AQUI hay TOMATE

Para dar y tomar

Archivar en la categoría “BRICS”

Europa y EE.UU ya no son el centro del mundo


Home » Artículos » Europa y EE.UU ya no son el centro del mundo

Europa y EE.UU ya no son el centro del mundo

El equilibrio político y militar mundial ha cambiado radicalmente en la última década.

Desde siempre todos los que vivimos en Europa, EE.UU o cualquiera de los países típicamente aliados hemos dado por hecho que “occidente” domina el mundo y que el resto de países no estaban a nuestra altura.

Sin embargo la realidad es muy diferente.

Hay dos factores que explican ese reparto de poder, por un lado el brutal endeudamiento público y privado que han alcanzado tanto EE.UU como los países del sur de Europa y por el otro el gran crecimiento que han tenido los llamados BRICS  (Brasil, Rusia, China e India). Como ejemplo podemos ver estas dos noticias que ilustran muy bien este cambio.

Vamos a analizar mas en profundidad estos puntos.

En primer lugar hay que entender por que se ha alcanzado la inmensa deuda de la que hablábamos antes.

Desde hace unos 15 o 20 años la tendencia en la mayoría de países occidentales ha sido bajar los impuestos y emitir deuda para compensar esta bajada, cosa que ya de por si hace crecer el déficit, pero el problema se disparó cuando explotó la burbuja tecnológica en 2001 y para compensarlo se decidió empezar a dar crédito fácil y barato a todo el mundo.

Como resultado de esta maniobra en muchos países se creó una burbuja inmobiliaria terrible y tanto gente particular como empresas y administraciones públicas se endeudaron hasta las cejas.

Aunque todos aumentaron su déficit y inflaron los precios de sus viviendas, este problema tuvo su máxima expresión en EE.UU, Italia, Grecia, España, Irlanda y Portugal.

Europa y ee.uu ya no son el centro del mundo

En segundo lugar tanto los BRICS  como los países del sureste asiático han experimentado un crecimiento económico espectacular.

Aunque aun tienen unas condiciones laborales draconianas y un respeto a los derechos humanos bastante lamentable, están haciendo un gran trabajo sacando a cientos de millones de personas de la extrema pobreza y su proyección para el futuro es alentadora.

Como muestra de esto se puede ver en el siguiente PDF un listado de las empresas que mas han crecido en los últimos meses y haciendo una simple búsqueda vemos la gran cantidad de empresas que hay de India, Vietnam, Indonesia y sobre todo China.

Para resumir en pocas palabras lo dicho, si sumamos que la gente y los estados tienen menos poder adquisitivo por el pago de la deuda y que parte de ese dinero es de países extranjeros y estos países han crecido exponencialmente, como resultado final se obtiene una pérdida importante de poder global.

Un ejemplo muy claro de esto es como hace 12 años EE.UU abanderó una intervención en Kosovo para acabar con un conflicto armado.

Hoy día en Siria se están cometiendo grandes atrocidades y no se va a intervenir. ¿Por que?.

La respuestas es que Siria es un país satélite de Rusia y este último ha instalado allí una de sus bases navales mas importantes y como hemos dicho antes el imperio americano se ha visto muy mermado por su problema económico.

El principal problema que nos encontramos ahora es que los gobiernos de la UE y EE.UU están actuando como si este cambio no se hubiera producido y siguen poniendo en peligro sus economías con grandes emisiones de deuda y en el caso de la UE nula capacidad de hacer política económica común entre todos los países.

http://realidadeconomica.es/europa-y-ee-uu-ya-no-son-el-centro-del-mundo/

 

Anuncios

La caída de la eurozona por Nouriel Roubini


 

La caída de la eurozona

Nouriel Roubini is Chairman of Roubini Global Economics, Professor of Economics at the Stern School of Business, New York University, and co-author of the book Crisis Economics.
2011-11-11

La caída de la eurozona

NUEVA YORK – La crisis de la eurozona parece a punto de alcanzar el clímax: Grecia está al borde de la cesación de pagos y de una salida deshonrosa de la unión monetaria, mientras que Italia está al borde de perder acceso a los mercados. Pero los problemas de la eurozona no terminan allí.

Son problemas estructurales que afectan gravemente a por lo menos otras cuatro economías: Irlanda, Portugal, Chipre y España.

Durante la última década, los países del grupo conocido como PIIGS (Portugal, Irlanda, Italia, Grecia y España) fungieron como principales consumidores de la eurozona, al gastar una cifra superior a sus ingresos y mantener un déficit de cuenta corriente cada vez mayor.

Entretanto, los del núcleo de la eurozona (Alemania, los Países Bajos, Austria y Francia) fungieron como principales productores, con gastos inferiores a los ingresos y un superávit de cuenta corriente cada vez mayor.

Estos desequilibrios externos también se apoyaron en la fortaleza del euro desde 2002 y la divergencia de tipos de cambio reales y niveles de competitividad dentro de la eurozona.

En Alemania y otros países del núcleo, el costo laboral unitario se redujo (porque los salarios crecieron menos que la productividad) y esto condujo a una depreciación en términos reales y a un aumento del superávit de cuenta corriente; mientras que en los PIIGS (y Chipre) ocurrió lo contrario y se produjo una apreciación en términos reales y un aumento del déficit de cuenta corriente.

En Irlanda y España, el ahorro privado se derrumbó y la presencia de burbujas inmobiliarias impulsó el exceso de consumo, mientras que en Grecia, Portugal, Chipre e Italia, el factor que agravó los desequilibrios externos fue un déficit fiscal excesivo.

La consiguiente acumulación de deuda privada y pública en los países deficitarios se volvió inmanejable cuando estallaron las burbujas inmobiliarias (en Irlanda y España) y en toda la periferia de la eurozona el déficit de cuenta corriente, el déficit fiscal o ambos se hicieron insostenibles.

Además, el abultado déficit de cuenta corriente de los países periféricos, al estar impulsado por un exceso de consumo, fue acompañado por estancamiento económico y pérdida de competitividad.

Entonces, ¿qué podemos hacer ahora?

La mejor opción para recuperar el crecimiento y la competitividad en la periferia de la eurozona, mientras se emprenden las medidas de austeridad y las reformas estructurales necesarias, es la reflación simétrica.

Esto supone una política monetaria considerablemente expansiva por parte del Banco Central Europeo; ayuda ilimitada en carácter de prestamista de última instancia a las economías con falta de liquidez pero potencialmente solventes; una rápida depreciación del euro, que convierta los déficit de cuenta corriente de la actualidad en superávit; y políticas de estímulo fiscal en los países del núcleo de la eurozona, si a los de la periferia se les impone austeridad.

Por desgracia, Alemania y el BCE se oponen a esta opción, por temor a la perspectiva de un ligero aumento temporal de la inflación en los países del núcleo en comparación con los de la periferia.

La medicina amarga que Alemania y el BCE quieren recetar a la periferia (que es la segunda opción) es deflación recesiva: austeridad fiscal, reformas estructurales que impulsen un crecimiento de la productividad y reduzcan el costo laboral unitario y depreciación en términos reales por medio del ajuste de precios, en vez del ajuste de tipo de cambio nominal.

Pero esta opción traería muchos problemas. Si bien la austeridad fiscal es necesaria, implica una profundización de la recesión en el corto plazo. Lo mismo puede decirse de las reformas estructurales, porque obligarán a despedir trabajadores, cerrar las empresas deficitarias y reubicar gradualmente mano de obra y capital hacia nuevas industrias emergentes.

De modo que para prevenir una espiral recesiva en aumento, la periferia necesita aliviar su déficit externo por medio de una depreciación real. Pero aunque los precios y los salarios cayeran un 30% en los próximos años (algo que sería casi con certeza insostenible en términos sociales y políticos), el valor real de la deuda aumentaría acusadamente y se agravaría la insolvencia de los Estados y de los deudores privados.

En resumen, la periferia de la eurozona se enfrenta a la paradoja de la frugalidad: un gran aumento del ahorro con excesiva rapidez conduce a más recesión y hace todavía más difícil de sostener la carga de la deuda. Y esa paradoja ya está afectando también al núcleo de la eurozona.

Si los países periféricos quedan atrapados en una trampa deflacionaria de elevado endeudamiento, caída de la producción, pérdida de competitividad y déficit externo estructural, en algún momento encontrarán atractiva la tercera opción: cesación de pagos y abandono de la eurozona. De ese modo, podrían revitalizar el crecimiento económico y la competitividad por medio de una depreciación de sus nuevas monedas nacionales.

Por supuesto, una ruptura caótica de la eurozona provocaría un cimbronazo similar al de la caída de Lehman Brothers en 2008, o tal vez peor. Para evitarlo, las economías del núcleo de la eurozona tendrían que recurrir a la cuarta y última opción: sobornar a la periferia para que se quede en un estado de crecimiento lento con poca competitividad.

Esto obligaría a aceptar grandes quitas de deuda pública y privada, y a transferir enormes sumas de dinero para impulsar los ingresos de la eurozona mientras su producción siga estancada.

Es lo que en cierto modo viene haciendo Italia hace ya décadas: usar la ayuda de las regiones septentrionales del país para subsidiar al Mezzogiornocomparativamente más pobre. Pero un mecanismo de transferencia fiscal permanente de ese estilo es políticamente imposible en la eurozona, donde los alemanes son alemanes y los griegos son griegos.

Otra consecuencia de lo que antecede es que Alemania y el BCE no tienen tanto poder como parecen creer.

A menos que renuncien al ajuste asimétrico (deflación recesiva), que concentra todo el sufrimiento en la periferia, y busquen una solución más simétrica (austeridad y reformas estructurales en la periferia, combinadas con reflación en el conjunto de la eurozona), el derrumbe incipiente de la unión monetaria se acelerará, conforme los países periféricos vayan cayendo en cesación de pagos y abandonen la moneda común.

Los caóticos episodios ocurridos recientemente en Grecia e Italia pueden ser el primer paso del proceso. Está claro que la eurozona ya no puede seguir tirando para adelante, como vino haciendo hasta ahora.

A menos que la región avance hacia una mayor integración económica, fiscal y política (siguiendo una hoja de ruta que sea compatible con la recuperación a corto plazo del crecimiento, la competitividad y la capacidad de financiamiento, elementos sin los cuales es imposible resolver el problema del endeudamiento insostenible y reducir los déficit externos y fiscales crónicos), es indudable que la deflación recesiva conducirá a una ruptura caótica.

Italia es demasiado grande para quebrar y demasiado grande para un rescate, y ya está cerca del punto sin retorno; el final de juego para la eurozona ha comenzado.

El primer paso será una seguidilla de reestructuraciones de deuda obligadas, y luego, abandonos de la unión monetaria que, en algún momento, llevarán a la desintegración de la eurozona.

Nouriel Roubini es presidente de Roubini Global Economics, profesor de economía en la Escuela Stern de Administración de Empresas de la Universidad de Nueva York y coautor de Crisis Economics [Cómo salimos de ésta, Ediciones Destino, Barcelona, 2010; traducción de Eva Robledillo y Betty Trabal].

Copyright: Project Syndicate, 2011.
www.project-syndicate.org
Traducción: Esteban Flamini

http://www.project-syndicate.org/commentary/roubini44/Spanish

Las potencias emergentes pueden ayudar económicamente a Europa, pero ¿a qué precio?


Las potencias emergentes pueden ayudar económicamente a Europa, pero ¿a qué precio?

<a title="Un dolar de Hong Kong

China ha anunciado que seguirá invirtiendo en Europa y que contribuirá a intentar paliar la crisis económica. En la imagen, las últimas edicines del dolar de Hong Kong emitidas por el HSBC. (Bobby Yip / REUTERS)

” href=”http://estaticos.20minutos.es/img2/recortes/2011/09/15/31826-673-546.jpg&#8221; rel=”imagenes” target=”_blank”>Un dolar de Hong Kong

China ha anunciado que seguirá invirtiendo en Europa y que contribuirá a intentar paliar la crisis económica. En la imagen, las últimas ediciones del dolar de Hong Kong emitidas por el HSBC. (Bobby Yip / REUTERS)

<a title="Un dolar de Hong Kong

China ha anunciado que seguirá invirtiendo en Europa y que contribuirá a intentar paliar la crisis económica. En la imagen, las últimas edicines del dolar de Hong Kong emitidas por el HSBC. (Bobby Yip / REUTERS)

” href=”http://estaticos.20minutos.es/img2/recortes/2011/09/15/31826-673-546.jpg&#8221; rel=”imagenes” target=”_blank”>Ampliar

  • Los BRIC (Brasil, Rusia, India y China) estudian comprar deuda europea, lo que despierta suspicacias sobre las contraprestaciones que se tendrán que dar.
  • “Cuando las BRIC inviertan, le pondremos nombre a las cosas, en lugar de llamarlo ‘mercados internacionales’”, dice un profesor de Economía Aplicada.
  • “El modelo chino es el ideal de la patronal española: capitalismo salvaje y autoritarismo político”, explica un profesor de Ciencias Políticas.
  • ¿Qué son los BRIC y qué peso económico y político tienen?
  • Avatar del periodista DIANA SÁNCHEZ

La próxima semana el grupo de las potencias emergentes conocido como BRIC (acrónimo de Brasil, Rusia, India y China)se reúnen en Washington para estudiar las posibles ayudas que ofrecerán a los países europeos afectados por la crisis del euro.

Mientras, el miércoles, durante una intervención en el Foro Económico Mundial, el primer ministro chino, Wen Jiabao, aseguraba que su país seguirá invirtiendo en Europa y trabajando por la recuperación económica global.

A cambio, esperaba que la UE ayudara a que China fuera reconocida con el estatus de ‘Economía de Mercado’, “porque esa es la manera en la que un amigo trata a un amigo” y que en la práctica supondría la eliminación de ciertas restricciones que actualmente existen par las exportaciones e inversiones chinas.

¿Es peor que la deuda la tenga China a que la tenga Warren Buffet?

Teniendo en cuenta esto, ¿qué podemos esperar de la ayuda de nuestros nuevos amigos inversores? ¿Qué pros y contras hay en que los BRIC compren deuda soberana europea? ¿Hasta qué puntohipoteca eso políticamente, además de económicamente, a Europa?

“En principio, a falta de ver en qué términos se realiza la propuesta, yo veo más pros que contras”, explica Rafael Muñoz de Bustillo, director del Departamento de Economía Aplicada de la Universidad de Salamanca.

“Siempre que hay más compradores, los títulos se podrán colocar mejor y a un tipo más reducido.

Además los compradores de fondos soberanos son inversores más estables, compran a más largo plazo y son menos partidarios de especular”, y se pregunta:

¿Es peor que la deuda la tenga China a que la tenga Warren Buffet? 

¿Peor China que un fondo de pensión americano?

Pues no es ni mejor ni peor.

La situación ideal es que la deuda se colocara internamente, pero en el caso de España esto no puede ser, porque no hay ahorro suficiente para hacer frente a la compra”.

Para José María Mella, catedrático de Economía Aplicada de la Universidad Autónoma de Madrid, “sería una buena noticia que los BRIC y demás países emergentes decidieran en las próximas semanas aumentar sus reservas internacionales en valores denominados en euros.

El bajo crecimiento de las economías europeas y sus insostenibles niveles de endeudamiento-tanto públicos como privados-hacen necesaria esta aportación“, para el profesor Mella, además esta decisión sería también positiva para las propias potencias en expansión.

El estancamiento de la UE frena el crecimiento de los BRIC

“La salida de la crisis de la UE es una fuente de exportaciones para los BRIC y, en caso contrario, la permanencia en el estancamiento de la UE es un factor de freno para su capacidad de crecimiento y la del resto de los emergentes.

Es asimismo una vía eficiente para evitar el llamado ‘efecto contagio’ de la crisis del euro a los países emergentes, es decir, la estabilidad de la zona euro es un bien para ellos”, dice Mella.

Una relación beneficiosa, ¿y peligrosa?

Así que los BRIC invierten en Europa porque les interesa, pero al mismo tiempo Europa necesita urgentemente su dinero porque necesitan recapitalizar su sistema bancario sanear sus cuentas públicas.

Esa relación de interdependencia se ajusta “a la lógica de una economía mundial capitalista“, donde los nuevos países crecen y cambian su roll en el mercado, como explica el profesor Muñoz de Bustillo.

“China lleva años comprando deuda del tesoro americano, es su principal tenedor de deuda. Tienen superávit y lo tienen que colocar. Si China compra deuda soberana, la gente teme que pueda convertirse en dependiente de un gobierno extranjero, pero eso ya ocurre actualmente, ahí está Alemania.

Siempre que un país se pone en situación de dependencia sufrirá presiones para tomar ciertas decisiones. Cuando las BRIC inviertan, le pondremos nombre a las cosas, en lugar de llamarlo ‘mercados internacionales’, que parecen ser un ectoplasma del que nadie es responsable”.

Si democracias como Alemania exigen constitucionalizar el techo del déficit ¿qué exigirá China?

Hay quien sin embargo, piensa que la intervención de China “es inquietante”.

Juan Carlos Monedero, profesor de Ciencias Políticas de la Universidad Complutense de Madrid, cree que su participación obedece a un “mero interés de ellos: si no les compramos sus mercancías, pierden el mejor de sus mercados”, pero advierte de que “hay que mirar un poco más allá”.

“Nadie duda de que el modelo chino es el ideal de la patronal española: capitalismo salvaje y autoritarismo político.

Si países democráticos como Alemania exigen constitucionalizar el techo del déficit o romper el Estado social de un socio europeo para que se garanticen los pagos a los bancos ¿cuáles serían las exigencias de China?”, se pregunta Monedero.

Este profesor de Políticas resume lo ocurrido y las verdaderas razones que subyacen en el interés inversor de Rusia y China:

“Hay una enorme deuda privada motivada por el endeudamiento de unas familias que compensaban con créditos fáciles el descenso de los salarios que recibían por su trabajo. Se permitió a las instituciones financieras crear dinero bancario, que quieren recuperar en forma de bienes reales.

Sincerar con riqueza real esas fotocopias de dinero reclama un nuevo contrato social que, principalmente, recupere el empleo. Los ricos tienen que financiar lo que han roto.

Los bancos lo saben y están intentando llevarse las tablas y las cuerdas de un barco que se hunde. China, que ha participado de esta fase de capitalismo desorganizado, al igual que el capitalismo mafioso rusoposcomunista, forma parte del cártel económico-político.

La quiebra de Europa implicaría la creación de un nuevo contrato social donde los dirigentes rusos o chinos quizá no tendrían las mismas oportunidades que ahora tienen”.

Cuando la solución no es la solución

En lo que parece haber unanimidad es en calificar de incorrectas las políticas económicas aplicadas hasta ahora. Para Muñoz de Bustillo estas políticas “han retrasado la recuperacióny cuando se han puesto en marcha son tan brutales, que corrigen la enfermedad, pero matan al enfermo, como en el caso de Grecia”.

Es absurdo que el BCE tenga prohibido financiar a los gobiernos

Para Monedero “la solución correcta pasa por una financiación enérgica de los países por parte del Banco Central Europeo(BCE).

Es un disparate dejar al paciente enfermar y luego entregarlo en manos de un curandero irresponsable.

Es absurdo que el BCE, que el banco de Europa, tenga prohibido financiar a los gobiernos“.

En cualquier caso parece que se impone la necesidad de repensar el modelo económico mundial y establecer una mayor coordinación internacional. “Los parches adelantan el reventón final.

Y si poner la economía al servicio de la ciudadanía genera estragos dentro de los patrones europeos, incorporar al juego a otras culturas políticas crea una profunda inquietud“, concluye Monedero.

fuente 20MINUTOS

Brasil, Rusia, India y China, economías emergentes en busca de más poder político

<a title="Lula y Dilma

La candidata a la presidencia de Brasil por el Partido de los Trabajadores, Dilma Roussef, acompañada del presidente Luiz Inácio Lula da Silva, en un acto de campaña electoral. (EFE)

” href=”http://estaticos.20minutos.es/img/2010/10/25/1157177.jpg&#8221; rel=”imagenes” target=”_blank”>Lula y Dilma

La candidata a la presidencia de Brasil por el Partido de los Trabajadores, Dilma Roussef, acompañada del presidente Luiz Inácio Lula da Silva, en un acto de campaña electoral. (EFE)

<a title="Lula y Dilma

La candidata a la presidencia de Brasil por el Partido de los Trabajadores, Dilma Roussef, acompañada del presidente Luiz Inácio Lula da Silva, en un acto de campaña electoral. (EFE)

” href=”http://estaticos.20minutos.es/img/2010/10/25/1157177.jpg&#8221; rel=”imagenes” target=”_blank”>Ampliar

  • Los llamados BRIC -Brasil, Rusia,India y China- pugnan con Occidente por tener mayor influencia en el contexto internacional.
  • El término fue acuñado en 2001 por un economista de Goldman Sachs.
  • Diez años después, su pujanza trastoca el mapa geopolítico a pesar de que entre sí todavía no estén vinculados por tratados.

 

 

El nuevo mundo multipolar no termina de nacer y el viejo (y breve) orden unipolar no acaba de morir. EE UU y la UE siguen atrapados en el lodo de la crisis mientras que un puñado de países emergentes, cuyas economías se han mostrado menos vulnerables durante estos años, piden paso a través de las remozadas instituciones internacionales.

Entre estos nuevos actores, los cuatro que componen los llamados BRIC –BrasilRusiaIndia yChina– son los alumnos más adelantados en lo económico (representan un tercio del PIB global y representarán casi la mitad en 2020, según un informe del Egmont Institute) y los que con más vehemencia exigen una mayor cuota de participación política.

La expectación ante las elecciones brasileñas (el ganador se decide en segunda vuelta el 31 de octubre) o las cíclicas minicrisis entre occidente y China (las últimas a raíz de su política monetaria y humanitaria) ejemplifican lo entretejido de las relaciones internacionales tras el fin de la ‘década perdida‘. Una década que comenzó, precisamente, con la acuñación del término BRIC y la presentación en sociedad de la futura ‘Asia emergente’.

BRIC, una ‘creación’ de Goldman Sachs

En 2001, un economista de Goldman Sachs publicó un artículo que cantaba las bondades de cuatro grandes países emergentes y los aglutinaba en un acrónimo -BRIC- estrictamente económico y, por aquel entonces, sin connotaciones políticas.

Casi diez años después, los BRIC celebraron su primera cumbre con aspiraciones geoestratégicas. Fue en la ciudad rusa deYekaterinburg, en junio de 2009, en plena crisis.

En su primera cumbre, los BRIC fueron unánimes solicitando mayor presencia internacional

Además de diversos acuerdos energéticos, los cuatro países emitieron una declaración conjunta en la que reclamabanmayor presencia en las Instituciones Financieras Internacionales; es decir, mayor poder de decisión global.

Pero lo cierto, todavía hoy, es que su débil coordinación (los BRIC no están vinculados entre sí por ningún tratado internacional) y la heterogeneidad de sus sistemas políticos -Brasil e India son democracias, Rusia una plutocracia y China una dictadura turbocapitalista– lastran sus posibilidades de funcionamiento como bloque.

Presencia en instituciones internacionales

La crisis económica ha reventado las costuras de la comunidad internacional. Pero que EE UU no comande el mundo en solitario no implica que su declive sea inexorable e instantáneo; que China ya sea la segunda potencia económica no restablece el equilibrio perdido en 1991sino que añade un engranaje más a la maquinaria de cumbres, rondas y asambleas.

De los BRIC, sólo Rusia y China son miembros permanentes del Consejo de Seguridad

La llamada multipolaridad asimétrica -el poder está diversificado pero irregularmente distribuido- puede llegar a ser más democrática, pero no más fácil de gobernar. En esta coyuntura tratan de buscar su sitio Brasil, Rusia, China e India.

De los cuatro BRIC, sólo Rusia y China son miembros permanentes del Consejo de Seguridadde Naciones Unidas (ONU), a pesar de que India -no así Brasil- cuenta con armamento nuclear.

En relación con la OCDE, ninguno de los estados del cuarteto es miembro de pleno derecho de la organización, si bien Rusia mantiene un estatus especial como país candidato y las demás tienen lazos de cooperación con el resto de los 33 países que la conforman.

En el seno del FMI, el equilibrio de fuerzas es más complejo. La evidencia de los últimos años es que la reforma de esta institución clave de la gobernanza mundial será farragosa y lenta, a pesar del reciente anuncio de la cesión de poder a los países emergentes.

El sistema de cuotas que está en la base de su funcionamiento (determina aspectos básicos como las votaciones o los préstamos) y que controla el Directorio Ejecutivo sólo se ha reformado en dos ocasiones desde su fundación.

Europa ha cedido y el FMI se reformará para dar más poder a los emergentes, sobre todo China

Pese a que el sistema pasa por ser proporcionado, los BRIC, y sobre todo China, están infrarepresentados en él. Mientras que EE UU y la UE representan el 49%, Brasil, China, Rusia e India juntos apenas llegan al 10%.

Con la reforma, anunciada este pasado fin de semana, los países europeos dan su brazo a torcer y ceden poder de voto -un 6% más– a las economías emergentes.

Esto significará, entre otros cambios, que China se colocará como tercer país más influyente por porcentaje de votos, tras EE UU y Japón, y por delante de Alemania o Reino Unido.

En otra de las instituciones de Bretton Woods, el Banco Mundial, el reparto de poder -tan cuestionado históricamente como en el FMI- ha sido varias veces modificado. La última, en abril de 2010.

Ninguno de los cuatro países del cuarteto de los BRIC pertenece a la OCDE

Entonces, los países miembros alcanzaron un acuerdo preliminar para cambiar en un 3,13% el poder de voto para otorgar mayor peso a las economías en desarrollo.

Un acuerdo gracias al cual China, uno de los países más beneficiados, superó en poder de voto a Alemania, Francia y Gran Bretaña.

Por último, en cuanto al G-20, que no es organismo sino un foro de cooperación, los cuatro BRIC toman parten en sus reuniones anuales (la de este año tendrá lugar en Corea del Sur el 11 y el 12 de noviembre).

Ha sido precisamente en una ronda preparatoria de esta cita donde los ministros del G-20 han acordado los cambios en la estructura de poder del FMI comentados con anterioridad.

LOS BRIC UNO A UNO

BRASIL

El Brasil de la era poslula tiene motivos para el optimismo.

El nuevo presidente que salga de las elecciones de este próximo domingo heredará un país, la locomotora de América Latina, con unas tasas de crecimiento económico muy por encima de sus vecinos  (un 7% este año, según el FMI) y superiores también a las de la UE y EE UU.

Heredará, además, una nación con una democracia consolidada, una pujante clase media(que seguirá creciendo durante la próxima década) y un horizonte de grandes eventos de masas, como el Mundial de Fútbol, que se celebrará en 2014, y los Juegos Olímpicosque tendrán lugar dos años después, que le servirán para vertebrar el país, fortalecer la economía y mejorar la proyección internacional.

El horizonte, en general bastante despejado, esconde algunos nubarrones en forma decorrupción recurrente, bolsas de pobreza enquistada y sobreexplotación desordenada de los enormes recursos naturales con los que cuenta.

RUSIA

Rusia crecerá este 2010, según datos de su propio Gobierno, por encima del 4%, y su déficit no superará el 3,4%. Pese a existir fuertes desequilibrios en la distribución de la renta, parece que el problema de Rusia no es ya el de la salida de la crisis.

Es más, algunos analistas apuntan un futuro más que prometedor: dentro de una década el país podría convertirse en el más poderoso económicamente de Europa.

Encuadrada dentro de lo que se ha llamado el Asia emergente pero al mismo tiempo parte fundamental de occidente, Rusia mantiene respecto a Europa y EE UU una posición de calculada ambigüedad.

La difícil relación con sus ex satélites de época soviética, el solapamiento entre los poderes económico y político y las airadas reclamaciones de la oposición para que el país avance por la senda democrática, provocan el recelo internacional.

INDIA

Es la mayor democracia del planeta (1.156 millones de habitantes, según datos de la CIA).

Un título que en ocasiones oculta las carencias de un gigantesco país, el séptimo en el mundo en extesión, cuyos fuertes desequilibrios socialesamenazas terroristas y conflictos fronterizos (con el vecino Pakistánpor la región de Cachemira) siguen sin encontrar los cauces de resolución definitivos.

India, cuyas tasas de crecimiento – un 8,5% en 2010- la sitúan como el segundo país -tras China- dentro del continente asiático, sigue siendo mayoritariamente una nación agrícola (el sector primario ocupa más del 50%), con una industria débil y una red de transportes deficiente.

Además, el 25% de su población sigue sumida en el nivel más bajo de pobreza.

A su favor, el país tiene una situación demográfica inmejorable (con una población bastante más joven que la china) y un sistema político democrático con la suficiente legitimidad para cohesionar a la naciente sociedad civil.

CHINA

De China llegan dos tipos de noticias que parecen contradecirse.

Por un lado, su crecimiento económico, que ha sido casi del 10% en el último trimestre.

Por otro, las contradicciones internas de un régimen dictatorial que se alimenta del libre mercado con el mismo celo con que reprime las opiniones disidentes dentro del país (y censura lo que considera ataques de Occidente, como la concesión del Nobel de la Paz a Liu Xiaobo).

El país lleva varias décadas experimentando una férrea ortodoxia comunista en lo político y un pujante capitalismo en lo económico. Una estrategia que le ha permitido obtener la legitimidad internacional -o, al menos el respeto de las grandes potencias- por la vía de yuan, su cada vez más floreciente y voraz moneda.

Pero, incluso para China, no todo son buenas noticias. Su población (fruto de la política del ‘hijo único’) envejece más rápido que la del resto de BRIC, lo que podría lastrar su crecimiento en el futuro.

Su opaca clase política no estimula el establecimiento de una sociedad civil fuerte y una justicia social arraigada.

Hasta ahora, la promesa de un progreso y bienestar económico imparables ha favorecido el inmovilismo de los dirigentes del PCCh. Quizá no vaya a ser así siempre.

fuente 20minutos

A esta lista hay que añadir Sudáfrica. Son los BRICS

BRICS. EL NUEVO PODER ECONOMICO MUNDIAL

ABRIL 17, 2011 POR DIRECTORIO DE NOTICIAS 0 COMMENTS { EDITAR }

Las fantasías sobre la influencia de BRICS se hacen realidad

Tema de actualidad: Cumbre del Grupo BRICS en China

Fiodor Lukiánov

Fiodor Lukiánov

© RIA Novosti.

12:00 14/04/2011
Fiodor Lukiánov*, para RIA Novosti

El 14 de abril en la ciudad de Sanya, en la isla china de Hainan, tuvo lugar la tercera cumbre de los grandes países emergentes, denominados hasta hace poco
BRIC (Brasil, Rusia, India, China).

A diferencia de las reuniones anteriores, en  Rusia y Brasil, ésta se llamará BRICS, por contar con un miembro más, Sudáfrica. Sin embargo, esta
innovación no cambia la actitud hacia el grupo en el mundo que no deja de preguntarse qué pueden tener en común los países tan distanciados geográficamente y tan diferentes cultural y
políticamente.

El grupo BRICS no tiene análogos en la historia de la política mundial rica en ejemplos de nacimiento y desarrollo de diferentes institutos
internacionales.

El equipo de economistas de Goldman Sachs, encabezado por Jim O’Neill, inventó en 2003 la sigla BRIC para atraer la atención a los mercados emergentes,
augurando que ese grupo iría representando una proporción cada vez mayor del crecimiento mundial.

En realidad, la sigla empezó a vivir su propia vida creciendo y desarrollándose, es decir cumplió con las expectativas de su inventor.

A raíz de la crisis financiera que mostró la diferencia existente en el desarrollo económico entre los miembros de los BRIC, los escépticos no dudaron que
este grupo no formal estaba a punto de colapsar.

Además, en el Occidente se preguntaron por qué Rusia, un país que vive de sus materias primas y con perspectivas muy vagas, figuraba entre los “líderes del
futuro”.

Es verdad que Rusia es diferente. Pero no sólo por tener tasas de crecimiento muy inferiores a las de China y de India. En el curso de los últimos 20 años,
Brasil, India, China y Sudáfrica iban subiendo poco a poco, cada uno experimentando sus propios fracasos y éxitos.

Rusia, entre tanto, hace 20 años se enfrentó con un decaimiento sin precedentes, luego empezó a restablecerse pero por ahora no es firme en su crecimiento. Al
mismo tiempo, incluso tras el colapso de la URSS, Rusia jamás ha bajado hasta el nivel del “tercer mundo”.

Más bien, los problemas que tenía eran muy diferentes de los que van combatiendo  los demás miembros de los BRICS, aunque ahora superen a Rusia por las
tasas de su crecimiento económico.

Los que pongan en tela de juicio el lugar de Rusia entre los líderes del futuro verán el grupo como lo vieron al principio del milenio los banqueros
estadounidenses, desde el punto de vista de las perspectivas económicas.

Pero hoy BRICS está centrado más en los aspectos políticos, lo que refleja la necesidad objetiva de un mundo más diversificado y menos  orientado hacia
occidente.

Precisamente en ello hizo hincapié uno de estos días el ministro de Asuntos Exteriores ruso, Serguei Lavrov, diciendo que, en primer lugar, el BRICS es una
unión geopolítica.

Llama atención el hecho de que todos los viejos miembros de los BRICS coincidieron en su postura hacia la resolución sobre Libia absteniéndose a la hora de
votar en el Consejo de Seguridad de la ONU.

Sólo Sudáfrica apoyó la coalición occidental.

Existen causas objetivas del creciente interés hacia el BRICS.

La primera es la existente sensación de que el sistema de institutos mundiales no corresponde a los procesos reales de siglo XXI, y las reformas que se
proponen no van más allá de las palabras.

Es cierto que estos cinco países son muy diferentes y a menudo sus posturas no coinciden. Pero son unánimes en lo principal: cada uno de los cinco está
descontento con su posición presente, por sus propias razones.

El mundo multipolar exige formatos diferentes de los que existieron en el mundo bipolar de la época de la Guerra Fría. Pero en esencia, éstos no han
cambiado.

Por eso en las declaraciones del BRICS se puede encontrar dudas acerca de la legitimidad del sistema existente.  Sin embargo, sería utópico esperar, por
ejemplo, que cambie la composición del Consejo de Seguridad de la ONU que refleja la situación del año 1945: los miembros permanentes (dos de ellos, Rusia y China,  del grupo BRIC) no
querrán compartir sus privilegios con nadie.

La segunda causa es que ya es hora de buscar enfoques realmente nuevos para la resolución de problemas globales. Cada uno de los cinco países miembros cree
que ahora el mundo en este sentido está representado por el Occidente sólo, lo que no corresponde a la distribución de fuerzas económica e incluso política de hoy e impide la búsqueda de
resoluciones nuevas que puedan ser encontradas sólo de aumentar el número de los participantes de la discusión.

En fin, todos los miembros de BRICS entienden que actuando en el marco de las estructuras existentes no lograrán aumentar su propio peso e influencia en el
escenario mundial.

Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica están buscando maneras de afianzar sus posiciones a la hora de  formarse un mundo nuevo con nueva distribución de
fuerzas, poderes y privilegios.

El hecho de que juntos representen todas las partes importantes del mundo, será un considerable argumento a favor de ellos.

BRICS son no sólo estados emergentes que se desarrollan a ritmos acelerados, son “polos” principales del mundo multipolar. Por eso sería erróneo considerar el
grupo juzgando sólo por los índices económicos.

Para Rusia, que desde 1991 no ha logrado  adquirir una identidad en la política exterior, la idea de la formación de BRICS fue muy oportuna.

Representó el formato más apropiado para corregir la dirección de la política exterior, para recordar al mundo que el país tiene peso a nivel global, aunque
reducido después de la desintegración de la URSS, y para mostrar que está junto con los países líderes en las tasas y la calidad del crecimiento económico.

Y todo ello, sin entrar en conflicto ninguno, porque los miembros del grupo descartan que su organización sea formada como contrapeso a cualquier otra fuerza.
A pesar de ello, en EEUU creen que el BRICS es una estructura destinada a debilitar el papel de Washington.

Los países del BRICS nunca lo han puesto sobre la mesa de discusiones. Tanto más que tienen relaciones de interdependencia estrecha con Estados Unidos: la
económica (para China, India, Brasil) o la política (para Rusia).

Sin embargo, digan lo que digan los representantes del grupo, es cierto que es un sistema internacional cerrado cuya influencia puede crecer sólo a costa de
cierta reducción de la influencia del Occidente.

Las nuevas potencias económicas necesitan cada vez menos de Occidente

Saira Syed

BBC

Este jueves China es anfitriona de la tercera cumbre del llamado grupo de los BRICS (correspondiente a las iniciales de Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica), justo cuando ella y otras
economías emergentes están impulsando el crecimiento global.

Cumbre BRIC en Hainan

Las principales economías emrgentes se han convertido en el motor del crecimiento mundial

En meses recientes su poder económico ha ido en paralelo con el crecimiento de su influencia política. Las cuatro naciones forman parte del G20, el grupo de las 20 mayores economías del
mundo.

Los BRICS se recuperaron rápidamente de la crisis financiera global de 2008, demostrando que no eran tan vulnerables a una caída en Estados Unidos y Europa.

En vista de los problemas económicos que sigue enfrentando el mundo desarrollado, estas naciones están dirigiéndose en busca de negocios a sus contrapartes del BRICS y a otras economías
emergentes más pequeñas.

Brasil

Tradicionalmente Brasil ha exportado materias primas y minerales a EE.UU. y Europa, pero la demanda china está cambiando la ecuación para la agricultura brasileña.

En particular, la industria de la soya ha mostrado un rápido crecimiento para satisfacer la demanda de la población china.

El año pasado China desplazó a EE.UU. como el principal socio comercial de Brasil, con US$56.000 millones en intercambio bilateral.

“China ha sido muy pragmática en vincularse con Africa y América Latina para asegurar fuentes de recursos y al mismo tiempo crear mercados para sus propias
exportaciones.”

Taimur Baig, economista Deutsche Bank

Mas allá de las materias primas, Brasil ha encontrado un mercado en China para algunos de sus productos manufacturados.

Esta semana la presidenta brasileña, Dilma Rousseff, firmó un acuerdo para que Embraer, el tercer mayor fabricante de aviones del mundo, venda a aerolíneas chinas, aprovechándose de la
rápida expansión del mercado aéreo del gigante asiático.

Rusia

Aunque China puede ser el mayor consumidor del mundo, Rusia es el mayor productor mundial de muchas materias primas. Sin embargo, el destino de esas exportaciones ha cambiado
dramáticamente en los últimos 10 años.

El comercio con Asia se ha incrementado a expensas de los negocios con EE.UU. y los antiguos países de la Unión Soviética, al punto que China es ahora el mayor socio comercial de Rusia,
por delante de Alemania.

“Ambos necesitan el uno del otro para alimentar el crecimiento económico. China establece el precio de muchos de los recursos naturales mundiales a través de la demanda y Rusia lo hace a
través del suministro”, dijo Roland Nash, analista de Verno Investments Research de Moscú.

India

trabajadora textil china

Los chinos desarrollan industrias de alto valor tecnológico, mantiendiendo su supremacia en otras como textiles

India es líder global como proveedor de servicios, al punto que practicamente inventó la industria deloutsourcing.

A diferencia de Rusia o Brasil, que han edificado sus economías sobre la base de la exportación de materias primas, India se ha centrado en el desarrollo de su gente.

Pero no ha podido convertirse un productor industrial en masa como los otros países BRICS, y como resultado todavía importa muchos productos manufacturados desde China.

Esto significa que aunque China es el mayor socio comercial de India, los indios acumulan un importante déficit comercial con los chinos.

China

China se ha reinventado a sí misma y ahora es una productora masiva de productos de alta tecnología, incluyendo semiconductores y paneles solares.

Todavía sigue siendo un inmenso productor en industrias de bajo costo y alto valor, como ropas y textiles.

“Las manufacturas de bajo costo están intensamente vinculadas al componente de la mano de obra, si este empieza a subir, entonces muchas firmas buscarán alternativas más baratas, como
Vietnam”, dijo Damian Tobin, de la Escuela de Estudios Africanos y Orientales de la Universidad de Londres.

El año pasado China ganó contratos para construir trenes de alta velocidad en varias partes del mundo, después de convertirse en líder global de la industria. Ahora es sede del tren más
rápido del mundo.

Esta semana Brasil dijo que permitiría que compañías chinas compitan en un proyecto de tren de alta velocidad.

Sin voz única

dilma rousseuff y hu hintao

Pese los gestos cordiales, China y Brasil tienen importantes diferencias

Los cuatro países BRICS están unidos en su avidez por materias primas para alimentar su rápido desarrollo. China ha marcado el camino buscando recursos por todo el planeta, pero ha sido
seguida por Brasil, Rusia e India.

“China ha sido muy pragmática en vincularse con Africa y América Latina, para asegurar fuentes de recursos y al mismo tiempo en crear mercados para sus propias exportaciones” dijo Taimur
Baig, economista jefe del Deutsche Bank en Singapur.

Pero no significa que estén de acuerdo en todo. Brasil e India han expresado su preocupación por el influjo de productos baratos chinos en sus mercados, desatando un debate sobre el valor
del yuan, la moneda china.

Muchos analistas concuerdan en que darles un acrónimo a estos países no significa que actuarán al unísono en la escena global, porque aunque reduzcan su dependencia de las economías
desarrolladas todavía necesitan trabajar con ellas.

Dagong, China y la guerra de las agencias crediticias

Marcelo Justo

BBC Mundo

Yuanes y dólares: la otra cara de la guerra de las agencias

Las agencias de crédito, titiriteros invisibles de las finanzas mundiales, tienen una nueva sombra: Dagong.

La agencia calificadora de riesgo china busca disputarle a las estadounidenses Moody, Standard and Poor (S&P)y Fitch su hegemonía a la hora de dictaminar qué gobiernos y empresas son dignos de crédito.

En su último informe Dagong no dudó en bajarle la calificación a Estados Unidos, mejorar la de varios países latinoamericanos y endurecerse con los países periféricos de la eurozona.

Mientras que para Moody o Standard and Poor EE.UU. tiene una calificación de deuda de máxima garantía y riesgo mínimo que le facilita financiarse en los mercados a bajas tasas de interés, Dagong redujo la calificación de AA a A debido a la expansión monetaria decidida por la Reserva Federal estadounidense.

El director de la agencia Guan Jianzhong señaló a BBC Mundo que la capacidad de generar crecimiento económico es central en su calificación.

“Para nosotros lo fundamental es la capacidad de generar riqueza de un país en un momento dado. Esto es diferente a la evaluación de las agencias occidentales que se basa en la capacidad de un país de financiar su deuda”, señaló a BBC Mundo Guan Jianzhong.

Los gobiernos – la llamada deuda soberana – son los principales clientes del mercado de capitales, absorviendo un 62% de los préstamos, por valor de unos US$8 billones.

Y las agencias son clave. De su calificación dependerá el interés que paguen los gobiernos.

La guerra de las agencias

La creciente presencia en el escenario crediticio internacional de Dagong se da en el marco de una fuerte tensión entre la eurozona y las tres agencias crediticias estadounidenses.

En las últimas semanas esta tensión ha explotado con las intervenciones de las agencias poco antes que países de la eurozona salieran a los mercados de capital a pedir financiamiento.

Países que Dagong califica más alto que agencias occidentales

Pais Dagong Moody´s S&P Ficht
China AA+ A1 A+ AA-
Arabia Saudita AA Aa3 AA- AA-
Rusia A Baa1 BBB+ BBB
Brasil A- Baa3 BBB+ BBB-
India BBB Baa3 BBB- BBB-
Venezuela BB+ B+
Argentina B B3 B- B-

Este marzo, el primer ministro de Luxemburgo y jefe de ministros de economía de la eurozona, Jean ClaudeJuncker, criticó la rebaja de la calificación crediticia que Moody aplicó a la deuda soberana de España horas antes de que el Banco de España diera a conocer sus necesidades de financiamiento.

En un sentido similar se pronunció el ministro de Finanzas de Grecia, George Papaconstantinou, quien acusó a las agencias crediticias de “falta de transparencia” por reducir la calificación de deuda griega a B1 (inversión altamente especulativa, es decir, sin garantía de pago).

Nadie olvida que las agencias crediticias otorgaron la calificación de triple A – una especie de garantía de riesgo 0 de cesación de pagos – a cientos de miles de millones de dólares de títulos de hipotecas subprime que terminaron siendo los activos tóxicos (deudas incobrables) que dispararon el estallido financiero de 2008.

Agregándose a la ola de críticas, el director de Dagong señaló a BBC Mundo que las agencias tienen una agenda ideológica.

“Las agencias estadounidenses están muy politizadas y siguen una visión muy ideológica que no se ajusta a criterios científicos”, señaló Guan Jianzhong.

Por su parte, Jean-Claude Juncker, se mostró a favor de la creación de una agencia de medición de riesgos europea.

Disparen sobre Dagong

A pesar de que Dagong es una compañía privada, los críticos la acusan de ser un instrumento político del gobierno chino.

Guan Jianzhong: el criterio central de Dagong es el crecimiento económico

“La percepción generalizada en el mercado es que hay un riesgo de que la agencia china esté actuando políticamente más que suministrando un análisis político”, indicó a Bloomberg Ian Lyngen un estrategia de Bonos de CRT Capital Group LLC.

Este criterio político podría percibirse en la decisión de otorgar a China la máxima calificación crediticia, a diferencia de las agencias estadounidenses.

Por otro lado Dagong no dudó este mes en bajar la nota crediticia a Portugal, país al que China prometió apoyo económico a fines del año pasado.

En todo caso, el criterio usado por Dagong se ajusta mejor a los países en desarrollo – convertidos hoy en un motor económico global – que a los desarrollados, agobiados por su gigantesca deuda y déficit fiscal.

Según Dagong, América Latina seguirá creciendo gracias a la demanda y la inversión, liderados por Brasil que se beneficiará por la organización de los juegos olímpicos en 2012 y el mundial de fútbol en 2014.

Esto no quiere decir que la región esté exenta de problemas, como señaló a BBC Mundo el director de Dagong.

“La presencia de dinero caliente, la misma dinámica del crecimiento y el impacto de los precios de los productos primarios son amenazas a este crecimiento”, señaló.

http://www.bbc.co.uk/mundo/noticias/2011/03/110328_china_agencias_credito_economia_mj.shtml

Mantega critica la “injusta distribución” del coste del ajuste en Europa

22:53h | Agencia EFE

Washington.- El ministro de Hacienda brasileño, Guido Mantega, dijo hoy que el intento de evitar una reestructuración de la deuda en Europa ha llevado a una “injusta distribución” de los costes del ajuste.

Mantega critica la "injusta distribución" del coste del ajuste en Europa

Los programas del FMI y la UE para países de ese continente han involucrado un “draconiano ajuste fiscal”, señaló el ministro de Hacienda brasileño, Guido Mantega. EFE/Archivo

Washington.- El ministro de Hacienda brasileño, Guido Mantega, dijo hoy que el intento de evitar una reestructuración de la deuda en Europa ha llevado a una “injusta distribución” de los costes del ajuste.

Los programas del Fondo Monetario Internacional (FMI) y la Unión Europea para países europeos han involucrado un “draconiano ajuste fiscal”, señaló Mantega ante el Comité Monetario y Financiero Internacional (IMFC), el principal órgano ejecutivo del organismo.

Subrayó que esos programas han fracasado “a menudo” a la hora de reducir el endeudamiento público y las vulnerabilidades en el terreno económico y financiero.

“Resta por ver si los actuales esfuerzos para evitar el contagio en los países periféricos de la zona euro tendrán éxito”, señaló Mantega, quien añadió que “mientras tanto, los ciudadanos están obligados a soportar la carga de la crisis”.

Mantega indicó como “igualmente preocupante” que las economías avanzadas intenten “salir de la crisis a través de la exportación de sus difíciles situaciones económicas”.

“Las políticas monetarias ultraexpansivas de los países avanzados son el principal disparador de los males económicos de hoy”, agregó el ministro brasileño.

Por ello, subrayó como “legítimas” las medidas de “defensa propia” adoptadas por los países receptores de flujos, entre las que incluyó los controles de capital, ante “las presiones inflacionarias de las materias primas y la apreciación de las monedas”.

Mantega citó a Brasil y Colombia como ejemplos de países que están “sufriendo el impacto adverso de la apreciación de sus monedas en su competitividad externa”.

“Estos países ya están soportando más de lo que les corresponde en el llamado proceso de reequilibrio global. No pueden aceptar mayores apreciaciones de sus divisas”, aseguró.

Por ello, enfatizó que los gobiernos “deben tener flexibilidad y discreción para adoptar las medidas que consideren apropiadas” y rechazó las directrices del FMI que “intentan constreñir las respuestas ante estos flujos de capital volátiles”.

Mantega concluyó diciendo que “Brasil continuará haciendo lo que considere que es necesario y adecuado a sus circunstancias para enfrentar los desafíos que surgen de grandes y volátiles flujos de capital”.

Préstamo millonario de Brasil al FMI

Redacción

BBC Mundo

Brasil anunció este miércoles que prestará US$10.000 millones al Fondo Monetario Internacional.

Luiz Inácio Lula da Silva, presidente de Brasil

Lula espera poder influenciar en una posible reforma del FMI.

El presidente brasileño, Luiz Inácio Lula da Silva, dijo que espera que mediante este préstamo, su país logre influir en una posible reforma del organismo.

“Eso nos da la autoridad moral para seguir presionando para que se hagan cambios que son necesarios en el FMI”, expresó Lula a la agencia de noticias Reuters.

“Brasil no puede ser dejado fuera”, agregó el mandatario.

El préstamo del país sudamericano al FMI se hará mediante la compra de bonos emitidos por el organismo.

Según Valeria Perasso, corresponsal de BBC Mundo en el Cono Sur, en una entrevista colectiva en Brasilia, el titular de Hacienda, Segundo Mantega, celebró que su país haya alcanzado la solidez necesaria para pasar de solicitar préstamos del FMI a convertirse ahora en su acreedor.

Mantega señaló que de esta manera Brasil recuperó la modalidad de los Derechos Especiales en Retirada, que ya estaba contemplada por el organismo de crédito internacional, y la utilizará para “ayudar a otros países en crisis”.

Los intereses que pagará el FMI por los préstamos brasileños aún deberán ser decididos por la dirección del organismo, aunque Brasil ya anticipó que no espera que el rendimiento sea muy alto.

Aportes BRIC

Con la medida, Brasil se une a otras grandes economías emergentes que también contribuirán al FMI.

China ha prometido US$40.000 millones para la entidad y Rusia acordó entregar US$10.000 millones.

Eso nos da la autoridad moral para seguir presionando por cambios que son necesarios en el FMI

Luiz Inácio Lula da Silva

Además, Lula se reunirá la próxima semana con sus homólogos de Rusia, India y China -las llamadas naciones BRIC- para debatir sobre cómo incrementar su influencia en organizaciones multilaterales como el FMI y Naciones Unidas.

Con las naciones BRIC representando actualmente cerca del 22% de la economía mundial, el presidente brasileño opinó que es el momento de que las instituciones multilaterales reflejen ese dato.

“La buena noticia es que los (países) ricos entraron en crisis y que los emergentes están haciendo una gran contribución para salvar la economía y consecuentemente salvar a los países ricos”, declaró el presidente brasileño a Reuters.

Liderazgo brasileño

La decisión de prestar al FMI fue bien recibida por el director gerente del organismo, Dominique Strauss-Kahn, quien dijo que la medida muestra el liderazgo de Brasil entre los países emergentes.

Dominique Strauss-Kahn, director gerente del FMI

Strauss-Kahn dijo que el préstamo de Brasil contribuirá a reforzar los recursos del FMI.

Strauss-Kahn consideró que los fondos que prestará la nación sudamericana contribuirán a reforzar los recursos del FMI para ayudar a los países miembros a superar la crisis económica global.

“Una vez más Brasil ha reafirmado su papel importante como una de las economías emergentes líderes” en el mundo, agregó el director gerente del organismo en un comunicado.

El anuncio del préstamo brasileño se produjo horas después de que se dieran a conocer cifras que revelan que el Producto Interno Bruto (PIB) brasileño se contrajo un 0,8% en el primer trimestre del año con respecto al cuarto trimestre de 2008, lo que confirma que el país entró en recesión técnica, ya que registró dos trimestres consecutivos de caída del PIB.

Pero, a pesar de esos datos negativos, algunos analistas coinciden que la economía brasileña está en proceso de recuperación.

Los BRIC quieren mayor poder

Cumbre del G-20

Los países del BRIC -Brasil, Rusia, India y China- son un componente importante dentro del G-20.

Los llamados países del BRIC -Brasil, Rusia, India y China- llegan a la cumbre del G-20 demandando mayor influencia en el sistema económico mundial, pero ¿qué tanto podrán influir en las decisiones que se tomen?.

El sólo hecho de que las discusiones para buscar una solución a la crisis se estén ventilando en un foro como el G-20 y no sólo en el marco del G-7 -que incluye a los siete países más industrializados- es interpretado como una señal del papel crucial que tienen las naciones emergentes en este momento.

“Ya no se puede ignorar su voz”, dijo a BBC Mundo Federico Steinberg, economista en jefe del Real Instituto Elcano de Madrid.

“Estamos en un mundo en el cual si China, India, Brasil y Rusia no participan activamente, cualquier decision que se tome no será legítima desde el punto de vista internacional”, agrega.

Razones económicas

Brasil, es uno de los países que más énfasis ha puesto al BRIC

El presidente de Brasil, Lula da Silva

Brasil, es uno de los países que más énfasis ha puesto al BRIC

Pero no se trata sólo de otorgar legitimidad a las decisiones, destaca Alfredo coutinho, economista jefe para América Latina de la calificadora de riesgo Moody´s, en Pensylvania.

Coutinho destaca que a pesar de que los países del BRIC han sido golpeados por la crisis, existe la posibilidad de que no entren en recesión, como el resto del mundo.

“China aún continúa creciendo a tasas del 6%, Brasil informa de crecimientos por encima del 1% y esto a más de un año de que la economía estadounidense entró en recesión”, resalta el analista.

Esto, además de que esas economías no presentan desequilibrios, lleva a Coutinho a plantear que “serán estos países emergentes fuertes los que liderarán la recuperación económica mundial”.

Sin embargo, otros economistas han advertido que si la demanda en los países ricos continúa cayendo, China, Brasil y otros países corren el riesgo de sufrir una recesión.

Y aunque las cifras macroeconómicas hablan bien del comportamiento económico de los países del BRIC, en China, veinte millones de personas han perdido sus empleos en los últimos meses, mientras que el Banco Mundial pronostica que la economía rusa se contraerá en un 4,5%.

Lo que es innegable es que “hoy en día estas economías tienen un peso muy importante en la economía y el comercio mundial y sin ellos no hay solución a la crisis, además de que pueden contribuir a sacar de la crisis a los países desarrollados”, dice Federico Steinberg.

Los reclamos

Las naciones del BRIC demandan, en primer lugar, que se evite el proteccionismo en los países desarrollados. ¿Qué tanto serán escuchados?, aún es una pregunta abierta.

El presidente chino, Hu Jintao

China propone dejar el patrón dólar.

De hecho, analistas económicos advierten que muchas de las naciones que componen el G-20 podrían adoptar o están adoptando medidas que podrían considerarse proteccionistas, a pesar de expresar su compromiso con el libre comercio. Un ejemplo, es la cláusula de “compre estadounidense” en el paquete de estímulo fiscal que lanzó recientemente el gobierno de Barack Obama.

Por otra parte, los países del BRIC reclaman una mayor cuota de poder en las decisiones de organismos financieros multilaterales como el Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial. En específico piden una reforma del sistema de cuotas y votación.

De hecho, a inicios de marzo de este año, organismos financieros como el Comité de Basilea para la Supervisión Bancaria y el Foro de Estabilidad Financiera expandieron su membresía para incluir a estas naciones.

En un comunicado conjunto emitido días antes de la Cumbre del G-20, los BRIC saludaron la decisión, pero destacaron que se necesita hacer mucho más para garantizar representatividad en los organismos multilaterales.

Pero estos países emergentes también se han pronunciado a favor de que el FMI adopte políticas más flexibles a la hora de prestar dinero. En otras palabras, menos condicionalidades, un punto en el que parece poco probable que obtengan el apoyo de los países ricos.

Los BRIC también se han unido a las voces que reclaman una mayor supervisión de los “hedge funds” y el sistema financiero en general.

En los días previos a la cumbre, China se pronunció además a favor de una nueva moneda mundial que sustituya al dólar. Y unos días después, el presidente de Rusia, Dmitry Medvedev indicó que la cumbre del G-20 debería tratar el tema.

Estados Unidos, por supuesto, rechazó de plano la idea, y aunque cada vez hay más voces que se pronuncian a favor de esta medida, no parece que estará dentro de las prioridades del G-20.

La lista de reclamos de los BRIC no es completamente nueva, pero lo cierto es que la crisis le ha dado un papel prominente a estas naciones y más que en ninguna otra ocasión la cumbre del G-20 muestra que en este momento es difícil ignorar su voz.

“El BRIC superará al G7 en dos décadas”

Redacción

BBC Mundo

Limpiavidrios chino en Pekín

El crecimiento acelerado podría convertir a los países del BRIC en potencias económicas y políticas.

El bloque integrado por Brasil, Rusia, India y China, conocido por sus siglas BRIC, va a rebasar en dos décadas a las economías más ricas del planeta, señala el analista británico que inventó el concepto del nuevo bloque en 2001.

De acuerdo con las proyecciones revisadas del economista Jim O’Neill, director del área de investigación económica de Goldman Sachs, la economía de China va a superar a la de Estados Unidos en el año 2027, poniendo al BRIC por encima del G7.

“Se llegará a eso 10 años antes de lo que se pensaba cuando empezamos a analizar el tema”, escribió O’Neill en un comentario reciente en el sitio de internet del banco de inversiones.

El cambio en las proyecciones del economista británico podría ocurrir incluso más pronto, principalmente, debido al crecimiento de China, que durante los últimos dos años ha sido muy superior a lo esperado por O’Neill cuando trazó los primeros escenarios.

Este grupo apunta a una transferencia de poder y de dinero de los viejos países desarrollados hacia las nuevas naciones emergentes

Riordan Roett, director del programa de las Américas de la Universidad de Hopkins

En la nueva proyección, China e India crecerán en una media de 5,2% y 6,3%, respectivamente, entre 2011 y 2050.

En 2027, el supuesto año del viraje, la economía de China se colocaría en el primer lugar de las economías del planeta, por encima de Estados Unidos.

“Sólo Brasil va a necesitar crecer con más fuerza”, destacó, al referirse a la proyección de un crecimiento medio de 4,3% entre 2011 y 2050.

La expectativa para Rusia es más modesta: 2,8% en el mismo lapso.

En el escenario se prevé que el G7, por otro lado, tendrá un crecimiento medio de sólo 1,6% entre 2011 y 2050.

El nivel del vida

Con todo, los trillones de dólares extra en las economías de los países emergentes no van a significar que esos países alcancen los patrones de vida considerados de Primer Mundo.

O’Neill fue quien creó el concepto del nuevo bloque “BRIC” en 2001.

A pesar de que juntos, por el volumen combinado del PIB, tienen el potencial de superar al G7, el único país que podría llegar cerca de los niveles de riqueza de los países desarrollados es Rusia, advirtió el analista.

Las proyecciones trazadas por O’Neill en sus estudio de 2001 continúan recibiendo críticas de varios lados. Muchos cuestionan el caracter artificial de un concepto que aglutina a países tan distintos en el campo político y social y hasta en el mismo modelo económico. Otros cuestionan la exclusión de hecho de otras naciones emergentes como Sudáfrica, México y Turquía.

Hay quienes destacan que los países del BRIC sólo se están beneficiando del verdadero fenómeno de este siglo: la emergencia de China como potencia económica.

La economía china tiene el mismo tamaño de los otros tres países del BRIC, y la brecha tiende a aumentar.

Nuevo poder

El hecho es que el concepto ganó fuerza y el BRIC está por convertirse en una cúpula de jefes de Estado con posibilidad de transformar la estructura de poder mundial.

Manmohan Singh, Dmitry Medvedev, Hu Jintao y Luiz Inácio Lula da Silva, durante el encuentro del G8 em Japón, en 2008 (Cortesia/Presidencia da Rusia)

¿Futuras potencias mundiales?

Esa es la opinión de Riordan Roett, director del programa de las Américas de la Universidad de Hopkins, en Washington, quien habló con la BBC.

“Lo que estamos viendo es el ascenso de un grupo de actores que, en conjunto, tendrán un papel protagónico en diversos momentos, como lo hicieron en Londres, en la reunión del G20″, comentó Roett.

“Este grupo apunta a una transferencia de poder y de dinero de los viejos países desarrollados hacia las nuevas naciones emergentes”.

Según Roett, los viejos acuerdos intenacionales establecidos por las grandes potencias, como el de Bretton Woods, que dio origen al FMI y al Banco Mundial, en 1944, “están muertos”.

 

 

 

Gran Bretaña admite el nuevo orden “multipolar”


Gran Bretaña admite el nuevo orden “multipolar”

Autor: Alfredo Jalife-Rahme *
31 JULIO 2011

No es poca cosa que la principal potencia colonial de los siglos XVIII, XIX y principios del XX, en la voz de su parlamentario y al mismo tiempo ministro de Estado y de la Oficina Foránea y del Commonwealth, Jeremy Browne, haya admitido a regañadientes ?durante una conferencia magistral recientemente dictada en Londres el 20 de julio?, el nuevo orden “multipolar” al que se debe ajustar Gran Bretaña si no desea pasar a la irrelevancia.

 

La conferencia de Jeremy Browne fue celebrada en Chatham House, un centro de pensamiento considerado el bastión intelectual de la política exterior de Gran Bretaña, hoy en franca decadencia debido a sus excesos financieristas y su gigantesca deuda a imagen y semejanza de su otro socio anglosajón al otro lado del Atlántico.

Para quien escribe esto no hay nada nuevo que descubrir cuando lo he estado divulgando en todos los multimedia a los que tengo acceso (mejor dicho, donde no me censuran, en especial los socios de los inmundos multimedia de la tripleta Murdoch-Rothschild-Soros (La Jornada, Bajo la Lupa, 24 julio 2011), desde hace bastante tiempo, dicho sea con humildad de rigor, lo cual sinteticé en mi reciente libro cuyo título lo dice todo: El Híbrido Mundo Multipolar: Un Enfoque Multidimensional (Orfila Editores. México. 2011).

El título de la conferencia del británico Jeremy Browne fue sugerentemente  persuasivo: “Navengando en el nuevo orden: Gran Bretaña y los poderes emergentes”.

De entrada expone “tres propuestas directas”:1. “Vivimos una revolución (¡súper-sic!) del orden global”; 2. “Gran Bretaña no debe automáticamente temer (sic) esta revolución”; y 3. Gran Bretaña debe ajustarse a su impacto.

Se trata de “un cambio global trascendental” que se escenifica con “dos revoluciones (sic) de proporciones sísmicas”:1. “La Primavera Árabe” que “supera históricamente al 11 de septiembre en lo que va del siglo” (nota: que apenas lleva 11 años) y; 2. “la revolución de los poderes emergentes, (…) menos visible (sic), de fuego lento, pero más profundo”.

Llama la atención que no haya usado el terminajo “financierista” de “mercados (sic) emergentes”, en el país que inventó el pernicioso neoliberalismo global desde la ya muy vista “mano invisible” de Adam Smith, y en su lugar haya expuesto más correctamente a los “poderes (sic) emergentes” de cuya “revolución” se está “alerta en forma subliminal” y que no se nota en la cotidianeidad, como el proceso del envejecimiento biológico que es “constante, implacable y muy real”.

Jeremy Browne no se atreve a pronunciar el ascenso irresistible de los países Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica (BRICS), los cuales, a mi juicio, son los verdaderos “poderes emergentes” (les podemos sumar Turquía e Irán), independientemente de los gustos y deseos de la política exterior de Gran Bretaña que omite mezquinamente a Rusia y a Sudáfrica (su despreciada antigua colonia).

Jeremy Browne cita fugazmente a sus poderes emergentes: Latinoamérica (¡súper-sic!), China, el Sureste Asiático e India.

Con el fin de demostrar “el cambio profundo del orden mundial” y “la naturaleza dramática de su revolución” divulga tres extractos supuestamente “secretos de la embajada británica en Beijing”:

1. “Antes de 1988 China no tenía carreteras (sic). A finales de 2010, habrá construido 74 mil kilómetros (la segunda red más grande del mundo)”.

2. “China tiene más de 8 mil kilómetros de rieles de tren de alta velocidad, que representan más que el resto del mundo en conjunto. A finales del 2012 China tendrá 13 mil kilómetros de rieles de tren”.

3. “El crecimiento económico y el inmenso progreso industrial significa que la generación presente de chinos goza una vida radicalmente transformada en comparación con la de sus padres y abuelos. Por ejemplo: entre 1949 y 1979 un total de 280 mil chinos viajaron al extranjero, mientras que el año pasado lo hicieron 57 millones de chinos”.

Los datos “asombrosos” de China son “replicados por India, en otros lados de Asia, y en varias partes de Latinoamérica”.

Considera que en 2050 “China, India, Brasil, México (¡súper-sic!) e Indonesia se ubicarán entre las diez primeras economías del mundo”.

Por lo visto, Jeremy Browne se asombra solo y no está muy actualizado: China, India y Brasil ya se encuentran desde hace mucho entre las diez primeras potencias (sin olvidar a Rusia que nunca cita).

México antes de su funesta adopción del neoliberalismo global era ya la séptima potencia industrial mundial (antes de De la Madrid), y pese a dos aciagos sexenios del panismo (Fox y Calderón) que nunca debió haber gobernado (porque no sabe), sumados a tres sexenios neoliberales del priísmo (De la Madrid, Salinas y Zedillo, es decir, de priístas empanizados y/opanistas crípticos, si se prefiere ) ?¡un total de 30 años desperdiciados!?. El país azteca tiene salvación y redención ?sino lo balcaniza antes Estados Unidos?, siempre y cuando abandone el pernicioso neoliberalismo global y siga los pasos ejemplares de Lula.

Con todo y los cataclismos neoliberales tanto del Partido Acción Nacional (PAN) como del Partido Revolucionario Institucional (PRI), sin dejar de lado a sus asociados errantes del Partido de la Revolución Democrática (PRD), México hoy está batallando para conservar el onceavo lugar del Producto Interno Bruto (PIB) global, (datos de 2010, según el Fondo Monetario Internacional).Así que Jeremy Browne no le hace ningún favor estadístico a México al hacerlo esperar otros 40años, cuando con un sensato sexenio puede acceder en cualquier momento al décimo lugar.

Tampoco Indonesia, que hoy se ubica en el quinceavo lugar del PIB mundial, va a esperar tanto para participar en la nueva arquitectura del poder global.

Jeremy Browne indica que la nueva realidad “multipolar” lo representa el movimiento del G-8 al G-20 (donde, por cierto, brillan intensamente los BRICS).

Da el ejemplo, sin duda plausible, del ascenso de Sud-Corea (territorio exiguo sin recursos naturales, con alrededor de 50 millones de habitantes que ocupa el doceavo lugar de PIB global con incursiones destacadas en la tecnología electrónica y nuclear), que no es por nada siempre señalé, sobre todo, en su comparación con el bajo desempeño de México durante su aciago experimento neoliberal.

México representaba el doble del PIB per capita de Sud-Corea antes del inicio del experimento neoliberal con Miguel de la Madrid Hurtado (seguido por Salinas, Zedillo, Fox y Calderón), ¡hace ya casi 30 años! Hoy Sud-Corea exhibe el doble per capita del “México neoliberal”.

Es decir, con los neoliberales de camuflaje del PRI y los verdaderos fundamentalistas del PAN en treinta años Sud-Corea, sin recursos primarios y en un exiguo territorio, superó cuatro veces (en el PIB per capita) al “México neoliberal”.

Jeremy Browne se extravía en pleitos primitivos contra Corea del Norte e Irán, y luego evoca las cartas mayores de Gran Bretaña con un indiscutible “historial global”, que debe seguir promoviendo, como “nación isleña” que es, el “libre mercado” que maneja como nadie. Es decir, el libre mercado neoliberal geopolítica y geoeconómicamente es consubstancial al alma británica.

Entre las cartas principales de Gran Bretaña ?como sede de la “revolución industrial”, del colonialismo territorial y su neocolonialismo financiero (ostenta la mayor plaza financiera del mundo en la ciudad)?, Jeremy Browne evoca el poderío global de sus multimedias: The Financial Times,  The Economist y la Corporación Británica de Radiodifusión (BBC), que en conjunto hacen que Londres “encabece el debate en el mundo”, además de sus prestigiadas universidades Oxford, Cambridge y la Universidad de Londres (me llama la atención que no haya citado a la London School of Economics, la cual, por cierto, financiaba el hijo de Muamar Gadafi a quien hoy está bombardeando en su feudo tripolitano), que hacen que “Gran Bretaña configure (¡súper-sic!) la cultura, la música, y la moda (sic) en el mundo”.

Alardea, no sin justificación, que Gran Bretaña ostenta “el mayor número de Premios Nobel” después de Estados Unidos.

Lo más relevante: admite que “nunca el mundo había estado tan interconectado”, lo cual es cierto, y que “nunca había estado a punto de ser tan multipolar”, lo cual es muy discutible ya que la “multipolaridad” ha sido la constante euroasiática desde el túnel ¿inicio? de los tiempos.

Lo que más me llamó la atención es que “nunca” cita la decadencia de Estados Unidos, ni siquiera si Londres seguirá su otrora “relación especial” con Washington en el incipiente nuevo orden “multipolar”, al que las elites gubernamentales y empresariales en Gran Bretaña se están ajustando y pretenden acomodarse sin su viejo aliado transatlántico. ¡Llegó la era de los BRICS!

*Catedrático de geopolítica y negocios internacionales en la Universidad Nacional Autónoma de México

Fuente: Contralínea 244 / 31 de julio de 2011

BRICS. EL NUEVO PODER ECONOMICO MUNDIAL


Las fantasías sobre la influencia de BRICS se hacen realidad

Tema de actualidad: Cumbre del Grupo BRICS en China

Fiodor Lukiánov

Fiodor Lukiánov

© RIA Novosti.

12:00 14/04/2011
Fiodor Lukiánov*, para RIA Novosti

El 14 de abril en la ciudad de Sanya, en la isla china de Hainan, tuvo lugar la tercera cumbre de los grandes países emergentes, denominados hasta hace poco
BRIC (Brasil, Rusia, India, China).

A diferencia de las reuniones anteriores, en  Rusia y Brasil, ésta se llamará BRICS, por contar con un miembro más, Sudáfrica. Sin embargo, esta
innovación no cambia la actitud hacia el grupo en el mundo que no deja de preguntarse qué pueden tener en común los países tan distanciados geográficamente y tan diferentes cultural y
políticamente.

El grupo BRICS no tiene análogos en la historia de la política mundial rica en ejemplos de nacimiento y desarrollo de diferentes institutos
internacionales.

El equipo de economistas de Goldman Sachs, encabezado por Jim O’Neill, inventó en 2003 la sigla BRIC para atraer la atención a los mercados emergentes,
augurando que ese grupo iría representando una proporción cada vez mayor del crecimiento mundial.

En realidad, la sigla empezó a vivir su propia vida creciendo y desarrollándose, es decir cumplió con las expectativas de su inventor.

A raíz de la crisis financiera que mostró la diferencia existente en el desarrollo económico entre los miembros de los BRIC, los escépticos no dudaron que
este grupo no formal estaba a punto de colapsar.

Además, en el Occidente se preguntaron por qué Rusia, un país que vive de sus materias primas y con perspectivas muy vagas, figuraba entre los “líderes del
futuro”.

Es verdad que Rusia es diferente. Pero no sólo por tener tasas de crecimiento muy inferiores a las de China y de India. En el curso de los últimos 20 años,
Brasil, India, China y Sudáfrica iban subiendo poco a poco, cada uno experimentando sus propios fracasos y éxitos.

Rusia, entre tanto, hace 20 años se enfrentó con un decaimiento sin precedentes, luego empezó a restablecerse pero por ahora no es firme en su crecimiento. Al
mismo tiempo, incluso tras el colapso de la URSS, Rusia jamás ha bajado hasta el nivel del “tercer mundo”.

Más bien, los problemas que tenía eran muy diferentes de los que van combatiendo  los demás miembros de los BRICS, aunque ahora superen a Rusia por las
tasas de su crecimiento económico.

Los que pongan en tela de juicio el lugar de Rusia entre los líderes del futuro verán el grupo como lo vieron al principio del milenio los banqueros
estadounidenses, desde el punto de vista de las perspectivas económicas.

Pero hoy BRICS está centrado más en los aspectos políticos, lo que refleja la necesidad objetiva de un mundo más diversificado y menos  orientado hacia
occidente.

Precisamente en ello hizo hincapié uno de estos días el ministro de Asuntos Exteriores ruso, Serguei Lavrov, diciendo que, en primer lugar, el BRICS es una
unión geopolítica.

Llama atención el hecho de que todos los viejos miembros de los BRICS coincidieron en su postura hacia la resolución sobre Libia absteniéndose a la hora de
votar en el Consejo de Seguridad de la ONU.

Sólo Sudáfrica apoyó la coalición occidental.

Existen causas objetivas del creciente interés hacia el BRICS.

La primera es la existente sensación de que el sistema de institutos mundiales no corresponde a los procesos reales de siglo XXI, y las reformas que se
proponen no van más allá de las palabras.

Es cierto que estos cinco países son muy diferentes y a menudo sus posturas no coinciden. Pero son unánimes en lo principal: cada uno de los cinco está
descontento con su posición presente, por sus propias razones.

El mundo multipolar exige formatos diferentes de los que existieron en el mundo bipolar de la época de la Guerra Fría. Pero en esencia, éstos no han
cambiado.

Por eso en las declaraciones del BRICS se puede encontrar dudas acerca de la legitimidad del sistema existente.  Sin embargo, sería utópico esperar, por
ejemplo, que cambie la composición del Consejo de Seguridad de la ONU que refleja la situación del año 1945: los miembros permanentes (dos de ellos, Rusia y China,  del grupo BRIC) no
querrán compartir sus privilegios con nadie.

La segunda causa es que ya es hora de buscar enfoques realmente nuevos para la resolución de problemas globales. Cada uno de los cinco países miembros cree
que ahora el mundo en este sentido está representado por el Occidente sólo, lo que no corresponde a la distribución de fuerzas económica e incluso política de hoy e impide la búsqueda de
resoluciones nuevas que puedan ser encontradas sólo de aumentar el número de los participantes de la discusión.

En fin, todos los miembros de BRICS entienden que actuando en el marco de las estructuras existentes no lograrán aumentar su propio peso e influencia en el
escenario mundial.

Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica están buscando maneras de afianzar sus posiciones a la hora de  formarse un mundo nuevo con nueva distribución de
fuerzas, poderes y privilegios.

El hecho de que juntos representen todas las partes importantes del mundo, será un considerable argumento a favor de ellos.

BRICS son no sólo estados emergentes que se desarrollan a ritmos acelerados, son “polos” principales del mundo multipolar. Por eso sería erróneo considerar el
grupo juzgando sólo por los índices económicos.

Para Rusia, que desde 1991 no ha logrado  adquirir una identidad en la política exterior, la idea de la formación de BRICS fue muy oportuna.

Representó el formato más apropiado para corregir la dirección de la política exterior, para recordar al mundo que el país tiene peso a nivel global, aunque
reducido después de la desintegración de la URSS, y para mostrar que está junto con los países líderes en las tasas y la calidad del crecimiento económico.

Y todo ello, sin entrar en conflicto ninguno, porque los miembros del grupo descartan que su organización sea formada como contrapeso a cualquier otra fuerza.
A pesar de ello, en EEUU creen que el BRICS es una estructura destinada a debilitar el papel de Washington.

Los países del BRICS nunca lo han puesto sobre la mesa de discusiones. Tanto más que tienen relaciones de interdependencia estrecha con Estados Unidos: la
económica (para China, India, Brasil) o la política (para Rusia).

Sin embargo, digan lo que digan los representantes del grupo, es cierto que es un sistema internacional cerrado cuya influencia puede crecer sólo a costa de
cierta reducción de la influencia del Occidente.

Las nuevas potencias económicas necesitan cada vez menos de Occidente

Saira Syed

BBC

Este jueves China es anfitriona de la tercera cumbre del llamado grupo de los BRICS (correspondiente a las iniciales de Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica), justo cuando ella y otras
economías emergentes están impulsando el crecimiento global.

Cumbre BRIC en Hainan

Las principales economías emrgentes se han convertido en el motor del crecimiento mundial

En meses recientes su poder económico ha ido en paralelo con el crecimiento de su influencia política. Las cuatro naciones forman parte del G20, el grupo de las 20 mayores economías del
mundo.

Los BRICS se recuperaron rápidamente de la crisis financiera global de 2008, demostrando que no eran tan vulnerables a una caída en Estados Unidos y Europa.

En vista de los problemas económicos que sigue enfrentando el mundo desarrollado, estas naciones están dirigiéndose en busca de negocios a sus contrapartes del BRICS y a otras economías
emergentes más pequeñas.

Brasil

Tradicionalmente Brasil ha exportado materias primas y minerales a EE.UU. y Europa, pero la demanda china está cambiando la ecuación para la agricultura brasileña.

En particular, la industria de la soya ha mostrado un rápido crecimiento para satisfacer la demanda de la población china.

El año pasado China desplazó a EE.UU. como el principal socio comercial de Brasil, con US$56.000 millones en intercambio bilateral.

“China ha sido muy pragmática en vincularse con Africa y América Latina para asegurar fuentes de recursos y al mismo tiempo crear mercados para sus propias
exportaciones.”

Taimur Baig, economista Deutsche Bank

Mas allá de las materias primas, Brasil ha encontrado un mercado en China para algunos de sus productos manufacturados.

Esta semana la presidenta brasileña, Dilma Rousseff, firmó un acuerdo para que Embraer, el tercer mayor fabricante de aviones del mundo, venda a aerolíneas chinas, aprovechándose de la
rápida expansión del mercado aéreo del gigante asiático.

Rusia

Aunque China puede ser el mayor consumidor del mundo, Rusia es el mayor productor mundial de muchas materias primas. Sin embargo, el destino de esas exportaciones ha cambiado
dramáticamente en los últimos 10 años.

El comercio con Asia se ha incrementado a expensas de los negocios con EE.UU. y los antiguos países de la Unión Soviética, al punto que China es ahora el mayor socio comercial de Rusia,
por delante de Alemania.

“Ambos necesitan el uno del otro para alimentar el crecimiento económico. China establece el precio de muchos de los recursos naturales mundiales a través de la demanda y Rusia lo hace a
través del suministro”, dijo Roland Nash, analista de Verno Investments Research de Moscú.

India

trabajadora textil china

Los chinos desarrollan industrias de alto valor tecnológico, mantiendiendo su supremacia en otras como textiles

India es líder global como proveedor de servicios, al punto que practicamente inventó la industria deloutsourcing.

A diferencia de Rusia o Brasil, que han edificado sus economías sobre la base de la exportación de materias primas, India se ha centrado en el desarrollo de su gente.

Pero no ha podido convertirse un productor industrial en masa como los otros países BRICS, y como resultado todavía importa muchos productos manufacturados desde China.

Esto significa que aunque China es el mayor socio comercial de India, los indios acumulan un importante déficit comercial con los chinos.

China

China se ha reinventado a sí misma y ahora es una productora masiva de productos de alta tecnología, incluyendo semiconductores y paneles solares.

Todavía sigue siendo un inmenso productor en industrias de bajo costo y alto valor, como ropas y textiles.

“Las manufacturas de bajo costo están intensamente vinculadas al componente de la mano de obra, si este empieza a subir, entonces muchas firmas buscarán alternativas más baratas, como
Vietnam”, dijo Damian Tobin, de la Escuela de Estudios Africanos y Orientales de la Universidad de Londres.

El año pasado China ganó contratos para construir trenes de alta velocidad en varias partes del mundo, después de convertirse en líder global de la industria. Ahora es sede del tren más
rápido del mundo.

Esta semana Brasil dijo que permitiría que compañías chinas compitan en un proyecto de tren de alta velocidad.

Sin voz única

dilma rousseuff y hu hintao

Pese los gestos cordiales, China y Brasil tienen importantes diferencias

Los cuatro países BRICS están unidos en su avidez por materias primas para alimentar su rápido desarrollo. China ha marcado el camino buscando recursos por todo el planeta, pero ha sido
seguida por Brasil, Rusia e India.

“China ha sido muy pragmática en vincularse con Africa y América Latina, para asegurar fuentes de recursos y al mismo tiempo en crear mercados para sus propias exportaciones” dijo Taimur
Baig, economista jefe del Deutsche Bank en Singapur.

Pero no significa que estén de acuerdo en todo. Brasil e India han expresado su preocupación por el influjo de productos baratos chinos en sus mercados, desatando un debate sobre el valor
del yuan, la moneda china.

Muchos analistas concuerdan en que darles un acrónimo a estos países no significa que actuarán al unísono en la escena global, porque aunque reduzcan su dependencia de las economías
desarrolladas todavía necesitan trabajar con ellas.

Dagong, China y la guerra de las agencias crediticias

Marcelo Justo

BBC Mundo

Yuanes y dólares: la otra cara de la guerra de las agencias

Las agencias de crédito, titiriteros invisibles de las finanzas mundiales, tienen una nueva sombra: Dagong.

La agencia calificadora de riesgo china busca disputarle a las estadounidenses Moody, Standard and Poor (S&P)y Fitch su hegemonía a la hora de dictaminar qué gobiernos y empresas son dignos de crédito.

En su último informe Dagong no dudó en bajarle la calificación a Estados Unidos, mejorar la de varios países latinoamericanos y endurecerse con los países periféricos de la eurozona.

Mientras que para Moody o Standard and Poor EE.UU. tiene una calificación de deuda de máxima garantía y riesgo mínimo que le facilita financiarse en los mercados a bajas tasas de interés, Dagong redujo la calificación de AA a A debido a la expansión monetaria decidida por la Reserva Federal estadounidense.

El director de la agencia Guan Jianzhong señaló a BBC Mundo que la capacidad de generar crecimiento económico es central en su calificación.

“Para nosotros lo fundamental es la capacidad de generar riqueza de un país en un momento dado. Esto es diferente a la evaluación de las agencias occidentales que se basa en la capacidad de un país de financiar su deuda”, señaló a BBC Mundo Guan Jianzhong.

Los gobiernos – la llamada deuda soberana – son los principales clientes del mercado de capitales, absorviendo un 62% de los préstamos, por valor de unos US$8 billones.

Y las agencias son clave. De su calificación dependerá el interés que paguen los gobiernos.

La guerra de las agencias

La creciente presencia en el escenario crediticio internacional de Dagong se da en el marco de una fuerte tensión entre la eurozona y las tres agencias crediticias estadounidenses.

En las últimas semanas esta tensión ha explotado con las intervenciones de las agencias poco antes que países de la eurozona salieran a los mercados de capital a pedir financiamiento.

Países que Dagong califica más alto que agencias occidentales

Pais Dagong Moody´s S&P Ficht
China AA+ A1 A+ AA-
Arabia Saudita AA Aa3 AA- AA-
Rusia A Baa1 BBB+ BBB
Brasil A- Baa3 BBB+ BBB-
India BBB Baa3 BBB- BBB-
Venezuela BB+ B+
Argentina B B3 B- B-

Este marzo, el primer ministro de Luxemburgo y jefe de ministros de economía de la eurozona, Jean ClaudeJuncker, criticó la rebaja de la calificación crediticia que Moody aplicó a la deuda soberana de España horas antes de que el Banco de España diera a conocer sus necesidades de financiamiento.

En un sentido similar se pronunció el ministro de Finanzas de Grecia, George Papaconstantinou, quien acusó a las agencias crediticias de “falta de transparencia” por reducir la calificación de deuda griega a B1 (inversión altamente especulativa, es decir, sin garantía de pago).

Nadie olvida que las agencias crediticias otorgaron la calificación de triple A – una especie de garantía de riesgo 0 de cesación de pagos – a cientos de miles de millones de dólares de títulos de hipotecas subprime que terminaron siendo los activos tóxicos (deudas incobrables) que dispararon el estallido financiero de 2008.

Agregándose a la ola de críticas, el director de Dagong señaló a BBC Mundo que las agencias tienen una agenda ideológica.

“Las agencias estadounidenses están muy politizadas y siguen una visión muy ideológica que no se ajusta a criterios científicos”, señaló Guan Jianzhong.

Por su parte, Jean-Claude Juncker, se mostró a favor de la creación de una agencia de medición de riesgos europea.

Disparen sobre Dagong

A pesar de que Dagong es una compañía privada, los críticos la acusan de ser un instrumento político del gobierno chino.

Guan Jianzhong: el criterio central de Dagong es el crecimiento económico

“La percepción generalizada en el mercado es que hay un riesgo de que la agencia china esté actuando políticamente más que suministrando un análisis político”, indicó a Bloomberg Ian Lyngen un estrategia de Bonos de CRT Capital Group LLC.

Este criterio político podría percibirse en la decisión de otorgar a China la máxima calificación crediticia, a diferencia de las agencias estadounidenses.

Por otro lado Dagong no dudó este mes en bajar la nota crediticia a Portugal, país al que China prometió apoyo económico a fines del año pasado.

En todo caso, el criterio usado por Dagong se ajusta mejor a los países en desarrollo – convertidos hoy en un motor económico global – que a los desarrollados, agobiados por su gigantesca deuda y déficit fiscal.

Según Dagong, América Latina seguirá creciendo gracias a la demanda y la inversión, liderados por Brasil que se beneficiará por la organización de los juegos olímpicos en 2012 y el mundial de fútbol en 2014.

Esto no quiere decir que la región esté exenta de problemas, como señaló a BBC Mundo el director de Dagong.

“La presencia de dinero caliente, la misma dinámica del crecimiento y el impacto de los precios de los productos primarios son amenazas a este crecimiento”, señaló.

http://www.bbc.co.uk/mundo/noticias/2011/03/110328_china_agencias_credito_economia_mj.shtml

Mantega critica la “injusta distribución” del coste del ajuste en Europa

22:53h | Agencia EFE

Washington.- El ministro de Hacienda brasileño, Guido Mantega, dijo hoy que el intento de evitar una reestructuración de la deuda en Europa ha llevado a una “injusta distribución” de los costes del ajuste.

Mantega critica la "injusta distribución" del coste del ajuste en Europa

Los programas del FMI y la UE para países de ese continente han involucrado un “draconiano ajuste fiscal”, señaló el ministro de Hacienda brasileño, Guido Mantega. EFE/Archivo

Washington.- El ministro de Hacienda brasileño, Guido Mantega, dijo hoy que el intento de evitar una reestructuración de la deuda en Europa ha llevado a una “injusta distribución” de los costes del ajuste.

Los programas del Fondo Monetario Internacional (FMI) y la Unión Europea para países europeos han involucrado un “draconiano ajuste fiscal”, señaló Mantega ante el Comité Monetario y Financiero Internacional (IMFC), el principal órgano ejecutivo del organismo.

Subrayó que esos programas han fracasado “a menudo” a la hora de reducir el endeudamiento público y las vulnerabilidades en el terreno económico y financiero.

“Resta por ver si los actuales esfuerzos para evitar el contagio en los países periféricos de la zona euro tendrán éxito”, señaló Mantega, quien añadió que “mientras tanto, los ciudadanos están obligados a soportar la carga de la crisis”.

Mantega indicó como “igualmente preocupante” que las economías avanzadas intenten “salir de la crisis a través de la exportación de sus difíciles situaciones económicas”.

“Las políticas monetarias ultraexpansivas de los países avanzados son el principal disparador de los males económicos de hoy”, agregó el ministro brasileño.

Por ello, subrayó como “legítimas” las medidas de “defensa propia” adoptadas por los países receptores de flujos, entre las que incluyó los controles de capital, ante “las presiones inflacionarias de las materias primas y la apreciación de las monedas”.

Mantega citó a Brasil y Colombia como ejemplos de países que están “sufriendo el impacto adverso de la apreciación de sus monedas en su competitividad externa”.

“Estos países ya están soportando más de lo que les corresponde en el llamado proceso de reequilibrio global. No pueden aceptar mayores apreciaciones de sus divisas”, aseguró.

Por ello, enfatizó que los gobiernos “deben tener flexibilidad y discreción para adoptar las medidas que consideren apropiadas” y rechazó las directrices del FMI que “intentan constreñir las respuestas ante estos flujos de capital volátiles”.

Mantega concluyó diciendo que “Brasil continuará haciendo lo que considere que es necesario y adecuado a sus circunstancias para enfrentar los desafíos que surgen de grandes y volátiles flujos de capital”.

Préstamo millonario de Brasil al FMI

Redacción

BBC Mundo

Brasil anunció este miércoles que prestará US$10.000 millones al Fondo Monetario Internacional.

Luiz Inácio Lula da Silva, presidente de Brasil

Lula espera poder influenciar en una posible reforma del FMI.

El presidente brasileño, Luiz Inácio Lula da Silva, dijo que espera que mediante este préstamo, su país logre influir en una posible reforma del organismo.

“Eso nos da la autoridad moral para seguir presionando para que se hagan cambios que son necesarios en el FMI”, expresó Lula a la agencia de noticias Reuters.

“Brasil no puede ser dejado fuera”, agregó el mandatario.

El préstamo del país sudamericano al FMI se hará mediante la compra de bonos emitidos por el organismo.

Según Valeria Perasso, corresponsal de BBC Mundo en el Cono Sur, en una entrevista colectiva en Brasilia, el titular de Hacienda, Segundo Mantega, celebró que su país haya alcanzado la solidez necesaria para pasar de solicitar préstamos del FMI a convertirse ahora en su acreedor.

Mantega señaló que de esta manera Brasil recuperó la modalidad de los Derechos Especiales en Retirada, que ya estaba contemplada por el organismo de crédito internacional, y la utilizará para “ayudar a otros países en crisis”.

Los intereses que pagará el FMI por los préstamos brasileños aún deberán ser decididos por la dirección del organismo, aunque Brasil ya anticipó que no espera que el rendimiento sea muy alto.

Aportes BRIC

Con la medida, Brasil se une a otras grandes economías emergentes que también contribuirán al FMI.

China ha prometido US$40.000 millones para la entidad y Rusia acordó entregar US$10.000 millones.

Eso nos da la autoridad moral para seguir presionando por cambios que son necesarios en el FMI

Luiz Inácio Lula da Silva

Además, Lula se reunirá la próxima semana con sus homólogos de Rusia, India y China -las llamadas naciones BRIC- para debatir sobre cómo incrementar su influencia en organizaciones multilaterales como el FMI y Naciones Unidas.

Con las naciones BRIC representando actualmente cerca del 22% de la economía mundial, el presidente brasileño opinó que es el momento de que las instituciones multilaterales reflejen ese dato.

“La buena noticia es que los (países) ricos entraron en crisis y que los emergentes están haciendo una gran contribución para salvar la economía y consecuentemente salvar a los países ricos”, declaró el presidente brasileño a Reuters.

Liderazgo brasileño

La decisión de prestar al FMI fue bien recibida por el director gerente del organismo, Dominique Strauss-Kahn, quien dijo que la medida muestra el liderazgo de Brasil entre los países emergentes.

Dominique Strauss-Kahn, director gerente del FMI

Strauss-Kahn dijo que el préstamo de Brasil contribuirá a reforzar los recursos del FMI.

Strauss-Kahn consideró que los fondos que prestará la nación sudamericana contribuirán a reforzar los recursos del FMI para ayudar a los países miembros a superar la crisis económica global.

“Una vez más Brasil ha reafirmado su papel importante como una de las economías emergentes líderes” en el mundo, agregó el director gerente del organismo en un comunicado.

El anuncio del préstamo brasileño se produjo horas después de que se dieran a conocer cifras que revelan que el Producto Interno Bruto (PIB) brasileño se contrajo un 0,8% en el primer trimestre del año con respecto al cuarto trimestre de 2008, lo que confirma que el país entró en recesión técnica, ya que registró dos trimestres consecutivos de caída del PIB.

Pero, a pesar de esos datos negativos, algunos analistas coinciden que la economía brasileña está en proceso de recuperación.

Los BRIC quieren mayor poder

Cumbre del G-20

Los países del BRIC -Brasil, Rusia, India y China- son un componente importante dentro del G-20.

Los llamados países del BRIC -Brasil, Rusia, India y China- llegan a la cumbre del G-20 demandando mayor influencia en el sistema económico mundial, pero ¿qué tanto podrán influir en las decisiones que se tomen?.

El sólo hecho de que las discusiones para buscar una solución a la crisis se estén ventilando en un foro como el G-20 y no sólo en el marco del G-7 -que incluye a los siete países más industrializados- es interpretado como una señal del papel crucial que tienen las naciones emergentes en este momento.

“Ya no se puede ignorar su voz”, dijo a BBC Mundo Federico Steinberg, economista en jefe del Real Instituto Elcano de Madrid.

“Estamos en un mundo en el cual si China, India, Brasil y Rusia no participan activamente, cualquier decision que se tome no será legítima desde el punto de vista internacional”, agrega.

Razones económicas

Brasil, es uno de los países que más énfasis ha puesto al BRIC

El presidente de Brasil, Lula da Silva

Brasil, es uno de los países que más énfasis ha puesto al BRIC

Pero no se trata sólo de otorgar legitimidad a las decisiones, destaca Alfredo coutinho, economista jefe para América Latina de la calificadora de riesgo Moody´s, en Pensylvania.

Coutinho destaca que a pesar de que los países del BRIC han sido golpeados por la crisis, existe la posibilidad de que no entren en recesión, como el resto del mundo.

“China aún continúa creciendo a tasas del 6%, Brasil informa de crecimientos por encima del 1% y esto a más de un año de que la economía estadounidense entró en recesión”, resalta el analista.

Esto, además de que esas economías no presentan desequilibrios, lleva a Coutinho a plantear que “serán estos países emergentes fuertes los que liderarán la recuperación económica mundial”.

Sin embargo, otros economistas han advertido que si la demanda en los países ricos continúa cayendo, China, Brasil y otros países corren el riesgo de sufrir una recesión.

Y aunque las cifras macroeconómicas hablan bien del comportamiento económico de los países del BRIC, en China, veinte millones de personas han perdido sus empleos en los últimos meses, mientras que el Banco Mundial pronostica que la economía rusa se contraerá en un 4,5%.

Lo que es innegable es que “hoy en día estas economías tienen un peso muy importante en la economía y el comercio mundial y sin ellos no hay solución a la crisis, además de que pueden contribuir a sacar de la crisis a los países desarrollados”, dice Federico Steinberg.

Los reclamos

Las naciones del BRIC demandan, en primer lugar, que se evite el proteccionismo en los países desarrollados. ¿Qué tanto serán escuchados?, aún es una pregunta abierta.

El presidente chino, Hu Jintao

China propone dejar el patrón dólar.

De hecho, analistas económicos advierten que muchas de las naciones que componen el G-20 podrían adoptar o están adoptando medidas que podrían considerarse proteccionistas, a pesar de expresar su compromiso con el libre comercio. Un ejemplo, es la cláusula de “compre estadounidense” en el paquete de estímulo fiscal que lanzó recientemente el gobierno de Barack Obama.

Por otra parte, los países del BRIC reclaman una mayor cuota de poder en las decisiones de organismos financieros multilaterales como el Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial. En específico piden una reforma del sistema de cuotas y votación.

De hecho, a inicios de marzo de este año, organismos financieros como el Comité de Basilea para la Supervisión Bancaria y el Foro de Estabilidad Financiera expandieron su membresía para incluir a estas naciones.

En un comunicado conjunto emitido días antes de la Cumbre del G-20, los BRIC saludaron la decisión, pero destacaron que se necesita hacer mucho más para garantizar representatividad en los organismos multilaterales.

Pero estos países emergentes también se han pronunciado a favor de que el FMI adopte políticas más flexibles a la hora de prestar dinero. En otras palabras, menos condicionalidades, un punto en el que parece poco probable que obtengan el apoyo de los países ricos.

Los BRIC también se han unido a las voces que reclaman una mayor supervisión de los “hedge funds” y el sistema financiero en general.

En los días previos a la cumbre, China se pronunció además a favor de una nueva moneda mundial que sustituya al dólar. Y unos días después, el presidente de Rusia, Dmitry Medvedev indicó que la cumbre del G-20 debería tratar el tema.

Estados Unidos, por supuesto, rechazó de plano la idea, y aunque cada vez hay más voces que se pronuncian a favor de esta medida, no parece que estará dentro de las prioridades del G-20.

La lista de reclamos de los BRIC no es completamente nueva, pero lo cierto es que la crisis le ha dado un papel prominente a estas naciones y más que en ninguna otra ocasión la cumbre del G-20 muestra que en este momento es difícil ignorar su voz.

“El BRIC superará al G7 en dos décadas”

Redacción

BBC Mundo

Limpiavidrios chino en Pekín

El crecimiento acelerado podría convertir a los países del BRIC en potencias económicas y políticas.

El bloque integrado por Brasil, Rusia, India y China, conocido por sus siglas BRIC, va a rebasar en dos décadas a las economías más ricas del planeta, señala el analista británico que inventó el concepto del nuevo bloque en 2001.

De acuerdo con las proyecciones revisadas del economista Jim O’Neill, director del área de investigación económica de Goldman Sachs, la economía de China va a superar a la de Estados Unidos en el año 2027, poniendo al BRIC por encima del G7.

“Se llegará a eso 10 años antes de lo que se pensaba cuando empezamos a analizar el tema”, escribió O’Neill en un comentario reciente en el sitio de internet del banco de inversiones.

El cambio en las proyecciones del economista británico podría ocurrir incluso más pronto, principalmente, debido al crecimiento de China, que durante los últimos dos años ha sido muy superior a lo esperado por O’Neill cuando trazó los primeros escenarios.

Este grupo apunta a una transferencia de poder y de dinero de los viejos países desarrollados hacia las nuevas naciones emergentes

Riordan Roett, director del programa de las Américas de la Universidad de Hopkins

En la nueva proyección, China e India crecerán en una media de 5,2% y 6,3%, respectivamente, entre 2011 y 2050.

En 2027, el supuesto año del viraje, la economía de China se colocaría en el primer lugar de las economías del planeta, por encima de Estados Unidos.

“Sólo Brasil va a necesitar crecer con más fuerza”, destacó, al referirse a la proyección de un crecimiento medio de 4,3% entre 2011 y 2050.

La expectativa para Rusia es más modesta: 2,8% en el mismo lapso.

En el escenario se prevé que el G7, por otro lado, tendrá un crecimiento medio de sólo 1,6% entre 2011 y 2050.

El nivel del vida

Con todo, los trillones de dólares extra en las economías de los países emergentes no van a significar que esos países alcancen los patrones de vida considerados de Primer Mundo.

O’Neill fue quien creó el concepto del nuevo bloque “BRIC” en 2001.

A pesar de que juntos, por el volumen combinado del PIB, tienen el potencial de superar al G7, el único país que podría llegar cerca de los niveles de riqueza de los países desarrollados es Rusia, advirtió el analista.

Las proyecciones trazadas por O’Neill en sus estudio de 2001 continúan recibiendo críticas de varios lados. Muchos cuestionan el caracter artificial de un concepto que aglutina a países tan distintos en el campo político y social y hasta en el mismo modelo económico. Otros cuestionan la exclusión de hecho de otras naciones emergentes como Sudáfrica, México y Turquía.

Hay quienes destacan que los países del BRIC sólo se están beneficiando del verdadero fenómeno de este siglo: la emergencia de China como potencia económica.

La economía china tiene el mismo tamaño de los otros tres países del BRIC, y la brecha tiende a aumentar.

Nuevo poder

El hecho es que el concepto ganó fuerza y el BRIC está por convertirse en una cúpula de jefes de Estado con posibilidad de transformar la estructura de poder mundial.

Manmohan Singh, Dmitry Medvedev, Hu Jintao y Luiz Inácio Lula da Silva, durante el encuentro del G8 em Japón, en 2008 (Cortesia/Presidencia da Rusia)

¿Futuras potencias mundiales?

Esa es la opinión de Riordan Roett, director del programa de las Américas de la Universidad de Hopkins, en Washington, quien habló con la BBC.

“Lo que estamos viendo es el ascenso de un grupo de actores que, en conjunto, tendrán un papel protagónico en diversos momentos, como lo hicieron en Londres, en la reunión del G20”, comentó Roett.

“Este grupo apunta a una transferencia de poder y de dinero de los viejos países desarrollados hacia las nuevas naciones emergentes”.

Según Roett, los viejos acuerdos intenacionales establecidos por las grandes potencias, como el de Bretton Woods, que dio origen al FMI y al Banco Mundial, en 1944, “están muertos”.

Navegador de artículos