AQUI hay TOMATE

Para dar y tomar

Israel se está trayendo de EEUU lo último en tecnología a SILICON WADI,


Israel aspira ser el Silicon Valley del mundo

Katia Moskvitch

BBC, Tecnología

Señores en Tel AvivIsrael se convirtió en una tierra fértil para nuevas empresas tecnológicas.

Cuando este verano, una abuelita con el cabello gris subió al escenario con un teléfono celular en el Festival Internacional de Startup, de Montreal, el joven empresario israelí Guy Rosen sabía que se había ganado un premio muy especial.

Su compañía, Onavo, que está radicada en Tel Aviv, ofrece una aplicación que reduce la información que tienen los teléfonos celulares para ayudar a los usuarios a ahorrar dinero. Es algo que atrae a cualquier persona de cualquier edad.

Eso convirtió a Onavo en el ganador del Premio de las Abuelas para la mejor compañía startup (empresas innovadaras que acaban de arrancar). Los jueces del galardón estuvieron conformados por señoras de la tercera edad, con un espíritu un tanto incrédulo.

En su oficina en Tel Avi, Rosen recuerda el momento: “Ellas se subieron al escenario y dijeron: ‘Amamos a Onavo y entendemos lo que hace’… Es una aplicación fácil de comprender. Ahorra dinero, eso es todo. Por eso nos aman”.

Onavo busca comprimir los paquetes de datos de los teléfonos celulares y, así, consigue reducir el consumo.

Guy Rosen es uno de los varios jóvenes, que con gran entusiasmo emprendedor, salió del ejército y decidió formar su propia empresa de tecnología.

Israel, un pequeño país que ha estado envuelto en conflictos por décadas, ha logrado transformar su economía: ha ampliado sus tierras de cultivo y se han convertido en una maravilla tecnológica.

La fórmula del éxito

Israel tiene actualmente casi 4.000 empresas startup, una cantidad que supera a la de que cualquier otro país, con excepción de Estados Unidos, de acuerdo con el Centro de Investigación Israel Ventura Capital.

Tel AvivEntre las exportaciones de Israel, se cuentan servicios tecnológicos.

En 2010, el flujo de capital de riesgo ascendió a US$884 millones.

El resultado: las exportaciones israelíes están valoradas en US$18.400 millones al año. Esa suma representa más de 45% de las exportaciones israelíes, de acuerdo con el Buró Central de Estadísticas.

Israel es un líder mundial en lo que respecta al porcentaje de su economía que destina al gasto en investigación y en desarrollo.

Al comparar el tamaño de su población con el número de nuevas empresas y de ingenieros, Israel se ubica de primero.

Así mismo, es el primero en lo que se refiere a la inversión per capita en capitales de riesgo.

Nada mal para un país con alrededor de 8 millones de habitantes, muchos menos que en Moscú o en Nueva York.

El emprendedor Yossi Vardi señaló que existe toda una mezcla de factores a los que se les puede atribuir la transformación de Israel en un milagro de los startup.

Vardi invirtió en más de 80 compañías de tecnología de punta. Una de ellas fue la responsable del servicio de mensajería en internet ICQ.

Vendió muchas de esas herramientas a gigantes tecnológicos como AOL, Microsoft, Yahoo y Cisco.

“Si ves cómo este país fue creado, te das cuenta que fue un startup a gran escala”, señaló Vardi, quien ha sido llamado el padrino de la industria de la alta tecnología.

“Un grupo de gente loca vino aquí para intentar cumplir un sueño de 2.000 años”.

En sólo pocas décadas, los startups israelíes han desarrollado tecnologías innovadoras en áreas como la computación, las tecnologías limpias y las ciencias de la vida, por mencionar sólo algunas áreas.

“Mira la agricultura, la industria de la defensa, las universidades aquí”, indicó Vardi.

“La alta tecnología es una historia popular en estos momentos, internet le dio mucha visibilidad, pero la historia de la cultura y del espíritu es una parte de los genes culturales del pueblo israelí”.

Rol del gobierno

Pero hay mucho más en la escena de las startup que ciertos aspectos de la cultura israelí: la ausencia de jerarquía, las constantes fuerzas individualistas, el asumir riesgos.

Un hombre con una tabletaWaze, una aplicación para una comunidad en internet que se basa en el GPS, tiene seguidores en Estados Unidos.

El Ejecutivo ha jugado un papel clave en el rápido ascenso de la nación de las startups.

“El gobierno impulsó el sector”, explicó Koby Simona del Centro de Investigación Israel Venture Capital.

Una forma fue a través de la creación del programa Yozma en 1993, un llamado “fondo de fondos” que se estableció para invertir en fondos de capitales de riesgo locales que dirigirían el dinero a nuevas empresas tecnológicas”.

Pronto numerosas startups empezaron a salpicar el paisaje industrial de Israel y los fondos de capital de riesgo se multiplicaron por todo el país. Se trató de una industria floreciente que atrajo inversionistas extranjeros.

Las fuerzas de defensa de Israel también impulsaron el espíritu empresarial.

El servicio militar es obligatorio, pero además de las unidades militares regulares, el ejército también ha diseñado unidades de alta tecnología, en las que a los interesados en informática y en computación se les piden ideas innovadoras en disciplinas como seguridad informática, comunicaciones y guerra electrónica.

“El ejército le pide a los jóvenes en ciertas unidades a que desarrollen sus habilidades tecnológicas y proyectos tecnológicos, en los que necesitarán improvisar para llegar a soluciones rápidas”, dijo el profesor Niron Hashai de la Escuela de Administración de Negocios de la Universidad Hebrea.

Varios alumnos militares usan la experiencia que recientemente han adquirido para comenzar sus propias startups tecnológicas.

También hay que tomar en cuenta la inmigración judía, un motor de la economía del país desde su fundación.

La más grande e importante ola migratoria provino de Rusia, señala Hashai.

“Muchos eran muy inteligentes y con conocimientos tecnológicos”, señaló el docente.

“Quizás no eran empresarios, pero cuando ellos se reunieron con ciudadanos nacidos en Israel, muchas cosas interesantes pasaron”.

La década perdida

El primer boom de las startup de la década de los noventa sólo duró unos pocos años.

Celular Onavo ofrece una app gratuita que reduce la información de un celular para ahorrarle dinero a los usuarios.

Pero, cuando la burbuja del global dot.com estalló en 2000, la fortuna de los capitales de riesgo israelíes empezó a declinar.

Hoy en día, miembros de la industria hablan de la década pérdida.

Todavía, los capitales de riesgo siguieron fluyendo dentro del país y ahora los inversionistas están cosechando las recompensas.

Durante los pasados dos o tres años, la nueva generación de startups de Tel Aviv comenzó a emerger y se preparó para demostrar que la industria de la última tecnología israelí volvía a la carrera.

Take Takadu, una compañía fundada en 2008 que ofrece sistemas de vigilancia inteligentes para infraestructura relacionadas con el servicio de agua, detecta -a larga distancia y en tiempo real- fugas de tuberías en todo el mundo.

Uno de los clients de Takadu es la británica Thames Water. Cuando una tubería en Londres explota, hay grandes probabilidades de que primero se de cuenta una computadora en Tel Aviv.

Otro ejemplo es Boxee. Los cinco fundadores israelíes decidieron, desde el primer momento, instalar sus oficinas principales en Delaware, en Estados Unidos, pero ubicar la unidad de investigación y desarrollo en Tel Aviv.

Boxee intenta proporcionar el vínculo faltante entre el contenido de la televisión e internet.

Una vez el pequeño cubo negro de Boxee se enchufa al televisor, se puede conectar vía inalámbrica a la red de tu hogar.

Con un control remoto, puedes hacer búsquedas y ver contenido online en la pantalla del televisor, no sólo películas, videos en YouTube o televisión por internet, pero también los videos que tus amigos han colocado en Facebook, Twitter y otras redes sociales.

Poco después de su lanzamiento en 2008, la pequeña caja de Boxee podría encontrarse en más de dos millones de hogares en Estados Unidos, Canadá y la Unión Europea, indicó Tom Sella, uno de los fundadores de la empresa.

Boulevard Silicon

El resplandeciente sol del Medio Oriente empieza a ocultarse y, de esa forma, a teñir los techos de Tel Aviv con sombras rojas, pero una parte de ciudad continuará activa por muchas horas.

Edificio con compañías tecnológicas en Tel AvivMuchas empresas extrenjeras han asentado sus unidades de desarrollo e investigación en Tel Aviv.

Se trata del Boulevard Rothschild, también conocido como el Boulevard Silicon, centro de las oficinas de startups como Face.com y Soluto.

A algunas de ellas no les importa seguir los pasos de ICQ, 5Min, LabPixies y otras iniciativas que han atraído la atención de los gigantes tecnológicos.

Por ejemplo, Gifts Project fue creado por un grupo de entusiastas jóvenes que comparten una oficina pequeña, cuyo balcón da al Boulevard Rothschild.

La empresa fue adquirida por la principal tienda de compras online: eBay.

Otros quieren hacerlo por su cuenta. Uno de ellos es Soluto, una empresa que tiene como objetivo fabricar computadoras que sean “más amigables” con los usuarios y que pueda brindarles apoyo técnico a usuarios en todo el mundo, de forma gratuita.

Cualquiera sea su estrategia, todo parece indicar que están listos para causar un impacto.

“Estos empresarios están pensando en grande, están usando las últimas tecnologías de internet, están buscando construir un negocio global. No estarán satisfechos con construir algo pequeño. Realmente están intentando construir algo grande”, señaló Saul Klein, un inversionista radicado en Tel Aviv que trabaja para la empresa británica Index Ventures.

“Creo que la nueva escena tecnológica israelí se está rebelando contra los últimos 10 años, en los que por muchos años Israel no dio la talla”.

“Este es el Boulevard Rothschild y creo que este es lugar que no hay que perder de vista”.

Siga la sección de Tecnología de BBC Mundo a través de @un_mundo_feliz

http://www.bbc.co.uk/mundo/noticias/2011/11/111122_israel_tecnologico_mr.shtml

Israel, lecciones aprendidas del nuevo Silicon Valley
por Manuel Ángel-Méndez, Analista Asociado, Penteo ICT Analyst
Es 23 veces más pequeño que España en extensión y apenas supera los siete
millones de habitantes.

Aun así, Israel se ha convertido durante la última década
en una de las principales potencias mundiales en investigación y desarrollo
científico y tecnológico, compitiendo codo con codo con EE.UU., Singapur, o
China.

Posee la proporción de gasto en I+D sobre el PIB más alta del mundo, el 4,5%, y
sus universidades producen el segundo mayor número de ingenieros y
científicos, 140 por cada 10.000 trabajadores, comparados con 83 en EE.UU o
25 en España.

Es, además, el único lugar después de Silicon Valley (California)
con mayor concentración de start-ups tecnológicas, más de 4.000.

¿Cuál es el secreto del éxito tecnológico de Israel?

¿Podría España seguir un
camino similar para renovar su modelo económico y productivo?

¿Qué
oportunidades ofrece Israel a las compañías y CIOs españoles?


Del apoyo público a la cultura emprendedora
Pocos países con extensión y recursos naturales tan limitados han logrado convertirse en una de las principalespotencias tecnológicas del planeta. El World Economic Forum le sitúa dentro de las 25 economías máscompetitivas – España ocupa el puesto 29.

Sectores cualificados con un alto componente técnico como diseño yfabricación de maquinaria agrícola, química, farmacéutica, software, biotecnología, energías renovables,
nanotecnología y equipamiento médico o telecomunicaciones, poseen un peso estratégico en su economía.

Durante el 2008, en pleno estallido de la actual crisis económica y financiera, el PIB de Israel creció el 3.9%,frente al 1,2% de España o el 0,9% de la zona euro.

El año que viene, mientras España se encuentre todavíahundida en la crisis, con un crecimiento negativo del PIB del 0,7% y tasas de paro superiores al 18%, Israel ya sehabrá recuperado, con un crecimiento de la economía del 0,3% y un paro del 7,7% (ver gráfico 1).Israel no habría llegado a su posicionamiento actual sin una fuerte apuesta por la innovación como eje de avance.

¿Cómo lo han conseguido? ¿Cuáles son los factores que han contribuido a convertirlo en un centro
mundial de desarrollo tecnológico e I+D?

Los siguientes puntos son algunas de las claves:

• Sistema educativo robusto y conectado al mercado. Israel cuenta con prestigiosos institutostecnológicos, como Technion, creado en 1924 y cuya facultad de ingeniería eléctrica está entre las 15mejores del mundo. Sus universidades producen al año 140 ingenieros y científicos por cada 10.000trabajadores, sólo por detrás de Singapur.

Y es uno de los lugares con la población mejor cualificada: el77% de la los habitantes tienen educación secundaria y el 20% poseen licenciaturas de grado superior.

La colaboración universidad-empresa funciona también de forma efectiva, con un sistema educativoeminentemente práctico y orientado en buena medida a cubrir las necesidades del mercado.

El país ocupa el quinto lugar por número de patentes solicitadas anualmente.

• Iniciativa, apoyo y gasto público. El papel del gobierno ha sido decisivo para ayudar a establecer la industria tecnológica.

Existe un departamento especialmente creado con estos fines, al frente del cual trabaja la figura del “Científico Jefe”, adscrito al ministerio de industria pero con presupuesto y poder independientes para aprobar colaboraciones, proyectos y subvenciones. Su partida anual supera los 400millones de dólares.

Ningún otro país en el mundo destina el 4,5% de su PIB a I+D – el gasto en España
es del 1,27% del PIB nacional.
• Cultura emprendedora y afín al riesgo. Israel se ha ganado a pulso el apellido del “otro” SiliconValley.

Más de 4.000 start-ups tecnológicas, en sectores que van desde la biotecnología y lossemiconductores hasta Internet, se afincan entre Haifa, Tel Aviv y Jerusalén, los tres grandes polos deactividad.

Culturalmente, el riesgo, la ambición y a la emprendeduría son aspectos positivos socialmentey asociados al éxito. La idea de la creación de empresas a base de prueba y error, al contrario que enEuropa, es un espejo de la cultura emprendedora americana.

Atracción de inversión extranjera y local.

Más de una docena de multinacionales de todo el mundo han escogido Israel para emplazar sus centros de I+D, entre ellas IBM (con 1.000 empleados en sulaboratorio de Haifa), Microsoft, Intel, Motorola, Cisco o HP.

El motivo hay que buscarlo en una combinación de beneficios fiscales otorgados por el gobierno y la disponibilidad de talento científico acoste todavía por debajo de la media en EE.UU.

El país cuenta además con una nutrida red deinversores privados y entidades de capital riesgo (más de 100) que invierten en nuevas start-upstecnológicas, muchas de las cuáles acaban abriendo una segunda sede en San Francisco o Nueva York.
• Mentalidad global. Lejos de ser una desventaja, el reducido tamaño de Israel ha actuado como ungran propulsor. El limitado mercado doméstico obliga a las empresas a salir fuera desde el principio. Lamentalidad global está incorporada en el ADN de los empresarios y compañías locales. Su economía eseminentemente exportadora.

El 60% de las ventas al exterior son de productos y servicios con uncomponente tecnológico medio o alto. Compañías como Amdocs, Teva (farmacéutica) o CheckPoint,son algunas de las grandes multinacionales israelíes que han marcado el camino. Su disponibilidad a
abrirse al exterior ha logrado que Israel sea el segundo país, después de EE.UU., con mayor número decompañías listadas en el índice tecnológico NASDAQ, casi 70.
España, lejos de los “clusters” de innovación tecnológica mundialEspaña sigue ocupando los últimos lugares en materia de I+D+i en la Unión Europea.

¿Por qué? Se alude en muchas ocasiones al mismo motivo: el gasto en I+D es proporcional a la madurez y tamaño de la economía española.

Sin embargo, el caso de Israel, con un PIB per cápita inferior en el 12% al de España, demuestra que
es posible desarrollar un país con un sistema productivo cuyo gasto en innovación sea proporcionalmente mayor
al tamaño de su economía.

Por tanto, ¿qué puede aprender nuestro país de casos de éxito como el de Israel?

Hay tres conclusiones claras.
España necesita:
• Especialización en la innovación. El modelo de innovación israelí es un claro ejemplo de la
importancia de la especialización en esta materia. El departamento del Científico Jefe trabaja
exclusivamente en torno a los llamados “Sectores Preferentes”, es decir, biotecnología, nanotecnología,comunicaciones y software. A ellos dedica más de dos tercios del presupuesto.

Todo el sistema desubvenciones, acuerdos con multinacionales y colaboración universidad-empresa gira alrededor de estossegmentos. Existen además seis centros públicos de I+D exclusivamente dedicados a nanotecnología yun Instituto de I+D biotecnológico. En contraposición, España no ha favorecido una política definida yfocalizada de inversión en I+D+i. Los escasos fondos se diluyen en múltiples sectores, desde laaeronáutica al agrario, reduciéndose así el potencial competitivo frente a otros países.

• Competitividad del sistema educativo. Algo similar a la estrategia de inversión española en I+D+i esextrapolable al sistema educativo. Existen un total de 77 Universidades, 27 de ellas privadas. Ningunafigura entre las 100 primeras mejores del mundo. Y, dependiendo del ranking, como el de laUniversidad Jiao Tong de Shangai (China), tampoco entre las 200 primeras.

El modelo de “café paratodos” impuesto en nuestro país ha logrado un sistema de educación superior mediocre, incapaz decompetir a nivel mundial por la atracción de talento universitario. Israel, beneficiado nuevamente por sumenor extensión geográfica, han optado por concentrar los recursos en un menor número de centrosespecializados y apostar por la figura de los Institutos Tecnológicos, siguiendo el modelo de India o
Estados Unidos.

• Mayor impulso privado del I+D+i. El gasto público es sólo una parte en la apuesta de un país por las
actividades de alto componente tecnológico. Sin la disposición del sector privado a seguir el mismocamino, las posibilidades de éxito son reducidas. Hoy en día, las empresas españolas, especialmente enel sector industrial, dependen fuertemente de las subvenciones públicas para impulsar nuevos proyectosde I+D+i.

La mentalidad innovadora, especialmente en la mediana empresa, no ha calado comocomponente fundamental de competitividad.

Y lo que es peor, a raíz de la crisis económica, las partidasdestinadas por nuestras empresas a investigación y desarrollo se están reduciendo notablemente en el2009 y lo harán también en el 2010. En algunos sectores los recortes superan ya el 25%.

Israel, ¿una oportunidad para los CIOs españoles?

Israel no es ni India, con un sector de servicios TIC commodity fuertemente desarrollado, ni China, fábricamundial del hardware, ni Argentina, Chile o Brasil, con capacidades en servicios de soporte TIC cada vez másconsolidadas. Israel es un hub inigualable de I+D y talento científico-técnico. Ninguna compañía españoladebería pensar en este país como una alternativa más para tareas de outsourcing TIC tradicionales.

Ni existe elmercado ni es su fortaleza competitivo.
¿En qué áreas puede estar, por tanto, un CIO español interesado en Israel? En dos ámbitos muy concretos queenlazan con el posicionamiento del país:

Importación de talento. España vive el déficit de personal técnico más grave de su historia.

El númerode nuevos licenciados en ingenierías de informática y telecomunicaciones (técnica y superior) se hundeel 13% desde el 2002.

Hay un déficit de 25.000 profesionales en éste ámbito y se necesitarán 30.000telecos más durante los próximos cinco años. El sistema educativo no da abasto para producir losprofesionales que el mercado demandad. Ni en número ni en calidad. La única salida para por buscaren el exterior.

Israel supone un pozo inigualable de talento que las empresas españolas deberíanaprovechar. Sus licenciados son altamente cualificados, dominan el inglés, están en línea con el nivel de
costes existente en España y su cultura es cercana a la española.

Cooperación, y externalización, en proyectos de I+D+i. Mantener una función interna de
innovación e I+D, conectada o no al departamento TIC, es un lujo costoso sólo al alcance de las grandescorporaciones.

Muchas medianas empresas optan por cerrar acuerdos de co-desarrollo o externalizaciónde estas actividades. Israel es, sin duda, uno de los países a añadir a la lista de posibles candidatos parala realización de iniciativas internacionales, bien trabajando directamente con Institutos de Tecnología ycentros académicos, altamente conectados con el mercado, o contratando compañías dedicadasexclusivamente al desarrollo de estas tareas.
Manuel Ángel-Méndez es licenciado en Economía por la Universidad de Oviedo y cuenta con
estudios en Microeconomía Avanzada en la London School of Economics y Economía Internacionalen la Universidad de Maastricht (Holanda). Manuel posee amplia experiencia en asesoría y análisistecnológico para grandes empresas en España y Reino Unido, habiendo dirigido durante cinco añosel departamento Europeo de análisis de gasto tecnológico en Forrester Research en Londres ydurante dos años el departamento de Research de Penteo ICT Analyst.

En la actualidad escribe paralas secciones de tecnología de El País y Cinco Días y es analista asociado en Penteo ICT Analyst.

http://www.angelmendez.es/wp-content/e-penteo-nc2ba-21-20090513-israel-lecciones-aprendidas.pdf

Silicon Wadi en la WIKIPEDIA

Facultad de Computación delTechnion en Haifa.

El área de Silicon Wadi (en hebreo סיליקון ואדי,1 Silikon Uadi) está localizado en la llanura costera de Israel. En ella se reúne una alta concentración de empresas de alta tecnología,2 del mismo modo que el Silicon Valley enCaliforniaEstados Unidos.

Más específicamente, se refiere al área alrededor del Gran Tel Aviv o Gush Dan, incluyendo las ciudades de Ra’ananaHerzliyaCesareaHaifa y algunas veces, el centro académico de Rehovot y más recientemente Jerusalén con sus nuevos parques tecnológicos en Malha y Har Hotzvim, donde está ubicado el IBM Content Discovery Engineering Team.3

Contenido

[ocultar]

Un clúster de ámbito nacional

Muchas compañías de alta tecnología de todo el mundo tienen centros de investigación y desarrollo en esta región, tales como IntelIBMCisco Systems,SAPPhilipsHewlett-PackardAOLMicrosoftMotorola, y Computer Associates, además de muchas compañías israelíes de alta tecnología que tienen sus sedes en la región, como Zoran CorporationCEVA IncAladdin Knowledge SystemsNICE SystemsHorizon SemiconductorsRadwareTadiran TelecomRadvisionCheck Point Software TechnologiesAmdocsBabylon Ltd.ElbitIsrael Aircraft Industries, la manufacturera de equipos de generación de energía fotovoltaica Solel y centros de I+D locales como el Instituto Weizmann de Ciencias y el Technion.

La mayoría de estas empresas están listadas en el NASDAQ, que incluso tiene un índice para las empresas israelíes llamado Israel Index.

Es por esto que Israel es frecuentemente llamado el Silicon Wadi y es segundo a nivel mundial, luego del Silicon Valley en el nivel de la innovación de sus productos y desarrollos.

De hecho, la revista Newsweeknombró recientemente a Tel-Aviv como una de las 10 ciudades de más alta tecnología.4 Intel desarrolló su nuevo procesador de doble núcleo Core Duo en su centro de investigación ubicado en el Merkaz Ta’asiya ve’Meida (Centro de Industrias Científicas) en Haifa.5 En 2006, más de 3.000 compañías startupfueron creadas en Israel, un número que es el segundo más alto del mundo, luego de Estados Unidos, con una población 40 veces mayor.6

Manahat Technological Centre, Jerusalén.

Evolución de la industria de TIC en Israel

Por más de 40 años, la demanda local impulsó la expansión industrial israelí en el campo de alta tecnología, no sólo debido a la creciente demanda de productos militares de vanguardia, sino también a que el estándar de vida de la población se fue elevando tan rápido como la capacidad adquisitiva del Israelí promedio.

Más recientemente, esta demanda se vio incrementada con la demanda mundial de equipos tecnológicamente avanzados, sistemas de software de defensa, equipos electrónicos y otros que han estimulado aún más el desarrollo de la industria local.

El nivel de desarrollo tecnológico de Israel y su estatus como impulsor de nuevas tecnologías es el resultado se su énfasis en la educación universitaria, investigación y desarrollo en todos los ámbitos.

El gobierno israelí además estimula el desarrollo industrial al ofrecer créditos a muy bajo interés, con fondos del presupuesto para el desarrollo. Israel ocupa el tercer puesto en gasto en Investigación y desarrollo a nivel mundial, el octavo en preparación tecnológica (de acuerdo al gasto de sus compañías en I+D, además de la creatividad de su comunidad científica, el alto número de ordenadores personales y el índice de penetración de Internet), el undécimo en innovación, el decimosexto en exportaciones de alta tecnología y el decimoséptimo en logros tecnológicos en la lista Nation Master de países en el mundo por estándares económicos.

Existe un fenómeno único en Israel y es la existencia de la oficina del Científico Jefe en el Ministerio de Industria y Comercio, el cual distribuye subvenciones (que suman un total de casi US$400 millones) para diversos proyectos de tecnología.

Aquellos proyectos que sean exitosos generaran dividendos a esta oficina por un determinado número de años, dinero que será luego reinvertido en otros proyectos.7

Una de las principales limitaciones que confronta la industria de alta tecnología israelí es la escasez de materia prima local y de fuentes de energía, además del tamaño limitado del mercado local.

La importancia de los emprendedores en la industria israelí de TI

Sin embargo, una ventaja competitiva de Israel frente a otras regiones de desarrollo de alta tecnología como Bangalore, el Gran Helsinki y Dublín, es que muchos egresados universitarios israelíes inician startups y se convierten en emprendedores de la industria de la TI, quizás el doble numéricamente que sus contrapartes Estadounidenses, los cuales tienden a estar más atraídos a empleos corporativos tradicionales, según Charles Holloway, co-director delCentro para Estudios Innovadores y profesor de posgrado de la Universidad de Stanford.8

Dos programadores israelíes del Technion, Zeev Suraski y Andi Gutmans, reescribieron el analizador sintáctico (parser en inglés) en el año 1997 y crearon la base del PHP3, cambiando el nombre del lenguaje a la forma actual.

Inmediatamente comenzaron experimentaciones públicas de PHP3 y fue publicado oficialmente en junio de 1998.

Para 1999, Suraski y Gutmans reescribieron el código de PHP, produciendo lo que hoy se conoce como Zend Engine o motor Zend, un portmanteau de los nombres de ambos, Zeev y Andi.

A su vez, fundaron Zend Technologies en Ramat Gan; por otro lado, el programa de mensajería instantánea ICQ es uno de los productos de software israelíes más conocidos en el mundo, y fue desarrollado por 4 jóvenes emprendedores: Arik Vardi, Yair Goldfinger, Sefi Vigiser y Amnon Amir,9 por tan sólo citar dos ejemplos.

http://es.wikipedia.org/wiki/Silicon_Wadi

“Apple abrirá un centro de I+D en Israel”, Siliconnews, 15/12/2011

El centro estará en Herzliya, el Silicon Valley israelí, y se especializará en semiconductores. Leer más

“Google tiene un ‘garaje’ en Israel”, Ciberpaís, 01/01/2012

250 ingenieros trabajan en el centro de I+D en Haifa y Tel Aviv.- Su misión es mejorar Google+, Gmail, YouTube o digitalizar los Manuscritos del Mar Muerto

Hay un lugar en Google donde la famosa regla del 20% todavía se cumple a raja tabla. Un 20% del tiempo libre para desarrollar los proyectos que se le antojen a cada empleado. En Israel eso es sagrado.

“La idea de digitalizar las fotos del Museo del Holocausto de Jerusalén, por ejemplo, surgió de los ratos libres de un ingeniero”, señala Yossi Matias, director del centro de I+D de Google en ese país. Leer más

“Un monstruo tecnológico”, RadioJai, 08/01/2012

“Nuestras prioridades actualmente son las energías renovables, los sustitutos para el petróleo, las tecnologías limpias, el manejo y purificación del agua, la nanotecnología y la investigación de células madres. Dentro de los próximos cinco años, esperamos producir varias novedades en todos estos campos”. Por Ricardo Flesler

Ahora que iniciamos un nuevo año, y a pesar de todos nuestros problemas internos y externos, conviene aclarar ciertas cosas que muy pocos saben: Israel es el país que más invierte en innovación en el mundo, como porcentaje de su producto bruto, y el número dos en compañías que forman parte del listado de compañías tecnológicas que forman parte del índice Nasdaq, en Wall Street, después de Estados Unidos.

Aunque parezca increíble, Israel tiene más “start-ups” en el Nasdaq que todos los países europeos juntos. Si se miden en relación con la pequeña población del país – un poco más de 7 millones de habitantes – ningún estado del mundo tiene más empresas tecnológicas per cápita. Israel posee 63 empresas tecnológicas que cotizan en el índice mencionado, mientras que Japón tiene 6, Irlanda 5, Reino unido 5, Alemania 2, Francia 2 y China ninguna. Leer más

“¿Cómo se produjo el milagro tecnológico en Tierra Santa?, El Confidencial, 23/11/2011

¿Es posible que el segundo país con más start-ups del mundo tenga solo ocho millones de habitantes? A pesar de su pequeño tamaño y su permanente situación de conflicto, Israel está demostrando que sí. En los últimos años, el país mediterráneo ha experimentado una espectacular transformación que ha alumbrado un portento tecnológico donde solo había huertos.

Preguntado por la cadena británica BBC sobre las causas de este particular ‘milagro’ ocurrido en Tierra Santa, el emprendedor Yossi Vardis ofrece una explicación poco convencional:  “Si te fijas en cómo se creó este país, realmente no fue más que una start-up a gran escala. Unos cuántos locos vinieron aquí persiguiendo un sueño que tenía dos mil años, y ese espíritu es una parte esencial de la cultura de nuestro pueblo”. Leer más

Israel, un ejemplo de uso inteligente de la energía solar, 02/10/2011

En un país donde las placas solares sobre los tejados son parte del escenario cotidiano desde los años setenta, se ha inaugurado la primera granja solar que produce electricidad y energía termal con una tecnología pionera.

Una compañía israelí ha desarrollado un dispositivo que se vale de espejos y lentes para focalizar la intensidad de la luz del sol produciendo mucha más electricidad que las tradicionales placas solares de silicio y a un precio menor. Leer más

“Israel, tierra de emprendedores”, por Eduardo Seco, Cinco Días, 26/09/2011

Hubo un tiempo en que Israel hizo de la naranja su producto de exportación más preciado, símbolo de la modernización llevada a cabo en las primeras colonias agrícolas.

Hoy el Estado judío presume de “milagro tecnológico” y no faltan las referencias a un “segundo Silicon Valley”. Un libro publicado en 2009 examina la vibrante eclosión de negocios creativos en una economía de tan sólo 60 años de existencia y 7,7 millones de habitantes.

Start-up Nation, de los estadounidenses Dan Senor y Saul Singer, se ha convertido en lectura de cabecera de emprendedores de todo el mundo al retratar el éxito de una apuesta que ha premiado al país con el mayor número de compañías extranjeras cotizadas en el Nasdaq. Leer más

Montserrat Radigales: “Israel, una potencia científica”, El Periodico de Catalunya, 01/08/10

Destaca en ciencia y tecnología y, proporcionalmente, invierte en investigación más que toda la Unión Europea…  Leer más

REPORTAJE: Economía global

Israel confía en su Silicon Valley

El país apuesta por la innovación y la tecnología para esquivar la crisis

Un paseo por Haifa o Tel Aviv, dos de las principales ciudades israelíes, desconcierta. Más de 4.000 start-ups (empresas de reciente creación) tecnológicas hierven al sol, los emprendedores no pasan de los 30, el inglés es su idioma diario y los centros de I+D de gigantes como IBM, Microsoft, Intel

Una de las claves del éxito es el fomento de la cultura innovadora

El 60% de las exportaciones tienen componente tecnológico

Un paseo por Haifa o Tel Aviv, dos de las principales ciudades israelíes, desconcierta. Más de 4.000 start-ups (empresas de reciente creación) tecnológicas hierven al sol, los emprendedores no pasan de los 30, el inglés es su idioma diario y los centros de I+D de gigantes como IBM, Microsoft, Intel  oMotorola marcan el paisaje local. Es un pequeñoSilicon Valley que bien podría encontrarse a pocos kilómetros de su hermano mayor en California, pero que en realidad vive en el otro lado del Mediterráneo.

Con una extensión 23 veces inferior a la de España y poco más de siete millones de habitantes, Israel sigue demostrando que el tamaño no importa en el mercado global. Su clave pasa por fomentar la innovación y el desarrollo tecnológico como motor económico.

Mientras la zona euro languideció en 2008 con un crecimiento del PIB del 0,9%, Israel rozó el 4%. Este año, el FMI le augura una caída del 1,7% y una tasa de paro del 7,5%. Cifras todavía cercanas al paraíso, comparadas con el infierno que le espera a las principales economías europeas.

Michael Rodeh, directivo de IBM y antiguo responsable del centro de I+D que la compañía inauguró en Haifa en 1972, explica el milagro tecnológico como resultado de un factor cultural. “La sociedad es muy diversa, la gente tiene opiniones extremas, no está de acuerdo, expresa su punto de vista y surgen ideas.

Así es como se fomenta una cultura innovadora”. Joven talento no falta. Las universidades producen anualmente 140 científicos e ingenieros por cada 10.000 trabajadores, muy lejos de los 83 de EE UU o los 25 de España.

Su proporción de gasto en I+D es la más alta del mundo, el 4,5% del PIB (España no llega al 1,3%). Sectores como la agrotecnología, equipamiento médico, biotecnología, electrónica o Internet empujan una economía muy exportadora.

El 60% de sus ventas industriales al exterior son productos y servicios, con componente tecnológico medio o alto. Ser un país pequeño, en el fondo, tiene sus ventajas.

La actividad interna no es suficiente, y las empresas se ven obligadas a operar desde el principio en otras geografías.

Durante la última década, el papel del Gobierno como intermediario entre las universidades y el mercado ha sido fundamental.

La creación del cargo de científico jefe, dependiente del Ministerio de Industria, pero con presupuesto propio y plena libertad para impulsar iniciativas, ha servido para tejer una efectiva red de incentivos a multinacionales y consorcios que alimentan la maquinaria.

En 2008, el presupuesto de inversión en I+D privada y start-ups de este departamento superó los 330 millones de euros.

A los programas públicos se añade una feroz cultura inversora y emprendedora, muy similar a la de Estados Unidos. Con 67 años, el inversor Yossi Bardi es su mejor exponente, una especie de Warren Buffet en el mundillo tecnológico local.

En 1996 invirtió en Mirabilis, creadora de ICQ, uno de los primeros sistemas de chat.

Dos años después, la americana AOL lo compró por 287 millones de dólares. Fue un punto de inflexión, una demostración de que el país era capaz de crear y exportar compañías con éxito.

“En Israel, los emprendedores están dispuestos a asumir mucho riesgo, poseen la motivación de poner en marcha nuevas ideas de negocio. Esto atrae a los inversores y acaba creando un efecto bola de nieve que al final propulsa la economía”, explica Bardi, quien fue consejero, entre otras, de

Amazon y Siemens. En las últimas cuatro décadas ha invertido en más de 70 proyectos. Algunos los ha vendido a Yahoo, Cisco o Microsoft. Otros están en plena fase de expansión, como

Fring, una aplicación para hablar en el móvil a través de telefonía IP.

Su fundador, Avi Shechter, vive a caballo entre Israel y EE UU. Es la estrategia de muchas empresas para evitar ahogarse en el escaso mercado doméstico: abrir sedes en ambos lugares. Fring cuenta con varios millones de miembros y añade 500.000 cada mes.

“Nuestra sociedad se ha mentalizado de que el éxito se construye a base de prueba y error. Existe una amplia comunidad de inversores dispuestos a apoyar a los empresarios”.

En concreto, 100 entidades de capital riesgo están afincadas en un país que posee además el mayor número de compañías listadas en el índice NASDAQ de Nueva York, casi 70.

La farmacéutica Teva o las tecnológicas Amdocs

y Checkpoint han desembarcado también en España. En total, una treintena se ubican en nuestro país. Gil Gidrón, director de la cámara de comercio España-Israel, cree que son un ejemplo a seguir. “En España falta coordinación.

No tiene sentido dispersar los escasos fondos de I+D+i en decenas de sectores. Es mejor focalizar y apostar por sectores estratégicos. Eso, Israel lo ha sabido hacer muy bien”.

Aun así, las dudas sobre la sostenibilidad de su actividad innovadora planean de fondo. A la recesión económica hay que añadir la competencia de Singapur, China, India o Corea del Sur, con costes más bajos y calidad creciente.

Michael Rodeh ve viable conservar el liderazgo. “La subida de costes impactará en la economía, pero no en la innovación”. Gil Gidrón coincide.

“Con la crisis ha subido el paro. Pero, curiosamente, muchos de los desempleados en el sector tecnológico aprovechan para encerrarse en el garaje y crear su propia empresa. Pocas sociedades son tan emprendedoras”.

A por el esquivo socio europeo

“Desde luego, no somos la gente más querida en Europa”. Así define Ran Harnevo, emprendedor israelí de 34 años afincado en Nueva York, lo complicado que es para una pequeña firma hacer negocios en el Viejo Continente.

Su compañía, 5min, un start-up de vídeos en Internet, ha conseguido cinco millones de dólares de la entidad de capital riesgo Spark Capital, la misma de Twitter, la popular red de microblogging. Cree que algo así sería inviable en Europa.

“Francia, por ejemplo, tiene una fuerte cultura emprendedora, pero es muy difícil hacer negocios”. Gil Gidrón destina gran parte de su tiempo a atar cabos entre inversores españoles e israelíes.

“España sufre de una escasa tradición en I+D+i, nos falta abrirnos más a Latinoamérica y a lugares como Israel. Hay sectores, como el de máquina herramienta, o la propia construcción, donde podríamos innovar mucho más y no lo estamos haciendo”.

Para Harnevo, la gran diferencia con la cultura emprendedora europea se encuentre en la base. “En Israel, las madres quieren que sus hijos sean emprendedores y monten su empresa, es un orgullo. La familia y amigos siempre los apoyan. En España y otros países europeos se les toma por locos”.

http://www.elpais.com/articulo/economia/global/Israel/confia/Silicon/Valley/elpepueconeg/20090607elpnegeco_1/Tes

La ciudad start-up

y ESPERANZA AGUIRRE Y LAS VEGAS

avatarJavier J Navarro  24 de enero de 2012 | 09:00

Cornell & Technion

¿Cuál es el mejor modo de gestionar una ciudad?

¿Y si tuviera que ser una start-up llena de energía, dispuesta a reinventarse, a cambiarlo todo de una vez. Incluso se ha hablado de un país start-up.

Esto viene por una noticia según la cual Nueva York está intentando convertirse en un nuevo Sillicon Valley, y robarle la innovación a la bahía de San Francisco.

Para ello, no contentos con las excelentes Columbia y NYU, van a abrir un campus tecnológico.

Se lo han adjudicado a una oferta conjunta del Tecnológico de Israel (Technion) y de Cornell University. Además quieren que otras universidades que acudieron a la oferta proporcionen educación tecnológica de alta calidad en la ciudad.

Leo en las noticias que Esperanza Aguirre propone una isla legislativa para el proyecto de EuroVegas en Madrid, de modo que muchas de las peticiones del inversor sean atendidas.

Me pregunto si no podrían hacer algo parecido a la solución neoyorquina y atraer un campus de una universidad de élite mundial que sirva como incubadora tecnológica. De hecho me gustaría que hicieran el mismo o más esfuerzo que están haciendo para atraer al casino.

Es cierto que Aguirre ha conseguido que venga un centro de postgrado de la LSE a las afueras de Madrid, pero no es lo mismo.

Recientemente ha salido un ranking con las ciudades con más emprendedores de Europa. En primer lugar está Londres, en segundo lugar París, en tercero Francfort, en cuarto Amsterdam, en quinto Berlín (muy de cerca), en sexto Barcelona y en séptimo Madrid.

Las ciudades españolas lo hacen bastante bien, teniendo en cuenta que España no es el mejor país para hacer negocios de Europa y que la situación económica no es propicia para nada. España es junto con Alemania el único país que tiene más de una ciudad en el top ten. Además, según un estudio prácticamente toda la creación de empleo viene de empresas que fueron fundadas hace cinco años o menos.

Quizás, es hora de que tengamos alcaldes que sean CEOs, que se dedique a reclutar a lo mejor del mundo para que emprendan en sus ciudades, en vez de construir edificios que se quedan vacíos. Por tanto la pregunta es: señora Botella, señor Trias ¿están dispuestos a ser los CEOs que necesitamos?

Vía | BloombergTechCrunch y Euribor

En El Blog Salmón | Las ciudades densamente pobladas son la solución e Iniciativas educativas gratuitas en EEUU

Anuncios

Navegación en la entrada única

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: