AQUI hay TOMATE

Para dar y tomar

La energía, una forma básica de dominación en el mundo


La energía, una forma básica de dominación en el mundo

Publicado en 31 octubre 2011 por amalia

Antonio Aramayona – ATTAC Aragón

Llevamos décadas aguantando el aguacero de una serie de sucesivas “crisis energéticas” que sirven para justificar unas medidas económicas siempre lesivas para gran parte de la población mundial.

De paso, se dejan sistemáticamente de lado las denominadas energías alternativas, limpias y renovables, centrando el foco de atención en los diversos combustibles fósiles y en la energía nuclear. A renglón seguido, los poderes boicotean, de hecho, las reuniones y convenciones sobre cambio climático y crisis medioambiental.

Hace unas semanas, un compañero de ATTAC me hizo llegar un correo donde se informaba de un proyecto del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT), encabezado por el químico Daniel Nocera y recogido en la revista Science (31 de julio de 2011), para la conversión y almacenamiento de la energía solar en electricidad.

A partir de una pieza de silicio, níquel, cobalto y otros catalizadores, de tamaño reducido y depositada en un cubo de agua, esa pieza reacciona químicamente ante la luz solar y produce burbujas separadas de oxígeno y de hidrógeno. Las dos corrientes pueden ser recolectadas y almacenadas en pilas de combustible, listas para proporcionar electricidad.

Los investigadores esperan que en una década los usuarios puedan obtener mediante este sistema electricidad para sus casas y coches, si bien la clave radica en que este proceso acabe siendo a la vez eficiente y barato.

De hecho, tienen previsto probar a corto plazo su hallazgo en miles de hogares en la India. Una pieza de un metro cuadrado, inmersa en agua, podría proporcionar diariamente energía a un hogar de tipo medio, e incluso los costes de montaje y de operación serían más reducidos que las actuales placas fotovoltaicas.

Sin embargo, la noticia apenas tuvo eco en los medios de información y comunicación (estos no son ajenos a los intereses del poder, los poderes y los “mercados”): se publica lo que y como interesa, se aniquila lo que no interesa mediante su no publicación (que se lo digan, si no, a Wikileaks).

Como botón de muestra, al poco tiempo del 11-S, el 9 de febrero de 2002 Hamid Karzaï, el nuevo primer ministro de Afganistán, y su homólogo paquistaní, el dictador y golpista Musharraf, fuerte aliado de los Estados Unidos en la zona, cerraban un acuerdo para permitir la construcción de un oleoducto que enlazase el mar Caspio con el océano Índico, atravesando el Afganistán recién conquistado.

Con ello, las grandes multinacionales petrolíferas habían conseguido finalmente hacer realidad sus ansiados proyectos. Sorprendentemente, los telediarios callaron y los medios de comunicación hablaban principalmente de democracia, lucha contra el terrorismo y la cuesta de enero tras los dispendios navideños. Meses después, Estados Unidos invadía Irak para “desarmar a Irak de armas de destrucción masiva, poner fin al apoyo de Saddam Hussein al terrorismo, y lograr la libertad del pueblo iraquí”.

Además de los recursos energéticos de sus aliados en el Golfo Pérsico, principalmente Arabia Saudí y Kuwait, hace unos días se han hecho con el crudo y el gas libios a base de apoyar a unos “rebeldes” de difícil identificación y bombardear cuanto han querido, enarbolando ante la opinión pública el estandarte de la libertad y de una “primavera árabe”, cada vez más a caballo entre el otoño y el invierno. Les queda solo el petróleo de Irán, al que han declarado enemigo nº 1 de la paz y el orden.

Dinero, armas y energía están en sus manos y el mundo entero se mueve al ritmo de sus dictados sobre, por ejemplo, los recursos energéticos a utilizar en el mundo.

Las fuentes de energía alternativas no les resultan, de momento, rentables (para eso es preciso invertir en investigación y están demasiado acostumbrados a investir solo sobre seguro) y esgrimen argumentos sesudos para explicar que no son suficientes ni económicas para satisfacer las necesidades privadas e industriales, aunque se gastan y obligan, directa e indirectamente, a comprar armamento por ingentes y lacerantes cantidades de dinero.

Las energías alternativas (eólica, solar, biomasa…) doblegan su cerviz ante las energías que implican la quema de combustibles fósiles (carbón, gas y petróleo).

Asistimos desde hace décadas a un constante y portentoso progreso de algunos ámbitos científicos y técnicos (vg. bioquímica, nanociencia, instrumentos informáticos y de comunicación, etc.), pero en lo que respecta a la energía predominante en el mundo seguimos anclados básicamente en los tiempos de la revolución industrial del XIX (combustibles fósiles) y de la guerra fría (energía nuclear).

http://www.attac.es/la-energia-una-forma-basica-de-dominacion-en-el-mundo/

 

Anuncios

Navegación en la entrada única

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: