AQUI hay TOMATE

Para dar y tomar

La paranoia es peor que la ultraderecha


La paranoia es peor que la ultraderecha

DOMINGO, 7 AGOSTO 2011

Operarios retirando, el pasado miércoles, velas y flores muertas que fueron colocadas ante la Catedral en memoria de las víctimas de los ataques en Oslo y en la isla de Utoya. / Haakon Mosvold Larsen (Efe)

La seguridad nunca fue el punto fuerte de los noruegos. Lo sabía el asesino de Utoya y las bandas de ladrones que, periódicamente, robaban alguna versión de El grito de Munch y se permitían dejar notas de agradecimiento a las autoridades por las facilidades que encontraban en su trabajo.

Un país que tiene cárceles en cuyos patios los árboles son más altos que los muros y en el que la profesión de escolta no ofrece salidas profesionales demuestra que la seguridad no está entre sus obsesiones. Quienes han visto al rey Harald en Mallorca sin más compañía que una cerveza dan fe de ello.

Más que en la coerción, la vida en Noruega se basa en la confianza. El Estado confía en que los ciudadanos no tengan necesidad de robar el coche al vecino y en que no habrá nadie que la emprenda a tiros con sus semejantes.

Los noruegos, a su vez, confían en las instituciones y en sus políticos, a los que pueden ver por la calle sin cita previa. Es posible, como se ha demostrado, que alguien rompa brutalmente ese clima, pero eso no debería poner en cuestión un modelo de convivencia que ha antepuesto la libertad al miedo.

Desde hace una década ese miedo sirve de coartada en Occidente a un progresivo recorte de los derechos individuales. La situación habitual es la de alerta, y aceptamos cualquier humillación con la excusa de que contribuye a la seguridad. Si uno de los objetivos del terrorismo islamista era modificar nuestros hábitos de vida puede decirse que perdimos la batalla.

Vigilamos a los demás y ellos nos vigilan a nosotros, mientras miles de cámaras vigilan a todo el mundo. Y si no fuera porque se ha abusado mucho de las alarmas y estamos algo insensibilizados, rehusaríamos salir de casa o abrir el correo, por eso de que el ántrax siempre llega por carta certificada.

Nadie niega que el deber de cualquier Estado es proteger a sus habitantes y conjurar potenciales amenazas, pero ello no justifica poner a la democracia bajo la custodia de un régimen policial en el que todos son sospechosos. Indiscutiblemente, Noruega tiene ahora un problema, que no es la ultraderecha sino la paranoia.

fuente CUARTO PODER

Anuncios

Navegación en la entrada única

Un pensamiento en “La paranoia es peor que la ultraderecha

  1. Buenas,soy Esteban Cruz,creador del blog Aldeas Potemkin, un post mio “La Reserva Federal y el Lobby de wall street” ha sido copiado en este blog sin poner ni quién ni dónde se ha publicado,como índica la licencia creative commons. Les mande un correo para que lo modificasen, aqui les dejo el link http://aldeaspotemkin.blogspot.com/2011/08/la-reserva-federal-y-el-lobby-de-wall.html ,su post se llama Lo que se oculta detrás de Goldman Sachs y la Reserva Federal,espero noticias pronto. Un saludo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: