AQUI hay TOMATE

Para dar y tomar

Archivo para la etiqueta “denuncia”

El mundo en guerra contra el trabajador #PRIMAVERAVALENCIANA PASALO RECOMENDADÍSIMO


 

Inicio > Editorial

21.02.2012 | Capitales concentrados

 

 

El mundo en guerra contra el trabajador

 Quedó claro que a los países no los conducen los políticos, sino la elite financiera. Y su aliada, la clase poseedora.

Hoy, 1600 inversores tienen más poder que los 50 países más importantes.

Por:

Alberto Daneri

 Con toda África, la mitad de los EE UU y un tercio de Europa en la penuria, ya no se puede tapar más el sol con la mano. Quedó claro que a los países no los conducen los políticos, sino la élite financiera. Y su aliada, la clase poseedora.

Hoy, 1600 inversores tienen más poder que los 50 países más importantes.

Y el mercado propaga la guerra de las “democracias” a los pobres como el aire de un ventilador.

Los indignados critican sin plantear nada; y el sindicalismo calla, encubriendo al neoliberalismo.

La dirigencia no sabe leer la ira juvenil (49% en España y 47% en Grecia con desempleo), que ve a la crisis como una cacería organizada.

Y a la deuda como el aparato diseñado para someter. Y no redistribuir.

Siempre el capitalismo es la guerra: con la violencia o con la deuda.

Para frenarlo, hay que anular su propaganda (“La historia es una fábula concertada”, decía Voltaire), uniendo a las masas en torno a una semilla, la justicia social. Y erigir algo nuevo, como ayer Perón creó la Tercera Posición.

Nadie tiene autoridad moral para imponer sacrificios a los pueblos. Todo este falso desendeudarse de Grecia, Italia, España y Portugal acabará en quiebra.
A Grecia (11 millones de habitantes) sus verdugos le exigen tomar el préstamo más grande de la historia. ¿Qué parte es “deuda odiosa”, acuñada en alianza con los acreedores, como hicieron la dictadura y luego Cavallo, el cerebro de Menem y De la Rúa?
Los economistas callan que EE UU usó ese rótulo en su provecho en 1899 tras la guerra con España y no pagó.
Alemania tampoco pagó a Grecia la indemnización acordada tras la Segunda Guerra, por crímenes y deportaciones con un millón de muertos.
En cambio, le demanda abonar 16 mil millones de euros por intereses de los bonos de 2012, lo mismo que dedica a su salud y educación. Los acreedores fingen que Grecia es la más insolvente.
Pero su deuda externa, en millones de dólares, ocupa el puesto 18; enlazada al PBI, el puesto 9; y per capita está en el puesto 15, detrás de Francia, Alemania y Suiza. No es siquiera el país con más puestos públicos. La UE manipula a los pueblos, pues en la globalización la gestión no es propia sino compartida.
La Unión Europea es una suerte de política interior alemana, dueña de los ases ganadores.
El secuestro de la democracia, el loco sueño de Hitler para dominar Europa, lo cumple Merkel, aunque este milagro alemán es otra falacia; desde hace seis años, sueldos de dos euros la hora para fregar platos y limpiar pisos; también 7 millones de empleos con los minijobs a 50 centavos la hora; es decir, 100 euros al mes. Ni alcanza para pagar el viaje al trabajo.
Alemania tiene su más alto nivel de desempleo de los últimos 20 años, con los salarios más bajos de la Eurozona. Declinaron tres veces más rápido entre 2005 y 2010 y esto bajó el consumo. No existe el salario mínimo, se paga lo que se quiere.
La destrucción del empleo la inició en 2003 el canciller Gerhard Schroeder, a contramano de los socialistas franceses que establecían la jornada de 35 horas, quitada por Sarkozy mientras prepara un referéndum para reducir la paga a los desocupados.
Sin duda Alemania ostenta menor paro (6,7% frente al 23% de España y el 19% de Grecia), pero es un índice falso, con salarios ínfimos de 400 euros. Nunca tuvo esta desigualdad, de la cual se jactó Schroeder en 2005 en Davos, asegurando que mantenía el salario bien reducido. La Organización Internacional del Trabajo llamó a ese hábito la “causa estructural” de la crisis.
En tanto, en los últimos tres años en los EE UU perdieron sus hogares 750 mil personas; y una de cada cinco adeuda por su casa más de lo que vale.
Rajoy en España engañó a todos: prometía no tocar el despido y luego lo instauró libre. Al despedido le daban 45 días de indemnización por año de labor; ahora sólo 20 días, con un tope de 12 meses, así haya trabajado 30 años; y en 24 cuotas.
Además, la patronal festeja que los convenios se limitan a dos años y se perdió el derecho al acuerdo sectorial, aún poco valorado aquí. Cada persona tratará, sola, con su empresa.
Para los medios hegemónicos españoles, comienza “una nueva cultura en la negociación colectiva”. Quizás nuestros sindicalistas, hoy exigentes, mediten lo que podría suceder cuando Cristina se vaya: otra década como la menemista, donde la mayoría de ellos fue el felpudo de las patronales.
España lo garantiza con porrazos policiales a gente desarmada, para justificar una reforma esclavista que ofrenda a los pobres en el altar de los ricos. Por eso en Valencia, muy abatidos, dos hombres se pegaron un tiro al ser desalojados.
El laboratorio del neoliberalismo pasó de los EE UU (2008) a la Eurozona (2011).
Ya Evita decía que el capitalismo “no tiene patria ni bandera”.
Pero seguir las recetas recesivas es igual a cavar una fosa bajo los pies.
“Todo el Estado será refundado”, notificó el premier griego.
De nuevo la victoria de la impunidad, mientras a Grecia e Italia la gobiernan tecnócratas que nadie eligió, escogidos por las corporaciones.
Si la sociedad griega se hartó del sufrimiento de los que menos tienen, con altruismo y valor debería evitar lo celebrado por los cipayos menemistas: que el país malvenda lo que es de todos y ellos sigan indefensos.
Quien conoce historia contemporánea no ignora que Latinoamérica le paga al imperio siete veces más de lo que recibió. Gobierne quien gobierne, seremos esclavos de usureros.
Salvo que siga Cristina o surja otro Kirchner, que apartó al FMI pues entendió que uno de cada cinco dólares de la deuda mundial se le debe al FMI o al Banco Mundial.
Si la producción general del planeta es de 50 billones de dólares, ¿por qué el capital de préstamos es de mil billones?
Causa la deuda esa gran codicia. Una apuesta sin riesgo con algún temor a no cobrar.
Por ello colocan a un agente de cobro local (aquí quizás fue Cavallo, que vive gozoso en los EE UU con toda su familia) y hoy son Monti, Papademos, Merkel, Sarkozy u otros; ansían que mañana Macri ocupe ese lugar.
En Suecia operan 4000 firmas of shore con accionistas anónimos, fundadas en paraísos fiscales. Y en los últimos diez años crearon en el mundo un millón de ellas.
Mientras la gente padece, con una tasa del 0,1% en las transacciones financieras internacionales recaudarían anualmente 800 mil millones de dólares, y podría detenerse tanta desventura social. O amas a tu hermano o mueres por dentro.
Causa perplejidad el voto por la derecha en Buenos Aires, Europa o en los EE UU.
El pueblo parece apurado por amputar los escasos derechos que posee. Y tiene  hambre. Quizá despierte. El voto ya no basta: necesita resistir.
Quizá vuelve la hora de la emancipación. Quizá mañana la austeridad explote en las manos de las corporaciones y sus rufianes políticos. Quizá alguien cambie la silla de los prestamistas por una eléctrica. O el hombre es un hombre, o tolera ser sólo un pelele de los que mandan.
“Aún falta lo mejor”, advertía el cantante Al Jolson. Con millones de desaparecidos sociales, el planeta puede tornarse el 1984 de George Orwell (sumiso al Gran Hermano), o un sitio donde construir sueños.

OBLIGADA LECTURA ¿Es viable una sociedad con sus ciudadanos bajo vigilancia permanente?


Un ciudadano canadiense nacido en Marruecos, Saad Allami, ejecutivo comercial en una empresa de telecomunicaciones, envia un mensaje de texto a sus compañeros cuando iban a una exposición comercial en Nueva York animándoles a “blow away the competition”, a “reventar a la competencia”.  Una frase de ánimo completamente inocente, destinada a dar confianza a su equipo.

En cuestión de horas, la policía lo detiene cuando se dispone a recoger a su hijo de siete años en el colegio, mientras un equipo antiterrorista irrumpe en su casa y la registra de arriba a abajo mientras aseguran a su mujer que su marido lleva en realidad una doble vida y es un peligroso terrorista, y sus compañeros son detenidos durante varias horas en la frontera (“Muslim man: My workplace quip made me a terror suspect“, Yahoo! News Canada).

Dos turistas británicos bromean con sus próximas vacaciones en Los Angeles: Leigh van Bryan, dueño de un bar en Coventry, comenta inocentemente a través de Twitter a su amiga Emily Banting que cuando llegue va a “desenterrar a Marilyn Monroe” y a “destruir América“, refiriéndose obviamente a la gran juerga que estaba planeando.

Al llegar al aeropuerto de Los Angeles, ambos son detenidos, interrogados durante cinco horas mientras sus equipajes son registrados en busca de armas y de herramientas como picos o palas.

Sus pasaportes son confiscados y se les traslada a un centro de detención con inmigrantes ilegales en el que pasan doce horas en celdas separadas, para posteriormente ser llevados de nuevo al aeropuerto y embarcados en un vuelo con destino a París (“UK Twitter jokers fall afoul of US anti-terror paranoia“, The Inquirer).

Son solo dos casos recientes.

Dos casos de muchos más que no obtienen publicidad.

Al paso que va esto, dos casos de cada día más.

¿Queremos realmente vivir en una sociedad en la que las autoridades monitorizan las comunicaciones de ciudadanos de todo tipo o en función de determinadas características de sus perfiles para, en función de absurdos criterios burocráticos y carentes del más mínimo sentido común, detenerlos cuando pretenden hacer su vida normal?

¿De verdad creemos que este tipo de cuestiones sirven para detener los casos de terrorismo, que obviamente están ya completamente al cabo de la calle y utilizan ya métodos mucho más sofisticados y difíciles de monitorizar para sus comunicaciones?

¿Te gusta vivir en un mundo en el que tus mensajes de correo electrónico, tus SMS, tus comunicaciones en WhatsApp o tus comentarios en páginas de internet son recolectados y analizados por las autoridades para obtener tu perfil de riesgo y detenerte en cuanto abandonas tu rutina habitual?

¿De qué sirve que definamos el secreto de las comunicaciones como un derecho fundamental, si vamos a ser permanentemente monitorizados con la excusa de un supuesto estado de excepción permanente?

No, internet no es eso. Nunca se pensó para que fuese eso, nunca debió evolucionar así, y tenemos que hacer todo lo que esté en nuestras manos para evitar que se convierta en eso.

En un vehículo para el desarrollo de una sociedad digna de la descriptiva de George Orwell o Philip K. Dick, un entorno de vigilancia y sospecha permanente, de omnipresente “ojo que todo lo ve” que planea sobre todo lo que decimos y hacemos, sobre lo que somos, juzgándolo en función de la ortodoxia, los convencionalismos o los sesgos de la autoridad competente.

Realmente, los imbéciles que originaron las órdenes de detención en estos casos creían estar “haciendo un servicio a su país” o “defendiéndolo de terribles amenazas”. Por detener a un pacífico ejecutivo que motivaba a su equipo de ventas y a dos jóvenes que planeaban una juerga en Los Angeles.

No, la solución no es “ser bueno y además, parecerlo”. La puritana actitud de “no tengo nada que ocultar y por tanto no me importa que me vigilen si gracias a ello capturan a los malos” solo va a empeorar las cosas.

Un sistema que posibilita algo así no debe ser “perfeccionado”. Debe ser desmantelado. Debe evitarse su uso, sabotearse su funcionamiento, destruirse sus principios. Debemos apartar de los centros de toma de decisiones a los partidarios de sistemas así. No, gracias, no nos protejáis tanto.

Nuestra defensa ante unos posibles ataques terroristas está consistiendo en obligarnos a vivir en un estado de vigilancia permanente por si somos terroristas, mientras los verdaderos terroristas recurren a otros métodos de comunicación insensibles a dicha vigilancia.

Con este tipo de métodos solo es posible capturar a los terroristas más tontos, a los más ignorantes, a los más incapaces. Las verdaderas amenazas siguen ahí fuera, mientras los intentos de protección desencadenan un modelo de sociedad en el que ninguno queremos vivir, pero que determinados poderes políticos, ávidos de más control, parecen disfrutar.

Literalmente, un mundo de mierda. Tenemos que parar esto.

http://www.enriquedans.com/2012/02/es-viable-una-sociedad-con-sus-ciudadanos-bajo-vigilancia-permanente.html

Ésta es la larga lista de los privilegios que tienen nuestros diputados y senadores


España
Ésta es la larga lista de los privilegios que tienen nuestros diputados y senadores

14/12/2011 | Beatriz Toribio

Arranca una nueva Legislatura en medio de una grave crisis económica en la que las ventajas de las que goza la clase política llaman más que nunca la atención. Si bien es cierto que sus señorías han visto reducidos algunos de sus ‘privilegios’, aún tienen muchos. Te explicamos los principales.

Calculadora de sueldo de los parlamentarios españoles
Calculadora: Chiqui Esteban | Documentación: Julia Ruiz

Ser diputado o senador en España es un chollo hoy en día. Además de tener sueldos muy superiores a la media, gozan de una serie de complementos que el resto de ‘mortales’ ni puede soñar: desde ayudas para el alojamiento o para pagar el taxi hasta tener móvil, Ipad y Adsl gratis.

Éstos son los principales privilegios de nuestros diputados:

- Sueldos muy por encima de la media. Según los últimos datos disponibles del INE, el sueldo medio bruto en España es de 22.511 euros, es decir algo más de 1.800 euros al mes. Sus señorías superan por mucho esta cifra: un diputado cobra como mínimo 2.813,87 euros, que es el sueldo base de un diputado. A esa cantidad, hay que sumar dietas, ayudas y otra serie de complementos.

- Gastos por alojamiento. Una de esas dietas que completan el sueldo de un diputado es la de alojamiento y manutención. Todo diputado de una circunscipción fuera de Madrid recibe 1.823,86 euros en concepto de ayuda para pagar los gastos de hotel o alquiler en la capital y los dispendios en comidas, según el Régimen Económico del Congreso.

Para los parlamentarios de Madrid, esta cantidad se reduce a 870, 56 euros, según el Régimen económico y ayudas de los señores diputados. Estas ayudas están exentas de IRPF.

El actor Toni Cantó, diputado de UPyD por Valencia, ha renunciado a esta ayuda: “Tengo casa en Madrid, sería un timo que cobrara las dietas que me corresponden por pernoctar en Madrid en un hotel”, afirmaba recientemente en una entrevista.

- No pagan ni un billete de avión y tienen 250 euros al mes para taxis. A sus señorías también se les abona aparte los gastos de transporte público, ya sea avión, tren o barco, aunque este dinero no va directamente a su bolsillo sino que el Congreso se lo paga a la empresa transportista.

Además, viajan en bussiness si es en avión ya que el Congreso tiene un convenio con Iberia por el que sale por el mismo precio viajar en primera que en turista.

En caso de optar por desplazarse con su coche propio, se les paga el kilómetro a 0,25 euros previa justificación. Es decir, por un viaje de ida y vuelta de Madrid a Valencia, un diputado recibe unos 175-180 euros cuando el coste medio de estos dos trayecto ronda los 70 euros.

Y aparte, aquellos diputados que no tengan coche oficial reciben una dieta de 250 euros mensuales (3.000 al año) para el uso del taxi en Madrid.

- El Congreso les sufraga un plan de pensiones. Los diputados de esta nueva Legislatura que arrancaba este martes, tendrán menos ventajas que sus antecesores: además de tener que hacer público su patrimonio, ya no se podrán beneficiar de los complementos de pensiones ni de las ayudas a viudas y huérfanos que tenías hasta ahora.

En cambio, la Cámara ingresa el 10% del sueldo base mensual de un diputado a un fondo de pensiones, del que también se benefician todos los funcionarios que trabajan en el Congreso. De esta forma, cuando se jubilen reciben un complemento de pensión. Diputados de IU como Cayo Lara, los de Amaiur y Toni Cantó (UPyD) han renunciado a esta ayuda.

- Ayudas de más de 1.000 euros por gastos de representación. Los casi 3.000 euros de sueldo base se complementan con otras ayudas: los vicepresidentes del Congreso, portavoces, portavoces adjuntos, presidentes de comisión y otros altos cargos reciben un complemento de como mínimo 1.000 euros mensuales por gastos de representación. En el caso del presidente del Congreso, esta cifra se eleva a los 3.327, 89 euros.

También existe un complemento mensual por gastos de libre disposición que cobra el presidente, el vicepresidente, los secretarios y portavoces, entre otros. Es una ayuda que va de los 600 a los 2.728 euros en el caso del presidente del Congreso.

Pongamos un ejemplo: Jesús Posada, el nuevo presidente del Congreso, tendrá un sueldo que supera los 13.000 euros. Al sueldo base de diputado (2.813,87 euros) hay que sumar 3.064,57 euros como complemento de miembro de la Mesa del Congreso, más otros 3.327,89 por gastos de representación, 2.728 euros por gastos de libre disposición y los 1.800 por gastos de manutención y alojamiento.

- 150 euros al día por viaje al extranjero. Los diputados que viajen fuera de España en misión oficial reciben 150 euros diarios en concepto de dieta por desplazamiento que se reduce a 120 euros si el viaje es dentro del territorio nacional.

- Adsl, Ipad y Iphone gratis. Además, sus señorías reciben un ‘kit tecnológico’ que les da derecho a que el Congreso les facilite, un teléfono (que puede ser un Iphone o una Blackberry), un ordenador –que a partir de esta legislatura se sustituye por un Ipad- y se les paga la conexión Adsl desde su casa.

- Compatibilizar varios sueldos públicos. Se da la paradoja de que en esta Legislatura habrá varios exministros en las filas socialistas: Alfredo Pérez Rubalcaba (vicepresidente y ministro de Interior), Trinidad Jiménez (Exteriores), Valeriano Gómez ( Trabajo), José Blanco (Fomento) o Leire Pajín (Sanidad), entre otros, compatibilizarán su sueldo de diputados con la pensión que recibirán como exministros.

Por ley, los exministros reciben durante dos años una indemnización del 80% de su último sueldo anual. Una medida que también se extiende a exsecretarios de Estado y en el nuevo Congreso también hay varios: Diego López Garrido (Unión Europea) o Inmaculada Gómez Piñiero (Infraestructuras) son algunos de ellos.

En estas indemnizaciones a exaltos cargos del Gobierno se destinan unos 4,3 millones de euros.

- Actividades extraparlamentarias. Sus señorías, además, pueden compatibilizar su escaño con alguna actividad privada, ya sea como tertuliano, profesor o conferenciante. Aunque a partir de ahora se va a vigilar con más atención las actividades extra de los parlamentarios ya que hasta ahora lo que se pretendía que fuera una excepción, es decir que los diputados tengan actividades extra, se ha convertido en una regla general: varios informes revelaron que la mayoría de los diputados tenían un trabajo ‘extra’ además de ocupar su escaño.

Desde marzo de 2010, se puede consultar las actividades extraparlamentarias de los diputados y senadores en las páginas web del Congreso y del Senado.

- Sin control del absentismo laboral. La pasada legislatura generó mucha polémica la imagen del Hemiciclo casi vacío en diferentes ocasiones. Los diputados se ausentan en muchos debates y eso ha generado gran polémica

Dejando al lado este debate, lo cierto es que a los diputados y senadores no se les controla su asistencia al Congreso los días de Pleno. Solo deben estar en el momento de la votación pero no se les sanciona ni se les controla si no están en los debates. Lo que sí se sanciona es que un diputado no siga la línea de votación de su grupo. La cuantía de la multa ronda los 300 euros.

Mas información detallada en  LAINFORMACION.COM 

Navegación de entrada

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 183 seguidores