AQUI hay TOMATE

Para dar y tomar

Diez años de terror contra terror Las políticas antiterroristas adoptadas por EEUU tras el 11-S


Comentarios: | EDUARDO MURIEL
Las políticas de EEUU tras el 11-S dejan una herencia envenenada en derechos humanos.

Guantánamo, diez años de terror contra terror

Las políticas antiterroristas adoptadas por EEUU tras el 11-S dejan una herencia envenenada en materia de derechos humanos

EDUARDO MURIEL MADRID 11/01/2012

Presos en Guantánamo, en una imagen publicada por el Departamento de Defensa de EEUU - EFE

Presos en Guantánamo, en una imagen publicada por el Departamento de Defensa de EEUU – EFE

Monos naranjas y jaulas de malla metálica. Esos son los símbolos más recurridos para evocar una de las cárceles más tristemente famosas del mundo. Hace exactamente diez años, el 11 de enero de 2002, llegaron los primeros presos, que tuvieron el dudoso honor de inaugurar el centro de detención de Guantánamo. Era la avanzadilla de las cerca de 800 personas que han pasado por la base estadounidense a lo largo de la última década y en la que se hanenfrentado a maltratos, torturas y, en algunos casos, la muerte.

Apenas seis días después del fatídico 11-S, el entonces presidente de los EEUU, George W. Bush, dio el pistoletazo de salida a su ‘guerra contra el terror’. El mandatario autorizó a la CIA aestablecer centros de detención en todo el mundo y, a partir de entonces, dio cada vez más poderes a la agencia de inteligencia. Dos meses después, la CIA ya tenía autorización paradetener indefinidamente y sin derecho a juicio a sospechosos de terrorismo. Fue el principio de la ‘doctrina Bush’, que aún hoy perdura bajo la administración Obama y que deja una herencia difícil de encajar.

Diez años de terror

Lo que queda, tras esta década de políticas antiterroristas estadounidenses, es un “legado tóxico para los derechos humanos”. Esteban Beltrán, director de Amnistía Internacional en España, cree que Obama no ha solucionado el problema. “El sistema de excepción ha permanecido igual, a grandes rasgos, con la nueva administración”, ya que se mantienen “los tribunales militares y aún quedan 171 personas dentro”.

Las políticas antiterroristas estadounidenses han dejado un “legado tóxico”

Beltrán lamenta que los tres poderes en EE.UU han aceptado el marco de la guerra global, empezando por el poder judicial, que “ha apoyado la legitimidad de estas acciones bajo la doctrina de la guerra contra el terrorismo”, y acabando por el legislativo, que “no discute un posible traslado de los detenidos a tribunales federales [civiles]”.

A los presos en Guantánamo hay que sumar el número de desaparecidos y detenidos en cárceles secretas de la CIA, cuyo número aún se desconoce, y las 2.100 personas que aún siguen recluidas en la prisión de Bagram, en Afganistán, sin cargos ni juicio. “Tanto en las bases de Afganistán como de Irak se ha detenido a cientos personas, se las ha torturado y maltratado durante años bajo custodia estadounidense”, recuerda.

Pocos cambios con la llegada de Obama

Barack Obama se comprometió a cerrar Guantánamo y a acabar con el modo de actuar de su predecesor, voluntad que luego no se ha llevado a la práctica. Aún así, se han producido algunos avances. “Desde el año 2008 no se ha trasladado a nadie a Guantánamo”, explica Beltrán. Además, Obama permitió a los presos, “en teoría”, cuestionar la legalidad de las detenciones ante los tribunales federales ordinarios, “algo que en la práctica no está funcionando”.

Desde el año 2008 no han llegado nuevos presos, pero la ‘doctrina Bush’ se mantiene

Otro aspecto a tener en cuenta es que no ha habido ninguna autorización explícita de comisión de torturas por parte del nuevo gobierno, “al menos que sepamos”, comenta Beltrán, aunque la existencia de Guantánamo, Bagram o los tribunales militares son “intocables” aún bajo la administración Obama.

El profesor de Filosofía del Derecho de la Universidad Carlos III de Madrid, Rafael Escudero, es de la misma opinión. “Obama firmó en 2009 la paralización de los juicios llevados a cabo por las comisiones militares, pero en marzo de 2011 ordenó la reanudación de los mismos, con lo que volvió a la doctrina Bush”, explica. Un tribunal civil, apunta Escudero, consideraría nulas las declaraciones de los detenidos, ya que éstas se han obtenido mediante la tortura y, por tanto, no pueden usarse como prueba en un juicio.

La complicidad europea y los intentos de justicia

Europa ha sido una pieza clave en el engranaje de detenciones de la CIA. “Estamos hablando decasi un centenar de vuelos de la agencia de inteligencia americana, hacia y desde Guantánamo, que pasaron por territorio o por espacio aéreo español”, recuerda Beltrán. Ante esto, diez años después, “no ha habido rendición de cuentas, nadie ha pagado por permitir esto”.

EEUU ha bloqueado “sistemáticamente” los intentos de hacer justicia

No ha sido así en otras partes de Europa, donde algunos intentos de hacer justicia, aunque “muy limitada”, comienzan a abrirse paso. En Polonia y en Lituania, por ejemplo, donde la CIA tuvo cárceles secretas, hay una investigación judicial abierta. Otro caso es el de Italia, desde donde la agencia colaboró en detenciones secretas, y donde se ha procesado a una veintena de agentes.

Ante estos esfuerzos por lograr compensar a las víctimas, el gobierno de EEUU “no colabora en absoluto” e incluso “bloquea sistemáticamente todos los intentos de los detenidos de obtener una reparación”. “Ni siquiera ha puesto a disposición de los tribunales italianos los nombres de las personas implicadas”, explica Beltrán.

Desde Amnistía Internacional consideran que lo más importante es presionar para que Bush sea puesto “a disposición de la justicia en base a la jurisdicción universal” por autorizar torturas, que se “rindan cuentas” para reparar a las víctimas y que se abandonen los tribunales militares.

El ‘método Guantánamo’, ahora contra los estadounidenses

Barack Obama firmó, el pasado 31 de diciembre, la ‘National Defense Authorization Act’ para 2012, una ley de defensa que se aprueba todos los años con las directrices a seguir en materia de seguridad. La novedad esta vez ha sido la ampliación de los poderes del presidente. Con esta ley aprobada, el gobierno podrá detener a ciudadanos estadounidenses de forma indefinida y sin derecho a juicio, en base al único criterio de ser considerados sospechosos de terrorismo. En estos casos, no se tratará de detenciones policiales, sino militares.

La nueva ley de defensa permite detener sin garantías a estadounidenses

Esta ley implica “mayores poderes para el Gobierno, frente a la garantía judicial que debe acompañar toda detención, lo que rompe el principio de separación de poderes”, explica el profesor Rafael Escudero. “Se trata de la consolidación del llamado Derecho penal ‘del enemigo’, que consiste en rebajar los estándares de protección de aquellas personas a las que se considera -sin necesidad de intervención judicial- enemigos del sistema”, detalla Escudero.

Las implicaciones legales de este planteamiento tienen consecuencias inquietantes. Con esta nueva ley habría dos tipos de personas, afirma Escudero. “Por un lado, los ciudadanos, que aunque cometan un delito tienen derecho a tal protección, y por otro los enemigos que, debido a la gravedad de sus crímenes o a su intención de acabar con el sistema, pierden tal protección”, concluye.

http://www.publico.es/416366/guantanamo-diez-anos-de-terror-contra-terror

Guantánamo: una década ignominiosa para el mundo

La impunidad de los atroces delitos de EEUU contrasta con la persecución de los que cometen países periféricos

GONZALO BOYE TUSET 11/01/2012

Prisioneros de Guantánamo durante una clase en la que se les enseña a escribir el currículum vítae. Paul J. Richards / afp

Prisioneros de Guantánamo durante una clase en la que se les enseña a escribir el currículum vítae. Paul J. Richards / afp

Al cumplirse diez años de la transformación de Guantánamo en un centro de detención y torturas es un buen momento para plantearnos tanto la necesidad de exigencias de responsabilidades por los delitos allí cometidos como la existencia de un doble rasero en materia de derechos humanos por parte de las grandes potencias.

La “guerra contra el terror” iniciada por George W. Bush no ha sido más que un eufemismo para entronizar la comisión a escala universal de los más atroces delitos internacionales que, ahora, se pretende queden impunes.

A estas alturas sobra explicar lo que ha sido y es Guantánamo: las historias de los presos son múltiples basta conocer la de alguno, como la del turcoalemán Murat Kurnatz, para comprender lo aberrante de la existencia de Guantánamo y las justificaciones de los perpetradores, variadas y algunas sorprendentes, por inad-misibles, como las de la coronel jurídica Diane Beaver.

La “guerra contra el terror” sólo ha sido un eufemismo para encubrir crímenes

Tampoco debería bastarnos la promesa e intención pos-electoral del presidente de EEUU, Barack Obama, cuando anunció hace casi dos años el cierre de un centro por cuyas celdas e instalaciones diseñadas para la tortura han pasado más de 779 presos, de los cuales hoy quedan unos 196, y de estos últimos ya se ha acordado que 89 sean trasladados nuevamente a sus casas o a terceros países, pero siguen allí sin juicio, sin cargos y sin justicia.

Después de una década de ignominiosa existencia, de este y otros centros de detención y tortura, deberíamos plantearnos la necesidad de exigencia de responsabilidades; de hecho, se está haciendo en diversas jurisdicciones que cuentan con los mecanismos necesarios para ello. Lo lamentable es que allí donde se ha pretendido, la respuesta ha sido siempre la misma: nadie quiere investigar.

En España hemos iniciado dos procesos para la exigencia de responsabilidad penal a los torturadores; uno contra los asesores legales de Bush, que idearon el andamiaje legal que ha hecho posible el laberinto que no limbo jurídico de Guantánamo y otro contra los responsables directos de lo allí sucedido. Uno y otro procedimiento han seguido suertes desiguales.

El caso de Gadafi evidencia el doble rasero de la Corte Penal Internacional

Una de las paradojas en las causas por Guantánamo es que quien inició la investigación por lo allí sucedido fue el juez Baltasar Garzón, ahora pendiente de condena por investigar los crímenes del franquismo. Dicho proceso sigue su curso gracias a la dedicación del Juez Pablo Ruz; faltando, para que estemos ante una investigación y persecución efectiva, la directa imputación de los principales responsables de los delitos cometidos en esa base naval.

Proceso bloqueado

El otro proceso, tal cual nos enteramos por Wikileaks, contra los asesores legales de Bush ha sido inadmitida a trámite, archivada y cursada de inhibición por el juez Eloy Velasco, quien en abril de 2011 hizo exactamente lo que, según Wikileaks, le habría ofrecido a las autoridades norteamericanas un año antes, en abril de 2010, por aberrante que parezca desde la perspectiva procesal. Esta medida está recurrida y aún no se halla resuelta pero sí podemos concluir que la actitud de las autoridades españolas ha sido la misma que en Alemania, en Suiza, en Bélgica y en otros muchos países donde se ha intentado: nadie quiere investigar ni molestar a los poderosos, garantizándoles, así, una indeseable impunidad.

Los procesos contra Bush han sido bloqueados en todos los países

Por el contrario, cuando los crímenes de lesa humanidad o los de guerra los cometen los gobiernos de países periféricos, entonces todo el peso de la Justicia penal internacional cae sobre sus perpetradores; eso sí, sólo sucede una vez que han sido defenestrados o han caído definitivamente en desgracia ante occidente.

Un buen ejemplo de este doble rasero del que hablamos lo podemos encontrar en el caso del libio Gadafi; mientras fue útil a los intereses de las grandes potencias se le permitió todo y más. Cuando comenzó a ser un problema real o un inconveniente para los intereses de occidente no sólo se le atacó militarmente sino que, además, se activaron los mecanismos de represión con la propia Corte Penal Internacional (CPI) a la cabeza, realizándose una investigación cuasi en “tiempo real”, como ha dicho una responsable de la misma.

Contratos en las jaimas

El juez Velasco ha hecho lo que había ofrecido a EEUU y Wikileaks reveló

Nadie podrá justificar las atrocidades cometidas por Gadafi, ni las cometidas en su contra, pero mientras presumía de riquezas y repartía contratos y concesiones en una de sus jaimas con los líderes europeos a nadie parecía importarle los crímenes que se estaban cometiendo; otro ejemplo del doble rasero con el que se aborda el problema de los derechos humanos y, ahora, tampoco a nadie le preocupa los que allí en Libia siga sucediendo.

La actuación de la CPI en el caso de Gadafi es una buena demostración de que existen instrumentos de represión penal para los más graves crímenes contemplados en el derecho penal internacional; lamentablemente, también ha sido un buen ejemplo de la existencia de dos varas de medir dependiendo no de la gravedad del hecho sino de la nacionalidad y posición de su autor.

Los crímenes más atroces que afectan a la comunidad internacional han de ser perseguidos con independencia de quién los cometa y ello porque no afligen sólo a la víctima directa que los padece sino al conjunto de la sociedad internacional y, también, porque así se evitan paradojas como la que estamos viviendo en España, por la cual el único condenado por los crímenes del franquismo terminará siendo quien quiso investigarlos.

publico.es

Protestas en el décimo aniversario de Guantánamo

Organizaciones pro derechos humanos piden en varios países el cierre del centro de detención

PÚBLICO LONDRES 11/01/2012

 

Acto contra Guantánamo ante la Casa Blanca, ayer.

Acto contra Guantánamo ante la Casa Blanca, ayer.

Las organizaciones de defensa de los derechos humanos volvieron a protestar este miércoles en sus respectivos países desde Alemania, hasta Sudán, Bélgica y EEUU contra el centro de detención de la base estadounidense de Guantánamo (Cuba), que cumplió diez años desde la entrada de los primeros prisioneros.

La marcha atrás de la Casa Blanca en su promesa de cerrar el centro deja una “herencia tóxica” para los derechos humanos, denunció Amnistía Internacional (AI). En un comunicado, esta organización, con sede en Londres, lamentó que, en una década, tan sólo uno de los 779 presos del centro de detención de Guantánamo para sospechosos de terrorismo haya sido transferido a EEUU para ser sometido a un proceso judicial ante un tribunal federal ordinario.

En un informe titulado Guantánamo: Una década de daños a los derechos humanos, Amnistía denunció que el centro de detención “se ha convertido en un símbolo de los diez años de fracaso sistemático por parte de Estados Unidos en el respeto a los derechos humanos, en su respuesta a los ataques del 11 de septiembre”, observó Rob Freer, investigador de AI en EEUU.

Freer considera que el Gobierno estadounidense “ha ignorado” los derechos humanos desde el primer día de las detenciones en Guantánamo, actitud que se prolonga hasta hoy, informa Efe.

El cierre fallido de Obama

A pesar de que el presidente estadounidense, Barack Obama, prometió el cierre de Guantánamo, la prisión aún retenía a 171 detenidos a mediados de diciembre de 2011, según cifras de AI, y al menos 12 de ellos están allí desde la apertura del centro, el 11 de enero de 2002.

De esa docena de prisioneros, uno cumple cadena perpetua tras ser condenado por una comisión militar en 2008, mientras que el resto no ha sido acusado formalmente de ningún delito.

AI recuerda que, en la actualidad, EEUU ha solicitado la pena de muerte para seis prisioneros que han sido condenados en lo que considera juicios “injustos”.

Obama ha traicionado su palabra

El presidente de EEUU acaba de autorizar la detención indefinida de sospechosos

FERNANDO RAVSBERG La Habana 11/01/2012

Un prisionero es llevado al interrogatorio en Camp X-Ray, el 2 de marzo de 2002.-

Un prisionero es llevado al interrogatorio en Camp X-Ray, el 2 de marzo de 2002.-AFP

Hace hoy diez años desembarcaban los primeros prisioneros de la “guerra contra el terror” en el campo de reclusión de Guantánamo. Ese día, desde las montañas de Cuba, un grupo de corresponsales extranjeros contemplábamos su llegada. Vistos desde los lentes de nuestras cámaras los detenidos parecían muy pequeños, avanzando encadenados entre sus enormes custodios militares. Aún nadie sabía a ciencia cierta cuál sería el destino de aquellos hombres que veíamos bajar de los aviones.

Eran los “combatientes enemigos”, una nueva raza carente de los derechos básicos que gozamos los demás seres humanos. Ellos pueden ser capturados sin pruebas, secuestrados, trasladados clandestinamente, torturados y detenidos sin juicio por siempre.

La clasificación jurídica se le ocurrió al mismo presidente que legalizó el uso de la tortura. Toda una política que el Obama candidato prometió cambiar, recibiendo el apoyo de la mayoría de los estadounidenses y de la comunidad internacional.

Desde las montañas de Cuba vimos cómo llegaba esa raza’ privada de derechos

Cuando asumió la presidencia le dijo al mundo que, en el futuro, lo que se haga en la lucha contra el terrorismo sería diferente: “Lo vamos a hacer de forma que sea consecuente con nuestros valores y nuestros ideales”.

El 22 de enero de 2009, en su segundo día en la Casa Blanca, emitió una orden ejecutiva en la que decretaba el cierre definitivo del campo de prisioneros de Guantánamo en el plazo máximo de un año. Otras órdenes firmadas ese mismo día por el flamante presidente convertían en ilegal la tortura y también todo el programa de la CIA que permite retener en prisiones secretas, sin control judicial y durante años, a los sospechosos de terrorismo.

Sin embargo, el tiempo pasó y las órdenes de Obama no se cumplieron.

Es más, el presidente acaba de firmar una ley que da total libertad al Gobierno de EEUU para detener a sospechosos de forma indefinida sin importar que sean ciudadanos extranjeros o estadounidenses. Lo curioso es que Obama asegura no estar de acuerdo con aspectos claves de la ley. Declaró que la firmó “a pesar de tener importantes reservas con ciertas disposiciones que permiten la detención, interrogación y acusación de sospechosos de terrorismo”.

El 60% de los reos fueron internados en Guantánamo sin pruebas contra ellos

Los cables secretos del Pentágono revelados por Wikileaks confirman que el 60% de los arrestados fueron conducidos a Guantánamo sin pruebas concluyentes en su contra. Bastaba con que los considerasen una “probable” amenaza a EEUU, también si “quizás” pudiera serlo y a veces hasta cuando creen que es “improbable”.

Entre otros casos, detuvieron en Guantánamo como “combatientes enemigos” a un anciano de 89 años con demencia senil y depresión, cuyo único delito fue tener un teléfono satelital en su casa, a otro que tenía un primo en la Yihad y a un tercero por transitar rutas que usan los talibanes.

Pero casi ninguno pudo probar su inocencia porque sólo el 1% de las 779 personas que pasaron por el campo de prisioneros fueron juzgados. Al menos una docena eran menores de edad, 8 murieron en la cárcel, seis de ellos por suicidios.

En un congreso en España, un colega de un gran medio madrileño nos dijo que le importaba más la vida de un cubano que la de cien negros. Pero según la Declaración Universal de los Derechos Humanos, estos son para todos, incluso para los africanos, los indígenas, los asiáticos y los árabes.

Son también para quienes piensan diferente, para los que actúan fuera de la ley e incluso para aquellos que utilizan la violencia extrema contra civiles inocentes. Todos deberían tener derecho a un trato digno, a un juicio justo y a una verdadera defensa.

Sin embargo, parece que a los corresponsales extranjeros que teníamos la esperanza de volver a las montañas para ser testigos de la salida de los últimos presos de la base militar de EEUU nos toca esperar. Es más, con la nueva ley que el presidente Obama acaba de firmar habrá que prepararse incluso para ver cómo, en un futuro no muy lejano, los afganos comparten sus celdas en Guantánamo con ciudadanos estadounidenses.

http://www.publico.es/internacional/416227/obama-ha-traicionado-su-palabra

Mozzer11-01-2012 19:04

POR QUÉ NO SE COLOCA ESTE REPORTAJE EN PRIMERA PLANA, ARRIBA DE TODO? QUE LO VEA TODO EL MUNDO Y CONOZCA LOS CRÍMENES CONTRA LA HUMANIDAD DE LOS ADALIDES DE LA DEMOCRACIA…

DIez años de Guantánamo. La vergüenza más visible de la “civilización” occidental. Y el “Premio Nobel de la Paz” sigue sin hacer nada para cerrarla. Guantánamo é unha prisión ilegal, un baleiro xurídico, unha cámara de tortura / campo de concentración, a plena luz do día e pleno século XXI, ante a impasibilidade de todo Occidente e tamén da ONU. Se isto o fixese China ou Libia, “outro galo cantaría”… todos escandalizados.

fcrespo11-01-2012 19:18

Sarkozy, Cameron, Obama como principales valedores de la primavera árabe, pidieron a los rebeldes libios que respetasen los derechos humanos y que evitasen las represalias, para eso están ellos que lo hacen más refinadamente y sin que nadie se entere: Guantánamo (11.1.2002) y otras cárceles secretas son un recurso universal contra el terrorismo.

Los sujetos allí recluidos carecen del estatuto de prisioneros de guerra de la Convención de Ginebra, no se enfrentan a imputación alguna por el quebrantamiento de leyes americanas o de derecho público internacional. Al considerarlos meros detenidos (detainees), se encuentran sometidos a la soberanía norteamericana de hecho, a una situación que no está limitada temporalmente y que por su naturaleza escapa a la ley, y a toda forma de control social.

La corte Suprema de los EE.UU., al rechazar el habeas corpus de 40 de los detenidos, les negó los derechos constitucionales a todos los presos de Guantánamo, y avaló los particulares métodos de lucha contraterrorista de G. Bush, que los consideraba combatientes extranjeros ilegales, cuya suerte y destino depende única y exclusivamente de la decisión que tomen los comisiones militares ad hoc, las mismas que ha restablecido Obama, dos años después de haberlas suspendido cuando llegó la Casa Blanca.

De los detenidos en Guantánamo lo ignoramos casi todo, y además nos hemos olvidado de su existencia, pese a que las guerras siguen siendo oficialmente por la libertad duradera.

gualtrapas11-01-2012 19:21

Es lo de siempre, encerrar personas acusadas sin pruebas de terrorismo por terroristas cuatro veces más gordos e impunes.

114.260 civiles inocentes muertos desde que los mayores terroristas mundiales arrasaran un pais entero en 2001

http://www.iraqbodycount.org/

Bush, Blair y Aznar a la puta carcel !!!!

JPMarat11-01-2012 19:44

Allá donde el imperialismo clava su zarpa el dolor, la muerte, la desesperación, la angustia, el horror, la devastación, el desastre son sus productos naturales:http://marat-asaltarloscielos.blogspot.com/2012/01/iraq-un-pais-en-ruinas.html

Juan Villar11-01-2012 21:36

Un presidente, un país, un gobierno y unos dirigentes como los de EE.UU. no son más que terroristas: Abu Graib, Guantanamo, Irak, Afganistan, Vietnam, Libia, etc.,

¿Cómo podemos hablar de democracia en ese país?¿De premio nobel de la Paz? ¿De control al Irán de Ahmadineyad?

La prensa occidental olvida una y otra vez los crímenes perpretados por los USA (y sus aliados de la OTAN), como si parececiera que esta nación es un dechado de bondad. Solo es un imperio con todas las lacras que eso conlleva

!Libertad para Guantámo y para los cinco cubanos injustamente encarcelados!

Olala11-01-2012 21:43

En la democracia actual, desgraciadamente las promesas sólo sirven para ganar votos y son fáciles de no cumplir, ya que no sufrirá ningúna sanción o castigo el político votado mentiroso del turno.

Por otro lado las ONG que rasgan siempre vestiduras si ven algo criticable en países de otro sistema de gobierno, deberían centrarse más en la situación lamentable de los DDHH aqui en occidente (sí todo occidente), ya que con el tiempo nos veremos abocados a regimenes democráticamente instalados que poco tengan que envidiar al régimen nazi de Alemania de los años 30/40.

Es fácil constatar esta circunstancia: visitar y entrevistar a los detenidos en los CIE, a cualquier persona en la calle de otro color en cualquier país occidental y averiguar el nº. de presos en las carceles y el orígen etnico de cada uno de ellos. Sólo con este tema los ONG tendrán decenios para protestar además de con mejor razón.

suroeste12-01-2012 00:13

OBAMA TRAICIONA SU PALABRA

Es la práctica del terror contra el terror. Es la vulneración absoluta de los Derechos Humanos.

Obama ha traicionado a sus electores; más aún, se ha traicionado a sí mismo. Obama, nunca pasarás a la historia por tu moralidad política.

La dificultad y los poderes fácticos no son excusas; la perspectiva sincrónica nunca te aceptará.-

Obama traidor!

HAy que iniciar una campaña internacional para exigir la retirada del premio nobel de la paz.

tododepende11-01-2012 08:56

Es una verguenza.

Comparable (con matices) con lo que se hizo en la IIGM a los japoneses-americanos sin juicio encerrandoles en campos de concentración por su simple ascendencia asiatica.

De igual mágnitud es la grave decisión de no investigar y juzgar a los directivos de grandes empresas y bancos ( delincuentes de cuello blanco ) que incluso les ha dado puestos clave para que dirigan la recuperación ecónomica.

Anuncios

Navegación en la entrada única

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: