AQUI hay TOMATE

Para dar y tomar

Los paraísos fiscales: el agujero negro de la economía mundial


Los paraísos fiscales: el agujero negro de la economía mundial

En plena crisis de la deuda y bajo la amenaza constante de los recortes presupuestarios en educación, sanidad, desempleo, jubilaciones etc. por una lado, y la presión de la patronal para precarizar las relaciones laborales por otro, asistimos con indignación, asco y rabia a la inactividad de los gobiernos frente a una de las mayores lacras de la economía: la evasión de capitales hacia paraísos fiscales, precisamente por parte de esas empresas que reclaman constantes reformas del mercado laboral a su favor.
La gente tiene que saber que nos están robando descaradamente. Los paraísos fiscales constituyen un auténtico agujero negro en el cual se produce un transvase del capital de la economía productiva a las cuentas bancarias opacas de las grandes multinacionales y fortunas particulares.
Es difícil digerir las declaraciones de los políticos cuando nos reclaman austeridad para hacer frente a la deuda, mientras se evaden beneficios a espuertas a estos territorios sin declarar un euro a la hacienda pública.
Por no hablar de las declaraciones que a veces hay que soportar por parte de la patronal, como la de su vicepresidente Arturo Fernández cuando dice que “el café gratis para todos se tiene que acabar”.
Pues de esta trama del crimen fiscal organizado va hoy este post, que es una traducción de un ilustrativo librito-folleto que recogí en una conferencia de la anti-Cumbre del G20 sobre el tema. Cuando lo leí, me vino inmediatamente a la memoria aquello que siempre decía en sus artículos Fernando García Tola: “… es que dan ganas de agarrar la escopeta y liarse a tiros”. Os dejo con el texto, a leer con un buen anti-ácido a mano.
“Soy el dinero. Ayer, cuando me sacaban de los países pobres, le llamaban saqueo. Hoy le llaman negocio.”
“Hay un edificio en las Islas Caimán que acoge 18.000 empresas. O bien es el edificio más grande del mundo, o bien es la mayor estructura de evasión fiscal existente” Barack Obama, Presidente de los Estados Unidos, 23/10/2008.
EL REINO DE LA OPACIDAD
“Las Islas Caimán, con 45.000 habitantes, constituyen la quinta plaza financiera del mundo”
“En la City londinense sólo son necesarios 45 minutos y 555 euros para crear una compañía. Sin presentar siquiera un documento de identidad”
En nuestro planeta hay un total de 192 estados. Podemos contar al menos 60 estados o territorios considerados como paraísos fiscales. Es decir, 3 veces más que hace 40 años. Más del 50% del dinero producto del comercio internacional transita por estos territorios, que acogen cerca de 11 billones de dólares en más de 2,4 millones de sociedades pantalla.
Los paraísos fiscales son el agujero negro de las finanzas internacionales. Situados en islas exóticas o en el corazón de los barrios de negocios de las grandes metrópolis, estos centros financieros se basan en una idea simple: articular una débil fiscalidad, secreto y opacidad.
En la práctica no cooperan ni con los inspectores de impuestos ni con los jueces extranjeros. Tampoco aplican las reglas de prudencia financiera. Son el reflejo de la globalización financiera: se apoyan en la economía real de otros países y viven de las prácticas dudosas de nuestras multinacionales y de las grandes fortunas.
LA MAGIA DE LAS MULTINACIONALES
“Jersey, con 120 km2 y un clima anglo-normando, es el primer exportador de plátanos a Europa”
“El 60% del comercio mundial comprende transacciones entre filiales el mismo grupo”
Los grandes beneficiarios de los paraísos fiscales son las empresas multinacionales que evaden sus beneficios y su capital: ellas generan más del 60% de la riqueza allí concentrada. ¿Cómo lo hacen?
Las sedes centrales de las multinacionales multiplican sus filiales en estos territorios y manipulan su contabilidad para hacer aparecer artificialmente sus beneficios en ellas, no estando así sujetos a impuestos.
Por lo tanto, la riqueza no se registra donde realmente ha sido creada. Lucrándose de este modo, las multinacionales operan una verdadera desconexión entre las actividades financieras y la economía real: se convierten ellas mismas en fuente de opacidad.
El fabuloso viaje del plátano mágico
Imaginemos una multinacional del plátano: Magic SA. De Guatemala al Reino Unido controla el conjunto del sector bananero. En su filial guatemalteca, Magic compra los plátanos por una miseria al pequeño productor, pero además también practica el fraude fiscal.
Sobre-factura la compra de las cajas por una de sus filiales en Guatemala para almacenar los plátanos a 1.000 euros la tonelada, lo que infla los costes de explotación, y luego infra-factura la venta de estos plátanos a 100 euros la tonelada a otra de sus filiales, reduciendo así su beneficio a la nada.
Resultado: la filial de producción en Guatemala es deficitaria y fiscalmente no imponible. Los plátanos serán posteriormente objeto de una serie de transacciones en el seno del grupo antes de la venta final, haciendo aparecer los beneficios reales en paraísos fiscales. En efecto, para cada servicio necesario para su actividad comercial, Magic ha establecido una filial especializada, registrada en el paraíso fiscal más ventajoso.
En Irlanda, los royalties de la marca, en las Bermudas la factura para la distribución, en Luxemburgo el servicio financiero, etc.
La mayoría de estas sociedades son ficticias (un simple buzón) y todo se lleva a cabo en la sede de Magic. Pero desgajando de este modo el valor de su contabilidad, el grupo puede localizar artificialmente sus beneficios en los paraísos fiscales.
Finalmente, la filial comercial británica comprará el plátano prácticamente al precio final de venta al consumidor y, con sus escasos beneficios, tampoco será fiscalmente imponible en Gran Bretaña.
EL PAPEL CLAVE DE LOS INTERMEDIARIOS FINANCIEROS
“La BNP posee 1/4 de sus filiales en paraísos fiscales, de las cuales 27 están en las Islas Caimán: menos que el Barclays que posee 168 en estas islas de 44.000 habitantes”
La organización de la opacidad reposa en la intervención de los intermediarios jurídicos y financieros: bancos, abogados mercantiles y consultoras financieras aseguran esta función tan poco gloriosa pero lucrativa.
Estos expertos poseen los conocimientos necesarios para ser los guías de la opacidad: presentes al mismo tiempo en nuestras economías y en los paraísos fiscales, sus servicios aconsejan y ponen en contacto a las empresas y a las grandes fortunas con los paraísos fiscales, que perfeccionan la opacidad de su reglamentación.
Este trabajo de optimización del sistema -constante, discreto y eficaz- es fundamental: permite a los defraudadores tomar la delantera a los desesperados gobiernos para escapar a sus mecanismos de control.
Cada uno con su paraíso
Deslocalizar la sede de la empresa en Irlanda o los Países Bajos por su fiscalidad… Desarrollar una compañía de seguros en Luxemburgo o las Bermudas, para asegurar la actividad propia… Invertir en EEUU pasando por las Islas Vírgenes o en India a través de las Islas Mauricio.
Confiar la fortuna a los bancos suizos ¡son los mejores! Gestionar un fondo de inversión: ¡en ningún sitio como en las Islas Caimán! Y para gestionar transacciones que necesiten de una mayor discreción, San Marino en Italia o Anguilla si se prefiere el Caribe.
CUANDO EL G20 PONE MALA CARA
“Según la ONG internacional Tax Justice Network, el estado de Delaware en los EEUU es el paraíso fiscal más nocivo del mundo. La City de Londres sería el quinto.”
El 2 de abril de 2009 en Londres, el G20 apuntaba en su agenda internacional la lucha contra los paraísos fiscales. La iniciativa habría podido ser histórica.
Sin embargo, fue tímida. Se podría haber castigado a los usuarios de los paraísos fiscales, pero el G20 prefirió elaborar una lista de estos territorios, con las dificultades político-diplomáticas que eso suponía.
De entrada se descartaron una veintena de paraísos que están bajo la influencia de las grandes potencias (los más importantes). En cuanto al intercambio de información fiscal impuesta a los territorios de la lista, los países del sur nunca se han podido beneficiar de ella. Resultado: simples compromisos de algunos paraísos fiscales con respecto a algunos estados poderosos.
En estas listas lo único que destaca es la ausencia de cooperación, y los jueces o la policía especializados en delitos fiscales se encuentran impotentes de cara a los territorios opacos. Además, los paraísos fiscales de la lista solo se han comprometido a cooperar con otros 12 estados, a menudo también opacos.
En resumen: la transparencia resultante de la gestión del G20 no es que vaya precisamente a revolucionar la economía financiera mundial. Sin embargo, hay al menos un signo positivo: el G20 puede controlar ahora que los escasos compromisos que se han tomado con respecto a algunos países se pongan en marcha, ¡menos mal!
SANTUARIOS PARA CRIMINALES Y CORRUPTOS
“En los paraísos fiscales el dinero robado a los países del sur que no proviene de las multinacionales (2/3), proviene de criminales y corruptos (1/3).”
Los dictadores Abacha de Nigeria, Mobutu del Zaire, Bongo de Gabón, el entorno del presidente angolés Dos Santos y el ex-presidente ruso Yeltsin, la CDU alemana de Helmut Kohl, la compañía petrolera ELF o el jefe de la policía de Perú Montesinos, han blanqueado en Liechtenstein, minúsculo país alpino, la fortuna sacada de mordidas, sobornos, tráfico de armas, cajas negras o desvío de fondos.
Viviendo sobre la cuarta reserva de petróleo de África, los 4 millones de habitantes de Congo-Brazzaville deberían ser riquísimos, sin embargo el 70% vive en la miseria. La esperanza de vida no alcanza los 50 años.
¿Por qué? Sencillamente porque el dinero del petróleo se evapora hacia paraísos fiscales, muy a menudo para el disfrute de la familia Sassou Nguesso que ocupa el poder.
Entre 2003 y 2005, faltaban 1.000 millones de dólares del presupuesto estatal: partieron en dirección Sphynx Bermuda, sociedad pantalla en las Islas Bermudas, a Likouala SA, en las Islas Vírgenes británicas, o a Anguilla…
En el otro extremo de la cadena no se rechazaba nada. Denis Chrystel, el hijo, gastaba en 2006 centenas de miles de euros en Dior, Louis Vuitton, todo transferido a su cuenta en Hong Kong que era alimentada por una sociedad pantalla en las Antillas…
La familia está encausada en un tribunal de Paris: difícil de explicar que sólo con sus sueldos hayan podido financiar sus 18 bienes inmobiliarios identificados en Francia por la policía, sin hablar de las 112 cuentas bancarias.
Los paraísos fiscales sólo están al servicio de las multinacionales y son un refugio ideal para los maleantes de toda especie.
Las redes del crimen organizado encuentran aquí los medios para blanquear el dinero de la droga, de las armas y de la trata de seres humanos. Los corruptos almacenan sus comisiones y sobornos.
Pero el vicio es todavía más profundo: saqueando a los países en desarrollo sus ingresos presupuestarios, los paraísos fiscales impiden cualquier política seria de establecimiento de un estado de derecho. Por esta razón, mantienen a las poblaciones vulnerables en el tormento de la corrupción, verdadera plaga de la economía y la política.
De hecho, esto produce más candidatos a depositar en su territorio sus beneficios indecentes.
EL CANCER DE LOS PAISES EN DESARROLLO
“Cada año la fuga ilícita de capitales de los países del sur (de 600 a 800 mil millones de euros) suma unas 10 veces el total de la ayuda pública al desarrollo transferida por los países industrializados”
Las potencias del G8 (menos del 15% de la población mundial) disponen de la mitad de la riqueza económica de la tierra y cada año los flujos financieros más importantes circulan del Sur hacia el Norte. Los países del Sur disponen de la mayoría de los recursos naturales del planeta, pero se encuentran endeudados con los gobiernos y las empresas del Norte.
Los paraísos fiscales son perjudiciales para los países industrializados, pero matan en los países pobres.
Las administraciones fiscales de estos países son especialmente débiles frente a los medios de las grandes multinacionales. No pueden luchar contra el fraude y la evasión fiscal, que sin embargo representa una pérdida insostenible: ¡hasta la mitad del presupuesto nacional!
Esto se traduce en hospitales y escuelas que apenas funcionan o que nunca serán construidos.
Se comprometen seriamente sus políticas públicas, obligando a los debilitados gobiernos a recurrir al círculo vicioso del endeudamiento y a la ambigua ayuda de los países ricos: en resumen, a abandonar una parte de su soberanía.
Cuando las cifras cobran sentido
  • 5: se puede erradicar 5 veces el hambre en el mundo con el dinero que se fuga de los países del sur.
  • 10: cuando 1 euro de ayuda pública al desarrollo llega del Norte, 10 euros se fugan de los países del Sur hacia paraísos fiscales.
  • 50%: Ghana estima que la evasión y el fraude fiscal le cuestan el 50% de su presupuesto nacional anual.
  • 1.000: la ONG Christian Aid ha calculado que la evasión fiscal es responsable de la muerte de aproximadamente 1.000 niños al día en los países en vías de desarrollo.
EL GRAN PRINGADO EN LAS SOCIEDADES INDUSTRIALIZADAS: EL CONTRIBUYENTE
“En Francia, el Impuesto de Sociedades es del 33%. Las PYME pagan una media del 30%. Teniendo en cuenta las deducciones y la evasión fiscal, las empresas que cotizan en el CAC40 (el IBEX francés) pagan una media del 8%.”
(Nota de un servidor: en España, el 80% de las empresas del Ibex35 están presentes en paraísos fiscales -el record lo ostenta el Banco de Santander, con 33 filiales-.
Su presencia ha aumentado a un ritmo vertiginoso: entre enero y septiembre de 2010 la inversión ha sido el doble a la de todo 2009, mientras que la recaudación por impuesto de sociedades se ha desplomado un 55% entre 2007 y 2009, pese a que los beneficios empresariales sólo han descendido un 14%.)
“El agujero de la seguridad social ha batido todos los records en 2009 en Francia, subiendo hasta los 20 mil millones de euros: precisamente el total del dinero que es desviado a los paraísos fiscales”
Las multinacionales están bien organizadas para recurrir a los paraísos fiscales y escapar a los impuestos en los países donde desarrollan su actividad.
Por otro lado, los estados no cesan de disminuir los impuestos a las grandes empresas y las grandes fortunas para evitar la fuga de capitales, lo que no impide que hagan todo lo posible para escapar de ellos.
Así pues, en este sistema mundial donde se desarrolla al mismo tiempo la evasión fiscal de las grandes empresas y las exoneraciones de las que además se benefician, las pérdidas de ingresos de los gobiernos son enormes. Ya que las políticas públicas deben ser financiadas, la carga de los impuestos es trasladada a los ciudadanos, especialmente a través del injusto impuesto del IVA.
Bearn Stearns, Northern Rock, Carlyle, Fortis… todos estos grandes bancos repentinamente en situación de quiebra en 2008 estuvieron en el corazón de la crisis financiera. Estas quiebras estaban todas íntimamente ligadas al papel de las filiales disimuladas en los paraísos fiscales.
Estas oscuras filiales tenían dos funciones para los bancos: primero proporcionar actividades de especulación totalmente delirantes y autorizadas únicamente en estos territorios opacos y segundo alojar al abrigo de miradas indiscretas los flecos mas catastróficos de su contabilidad, imposibles de asumir ante los accionistas y los poderes públicos.
La crisis, generada por los famosos “activos tóxicos”, cuya elaboración y difusión han facilitado los paraísos fiscales, ha venido a barrer de golpe las compañías más irresponsables y frágiles. Los“cazadores cazados” podría decirse: pues no, al final son el estado y los contribuyentes quienes digieren el veneno. Fin del texto.
Al contrario de lo que la gente cree, las multinacionales y la banca no controlan los gobiernos. Eso pensaba yo ingenuamente hace tiempo. La realidad es mucho más siniestra.
Sencillamente estos les pertenecen. Así de simple. No lo digo solamente por el tema de la financiación de los partidos políticos y las campañas.
Es algo más notorio: en todos los países son las mismas personas, un pequeño grupo endogámico de políticos y empresarios, las que alternan su vida profesional entre la actividad política y la actividad empresarial de alto nivel. Los gobiernos son las filiales políticas de las grandes multinacionales y la banca. Pero esto ya es tema para otro post.
Ahora bien, todavía hay una pregunta para la que no encuentro respuesta: ¿por qué nos dejamos robar y no hacemos nada al respecto?
PD: no suelo pedir que deis difusión a los post, pero en este caso creo que es interesante hacerlo. Gracias.
Leer más es un blog muy interesante y le recomiendo nosinmibici.com
Anuncios

Navegación en la entrada única

Un pensamiento en “Los paraísos fiscales: el agujero negro de la economía mundial

  1. Mario Gomo en dijo:

    El verdadero problemas son los impuestos progresivos de la mayoria de los estados y el despilfarro, esto hace que gente hasta los huevos de que les robe su propio estado, se lleven y con mu chisima razon su dinero fuera.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: