AQUI hay TOMATE

Para dar y tomar

Archivo para la etiqueta “BANKIA”

Bankia debe ser nacionalizada Banco de Valencia: Otro ejemplo de mala gestión y deficiente supervisión


Bankia debe ser nacionalizada

Banco de Valencia: Otro ejemplo de mala gestión y deficiente supervisión

El Banco de España ha tomado la decisión “a petición del Consejo de Administración” de cesar a los administradores del Banco de Valencia e intervenir la entidad financiera sustituyendo a los responsables por el Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB).

En la misma nota informativa publicada por el Banco de España se comunica la inyección de 1.000 millones de euros al capital de Banco de Valencia y la aportación de 2.000 millones de euros adicionales para garantizar su liquidez. Después de años de beneficios privados para una minoría, las pérdidas las vamos a pagar todos.

 

Ante esta decisión, la Plataforma por la nacionalización de las cajas de ahorro quiere decir lo siguiente:

 

  1. Aunque el Banco de Valencia es una de las muchas entidades financieras españolas que adoptaron una estrategia basada en el desenfrenado crecimiento del crédito destinado al sector inmobiliario y de la construcción, su equipo directivo fue especialmente imprudente en este aspecto. A finales de 2010 los préstamos a constructoras y promotoras ascendían al 65,85% del total frente a una media del 58,2% de las entidades financieras españolas.

Cuando se produce el estallido de la burbuja inmobiliaria, el Banco de Valencia agrupó a través de una filial denominada Valenciana de Inversiones Participadas a más de 35 empresas inmobiliarias casi todas ellas en pérdidas y a las que está financiando con préstamos sin intereses.

  1. Además de la excesiva exposición al crédito ligado al “ladrillo”, el Banco de Valencia se embarcó en los últimos años en operaciones de muy dudosa utilidad para la entidad solamente explicables desde la actuación culposa o quizás dolosa de sus directivos.
  2. Las fallidas actuaciones de la cúpula del Banco de Valencia no han sido óbice para  que aumentaran escandalosamente sus retribuciones entre 2006 y 2007, justo el año en el que comenzaron a sentirse los primeros efectos de la crisis financiera. En concreto, el grupo de nueve personas encargado de gestionar la entidad con el consejero delegado a la cabeza, pasó de recibir 2,3 millones de euros en 2006 a cobrar 4,4 millones el año siguiente, lo que equivale a un incremento del 82%.

Cuando los resultados de la entidad comenzaron a caer, los directivos se han aplicado recortes en sus retribuciones sin que hallan llegado a los niveles previos a la crisis. En 2009 se repartieron más de 3,7 millones de euros y en 2010 superaron los 3 millones de euros de emolumentos.

  1. Es evidente que las cuentas anuales formuladas por el Consejo de Administración en 2010 y las correspondientes al primer semestre de 2011 no reflejan la imagen fiel del patrimonio de la entidad dado que no se han reflejado las adecuadas provisiones por los quebrantos de su cartera de créditos.
  2. Las cuentas anuales de Banco de Valencia han sido aceptadas sin ningún tipo de salvedad por la firma auditora Deloitte que se convierte de esta forma en responsable de la mala práctica contable llevada a cabo por la sociedad.

Hay que añadir que la firma Deloitte es la que preparó el informe económico con el que Bankia sale a Bolsa y que también maquilló la contabilidad de la entidad omitiendo unos datos que, de haberse incluido, hubieran mostrado unos resultados de 2010 con pérdidas para las cajas de ahorros que aportaron su negocio a Bankia.

  1. El Banco Financiero y de Ahorros accionista mayoritario del Banco de Valencia ha pasado de considerar a la entidad como una participada estratégica a una meramente financiera y a indicar su nula participación en la gestión. No deja de ser un intento de eludir su responsabilidad en la posible quiebra. Es difícilmente creíble su actual discurso dado que hasta el 28 de octubre, José Luis Olivas ocupaba la presidencia ejecutiva del Banco de Valencia, y, a la vez, la vicepresidencia de Bankia.

Ese día decidió dejar el cargo y que Aurelio Izquierdo, ex director general de Bankia, le sustituyera. Además de la clara conexión entre directivos de una y otra entidad, en los últimos tres años Banco de Valencia se vio obligado a utilizar de forma masiva la financiación que le proporcionaba Bancaja.

Por último, el Banco de España argumentó hace seis meses que no era necesario que pasara los test de stress de la Autoridad Bancaria Europea dado que sus resultados “consolidan dentro de BFA”.

  1. El estallido del Banco de Valencia pone una vez más en entredicho la actuación del Banco de España que permitió la presentación de resultados positivos en el mes de junio (unos exiguos 5,7 millones de euros de beneficio consolidado) a base de dotar un 24% menos de provisiones por insolvencias con respecto al mismo período de 2010.

El supervisor ha vuelto a estrellarse de forma estrepitosa en su errática política de ganar tiempo sin solucionar el problema de fondo de las entidades financieras. Ha culminado su penosa actuación con el retraso de la intervención en la entidad por motivos exclusivamente políticos y para que no coincidiera con la campaña electoral.

Será de nuevo el FROB el que acuda en socorro de la entidad para asumir el desfase patrimonial existente y la liquidez necesaria para evitar la quiebra inmediata de la misma.

Tres mil millones de euros más de dinero público que tendrán que destinarse a sanear el Banco de Valencia a pesar de que el Gobernador del Banco de España nos anunció hace dos meses el final de la reestructuración del sistema financiero español.

 

Un nuevo escándalo que no debe quedar impune sin la depuración de las oportunas responsabilidades de todos los que han coadyuvado a colocar a la entidad en la crítica situación en la que se encuentra en la actualidad.

 

De hecho, en  la Comunidad de Castilla y León ya hay un escrito de IU a la Fiscalía, planteando la investigación de posibles delitos societarios en sus cajas de ahorros. 

Entre ellas se encuentran Caja Ávila y Caja Segovia… parte de Bankia, con monstruosas prejubilaciones de sus milloneuristas. Y en el Parlamento de la Comunidad Valenciana se va a investigar lo ocurrido en la CAM.

 

El Banco de Valencia es una entidad integrada en BFA-BANKIA, por lo que los 3.000 millones de euros que se ponen a su disposición se suman a los 4.465 millones que el FROB ya puso para la entidad que preside Rodrigo Rato.

En total 7.465 millones de ayudas públicas que se suman a las recibidas mediante la compra de títulos de la entidad (3.322 millones de euros) y en avales a títulos emitidos (9.446 millones). En total, 20.233 millones puestos a disposición de BFA-BANKIA por el Estado (más que todo el presupuesto anual de la Comunidad de Madrid).

De hecho, la situación del Banco de Valencia está afectando a Bankia y está provocando una caída muy importante del valor de sus acciones en Bolsa.

Es muy probable que la reunión de Rodrigo Rato con Rajoy a los pocos días de su victoria electoral esté relacionada con las medidas de ayuda que las entidades financieras necesitan para “sanear” sus balances de los créditos inmobiliarios con problemas, que según todas las estimaciones rondan los 180.000 millones de euros.

Y, sea de la forma que sea (“banco malo” u otras opciones) no tengamos ninguna duda de que acabará siendo el erario público, es decir, todos nosotros quienes paguemos los platos rotos de una década de especulación inmobiliaria.

 

Ante ello exigimos a las autoridades estatales y autonómicas:

 

  1. Que todo el dinero del FROB inyectado en BFA-BANKIA se transforme en acciones con derechos políticos, para que el Estado tome parte directa en al gestión de la entidad, y se proceda a su nacionalización efectiva. Las propias normas del FROB recogen esa posibilidad en caso de que las circunstancias lo hagan necesario.
  2. La quiebra del Banco de Valencia reafirma la falta de transparencia de BFA-BANKIA y sus asesores a la hora de explicar cuál es la situación real de la entidad, por lo que es necesaria una auditoría pública que permita conocer la situación real de la entidad BFA-BANKIA y qué cantidad de ayuda pública necesitará finalmente.
  3. Dada la imposibilidad de confiar en la dirección del Banco de España, reclamamos que se cree un cuerpo específico de inspectores públicos para que realice dichas auditorías, bajo la tutela de la administración central y las administraciones autonómicas afectadas. Se debería crear una comisión parlamentaria mixta entre el Parlamento estatal y los autonómicos afectados, integrada por representantes de todos los partidos políticos, que dirigiera y supervisara dichas investigaciones.
  4. Exigimos la depuración de responsabilidades por la actuación de los gestores —y en el caso del Banco de Valencia, a sus grandes accionistas que durante años han obtenido importantes dividendos— por la situación de las entidades.
  5. Prohibición de despidos de trabajadores de BFA-BANKIA, de las fundaciones de las Cajas integrantes o de las obras sociales respectivas, por causas económicas. Cese de sus directivos y sustitución por personas designadas por las autoridades públicas, de reconocida competencia y con unos salarios nunca superiores a los que se establecen para trabajadores públicos de cualificación equivalente.

http://nacionalizacioncajamadrid.wordpress.com/2011/11/26/bankia-debe-ser-nacionalizada/

Anuncios

#MAREAVERDE propone dar el #bankiazo. Yo apoyo la moción. Hay que actuar y rápido


lunes 5 de diciembre de 2011

Daremos el Bankiazo!

Los compañeros de la PICAM nos informan que se ha creado el hashtag #bankiazo, en la direcciónhttps://twitter.com/#!/search?q=%23bankiazo para promocionar a través de Twitter retirada masiva de nóminas de BANKIA, entidad semipública controlada por la Comunidad de Madrid.
Esta acción ha sido propuesta a CCOO a través del correo electrónico que dispuso al efecto:
También ha sido colgada en el Foro Docentes con Educación, en la dirección:
“Muchos profesores estamos retirando nuestras nóminas de BANKIA, entidad muy vinculada al Gobierno Regional de Esperanza Aguirre. Para hacerlo sólo tienes que abrir una cuenta en cualquier otra entidad bancaria y enviar un FAX a la sección de nóminas de la DAT que te corresponda adjuntando fotocopia de tu DNI y los datos de la cuenta en la que quieras que te ingresen la nómina. Si somos muchos haremos mucho daño. Forcemos la negociación.
SACA LA NÓMINA DE BANKIA.”
El día 14 a las 17 h. todos los que tenemos la nómina en BANKIA, entidad semipública controlada por la Comunidad de Madrid vamos a acudir a la DAT CAPITAl para solicitar el cambio a otro banco cualquiera, preferentemente Triodos u otro que practique banca ética.
Esto, publicitado por los medios de comunicación, puede provocar una reacción en cadena de otros colectivos de funcionarios afectados por los recortes. Le supondría muchas pérdidas a Bankia y un desprestigio enorme para la Comunidad de Madrid.
La acción puede publicitarse por Internet, Twitter, etc., como sigue:
Hay ‘Marea Verde’ para Rato: ahora paga Bankia
Saludos.
Más sobre lo de BANKIA
No solo es que el sindicato debería promover quitar las nóminas de BANKIA, es que además debería negociar en bloque con los que hagan la acción unas condiciones favorables con otra entidad bancaria (Triodos u otra entidad pequeña, evitar BBVA o Santander) para los que realizasen esta acción. De esta forma no sólo no perderíamos dinero sino que lo ganaríamos y la gente no sólo se acogería a esta acción por hundir a la Comunidad de Madrid, sino por su propio interés.
Entre las condiciones que estimo imprescindibles sería el uso de al menos una de las principales redes de cajeros sin comisión alguna por parte de los domiciliantes.
Escándalos Bankia el Pais
En Twitter Bankiazo

Hay ‘Marea Verde’ para Rato:

ahora paga Bankia

 

Muchos profesores de la Comunidad de Madrid ya estamos retirando nuestras nóminas deBankia, el brazo financiero del Gobierno Regional de Esperanza Aguirre, que entre otras cosas le ha servido para comprar su potente aparato mediático.

Desde este blog queremos hacernos eco de una acción que podría jalonar pocos días antes del 17 la última manifestación de la Marea Verde de este año.

El día 14 a las 17 h. todos los que tenemos la nómina en dicha entidad semipública vamos a acudir a la DAT Capital para solicitar el cambio a otro banco cualquiera, preferentemente Triodos u otro que practique banca ética.

Creemos que puede provocar una reacción en cadena de otros colectivos de funcionarios afectados por los recortes. Le supondría muchas pérdidas a Bankia y un desprestigio enorme para la Comunidad de Madrid.

Desde Twitter diversos compañeros han creado el hashtag #bankiazo para discutir los pormenores de la acción.

Pedimos asimismo a los sindicatos del Comité de Huelga la negociación con otra entidad de condiciones favorables para pasarnos en bloque a la misma (preferentemente una entidad pequeña) para los que realizasen la acción.

De esta forma no sólo no perderíamos dinero sino que lo ganaríamos y la gente no sólo se acogería a esta acción por altruismo sino por propio interés. Entre las condiciones que estimamos imprescindibles estaría el uso de al menos una de las principales redes de cajeros sin comisión alguna por parte de los domiciliantes.

Esta acción ha sido propuesta a CCOO a través del correo electrónico que dispuso al efecto:

https://docs.google.com/document/d/1aSZ8hgXFDSQHDLHi2lnKKelsH8CbFqga6rAKcC6dgv8/edit?hl=es&pli=1

Para terminar os dejamos con la última noticia de Bankia publicada en El País:http://www.elpais.com/articulo/economia/Olivas/dimite/numero/Bankia/escandalo/caida/Banco/Valencia/elpepueco/20111121elpepueco_13/Tes

Fuente: http://www.docentesconeducacion.es/ víahttp://consolidacionmadrid.blogspot.com/

Bankia y Banca Cívica: ganga o riesgo


A Corazón AbiertoAgustín Marco

Bankia y Banca Cívica: ganga o riesgo

@Agustín Marco   02/07/2011 06:00h

Ya están aquí los tan esperados procesos de salidas a bolsa de Bankia y Banca Cívica, esas ofertas de acciones en cuyo nombre y en apelación a la salvación nacional les van a pedir a ustedes el dinero antes de irse de vacaciones.

Los directores de sucursales -¿cuánto dinero no les han hecho perder en los últimos años con tanto producto subordinado, convertible y preferente?- se lo van a disfrazar de que es una oportunidad única para beneficiarse de un descuento supuestamente brutal de comprar unos valores seguros. Una ganga que, oye, no puedes dejar pasar.

Parecido argumento les vendieron en su día a los accionistas de La Caixa con la salida a bolsa de Criteria, en octubre de 2007. El negocio fue redondo, pero para la caja que consiguió más de 4.000 millones por las buenas, puesto que sus clientes, que sacaron el dinero de sus seguros depósitos para suscribir la OPS, llegaron a perder más de un 40% de su inversión. Casi cuatro años después todavía no le ganan dinero pese a la fanfarría con la que este viernes celebraron en bolsa su transformación en Caixabank.

Ahora, en las oficinas de Bankia y Cívica se repite la misma cantinela en la voz de unos cajeros de toda la vida que en la mayoría de sus casos no saben ni lo que es su propio banco y mucho menos la bolsa. Prometen subidas fulgurantes y entrada inmediata en el Ibex 35 como cebo y conuna irresponsabilidad alarmante sin tener el más mínimo conocimiento del estado de las cuentas de lo que venden.

Porque, estimados amigos, ese es el quid de la cuestión cuando uno se plantea hacer cualquier inversión.

¿Gana dinero lo que me ofrecen? ¿Lo pierde? ¿Lo ganará en el futuro?

¿Aparecerán nuevos pufos inmobiliarios o industriales que obliguen a hacer provisiones mayúsculas?

¿De dónde saldrá entonces el dinero para tapar esos agujeros?

¿De los clientes otra vez vía más convertibles con la consiguiente dilución para el accionista?

Eso es lo que se han preguntado en las últimas semanas los inversores profesionales, a los que no es tan fácil embaucar. Para los gestores de fondos y de pensión no hay cuestión nacional que valga. Ya dejaron hundirse a entidades del calibre de Citigroup, Merrill Lynch, Royal Bank of Scotland, ING, UBS, entre otras, cuando olieron la sangre de su desesperación.

Solo les importa la rentabilidad de su inversión y en Bankia y Cívica no la ven a primera vista pese al esfuerzo de las dos entidades por embellecerse.

Tanto Rodrigo Rato como Enrique Goñi han hecho todo lo posible –recorte de costes vía cierre de oficinas y despidos masivos (5.000 en seis meses), banco malo y limpieza de balance, maquillaje del equipo gestor y del consejo- y en tiempo récord, lo que les han pedido para alcanzar una mínima solvencia.

Pero puede que no sea suficiente porque las prisas no son buenas y menos cuando hablamos de dinero. Los inversores profesionales no se fían de los números de ninguna de las dos, entre otras cosas porque no están auditados, algo que, en condiciones normales, hubiera impedido el hecho de salir a bolsa al incumplir la ley.

Pero, en nombre de esa cuestión nacional, nuestra CNMV ha mirado para otro lado. Tal es la desconfianza más allá de nuestras fronteras que, después de haber creado un banco malo (Bankia), haber provisionado 7.000 –Bankia- y 3.000 millones –Cívica– de forma extraordinaria, le exigen unos descuentos tan profundos que convierten a ambos bancos en unasentidades distress o con un alto grado de urgencia.

Unos activos que esconden muchísimo riesgo bajo su apariencia de gran oportunidad y que solo suelen mirar inversores especializados en derribos y reconstrucciones.

Eso sin entrar en asuntos tan básicos como que los dos bancos de reciente creación dependen exclusivamente de la tiesa economía española (menos créditos, menos beneficios; más paro, más mora), que sus equipos gestores no son precisamente los más brillantes del mundo y que sus consejos de administración aún huelen a politiqueo de ingrato recuerdo.

La incertidumbre sobre la regulación internacional y sus exigencias de capital es un agravante, si bien este obstáculo es para todos.

Dicho esto, échenle un ojo al folleto o al menos al tríptico y sean críticos con sus amigos directores de oficina, esos que ahora le piden dinero, pero que no le darán un crédito en el caso de que ustedes lo solicitaran.

Su pasta vale mucho, hasta el punto de que en los mercados internacionales se la niegan a los Bankia, Cívica, Santander y BBVA de turno. Sea exigente y decida en función del riesgo que esté dispuesto a asumir. No escuche los cantos de sirena de la salvación nacional y la solidaridad con nuestros banqueros, que eso ya nos lo cobrarán vía más impuestos.

Y si, como dicen los propios de Bankia y Cívica para justificar su salida a bolsa en medio de la tormenta, en otoño la cosa puede que esté peor… pues ustedes mismos. Para perder dinero siempre hay tiempo porque, curiosamente, nadie ha hablado de cuánto pueden subir ambas cotizaciones cuando se estrenen el próximo día 20.

Si salen y bajan, quizás si sea el momento de comprar porque no esperen revalorizaciones del 10%. No olivden que lo que le ofrecen Rato y Goñi a través de sus sucursales es que se crean que van a ser capaces de hacer rentables una cajas de ahorros al borde la intervención.

Por tanto, es cuestión de fe, que no tiene ni un hombre de Dios como Isidro Fainé, presidente de Caixabank, muy amigo de Rato.

El catalán, al ser preguntado ayer si su entidad, como le ha recomendado el Banco de España, o el a título personal comprarán acciones de su competidor, guardó silenció, se lo pensó unos segundos y se escabulló con la sentencia de que “se decidirá cuando toque”, que precisamente es ahora.

Antonio Brufau, presidente de Repsol, se limitó a encogerse de hombros en señal de incredulidad. El que calla otorga.

fuente COTIZALIA

Por un Sistema Público de Cajas de Ahorros. Hay que nacionalizar Caja Madrid-Bankia


Por un Sistema Público de Cajas de Ahorros. Hay que nacionalizar Caja Madrid-Bankia

Al calor del auge inmobiliario, las Cajas aceleraron su carrera desbocada por abrir sucursales en todo el país, entrando en competencia entre ellas en lugar de centrarse en sus respectivos territorios y buscar la colaboración entre las distintas entidades.

Firmado por:

Piedad García de Castro (ex-Vicepresidenta de Caja Madrid), Francisca Ruiz López (ex-Vicesecretaria de Caja Madrid) y Juan Sotres Menéndez (ex-integrante de la Comisión Ejecutiva), los tres fueron miembros del Consejo de Administración de Caja Madrid por los impositores; Jordi Escuer, Liliana Pineda y Paloma Martín Torpedo, miembros de la Presidencia Regional de Izquierda Unida-Comunidad de Madrid; y ATTAC-MADRID
. Rebelión

Los arriba firmantes hacemos un llamamiento a la constitución de una “Plataforma por la nacionalización de las Cajas de Ahorros” algo que, en la Comunidad de Madrid se concreta en la exigencia de la nacionalización de Caja Madrid-Bankia. Puedes firmar en apoyo de esta reivindicación y ponerte en contacto con nosotros, a través de la web http://www.nacionalizacioncajamadrid.wordpress.com y el correo electrónico nacionalizarcajamadrid@gmail.com

El Gobierno de Rodríguez Zapatero, respaldado por el PP, está forzando la conversión de las Cajas de Ahorros en bancos privados. Amparándose en la nueva legislación estatal, el Ejecutivo de Esperanza Aguirre ha aprobado una Ley de Cajas de Ahorros de la Comunidad de Madrid para privatizar Caja Madrid. La crisis económica se ha convertido en la excusa de los gobiernos estatal y autonómicos, alentados por el Banco de España, para tomar estas medidas. Su objetivo es permitir a los bancos privados y grandes fondos de inversión —privados y públicos, incluidos los fondos soberanos de varios países— hacerse con el control de los ahorros depositados en las Cajas. Ese proceso no está por venir, sino que ya ha empezado. La privatización de Caja de Madrid, a través de la creación de BANKIA junto con otras seis Cajas (de Castilla León, La Rioja, Cataluña, Canarias y la Comunidad Valenciana), pondrá en manos de estos inversores unos 150.000 millones de euros de los ahorros de los madrileños. Las peores consecuencias de estas medidas las sufrirán las familias trabajadoras. Frente a ello, nosotros reclamamos la nacionalización de Caja Madrid-BANKIA, y queremos que este sea el primer paso hacia la nacionalización del conjunto de las Cajas, para crear un Sistema Público de Cajas de Ahorros que permita emplear sus recursos en provecho de la mayoría de la sociedad, y no de una minoría cada vez más rica.

La conversión de las Cajas en bancos privados no asegura un buen uso de nuestros ahorros. Todo lo contrario, al convertirse en entidades plenamente privadas y desligadas del objetivo social, susceptibles de ser vendidas al mejor postor en cualquier parte del planeta, su volatilidad se incrementa y el riesgo de que nuestros ahorros desaparezcan por una mala gestión se multiplica. Importantes bancos han quebrado en el mundo, y muchos más lo habrían hecho si no se los hubiera sostenido con dinero público a través de los Estados y los bancos centrales, incluso mediante su nacionalización, en algunos casos. Los gobiernos se han endeudado para salvarlos y, ahora, nos exprimen a todos a través de la deuda pública, forzando el recorte de salarios, pensiones y empleo público y de los gastos sociales. Los grandes bancos españoles han sido las entidades financieras europeas que más dinero han recibido del Banco Central Europeo (BCE). El BCE les presta el dinero a tipos en torno al 1% y, a su vez, ellos lo prestan a otro mucho más alto, por ejemplo al Gobierno español. Si no hacemos nada, también se adueñarán de las Cajas y de nuestros ahorros para utilizarlos en su beneficio.

De la misma forma que quieren privatizar el Canal de Isabel II, y aquellos servicios públicos, como la Sanidad y la Educación, que puedan resultar rentables para las empresas privadas, las Cajas son un bocado muy apetitoso para los grandes inversores, empezando por el Banco Santander y el BBVA. Hace décadas que aspiran a ello y la crisis les ha brindado la excusa perfecta. Las Cajas tienen unos activos totales de 1.280.734 millones de euros, o sea, más de un billón de euros, (datos de la Confederación Española de Cajas de Ahorros, CECA, de diciembre de 2009), cerca del 50% del sistema financiero español. Y dieron beneficios, 3.403 millones de euros en 2010, después de haber dedicado grandes cantidades a sanear sus cuentas. En plena batalla entre todas las entidades financieras por obtener liquidez, la privatización de las Cajas les vendría a los bancos como anillo al dedo.

En definitiva, pelear por hacer públicas las Cajas es un paso necesario para detener y revertir la oleada de medidas económicas que las instituciones de la Unión Europea y el Fondo Monetario Internacional, y nuestros gobernantes, llevan imponiéndonos desde que empezó la crisis, y cuyas consecuencias son regresiones constantes en los derechos de los trabajadores y el recorte del gasto social. Todas estas medidas regresivas vienen con el respaldo de centros académicos, preferentemente de economistas neoliberales —premios Nobel incluidos— y de grupos de presión organizados en fundaciones empresariales, que pretenden dar a dicha actuación una apariencia “científica”. Son estos mismos centros y lobbys los que nutren de ejecutivos a la banca y las grandes empresas, así como proporcionan a los responsables económicos de las instituciones públicas encargadas de aplicar los ajustes.

Exigimos responsabilidades

Aunque la situación varía de unas a otras, las Cajas han sido mal gestionadas. A pesar de ser entidades con “finalidad social”, en lugar de promover la vivienda de protección pública han sido las principales entidades financieras involucradas en el negocio de la vivienda privada, invirtiendo y financiando a las inmobiliarias, por un lado, y concediendo créditos hipotecarios para la compra de vivienda, por otro. Esta actividad ha sido muy lucrativa hasta el fin de la burbuja del “ladrillo”. Es sonada la concesión de un crédito de 1.000 millones de euros de Caja Madrid a la inmobiliaria Martinsa-Fadesa, que ha protagonizado una de las mayores quiebras españolas.

Además, se han dedicado a invertir en proyectos tan cuestionables socialmente como parques de atracciones (Warner, Terra Mítica…), sanidad privada, etcétera. También ha habido casos de empresas de consejeros de las Cajas que recibían importantes créditos, como el de Díaz Ferrán, cuyas empresas obtuvieron créditos por importe de 23,5 millones de euros de Caja Madrid, sin garantías suficientes y contraviniendo los Estatutos de la entidad. El Banco de España ha multado a los directivos y al Consejo de administración de Caja Sur, por motivos similares.

Al calor del auge inmobiliario, las Cajas aceleraron su carrera desbocada por abrir sucursales en todo el país, entrando en competencia entre ellas en lugar de centrarse en sus respectivos territorios y buscar la colaboración entre las distintas entidades.

Finalmente, emulando a los bancos, los altos directivos se han puesto sueldos millonarios. En una muestra de la falta de transparencia de esta instituciones, los salarios individualizados de éstos se desconocen ya que sólo se dan cifras globales. En 2010, el Consejo de Administración de Caja Madrid, de 22 miembros, percibió más de 17 millones de euros. Diversas fuentes establecen que su anterior presidente ganaba más de 3 millones de euros anuales, y de su actual presidente, Rodrigo Rato, no tenemos datos. Y todo esto con el respaldo de los integrantes de los consejos de administración, muchos de ellos representando a partidos de izquierda y sindicatos de clase.

Así pues, hay que hacer auditorías públicas de las Cajas para conocer su realidad y exigir responsabilidades a quienes las han gestionado:

– sus altos directivos;

– a los que debían supervisarlas y establecer su política, los miembros de sus consejos de administración y comisiones de control —integradas por representantes de las comunidades y ayuntamientos, sindicatos, patronal, partidos políticos, entidades diversas y representantes de los impositores—;

– a los sucesivos gobiernos, estatales y de las comunidades, que permitieron o propiciaron esta actuación;

– a la entidad que tenía la obligación de vigilar su actividad financiera, el Banco de España.

Todos ellos son responsables de un mal uso de nuestros ahorros.

La bancarización no es la solución, sino el problema

¿Van a resolverse los problemas de las Cajas con su transformación definitiva en bancos? En absoluto. Precisamente éstos son consecuencia de haber actuado más como bancos privados que como entidades con finalidad social. Por el contrario, su bancarización conllevará la destrucción de cerca de 30.000 puestos de trabajo y de uno de sus principales efectos positivos y seña de identidad, la Obra Social. Sólo en Bankia se destruirán unos 4.000 empleos, la mayoría de Caja Madrid, cuya Obra Social se verá reducida a la mitad.

La Obra social ha estado lejos de jugar el papel que debería. Ha sido insuficiente. La cantidad invertida en ella por las Cajas ha supuesto, por término medio, un 25% del total de sus beneficios. Y, en gran medida, se ha usado para la autopromoción. En 2008, un tercio de la misma se dedicó a actividades culturales y de ocio dirigidas a segmentos de nivel adquisitivo medio y alto. Aun con estas carencias, la Obra Social sí juega un importante papel afectando a la vida de muchas personas, puesto que las Cajas tienen una buena cantidad de instituciones sociales muy útiles como bibliotecas, centros de día para mayores, salas de exposiciones, centros escolares para disminuidos, centros culturales, etc. A pesar de las declaraciones de intenciones, la transformación de las Cajas en bancos, que supeditará su actuación a la ley del máximo beneficio, será el fin de la Obra Social a medio plazo.

A pesar de la mala gestión, no es cierto que las Cajas estén peor que los bancos. Mientras ellas están más expuestas al crédito inmobiliario, los otros tienen muchos más problemas con los créditos al consumo y a las empresas. Sin embargo, a las Cajas se les exige unos requisitos mayores, obligándolas a buscar recursos en el mercado de capitales y a transformarse definitivamente en bancos. Para ello, se les permite emitir acciones y se abre la puerta de los consejos de administración al capital privado.

¡Vamos a pagar con dinero público la privatización!

Esta operación emplea grandes cantidades de recursos públicos. Las Cajas han recibido créditos o ayudas públicas, principalmente a través del Fondo de Restructuración Ordenada Bancaria (FROB), por importe de 16.264 millones de euros, y necesitarán más. Ese dinero permitiría dar los primeros pasos para su nacionalización. El Sistema Institucional de Protección (SIP) que lidera Caja Madrid ha establecido su valor contable en 10.240 millones de euros para su futura salida a Bolsa, y ha recibido 4.465 millones de ayuda del FROB. Estas ayudas se otorgan en forma de “participaciones preferentes” que no comportan derechos políticos. Si se hubieran dado a cambio de acciones, el Estado sería propietario del 43,6% de la entidad. Sin embargo, estos recursos se están empleando para sanearlas y entregarlas, posteriormente, a manos privadas. Un negocio muy rentable que se presenta como si los bancos privados hicieran un favor a la sociedad, cuando la realidad es la contraria: les damos nuestros ahorros, mientras les ayudamos a enjugar las deudas con dinero público.

En consecuencia, la entrega al capital privado de las Cajas no evitará gastos al erario público pero sí lo privará de dotarse de una importante fuente de ingresos y de una palanca financiera imprescindible para resolver los problemas sociales. No son aceptables propuestas como la que hace el Partido Socialista de Madrid(PSM) para la creación de un banco público regional mientras respalda la privatización de las Cajas. Dicho banco, una especie de Instituto Oficial de Crédito (ICO) en miniatura, tendría un fondo de 650 millones de euros que se obtendría a través de la emisión de deuda pública por parte de la Comunidad de Madrid (suponiendo que el Gobierno central se lo permita, dada su insistencia en recortar el gasto público). Así, se trataría de un banco con recursos insuficientes, minúsculos al lado del peso económico de la entidad que se privatiza, Caja Madrid, y sólo contribuiría a endeudar más a la Comunidad, una deuda que pagaríamos los de siempre. Resulta llamativo que esta medida del PSM suponga una cantidad casi equivalente a lo que se deja de ingresar anualmente por la supresión del impuesto de Patrimonio, algo que hizo Esperanza Aguirre con el respaldo de Tomás Gómez. Se nos han quitado unos ingresos provenientes de las rentas más altas del impuesto de Patrimonio y, por otro lado, se nos propone que los 650 millones los paguemos todos a través de más deuda pública. En definitiva, la propuesta es más bien una hoja de parra tras las que ocultar la operación con Caja Madrid, no una alternativa real.

Necesitamos una banca pública al servicio de la sociedad

Sin embargo, existe una alternativa a todas estas medidas. En lugar de una “contrarreforma” en beneficio de la minoría más rica de la sociedad, necesitamos una reforma de las Cajas para que éstas se pongan al servicio de la mayoría. La única forma de conseguirlo es transformándolas en públicas, posibilitando que su gestión sea establecida y supervisada democráticamente. Para ello, dado que son entidades privadas, no hay otro camino que su nacionalización. En la Comunidad de Madrid eso nos conduce a reivindicar la NACIONALIZACIÓN DE CAJA MADRID-BANKIA. No obstante, sabemos que esta medida también debe plantearse a nivel estatal. ¿Por qué los ahorros de la sociedad deben ser gestionados por entidades privadas cuyo único objetivo es el beneficio de una minoría de multimillonarios? ¿Es que no hemos aprendido nada de la crisis? La administración de nuestros ahorros adquiere tanta importancia que debería ser considerado un servicio público, a salvo de los especuladores. Por eso necesitamos una banca pública, y el primer paso para crearla es la conversión de las Cajas en entidades públicas.

En consecuencia, hacemos un llamamiento a las entidades sociales progresistas y ciudadanos críticos, a la constitución de una “Plataforma por la nacionalización de las Cajas de ahorros”, para que denuncie esta política, movilice y exija:

1. Derogación de todas las medidas legislativas que abren la puerta a la conversión de las Cajas en bancos privados. Hay que promover todas las medidas jurídicas posibles para frenar su aplicación.

2. Realización de auditorías por los organismos públicos competentes, de todas las entidades financieras que nos permita saber cuál es su situación real. Sus resultados se expondría públicamente y de forma comprensible para toda la población. Queremos conocer qué se ha hecho con las decenas de miles de millones de euros que han ganado los años pasados, exigiendo responsabilidades a sus gestores y a los encargados de su supervisión. Cese inmediato de todos aquéllos responsables que hayan contravenido la finalidad social de las Cajas, sus estatutos o que han promovido prácticas lesivas para dichas entidades.

3. Conversión de las Cajas en entidades públicas mediante su nacionalización. El dinero público que se ha empleado en su apoyo no debe retirarse en el plazo de cinco años, como está previsto, sino convertirse en participaciones públicas en el capital social de la Cajas, y que se tomen las medidas necesarias para nacionalizar el resto. En la Comunidad de Madrid exigimos la nacionalización de Caja Madrid-Bankia, y promoveremos que, en todas las comunidades autónomas con entidades implicadas en la formación de Bankia, se desarrolle esta misma iniciativa.

4. Creación de un Sistema Público de Cajas de Ahorro, en sustitución de la CECA, mediante la mutualización de las diferentes Cajas, conservando la autonomía en la gestión y la operativa de las mismas, manteniendo cada una de ellas su vinculación con la actividad económica de su territorio, evitando duplicidades y solapamientos, y con una coordinación estatal fundada en el principio de la solidaridad. Instamos a los partidos de la izquierda a presentar las propuestas legislativas necesarias.

5. Fin de los sueldos millonarios de los altos directivos, estableciéndose un régimen salarial equivalente al que tienen los trabajadores de las administraciones públicas. Basta de “milloneuristas”. Revisión de los privilegios corporativos y establecimiento de condiciones dignas para todos los trabajadores de las Cajas, sus fundaciones y su Obra social, eliminando cualquier discriminación, suprimiendo la precariedad laboral y estableciendo un sistema de contratación por oposición, que sea transparente y objetivo.

6. Revisión de la actuación en los consejos de administración de empresas participadas por las Cajas, para asegurar que la actuación es correcta financiera y socialmente, sin tratos de privilegio ni respaldo a políticas regresivas en el terreno social, laboral o ecológico.

7. Garantía de un mejor trato a los impositores favoreciendo financieramente las cuentas nómina, que afectan a trabajadores y pensionistas, garantizando que sean ellos los beneficiados y no las empresas. Además, hay que asegurar una información transparente y comprensible para todos los clientes sobre la situación de sus entidades. Fin a la política de deshaucios de las familias que acrediten la imposibilidad de pagar su primera vivienda, y puesta a disposición de las administraciones públicas del stock de casas de las Cajas para contribuir a crear un parque público de vivienda en régimen de alquiler, a precios asequibles, a fin de que se cumpla el derecho constitucional a una vivienda. Las administraciones públicas utilizarán para todas sus actividades financieras a las Cajas públicas.

8. La gestión de las Cajas será democrática, pública y conocida por toda la sociedad, rindiendo cuentas de la misma periódicamente en los respectivos parlamentos autonónomos.

9. Basta de destrucción de puestos de trabajo en las Cajas, las fundaciones y la Obra Social. Ésta última será revisada en su totalidad, para garantizar que los recursos de las Cajas se empleen de la manera más útil socialmente.

10. La actuación de las Cajas formará parte integral de la política económica y social de las administraciones públicas, en particular de las comunidades autónomas, cuya prioridad será la consecución del pleno empleo y el desarrollo de unos servicios públicos acordes con las necesidades reales. Se prohibirá específicamente la actividad especulativa o la apertura de cuentas y delegaciones en paraísos fiscales, de forma directa o a través de su participación en otras empresas.

Navegador de artículos