AQUI hay TOMATE

Para dar y tomar

Archivo para la etiqueta “CRISIS ECONOMICA”

El capitalismo global y el fascismo siglo 21


William I. Robinson
William I. Robinson
William I. Robinson, profesor de estudios de sociología y global en la Universidad de California en Santa Bárbara.
El capitalismo global y el fascismo siglo 21
La crisis económica mundial y el ataque a los derechos de inmigrantes están unidos en una red de fascismo del siglo 21.
Última modificación: 08 de mayo 2011 08:59
El CCT ha descargado miles de millones de dólares en alimentos, energía y otras materias primas globales en los mercados de bonos en todo el mundo [Gallo / Getty]

La crisis del capitalismo global no tiene precedentes por su magnitud, su alcance global, en la medida de la degradación ecológica y el deterioro social, y la escala de los medios de violencia. Realmente se enfrentan a una crisis de la humanidad. Las apuestas nunca han sido mayores, nuestra propia supervivencia está en riesgo. Hemos entrado en un período de grandes trastornos e incertidumbres, de cambios trascendentales, lleno de peligros-si también oportunidades.

Yo quiero discutir aquí la crisis del capitalismo global y la noción de distintas respuestas políticas a la crisis, con un enfoque en la respuesta de la extrema derecha y el peligro de lo que me refiero como fascismo del siglo 21, particularmente en los Estados Unidos.

Frente a la crisis exige un análisis del sistema capitalista, que ha sufrido una reestructuración y transformación en las últimas décadas. El momento actual involucra una fase cualitativamente nueva transnacional o global del capitalismo mundial que se remonta a la década de 1970, y se caracteriza por el aumento de capital verdaderamente transnacional y una clase capitalista transnacional, o TCC. El capital transnacional ha sido capaz de liberarse de las limitaciones del estado-nación a la acumulación de más allá de la época anterior, y con él, para cambiar la correlación de fuerzas de clase y sociales en todo el mundo mucho a su favor – y para socavar la fuerza de los movimientos populares y de clase trabajadora en todo el mundo, a raíz de las rebeliones globales de los años 1960 y 1970.

El capital transnacional emergente sufrió una gran expansión en los años 1980 y 1990, la participación de la hiper-acumulación a través de las nuevas tecnologías como los ordenadores y la informática, a través de las políticas neoliberales, ya través de nuevas modalidades de movilización y explotación de la fuerza laboral mundial, incluyendo una nueva ronda masiva de la acumulación primitiva, desarraigo y el desplazamiento de cientos de millones de personas, especialmente en las zonas rurales del tercer mundo, que se han convertido en migrantes internos y transnacionales.

Nos enfrentamos a un sistema que ahora está mucho más integrada, y los grupos dominantes que se han acumulado una cantidad extraordinaria de poder transnacional y el control de los recursos y las instituciones mundiales.

La acumulación militarizada, la especulación financiera – y el saqueo de los presupuestos públicos

A finales de 1990, el sistema entró en crisis crónica. Fuerte polarización social y la desigualdad creciente contribuyó a generar una profunda crisis de sobreacumulación. La extrema concentración de la riqueza del planeta en las manos de unos pocos y el empobrecimiento acelerado, y el despojo de la mayoría, los participantes, incluso forzados en la reunión anual del Foro Mundial del 2011 Económico en Davos a reconocer que la brecha entre los ricos y los pobres en todo el mundo es “el desafío más serio en el mundo” y está “aumentando el espectro de la inestabilidad y las guerras civiles en todo el mundo.”

Las desigualdades mundiales y el empobrecimiento de amplias mayorías significan que los capitales transnacionales no pueden encontrar salidas productivas para descargar las enormes cantidades de excedentes que ha acumulado.En el siglo 21, la TCC se dirigió a varios mecanismos para sostener la acumulación global, o con fines de lucro, en la cara de esta crisis.

Uno de ellos es la acumulación militarizada, llevando a cabo guerras e intervenciones que desencadenan ciclos de destrucción y reconstrucción y generan enormes beneficios para una constante expansión militar-industrial de las prisiones, la seguridad financiera compleja. Ahora estamos viviendo en una economía de guerra global que va mucho más allá de esas “guerras calientes” en Irak o Afganistán.

Por ejemplo, la guerra contra los inmigrantes en los Estados Unidos y en otros lugares, y más en general, la represión de los movimientos sociales y las poblaciones vulnerables, es una estrategia de acumulación independiente de los objetivos políticos. Esta guerra contra los inmigrantes es muy rentable para las empresas transnacionales. En los Estados Unidos, el sector privado de inmigrantes complejo industrial carcelario es una industria en auge. Los inmigrantes indocumentados constituyen el sector de más rápido crecimiento de la población carcelaria de EE.UU. y están detenidos en centros de detención privados y deportados por las empresas privadas contratadas por el estado de EE.UU..

No es de extrañar que William Andrews, director general de la Corrections Corporation of America, o CCA – el mayor contratista privado de EE.UU. para los centros de detención de inmigrantes – declaró en 2008 que: “La demanda de nuestras instalaciones y servicios pueden verse afectados negativamente por la relajación de los esfuerzos de hacer cumplir … oa través de la despenalización [de inmigrantes] “. Tampoco es ninguna sorpresa que la CCA y otras corporaciones han financiado la ola de neo-fascista legislación anti-inmigrante en Arizona y otros estados de EE.UU..

La aprobación de la ley anti-inmigrantes ilegales en Arizona desató protestas nacionales e indignación [Gallo / Getty]

Un segundo mecanismo es el asalto y saqueo de los presupuestos públicos. El capital transnacional utiliza su poder financiero para tomar el control de las finanzas estatales e imponer la austeridad sobre la mayoría trabajadora, lo que resulta de la desigualdad cada vez más social y las dificultades. El TCC ha utilizado su poder estructural para acelerar el desmantelamiento de lo que queda de los estados sociales de salarios y el bienestar.

Y una tercera es frenética especulación financiera mundial – de inflexión de la economía mundial en un casino gigante. El CCT ha descargado miles de millones de dólares en la especulación en el mercado de la vivienda, la alimentación, la energía y otros mercados mundiales de productos básicos, en los mercados de bonos en todo el mundo (es decir, los presupuestos públicos y las finanzas del Estado), y en todos los imaginables “derivado”, que van desde cobertura los fondos de los swaps, los mercados de futuros, obligaciones de deuda colaterales, activos piramidal, y esquemas de Ponzi. El colapso de 2008, del sistema financiero mundial no era más que la gota que colmó el vaso.

Esto no es un cíclico, sino una crisis estructural – una crisis de reestructuración, como la que tenía en la década de 1970, y antes de eso, en la década de 1930 – que tiene el potencial para convertirse en una crisis sistémica, dependiendo de cómo los agentes sociales responden a la crisis y en una serie de contingencias desconocidas. Una crisis de reestructuración significa que la única manera de salir de la crisis es reestructurar el sistema, mientras que una crisis sistémica es aquella en la que sólo un cambio en el sistema en sí va a resolver la crisis. Los tiempos de crisis son tiempos de rápido cambio social, cuando la agencia colectiva y la contingencia entran en juego más que en los tiempos de equilibrio en un sistema.

Respuestas a la crisis y de Weimar de Obama república en los Estados Unidos

En la cara de la crisis parece haber respuestas distintas de los estados y las fuerzas sociales y políticas. Destacan tres: el reformismo mundial, el resurgimiento de las luchas populares y de izquierda desde abajo, de extrema derecha y el fascismo del siglo 21. Parece ser, ante todo, una polarización política en todo el mundo entre la izquierda y la derecha, los cuales son fuerzas insurgentes.

Una insurgencia neofascista es bastante evidente en los Estados Unidos. Esta insurgencia se remonta varias décadas, a la movilización de extrema derecha, que se inició a raíz de la crisis de hegemonía producida por las luchas de masas de los años 1960 y 1970, especialmente los negros y chicanos las luchas de liberación y otros movimientos militantes por parte de la gente del Tercer Mundo, corrientes contraculturales, y luchas de la clase trabajadora militante.

Neo-fascistas fuerzas de re-organizados durante los años del gobierno de George W Bush. Pero mi historia aquí se inicia con la elección de Obama.

El proyecto de Obama desde el principio fue un esfuerzo de los grupos dominantes para volver a establecer su hegemonía en la estela de su deterioro durante los años de Bush (el que participaron también el surgimiento de un movimiento de masas derechos de los inmigrantes). La elección de Obama fue un desafío para el sistema en el plano cultural e ideológico, y ha sacudido los cimientos raciales / étnicos en los que la República de EE.UU. siempre ha descansado. Sin embargo, el proyecto de Obama nunca tuvo la intención de desafiar el orden socio-económico, por el contrario, se trataba de preservar y fortalecer ese orden reconstituyendo la hegemonía, la realización de una revolución pasiva contra el descontento de las masas y la difusión de la resistencia popular que comenzó a filtrarse en la final años de la presidencia de Bush.

El socialista italiano Antonio Gramsci desarrolló el concepto de revolución pasiva para referirse a los esfuerzos de los grupos dominantes para producir un cambio suave desde arriba con el fin de debilitar la movilización desde abajo para obtener más profunda transformación. Integral a la revolución pasiva es la cooptación del liderazgo desde abajo, y su integración en el proyecto dominante. Las fuerzas dominantes en Egipto, Túnez y otros lugares de Oriente Medio y América del Norte están tratando de llevar a cabo tal revolución pasiva. Con respecto al movimiento pro-inmigrante en los Estados Unidos – uno de los movimientos sociales más vibrantes en ese país los líderes establecimiento -moderate/mainstream latinos entraron en el gobierno de Obama y el Partido Democrático veces – un caso clásico de revolución pasiva -, mientras que la masa de los inmigrantes de base sufre la represión se intensificó estado.

La campaña de Obama aprovechó y ayudó a ampliar la movilización de masas y las aspiraciones populares de cambio no se había visto en muchos años en los Estados Unidos. El proyecto de Obama cooptados que se avecina una tormenta desde abajo, se canaliza en la campaña electoral, y luego traicionó esas aspiraciones, como el Partido Demócrata efectivamente desmovilizados de la insurgencia desde abajo con más revolución pasiva.

En este sentido, el proyecto Obama debilitó la respuesta popular y de izquierda de abajo a la crisis, que se abrió el espacio para la respuesta de la derecha a la crisis – para un proyecto del fascismo del siglo 21 – para ser insurgente.La administración de Obama aparece en esta forma como una república de Weimar. Aunque los socialdemócratas estaban en el poder durante la república de Weimar de Alemania en la década de 1920 y principios de 1930, no siguieron una respuesta de izquierdas a la crisis, sino más bien de lado a los sindicatos alineados militantes, comunistas y socialistas, y progresivamente se complacía al capital y el derecho antes de entregar el poder a los nazis en 1933.

El fascismo del siglo 21 en los Estados Unidos

Yo no uso del término fascismo a la ligera. Hay algunas características clave de un fascismo del siglo 21 me identifican aquí:

  1. La fusión del capital transnacional con el poder político reaccionario
    Esta fusión se había estado desarrollando durante los años de Bush y probablemente se habría profundizado bajo una Casa Blanca McCain-Palin. Mientras tanto, estos movimientos neofascistas como el Tea Party, así como el neo-fascista de la legislación, tales como anti-inmigrante de Arizona la ley SB 1070, han sido ampliamente financiados por capital corporativo. Tres sectores del capital transnacional, en particular, se destacan como proclives a buscar acuerdos políticos fascistas para facilitar la acumulación: el capital financiero especulativo, el complejo militar-industrial-seguridad, y el sector (especialmente petróleo) de extracción y la energía.
  2. La militarización y la masculinización extrema 
    Como la acumulación militarizada ha intensificado el presupuesto del Pentágono, el aumento de 91 por ciento en términos reales en los últimos 12 años, la cúpula militar se ha convertido cada vez más politizado y que participan en la formulación de políticas.
  3. Un chivo expiatorio que sirve para desplazar y redirigir las tensiones y contradicciones sociales 
    En este caso, los inmigrantes y los musulmanes en particular. El Southern Poverty Law Center informó recientemente de que “tres capítulos de la derecha radical – los grupos de odio, grupos extremistas nacionalistas y las organizaciones de patriotas – aumentó de 1.753 grupos en 2009 a 2.145 en 2010, un 22 por ciento de aumento, que siguió a 2008-9 un aumento de 40 por ciento. ”

    Un Departamento de Seguridad Nacional el informe 2010 de Seguridad señaló que “extremistas de derecha pueden estar ganando nuevos reclutas jugando con los temores sobre los problemas de emergencia varias. La crisis económica y la elección de los primeros afro-americanos actual presidente controladores únicos para la radicalización y el reclutamiento de derecha. ” El informe concluía: “En los últimos cinco años, diversos grupos de extrema derecha, incluyendo milicias y supremacistas blancos, han adoptado el tema de la inmigración como una llamada a la acción, punto de reunión, y una herramienta de reclutamiento.”

  4. Una base social de masas 
    En este caso, por ejemplo, una base social está siendo organizado entre los sectores de la clase obrera blanca que, históricamente, que disfrutan los privilegios de casta racial y que han experimentado el desplazamiento y la movilidad social descendente experimentando rápidos como el neo-liberalismo llega a los EE.UU. -, mientras que están perdiendo la seguridad y la estabilidad que disfrutamos en la anterior época fordista-keynesiana del capitalismo nacional.
  5. Un fanático de la ideología del milenio relacionadas con la raza / cultura que abarca la supremacía de un pasado idealizado y mítico, y una movilización racista contra los chivos expiatorios
    La ideología del fascismo del siglo 21o menudo se apoya en la irracionalidad – la promesa de brindar seguridad y restaurar la estabilidad es emotivo, no racional. El fascismo del siglo 21 es un proyecto que no lo hace – y no es necesario – distinguir entre la verdad y la mentira.
  6. Un liderazgo carismático 
    Este liderazgo ha sido hasta ahora ausente en gran medida en los Estados Unidos, a pesar de figuras como Sarah Palin y Glenn Beck aparecen como arquetipos.

El circuito mortal de acumulación-explotación-exclusión

Una nueva dimensión estructural del capitalismo global del siglo 21 es la dramática expansión de la población global superflua – que parte de los marginados y excluidos de la participación productiva en la economía capitalista y que representa aproximadamente el 1/3o de la humanidad. La necesidad de asegurar el control social de esta masa de la humanidad que vive en un planeta de ciudades miseria da un fuerte impulso a proyectos neofascistas y facilita la transición de bienestar social al control social – también conocida como “estados policiales”. Este sistema se vuelve cada vez más violenta.

Teóricamente afirmó – en las condiciones de la globalización capitalista – funciones contradictorias del Estado de acumulación y legitimación no puede tanto ser satisfechas. La crisis económica se intensifica el problema de la legitimación de los grupos dominantes para que las crisis de acumulación, como la actual, generan conflictos sociales y aparecen como una espiral de crisis políticas. En esencia, la capacidad del Estado para funcionar como un “factor de cohesión” dentro del orden social se descompone en la medida en que la globalización capitalista y la lógica de la acumulación o la mercantilización penetra todos los aspectos de la vida, de modo que la “cohesión” requiere más y más social controlar.

El desplazamiento y la exclusión se ha acelerado desde 2008. El sistema ha abandonado a amplios sectores de la humanidad, que se encuentran atrapados en un circuito mortal de acumulación-explotación-exclusión. El sistema ni siquiera intenta incorporar a esta población excedente, sino que trata de aislar y neutralizar su rebelión real o potencial, criminalizando a los pobres y los desposeídos, con tendencias hacia el genocidio en algunos casos.

A medida que el Estado abandona los esfuerzos para asegurar legitimidad entre amplios sectores de la población que han sido relegados a los excedentes – o super-explotados – mano de obra, se recurre a una serie de mecanismos de exclusión coercitiva: encarcelamiento masivo y complejos carcelario-industrial, omnipresente policía, manipulación del espacio de nuevas maneras, la legislación anti-inmigrante altamente represiva y campañas ideológicas orientadas a la seducción y la pasividad a través del consumo menor y la fantasía.

La ideología militarizada ha intensificado el presupuesto del Pentágono y los funcionarios militares están cada vez más involucrados en la formulación de políticas [Gallo / Getty]

Un fascismo, 21 no se vería como el fascismo del siglo 20. Entre otras cosas, la capacidad de los grupos dominantes de controlar y manipular el espacio y de ejercer un control sin precedentes sobre los medios de comunicación, los medios de comunicación y la producción de imágenes y mensajes simbólicos, significa que la represión puede ser más selectiva (como vemos en México o Colombia, por ejemplo), y también se organizan jurídicamente de manera que la masa “legal” el encarcelamiento toma el lugar de los campos de concentración. Por otra parte, la capacidad del poder económico para determinar los resultados electorales permite que el fascismo del siglo 21 a emerger sin una ruptura necesaria en ciclos electorales y de un orden constitucional.

Los Estados Unidos no puede ser caracterizada en este momento como fascista. Sin embargo, todas las condiciones y los procesos que están presentes y se filtre, y las fuerzas sociales y políticas detrás de este proyecto se están movilizando rápidamente. De manera más general, las imágenes en los últimos años de lo que un proyecto político implicaría abarcó la invasión israelí de Gaza y la limpieza étnica de los palestinos, a la búsqueda de chivos expiatorios y la criminalización de los trabajadores inmigrantes y el movimiento del Tea Party en los Estados Unidos, el genocidio en el Congo , los EE.UU. / las Naciones Unidas para la ocupación de Haití, la propagación de neonazis y cabezas rapadas en Europa, y la intensificación de la represión india en Cachemira ocupada.

El contrapeso al fascismo del siglo 21 debe ser una lucha coordinada de devolución por la clase obrera mundial. La única solución real a la crisis del capitalismo global es una masiva redistribución de la riqueza y el poder – a la baja hacia la mayoría pobre de la humanidad. Y la única forma de redistribución puede llegar es a través de la lucha de masas transnacional desde abajo.

William I. Robinson, profesor de estudios de sociología y global en la Universidad de California en Santa Bárbara.

Las opiniones expresadas en este artículo son del autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Al Jazeera.

 FUENTE Al Jazeera.

DE OBLIGADÍSIMA LECTURA LE MONDE ¿Por qué los estados tienen que pagar 600 veces más que los bancos?


¿Por qué los Estados tienen que pagar 600 veces más que los bancos ?

http://www.lemonde.fr/idees/article/2012/01/02/pourquoi-faut-il-…
por pirty hace 1 día 6 horas 37 minutos publicado hace 13 horas 3 minutos

El antiguo presidente francés Michel Rocard lo explica en su artículo para Le Monde

“¿Por qué los Estados tienen que pagar 600 veces más que los bancos ?.

Un juez americano da la razón a los periodistas de Bloomberg que piden transparencia a los bancos centrales sobre la ayuda que aportan al sistema financiero, por lo visto la reserva federal americana ha dado en secreto a bancos en dificultades 1.200 billones de dólares (escala corta 10 elevado a 9 = 1 000 000 000) al 0,01 % de interes.

A su vez en numerosos paises sufren restricciones impuestas

¿Por qué es que los estados pagan 600 veces más que los bancos?

Punto de vista | LEMONDE | 02.01.12 |

por Michel Rocard, ex primer ministro, Pierre Larrouturou Economista

La Réserve fédérale a secrètement prêté aux banques en difficulté la somme de 1 200 milliards au taux incroyablement bas de 0,01 %.

La Reserva Federal ha prestado en secreto a los bancos con problemas la suma de 1 200 millones de dólares a tasa muy baja de 0,01%. REUTERS / Brendan McDermid

Estos números son increíbles. Ya sabíamos que el final de 2008, George Bush yHenry Paulson había puesto la mesa $ 700 mil millones (540 millones de euros) para rescatar a los bancos de EE.UU.. Una gran cantidad.

Sin embargo, un juez de EE.UU. dictaminó recientemente a favor de los periodistas de Bloomberg, que pidieron a sus bancos centrales a ser transparente sobre la ayuda que se había entregado al sistema bancario.

Después de haber pelado 20 000 páginas de documentos diversos, Bloomberg indica que la Reserva Federal prestó en secreto a los bancos con problemas a la suma de 1 200 millones de dólares a tasa muy baja de 0,01%.

Mientras tanto, en muchos países, las personas sufren los planes de austeridad impuestos por los gobiernos que los mercados financieros ya no están dispuestos a pagar miles de millones en las tasas de interés por debajo de 6, 7 o 9%!Asfixiados por las tasas de interés, los gobiernos están “obligados” a bloquear las pensiones, asignaciones familiares o salarios de los funcionarios y recorte de la inversión, el aumento del desempleo y vamos a estar sumido en una recesión muy pronto grave.

¿Es normal que en una crisis, los bancos privados, que normalmente se financian al 1% con los bancos centrales, podría beneficiar a la tasa de 0,01%, pero que en una crisis, algunos Estados están obligados a de lo contrario pagar las tasas de 600 o 800 veces más alto? “Ser dominado por el dinero organizado es tan peligroso como el crimen organizado”, dijo Roosevelt. Estaba en lo cierto. Estamosviviendo una crisis del capitalismo desregulado que puede ser suicida para nuestra civilización. Como Edgar Morin escribió y Stephane Hessel en El Camino de la Esperanza (Fayard, 2011), nuestra sociedad debe elegir : la metamorfosis o la muerte?

¿Vamos a esperar hasta que sea demasiado tarde para abrir los ojos? ¿Vamos aesperar hasta que sea demasiado tarde para comprender la gravedad de la crisis yelegir una metamorfosis completa antes de nuestras sociedades se desmoronan?No tenemos aquí la oportunidad para desarrollar diez o quince reformas concretas que permitan a esta transformación. Sólo queremos mostrar que es posible queduele Paul Krugman cuando dice que Europa se refugia en una “espiral de muerte”. Cómo dar oxígeno a las finanzas públicas? Cómo actuar sin cambiar los tratados, lo que requerirá meses de trabajo y será imposible si Europa es más odiado por el pueblo?

Angela Merkel tiene razón en decir que nada se debe alentar a los gobiernos aseguir avanzando. Pero la mayoría de nuestros estados son préstamos en los mercados financieros por las deudas viejas. En 2012, Francia debe tener un 400 000 000 000: 100 000 000 correspondiente al déficit presupuestario (que sería casi cero si cancelamos los recortes de impuestos concedidos por diez años) y 300 millones correspondientes a deudas antiguas, que son capaces de 000 madurez y que no podemos pagar si no nos prestan a la misma cantidad unas horas antes dereembolso .

Para pagar las tasas de interés para grandes deudas acumuladas allí por cinco o diez años no participa en empoderar a los gobiernos, sino para sofocar nuestras economías para el beneficio exclusivo de algunos bancos privados: el pretexto de que hay un riesgo, se prestan a tasas muy elevadas, a sabiendas de que probablemente no hay un riesgo real, como el Fondo Europeo de Estabilidad Financiera (EFSF) está ahí para garantizar la solvencia de los prestatarios de los Estados …

Debemos terminar con dos pesos, dos medidas: que se inspira en lo que es los EE.UU. del banco central para salvar el sistema financiero, se propone que la “deuda antigua” de nuestros estados puede ser refinanciado a tasas cercanas al 0%.

No hay necesidad de modificar los Tratados de la UE para llevar a cabo esta idea: mientras que el Banco Central Europeo (BCE) no está autorizado a prestar a los Estados miembros, pero se puede dar ningún límite para las agencias de crédito ( El artículo 21.3 del Estatuto de la Banco Central Europeo) y las organizaciones internacionales (artículo 23 del Estatuto). Se puede pagar hasta 0,01% en el Banco Europeo de Inversiones (BEI) o de depósito, que se puede prestar a 0,02% en los estados se endeudan para pagar sus viejas deudas.

Nada nos impide poner a estos fondos en enero! No cansamos de repetirlo: el presupuesto de Italia tiene un superávit primario. Por lo tanto, estaría en equilibrio si Italia no debe pagar los cargos de financiamiento cada vez mayor. ¿Hay que dejarItalia se hunde en la recesión y la crisis política, o se toman para poner fin a las pensiones de los bancos privados? La respuesta debería ser obvia para actuar por el bien común.

El papel que los tratados de dar el BCE es garantizar la estabilidad de precios.¿Cómo puede permanecer sin reaccionar cuando en algunos países que el precio de sus bonos del Tesoro dobles o triples en unos pocos meses? Asimismo, el BCE debe garantizar la estabilidad de nuestras economías. ¿Cómo puede seguir siendo libre para actuar cuando el precio de la deuda amenaza con ser la caída en una recesión “peor que 1930”, según el gobernador del Banco de Inglaterra ?

Si nos atenemos a los tratados, nada impide al BCE a actuar con fuerza parahacer bajar el precio de la deuda. No sólo no se prohíbe a actuar , pero el incentivo para hacerlo . Si el BCE es fiel a los tratados, todo debe ser reducido al precio de la deuda pública. La opinión general es la inflación más preocupante!

En 1989, después de la caída del muro, se tomó un mes de Helmut Kohl , François Mitterrand y otros jefes de Estado europeos que deciden a crear la moneda única.Tras cuatro años de crisis, todavía esperamos que nuestros líderes proporcionaroxígeno a las finanzas públicas? El mecanismo que proponemos podría s ‘ se aplican de inmediato, tanto para reducir el costo de la deuda vieja para financiar la inversión fundamental para nuestro futuro como un ahorro de energía de Europa.

Los solicitantes de la negociación de un nuevo tratado de la UE están en lo cierto: con los países que lo deseen, debemos construir una Europa política, capaz deactuar sobre la globalización, una verdadera Europa democrática ya propuesto porWolfgang Schäuble y Karl Lamers en 1994 o Joschka Fischer en 2000. Debe ser un tratado de convergencia social y la gobernanza económica real.

Todo esto es esencial. Sin embargo, ningún tratado nuevo ser adoptada si nuestro continente se hunde en una “espiral de muerte” y que la gente viene a odiar todo lo que viene de Bruselas. La urgencia es enviar a la gente una señal muy clara: Europa no está en manos de los lobbies financieros. Que sirve a los ciudadanos.

Michel Rocard es también el presidente de la orientación científica de Terra Novadesde 2008. Pierre Larrouturou es también el autor de “Para evitar el choque final “(Ediciones Nova, 256 pp, 15 €)

Artículo publicado en el 03/01/12

La ” gran solución” a la crisis del Euro. Pedir dinero a China


[Acuerdo de la Europa del capital] Cifras billonarias para socorrer a la banca europea
Un billón de euros del fondo de rescate, 100.000 millones más para tapar agujeros, el BCE regalándóles dinero casi sin intereses… todo para que el capital más parasitario y especulativo salve y pueda continuar con sus negocios, a costa de nuevos ajustes y recortes de derechos sociales.
Kaos. Laboral y Economía | Prensa |
www.kaosenlared.net/noticia/acuerdo-europa-capital-cifras-multibillonarias-para-socorrer-banca-eur

La eurozona se dota de un fondo de un billón contra la especulación

Los bancos no cobrarán el 50% de los bonos de deuda que tienen en Grecia

In extremis y al filo de las 3:30 de la mañana, la eurozona logró el acuerdo que tanto perseguía. Los bancos europeos renunciarán a un 50% de lo invertido en bonos de deuda pública griega a cambio de dar carpetazo a la crisis de deuda y asegurarse el cobro del resto.

El resultado, logrado tras varias horas de negociación con los responsables de los grandes bancos europeos, se complementó con un plan de recapitalización y el refuerzo del fondo de rescate, cuya capacidad quedará multiplicada hasta alcanzar el billón de euros.

“Se ha alcanzado un acuerdo global en la cumbre del euro de hoy”, dijo Herman Van Rompuy, el presidente del Consejo, tras ocho horas de discusiones. El acuerdo, cuyos detalles deberán ser pactados por los ministros de Economía del euro “en noviembre”, según las conclusiones, permitirá al fondo de rescate garantizar parte de las emisiones de deuda de países en el punto de mira de la especulación, como España e Italia.

Además, la eurozona ampliará las posibilidades del fondo recurriendo a inversores privados y públicos extranjeros, como el FMI y países emergentes.

La primera petición formal tendrá lugar mañana, cuando el gerente del fondo de rescate, Klaus Regling, aterrice en Pekín esperando encontrar unas autoridades chinas dispuestas a reforzar la estabilidad del euro como alternativa al dólar.

El presidente francés, Nicolas Sarkozy, hablará hoy con el primer ministro chino, Hu Jianto, para ir preparando el terreno.

La eurozona ampliará las posibilidades del fondo recurriendo a inversores privados y públicos extranjeros

Así se logrará que el “cortafuegos” tenga una capacidad de “un billón de euros como mínimo”, según aseguró el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero.

En la actualidad, el fondo dispone de una dotación de 440.000 millones, pero el llamado “dinero fresco” que aportan los Estados no se ampliará por exigencias de Alemania, sino que se requerirá a la ingeniería contable para apalancar el fondo a través de garantías y avales.

En cuanto a la deuda de Grecia, los líderes del euro arrancaron un compromiso a los grandes bancos europeos (sobre todo franceses y alemanes) para que acepten dejar de recuperar un 50% de lo invertido.

El objetivo es lograr el objetivo de reducir la deuda de Grecia al 120% del PIB en 2020 (la española ronda en la actualidad el 60% y la media de la eurozona el 80%). Se acabará así con la peligrosa tendencia de la economía, que según las previsiones que maneja Bruselas podría alcanzar el 183% en 2013.

Los fondos públicos compensarán esa participación del sector privado, ya que la zona euro contribuirá con “una financiación de 100.000 millones de euros hasta 2014” que garantice que Grecia devuelve lo que todavía debe y sus bancos son recapitalizados.

BCEPor su parte, el BCE continuará con sus operaciones extraordinarias de apoyo a la economía europea, con inyecciones de liquidez a la banca y compras de deuda pública. La intención, solemnizada por el próximo presidente de la institución, Mario Draghi, fue muy destacada por el presidente francés, Nicolas Sarkozy, que defendía la vigencia de un papel activo de la institución.


La Unión Europea y la banca acuerdan elevar al 50% la quita de Grecia

La decisión implica elevar a la mitad la condonación de la deuda del país heleno. La nueva quita de Grecia supera el 21% pactado el pasado julio con el sector privado

Tras casi ocho horas de reunión, los jefes de Estado y de Gobierno de los países del euro y la banca llegaron hoy a un acuerdo para elevar hasta el 50 por ciento la condonación de la deuda griega, anunciaron fuentes comunitarias.

La nueva quita de Grecia supera el 21 por ciento pactado el pasado 21 de julio con el sector privado, en el marco del segundo programa de asistencia financiera al país.

El acuerdo se produjo en el último momento y pocas horas después de que el director ejecutivo del Instituto de Finanzas Internacionales (IIF), Charles Dallara, que representó al sector privado en las negociaciones, anunciase que no se había logrado ningún pacto sobre Grecia ni sobre un aumento de su quita.

No obstante, tras una reunión en los márgenes de la cumbre de hoy entre los acreedores privados de Grecia y la canciller alemana, Angela Merkel; la directora gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), Christine Lagarde; el presidente francés, Nicolas Sarkozy; y el del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy, se ha logrado finalmente el esperado acuerdo.

En Bruselas se barajaba de manera extraoficial elevar la quita griega a entre el 50 y el 60%

La banca que ya aceptó en julio pérdidas del 21 por ciento sobre los bonos soberanos helenos ante las dificultades de Grecia para hacer frente a su deuda, llegó al encuentro de hoy con una “nueva oferta significativa”, según el IIF, que aún así resultó insuficiente para los líderes europeos.

En Bruselas se barajaba de manera extraoficial elevar la quita griega a entre el 50 y el 60 por ciento como única medida para hacer la deuda helena sostenible, pero se insistía en que para que esta condonación tuviese el efecto deseado debía ser voluntaria.

Finalmente la quita ascenderá al 50 por ciento y será voluntaria, con lo que se cierra el acuerdo en el último de los tres pilares esenciales del plan europeo anticrisis, tras las decisiones para recapitalizar la banca hasta el nueve por cuento del ratio de capital básico por 106.000 millones y de ampliar el fondo de rescate hasta el billón de euros.

En rueda de prensa, el presidente francés Nicolás Sarkozy ha insistido en que  la quita del 50% de la deuda griega es “voluntaria” y que no supone un impago (default). Las pérdidas para los inversores están valoradas en 100.000 millones, ha señalado.


La banca española necesita 26.161 millones de capital

Los líderes europeos imponen al sistema financiero un ratio mínimo de solvencia del 9%. Una vez que les permitan contabilizar las obligaciones convertibles, las cinco entidades españolas precisarán unos 18.000 millones

La Unión Europea ha llegado a un acuerdo para la recapitalización de la banca europea y, de primeras, no deja bien situada a España. Las cinco mayores entidades españolas (Santander, BBVA, CaixaBank, Bankia y Popular) tienen unas necesidades de solvencia para cumplir los nuevos requisitos de 26.161 millones de euros, el segundo mayor volumen del continente tras Grecia, que precisa 30.000 millones.

Mucho mejor colocados han quedado los bancos alemanes, que al final son los que ponen las normas, con una falta de 5.184 millones. Los italianos requieren 14.771 millones y los franceses, otros 8.844 millones. En total, los 70 bancos sistémicos europeos precisan un total de 106.447 millones, según cálculos de la Autoridad Bancaria Europea (EBA).

No obstante, la cifra de la banca española se reducirá entre 8.000 y 9.000 millones una vez que pueda contar como capital de primera calidad lo aportado por las obligaciones convertibles en acciones. Las autoridades europeas han aceptado que cuenten todas aquellas que venzan antes de final de octubre del próximo año; es decir, que entrarán los 7.000 millones del Santander y parte de los 1.190 millones del Popular, como mínimo.

La devaluación de la deuda supone un coste de 6.290 millones para España

Dentro de las necesidades españolas, se incluye la pérdida que provoca contabilizar la deuda española a precio de mercado, que supone un coste para estas cinco entidades de 6.290 millones. La vicepresidenta del Gobierno, Elena Salgado, ya había advertido de que supondría un recorte del 2%.

Aunque la EBA no precisó ayer cuánto necesita cada entidad, los analistas estaban calculando en los últimos días que Santander necesitaría (una vez descontadas las convertibles) en torno a 9.000 millones; BBVA, unos 3.500 millones; La Caixa, unos 4.000 millones; Popular, unos 2.000 millones, y Bankia, unos 1.000 millones, informa Virginia Zafra.

El acuerdo al que llegaron ayer los líderes de la Unión Europea contempla que los bancos tendrán que lograr, “antes del 30 de junio de 2012”, un “ratio de capital de máxima calidad del 9%” y contabilizar su deuda teniendo en cuenta “la valoración del mercado”.

De todas formas, la cifra definitiva no está clara, porque faltan por cerrar (se espera que en un Ecofin en los próximos días) detalles importantes, como qué tipo de deuda se valora a precio de mercado.

Fuentes financieras aseguran que países como Alemania han solicitado que no sólo sea la deuda del Estado sino también la de las comunidades autónomas, las corporaciones locales y las empresas públicas. Y, para más inri, quieren que se exija un capital extra para los créditos concedidos a las administraciones públicas españolas, lo que supondría para los cinco grandes un aumento de mil millones en los requerimientos.

Las entidades que no cumplan no podrán pagar dividendos ni bonus

Una consecuencia muy importante de las nuevas exigencias de capital es que los bancos que no lleguen al 9% tendrán que someterse a “restricciones en la distribución de dividendos y bonus” hasta lograr ese tope.

La reivindicación, planteada hace dos semanas por el presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durão Barroso, pretende acabar con los casos de bancos con problemas de solvencia que reparten dividendos antes o mientras están están siendo rescatados con dinero público.

Los fondos que necesiten los bancos que no lleguen al 9% deberán proceder “primero de fuentes privadas”, como reestructuración, ampliación de capital, emisión de nuevas convertibles o venta de activos. Además, pueden reducir sus activos ponderados por riesgo para que con el mismo capital tengan un mayor ratio de solvencia.

En todo caso, el Consejo Europeo insistió ayer en su comunicado de la cumbre que exigirá a las entidades que no reduzcan la concesión de créditos por el hecho de que tengan que aumentar el capital, así que esta última fórmula de reducir el tamaño tendrá vigilancia por parte de los supervisores nacionales.

Si no logran captar el capital por medios privados, las entidades podrán recurrir a los gobiernos y al fondo de rescate del euro como último recurso. La mayoría de las entidades españolas podrían alcanzar las necesidades con la generación interna de capital (con beneficios sobre todo) sin tener que acudir al mercado.

Fuentes de la Moncloa aseguraron anoche que España está en un lugar tan destacado en esta lista porque tiene a dos de las entidades más grandes de la zona del euro (Santander es el más grande) y eso supone, para bien y para mal, que todas las cifras que resultan son más elevadas.

En una nota, el Gobierno explicó que las entidades españolas sujetas a esta revalorización de la deuda pública cuentan con obligaciones convertibles por importe de 9.000 millones de euros que podrán usar para reducir esa factura inicial superior a 26.000 millones.

Además, explicó que estas peticiones son “excepcionales y extraordinarias y que por tanto no tendrán ninguna implicación para las cuentas de las entidades ni afectarán a la oferta de crédito futura a las administraciones públicas”. Con esta afirmación, el Gobierno da por hecho que habrá que aplicar provisiones adicionales para cubrir los créditos concedidos a entes públicos.

La Autoridad Bancaria Europea no emitió su comunicado hasta la medianoche, lo que generó muchas dudas entre las propias entidades españolas, a las que habían informado de que las obligaciones convertibles sumarían como capital de primera calidad y que a última hora vieron cómo no se sumaba y quedaban de nuevo como las entidades en peor situación de Europa, sólo por detrás de Grecia.


Acuerdo para elevar a un billón el fondo de rescate

El volumen disponible se multiplicará mediante la garantía de las emisiones de deuda y con un nuevo instrumento financiero

Los líderes de la eurozona llegaron a un principio de acuerdo para la elevación del fondo de rescate. Según fuentes comunitarias, la envergadura definitiva del fondo se elevará hasta el billón de euros, que se utilizarán para avalar parcialmente emisiones de deuda de estados y bancos en apuros, además de ofrecer líneas de crédito a países acorralados por los mercados, recapitalizar directamente entidades en apuros o comprarles deuda.

Fuentes cercanas a la negociación confiaban en que esta cifra pueda inyectar confianza de manera inmediata en los mercados. Del actual fondo, dotado con 440.000 millones, ya se han comprometido 116.400 millones para los rescates de Irlanda, Portugal y Grecia. Entre 50.000 y 74.000 millones podrían reservarse para recapitalizar bancos, mientras que lo restante, hasta 275.000 millones, se multiplicaría (o apalancaría) por cuatro mediante la garantía del 20% o 25% de las emisiones de deuda de países como España o Italia. Alemania dijo ayer que no dará más dinero para el fondo.

Con todo, el tamaño final depende de las aportaciones a un nuevo instrumento extra de inversores extranjeros, a los que la eurozona tiene previsto cortejar con visitas en las próximas semanas. La primera tendrá lugar mañana, cuando el gerente del fondo de rescate, Klaus Regling, aterrice en Pekín esperando encontrar unas autoridades chinas dispuestas a reforzar la estabilidad del euro como alternativa al dólar.

El presidente francés, Nicolas Sarkozy, hablará hoy con el primer ministro chino, Hu Jianto, para ir preparando el terreno.

Al cierre de esta edición, la eurozona forcejeaba con los bancos para que aceptasen una quita de la deuda griega de alrededor del 50%, más de lo que estaban dispuestos a ofrecer las entidades y de lo que al BCE le parecía razonable.

Según fuentes comunitarias, los líderes se han fijado como objetivo reducir a un 120% del PIB la deuda helena en 2020 y acabar con la peligrosa tendencia de la economía, que según las previsiones que maneja Bruselas podría alcanzar el 183% en 2013, es decir, cien puntos más que la media de la eurozona. La factura representaría para los bancos un montante total de 100.000 millones, según los cálculos de Reuters.

Por otra parte, la UE aplaudió las medidas tomadas por España, entre ellas la reducción del déficit, el proceso de reestructuración de las cajas de ahorros, la reforma laboral y la inclusión de un límite al déficit en la Constitución. Sin embargo, el borrador de conclusiones incluía un llamamiento a “seguir con las reformas”, aunque “no exigiendo nuevas medidas”, según confirmaron fuentes comunitarias.

Fuentes del Gobierno español aseguraron que la mención a España fue “muy positiva” y que sintonizaba “con todo lo que la vicepresidenta (Elena) Salgado y el presidente han venido defendiendo en todo momento”.

Es decir, que España está cumpliendo, pero quedan importantes decisiones por tomar.

España se desligó así definitivamente de Italia. Su primer ministro, Silvio Berlusconi, llegó a la cumbre con una carta de 15 páginas esperando cumplir con las exigencias que tan sólo tres días antes le habían hecho Merkel, Sarkozy y los líderes de las instituciones comunitarias.

Tres años y dos billones de euros después, la crisis crece


Tres años y dos billones de euros después, la crisis crece

El mundo económico aún sigue sin encontrar soluciones a la convulsión financiera iniciada por la quiebra de Lehman Brothers.

La transfusión constante de capital a la banca mundial no ha tenido efecto en la economía real

MIGUEL ALBA / VIRGINIA ZAFRA MADRID 12/09/2011

Si existe un 11-S para la economía, ese parece la quiebra de Lehman Brothers. “Wall Street se desveló entonces como un castillo de naipes”, asegura, en uno de sus estudios, Nouriel Roubini, el profesor de economía de la Universidad de Nueva York, famoso por anticipar la crisis.

La onda expansiva de Lehman estuvo a punto de llevarse por delante en Estados Unidos a Goldman Sachs y Morgan Stanley, los otros dos gigantes financieros que se quedaron a centímetros de la tumba.

A este lado del Atlántico, el desplome de Lehman comenzó a desestabilizar las tripas de la mayoría de los gigantes bancos europeos.

Días antes del 11-S económico, el 14-S de 2008, el Banco Central Europeo recogía la exposición europea a las hipotecas subprime norteamericanas:176.000 millones de euros.

“Aquellos días parecían el Apocalipsis. La economía se llenó de muchas preguntas, demasiadas dudas, un pánico feroz y escasas soluciones”, recuerda Alejandro Inurrieta, economista jefe del Instituto de Estudios Bursátiles.

La reformulación del capitalismo se quedó en una idea: salvar la banca

El Gobierno Bush y la Unión Europea optaron por salvar al sistema financiero como vía de escape de la economía mundial. Nacionalizaciones, inyecciones parciales de liquidez, aumento de las dotaciones de los fondos de garantía de depósitos, avales en las garantías de los préstamos interbancarios…

“En eso quedó la famosa reformulación del capitalismo de la que tanto se habló. Ayudas al sistema financiero mientras se dejaba cada vez más de lado la economía real”, señala Juan Antonio Maroto, catedrático de Economía Financiera y Contabilidad de la Universidad Complutense de Madrid.

La factura ha consumido ya en Estados Unidos y Europa un total de 1,99 billones de euros, el doble del PIB anual español, en ayudas estatales a bancos sobrevalorados por su marca, pero con sus activos en caída libre.

En Estados Unidos, la Universidad de Harvard se mostró muy crítica con el sobreprecio (254.000 millones de dólares) que pagó la Reserva Federal en la compra de bonos y acciones bancarias que el mercado había depreciado ya a 176.000 millones.

En paralelo, tanto la Reserva Federal norteamericana como el Banco Central Europeo no han parado de inyectar liquidez al sistema interbancario para evitar el colapso. 2,5 billones de euros en el caso de la Fed; medio billón, por parte del organismo que dirige Jean-Claude Trichet.

Pero la foto del mundo económico no ha cambiado en exceso. Incluso se ha difuminado aún más. ¿De qué ha servido entonces salvar la banca mundial a costa del dinero de los contribuyentes? ¿Era la única salida posible ante la quiebra de Lehman Brothers?

“Lehman no ha ayudado a mejorar la gestión de la banca”, dice Carbó

“Los gobiernos decidieron reafirmar los principios del capitalismo financiero. Pensaron que al insuflarles capital iban a seguir encontrando la misma rentabilidad de siempre olvidándose de la solvencia de las entidades”, insiste Maroto. “Fue una huida hacia adelante que se ha demostrado que no ha servido para nada”, asevera el catedrático de la Universidad Complutense.

1,35 billones en Europa

Según las ayudas aprobadas por la Comisión Europea, la UE ha empleado ya 1,35 billones de euros (el 11% de su PIB) en salvar la banca.

Entre las entidades con mayor apoyo público destacan Royal Bank of Scotland y Lloyd’s, que cuentan con 52.609 y 23.165 millones de euros de capital del bueno (Tier 1)de procedencia estatal. “Las ayudas que se han dado desde la caída de Lehman sirvieron para parar la sangría.

En caso contrario, las pérdidas hubieran sido más cuantiosas. Pero no ha servido para sanear ni para imponer nuevos y mejores principios de gestión de la banca”, confirma Santiago Carbó, catedrático de la Universidad de Granada.

Alemania estudia inyectar capital a los bancos afectados por Grecia

Tanto Europa como Estados Unidos se han quedado a medias en las exigencias a las entidades rescatadas.

Sólo en Islandia, a la restricción de elevados salarios y exacerbados bonus para los directivos, transparencia absoluta en la nueva gestión, obligación de devolver los préstamos a unos determinados tipos de interés, que oscilan del 7 al 9% según el país, y más exigencias de solvencia, se ha unido la responsabilidad penal de los directivos ante su mala praxis.

En Europa, las nuevas exigencias de solvencia de Basilea III, que exigen a las entidades contar con un Tier 1 del 7%, se dilatan hasta 2019. Un calendario que el Banco de España ha adelantado a marzo de 2012.

Entonces, todas las entidades que coticen o tengan más de un 20% de inversores privados deberán tener un capital principal del 8%. En el caso de los bancos y cajas que no cumplan con ninguna de esas dos exigencias, deberán tener un 10%.

El debate de la solvencia, tan elevado el pasado julio con la publicación de los test de estrés a la banca europea, ha quedado pospuesto. “Ahora lo importante es sobrevivir en la tormenta perfecta que se nos avecina”, explican desde un banco de caja, que el pasado jueves entregó la última versión de su plan de recapitalización al Banco de España.

Shiller (Yale): “Laquiebra de Greciasería más agresivaque Lehman”

La crisis de deuda soberana, el castigo continuado a los valores financieros en las bolsas y, sobre todo, la posibilidad de un impago de Grecia, a pesar de que el Ejecutivo de Yorgos Papandreu ha presentado un nuevo plan de recortes para convencer a sus socios de la liberación del segundo tramo del rescate, obliga a un nuevo plan B para la banca mundial.

“Grecia podría llegar a destruir el sistema financiero mundial de forma mucho más agresiva de lo que lo hizo la quiebra de Lehman Brothers”, advierte en una de sus cátedras Robert Shiller, economista y profesor de Yale.

Para evitarlo, Europa diseña fórmulas para salvar a la banca ante la eventual caída de Grecia.

Mientras, España, Italia y Francia impulsan la creación de un mecanismo para recapitalizar de forma coordinada todas las grandes entidades, y Alemania, con el acuerdo de Holanda y Finlandia, ya ha presentado su plan a la Comisión Europea.

Según el semanario Der Spiegel, la opción teutona contempla dos instrumentos.

Por una parte, se abrirían líneas de crédito preventivas a los países con problemas, que podrían usarlas si no logran capital en los mercados financieros. Por otro lado, se inyectaría capital a los bancos afectados por la insolvencia griega para estabilizarlos.

Las cuentas del FMI, matizadas el sábado por su directora gerente Christine Lagarde, hablan de 200.000 millones de euros para recapitalizar a los bancos europeos. En Bruselas, aún no se detallan cifras. La factura de Lehman sigue acumulando ceros

fuente PUBLICO

Como era de esperar, esta crisis ha beneficiado a los más ricos y ha hundido a la clase media


Como era de esperar, esta crisis ha beneficiado a los más ricos y ha hundido a la clase media

avatarMarco Antonio Moreno  2 de junio de 2011 | 08:40

En el juego de póker en que se ha convertido la economía actual, las apuestas siguen subiendo. Pero no precisamente para la prosperidad del mundo, sino para su hundimiento. Hoy se apuesta a la quiebra de los países y se espera obtener con ello jugosos dividendos.

Como certifica el último informe del Boston Consulting Groupel 40% del ingreso mundial, queda en manos del 1% más rico del planeta, algo que he advertido varias veces pero ahora lo dice una voz oficial. El clip de arriba muestra el incremento de la desigualdad para Estados Unidos en los ùltimos 30 años.

Esto da cuenta de los enormes beneficios que el modelo económico y la actual la crisis ha generado para los más ricos, mientras el fuerte golpe para los más pobres y para el extermino de la clase media corre a raudales. Se dice que en el juego de póker, Usted debe detectar a los 5 minutos quien es el tonto. Y si no lo detecta, quiere decir que el tonto es Usted.

Europa ha sido el tonto de esta crisis al dejarse contagiar de toda la corrupción de los bancos estadounidenses. Bancos que creían realizar el “trabajo de Dios”, como afirmó Lloyd Blankfein, elCEO de Goldman Sachs.

Los principales bancos estadounidenses, que no sólo son los dueños de la Fed, sino que de gran parte del mundo, son los grandes inventores de esta crisis y apropiaron los estigmas más perversos de la doctrina de Ronald Reagan, para hundir a la economía mundial. Como señala Paul Farrell, uno de los más lúcidos comentaristas de The Wall Street Journalla ideología autodestructiva de Reagan amenaza con derribar varios siglos de capitalismo.

Esto es lo que tiene al mundo viviendo el fuerte proceso de bifurcación social en el cual la clase media corre el peligro de ser exterminada.

Las abusivas prácticas de derroche provienen de larga data, como he presentado en este post para elcaso de España, y en este para Estados Unidos. La burbuja inmobiliaria era ya una realidad en el caso español el año 2000, pero nadie hizo nada, pensando, ilusoriamente, que el mercado corregiría automáticamente los desequilibrios.

El pretexto para no hacer nada era que todo el mundo estaba igual: viviendo una auténtica bacanal de consumismo basado en deuda, como sintetiza para el caso español el siguiente clip, simple fractal de lo que ocurría a nivel global como reseña este otro clip.

Y ahora que se descubre que todo ese consumo era falso, motivado por una idea de ingreso permanente y en constante aumento que nunca existió, la economía global choca con su dura realidad. Por algo Bradford DeLong define todo este proceso como el colapso intelectual de la Escuela de Chicago, en razón a que de ahí salieron las ideas de la desregulación de los mercados, de la reducción de los impuestos a los más ricos, y de la extinción del gasto público.

Y es muy cierto: la desregulación de los mercados desató la crisis, la reducción de los impuestos la amplificó al acelerar la brecha entre ricos y pobres, y la extinción del gasto público está condenando a millones a la miseria. Este es el gran resultado de las políticas de los últimos 30 años, propugnadas por la Escuela de Chicago encabezada por Milton Friedman.

Tal fue el adocenamiento de esta ideología económica, que incluso el Banco Central Europeo descartó la idea de una crisis financiera. Para el modelo de los economistas de Chicago, las crisis eran un invento de los gobiernos, por tanto al sacar a los gobiernos de la actividad económica se acababan las crisis.

Y esto lo sintetizó Ronald Reagan con su frase célebre: “los gobiernos quieren sacarnos de los problemas, pero resulta que los gobiernos son el problema”.

Curiosamente, y como refleja esta gráfica de la deuda pública de Estados Unidos, fue con Ronald Reagan con quien se disparó la deuda pública de Estados Unidos (tras suyo, y como asesor económico, estaba Milton Friedman). Reagan recibió un gobierno con una deuda pública del 30% con respecto al PIB en 1981, y lo entregó con una deuda pública de 50% con respecto al PIB en 1989.

Ahora, en pleno 2011, el Banco Central Europeo se encuentra con algo que no tenía presupuestado:la madre de todas las crisis, algo que no figuraba en su historial y que ni siquiera fue pensado cuando se elaboró la moneda única dado que, de acuerdo al modelo monetarista, “las crisis no existen: son invenciones de los gobiernos y su efecto es transitorio”.

Queda claro, entonces, por qué elBCE no sabe cómo enfrentar la crisis: es sólo un espejismo. Pero el grave problema es que cada intervención del BCE tiende a agravar la situación, al convertirse en el vertedero de toda la basura de los bancos privados.

Como señalé en el anterior post, todos los activos tóxicos de los bancos privados (hipotecas basura, préstamos dudosos, generación de créditos fantasmas), han ido a parar al BCE, quien ha transferido toda esa cloaca a dinero real, realizando la mayor operación de lavado de dinero de la historia y, curiosamente, con el beneplácito de los gobiernos. ¿Se entiende por qué huele todo tan mal? Está claro que el gran público no entiende nada de lo que ocurre.

¿Y qué es lo que ocurre? Pues simplemente que las apuestas que perdieron los grandes jugadores, han sido pagadas con los fondos públicos, haciendo que sea el ciudadano de a pié el responsable del gran derroche.

En este gran juego de póker, lo que perdieron los tontos de los gobiernos y los tontos del BCE se lo están cargando al ciudadano.

Esto es algo que confirma el informe del BCG, la crisis ha dado grandes beneficios a los más ricos, pero está hundiendo en la miseria a los más pobres, y está exterminando a la clase media del mundo.

¿Son los derivados el problema de la economía?


¿Son los derivados el problema de la economía?

Por Alnair el 24 marzo, 2011 Imprimir

derivados financieros

A raíz del reciente accidente nuclear de Fukushima casi todos los medios de comunicación y la blogosfera  se han convertido en unos expertos en centrales nucleares. Han dado explicaciones de todo tipo y han defendido sus razones a favor y en contra de la energía nuclear con mas o menos criterio.

El próximo viernes, 25 de marzo,  se va a estrenar la película documental “Inside Job”, ganadora de un Oscar,  sobre el desastre financiero de 2008 que nos ha conducido a la presente crisis. La espero con afán.

 

Si tiene éxito, y espero que lo tenga, todo el mundo va a convertirse en experto en derivados financieros y cada uno dará sus recetas para evitar la repetición de un desastre como el ocurrido. Y es que los derivados financieros son unos de los “presuntos culpables” de esta crisis.

A riesgo de poner la venda antes que la herida ahí va una explicación para todos los públicos de un derivado financiero. Advierto a los expertos que voy a intentar ser antes simplista que incomprensible y por tanto puedo incurrir en imprecisiones de todo tipo con tal de hacer comprensible este concepto.

¿Qué es un derivado financiero?

Antes de explicar en qué consisten los derivados financieros en sí, nos aproximaremos a ese concepto con otro que, para bien o para mal, muchos de vosotros ya os habréis topado y que tiene elementos en común. Se trata del contrato de arras.

Un contrato de arras se utiliza habitualmente como paso previo a la compra de un inmueble. Cuando comprador y vendedor llegan a un acuerdo en el precio y dado que el proceso de conseguir el dinero y firmar una nueva escritura lleva su tiempo, se firma un contrato en el que se establecen los nombres de comprador y vendedor, la propiedad que se va a vender, el precio final y una fecha límite en la que la compra debe ser formalizada ante notario.

Como garantía de que el comprador cumplirá su parte del contrato, este entrega un dinero, generalmente un tanto por ciento de la firma total. Si pasada la fecha límite el comprador no formaliza la compra, pierde ese dinero. Si por contra es el vendedor el que se echa para atrás, entonces está obligado a retornar ese dinero por duplicado.

Hasta aquí todo parece claro y sencillo.

Bien, pues en jerga financiera este contrato es muy parecido a un derivado financiero llamado opción “call”, con subyacente la vivienda, al precio de “strike” por el total estipulado menos la cantidad en arras, con fecha de vencimiento la fecha límite y con una prima equivalente a la cantidad en arras y una garantía del vendedor del doble de la prima. ¿A que dicho así parece el no va más de la sofisticación financiera?

He dicho que es muy parecido porque realmente tiene algunas diferencias. Vamos a avanzar en nuestro ejemplo del contrato de arras para ir aproximando uno y otro concepto.

Imaginemos que el comprador es un especulador inmobiliario y firma el contrato de arras, entrega la cantidad estipulada, un 10% por ejemplo, pero negocia una fecha límite algo más larga de la habitual, digamos que 6 meses. Este presunto comprador no tiene ninguna intención de comprar la vivienda pero está seguro que antes de 6 meses encontrará otro comprador que pagará más por esa vivienda. Como durante 6 meses él tiene garantizado el precio, si los precios inmobiliarios suben puede conseguir unos buenos beneficios.

Imaginemos que a los 3 meses encuentra un comprador dispuesto a pagar un 5% más por la vivienda. Como él tiene el derecho de comprar esa vivienda, entonces puede realizar la siguiente operación: cambiar el nombre del comprador en el contrato de arras a cambio del 10% que ya ha entregado más el 5% adicional que está dispuesto a pagar. En un contrato de arras esto no está contemplado y el vendedor se podría negar, pero a efectos prácticos al vendedor le será indiferente pues él recibirá la misma cantidad, solo que de otra persona y el comprador final pagará ese 5% adicional que estaba dispuesto a desembolsar, un 15% al primer firmante del contrato de arras y el 90% al vendedor.

Así el comprador final pagará un 105% del precio inicial. El vendedor recibirá un 100% del precio inicial y el especulador recupera el 10% que había adelantado más un 5% del precio final de beneficios. Pero atención, el especulador solo ha invertido un 10%, que recupera, y consigue un 5% adicional. Esto es una rentabilidad del 50%, y solo en 3 meses. A cambio se ha arriesgado de no encontrar un comprador, y al no disponer de todo el capital de la vivienda, perder el 100% de las arras.

Aquí vemos el primer efecto característico de los derivados. Hay un efecto multiplicador de los posibles beneficios ¡y también de las pérdidas! Técnicamente a esto se le llama apalancamiento. En este caso tenemos un apalancamiento de 10, pues solo tenemos que invertir una décima parte del capital total.

Pero aun no hemos llegado al equivalente de un derivado. Imaginemos que, además de un comprador que no tiene intención real de comprar la vivienda, tenemos un vendedor que no es el propietario real de la vivienda. Lo primero que se nos va a pasar por la cabeza es que el vendedor es un estafador. Imaginemos de todos modos, que este vendedor, que no es el propietario real, no es un estafador, sino que confía que en los próximos 6 meses el precio de la vivienda va a bajar. Si esto es así, él podrá, astutamente, comprar la vivienda más barata y luego revenderla al precio establecido. Si por ejemplo baja el precio un 5%, ese será su beneficio. Además durante 6 meses él ha recibido un 10% de la vivienda. Sin embargo, a diferencia de los contratos de arras, en los derivados financieros la cantidad en garantía está depositada en alguna entidad imparcial para asegurar que en caso de incumplimiento el vendedor pague. Al igual que la otra parte, si al vendedor le sale la jugada, este, aportando solo un10% de la vivienda que no posee, puede llegar a ganar un 5%, consiguiendo por tanto un 50% de beneficio.

En este punto nos damos cuenta de tres cosas algo sorprendentes.

La primera es que si tanto el comprador como el vendedor no quieren realizar la transacción real de la vivienda, entonces el hecho que haya un comprador y un vendedor real solo es necesario para poder determinar el precio al que se va a realizar la transacción. Una vez sabemos el precio de la transacción es suficiente que comprador y vendedor liquiden la diferencia entre el precio del contrato y el precio real. Si al final el precio final es un 2% mayor que el estipulado el especulador vendedor tendrá que pagar ese 2% al especulador comprador. La ganancia de uno, y la pérdida del otro, será del 20% sobre lo invertido.

La segunda es que nada impide que la misma operación que han realizado los especuladores la realicen otros a la vez ¡y sobre la misma vivienda! Dado que en el intercambio final de dinero entre especuladores no intervienen ni el comprador ni el vendedor reales, el hecho que haya 1 o 10 especuladores que hayan “apostado” sobre el precio es indiferente.

La tercera es que si en vez de 10 especuladores tenemos 1000 especuladores y cada uno ha puesto en juego el 10% del precio de la vivienda, ¡el dinero apostado es 10 veces mayor que el precio de la vivienda!

Casi ya tenemos un derivado financiero.

El problema de toda esta gran apuesta, es que si al final no hay una transacción real, no podemos determinar un precio y todo el tinglado se va al traste. Además cada vivienda es diferente y difícil de valorar. Es por eso que no hay derivados sobre viviendas. Es mucho mejor realizar este tipo de apuestas sobre algo que se compra y venda muy a menudo  y cuyos precios sean públicos y conocidos. Un buen candidato es el petróleo. El oro, la plata, el cobre también lo son. El algodón, el maíz, o la carne de vacuno son otros productos sobre los que hay derivados. En general cualquier materia prima que se negocie en mercados públicos y abiertos es un candidato ideal para los derivados financieros. Obviamente también lo son las acciones de empresas, los valores de deuda pública o privada, o, el rey de los derivados, las divisas.

¿Eso es todo? ¿Simplemente unas apuestas?

Sí y no.

Pueden considerarse como una apuesta, de la misma forma que una apuesta sobre el resultado de un partido de fútbol. Los jugadores no tienen nada que ver con los apostantes. El resultado determina el intercambio de dinero. Todo lo que uno gana, lo pierde la otra parte. No se crea riqueza alguna.

Sin embargo todas estas apuestas sirven a un propósito casi imprescindible en nuestros días.

Imaginemos que queremos comprar un billete de avión para nuestras vacaciones con 6 meses de antelación. Para ofrecer ese billete con tanta antelación, la compañía aérea debe determinar los costes, entre ellos los del combustible, con una antelación de 6 meses. Como no sabe a qué precio va a tener que pagar por el queroseno dentro de 6 meses debería cubrirse por si sube mucho, cobrando más caro ese billete. Sin embargo tiene otra posibilidad. Si compra un derivado financiero sobre el petróleo con fecha dentro de 6 meses podrá asegurarse un precio y ofrecer un precio más ventajoso al cliente. Además se libra de la incertidumbre de posibles variaciones extremas en el precio del petróleo dejando que los especuladores asuman ese riesgo.

Otro ejemplo. Un productor agrícola puede sembrar trigo o cebada indistintamente. Como entre que siembra y cosecha los precios pueden variar mucho puede mirar en el mercado de derivados que producto tiene un precio más favorable y asegurarse ese precio y decidir que cultivo le interesa más. De esta forma el agricultor no se tiene que preocupar por los avatares de las fluctuaciones de los precios y trabajar sobre seguro.

Esta forma de asegurar precios futuros en un mercado abierto es mucho más eficiente que intentar encontrar un mayorista que te asegure la compra a un precio determinado. Puede haber muchos mayoristas diferentes y la negociación puede ser larga y costosa. Además los mayoristas puedes presionar al productor “advirtiéndole” que si no acepta sus condiciones otro año no le va a comprar/vender.

Por contra un mercado de derivados es totalmente anónimo. Comprador y vendedor no se conocen y los únicos criterios que prevalecen son la oferta y la demanda.

El servicio que prestan a la sociedad los derivados financieros es la distribución de riesgos futuros en función de su disponibilidad de forma eficiente.

¿Por qué se acusa a los derivados de ser parte del problema entonces?

Los derivados presentan dos problemas preocupantes.

El primero es que al funcionar con apalancamiento, es una forma de crédito con todos los riesgos que eso supone. Por ejemplo, en el mercado de divisas (comúnmente llamado Forex) se puede llegar a operar con un apalancamiento de 200. Es decir que invirtiendo 100 € estas comprando o vendiendo el equivalente de 20.000 €. Esto hace que las cantidades de dinero implicadas sean enormes. Se calcula que este mercado mueve todos los días unos 4 billones de dólares. ¡Esto es casi el PIB de Japón todos y cada uno de los días del año! La fuerza de este mercado es tal que puede llegar a doblegar a países enteros.

El otro problema es que numerosas veces, los mercados de derivados mueven más dinero que los mercados subyacentes. Esto es un gran incentivo para la manipulación y la corrupción en la determinación de los precios. En el ejemplo de la vivienda, si tu firmas 2 contratos de arras con dos especuladores diferentes, entonces puedes dirigirte al vendedor real de la vivienda y ofrecerle tranquilamente un precio un 5% más del de mercado, ya que, aunque tu pierdas un 5% con esa compra, ganas dos veces esa cantidad con los dos contratos de arras.

Este mismo esquema se puede utilizar para manipular los precios de los alimentos. Dado que las cosechas tienen una capacidad de producción limitada, si el dinero apostado en derivados financieros sobre un producto supera con creces el valor de ese producto, entonces los incentivos de acaparar el producto con el único objetivo de aumentar el precio y recoger las ganancias especulativas de los derivados son muy fuertes y muy difíciles de evitar. Si ese producto es el trigo o el maíz, millones de personas en todo el mundo pueden pasar hambre por la codicia de algunos poderosos.

Los defensores de los derivados arguyen que generalmente estos tienen un efecto estabilizador de los precios y que optimizan los mercados de capitales y mejoran la economía en general. Que los desajustes puntuales son debidos a problemas subyacentes reales (malas cosechas, países mal gestionados, etc.) y que los derivados no hacen sino acelerar los mercados para que corrijan esos desajustes lo más rápidamente posible.

¿Que se podría cambiar para evitar los inconvenientes de los derivados?

Los grandes altibajos de precios han existido siempre, por lo que es discutible que una prohibición de los derivados pudiera mejorar este aspecto. Así mismo, muchos productos carecen de derivados y no por eso sus precios son más estables.

Otra posibilidad sería permitir la operativa solo a aquellos que realmente van a comprar o vender la mercancía, de forma que se evitaría que el volumen de derivados fuera mayor al del subyacente. Así funciona el mercado de futuros del aceite de Jaén. A juzgar por las protestas de los productores no parece que eso les haya beneficiado especialmente.

También la famosa tasa Tobin se ha postulado como un freno a la excesiva especulación. Por contra puede aumentar los costes de aquellos que quieren protegerse de las variaciones de precios y por tanto disminuir la eficiencia de la economía.

En definitiva, la posible solución no es nada sencilla, y los enormes intereses económicos que hay de por medio difícilmente pueden propiciar un debate objetivo sobre este tema.

 

Navegador de artículos