AQUI hay TOMATE

Para dar y tomar

El ’pacifismo’ de la OTAN


El ’pacifismo’ de la OTAN

Artículos de Opinión | Diego Jiménez García | 21-10-2011 |

Hay que releer a George Orwell. Su novela 1984 cobra hoy plena actualidad.

Quién nos iba a decir que esa obra de ficción distópica del novelista británico, pensada para evidenciar la nefasta deriva de los totalitarismos de la primera mitad del siglo XX, permaneciera hoy tan vigente.

En la ficción orwelliana, el lenguaje es adulterado por el poder para distorsionar los hechos o, más exactamente, para crear una nueva realidad artificial.

En esa novela, el lavado de cerebro, el soborno, el control y la manipulación de la verdad son las claves de un totalitarismo perverso.

Más recientemente, tal modelo es radiografiado con maestría por plumas tan lúcidas como la del lingüista y politólogo norteamericano Noam Chomsky.

La paradoja de nuestra sociedad contemporánea es que, en plena era de la comunicación, cuando las redes sociales nos interconectan a todos los habitantes del planeta, simultáneamente estamos asistiendo a un auge espectacular de las técnicas de manipulación más sofisticadas.

Así, en el terreno militar se presentan como misiones democráticas y de paz lo que no son sino ataques sangrantes a los más elementales derechos humanos.

Y en este sentido, hay que denunciar con total claridad que el supuesto paraguas protector de la Alianza Atlántica es una falacia más.

La OTAN, surgida en 1949, hija por tanto de la guerra fría, sigue constituyendo una caduca y letal estructura militarista.

Sus acciones, supuestamente destinadas a proteger nuestras libertades y nuestro bienestar (occidental, por supuesto), esconden otros intereses menos nobles.

Basta con leer informaciones menos sesgadas sobre lo que está suponiendo su última intervención ´humanitaria´ y ´democrática´ en Libia para cambiar nuestra percepción sobre la misma.

En el recuerdo más reciente está la nunca conocida del todo intervención en Serbia, en la guerra de los Balcanes, decidida por el ´socialista´ Javier Solana.

El bombardeo de Belgrado, que afectó sobre todo a la pacífica población de esa ciudad (mayoritariamente al margen —cuando no activamente en contra— de los crímenes de guerra a los que se decía perseguir) es una muestra más de cómo, a través de la manipulación mediante el lenguaje, se nos distorsiona tremendamente la realidad.

La última demostración de tal desatino (tras las mentiras que nos embarcaron, junto al ´amigo americano´, en las guerras de Afganistán e Irak) es la pretensión de la OTAN de reforzar el escudo antimisiles, para lo que, en una muestra más de la pérdida de nuestra soberanía, el Gobierno de Zapatero (por supuesto, sin consultar a la ciudadanía ni siquiera mediante debate previo en el Congreso) ofrece la base de Rota para tal fin.

La humillación que supusieron los acuerdos con los EE UU, suscritos por el dictador Franco y el presidente Eisenhower en 1953, tiene su continuidad de la mano de un presidente ´socialista´ que no ha mucho tuvo a bien no levantarse al paso de la enseña americana, pero que ahora, años después, ha tenido a bien plegarse ante las exigencias del imperio.

Y de grotesca cabe calificar la explicación dada por la ministra de Defensa, Carme Chacón. Según ella, la precipitación en la adopción de tal postura por el Gobierno español está motivada por las ´prisas´ de la administración de Obama (¿Nobel de la Paz?) por aprobar los presupuestos.

¡Acabáramos! ¿Cabe mayor muestra de sumisión a los dictados de la diplomacia yanqui?

La función defensiva de la OTAN es una tremenda mentira. Su existencia la justifica el mantenimiento de todo un complejo militar-industrial, uno de los grandes negocios del mundo actual.

Además, hay que afirmar con rotundidad que los enemigos exteriores que amenazan la supremacía americana no son Corea del Norte ni Irán, como EE UU se encarga de propalar. Remedando la ficción orwelliana, los supuestos enemigos son, sobre todo, los países emergentes de Asia (China y la India). En estos casos, la amenaza es más bien económica. No militar.

Otra paradoja más: el hecho de que EE UU tenga también como potenciales enemigos a otros, como Rusia y Brasil, que al igual que China son sus acreedores netos.

En nuestro país, lo más sangrante de toda esta situación es que un Gobierno supuestamente de izquierdas, el que ilusionó a sus votantes con la retirada de las tropas de Irak, está burlándose hoy de quienes le otorgaron su confianza en las urnas con la sumisión vergonzante ante los dueños del imperio.

fuente TERCERAINFORMACION

Anuncios

Navegación en la entrada única

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: