AQUI hay TOMATE

Para dar y tomar

EEUU abandona Irak pero deja miles de mercenarios desplegados


Washington contratará a 5.500 agentes para vigilar su Embajada en Bagdad, la más grande del mundo
La misión estadounidense en Irak concluyó ayer tras casi nueve años de presencia militar y muy lejos de sus objetivos iniciales. Las supuestas armas de destrucción masiva que atesoraba el régimen de Sadam Husein nunca existieron e Irak no ha logrado ni la democracia ni la estabilidad prometida por Occidente.
Cientos de miles de iraquíes y casi 4.500 soldados estadounidenses han fallecido en una guerra que le ha costado unos 615.000 millones de euros al Tesoro de EEUU.
Pese a que los últimos soldados estadounidenses abandonaron a primera hora de la mañana Irak, la salida es menos completa de lo que parece a primera visita. Miles de agentes de seguridad privada seguirán desplegados en el país, trabajando con total libertad gracias al amparo que les otorga la defensa de los intereses estadounidenses.
Unos 5.500 agentes privados vigilarán a partir de ahora la Embajada de EEUU en Bagdad junto a las únicas tropas estadounidenses, 150, que permanecerán en el país, según The Huffington Post.
Pese a que no existen estadísticas concretas, se estima que el número total de agentes supera con creces esta cifra. Según un reciente informe del Instituto por la No Violencia Activa, hay 105 empresas de seguridad en Irak, 89 de ellas son extranjeras, en su mayoría de EEUU, aunque también de Reino Unido, Israel y Emiratos Árabes Unidos.
Tras el repliegue militar, EEUU también aspira a mantener su influencia diplomática en Irak y su presencia militar en la región.
Los últimos 500 soldados llegaron ayer a Kuwait, 13 días antes de que expirara el repliegue acordado entre Washington y Bagdad. En 2007, en el momento de mayor apogeo de la violencia, EEUU contaba con 170.000 efectivos y 505 bases militares en el país.
El modo en el que concluyó la misión estadounidense contrasta significativamente con la grandilocuencia del inicio de la contienda, cuando el 20 de marzo de 2003 un intenso bombardeo aéreo se cernió sobre el sur de Bagdad, donde se creía que permanecía escondido Sadam. La salida de ayer, en cambio, fue de muy bajo perfil y se mantuvo en secreto para evitar posibles atentados de la insurgencia.
Los últimos soldados estadounidenses en abandonar Irak no ocultaban su inmensa felicidad aunque muchos de ellos expresaban también dudas ante el frágil devenir que afronta el país árabe.
“Buena parte de mí está feliz. Pasé 31 meses en Irak. Parece que podré tener una vida ahora pese a que es posible que vaya a Afganistán en 2013″, aseguró a Reuters el sargento Steven Schrimer, de 25 años, a quien su mujer le ha pedido el divorcio.
Otros, sin embargo, anticipaban un periodo de dificultades para Irak. “Hemos invertido mucho tiempo, dinero, sangre y esfuerzo. No sé si habrá sido para mejor o para peor”, dijo Mauricio Moreno.
Algunos de sus compañeros, en cambio, eran mucho más optimistas. “Hemos derrocado a un dictador brutal que mató a cientos de miles de personas.
Ahora podéis ver una democracia joven”, proclamó el general Lloyd Austin ante sus tropas. “Es una [sensación] agridulce. Hemos hecho muchas buenas cosas aquí. Hemos visto mucho progreso desde 2003: se han construido escuelas y hospitales, hay agua corriente… La gente tiene una calidad de vida mucho mayor que en 2003″, dijo, por su parte, el sargento Derrick Grabener.
Su visión de la realidad contrasta, sin embargo, con la de muchos iraquíes que se sienten aliviados por el repliegue militar pero que culpan a los estadounidenses de haber avivado la violencia sectaria y de abandonar un país que han dejado destrozado. La calidad de vida tampoco parece haber mejorado significativamente.
“Pensamos en electricidad, trabajo y nuestros problemas diarios. Ellos [EEUU] nos han traído un Gobierno corrupto que no refleja lo que la gente quiere. Ahora se van pero han dejado el caos y la gente iraquí es la que lo sufre”, denuncia un funcionario en Bagdad.
Los habitantes de la capital y de muchas ciudades deben conformarse con constantes cortes de agua y pocas horas de electricidad al día a no ser que tengan sus propios generadores.
Pese a que la violencia ha disminuido desde 2007, la inseguridad sigue sacudiendo el país. Los atentados terroristas, por parte de la insurgencia suní y milicias chiíes, se cobran cada mes unas 350 vidas. El objetivo suelen ser el Gobierno iraquí y las Fuerzas de Seguridad.
El chií Nuri al Maliki encabeza un frágil Ejecutivo de coalición con kurdos y suníes. La rama chií es mayoritaria en el país y estuvo duramente reprimida durante la dictadura del suní Sadam.

Riesgo étnico y sectario

Las tensiones étnicas y sectarias no han hecho más que aflorar desde la caída del régimen en 2003 y pueden crecer aún más tras la salida de EEUU. Los analistas advierten, además, de que el vacío de poder podría ser utilizado por los vecinos más poderosos de Irak: el chií Irán y la suní Arabia Saudí.
La capacidad defensiva es otro de los grandes desafíos a los que se enfrenta ahora el Gobierno iraquí que asegura que podrá contener los ataques de la insurgencia.
Fuente: Público.es

 

EL FIN DE LA OCUPACIÓN

El Ejército de EE UU concluye su misión en Irak tras nueve años de ocupación

El Ejército norteamericano escenifica el fin de la misión con la arriada de la bandera

Los últimos 4.000 soldados presentes en el país se disponen a salir a lo largo de este mes

Washington afirma que deja un país “independiente, libre y soberano”

Militares estadounidenses posan para una foto antes de la ceremonia en Bagdad. / MOHAMMED AMEEN (REUTERS)
EE UU ha declarado de forma oficial el fin de la guerra en Irak tras nueve años de la invasión que expulsó del poder a Sadam Husein. “Este es un país independiente, libre y soberano”, ha afirmado el secretario de Defensa estadounidense, Leon Panetta, en la ceremonia de arriada de la bandera norteamericana celebrada esta mañana en Bagdad, dos semanas antes de la retirada completa de los 4.000 militares aún presentes en el país, prevista para el 31 de diciembre.

IRAK. Retirada de tropas y soldados muertos
Durante el conflicto han perdido la vida más de 100.000 civiles y han muerto en combate 4.800 soldados de la coalición (de ellos, casi 4.500 norteamericanos) que invadió el país en marzo de 2003 y más de 20.000 soldados iraquíes.
“Después de toda la sangre derramada, el objetivo de que Irak se gobierne a sí mismo y sea capaz de garantizar la seguridad se ha cumplido”, ha dicho Panetta.
El país, sin embargo, aunque tiene que hacer frente a una insurgencia más débil pero todavía peligrosa, tensiones sectarias e inestabilidad política.
A la pregunta de qué huella han dejado los estadounidenses, la mayoría de los iraquíes responden con una mirada de perplejidad. La inseguridad y la destrucción del paisaje urbano son lo primero que les viene a la mente.
Ninguno de los entrevistados menciona de entrada la democracia, la libertad o el consumismo que se desató con la apertura de las fronteras.
Hay que insistir un poco para que reconozcan algunos cambios que llegaron de la mano de la invasión, pero no parece que lacultura americana haya calado muy hondo.

EE UU. El saldo de las guerras
El desempleo es, junto a la inseguridad y la falta de electricidad y agua potable, el mayor agujero negro que dejan tras de sí los ocupantes. Al menos, lo que más afecta a los iraquíes de a pie. Aunque la economía ha experimentado un rápido despegue, es totalmente dependiente de las exportaciones de petróleo. Un reciente informe de la ONU cifra en un 15% el número de parados. Sin embargo, analistas independientes duplican esa cifra, al estimar que esconde mucho subempleo. Además, el 85% de la población activa trabaja en el sector público, repartida un 40% en la industria del petróleo, un 40% en la seguridad, y el 5% restante en la Administración.
Ni funcionarios iraquíes ni diplomáticos extranjeros son capaces de explicar por qué tras nueve años de ocupación el país aún no produce ni suficiente electricidad ni agua potable. El ruido machacón de los generadores es, como la ubicua presencia de los soldados o los muros de hormigón que rodean los edificios, un recordatorio más de que Bagdad sigue siendo una ciudad en estado de excepción.
Los iraquíes sueñan con la normalidad y la retirada de las tropas estadounidenses es un primer paso en esa dirección.
Sin embargo, para muchos el odio a los ocupantes está siendo reemplazado por un creciente temor a la arbitrariedad de sus propios compatriotas. De ahí que entre quienes más lamentan su salida se encuentren los árabes suníes, la comunidad que más se opuso a su presencia, pero también otras minorías.

Después del 31 de diciembre, solo quedarán unos 150 soldados norteamericanos
El presidente norteamericano, Barack Obama, ha asegurado al primer ministro iraquí, Nuri al Maliki, que Washington seguirá siendo un socio leal tras el fin de la misión.
La caída de Sadam permitió que los chiíes ocuparan puestos de poder después de haber estado oprimidos durante las décadas en las que gobernó el partido Baaz (el del dictador), pero actualmente Irak sigue siendo  un país dividido. Incluso el Gobierno de coalición de Al Maliki, liderado por chiíes, está paralizado porque sus integrantes suelen adoptar posturas distintas según de la comunidad a la que pertenecen y en muchas cuestiones no logran ponerse de acuerdo.

Se supone que algunas tropas norteamericanas iban a permanecer en el país árabe como parte de un acuerdo para formar a las Fuerzas Armadas iraquíes. Washington había preguntado a Bagdad si quería que se quedas en al menos 3.000 soldados, pero las conversaciones sobre esta cuestión fracasaron porque no llegaron a un acuerdo respecto a la posible inmunidad judicial de los militares estadounidenses.

En el punto álgido de la guerra, había unos 170.000 soldados estadounidnses en Irak repartidos en más de 500 bases. Ahora solo hay dos bases y 4.000 militares que regresarán a su país antes de que finalice 2011.

Después del 31 de diciembre, solo quedarán unos 150 soldados norteamericanos, y serán contratistas civiles los que se encarguen de enseñar a las fuerzas iraquíes a usar el armamento pesado estadounidense.
elpais.com

EL FIN DE UNA OCUPACIÓN

El final de un inmenso error

El saldo negativo de la guerra se ve en EE UU ligeramente mitigado por su desenlace

Obama trata de reclamar el mérito de haber cerrado el conflicto

El secretario de Defensa, Leon Panetta, durante la ceremonia. / KHALID MOHAMMED (AP)
Estados Unidos ha puesto oficialmente fin este jueves a la guerra de Irak, la más impopular operación militar desde Vietnam y un fracaso, mitigado por su aceptable desenlace, que condicionará para siempre la intervención norteamericana en otros países.
Probablemente, EE UU deja Irak mejor de lo que lo encontró hace cerca de nueve años, pero en el camino se ha pagado un precio, en vidas, prestigio y credibilidad, que difícilmente justifica una aventura emprendida con fines ideológicos y desarrollada de la forma más caótica.
Barack Obama, a quien le ha tocado concluir lo que George Bush empezó, ha conseguido reparar algunos de los daños causados. La retirada se hace en circunstancias relativamente tranquilas, con cierta dignidad y entregando el poder a un Gobierno que representa con bastante legitimidad la soberanía nacional iraquí.
La Liga Árabe celebrará su próxima cumbre en Bagdad como prueba de que ese país está ya plenamente reincorporado a la comunidad a la que pertenece. Liberado de Sadam Husein y la dictadura que él dirigió, Irak tiene hoy más posibilidades que otros países de la región de sumarse a la ola democratizadora que comenzó hace un año en Túnez.
Pero, como ha reconocido hoy el secretario de Defensa norteamericano, Leon Panetta, en la ceremonia de Bagdad, esa posibilidad está peligrosamente en riesgo. “Irak será puesto a prueba en los próximos días por el terrorismo, por aquellos que intentan dividirlo, por las dificultades económicas y sociales”, advirtió.

En EEUU importa ya poco lo que suceda a partir de ahora en el país árabe
EE UU ha prometido seguir ayudando a Irak a estabilizar su democracia, y no hay duda de que este país tiene una deuda moral con una nación que invadió ilegalmente y a la que condujo a una guerra civil que puede haber causado cerca de 100.000 muertos. Pero la realidad es que en EE UU importa ya poco lo que suceda a partir de ahora en Irak, excepto en lo que pueda afectar a la expansión de la influencia de Irán.
Irak y EE UU han separado sus caminos y cada uno tendrá ahora que sacar las consecuencias adecuadas de los años pasados. Para EE UU se trata, fundamentalmente, de olvidar lo ocurrido. Guantánamo, Abu Ghraib son nombres que pasarán a la historia de la infamia norteamericana en la misma categoría que My Lai. Faluya o Bagdad se incorporan a la lista de batallas libradas hasta ahora por el Ejército norteamericano, pero con bastante más pena que honra.
Obama decía el miércoles a las tropas que regresaban de Irak que “es más fácil acabar una guerra que empezarla”. En algún sentido eso puede ser verdad. Obama ha puesto a fin a una guerra que los norteamericanos no apoyaban desde hacía años y trata ahora de reclamar electoralmente el mérito por ello. Pero no se acaba una guerra cuando el último soldado vuelve a casa.
La guerra de Irak es una lección que EE UU tiene todavía que aprenderse a fondo y que condicionará actuaciones futuras. Panetta admitió al asumir su cargo que es muy improbable que EE UU vuelva a actuar en Oriente Próximo en la forma en que lo hizo en Irak, con el despliegue masivo de fuerzas de ocupación.

Panetta ha admitido que es improbable que EEUU vuelva a actuar en Oriente Próximo como lo ha hecho en Irak
Irak dejó, en el plano de la política doméstica, otra serie de mensajes que todavía no han sido suficientemente digeridos.
La utilización de los servicios secretos a favor de intereses ideológicos y la manipulación de la ley para proteger actuaciones criminales fueron algunas de las consecuencias de la guerra de Irak que en su día avergonzaron a los norteamericanos y que, en parte, explican la victoria electoral de Obama.
Pero esa vergüenza no ha sido suficiente como para crear una sólida conciencia nacional de protección del Estado de derecho. Guantánamo sigue hoy abierto porque un sector de la clase política, apoyado por los votantes, pone aún los intereses de seguridad sobre las obligaciones democráticas.
Todavía pueden pasar muchos años hasta que la huella de Irak se borre por completo en EE UU. La de Vietnam aún se mantiene en varios aspectos. Pero, como en cada guerra sin gloria, todo el mundo trata de olvidarla cuanto antes. Los veteranos de Vietnam encontraron a su regreso un país que les daba la espalda y los condenaba a la marginación.
Los veteranos de Irak han recibido un acogida más calurosa, pero igualmente su reincorporación a la sociedad será difícil. El monumento a la guerra de Vietnam es subterráneo y triste. El de Irak quizá no sea levantado jamás.
elpais

AGUAS INTERNACIONALES
BLOG DE EL PAIS.COM

SOBRE EL AUTOR

. Nací en otro siglo, en Venezuela, mitad español, mitad inglés. Siempre me gustaron las noticias internacionales. Con El País he viajado a guerras en medio mundo. He aprendido mucho, sobre todo a escuchar.

Irak, la guerra que terminó ocho años y medio después de ganarla

Por: Ramón Lobo | 15 de diciembre de 2011
La guerra ha terminado ocho años y medio después de que su antecesor en el cargo declarara abordo del portaaviones Abraham Lincolnla misión había terminado.
Entre un discurso y otro, más de cien mil iraquíes (The Lancet lo eleva a más de 600.000) y 4.484 soldados estadounidenses muertos.
Captura de pantalla 2011-12-15 a la(s) 06.26.00
El hombre que hace cuatro años era uno de los mayores críticos de la invasión escogió un cuartel para marcar la efeméride de la retirada y declaraciones patrióticas, como asegurar que el Ejército de Estados Unidos es la mayor fuerza de combate jamás conocida y resaltar el “extraordinario éxito” conseguido en Irak.
Wikileaks aporta algunos peros al entusiasmo y las cuentas revelan que la guerra es una de las causas de la crisis: EEUU se gastó más en Irak que en la II Guerra MundialObama olvida Haditha; los iraquíes, no.
Miles de personas se manifestaron ayer en Faluyacuna de todas las resistenciasy que fue asaltada por las tropas aliadas a finales de 2004, para celebrar la marcha de los norteamericanos. Faluya no ha perdido la memoria, recuerda hoy The New York Times.
En esa ciudad próxima a Bagdad, capital de la provincia de An Anbar, comenzó en 2003 la resistencia tras la represión de una manifestación. Los faluyíes protestaban contra EEUU, encendidos por el rumor de que las gafas de visión nocturna de los marines permitían ver desnudas a las mujeres.
Los muertos de aquella manifestación quebraron la ilusión de que el derrocamiento de Sadam Husein era una liberación, y no una conquista.
PeticionImagen(4)
Manifestación antiamericana, ayer en Faluya. / AFP.
EEUU empieza a recoger los bultos, las armas y los recuerdos de Irak. El 31 de diciembre saldrá del país el último soldado.  Tras ocho años de guerra, de ocupación, el país queda en manos de un Gobierno de la mayoría chií con relaciones históricas con el Irán de los ayatolás.
Captura de pantalla 2011-12-15 a la(s) 06.37.57
Gulnaz, la mujer afgana encarcelada por el delito de haber sufrido una violación ha sido liberada por orden de Hamid Karzai. Se trata de un perdón presidencial; el delito no desaparece. The Guardian recuerda que ha estado dos años en prisión.
Otra noticia de BBC sitúa en contexto el problema del maltrato a la mujer, que no es solo una lacra en el  Tercer Mundo, es global: el 20% de las mujeres estadounidenses se ha enfrentado a una violación o intento de violación, según el estudio del National Intimate Partner and Sexual Violence.
Captura de pantalla 2011-12-15 a la(s) 06.29.10
El último ‘accidente’ de FoxNews: encuesta sobre el caucus de Iowa entre los candidatos republicanos. La foto de Mitt Romney, odiado por los ‘ultras’, es la de otro político, aún más odiado. El blog Passport tiene una teoría sobre los problemas de Romneyparece francés.
  PeticionImagen(5)
Stephane Mahe (REUTERS).
Novedades de la Eurozona: el Telegraph recoge las palabras del jefe del Ejército briánico, quien sostiene que la crisis supone un riesgo militar potencial.
The Guardian lleva a su portada la creciente tensión entre Reino Unido y Francia tras lo ocurrido en la cumbre del 8 y 9 de este mes en BruselasDer Spiegel ofrece una entrevista con el científico social Wilhelm Heitmeyer, que desnuda a la sociedad alemana, víctima de una creciente intolerancia hacia las minorías.
Le Monde asegura que el Gobierno de Sarkozy se prepara para perder la triple A por parte de Standard & Poor’s. The Wall Street Journal afirma que la crisis europeapone en riesgo el sistema financiero mundial.
Captura de pantalla 2011-12-15 a la(s) 06.35.07
Para la revista Time, el personaje del año son los indignados, los manifestantes, esa parte de la sociedad que ha despertado en Túnez, Egipto, Yemen, Siria, Libia, Bahrein, España, Reino Unido, Italia, Estados Unidos, ¡China!… Y ahora, en Rusia.
Captura de pantalla 2011-12-15 a la(s) 07.11.10
Otro secreto revelado, el de Victoria Secret en Bloomberg.
Compartir
  • COMENTARIOS
Hola, amigos. Como éste es un blog muy madrugador, también se apresuraron a quitar mi comentario sobre el fin de la guerra de Estados Unidos contra Irak. Solo quería quejarme y crear un poco más de conciencia.
Lo repetiré: Estados Unidos debe pedir perdón a Irak y al mundo entero por haber destruido un país con el pretexto de derribar a un tirano.
Los Estados Unidos no aprendieron la lección de Vietnam y siguen arreglando los problemas de mundo a cañonazos,
bombardeando y matando gente, como hicieron en Bagad y en todo Irak.
Pero no nos engañemos: ese soldado de la foto, tan cinematográfico, con el pitillo en la boca, no es sino un mercenario que expuso su vida para defender los intereses de los Estados Unidos.
Nada más. No había armas de destrucción masiva y aunque Husseín fuera un tirano, no había por qué invadir y depredar un país. En realidad, solo les interesaba el petróleo.
Los gringos no tienen grandeza alguna, sino solo viles intereses económicos y por ellos son capaces de acabar con medio mundo.
Muerte,desolación, destrucción, contaminación, vileza y miseria: eso es lo que han dejado los gringos en Irak.
Y pensar que un tipo como AZNAR se prestó para esta villanía, juntamente con los criminales BUSH y BLAIR.
Todos ellos deben ser llevados ante la Corte Penal Internacional por genocidio. Algún día será. Por lo pronto, solo quería que por un tiempo no se olvide todo esto.
Y cuando ello ocurra, volveré a insistir. ¿Para qué la vida si no?
Publicado por: francisco tostón de la calle | 15/12/2011 23:26:05

Navegación en la entrada única

Un pensamiento en “EEUU abandona Irak pero deja miles de mercenarios desplegados

  1. Acciones contundentes contra los mercenarios …¡

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: