AQUI hay TOMATE

Para dar y tomar

A propósito de @PÚBLICO Periodismo digital ¿gratis?


Periodismo digital ¿gratis?

3 enero, 2012 | Categoría: En profundidad | Escrito por: 

No es ningún secreto que el periodismo hoy vive una crisis. Las nuevas tecnologías han supuesto una revolución en el mundo de la comunicación que ha puesto en tela de juicio el modelo tradicional. Comunicarse hoy es más sencillo que nunca gracias a Internet.

Internet ha vuelto viejos a los periódicos en papel, que se enfrentan a pérdidas millonarias.

Ante esta situación nos encontramos ante los que se resisten a adaptarse a los nuevos tiempos y siguen defendiendo lo viejo a base de ofrecer menor calidad en su versiones digitales (un ejemplo claro es el Heraldo de Aragón) y los que apuestan por una doble vía ofreciendo calidad similar y contenido extra (blogs, especiales, etc.) en sus ediciones digitales.

El periodismo digital ofrece, frente al tradicional, una mayor inmediatez, la posibilidad de comentar y compartir las noticias en redes sociales,  espacio ilimitado para el contenido y mundialización de este, pues uno puede ahora levantarse por la mañana y leer El País, Le Monde y el New York Times si así lo desea.

Pero a pesar de las numerosas ventajas, internet no deja de ser una herramienta más y el periodismo no deja de ser lo que siempre ha sido: la necesidad de satisfacer el derecho a la información de las personas. La necesidad de comunicar existe sea satisfecha en el lapso de tiempo que sea y sea comentada online o en un café. 

El problema surge al darnos cuenta de que el periodismo no se construye del aire, el periodismo de calidad es caro. Hace falta dinero para pagar a aquellos que escriben los artículos que leemos día a día, para enviar corresponsales al lugar de los hechos, para que profesionales puedan pasar tiempo investigando y así puedan ofrecernos información veraz y de calidad.

Cada vez que tecleamos la dirección de un periódico y entramos en él tenemos la sensación de estar accediendo a algo gratuito. Es, sin embargo, muy importante saber que no es así y que siempre hay alguien que está pagando lo que leemos.

Existen múltiples fórmulas, podemos ser nosotros quienes pagamos, a través de donaciones o suscripciones, que sea a través de subvenciones, que sean los propios periodistas quienes pagan no cobrando por su trabajo, que lo que leemos lo paguen empresas a través de la publicidad o, por qué no, que se den fórmulas mixtas como la de El Mundo Digital.

Existen muchas formas de financiar el periodismo, no olvidemos pues que este, sea en papel o en pantalla, se financia siempre de algún modo. Y tal vez por aquello de que “quien paga manda”, sea importante tener algo de interés por saber quién paga.

Según el estudio “Inversión publicitaria en medios digitales”, realizado por el Interactive Advertising Bureau (IAB) y  Price waterhouse Coopers (PwC), la inversión publicitaria en medios de internet supone un 15,6% del total de la inversión publicitaria en España.

A continuación mostramos las 20 empresas que más invierten en publicidad en los medios digitalessegún este estudio:

 

1

TELEFÓNICA

2

VODAFONE

3

EL CORTE INGLÉS

4

RENAULT

5

PROCTER & GAMBLE

6

JAZZTEL

7

ORANGE

8

PEUGEOT

9

NISSAN

10

BBVA

11

VOLKSWAGEN AUDI

12

GENERAL MOTORS

13

UNILEVER

14

TOYOTA

15

NVIA

16

FORD

17

ING

18

MERCEDES-BENZ

19

BWIN

20

BET365

 

Las plataformas digitales de los medios de comunicación tradicionales se sostienen con publicidad, pero esto no es nada que no hiciesen ya sus versiones en papel. La “revolución tecnológica” tal vez no lo sea tanto, pues no parece que los cambios en las herramientas nos estén encaminando hacia un modelo tan distinto de periodismo como a veces parece sugerirse.
Así, el gasto en publicidad en Internet lleva camino de incrementarse: pasará de mover 6.400 millones de dólares en 2010 a 10.400 millones de dólares en 2015, lo que supondrá el 10,6% del total del mercado publicitario en la prensa.

Lo que sí ha hecho la “revolución tecnológica” es traer de nuevo al periodismo el eterno debate sobre cómo financiarse. Nos toca decidir si nos fiamos de Telefónica y Vodafone, nos toca decidir si confiamos en que el Corte Inglés pague a quienes nos cuentan la verdad.

A los grandes grupos de comunicación este debate no les supone ninguna contradicción ni les quita el sueño, al fin y al cabo son empresas en las que en ocasiones coinciden accionistas con anunciantes.

Nos toca pues a nosotros, a periodistas y a lectores, buscar las respuestas a las preguntas sobre cómo queremos que se cumpla la obligación de informar y cómo, y quiénes, queremos que gestionen nuestro derecho a saber.

 


http://laredaccion.org/?p=1316

Fuentes:

– Global Entertainment and Media Outlook: 2011-2015

– Estudio de inversión publicitaria en medios digitales. España. Ene – Jun 2011

El suicidio del periódico

Pregunte a los que trabajamos en esto de imprimir periódicos y le diremos que conocemos la fórmula que nos salvará de la defunción.

Apostar por temas propios. Asumir que ya no podemos competir en actualidad y ofrecer a cambio profundidad y grandes reportajes que aporten valor extra.

Dejar de dar las noticias de ayer.

Así que el pasado 26 de diciembre todos los periódicos decidimos que el tema principal de nuestras portadas no sería la noticia del día anterior. Escogimos, en su lugar, una de dos días antes.

“El Rey muestra gran preocupación por el daño a la Corona del Caso Urdangarin”, informaba ese lunes El País sobre el discurso que el monarca había dado el sábado (el domingo no hubo periódico). “El Rey pasó el examen”, titulaba El Mundo. “La Justicia es igual para todos”, destacaba ABC recogiendo la ya célebre cita real.

Cuesta imaginar a ningún lector comprando el periódico para informarse de algo que sucedió dos días antes, fue televisado en directo por todas las cadenas, recogido al detalle por las páginas webs y comentado hasta la saciedad en las redes sociales.

Que aún así fuera la noticia que mandó en todas las portadas demuestra que no es del todo cierto que la crisis esté matando a los periódicos, aunque sin duda ha contribuido a nuestra depresión crónica. Asistimos a un intento de suicidio.

Al paciente le han dicho que debe abandonar su vida sedentaria y ejercitarse un poco. Él sabe que es así, e incluso se levanta del sofá de vez en cuando, pero la inercia le devuelve una y otra vez a sus malos hábitos.

Ha hecho las cosas a su manera durante tanto tiempo que ni siquiera la cercanía del final le hace reaccionar.

Seguimos imprimiendo el discurso del Rey dos días tarde de la misma forma que dedicamos religiosamente una página a la Operación Salida de Semana Santa y dos al temporal. Le contamos al lector que ayer hizo frío, cuando está leyendo en Internet que ya ha salido el sol.

Que ayer hubo un terremoto, cuando ya es crisis nuclear. Que el último atentado pudo haber sido cometido por Iluminados en Acción, cuando su líder ya lo ha reivindicado en Twitter.

La reciente desaparición del diarioADN y el concurso de acreedores dePúblico tampoco parece que vayan a obrar el cambio radical que requiere la situación. La culpa es de la crisis. De los anunciantes. De internet. Del lector, que se resiste a pagar.

La culpa es de cualquiera menos nuestra o del producto que hacemos. Si un restaurante deja de tener clientes, se entiende que la comida o el servicio han dejado de ser buenos.

Si los periódicos perdemos lectores, el problema es que nuestros clientes son unos tacaños. ¿Es posible que no les estemos dando un producto por el que crean que merece la pena rascarse el bolsillo?

¿Que mientras nos dedicábamos a analizar, valorar y criticar el trabajo de los demás (políticos, deportistas, actores…), descuidáramos hacer lo mismo con quienes teníamos más cerca, nosotros mismos?

Dos tercios del contenido de los periódicos es el mismo, independientemente de la cabecera que se compre y matizado solo por adornos ideológicos. Hay días en que todos los columnistas de un mismo periódico dicen lo mismo, con diferentes palabras. Días en que pasas las páginas y no consigues pararte en nada que te llame la atención.

Días en que ves destacadas en portada declaraciones de políticos que han salido tantas veces, diciendo lo mismo, que no queda sino concluir que han parasitado la portada: saben qué deben decir y cómo para permanecer adheridos a ella.

Un corresponsal, en Pinto o Kabul, sabe que es probable que la noticia del día ocupe la portada a la mañana siguiente, aunque haya sido repetida mil veces por las agencias y recogida por la web de su medio.

Si por el contrario envía un reportaje intemporal y no atado a la actualidad, no importa lo bueno o exclusivo que sea, sus posibilidades de ser destacado se reducen. A cero, si los mismos políticos de siempre se dijeron algo más zafio que de costumbre el día anterior.

El resultado lo pueden comprobar tomándose un café frente a un quiosco. Es difícil ver a un menor de 45 acercarse siquiera. Los periódicos han sido arrinconados por los productos promocionales que los acompañan.

Las exclusivas del día anterior han dejado de envolver el pescado de la mañana: ahora envuelven el último juego de tazas, ofrecido con la esperanza de que los lectores no nos abandonen.

Ya que se están marchando de todas formas, que nos dicen que nuestro producto no es suficientemente bueno, quizá ha llegado la hora de apostar nuestra supervivencia al periodismo sin más.

Uno cada vez más diferenciado de la competencia, y no solo ideológicamente. Independiente de las agendas políticas de los partidos y las rutinas informativas. Con reportajes que el lector no podrá encontrar en ningún otro sitio.

Un periódico cada vez mejor escrito, presentado de forma sugerente y sin sensacionalismos en ese escaparate de nuestra mejor mercancía que es la portada.

Pregunte a los que hacemos periódicos impresos y le diremos que conocemos perfectamente la fórmula que nos salvará de la desaparición.

Es la misma que nos resistimos a aplicar.

Cuando al fin nos decidamos, es posible que sea tarde y nos encontremos publicando la noticia de nuestra defunción. Con un día de retraso.

http://davidjimenezblog.com/2012/01/04/el-suicidio-del-periodico/

 

Diario Público de España al borde de la quiebra

Escrito por  en Noticias el 3/01/2012 |

Al borde de la quiebra. Mediapubli, empresa editora del diario Público y de su edición digital Publico.es, presentó esta mañana ante los Juzgados de lo Mercantil de Barcelona la solicitud de declaración deconcurso voluntario de acreedores -porque no puede pagar sus deudas- debido a la profunda crisis económica, publicitaria y de la prensa escrita.

“La intensificación de la crisis publicitaria, la profunda transformación que está sufriendo el sector de la prensa escrita y las dificultades para acceder a nueva financiación, han obligado a Mediapubli a acogerse al concurso de acreedores para salvaguardar de la mejor forma posible los intereses de todas las partes afectadas”, señala el medio español en su página web.

“Si Público estuviera vendiendo el doble de ejemplares de los que vende o hubiera cumplido el objetivo previsto en ingresos publicitarios, no se hallaría en la gravísima tesitura de suspender pagos temporalmente para intentar sobrevivir”, señala Jesús Maraña, director de Público, en una carta a sus lectores.

“Más allá de las durísimas circunstancias económicas, Público ha consolidado un proyecto periodístico y editorial cuyo futuro (en papel, en las tabletas y en las redes sociales) se juega en los próximos días y semanas.

La materia prima de este oficio sigue siendo el periodismo, en cuyo ejercicio honesto cometemos errores todos los días. Merece la pena seguir intentando acertar. Lo merecen todos los trabajadores que han construido Público”, añadió.

En setiembre pasado, Público anunció un expediente de regulación de empleo que afectaría al 20% de sus trabajadores. Sin embargo, negociaciones entre el comité de empresa y la editora evitaron el despido de 39 trabajadores a través de un plan de reducción salarial y de bajas incentivadas.

Lee la carta completa de Jesús Maraña aquí.

 

Anuncios

Navegación en la entrada única

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: