AQUI hay TOMATE

Para dar y tomar

Archivar en la categoría “DEUDA GRIEGA”

El impago de la deuda como derecho frente a dictadura de los mercados en 2 pasos Auditoría, Acción y Anulación


El impago de la deuda como derecho frente a la dictadura de los mercados

Desde la oleada de ataques por parte de los “mercados” durante el pasado verano, se está desarrollando una versión ampliada de la burbuja de la deuda soberana, que está llevando este mecanismo de extracción financiera a una fase profundamente agónica.

Sin que hayan desaparecido las bajadas de calificación de la deuda soberana como vía para la apertura de espacios de alto beneficio financiero, también se han conectado de manera semi-automática las caídas de los valores bursátiles con la salida de fuertes flujos de capital hacia la compra de deuda alemana (nicho de seguridad) y de deuda periférica (nichos de altísimo beneficio).

El resultado es una retroalimentación continua de las diferencias entre los costes de la financiación alemana y los de los países de la periferia, punteada por ciclos de dos o tres días en los que se roza la estrangulación de economías en las que quedan pocos recursos y activos públicos que no estén ya en el punto de mira de los acreedores.

Grecia sigue siendo el ejemplo paradigmático, durante la segunda semana de septiembre la prima de riesgo sobre la deuda griega llegó a arrojar rentabilidades absolutamente desorbitadas de entre el 50% y el 110%.

Para hacernos una idea de la escala a la que se produce este proceso de desposesión, hay que recordar que el máximo interés que pagó el Estado griego por sus emisiones de deuda anteriores al verano de 2011 estuvo cercano al 20% y ha sido suficiente para una intervención de su economía.

En estas condiciones, el debate sobre el impago de la deuda se ha convertido en un asunto central para la política europea. De hecho, en buena medida, se puede considerar que el default (impago), al menos en Grecia, ya viene sucediendo desde antes del verano y que simplemente, desde la UE y el Gobierno griego se han venido buscando formatos adecuados (refinanciaciones, reestructuraciones, etc.) para venderlo como operaciones financieras rutinarias.

El pago de la deuda siempre es una variable política y los impagos, a su vez, son figuras políticas complejas cuyo significado depende en gran medida de cómo y quién los enuncia. Entre el “no nos pagáis” enunciado por los acreedores y la toma de posición “no os pagamos” hay un abismo simbólico y político.

Dicho de otra manera, mientras que el impago como iniciativa de la sociedad civil es una declaración de soberanía popular, el impago decretado por los acreedores refuerza el control de las instancias financieras sobre los activos y los flujos futuros de recursos.

Y esta es exactamente la pelea que se está disputando en Grecia, y que podría conformar el horizonte político inmediato de los demás países periféricos.

Frente a una ciudadanía que se rebela al pago de la deuda, afirma que “no pagaremos” y pide una auditoría democrática de la deuda, las instituciones de la Unión Europea y el FMI amenazan con declarar al país en quiebra si no se profundizan los programas de austeridad y privatizaciones.

Un campo de batalla que invariablemente viene asociado al impago de la deuda soberana, es el de la salida de la moneda común europea de aquellos países que declaren el impago de su deuda.

En gran medida, éste está siendo un argumento disciplinario utilizado por las instituciones europeas para amenazar a los países rebeldes con la desconexión del “caparazón” europeo y la exposición abierta a un poder financiero despiadado que la propia UE ha venido alimentando.

Pero también desde algunas posiciones “progresistas” se insiste en la salida del Euro como corolario inevitable del impago y como recuperación de instrumentos monetarios nacionales, especialmente la devaluación de la moneda, capaces de relanzar la competitividad sin necesidad de seguir hundiendo los costes salariales.

Sin embargo, en gran medida, la amenaza de la UE a sus estados miembros periféricos tiene un poso de verdad que la hace extraordinariamente efectiva.

Una serie de monedas nacionales más pequeñas serían terreno abonado para ataques especulativos sobre el tipo de cambio de una repercusión mucho más alta que los ataques sobre el euro y que, muy posiblemente, volverían a redundar en nuevas rondas de austeridad y privatizaciones.

Frente a este escenario, sería necesario desvincular el derecho al impago de la salida de la moneda única europea, interpretándolo como una figura de soberanía democrática europea antes que como un retorno a la soberanía nacional, expresada en una moneda propia.

Isidro López

http://www.observatoriometropolitano.org/

Nuestras tres A: Auditoría, Acción, Anulación

10 febrero 2012 | Categorías: Mercados Financieros | |

Damien Millet y Eric Toussaint – ATTAC Francia y CADTM

AAA… Estas tres letras que resuenan como una risa sarcástica designan la nota máxima concedida por las agencias de calificación. Una empresa o un Estado con nota AAA inspira confianza a los prestamistas y a los especuladores, y le permite pedir préstamos a menor coste.

Pero para obtener —o conservar— esta nota emblemática, los gobiernos europeos se aprestan a todo, y aplican políticas de rigor que no hacen más que someter sus economías a lo dictado por los acreedores. Detrás de estas AAA se esconden fuertes regresiones sociales, violaciones de derechos humanos, sangre y lágrimas para las poblaciones más frágiles.

AAA…es la risita de las hienas — los acreedores— cuando los derechos de los pueblos son sacrificados con la complicidad activa de los dirigentes de los países europeos, de la Comisión Europea, del Fondo Monetario Internacional (FMI), del Banco Central Europeo (BCE). Prestamistas y especuladores se arriesgaron en forma insensata, seguros que las autoridades públicas irían a rescatarlos en caso de crisis.

Hasta aquí tuvieron razón. Se pusieron en marcha planes de rescate de bancos, los Estados aportaron garantías por millares de millones de euros, los deseos de los acreedores fueron satisfechos. Los Estados gastaron sumas colosales para salvar los bancos antes de imponer planes de austeridad masivos.

Y contra estos planes, los pueblos se alzan a menudo con determinación. Manifestaciones, huelgas generales, movimiento de indignados, luchas sociales son portadoras de esperanzas cuando consiguen federarse a escala europea. ¡Pueblos de Europa, unámonos!

Desde hace tres décadas, las políticas neoliberales elevaron el endeudamiento a un nivel insoportable para las clases medias y modestas sobre quienes pesa lo esencial del reembolso.

La deuda pública de los países europeos tiene dos causas fundamentales: por una parte la contrarrevolución fiscal comenzada en los años 1980 que favoreció a los más ricos, y por otra las respuestas dadas por el Estado a la crisis actual, causada por las inversiones desbocadas de banqueros y de fondos especulativos.

La desregulación financiera suprimió las indispensables barreras, permitiendo la creación de productos financieros cada vez más complejos que condujeron a graves excesos y a una crisis económica y financiera mundial.

Ahora, las políticas aplicadas protegen a los responsables de la crisis y hacen pagar el precio a los pueblos víctimas. Es por eso que esta deuda es ampliamente ilegítima. Mientras dure la lógica actual, la dictadura de los acreedores podrá imponer incesantes retrocesos a las poblaciones.

Una Auditoría ciudadana de la deuda pública, acompañada de una moratoria sin penalización del pago, es la única solución para poder determinar la parte ilegítima, incluso odiosa de la deuda.

Es evidente que se debe llegar a la Anulación sin condiciones de esa parte ilegítima. Pero para que esto pueda suceder, los pueblos deben continuar con su movilización. Mediante la Acción, deben imponer otra política, que sea respetuosa de los derechos fundamentales y del planeta.

Esta Acción nos debe conducir a una Europa construida en base a la solidaridad y la cooperación que dé la espalda a la competencia y a la competitividad. La lógica neoliberal condujo a la crisis y ha revelado su fracaso.

Esta lógica, que subyace en todos los textos fundadores de la Unión Europea, con el Pacto de Estabilidad y el Mecanismo Europeo de Estabilidad a la cabeza, debe ser derrotada.

No hay que uniformizar las políticas presupuestarias y fiscales puesto que las economías europeas presentan fuertes diferencias, pero deben coordinarse para conseguir que surja una solución que promueva «hacia arriba» esas políticas. Europa debe también terminar radicalmente con su política de fortaleza asediada frente a los candidatos a la inmigración, para convertirse en un socio igualitario y verdaderamente solidario respecto a los pueblos del Sur.

El primer paso debe consistir en anular la deuda del Tercer Mundo de manera incondicional.

Como es evidente, es necesario derogar los actuales tratados europeos y reemplazarlos por nuevos, en el marco de un verdadero proceso constituyente democrático, que permita echar las bases de «Otra Europa».

Auditoría, Acción, Anulación, son las AAA que deseamos, la de los pueblos y no las de las agencias de calificación. Ponemos esta reivindicación en el centro del debate público para afirmar con fuerza que otras opciones políticas, económicas y financieras son posibles.

Pero solamente unas potentes luchas sociales permitirán el triunfo de las AAA de los pueblos, y un cambio radical de lógica que esté a la altura de los desafíos planteados.

Traducido por Griselda Pinero.

http://www.attac.es/2012/02/10/nuestras-tres-a-auditoria-accion-anulacion/?utm_source=dlvr.it&utm_medium=twitter

Anuncios

10 mentiras de las medidas económicas neoliberales tomadas por gobiernos y alternativas todas ellas


Economistas y Aterrados

29 DICIEMBRE, 2011

El sentido común implica evitar seguir aplicando las medidas que nos llevaron a la crisis justamente para salir de ella.

A continuación,ofrezco un humilde resumen para desmontar  los 10 mitos de las políticas neoliberales (que no postulados científicos), explicados más extensamente en el manifiesto.

1. Los mercados financieros son eficientes. 

FALSO.  Han necesitado de la ayuda DEL ESTADO para no colapsar. Se podrá ayudar a su eficiencia cuando se apliquen estas medidas:

Medida n°1: Compartimentar estrictamente los mercados financieros y las actividades de los actores financieros, prohibir a los bancos especular por su propia cuenta para evitar la propagación de las burbujas y de las quiebras,

Medida n°2: Reducir la liquidez y la especulación desestabilizadora por medio de controles sobre los movimientos de capitales y de las tasas sobre las transacciones financieras,

Medida n°3: Limitar las transacciones financieras a las que respondan a las necesidades de la economía real (por ejemplo, CDS [Credit Default Swap o permuta de incumplimiento crediticio] únicamente para quienes detentan títulos asegurados, etc.)

Medida n°4: limitar la remuneración de los traders.

2. Los mercados financieros favorecen el crecimiento económico.

FALSO.  Actualmente, las empresas sólo buscan financiar a los mercados, cuando debería ser al revés. Se propone:

Medida n°5: reforzar significativamente los contra-poderes en las empresas para obligar a las direcciones a tener en cuenta los intereses del conjunto de las partes interesadas,

Medida n°6: aumentar fuertemente los impuestos a los ingresos muy altos para disuadir la carrera por los rendimientos insostenibles,

Medida n°7: reducir la dependencia de las empresas en relación a los mercados financieros desarrollando una política pública del crédito (tasas preferenciales para las actividades prioritarias en el plano social y medioambiental).

3.Los mercados son buenos jueces de la solvencia de los Estados.

FALSO.  La evaluación financiera no es neutra: afecta al objeto medido, compromete y construye el futuro que ella imagina.Se propone:

Medida n°8: no se debe autorizar a las agencias de calificación financiera a pesar arbitrariamente en las tasas de interés de los mercados de obligaciones degradando la calificación de un Estado: su actividad se debería reglamentar exigiendo que esta nota resulte de un calculo económico transparente.

Medida n°8 bis: liberar a los Estados de la amenaza de los mercados financieros garantizando que el Banco Central Europeo (BCE) compra los títulos púbicos.

4.El alza excesiva de la deuda pública es consecuencia de un exceso de gasto.

FALSO. Proviene de la contrarrevolución fiscal que han llevado a cabo la mayoría de los gobiernos desde hace 25 años.Se propone:

Medida n° 9: realizar una auditoría pública de las deudas públicas para determinar su origen y conocer la identidad de los principales poseedores de títulos de la deuda y los montantes que poseen.

5.Hay que reducir los gastos para reducir la deuda pública.

FALSO. No necesariamente. Si la reducción de los déficit compromete la actividad económica la deuda aumentará aún más.

Medida n°10: mantener el nivel de las protecciones sociales, incluso mejorarlas (subsidio de desempleo, vivienda…);

Medida n°11: aumentar el esfuerzo presupuestario en materia de educación, de investigación, de inversion en reconversión ecológica… para establecer las condiciones de un crecimiento sostenible que permita un fuerte descenso del paro.

6.La deuda pública traslada el precio de nuestros excesos a nuestros nietos.

FALSO. Con el dinero ahorrado de sus impuestos los ricos han podido adquirir títulos (portadores de interés) de la deuda pública emitida para financiar los déficits públicos provocados por la reducciones de los impuestos. Se propone:

Medida n°12: volver a dar un carácter fuertemente redistributivo a la fiscalidad directa sobre los ingresos (supresión de los vacíos [fiscales], creación de nuevas series y aumento de las tasas del impuesto sobre la renta…)

Medida n°13: suprimir las exoneraciones consentidas a las empresas que no tienen suficiente efecto sobre el empleo.

7.Hay que tranquilizar a los mercados financieros para poder financiar la deuda pública.

FALSO. Se trata de someter a los Estados, que se supone que son por naturaleza demasiado dispendiosos, a la disciplina de los mercados financieros, que se supone que son eficientes y omniscientes por naturaleza.

Medida n°14: autorizar al Banco Central Europeo a financiar directamente a los Estados (o a imponer a los bancos comerciales suscribir la emisión de obligaciones públicas) a bajo interés, aflojando así el lastre con el que les traban los mercados financieros,

Medida n°15: si fuera necesario, reestructurar la deuda pública, por ejemplo, limitando el servicio de la deuda pública a determinado tanto por ciento del PIB, y operando una discriminación entre los acreedores según el volumen de los títulos que poseen: los rentistas muy grandes (particulares o instituciones) deben aceptar un alargamiento sensible del perfil de la deuda, incluso anulaciones parciales o totales. También hay que volver a negociar las exorbitantes tasas de interés de los títulos emitidos por los países en dificultades desde la crisis.

8.La Unión Europea defiende el modelo social europeo.

FALSO. La organización de la política macroeconómica (independencia del BCE frente a la política, Pacto de Estabilidad) está marcada por la desconfianza respecto a los gobierno elegidos democráticamente. * Después del verano de 2011, los golpes de estado en Grecia e Italia lo demuestran. Se propone:

Medida n°16: poner en tela de juicio la libre circulación de los capitales y de las mercancías entre la UE y el resto del mundo negociando si fuera necesario acuerdos multilaterales o bilaterales,

Medida n°17: en vez de la política de competencia, convertir a “la armonización en el progreso” en el hilo director de la construcción europea. Establecer unos objetivos comunes de alcance constringente tanto en materia de progreso social como en materia macroeconómica (unas GOPS, grandes orientaciones de política social).

9.El euro es un escudo contra la crisis.

FALSO. *La experiencia de Grecia, Irlanda, Portugal, Italia, España….y tantos otros  lo demuestran

Medida n°18: garantizar una verdadera coordinación de las políticas macroeconómicas y una reducción concertada de los desequilibrios comerciales entre los países europeos,

Medida n°19: compensar los desequilibrios de pago en Europa por medio de un Banco de Pagos (que organice los préstamos entre los países europeos),

Medida n°20: si la crisis del euro lleva a su desintegración y esperando el ascenso en régimen del presupuesto europeo (cf. infra), establecer un régime monetario intraeuropeo (moneda común tipo “bancor”) que organice la reabsorción de los desequilibrios de los balances comerciales en el seno de Europa.

10.La crisis griega ha permitido por fin avanzar hacia un gobierno económico y una verdadera solidaridad europea.

FALSO. *Este punto nos va quedando claro desgraciadamente. Cada vez hay más desigualdad entre los PIIGS y los paises prestamistas.

Medida n°21: desarrollar una fiscalidad europea (tasa carbono, impuesto sobre los beneficios, …) y un verdadero presupuesto europeo para ayudar a la convergencia de las economías y tender a una igualación de las condiciones de acceso a los servicios públicos y sociales en los diversos Estados miembro sobre la base de las mejores prácticas.

Medida n°22: lanzar un vasto plan europeo, financiado por suscripción pública a tasas de interés débil pero garantizado y/o por medio de creación monetaria del BCE para emprender la reconversión ecológica de la economía europea.

El Manifiesto de economistas aterrados , como explica wikipedia, fue redactado en 2010 por los economistas franceses Philippe Askenazy, Thomas Coutrot, André Orléan y Henri Sterdyniak.

Sigue siendo aterradoramente actual.  En la fecha de este post ya lo han firmado 4826 personas. Recomiendo la lectura del texto íntegro en español, directamente desde su web, que puede traducirse online a español

http://cadavezmasclaro.wordpress.com/2011/12/29/economistas-y-aterrados/

OBLIGADÍSIMA LECTURA La verdad sobre Grecia. (Por donde vino el ajuste)


La verdad sobre Grecia. (Por donde vino el ajuste)

Escrito por: homakana2001 el 14 Nov 2011 – URL Permanente

 

Esto que sigue lo publicó una forista en Diario Registrado, un diario on line argentino, (http://www.diarioregistrado.com/) que lo hizo bajo el nick de “tanita”. Considero que es muy esclarecedor sobre el tema de la tragedia del ajuste griego.

Por favor, transmitamos estas cosas, la gente tiene que saber. Goldman Sachs, que hundió a Grecia con un fraude, pone ahora sus hombres como: a) Presidente BCE (Draghi, Bildelberg Gorup, ex Goldman Sachs); Papademos (Bildelberg Gorup, ex Goldman Sachs); Monti (que se hará “cargo” del “gobierno técnico” de Italia: Bildelberg Gorup, ex Goldman Sachs). Esto tiene que decirse, hay que CONTARLO. Para que APRENDAMOS todos.

Nota del escritor e investigador americano Greg Palast, colaborador de la BBC, Observer y The Guardian, experto en fraude comercial y escándalos financieros. “Haraganes come-cebada y escupe-aceitunas, o cómo Goldman Sachs ha saqueado Grecia”

“He aquí lo que nos cuentan: La economía griega explotó porque una banda de griegos escupidores de aceitunas, tragadores de cebada y culos haraganes se rehúsa a trabajar todo el día, se jubilan anticipadamente y gozan de costosísimos servicios sociales financiados con deuda.

Ahora que la cuenta ha llegado, los griegos tienen que pagarla con las tasas más altas y recortes al Estado de bienestar, y entonces ellos salen a rebelarse corriendo por las calles, rompiendo vidrieras y quemando bancos.

Yo esta historia no la trago, porque tengo en la mano un documento que está etiquetado como “reservado”. Grecia es la escena de un crimen.

Los griegos son víctimas de fraude, de estafa, los han taimado. Y (tapen los oídos de los niños): el aire humeante del delito está en manos de un banco cuyo nombre es Goldman Sachs.

En el 2002 Goldman Sachs compró bajo secreto 2,3 mil millones de euros de la deuda pública griega, convirtiéndolos todos en yen y dólares, y revendiéndolos inmediatamente a Grecia. Un negocio con el cual Goldman ganó mucho dinero. ¿Fueron estúpidos? Como un zorro.

La operación era un fraude basado en tasas falsas y valor de cambio fijado por la banca.

Goldman había suscripto un acuerdo con el gobierno griego de la época para esconder el enorme desequilibrio fiscal: la falsa “pérdida” de Goldman Sachs era la falsa ganancia del Estado griego. Y el gobierno liberal de centro-derecha de Atenas (antes de que fuera elegido Papandreus) reembolsó las pérdidas a la banca con tasas usureras.

Pero con esta increíble tramoya habría camuflado su déficit haciéndolo permanecer bajo el techo del 3% del PBI establecido por la UE. Pintoresco! Fraudulento, pero pintoresco.

Pero las trampas cuestan caras en estos tiempos. Además del pago de intereses asesinos, Goldman pidió a Grecia también una “comisión” de más de un cuarto de millón de dólares. Por los servicios prestados.

Cuando asumió en el 2009 el nuevo gobierno socialista de Gheorghios Papandreus, abrió los libros contables y salieron volando los murciélagos. Los inversores se volvieron locos y pidieron intereses monstruosos para prestar el dinero necesario para cubrir ese agujero.

Quienes tenían bonos del tesoro griego entraron en pánico y corrieron a asegurarse contra la bancarrota del Estado griego.

Entonces subieron fuertemente también las pólizas de seguro de los bonos, (en la jerga “Credit Default Swap, CDS). Y adivinen quién hizo un montón de dinero vendiendo estos CDS? Goldman Sachs. Goldman y los demás bancos sabían perfectamente que estaban vendiendo carne podrida a sus clientes, mierda pintada de oro.

Esta es su especialidad.

En 2007, mientras los bancos vendían CDS y mutuos subprime, Goldman mantenía una “posición corta” apostando al hecho que sus productos financieros habrían terminado en el inodoro. Con este fraude, Goldman ganó otros 500 millones de dólares.

Al final de este juego, en vez de meter en la cárcel al administrador delegado de Goldman, Lloyd Blankfein, haciéndolo desfilar en una jaula por las calles de Atenas, la víctima de la estafa es la acusada: el pueblo griego”.

Fin de la nota de Palast.

Y agrego yo: como una burla adicional, les plantan de Primer Ministro un hombre de la Goldman: Papademos. Este es el Orden Mundial real. Este es el clímax del Sistema. Ahora Italia, con Monti. Y una vez que gane Rajoy, España. Clap Clap. tanita.

 

El origen de la deuda pública griega y razones para no pagarla


 

El origen de la deuda pública griega y razones para no pagarla

Ponencia de Leonidas Vatikiotis en el encuentro “Viviendo en deudocracia”, Quién debe a Quién, Madrid, 7 y 8 de octubre de 2011.
El gobierno de George Papandréu (quien es considerado por los griegos como un colaboracionista, siendo la persona más odiada) desde el primer día de su elección ha estado diciendo que la deuda pública ha alcanzado los niveles actuales debido a un generoso Estado del Bienestar.
El objetivo de esta gran mentira era que la ciudadanía griega aceptara la quimioterapia del Fondo Monetario Internacional (FMI) y la Unión Europea (UE) sin reacciones sociales.
Por el contrario, nosotros intentamos demostrar que la mayor parte de la deuda griega ha sido creada por la clase dirigente y no por la gente que sufre ahora las medidas de austeridad impuestas por el FMI y la UE.
En particular, la deuda griega y el alto déficit presupuestario fueron causados por los siguientes hechos:
1. Recesión. Como ha ocurrido en todo el mundo, la recesión ha provocado una bajada de ingresos fiscales y un incremento del déficit.
2. Adicción de los capitalistas griegos a las subvenciones del Estado. Desde la década de los 80 (cuando el gobierno griego actuaba como una compañía de seguros, compensando a todos los capitalistas griegos por sus pérdidas por la crisis) hasta la actualidad, las élites dominantes han sido las mayores beneficiarias del presupuesto del Estado.
Del mismo modo que no podemos imaginar la élite económica italiana sin los ingresos provenientes de la Mafia, o las élites alemana y británica sin las ganancias del extranjero, tampoco se puede concebir la élite dominante griega sin las subvenciones estatales.
3. Enorme gasto militar. Por la amenaza real procedente de Turquía, pero en mayor medida por su participación en coaliciones imperialistas, como la OTAN, Grecia destina una gran parte de su presupuesto al gasto militar. En Europa, únicamente Alemania gasta más parte del PIB en armas que Grecia.
4. Participación de Grecia a la CEE en 1981 y en la eurozona en 2001.
Las raíces del déficit presupuestario se tienen que buscar en el colapso de la industria griega debido al mercado común. Más tarde, la Política Agrícola Común y la participación en la eurozona han llevado al extremo las contradicciones de l’economía griega. Los déficits de Grecia y el resto de países periféricos de la eurozona son la otra cara de los superávits de los países no periféricos.
5. Evasión oficial de impuestos de la clase dominante. A menudo se comenta que Grecia produce tres cosas: Iglesia Ortodoxa, que es la mayor terrateniente; barcos, porque Grecia participa de una buena parte del comercio mundial; y bancos. Ninguna de estas “entidades” paga impuestos.
Por medios oficiales han sido excluidas del sistema tributario (sólo los propietarios de barcos han blindado la evasión fiscal mediante 56 leyes constitucionales).
6. Gran parte del gasto se destina al pago de las tasas de interés. Según el presupuesto de 2012, se pagará por los intereses un 8.3 % del PIB (en 2011, un 7.4 %). Incluso las economías más estables, con el tiempo, se colapsarían si tuvieran que pagar estas cantidades a los acreedores.
Todos estos argumentos nos dan una sólida base para contraatacar e intentar parar las agresiones a nuestros derechos sociales y políticos
En Grecia nosotros decimos “no debemos, no pagamos”, como vosotros.
Pero también añadimos “no vendemos”, porque en Grecia se está llevando a cabo el mayor plan de privatizaciones de toda Europa favorecido por la Troika, que es como llamamos al grupo de expertos del FMI, la UE y el Banco Central Europeo (BCE).
En este contexto, el equipo de Debtocracy está dando los primeros pasos para hacer un segundo documental que analizará el tema de las privatizaciones.
En concreto, exigimos no pagar la deuda pública por las siguientes 8 razones:
1. Gran parte de la deuda griega es fruto de la corrupción. Como ejemplo podemos decir que nadie sabe todavía el coste real de los Juegos Olímpicos de 2004. Pagamos por el sistema de seguridad (el denominado C4I) 1.200 millones d’euros, pese a que nunca lo recibimos.
2. Desde la década de los 90 cuando España, Irlanda, Portugal, Italia y Grecia querían pedir dinero prestado para financiar sus necesidades, los mercados les prestaban dinero a unos tipos de interés 2, 3 e incluso 4 veces más elevados del que lo hacían a países como Alemania y Estados Unidos.
La excusa oficial para esta extorsión, para esta especulación, era que estos países tenían un riesgo muy alto de quiebra.
Ahora, nosotros argumentamos que ha llegado el momento de pagar el precio por esos altos rendimientos de la inversión. En esencia, no tendrían que haber costes adicionales, porque ya los hemos pagado en forma de altos tipos de interés.
3. Cómo hemos visto en el informe de la auditoría de Irlanda, una gran parte de estos bonos han sido comprados por hedge funds (fondos de alto riesgo) y por especuladores.
Lo mismo ha pasado con la deuda griega. En un análisis reciente en el New York Times se decía que desde el acuerdo firmado durante la cumbre de la UE de julio, un tercio de los bonos griegos han sido comprados por especuladores. Entonces, no hay obligación moral de acatar esa deuda.
4. Gran parte de esta deuda está en manos de bancos que han sido salvados con dinero del pueblo griego. El primer préstamo de rescate a Grecia era de 110.000 millones de euros y, hasta ahora, los bancos han cogido 108.000 millones del gobierno, tanto en forma de avales como en líquido.
Pero estos bancos, los bancos griegos que continúan vivos gracias al dinero del pueblo griego, poseen el 30-40% de la deuda. Por esta razón exigimos la nacionalización de los bancos griegos para abolir o reducir la deuda.
5. Exigimos no pagar esta deuda porque es inaceptable que en el siglo XXI los bancos impongan a la gente un genocidio como castigo para pagar la deuda. En Grecia, actualmente se está produciendo un genocidio social. Este año se van a cerrar 1.054 escuelas.
Tengo que decir que desde la creación del Estado griego el 1820 nunca se había cerrado ninguna escuela. También se han cerrado 54 hospitales y decenas de departamentos de universidades. Centenares de jóvenes griegos y griegas dejan Grecia cada mes para ir a trabajar al Reino Unido, Estados Unidos, Australia y Canadá, como pasaba en el primer periodo de posguerra. Esta es la actual tragedia griega.
6. Exigimos no pagar esta deuda porque ya la hemos pagado una y otra vez. En Grecia, y pienso que en la mayor parte de los países del hemisferio norte, si un prestamista va a los tribunales diciendo que yo le he pagado el 130 o 150 % de mi deuda con él, los tribunales le dirían que renunciara al resto de la deuda. Exactamente lo mismo exigimos para la deuda soberana.
7. Pedimos no reembolsar el primer préstamo de 110.000 millones de euros de la Troika (de los cuales solamente se han recibido 65.000) porque el acuerdo para aprobarlo no ha sido votado por el parlamento griego, como tendría que haber ocurrido de acuerdo con la Constitución.
El gobierno de Papandréu no dejó que se votara porque sabía que no tenía la mayoría cualificada que pide la Constitución en estos casos. Este acuerdo es ilegítimo y, por lo tanto, no tenemos la obligación de devolver el dinero.
8. Creemos que no debemos pagar la deuda porque se ha demostrado que el mayor incremento de la deuda pública se ha producido a partir del rescate de Grecia. En octubre de 2009, cuando fue elegido el gobierno socialdemócrata del PASOK, la deuda pública era del 115 % del PIB.
En 2012, de acuerdo con estimaciones del FMI publicadas hace unas pocas semanas, la deuda pública se incrementará hasta el 189 % del PIB. Nosotros pensamos que el alto nivel de deuda es una buena excusa para imponer el más sangrante programa d’austeridad, el mayor programa de redistribución de la riqueza social tras la Segunda Guerra Mundial
¿Cómo podemos lograr nuestro objetivo, que es no pagar la deuda o solamente pagar una pequeña parte?
La manera más sencilla que tenemos para hacerlo, instruyendo la población y siendo compatible con la legislación nacional e internacional, es formar una comisión de auditoría de la deuda.
Esto exactamente es lo que hemos hecho en Atenas, dejando claro desde el primer momento que no pedíamos una comisión de investigación del parlamento.
En este momento se ha creado una comisión ciudadana para la auditoría con la participación de centenares de personas corrientes, economistas y abogados para demostrar a la ciudadanía, a la prensa y a la clase política, que esta deuda no debe ser pagada.
En esta línea, hemos formado cerca de 20 grupos por examinar las diferentes caras de la deuda pública. Creemos que en breve obtendremos los primeros resultados.
¿Por qué decimos no a la reestructuración de la deuda propuesta por Alemania?
1. Porque se acompaña de nuevas medidas de austeridad y planes de privatizaciones.
2. Porque pretende dar a Grecia el formato de Zona Económica Especial, donde las empresas alemanas no pagarían impuestos y las leyes laborales no serían válidas, como ocurre a las maquiladoras de Guatemala, Honduras y México.
3. Los nuevos bonos no serán emitidos bajo la legislación griega, como los actuales, sino bajo el derecho internacional.
Sé muy bien que nuestra lucha es como una gota de agua en el Mediterráneo. Pero también se muy bien que el momento más oscuro del día es justo unos minutos antes del alba.

Leonidas Vatikiotis es periodista especializado en economía, miembro de la Comisión para la auditoría de la deuda pública griega y responsable de la investigación científica del documental Debtocracy. leovat@yahoo.com
Traducido por Pau Sanz

Por qué la deuda griega es básicamente culpa de Alemania


Por qué la deuda griega es básicamente culpa de Alemania

Grecia vivirá la próxima semana la cuarta huelga general de 2011 contra los ajustes fiscales y las privatizaciones (Foto: cosasbizarras.blogspot.com)

La canciller alemana Ángela Merkel ha bloqueado una segunda ayuda financiera al Estado griego mientras el Ejecutivo de Yorgos Papandreu no garantice que va a a llevar a cabo unas medidas de austeridad y privatizacionestodavía más drásticas que las ya aplicadas. La oposición helena no acepta y parte de los países europeos no están de acuerdo con algunas exigencias germanas, como que participen los bancos privados en el rescate.

Mientras escribo estas líneas los jefes de gobierno de la Unión Europea están reunidos en Bruselas con Grecia como único punto del orden del día. En Atenas, mientras tanto, los sindicatos han convocado para la semana que viene la cuarta huelga general del año coincidiendo con la votación de las polémicas medidas de ajuste en el Parlamento.

La deuda griega, que asciende al 150% de su Producto Interior Bruto (340.000 millones de euros para una población de 11,3 millones de habitantes), tiene entre sus principales acreedores al Banco Central Europeo (BCE) y los bancos franceses y alemanes. Una parte importante de la deuda pública griega es consecuencia de contratos con multinacionales alemanas como Siemens, que está acusada de haber pagado comisiones y sobornos por importe cercano a 1.000 millones de euros, o la naval HDW, que vendió submarinos a Grecia por importe de 5.000 millones de euros.

Alemania no tuvo que esforzarse en absoluto en alcanzar un equilibrio fiscal como el que exige ahora a Grecia porque la política de tipos bajos del BCE y las burbujas inmobiliarias se lo dieron hecho

Es decir, el BCE y los bancos europeos financiaron generosamente a la Administración helena, aún conocedores de su falsedad en las estadísticas europeas y de su elevada corrupción, para vender sus equipos y servicios o para sacar una buena tajada con motivo de los Juegos Olímpicos de Atenas de 2004, cuyo presupuesto inicial de 1.300 millones de dólares acabó siendo en realidad de 14.200 millones, según cifras oficiales.

Pero la responsabilidad del BCE, y Alemania en particular, en relación con la crisis de la deuda griega es más estructural y tiene que ver también con otros países periféricos del sur, como España. Tras la explosión de la burbuja de las empresas punto com, en el 2000, las familias y empresas germanas quedaron malparadas y el BCE acudió en su auxilio con una política de tipos de interés extremadamente bajos durante casi una década. El Reino Unido, que conserva la libra, tenía tipos del 5% cuando en la zona euro eran inferiores al 2%.

Consejo Europeo del 23 y 24 de Junio de 2011. Asunto: Deuda griega (Foto: Yves Herman/Reuters)

El resultado de ese dinero barato fue muy positivo para la economía alemana, que pudo amortizar las deudas contraídas, salvándose de la recesión, y rehacer sus exportaciones (2/3 de las cuales van a los países de la zona euro).

Por el contrario, ese dinero a tipos de interés reales negativos para países con alta inflación como España, Portugal, Italia o Grecia fue la causa de que se disparara el crédito y, con él, los precios de la vivienda y del coste de la vida en general.

Además, esta burbuja aumentó considerablemente la demanda de productos alemanes, de modo que puede decirse que lo que curó a Alemania dañó gravemente el equilibrio económico de estos países mediterráneos, Portugal e Irlanda.

En resumidas cuentas, Alemania no tuvo que esforzarse en absoluto en alcanzar un equilibrio fiscal como el que exige ahora a Grecia y otros estados (hacer los deberes) porque, gracias a la política de tipos del BCE y la burbuja inmobiliaria que suscitó en sus clientes del sur, tuvo los ingresos fiscales necesarios y superávit comercial.

Y casualmente, uno de los sectores que más se expandió por la Europa mediterránea fue la banca alemana, la misma que ahora pretende recuperar a toda costa capital e intereses de los créditos concedidos alegremente a las empresas y la Administración griegas. También la banca francesa está en buena parte atrapada en el laberinto heleno.

La oposición helena, de derechas, se opone, con razón, diciendo que no van a tomar la misma medicina (más endeudamiento) que ha causado la enfermedad (el déficit desbocado)

Por otro lado, es muy significativo que hoy el Consejo Europeo haya designado como sucesor de Jean-Claude Trichet en el BCE al italiano Mario Draghi, anterior responsable de Goldman Sachs en Europa; precisamente el banco de negocios de EEUU que ayudó a Grecia a esconder una parte de su déficit fiscalante el mismísimo BCE con ingeniería contable ¿Le suena lo de meter la zorra en el gallinero?

Además, el Consejo Europeo, férreamente controlado por Merkel, ha prometido al Gobierno heleno que, si pone en marcha el nuevo plan de ajuste, los bancos alemanes, franceses, griegos y fondos de pensiones holandeses renovarán los bonos griegos a su vencimiento durante la próxima década, lo que supondría una aportación de entre 25.000 y 30.000 millones de euros. En todo caso, no habrá dinero de la Comisión Europea para Grecia porque Gran Bretaña y otros socios comunitarios  se oponen.

La semana próxima el Parlamento griego decidirá si aprueba el durísimo plan de ajuste exigido por Merkel y el sistema financiero internacional (FMI). La oposición helena, de derechas, se opone, con razón, diciendo que no van a tomar la misma medicina (más endeudamiento) que ha causado la enfermedad (el déficit desbocado). Pero los acreedores están dispuestos a hacer valer su influencia en la UE y no admiten una alternativa más clemente con la sociedad griega.

Alemania debería recordar que el BCE no dudó en tirar los tipos para evitarle una recesión hace diez años, perjudicando a otros países, y que ahora son estos estados quienes necesitan ese mismo trato de favor, incluida España. Esa es la mejor salida, la solidaria, la impepinable.

Fuentes: elpaís.comlainformacion.comGlobalizaciónlavozdeasturias.es,elmundo.es  
Fotos: Crónicas Color EscarlataReuters

Entradas relacionadas

Navegador de artículos