AQUI hay TOMATE

Para dar y tomar

RECOMENDADO Público, el único sin financiación bancaria


Público, el único sin financiación bancaria

5 enero 2012 – 21:59

En no pocas ocasiones hemos puesto a parir al diarioPúblico en este blog y desde el Laboratorio de Noticias de Tercera Información con todo merecimiento, pero siempre con el afán de que nuestra crítica ayudase modestamente a mejorar sus contenidos a la par que previniese al lector de este periódico de sus manipulaciones -que haberlas haylas- y debilidades ideológicas.

Un texto que titulé “La torpe mano izquierda del diario público” puede servir de síntexis de lo que desde aquí creemos debiera mejorar.

Su cierre -si alguna vez ocurriese- sería una pésima noticia para la muy precaria pluralidad informativa de España, un país aplastado por la tabla rasa neoliberal con numerosas voces discrepantes pero escasos espacios mediáticos donde tienen cabida. Público el más significativo.

El día 3 de diciembre los lectores habituales de Público descubrimos -a la vez que sus trabajadores- que la editora del diario, Mediapubli S.L.,había presentado concurso voluntario de acreedores ante los juzgados de lo Mercantil de Barcelona.

Su director, Jesús Maraña, atribuía en un editorial la suspensión de pagos a “la crisis económica y sus consecencias en el ámbito de la comunicación”, aunque recordando -paradójicamente- el notable crecimiento de ventas tanto en papel como en visitantes a su web desde que nació en septiembre de 2007.

Eso sí, crecimiento no suficiente para que los ingresos por publicidad paliasen las pérdidas originadas por los costes, pero sí para situarlo en cuarta posición en ventas, superando en lectores a La Razón por vez primera en 2011.

Hasta día de hoy hemos leído excelentes análisis de porqué necesitamos el diario Público, de porqué es importante el hueco informativo que llena, de las razones para que no cierre o para suscribirse, pero quizás no se ha diseccionado la causa principal de la situación actual de Público, esto es, el parón en la línea ascendente de difusión media de ejemplares diarios: 66.523 en 2008, 74.116 en 2009, 87.227 en 2010 y 87.058 en 2011.

A nadie escapa que en 2011 Público se quedó estancado -no así en internet– en un momento muy favorable en cuanto a que creció la inquietud -sobre todo entre un sector muy afín a este diario, los jóvenes- por la evolucion socio-económica que sufrimos desde el estallido de la crisis.

Esto debería hacer reflexionar a los directivos de Mediapubli, porque es muy posible que su crecimiento se resintiese por una línea editorial demasiado complaciente con el gobierno Zapaterorespecto a muchas de las medidas impopulares adoptadas en momentos delicadísimos, en especial con portadas bajo enunciados como“Flexijubilación”, noticias como “Llega una nueva jubilación a la carta”, así como otros muchos titulares tibios redactados en momentos críticos de recortes o movilizaciones ciudadanas.

La salida de su anterior director, Féliz Monteira, en Marzo de 2010, y su nombramiento como secretario de Estado de Comunicación del gobierno del PSOE, afianzó una imagen de dependencia respecto al anterior gobierno.

Tampoco ayudó su decidido apoyo a partidos de izquierda opuestos a la convergencia y que favorecían la disgregación del voto –“Equo quiere abrir un espacio propio entre PSOE e IU”-, u otros ataques decididos al partido cuyos simpatizantes mayoritariamente leen Público: ”Los ‘gasparistas’ piden una IU sin sectarismos”“IU entrega Extremadura al PP”, … Por no hablar del tratamiento informativo de la izquierda Latinoamericana –“Chávez llama a los venezolanos a prepararse para la guerra“-.

Aún así, hay que reconocer que este periódico más a menudo acertaba y acierta con análisis decididamente antineoliberales, sobre todo en su sección de opinión.

Hemos dicho que la causa principal de la suspensión de pagos es el frenazo en las ventas en papel, pero es de esperar que esto ocurra en momentos de crisis económica y que los lectores de Público -de clase trabajadora- se lo piensen dos veces antes de gastarse el dinero en información que puede conseguirse gratis en internet.

Es por eso que ese gasto se observa muchas veces como un apoyo o compromiso decidido al sostenimiento de un periódico que convence de verdad. Si no convence del todo se lee en internet y santas pascuas.

Pero la causa última no ha sido el parón de las ventas, que también lo han sufrido otras rotativas que además han perdido lectores y siguen en la brecha sin excesivos problemas. El problema lo menciona Jesús Maraña en su editorial con toda claridad;

“(…) La búsqueda de préstamos financieros en los últimos meses, y hasta el mismo día de ayer, ha resultado infructuosa (…)”.

La previsión para 2011 pasaba por incrementar la facturación y lograr una mejora del 20% en el resultado antes de impuestos, según leemos en El Confidencial, donde también se informa de que  Mediapubli, sociedad editora del diario Público, “acumula pérdidas de 59 millones de euros en 40 meses.

Además, mantenía una deuda con acreedores comerciales de 14,79 millones, de los cuales 8,86 debían abonarse a corto plazo (…) Mediapubli registró en 2011 unas pérdidas de 7,92 millones de euros, montante al que debe sumarseel agujero de 51,12 millones generado desde el nacimiento del periódico”.

Pero esos 59 millones de euros no son nada si los comparamos con los más de 5.000 millones que el Grupo Prisa, dueño de El País, ha conseguido refinanciar con 35 bancos. Salvando que su tamaño sea mucho mayor, no lo es 100 veces más. Tampoco son nada 59 millones si los enfrentamos a los 1.039 millones de deuda reconocidos en 2009 por Unidad Editorial, dueña de El Mundo, que no ha revelado desde entonces cuánto debe.

Por ello, he aquí la frase que destacaría de entre todo lo escrito en Público estos días;

“(…) pese a que el volumen de la deuda acumulada es mucho menor que el que soportan la mayoría de las cabeceras (…)”.

Cabe preguntarse ¿Cómo es posible que ningún banco quiera financiar la deuda de Mediapubli mientras hasta 35 refinancian al Grupo Prisa y otras muchas a Unidad Editorial entre otros grandes grupos mediáticos?

La respuesta a esa pregunta es mi motivación para comprar Público con más frecuencia a partir de hoy.

TERCERAINFORMACIÓN.ES

 

La batalla mediática

Hace un par de dias Público anunciaba que el periodico no era viable por lo que se declaraba en suspensión de pagos. Esto es algo catastrófico. Lo es porque controlar el lenguaje es importante. Quien es capaz de controlar el lenguaje controla la realidad.
Es cierto que Público tenia posicionamientos incoherentes e incluso estúpidos, como su obsesión pro-OTAN o las informaciones de América Latina. Aun teniendo eso en cuenta era el único periódico que se podía (y de momento se puede) leer sin que te entrara una indigestión.
Cuando @agarzon dice que la lucha debe librarse en tres frentes (calle, sindical e institucional) no se equivoca, pero creo que se olvida del mediático. Nos están dando una paliza de cuidado (EL PAIS, El Mundo, La razon, La Gaceta, ABC…). La batalla de las ideas es la más importante. Sin ganar esa batalla, que se libra también en los medios, no ganaremos.
Y por mucho que pese, ningún medio alternativo (Rebelion, Kaos en la Red, La Republica, Cubainfomación) puede cubrir el hueco dejado por Público. Los medios alternativos solo son visitados por ciudadanos críticos que han hecho la siguiente reflexión: “Como la prensa escrita no me da respuestas busco otras”.
Pero, ¿A quien tenemos que recordar que son “pueblo”? ¿A los que leen Rebelión o Kaos? No. Esos ya saben que ocurre en el mundo. Hay que reconquistar a quienes se autodefinen como clase media. A los que hablan de izquierdas y mandan a sus hijos a universidades de pago. Esas personas no leen Rebelión, leen Público y EL PAIS.
Una vez establecido que el mundo mediático también es campo de batalla y a quien necesitamos, veamos porque ha fracasado Público.
Ya lo ha dicho Monedero en su ultimo post: “Y si la izquierda no está dispuesta a sufragar sus medios, sus editoriales, su cine, su poesía ¿quién lo va a hacer? ¿Acaso la derecha, los banqueros, el FMI o el BCE?”. 
Todos somos responsables de Público. De todos modos, era un medio creado por el capital. Los trabajadores no tenían el control de la empresa.
Ahi esta el fallo: Creer que la izquierda tiene que hacer periódicos igual que la derecha.
Recordemos que en Euskal Herria existe GARA y BERRIA. ¿Como sobrevive GARA? Pues este medio esta formado por pequeños accionistas, la base social de la izquierda abertzale mantiene ese periódico.
Hay que ponerse la pilas, sino nos tragaremos con patatas su #neolengua:
  • Copago = Repago
  • Minijobs = Explotación
  • Intervención = Invasión
Para terminar os invito a que leáis el diccionario que escribió Galeano para entender la neolengua. ¿Es esto lo que queremos?
Anuncios

Navegación en la entrada única

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: