AQUI hay TOMATE

Para dar y tomar

El imperio se hunde


El imperio se hunde

El imperio se hunde, en realidad, se habría hundido ya si no fuera por su fuerza atómica.

Los imperios se basan en una idea fuerza que los proyecta hacia adelante, en este caso de ahora en esa idea superliberal de que el comercio está por encima de todo.

Los mercados libres consagran la norma suprema de que todo vale con tal de ganarle al otro la partida.

Dicen que los Usa sustituyeron al Reino Unido en el imperio del mundo porque dispusieron de la más barata de las fuerzas de trabajo, la esclavitud, que Inglaterra no pudo competir con una país al que no le costaba nada la mano de obra, por lo que, según Marx, que descubrió aquello de que todo no es sino puñetera economía, la altiva Albion tuvo que ceder el trono a su aventajado hijo.

El problema es que la maldita economía es una ciencia rebelde. Si tú tratas de domesticarla llevándole la contraria, te puede dar el mayor de los disgustos.

No todo es tan fácil como pensaban los franceses cuando dijeron aquello de “laissez faire, laissez passer”, si tú dejas que todo vaya a su antojo, es decir, si tú dejas hacer y dejas pasar, o sea, si tú pasas de todo, de repente te encuentras con que todo se te rebela porque si tú has predicado que la libertad de mercado es Dios, luego no puedes afirmar que a Dios hay que ponerle trabas porque esto es un puro sacrilegio de modo que se necesitan los reaños de un Rooselvet para tomar medidas antitrust y que no sólo no te ocurra nada, entonces los republicanos todavía no tenían el Tea party, sino que además resuelvas el maldito problema de la cuadratura del círculo y aquella  terrible recesión que algunos aseguran que era mayor que ésta, la resolvió el tío echando mano de un tal Keynes que, ahora, es un réprobo y por lo tanto está muy bien en el infierno.

El problema es que los nuevos economistas neoliberales no encuentran la solución a este caos por lo que, a pesar de que la crisis se produjo por un exceso de libertad económica que permitió a los economistas de los Bancos dar préstamos hipotecarios a los que nunca podrían pagarlos, nadie se atreve a sostener económicamente que la solución no sólo actual sino también futura estriba en regular una economía tan salvaje que ha comenzado a devorarse a sí misma, porque la libertad absoluta no sólo es que favorece a los más fuertes sino que no es sino libertinaje, o sea, la ley de la selva, la lucha de todos contra todos, en la que se puede ganar todo el dinero del mundo sólo especulando en los mercados bursátiles.

¿Entonces? Que el imperio se resquebraja porque la situación que lo inició se repite, otra vez, sólo que con distintos personajes. Los Usa no pueden ir contra Dios, la libertad de mercados, porque esto no lo resistirían sus propias estructuras que nacieron así y así morirán.

Pero China y los países emergentes no creen en el mismo Dios de los Usa sino en uno completamente diferente que permite no sólo regular los mercados y darle la vuelta por completo a aquel axioma liberal de la Thatcher y Reagan, que ahora puede leerse así: “la libertad no sólo no es la solución sino precisamente el problema”, sino que, además,  utilizan toda la fuerza del poder político para llevar la economía por donde ellos creen que debe de ir.

 Y el milagro acaba de producirse como podemos leer, si queremos, en ese artículo de Estefanía que he colgado ya en este blog, http://www.blogger.com/blogger.g? blogID=6895481548432517761#editor/target=post;postID=2934061252968131023  y en el que se nos trasladan datos como los siguientes:

“El paro oficial en EE UU asciende al 9,1% de su población activa (alrededor de 14 millones de personas), pero si a esta cifra se le suma la de los desanimados que ni siquiera buscan ya puesto de trabajo (unos 2,2 millones) y los que están forzados (sin desearlo) a tener un contrato a tiempo parcial (8,5 millones), la tasa de subempleo asciende a un 15,7% de la población activa, casi 25 millones de personas.

La Oficina del Censo hizo pública la semana pasada el mapa de la pobreza: 46 millones de personas, un 15,1% de la población total, están por debajo del umbral de pobreza, dos millones más que cuando llegó Obama a la Casa Blanca. Ese porcentaje aumenta mucho en el caso de las dos minorías étnicas más importantes: 27,4% de pobres entre los ciudadanos de raza negra y 26,6% entre los hispanos”.

Hacia este paraíso es, pues, al que nos llevan del ronzal esos alegres muchachos del PP, ayudados por toda esa inmensa legión de ignorantes que todavía no ha comprendido que, respecto a la prensa ultracapitalista que nos desinforma hay que adoptar la táctica de la desobediencia más radical:
si La Gaceta, El Mundo, ABC, La Razón, El Confidencial, Libertad Digital, etc. nos proponen que hagamos algo, hay que hacer precisamente todo lo contrario, porque si les obedecemos cometeremos un inmenso y tal vez irreparable suicidio colectivo.
About these ads

Navegación en la entrada única

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 183 seguidores

%d personas les gusta esto: