AQUI hay TOMATE

Para dar y tomar

Sobre la sanidad pública, facturas en la sombra, copagos y genéricos


Facturas en la sombra, copagos y genéricos: ¿servirán de algo?

avatar IC   12 de octubre de 2011

Hace bastante más de un año Alejandro escribía acerca de la reducción del gasto sanitario. Creo que por aquel entonces costaba imaginar situaciones como los recortes y ajustes que vivimos actualmente y que nos tocará vivir.

Sin embargo, uno tiene la sensación que seguimos dando vueltas una y otra vez a las mismas soluciones de base, y que al no funcionar o al no implantarse definitivamente, se acaba recurriendo a la amputación definitiva o temporal del Estado sanitario, ese Estado dentro del Estado.

Cuando hablo de soluciones habituales en materia sanitaria me refiero fundamentalmente a las facturas en la sombra, los copagos y los genéricos. ¿son soluciones eficaces?, ¿qué nos venden?

  • Las facturas en la sombra son facturas informativas que se proporcionarían al paciente reflejando el coste de la atención medica, tratamiento, etc.
  • No suponen coste alguno para el cliente, siendo su finalidad informativa y disuasoria.
  • Se trataría de concienciar a pacientes (pero también a los médicos) de los costes generados, asumiendo de algún modo que en determinados casos habrá margen para ser responsable y optar por alternativas más baratas.
  •  En este sentido, la transcripción que hacen en Nada es Gratis de la entrevista deb TVE a Matilde Machado.
  • ¿Mi impresión? Intuitivamente me temo que servirá de poco, es más, es muy posible que genere conatos de conflictividad por gente que se considere tratada inadecuadamente al no recibir la mejor opción que identifican con la más cara.
  • Cuando se trata de la salud de uno, la gente no suele pararse a pensar en el coste que eso implica para las arcas públicas.
  • Cosa distinta es que dicha factura en la sombra sea información interna de los profesionales sanitarios para ayudarles en sus decisiones. 
  • Los copagos consisten en la exigencia de un pago puntual por la atención medica, generalmente considerado de importe pequeño, y que encuentra eco en otras propuestas para sectores como el de la Justicia. nada ajeno realmente al sistema sanitario, ya que es el sistema actual en materia de medicamentos.
  • No tengo datos fiables (entre otros motivos creo que no hay un estudio serio, con propuestas monetarias concretas a aplicar), pero si tengo una respuesta a los que acusan a esta medida de ser realmente un repago, al tratarse de servicios que se financian inicialmente a través de los presupuestos públicos y estos se nutren de los bolsillos del contribuyente.
  • Tienen razón, para muchos es un repago, pero me temo que suelen ser los que no se quejan nunca, que son los que llevan el peso de la recaudación, y que en ocasiones ya están repagando al tener que hacer uso de servicios privados.
  • Lo curioso es que uno intuye que para otros no será un repago pues no pagan impuestos directos y escasos indirectos. ¿Quién repaga qué? 
  • Este año hemos vivido un nuevo impulso de los medicamentos genéricos. No soy profesional de la materia y me consta que circula, avalado por estudios y especialistas, que son equivalentes a los no genéricos, lo que para el gran publico se ilustra con el tema del principio activo.
  • Sin embargo hablando con otros especialistas, que no suelen dar la cara en los medios, te comentan que su experiencia no es esa en determinados productos, que los excipientes por ejemplo juegan un factor muy importante, y que en tratamientos de patalogías crónicas lo del cambio al genérico puede ser delicado.
  • Os recomiendo leer los comentarios de este post y del cito a pie de página.

Sobre este último tema, el de los genéricos, echo en falta un debate serio. Uno sospecha que en algunos lugares determinados pacientes se van a encontrar, si no ha ocurrido ya ( a mi si, por ejemplo) que no localicen en sus farmacias ese producto de marca.

¿Por qué?

Pues el laboratorio o la farmacia han decidido dejar de distribuirlo debido al bajo consumo por el impulso del genérico.

Así, uno se encuentra con que el largo brazo intervencionista ha conseguido que no pueda acceder a un medicamento que estoy dispuesto a pagar de mi bolsillo, no dejándome más opción que la suya. Ni ahorro ni mejoro.

Más información |La doctora shora, Público
En El Blog Salmón | Los medicamentos baratos molestan a algunos,

El copago sanitario: el siguiente globo sonda

Tags: Salud, gasto

Factura sanitaria en la sombra, de Matilde Machado

by Antonio Cabrales on 21/09/2011

Mi colega Matilde Machado ha sido entrevistada por TVE para conocer su opinión sobre las facturas en la sombra que algunas administraciones están comenzando a emitir como medida de posible ahorro sanitario.

Este tipo de facturas no conllevan pagos por parte de los pacientes, solamente les avisan del coste de una intervención. La idea es que sirven para ahorrar.

Nuestra duda es: ¿de verdad sirven?

Matilde ofrece sus conjeturas bien informadas, pero ni ella ni yo sabemos de ningún estudio científico que lo demuestre.

¿Alguien puede ofrecer alguna evidencia seria? La entrevista puede leerse aquí y la reproducimos a continuación.

1) ¿Cree que la “factura en la sombra” sirve para ahorrar gasto sanitario? ¿A su juicio, es una medida efectiva?
Es la pregunta clave. Aunque sería muy sencillo contestar a esta pregunta de una forma rigurosa y científica dentro de un par de meses es difícil saberlo de antemano.

En mi opinión, la factura sombra es una medida positiva tanto para pacientes como para médicos pero su eficacia en la reducción del gasto se limitará a algunos servicios sanitarios.

Por ejemplo, no me parece que la factura sombra vaya a tener efectos, ni sería deseable que los tuviese, en la demanda de los pacientes con pocas alternativas al tratamiento, como son las estancias hospitalarias o las cirugías. Estos son tratamientos necesarios y los gobiernos no desean reducirlos. Sin embargo, creo que la factura sombra será efectiva en dos aspectos.

Primero, disuadirá algunas visitas prescindibles, como las que a veces se producen en los servicios de urgencias.

En segundo lugar, la concienciación de los pacientes sobre los costes del servicio de salud facilitará a los médicos explicarles sus decisiones sobre tratamientos alternativos.

2) ¿Cómo debería aplicarse correctamente?
En mi opinión la factura sombra tiene dos objetivos: informativo y disuasorio. Los dos objetivos son importantes aunque el segundo cobre, en momentos de dificultades presupuestarias, más importancia.

Pongamos dos ejemplos extremos.

Por un lado tenemos los enfermos crónicos, que necesitan un flujo de servicios especializados durante el resto de su vida.

En el otro extremo, tenemos a ciudadanos mayormente sanos cuya demanda de servicios sanitarios por lo general es iniciada por ellos mismos.

Estos últimos en muchas ocasiones utilizan la opción más cara para el sistema –el servicio de urgencias–, en detrimento de la opción más económica –el médico de cabecera–.

La razón es sencilla y racional: las dos opciones tienen el mismo coste para ellos pero el servicio de urgencias es de mayor calidad (más rápido, más accesible en cualquier momento, dispone de un completo abanico de especialistas y de métodos diagnósticos).

En este ejemplo, la factura sombra no tendrá efectos sobre la demanda de servicios sanitarios de los enfermos crónicos, principalmente porque esta demanda está determinada por sus médicos.

Por el contrario, la factura sombra informará a los pacientes mayormente sanos que los dos tipos de servicios tienen costes muy distintos para la sociedad, aunque sean gratuitos para el usuario. Deberíamos, por tanto, ver después de un tiempo una reducción del uso de los servicios de urgencias a favor de un incremento en el servicio de médicos de cabecera.

En conclusión, si el objetivo de las autoridades sanitarias es simplemente reducir el gasto no tiene sentido aplicar la factura sombra en aquellos servicios cuya demanda no va a variar por recibir esa información, como son los tratamientos de enfermos crónicos, las hospitalizaciones y las cirugías.

Por otro lado, sí tendría sentido aplicarla en los servicios donde es más probable que haya visitas menos necesarias, por existir servicios alternativos –el médico de cabecera en lugar de urgencias–. Sin embargo, cuando el objetivo del Estado es también informativo, puede justificarse ampliar esta información a todos los usuarios.

3) ¿Otras medidas alternativas a la factura sanitaria?
Hay muchas medidas propuestas en otros países y que también se están siguiendo aquí para incentivar la reducción del gasto en el sistema de salud público. Me limitaré a mencionar una medida también relacionada con la información y con la transparencia.

Un estudio reciente de la universidad de Harvard reveló que dar mayor información a los pacientes sobre su condición médica reduce las readmisiones. Esta sería otra opción para reducir costes en el sistema.

4) ¿Cree que sirve para “educar” a la población sobre lo que cuesta la sanidad?
Si, desde luego. Creo que ocurrirá algo parecido a lo que pasó con el reciclaje.

Al principio solo los ciudadanos más concienciados lo practicaban pero hoy en día es algo normal en todas las familias, empezando por los más pequeños.

Otro ejemplo, en un ámbito diferente, está muy bien ilustrado en un trabajo reciente de Apesteguia, Funk y Iriberri (Universitat Pompeu Fabra).

Ellos demuestran que un simple correo electrónico informativo sobre los plazos de devolución de los libros disminuía los retrasos de los usuarios de las bibliotecas públicas de Barcelona.

Yo esperaría que la factura sombra afectase de forma parecida al comportamiento de los usuarios del sistema de salud.

5) ¿Cree que el grado de concienciación de los pacientes se pierde con el tiempo y por tanto el impacto de la medida?
No, al revés. Como explicaba en el ejemplo del reciclaje, creo que la concienciación irá llegando a todos y por tanto es probable que el efecto a largo plazo sea mayor que el efecto a corto plazo.

Matilde P. Machado
Vicedecana de Derecho-Economía
Departamento de Economía
Universidad Carlos III de Madrid

http://www.fedeablogs.net/economia/?p=14186

El copago sanitario: el siguiente globo sonda

avatar Remo   25 de mayo de 2010

Trinidad Jiménez ha soltado hoy otra bomba o globo-sonda de los que circulan a diario por nuestro panorama económico.El Ejecutivo se plantea incluir el copago sanitario a precio simbólico de 1 euro con objeto de garantizar la sostenibilidad del sistema de salud público.

En esta frase hay términos que son imcompatibles; o sea “precio simbólico” y sostenibilidad del sistema”; porque si el precio es simmbólico, la recaudación global no debería ser significativa para que sirva como garante del sistema de salud público.

Y si el sistema sanitario se encuentra en riesgo, la primera medida que se debe tomar, no debería ser el copago por servicio.

Este copago, se solaparía con la financiación mediante el impuesto de hidrocarburos y asignaciones de los Presupuestos Generales y dado que el sistema ya tiene una base financiera, si las cuentas no cuadran, basta con aplicar un buen plan de consolidación fiscal a la Sanidad. Este plan debe incluir:

  • Recorte del gasto dentro de lo posible incluyendo mejoras en las eficiencias energéticas de hospitales y centros sanitarios, consumo de recursos materiales y organización logística de centros hospitalarios
  • Políticas activas de prevención sanitaria, el mayor ahorro se origina si tenemos una población sana
  • Y por último, aumento de los impuestos que financian el sistema si no hay más remedio porque si introducimos el copago, hay que introducirlo bien y optar por la semiprivatización de los servicios públicos de salud.

Aunque es probable que el propio Ejecutivo se esté planteando introducir un sistema de salud similar al francés, en donde existe un copago sanitario importante que se apoya en un seguro de salud privado.

Este sistema debe recoger a los sectores más desfavorecidos y personas que no puedan pagarse la sanidad de su bolsillo y como contrapartida debería llevar aparejado una reducción de los impuestos que financian a la sanidad pública.

Curiosos debate el que puede abrir el Ejecutivo, dado que nunca imaginé que Zapatero plantearía una medida de corte tan “neoliberal” como esta.

Más Información | ABC
En El Blog Salmón |

Se pueden recortar gastos sanitarios invirtiendo en prevención,

¿Qué es la Sanidad Pública y cómo funciona?
Imagen | Brickmantra

ABC.ES | MADRID
Actualizado Martes , 25-05-10
No es la primera vez que el copago sanitario se pone encima de la mesa.
Tras los recortes en el gasto farmacéutico anunciados por la ministra de Sanidad y Política Social, Trinidad Jiménez, el pasado mes de marzopara garantizar la estabilidad del Sistema Nacional de Salud, muchas fueron las voces que volvieron a plantear este sistema, en el que el usuario pagaría una parte testimonial (un euro), como una opción más para ahorrar en la factura sanitaria, pero sin meterse en profundidades porque, al fin y al cabo, se trata de una medida polémica.El Ministerio de Sanidad siempre ha mostrado su rechazo a esta medida porque “perjudicaría a las personas más desfavorecidas”, pero este martes la ministra del ramo, Trinidad Jiménez, ha reconocido, en declaraciones a TVE recogidas por Ep, que están estudiando la introducción del copago sanitario como una alternativa para “garantizar la sostenibilidad” del Sistema Nacional de Salud (SNS), aunque asegura que por el momento no han decidido aplicarlo.

Por su parte, el secretario de Estado de Hacienda, Carlos Ocaña, afirmó hoy que el “copago” de los servicios sanitarios por parte de los ciudadanos ha estado sobre la mesa en otras ocasiones y añadió que ahora está ahí “como posible”.
En conferencia de prensa sobre ejecución presupuestaria, Ocaña aclaró que “hay dudas lo suficientemente amplias” como para no adoptar esta medida “en este momento”.
Ocaña señaló que el copago se planteó también para ser incluido en el real decreto de reducción del déficit aprobado el pasado viernes, pero que finalmente no se hizo porque para reducir el gasto en Sanidad se aprobó otra medida como la rebaja en los precios de los medicamentos, informa Efe.
De este modo, Jiménez ha explicado que en el último plan de recorte anunciado por el Gobierno para reducir el déficit público “no han creído conveniente” introducir esta medida ya que “entraña un importante coste económico para quienes más usan la sanidad”, es decir, “las personas mayores, que son pensionistas y con rentas muy bajas”, aclara Jiménez.
Pese a todo, y aunque actualmente consideran que es “bastante relevante” tomar una medida de este calado, Jiménez explica que su obligación es “fortalecer y el sistema y mantenerlo en el tiempo” y, de este modo, tienen que estudiar “todas las alternativas posibles”.
“Evidentemente tenemos que estudiarlo como hacemos con todo tipo de reformas, con seriedad, porque tenemos que ver como va evolucionando la economía y los planes de ajuste, para ver como consolidamos nuestro plan de austeridad”, admite la ministra.
Asimismo, recuerda que se ha comprometido con los consejeros autonómicos de Sanidad a estudiar esta medida y, paralelamente, en el Congreso de los Diputados hay una ponencia trabajando sobre esta cuestión. Pese a todo, desde el punto de vista del ingreso han hecho “cálculos” y han visto que “es un ingreso menor en relación con la proporción de la deuda”.
Una discusión que viene de lejosEl copago sanitario sobrevuela a todas las administraciones. Tanto la actual ministra de Sanidad, Trinidad Jiménez, como sus antecesores lo han tenido sobre la mesa. Jiménez siempre ha rechazado con contundencia esta posibilidad.
La última vez que lo hizo fue la semana pasada, un día después de anunciar el último recorte de precios de medicamentos. Jiménez descartó la medida con contundencia porque “”perjudicaría a las personas más desfavorecidas”.
El pago de un euro por visita médica, una de las medidas que se han estudiado para moderar la demanda de servicios sanitarios, podría llevar a las personas con menos recursos a no acudir al médico en caso necesario, argumentó.
La medida, sin embargo, cuenta con el apoyo de algunas comunidades autónomas que ven cada vez más difícil pagar la factura sanitaria y, sobre todo, del sector farmacéutico. Consideran que un sistema sanitario como el nuestro será insostenible si no se controla la demanda.Cataluña, muy interesadaEn 2004, fue la consejera de Sanidad, Marina Geli (PSC), la que planteó el cobro de un euro por visita médica, pero el Ministerio de Sanidad lo rechazó de plano. Cada cierto tiempo el debate se reaviva.

En 2008, fue la propia Gelia la que volvió a ponerlo sobre la mesa, y el entonces consejero madrileño de Sanidad, Juan José Güemes, recogió el testigo refiriéndose al copago «como un debate del presente y del futuro en la mayoría de países de la UE».Pero es precisamente en Cataluña donde los políticos parecen tenerlo más claro.

Puigcercós, que participaba en un coloquio con empresarios en el Círculo de Economía de Barcelona, aseguró entonces que no es “realista” pensar que el modelo sanitario actual se sostendrá ante la bajada de ingresos que sufren las administraciones y el aumento de la demanda de servicios por parte de la población.
El dirigente republicano considera que la sanidad catalana tiene un “problema de gestión”, aunque ha asegurado que la situación se agrava debido a los “hábitos” de los ciudadanos, que “sobreutilizan” los servicios gratuitos.
“Como político de izquierdas deseo que los servicios sociales lleguen a todos, pero hace falta valentía para afrontar la sostenibilidad del sistema”, dijo Puigcercós, para insistir en la necesidad de establecer en Cataluña un sistema de “copago progresivo y disuasorio”.
El pasado 27 de febrero el diputado de Izquierda Unida (IU) y presidente de la Comisión de Salud del Congreso, Gaspar Llamazares, ya advirtió que el Gobierno “no tardaría muchos días” en plantear “sistemas de copago” y privatizaciones en la sanidad y otros “servicios sociales”.
Una medida que, según Llamazares había sido “bien acogida” en el Ministerio de Economía y Hacienda.El consejero de Sanidad de Castilla y León, Francisco Javier Álvarez Guisasola, también aseguró el pasado marzo que «merecía la pena» estudiar la posibilidad del copago, pero que una medida de este calado no se podía tomar de manera unilateral por una comunidad autónoma, sino consensuada a nivel nacional.

Además, recordó que este sistema ya se aplica en otros países de Europa
FUENTE ABC

La artificial polémica de los medicamentos genéricos: una historia interminable

Por: Esther Samper

MedicamentosEl pasado jueves, el Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud anunció, como una medida de ahorro en las arcas de la sanidad española, que los médicos deberán prescribir medicamentos por su principio activo y no por su marca comercial.

La noticia, aplaudida por organizaciones como la OCU y FACUA, con el punto a favor de la Organización de Médicos Colegial, criticada por distintas asociaciones médicas y con el rechazo más absoluto (como era de esperar) de los farmacéuticos y farmaindustria, vuelve a poner sobre la mesa una artificial polémica que ha persistido durante muchos años: las garantías de los medicamentos genéricos como sustitutos de los medicamentos de marca. ¿Curan igual?

Así son los medicamentos genéricosLos genéricos, también llamados especialidades farmacéuticas genéricas (E.F.G.), son medicamentos que se venden por su principio activoy no por una marca comercial definida y están identificados por las siglas E.F.G. en sus envases.Así, por ejemplo, paracetamol sería el nombre (y principio activo) de un medicamento genérico y Gelocatil sería el nombre del medicamento de marca.

En esencia, medicamentos genéricos y medicamentos de marca son lo mismo y los primeros deben haber pasado un estricto control para demostrar que son equivalentes a los segundos. Los principales criterios que se establecen son los siguientes:

-Los medicamentos genéricos deben tener idéntico principio activo, con la misma cantidad y calidad que el fármaco de marca.

-Deben demostrar misma eficacia terapéutica. Es decir, que curen igual.

-Deben demostrar biodisponibilidad equivalente. Es decir, deben ser equivalentes en el grado de absorción y la velocidad con la que un fármaco llega al lugar del cuerpo humano donde tiene que realizar su acción terapéutica.

En la actualidad, se permite una variación máxima de un +/- 20% de biodisponibilidad entre medicamentos genéricos y originales de marca. Y eso, ¿significa mucha o poca variación en el efecto del medicamento? Significa que la variación es mínima e imperceptible clínicamente.

Para que se hagan una idea, un mismo medicamento de marca podría contener también esa variación según los lotes.

Incluso una misma persona en momentos distintos de su vida podría alterar la biodisponibilidad del fármaco más del 20%.

Si estos tres factores se dan, existe lo que llamamos bioequivalencia.

Es decir, un genérico y el de marca son intercambiables ya que ambos contienen esencialmente lo mismo y curan igual.

Entonces, ¿cuál es la razón de que sean más baratos los genéricos con respecto a la marca, si son lo mismo?

Las farmacéuticas que han desarrollado medicamentos de marca han tenido que invertir en investigación y en patentes para sacar un nuevo medicamento al mercado.

Como recompensa, tienen la patente exclusiva de ese medicamento durante décadas (entre 10 y 20 años en España) y pueden permitirse vender ese medicamento a un precio elevado.

Pasado ese tiempo, la protección comercial desaparece y surgen los laboratorios que fabrican genéricos de estos medicamentos de marcas con un precio normalmente mucho más barato (pues la inversión inicial es mucho menor). 

Los ataques injustificados a los medicamentos genéricos: una historia interminable

Ya sea por ignorancia o por puros intereses económicos, entre algunos profesionales sanitarios y la población general se difunden mitos sobre los medicamentos genéricos que no se corresponden con la realidad y que atacan a éstos poniendo en duda las garantías con las que sustituyen a los medicamentos de marca.

Se han realizado numerosas campañas en las distintas comunidades autónomas para informar con evidencias científicas al personal sanitario sobre el asunto, pero las polémicas injustificadas siguen persistiendo.

No hay que irse muy lejos: como ejemplo, recientemente podíamos leer a José Ramón Luis-Yagüe (representante de farmaindustria) decir que “los medicamentos genéricos no tienen la misma eficacia que uno de marca”.

El principal y más extendido mito trata sobre que los genéricos pueden tener un 20% más o menos de principio activo con respecto al medicamento de marca (normalmente suele decirse que tiene menos, ya que eso tiene una percepción más negativa). Este hecho es completamente falso.

Lo que sí puede variar en un +/- 20% es la biodisponibilidad y, como se comentó anteriormente, este porcentaje no supone variación clínica alguna para la absoluta mayoría de tratamientos y son igualmente seguros y eficaces a los de marca.

Otro mito, también muy presente aunque menos conocido, es aquel que dice que como los genéricos pueden tener una variación del 20% de biodisponibilidad, eso los convierte en peligrosos para enfermedades en las que se necesita un control del medicamento muy estricto.

Esto es una verdad a medias. Hay que tener en cuenta que la mayoría de medicamentos son seguros aún con gran variación en la biodisponibilidad.

Para aquellos medicamentos que tienen una ventana terapéutica estrecha (es decir, que como te pases un poquito de dosis provocas efectos adversos) no se permite la comercialización de genéricos como reemplazo. Por ejemplo, el anticoagulante Sintrom no se reemplaza por genéricos en España.

Otro mito, también muy conocido por la población general, es que los genéricos tienen excipientes peores y que eso afecta a la absorción del fármaco y a su eficacia.

Para empezar, los excipientes de los genéricos pueden ser los mismos o diferentes de los de marca, pero no tienen por qué ser peores.

Y cuando se estudia la biodisponibilidad de un genérico se hace en conjunto con sus excipientes, por lo que la biodisponibilidad conocida es la que tiene con su excipiente.

Y ya el mito predominante, sobre todo en la población general, es aquel de “a mí me va mejor el de marca que el genérico”.

El ser humano es altamente capaz de sugestionarse por un tratamiento para bien (efecto placebo) o para mal (efecto nocebo).

Una persona que tenga prejuicios hacia los genéricos y los vea con malos ojos muy probablemente percibirá menos mejoras o incluso mejorará menos por el simple hecho de que tiene una visión negativa de su tratamiento con genéricos.

Las expectativas del ser humano ante la curación pueden influir mucho durante un tratamiento. De hecho, existen múltiples estudios que han evidenciado mayor efecto placebo cuánto más caro pensaban que era el tratamiento que tomaban.

Las desventajas justificadas de los medicamentos genéricos

Como en todo, la implantación obligatoria de genéricos en lugar de medicamentos de marca no está exento de desventajas.

Entre ellas, que al existir la posibilidad de genéricos con distintos excipientes hay que tener cuidado con pacientes alérgicos o intolerantes (especialmente los intolerantes a la lactosa).

Otra desventaja muy importante es que la apariencia de cada pastillita o envase de un genérico es de su padre y de su madre.

No existen apariencias similares para un mismo tipo de fármaco entre genéricos. Esto, que puede que no suponga una dificultad para muchos, es un gran inconveniente para las personas mayores, que normalmente están polimedicados e identifican sus tratamientos por los colores y formas de sus pastillas o sus cajas.

Una gran variedad de colores y formas de distintos genéricos para un mismo tratamiento los puede confundir y dar pie a tratamientos erróneos.

Además, muchas personas mayores pueden no darse cuenta de que el medicamento genérico “sirve” para lo mismo que el que estaba tomando de marca y pensar que es un nuevo tratamiento. El papel informativo del médico es esencial en estos casos.

Tampoco hay que olvidar la desventaja del efecto nocebo comentado anteriormente. Mucha gente tiene una percepción muy negativa de los genéricos que va a influir para mal.

Porque el pensamiento “me han dado el más barato y, por tanto, el peor” puede ser muy dañino, no sólo para los resultados del tratamiento sino también para la confianza hacia el médico que puede debilitarse.

Para saber más:

Más baratos, pero igual de eficaces y fiables

La prescripción obligatoria por principio activo: pros y contras

Foto: Estanterías de medicinas por Enrique Dans

Los medicamentos baratos molestan a algunos

Vudu mejora su interfaz antes del salto a la Sony PS3
Javier Penalva
http://www.xataka.com/”

–>

avatar Onésimo Alvarez-Moro   3 de enero de 2007 |

 

Para votar este post conéctate con Facebook Connect

Jean-François Dehecq, Presidente de una de las farmacéuticas más grandes del mundo, Sanofi-Aventis, está muy molesto con las productoras de medicamentos baratos, los genéricos, localizadas en países menos desarrollados.

Mientras estas empresas producían medicamentos baratos para vender en sus países no había tanto problema. Como estos países no podían pagar los altos precios de los medicamentos, no eran clientes de verdad y, por lo tanto, las farmacéuticas no perdían nada.

El problema que ve el Sr. Dehecq es que estos medicamentos baratos, producidos en países como India, Indonesia y Tailandia, se están exportando a los países ricos y creando una competencia desleal, dice Sr. Dehecq.

Además, están cometiendo la indignante travesura de cuestionar legalmente los patentes que las empresas tienen precisamente para proteger sus ventas frente a estas importaciones baratas.

Como los grandes compradores de medicamentos del primer mundo, los gobiernos y las empresas de seguros, están interesados en encontrar medicamentos cada vez más baratos, las farmacéuticas están recibiendo palos de todos los lados.

En el 2005, 63% de los medicamentos comprados en los países ricos eran genéricos y los grandes compradores quieren que este año sea 70%.

El problema para las empresas farmacéuticas es que invierten muchos millones y tarda muchos años para investigar, descubrir, desarrollar, probar, lanzar y promocionar nuevos productos, y muchas posibilidades caen en el camino.

Si queremos que estas cantidades multimillonarias se sigan invirtiendo, hay que permitir a las farmacéuticas la posibilidad de rentabilizar sus inversiones y su esfuerzo.

El secreto está en el equilibrio de estas dos necesidades en conflicto, la rentabilidad de las empresas frente a las presiones hacia precios mas bajos para los medicamentos. Está claro que el Sr. Dehecq piensa que se ha ido demasiado lejos para su gusto en el camino de lo barato.

Vía | Financial Times (en inglés y €)
En El Blog Salmón | Artículos sobre Farmacéuticas

Anuncios

Navegación en la entrada única

Un pensamiento en “Sobre la sanidad pública, facturas en la sombra, copagos y genéricos

  1. Lizbeth Lopez en dijo:

    Hola

    Contacto con Ud. para proponerle un intercambio de enlaces mediante el cual vernos mutuamente beneficiados.
    A continuación le doy los siguientes detalles para realizar el enlace:

    ——————————————–
    Titulo: Alejandro Belmont Anderson
    Url: http://alejandrobelmont-viajes.blogspot.com/
    ——————————————–
    Titulo: preservativos durex
    Web: http://www.condonesmix.com/durex-condones-preservativos-condoneria-online-comprar
    ——————————————–

    A cambio tu enlace será agregado en las siguientes paginas:

    http://www.negociospersonales.biz/
    http://www.metodos-anticonceptivos.com/

    Si está conforme envíeme un mail confirmando el intercambio de enlaces e indicando la dirección URL, el título y la descripción que prefiera para que enlacemos su Web.

    Gracias por la atención.

    Saludos cordiales,
    Lizbeth Lopez
    Dpto. Servicios SEO
    lizb.lopz@gmail.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: