es permitir que los bancos concedan créditos a los particulares y a las empresas.

Dada la coyuntura económica, esa demanda es actualmente reducida y las instituciones financieras disponen de importantes reservas.

Ya hay abundancia de liquidez.

Agregar más no resolverá el problema actual, que en realidad reside en la desconfianza de los bancos ante la falta de solvencia de los posibles candidatos a recibir nuevos préstamos, o sea en cuanto a la rentabilidad de sus inversiones.

¿De qué puede servir entonces esta inyección permanente de liquidez en un mercado ya saturado?

Para responder a esa pregunta basta con observar los efectos de esa política: formación de burbujas especulativas y alza desmesurada del valor de los activos, afluencia de capitales hacia los países de fuerte crecimiento, como China o la India, y ataques especulativos, sobre todo contra la eurozona.

La política estadounidense de monetización de su deuda pública resulta actualmente poco inflacionista porque gran parte de los capitales está saliendo de Estados Unidos para ir a situarse en los mercados emergentes, razón por la cual no está alimentando la demanda interna en Estados Unidos.

Tampoco provoca una fuerte caída del dólar porque las compras adicionales de activos –oro, materias primas y petróleo– que esa medida está provocando se están efectuando con dólares estadounidenses, lo cual sostiene la cotización de esa moneda.

Los especuladores estadounidenses hacen sus compras con su propia moneda, mientras que los «inversionistas» extranjeros, incitados a seguir el movimiento de alza inducido por esa política, están cambiando sus monedas nacionales por dólares para comprar «activos».

El objetivo del BCE: transferir a los bancos los ingresos de los trabajadores

En lo tocante a la Unión Europea, el Banco Central Europeo (BCE) anunció la continuación de su política de compra de obligaciones soberanas.

También ha decidido prolongar su dispositivo de refinanciamiento de los bancos, ilimitado y con una tasa fija, por un nuevo periodo de al menos 4 meses.

Aquí también se hace patente un cambio de actitud: ya no se presenta esa política como un hecho excepcional sino con carácter permanente [3].

La modificación de la política del BCE reside en su compromiso en cuanto a la duración. «En tiempos normales, el BCE compra títulos a corto plazo: 3 semanas, un mes, más raramente 3 meses.

Pero, desde la crisis, el BCE se puso a comprar títulos a un año de plazo, algo nunca visto.» [4]

Ese cambio invierte el papel del BCE, que de ser el prestamista a quien se recurre como último recurso pasa a convertirse en un prestamista de primera línea.

El Banco Central Europeo funciona así como una institución crediticia.

El BCE ha adquirido hasta ahora bonos sobre la deuda pública por un monto de 67 000 millones de euros [5], esencialmente en títulos de Estados que vienen afrontando dificultades, como Grecia e Irlanda.

Estamos por lo tanto muy lejos aún de la compra de 600 000 millones de dólares que hizo la FED.

La política del Banco Central Europeo es diferente, no sólo en el plano cuantitativo sino también en el aspecto cualitativo, ya que esta institución ha decidido esterilizar su inyección de liquidez, disminuyendo en la misma medida los préstamos que efectúa a los bancos privados.

El objetivo del Banco Central Europeo es tratar de retrasar lo más posible una reestructuración de la deuda griega, de la irlandesa y de la portuguesa… porque los grandes bancos europeos están seriamente enfrascados en su propio financiamiento.

Se trata, ante todo, de salvar las instituciones financieras y de tratar de que la factura la paguen los trabajadores y los ahorristas.

Para lograrlo, la Unión Europea y los Estados miembros han entregado a los mercados financieros la llave del financiamiento de los déficits.

Los Estados tienen que obtener préstamos a través de las instituciones financieras privadas, que a su vez obtienen fondos a bajo precio del Banco Central Europeo.

Aunque la media de los déficits de los Estados miembros de la Unión Europea es del 7%, o sea muy inferior al 11% que déficit de Estados Unidos [6], la Unión Europea ha emprendido una brutal reducción de los gastos públicos.

La Comisión Europea quiere imponer a los países un largo tratamiento basado en la austeridad para volver a una deuda pública inferior al 60% del PIB y ha abierto procedimientos por déficit excesivo contra los Estados miembros.

A mediados de 2010 prácticamente todos los Estados de la eurozona estaban sometidos a ese tipo de procedimientos.

La Comisión les ha pedido incluso que se comprometan a volver a situarse por debajo del límite del 3% antes de 2014, sin importar cuál sea la evolución de la situación económica.

Los medios previstos para alcanzar esos objetivos no consisten en la imposición de un gravamen a los altos ingresos o las transacciones financieras sino más bien en una disminución del salario directo e indirecto, o sea en aplicar políticas salariales restrictivas y reducir o eliminar sistemas públicos de retiro y de salud.

Complementación entre las políticas de la FED y del BCE

La política monetaria fuertemente expansionista de Estados Unidos consiste en comprar en el mercado secundario obligaciones soberanas a mediano y largo plazo, de 2 a 10 años, para que las nuevas emisiones que debe hacer la FED encuentren quien las adquiera a una tasa de interés relativamente poco elevada, o sea soportable para las finanzas públicas estadounidenses.

Esa política no sólo es la que conviene a los intereses del capital estadounidense sino que corresponde además a los intereses del capitalismo multinacional.

Es el principal instrumento de una práctica de tasas de interés muy bajas, por debajo del nivel real de la inflación.

Se trata de permitir, no sólo a Estados Unidos sino también a Europa y Japón, que puedan enfrentar su montaña de deudas aplicando tasas mínimas.

Todo aumento del rendimiento de las obligaciones llevaría a esos Estados a la bancarrota.

Además, a mediano plazo, esa práctica laxista tendrá un efecto inflacionista que reducirá el valor de esas deudas públicas y disminuirá, en términos reales, la carga que representan.

Dado el lugar tan especial que ocupa el dólar en la economía mundial, la Reserva Federal estadounidense es el único banco central que puede darse el lujo de adoptar ese tipo de política, y sobre todo que puede aplicarla a tan gran escala.

Cualquier otra moneda nacional se vería inmediatamente bajo el fuego de los mercados y fuertemente devaluada.

La FED es el único banco central que puede darse el lujo de fabricar dinero y lograr que los agentes económicos extranjeros lo acepten.

La monetización de la deuda estadounidense permite, al proporcionar municiones a los mercados financieros, emprender ventajosamente operaciones de especulación contra la eurozona.

Esto coincide con los objetivos de la Unión Europea, ya que permite movilizar los mercados y presionar a los pueblos europeos para obligarlos a aceptar una drástica disminución de su nivel de vida.

El efecto de las políticas presupuestarias que los Estados miembros han puesto en marcha no será otro que impedir el redespegue económico, fragilizando aún más las finanzas públicas y reclamando nuevas transferencias de los ingresos de los trabajadores a los bancos y las empresas. La crisis del euro continuará prolongándose.

Y la voluntad ya expresada por la agencia estadounidense Moody’s de reducir nuevamente la nota de las obligaciones del Estado español, debido a sus «elevadas necesidades de refinanciamiento para 2011» [7], confirma este diagnóstico.

Fabricados para no durar


Fabricados para no durar

Ver también: Especial Comprar, tirar, comprar en RTVE.es

Ampliar foto04--eeprom-chipChip instalado en una impresora diseñado para registrar el número de impresiones y enviar una señal de error al usuario al llegar a un número determinadoMEDIA 3.14

Ampliar foto09-serge-latoucheSerge Latouche. Profesor Emérito de Economía de la Universidad de París.MEDIA 3.14

Ir a fotogaleríaanuncio-lampara-z--1911“Comprar, tirar, comprar”. Las pruebas de los orígenes de la obsolescencia programadaMEDIA 3.14

FICHA TÉCNICA

Producción

MEDIA 3.14   ARTICLE Z

en coproducción con

ARTE FRANCE   TELEVISIÓN ESPAÑOLA    TELEVISIÓ DE CATALUNYA

en colaboración con

NRK (Noruega)   RTBF (Bélgica)  SBS-TV (Australia)   TG4 (Irlanda)

Television Suisse Romando (Suiza)   YLE (Finlandia)

SUSANA RODRÍGUEZ 04.01.2011Baterías que se ‘mueren’ a los 18 meses de ser estrenadas, impresoras que se bloquean al llegar a un número determinado de impresiones, bombillas que se funden a las mil horas… ¿Por qué, pese a los avances tecnológicos, los productos de consumo duran cada vez menos?

La 2 de Televisión Española y RTVE.es emiten “Comprar, tirar, comprar” un documental que nos revela el secreto: obsolescencia programada, el motor de la economía moderna.

Rodado en España, Francia, Alemania, Estados Unidos y Ghana, Comprar, tirar, comprar, hace un recorrido por la historia de una práctica empresarial que consiste en la reducción deliberada de la vida de un producto para incrementar su consumo porque, como ya publicaba en 1928 una influyente revista de publicidad norteamericana, “un artículo que no se desgasta es una tragedia para los negocios”.

El documental, dirigido por Cosima Dannoritzer y coproducido por Televisión Española, es el resultado de tres años de investigación, hace uso de imágenes de archivo poco conocidas; aporta pruebas documentales y muestra las desastrosas consecuencias medioambientales que se derivan de esta práctica.

También presenta diversos ejemplos del espíritu de resistencia que está creciendo entre los consumidores y recoge el análisis y la opinión de economistas, diseñadores e intelectuales que proponen vías alternativas para salvar economía y medio ambiente

Una bombilla en el origen de la obsolescencia programada

Edison puso a la venta su primera bombilla en 1881. Duraba 1500 horas. En 1911 un anuncio en prensa española destacaba las bondades de una marca de bombillas con una duración certificada de 2500 horas.

Pero, tal y como se revela en el documental, en 1924 un cártel que agrupaba a los principales fabricantes de Europa y Estados Unidos pactó limitar la vida útil de las bombillas eléctricas a 1000 horas.

Este cártel se llamó Phoebus y oficialmente nunca existió pero enComprar, tirar, comprar se nos muestra el documento que supone el punto de partida de la obsolescencia programada, que se aplica hoy a productos electrónicos de última generación como impresoras o iPods y que se aplicó también en la industria textil con la consiguiente desaparición de las medias a prueba de carreras.

Consumidores rebeldes en la era de Internet

A través de la historia de la caducidad programada, el documental pinta también un fresco de la historia de la Economía de los últimos cien años y aporta un dato interesante: el cambio de actitud en los consumidores gracias al uso de las redes sociales e Internet. El caso de los hermanos Neistat, el del programador informático Vitaly Kiselev o el catalán Marcos López, dan buena cuenta de ello.

África, vertedero electrónico del primer mundo

Este usar y tirar constante tiene graves consecuencias ambientales. Tal y como vemos en este trabajo de investigación, países como Ghana se están convirtiendo en el basurero electrónico del primer mundo.

Hasta allí llegan periódicamente cientos de contenedores cargados de residuos bajo la etiqueta de ‘material de segunda mano’ y el paraguas de una aportación para reducir la brecha digital y acaban ocupando el espacio de los ríos o los campos de juego de los niños.

Más allá de la denuncia, el documental trata de dar visibilidad a emprendedores que ponen en práctica nuevos modelos de negocio y escucha las alternativas propuestas por intelectuales como Serge Latouche, que habla emprender la revolución del ‘decrecimiento’, la de la reducción del consumo y la producción para liberar tiempo y desarrollar otras forma de riqueza, como la amistad o el conocimiento, que no se agotan al usarlas.

Navegador de artículos