AQUI hay TOMATE

Para dar y tomar

Archivar para el mes “agosto, 2011”

JESUS estaría en contra de esta iglesia


JESUS EN CONTRA DEL EVANGELIO

Publicado por paco en 21:13 jueves 18 de agosto de 2011
El monopolio divino
  Como un espectador sorprendido asisto a la visita del Papa de Roma a mi país, sorprendido porque esta escena parece sacada de una película medieval, personas apaleadas porque se manifiestan contra el favoritismo económico a una religión concreta cuando es un país aconfesional, sorprendido después de conocer que la ultraderecha católica una vez más intenta asesinar a aquellos que no le son afines tal como sucedió en Oslo, se puede argumentar que se trata de perturbados mentales pero lo cierto es que el final de la iglesia Romana no parece que sea más pacífico que su principio, el comienzo sangriento de la evangelización no predecía en cualquier caso nada bueno.
No solo tiene que someterse un país a los dictámenes de los mercados económicos, también se le obliga a inclinarse ante la manifestación de poder de aquellos que dominan la voluntad religiosa de la mayoría que sustenta la economía.
Siempre he pensado que si Jesús hubiera nacido en esta época sin ninguna duda detestaría la iglesia católica y no sería cristiano, posiblemente no sería de ninguna religión en la que existiese una doctrina comandada por siglos de historia sangrienta y derecho de pernada divina.
Posiblemente si cristo naciera ahora sería perseguido por la iglesia católica, ¿cómo consentiría esta institución que la despojaran de sus inmensas riquezas?, ¿Cómo no luchar contra aquel que precisamente intenta elevar a los humildes y rebajara a los poderosos?, la iglesia evangélica nunca aceptaría el mensaje de un Jesús renacido.
Decía Gandhi que a él le agradaba cristo, lo que no le gustaba eran los cristianos, y parece un razonamiento lógico en un personaje que no solo clamaba contra la violencia y la desigualdad también la practicaba activamente, aunque se enfrentase con un país cristiano en este caso no católico que no parecía estar demasiado de acuerdo con todo esto, anque lean aquello de ofrecer la otra mejilla y sepan que una manifestacion laica se acerca a una catolica corran como si les persige el diablo, es mas que probable que argumenten que se trata de un texto metaforico de la biblia.
La religión católica hace muchos siglos que se convirtió en un estamento eminentemente político de poder y abandono el mensaje primigenio de aquel al que le deben su nombre.
Jesus no fue cristiano, y mucho menos evangelico, tampoco mato o trato de convencer a nadie politica o militarmente de que su dogma era el mejor, Jesus no regalaba indulgencias plenarias a aquellos que lo adoraban, que yo sepa tampoco padecia de homofobia, ni siquiera estaba de parte de aquellos que ostentaban el poder economico, tampoco estaba creando un imperio macroeconomico y politico, no resto importancia a la pederastria ni obligo a que otros pensaran por ti, no estaba siempre de parte de los dictadores de derechas o de los politicos conservadores, no parecia ser un mogigato cantando canciones evangelicas tampoco, en fin no era el monigote que pintan.
Un mensaje tergiversado y abotargado entre rituales y ceremonias repetidas no parece que conduzca a ningún lado. 
Un mensaje inteligente y revolucionario como el que traslado no tenia en cualquier caso muchas posibilidades de calar, finalmente solo quedo como la cascara de una fruta muy dulce que siempre te prometen que podras comer si sigues los dictados de una jerarquía de poder, las religiones institucionalizadas dejan que se pudra el interior de la fruta y engalanan en exterior de la cascara. 
¿Alguien se pregunta cómo recibirían a Jesús en esta época aquellos que monopolizan su nombre?
Etiquetas: ,

¿Y si implosiona el capitalismo?


ANTÓN BAAMONDE

¿Y si implosiona el capitalismo?

ANTÓN BAAMONDE 14/08/2011

Nadie previó la revolución de Irán. ¿A quién se le iba a ocurrir que las casetes de un viejo ayatolá exiliado en París excitasen la imaginación de un país que era el puente de lanza de Estados Unidos en el mundo árabe y, menos aún, que tuviesen el poder de inspirar el derribo del Emperador Reza Pahlevi y, con él, de aquella hermosísima Farah Diba que ocupaba las páginas centrales de las revistas que compraban nuestras madres?

Que ni la CIA, ni el MI5, ni el poderoso Mosad, ni la pléyade de analistas y expertos en el mundo árabe viesen venir los acontecimientos ya nos dejó muchas dudas sobre la inteligencia de la Inteligencia y sobre la capacidad de previsión de nuestras elites.

  • Por supuesto, como todos ustedes, yo también quisiera creer en que hay alguien al mando

Pero peor fue la caída de la Unión Soviética: aquellos días que conmovieron al mundo en 1991. En cuestión de meses la otrora superpotencia se disolvió como un azucarillo sin que tampoco nadie supiese adivinarlo. Se sabía que la competencia entre los dos sistemas sociales estaba agotando las reservas de legitimidad del estado soviético. Pero nadie imaginó aquella rápida vorágine en que la Perestroika de Gorbachov fue retada por el fracasado golpe de Estado de la vieja guardia del partido y menos aún que a aquel “héroe de la retirada” -como lo denominó Hans Magnus Enzensberger- lo despidiese Yeltsin, aquel borracho inculto y osado. Cuando este decretó la disolución del PCUS decidió el final anticipado del siglo XX. Nadie previó tampoco aquello.

Son ejemplos que deberían limitar la casi instintiva arrogancia de la opinión pública occidental, siempre confiada en estar protegida de los avatares de la historia. La revolución iraní y la implosión de la URSS son dos magníficas muestras de que el mundo no es tan racional y predecible como tendemos a imaginarlo. Al menos como antídoto contra esa vanidad deberíamos repetir de cuando en cuando las palabras de Macbeth “La vida es un cuento narrado por un idiota, lleno de furia y de ruido, y que nada significa”. Los clásicos sirven para algo, ya lo ven ustedes. Incluso la filosofía política, cuando no se degrada a logomaquia.

Hannah Arendt en un breve libro, Crisis de la República, dejó constancia de lo poco que sabía el Pentágono acerca de las circunstancias del terreno en plena guerra de Vietnam. Basta pensar en Irak o Afganistán para entender que no son cosas del pasado. No se fíen de quién les manda: tal vez ni es tan listo ni sabe tanto.

Por supuesto, como todos ustedes, yo también quisiera creer en que hay alguien al mando. Alguien que sabe hacia dónde vamos. Pero ¿y si esta crisis en forma de V, de L, de W o de lo que ustedes quieran se vuelve inmanejable? La reluctancia de los estados a la hora de manejar a los así llamados mercados -y que sólo lo son de productos financieros- es antológica.

Su impotencia, colosal. No parece haber estadistas en este ancho mundo. No sólo es una cuestión de izquierdas o derechas. Al fin y al cabo, aunque uno sospeche que todo esto consista simplemente en llevarse el estado del bienestar por delante, aprovechando que el capitalismo ya no tiene nada enfrente -ni lo que fue otrora la clase obrera ni otra cosa- De Gaulle nacionalizó la Renault y Kennedy incentivó la lucha contra los monopolios.

Decretar la impotencia de la política ante los mercados es jugar con fuego, abrir la puerta al caos y, en definitiva, a la posibilidad de la implosión. Y ya sabemos lo que sucedió en la extinta URSS: que el poder del estado fue sustituido por lobbys y mafias que se apropiaron de él.

El célebre libro de Stiglitz El malestar de la globalización da buena cuenta de ello. Y de cómo las instrucciones del FMI favorecieron ese proceso, que dio lugar a un país en el que crecieron enormemente las tasas de mortalidad al tiempo que el consumo de lujo se disparaba gracias a los disparatados, y horteras, hábitos de consumo de la nueva nomenklatura.

Pero, para parafrasear a Baudelaire, vivimos en tiempos en que la gente decente es blanda y cobarde y en los que sólo los bandidos tienen convicciones.

Hace ya mucho tiempo que los gobiernos saben lo que tendrían que hacer ante el continuo reto a la civilización tal y como la hemos conocido desde el final de la segunda guerra mundial.

Saben que deberían revertir la desregulación para evitar el continuo jaque a los estados y a las empresas con visión de largo plazo. Saben que, frente al vértigo telemático, sería necesario recuperar la lentitud natural de las cosas.

De Enron aquí sobra experiencia de adónde nos puede llevar el casino global. Pero las relaciones de poder han puesto en el mando a los peores que han tenido, están teniendo, el enorme éxito de culpabilizar a los pobres de su pobreza.

Para ellos basta con que caigan unas migajas del saco de alfalfa del caballo de los poderosos a los pajarillos esmirriados.

Que eso provoque disturbios, como ahora en los suburbios de Londres no es, desde luego, nada que les preocupe. Ellos no viven ahí.

http://www.elpais.com/articulo/Galicia/implosiona/capitalismo/elpepiautgal/20110814elpgal_7/Tes

Las ventas a corto y su regulación


FINANZAS Y POLÍTICA MONETARIA

Las ventas a corto y su regulación

BY ALBERTO GARZÓN ESPINOSA ⋅ AUGUST 15, 2011 ⋅
SOBRE ESTOS TEMAS:  

En estos últimos días algunos países europeos (entre ellos España) han prohibido de forma temporal -en el caso español por quince días- las operaciones de venta a corto. Como se trata de otro de esos conceptos financieros “oscuros” y complejos, he decidido escribir esta nota con la intención de explicar de una forma lo más clara posible qué son, cómo funcionan y por qué deberían estar reguladas este tipo de operaciones.

Para ver cómo funcionan vamos a utilizar el ejemplo del mercado de deuda pública, que como ya hemos explicado en otros artículos es el espacio donde se encuentran los países que necesitan financiación y los inversores que están dispuestos a prestarle dinero a dichos Estados. No obstante hay que tener en cuenta que este tipo de operaciones pueden realizarse en cualquier mercado financiero (acciones, futuros, materias primas, etc.).

Ventas a corto (short selling)

Como sabemos, en el mercado de deuda pública deben participar un mínimo de dos agentes: el Estado y el inversor. El Estado emite y vende unos títulos que le permiten obtener el dinero que necesita para acometer sus planes de gasto público, y los inversores se quedan con esos títulos que le dan derecho a recibir al cabo de un tiempo (establecido en el contrato) la devolución del dinero más un porcentaje de intereses (ver aquí aquí explicaciones más completas).

Ahora nosotros vamos a introducir un tercer agente: el especulador. El especulador en realidad es un inversor más,  pero aquí vamos a suponer que ambos tienen motivaciones distintas (el inversor presta dinero y es recompensado por ello; el especulador hace todo lo posible por modificar el mercado para sacar más y más dinero).

A diferencia del proceso especulativo normal donde el beneficio se obtiene vendiendo más caro algo que compramos más barato, una operación de venta a corto es técnicamente una estrategia que permite sacar beneficio de la bajada de precios de un determinado activo financiero. Es decir, exactamente lo contrario: lo que nos interesará si estamos llevando a cabo esa estrategia es que los precios bajen. Por eso se denomina en economía operación corta o bajista (pues espera bajadas de precio) y no larga o alcista (que espera subidas de precios).

Vamos a ver la operativa suponiendo que nosotros somos el especulador. Digamos que ayer se llevó a cabo una subasta de deuda pública donde el Estado vendió 1.000 títulos a los inversores por valor total de 10.000 euros (cada título tiene un precio de 10 euros).

La primera fase de nuestra estrategia es pedir prestados parte de esos títulos, por ejemplo, 500 títulos valorados en 5.000 euros. Lo que hemos hecho es ir a los inversores y pedirles que nos prestaran 500 títulos de deuda pública, cosa que harán a cambio de un interés o comisión que deberemos pagar a la hora de devolver los títulos.

La segunda fase de nuestra estrategia es vender esos títulos de deuda pública. Sí, los teníamos prestados (no son nuestros) pero legalmente podemos venderlos. La venta tiene que ser lo suficientemente importante como para que desestabilicemos el mercado, es decir, para que el mercado vea que hay muchos títulos vendiéndose a la vez (lo que envía la señal de que algo va mal y que esos títulos no son de fiar). Podemos complementar nuestra operación con la difusión de rumores, todo con el objetivo de que los participantes en el mercado comiencen a desconfiar y vendan también ellos sus títulos de deuda pública.

La tercera fase de nuestra estrategia es comprar los títulos. Si todo ha salido bien la venta de nuestros títulos prestados, los rumores y la venta de los títulos de otros inversores asustados habrá producido el efecto deseado: habrá bajado el precio de los bonos (hay que recordar que si hay decisiones de venta significa que baja la demanda). Y si antes 500 títulos valían 5.000 euros ahora pueden valer perfectamente 2.500 euros. Eso nos permite comprar 500 títulos por 2.500 euros… los mismos títulos que vendimos por 5.000 euros. Finalmente devolvemos los 500 títulos a los inversores que nos lo prestaron y les pagamos una comisión (pongamos que de 500 euros).

En total habremos obtenido 5.000 – 2.500 – 500 = 2.000 euros de ganancias. Hemos especulado pero apostando no a que los precios subieran (como sucede cuando se especula por ejemplo con una vivienda) sino apostando a que los precios caían.

Ventas a corto al descubierto (short naked selling)

Una variante de este tipo de operaciones son las ventas al descubierto. El procedimiento es el mismo, con la salvedad de que ahora podemos vender los títulos pero sin tenerlos que pedir prestados. Es decir, nos saltamos la fase de pedir prestados los títulos y por lo tanto tampoco tenemos que pagar comisión. Lo que hacemos es vender títulos de deuda pública directamente (sin tenerlos ni en propiedad ni prestados), y esperamos que nuestra operación provoque que los precios bajen.

Eso significa que si nuestra estrategia sale bien tendríamos un beneficio de 5.000 – 2.500 = 2.500. Es decir, es una operación más rentable.

Las consecuencias

Dependiendo del mercado en el que se ejecuten estas operaciones habrá unas u otras consecuencias. Si hablamos del mercado de deuda pública la consecuencia directa es que el Estado tiene que pagar más por cada vez subsiguiente que se tenga que endeudar. Como los precios de los títulos caen (movidos y manipulados por los especuladores) entonces se da por hecho que los inversores no se fían de ver de vuelta el dinero prestado a los Estados, lo que obliga al Estado a tener que pagar más en concepto de intereses la próxima vez que pida prestado en una subasta.

La regulación de las ventas a corto

Las operaciones de venta a corto pueden regularse de muchas formas. La prohibición de la misma ni siquiera tiene por qué ser permanente ni global, ya que puede ser válida sólo para determinados mercados. Como pueden llevarse a cabo en todos los mercados financieros los reguladores pueden decidir restringir su uso a determinados mercados y prohibirlos en el resto. También pueden los reguladores simplemente regular el uso de la práctica, imponiendo límites cuantitativos o incluso estableciendo condiciones de transparencia que permitan al regulador saber qué está pasando.

En general los economistas liberales son partidarios de regular estas operaciones porque, según ellos, contribuyen a proporcionar liquidez a los mercados y permiten que los inversores puedan protegerse de las bajadas de precios de los activos que tienen en cartera. Eso quiere decir que si yo tengo acciones de Telefónica y quiero compensar la posible caída de las mismas puedo pedir prestadas más acciones y venderlas, y si finalmente bajan lo que he perdido por mis propias acciones lo he compensado por el beneficio de la operación a corto.

En la historia económica estas operaciones normalmente se han regulado después de que estallen crisis financieras, ya que si bien no son prácticas responsables en última instancia de la crisis sí que ayudan a extender el problema. Por decirlo coloquialmente: una vez estalla la crisis y se produce la avalancha de caídas financieras, las operaciones a corto contribuyen a hacer la bola de nieve más y más grande y por lo tanto la caída final es más profunda y dolorosa.

Las operaciones a corto se llevan regulando y desregulando desde el siglo XVII, ni más ni menos. En pleno apogeo de la burbuja de los tulipanes el gobierno holandés tuvo que prohibir las operaciones de venta a corto para evitar males mayores. En 1720 el parlamento inglés también prohibió este tipo de operaciones tras la burbuja del Mar del Sur. Alemania, en 1896 restringió las operaciones de venta a corto sobre materias primas cuando los precios de las mismas se desplomaron y causaron una gran crisis.

Pero como decía antes no siempre se prohíben sino que a veces simplemente se limita su uso o se establecen nuevas condiciones. Durante la I Guerra Mundial, por ejemplo, Estados Unidos obligó a todos los inversores a identificarse con todo lujo de detalles para evitar que “inversores enemigos” pudieran desestabilizar sus mercados financieros.

Y en la historia reciente las operaciones a corto fueron culpadas de gran parte de la crisis del 29, que dio lugar a la Gran Depresión de los años treinta, y fueron prohibidas y restringidas durante la posguerra y la llamada época dorada del capitalismo. En 1931 se prohibieron las operaciones en determinados mercados, en 1932 se exigió autorización previa de los reguladores a los brokers, e incluso en ese mismo año el Senado de Estados Unidos publicó la lista de los inversores que especulaban a corto con objeto de lincharlos públicamente como antipatriotas. Y en 1938 definitivamente se prohibieron con agresividad, algo que duraría hasta los años ochenta de nueva hegemonía liberal. Con la llegada de gobiernos neoliberales (Reagan en Estados Unidos) la desregulación sería un hecho y todo tipo de prácticas financieras hasta entonces bloqueadas o limitadas serían de nuevo autorizadas plenamente.

Hasta esta crisis, que en julio de 2008 Estados Unidos volvió a prohibir las operaciones al descubierto en 19 bolsas financieras, para en septiembre ampliar esa prohibición a todas las bolsas. En cuanto a las operaciones a corto se incrementó la transparencia y la amenaza de agresividad regulatoria con quienes manipularan los mercados.

Y tras la crisis de deuda y el papel jugado por los derivados Credit Default Swap (que explicamos aquí) muchos gobiernos -como Alemania- prohibieron las operaciones al descubierto en esos mercados. Y el nuevo anuncio conjunto de España, Italia, Francia y Bélgica lo que persigue es proteger de la avalancha especulativa bajista a determinadas grandes empresas, y además de forma temporal -por quince días, ampliables-. Es una medida que trata de estabilizar unos mercados que en las condiciones actuales están siendo masacrados por rumores y especuladores (que pescan siempre más en aguas revueltas), pero absolutamente insuficiente.

Mi opinión personal es que estas operaciones, tanto las operaciones a corto como las operaciones a corto al descubierto deben ser prohibidas en todos los mercados y sin excepción. Es parte de la estrategia de domar a las finanzas y ponerlas al servicio de la economía productiva. Y sí, es posible que eso haga a los mercados más ineficientes (desde el punto de vista economicista), pero es que como dice Ha-Joon Chang en su último libro (“23 things they don’t tell you about capitalism”) los mercados no tienen que ser más eficientes sino menos.

FUENTE PIJUS ECONOMICUS

DEBATE

9 COMENTARIOS FOR “LAS VENTAS A CORTO Y SU REGULACIÓN”

  1. Hay algunas cosas que no me terminan de quedar claras. En la venta a corto, queda claro que obtenemos un beneficio claro por la venta y posterior compra de los títulos. Pero el dueño legítimo de los mismos, a pesar de obtener una comisión, obtiene a cambio unos títulos completamente desvalorados. En tu ejemplo se le otorgan 500 euros, pero lo que anteriormente valía 5.000 ahora vale 2.500.

    Entiendo que para ello, se tiene que hacer recurriendo al engaño del dueño de los títulos, pero si es necesario usar una cantidad importante de títulos para desestabilizar el mercado, parece que es un patrón fácilmente detectable.

    Por otro lado, ¿cómo puedes vender en el “short naked selling” unos títulos sobre los que no tienes propiedad? Me parece que sería como si yo especulase con las escrituras de tu casa, sobre la cual no tengo ningún derecho adquirido :-)

    POSTED BY ENRIQUE | AUGUST 15, 2011, 6:45 PM

  2. La exposicion es bastante correcta, pero el proceso de especulacion en los bonos soberanos no está bien descrito.

    La especulación a corto de los bonos soberanos se hace de otra forma. En concreto, se especula a corto sobre los CDS, para que al llegar la subasta de los titulos de deuda publica, el precio que tenga que ofrecer el estado sea superior, pues el precio de los CDS es al fin y al cabo el precio por el que te puedes asegurar de un posible impago. En resumen, al hacerse mas caros los CDS, la deuda publica aparece como mas insegura y por tanto tiene que ofrecer mas interes para poder vender los titulos.

    POSTED BY IGNACIOPAREDERO@GMAIL.COM | AUGUST 15, 2011, 7:03 PM

  3. @Enrique, en efecto el dueño original de los títulos recibe unos títulos desvalorizados. Pero eso no es ningún engaño. El propietario del título tiene que elegir si mantenerlos tal cual en su cartera, mantenerlos pero con protección (ante impago o ante desvalorización), o hacer alguna operación especulativa más grande. En realidad no es tan detectable porque se piden prestados a muchos inversores diferentes, de tal forma que es más complicado averiguar qué está pasando. Por otra parte en sentido estricto no hace falta que sean grandes cantidades, pues cabría la posibilidad de que fuera poca cantidad pero que la venta viniera acompañada de rumores muy agresivos sobre sostenibilidad del país (como pasó en Grecia o España). Los mercados financieros funcionan como un rebaño, de modo que si hay una estampida (aunque sea de uno, la referencia o un fondo al que se le presupone buena información) todos los agentes se mueven en la misma dirección.

    @Ignacio, en realidad son dos cosas diferentes. Se pueden hacer operaciones a corto y a corto descubierto con los títulos de deuda, y se pueden hacer (también) operaciones a corto y a corto descubierto con derivados financieros sobre esos mismos títulos (como los CDS). En efecto, el procedimiento para especular con CDS es como dices (explicado aquíhttp://www.agarzon.net/?p=217), pero eso no quita que se pueda especular sin CDS. Cuanto más complicado sea más posibilidades hay de éxito, porque menos detectable es.

    POSTED BY ALBERTO GARZÓN ESPINOSA | AUGUST 15, 2011, 7:11 PM

  4. Tiene guasa, con poca pasta relativamente especulas con CDS, si quieres luego los vendes o te los quedas, provocas que te den más por la deuda pública que compras y si todo eso falla aún los países te hacen un fondo para pagarte (porque con los CDS no pagas un default serio ni de coña, que se lo pregunten a AIG).

    Así yo también juego.

    Un enlace que quizás contradice mi “poco dinero”, pero es interesante:

    http://www.nytimes.com/2010/12/12/business/12advantage.html?_r=1&src=me&ref=business

    POSTED BY PEDRO | AUGUST 15, 2011, 8:09 PM

  5. Hay un artículo en el blog de cinco dias “Lealtad, 1″ que explica el proceso. http://blogs.cincodias.com/lealtad/2011/08/the-game-is-the-game.html

    Pero, basicamente, donde se gana dinero con los bonos soberanos es aumentando el valor de su interes durante la emision para luego, si quieres, venderlo cuando, oh sorpresa, comience a ser muy demandado por el mercado y los CDS indiquen que vuelve a ser seguro.

    Además, en efecto, los CDS te aseguran frente a un posible impago, por dos motivos, por que hemos llegado a un volumen tal que un “credit event” seria la quiebra de todos los bancos y por, tanto, hay rescate.

    Bueno, asi por encima. El proceso seguro que es mas complejo y mas retorcido, pero he llegado a un punto en que la ingenieria contable es tan retorcida, que me creo que son capaces de hacer lo que les de la gana con el dinero.

    POSTED BY IGNACIOPAREDERO@GMAIL.COM | AUGUST 15, 2011, 8:41 PM

  6. Muy buenas, Alberto.

    Lo primero, creo que he detectado una errata:
    “En general los economistas liberales [NO] son partidarios de regular estas operaciones porque”

    +

    Y ahora, me asalta la misma pregunta que a Enrique. ¿Cómo es posible que puedas vender aquello que no posees? Yo creía que las operaciones a corto, vendías tus títulos. Y en las operaciones a descubierto, vendías títulos prestados. ¿Podrías explicar un poco más el tema de las ventas al descubierto, por favor?

    +

    Otra cosa. ¿Es realmente posible ejercer una prohibición efectiva de las operaciones a corto? Al fin y al cabo, una operación a corto no es más que vender y a continuación volver a comprar. En la época de las operaciones de alta frecuencia, con ordenadores comprando y vendiendo en milisegundos, sería bastante subjetivo señalar una venta a corto de la operativa normal ¿no?

    Más dificultades: puedes prohibir las ventas a corto en tu jurisdicción (pongamos, España, o Europa). Pero tú puedes pedir esos títulos prestados en otro mercado. Hace poco oí hablar de las “dark pools”. Podría comprar los títulos y cedérselos en un mercado opaco a mi socio, que a su vez los vendería, volviendo yo a comprar, siendo una operación a corto indetectable.

    Esas son formas simples, inocentes. Seguro que hay mecanismos muchísimo más complejos de evitar el control. Me temo que el capital tiene todas las de ganar en este juego, y lo que habría que cambiar son las reglas desde el principio.

    Un saludo!

    POSTED BY MENDIGO | AUGUST 15, 2011, 10:26 PM

  7. Siempre aprendo algo de tus artículos. Claro, conciso y con apuntes históricos curiosos. Tus clases en la universidad tienen que ser la leche…jajaja

    POSTED BY REBELDE IMBERBE | AUGUST 15, 2011, 11:42 PM

  8. Perfectamente explicado. Un juego de trileros muy bien orquestado que incluye incluso la propagación de rumores maliciosos. Estoy maravillado con la “ingeniería” financiera. Y una cosa… ¿sabes si son estos “los mercados” que luego van exigiendo rebajas de sueldo, reformas laborales, congelación de jubilados, recortes de prestaciones mínimas y subidas de los años de cotización para la jubilación y esas cosillas molestas?

    POSTED BY MAD-MEDIA | AUGUST 16, 2011, 2:06 AM

  9. Hola,miren soy de letras así que me costó entender el texto,pero creo que entendí todo,esta perfectamente explicado para las personas que no tienen mucho conocimiento en la materia,pero tengo una pregunta que una persona ya hizo pero su respuesta no ha sido clara para mi¿Cómo en la versión de ventas a corto al descubierto,se puede vender títulos de deuda si no se es ni propietario de ellos? y tampoco los hemos prestado..así que ¿de dónde los sacamos…que damos a los que nos los compran sin tener un título legal?..la primera pregunta es la más importante el resto dependen de la primera..gracias por la respuesta la espro ansioso:-)

    POSTED BY BARTOLOMÉ JUAN | AUGUST 16, 2011, 5:02 AM

Reino Unido, el nuevo enfermo de Europa


Guerra Eterna

Oriente Medio, EEUU, el universo y todo lo demás. Por Iñigo Sáenz de Ugarte

Reino Unido, el nuevo enfermo de Europa

No hay muchas causas políticas que se defiendan robando un televisor de plasma. O unas zapatillas deportivas.

Una de las mejores frases que definen los disturbios de Londres es la que dio a gritos una mujer en Hackney cuando increpaba a los asaltantes.

 “No estamos aquí reunidos para luchar por una causa.

 Estamos aquí para ir a por un Foot Locker” (tienda de artículos deportivos).

Por no hablar del detalle revelador de la calle llena de tiendas asaltadas en la que sólo un comercio quedó a salvo de los robos: la cadena de librerías Waterstone. ¿Quién va a robar un libro cuando puede llevarse unas Nike? ¿Un delincuente ilustrado?

¿No hay nada político en lo que ha ocurrido en el Reino Unido?

Muy al contrario. Sólo hay que escuchar a los que dicen que no hay ninguna razón política que justifique lo sucedido. En realidad, todo es política.

El debate tiene que ver con los recursos que la policía tiene a su disposición, los derechos civiles de los detenidos y de sus víctimas, la marginación social de varias zonas de la periferia de las grandes ciudades, la hostilidad racial entre negros y musulmanes en Birmingham, la libertad de expresión en las redes sociales, las penas que puede imponer la justicia, el impacto político en el Gobierno…

Todo es política.

Tras la suprema manifestación de incompetencia policial en los tres primeros días de la crisis y el absentismo vacacional de los responsables del Gobierno, tocaba el contraataque.

El dramático impacto de las imágenes justificaba cualquier retórica. Al Gobierno le habían pillado de vacaciones en Italia (Cameron), España (Clegg) y EEUU (Osborne).

 No era necesario que Cameron interrumpiera su descanso en una mansión de la Toscana (precio compartido con otras dos familias: 9.700 libras a la semana), decía Downing Street. Horas después, anunciaba que Cameron volvía a Londres.

En el Parlamento, el primer ministro enarboló la bandera de la mano dura. Era hasta cierto punto lógico e inevitable. Es lo que exigían unos ciudadanos escandalizados.

 El problema es que la retórica alcanzaba níveles ridículos, como cuando dijo: “No permitiremos que la cultura del miedo exista en nuestras calles”.

¿De qué país estaba hablando?

No he estado mucho en Tottenham, el barrio del norte de Londres donde comenzaron los disturbios, pero las dos o tres veces que he pasado por allí he visto un paisaje urbano que es el que asociamos con las zonas peligrosas de algunas ciudades norteamericanas. El miedo allí es múltiple y constante. A las bandas juveniles.

A lo que ocurre con adolescentes criados por la calle y no por sus padres, porque entre otras cosas quizá sólo tengan en su casa a una madre soltera.

A la policía, menos, porque sólo se presenta allí en grupo. No hay muchos policías paseando por las calles y en contacto con la comunidad.

Es también un lugar en el que familias de clase media baja y baja pelean por salir adelante con muy poco futuro. Sus calles sólo aparecen en los medios de comunicación para hablar de pobreza y delincuencia.

Si algo bueno pasa allí, nadie se entera fuera de esas comunidades.

No supone ninguna ventaja para ellos vivir en Londres. Los servicios locales de los que disponen dependen de los ingresos fiscales del consejo local a años luz de los de otras zonas de la capital.

No están en un barrio diferente. Están en un país diferente.

Hay muchas cámaras de videovigilancia, como en el resto de la ciudad, pero dan una falsa sensación de seguridad, o ninguna. Los delincuentes ya saben dónde están. En el caso de muchas de ellas, nadie revisa las grabaciones.

De hecho, hay tantas cámaras que su número es un factor negativo. Falla el mantenimiento, no se sustituyen las rotas y no hay policías suficientes para comprobar lo que han filmado.

A veces, encuentras un cartel que advierte que no es conveniente mostrar en público un teléfono móvil. Te hacen creer que lo más normal es que te lo roben.

Pero ese cartel es más habitual en Hackney porque allí sí que es más fácil que se presenten personas de las zonas ‘respetables’ de la ciudad.

Te dicen: cuidado, ya no estás en la zona de Londres que conoces.

A eso se une los problemas sociales habituales en zonas marginadas. Desempleo, salarios ínfimos en el sector servicios, nivel educativo de los jóvenes extremadamente bajo, una cultura de la dependencia de subsidios sociales, escasas iniciativas para dar a los jóvenes algo en qué ocupar su tiempo libre (porque no tienen dinero para costeárselo)…

Eso sí, Cameron dijo que no tolerarán una cultura del miedo… que es lo único que conocen en estos lugares, tanto por la delincuencia como por el inexistente futuro económico.

Pregunta a un habitante de Londres qué es lo que piensa cuando ve venir a un grupo de jóvenes con las capuchas puestas de las sudaderas.

Un detalle que no sé si ha aparecido mucho. Los asaltos han sido inexistentes en Escocia y creo que no muy graves en Gales. Se trata de un mal inglés, una enfermedad con un alcance determinado.

El Gobierno acusó a la policía por los errores cometidos, en parte con razón, pero esa es una batalla que no puede ganar.

Los votantes siempre van a apoyar más a la policía que al Gobierno. La táctica ganadora es la de prometer venganza, legal eso sí.

Hay gente que va a ir a prisión durante medio año por robar productos de valor muy escaso. Se lo han ganado a pulso, pero lo ridículo será que habrá muchos que se quejen de sentencias muy blandas.

Con la misma lógica con que una muchedumbre se salta la ley y desvalija una tienda sólo porque puede hacerlo, ahora pedirán penas exageradas sólo porque una vez que están detenidos los ladrones quedan a merced de un juez.

En el Reino Unido, las penas de unos meses se cumplen en prisión, a diferencia de España, aunque el condenado no tenga antecedentes.

Es una de las razones por las que ahora se ha alcanzado la cifra récord de 85.324 presos, con poco más de 2.000 plazas libres.

El Ministerio de Justicia tenía un plan para aumentar el número de penas accesorias que no obligaran a ingresar en la cárcel, pero la reacción de los tabloides y de algunos sectores del Partido Conservador obligó a enterrar la idea. Qué más da. No hay problema que no se pueda solucionar metiendo a la gente en prisión.

Peter Oborne, columnista del Daily Telegraph, vuelve a acertar al denunciar que esa supuesta pérdida de valores, muy real en algunas comunidades, que ahora se denuncia apuntando a las clases bajas, no es tan diferente a las que se ha podido apreciar en otros sectores que muy raramente encajan todo el peso de la ley.

Para empezar, los propios políticos con su escándalo de los gastos de los parlamentarios.

O los empresarios que derivan sus negocios al extranjero para no tener que pagar impuestos, lo que no ha impedido en el pasado que recibieran el tratamiento de Sir por sus servicios a la sociedad o un escaño en la Cámara de los Lores.

¿Quién está en condiciones (parece decir Oborne) de exigir a los demás que respeten ciertos valores de convivencia?

La crisis de los bancos salvados con dinero de los contribuyentes sin que nadie haya ingresado en prisión ni perdido sus pensiones millonarias.

La deplorable intervención en el sur de Irak que acabó con los soldados atrincherados en sus cuarteles. Las dietas de los parlamentarios con que subvencionaban su agraciado estilo de vida. Una economía en completo estancamiento.

El mayor periódico del país convertido en una organización criminal que violaba la confidencialidad de las comunicaciones privadas de miles de personas con la complicidad de la policía. Y ahora lo que los periódicos han llamado “la batalla de Londres”.

Cuando un país sólo puede ya negociar su decadencia no hay estructura política, social o económica que no presente síntomas de derrumbamiento. Me da que eso no se soluciona aumentando la población penitenciaria.

Posted by Iñigo at Agosto 12, 2011 09:16 PM

Trackback Pings

TrackBack URL for this entry:

http://www.escolar.net/cgibin/MT/mt-tb.cgi/12353

Comments

Hay orden porque la gente quiere que haya orden. No hay policía capaz de imponerlo. La clase media, la que es susceptible al miedo de perder lo que tiene, es la que estabiliza nuestras sociedades.

El sistema es más estable cuanta más gente participe en el juego. Si se quedan demasiados al margen resulta difícil controlar a quienes tienen poco o nada que perder (no hay zanahoria para ellos y si hay masa crítica suficiente saben que poco les afectará el palo).

Posted by: Olivo at Agosto 12, 2011 10:12 PM

Sarcasmo OFF
Si en la cárcel les dan de comer, … una boca menos que alimentar en casa ¿Quién dice que la cárcel no es la solución? Los ricos, de buena familia detenidos en los disturbios, se quedan en casa bajo arresto domiciliario. Los pobres van a prisión.
Sarcasmo ON

Posted by: ALyCie at Agosto 13, 2011 01:07 AM

Peligros de tuitear una manifa


Peligros de tuitear una manifa

Es solo 1 minuto y 56 segundos; pero basta para entender que algo falla en España.
La escena es tan simple como cruel y lanza un mensaje claro: cada vez que veas a la Policía huye, aunque no estés haciendo nada. Huye.
He visto 4 o 5 veces la agresión de la Policía Nacional contra Gorka Ramos, periodista de lainformacion.com, y cada vez que la veo pienso lo mismo: los policías parecen una banda de cabezas rapadas rodeando a un marroquí o a un senegalés; una hatajo de hooligans necesitados de pegarle a alguien sin motivo alguno, porque sí, de manera arbitraria.
Quiero decir: Gorka ni ha quemado cajeros ni ha roto escaparates ni ha lanzado cócteles Molotov… (Nadie lo hace en el 15M, pese a que la derecha mediática y la política lo tildan de movimiento antisistema, violento, radical y no sé cuántas cosas más).
El único delito de Gorka, como se ve en el vídeo, fue tuitear pacíficamente desde su móvil para su periódico qué estaba sucediendo en la carga policial frente al Ministerio del Interior.
No conozco a Gorka; pero, miro el vídeo, y le veo muy parecido a mí o mis amigos. Lo veo tan parecido que siento que ayer le pegaron a él, pero que mañana podrían pegarme a mí o alguien cercano a mí…
No es broma: vamos vestidos con camisetas y pantalones similares, tenemos barba, no somos violentos, intentamos enterarnos de la realidad acudiendo a las fuentes o, si un policía nos pega sin motivo, procuraríamos mirar su número de placa para denunciarlo.
También usamos nuestros blogs o cuentas de twitter para criticar aquello con lo que estamos en desacuerdo o difundir aquello que nos gusta… Un perfil de máxima peligrosidad para la Policía, se ve.

Estamos avisados: si nos trincan en el lugar adecuado, nos aplicarán el mismo protocolo que a Gorka.

Ok, computer.
Ahora bien, ese no es el único problema. Además está el ABC, capaz de manipular la realidad hasta convertirla en algo como este artículo que firma Carlos Hidalgo.
Un texto del que se deduce que no solo debo temer por mi integridad cuando vea un policía, sino que además estoy sujeto a que me investiguen de acuerdo con una lectura —algo tergiversada me parece a mí— del artículo 514 del Código Penal si apoyo una convocatoria del 15M a través de las redes sociales.
Y por si faltaba alguien más para criminalizar al movimiento, hoy ha aparecidoEsteban González Pons, quien ha acusado al 15M de ser un grupo violento, radical y que le complica la vida a la gente. Y lo dice él, que en una vida anterior debió de ser dóberman o pit bull terrier…
Y mientras lo dice yo repaso el vídeo de Gorka o los vídeos de otras actuaciones violentas de la Policía desde que empezó todo esto y pienso en si yo me he perdido algo. No recuerdo coches quemados, vidrieras rotas, contenedores en llamas o algo así.
Nada.
A pesar de que las movilizaciones congregan a miles de personas, los incidentes han sido mínimos.
Por tanto, cuando el ABC, Esteban González Pons —a quien nunca he visto en Sol—, Libertad Digital y compañía hablan de «grupo violento», ¿a qué se refieren? En serio: ¿a qué se refieren?
Y cuando alguien tan extremista usa el adjetivo «radical», ¿a qué cualidad de alguien como yo, por ejemplo, alude?
Es que cuando leo u oigo hablar a esta gente parecería que el 15M ha convertido la Puerta del Sol en una banlieue francesa, que ha habido acuchillamientos, violaciones o algo parecido…
Y sin embargo, hasta ahora los únicos que han sido violentos —y por violencia entiendo golpear de manera gratuita— han sido los policías. Y a las pruebas me remito (12 o 3): no solo le han pegado a gente como Gorka, sino a mujeres, ancianos, discapacitados…
Ahora que sabemos quién no nos defenderá de los abusos policiales, solo falta saber si la Justicia lo hará. El vídeo de arriba dice que esos policías deberían ser sancionados.

PD. No dejaría de ver este vídeo para entender cómo mienten algunos políticos y medios respecto al 15M.

Evolución de los salarios en España (1978-2010)


Evolución de los salarios en España (1978-2010)

By Alberto Garzón Espinosa ⋅ June 24, 2011 ⋅

Los salarios son el componente económico más importante del capitalismo junto con la tasa de ganancia, ya que si bien esta última es el motor del sistema los salarios son a su vez la gasolina (debido a que son el estimulante del consumo y el elemento principal que hace las ventas puedan realizarse).

Sin embargo, estudiar la evolución de los salarios no sólo sirve como herramienta económica (ver cómo ajustar la capacidad de consumo a la de producción) sino también como herramienta política (defender a los trabajadores del intento permanente por empobrecerlos).

Precisamente por el papel que juegan en la economía el debate está casi siempre contaminado.

Un vistazo a los artículos y noticias más convencionales sobre economía nos daría la impresión de que los salarios son un lastre para una economía como la española, mientras que la percepción generalizada de la gente es que los salarios son cada vez más insuficientes para llevar un nivel de vida digno.

Corresponde entonces resolver esta brecha de realidad que surge entre lo que es el análisis económico convencional y la percepción social. Y para ello nada mejor que hacerlo de una forma técnica y rigurosa, acudiendo a los datos y procediendo a interpretarlos con cautela.

Antes que nada una matización. En sentido amplio el salario debería entenderse por sus tres patas: salario directo, salario diferido y salario indirecto. El salario directo es aquel que se deriva de las rentas del trabajo o lo que comúnmente llamamos salario o sueldo.

El salario diferido son todas las prestaciones por jubilación que vamos a recibir cuando termine nuestra vida laboral y que dependen de la cantidad y calidad de las cotizaciones sociales.

Y finalmente el salario indirecto (o social) es aquel que se deriva de la diferencia entre el precio de mercado de un bien y su precio ofrecido por un servicio público, es decir, es lo que dejamos de pagar directamente debido a que el bien o servicio está suministrado a través de lo que se llama Estado del Bienestar y que si por el contrario fuera de prestación privada sería mucho más caro (un ejemplo claro es la sanidad o la educación).

Debido a que vamos a usar estadísticas convencionales (de la Unión Europea) tenemos que centrarnos sólo en las dos primeras patas, que son aquellas que entran en el concepto técnico de “Compensación Salarial”.

Las compensaciones salariales son, por lo tanto, todos aquellos sueldos y salarios y las cotizaciones sociales. En sentido general podemos entender que es todo aquello que a lo largo del proceso productivo recibirán los asalariados (en oposición por lo que recibirán los empresarios).

Salarios nominales

Lo primero que tenemos que analizar es por lo tanto la compensación nominal, es decir, el salario tal y como lo percibimos a diario.

Está medido en euros y no incluye el incremento del coste de la vida. Un incremento o rebaja de salarios nominales en realidad no nos dice demasiado, ya que en última instancia lo que interesa al receptor de salarios es cuánto puede hacer (comprar) con lo que recibe.

Si suben los salarios nominales pero sube mucho más el “precio de la vida”, es decir, lo que solemos comprar a diario, entonces no estaremos tan contentos.

En todo caso, veamos qué ha pasado con los salarios nominales en el período estudiado (1978-2010). Los salarios nominales se calculan a partir de la fórmula (compensación de empleados/número de empleados) lo que quiere decir que estamos ante los salarios nominales medios.

Como se puede comprobar, los salarios nominales han crecido prácticamente en todos los años. Sólo en años de crisis los salarios nominales han caído.

No obstante, el crecimiento anual de los salarios nominales se moderó desde finales de los noventa, y desde entonces prácticamente en ningún año creció por encima del 0′05%.  

Lo que podemos ver también es que los salarios nominales subieron ligeramente más al comienzo de la crisis (más que en los diez años anteriores) y que sin embargo ahora están creciendo a un ritmo prácticamente del 0%.

Salarios reales

Como hemos dicho, los salarios nominales por sí solos no nos aportan demasiada información. Lo que necesitamos es entonces ver el salario real.

El salario real sí tiene en cuenta el “precio de la vida” y por lo tanto es el mejor indicativo del poder adquisitivo de la población.

Si los salarios suben más que el precio de las cosas entonces el poder adquisitivo sube y la percepción es de que somos más ricos. Si por el contrario el salario real cae significa que podemos comprar menos cosas con los mismos ingresos y nuestra percepción es de que nos empobrecemos.

Para calcular el salario real se utiliza un deflactor o índice de precios que sirve para “ajustar” los salarios al crecimiento de los precios y medir así la capacidad adquisitiva.

Sin embargo esto no está exento de problemas, ya que supone preguntarse cómo medir el incremento de los precios. El mecanismo más utilizado es emplear el índice de precios al consumo (IPC), que mide el crecimiento de los precios de una determinada cesta de bienes de consumo.

Es decir, los economistas van siguiendo el crecimiento de los precios de un conjunto de bienes que se consideran de compra habitual y calculan cuánto suben. Y con ese dato (llamado índice del IPC) se deflacta el salario nominal, tras lo cual se obtiene el salario real. Veamos qué ha pasado entonces con el salario real.

Aquí ya vemos una diferencia importante con respecto al primer gráfico.

Lo que podemos comprobar es que desde 1978 hasta principios de los noventa los españoles ganaron capacidad adquisitiva, pero que desde entonces y hasta el inicio de la reciente crisis lo que ha ocurrido ha sido un estancamiento de dicha capacidad. Incluso en algunos años se puede comprobar cómo el salario real ha caído (línea naranja) lo que refleja que los salarios han subido menos que los precios.

La sorpresa, que luego interpretaremos y resolveremos, es que al inicio de la crisis los salarios reales han subido y mucho. Eso es contraintuitivo, ya que refleja que los salarios suben en tiempos de crisis. En una segunda fase de la crisis, sin embargo, los salarios reales se desploman. Resolveremos esta paradoja más adelante.

De momento vamos a establecer ya una queja sobre la metodología del IPC. En efecto, el índice de precios mide sólo el incremento de precios de algunos bienes, pero no de todos.

Es un sesgo importante que debe resolverse, más aún cuando por ejemplo no tiene en cuenta algunos bienes como el de la vivienda. Y sabemos perfectamente que la gente percibe más claramente el empobrecimiento cuánto más se desvía su sueldo de la capacidad de compra de una vivienda, por ejemplo.

Los economistas solucionamos este problema deflactando los salarios nominales por el llamado deflactor del PIB, dejando de lado el IPC.

El deflactor del PIB mide el incremento de precios de todos los bienes y servicios de una economía y por lo tanto es más adecuado para medir la capacidad adquisitiva. Veamos qué ha pasado con el salario real si lo medimos de esta forma alternativa.

Como podemos comprobar, aquí ya hay algo absolutamente claro: lo que antes era un estancamiento de los salarios reales en la época 1994-2007 ahora es realmente una caída importante de los mismos.

En efecto, observando las variaciones interanuales podemos comprobar que los salarios han perdido poder adquisitivo de forma sistemática en todo ese período, lo que significa que se han empobrecido respecto a la capacidad de consumo.

No obstante, volvemos a ver cómo en una primera fase de la crisis los salarios reales se disparan y en una segunda caen de forma abrupta. ¿Cómo podemos entenderlo?

¿Salarios al alza en tiempos de crisis?

Este fenómeno no tiene sentido económico, a pesar de que muchos comentaristas se centran en este hecho para justificar la supuesta necesidad de rebajar salarios. Su explicación tiene que ver como casi siempre con la metodología estadística y, en concreto, con un efecto llamado efecto composición.

El cálculo de los salarios reales es el siguiente: [(Salarios nominales totales/Empleados)/(Deflactor de Precios)]*100. Ahí hay más que una sola variable, de modo que interesa ver la evolución de todas para comprender cómo varían los salarios reales.

Por ejemplo, una bajada de los precios o del PIB (por ejemplo como resultado de una recesión) incrementará el salario real. Pero eso, en cualquier caso, sería un “evento positivo” para los trabajadores porque incrementaría el poder adquisitivo.

Sin embargo, hay otra variable -el número de empleados- cuya evolución dista mucho de ser favorable para los trabajadores.

En efecto, debido a que el salario medio es una media estadística es importante conocer cómo se distribuye. Si todos los asalariados cobraran lo mismo entonces un descenso o aumento del empleo no afectaría al salario medio.

Sin embargo, si tal y como ocurre en España la distribución de las remuneraciones es muy asimétrica entonces los efectos finales son muy distintos.

En España sabemos que el mercado laboral es muy dual, lo que quiere decir que hay un estrato de trabajadores fijos (que cobran más) y otro de trabajadores temporales (que cobran menos). Y lo más importante: sabemos que los segundos son los más fáciles de despedir.

Así, en un inicio de crisis se da un descenso del empleo que retira del mercado laboral a los empleados peor pagados y eso provoca, automáticamente, un alza estadística en los salarios medios.

Pero a continuación se llega a la segunda fase del ajuste. El incremento del desempleo provoca que haya un gran número de personas formando el “ejército industrial de reserva”, es decir, gente dispuesta a trabajar a cualquier precio -pues su vida va en ello.

Eso provoca una presión insostenible sobre los salarios de todos los que siguen trabajando, de modo que según se desarrolla la crisis los que aún mantienen empleos ven cómo sus procesos de negociación con los empresarios se congelan y sus salarios se estancan o caen.

Eso explica la segunda fase de la crisis: el descenso abrupto de los salarios reales. Vamos a permitirnos verlo gráficamente:

Podemos observar que hay una correlación negativa entre ambas variables, como era de esperar. Cuando el número de empleados sube (y por las instituciones del mercado laboral eso significa entrada de nuevos “precarios”) el salario real baja. Insisto en la clave: si todos cobraran lo mismo la variación en el número de empleados no debería afectar al salario real.

En los años de la crisis se ve bastante bien: cae brutalmente el número de empleados y sube automáticamente el salario real -primera fase del ajuste. Y aun cuando en 2010 sigue cayendo el número de empleados (pero menos) los salarios reales ya vuelven a caer -segunda fase del ajuste.

En definitiva, el ajuste de la crisis recae sobre la masa salarial. La masa salarial (MS) es el concepto que incluye al salario (W) y a los trabajadores (L). Se define como MS = W * L. En la primera fase de la crisis afecta al número de empleados (L). Y en la segunda al salario (W).

Salarios relativos

Todo esto nos lleva a otro concepto aún más interesante: el del salario relativo. Para Marx, por ejemplo, el salario relativo era mucho más importante que el salario nominal o real.

Porque el salario relativo indicaba cuánto más se empobrecían los trabajadores a pesar de que sus condiciones materiales de vida aumentaran.

Y esto es así porque el salario relativo mide la proporción de la renta que reciben los trabajadores.

En efecto, la renta al coste de los factores (Y) se distribuye entre trabajadores y capitalistas o, en términos más modernos, entre asalariados (masa salarial: MS) y beneficios empresariales (EBE). En notación puede escribirse que Y = MS + EBE.

Eso significa que de todo lo producido por una economía hay una parte que se quedan los trabajadores y otra que se quedan los empresarios. Vemos cómo ha sido el reparto reciente.

Pues lo que vemos es que la participación salarial en la renta -el salario relativo- ha caído desde 1992 de forma ininterrumpida. Y eso por cierto incluye a la crisis, salvo muy ligeramente en la primera fase como ya hemos apuntado.

Los asalariados recibían en 1992 el 69% de la renta, mientras que en 2010 es sólo el 61%. Y a principios de los ochenta era del 73%. Marx, y no sólo él, nos diría que nos estamos empobreciendo continuamente en beneficio de los capitalistas.

Observando la línea naranja, que mide la tasa de variación, vemos que casi siempre está por debajo del 0% lo que es un indicativo del empobrecimiento. Sólo en momentos de crisis la participación salarial sube ligeramente, pero como consecuencia de un descenso en el nivel de beneficios empresariales causado por la crisis misma.

Algunas anotaciones más

Los liberales suelen argumentar que es necesario rebajar los salarios porque así se incrementan los beneficios empresariales, lo que es cierto.

Pero lo justifican porque según ellos los beneficios empresariales se destinan a la inversión y eso supone un incremento del empleo.

Según este modo de pensar lo que los trabajadores pierden en concepto de Salario (W) lo ganan en concepto de trabajo (L) y de ese modo la masa salarial (MS) se mantiene y, además, se acaba con el paro. Pero esa argumentación incluye una hipótesis no confirmada: la reinversión de los beneficios.

También argumentan que la rebaja salarial supone un incremento de la competitividad debido a que el coste de los salarios influye en el precio final de venta y es necesario reducir éste para poder sacar a la economía de la crisis.

Pero esto tiene dos errores graves.

El primero, la hipótesis de que de la crisis sólo se sale con un modelo de crecimiento orientado hacia el exterior.

El segundo, que olvida que los beneficios empresariales son también un coste y no sólo los salarios.

El otro día vimos que en España de todos los beneficios de las empresas no financieras el 50% se iba a distribución vía dividendos, lo que daba una señal de lo qué se está haciendo con los beneficios en este país.

Desde luego no invertir y generar empleo, sino más bien enriquecer a los dueños últimos de las empresas (los accionistas).

Esto va en la línea de las tesis que sostienen los teóricos de la financiarización poskeynesiana (que consideran que las finanzas están ejerciendo una punción sobre la economía productiva) y los teóricos neo-marxistas (que consideran que el capitalismo está en crisis permanente y que no puede reinvertir los beneficios de forma rentable en la economía productiva, motivo por el cual se desplazan a la esfera financiera o a remunerar a los directivos y accionistas).

Y también vimos el otro día que los precios no sólo suben porque los salarios suban sino que también pueden subir por la subida de los beneficios empresariales.

Es decir, el precio (P) es la suma de los Costes laborales unitarios nominales (CLUn) y de la participación de los beneficios empresariales en la renta (EBE/Y).

Así que si un país tiene que ser competitivo en precios (y no todos los países pueden serlo a la vez) no sólo puede concentrarse en los costes laborales sino también en los beneficios empresariales.

Y la falta de competitividad de la economía española no viene marcada por la subida de salarios sino por la subida de los beneficios empresariales, algo que se explica al ver los costes labores unitarios reales.

Finalmente un añadido. Las clasificaciones de la contabilidad nacional agrupan a todos los tipos de asalariados, y eso conlleva un sesgo importante también.

De hecho, la evidencia empírica para otros países indica que cada vez hay un abanico salarial más amplio, lo que significa que los grandes asalariados distorsionan mucho la muestra.

En la teoría marxista hay varios estudios sobre estructuras modernas de clases y reflejan que la desigualdad es creciente no sólo entre capitalistas y trabajadores sino entre los propios trabajadores.

ANEXO

El anexo está actualizado aquí.

Notas:

He elaborado este post tras mantener una serie de discusiones con otros economistas críticos, como Nacho Álvarez y Antonio Sanabria, a los que agradezco mucho sus contribuciones y ayuda.

La indignación de los indignados, por Fernando Mires


La indignación de los indignados, por Fernando Mires

Por Fernando Mires |

Quienes padecen de esa alteración de la intelectualidad que es el “intelectualismo”-la creencia de que los objetos del pensamiento no son todas las cosas del mundo sino sólo aquellas “dignas” de ser pensadas-, nunca podrán entender cómo un texto tan poco intelectual como “Indignaos” de Stepháne Hessel, ha podido no sólo batir todos los récord de ventas y constituirse en el principal punto de referencia de multitudes, como las que una vez congregadas en la Puerta del Sol de Madrid amenazan extenderse a diversas zonas del planeta.

¿Cómo puede ser posible que un escrito que proclama principios tan generales o postulados tan elementales, pueda haber producido tamaño impacto?

Mi sospecha es la siguiente: “Por eso, precisamente por eso”. Dicha afirmación obligará a fundamentar esa sospecha. Un buen camino en estos casos será siempre ceñirse a las reglas elementales del método deductivo. Y una de esas reglas dice: “para saber lo que algo es, hay que saber primero lo que no es”.

Por lo pronto “Indignaos” no es un texto teórico. Muy descaminado estará entonces quien intente encontrar a lo largo de sus pocas páginas, no digamos una tesis, al menos una hipótesis.

Tampoco nadie encontrará ahí algún planteamiento destinado a ser estudiado, analizado o verificado. Por el contrario, el libelo –que eso no más es- sólo contiene un breve catálogo de situaciones objetivas frente a las cuales el autor considera necesario indignarse.

“Indignaos” no es tampoco un texto utópico. En sus líneas no encontramos ninguna proposición referente a algún “orden social superior”, o sobre algún nuevo paraíso terrenal, o una nueva misión de la historia universal.

Por el contrario, Hessel, fiel a su biografía, llama a hacer lo que él una vez ya hizo y pese a su avanzada edad quiere seguir haciendo: resistir. Resistir frente a las injusticias que se cometen en nuestro mundo.

Y a fin de decir lo mismo de un modo algo filosófico, agregaré que en las denuncias de Hessel hay un primado de la negación por sobre cualquier afirmación. Y sin embargo no estamos hablando de un libro anarquista. “Indignaos” no llama a destruir ningún orden injusto o sistema socioeconómico; ni a derrocar a ningún gobierno sea de izquierda o de derecha.

  • “Indignaos” no es tampoco una doctrina.

No es un compendio de afirmaciones no discutibles destinadas a ser observadas y cumplidas. Quiero decir: no es una guía del pensamiento ni un método para la acción al estilo del Manifiesto Comunista, del libro de Mao o del Catecismo Cristiano.

Por último, bajo ningún motivo “Indignaos” puede ser considerado un producto ideológico si por ideología entendemos –y es muy difícil entender algo diferente- un sistema cerrado de ideas petrificadas con nula o muy débil comunicación con el mundo extra-ideológico. Más aún: “Indignaos” tampoco ofrece grandes “ideas”. Sólo contiene –y es muy importante como ya veremos- “ideales”.

Sin embargo, pese a todo lo que no es, “Indignaos” tiene para muchos un gran significado. Y al decir esto pienso que nos estamos acercando al momento de emitir una afirmación más perentoria, y es la siguiente: al tener un gran significado, “Indignaos” es un significante.

Y si nos atenemos a una constatación ya aceptada en la filosofía política: la de que todo significante cumple una función simbólica, tenemos que terminar aceptando que el significado de “Indignaos” no tiene mucho que ver con lo que el texto dice sino con lo que representa en su contexto.

Y lo que representa “Indignaos” es, digámos en estilo lacaniano: un momento en la reproducción simbólica del discurso. Pero no cualquier momento ni cualquier discurso. Sí, y ahora lo digo en el sentido de Laclau: “Indignaos” representa el momento significante que confiere equivalencia a un conjunto de demandas (significados) no equivalentes entre sí.

Probablemente Hessel soñó alguna vez escribir un libro más enjundioso que “Indignaos”. Incluso, su nuevo texto “Comprometeos”, vive de las resonancias de “Indignaos” y si no ha pasado desapercibido, sus efectos, hasta ahora, no parecen ser demasiado relevantes. Tampoco es un misterio que en las librerías pueden ser encontrados muchos libros similares a “Indignaos” y, seguramente, algunos son más documentados y mejor escritos que el breve libro de Hessel.

Y, sin embargo, ninguno ha podido ser elevado al lugar más escogido de la representación simbólica como ocurrió con “Indignaos”. ¿Qué tiene entonces “Indignaos” que no tengan otros libros?

Voy a arriesgar una afirmación con la cual muchos quizás no estarán de acuerdo. “Indignaos” tuvo suerte.

Me explico: “tener suerte” es una situación que se da, gracias a que está estrechamente ligada al principio de contingencia, el cual nos dice que determinados hechos históricos, en este caso la publicación de “Indignaos”, no están causalizados ni determinados por ninguna estructura previa.

Simplemente ocurren. Pero para que ocurran se requiere, por cierto, de determinadas condiciones. Esas son condiciones de tiempo y de lugar.

Por ejemplo, si “Indignaos” hubiese aparecido en el pasado reciente, es decir, en un tiempo sobre-ideologizado, muy pocos lo habrían leído. De la misma manera, si los jóvenes españoles no hubiesen salidos a las calles a protestar por tantas cosas diferentes, “Indignaos” no habría tenido ninguna repercusión. Quiero decir: no fue el libro “Indignaos” la razón que motivó las protestas de Mayo del 2011. Más bien ocurrió exactamente al revés.

Fueron las protestas de Mayo las que motivaron la lectura de “Indignaos”. En cierta medida “Indignaos” es un invento de la Puerta del Sol. Y, como estamos hablando de buena y mala suerte, es preciso agregar que fue un invento muy afortunado.

Podría haber ocurrido que el lugar que ocupó “Indignaos” hubiese sido ocupado por un libro más agresivo, uno que hubiera llamado a la violencia en contra de las instituciones. O podría haber ocurrido que el lugar de “Indignados” no hubiese sido ocupado ni por un libro, ni por nada.

Si eso hubiera sucedido –estoy pensando en subjuntivo- lo más probable es que los movimientos de protestas habrían sido descarrilados de las vías no violentas por las cuales –hasta ahora- transitan.

Por ejemplo, es sabido que todos los primeros de Mayo los jóvenes de Berlín salen a las calles a destruir cualquier cosa que se les pone por delante. Del mismo modo, en el Chile de hoy, las legítimas protestas de los estudiantes se ven opacadas por ese extraño deporte de “sacarle la chucha a los pacos” (golpear a la policía uniformada).

En ambos casos hace falta la existencia de un referente simbólico como “Indignaos”, uno que sea, además, respaldado por la dignidad indiscutida de un autor como Stepháne Hessel

“Indignaos” muestra, entre otras cosas, que las multitudes no sólo se movilizan para dar curso a sus pasiones ocultas. Pero que tampoco sólo lo hacen siguiendo la lógica de simples intereses racionales (económicos), como postulan marxistas y neoliberales.

Alguna vez, quizás, estaremos de acuerdo que en cada ser humano hay un potencial -no siempre percibido- para trascenderse a sí mismo. De ahí la necesidad que siente cada uno por reciclar energías en torno a objetos “dignos”.

Y cuando esas energías no encuentran la dignidad del objeto requerido; o se articulan alrededor de objetos “indignos” (falsos mesías, por ejemplo); o simplemente retornan al interior de cada ser, destruyéndolo con sus tumores biológicos y mentales. “Indignaos”, en fin, no sólo llama a la indignación.

Además, articula significados disímiles, detiene agresiones sin objetos, controla pasiones tormentosas e incluso, en algunos casos, puede convertirlas (sublimarlas) en ideales colectivos.

Hicieron bien entonces los jóvenes de la Puerta del Sol al dignificar “Indignaos”. Podría haber ocurrido algo peor.

Grecia, Irlanda, Portugal: ¿Por qué son odiosos los acuerdos firmados con la «Troica» (UE, BCE y FMI)?


Grecia, Irlanda, Portugal: ¿Por qué son odiosos los acuerdos firmados con la «Troica» (UE, BCE y FMI)?
Grecia, Irlanda y Portugal son los primeros tres países de la eurozona que sufren la tutela directa de sus acreedores, al aceptar planes de «ayuda» concedidos por la «Troica»
Eric Toussaint y Renaud Vivien | Para Kaos en la Red | Hoy a las 0:47 | 239 lecturas | 1 comentario
www.kaosenlared.net/noticia/grecia-irlanda-portugal-son-odiosos-acuerdos-firmados-troica-ue-bce-fm

Grecia, Irlanda, Portugal: ¿Por qué son odiosos los acuerdos firmados con la «Troica» (UE, BCE y FMI)?

 

Eric Toussaint y Renaud Vivien (CADTM)[1] 

 

Grecia, Irlanda y Portugal son los primeros tres países de la eurozona que sufren la tutela directa de sus acreedores, al aceptar planes de «ayuda» concedidos por la «Troica», compuesta por la Comisión Europea, el Banco Central Europea (BCE) y el Fondo Monetario Internacional (FMI).

Pero estos acuerdos, que generan nuevas deudas y que imponen a las poblaciones unas medidas de austeridad sin precedentes, pueden ser cuestionados con los fundamentos del derecho internacional.

En efecto, estos acuerdos son «odiosos» y por lo tanto ilícitos. Como subraya la doctrina de la deuda odiosa, «las deudas de Estado deben ser contraídas y los fondos que provienen de ellas utilizados para las necesidades y en los intereses del Estado».

[2]Y, por supuesto, los créditos de la Troica son condicionados a medidas de austeridad que violan el derecho internacional impidiendo que estos Estados salgan de la crisis.

 

Es odioso cualquier préstamo acordado que tenga como contrapartida la aplicación de políticas que violan los derechos humanos

Como afirma el relator especial Mohammed Bedjaoui en su proyecto de artículo sobre la sucesión en materia de deudas de Estado para la Convención de Viena de 1983: «Al colocarse desde el punto de vista de la comunidad internacional, se podrá entender por deuda odiosa cualquier deuda contraída para fines no conformes al derecho internacional contemporáneo, y en especial a los principios del derecho internacional incorporados en la Carta de las Naciones Unidas».[3]

No hay ninguna duda de que las condicionalidades impuestas por la Troica (despidos masivos en la función pública, desmantelamiento de la protección social y de los servicios públicos, disminución de los presupuestos sociales, aumento de los impuestos indirectos como el IVA, reducción del salario mínimo, etc.) violan de forma manifiesta la Carta de las Naciones Unidas.

En efecto, entre las obligaciones contenidas en la Carta se encuentra, especialmente, en los artículos 55 y 56, «la elevación del nivel de vida, el pleno empleo y unas condiciones de progreso y desarrollo en el orden económico y social [...], el respeto universal y efectivo de los derechos humanos y de las libertades fundamentales para todos, sin distinción de raza, sexo, lengua o religión».

Por lo tanto, las medidas de austeridad y las deudas contraídas en el marco de esos acuerdos con la Troica están afectadas de nulidad, ya que todo lo que es contrario a la Carta de la ONU se considera no escrito.[4]

Más allá de la violación de los derechos económicos, sociales y culturales causada por la aplicación de esas medidas antisociales, está el derecho de los pueblos a disponer de sí mismos, consagrado en el artículo 1-2 de la Carta de la ONU y en los dos Pactos de 1966 sobre los derechos humanos, que es burlado por la Troica. Según el artículo 1, común a ambos Pactos: «Todos los pueblos tienen el derecho de disponer de sí mismos. En virtud de este derecho, determinan libremente su estatuto político y aseguran libremente su desarrollo económico, social y cultural. Para alcanzar sus fines, todos los pueblos pueden disponer libremente de sus riquezas y de sus recursos naturales, sin perjuicio de las obligaciones que derivan de la cooperación económica internacional, fundada en el principio del interés mutuo, y del derecho internacional. En ningún caso, un pueblo podrá ser privado de sus propios medios de subsistencia.»

Ciertamente, la ingerencia de la Troica en los asuntos internos de esos Estados, con menosprecio de la democracia, es flagrante. Esos acreedores advirtieron, de manera clara, que las elecciones en Irlanda y Portugal no debían cuestionar la aplicación de esos acuerdos. Citemos, por ejemplo, el artículo del diario francés Le Figaro del 9 de abril de 2011, que versa sobre las medidas impuestas a Portugal por los ministros de Finanzas de la eurozona y de la Unión Europea, con ocasión de una reunión mantenida en Budapest antes de las elecciones legislativas en Portugal:

«La preparación (del plan de austeridad) deberá comenzar inmediatamente, respondiendo a un acuerdo entre los partidos a mediados de mayo, y permite la puesta en marcha, sin retraso, del programa de ajuste desde el mismo momento de la formación del nuevo gobierno» […] «los ministros dejaron bien claro a Portugal que no desean tener que volver a tratar las contrapartidas a la ayuda, cualquiera sea el resultado de las elecciones».

[5] En el caso de Grecia, el programa de austeridad firmado con la Troica fue impuesto en 2010, incluso sin la ratificación del Parlamento, sin tener en cuenta que ésta es una obligación de la Constitución griega (artículo 36, párrafo 2).[6]

El desprecio de la Troica por la soberanía de estos tres Estados (Grecia, Irlanda y Portugal) fue posible, en particular, por su situación de marasmo financiero, habiendo sido las primeras víctimas de la crisis en la eurozona, aunque seguramente no serán las últimas. De acuerdo con esta realidad, es muy difícil defender la validez de estos acuerdos argumentando la libertad de consentimiento.

En derecho, cuando una de las partes de un contrato no está capacitada para ejercer la autonomía de voluntad, el contrato es afectado de nulidad. ¿Cómo se puede aplicar este principio al caso presente?

Al no poder pedir préstamos en los mercados financieros a largo plazo, ya que los intereses reclamados por éstos oscilaban entre el 12 y el 17 %, según los casos, los gobiernos de estos tres países tuvieron que dirigirse a la Troica, que se aprovechó de su calidad de prestamista de última instancia.

Manipulando la situación desesperada de las autoridades griegas, irlandesas y portuguesas, la Troica decidió imponer planes que han tenido y tendrán un efecto negativo para la salud económica de estos países, visto el carácter procíclico de las medidas adoptadas (o sea, que refuerzan los factores que generan el descenso de la actividad económica).

Las privatizaciones masivas en los sectores esenciales de la economía (transporte, energía, correos, etc.) impuestas por la Troica permiten a las empresas privadas extranjeras tomar su control, y por consiguiente afectan a la soberanía de esos Estados y el derecho de los pueblos a disponer libremente de sus riquezas y de sus recursos naturales.

A pesar de que un Estado tenga el derecho, mediante un acuerdo, de transferir una parte de su soberanía a una entidad extranjera, esa transferencia no debe, salvo en el caso de violación del derecho internacional, comprometer la independencia económica del Estado, que es un elemento esencial de su independencia política.[7]

Por medio de sus condicionalidades, la Troica no sólo violó el derecho internacional, también se volvió cómplice de la violación de los derechos nacionales de estos Estados. En Grecia, principalmente, se asiste a un verdadero golpe de Estado jurídico.

Como ejemplo: varias disposiciones legales de la ley 3845/2010, que pone en marcha el programa de austeridad, violan la Constitución, especialmente, al suprimir el salario mínimo legal.

El abandono de la soberanía del Estado griego es aún más grave debido a la cláusula del acuerdo con la Troica que prevé la aplicabilidad del derecho anglosajón y la competencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE), en caso de litigio. El Estado renuncia, de esta manera, a una prerrogativa fundamental de la soberanía que es la competencia territorial de sus tribunales nacionales

. Al mismo tiempo, la ley griega que pone en marcha el programa de austeridad, exige que las sentencias arbitrales (que tienen valor constitucional) que habían concedido aumentos salariales para los años 2010 y 2011 sean inválidas e inejecutables.

En resumen, como escriben los juristas G. Katrougalos y G. Pavlidis, «la soberanía estatal está limitada de una manera muy similar al control financiero internacional impuesto al país en 1897, como consecuencia de la quiebra (1893) y sobre todo de la derrota griega en la guerra turco-griega».

Cualquier préstamo cuya causa es ilícita e inmoral es odioso.

El fundamento jurídico sacado de la causa ilícita e inmoral para cuestionar la validez de los contratos se encuentra en numerosas legislaciones nacionales civiles y comerciales. Y nos remite directamente a un problema que saca a la luz la doctrina de la deuda odiosa:

¿Quienes se benefician de esos préstamos? En el caso de los acuerdos firmados con Grecia, Irlanda y Portugal, está claro que los bancos privados europeos, que prestaron a estos países de manera totalmente irresponsable, son los beneficiaros a pesar de que tienen una gran responsabilidad en la crisis de la deuda.

En efecto, el rescate de los bancos privados por los poderes públicos como consecuencia del estallido de la crisis financiera en 2007, conllevó la explosión de la deuda en estos Estados. En ese sentido, se puede, por lo menos, calificar de «inmoral» la causa de los acuerdos firmados con la Troica y hablar de «un enriquecimiento sin causa» (un principio general del derecho internacional según el artículo 38 del Estatuto del Tribunal Internacional de Justicia[8]) en provecho de los bancos privados.

El enriquecimiento sin causa de los bancos privados es más grave aún por el enorme beneficio que obtienen a costa de los poderes públicos, debido a la diferencia entre el interés de más del 4 % que cobran a los Estados, emisores de títulos a 3 o 6 meses, y el interés del 1 % que les cobraba el BCE hasta abril de 2011 por el dinero que les prestaba. A partir de esa fecha dicho interés aumentó al 1,25 % y luego al 1,50 %. 

[9] Se puede también hablar de enriquecimiento sin causa (o sea, enriquecimiento abusivo e ilegal) respecto a Estados como Alemania, Francia y Austria, que obtuvieron préstamos, pedidos al mercado, al 2 %, que a su vez concedieron como préstamos a Grecia a un interés de entre el 5 y el 5,5 %, mientras que a Irlanda fue del 6 %. Y podemos decir lo mismo del FMI, al que sus miembros prestan con un interés muy bajo, mientras sus préstamos a Grecia, Irlanda y Portugal son con intereses netamente superiores.

Las medidas anunciadas por las autoridades europeas el 21 de julio de 2011 constituyen una confesión clara y neta de «enriquecimiento sin causa» del que son responsables y del carácter doloso de su política.

Finalmente anunciaron la intención de reducir de 2 a 3 puntos las tasas de interés que exigen para Grecia, Irlanda y Portugal. Proclamaron que bajarían las tipos de interés a cerca del 3,5 % para créditos de 15 a 30 años, inclusive, y reconocieron entonces que los tipos de interés que habían exigido eran prohibitivos. Y lo hacen ante el patente desastre en el que contribuyeron a que se hundieran estos países, y ante el evidente fuerte contagio a otros países.

¿Cuál es el interés de Irlanda, Grecia y Portugal en firmar acuerdos con la Troica? Ninguno, aparte de que aportan una pequeña bocanada de oxígeno financiero, pero que servirá al reembolso de sus acreedores. Sobre el medio y largo plazo, estos planes de rigor incluso empeorarán la situación ya que un efecto «bola de nieve» se ha desencadenado.

Es evidente, el peso de los intereses sobre las nuevas deudas aumenta mientras que las medidas dictadas por la Troica tienen por consecuencia reducir la actividad económica puesto que disminuyen la demanda global, al afectar las condiciones de vida de las poblaciones. Se puede entonces considerar el comportamiento del FMI doloso, porque el foso entre su discurso y la realidad es abismal.

En efecto, según el artículo 1 de sus Estatutos, el FMI tiene por objetivos «facilitar la expansión y el crecimiento armonioso del comercio internacional y contribuir así a la instauración y al mantenimiento de niveles elevados de empleo y de ingreso real y al desarrollo de los recursos productivos de todos los Estados miembros, objetivos principales de la política económica».

[10] Y aún más: «dar confianza a los Estados miembros poniendo los recursos del Fondo, en forma temporal, a su disposición, mediante garantías adecuadas, ofreciéndoles así la posibilidad de corregir los desequilibrios de sus balances de pago sin recurrir a medidas perjudiciales con respecto a la prosperidad nacional o internacional».

[11] Asimismo se puede confirmar que la acción de la Comisión Europea y del BCE constituye también un dolo en detrimento de los correspondientes países.

Las medidas dictadas por el FMI, el BCE y la Comisión Europea conducen también a encerrar a estos países en la lógica infernal del endeudamiento, ya que deberán continuar pidiendo préstamos para poder pagarlos.

Por lo tanto, tienen por delante un período de diez, quince o veinte años de austeridad y de aumento de la deuda.[12] El estudio de la OCDE sobre la deuda griega, publicado el 2 de agosto de 2011,[13] afirma en particular que la deuda pública, que en 2010 era del 140 % del Producto Interior Bruto (PIB), debería disminuir hasta el 100 % del PIB en…2035.

Ante tal situación, los gobiernos, si quieren respetar el interés de la población, deberían estar interesados en romper los acuerdos con la Troica, suspender de forma inmediata el reembolso de su deuda (con congelación de intereses) y poner en marcha unas auditorías con participación ciudadana.

Estas auditorías deberán determinar la parte ilegítima de la deuda, la que debe ser anulada incondicionalmente.

El saldo de la deuda pública debe, en forma similar, ser reducido mediante medidas a costa de los que se han beneficiado de ella. Deben emprenderse procedimientos judiciales contra los responsables de los daños causados.

Evidentemente, se deben tomar medidas complementarias y esenciales, como la transferencia de los bancos al sector público, una reforma fiscal radical, la socialización de sectores privatizados durante la era neoliberal, etc.[14]

Puesto que la anulación de deudas ilegítimas, si bien es necesaria, no es suficiente si la lógica del sistema permanece intacta.

Traducido por Griselda Pinero.


[1] Eric Toussaint, doctor en Ciencias Políticas, es presidente del CADTM Bélgica (www.cadtm.org). Renaud Vivien, jurista, es miembro del grupo de trabajo Derecho del CADTM Bélgica. Son coautores del libro colectivo La deuda o la Vida, Icaria Editorial, Barcelona, de próxima aparición.

[2] Alexander Nahum Sack, Les effets des transformations des États sur leurs dettes publiques et autres obligations financières, Recueil Sirey, 1927

[3] Mohammed Bedjaoui, «Neuvième rapport sur la succession dans les matières autres que les traités», A/CN.4/301et Add.l, p. 73.

[4] Monique et Roland Weyl, Sortir le droit international du placard, PubliCETIM n°32, CETIM, noviembre de 2008.

Véase: Virginie de Romanet, «Le Portugal: dernière victime en date du modèle néoibéral» 2011, http://www.cadtm.org/Le-Portugal-derniere-victime-en

[6] Georgios Katrougalos et Georgios Pavlidis, «La Constitution nationale face à une situation de détresse financière: leçon tirée de la crise grecque (2009-2011)».

[8] Está igualmente previsto en varios códigos civiles nacionales, como en el código civil español (en los artículos 1.895 y seguientes) y en el francés (en los artículos 1.376 y siguientes)

[9] Recordemos que el Tratado de Maastricht prohíbe al Banco Central Europeo prestar directamente a los Estados.

[10]  Véanse los Estatutos del FMI en http://www.imf.org/external/pubs/ft/aa/fre/aa01.htm

[11]  Subrayado por los autores.

[12] Eric Toussaint, «Ayudas envenenadas en el menú europeo», 2011      http://www.cadtm.org/Aides-empoisonnees-au-menu

[14] «Véase Ocho proposiciones urgentes para otra Europa» http://www.cadtm.org/Ocho-propuestas-urgentes-para

Notas de trabajo para una Revolución


Notas de trabajo para una Revolución

Como no compartir con tod@s vosotr@s las notas de Simona Levi
Lo que puedo aportar son básicamente unas notas de trabajo al hilo de la acción de estos últimos meses sobre el tipo de lucha que hemos estado construyendo a lo largo de estos años y, a nivel práctico, cómo encarar los problemas que nos estamos encontrando en este momento.
Consideramos que la lucha de la que hemos participado para la defensa de Internet y del compartir ha sido crucial para llegar al movimiento del #15M.
Crucial a varios niveles.
Por la madurez que ha creado de forma transversal en la opinión pública, tanto en el defender algo que posee y le quieren arrebatar como es el Internet neutral, como en las formas éticas de relacionarse.
Es evidente que el uso de la Red de Redes está cambiando la historia de la humanidad.
No solamente está permitiendo formas capilares de contrainformación y de autoorganización; no solamente los poderes fácticos están atónitos ante el fin de la univocidad de sus mensajes, de sus monólogos, frente al fin en tiempo real de la impunidad de decisiones para perpetrar su poder y sus propios intereses, sino que la gente – a través de la Red y como la Red – está acabando dialécticamente con la atomización de las ideas de cambio y con la endogamia de los grupos, estableciendo una nueva ética basada en el reconocimiento de los méritos y habilidades de cada persona, permitiendo su madurez y autonomía y normalizando formas de organización donde el control es descentralizado, el usuario final empoderado, y la distribución de recursos, compartida.
La Netiqueta [1] ha enseñado y vertebra el comportamiento de las personas en el grupo, resolviendo al menos en parte uno de los problemas que siempre hemos tenido en los movimientos: el aspecto psicológico, la realización de cada persona en la lucha.
Esta dimensión, que se suele descuidar, es una de las que más contribuyen a la destrucción de los movimientos.
Con el mismo medio, aunque por razones en parte diferentes aquí que, por ejemplo, en los países árabes, la opinión pública se ha preparado para la re-evolución.
No solo es posible cuando se toca fondo, no solo es posible por la desesperación, sino también cuando nos dotamos de herramientas que nos permitan pensar y desarrollar autonomía, pensamiento e inteligencia.
En nuestro texto para el FCForum del año pasado intentamos explicar a los y las compañeras activistas internacionales involucrados en la defensa de Internet que la evolución de la opinión publica española sobre la defensa de Internet y en contra de la Ley Sinde no era una anécdota sino la construcción de algo.
Decíamos que «en el Estado Español (donde compartir es legal y la gente lucha masivamente para que así sea; donde una tienda pequeña tumba por la vía legal a las mayores multinacionales del entretenimiento quitándoles (eso esperamos) su mayor fuente de financiación que es el canon; donde las prácticas anacrónicas de las entidades de gestión y de los lobbies de las industrias culturales han creado una conciencia muy clara de los abusos que se estaban cometiendo y de los defectos legislativos, así como una opinión pública muy formada y activa sobre temas aparentemente técnicos y, aparentemente, no de vida o muerte; donde más de 200.000 personas se adhieren al Manifiesto
“En defensa de los derechos fundamentales en Internet” y a las acciones contra la Ley Sinde como la lista de Sinde o la constitución de Red Sostenible, etc.; o 200.000 personas interactúan con el D’evolution Summit durante la cumbre de ministros de la UE; o donde se echa a un ministro en 2009 con Molina Pírate…
En fin que Spain, decía, no se tiene que tratar como una excepción en vía de extinción, sino como una palanca, como un punto de partida.»
No nos hicieron mucho caso y ahora están boquiabiertos :-).
La conciencia de que es necesario defender Internet ha calado muy hondo y, junto con la articulación de las luchas en las redes sociales, ha sido el campo de entrenamiento y de empoderamiento y la mecha subyacente a la explosión del movimiento #15M (que naturalmente bebe y se constituye por la convergencia de muchos años de muchas luchas muy diversas, además de la posibilidad de compartir masiva y colectivamente el hartazgo antes vivido en privado).
Dicho esto como premisa, miro cómo nos hemos desenvuelto en este contexto apuntando algunas “leyes” básicas:
Los tempos
Como muy bien definió una compañera de DRY, se trata de:
primero indignar; segundo, informar y, tercero, hacer que cale la estrategia.
Se trata de encenderte no de enseñarte, decía Jean Genet.
Y añado una cuarta fase: normalizar el mainstream, ofrecernos a ser cooptados,
poner en evidencia la falsedad de los lugares comunes con ironía y sentido común, no con el dogma. No educamos; compartimos y magnificamos percepciones comunes.
Los espacios
1 – El trabajo que se realiza en la sombra es por grupos de afinidad y colaboraciones en la Red.
Preferimos primar un espacio protegido y no abierto, aunque en red con la Red, para que la intensidad de la lucha se encare en un ambiente psicológicamente saneado.
Contrariamente a los que dicen algunos últimamente, tenemos prisa. Nuestro tempo es el tempo histórico, no el tempo psicológico.
Para convencernos de ellos usamos una frase de Andretti, corredor de fórmula 1, que dice: “Si todo parece estar bajo control es que no estás yendo lo bastante rápido”.
2 – El trabajo que se realiza hacia fuera es de dos tipos: son presencias anónimas y virales, controladas pero incontables, inapresables y que todo el mundo puede hacer suyas;
o, sino, es un trabajo abiertamente de marca por grupo de afinidad o por alianzas en Red. Participamos de varias de estas marcas en el campo de la lucha por los derechos en el entorno digital, cada una con un entramado y complicidades diferentes y que cubre un target diferente:
La-ex.net es más bien una asesoría; los oxcars es un show que rescata – o al menos lo intenta – a la comunidad artística de su papel de siervos y excusa para la privatización del conocimiento y la destrucción de la neutralidad de la Red, un ejemplo práctico para normalizar a nivel de mainstream la cultura libre, una exhibición que se ofrece abiertamente a la cooptación por parte del sistema y de cualquiera que se pase por ahí; el FCFORUM, un lobby internacional muy serio, un caballo de Troya en ministerios y comisiones europeas; o Red SOStenible, la marca de lobby española…
Estas son solo algunas. Nadie sabe cuántas son, cuántos son y quiénes, quién es el responsable, ni lo que van a hacer pero son marca a la luz del día, puedes relacionarte con ellas y obtener buenos resultados.
Por último, en estos tiempos de bonanza nos diluimos, poniendo nuestras habilidades al servicio de las decisiones colectivas; nos diluimos en la asamblea general del pueblo que, con su inteligencia colectiva apabullante, no deja de sorprendernos a pesar de haberla teorizado: cuando todo está perdido, una asamblea madura, de gente que tiene opinión propia y que se ha formado y contrainformado en la Red, libre de dogmas de uno u otro color, una asamblea de entre 1000 y 4000 completos desconocidos, misteriosamente hace la cosa justa.
El cómo
Últimamente estamos diciendo:
sé radical, pide lo posible.
Aquí llega un aspecto violentamente confrontativo con un sector – pequeño, por suerte – del movimiento 15M. Si se me permite una simplificación un poco caricaturesca debida a la exasperación por la cantidad de horas que hemos dedicado a debatir con él, este sector está constituido por los que consideramos el verdadero problema.
Trolls a parte, estoy hablando por un lado de los radicales “puros”, que piensan que el sistema no se puede reformar – hasta aquí de acuerdo – pero que también sabotean los intentos de utilizar demandas reformistas como arma de guerrilla; y, por otro lado, de los “intelectuales críticos”, que no se ven mucho por las asambleas porque están ocupados rescribiendo la historia con texto del tipo “Ahora, ¿qué? Un 19J pacífico destruye el potencial revolucionario”.
Nosotros pensamos que las demandas de reformas destruirán el sistema actual, porque el sistema está preparado para encarar enemigos pero no para que estallen sus propias contradicciones internas.
Encarar el sistema a un imposible ontológico, “destrúyete”, ya le ofrece su defensa, la de ser tu antagonista. Si fuerzas a un sistema cerrado en torno a sus privilegios a “mejorarse”, solo le queda la deserción y la fuga como salida. Todo sabemos que al enemigo hay que dejarle una vía de salida si queremos ganar.
También debemos aprender a ganar. En estos días de grandes victorias vemos claramente lo que cuesta aceptarlas como tales.
No sabemos ganar. Quien magnifica el enfrentamiento no consigue hacer porque el enfrentamiento es su hacer. Ahora que estamos ganando se deben abandonar posturas de trinchera desde la libertad de mediar con nuestras dependencias sin necesidad de destruir.
Siempre que hay transformación hay pérdida, también en los cambios positivos, y no por eso no han de producirse. Tenemos que ser conscientes de ello para sobrellevar la nostalgia.
Lo que ha destruido grandes experimentos revolucionarios es el miedo interno a lo nuevo; por eso nos interesa la cooptación de nuestro mensaje, y nos interesa asumirla como una victoria.
Quizás esto que voy a decir sea un poco islandés, pero lo comparto con mucha gente del movimiento del 15M.
Si en tan solo un mes los políticos han dado ya varios pasos intentando copiar o aplicar nuestras demandas, nos debemos alegrar y marcarlo como victoria.
Con VdVivienda no nos marcarnos este tanto cuando la Chacón puso la “ayuda para jóvenes”.
Es difícil marcarse como un tanto una tale infamia pero el no hacerlo posiblemente fue lo que nos hundió entonces.
Porque la acusación que más daño nos hace, ya que nos hace perder comunicación con gran parte de la gente, no es que seamos unos violentos, sino que seamos una chavalada que protesta sin nada que proponer e incapaz de gobernarse.
Claro que los políticos que intentan picotear de lo que decimos lo hacen mal, claro que lo hacen por populismo , pero están siendo obligados a hacerlo porque así lo hemos exigido.
Claro que es una payasada, pero debemos celebrarlo como victoria, cada vez, porque demuestra que nos tienen miedo, porque, nos guste o no, somos votos, y perder votos es el despido para ellos. ¿No era lo que queríamos, despedirlos?
Nuestra fuerza es introducir dudas en sus cabezas, pesadillas, pensamientos de justicia que nunca se hubieran imaginado llegar a tener. Quebrar su estructura psíquica, su tranquilidad intocable.
Las técnicas de escrache son esenciales.
Es curioso ver que los que niegan está opción táctica, luego defienden fervorosamente las protestas contra las retallades, los recortes, como si esta no fuera la demanda más reformista y como si antes de las retallades el mundo hubiese sido bueno.
Esta guerra es una guerra del lenguaje
El primer cambio ha de ser en el lenguaje, desde una profunda autocrítica. Ya no podemos complacemos en el martirio de pedir lo imposible; hemos de evolucionar de nuestro papel de antagonistas perdedores.
El propio lenguaje que utilizamos es incomprensible para hacernos los incomprendidos.
Tenemos que ser responsables de nuestros actos.
Si no somos leíbles para la mayoría, ayudamos a la fascistización de la sociedad.
Por la euforia y luego la fuerza que nos dio vernos unidos en tan grande multitud en el movimiento 15M, alguno están intentando imponer estéticas y lenguaje, dogmas que están en el tintero y que repiten como mantras desde hace ya muchos años. Es normal, son palabras por las que hemos luchado mucho y a las que tenemos mucho apego, pero son palabras muy connotadas y marchitas.
Que se me entienda bien, por favor: una cosa son las palabras y otra las ideas, que pueden ser excelentes pero que a menudo se pueden expresar, digamos, con sinónimos, teniendo al fin y al cabo el mismo objetivo.
El consenso masivo que hemos alcanzado con el movimiento 15M justamente no viene de ninguna de las palabras que llevamos años repitiendo.
Las palabras nuevas son, por ejemplo, “Islandia” o “Indignaos”, un librillo flojísimo en los contenidos pero que introduce un imaginario inclusivo y una palabra todavía sin explotar.
Nos estamos confundiendo; no estamos ganando por lo que siempre hemos dicho, sino por lo que siempre hemos defendido. Dicho en otras palabras y en un orden de menor a mayor: primero viene la abolición práctica de privilegios y luego la justicia global.
Así nació el 15m y esta es su ola, queramos o no.
Lo que llevamos tiempo defendiendo ya conforma esta ola, cae por su propio peso y debemos decirlo con estéticas y palabras nuevas, ganadoras.
Las antiguas solo evocan derrota y división y ahora es el momento de la victoria y de una infinita diversidad con unos pocos mínimos comunes denominadores. Una asociación global de egoístas reformistas radicales.
Hemos de estar presentes a todos los niveles. Debemos trabajar la implementación de la democracia directa pero también desmantelar el poder existente por dentro y su imagen mediática y memética. Hemos de ser tácticos con las palabras y con los actos. Pensar una acción por el resultado real y concreto que quiere obtener, no por razones viscerales o de justicia en abstracto…
Si le pides a la gente que odie su forma de vida se pondrán en tu contra; si compartes el odio por las mismas frustraciones, seremos invencibles.
Como dicen muy banalmente los islandeses, “ocupar los medios para ganarse a la gente que mira la tele”.
¿No queremos este gran consenso? ¿Qué pasa?, ¿no queremos mezclarnos con el pueblo? Si usamos el lenguaje que entiende la mayoría, naturalmente estaremos usando un lenguaje copado por el sistema. ¿Y? ¿Cuál es el problema?
Lo que pide la gente (y yo me incluyo) es comprender las leyes que nos rigen. La gente empieza a ver que las leyes son textos accesibles y bastante surrealistas, escritos por simples mortales muy asustados de perder algunos de sus privilegios. Esta es la base del gran empoderamiento de las personas en este momento.
Ya no le tienen respeto a la ley y no me refiero a la idea de ley, sino a la ley cosa. La leen y la comentan. Ya no delegan esta operación a los especialistas.
Nosotros hemos estado trabajando así ya desde los tiempos de la ordenanza contra el civismo (2005).
La parte principal de juego para nosotras es estudiar la ley, comprenderla, explicarla con otras palabras, ponerla en ridículo, hackearla para inutilizarla, destruir su autoridad sustituyéndola por otros cauces positivos que, finalmente, sean cooptados con el mal gusto y retraso que caracteriza al sistema, haciendo tabula rasa de lo anterior.
CUÁLES SON LAS PRINCIPALES URGENCIAS AHORA, DE CARA A LA #GLOBALREVOLUTION
1 – Realizar un fork entre “estética islandesa” y “estética griega” para que ambas puedan convivir sin cortarse las alas la una a la otra.
Lo que nos está resultando más difícil estos días es luchar contra el proverbio “mejor permanecer unidos” cuando la tensión interna es paralizante y cuando en realidad nuestra fuerza justamente es tener mil caras y mil nombres.
2 – Ha llegado el momento de mostrar resultados inmediatos. Estamos en ello.
3 – Para todo esto hay que generar economía: necesitamos pasta. Si no liberamos tiempo de trabajo político dentro del capitalismo, nos vencerán.
Conservas, la asociación cultural que tenemos montada, como institución cultural «anómala», en estos años ha llevado dinero de las subvenciones culturales a la revolución, siendo la cultura como la entendemos ingrediente fundamental de la revolución.
Obviamente, esto también ha supuesto bienestar a sus miembros, porque como decía antes, sin la salud económica de los artivistas la revolución pierde mucha energía.
Ahora que ya no hay subvenciones a la cultura, debemos redireccionar la letanía del sector cultural de “queremos más dinero para los artistas”. La pregunta no es cómo la sociedad dará de comer a los artistas; sino de dónde sacarán dinero los artistas para llevarlo a la revolución y a la sociedad.
Aparte de esto, estamos estudiando los sistemas de micro-créditos y crowdfunding para que dejen ese aspecto pauperístico y caritativo y se conviertan en fuentes de autofinanciación reales dentro y contra el sistema capitalista, en una dimensión más venture anarquism, parafraseando al compañero D. Kleiner, el Telekommunisten.
Como continuación del Manual sobre sosteniblilidad en la era digital que publicamos este año con el FCForum, estamos experimentando “fórmulas concebidas
para permitir que los comuneros (todos aquellos sujetos que participan
activamente en la producción, reproducción y gestión de los bienes comunes)
compartan y exploten el procomún, pero condicionando el modo en que las
empresas o entidades lucrativas se relacionan con dicho procomún”.
En aquellos casos en que se generen beneficios, la comunidad “creadora” debe percibir parte de esos beneficios.
La-EX (exEXGAE) propone que el 15% de los beneficios obtenidos por las plataformas de distribución de contenidos se redistribuyan entre quienes aportaron contenidos a dichas plataformas según una estimación de raíz cúbica indirectamente proporcional basada en una escala de 1 a 1000 que va desde las obras con mayor número de visitas hasta una cantidad mínima acordada.
Por ultimo, pedir el fin de los privilegios de políticos, banqueros y ricos no es un posicionamiento moral; es una forma de crear presupuesto que perseguimos realmente.
Esto es todo.
Justicia y calidad
Simona Levi
Barcelona, 23 de junio de 2011
Publicado por edyvidal 

Pánico en las calles de Londres por Laurie Penny


Estoy acurrucada en la sala de estar con algunos amigos en estado de shock por la guerra, viendo mi ciudad arder.

La BBC va intercambiando secuencias de coches ardiendo y batallas callejeras a la carrera en Hackney, de caballos de la policía poniéndose en fila en Lewisham, de infiernos en ebullición que alguna vez fueron casas o tiendas en Croydon y en Peckham.

La pasada noche, Enfield, Walthamstow, Brixton y Wood Green fueron saqueados; ha habido cientos de arrestos y docenas de heridos graves, y será un milagro si nadie muere esta noche.

Esta es la tercera noche consecutiva de disturbios en Londres, y ahora el desorden se ha expandido a Leeds, Liverpool, Bristol y Birminghan.

Políticos y policías que hace solo unas horas estaban haciendo declaraciones con gesto duro sobre la criminalidad, están ahora simplemente suplicando a la juventud de las principales ciudades que vuelvan a casa.

Gran Bretaña es una caja de cerillas y el viernes, alguien prendió una de ellas.

¿Cómo diablos pasó esto? ¿Y qué vamos a hacer ahora?

En la confusión por comprender los disturbios, todos y cada uno de los reporteros han abierto sus reportajes con una condena ritual de la violencia, como si hubiese alguna duda de que los incendios, atracos y saqueos son malas ocurrencias.

Todo eso debería ser obvio para todo aquel que está ahora mismo viendo Croydon arder en la BBC. David Lammy, diputado por Tottenham, calificó el desorden de “absurdo, absurdo”. Nick Clegg denunció que era “innecesario, violencia y robos oportunistas” Hablando desde su villa de vacaciones en la Toscana, el Primer Ministro David Cameron – quién finalmente ha decidido regresar a casa para ponerse al mando – simplemente declaró que los disturbios virales que están abrasando los barrios más pobres del país son “completamente inaceptables”

La violencia en las calles está siendo desechada como “pura criminalidad”, como el trabajo de una “minoría violenta”, como “oportunismo”.

Esto es descaradamente insuficiente. No es manera de hablar de de unos disturbios con carácter vírico. Gente joven enfadada con nada que hacer y poco que perder se están volviendo en contra de sus propias comunidades, y no pueden ser parados, y lo saben. Esta noche, en una de las mayores ciudades del mundo, la sociedad se está reventando a sí misma.

La violencia es pocas veces absurda. La política de un edificio en llamas, de una tienda destruida o de un hombre joven disparado por la policía puede permanecer oculta incluso para aquel que empezó el incendio o disparó la pistola, pero la política está ahí. Incuestionablemente hay mucho, mucho más detrás de estos disturbios que la muerte de Mark Duggan, cuyo tiroteo desató el descontento el sábado, cuando dos coches de policía fueron prendidos después de una vigilancia de cinco horas frente a la comisaría de Tottenham.

Una protesta pacífica contra la muerte de un hombre a manos de la policía, en una comunidad donde a sus miembros se les han dado todo tipo de razones para desconfiar de las fuerzas de la ley y el orden, es una especie de declaración política.

Asaltar tiendas para conseguir tecnología y deportivas que cuestan diez veces lo que el subsidio de desempleo que te acaban de quitar es otra. Una coordinada, vírica ola de disturbios alrededor de los barrios más pobres de Gran Bretaña, con gente joven viniendo de toda la capital y el país para enfrentarse con la policía, es otra más.

Meses de conjeturas seguirán a los disturbios. Ya en este momento Internet hierve con virulencia racista y especulaciones alocadas.

La realidad es que muy poca gente sabe lo que de verdad está pasando. No lo saben, porque no estaban observando estas comunidades. Nadie ha mirado a Tottenham desde que las cámaras de televisión salieron de allí tras los disturbios de Broadwater Farm en 1985.

La mayoría de la gente que estará escribiendo, hablando y pontificando sobre el caos este fin de semana no tiene la más mínima idea de lo que es crecer en una comunidad en la que no hay trabajo, no hay espacio para vivir o moverse, y la policía está en las calles parándote y cacheándote cuando vuelves a casa después de clase.

La gente de estas comunidades despertará esta semana en la seguridad y la convicción de que después de décadas de ser ignorados, marginados y hostigados por la policía, después de meses viendo cualquier esperanza plausible de un futuro mejor siendo confiscada, está finalmente en las noticias.

En un reportaje de la NBC, le preguntaron a un joven de Tottenham si los disturbios realmente perseguían algo:

“Sí”, dijo el joven, “Tú no estarías hablando conmigo si no causásemos disturbios. ¿Lo harías?”

“Hace dos meses marchamos hasta Scotland Yard, más de 2.000 de nosotros, todos negros, y fue pacífico y tranquilo. ¿Y sabes qué? Ni una palabra en la prensa. La pasada noche un poco de disturbios y saqueos y mira a tu alrededor”

Oteando entre los espectadores, miré alrededor. Una docena de equipos de televisión y reporteros de prensa entrevistando al joven desde todos los ángulos.

Hay comunidades por todo el país a las que nadie presta atención a no ser que haya disturbios o un asesinato. Bien, están prestando atención ahora.

Esta noche en Londres, el orden social y el imperio de la ley se han resquebrajado por completo. La ciudad ha sido paralizada; no es seguro salir a la calle y en Holloway, donde yo estoy, la violencia se está acercando.

Mientras escribo, los saqueos e incendios se han esparcido en al menos cincuenta áreas de Gran Bretaña, incluyendo docenas en Londres, y las comunidades se están volviendo las unas en contra de las otras, con el Guardian hablando de bandas rivales formando líneas de batalla.

La población joven sin derecho a voto en Inglaterra, quienes sienten que no tienen participación alguna en la sociedad ni nada que perder, ha tomado consciencia de que pueden hacer lo que les de la gana esta noche y la policía es completamente incapaz de detenerlos. Eso es de lo que van los disturbios.

Los disturbios son acerca del poder, y tienen que ver con la catarsis. No tienen que ver con la escasa educación impartida por los padres, o con los servicios juveniles siendo recortados, o con ninguna de las otras explicaciones fáciles que los expertos de los medios de comunicación han estado contándote: las desigualdades estructurales, como un amigo mío señaló hoy, no se resuelven con unas cuantas mesas de billar.

La gente participa en disturbios porque les hacen sentir poderosos, aunque sea solo por una noche. La gente participa en disturbios porque llevan toda su vida escuchando que no valen para nada, y se dan cuenta de que juntos son capaces de cualquier cosa –literalmente, de cualquier cosa.

Gente a la que nunca se le ha mostrado ningún respeto participa en disturbios porque sienten que tienen una pequeña razón para mostrarse respeto a si mismos, y eso se expande como el fuego en una calurosa noche de verano. Y ahora la gente ha perdido sus casas, y el país está destrozado.

Nadie esperaba esto. Los así llamados líderes que han tardado tres días en volver de sus vacaciones en el extranjero a un país en llamas no anticiparon esto. La gente que gobierna Gran Bretaña no tiene ni la más mínima de idea de cómo de desesperada se ha vuelto la situación.

Pensaron que tras treinta años de ahondar en la desigualdad, en medio de una recesión, podrían llevarse las pocas cosas que aún ofrecían algo de esperanza a la población, los subsidios de desempleo, los trabajos, la posibilidad de una educación superior, las estructuras de apoyo a los desfavorecidos, y no pasaría nada.

Estaban equivocados. Y ahora mi ciudad está ardiendo. Y seguirá haciéndolo hasta que dejemos de lado las condenas globales y las conjeturas ciegas e intentemos entender que ha traído está ola de disturbios virales a Gran Bretaña. Dejadme daros una pista: no es Twitter.

Ahora estoy atrapada en casa, con los disturbios ocurriendo justo al final de la calle en Chalk Farm. Ealing, Clapham y Dalston están siendo destrozados. Los periodistas están siendo asaltados y golpeados en las calles, y los policías antidisturbios están en retirada en aquellos lugares en los que se han presentado.

Las comisarías están siendo incendiadas a lo largo y ancho del país. Mañana por la mañana, cuando el humo empiece a desvanecerse, aquellos de nosotros que podamos dormir nos despertaremos en un país en estado de caos.

Nos despertaremos con miedo, con racismo, con condenas desde la izquierda y la derecha, ninguna de las cuales evitará que esto pase de nuevo, mientras las posibilidades de un segundo crash en el mercado de valores se barruntan de manera aterradora al final de los telediarios.

Ahora es el momento de posicionarnos. Ahora es el momento de decidir si nos lanzamos al odio o ponemos los prejuicios de lado y trabajamos juntos.

Ahora es el momento de decidir en que tipo de país queremos vivir.

Seguid el hashtag #riotcleanup en Twitter. Y cuidad los unos de los otros.

fuente http://nolescreas.net/

Texto de Laurie Penny publicado originalmente el 09/08/11 enhttp://pennyred.blogspot.com bajo licencia Creative Commons.

Guerra en el siglo XXI: el Pentágono quiere controlar y manipular Facebook y Twitter


Guerra en el siglo XXI: el Pentágono quiere controlar y manipular Facebook y Twitter

August 8th, 2011 → 2:50 pm @ 

Hicieron falta la revolución verde en Irán, la egipcia de la plaza Tahrir y la siria, todavía en curso. Pero, al final, el Departamento de Defensa norteamericano descubrió Twitter, Facebook y YouTube. Y comienza a captar sus potencialidades. Por eso, la entidad dirigida por Leon Panetta ha lanzado un proyecto de investigación bastante ambicioso: “desarrollar una nueva ciencia de las redes sociales”. Un instrumento que ayude a los hombres de uniforme a poner orden en ese inmenso enredo de voces (…) y quizás usarlas en su favor.

La misión ha sido asignada a la DARPA (Defence Advanced Research Projects Agency), la agencia que se ocupa de investigación para fines militares. A muchos el nombre no les sonará a nuevo, visto que la agencia es famosa, sobre todo, por haber creado la madre de Internet en 1969. Cuando la red no era otra cosa que un sistema de comunicaciones con fin militar y se llamaba Arpanet  (…)

Aquí, versión completa de este artículo en italiano.

***

El Departamento de Defensa de los Estados Unidos está planeando monitorear redes sociales como Facebook o redes de microblogging como Twitter para buscar posibles casos de ciberterrorismo, así como conocer dónde pueden producirse nuevos levantamientos contra el gobierno, como sucedió en la denominada “Primavera árabe”.

El Pentágono quiere destinar 29 millones de euros (42 millones de dólares) para financiar el monitoreo de los ‘social media’ y así hacer un seguimiento de la formación, desarrollo y difusión de ideas e identificar la desinformación y los intentos de fomentar el malestar. La decisión planteada por la Agencia de Investigación de Proyectos Avanzados de Defensa (DARPA, su sigla en inglés) viene a raíz del uso de las redes sociales por los insurgentes en Afganistán e Irak y las amenazas de grupos como Anonymous.

Con esta nueva medida, el gobierno estadounidense busca generar contenidos de forma automática en los medios sociales a través de cuentas falsas o ‘bots’. Según informa el diario británico The Guardian, por el momento la Agencia de Investigación no ha querido hacer ningún comentario al respecto sobre este tema.

DARPA también quiere que con esta iniciativa se identifique a las personas involucradas en las actividades, cuáles son sus intenciones y el impacto de las campañas online para dar forma a las opiniones o recabar apoyo sobre un tema, de acuerdo con un documento presentado.

Los esfuerzos de EE.UU. para controlar los medios de comunicación social se centraron en un principio en operaciones en Oriente Medio. Sin embargo, otros grupos online de otros países están empezando a ser clasificados como amenazas por parte de las fuerzas militares.

El pasado mes de marzo, al Comando Central de EE.UU. (Centcom) le fue adjudicado un contrato para desarrollar un software que genera las denominadas “cuentas títere”, es decir, cuentas con identidades falsas utilizadas para promover una visión particular al tiempo que oculta la verdadera identidad del usuario.

Aquí, publicación original de este artículo.

***

(…) Los algoritmos estarán dirigidos a descubrir y rastrear “la formación y diseminación de ideas y conceptos (“memes)” en las redes sociales, de acuerdo con el anuncio de DARPA.

No sólo memes, por supuesto. DARPA (…) quiere ver qué ideas están bullendo entre los usuarios de redes sociales en una zona en particular –digamos, donde las tropas norteamericanas están desplegadas.

Más específicamente, la nueva estrategia necesita ser capaz de detectar “estructuras de campañas de persuasión y operaciones de influencia” que se desarrollan en la esfera social. Se supone que la nueva tecnología alerte rápidamente sobre rumores y temas emergentes en las redes sociales, determine quién y qué está detrás de ellos. DARPA quiere que el software sea capaz de determinar si se trata del producto azaroso de una colmena o una operación de propaganda de una nación o grupo adversarios (…)

El anuncio de DARPA habla de usar este software, SMISC, en “el ambiente en que (los militares) operan” y donde “conducen operaciones”. Esto implica fuertemente que se pretende utilizar para controlar las redes sociales extranjeras. Mejor que sea así, a menos que quieran violar la ley. LaSmith-Mundt Act establece que las campañas de propaganda dirigidas a audiencias domésticas son ilegales.

Cómo sera exactamente SMISC al final es difícil de decir. Por el momento, DARPA está sólo en las muy iniciales etapas de investigar su herramienta de redes sociales. Están enfocados en buscar el cerebro del programa –los algoritmos y el software que identificarán, ubicarán y le darán sentido a las tendencias de las redes sociales (…)

Aquí, versión completa de este artículo en inglés.

***

¿Se está cocinando una Guerra Fría entre los Estados Unidos y China?. ¿O es una operación de montaje a gran escala?

Como  sea, de acuerdo con Reuters, el más importante periódico militar chino sostuvo el jueves que deberían incrementar sus recursos para la guerra cibernética de modo de contrarrestar la ofensiva del Pentágono. Esto llega después de semanas de peleas gubernamentales por la acusación de que Beijing podría haber estado detrás de una serie de recientes ataques de hackers vía Internet.

Las acusaciones contra China se han centrado en violaciones de seguridad en las redes de Lockheed Martin Corp y otros contratistas militares norteamericanos. También se afirma que hubo fraudes destinados a obtener a acceso a cuentas de Gmail de funcionarios norteamericanos y activistas chinos de los derechos humanos.

Por otro lado, el periódico oficial del Ejército de Liberación del Pueblo sostuvo que era Beijing el que era susceptible de ataques. Esto fue incluido en un informe que medía los esfuerzos del Pentágono por incrementar su seguridad cibernética.

“Los militares norteamericanos se están apresurando a tomar las posiciones de comando militar en Internet, y otra guera de Internet está siendo llevada a un pico de tormenta”, concluyó el reporte del periódico.

Son muy poéticas las acusaciones de los chinos, por decir lo menos (…)

Como probablemente saben, el secretario de Defensa de los Estados Unidos, Robert Gates, declaró a principios de junio de 2011 que Washington estaba muy preocupado por los ataques cibernéticos y que estaba preparado para utilizar la fuerza contra cualquier hackeo que fuera considerado un acto de guerra. El Pentágono también salió a decir que estaba preparado para considerar los ataques cibernéticos como un acto de guerra.

Así que ¿son estos los preparativos para una Guerra Fría digital de alguna clase con China, o el Pentágono va a utilizar los ataques cibernéticos como excusa para enviar tropas a un país extranjero? (…)

Aquí, versión completa de este artículo, en inglés.

Eric Toussaint: “Es necesario anular las deudas ilegítimas”


Eric Toussaint: “Es necesario anular las deudas ilegítimas”

jpg_1267394070088bancodn-6b086-190d1.jpgEl economista Eric Toussaint critica los planes de austeridad impuestos en Europa, que aumentarán la deuda impidiendo, al mismo tiempo, la recuperación económica.

Presidente de la sección belga del Comité para la anulación de la deuda del tercer mundo (CADTM), Eric Toussaint integró la comisión para la auditoría de la deuda creada por el presidente ecuatoriano Rafael Correa, a raíz de la cual Ecuador decidió anular una parte de su deuda ilegítima.

Toussaint nos explica su análisis de la crisis que afecta actualmente a varios países europeos.

Grecia, Portugal, España e Italia, y ahora Estados Unidos: la crisis de la deuda continúa golpeando a países industrializados. ¿Asistimos a un retorno del rescate de bancos por los Estados, como ocurrió durante la crisis de las subprimes de 2008?

Sí y no. Por supuesto, las deudas públicas en algunos países (Estados Unidos, Irlanda, Gran Bretaña, Bélgica, Portugal) aumentaron fuertemente después del rescate de bancos privados. Eso costó mucho dinero y, para financiar estos planes de rescate masivos, los correspondientes Estados se endeudaron con los mercados y por lo tanto sus deudas aumentaron.

Pero no es la única causa. La otra es la recesión económica que disminuye la recaudación de los Estados y que, por consiguiente, los obliga a multiplicar el recurso a los préstamos.

Pero también es la consecuencia de las políticas aplicadas antes de la crisis financiera de 2007-2008. Fueron 20 años de políticas fiscales neoliberales que consistieron en reducir radicalmente los impuestos pagados sobre sus beneficios por las sociedades privadas, en particular las grandes sociedades, y en los regalos fiscales hechos a las personas más ricas (la clase capitalista), que pagan menos impuestos, ya sea sobre su patrimonio o sobre sus ingresos.

Y como esta parte de la sociedad ha contribuido en menor cuantía a los impuestos, se aumentaros aquellos que afectan a otras capas de la sociedad (los trabajadores), se aumentó el IVA por ejemplo. También, fue necesario durante esos 20 años, al reducirse la carga fiscal sobre los ricos, rellenar ese agujero con los préstamos. Así que la deuda pública aumentó estos últimos 20 años como consecuencia de unas reformas fiscales neoliberales.

Se llega, por lo tanto, a un momento en el que los Estados no podrán seguir manteniéndose artificialmente, y eso tendrá repercusiones sociales…

Sí, los gobiernos están frente a la siguiente alternativa: o emprenden un cambio que lleve a la ruptura con el neoliberalismo y que, paralelamente, adopten medidas para hacer contribuir a la clase capitalista y a las empresas, impongan una nueva disciplina a los mercados financieros y tomen medidas para la creación de empleos, —es evidente que los gobiernos actuales no van en esta línea—. O aprovechan la crisis para aplicar, como diría Naomi Klein, la «estrategia del shock» y profundizar, aún más, las políticas neoliberales.

Estados Unidos quiere elevar el techo de su deuda, que ya alcanza el 100 de su PIB. Más allá de confrontación entre republicanos y demócratas, ¿qué significa ese aumento?

Retomando las dos opciones que ya nombré, la fuente de la crisis de la deuda en Estados Unidos está en la profundización de la ofensiva neoliberal efectuada por el gobierno de Obama, y eso impide tomar medidas para disminuir la deuda pública. Porque es evidente que hay que reducirla. Y se podría hacer favoreciendo a la población: hacer pagar a las instituciones financieras y las personas muy ricas, que poseen una gran parte de la deuda pública, el coste de la reducción de la misma.

¿Cuál es su análisis de los últimos planes europeos de rectificación de la deuda, especialmente respecto a Grecia?

Los últimos planes europeos, y especialmente el plan dirigido a Grecia, cuya filosofía se ha extendido a Portugal e Irlanda, requieren una precisión sobre las situaciones de esos países: éstos sólo pueden pedir préstamos a los mercados financieros a corto plazo, a tres o seis meses. Si quisieran pedirlos a cinco o diez años, y es el caso de Grecia, deberían pagar un tipo de interés de alrededor del 17%. Por lo tanto, Grecia tiene préstamos concedidos por el mercado financiero sólo a tres o seis meses.

¿Y quién le presta a largo plazo? Pues la Troica, o sea, el FMI, la Comisión Europea y el Banco Central Europeo. Son ellos los que prestan a plazos más largos y se benefician del estado de desamparo de estos países para decirles: nosotros, los buenos guardianes del orden, no os pedimos tipos de interés del 17%, o del 14%, os pedimos (y son las últimas medidas de hace diez días) nada más que el 3,5% o el 4,5%, pero con una condición. Y ésta es la obligación de aplicar drásticos planes de austeridad, constituidos por medidas neoliberales extremadamente duras.

Como consecuencia de unas medidas que disminuyen la actividad económica —puesto que disminuyen la demanda global al afectar los ingresos de las personas de ingresos modestos— no habrá una recuperación económica. La deuda pública seguirá aumentando y estos países deberán continuar emitiendo deuda para poder reembolsar. Por lo tanto, tienen un horizonte de diez, quince o veinte años de austeridad y de aumento de la deuda. Lo que puede producir, en los próximos años, cesación de pagos, ya que se llegará a situaciones insostenibles.

En el caso de Grecia, donde la clase dirigente dio prueba de un alto nivel de corrupción, ¿cómo se puede imponer una mejor gestión del dinero público?

¿Cómo se hace frente a la corrupción de los capitalistas y de la clase política local? La respuesta es mediante la auditoría de la deuda. Una auditoría ciudadana que permita mostrar a la población que la deuda no es una especie de mal incomprensible que se abate sobre un país, sino el resultado de políticas deliberadas y perfectamente injustas. Las deudas contraídas en el marco de actos de corrupción son ilegítimas, incluso ilegales, y deben ser anuladas.

Nada obliga a aplicar la austeridad. Si un Estado no quiere que sus ciudadanos paguen la deuda, ¿tendrá los medios para hacerlo?

Por supuesto, es totalmente posible. A causa de la crisis bancaria, los bancos privados tuvieron que anular más de 1,2 billones de dólares (1.200.000.000.000 de dólares) de activos tóxicos de sus balances, es decir de acreencias dudosas, de deudas que otros les debían y que fueron borradas.

Es perfectamente posible continuar la limpieza anulando otras acreencias dudosas. Y las acreencias dudosas son aquellas que los Estados deberían considerar como deudas ilegítimas, y por lo tanto decidirían no pagarlas. Si se observa lo que pasó en los últimos treinta años en Europa, tendremos el argumento: el aumento de la deuda pública es debido a una política deliberada, social y fiscalmente injusta. Esta política consistió en privilegiar fiscalmente a los ya privilegiados por sus ingresos y bienestar.

Pero eso implica, y es evidente, tener gobiernos de izquierda que lleguen al poder con la voluntad de cambiar en forma radical el curso de las cosas. Eso plantea la cuestión de la movilización popular, que es la clave de la solución. Pero, en el plano técnico, es perfectamente posible. Sólo hay que obligar al sector bancario a tomar en cuenta las pérdidas, a poner en pérdidas y beneficios una serie de elementos de sus balances que son acreencias dudosas o acreencias ilegítimas.

¿Cuál será el siguiente paso? ¿Un plan Marshall para recuperar el empleo?

Más que un plan Marshall, el siguiente paso sería, o un New Deal del tipo del de los años 1930, desarrollado por Franklin Roosevelt, o un programa más radical. Pero Roosevelt, en las medidas tomadas durante los primeros meses de su mandato, había aumentado radicalmente el interés del impuesto para la capa con ingresos más elevados, que llegó a ser del 90 %.

Un New Deal impondría una nueva disciplina financiera, como la de prohibir a los bancos de negocios fundirse con los bancos de depósitos, o sea, los bancos donde el público ingresa sus ahorros. Roosevelt había instaurado la Glass Steagall Act, que obligaba a los bancos a separarse en bancos de inversiones y negocios por una parte, y bancos de depósitos por otra. Esa sería una versión keynesiana capitalista de salida de la crisis.

Pero podríamos tener otra versión, una salida más radical, una salida anticapitalista, con medidas, por ejemplo, de nacionalizaciones sin indemnizaciones del sector bancario y de otros sectores claves de la economía.

Esto implicaría no tener simplemente un gobierno tipo Roosevelt, sino un verdadero gobierno de izquierda, un gobierno de los trabajadores. Esta opción es también imaginable en los próximos 5 o 10 años. Por el momento, estamos en un viraje de la historia y los meses y los años próximos nos dirán si las rebeliones, como la de los indignados en España o en Grecia, acumularán fuerzas suficientes y se llegaría a cambios que sobrepasarían los producidos en las urnas.

No afirmo que eso pasará, digo que es una posibilidad abierta, que no hay que descartar. Los movimientos sociales y las personas que quieren con vehemencia un cambio real, deben apoyar estas movilizaciones.

Sebastien Brulez / Diario Le Courrier (Traducido por Griselda Pinero)

Publicado por LIBRERED

La paranoia es peor que la ultraderecha


La paranoia es peor que la ultraderecha

DOMINGO, 7 AGOSTO 2011

Operarios retirando, el pasado miércoles, velas y flores muertas que fueron colocadas ante la Catedral en memoria de las víctimas de los ataques en Oslo y en la isla de Utoya. / Haakon Mosvold Larsen (Efe)

La seguridad nunca fue el punto fuerte de los noruegos. Lo sabía el asesino de Utoya y las bandas de ladrones que, periódicamente, robaban alguna versión de El grito de Munch y se permitían dejar notas de agradecimiento a las autoridades por las facilidades que encontraban en su trabajo.

Un país que tiene cárceles en cuyos patios los árboles son más altos que los muros y en el que la profesión de escolta no ofrece salidas profesionales demuestra que la seguridad no está entre sus obsesiones. Quienes han visto al rey Harald en Mallorca sin más compañía que una cerveza dan fe de ello.

Más que en la coerción, la vida en Noruega se basa en la confianza. El Estado confía en que los ciudadanos no tengan necesidad de robar el coche al vecino y en que no habrá nadie que la emprenda a tiros con sus semejantes.

Los noruegos, a su vez, confían en las instituciones y en sus políticos, a los que pueden ver por la calle sin cita previa. Es posible, como se ha demostrado, que alguien rompa brutalmente ese clima, pero eso no debería poner en cuestión un modelo de convivencia que ha antepuesto la libertad al miedo.

Desde hace una década ese miedo sirve de coartada en Occidente a un progresivo recorte de los derechos individuales. La situación habitual es la de alerta, y aceptamos cualquier humillación con la excusa de que contribuye a la seguridad. Si uno de los objetivos del terrorismo islamista era modificar nuestros hábitos de vida puede decirse que perdimos la batalla.

Vigilamos a los demás y ellos nos vigilan a nosotros, mientras miles de cámaras vigilan a todo el mundo. Y si no fuera porque se ha abusado mucho de las alarmas y estamos algo insensibilizados, rehusaríamos salir de casa o abrir el correo, por eso de que el ántrax siempre llega por carta certificada.

Nadie niega que el deber de cualquier Estado es proteger a sus habitantes y conjurar potenciales amenazas, pero ello no justifica poner a la democracia bajo la custodia de un régimen policial en el que todos son sospechosos. Indiscutiblemente, Noruega tiene ahora un problema, que no es la ultraderecha sino la paranoia.

fuente CUARTO PODER

Indignado no, HASTA LOS COJONES!!!


Indignado no, HASTA LOS COJONES

Flexiones y reflexiones de Jacobo Guinea

Sé que puede parecer una expresión machista pero, en realidad, sólo refleja el estado de ánimo en el que me encuentro y mi brutalidad innata no me permite encontrar mejores formas de decir las cosas ni de que me entiendan quienes deberían hacerlo y ya se han acostumbrado al delicado y romántico término “indignado”, acuñado por Stéphane Hessel.
Este mes cumplo 51 años, no tengo perro ni flauta, afortunadamente tengo trabajo, dos hijos fantásticos, estoy enamorado, vivo en una isla que podría ser maravillosa sin políticos y, a pesar de todo esto, estoy hasta los cojones.
Si ayer hubiese estado en Madrid, habría cogido mi inexistente flauta, habría llamado a mi imaginario perro y me habría tirado a las calles a gritar mi hartazgo.
Porque, sí señores, estoy hasta los mismísimos de los hipócritas políticos que nos gobiernan,
de una constitución obsoleta que nos hizo creer en sueños de democracia,
de una ley electoral hecha a medida de un sistema bipartidista que ignora a las minorías,
de que la corrupción sea el pan nuestro de cada día,
de que los problemas económicos recaigan sobre los pobres,
de que a nadie se le ocurra subir impuestos a los que más tienen en lugar de recortar derechos a los que no tienen nada,
de que se rían de uno por querer un mundo mejor,
de que los bancos gestionen nuestras vidas,
de que el Papa quiera darme lecciones de moral y, encima, se pasee con nuestro dinero por nuestras calles,
de que esas calles no sean de todos y no se pueda circular por ellas libremente,
de que en el siglo XXI todavía existan reyes y principitos que no han sido elegidos por nadie y que mantienen privilegios de cuna,
de que la democracia sea un término que los políticos utilizan a su antojo sin escuchar al pueblo al que gobiernan,
de que los verdaderos delincuentes sean los poderosos y puedan delinquir a sus anchas sin que la justicia actúe contra ellos,
de que se compren y vendan armas con total impunidad mientras en África la gente muere de hambre, de que se expolie a ese continente y se declare a sus habitantes “ilegales” en el resto del mundo,
de que nos hayamos acostumbrado al sufrimiento de los demás amparados por un falso “estado del bienestar” que nos mantiene alienados,
de que la “Comunidad internacional” bombardee pueblos en nombre de la libertad y mantenga a dictadores por conveniencia económica,
de que la prensa manipule la información en función de quien le paga, de que en el parlamento no se escuche la voz del pueblo sino la de unos manipuladores que sólo defienden su propia conveniencia,
de que haya intereses por encima del trabajo, la educación y la sanidad,
de que cualquier atropello sea posible en nombre de los mercados, las primas de riesgo, la Unión Europea o el Sistema financiero,
de que los ricos sean cada vez más ricos y los pobres cada día más pobres,
de que la vida la disfrute sólo una minoría mientras la mayoría lucha por sobrevivir,
de que se me descalifique por creer que las cosas sólo pueden mejorar si tiramos abajo este sistema …
Por todo esto y algunas cosas más, estoy hasta los cojones.
Para rematarla, algún iluminado decidió ayer que ya estaba bien de protestas y que era hora de actuar con violencia contra quienes no la emplean y sólo exigen sus derechos.
Bien, pues de ese tipo de decisiones y de quienes las toman, estoy también HASTA LOS COJONES.
Me apetecía decirlo aunque a nadie le importe.

Carta de Michael Moore Hace hoy 30 años: el día en que la clase media murió


Carta de Michael Moore
Hace hoy 30 años: el día en que la clase media murió
Op Ed News
Traducción de Susana Merino
De tanto en tanto, alguno de los que aun no han cumplido 30 años me pregunta:
“¿Cuándo comenzó todo esto, cuando los EE.UU. comenzaron a declinar?”
Me dicen, he oído decir que hubo un tiempo en que la gente trabajadora podía mantener una familia, mandar los chicos al colegio, con solo el ingreso de uno de los padres (y que los colegios en estados como California y Nueva York eran casi gratuitos).
En que todo aquel que quería tener un trabajo decentemente pagado, lo conseguía.
En que la gente trabajaba solo cinco días por semana, ocho horas por día, que disponía libre e íntegramente su fin de semana y que tenía vacaciones pagas todos los veranos.
Que en todos los trabajos había sindicatos, desde los repositores de los mercados hasta el muchacho que pintaba tu casa y no importaba cuan modesto fuere tu trabajo tenías asegurada una jubilación, ascensos ocasionales, seguro de salud y alguien que te defendiera si eras maltratado.
La gente joven ha oído hablar de ese mítico tiempo – pero no era un mito, era realidad.
Y cuando me preguntan “ ¿Cuando terminó aquello?” Les contesto: “Terminó el 5 de agosto de 1981”

En esta fecha hace treinta años, los Grandes Empresarios y la Derecha decidieron “lograrlo” – es decir, ver entonces si podían destruir la clase media para poder ser más ricos.

Y lo lograron!

El 5 de agosto de 1981, el presidente Ronald Reagan despidió a todos los afiliados del sindicato de Controladores del tráfico aéreo (PATCO) que desafiaron su orden de volver al trabajo y declaró ilegal su sindicato. Habían hecho una huelga de dos días.

Había sido un movimiento valiente y temerario. Nadie lo había intentado antes. Lo que lo volvió más valiente fue que PATCO había sido uno de los solamente tres sindicatos que habían apoyado a Reagan para presidente! De modo que produjo un shock que se transmitió como una oleada entre los trabajadores del país. Si él podía hacerle esto a los trabajadores que lo apoyaban, ¿qué es lo que podría hacernos a nosotros?

Reagan había sido respaldado por Wall Street en su carrera hacia la Casa Blanca y ellos junto a la derecha cristiana querían reestructurar los EE.UU. y dar marcha atrás a la corriente que había iniciado el presidente Franklin D. Roosevelt – una corriente que intentaba mejorar la vida de la clase media. Los ricos odiaban pagar más impuestos y brindar beneficios.

Odiaban cada vez más pagar impuestos. Despreciaban a los sindicatos. La derecha cristiana odiaba todo lo que sonara a socialismo o a darle una mano a las minorías o a las mujeres.

Reagan prometió terminar con todo eso. De modo que cuando los controladores aéreos declararon la huelga, encontró el momento oportuno.

Despidiendo a cada uno de ellos y declarando a su sindicato fuera de la ley, envió un mensaje claro y contundente. Los tiempos en que la clase media tenía un pasar confortable se habían terminado. Desde ese momento los EE.UU. seguirían este camino:

*Los super ricos, lo serían más, mucho, mucho más y el resto se disputaría las migajas que ellos dejaran caer.

*¡Todo el mundo deberá trabajar! Mamá, papá, los adolescentes en su casa. Papá tendrá un segundo trabajo! A los chicos se les entregará la llave de la casa! Los padres llegarán a casa a tiempo para acostarlos!

*Cincuenta millones no tendrán seguro de salud! Y las compañias de seguros de salud decidirán a quién quieren curar – o no.

*Los sindicatos son el demonio! Usted no deberá afiliarse a un sindicato! Usted no necesita abogados! Cállese la boca y vuelva al trabajo! No, usted no puede retirarse. Sus chicos pueden cocinar su propia comida.

*¿Usted quiere ir al colegio secundario? No hay problema – solo firme aquí y se endeudará con el banco durante los próximos veinte años!

*¿Qué? ¿Un aumento? ¡Vuelva a su trabajo y cállese la boca!

Y así fue. Pero Reagan no podría haber impulsado solo esto en 1981. Tuvo una buena ayuda.

La AFL-CIO

La organización sindical más importante de los EE.UU. llamó a sus miembros a romper con los controladores de tránsito aéreo y volver al trabajo. Y fue lo que hicieron los sindicalistas.

La Unión de pilotos, los despachantes de vuelos, los conductores de transporte aeroportuario, los maleteros – todos rompieron la huelga. Y todos los sindicalistas de todos los sectores rompieron la huelga y volvieron a volar. Fue la Navidad en agosto para la Corporación Usamericana.

Y ese fue el principio del fin. Reagan y los republicanos se dieron cuenta de que podían seguir adelante con todo – y lo hicieron. Les redujeron los impuestos a los ricos. Le hicieron a usted más difícil organizar un sindicato en su lugar de trabajo.

Eliminaron las reglamentaciones de seguridad laboral, ignoraron las leyes antimonopolios y permitieron que cientos de empresas se fusionaran o fueran compradas y cerradas. Se congelaron los salarios y amenazaron con trasladarse a países de ultramar si los trabajadores no aceptaban salarios más bajos y menos beneficios. Y cuando los trabajadores aceptaron trabajar con menores remuneraciones, ellos de todas maneras, trasladaron sus empleos a ultramar.

Y los usamericanos siguieron paso a paso este camino. Hubo alguna pequeña oposición o contrataque. Pero las “masas” no lograron levantarse para proteger sus empleos, sus casas, sus escuelas (que solían ser las mejores del mundo). Solo aceptaron su destino y aguantaron los golpes.

Me he preguntado a menudo que hubiera pasado si hubiéramos dejado de volar, en aquel momento, en 1981. Si todos los sindicatos le hubieran dicho a Reagan “Devuelvales sus trabajos a los controladores o tiraremos el país abajo!” Usted sabe lo que hubiera pasado. La élite corporativa y Reagan, su delfín, hubieran dado marcha atrás.

Pero no lo hicimos, Y así poco a poco, golpe a golpe, en los siguientes 30 años, los dueños del poder han destruido la clase media de nuestro país y de paso han arruinado el futuro de la juventud. Los salarios han permanecido estancados en los últimos treinta años. Fíjense en las estadísticas y podrán ver que cada una de las declinaciones que estamos sufriendo tienen su origen en 1981 (hay una pequeña escena que lo ilustra en mi último filme).

Todo comenzó un día como hoy hace treinta años. Uno de los días más negros de la historia usamericana. Y dejamos que nos sucediera. Tenían el dinero, los medios y la policía. Pero nosotros eramos 200 millones. Pregúntese que hubiera pasado si 200 millones hubieran tomado conciencia y amado a su país, su vida, su trabajo, sus fines de semana, su tiempo junto a sus hijos.

¿Nos hemos sublevado? ¿Qué estamos esperando? Olvídense del 20% que apoya al Tea Party- nosotros somos el otro 80%. Esta declinación solo se terminará si nosotros lo pedimos. Pero no solo a través de un pedido on line o un tweet.

Vamos a apagar el televisor y la computadora y los videogames y a salir a las calles (como lo hicieron en Wisconsin). Algunos de ustedes deberán ir a la administración local el año que viene. Necesitamos que también los demócratas dejen de recibir dinero de las corporaciones o se aparten.

¿Cuándo es suficiente, suficiente? El sueño de la clase media no reaparecerá mágicamente. Los planes de Wall Street son claros. Usamérica será una nación con Quienes tienen mucho y Quienes no tienen nada, ¿le parece bien?

¿Porqué no detenernos a pensar sobre los pasitos que podemos ir dando para cambiar esto a nuestro alrededor, en el barrio, en el lugar de trabajo, en la escuela? ¿Hay algún día mejor que el de hoy para comenzar?

Suyo

Michael Moore

Fuente: http://www.opednews.com/articles/30-Years-Ago-Today-The-Da-by-Michael-Moore-110806-905.html

La guerra secreta que lleva a cabo EEUU en 120 países


Una guerra secreta en 120 países
TomDispatch.com
Traducido del inglés para Rebelión por Sinfo Fernández

En algún lugar de este planeta, un comando estadounidense está llevando a cabo una misión. Repitan ahora eso mismo setenta veces y ya han hecho bastante… por hoy.

Sin que el pueblo estadounidense sepa nada, una fuerza secreta dentro del ejército de EEUU está emprendiendo toda una serie de operaciones en una mayoría de países del mundo. Esta nueva elite de poder en el Pentágono está librando una guerra global cuyo tamaño y alcance no se había revelado nunca hasta ahora.

Después de que un SEAL [el cuerpo de los Focas] de la Marina de EEUU le metiera una bala en el pecho y otra en la cabeza a Osama bin Laden tras asaltar el recinto donde se hallaba en Pakistán, una de las unidades más secretas de operaciones encubiertas del ejército estadounidense se encontró de repente con que su misión se había convertido en el centro de la atención pública. Algo muy poco común.

Aunque se sabe bien que las Fuerzas de las Operaciones Especiales de EEUU están desplegadas en las zonas de guerra de Afganistán e Iraq y cada vez está más claro que esas unidades actúan en zonas conflictivas difíciles, como Yemen Somalia , la extensión total de su guerra, de amplitud mundial, ha permanecido profundamente oculta en las sombras.

El pasado año, Karen De Young y Greg Jaffe, del Washington Post, informaron que las Fuerzas de las Operaciones Especiales de EEUU estaban desplegadas en 75 países, subiendo hasta esa cifra desde las 60 que eran a finales de la presidencia de George W Bush.

El portavoz del Mando de dichas Operaciones Especiales Tim Nye me dijo que, para últimos de este año, la cifra probablemente llegará a 120. “No paramos de movernos, no se trata solo de Afganistán o de Iraq”, dijo recientemente.

Esta presencia global –en alrededor del 60% de las naciones del mundo y muchísimo más amplia de lo que anteriormente se reconocía- proporciona una nueva y sorprendente prueba de la existencia de una creciente elite de poder clandestina dentro del Pentágono que está emprendiendo una guerra secreta por todas las esquinas del planeta.

El surgimiento del ejército secreto del ejército.

Surgido a partir del fallido asalto de 1980 que trató de rescatar a los rehenes estadounidenses en Irán y en el cual murieron ocho soldados estadounidenses, el Mando de Operaciones Especiales estadounidenses (SOCOM, por sus siglas en inglés) se creó en 1987.

Una vez que el ejército regular superó el recelo y la escasez de fondos de los años post-Vietnam, las Fuerzas de Operaciones Especiales se encontraron de repente con que tenían casa única, presupuesto estable y un comandante de cuatro estrellas como defensor.

Desde entonces, el SOCOM ha crecido en proporciones alarmantes como fuerza combinada.

Está compuesto por unidades de todas las ramas del ejército, incluyendo los “Boinas Verdes” y los Rangers, los SEAL de la Marina, los Comandos de la Fuerza Aérea y los equipos de Operaciones Especiales del Cuerpo de Marines, además de tripulaciones especializadas de helicópteros, equipos de barcos, personal de asuntos civiles, cuerpos de rescate paramilitares e incluso controladores del tráfico aéreo de batallas y meteorólogos de operaciones especiales; el SOCOM lleva a cabo las misiones más secretas y especializadas de los EEUU.

Esas misiones incluyen asesinatos, ataques contraterroristas, misiones de reconocimiento de amplio alcance, análisis de inteligencia, entrenamiento de tropas extranjeras y operaciones de contra-proliferación de armas de destrucción masiva.

Uno de sus componentes clave es el Mando de Operaciones Especiales Conjuntas, o JSOC (por sus siglas en inglés), un subcomando clandestino cuya principal misión es el seguimiento y asesinato de supuestos terroristas. Al presentar sus informes al presidente y actuar bajo su autoridad, el JSOC mantiene una lista negra global que incluye también a ciudadanos estadounidenses .

Llevan desarrollando una campaña de “caza y captura” extra-legal que John Nagl, un antiguo asesor de contrainsurgencia del general de cuatro estrellas y próximo director de la CIA, David Petraeus, llama “una maquina de matar contraterrorista de escala casi industrial”.

Ese programa de asesinatos es desarrollado por unidades de comandos como los SEAL de la Marina y la Fuerza Delta del Ejército, así como también mediante ataques de aviones no tripulados, formando parte de las guerras secretas en las que la CIA está implicada en países como Somalia Pakistán y el Yemen .

Además, el comando dirige y controla una red de prisiones secretas , quizá hasta veinte sitios negros, solo en Afganistán, que utilizan para interrogar a objetivos muy valiosos .

Industria en crecimiento

De una fuerza de unos 36.000 miembros a principios de la década de 1990, el personal del Mando de Operaciones Especiales ha crecido hasta llegar a los 60.000, de los cuales una tercera parte son miembros de carrera del SOCOM; el resto tienen otras especialidades ocupacionales militares y van turnándose por todo el Mando.

El crecimiento ha sido exponencial desde el 11 de septiembre de 2001, cuando el presupuesto base del SOCOM casi se triplicó desde los 2.300 millones de dólares a 6.300 millones.

Si se añade la financiación para las guerras en Iraq y Afganistán, actualmente se ha más que cuadruplicado llegando hasta los 9.800 millones de dólares a lo largo de estos años.

No es sorprendente que la cifra de su personal desplegado en el extranjero se haya cuadruplicado también. Nuevos incrementos y operaciones ampliadas aparecen por el horizonte.

El teniente general Dennis Hejlik, el anterior jefe del Mando de Operaciones Especiales de las Fuerzas del Cuerpo de Marines –la última de las ramas del ejército en incorporarse al SOCOM en 2006- indicó , por ejemplo, que preveía duplicar su antigua unidad de 2.600 efectivos.

“Les veo como una fuerza que un día tendrá unos 5.000 miembros, el equivalente a la cifra de SEAL que hay en el campo de batalla.

Entre 5.000 y 6.000″, dijo en un desayuno celebrado en el mes de junio con periodistas del área de la defensa en Washington. Los planes a largo plazo están exigiendo ya que la fuerza aumente en 1.000 efectivos.

Durante su reciente audiencia de confirmación en el Senado, el Vicealmirante de la Marina William McRaven , el entrante jefe del SOCOM y saliente jefe del JSOC (el que mandaba durante el ataque a bin Laden) aprobó una rápida tasa de crecimiento del 3% al 5% en un año, mientras peleaba por lograr aún más recursos, incluyendo más aviones teledirigidos y la construcción de nuevas instalaciones para operaciones especiales.

Un ex SEAL, que todavía en ocasiones acompaña a las tropas al campo de batalla, McRaven, manifestó que pensaba que como las fuerzas convencionales estaban disminuyendo en Afganistán, las tropas de operaciones especiales deberían tener cada vez un mayor papel. Iraq, añadió, saldría beneficiado si las fuerzas estadounidenses continuaban trabajando allí una vez superado el límite de diciembre de 2011 para una retirada total de las tropas estadounidenses.

También aseguró al Comité de Servicios Armados del Senado que “como antiguo comandante de la JSOC, puedo decirles que trabajamos muy duro en Yemen y en Somalia”.

Durante un discurso en el Simposio anual sobre Conflictos de Baja Intensidad y Operaciones Especiales de la Asociación Industrial de la Defensa Nacional celebrado a primeros de año, el Almirante de la Marina Eric Olson, el jefe saliente del Mando de Operaciones Especiales, señaló una imagen de satélite obtenida por la noche.

Antes del 11/S, se consideraba como zonas clave las porciones iluminadas del planeta –en su mayoría naciones industrializadas del norte global-. “Pero el mundo ha cambiado mucho en la última década”, dijo . “Nuestro enfoque ha cambiado en gran medida hacia el sur… sin duda dentro de la comunidad de operaciones especiales, mientras abordamos las amenazas emergentes desde lugares no iluminados”.

A ese fin, Olson lanzó el ” Proyecto Lawrence “, un esfuerzo para aumentar las habilidades culturales –como formación avanzada en lenguas y mejores conocimientos de la historia y costumbres locales- para las operaciones en el extranjero.

El programa se llamó así por el oficial británico, Thomas Edward Lawrence (más conocido como “Lawrence de Arabia”), quien se unió a los combatientes árabes para emprender una guerra de guerrillas en Oriente Medio durante la I Guerra Mundial. Mencionando a Afganistán, Pakistán, Mali e Indonesia, Olson añadió que el SOCOM necesitaba ahora “Lawrences en todas partes”.

Aunque Olson refirió sólo 51 países que constituían objeto de preocupación para el SOCOM, Nye me dijo un determinado día que las fuerzas de las Operaciones Especiales están desplegadas, aproximadamente, en 70 naciones de todo el mundo. Todas ellas, se apresuró a añadir, a petición de los gobiernos anfitriones.

Según el testimonio de Olson a principios de años ante el Comité de Servicios Armados del Congreso, aproximadamente el 85% de las tropas de Operaciones Especiales desplegadas en el extranjero se encuentran en veinte países del área de operaciones del CENTCOM en el Gran Oriente Medio: Afganistán, Bahrein, Egipto, Irán, Iraq, Jordania, Kazajstán, Kuwait, Kirguizistán, Líbano, Omán, Pakistán, Qatar, Arabia Saudí, Siria, Tayikistán, Turkmenistán, Emiratos Árabes Unidos, Uzbekistán y el Yemen. El resto está disperso por todo el mundo, desde Sudamérica hasta el Sureste Asiático, algunas en pequeñas cifras, otras en grandes contingentes.

El Mando de las Operaciones Especiales no quiere revelar exactamente en qué países actúan sus fuerzas. “Obviamente, estamos yendo a algunos lugares donde no resulta ventajoso que digamos que estamos ahí”, dice Nye. “No todas las naciones anfitrionas quieren saberlo, cualquiera que sean las razones, que pueden ser internas o regionales”.

Pero no es ningún secreto (o al menos es uno muy mal guardado) que las supuestas tropas de operaciones especiales negras, como los SEAL y la Fuerza Delta, están llevando a cabo misiones de capturar y matar en Afganistán, Iraq, Pakistán y Yemen, mientras que las fuerzas “blancas” como los Boinas Verdes y los Ranger están entrenando a sus socios indígenas como parte de una guerra secreta mundial contra Al Qaida y otros grupos militantes.

Por ejemplo, en Filipinas, EEUU gasta 50 millones de dólares al año en un contingente de 600 efectivos de las Fuerzas de Operaciones Especiales del ejército, los SEAL de la Marina, en operadores especiales de la Fuerza Aérea y otros que llevan a cabo operaciones de contraterrorismo con aliados filipinos contra grupos insurgentes como la Yemaah Islamiyah y Abu Sayaf.

El pasado año, como revela un análisis de documentos del SOCOM, de documentos de fuentes abiertas del Pentágono y de una base de datos de las misiones de las Operaciones Especiales recopiladas por la periodista de investigación Tara McKelvey (para la Iniciativa del Periodismo de Seguridad Nacional de la Facultad Medill de Periodismo), la mayoría de las tropas de elite estadounidenses realizaron ejercicios de entrenamiento conjunto en Belize, Brasil, Bulgaria, Burkina Faso, Alemania, Indonesia, Mali, Noruega, Panamá y Polonia.

En lo que llevamos de año, parecidas misiones de entrenamiento se han llevado a cabo en la República Dominicana, Jordania, Rumania, Senegal, Corea del Sur y Tailandia, entre otras naciones.

En realidad, me dijo Nye, en estos momentos las labores de entrenamiento continúan en casi todas las naciones donde las Fuerzas de Operaciones Especiales están desplegadas. “De los 120 país que visitamos a finales de año, yo diría que en la inmensa mayoría hay ejercicios de entrenamiento de una forma u otra. Podrían clasificarse como ejercicios de entrenamiento”.

La elite de poder del Pentágono

En otro tiempo los abandonados hijastros del establishment militar, las Fuerzas de Operaciones Especiales han crecido exponencialmente no sólo en tamaño y presupuesto sino también en poder e influencia.

Desde 2002, se ha autorizado al SOCOM a crear sus propios Destacamentos Especiales Conjuntos –como el Destacamento Especial de Operaciones Especiales Conjuntas en Filipinas-, una prerrogativa limitada normalmente a mandos combatientes más amplios, como el CENTCOM.

Este año, sin mucha fanfarria, el SOCOM estableció también su propio Destacamento Especial de Adquisiciones Conjuntas, un grupo de diseñadores de equipamiento y especialistas en adquisiciones.

Con control sobre el presupuesto, el adiestramiento y el equipamiento de sus fuerzas, los poderes normalmente reservados a los departamentos (como el Departamento del Ejército o el Departamento de la Marina), a los que se dedican dólares en cada presupuesto del Departamento de Defensa e influyentes defensores en el Congreso, el SOCOM es por ahora un actor excepcionalmente poderoso en el Pentágono.

Con verdadero peso, puede ganar batallas burocráticas, comprar tecnología punta y dedicarse a investigaciones marginales como la transmisión de mensajes electrónicos a las cabezas de la gente o desarrollar con sigilo tecnologías secretas para las tropas de tierra. Desde 2001, los contratos importantes concedidos a empresas pequeñas –las que producen generalmente equipamiento especializado y armas- han aumentado seis veces.

Con sus cuarteles en la Base de la Fuerza Aérea Macdill en Florida, pero operando en el exterior de ese escenario, los comandos se extienden por todo el planeta, incluyendo Hawai, Alemania y Corea del Sur, y están activos en la mayoría de los países, el Mando de Operaciones Especiales es ahora una fuerza en sí misma.

Como jefe saliente del SOCOM, Olson señaló a primeros de año: el SOCOM “es un microcosmos del Departamento de Defensa, con componentes de tierra, mar y aire, presencia global y autoridades y responsabilidades que son reflejo de los Departamentos Militares, los Servicios Militares y las Agencias de la Defensa”.

Encargado de coordinar todos los planes del Pentágono contra las redes globales del terrorismo y, como consecuencia, estrechamente conectado con otras agencias gubernamentales, ejércitos extranjeros y servicios de inteligencia, y armado con un inmenso inventario de helicópteros sigilosos, aviones tripulados de ala fija, aviones teledirigidos inmensamente armados, lanchas rápidas de fuego a gogó dotadas de alta tecnología, Humvees especializados y vehículos acorazados todo terreno resistentes a minas y emboscadas, o MRAPs (por sus siglas en inglés), así como otros equipamientos de vanguardia ( con más en camino ), el SOCOM representa algo novedoso en el ejército.

Aunque el difunto erudito del militarismo Chalmers Johnson solía referirse a la CIA como “el ejército privado del presidente”, hoy el JSOC asume ese papel, actuando como el jefe ejecutivo de los escuadrones privados para asesinar, y su pariente, el SOCOM, funciona como una nueva elite de poder del Pentágono, un ejército secreto dentro del ejército que posee poder local y alcance global.

En 120 países de todo el globo, las tropas del Mando de Operaciones Especiales llevan a cabo su guerra secreta de asesinatos de perfil alto , de matanzas de nivel bajo , de operaciones de captura y secuestro , de ataques nocturnos tipo patada en la puerta, de operaciones conjuntas con fuerzas extranjeras y misiones de entrenamiento con socios locales como parte de un conflicto en las sombras del que la mayoría de los estadounidenses carecen de información. En otro tiempo “especiales” por ser pequeños, enjutos, equipos que actuaban fuera, hoy en día son especiales por su poder, accesos, influencia y aura.

Esa aura se beneficia ahora de una campaña de relaciones públicas bien orquestada que les ayuda a proyectar una imagen sobrehumana en casa y afuera, incluso aunque muchas de sus actividades actuales permanezcan en sombras cada vez más amplias. La visión típica que tratan de difundir se puede hallar en esta declaración del Almirante Olson:

“Estoy convencido de que las fuerzas… son los socios culturalmente más compenetrados, los cazadores de asesinos más letales y los asesores, entrenadores, solucionadores de problemas y guerreros más responsables, ágiles, innovadores y eficientemente eficaces que cualquier nación podría ofrecer”.

Recientemente, en el Forum de Seguridad del Instituto Aspen , Olson ofreció unos comentarios igualmente edulcorados y también alguna información engañosa al afirmarque las Fuerzas de las Operaciones Especiales de EEUU estaban operando en sólo 65 países e implicadas en combate en solo dos de ellos.

Cuando se le preguntó por los ataques de aviones no tripulados en Pakistán, según las informaciones, contestó: “¿Está Vd. hablando de explosiones no atribuidas?”.

Sin embargo, algo se le escapó. Señaló, por ejemplo, que las operaciones negras, como la misión de bin Laden, con comandos aerotransportados realizando ataques nocturnos, eran ya algo excepcionalmente común. Cada noche se llevan a cabo más o menos una docena, dijo. Sin embargo, quizá sea aún más esclarecedor el comentario a bote pronto que hizo acerca del tamaño del SOCOM.

Justo ahora, subrayó, las fuerzas de Operaciones Especiales de EEUU son aproximadamente tan grandes como todo el ejército del Canadá en servicio activo.

En realidad, la fuerza es mucho mayor que los ejércitos en servicio activo de muchas de las naciones donde las tropas de elite estadounidenses operan cada año y se ha decidido que sigan creciendo.

Los estadounidenses tienen que ser conscientes ya de lo que significa tener una fuerza “especial” tan inmensa, tan activa y tan secreta, y no es muy probable que empiecen a serlo hasta que dispongan de mayor información.

Y esa información no va a facilitársela Olson o sus tropas. “Nuestro acceso [a países extranjeros] depende de nuestra capacidad para no hablar de ello”, dijo en respuesta a preguntas sobre el secretismo del SOCOM.

Cuando las misiones se ven sometidas a escrutinio, como en el caso del asalto a bin Laden, las tropas de elite se sienten molestas. El ejército secreto del ejército, dijo Olson, quiere “regresar a las sombras y hacer ahí lo que tengan que hacer”.

Nick Turse es historiador, ensayista y periodista de investigación. Es editor asociado de TomDispatch.com y nuevo redactor de Alternet.org, su último libro es “

Fuente:

The Case for Withdrawal from Afghanistan ” (Verso Books). Este artículo es una colaboración entre Alternet.org y TomDispatch.comhttp://www.tomdispatch.com/blog/175426/tomgram%3A_nick_turse,_uncovering_the_military’s_secret_military/

¿¿¡¡Perdón!!??


RUTH TOLEDANO

¿¿¡¡Perdón!!??

RUTH TOLEDANO 05/08/2011

Con estivalidad y, sin duda, con alevosía, se producen en Madrid unos episodios policiales de los que un Estado de derecho debiera dar posterior cuenta a la ciudadanía y cuyas responsabilidades directas sería de ley depurar.

La alevosía la damos, fatalmente, por hecho al referirnos a las actuaciones de ciertos cuerpos, en particular si son los de Seguridad; con la estivalidad, sin embargo, querrían haber contado quienes los han agitado, quienes los han soltado a las calles y azuzado contra los que habrían de ser sujetos de su protección, sin tener en cuenta que la indignación no es estacional y que, si bien Madrid está medio vacía, el vaso del cabreo está a rebosar.

Acaso ustedes, señores del Interior, esperaban que todo el mundo estuviera en la costa, y se han encontrado con indignados de guardia: hay cosas y personas que no se van de vacaciones.

  • Ahora sabemos que la represión del movimiento ciudadano del 15-M tiene que ver con la visita del Papa a Madrid

¿Quién ha decidido que se desaloje a pisotones la acampada en el paseo del Prado y se destruya el pactado puesto informativo en una Puerta del Sol que nos pertenece y que ya es símbolo mundial de un nuevo sistema?

¿Quién, que se cierren por la fuerza los accesos a la plaza, en una actuación insólita de la que hasta un sindicato de policías cuestiona la legalidad?

¿Quién ha tomado la decisión de echar el cierre a los comercios de la zona -Ignacio Lario, quizá, presidente de los comerciantes, que exige indemnizaciones multimillonarias y alienta cargas policiales-?

¿Quién ha dado la orden de que los antidisturbios actúen con una agresividad desproporcionada frente a la naturaleza del objeto de su violencia?

¿Camacho y Gallardón? ¿Rubalcaba (¿dónde está Zapatero?)? ¿También Rouco Varela?

Porque a la alevosía y a la estivalidad de la operación hay que unirle una indignantevaticanidad, pues a pocos escapa que esta operación tiene, con la llegada a Madrid de Ratzinger, una relación inversamente proporcional a la limpieza que los mossosperpetraron en su día en la plaza de Cataluña de Barcelona, supuestamente por un encuentro futbolístico: si entonces supimos que nada tenía que ver con el fútbol y sí con la represión del 15-M, ahora sabemos que la del movimiento en Madrid se realiza porque el papa-móvil va a pasar por aquí.

Pero, ¿esto qué es?, ¿qué pretenden ustedes? Mientras los indignados solo hacen uso del espacio público para protestar contra los sistemáticos abusos del poder establecido; mientras se sientan en el suelo para celebrar en asamblea el encuentro de su conciencia, de su unión, de su voz y de su voluntad, quienes llevan las riendas de la caballería deciden sofocarlos para abrir paso al jefe de un Estado ridículo en su mismidad, culpable de crímenes que no se le permitirían a una república bananera.

Esos poderes públicos que abusivamente representan los gallardones, camachos, rubalcabas y roucovarelas de turno parecen no poder comprender que a su anciene régime le quedan dos telediarios que ya nadie ve, pues la información veraz fluye por otras redes.

No comprenden que nuestra era ya no lleva su nombre porque es, será, la de Anonymous. O sí: lo comprenden y actúan desde la desesperación que produce el sentirse y verse acabados.

No se dan cuenta de que agonizan precisamente por actuar así, por reprimir, por ser violentos, por ejercer abuso de su poder. Necios.

¿Millones de euros del dinero público para recibir al Papa?

¿De un dinero público que, sin embargo, no puede cubrir las prestaciones sociales de este país, sumido en los recortes que conlleva una profunda crisis? Si Jesucristo levantara la cabeza enfurecería con tales mercaderes.

¿Millones de euros para recibir a un tipo homófobo y en connivencia con peligrosos pederastas?

¿Estamos locos o qué?

Y para llevar adelante este escándalo sacan sus escuadrones a la calle, en una suerte de razzia a favor de Ratzinger que ofende a los limpios de corazón y a los indignados con razón.

Belicosos.

¿Que la ciudadanía no puede tomar la plaza para tratar de desfacer vuestros graves entuertos pero vosotros podéis instalar 200 confesionarios en el Retiro?

¿¿¡¡Perdón!!?? ¿Confesionarios?

¿Pero estáis de broma o qué? Provocadores.

http://www.elpais.com/articulo/madrid/Perdon/elpepiespmad/20110805elpmad_3/Tes

EL ESTRANGULAMIENTO DEL €URO


EL ESTRANGULAMIENTO DEL €URO

Después de años con el Euro como moneda propia de toda la Eurozona se empiezan a vivir las mismas situaciones que con el proceso de dolarización de Argentina y Ecuador.
Ambos procesos tienen algo en común: un país de mayor poder económico y político acostumbrado a su moneda de elevado valor utiliza la unificación monetaria, con otros países de menor poder económico, para extender su supremacía económica.
Vamos a sintetizar y simplificar toda la información necesaria para entender dichas afirmaciones:
  • Cuando un país como Alemania o EEUU llega a un nivel de desarrollo superior al del resto de países se traduce en una apreciación de su moneda porque ofrece mayor confianza al mercado. Esto le facilita a EEUU y Alemania las adquisiciones de empresas extranjeras con otra moneda, abarata importaciones, encarece exportaciones y presiona al sistema productivo.
    Contra mayor es el valor relativo de una moneda mas saneado estará su tejido productivo puesto que las empresas débiles tienden a desaparecer porque es más barato importar que comprarles a ellas.
  • El mayor problema de tener una moneda cara como era el MARCO ALEMÁN es que los productos alemanes son muy caros para países con monedas mas baratas y, por tanto, frena su venta >>>
    HE AQUÍ EL PRINCIPAL MOTIVO DE LA UNIFICACION MONETARIA. AL TENER LA MISMA MONEDA ALEMANIA GOZA DE UN MERCADO, PARA VENDER SUS PRODUCTOS, MUCHO MAYOR Y CON ESTABILIDAD DE CAMBIO POR TENER LA MISMA MONEDA.
    Y A LA VEZ QUE LOS PRODUCTOS ALEMENES RESULTEN ADSEQUIBLES A PAISES QUE ANTES NO ERAN GRANDES COMPRADORES POR TENER MONEDAS MÁS BARATAS QUE LES IMPOSIBILITABA COMPRAR PRODUCTOS DE ORIGEN ALEMÁN (valga como ejemplo el número de coches alemanes que España compraba cuando tenía la peseta o ahora).
  • UNA ECONOMÍA CON MONEDA CARA TIENE UN TEJIDO PRODUCTIVO MUCHO MÁS EFICIENTE QUE UNA ECONOMÍA DE MONEDA BARATA. Es por ello que las empresas de países del arco mediterráneo estaban, en cierta medida, protegidas por un valor de su moneda relativamente bajo, y están sufriendo una revalorización de su moneda a un ritmo excesivamente acelerado.
  • ESPAÑA, PORTUGAL, GRECIA, ITALIA, IRLANDA Y BÉLGICA van a seguir sufriendo un proceso de deslocalizacion de la producción hacia países de moneda barata (india, china, pakistan, brasil, etc) porque al no corresponder el valor de la moneda con la realidad; es más barato importar que producir.
    Este proceso lo sufrió brutalmente la economía argentina después de la dolarización.
  • A todo esto se suma que Alemania, con el beneplácito de Francia, ha seguido una política de subida y bajada de tipos que sólo les ha beneficiado a ellos.
    Cuando España estaba en pleno crecimiento de la burbuja inmobiliaria, crecimiento de PIB de 4% y alta tasa de inflación; Alemania no dudo en bajar los tipos de interés al máximo para incentivar el crecimiento de su economía.
    ALGO MUY UTIL PARA AUMENTAR LA BRECHA DE LA TASA DE INFLACIÓN ENTRE ALEMANIA Y SUS COMPETIDORES EUROPEOS.
En conclusión:
  • ALEMANIA y FRANCIA se han apoderado del control del Euro y lo utilizan para controlar a sus socios europeos.
  • Las subidas y bajadas de los tipos de interés obedecen únicamente a las necesidades de las economías alemanas y francesas.
  • Alemania utiliza el precio del dinero para controlar el diferencial de inflación con sus competidores europeos.
  • El eje Franco-Alemán utiliza los problemas de deuda soberana para propiciar, cuando les interesa, una frenada de la valorización del euro respecto al dólar. Frenan la revalorización del euro a costa de los problemas de sus socios sin que ellos se vean afectados.
  • Las economías con moneda excesivamente cara, como es el Euro, facilitan la especulación y castiga a la economía real.
  • No es culpa de Italia, España, Bélgica, Irlanda, Grecia y Portugal, sino de Alemania y Francia por negarse a darle al Euro un valor mas representativo de toda la zona Euro y no sólo de sus economías nacionales.
  • Apriori el único gran beneficio para países como el nuestro es la posibilidad de financiarse a menor interés y aumentar su inversiones en el extranjero. Por ello las economías con monedas caras tienden a endeudarse en exceso, como ya ha sucedido en EEUU y está empezando a suceder en Europa.
  • Alemania es desleal cuando obliga a Grecia a someterse a varios rescates que se saben destinados al fracaso puesto que la única salida factible para el país heleno es una quita temporal del pago de la deuda como se hizo con países sudamericanos y con la misma Alemania después de la guerra.
  • Los bancos Alemanes y Franceses junto a los americanos son los primeros causantes de la crisis de deuda soberana, ya que pretenden mejorar su situación financiera a través de dicha especulación.
  • El Euro, tal y como es ahora, no es factible. O se deprecia para que su valor sea más acorde con toda la zona euro o el Euro esta destinado al fracaso; ya sea por la salida del Euro de economías europeas que no pueden soportar el excesivo valor o por un colapso financiero por acumulación de ineficiencias que les obligaria a dejar salir a socios del euro o devaluar la moneda para acercarse a un valor más cercano a la media.

Lo que se oculta detrás de Goldman Sachs y la Reserva Federal


Lo que se oculta detrás de Goldman Sachs y la Reserva Federal

Goldman Sachs (GS), a parte de ser el cuarto mayor banco de inversiones del mundo, es uno de los bancos que ostenta mayor influencia sobre el mundo de la política y las decisiones monetarias.
Vamos a enumerar algunos de los indicios que nos alertan sobre el poder excesivo de dicha entidad y como extiende sus influencias sobre el mundo:
  • En EE.UU. el Partido Republicano ha apoyado constantemente a Goldman Sachs tanto para que sus ex-presidente de GS pasen a ser Secretario del Tesoro de EEUU o pasen directamente a formar parte de las listas Republicanas.
     El último caso fue la designación por parte del George W. Bush en 2006 de Henry Paulson, ex presidente de la entidad financiera, comoSecretario del Tesoro. Pero los tres antecesores de Henry también habían pasado a colaborar con los Republicanos al finalizar su carrera en el banco de inversión.
    Siendo Henry el artífice del rescate financiero de 2008 en EEUU; que consistía en la compra de los créditos basura que Fannie Mae y Freddie Mac, las 2 mayores empresas crediticias-hipotecarias de EEUU, habían concedido.
    Por tanto, EEUU nacionalizo los créditos de mala calidad por un importe total de 700 billones de $ a cargo del Estado, o lo que es lo mismo pagado por el contribuyente norteamericano.
     Henry Paulson y George W. Bush
>>> Biografía de Henry Paulson:
  • Para comprender la envergadura de esta trama de influencias es vital recordar que la Reserva Federal, entidad que controla el Dollar $, no es pública sino privada.
    Llegan a considerarla público-privada, en un intento de atenuar la realidad, por que el Presidente de EEUU nombra al Secretario del Tesoro el cual pasa a formar parte de la Junta de Gobernadores del Sistema de Reserva Federal pero ya como persona independiente.
    Es decir, el mayor banco monetario mundial es una entidad independiente y privada de la cual no se conocen ni si quiera el nombre de los componentes de la misma, siguen en el total anonimato, a excepción del Secretario del Tesoro que nombra el Presidente y el mismo Presidente de la Reserva Federal.
    Tendríamos que destacar que la aparición de la Reserva Federal en nuestra historia tiene “casualmente” paralelismos con momentos históricos mundiales de gran importancia.

    Fue fundada el 23 de diciembre de 1913 meses antes del inicio de la Primera Guerra Mundial en Agosto de 1914.
     Reserva Federal
  • GS ha conseguido trasladar sus influencias a Europa, posicionando a su ex-presidente Mario Dragui como próximo director del BCE (Banco Central Europeo).
    Por tanto, en cuestión de meses dos de las monedas de mayor importancia, $ y €, estarán dirigidas por ex-trabajadores de la entidad.
    No ha sido inconveniente ninguno, para Merkel ni Sarkozy, que Mario Draghi fuera el vice-presidente de la entidad GS entre 2002-2006 cuando el banco de inversión ayudó a Grecia, gobernada entonces por el PP griego, a maquillar sus cifras de déficit para poder incrementar la deuda pública de manera ilegal, la cual a día de hoy ahoga a su población.
     Mario Dragui, próximo presidente del BCE
>>> Articulo de Expansión, donde se destaca la participación de GS en el maquillaje de la deuda pública griega: http://www.expansion.com/2011/06/24/economia/1308896004.html
>>> Biografía Mario Draghi (wikipedia): http://es.wikipedia.org/wiki/Mario_Draghi  

  • Además Goldman Sachs es integrante básico de todas las reuniones del Lobbie Bilderberg. Dicho grupo se reunen periódicamente políticos, familias reales, directivos de las grandes corporaciones y el sistema financiero sin que transcienda a los medios nada de lo que allí se debate o acuerda.

>>> Grupo Bildeberd (wikipedia): http://es.wikipedia.org/wiki/Grupo_Bilderberg#Asistentes

La Reserva Federal y el lobby de Wall Street

El Sistema de la Reserva Federal es el sistema de bancos centrales de los Estados Unidos.
El Congreso creó la Reserva Federal por medio del engaño a través de un acta del congreso en 1913, para hacer creer a los estadounidenses que el banco central de EEUU opera para el interés público, cuando lo cierto es que la FED es un banco privado perteneciente a accionistas privados y que funciona para las ganancias de estos accionistas, es decir, La FED es privada y con ánimo de lucro.
Sus cuentas nunca han sido auditadas y operan al margen del control del congreso de los EEUU, manipulando el crédito del estado estadounidense.
La Reserva Federal se compone de 12 Bancos de la Reserva Federal en USA, cada uno sirviendo a una región específica del país; y el Cuerpo de Sociedades de Bolsa en Washington, creado para supervisar el Sistema de la Reserva Federal.
Para cumplir con su misión, la Reserva Federal funciona como un banco para los bancos y, como el banco del gobierno, sirve de regulador de instituciones financieras y, como administrador del dinero de la nación, cumpliendo con una amplia variedad de funciones que afectan la economía, el sistema financiero, y en última instancia, a cada uno de nosotros.
Cada uno de los 12 Bancos Federales proporciona servicios a instituciones financieras similares a los servicios que los bancos e instituciones de ahorro proporcionan a las empresas y a los individuos
 La junta de la FED es más poderosa que el presidente y que el congreso.
La FED es el mayor prestamista individual del gobierno, el deudor es sirviente del prestamista y como afirmó recientemente el premio Nobel de economía Joseph Stiglitz “el endeudamiento es el esclavismo del siglo XXI”.
Del mismo modo que un individuo puede tener una cuenta en un banco, el Tesoro de los Estados Unidos mantiene una cuenta corriente bancaria en la Reserva Federal a través de la cual se manejan los depósitos de impuestos federales entrantes y los pagos del gobierno salientes.
Como parte de esta relación de servicio, la Reserva Federal vende y rescata bonos emitidos por el Tesoro de los Estados Unidos, tales como bonos de ahorro y Letras del Tesoro, pagarés y títulos de deuda.
La Reserva Federal también emite los billetes y las monedas de la nación. El Tesoro de los Estados Unidos, a través de su Casa de la Moneda y el departamento de Grabado e Impresión de Moneda, actualmente produce el suministro de efectivo de la nación; los Bancos de la Reserva Federal entonces lo distribuyen a las instituciones financieras.
Los padres fundadores de la constitución de EEUU tuvieron como principal motivode la revolución americana eludir los “impuestos injustos” de la corona inglesa, que se había endeudado con el banco central de Inglaterra de manera increíble tras varias guerras sucesivas, y intentaba poner un plan especial de impuestos a sus coronas americanas.
Tomas Jefferson llegó a decir “creo sinceramente que las instituciones bancarias son más peligrosas para nuestras libertades que los ejércitos con armas”.
También conviene decir que los padres fundadores, cuya constitución gira en torno a la busca de la felicidad y la libertad de las personas, eran propietarios de grandes plantaciones y decenas de esclavos negros, fueron una oligarquía que se perpetuó a si misma al poder, no eran democráticos ni contaban con el respeto del pueblo al que decían representar, solo querían manejar sus posesiones sin que el Banco de Inglaterra metiese la mano.
Después de la Independencia se intento varias veces crear un Banco central Estadounidense siguiendo el mismo modelo que el Banco de Inglaterra. En 2004 Forbes.com dedicó un estudio sobre la riqueza de los presidentes estadounidenses a lo largo de la historia, y concluyeron que George Washington había sido el más rico de todos.
La FED utiliza su posición privilegiada para presionar a los bancos miembros constituyendo un lobby financiero, muchos critican la forma de operar del FED diciendo que opera para los intereses de Wall Street. Este lobby apoya a la FED ante el congreso asegurando que se puede confiar en que la Reserva Federal se comporte responsablemente.
Además, la FED utiliza su poder para propósitos políticos, como se ha podido ver estos días con el riesgo de “default” en EEUU y su presión al gobierno para que aumente el techo de deuda.
Como regulador, la Reserva Federal formula normas que regulan la conducta de las instituciones financieras.
Como supervisor, la Reserva Federal examina y controla a las instituciones para ayudar a asegurar que éstas operen de manera segura y firme, y que cumplan con las leyes y normas que se les aplican
 Si el objetivo principal de la FED es mantener la inflación en niveles moderados, se requiere elevar la tasa de interés, lo cual incentiva la especulación financiera y provoca disminución en el nivel de empleo.
El Banco Central Europeo fue diseñado a partir del modelo de la Reserva Federal, es un banco independiente del gobierno. El objetivo prioritario del BCE, como el de la Reserva Federal es controlar la inflación, teniendo como objetivo secundario otras variables como el empleo o la deuda, algo que como se está demostrando en estos momentos, es la visión equivocada.De la Reserva Federal han salido proyectos como el Fondo Monterio Internacional (FMI), el Banco Mundial (BM) la organización mundial del comercio (OMC), el G8, el G20…entre otros, además de gran cantidad de organizaciones de tipo cultural, de investigaciones cientificas y educación, en especial universidades ricas donde se enseña a jovenes que servirán de gerentes en las multinacionales.

También tiene a su disposición una red oficial de cientos de ONGs manipuladas bajo el disfraz de humanitarias, ecologistas, alfabetizadores,etc…que diversos países han expulsado de su territorio, como son los casos de Bolivia, Venezuela, Ecuador y Sudán.
La FED a su vez, guarda un estrecho vínculo con el pentágono y la industria armamentística.
El presidente Estadounidense John F.Kennedy fué el primero que intentó hacerse con el control de la FED, llegando a suscribir un decreto presidencial para ello, poco tiempo después de esto fué asesinado y lo primero que hizo su sucesor, fue anular el decreto de Kennedy.Se puede decir que no hay practicamente nada en el mundo occidental que no se escape a la influencia de la Reserva Federal.

Fuentes:
Documental the Money Masters
Wikipedia

LA “ESTRATEGIA BIN LADEN”: UN AS EN LA MANGA


LA “ESTRATEGIA BIN LADEN”: UN AS EN LA MANGA

Publicado por Gilgamesh

“Manda huevos”, que diría Trillo. Ahora dicen por la tele que han cogido a Bin Laden. Más bien han cogido su cuerpo del mar, según la costumbre funeraria musulmana que todos conocemos de tirar los difuntos al agua… ¿Cómo? ¿Que no conocían esta tradición?

Será, me cagüen sancristo, porque no existe la tal maldita tradición. Lanzarlo al mar ha sido una acción totalmente injustificada. La orden era matar a Bin Laden, no capturarlo ni llevarlo ante un tribunal. Obama ha dicho que el patriarca del mal está muerto y que “se ha hecho justicia”. Punto final.

Lo que sí parece tradición es mentir a la cara de la gente: Se ha confirmado que la fotografía difundida por los medios en todo el mundo del supuesto cadáver de Bin Laden es falsa.

Por lo visto, la imagen ya ha sido utilizada en anteriores ocasiones y se trata de un montaje hecho a partir de otra fotografía. Menudos picaruelos.

Ahora parece que Estados Unidos no va a difundir imágenes del asesino de masas más buscado del mundo porque “no quiere alentar a los terroristas”…

Qué bueno, es que los tienen cuadrados.

El mundo es un gran escenario pero la obra que representan estos señores de las corporaciones ya no se la traga nadie. Y menos a estas alturas de la película. Tiene bemoles: El gobierno estadounidense ya ha manifestado que no tiene intención de concretar los detalles de la localización y captura de este señor diabólico.

La de más a la derecha es la desvergonzada imagen difundida por las agencias de noticias a todos los medios del mundo. Se puede apreciar cómo superponen la mitad inferior de la cara de Bin Laden sobre una antigua fotografía ya publicada en los medios. El fotochop realizado bien podrían haberlo llevado a cabo niños de parvulario, carajo.

La segunda muerte de Bin Laden

Muchas fuentes fiables y representantes de numerosas organizaciones llevan declarando hace tiempo que Bin Laden murió poco después de la masacre de las torres gemelas.

Las imágenes falsas de la muerte del líder de Al Qaeda encajan perfectamente con todo lo que rodea al mito Bin Laden:

Los vídeos y cintas de audio falsos, imágenes trucadas, así como la fingida responsabilidad de la autoría del 11-S. Joseph Watson, editor del Prison Planet.com, afirma que el cuerpo de Bin Laden ha estado custodiado en un depósito de cadáveres de alta seguridad del gobierno estadounidense desde al menos el año 2002, y es sacado a la luz en el momento conveniente, cuando más lo necesitaba Obama, que ahora puede incluir orgulloso en su campaña para el 2012 la mentira de que ha sido el único presidente que hizo justicia con la captura del supuesto adalid del terror.

Como explicaron algunas fuentes del FBI, la Secretaria de Estado Madeleine Albright e incluso algunos miembros del CFR, todas las evidencias apuntan sin lugar a dudas a que Bin Laden murió a finales de 2001 por causas naturales.

Al parecer, empezó a sufrir problemas renales al poco tiempo de la matanza del 11-S.

En 2002, el presidente pakistaní, Pervez Musharraf, dijo que Bin Laden tuvo que requerir el uso de una máquina de diálisis cuando vivió en Afganistán. Fuentes fiables dentro de la administración Bush han revelado que murió por causas naturales y que su familia entregó el cuerpo a la CIA. Durante las elecciones de 2004, la CNN informó según fuentes del entorno demócrata, que George Bush planeaba usar el cuerpo como un as bajo la manga si veía peligrar su candidatura en las elecciones de 2004.

Maldita sea, pero cuántas posibilidades había de que una persona afectada de serios problemas renales que necesita un aparato de diálisis, y que además se sabe que estaba aquejado de diabetes y que requería constante atención médica, sobreviva en cochambrosos escondites en la montaña durante una década, y además no pueda ser encontrado en todo ese tiempo. Lo único que saben hacer en Estados Unidos es insultar nuestra inteligencia.

Lo han pillado diez años después del genocidio del 11-S. Por lo visto, era una buena oportunidad para cerrar el asunto y pasar a otras cosas. Obama ha llamado a Leon Panetta (actual jefe de la CIA) y han quedado para tomar unas cañas y discutir la estrategia.

Se han montado un nuevo teatrillo, han cogido el cuerpo congelado del señor terrorista, y se han ido hasta Pakistán, un sitio horrible y lleno de polvo, para preparar su muerte y embolsarse unos millones por el acuerdo. Ahora dicen que la suerte de Bin Laden se ha acabado, cuando sabemos que acabó ya hace tiempo, cuando empezó a hacer negocios con la familia Bush allá por la década de los setenta.

Mientras, el gobierno estadounidense, la CIA, el FBI y otros organismos implicados, se sonríen unos a otros asombrados de su astucia de Sherlock Holmes y se dan medallas de honor y se lamen sus falos putrefactos unos a otros. Y así se escribe la historia y se suma otra victoria en la lucha contra el terrorismo, lucha que por otra parte, nunca tendrá fin. Y menos cuando lapolítica del miedo da tan buenos resultados.

Bin Laden ha muerto, otra vez:

Miedo en el cuerpo

Porque ya están diciendo que el peligro real no es Bin Laden, sino otras organizaciones de la península arábiga y el Magreb inspiradas por él (como la que cometió, dicen, los atentados del 11-M en Madrid). Laguerra contra el terror continúa. Numerosos políticos y altos funcionarios en todo el mundo han recalcado que Al Qaeda va a vengarse dentro de poco.

Dice Leon Panetta que “estamos seguros de que Al Qaeda no tardará mucho en intentar vengarse. Debemos mantenernos vigilantes”. Obama señaló que “debemos tener presente que el terrorismo de Al Qaeda no termina con la muerte de Bin Laden“.

Al parecer, van a tratar de mitigar las críticas de la opinión pública haciendo ver que la amenaza de Al Qaeda continúa. José Bono, autoridad intelectual donde las haya, estima que Bin Laden era “un bandido, un criminal, un malhechor que ya no podrá hacer el mal“, y que ahora “debemos estar prevenidos y redoblar la protección por la posible venganza. Hay que protegerse”.

La Comisaria Europea del Interior, Cecilia Malmström, se ha mostrado partidaria de dar prioridad a “la cooperación entre países” y ha recordado, atención, que está trabajando “para aprobar dos directivas antiterroristas contra la comercialización de productos químicos para la elaboración de explosivos caseros y la persecución de bienes de terroristas en la Unión Europea”. Bienes que ellos consideren de terroristas, se olvido de puntualizar.

¿Por qué ahora?

No hay duda de que Obama busca una victoria como sea. Cometió el error estúpido de reanudar la guerra en Afganistán y, ahora, después de una década de lucha se encuentra en un punto muerto, por no decir que están enfrentando una completa derrota.

La guerra de Bush/Obama ha puesto en bancarrota al país, dejando enormes déficits y un dólar cada vez más en declive. Y las próximas elecciones ya se están acercando. Obama ha dicho “¡shiiiiiiiit, paremos esto brother!” Si hacemos memoria, la única razón para invadir Afganistán en un principio fue capturar a Bin Laden, y ahora que ya ha sido capturado, no hay ninguna razón para continuar esta guerra tan cara.

Ya está, ya podemos volver a respirar. Obama dice que “el mundo es un lugar más seguro”… Y huele hasta mejor, ¿no lo notáis? Como afirma con toda razón el presidente, “no hay nada que no podamos conseguir como país cuando nos lo proponemos de verdad”.Nada.

La noticia de la muerte de Bin Laden ha servido como excusa para ensalzar instantáneamente el ardor imperialista y el espíritu patriótico estadounidense gracias a una poderosa campaña propagandística alestilo hollywoodiense elaborada por el gobierno Obamaniano.

No podía haber encontrado un apoyo mejor para su futuro político que la muerte de Bin Laden. Una vez conocida la noticia, centenares de ciudadanos se fueron concentrando alrededor de la Casa Blanca, entre vítores y muestras de alegría, y entonando el himno estadounidense.

Se ha recargado de un plumazo la autoestima del país. Como podemos ver, el efecto fue inmediato y programado. Estamos en un momento en el que se cuestionaba la estrategia de seguridad nacional de Obama y sus índices de popularidad estaban descendiendo de manera constante (en abril no superaban el 45%, frente al 70 que tenía al llegar al poder).

No podemos olvidar que sólo quedan 18 meses para las elecciones estadounidenses. Obama goza ahora de una ventaja única: Ser el presidente que consiguió la muerte de Bin Laden. Menudo jabato el negrito.

Otra de las razones importantes de esta captura impresionante son las consecuencias económicas de la noticia: Wall Street sube y el petróleo baja.

Según los periódicos, “los principales índices de Wall Street registraban subidas cercanas al 0.8% poco después de conocerse la muerte de Bin Laden, al tiempo que bajaba la cotización del petróleo y otras materias primas, y el dólar recuperaba terreno ante otras monedas”.

Según los expertos, se espera que Estados Unidos “aproveche el impulso para descargar nuevos ataques contra objetivos de Al Qaeda en Pakistán y Yemen”. Así que la guerra continúa igual que siempre.

Cualquiera puede constatar que la muerte de Bin Laden es otra de las diversas maniobras descaradas que son necesarias para actuar en los países a los que les han echado el ojo, con pleno apoyo de los organismos y la opinión pública internacionales.

Esos sucios demócratas ya están usando el cadáver fresco del terrorista para exaltar el patriotismo y la hegemonía americana, haciendo ver lo formidable de su planteamiento político para el mundo.

Y seguirán exprimiendo la estrategia Bin Laden para vanagloriarse de su poderío militar, su suprema inteligencia y su espíritu patriótico, mientras que los problemas sociales del país, las leyes de libre mercado y las atroces medidas económicas contra las clases depauperadas seguirán apestando a mierda bajo la alfombra de Narciso.

Humanos de escaso cerebro eufóricos tras la falsa noticia:

 

Para saber más:

Infowars.com

Prisonplanet.com

Navegación de entrada

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 183 seguidores