AQUI hay TOMATE

Para dar y tomar

Archivo para el día “septiembre 20, 2011”

La actual crisis debe ser vista como una crisis sistémica de una forma particular de capitalismo, el capitalismo neoliberal


La Crisis Financiera y Económica de 2008:
Una crisis sistémica del capitalismo neoliberal
Por David M. Kotz
Departamento de Economía
Universidad de Massachusetts Amherst
Amherst, MA 01003, U.S.A.
Diciembre de 2008
Dirección de correo electrónico: dmkotz@econs.umass.edu
Este documento ha sido elaborado por un panel sobre “La Crisis Financiera Global: Perspectivas heterodoxa”,
patrocinado por la Unión Radical de Economía Política de la Ciencia de los Aliados Sociales
Asociaciones convención anual en San Francisco, 4 de enero de 2009. Asistencia en la investigación fue
proporcionado por Ann Werboff. Una versión revisada y abreviada de este trabajo fue publicado en el
Revisión de la Economía Política Radical 41 (3), el verano de 2009, 305-17.El Crisis Financiera y Económica de 2008 1
1. Introducción
Una crisis financiera desarrollado con notable rapidez a partir de finales del verano de 2008,
valores relacionados con hipotecas que se había extendido a través de los EE.UU. y el sistema financiero mundial pronto
se derrumbó en su valor.
1
Esta crisis ha minado muchas de las instituciones financieras más grandes en los EE.UU.
y en otros lugares, así como dañando severamente una parte importante del sistema financiero del mundo. Recientemente
la crisis financiera ha sido acompañado por una recesión recolección en el sector no financiero en los EE.UU. y
las economías globales. Este trabajo sostiene que la crisis actual del sector financiero y real debe ser visto
parte de mayor desarrollo. Es decir, la actual crisis debe ser vista como una crisis sistémica de una
forma particular de capitalismo, el capitalismo neoliberal a saber.
2
En los EE.UU. los signos de una crisis sistémica son fáciles de ver, en los últimos económica, política y
desarrollos ideológicos. Producción y el empleo en los EE.UU. están cayendo a una velocidad que no se ve
en muchas décadas, y parece que todos los observadores esperan que empeore. Citigroup y General
Motores, dos de las mayores entidades corporativas en los EE.UU. – un el banco más grande y el otro
desde hace mucho tiempo símbolo del poderío manufacturero de los EE.UU. – se han acercado a la insolvencia. Políticas que habían
sido eficaces en la superación de las crisis financieras y recesiones en la era neoliberal –
política monetaria expansiva, junto con ocasionales rescates institucionales – se han mostrado incapaces
de frenar esta crisis.
En el ámbito de la política, la crisis contribuyó a un importante cambio electoral en los EE.UU. en
Noviembre de 2008, con el electorado en casi todas las regiones del país, cambiando su voto
marcadamente hacia el candidato demócrata a la presidencia, en comparación con el pasado reciente presidenciales
las elecciones. Contrariamente a la experiencia de las últimas décadas, el candidato demócrata ganó una gran
mayoría de los grandes avales de la ciudad de periódicos y fuera recaudado el candidato republicano, incluso
entre muchos intereses comerciales tradicionalmente republicano.En el ámbito de la política, muchos prominentes
economistas y analistas políticos han apoyado de repente lo que equivale a la nacionalización parcial de la crisis financiera y económica de 2008 2
de los principales bancos y un programa de estímulo del gobierno grande. La ideología dominante neoliberal de la
últimos treinta años parece haber perdido gran parte de su legitimidad, e incluso algunos intelectuales conservadores
lo han abandonado.
3
La historia demuestra que el capitalismo periódicamente se somete a una crisis sistémica. Particular
forma institucional del capitalismo ha variado en diferentes períodos. Sin embargo efectivamente un determinado
forma institucional del capitalismo, o la estructura social de acumulación (SSA), se podrá tener un tiempo de promover la
altos beneficios y la expansión económica, con el tiempo las contradicciones de esa forma de capitalismo
minar su funcionamiento continuo, dando lugar a una crisis sistémica.
4Para referirse a una situación como una crisis sistémica significa que la crisis sólo puede resolverse a través de
una importante reestructuración del sistema. Si la situación actual no se una crisis sistémica, entonces debería
será posible resolver la crisis financiera con los rescates estatales apropiadas de entidades financieras y la
imposición de nuevas regulaciones sobre el sistema financiero, mientras que la mitigación de los países en desarrollo
recesión con un programa de estímulo económico de gran tamaño. Tras las intervenciones de dicha crisis, neoliberal
el capitalismo se reanudará más o menos el funcionamiento normal. Sin embargo, si la actual crisis y
crisis económica es un indicador de una crisis sistémica del capitalismo neoliberal, que sugiere que
el capitalismo neoliberal no puede ser sostenida por este tipo de intervenciones limitadas, y debemos esperar a ver
la sustitución del capitalismo neoliberal por otra cosa.
Una crisis sistémica se produjo a finales de la década de 1920, cuando una forma anterior del capitalismo liberal
entró en crisis tras el colapso bursátil de 1929. Otro desarrollado en la década de 1970, como
la forma regulada de capitalismo de las décadas posteriores a la Segunda Guerra Mundial dejó de funcionar con eficacia.
5
En
ambos casos, la crisis fue seguida por una profunda reestructuración del capitalismo. Hoy en día parece que
estamos entrando en una nueva crisis sistémica, esta vez de la forma neoliberal del capitalismo que se remonta a
los años 1980 1970 a finales.
Polanyi fue el primero en sugerir que el sistema capitalista tiende a alternar entre los períodos de la crisis financiera y económica de 2008 3
el liberalismo, en el que la actividad del mercado está sujeto a una regulación poco, y los períodos en que la sociedad
interviene para regular activamente la actividad del mercado (Polanyi, 2001 [1944]). Tal parece que la alternancia
caracterizan la historia de EE.UU. institucional desde el final de la Guerra Civil. La década de 1870 hasta la década de 1890 fue un
Laissez Faire período conocido como la Era Robber Baron. Esto fue seguido por la regulación estatal activa en la
la “era progresista” de 1900-16. El liberalismo se caracteriza el período 1920-1932, seguido por un
relativamente integral regulada que el capitalismo no emergió por completo hasta finales de 1940.
A continuación, el neoliberalismo reemplazado capitalismo regulado comenzando alrededor de 1979.
6
La Gran Depresión de la década de 1930 fue una crisis económica que se desarrolló más rápidamente y
era mucho más grave que la crisis del capitalismo regulado de la década de 1970. El desarrollo posterior
poco a poco, con problemas a aparecer a partir de 1966 cuando la tasa de beneficio comenzó un largo período de
disminución en los EE.UU. y las principales economías europeas.
7
A plena crisis estalló después de 1973, cuando
la inflación fuera de control y el colapso final del sistema de Bretton Woods llevó a la agitación en
el sistema monetario y financiero internacional, con una duración hasta finales de la década de 1970. Esto plantea la
posibilidad de que la crisis económica de una forma liberal de un capitalismo puede, en general, tienden a desarrollar
más rápidamente y ser de mayor magnitud que una crisis del capitalismo regulado. La experiencia reciente es
consistente con la proposición.
Este documento tiene las siguientes partes. La sección 2 ofrece un análisis de cómo la forma neoliberal de
el capitalismo ha sido capaz de promover los altos beneficios y largo plazo de expansión económica desde hace varias décadas
en la Sección de EE.UU. 3 se explica cómo el mismo proceso que promueve fines de lucro y el capital
acumulación sentó las bases para una crisis sistémica, que estalló en 2008. Sección 4 considera
las direcciones posibles para la reestructuración institucional en los EE.UU..
2. El capitalismo neoliberal y la expansión económica en los EE.UU.
Después de seis años de crisis de la forma regulada por el estado del capitalismo de 1973-79, un nuevo
forma neoliberal del capitalismo empezaron a surgir, primero en el Reino Unido y EE.UU.. El capitalismo neoliberal ha tenido la crisis financiera y económica de 2008 4
las siguientes características principales en los EE.UU.:
1. Desregulación de los negocios y las finanzas, tanto a nivel nacional e internacional, para permitir que las llamadas
“Libre mercado” para gobernar y para lograr la libre movilidad de capital.
2. Privatización de los servicios de muchos estados que previamente había sido proporcionada directamente por las agencias estatales
y los empleados del Estado.
3. El Estado ya no regula activamente la macroeconomía, y en la medida en que se comprometió
intervenciones macroeconómicas, el objetivo ha sido asegurar una inflación baja, no baja tasa de desempleo.
4. Fuertes reducciones en el gasto social del Estado.
5. Reducción de impuestos a las empresas y personas adineradas.
6. Las grandes empresas y el Estado atacó a los sindicatos, que transformó el mercado de trabajo para
capital ha sido capaz de dominar completamente el trabajo.
7. Un cambio en el proceso de trabajo de la dependencia a largo plazo a los empleados a utilizar cada vez mayor de temporal
y trabajadores a tiempo parcial.
8. Competencia desenfrenada, feroz sustituyó a la “co-respectiva conducta” que las grandes empresas
había practicado en el capitalismo regulado de la posguerra.
9. La introducción de los principios del mercado interior de las grandes corporaciones, incluyendo un cambio de elección
el director general de los empleados de carrera de la empresa a contratar desde el exterior en un mercado para los CEOs.
8
Con el tiempo el conjunto por encima de las instituciones dio lugar a tres cambios importantes, que
junto promovió una serie de largas expansiones económicas, sino también el germen de una eventual
crisis sistémica. Estos tres hechos son los siguientes: 1) La desigualdad creciente, en el
proceso capitalista entre salarios y beneficios, y dentro de la sociedad en su conjunto en los hogares, 2) una
sector financiero, que se convirtió cada vez más absortos en las actividades especulativas y riesgosas, y 3) una serie de
de burbujas de activos de gran tamaño.
Cada una de las instituciones neoliberales contribuyeron a la creciente desigualdad de la Crisis Financiera y Económica El de 2008 5
era neoliberal. Desregulación de los sectores anteriormente regulados, como el transporte, las comunicaciones,
y el poder llevó a una fuerte reducción de los salarios de esos sectores. La desregulación en el ámbito internacional
facilitó la fuga de capitales y la intensificación de la competencia de importaciones de países con bajos salarios. La privatización de los
servicios estatales a menudo, aunque no siempre, se ha desplazado el trabajo a los empleados de bajos salarios en privado
las empresas contratistas.
9
Renunciar a la política macroeconómica dirigida a baja tasa de desempleo llevó a un nivel más alto promedio
de desempleo, reducir el poder de negociación de los trabajadores. Reducción de los programas sociales de la baja
“Salario social”, que previamente había reforzado el poder negociador de los trabajadores. Reducción de los impuestos sobre
empresas y los ricos aumentaron después de impuestos desigualdad. Tal vez lo más obvio, el ataque sobre el comercio
sindicatos debilitado el poder negociador de los trabajadores asalariados. El cambio a los trabajadores temporales ya tiempo parcial
reemplazado con salarios altos con bajos salarios. Competencia desenfrenada entre las grandes corporaciones
presionar a la baja sobre los salarios. Finalmente, el mercado de los salarios director general ejecutivo de causa a
se dispara, pasando de 42 veces el salario de un trabajador medio en 1982 a 411 veces en 2005 (AFL-CIO,
2007).
10
El segundo se señaló anteriormente – la cada vez más especulativo, actividades de alto riesgo de
el sector financiero – fue un producto de la desregulación financiera, la competencia desenfrenada, y la
mercantilización de las grandes corporaciones (véase Crotty, 2008). Bancos de desregulación financiera en libertad y otros
las instituciones financieras para desarrollar cualquier actividad económica traería los mayores beneficios, que se había
no ha sido permitido por las anteriores a 1980 la estructura financiera altamente regulada. Competencia desenfrenada
presionar a las instituciones a buscar constantemente nuevas actividades, más rentables. El nombramiento
de los directores ejecutivos del exterior alienta una visión a corto plazo, ya que ahora los CEOs se centró en conseguir
de unos años de un rendimiento impresionante bolsa de valores para facilitar el traslado a un puesto de trabajo mejor remunerados en
otra institución. Estos factores, junto promovido un cambio de la tradicional financiera
actividades de recepción de depósitos, lo que hace y la celebración de los préstamos a las empresas y los propietarios de viviendas, bonos flotantes
temas, y la venta de seguros convencionales. Beneficios mucho más altos podrían realizarse de especulación de la crisis financiera y económica de 2008 6
actividades como la creación y venta de instrumentos cada vez más exóticos, como subprime y alt-A
las hipotecas destinadas a la titulización, las obligaciones de deuda colateralizada y swaps de incumplimiento crediticio.
La tercera novedad por encima de – la aparición de burbujas de activos – fue el resultado de los dos primeros
desarrollo, y, en definitiva, de todo el conjunto de las instituciones neoliberales. El aumento en las ganancias
relación con los salarios, y la creciente concentración de ingresos de los hogares en la parte superior, produce una amplia y
creciente volumen de fondos de inversión que tiende a superar la inversión productiva disponible
oportunidades. Esto crea condiciones favorables para el desarrollo de las burbujas de activos, como fondos
encontrar su camino en la compra de activos tales como bienes raíces o valores. Una vez que un activo burbuja
comienza, su continuo crecimiento requiere un sistema financiero que fácilmente se prestan dinero para alimentar a los
burbuja, que el mercado liberalizado, el sector a corto horizonte de tiempo financiera de la era neoliberal resultó listo
que hacer. Después de 2000, el sector financiero desregulado creado nuevas prácticas de préstamos hipotecarios que
dirigió un volumen considerable y creciente de los fondos prestados en la compra de vivienda, proporcionando
un apoyo importante para el crecimiento de la burbuja de activos última de esta época.
La evidencia de estos tres acontecimientos no es difícil de encontrar. La figura 1 muestra la
relación entre las tasas de crecimiento de la productividad laboral y los ingresos reales por hora de nonsupervisory
los trabajadores. Dado que ambas series se ven muy afectados por el ciclo económico, las tasas de crecimiento se muestran para
pico de la temporada alta. El año 1979 es el pico del ciclo económico justo en el inicio de las políticas neoliberales
reestructuración. Después de dos back-to-back recesiones durante 1980-1982, siguió un largo económico
expansión de 1982 a 1990. Los siguientes dos picos del ciclo económico se encontraban en 2000 y 2007. Por lo tanto, la
era neoliberal produjo tres expansiones relativamente largo, a partir de 1982-1990, 1991-2000 y 2001-07.
Como muestra el gráfico 1, la producción por hora aumentó mucho más rápido que los ingresos reales de nonsupervisory
los trabajadores en cada subperíodo, con la creciente brecha en 2000-07 en comparación con 1990-2000. Si la producción por
horas aumenta más rápidamente que los ingresos reales por hora, esto implica un cambio de los ingresos del trabajo al capital. Por
Por el contrario, durante la era del capitalismo regulado de 1948-1973 la producción por hora aumentó en 2,4% anual, mientras la crisis financiera y económica de 2008 7
real de los ingresos por hora de los trabajadores no supervisores aumentó casi tan rápidamente, en un 2,2% por año.
11
Dado que la serie ganancias en la figura 1 es para los trabajadores no supervisores sólo, la comparación con
la serie de la productividad supone que los otros trabajadores se les paga de la plusvalía. Una medida más amplia
de las ganancias, llamada la remuneración real por hora (que incluye a todos los empleados), se muestra en la figura 2.
La serie de la remuneración real por hora cubre todos los empleados, incluidos los directivos. Figura 2
muestra que el crecimiento de la productividad superó al crecimiento de compensación para cada subperíodo, con la diferencia
más grande en 2000-07. La misma serie de 1948-1973 muestra crecimiento de la productividad en el 2,8% y
compensación de crecimiento en el 2,7% por año.
La figura 3 muestra un indicador diferente de la relación capital-trabajo en la era neoliberal. Lo
muestra la tasa de crecimiento de los beneficios reales y de la remuneración real para el sector empresarial. Este
medida sugiere el concepto marxista de la tasa de plusvalía.
12
La Figura 3 muestra que
las utilidades crecieron significativamente más rápido que la indemnización en 1979-1990, que incluye tres años de
depresión grave los beneficios en la década de 1980. En 1990-2000 las utilidades crecieron más rápido que la compensación por
un margen aún más amplio, y en 2000-07 la brecha se hace enorme.
13
El capitalismo neoliberal no sólo trajo beneficios que se elevó rápidamente en relación a los salarios, sino también
rápido aumento de la desigualdad en la distribución del ingreso entre los hogares. A partir de 1979-2004 la participación
de la parte superior del 5% de los hogares pasó del 15,3% al 20,9% mientras que el de 20% más pobre cayó del 5,5%
el 4,0% (Instituto de Política Económica de 2007). Hacia el final del período neoliberal hasta la fecha, los ingresos
el crecimiento se ha concentrado especialmente en la parte superior. En el año 2000 y nuevamente en 2005 los más ricos
centésima parte del uno por ciento (0,01%) de las familias en los EE.UU. recibe un 5% de los ingresos totales, un nivel que
no se había alcanzado previamente desde 1929. Durante los años 1950 y 1960 el porcentaje recibido por
la parte superior del 0,01% se situaba entre 1% y el 1,5% del ingreso total (Piketty y Saez, 2007).
A la luz de la crisis financiera, no es necesario presentar pruebas de que las instituciones financieras
en la era neoliberal se alejó de sus actividades tradicionales para cursar estudios superiores de lucro, más arriesgado La Crisis Financiera y Económica de 2008 8
actividades especulativas. EE.UU. instituciones financieras crearon miles de millones de dólares en riesgo relacionados con las hipotecas
y otros tipos de valores, cuyo colapso es directamente responsable de la crisis financiera. Durante un tiempo
las prácticas especulativas del sector financiero fueron muy gratificante. La participación en los beneficios
de las instituciones financieras en el total de ganancias de las empresas casi se duplicó de 21,1% en 1979 al 41,2% en
De 2002, antes de caer a 37,2% en 2006 (EE.UU. Oficina de Análisis Económico, 2008, cuadro 1.14).
La tercera novedad en la era neoliberal es la aparición de burbujas de activos de gran tamaño. En el
La primera expansión de largo en la década de 1980, surgió una burbuja de activos en el suroeste de bienes raíces comerciales,
que llevó al colapso de una gran parte de la industria de ahorro y préstamo y luego de su rescate en 1990.
En la expansión de la década de 1990, a partir de 1994 una enorme burbuja de activos surgieron en el mercado de valores de EE.UU..
Desde 1994-99 el índice compuesto de Standard & Poor aumentó en 23,6% anual, mientras las empresas
los beneficios aumentaron en un 7,6% por año (Informe Económico del Presidente, 2001, Tabla B-95, p. 384; EE.UU.
Oficina de Análisis Económico, 2001). Al año siguiente burbuja de activos que se derrumbó. En la tercera
larga expansión de la era neoliberal, una enorme burbuja de activos comenzaron a crecer en el sector de la vivienda
alrededor de 2002. Durante 1982-1995 la relación entre el Índice de Precios de Vivienda en su equivalente en la Comunidad de Propietarios ”
Alquiler (el último indica el valor económico de la casa propia) se movió arriba y abajo, pero no mostró
tendencia. En 1995 el valor de esa relación era de 115,0, y luego aumentó gradualmente a 129,7 en 2002, seguido por
una empinada subida a 168,3 en 2006 (Oficina de Supervisión de Empresas de Vivienda Federal, de 2008; EE.UU. Oficina
de Estadísticas Laborales, 2008). En el verano de 2007 los precios de la vivienda ha aumentado en un 70% corregido para
la inflación desde 1995. En su punto máximo en 2007, la burbuja inmobiliaria creada alrededor de $ 8 billones en
riqueza inflados de viviendas nuevas, de la riqueza total de viviendas de $ 20 billones de dólares, o 40% de la riqueza inmobiliaria.
14
Estos tres factores – la creciente desigualdad, un sector financiero especulativo, y una serie de
de burbujas de activos – subyacen en la expansión económica de largo de la era neoliberal. El rápido crecimiento de
ganancias en la era neoliberal generó un fuerte incentivo para expandir la producción. A medida que la expansión
continuó y se cayó la tasa de desempleo, las instituciones neoliberales prestados negociación de los trabajadores La crisis financiera y económica de 2008 9
poder tan débil que no había riesgo de que los salarios aumentarían a exprimir las utilidades, lo que hace posible a largo
ampliaciones sin incluir ni una reducción de las ganancias o aumento de la inflación.
15
Sin embargo, mientras que los beneficios de crecimiento
más rápido que los salarios puede ser bueno para la creación de la plusvalía, que da lugar a un problema en el
realización de la plusvalía. Una expansión económica bajo el capitalismo neoliberal se enfrenta a un problema de
el crecimiento inadecuado de la demanda agregada, ya que el gasto de los consumidores por los trabajadores es limitada por la
el estancamiento o la caída del salario real, y la expansión del gasto estatal está limitada por los recortes en el desarrollo social
el gasto y las presiones de los recortes de impuestos sobre las empresas y los ricos. Es poco probable que la acumulación y
el consumo capitalista puede crecer lo suficientemente rápido para generar por sí mismos la demanda agregada suficiente
el crecimiento de llevar una larga expansión.
Este problema fue resuelto bajo el capitalismo neoliberal en la única manera posible – por parte de algunos
grupo de gasto más de sus ingresos. Es decir, la expansión a largo era posible mediante el cultivo
los préstamos. Creciente endeudamiento requiere garantías cada vez mayor contra el que el endeudamiento y los activos
burbujas siempre que la garantía cada vez mayor. En la década de 1990 la burbuja bursátil estimulado
aumento del consumo, ya que los hogares de ingresos medios altos y altos, creyendo que estaban creciendo
muy rico en valor de sus acciones de la cartera disparó hacia arriba, tomada en contra de su creciente riqueza de valores,
causando gasto de los consumidores a aumentar más rápidamente que el PIB a finales de 1990.
16
La expansión de 1990 terminó
sólo cuando la burbuja bursátil desinflado en el año 2000.
En la última expansión, el modelo neoliberal ha madurado completamente, produciendo una enorme brecha
entre las tasas de crecimiento de beneficios y salarios, como la figura 3 muestra. Por esa etapa en la evolución de
el neoliberalismo, una expansión que sólo sería posible si una burbuja de activos surgieron de estos grandes
proporciones que permitiría una gran parte de la población a endeudarse y consumir más allá de su
medios. Aunque no se puede afirmar que se levantó para tal fin, la burbuja inmobiliaria de la década de 2000 hizo
cumplir esa función.
17
Una proporción mucho mayor de la población posee una vivienda que posee cualquier significativos
valor de las acciones corporativas. Además, el valor total de los bienes inmuebles en poder del sector hogares de los EE.UU. es, en la crisis financiera y económica de 2008 10
año normal, mucho mayor que el valor de participaciones directas, más cuotas de fondos mutuos.
18
Durante 2000-07 el PIB creció a una tasa del 2,32% anual, el ingreso personal disponible creció
por 2,66% por año, mientras que el consumo creció un 2,94% por año (EE.UU. Oficina de Análisis Económico,
2008). Por lo tanto, la larga expansión de 2000-07 fue impulsada por el gasto de consumo que creció más rápidamente
que el PIB, pasando del 68,7% del PIB en 2000 al 70,3% en 2007.¿Cómo podría crecer el consumo
más rápido que el PIB no sólo, sino que el ingreso disponible?
La Figura 4 muestra una estimación de la “equidad bruto extraídos” de la vivienda, que son los fondos
extraído de los hogares a través de préstamos con garantía hipotecaria en el mercado de hipotecas residenciales. En
2.002 extracciones de equidad, tales saltó a la igualdad de alrededor del 8% del ingreso personal disponible, y de
2004-06 estaban en el rango de 90-10% de los ingresos personales disponibles. Estas extracciones enorme
de equidad de la vivienda, lo cual no habría sido posible en ausencia del período previo rápido en casa
los precios, representado fondos adicionales pueden gastar más allá del ingreso disponible de los hogares.
Mientras que las burbujas de activos siempre que la garantía para el préstamo de crecimiento necesaria para mantener una
la expansión económica va en la versión neoliberal del capitalismo, el sector de la reestructuración financiera
siempre que el préstamo para hacer posible que las personas que pasan su riqueza en activos cada vez mayor, sin tener
para vender el activo. Después de 2000, el sector financiero desregulado encontrado la manera de obtener grandes beneficios de
hacer préstamos hipotecarios a una amplia franja de la población, incluidos aquellos con moderado o bajo
ingresos, a través de las hipotecas subprime, hipotecas Alt-A, y otros nuevos tipos de hipotecas. Cualquier
riesgos indebidos fue trasladado por los emisores a los demás a través de la titulización de las hipotecas, con
compatible con las agencias de calificación de seguridad a menudo dando inmerecida calificación AAA a estos títulos.
Además, estos préstamos parecía segura, siempre y cuando los precios de la vivienda siguió aumentando, ya que sería una ejecución hipotecaria
llevar a la institución acreedora de un activo que se aprecia en su valor. Como siempre ocurre en las burbujas de activos a gran escala, muchos actores se convirtió en convencido de que los precios de los activos seguirá
por tiempo indefinido. La crisis financiera y económica de 2008 11
Sin embargo, la oferta no crea su propia demanda, y la desregulación con ánimo de lucro-
proveedores de hipotecas tenía que encontrar la suficiente demanda para los préstamos hipotecarios. El empeoramiento económico
circunstancias de la mayoría de los hogares durante el 2000-07, un producto de la neoliberal madura
modelo, creado esa demanda. El ciclo económico de 2000-07 fue el único de la Primera Guerra Mundial
II período en el que el ingreso real medio por hogar en realidad era más baja al final, en 2007, lo que había
sido al principio, en el año 2000.
19
Como millones de familias luchaban por mantener la cabeza fuera del agua,
fue fácil para atraer a muchos de ellos a pedir prestado en contra de su casa, a menudo a una tasa inicial baja, lo que
apareció como la única manera de pagar sus cuentas. La mayoría de los préstamos hipotecarios de alto riesgo en este período
se para la refinanciación en lugar de la compra de una nueva residencia.
Algunos han criticado el ex presidente de la Fed Alan Greenspan por no utilizar las herramientas
a su alcance para detener la burbuja inmobiliaria a principios de 2000. Su reticencia a actuar puede tener
deriva de su libre mercado actitud hacia el sector financiero. Sin embargo, dentro de la lógica de la
el capitalismo neoliberal que había buenas razones para su falta de acción, y de hecho por su promoción de la
la burbuja inmobiliaria a través de la política monetaria flexible. La política monetaria y fácil el comienzo de la vivienda
burbuja se encarga de evitar una severa recesión que siguió al colapso del mercado de valores
burbuja en el 2000 (Kotz, 2008). Alimentando la burbuja inmobiliaria puede tener que parecía ser el único viable
manera de promover el crecimiento de la producción y las ganancias en la década de 2000, dentro de las restricciones de los neoliberales
modelo.
3. Crisis
Durante todo el período del capitalismo neoliberal en los EE.UU., la serie de expansiones largas dio
lugar a las tendencias insostenibles. Cada expansión que aumentó aún más el endeudamiento de los hogares.
Figura 5 se muestra endeudamiento de los hogares como porcentaje del ingreso personal disponible desde 1.980 hasta 2.007. Que
porcentaje se elevó del 59,0% en 1982 a 77,5% en 1990 y 91,1% en 2000, antes de globo a
128,8% en 2007. Esta trayectoria se había vuelto insostenible para el final de la expansión de 2001-07. Una crisis, la financiera y económica de 2008 12
sistema en el que los salarios son tan severamente reprimida que la expansión económica sólo es posible a través de
creciente endeudamiento de los hogares no puede continuar indefinidamente.
No sólo la presión financiera sobre los hogares aumentan con el tiempo, el nivel de fragilidad de
el sector financiero creció con el tiempo. Como las instituciones financieras buscaban ganancias cada vez mayores a través de alguna
actividades más opacas y de riesgo, la amenaza de una deflación de la burbuja de activos creció. Mientras que el
sistema financiero resistido la deflación de la burbuja bursátil en 2000-2001, creció aún más
frágil en la siguiente expansión. Como miles de millones de dólares en riesgo valores relacionados con hipotecas propagación
a través del sistema financiero de EE.UU., y en gran parte del sistema financiero mundial, en mediados del 2000,
el sistema financiero se hizo cada vez más vulnerable a una deflación de la burbuja inmobiliaria.
Por último, como un adicto a la heroína que necesitan dosis más y más grande, el sistema requiere de activos
burbujas de tamaño cada vez mayor y el alcance de cada nueva expansión, si una nueva expansión que iban a ser
viable. El impacto de los ahorros y el colapso del préstamo en el sistema en su conjunto era modesto. La
impacto de la deflación de la burbuja del mercado de valores más grandes de la década de 1990 era mucho más grande, pero era
posible para contenerla. Sin embargo, la burbuja inmobiliaria de la década de 2000 fue masiva, y el impacto de sus
la deflación en consecuencia, sería enorme.
El alza de las tasas de reposición en un volumen cada vez mayor de las hipotecas de tasa variable en
2006-07 jugó un papel en frenar el crecimiento de la burbuja inmobiliaria en 2007. Sin embargo, la identificación de
la causa específica de la final de la burbuja inmobiliaria no es de gran importancia aquí. Como es el caso
con todas las burbujas de activos, la burbuja inmobiliaria de la década de 2000 estaba destinada a desinflar en algún momento.Una vez que el
burbuja inmobiliaria comenzó a desinflarse, todas las tendencias anteriores se volvería insostenible. La
la deflación de la burbuja inmobiliaria que acabar con un gran número de familias que ya no podían
hacer los pagos de sus préstamos existentes y ya no podía refinanciar para hacer sus pagos
manejable. El sector financiero cada vez más frágil, no pudo sobrevivir a la deflación de la vivienda
burbuja. El enorme tamaño de la burbuja inmobiliaria, tan necesaria para la tercera entrega de la económica de la crisis financiera y económica de 2008 13
expansión en la década de 2000 bajo el modelo neoliberal, aseguró que su colapso podría llevar la
era neoliberal a su fin.
Es común ver la gravedad de la actual recesión en el sector real como consecuencia
de la crisis financiera. Sin embargo, la recesión del sector real, mientras que empeora por la crisis financiera, es
impulsado por el mismo desarrollo que condujo a la crisis financiera – de la deflación de la burbuja inmobiliaria.
Una posible disminución de 8000 mil millones dólares de la riqueza inmobiliaria, la burbuja se desinfla como, está destinado a causar una fuerte
disminución en el gasto del consumidor, que se inició en el tercer trimestre de 2008.
20
El marcado descenso del
gasto de los consumidores está destinado a causar una fuerte caída de la inversión empresarial fija. Dado que la caja
burbuja es probable que tome varios años se desinfle por completo, este proceso continuará durante algún tiempo. La
crisis financiera hace que la peor recesión real, pero incluso si el sistema financiero se resuelvan rápidamente
y comenzó a ofrecer crédito al sector real, uno no podría anticipar mucha demanda de crédito en el
frente a las poderosas fuerzas que actúan hacia abajo sobre el sector real de la deflación de la burbuja inmobiliaria.
La evidencia sugiere que estamos viendo más que una grave crisis financiera y una grave
recesión. Estamos asistiendo a una crisis de la forma neoliberal del capitalismo. La capacidad de esa forma de
el capitalismo para promover la expansión de la producción y las ganancias parece haber llegado a su fin. Otro
expansión, dentro del modelo neoliberal vigente, se requiere un nueva burbuja de activos más
masiva de la burbuja inmobiliaria, y es difícil imaginar cómo esto podría surgir. Además, el
sistema financiero desregulado del modelo neoliberal, que tendría que jugar un papel clave en cualquier
nueva burbuja de activos, ha sido incapaz de sobrevivir al colapso de la más reciente. La mayoría de los importantes de EE.UU.
las instituciones financieras han necesitado rescates financieros del gobierno general, y los activos del sector financiero
están experimentando una contracción masiva. Es difícil imaginar que el modelo neoliberal sobrevivir intacta
en este momento.
4. Las direcciones posibles de la reestructuración
La historia sugiere que la economía de EE.UU., y también a la economía mundial, se someterá a la crisis financiera y económica de 2008 14
reestructuración en el próximo período. La historia también sugiere que la estructura económica siguiente
implican una significativa expansión del papel del Estado en la economía. Sin embargo, la historia no nos puede decir
qué tipo de estado del sistema económico regulado surgirán. El resultado dependerá de la política
luchas entre los diversos grupos y clases. Se pueden identificar tres tipos posibles de regulación estatal
sistema que pueda surgir en los EE.UU. en los próximos años.
La primera es una forma corporativista del capitalismo. En la actualidad, los principales actores de maniobra para
controlar la dirección de la reestructuración económica parecen ser los grandes bancos y financieras
las corporaciones. Los movimientos populares son relativamente débiles en este momento en los EE.UU., después de casi 30
años de neoliberalismo. Si los movimientos populares siguen siendo débiles y no son capaces de tener un impacto significativo
impacto en el proceso de reestructuración, a continuación, un gran negocio determinará el curso de la reestructuración.
Parece probable que, en ese caso, una forma corporativista del capitalismo surgiría. Por ello se entiende una
forma de capitalismo en el que regula las grandes empresas de la economía a través del Estado, de manera que se
restaurar la estabilidad y la rentabilidad del capitalismo y la acumulación de permiso para reanudar en un tiempo
período de tiempo.
Una forma corporativista del capitalismo en los EE.UU. podría tener las siguientes características principales. En primer lugar, la
sistema financiero se convirtió en objeto de regulación por el Estado para garantizar su estabilidad y la
la reanudación de sus funciones necesarias en apoyo del sector real. La naturaleza exacta de un nuevo
estructura financiera dependerá de la fuerza relativa de capital del sector financiero y real. En segundo lugar,
las instituciones que afectan directamente a la relación capital-mano de obra seguirían siendo similares a los de
neoliberalismo, para asegurar una alta tasa de ganancia. De capital quedaría totalmente dominante sobre el trabajo.
21
A
resolver el problema de la demanda agregada que surgen de crecimiento de los salarios reprimidos, la tercera característica sería
ser un grande, a largo plazo del programa de inversión del Estado en áreas que promuevan fines de lucro. A

http://people.umass.edu/dmkotz/Fin_Cr_and_NL_08_12.pdf

Anuncios

“La defensa de los derechos humanos” como excusa para el saqueo de Libia (Completo)


“La defensa de los derechos humanos” como excusa para el saqueo de Libia (Completo)

Posted on septiembre 3, 2011 por

Este artículo está segmentado en tres partes en otras tantas entradas del blog.

Por razones de operatividad, me interesa crear un artículo completo con las tres partes (Internacional, Nacional y Economía), explicando estas tres cuestiones de la Guerra de Libia en un artículo refundido.

Este artículo se encuentra disponible en audio.

I. Internacional.

Después de la Segunda Guerra Mundial, los estados del mundo ratificaron o se adhirieron a la Carta de las Naciones Unidas. En su artículo 2.4 los “Miembros de la Organización, en sus relaciones internacionales, se abstenían de recurrir a la amenaza o al uso de la fuerza contra la integridad territorial o la independencia política de cualquier Estado, o en cualquier otra forma incompatible con los Propósitos de las Naciones Unidas”, obligándose al arreglo pacífico de las controversias.

El uso de la fuerza sólo se permite en unos pocos casos, como la legítima defensa:

Ninguna disposición de esta Carta menoscabará el derecho inmanente de legítima defensa, individual o colectiva, en caso de ataque armado contra un Miembro de las Naciones Unidas, hasta tanto que el Consejo de Seguridad haya tomado las medidas necesarias para mantener la paz y la seguridad internacionales. Las medidas tomadas por los Miembros en ejercicio del derecho de legítima defensa serán comunicadas inmediatamente al Consejo de Seguridad, y no afectarán en manera alguna la autoridad y responsabilidad del Consejo conforme a la presente Carta para ejercer en cualquier momento la acción que estime necesaria con el fin de mantener o restablecer la paz y la seguridad internacionales.

Sin embargo, la investigación de controversias, la determinación de la amenaza para la paz, quebrantamiento de la paz o acto de agresión es monopolio del Consejo de Seguridad, que lo ejerce con las normas establecidas en la Carta de las Naciones Unidas.

Artículo 39

El Consejo de Seguridad determinará la existencia de toda amenaza a la paz, quebrantamiento de la paz o acto de agresion y hará recomendaciones o decidirá que medidas seran tomadas de conformidad con los Artículos 41 y 42 para mantener o restablecer 1a paz y la seguridad internacionales.

Artículo 40

A fin de evitar que la situación se agrave, el Consejo de Seguridad, antes de hacer las recomendaciones o decidir las medidas de que trata el Artículo 39, podrá instar a las partes interesadas a que cumplan con las medidas provisionales que juzgue necesarias o aconsejables. Dichas medidas provisionales no perjudicarán los derechos, las reclamaciones o la posición de las partes interesadas. El Consejo de Seguridad tomará debida nota del incumplimiento de dichas medidas provisionales.

Artículo 41

El Consejo de Seguridad podrá decidir qué medidas que no impliquen el uso de la fuerza armada han de emplearse para hacer efectivas sus decisiones, y podrá instar a los Miembros de las Naciones Unidas a que apliquen dichas medidas, que podrán comprender la interrupción total o parcial de las relaciones económicas y de las comunicaciones ferroviarias, marítimas, aéreas, postales, telegráficas, radioeléctricas, y otros medios de comunicación, así como la ruptura de relaciones diplomáticas.

Artículo 42

Si el Consejo de Seguridad estimare que las medidas de que trata el Artículo 41 pueden ser inadecuadas o han demostrado serlo, podrá ejercer, por medio de fuerzas aéreas, navales o terrestres, la acción que sea necesaria para mantener o restablecer la paz y la seguridad internacionales. Tal acción podrá comprender demostraciones, bloqueos y otras operaciones ejecutadas por fuerzas aéreas, navales o terrestres de Miembros de las Naciones Unidas

La resolución 1973 del Consejo de Seguridad de la ONU no determina la amenaza para la paz, quebrantamiento de la paz o acto de agresión por parte de Libia. En sus considerandos sólamente hay una preocupación por la violación de derechos humanos. Esto supone que la investigación no obedece a las relaciones internacionales de Libia, sino a cuestiones internas. Aunque no haya una determinación de amenaza o quebranto de la paz o acto de agresión, el Consejo de Seguridad establece algunas medidas. La más llamativa se encuentra en la autorización 4:

 Autoriza a los Estados Miembros que hayan notificado previamente al Secretario General a que, actuando a título nacional o por conducto de organizaciones o acuerdos regionales y en cooperación con el Secretario General, adopten todas las medidas necesarias, pese a lo dispuesto en el párrafo 9 de la resolución 1970 (2011), para proteger a los civiles y las zonas pobladas por civiles que estén bajo amenaza de ataque en la Jamahiriya Árabe Libia, incluida Benghazi, aunque excluyendo el uso de una fuerza de ocupación extranjera de cualquier clase en cualquier parte del territorio libio, y solicita a los Estados Miembros interesados que informen al Secretario General de inmediato de las medidas que adopten en virtud de la autorización otorgada en este párrafo, que serán transmitidas inmediatamente al Consejo de Seguridad.

Se produce la extrapolación de las normas de mantenimiento de la paz a otras situaciones (protección de civiles) y algunas naciones con fuerza en el Consejo de Seguridad alcanzan permiso, a regañadientes de algunas otras, para una intervención en asuntos internos de un país. Es uno de esos casos en los que la comunidad internacional, impulsada por los intereses opacos de algunas naciones, quieren extender las posibilidades de intervención en la política interna. Fuerzan las posibilidades que ofrece la norma que aplican.

No digo que no se pueda incluir el principio de legitimación de acciones de carácter humanitario, pero sí manifiesto que actualmente no se puede hacer uso de ese argumento dentro de la Carta. La Asamblea General en su Documento Final de la Cumbre Mundial 2005 ha dado pasos en ese sentido, pero una decisión tan importante como permitir el uso de la fuerza internacional no puede sostenerse sobre una resolución de la Asamblea, que no son tomadas en serio por las grandes potencias y nunca han sido consideradas como fuente del Derecho Internacional, más simbólicas que imperativas, sino con una reforma de la Carta, un tratado multilateral. Se corre el riesgo de establecer la costumbre internacional abusando de este principio, al servicio de las potencias. El principio de “responsabilidad de proteger” se convierte en el nuevo gran peligro para los pueblos empobrecidos que no permitan el sometimiento de las grandes potencias. Cuando Bush, Blair, Aznar y otros hicieron la guerra de Irak todavía no tenían este argumento tan bien definido y tuvieron que inventar la excusa del peligro del régimen irakí por la posesión de armas destructivas o los vínculos con el terrorismo islámico, que sirvio de pretexto en Afganistán. Un gran pacifista como Zapatero, un defensor de la alianza de las civilizaciones, un protector de los pueblos débiles moralmente no debería consentirse el arrimo a los más fuertes en una guerra justificada con este peregrino razonamiento.

Responsabilidad de proteger a las poblaciones del genocidio, los crímenes de guerra, la depuración étnica y los crímenes de lesa humanidad
138. Cada Estado es responsable de proteger a su población del genocidio, los crímenes de guerra, la depuración étnica y los crímenes de lesa humanidad. Esa responsabilidad conlleva la prevención de dichos crímenes, incluida la incitación a su comisión, mediante la adopción de las medidas apropiadas y necesarias. Aceptamos esa responsabilidad y convenimos en obrar en consecuencia. La comunidad internacional debe, según proceda, alentar y ayudar a los Estados a ejercer esa responsabilidad y ayudar a las Naciones Unidas a establecer una capacidad de alerta temprana.
139. La comunidad internacional, por conducto de las Naciones Unidas, tiene también la responsabilidad de utilizar los medios diplomáticos, humanitarios y otros medios pacíficos apropiados, de conformidad con los Capítulos VI y VIII de la Carta, para ayudar a proteger a las poblaciones del genocidio, los crímenes de guerra, la depuración étnica y los crímenes de lesa humanidad. En este contexto, estamos dispuestos a adoptar medidas colectivas, de manera oportuna y decisiva, por conducto del Consejo de Seguridad, de conformidad con la Carta, incluido su Capítulo VII, en cada caso concreto y en colaboración con las organizaciones regionales pertinentes cuando proceda, si se demuestra que los medios pacíficos son inadecuados y que las autoridades nacionales no protegen manifiestamente a su población del genocidio, los crímenes de guerra, la depuración étnica y los crímenes de lesa humanidad. Destacamos la necesidad de que la Asamblea General siga examinando la responsabilidad de proteger a las poblaciones del genocidio, los crímenes de guerra, la depuración étnica y los crímenes de lesa humanidad y las consecuencias, teniendo en cuenta los principios de la Carta y el derecho internacional. También tenemos la intención de comprometernos, cuando sea necesario y apropiado, a ayudar a los Estados a crear capacidad para proteger a su población del genocidio, los crímenes de guerra, la depuración étnica y los crímenes de lesa humanidad, y a prestar asistencia a los que se encuentren en situaciones de tensión antes de que estallen las crisis y los conflictos.
Tampoco me paro a valorar la falta de democracia internacional en un órgano en el que están representados sólo quince de los ciento ochenta estados, cinco de ellos tengan puesto permanente y también veto.
En una situación así las decisiones tienen poca legitimidad y menos en los casos de determinación de violación derechos y determinación de medidas contra ello.
No entro a valorar si se estaban produciendo las violaciones de derechos a civiles, pues yo no tengo información para llegar a una conclusión, aunque observando el modus operandi de las naciones promotoras de la intervención (guerra a partir de ahora), sospecho que se habrán exagerado los hechos; del mismo modo que observo que no se actúa contra hechos con igual o mayor gravedad de otras naciones, políticamente aliadas de las naciones promotoras de esta guerra.

Sólo quiero expresar por ahora que la autorización de la resolución 1973 era contraria a la norma en la que se cobija. Quede dicho que por supuesto no hay instancia de control de estas decisiones.

Después de expresar esto hay que valorar ya no la legalidad de la decisión, negativa, sino la ejecución.

En este sentido, es notorio el desvío que la guerra tuvo de la razón por la que se autorizaba.

Tantas operaciones de las fuerza militares occidentales nos dan indicios de que se han extralimitado abismalmente del propósito de la autorización. No se ha hecho una defensa de los derechos humanos de los civiles; se ha dado un apoyo definitivo a un bando en una guerra civil; se ha derrocado un gobierno.

En la resolución 2625 (XXV) de la Asamblea de la ONU se afirma que “todo estado tiene el deber de abstenerse de organizar o fomentar la organización de fuerzas irregulares o de bandas armadas, incluídos los mercenarios, para hacer incursiones en el territorio de otro estado”.

Encaja bastante con lo ocurrido.

La potencias occidentales han fomentado fuerzas irregulares o bandas armadas y las han apoyado en una guerra contra el gobierno libio; mientras eso hacía no tenían cobertura de la resolución que no tenía amparo en la Carta.

Me salgo un poco del Derecho Internacional para opinar más suelto. Hay artículos muy buenos que explican que no había tales matanzas de civiles, que narran el desarrollo mortífero de la guerra, que describen el reparto de los recursos libios. es muy recomendable la colección de Pepe Escobar. En resumen explica como la alianza de potencias occidentales (OTAN), las naciones árabes amigas de las potencias apoyan a un foco de rebeldía contra el régimen de Gadaffí.

Este grupo se va nutriendo de muchos componentes, a veces contradictorios entre sí: como las potencias occidentales y elementos de Al-Qaeda. Detrás de esta confluencia hay un interés mezquino por el petróleo, el gas,  las reservas financieras, el agua, la influencia política y militar, …

En esos aspectos no puedo aportar nada a lo que ellos han escrito. Por eso he ido a cuestiones en las que mi conocimiento puede contribuir en identificar la ilegalidad e injusticia de esta guerra.

Ha sido una guerra imperialista de las potencias occidentales para imponer su influencia política en una región, para orientar hacia empresas petroleras propias la explotación de yacimientos, para tener contentos a los fabricantes de armas, para asentar bases militares, …

Quizá dentro de dos décadas haya que hacer una nueva guerra en Libia porque los gobiernos-títere de occidente con el paso del tiempo suelen morder la mano que les ha dado de comer. “Las guerras son monstruos grandes y pisan fuerte toda la pobre inocencia de la gente”: han muerto miles de personas, han acabado con las infraestructuras sociales del país con el índice de desarrollo humano más alto de todo África (puesto 53; Túnez es segunda, 81).

II. Nacional

Zapatero se hizo Secretario General de su partido en 2000, prueba de que el efecto2000 sí tuvo algunos efectos nocivos. No ganó con los votos de Izquierda Socialista, los socialistas que intentan mantener la cordura en un partido que le ha vendido el alma al capitalismo.

Ganó con el voto de los balbases. Los balbases eran el grupo de “socialistas” identificados con el urbanismo especulativo. Fueron también los que en 2003 impidiero que PSOE-PSM e IU desplazaran a Esperanza Aguirre del poder.

Zapatero vio su opción de alcanzar la ansiada Moncloa impulsándose en la protesta social. Por eso se subió al carro de la huelga general contra decretazos laborales semejantes a los aprobados en el último año por él, a las manifestaciones contra la LOU, a la indignación contra el Prestige y, sobre todo, al NO A LA GUERRA.

Durante los dos primeros años de su gobierno le duró la gratitud. Ahí se le vieron algunas decisiones que podían despistar. Pero a partir del tercer año ya hizo la reforma regresiva en los impuestos, un aviso a navegantes. Una de cal y otra de arena.

Dos años de socioliberalismo: que no recupera el banquete que le pagamos a los ricos, pero que deja caer algunas migajas de la mesa. Por fin llegó el momento en el que su naturaleza sale a relucir. Con la crisis no tiene cama para tanta gente; alguien tiene que dormir fuera; decide que lo mejor es dejar sin cama a los nadies.

Hemos comprobado como hacía todo lo que había condenado: abusar del decreto-ley, hacer reformazos laborales, privatizar, … La guerra de Libia significó arrancarse otras de las caretas tras las que escondió en su ascención que su alma estaba en venta, sin necesidad de grandes pujas, aunque fuera del alcance de las posibilidades de los humildes.

El mayor pacifista de la Historia de la Humanidad colaboró en el emprendimiento de una guerra, como comparsa de líderes a los que debe algo. Justifica la acción en la protección de derechos humanos de los libios, masacrados en su versión, pero también en la democratización de Libia, una excusa de guerras internacionales que no es nueva, pero que sigue fuera de las fuentes del derecho internacional público.

 La responsabilidad de proteger consiste en que si un Estado no cumple con la responsabilidad de proteger a sus ciudadanos, la comunidad internacional debe intervenir para asumirla.
Es un principio humanitario, la razón por la que estamos interviniendo en Libia, para defender a los ciudadanos de ataques de las propias fuerzas libias.
La Resolución 1973 insiste también en el objetivo de encontrar una solución a la crisis de Libia que responda a las legítimas demandas del pueblo de ese país. Hay que situar además esta decisión de la comunidad interna cional en un contexto histórico concreto, que se ha calificado de primavera árabe en relación con la situación en el norte de África. Es la apertura de una nueva etapa política en el Mediterráneo que la sociedad española sigue con atención y con esperanza.

Uno de los párrafos con mayor demostración con el transcurso del tiempo ha sido el de negar la expulsión de Gadafi del poder, como alertaba la izquierda.

La Resolución 1973, señorías, no pretendía, ni pre tende, la expulsión del coronel Gadafi del gobierno de Libia.
Su objetivo era advertir al coronel Gadafi y a las autoridades libias de que dejase de usar las armas contra su pueblo, de que si no lo hacía así la comunidad inter nacional estaba dispuesta a usar la fuerza para poner fin a los asesinatos de su pueblo.
Era un compromiso firme.
La Resolución 1973 nos obliga a todos los Estados miembros de Naciones Unidas y muchos de ellos, como se ha visto, estábamos y estamos dispuestos a cumplir esta obligación.
Hasta ahora, hasta este momento, tres días después del inicio de la operación, ha surtido efecto.
Parece que se han detenido los ataques indiscriminados y eventualmente se ha producido algún repliegue de las fuerzas armadas del régimen libio.
Pero el mensaje sigue siendo a día de hoy el mismo: mientras exista el riesgo de que el régimen libio vuelva a atacar a su pueblo se aplicará la fuerza necesaria para impedirlo.

Contrasta totalmente con su declaraciones desvergonzadas y sin maquillaje del 1 de septiembre en la Conferencia de París sobre la nueva Libia: “Creo que la tarea que se ha hecho en estos meses desde la aprobación de la Resolución de la ONU para provocar y forzar el cambio de régimen de Gadaffi hacia un país en libertad ha sido muy positiva“. El presidente confiesa la ilegalidad de la guerra.

Sólo dos años antes de la guerra España intentaba abrir líneas de negocio, en lo que se involucraban vergonzosamente las instituciones, con la Libia de Gadaffi, incluso armas, durante largo tiempo estigmatizada:

Lo importante es cobrar algo y hacer negocios. Para eso acompañan al Rey 15 directivos de empresas como Abengoa, OHL, Indra, Técnicas Reunidas o Iberinco (grupo Iberdrola). Y entre todos, Antoni Brufau, presidente de Repsol, al que Gaddafi puso en la picota el miércoles al amagar con nacionalizar del petróleo. Tras las garantías recibidas del Gobierno libio, a Brufau se le veía ayer muy tranquilo.

Por ejemplo, Repsol reconoció que durante los tres primeros meses de guerra había perdida la extracción de 250 millones de euros. es decir que en la situación anterior a la guerra produciría-exportaría unos mil millones de euros de petróleo libio.

Seguramente descubrieron que el negocio sería más lucrativo cambiando el gobierno, aunque ello tuviese un coste de inversión bélica, unos setenta millones de euros, más de catorce al mes, que pagaremos todos los españoles.

Cada español ha puesto casi dos euros para mejorar el negocio a esas empresas a costa de matar a miles de personas y de destruir las infraestructuras del país africano con el mayor índice de desarrollo humano, antes de la Guerra.

La Ley Orgánica 5/2005, de 17 de noviembre, de la Defensa Nacional fue aprobada cuando todavía Zapatero y el PSOE representaban al papel de adalides globales de la paz. En cuanto al control parlamentario de las misiones  de las fuerzas armadas establecen unas normas de procedimiento y otra materiales. En cuanto a las materiales, el artículo 19 establece las condiciones:

Para que las Fuerzas Armadas puedan realizar misiones en el exterior que no estén directamente relacionadas con la defensa de España o del interés nacional, se deberán cumplir las siguientes condiciones:

  1. Que se realicen por petición expresa del Gobierno del Estado en cuyo territorio se desarrollen o estén autorizadas en Resoluciones del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas o acordadas, en su caso, por organizaciones internacionales de las que España forme parte, particularmente la Unión Europea o la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), en el marco de sus respectivas competencias.
  2. Que cumplan con los fines defensivos, humanitarios, de estabilización o de mantenimiento y preservación de la paz, previstos y ordenados por las mencionadas organizaciones.
  3. Que sean conformes con la Carta de las Naciones Unidasy que no contradigan o vulneren los principios del derecho internacional convencional que España ha incorporado a su ordenamiento, de conformidad con el artículo 96.1 de la Constitución.

En lo que se ha visto en esta trilogía, el derrocamiento no estaba cobijado en resolución del Consejo de Seguridad alguna y, como se expuso en el artículo de la orientación internacional de la cuestión, el Documento Final de la Cumbre de Mundial de 2005, aprobado en Resolución de la Asamblea General de la ONU, no forma parte de la Carta de las Naciones Unidas, por lo que la misión (guerra) autorizada por el Congreso de Diputado no tiene soporte. Esta colaboración con las potencias colonialistas podrían constituir delito de lesa humanidad, del artículo 607 del Código Penal.

III. Economía

Además del valor económico del petróleo de Libia, el dominio del país norteafricano interesará por las razones políticas de siempre, tener un gobierno afín en la zona que acepte influencias imperiales. La ubicación en su territorio de bases militares para las guerras de neocolonialismo que el futuro ponga en el punto de mira siempre es otra razón positiva para la conquista, directa o por interposición de gobiernos serviles. Pero vamos a fijarnos sobre todo en el valor de la maldición negra:

Según la Central Intellingense Agency (CIA), se estimaba a Libia una producción diaria de 1.700.000 barriles de petróleo al día en 2009. Les reconozco que no he visto un barril de esos en toda mi vida, pero he descubierto que contienen 159 litros. Cada barril de esos, cuesta 114 euros si es Brent, aunque hay otros estándares de barriles como el West Texas Intermediate (WTI) a 88 dólares. Cada litro de crudo sale por menos de un euro.

Si multiplicamos 365 días de producción, por la producción diaria, por el precio, me resulta la cifra de 70.737 millones de dólares anuales. 49.506 millones de euros. Una cantidad interesante, cercana al déficit público español, más o menos lo que se ahorran los ricos españoles con el sistema fiscal regresivo y tolerante con el fraude.

El 1 de enero de 2011 se le atribuían unas reservas de 46,999,998,464 barriles. Si dividimos estas reservas entre la producción diaria nos dan 27.647 días de producción, que son más de 75 años de negocio multimillonario.

Al petróleo hay que sumarle la producción de gas natural y el agua, después de unas grandes obras hidráulicas. Además, se considera que las exportaciones de petróleo durante muchos años le han dejado unas enormes reservas de oro y divisas, cuatro veces más que España, que tiene unas balanzas corrientes muy negativas.

Libia es tres veces más grande que España, pero tiene sólo seis millones y medio de población. Su densidad de población es muy baja.

Teniendo en cuenta estos datos parece muy creíble la versión crítica sobre la guerra a Libia. Una guerra de aliados (facciones interna, potencias occidentales y sus grandes empresas, sectores árabes hermanados con las potencias occidentales) contra el régimen de Gadafí por un preciado botín, donde pierden siempre el pueblo.

Además del negocio de los recursos naturales, ya en la Conferencia de París del 1 de septiembre de 2011 aparecieron las tensiones entre los países y compañías petroleras, toda guerra tiene dos negocios: el destructor (armamento) y el reconstructor. En cuanto a las armas, los dos bandos usaron armas occidentales, pues la industria armamentística occidental siempre ha sido hipócritamente puntera. En los cinco años anteriores Europa vendió 900 millones de armas a Libia (Italia, Francia, Reino Unido, Alemania, Bélgica y otros, entre los que se encuentra una España que abría una línea de negocio).

Por el lado occidental, puede calcularse en miles los millones. España calculó su gasto militar mensual en catorce millones. En cinco meses son setenta millones. Francia gastó unos cuarenta millones mensuales, 200 en total. El Reino Unido, más de cuarenta millones mensuales, más de 200 en cinco meses. Unos quinientos millones de EEUU. Las aportaciones petro-generosas de los países árabes aliados con las potencias occidentales.

Finalmente, también se escucha hablar el desbloqueo de fondos libios retenidos en el extranjeros para acometer la reconstrucción. Teniendo en cuenta la potencia de las constructoras españolas, entrenadas en los años de burbuja inmobiliaria, allí concurrirán para la infraestructuración de un país arruinado.

Los pueblos ponen vidas y dramas humanos, mientras que las grandes empresas del petróleo, las armas, la reconstrucción obtienen grandes negocios. Como decía Galeano, agradecería que nunca me democratizaran: “Please, don´t save me!”.

Navegador de artículos