AQUI hay TOMATE

Para dar y tomar

Los mitos que han caído (y los que caerán) en la crisis griega


Los mitos que han caído (y los que caerán) en la crisis griega

Los gobiernos europeos renuncian a viejos tabúes para tratar de evitar el colapso de su divisa

Economía | 26/06/2011 – 00:00h

BEATRIZ NAVARRO | BRUSELAS

 http://www.lavanguardia.com/economia/20110626/54176587238/los-mitos-que-han-caido-y-los-que-caeran-en-la-crisis-griega.html

En el año y medio que ha pasado desde que Grecia reveló, tras años de mentiras y encubrimientos, el pésimo estado de sus cuentas públicas son muchos los mitos, los tabúes, que los dirigentes europeos han tenido que dejar caer para tratar de tomar las riendas de la crisis y evitar un desastre mayor para el conjunto de la zona euro. Es posible que tengan que caer algunos más para desactivar definitivamente la bomba de relojería en que Grecia se ha convertido para la divisa común.

Negación de la evidencia La primera reacción de la UE, encabezada por Alemania, fue negar la magnitud de la crisis que se le venía encima: los mercados exageraban y conspiraban contra el euro y los PIGS (Portugal, Irlanda, Grecia y España) por razones casi siempre injustificadas. No “sobreestimen” el problema, llegó a decir la canciller alemana Angela Merkel; “también hay déficits en otras partes del mundo”. No fue hasta febrero del 2010, varios meses después de que Atenas revelara su enorme agujero presupuestario, cuando la UE admitió que estaba en juego no sólo la estabilidad de Grecia sino del conjunto de la zona euro.

¿Un rescate? ¡Imposible! La resolución de la crisis estuvo lastrada en primer lugar por la persistencia de un tabú: los tratados de la UE impiden rescatar de sus deudas a sus países. Y así lo indica una cláusula impuesta por Berlín cuando se diseñó el euro, pero para eso están los juristas comunitarios, capaces siempre de encontrar una fisura y una solución legal a cualquier problema. Un desconocido artículo del tratado de Lisboa pensado para circunstancias excepcionales dio la cobertura necesaria para lanzar la primera operación de rescate de la historia del euro, en mayo del 2010, y crear un fondo de rescate hasta entonces inexistente.

La humillación del FMI Otro tabú que hubo de caer para auxiliar Atenas fue que el Fondo Monetario Internacional no podía intervenir en la crisis. Sería una humillación que Washington acudiera al rescate del euro, se decía esos días en Bruselas y en París. Pero alguien debía vigilar la aplicación del plan de austeridad al que se condicionaba el préstamo. Y Berlín no creía en la capacidad de gestión de los médicos europeos, los mismos funcionarios comunitarios que durante años se creyeron las cifras griegas. Cuando Nicolas Sarkozy comprendió que la única forma de que Merkel aceptara rescatar a Grecia era implicando al FMI, dejó de lado su orgullo europeo y capituló.

El papel del BCE Al tiempo que, en mayo del 2010, la zona euro y el FMI concedían a Grecia un préstamo de 110.000 millones de euros, caía sigilosamente otro mito: que el Banco Central Europeo no podía intervenir en los mercados secundarios de deuda para aliviar la presión sobre Irlanda y Portugal. Finalmente, sacó la chequera. Se considera de hecho que esta ha sido una de las medidas que más eficaces para contener la crisis. El BCE dejaba de estar así en una situación de inferioridad respecto a la Reserva Federal de EEUU o el Banco de Inglaterra, que sí realizaban este tipo de operaciones. En el caso de España, también ayudó a relajar la presión de los mercados el giro de 180 grados del gobierno en política económica, al verse forzado por la UE a ahorrar 15.000 millones de euros más de lo previsto en los años 2010 y 2011.

Un rescate sin fondo Días después de rescatar Grecia, los líderes europeos tomaron otra medida que siempre habían rechazado: crear un fondo común para emergencias financieras, condicionado a duros planes de austeridad (para evitar abusos). Una dramática reunión nocturna y dominical del Eurogrupo alumbró -al filo de la apertura de la Bolsa de Tokio- el Fondo Europeo de Estabilidad Financiera, una reserva de 750.000 millones de euros, aportados por los socios de la eurozona, la Comisión Europea y el FMI. ¿Por qué esa cifra y no otra? Primero para dejar claro que bastaría para rescatar a uno de sus grandes países y no sólo a los más pequeños. Y también porque en dólares la cifra sonaba bien: one trillion dollars, repetían impactadas las agencias internacionales.

¿Hacia una unión de transferencias? La posibilidad de que la unión monetaria europea devenga en una unión de transferencias o subvenciones, en la que los países ricos mantienen a los pobres y cargan con sus deudas, siempre ha suscitado un enorme rechazo en el norte, en especial en Alemania. Salvo que se recurra a soluciones más radicales para atajar la crisis, es muy posible que este tabú también acabe por caer (si no lo ha hecho ya).

La operación de rescate de Grecia no concluirá en el 2013, como se preveía. Pasados 15 meses desde la concesión de un préstamo de 110.000 millones de euros a Atenas, los gobiernos de la eurozona están resignados a entregarle otro tanto para sostener al país al menos hasta 2015. Y es altamente probable que haya que prolongar las ayudas por algunos años más. ¿Seguirán Irlanda y Portugal el mismo camino? Sea por la vía de los préstamos o de las ayudas directas para estimular la economía, los expertos están convencidos de que este es uno de los más plausibles escenarios de futuro de la eurozona.

¿Nein a los eurobonos? La idea de que los países de la zona euro emitan bonos de deuda comunes es “intelectualmente atractiva” para muchos políticos comunitarios y sobre todo para los gobiernos de la periferia europea. Sin embargo, nunca ha seducido a Alemania. ¿Por qué, a costa de abaratar la factura a los países en peor situación presupuestaria, le iba a interesar pagar más porque propias emisiones de deuda?

La iniciativa reaparece periódicamente en los debates europeos, con escasa fortuna: Alemania sigue diciendo nein. ¿Hasta cuándo? “Poner a malos y buenos en la misma cesta sería desastroso.Llegarán, pero sólo cuando todas las economías se enderecen”, aventura en privado un dirigente europeo. De hecho, el Fondo Europeo de Estabilidad Financiera puede ya ser el embrión de la futura agencia europea de deuda.

¿Quebrará un país del euro? ¿Y si todo falla? Los préstamos, los planes de austeridad, las reformas… El objetivo que la estrategia anti crisis improvisada por Europa no es otro que evitar a toda costa que uno de sus socios se declare insolvente. El dólar puede permitirse que una quiebra, pero no una unión monetaria tan joven y sui géneris como la europea, se dice. Además del prestigio, una suspensión de pagos podría llevarse por delante al interconectado sector financiero europeo, con efectos al otro lado del Atlántico, como parece temer la Casa Blanca.

Sin embargo, los economistas son prácticamente unánimes en su veredicto:  tarde o temprano Grecia acabará declarándose insolvente, el peso de su deuda es insostenible. Se sabe que el gobierno griego ha coqueteado con la idea. Por ahora, la UE le han disuadido.  Pero los efectos del plan de austeridad están aún por verse. Los países del norte de Europa empiezan a cansarse de pagar los desmanes del sur. La crisis aprieta, la presión de las calles de Atenas no cesa y la oposición parece más interesada en hacer caer al gobierno que en estabilizar las finanzas del país…

¿Reventará el dique europeo? ¿Con qué consecuencias? El tabú de la quiebra, de caer, será el último en hacerlo. A esas alturas de la crisis hacer lo impensable (sacar a un país del euro, contener los daños…) sería el menor de los problemas de Europa.

Anuncios

Navegación en la entrada única

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: