AQUI hay TOMATE

Para dar y tomar

O enseñamos los dientes o nos servirán asados con una naranja en la boca


El problema de la deuda de los PIIGS está llevando a algunos a reconsiderarse la posibilidad de salirse del euro como la solución menos mala a sus problemas.

Es evidente, que sería una pena, que el sueño del euro se desvaneciese sin haber tenido siquiera una oportunidad real de explotar sus posibilidades.

En tan solo una década, el euro ha pasado por diferentes vicisitudes. En un principio, muchos vieron a la moneda única como una alternativa al dominio del dólar en el mercado mundial. De hecho ciertos países promovieron imponer el euro en sus transacciones comerciales. El tiempo ha demostrado cuán caro se paga entrentarse al dólar. Ya que dos de los países que han intentado desplazar al dólar, Irak y Libia, han sido intervenidos militarmente y otros dos, Venezuela e Irán, están en el punto de mira de la administración americana.

Aunque de cara al exterior, los EEUU dieron su bienvenida al nacimiento del euro, de puertas adentro vieron con su aparición un intento de minar su supremacía en el comercio mundial. Lo sucedido luego no ha sido más que el resultado de esta lucha soterrada entre ambas divisas. La irrupcción, con más fuerza de la esperada, de la economía China y demás países emergentes ha sido la puntilla para que que este pulso mas o menos medido entre ambas economías, se haya descontrolado hasta el punto de que hoy en día nadie sabe como puede realmente acabar todo esto.

La crisis financiera ha sido el resultado de esta lucha fratricida en el mundo occidental. EEUU inundó el mercado de una liquidez excesiva para así permitir el excesivo endeudamiento privado en la economía europea con la esperanza de que al cortar el grifo tendría a Europa y a su economía a sus pies.

Para ello contaba con la ayuda directa de las agencias de calificación y las indirectas de Japón y China que todavía no se había mostrado en toda su plenitud. El terremoto de Fukushima ha truncado por completo toda esta estrategia, ya que el dólar ahora depende exclusivamente de lo que hagan los chinos con respecto a su moneda ya que Japón bastante tiene con sacar adelante su economía.

Hay que destacar que todo esto no hubiera sucedido sin la aquiescencia y colaboración del FMI en la época de Rato y la política monetaria totalmente entreguista del presidente del BCE.

La conversión de la deuda privada de los bancos en pública en el 2008 fué el siguiente paso. Al transformarse la crisis fianciera de los bancos en la crisis de la deuda de los estados se daban los requisitos para acabar de una vez con el estado de bienestar y políticas sociales que tanto irritaba a los neoliberales por la merma que supone de ingresos en los mercados las políticas sociales. Había que aprovechar la crisis creada para llevar a cabo estos ajustes.

Lo más grave de todo, es que a los creadores de la crisis se les ha ido ésta de las manos y sin quererlo van a provocar el hundimiento de todo el sistema. Dicho de otra manera, el ataque tan bestial a la línea de flotación del euro puede suponer la caída irremediable del dólar al quedarse sin el apoyo del yen y ante la irrupcción del yuan chino que pide tener su propio peso en la economía mundial.

Aunque todo esto no parezca mas que una teoría conspiratoria de difícil demostración, dejo en el aire una serie de hechos y preguntas que puede que no legitimen lo dicho pero sí que acercan el ascua de la sardina de mis suposiciones a un terreno más real que imaginario.

Con la caída del muro de Berlín y el consiguiente desmoronamiento de la Unión Soviética, la política expansionista e imperialista americana tan solo se veía frenada por la opinión pública europea, veáse guerra de Irak. Para que ésta dejara de interferir en sus planes y se radicalizase el conservadurismo en sus posturas, promovieron la creación de problemas más reales y cercanos como los que conlleva los acaecidos con la crisis.

Ahí tenemos el ejemplo de la intervención militar en Libia.  Aunque la reconozcamos como ilegal por excederse con creces de los supuestos reconocidos por la resolución de la ONU, aquí nadie se mueve ya, porque en el subsconciente de la colectividad  está arraigado el bastante tenemos con lo nuestro para estar pensando en los demás.

Si a esto le sumamos. lo arrodillados que se encuentran los gobiernos europeos con la crisis y la ayuda servilista de los medios oficiales de desinformación, nos encontramos con que EEUU intenta hacer y deshacer a su antojo.

Tan solo los paises emergentes parecen dispuestos a plantar cara a la hegemonía americana. Rusia y la India se desmarcan de la política expansionista americana. Lationamérica ya ha dicho que con el capital chino tienen más que de sobra para salir adelante e incentivar su economía. Brasil hace malabares para complacer a uno y a otros. Y China se está planteando el ir recortando poco a poco sus ayudas a la moneda americana.

Como se puede ver de esta guerra soterrada mundial entre divisas, la gran perjudicada ha sido Europa y todo por seguir abrazados a los postulados neoliberales de EEUU. El sálvese quien pueda puede suponer el hundimiento de todos.

Si no en que cabeza cabe tanta presión sobre los estados para tanto recorte cuando de todos es sabido que eso por sí solo no va a solucionar nada.

Peor que Grecia está California en EEUU y peor que España está el Reino Unido. ¿ Porqué? Como diría Mourinho. La respuesta se encuentra en las agencias de calificación, auténticas responsables de la crisis y de todo lo que hasta hoy está sucediendo. Ellas al rebajar la calificación de los países promueven su hundimiento y hace que miremos al dedo donde se encuentran a algunos en vez de a la Luna que es donde se encuentran los causantes de la crisis.

Aquellos que regalaron el dinero para después de cortarte el grifo te ahoguen luego con sus exigencias.

Los bancos alemanes, franceses e ingleses eran y son los más expuestos a la crisis. ¿ Os acordais, cuando nuestro presidente sacaba pecho por nuestra salud financiera? Y así era. Pero si te cortan el grifo, mas pronto que tarde acabas peor que ellos. El Banco Central Europeo con su negativa a emitir más dinero, sirve en bandeja de plata el euro a su amigo americano y pone a los países mas débiles contra las cuerdas.

El problema ahora es que el ” amigo americano” se encuentra en la misma o peor disyuntiva. La única alternativa que tiene es seguir emitiendo más deuda y eso no hace más que retrasar pero no solucionar su ” problema” con el agravante de que cada vez hay menos países dispuestos a comprarsela.

Como en todo crisis amorosa. ” Ni contigo ni sin tí”.

Esta lucha fratricida que nos llevó a la crisis ha sacado a relucir que tanto el dólar como el euro se necesitan ya que el hundimiento de uno conlleva al hundimiento del otro. Por eso y para verguenza de los ciudadanos europeos esa política entreguista de nuestros gobiernos. Ya que nadie se atreve a poner el cascabel al gato y poner freno ni a las agencias de calificación ni a la desaparición de los paraísos fiscales, ya que sin ellos todo esto no sería ni posible ni inviable.

Ante esto, los PIIGSm solo tienen una alternativa digna y viable, si no quieren verse sumidos en el  estancamiento económico que conlleva seguir en las mismas. O se plantan ante la presión por parte de Alemania y Francia amenazando con salirse del euro y no pagar la deuda para que nos escuchen y dejen de exigirnos más y más recortes sino quieren pagar ellos mismos con las consecuencias de su intransigencia. O que busquen una solución más razonable y razonada para todos a la crisis de la deuda.

 

 

Anuncios

Navegación en la entrada única

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: