AQUI hay TOMATE

Para dar y tomar

Archivo para la etiqueta “españa”

España, una nueva colonia en un mundo en quiebra


España, una nueva colonia en un mundo en quiebra

Jon Juanma (especial para ARGENPRESS.info)

Desde comienzos de la Edad Moderna y el capitalismo mercantil, España o el Estado español1, se caracterizó por tener siempre una doble vertiente dentro del sistema mundial, en tanto agente colonizador y colonizado2.

Por ejemplo, en los tiempos de la colonización salvaje de los pueblos de América Latina, mientras mercenarios, proscritos, funcionarios del la Iglesia católica y aventureros con sed de riquezas colaboraban mayoritariamente en la explotación de esos pueblos, trayendo enormes cantidades de plata para la Monarquía y sometiendo a la población indígena, el pueblo español peninsular pasaba hambre y la mayor parte del mismo estaba sumido en la más absoluta de las miserias3.
Además, un 90% de los metales valiosos expoliados a los pueblos originarios americanos pasaban por los puertos españoles, pero iban directamente a las manos de los banqueros alemanes (¿les suena la historia?), ingleses o italianos, íntimos amigos de “insignes” monarcas como Carlos I de España ( y V del Sacro Imperio Romano Germánico)4.
El caso es que, en la actualidad, en los tiempos del “capital-imperialismo” (Fontes) o el capitalismo de “acumulación flexible” (Harvey), esa doble naturaleza entre colonizador y colonizado del Reino español está inclinándose con mucha fuerza hacia la segunda.
Y así España desciende en la jerarquía del sistema mundial capitalista. En el presente artículo trataré de explicar el porqué, el significado de este hundimiento a corto-medio plazo y las posibilidades que tienen las gentes normales de este país para decidir su futuro en libertad.
En nuestros días, el sistema económico mundial con rumbo decidido a su despeñadero (y el de muchos de nosotros), está produciendo notorios reordenamientos en los (des) equilibrios internacionales del sistema político interestatal.
Por ejemplo, estados otrora poderosos como Estados Unidos o Alemania están perdiendo importantes cuotas de gestión de la plusvalía mundial, mientras que países con poblaciones ingentes como India o China están recogiendo esa parte de la riqueza social expropiada e incluso acentuando más su extracción y velocidad de reconversión en capital (Dinero-Mercancía-Dinero).
Este capital es fruto de la explotación de los trabajadores de todo el mundo, especialmente la de aquellos que se encuentran por debajo del salario medio mundial. Esta situación produce que países de la periferia del antiguo centro de acumulación, como España, Grecia e Irlanda o incluso del propio centro del sistema como Reino Unido, Italia y Francia tengan que estar destruyendo a velocidad de crucero los derechos de “sus” trabajadores (“abaratamiento de la fuerza de trabajo” en términos marxistas), ya que el botín imperialista que queda para repartir en forma de migajas entre “su” mano de obra, proveniente del latrocinio internacional-capitalista de otros trabajadores más desafortunados, se ha reducido considerablemente.
Mientras tanto, los gobiernos títeres de los banqueros de Estados Unidos y Alemania (Obama y Merkel) critican el endeudamiento y exigen sacrificios a los estados más débiles en nombre de los “mercados” (los mismos capitalistas que les dictan sus políticas “nacionales” y controlan las agencias de rating), mientras ellos mantienen los endeudamientos públicos más altos de todos los gigantes de la OCDE (a excepción de Japón) y de gran parte de la Eurozona respectivamente.
Por su parte, las clases dirigentes con DNI español, esencialmente subsidiarias del reparto imperialista del mundo, juegan a que sus “mayores” burgueses foráneos les dejen conservar un porcentaje del reparto del pastel mundial en zonas ligadas histórica y culturalmente al Reino, como es el caso de la ya citada Lationamérica. Todo ello a cambio del abaratamiento de la mano de obra residente en España (“déjame que les venda y te preparo a los míos para que su señoría les explote mejor”)7.
De este modo, la reducción del mercado interno español (a más recortes de salario, menos consumo y puestos de trabajo), será compensada por estos grandes banqueros-empresarios “españoles” mediante su consolidación en los mercados extranjeros.
Como el mismo Cristóbal Montoro. Coordinador Económico del Partido Popular y ex-Ministro de Hacienda (2000/2004), afirmaba recientemente en una entrevista8 (con una intención radicalmente diferente a la mía), en 1996 sólo un 6% de las inversiones empresariales españolas se producían fuera del mercado interno; mientras que en la actualidad, el porcentaje invertido en el extranjero ha crecido hasta casi el 47%.
Moraleja: los grandes banqueros y empresarios, el gobierno central y el resto de élite española verdaderamente codirigente, esto es, el conjunto de los virreyes de Estados Unidos y Alemania9 en la Península (léase mayoría de la élite del PPSOE y acólitos junto a un largo etcétera de cargos claves del Estado), se encuentran todos ellos perfectamente dispuestos a destruir a la mayor parte de la clase trabajadora residente en España en tanto consumidora.
No importa en este caso si son legales o ilegales, “nacionales” o residentes. A cambio, estos asalariados, antes parte potencial del mercado, serán transformados en mano de obra barata para un comercio destinado paulatinamente a la exportación.
Venta exterior, a precios competitivos, que se dirigirá a otros países con mayores segmentos (cuantitativos) de población con poder adquisitivo (Alemania, China, India, Brasil, etc).
Para conseguir esto, los politicastros del sistema profundizarán el camino que ya viene implementando el gobierno de polarización social: destrucción de las garantías laborales, enterramiento definitivo de los sindicatos reformistas de la era keneysiana-fordista (UGT y CCOO, 1945/1973 respectivamente), bajadas de impuestos a las rentas del capital, privatización de todas las instituciones públicas que sirvan para redistribuir la riqueza o garantizar ciertos derechos ciudadanos, etc.
Ese papel de presto ejecutor está siendo interpretado por el PSOE, pero en breve continuará por el PP, ambos extremos diferentemente coloreados del mismo rodillo capitalista.
Si bien en la presente partida internacional por el reparto del mundo, a gran parte del pueblo español le ha tocado cartas marcadas realmente malas, otros pueblos de países “emergentes” como Brasil, China o India, no las tienen, ni mucho menos, todas consigo.
No será simplemente darle la vuelta a la tortilla y que el mal llamado “Sur” pase a ser el “Norte”. Será mucho más y todavía peor.
Según el analista Minqi Li (李民骐)10, el despegue de China e India hasta adquirir el papel de potencias dirigentes puede traer contradicciones irresolubles para el sistema en su conjunto que podrían afectar a las clases populares de estos países en ascenso.
Con sus incomparables poblaciones, (casi el 40% del total mundial), bajo patrones capitalistas de consumo, estos gigantes asiáticos producirían un recambio en el predominio capitalista que podría significar la acentuación hasta la asfixia de las contradicciones inherentes al sistema, aquellas que Marx/Engels ya vaticinaron como insuperables a largo plazo (para nosotros, corto-medio).
¿Por qué?
Porque los límites ecológico-materiales de la Tierra, la producción capitalista y la aritmética del reparto de la tasa de plusvalía mundial en declive no dan más de sí.
Sirva de ejemplo el advertir que, si grandes mayorías de la población de China e India consiguen un consumo (de despilfarro) parecido al de Estados Unidos o cualquier otra zona “rica” de Europa o Asia, gran parte del resto del mundo permanecerá directamente a oscuras, sin agua y con carestía estructural de alimentos11. Y el citado es sólo un punto de los variados límites de la economía real y el mundo tangible donde el capitalismo de ficción se desarrolla a costa de destruir el suelo sobre el que pisa (y cree levitar).
Todo este escenario de pesadilla, por supuesto, lo pronosticamos bajo reglas de producción y distribución capitalista. Otro gallo cantaría de conseguir reemplazar el sistema por uno verdaderamente democrático donde la riqueza fuera poseída y gestionada colectivamente (socialismo democrático).
Tan descarado es todo este escenario dantesco, que el sentido común de mucha gente, hasta ayer mismo autoconsiderada “apolítica”, se transforma en el “buen sentido” gramsciano, entendiendo, al menos, dónde están los enemigos principales de las mayorías (los bancos, el capital financiero, los políticos plegados a sus dictámenes, etc)
Y si bien queda trecho por recorrer para que las mayorías trabajadoras comprendan las conexiones económico-politico-culturales esenciales de la totalidad sistémica (Lukács) y propongan alternativas con probabilidades históricas de éxito; el aprendizaje en la calle, en los centros de trabajo y estudio, converge y se vislumbra acelerado.
La solución a todo este tinglado, a este escenario de humana y descarnada desesperación12, es por una parte sencilla, desde el punto de vista teórico; y por otra, dramática, desde el punto de vista práctico.
La solución es bien simple de formular: la revolución mundial combinada de la mayoría de clases populares de todo el sistema internacional.
Una revolución que instale un sistema realmente democrático de gestión colectiva de los recursos que permita desarrollar un mundo en paz, respeto y libertad.
Cuanto más internacional y sincrónica sea esta revolución, esto es, cuanto más pueblos del mundo la secunden al mismo tiempo, más posibilidades de éxito tendrá para destruir el capitalismo y substituirlo por un sistema político-económico basado en la justicia y la solidaridad que coloque al ser humano como eje de su organización, producción y decurso.
El dramatismo de la práctica vendrá de la mano de los grandes sacrificios que no pocos individuos de las clases populares tendrán que hacer para conseguir este fin, debido a que la oligarquía capitalista internacional no se quedará de brazos cruzados viéndolas venir, esperando que le “quiten” lo que considera “suyo” (esperando “la expropiación de los expropiadores”).
Lamentablemente, como el pasado (y el presente) demuestran, es seguro que esta mayoritariamente podrida casta dirigente, antes de desaparecer estructuralmente de la Historia, dejará numerosos muertos, heridos y carestía regados por las sendas del mundo.
Entonces…¿alguna otra opción?, ¿algo menos “utópico”?, ¿más sencillo?
Sí, por supuesto, mucho más: quedarnos de brazos cruzados esperando en casa a que un buen día vengan a cortarnos la cabeza. Eso sí, con los mejores modales y apelando a los sacrificios en pro del inédito “espíritu nacional”.
Esperando, paciente y resignadamente, que sigan segando de futuros nuestros mañanas y el de nuestros hijos, sacrificando todos nuestros derechos en nombre de sus privados beneficios en la imposible carrera que libran contra la tendencia decreciente de la tasa de ganancia13.
Esperando a que la tormenta no sea tan mala, aguardando a que “ESTO SE/LO arregle(n)” (¿quién?, ¿el Espíritu Santo?, ¿o los mismos que nos metieron en el agujero?).
Esperando, en definitiva, a que vuelva un pasado que jamás podrá tornar por imposibilidad material.
Pero está claro, y sería hipócrita no admitirlo, que hay otra solución más fácil: huir.
Emigrar como salida de emergencia.
Pero quien emigre por huida y no por amor (a los demás, a su trabajo o a otras tierras) se encontrará con un final aciago donde volverá a toparse con la hidra de las mil cabezas.
Porque, ¿cómo huir de algo que es omnipresente como el capitalismo?
Por supuesto, se pueden encontrar zonas de menor inseguridad personal transitoria, pero al final, el enfrentamiento con el sistema en su multiplicidad de formas, en este momento histórico, se nos antoja prácticamente inevitable.
Conclusión: sonó el despertador de la Historia.
Se acabo la hora de esperar, es tiempo de actuar.
Y el 15 de octubre14 es una buena fecha para fortalecer nuestra lucha mundial y desarrollar nuestra revolución basada en el pacifismo y el calor de los pueblos llamados humanidad. Coged fuerzas, ánimo, buena suerte y mucha solidaridad.
La historia sopla a nuestro favor y los pájaros de la vida y de la muerte, con su asimétrico canto matutino, ya vienen despertando a los adormecidos.
Nos vemos en las calles.
Notas:
1) No hay país reconocible internacionalmente por la mayoría del resto de países, que no sea Estado, del mismo modo que no hay capitalista sin capital, ni empresario sin empresa.
Las “naciones” realmente existentes son una entidad debatible desde un punto de vista ideológico-cultural o de futuribles políticos (próximos o lejanos), pero nunca de presentes.
Y sin embargo, aunque no es lugar para establecer el citado y necesario (re) debate, me veo en la obligación de esta aclaración para decir que da igual escribir “España” que “Estado español”, siempre que el primero no se confunda con el concepto de nación, que particularmente creo es una entidad “antropológica”, “sociológica” y “económica” en franca desaparición acelerada, hoy más que nunca, dada la mundialización de los intercambios de toda naturaleza establecidos por el ser humano (cultura, economía, genética, etc).
Este concepto de “nación” tiene una connotación metafísica inadmisible para las ciencias sociales y el entendimiento materialista, e histórico, del mundo, tanto desde los nacionalismos hegemónicos como los periféricos.
Un trabajador de España tiene una cultura y una forma de vida mucho más semejante con un trabajador de Brasil o de Polonia que con una magnate español.
Esa es una de las partes “buenas” del capitalismo: que libera a los individuos de las clases populares del cretinismo de las comunidades/sectas autárquicas, con sus reglas místicas y sus vasallajes hereditarios, mientras que con la figura del asalariado universal fortalece al agente que lo destruirá y podrá construir la unión armónica de la humanidad en una sociedad que provocará la liberación de toda su creatividad y variada riqueza histórica acumulada, en sus manifestaciones más valiosas.
2) Basándonos en la cuarta acepción de la Rae: “4. f. “Territorio dominado y administrado por una potencia extranjera.”: http://buscon.rae.es/draeI/SrvltConsulta?TIPO_BUS=3&LEMA=colonia (2011/09/30).
3) Frank, André Gunder (1985): La acumulación mundial (1492-1789). Siglo XXI: Madrid [1979]. Prueba de esta pobreza también se puede rastrear fácilmente en la literatura del “Siglo de Oro” español, con obras que retrataban esta situación como “La vida del Buscón” (1626) de Francisco de Quevedo o “Guzmán de Alfarache” de Mateo Alemán (1599).
4) Se puede consultar en el citado libro de Frank.
5) Deuda pública en relación al PIB de: Japón (233%), Estados Unidos (98-100%), Alemania (83,2%), España (65%) y Rumanía (40%).
Datos, respectivamente de:
6) DNI (Documento Nacional de Identidad, número de identificación ciudadana en el Reino de España).
7) Esto, está de más decirlo, excluye a lo que queda de la burguesía española de ningún papel dirigente en el futuro al debilitar su base productiva y por ende su poder.
Si bien en el período capitalista actual, las burguesías significantes cada vez menos tienen sentimientos “nacionales”, aunque sean jerárquicos (del tipo “mis esclavos”) respecto a sus países de origen. Esto es debido al propio mestizaje del capital organizador y significante.
La sinergia capitalista sobrepasa el poder dirigente de la propia burguesía y Frankestein (el Capital) amenaza con destruirles el tablero de juego.
Ellos, por supuesto, no permanecerán quietos y preferirán que se acabe el capitalismo a que se acabe el sistema de clases. Ojo con lo que deriva de esta proposición de comprobarse cierta.
8) Entrevista publicada en ABC el día 19 de septiembre del presente año:
9) Sin cerrar la representación parcial de otros países y/o flujos de capital de influencia política más moderada como China o ciertas dictaduras de países árabes petroleros, etc.
10) Li, Minqi (2008): The Rise of China and the Demise of the Capitalist Worl Economy. Monthly Review Press: Nueva York.
11) A este respecto además de citar los cuadros de consumo energético reproducidos en la obra anterior de Minqi Li cabe la pena resaltar que según el Global Footprint Network se necesitarían 5 mundos si todos los países siguieran el ritmo de consumo de los EUA (China e India suman casi medio mundo, así que necesitaríamos más de 2). Los datos fueron extraídos del artículo de Carlos Fernández Liria “¿Quién cabe en el mundo?” publicado en la sección de Opinión del diario Público el 22 de enero de 2008: http://blogs.publico.es/dominiopublico/267/%C2%BFquien-cabe-en-el-mundo/ (2011/09/30).
12) En Rumanía, uno de los países menos endeudados de la Eurozona el gobierno derechista redujo el salario de los funcionarios un 25%, recortó el gasto social a enfermos crónicos y otra serie de recortes para las clases populares que provocaron un aumento alarmante de suicidios, algunos de intencionalidad política declarada: http://www.kaosenlared.net/noticia/rumania-suicidio-como-protesta (2011/09/30).
13) Marx, Karl (2007): El capital. Akal: Madrid [1867]. (Tomo III, Capítulo XXIII, punto 2 (p.80) y Tomo III, Capítulo XXIV, punto 7 (p.255). Se puede ver una rápida introducción en el epígrafe “El capital y la plusvalía” del siguiente enlace: http://www.nodo50.org/garibaldi/contenido/introducc.htm (2011/09/30).
14) El 15 de octubre tendrá lugar la movilización mundial de los “indignados” de todo el mundo contra la alianza entre la élite financiera y política contra los pueblos y la pérdida de derechos sociales, por el cambio global. Ver en: http://www.democraciarealya.es/15o/ (2011/09/30) o en inglés en: http://15october.net/ (2011/09/30).
* Jon Juanma es el seudónimo artístico/activista de Jon E. Illescas Martínez.

Este artículo fue finalizado el 1 de octubre de 2011. Está registrado bajo licencia Creative Commons y es gratuita y libremente reproducible en cualquier medio siempre que se cite la autoría, se respete la integridad y el formato del mismo, a la par que no se persigan fines con ánimo de lucro.

La derecha conservadora y antiliberal, ante la crisis de deuda


La derecha conservadora y antiliberal, ante la crisis de deuda

Teniendo presente todos los compromisos de gasto, el pasivo total español, tanto público como privado, alcanzaría el 350% del PIB.

2011-08-31
FERNANDO SERRA

Aunque las crisis económicas generan sobre todo penalidades, también sirven para incentivar el ahorro, fundamento básico de todo desarrollo capitalista, y para reasignar las inversiones excesivas o mal orientadas hacia actividades con mayor capacitad de generar riqueza. También los ciclos depresivos deberían aportar enseñanzas a analistas, agentes económicos e incluso a políticos para evitar que se vuelva a caer en errores anteriores.

La crisis actual se gestó por una política monetaria excesivamente laxa por parte de la Reserva Federal desde el inicio de la pasada década y por el Banco Central Europeo después, lo que multiplicó las inversiones con financiación ajena. Se hizo patente cuando muchos activos, los inmobiliarios especialmente, llegaron a estar tan revalorizados por la expansión crediticia que los bajos rendimientos obtenidos con ellos hicieron que a sus dueños les interesara más venderlos.

Estalló entonces la burbuja inmobiliaria que paralizó al resto de los sectores productivos y afectó también a un sistema financiero demasiado expuesto al mercado de la vivienda y ya pervertido por haber solapado muchos años atrás dos negocios bien diferentes.

Es decir, por permitirse que una misma entidad pueda endeudarse a corto plazo con sus depositantes y que utilice este dinero ajeno para realizar inversiones a largo, préstamos hipotecarios sobre todo, sin mantener una reserva fraccionaria suficiente que garantice su solvencia. Se creó por tanto un sistema bancario insolvente por naturaleza.

El error del keynesianismo

El ciclo depresivo se agravó cuando los gobiernos aplicaron políticas keynesianas que vanamente intentaron reactivar la “demanda agregada”, es decir, el consumo y la inversión, con planes artificiales de estimulo que desincentivaron el ahorro y provocaron enormes desequilibrios fiscales y endeudamientos nunca conocidos.

Ha hecho falta en consecuencia emitir deuda pública de forma masiva y con vencimientos agobiantes, lo que ha absorbido recursos y gran parte de la oferta crediticia del sistema bancario, cerrándose entonces el grifo financiero hacia actividades productivas.

Los ajustes realizados, primero por el sector privado de forma espontánea y tardíamente decretados en el público, han determinado que las economías más estancadas apenas generen recursos suficientes para saldar sus deudas y que las administraciones sean incapaces de amortizar sus obligaciones de pago porque, al necesitar refinanciarse una vez tras otra, las emisiones de deuda son cada vez más costosas dado que los inversores reclaman lógicamente mayores intereses, y porque además la fuente de ingresos impositivos ha quedado casi agotada.

Esto ha llevado a los países más despilfarradores al borde de la suspensión de pagos y a que los menos endeudados acudan en su ayuda con préstamos pera salvar la moneda o el sistema financiero que comparten, pero ello hace que también los segundos sufran mayores desequilibrios en sus cuentas y que su actividad se frene igualmente.

La crisis puede haber llegado a un punto de no retorno porque si se deja quebrar a los países más insolventes o se producen salidas desordenadas de la eurozona, posiblemente se desencadene una crisis bancaria similar a la de la Gran Depresión.

Por el momento, lo que ya se ha generado es un círculo vicioso que está precipitando a las economías hacia una segunda recesión, agudizada este verano cuando una parte sustancial de la deuda privada es más difícil de saldar debido a que muchos valores cotizados se han desplomado.

Los problemas del euro y los mercados laborales

Una crisis tan compleja y extensa debería aportar muchas y nuevas enseñanzas, aunque tal vez lo más sorprendente es que no ha evitado caer en viejos errores. Ya se sabía que cuando se establece un área económica con moneda única hace falta fijar unos criterios comunes de homogeneidad y estabilidad.

Al crearse el euro los países integrantes quedaron sometidos a una única autoridad monetaria que fija iguales tipos básicos de interés y obligados a mantener una inflación controlada y unas cuentas públicas relativamente equilibradas en cuanto a déficit y deuda.

Quedaba por aprender, y los inversores del mercado de deuda soberana nos han enseñado en estos años de crisis, que también hace falta que exista en la zona euro otros factores de homogeneidad tan importantes como los establecidos en Maastricht.

Es bien sabido, por ejemplo, que un espacio económico con moneda única no puede subsistir sin total libertad de movimientos del factor capital y del factor trabajo, y así quedó establecido sobre el papel.

Pero mientras que esto resulta real con relación al capital, no existe en la práctica cuando la mano de obra intenta desplazarse por una zona monetaria que mantiene muy diferentes regulaciones laborales.

Los agentes de cualquier mercado cuentan con una información parcial y los que operan en los de deuda podrían considerar que una divergencia en las tasas de paro es señal suficiente para desconfiar de la solvencia de los países que sufren mayor desempleo.

Sin embargo, los inversores financieros exigen mayor información y, cuando se deshacen de títulos de deuda o reclaman una mayor prima de riesgo a la hora de adquirirlos, muestran su rechazo amercados laborares poco flexibles como el español, con modelos de contratación rígidos y con intervenciones sindicales que obligan a revisar salarios de acuerdo con la inflación.

Los mercados de deuda castigan, en suma, que no sea posible ajustar los costes laborales al incremento de la productividad marginal del trabajo o, dicho con otras palabras, que los salarios no reflejen la contribución del trabajador al aumento de la utilidad del producto o servicio.

La crisis del mercado de deuda ha venido a confirmar que la rigidez laboral que sufre España es incompatible con su integración en el euro y tiene un elevadísimo coste en desempleo.

El peligro de la inflación

Más enseñanzas se deducen del proceso que ha terminado en la crisis de solvencia que padecemos. Experiencias anteriores ya han demostrado que creando dinero por encima de lo que crece la economía solamente se consigue aumentar la inflación, lo que provoca a su vez que los tipos de interés reales, los que verdaderamente influyen sobre las decisiones de ahorro, inversión y consumo, tiendan a bajar.

Si además los bancos centrales mantienen los tipos básicos excesivamente reducidos, los ahorradores, inversores y consumidores recibirán una distorsionada información que les hará ahorrar poco y endeudarse mucho, realizando entonces las empresas inversiones arriesgadas y gatos excesivos los consumidores.

Y si para colmo los gobiernos –todos, aunque algunos más que otros- se endeudan alocadamente al aplicar estímulos económicos y monetarios artificiales, como el Plan E de Zapatero, se llega a la terrible situación actual.

Si bien el endeudamiento privado tiende a corregirse espontáneamente -aunque con grandes dificultades cuando se combina con uno público que resta recursos a empresas y particulares-, los mercados nos han mostrado que la deuda soberana tiene un límite que, sobrepasado, paraliza la actividad económica y conduce irremediablemente a la quiebra, resultando además incompatible con la estabilidad de una zona monetaria.

No obstante, el endeudamiento no es un fenómeno reciente sino que viene de muy lejos aunque se haya disparado por los estímulos artificiales aplicados durante los cuatro años de crisis.

Según datos de Intelligence Unit, el endeudamiento público mundial era ya el pasado año de 42,6 billones de dólares, casi el 60 por ciento del PIB del planeta, frente a los 28 billones de 2007 cuando empezó la crisis. Es decir, ha crecido un 50 por ciento en tres años.

No obstante, en 2000 la deuda pública mundial sumaba 18 billones, por lo que resulta que durante los tres años de recesión ha aumentado en unos 5 billones -1,6 billones de media cada año-, mientras que en los siete anteriores de expansión el endeudamiento creció 10 billones -1,4 billones por año-, una diferencia por tanto muy escasa. Y se ha concentrado más en los países desarrollados que en los emergentes, al margen del color político de sus gobiernos.

El descomunal aumento del sector público y de la deuda acumulada se debe sobre todo a un Estado de Bienestar que ha ido agigantándose a lo largo del siglo y que ya dedica en prestaciones sociales alrededor del 65% del gasto público total, como sucede en la zona euro. Las funciones esenciales y tradicionales del Estado -defensa, justicia, seguridad y política exterior- suponen aproximadamente el 10% del presupuesto, mientras que el gasto corriente, obras públicas, financiación de la deuda y otros asuntos económicos se llevan alrededor del 25% restante.

Así pues, el actual problema de deuda no se debe sólo a los recientes planes de estimulo, ni siquiera en la inyección monetaria y crediticia de la década anterior, sino que estas políticas han venido a colmar un endeudamiento que se ha ido acumulando por mantener deficitarios durante muchos años los ingresos sobre los gastos.

En España, durante el siglo y medio comprendido entre 1850 y 2000, solamente en 29 años los presupuestos se han cerrado sin déficit.

Insostenible gasto social

El núcleo de la crisis de la deuda actual reside en el insostenible, y en muchos casos ineficaz, gasto social –pensiones, sanidad, educación y desempleo, fundamentalmente-. Esto es lo que despierta las mayores dudas sobre la solvencia de los países que mantienen desequilibrios en sus cuentas, acumulan abultadas deudas, las refinancian con calendarios de vencimientos apretados y tienen sus economías estancadas.

Los mercados de deuda saben perfectamente que recortar el gasto corriente sin tocar el social es totalmente insuficiente para hacer frente a la abultadísima deuda, que en realidad en mucho mayor de lo que indica la contabilidad oficial.

Según los criterios de la UE, no se contabilizan como déficit los compromisos de pago derivados de un sistema piramidal y de reparto de las pensiones, y de una sanidad y educación públicas que, por gratuitas y universales, generan demandas infinitas, así como tampoco las facturas emitidas por proveedores pero no pagadas por las administraciones.

Teniendo presente todos estos compromisos, el pasivo total español, tanto público como privado, externo e interno, alcanzaría el 350% del PIB, es decir, tendríamos que estar tres años y medio trabajando sin consumir nada para saldar nuestra deuda.

Los mercados también expresan con claridad que un problema de deuda únicamente se soluciona conmedidas que tienen como objetivo principal saldarla o, si no es posible de forma inmediata, que se plantean negociar con los acreedores una quita sobre el principal o una ampliación de los plazos de vencimientos con nuevos intereses.

Algo simple y que bien conocen las empresas y particulares que se declaran en concurso de acreedores, pero que no terminan de entender los políticos.

Por ello fracasan estrepitosamente todas las alternativas que proponen: rescate de los países en quiebra con nuevos préstamos; compra de títulos por parte del Fondo de Estabilidad o del Banco Central Europeo, es decir, monetización de la deuda lo que genera inflación y transferencias de rentas desde los ahorradores a los deudores; emisión de eurobonos, o prohibición de operaciones especulativas a corto o de ventas al descubierto.

Peor es que se pretenda, como quieren el candidato Rubalcaba o el Nobel Krugman, insistir con nuevos planes de estímulo, es decir, con más endeudamiento. En esencia, todas las propuestas políticas suponen “pasarse la pelota” de un deudor a otro o, en el peor de los casos, “engordar la pelota” creando más deuda.

Ninguna empresa y particular con problemas de solvencia por haber gastado más de lo que ha ingresado durante un largo tiempo optaría por seguir endeudándose y pensaría, por el contrario, que sólo cabe ajustar drásticamente su presupuesto por el lado del gasto. Si el sentido común sigue imperando y la deuda creciendo, elegiría reducir primero la mayor partida del gasto. Parece sin embargo que este sentido es muy poco común entre la clase política de uno u otro signo.

Las funciones del Estado

Solamente el sector más opuesto al intervencionismo del Partido Republicano norteamericano parece comprender que el Estado debe volver a sus funciones decimonónicas, reduciendo su tamaño y ofreciendo prestaciones sociales de forma únicamente subsidiaria, mientras que la derecha europea es tan defensora del Estado de Bienestar como la izquierda, si no más. Basta recordar la posición que tomó Rajoy ante el sorprendente giro que realizó Zapatero cuando en mayo de 2010 anunció un tímido recorte del gasto.

El presidente del PP se opuso al paquete de medidas que se concretaron en una bajada de sueldos a los funcionarios, congelación temporal de las pensiones, paralización de obras públicas, eliminación del “cheque bebé” y reducción de la ayuda al desarrollo.

Y también se opusieron los populares a la única reforma de importancia realizada durante la crisis, la del sistema de pensiones, que supondrá una bajada de las prestaciones de alrededor del 20% a partir de 2013, un recorte absolutamente necesario para al menos alargar la vida de un sistema que está abocado a la quiebra, aunque seguramente llegará tarde para evitar la suspensión de pagos.

El PP se limita a decir machaconamente que el Gobierno de Zapatero ha hecho el mayor recorte de los “derechos sociales” de la historia y propone como alternativa meras reducciones del gasto corriente y la eliminación de algunas subvenciones, creyendo que así será posible recuperar la solvencia y generar empleo (sic).

Cuando un partido socialdemócrata como el PSOE se atreve a recortar el Estado del Bienestar –rebaja de las pensiones y del subsidio de desempleo-, sorprende que los dirigentes del partido de la oposición que más se proclaman liberales actúen en sentido opuesto.

Este es el caso de la presidenta madrileña Esperanza Aguirre cuando defiende con entusiasmo la prestación de la sanidad de forma “universal y gratuita” y se opone al copago, al tiempo que extiende la educación pública a cada vez más colectivos y con mayores servicios.

Al margen de que afortunadamente ninguna prestación es nunca totalmente universal ni gratuita, introducir el copago en la sanidad, como ya existe en casi todos los países europeos, tendría efectos beneficiosos sobre la demanda ya que sería al menos mínimamente regulada por el mecanismo de precios y no como ahora por las listas de espera o por la saturación del servicio, siendo lo de menos el efecto recaudatorio que tuviera.

Una política que tanto hace gala de sus convicciones liberales, y que en consecuencia es partidaria de reducciones impositivas, debería también entender que sin recortes del gasto las rebajas de impuestos son inútiles.

Cuando las empresas y familias soportan menos carga impositiva, los recursos liberados se dirigen más a incrementar el ahorro que hacia el consumo o la inversión en las etapas depresivas. Pero si al mismo tiempo el Tesoro se ve obligado a emitir títulos con rentabilidades atrayentes, al ahorro será absorbido por el mercado de deuda pública. Así pues, las bajadas de impuestos sin reducciones paralelas del gasto público no inciden positivamente sobre el ahorro y no ayudan por tanto a salir de la crisis.

Es indudable que la derecha, además de desconfiar de los estímulos gubernamentales encaminados a reactivar la economía, es más consciente que la izquierda de la importancia que tiene mantener el equilibrio presupuestario y una presión fiscal reducida.

Por eso suele ser más cuidadosa con el gasto público aunque es tan partidaria como la izquierda en dedicar ingentes partidas a la educación, la sanidad y las pensiones, los grandes pilares del Estado de Bienestar.

Pero lo que más sorprende es que también la derecha supuestamente liberal sea la más firme defensora de ofrecer estos servicios sociales de forma gratuita y universal, algo que encierra en su propia naturaleza el cáncer de la insolvencia por generar demandas infinitas con ofertas limitadas.

No resulta tan extraño al comprobar que a lo largo del pasado siglo fue la derecha la que creó y luego abanderó –aunque la socialdemocracia concluyó el proceso- la monopolización por parte del Estado de unos servicios sociales que antes eran ofrecidos por instituciones privadas, religiosas muchas de ellas. En su libro La economía explicada a Zapatero y a sus sucesores, Pedro Schwartz busca los pensadores y políticos que más han contribuido en lo que él califica “la disolución de la tradición liberal clásica a manos de élites sentimentales”.

Cita Schwartz entre los protagonistas de este empeño al economista John Stuart Mill, al canciller alemán Otto von Bismarck, al presidente norteamericano Franklin D. Roosevelt, al reformador social británico William Henry Beveridge, e incluso a John M. Keynes cuando su pensamiento “bipolar” le acercaba al liberalismo. Posiblemente habría que añadir al teórico de la justicia social John Rawls.

Todos ellos mantuvieron posturas contrarias al socialismo marxista y, desde posiciones conservadores, e incluso liberales en algunos aspectos, crearon las bases teóricas y políticas de lo que hoy se entiende como Estado de Bienestar y que, curiosamente, ha terminado siendo la principal seña de identidad de la izquierda, tanto la socialdemócrata como la comunista.

Mill porque defendió la economía de mercado para la producción y el socialismo para la distribución; Bismarck porque fue el primero que instauró el sistema de seguridad social para los trabajadores industriales alemanes que luego se universalizó bajo el Tercer Reich; Roosevelt porque con su New Deal consiguió que en Estados Unidos se denomine “liberal” a lo en Europa se entiende como “socialista”, Beveridge porque en su famoso informe defendió que el bienestar de la sociedad sea “responsabilidad del Estado”, y Keynes porque siendo simpatizante en los años veinte del Partido Liberal comenzó a defender la posibilidad de reducir el desempleo gracias a un Estado benefactor que realice obras públicas.

Por su parte, el filósofo norteamericano “liberal” Rawls defiende el papel social de los poderes públicos desde la ética al considerar injusto que no exista control individual frente a las desigualdades, siendo entonces el Estado de Bienestar el encargado de garantizar la equidad.

Todos ellos han contribuido a que nuestros políticos actuales, ya sean de izquierdas o de derechas,hayan asumido una ideología que considera “derechos” a lo que son meras “necesidades”, y a complacer a sus electorados con servicios sociales cada vez más costosos sin aceptar el incómodo coste de elevar los impuestos para pagarlos.

Como han demostrado James Buchanan y Richard Wagner en su obra Democracia en déficit, al romperse el nexo entre gasto público y tributación, la clase política ha descubierto que endeudándose consigue transferir la carga a generaciones futuras sin poner en peligro su poder.

Y a los ciudadanos-contribuyentes sólo les queda la posibilidad de elegir entre unos políticos y otros igualmente manirrotos.

http://www.libremercado.com/

Evolución de los salarios en España (1978-2010)


Evolución de los salarios en España (1978-2010)

By Alberto Garzón Espinosa ⋅ June 24, 2011 ⋅

Los salarios son el componente económico más importante del capitalismo junto con la tasa de ganancia, ya que si bien esta última es el motor del sistema los salarios son a su vez la gasolina (debido a que son el estimulante del consumo y el elemento principal que hace las ventas puedan realizarse).

Sin embargo, estudiar la evolución de los salarios no sólo sirve como herramienta económica (ver cómo ajustar la capacidad de consumo a la de producción) sino también como herramienta política (defender a los trabajadores del intento permanente por empobrecerlos).

Precisamente por el papel que juegan en la economía el debate está casi siempre contaminado.

Un vistazo a los artículos y noticias más convencionales sobre economía nos daría la impresión de que los salarios son un lastre para una economía como la española, mientras que la percepción generalizada de la gente es que los salarios son cada vez más insuficientes para llevar un nivel de vida digno.

Corresponde entonces resolver esta brecha de realidad que surge entre lo que es el análisis económico convencional y la percepción social. Y para ello nada mejor que hacerlo de una forma técnica y rigurosa, acudiendo a los datos y procediendo a interpretarlos con cautela.

Antes que nada una matización. En sentido amplio el salario debería entenderse por sus tres patas: salario directo, salario diferido y salario indirecto. El salario directo es aquel que se deriva de las rentas del trabajo o lo que comúnmente llamamos salario o sueldo.

El salario diferido son todas las prestaciones por jubilación que vamos a recibir cuando termine nuestra vida laboral y que dependen de la cantidad y calidad de las cotizaciones sociales.

Y finalmente el salario indirecto (o social) es aquel que se deriva de la diferencia entre el precio de mercado de un bien y su precio ofrecido por un servicio público, es decir, es lo que dejamos de pagar directamente debido a que el bien o servicio está suministrado a través de lo que se llama Estado del Bienestar y que si por el contrario fuera de prestación privada sería mucho más caro (un ejemplo claro es la sanidad o la educación).

Debido a que vamos a usar estadísticas convencionales (de la Unión Europea) tenemos que centrarnos sólo en las dos primeras patas, que son aquellas que entran en el concepto técnico de “Compensación Salarial”.

Las compensaciones salariales son, por lo tanto, todos aquellos sueldos y salarios y las cotizaciones sociales. En sentido general podemos entender que es todo aquello que a lo largo del proceso productivo recibirán los asalariados (en oposición por lo que recibirán los empresarios).

Salarios nominales

Lo primero que tenemos que analizar es por lo tanto la compensación nominal, es decir, el salario tal y como lo percibimos a diario.

Está medido en euros y no incluye el incremento del coste de la vida. Un incremento o rebaja de salarios nominales en realidad no nos dice demasiado, ya que en última instancia lo que interesa al receptor de salarios es cuánto puede hacer (comprar) con lo que recibe.

Si suben los salarios nominales pero sube mucho más el “precio de la vida”, es decir, lo que solemos comprar a diario, entonces no estaremos tan contentos.

En todo caso, veamos qué ha pasado con los salarios nominales en el período estudiado (1978-2010). Los salarios nominales se calculan a partir de la fórmula (compensación de empleados/número de empleados) lo que quiere decir que estamos ante los salarios nominales medios.

Como se puede comprobar, los salarios nominales han crecido prácticamente en todos los años. Sólo en años de crisis los salarios nominales han caído.

No obstante, el crecimiento anual de los salarios nominales se moderó desde finales de los noventa, y desde entonces prácticamente en ningún año creció por encima del 0′05%.  

Lo que podemos ver también es que los salarios nominales subieron ligeramente más al comienzo de la crisis (más que en los diez años anteriores) y que sin embargo ahora están creciendo a un ritmo prácticamente del 0%.

Salarios reales

Como hemos dicho, los salarios nominales por sí solos no nos aportan demasiada información. Lo que necesitamos es entonces ver el salario real.

El salario real sí tiene en cuenta el “precio de la vida” y por lo tanto es el mejor indicativo del poder adquisitivo de la población.

Si los salarios suben más que el precio de las cosas entonces el poder adquisitivo sube y la percepción es de que somos más ricos. Si por el contrario el salario real cae significa que podemos comprar menos cosas con los mismos ingresos y nuestra percepción es de que nos empobrecemos.

Para calcular el salario real se utiliza un deflactor o índice de precios que sirve para “ajustar” los salarios al crecimiento de los precios y medir así la capacidad adquisitiva.

Sin embargo esto no está exento de problemas, ya que supone preguntarse cómo medir el incremento de los precios. El mecanismo más utilizado es emplear el índice de precios al consumo (IPC), que mide el crecimiento de los precios de una determinada cesta de bienes de consumo.

Es decir, los economistas van siguiendo el crecimiento de los precios de un conjunto de bienes que se consideran de compra habitual y calculan cuánto suben. Y con ese dato (llamado índice del IPC) se deflacta el salario nominal, tras lo cual se obtiene el salario real. Veamos qué ha pasado entonces con el salario real.

Aquí ya vemos una diferencia importante con respecto al primer gráfico.

Lo que podemos comprobar es que desde 1978 hasta principios de los noventa los españoles ganaron capacidad adquisitiva, pero que desde entonces y hasta el inicio de la reciente crisis lo que ha ocurrido ha sido un estancamiento de dicha capacidad. Incluso en algunos años se puede comprobar cómo el salario real ha caído (línea naranja) lo que refleja que los salarios han subido menos que los precios.

La sorpresa, que luego interpretaremos y resolveremos, es que al inicio de la crisis los salarios reales han subido y mucho. Eso es contraintuitivo, ya que refleja que los salarios suben en tiempos de crisis. En una segunda fase de la crisis, sin embargo, los salarios reales se desploman. Resolveremos esta paradoja más adelante.

De momento vamos a establecer ya una queja sobre la metodología del IPC. En efecto, el índice de precios mide sólo el incremento de precios de algunos bienes, pero no de todos.

Es un sesgo importante que debe resolverse, más aún cuando por ejemplo no tiene en cuenta algunos bienes como el de la vivienda. Y sabemos perfectamente que la gente percibe más claramente el empobrecimiento cuánto más se desvía su sueldo de la capacidad de compra de una vivienda, por ejemplo.

Los economistas solucionamos este problema deflactando los salarios nominales por el llamado deflactor del PIB, dejando de lado el IPC.

El deflactor del PIB mide el incremento de precios de todos los bienes y servicios de una economía y por lo tanto es más adecuado para medir la capacidad adquisitiva. Veamos qué ha pasado con el salario real si lo medimos de esta forma alternativa.

Como podemos comprobar, aquí ya hay algo absolutamente claro: lo que antes era un estancamiento de los salarios reales en la época 1994-2007 ahora es realmente una caída importante de los mismos.

En efecto, observando las variaciones interanuales podemos comprobar que los salarios han perdido poder adquisitivo de forma sistemática en todo ese período, lo que significa que se han empobrecido respecto a la capacidad de consumo.

No obstante, volvemos a ver cómo en una primera fase de la crisis los salarios reales se disparan y en una segunda caen de forma abrupta. ¿Cómo podemos entenderlo?

¿Salarios al alza en tiempos de crisis?

Este fenómeno no tiene sentido económico, a pesar de que muchos comentaristas se centran en este hecho para justificar la supuesta necesidad de rebajar salarios. Su explicación tiene que ver como casi siempre con la metodología estadística y, en concreto, con un efecto llamado efecto composición.

El cálculo de los salarios reales es el siguiente: [(Salarios nominales totales/Empleados)/(Deflactor de Precios)]*100. Ahí hay más que una sola variable, de modo que interesa ver la evolución de todas para comprender cómo varían los salarios reales.

Por ejemplo, una bajada de los precios o del PIB (por ejemplo como resultado de una recesión) incrementará el salario real. Pero eso, en cualquier caso, sería un “evento positivo” para los trabajadores porque incrementaría el poder adquisitivo.

Sin embargo, hay otra variable -el número de empleados- cuya evolución dista mucho de ser favorable para los trabajadores.

En efecto, debido a que el salario medio es una media estadística es importante conocer cómo se distribuye. Si todos los asalariados cobraran lo mismo entonces un descenso o aumento del empleo no afectaría al salario medio.

Sin embargo, si tal y como ocurre en España la distribución de las remuneraciones es muy asimétrica entonces los efectos finales son muy distintos.

En España sabemos que el mercado laboral es muy dual, lo que quiere decir que hay un estrato de trabajadores fijos (que cobran más) y otro de trabajadores temporales (que cobran menos). Y lo más importante: sabemos que los segundos son los más fáciles de despedir.

Así, en un inicio de crisis se da un descenso del empleo que retira del mercado laboral a los empleados peor pagados y eso provoca, automáticamente, un alza estadística en los salarios medios.

Pero a continuación se llega a la segunda fase del ajuste. El incremento del desempleo provoca que haya un gran número de personas formando el “ejército industrial de reserva”, es decir, gente dispuesta a trabajar a cualquier precio -pues su vida va en ello.

Eso provoca una presión insostenible sobre los salarios de todos los que siguen trabajando, de modo que según se desarrolla la crisis los que aún mantienen empleos ven cómo sus procesos de negociación con los empresarios se congelan y sus salarios se estancan o caen.

Eso explica la segunda fase de la crisis: el descenso abrupto de los salarios reales. Vamos a permitirnos verlo gráficamente:

Podemos observar que hay una correlación negativa entre ambas variables, como era de esperar. Cuando el número de empleados sube (y por las instituciones del mercado laboral eso significa entrada de nuevos “precarios”) el salario real baja. Insisto en la clave: si todos cobraran lo mismo la variación en el número de empleados no debería afectar al salario real.

En los años de la crisis se ve bastante bien: cae brutalmente el número de empleados y sube automáticamente el salario real -primera fase del ajuste. Y aun cuando en 2010 sigue cayendo el número de empleados (pero menos) los salarios reales ya vuelven a caer -segunda fase del ajuste.

En definitiva, el ajuste de la crisis recae sobre la masa salarial. La masa salarial (MS) es el concepto que incluye al salario (W) y a los trabajadores (L). Se define como MS = W * L. En la primera fase de la crisis afecta al número de empleados (L). Y en la segunda al salario (W).

Salarios relativos

Todo esto nos lleva a otro concepto aún más interesante: el del salario relativo. Para Marx, por ejemplo, el salario relativo era mucho más importante que el salario nominal o real.

Porque el salario relativo indicaba cuánto más se empobrecían los trabajadores a pesar de que sus condiciones materiales de vida aumentaran.

Y esto es así porque el salario relativo mide la proporción de la renta que reciben los trabajadores.

En efecto, la renta al coste de los factores (Y) se distribuye entre trabajadores y capitalistas o, en términos más modernos, entre asalariados (masa salarial: MS) y beneficios empresariales (EBE). En notación puede escribirse que Y = MS + EBE.

Eso significa que de todo lo producido por una economía hay una parte que se quedan los trabajadores y otra que se quedan los empresarios. Vemos cómo ha sido el reparto reciente.

Pues lo que vemos es que la participación salarial en la renta -el salario relativo- ha caído desde 1992 de forma ininterrumpida. Y eso por cierto incluye a la crisis, salvo muy ligeramente en la primera fase como ya hemos apuntado.

Los asalariados recibían en 1992 el 69% de la renta, mientras que en 2010 es sólo el 61%. Y a principios de los ochenta era del 73%. Marx, y no sólo él, nos diría que nos estamos empobreciendo continuamente en beneficio de los capitalistas.

Observando la línea naranja, que mide la tasa de variación, vemos que casi siempre está por debajo del 0% lo que es un indicativo del empobrecimiento. Sólo en momentos de crisis la participación salarial sube ligeramente, pero como consecuencia de un descenso en el nivel de beneficios empresariales causado por la crisis misma.

Algunas anotaciones más

Los liberales suelen argumentar que es necesario rebajar los salarios porque así se incrementan los beneficios empresariales, lo que es cierto.

Pero lo justifican porque según ellos los beneficios empresariales se destinan a la inversión y eso supone un incremento del empleo.

Según este modo de pensar lo que los trabajadores pierden en concepto de Salario (W) lo ganan en concepto de trabajo (L) y de ese modo la masa salarial (MS) se mantiene y, además, se acaba con el paro. Pero esa argumentación incluye una hipótesis no confirmada: la reinversión de los beneficios.

También argumentan que la rebaja salarial supone un incremento de la competitividad debido a que el coste de los salarios influye en el precio final de venta y es necesario reducir éste para poder sacar a la economía de la crisis.

Pero esto tiene dos errores graves.

El primero, la hipótesis de que de la crisis sólo se sale con un modelo de crecimiento orientado hacia el exterior.

El segundo, que olvida que los beneficios empresariales son también un coste y no sólo los salarios.

El otro día vimos que en España de todos los beneficios de las empresas no financieras el 50% se iba a distribución vía dividendos, lo que daba una señal de lo qué se está haciendo con los beneficios en este país.

Desde luego no invertir y generar empleo, sino más bien enriquecer a los dueños últimos de las empresas (los accionistas).

Esto va en la línea de las tesis que sostienen los teóricos de la financiarización poskeynesiana (que consideran que las finanzas están ejerciendo una punción sobre la economía productiva) y los teóricos neo-marxistas (que consideran que el capitalismo está en crisis permanente y que no puede reinvertir los beneficios de forma rentable en la economía productiva, motivo por el cual se desplazan a la esfera financiera o a remunerar a los directivos y accionistas).

Y también vimos el otro día que los precios no sólo suben porque los salarios suban sino que también pueden subir por la subida de los beneficios empresariales.

Es decir, el precio (P) es la suma de los Costes laborales unitarios nominales (CLUn) y de la participación de los beneficios empresariales en la renta (EBE/Y).

Así que si un país tiene que ser competitivo en precios (y no todos los países pueden serlo a la vez) no sólo puede concentrarse en los costes laborales sino también en los beneficios empresariales.

Y la falta de competitividad de la economía española no viene marcada por la subida de salarios sino por la subida de los beneficios empresariales, algo que se explica al ver los costes labores unitarios reales.

Finalmente un añadido. Las clasificaciones de la contabilidad nacional agrupan a todos los tipos de asalariados, y eso conlleva un sesgo importante también.

De hecho, la evidencia empírica para otros países indica que cada vez hay un abanico salarial más amplio, lo que significa que los grandes asalariados distorsionan mucho la muestra.

En la teoría marxista hay varios estudios sobre estructuras modernas de clases y reflejan que la desigualdad es creciente no sólo entre capitalistas y trabajadores sino entre los propios trabajadores.

ANEXO

El anexo está actualizado aquí.

Notas:

He elaborado este post tras mantener una serie de discusiones con otros economistas críticos, como Nacho Álvarez y Antonio Sanabria, a los que agradezco mucho sus contribuciones y ayuda.

Las versiones españolas de Murdoch


Las versiones españolas de Murdoch
Pascual Serrano
Rebelión
28 de julio de 2011

Andan los ambientes periodísticos y políticos de todo el mundo, y de
España en especial, muy alterados por el escándalo Murdoch, su
espionaje telefónico, sus connivencias con políticos y sus chanchullos
financieros.

Todos los medios españoles presentan lo sucedido en el
Reino Unido como métodos y hábitos ajenos a nuestro país. A
ninguno se le ha ocurrido recordar que prácticamente todas las
tropelías del magnate australiano tiene su correspondiente formato
en España. Repasemos.

En 1995 la justicia procesó a Javier Godó,
presidente y propietario mayoritario del Grupo Godó editor, entre
otros medios, del diario La Vanguardia, por crear una red de escuchas
ilegales con el objetivo de seguir y vigilar a numerosas
personalidades de la vida política y económica española.

Fueron espiados el alcalde de Barcelona, el fiscal general del Tribunal
Superior de Justicia de Cataluña, diferentes ministros y hasta el juez
de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón. Aquí no se pagó a las
fuerzas de seguridad por su silencio, se les encargó a ellos realizar los
pinchazos telefónicos.

Fue un ex agente del CESID quien terminó
condenado por crear la red de escuchas.

Además, en la sede del
grupo Godó un ex coronel tenía un despacho en el que aparecieron
quince documentos de los servicios de inteligencia clasificados como
secretos y confidenciales. Al final nunca se supo quién hizo el encargo
de espionaje.
En el Consejo de Administración del grupo Vocento (ABC) se
encontraba Emilio Ybarra, quien también fue presidente del BBVA.

Dimitió de sus cargos al ser procesado por apropiación indebida de
fondos ocultos en Jersey en 1990. Inicialmente la Audiencia Nacional
le condenó pero el Tribunal Supremo le absolvió.
En 1992 el grupo Prisa compró Antena 3 Radio, la cadena líder de
audiencia aquellos años y principal competidora de la Ser.

Contaron con la autorización del gobierno socialista y ocho años después la
Audiencia Nacional y el Tribunal Supremo declararon la compra y
autorización gubernamental anulables e improcedentes por incumplir
las leyes antimonopolio contra la concentración de medios de
comunicación.

Como Prisa se encargó de cerrar Antena 3 Radio,
nunca se pudo revertir la operación.
Sobre el grupo Zeta cuenta el periodista de Interviú Santiago Miró
que, con la mediación de siete millones de pesetas, Mario Conde
logró parar las rotativas de un número de la revista de 1991 que
contenía una información sobre Banesto que no era de su gusto
cuando llevaban impresos 70.000 ejemplares.
En 1998 Baltasar Garzón procesó al presidente y vicepresidente de
Telecinco acusados de diversos actos fraudulentos, dos años después
imputa a su principal accionista Silvio Berluconi por delitos de fraude
fiscal y violación de la legislación española anticoncentración de
medios.

La impunidad parlamentaria de Berlusconi impidió que fuera
juzgado, al igual que su mano derecha Marcello Dell’Utri, que fue
presidente de Publiespaña, la empresa encargada de la publicidad de
Telecinco. Dell’Utri ha sido condenado en Italia a varios años de
prisión por colaboración externa con la mafia.
El diario El Mundo pertenece a Unidad Editorial.

Aquí los directivos del periódico, sabedores de que el grupo italiano Rizzoli estaba
interesado en hacerse con la mayoría de las acciones de la compañía,
compran a sus compañeros de redacción sus participaciones para
revenderlas a los italianos y embolsarse, en el caso de Pedro J.
Ramírez, alrededor de dos mil millones de pesetas entre 1999 y
2003.
Son sólo pequeños ejemplos para recordar que aquí nuestros
propietarios de medios no tienen nada que aprender de Robert
Murdoch. La diferencia es que aquí ni dan explicaciones en el
Congreso ni terminan condenados por la justicia.
Pascual Serrano es periodista.

Todos los datos de este textos proceden de
su libro “Traficantes de información. La historia oculta de los grupos de
comunicación españoles” (Akal, 2010)

Los dueños de la información en España


Los dueños de la información

Archivado en: información — Mendigo @ 12:15

Existen varios caminos por los cuales el capital puede controlar, manipular, condicionar la información que recibe una sociedad a través de los medios de comunicación. Por ejemplo, con los contratos de publicidad en un medio con la condición implícita de impunidad informativa, maniobra harto frecuente en empresas como El Corte Inglés.

Una forma que tienen los bancos de controlar la información es gracias a su posición como tenedor de deuda, el mismo chantaje al que someten a los partidos políticos (sería gracioso que mañana El País destapase una información perjudicial para Botín, cuando PriSA está pendiente de renegociar con el Santander su descomunal deuda para poder seguir existiendo).

Pero sin duda la forma más directa y evidente que tiene el gran capital de controlar la información, de crear en la sociedad estados de opinión que sean favorables a sus intereses, es con la propiedad de esos medios de comunicación. Echando un rápida ojeada a la estructura de propiedad de los medios de comunicación se comprende rápidamente la homogeneidad ideológica de la sociedad, instalada en el pensamiento único. La diversidad se reduce a matices, a cuestiones secundarias.

La información es el cuarto poder, no descubro nada. La importancia determinante de los medios de comunicación en la formación y control de la conciencia social de un pueblo era ya evidente hace varios siglos. En el mundo actual, un volcán de información, el control de la misma es absolutamente necesario para que el capital consiga perpetuarse.

Que la información que recibimos, cada vez más mascada, digerida y deglutida, condiciona nuestro voto y, por lo tanto, la Democracia, es innegable. Entonces, yo me pregunto hasta qué punto es legítimo que el sector de la comunicación sea mayoritaria, abrumadoramente conservador. Que defienda sin fisuras el status quo y los privilegios adquiridos, santificando por encima de todo la propiedad privada.

Nuestro sistema electoral cocina la voluntad del pueblo expresada en las urnas, configurando una Cámara Baja (del Senado mejor no hablar) que es un reflejo deformado de la sociedad española (como los espejos convexos, que adelgazan el reflejo de quien los mira). Ese falta de representatividad es un déficit de LEGITIMIDAD del poder legislativo, en cuanto que la soberanía emana del pueblo.

De la misma forma podríamos preguntarnos la legitimidad de una prensa volcada en la derecha política y económica, teniendo las izquierdas una mayoría social clara en la sociedad española.

La prensa no es inocente. Los medios de comunicación hace muchas décadas que dejaron de servir a los intereses (la necesidad de información) de sus clientes, para servir a más altos intereses (no por elevados, sino por superiores en la jerarquía social).

Nada ha cambiado. Llevamos siglos, milenios trabajando para condes, duques o marqueses, con esos u otros nombres (CEO, presidente-director general…). Esta misma clase dirigente lleva siglos, milenios dictando a sus pregoneros las normas, las directrices de su sistema. Los sacerdotes desde los púlpitos (aunque estos ya han caído en el descrédito) y los periodistas desde sus columnas reproducen fielmente la doctrina del poder. Ofrecen a la sociedad la visión del mundo que encaja con los intereses de sus dueños.

Trabajamos en las tierras, en los talleres del señor conde. Compramos los productos que nos vende el señor conde. Y, además, atendemos respetuosamente la homilía que ha redactado el señor conde. Cada día, a la hora de comer, la familia enmudece ante el televisor.

Y más nada. Os dejo con el infográfico; digeridlo con calma pues está lleno de información interesante. Contiene algunas sorpresas, pues a los nombres ya esperados de Berlusconi, Godó, Polanco, Luca de Tena o Lara se unen otros inesperados como Ramón Mendoza, Alicia Koplowitz, George Soros, Karlos Arguiñano, Bill Gates, Carlos Slim (la mayor riqueza del planeta) o un imputado por la Gürtel. Incluso un empresario condenado a dos años de cárcel por corrupción y que ahora es candidato a presidir la Cámara de Comercio de Burgos. Nos encontramos de nuevo con el Albert Frère que era dueño de Total y, por lo tanto, de CEPSA. Con el fondo BlackRock, cuyo presidente tuvo una oscura entrevista con nuestro monarca. Y con los grandes gigantes de la banca, Goldman, HSBC, el Norgesk o el Santander.

Os dejo que vayáis descubriéndolo;

Este esquema ha sido realizado gracias a la colaboración de HugoMM, Manolox y Picapiedra. Muchas gracias, compis, por vuestra ayuda. ;)

Notas sobre el gráfico:
- Los datos los hemos ido obteniendo en la entrada Estudio colaborativo sobre medios. Si quieres más información, un punto a partir del cual seguir investigando, revisa esos comentarios.
- El mundo de la comunicación está en constante transformación, así que rápidamente esos porcentajes de propiedad quedarán desactualizados (dentro de poco tendremos que incluir, por ejemplo, La Sexta en la órbita de Antena 3). Muchos lo estarán ya, de hecho. Cualquier esquema que represente el mundo de la comunicación debe ser un esquema dinámico, en constante revisión. también para ello este trabajo es colaborativo. Sería necesario que entre todos fuéramos reportando los errores, omisiones o actualizaciones para que el gráfico sea un reflejo lo más fideligno posible de la realidad de los medios que operan en España.
- Las cifras de participación accionarial están redondeadas al entero más próximo.
- El cajón con flecha que retorna a la empresa indica el porcentaje de acciones en autocartera
- La propiedad de una empresa suele estar distribuida entre los miembros de la familia del dueño (cónyuge, hijos o, excepcionalmente, hermanos o amigos). Simplifico poniendo el nombre más relevante de esa familia, o añadiendo la clave (F) de familia o (H) de herederos.

Conclusiones:
- Debería leer más a menudo Gara. El único medio de los que he analizado cuya propiedad es colectiva, popular, y no de ningún constructor, miembro de la nobleza, magnate de las comunicaciones, banco o fondo de inversión extranjero. Lástima que esté tan centrado en cuestiones vascas (me recuerda al chiste del mapamundi de Bilbao)
- Hemos de tomar nota de la lección de cómo se creó Gara: con una aportación media de 600€ de 10.000 personas. Si eso lo logró una parte de la sociedad vasca, demostrando que sería perfectamente posible sacar un proyecto análogo en España. Yo al menos aportaría gustoso 600€ a cambio de participar en un medio de comunicación que sea realmente independiente de los poderes fácticos, muy en concreto del único poder que nos dirige y gobierna: el capital. Un medio de comunicación al servicio de la sociedad, sus propietarios y sus lectores. Un medio de comunicación colectivo.

Para ello sería necesario que la izquierda española estuviera siquiera la mitad de organizada y motivada que la izquierda vasca. Falta, clamorosamente, una organización en la izquierda que impulse proyectos como el de un periódico de capital popular. Las que hay, se limitan a seguir el papel de partidos políticos al uso, limitando al teatrillo de las urnas su actuación política.

Hay que crear algo nuevo. Y diferente.

Vuelvo a pedir colaboración con el gráfico, para subsanar errores o actualizarlo. Espero que lo encontréis útil para ubicaros en el proceloso piélago de los medios de comunicación.

Técnicas de manipulación a través de la deuda.


Técnicas de manipulación de gobiernos a través de la deuda.

Ya que la utilización de la fuerza en nuestros días está muy mal vista de cara a la opinión pública, incluso en las peores circunstancias, la forma que tienen las fuerzas neoliberales de implantar sus postulados en la sociedad es la de coaccionar a los gobiernos  a través de la deuda.

Si extrapolamos los principios de Chomsky de manipulación mediática al tema que nos concierne podemos comprobar que se sigue casi al pie de la letra sus métodos. O sea, se crea una necesidad, se espera a que el pueblo o en su caso los gobiernos imploren una solución y se les dá la solución que en un principio se quería imponer pero que en condiciones normales nadie hubiera aceptado.

La parodia del estado de bienestar que propugnaban los americanos y que tan buena aceptación tuvo en Europa no tenía mas motivo que ganar adeptos en la sociedades occidentales ante la el avance imparable del comunismo después de la segunda guerra mundial.

Tras la caída del muro de Berlin, ya no tenía sentido mantenerla, con lo que la desmantelación del estado de bienestar era cuestión de tiempo.

Es evidente, que su desmantelación no era posible así como así. Nadie renuncia a sus derechos laborales y sociales como ciudadano por la cara. Había que provocar algo que lo hiciera necesario y ya de paso enriquecerse aún mas.

Empezaron por la liberación del negocio bancario. La separación que como cortafuegos antes había entre la banca tradicional y la de inversión se hizo desaparecer por lo que dió paso a la especulación masiva con el fondo ahorrado de los ciudadanos.

En segundo lugar aparecieron nuevas formas de especulación sobre futuros sin regulación alguna. Por lo que no hubo, como hoy en día todavía no hay, forma de no evitar caer en la tentación a los banqueros de ganar mucho dinero muy rápido aún a costa de hundir un país, un negocio o el hambre de millones de personas especulando de forma desmesurada y alterando de forma artificial el precio de las cosas.

Esa insaciable avidez para poder ser retroalimentada inyectó al mercado de una excesiva liquidez. En su trampa cayeron tanto los particulares como numerosas entidades financieras así como los gobiernos. Era evidente que esta orgía de dinero fácil tenía que acabar pero nadie quería verlo y menos cuando se ganaba tanto dinero de forma tan fácil.

Simplemente, con esperar a que la burbuja del consumo insaciable estallase y con cortar el grifo a la financiación después, se conseguía lo que ni una guerra hubiese conseguido. A gobiernos enteros suplicando por cuatro perras y a una sociedad culpable dispuesta a tragar con recortes, pérdidas de derechos y a sufrir con paciencia esta crisis a la que se le había inducido.

Tan solo los movimientos reaccionarios en cierto países alentaron sobre las causas de la crisis y señalaron a los auténticos culpables de la misma propugnando que tenían que ser los que la originaron los que tenían que pagarla.

En Islandia, estos movimientos tuvieron éxito y hoy en día están creciendo por encima de la media europea y encima no están siendo castigados por los mercados ya que sus bonos se pagan a menor interés que por ejemplo los de los países PIIGS.

En España, se tardó en reaccionar pero está siendo la abanderado de la movilización ciudadana en toda europa. El 15M ha supuesto un antes y un después en el movimiento ciudadano. Tan solo el tiempo dirá los logros conseguidos.

En 2008 estalló la burbuja. Y los estados cayeron en la trampa de pensar que ciertas entidades eran lo suficientemente grandes como para dejarlas caer y lo único que consiguieron traspasando la deuda bancaria a las arcas públicas es que sean los gobiernos y nosotros los ciudadanos los que ahora estamos con la soga al cuello.

Muchos se preguntan como tanto el año pasado como ahora se ha tardado tanto en ayudar a los países con problemas de deuda cuando se sabía ya de antemano lo que iba a pasar y lo que había que hacer. La respuesta es muy simple, había que tensar la cuerda al máximo para que colocando al país en una situación insostenible  se aceptaran sin rechistar sus condiciones draconianas.

Visto así, parece muy maquiavélico. Como siempre las cosas desde fuera se ven mejor. Miremos el caso americano,. Tanto a nivel federal como estatal. Se sabe que al final tanto republicanos como demócratas se podrán de acuerdo para ampliar el techo de la deuda. Pero si se hiciera sin más no se inculcaría en la sociedad la necesidad de fuertes recortes. Sólo poníendola al borde del caos ésta es capaz de aceptar cualquier cosa con tal de sobrevivir a tal hecatombe. Como se ve todo es ficticio pero sus resultados no.

Llegan incluso a hacer perder a la ciudadanía la perspectiva de las cosas y como en el caso del estado de Michigancreando la figura del manager de emergencias que asume sin elecciones previas, todo el poder del cabildo municipal, haciendo y deshaciendo a su antojo y malvendiendo todo el patrimonio público con tal de sacar las cuentas adelante. ( Ver noticia)

Como véis la manipulación de la crisis por parte de los poderosos a través de la deuda es evidente.

Por un lado, dejan con los mínimos  derechos y prestaciones a la ciudadanía, por otro compran a precio de saldo nuestras empresas y nuestros inmuebles y por último desmantelan el patrimonio del estado y preparan a los ciudadanos  ante el supuesto de que para salir de posibles estados de  emergencias del tipo que sea, se puede prescindir de cualquier valor y derecho democrático.

Armak de Odelot

He encontrado muy interesante el siguiente “Mapa de la Deuda” que publicaba el NY Times:

mapa-deuda-europa

En este mapa se ve el posible efecto dominó del impago de la deuda griega. La deuda entre los países de la Unión Europea está tan entrelazada que el default de uno de sus países podría arrastrar toda la estructura, por eso el riesgo sistémico es tan evidente.

Esta es la solución que proponen a voces

¿Qué haría falta para contener esta situación? En primer lugar, decisión de las instituciones europeas, de los gobiernos en las ayudas y del BCE para volver a estimular la economía con inyecciones de liquidez. Pero, sobre todo, decisión de los países afectados para reducir el gasto y la capacidad de implementar esas medidas (estamos viendo en el caso griego que la implementación no es fácil). Es fundamental que los países afectado abandonen el discurso populista de “todo va bien” y empiecen a escuchar a las agencias de rating, instituciones supranacionales (FMI, BM,…) y mercados que les dicen lo contrario.

Abajo el gráfico de hace un año con la situación del diferencial de rentabilidad exigida a los bonos de los países en dificultades frente al bund alemán (el riesgo país):

diferencial-deuda

En el caso de Grecia (blanco) ha vuelto a máximos, Portugal (verde) e Italia (naranja) se encuentran cerca de sus niveles más elevado y España (azul) ha superado los máximos.

Más información sobre 

Quién gobierna España.


Quién gobierna España

Enviado por yomismo el Dom, 12/12/2010 – 17:34.

“España es de 20 familias. Como mucho. Pero podría ser peor. México es de 10.”

Esta frase fué pronunciada por un economista vinculado al mundo empresarial español, que podéis leer en este  artículo junto con otras perlas de igual calibre y mala puntuación.

Lo que nos lleva al tema principal; Quiénes son estas familias, y cuanto poder tienen.

Esto es como Matrix; Vivimos en una realidad virtual que nos han puesto delante para ocultar los entresijos de la Máquina:

-En teoría somos libres y tenemos derechos, pero sin dinero no tenemos libertad de movimiento ni derecho a una vivienda digna.

-En teoría vivimos en una democracia, que significa un gobierno del pueblo, pero en realidad sólo podemos elegir unos representantes que gobiernen por nosotros. Estos gobernantes dejarán el cargo, y habiendo servido bien a ciertas personas con dinero son recompensados con cargos bien pagados (Zaplana en Telefónica, con un millón de euros anual sin tener ni idea de telecomunicaciones, Schroeder en la rusa Gazprom) y con ciclos de conferencias (Aznar, Felipe González, Tony Blair, Bill Clinton) por las que se pagan unas cifras que nadie nos podemos creer que sea su precio justo (Clinton cobró un millón de dólares por dar una, esto es como los anuncios de “vendo un bolígrafo por 100 euros y regalo una entrada de futbol”).

-Los bancos pagan las campañas de los partidos políticos. Según los datos del Tribunal de Cuentas (pág. 56: el PP debe 16 millones, pág. 60: el PSOE debe 51 millones. Datos de 2005), los partidos políticos con representación parlamentaria deben a los bancos nada menos que 144 millones de euros, y no por ello dejan de recibir créditos como sí les está sucediendo a muchos empresarios en estos tiempos de crisis. Por no hablar de que a menudo estas deudas son perdonadas, y que hasta hace poco se permitían las donaciones anónimas. Era curioso ver al PP tan interesado en que La Caixa no controlase Endesa(¿peligraban donativos?), y que después el presidente de Endesa (Pizarro) fuera a las elecciones de 2008 presentado como futuro ministro del PP. Tras el fracaso electoral Pizarro se fué retirando poco a poco, y Rajoy dijo textualmente que a partir de entonces iba a hacer su propio equipo, dejando ver que su equipo anterior no lo había hecho él sino que se lo habían impuesto.

“A partir de ciertos niveles, la relación entre empresa y política es directa. Mucho más de lo que la mayoría de la gente sospecha. Una llamada de teléfono directa, de móvil a móvil, sin secretarias de por medio.”

-Los bancos también controlan los medios de comunicación, lo que crea esa realidad virtual y nos priva de la información necesaria para gobernarnos.

Volvemos a la prgunta ¿Quiénes son estas familias? Unas pistas en este artículo de Público:un selecto grupo de 20 familias y empresarios controlan cerca del 37,1% del Ibex.

Ahora vamos a analizar a una de estas familias; los March. La mayoría de españoles no sabe que existen, porque casi nunca se habla de ellos aunque controlan varias empresas importantes. Y eso es una pequeña pista del simil con Matrix. Juan March Ordinas (1882-1962) fué un contrabandista mallorquín que se enriqueció, consiguió el monopolio del tabaco en Marruecos, se enriqueció aún más, fundó un banco, y financió el alzamiento de Franco en 1936. Era el banquero de Franco y uno de los dueños de España en la sombra hasta su muerte.

Como no disponemos de contactos secretos en las altas esferas nos conformaremos con utilizar internet para recabar datos sobre esta familia. Es obvio que la cantidad de información que encontraremos estará limitada, pero nos haremos una idea de su poder.

Banca March: el banco privado de la familia, uno de los diez primeros grupos bancarios españoles con ingresos por encima de los 12.000 millones de euros. También es la principal accionista de la compañía de inversiones “Corporación Financiera Alba”, copresidida por los hermanos Juan March Delgado y Carlos March Delgado.

¿Quiénes son los accionistas de la Corporación? La mencionada Banca March con más del 34% de acciones, 5 personas de la familia March que se reparten el resto, y un 3% que tiene Bestinver. Alba es, por lo tanto, una empresa familiar. Los activos de Alba superan los 4.500 millones de euros, y particpa en un 23% de Acerinox, un 22% de la constructoraACS, un 20% de la Clínica Baviera, un 10% de Indra, y un 10% de Prosegur. También tiene acciones de Carrefour e inmuebles por valor de 240 millones.

¿Tienen influencia en los medios de comunicación? Por supuesto. Aportaron un 15% del capital para la fundación de Canal Plus (Inversiones Artá S.A.), un 35% de SogetelMedia Planning Group (grupo Havas, sexto grupo mundial en publicidad y comunicaciones), y un consejero en PRISA (Leopoldo Rodés, padre de Fernando Rodés, el jefe de Havas).

Un esbozo de la historia familiar lo podemos leer en: Familia March

Carlos March es miembro de la Comisión Trilateral, que es el grupo que está por encima del Club Bilderberg. (artículo de 1985 que menciona a March:http://www.elpais.com/articulo/economia/SOLANA_MADARIAGA/_LUIS_/EX_PRES/_TELEFONICA_-_EX_DTR/_RTVE/COMISION_TRILATERAL/socialista/Luis/Solana/nuevo/miembro/Comision/Trilateral/elpepieco/19850202elpepieco_2/Tes)

Quien gobierna España (2)
En primer lugar, una aclaración tras los comentarios en Meneame; la frase “España es de 20 familias” puede ser una aproximación y no una cifra exacta. Así que no vamos a hacer exactamente 20 artículos dedicados a exactamente 20 familias, pero caerán unas cuantas.

Hoy le toca a la familia Botín, sus negocios, sus bancos, y en especial sus relaciones con el grupo mediático más fuerte de España; el grupo PRISA.

Para ello voy a utilizar principalmente el trabajo de Núria Almiron“Poder financiero y poder mediático: banca y grupos de comunicación. Los casos del SCH y PRISA (1976-2004)” que nos muestra a través de 591 páginas una tesis doctoral sobre PRISA, sobre el Banco Santander, sobre el sistema financiero español, y sobre la evolución de los medios. Por supuesto, voy a hacer un resumen, pero recomiendo a quien tenga suficiente tiempo la lectura de la tesis o de las partes que más le interesen tras leer el índice.

A partir de la página 222 se nos cuenta la historia del Banco Santander. Fundado en 1856 por 72 comerciantes santanderinos, con una presidencia rotatoria entre ellos. En 1909 es el turno de Emilio Botín López, y más tarde de su hijo Emilio Botín-Sanz de Sautuola, que lo dirigirá desde 1950 hasta su retiro en 1989, continuando el actual patriarca del clan;Emilio Botín-Sanz de Sautuola y García de los Ríos.

En 1986 el Santander compra el Bankinter, hasta entonces participado entre el Santander y el Bank of America. La familia Botín tiene el 10% de las acciones de Bankinter (ampliado ahora hasta el 24%), lo que les convierte en dueños directos.

Pero la guinda viene con la intervención de Banesto; tras la gestión de Mario Conde se le atribuye una deuda de 3.636 millones de euros, el Banco de España interviene y nombra presidente provisional al vicepresidente del BBVA, pero luego se lo otorga en subasta al Santander por un precio simbólico. El Fondo de Garantía de Depósitos concedió al Santander un crédito de 1.893 millones de euros, y compró a Banesto activos dañados por importe de 1.712 millones, de modo que el Santander absorbió a Banesto casi regalado, cobrando los créditos y además recibiendo ayudas públicas a fondo perdido. Al final Mario Conde fué condenado por la estafa de 42.97 millones de euros, lo que pone en cuestión la deuda atribuida por el Banco de España para justificar su intervención.

En la página 277, en el apartado sobre quiénes son los consejeros más destacables del SCH, leemos que uno de ellos es Luis Angel Rojo, que fué gobernador del Banco de España entre 1992 y 2000. En 1994 ordenó la intervención de Banesto y se lo entregó al Santander. Casualmente en 2005, y sin poseer una sola acción del banco (que es un requisito), es nombrado consejero externo independiente. También se mencionan los políticos que han pasado por el citado consejo:  Matías Rodríguez Inciarte (ministro deCalvo-Sotelo y asistente regular al Club Bilderberg), Abel Matutes (ministro de Aznar), y Lord Terence Burns (a partir de la fusión del Abbey, político inglés que tuvo cargos relacionados con la economía).

Gracias a Banesto el SCH entra en el accionariado de Antena 3 TV. El control actual de la cadena por el Grupo Planeta se produce gracias al apoyo financiero de La Caixa y el SCH.

En 1999 el Santander se fusiona con el Central Hispano y nace el SCH, aumentando su cartera industrial. En 2004 compra el sexto banco británico, el Abbey National. Antes de esto el Santander estaba aliado con el Royal Bank of Scotland mediante un intercambio de acciones entre ambos.

La autora del informe nos habla de que no se dice toda la verdad sobre las empresas que controla el holding de los Botín. Página 293:

Después leemos qué consejeros tienen relaciones con medios de comunicación; Ana Patricia Botín fué consejera de Televisa (principal grupo televisivo de América Latina), Lord Terence Burns consejero del grupo Pearson, y Manuel Soto Serrano consejero deCorporación Financiera Alba (los March, de nuevo) y presidente de Arthur Andersen al mismo tiempo que esta auditaba al SCH.

En Wikipedia podemos leer la entrada de Grupo Santander para hacernos una idea de todos los bancos que controla a lo ancho del mundo, que son muchos, y las cifras que han hecho de él el tercer banco mundial (sólo superado por dos bancos chinos). También nos recuerdan cómo Botín se anticipó misteriosamente al estallido de la “burbuja inmobiliaria” y vendió oficinas por 4.000 millones de euros.

Fuera del informe quedan las inmensas propiedades de los Botín en forma de terrenos, donde hay cotos de caza a los que invitan regularmente a altas figuras políticas y empresariales. Sobre su financiación de los partidos; el Tribunal de Cuentas no sabe cómo poner en su informe de 2006 que el Santander perdonó varios millones en intereses al PSOE: http://www.elmundo.es/elmundo/2010/06/22/espana/1277224074.html

Ahora le toca al Grupo PRISA; Para quien no lo conozca hablamos de que las publicaciones“El País”“Diario As”“Cinco Días”, “Cinemanía”, las emisoras de radio “Cadena SER”,“40 Principales”“M80″“Cadena Dial”“Máxima FM”“Radio Olé”, las editoriales“Santillana”“Alfaguara”“Aguilar”, y parte de “Gestevisión Telecinco” (la parte por la fusión con la cadena Cuatro) pertenecen a las mismas personas; familia de Polanco y allegados como Juan Luis Cebrián (asiduo de Bilderberg, también). Y me he quedado corto en la lista. Entre PRISA y el Grupo Vocento (propiedad del BBVA y la familia Ybarra) controlan más del 50% de los medios españoles.

El Grupo PRISA tiene una deuda importante con entidades de crédito, las cuales obtienen puestos en su consejo de administración: accionistas de “Promotora de Informaciones S.A.” (una empresa vinculada a varios bancos) en la matriz, y cuatro entidades bancarias enSogecable: BBVA (a través de Corporación General Financiera), los March (a través de tres sociedades), Bankinter (familia Botín),  y Caja Madrid.

Por otro lado Juan Luis Cebrián es al mismo tiempo consejero de PRISA y de Bankinter, sin tener acciones en el banco (que es un requisito para ser consejero), Isabel de Polanco es consejera en PRISA y en Banesto (sin tener acciones), Gregorio Marañón y Bertrán de Lis fué presidente de Banif (grupo SCH) y consejero de Sogecable, y también la familia Del Pino (que controla la constructora Ferrovial) están en Banesto y en PRISA. Por cierto, todos tienen SICAV de estas que tributan muy poco a Hacienda.

Entre los asesores de PRISA; Matías Cortés Domínguez, asesor legal de Emilio Botín y de Polanco, que sabe mucho de ambos, y Juan Villalonga, ex-presidente de Telefónica.

Ramón Areces, propietario de El Corte Inglés, fué accionista de PRISA y su empresa, junto con Telefónica, es la que más invierte en publicidad en los medios españoles. Los anunciantes también controlan a los medios porque quien paga manda.

Causas judiciales

En febrero de 2008, el Tribunal Supremo archivó el procedimiento abierto contra el propio Emilio Botín y otros altos directivos del Banco Santander: su sobrino y miembro de la Comisión Ejecutiva Rafael Alonso Botín, el vicepresidente de la entidad Matías Rodríguez Inciarte, y siete personas más. También se archivó una causa iniciada por la Fiscalía Anticorrupción por las indemnizaciones multimillonarias a Ángel Corcóstegui José María Amusátegui tras la fusión con el Central Hispano.

Quien gobierna España (3): BBVA
Hoy hablaremos de varias familias y empresas relacionadas. Ybarra, Castellanos, BBVA (segundo banco español), Grupo Vocento (segundo grupo de comunicación español)…

Si bien la familia March y la familia Botín han conseguido dirigir bancos como si se tratara de empresas familiares, la mayoría de grandes empresas son máquinas en las que los propios jefes son meras piezas, y se les puede sustituir si no cumplen bien su función. Eso sí, se les despide con indemnizaciones muy elevadas.

Las familias de Neguri son un grupo de familias vascas que durante décadas manejaron la mayoría de la industria española del hierro y el acero. Familias tradicionales y católicas, que se encontraban los domingos en la iglesia y arreglaban matrimonios entre ellas.

Emilio de Ybarra Churruca, nacido en 1936 con su padre fusilado por los republicanos y criado por su madre Dolores Churruca Zubiría, condesa de El Abra, que va a legar el título a sus nietos sin pasar por los hijos (el mencionado Emilio y Santiago Ybarra). Emilio es miembro de la Comisión Trilateral, como Carlos March. Está casado con María Aznar Ybarra y tiene 4 hijos: Emilio, Ignacio, María y Lucía Ybarra Aznar. En 1988 Emilio fue nombrado presidente del Banco Bilbao Vizcaya (BBV).

Emilio es recordado en este artículo: Declaraciones sobre el secuestro de mi padre como una persona que hizo poco por salvar a su tío Javier de Ybarra cuando fue secuestrado y asesinado por ETA. También se dice que “algunas personas han funcionado en Bilbao sin protección. Eso induce a sospecha.” y que Emilio entró a trabajar en el diario El Correogracias a su tío. Y es que la familia Ybarra formó una alianza entre la prensa y la banca que iremos viendo a continuación.

La otra parte de las siglas BBVA es Argentaria. Se trataba de un holding formado en 1991 para agrupar a los bancos públicos, primero bajo la dirección de Francisco Luzón, y después de Francisco González. Argentaria se privatizó progresivamente entre 1993 y 1998, y en 1999 se fusionó con el BBV, de modo que Francisco González y Emilio Ybarra compartieron la dirección de forma bicéfala. González descubrió un entramado financiero dudoso (escándalo de las cuentas secretas del BBV) y acabó haciendo que Ybarra se marchase a dirigir el Grupo Vocento (puesto que acabó abandonando también) mientras él quedaba como único director del BBVA.

El Grupo Vocento es el primer grupo de prensa escrita de España, con más de tres millones de lectores diarios (ABC a nivel nacional + varios regionales), más Punto Radio, o La 10 yNet TV en la TDT. En su consejo contamos con cinco Ybarra (Ignacio Ybarra Aznar representa a Mezouna SL, el accionista mayoritario de Vocento, y es consejero del BBVA), un Bergareche (otra familia de Neguri, esta persona es consejero del Banco Guipuzcoano), dos Luca de Tena (antiguos propietarios del ABC), y Victor Urrutia Vallejo (casado con una hija de José Antonio Ybarra Gorbeña), que es vicepresidente deIberdrola y consejero de Barclays.

La línea editorial de todos los medios de Vocento es ser favorables al Partido Popular, y coincidir la mayoría de sus opinadores (articulistas, tertulianos) con lo expresado por Rajoyy sus portavoces, como si cada mañana recibieran un argumentario a defender.

La relación entre Vocento y BBVA es la suficiente para que ningún periodista de Vocento escriba algo negativo sobre el BBVA, como nos cuenta Pascual Serrano en su artículoBancos españoles, medios de comunicación y Camorra italiana. Supongo que tampoco se puede decir nada malo de Iberdrola, siendo su vicepresidente un consejero del grupo. No he podido determinar si el BBVA es acreedor de Vocento, pero sí que el grupo tiene pérdidas millonarias, sobre todo por culpa del ABC. Es posible que todos los medios de comunicación sean deficitarios; no existen para ganar dinero sino para producir una mercancia (opinión pública) a medida de quienes van poniendo el dinero año tras año.

Entre los accionistas de Vocento, a través de Casgo S.A., está otro hombre de la burguesía de Neguri llamado Jaime Castellanos Borrego (presidente en España del banco de negocios Lazard, donde tenemos a un Rothschild), que es familia política de Emilio Botín, consejero de Acciona (familia Entrecanales), y controlaba el Grupo Recoletos (“Marca” y“Expansión”) hasta que en 2007 fue comprado por RCS Media Group por 1.100 millones de euros. RCS es el grupo italiano que también controla Unidad Editorial (editora del diario“El Mundo”) con más del 96% de acciones, fusionándose Recoletos en Unidad Editorial.

Unidad Editorial participa en Radio MarcaesRadio (de Jiménez Losantos, por la licencia de emisión que le otorgó su amiga Esperanza Aguirre), y en la TDT tienen Veo7AXN,13TVMarca TV, y Aprende Inglés TV. Pero esto es un apunte que ya no tiene que ver con Castellanos o con Vocento.

Volviendo al BBVA, su mayor accionista individual no es Francisco González, sino el empresario gallego Manuel Jove; fundador de la inmobiliaria FADESA, el mayor grupo inmobiliario independiente de España, constructora del mayor resort turístico de Marruecos (Jove es amigo de Mohamed VI, quien lo condecora con el wissam alauita en 2005). Anticipado a la crisis inmobiliaria, Jove vende en 2006 sus acciones de Fadesa por 2.800 millones de euros y en 2007 compra acciones de BBVA por valor de 3.285 millones de euros. En 2008 Martinsa-Fadesa anuncia la mayor suspensión de pagos de la historia española, y finalmente reciben multas por no controlar el blanqueo de dinero.

Jove (con un 4.34% de las acciones) es superado por el fondo de inversión BlackRock (con un 4.45%), que también tiene un 4.77% del Santander. BBVA es el mayor accionista deTelefonica.

Y para finalizar, un artículo cuyo título lo dice todo: BBVA: armas, dinero negro y paraísos fiscales

De momento esto es todo a fecha de diciembre de 2010.

Yo doy la razón a Merkel. Los españoles pedimos igualdad en sueldos y prestaciones.


Esta tarde la señora Merkel ha declarado, refiriéndose a España e ignorando a Francia, que todos los trabajadores en Europa deberían de tener los mismos días de vacaciones y jubilarse todos a la misma edad que en su país.

Como trabajador español, tan solo quisiera decirle a esta señora que antes que proponer cualquier otra de “sus mejoras” al estado de bienestar le propongo que insinue a nuestros gobernantes que nos igualen aquí los sueldos y prestaciones que tienen allí.

El pueblo españo está empezando a hartarse de que se le compare con Europa para lo que les interesa ( precio gasolina, tabaco y licores, días de vacaciones, edad de jubilación) y para lo que realmente nos interesa a los ciudadanos como tanto por ciento de paro, sueldos y prestaciones sociales estamos en el furgón de cola.

Ante tanto engaño y manipulación ¡ MANIFESTACIÓN!

#SPANISHREVOLUTION Anonymous convocan una acampada frente a la Embajada española en Londres


#SPANISHREVOLUTION

Anonymous convocan una acampada frente a la Embajada española en Londres

Foto: GAELX CC
Foto: GAELX CC  Ampliar foto

MADRID, 17 May. (EUROPA PRESS) -

La plataforma Anonymous ha añadido a las movilizaciones para hacer perdurar el espíritu de la manifestación del pasado día 15 una convocatoria para iniciar una acampada frente a la Embajada española en Londres.

Anonymous, movimiento reivindicativo de personas anónimas que se unen en Internet, a través de su perfil ‘Operation Leakspin’ ha agregado en Twitter el llamamiento, junto a las etiquetas #spanishrevolution #europeanrevolution #nonosvamos y #acampadasol.

A las 17.00 horas la convocatoria ya había sido rebotada en la red de ‘microblogging’ por más de cien personas. Algunos de ellos han respondido al llamamiento precisando la dirección exacta de la Embajada española.

Desde esta misma cuenta, Anonymous llama a los ciudadanos a sumarse a las convocatorias realizadas en toda España y anima a los ‘twitteros’ a enviar mensajes a través de esta red a los políticos para “que se enteren de lo que se les viene encima”.

España y el FMI: 1959 vs 2011


España y el FMI: 1959 vs 2011

 

Plan C: “Vendan tierra, vendan la empresa de electricidad (…), vendan playas para que se desarrollen el turismo y la vivienda turística”


Alberto Ullastres (ministro franquista y del Opus): «La estabilización hay que hacerla en España desde el extranjero».

Así pues, nos ha tocado la china (nunca mejor dicho). Ni devaluación, ni rescate. Sucesivos agujeros en el cinturón y sin perspectiva alguna. Le llaman “devaluación interna”, una inexplorada senda hacia el Grial de la competitividad a base de reducir las condiciones de vida a niveles parecidos a los de nuestros formidables competidores chinos.


La eurozona debería haber aprendido las lecciones de la crisis de la deuda latinoamericana. Una crisis que estuvo a punto de hundir a la banca norteamericana y que sólo se resolvió vía quitas y reestructuraciones de la deuda. A finales de los 70 la abundancia de petrodólares se tradujo en una avalancha de préstamos sin apenas condiciones sobre el subcontinente americano (los préstamos se hacían “sindicados”: participaban varios bancos – en algunos casos hasta 500 – en cada sindicato con lo cual la sensación de seguridad “sindical” era la otra cara del descontrol de la avalancha en la que muchos de los bancos prestamistas no sabían muy bien a quien estaban prestando). Como en el caso actual, sobrevino una crisis y el pánico entre los inversores. En 1981 Paul Volcker subió los intereses en EEUU al 20%. La caída de México en 1981 sería el equivalente a la caída de Lehman Brothers. Entonces, como ahora, los bancos acreedores, con una exposición que doblaba su patrimonio neto, exigieron ajustes presupuestarios y rebajas salariales. Para América Latina sería la década pérdida. La pobreza y la miseria de naciones enteras a cambio del salvataje de la banca del vecino norteño orquestado por el staff del FMI.

España y el FMI 1.0. El Plan de Estabilización de 1959

Sustitución de importaciones. El INI

A principios de los años 50, la economía española seguía funcionando bajo los mismos parámetros que habían sido un lugar común durante la Gran Depresión y la 2ª G.M.: un modelo de desarrollo basado en una rígida política de sustitución de importaciones (autarquía) e industrialización basada en la iniciativa pública, el proteccionismo, los controles de precios internos y los controles de cambios, modelo cuyos orígenes habría que buscar en la economía de guerra prusiana durante al 1ª G.M.

El INI ( fundado en 1941 por Carrero Blanco, su director durante los 20 años siguientes fue J.A. Suanzes), inspirado en el IRI -Instituto per la Riconstruzione Industriale (1937) – de Musolini, constituiría el centro neurálgico de este modelo económico, dirigista, estatista (consideraba que la iniciativa privada no era suficiente para conseguir el crecimiento económico y debía ser tutelada) y opuesto al tradicional proteccionismo conservador corporativista privado de la época de la Restauración y de Primo de Rivera.

El INI centró su actuación en tres sectores claves: la electricidad, el hierro y los hidrocarburos; y tres secundarios: los transportes, la construcción naval y la automoción. Se pretendía la formación de un complejo industrial completo e integrado para alcanzar la autosuficiencia económica de España. El criterio base era la maximización de la producción que sería absorbida y financiada por un mercado español protegido. Los recursos financieros hasta 1957 procedieron directamente de los presupuestos del Estado o de la emisión de deuda garantizada por el Estado.

La política industrial se fundamentó alrededor de tres ejes.

a. La creación de empresas públicas.

b. El control de cambios, instrumentado a través del Instituto Español de Moneda Extranjera, (un sistema de cambios múltiples que dependía del ministerio de industria y no del Banco de España). Se trataba de que las escasas divisas obtenidas no se gastaran en importaciones superfluas y se dedicaran todas a los inputs necesarios para la industrialización.

c. La reglamentación de la empresa privada (leyes industriales de 1939-40)

Problemas del modelo

A medida que se ampliaba la base industrial era preciso importar más y más bienes de equipo, materias primas y productos energéticos; pero como la producción iba destinada en su gran mayoría al mercado cautivo interior, los medios de pago exterior (divisas) escaseaban. En 1957 las reservas de divisas estaban bajo mínimos.

La industrialización se financiaba en buena parte con aportaciones estatales y emisiones crecientes de deuda pública pignorable (que los bancos podían redescontar en el Banco de España) lo cual favorecía una expansión paralela del crédito privado. La economía había entrado en una espiral inflacionista.

El deterioro de la situación económica como consecuencia de estos desequilibrios, ponía en tela de juicio la continuidad del modelo. Además, el entorno económico europeo y mundial había entrado en una fase de fuerte crecimiento que dejaba boquiabiertos a los franquistas más recalcitrantes. Europa occidental había experimentado una rápida recuperación económica gracias al Plan Marshall, había superado las trabas a los intercambios comerciales e iniciaba el camino hacia la convergencia económica.

España había quedado fuera del proceso y se iba quedando también al margen de los organismos de cooperación e integración internacional que se iban constituyendo: Organización Europea de Cooperación Económica (OECE) en 1948, Unión Europea de Pagos (UEP) en 1950, Comunidad Europea del Carbón y el Acero (CECA) en 1951, y del Euratom y la Comunidad Económica Europea (CEE) en 1957.

La reintegración al redil

En 1957-59, España miraba hacia fuera en busca de ayuda financiera y desde fuera miraban hacia España donde se percibían buenas oportunidades de negocio.

De hecho, a partir de los acuerdos (bases militares) suscritos con Estados Unidos en 1953, España estaba entrado por la puerta de servicio en algunos organismos internacionales gracias al aval de su todopoderoso tutor. La estrategia, recomendada por los norteamericanos a otros amigos poco democráticos, consistía en la incorporación paulatina a organismos de carácter técnico que funcionaban como cabezas de puente indirecto para penetrar poco a poco en las principales instituciones internacionales a las que se pretendía acceder. Así, se propició la entrada en organismos de segundo orden, como la agricultura, la alimentación, los transportes o las relaciones culturales, preparando el terreno para situar la participación española en niveles más elevados.

La negociación del Plan de Estabilización

El Plan de Estabilización de 1959 no fue un “dictamen” del FMI sino el resultado de una larga negociación de tres años (reuniones en Madrid, París, Washington, Basilea, Nueva York, … ) en la que participaron técnicos de la OECE, del FMI, del Departamento del Tesoro y de la banca privada norteamericanos junto a un amplio elenco de economistas españoles, en un prolongado y complicado toma y daca, durante el cual se elaboraron profundos y documentados estudios sobre la situación real de la economía española.

Las medidas contenidas en el Plan fueron:

. Devaluación de la peseta (60 pesetas/$) y convertibilidad exterior de acuerdo con el FMI

. Desmantelamiento progresivo de los controles de divisas y eliminación de los sistemas de cambios múltiples.

. Los controles sobre el comercio exterior se deberían desmontar sustituyéndolos por un solo arancel.

. Estabilización financiera interior: Reducción del gasto público y congelación del sueldo de los funcionarios. Reducción del salario real. Subida de los tipos de interés

. Reducción del intervencionismo del Estado en la economía.

. Permiso a las inversiones extranjeras en España, excepto en industrias de guerra, de servicios públicos y de actividades relacionadas con la información

. Amnistía de 6 meses para repatriar capitales de españoles fugados al extranjero.

En apoyo del plan se contaría con la financiación del FMI, la OCEC, el gobierno de los EEUU (en total 175 millones de dólares) y los créditos de la banca privada norteamericana como reserva.

España después del Plan de Estabilización de 1959

El Plan de Estabilización provocó una brusca pero breve recesión. En el segundo semestre de 1960 se superaba la recesión y hasta 1973, la economía española experimentaría un crecimiento espectacular sólo superado por Japón. La rapidez de los efectos sorprendió incluso a los observadores de las organizaciones internacionales.

En 1959 la balanza de pagos registró un superávit de 81 millones de dólares. La inflación se redujo desde el 12,6 por ciento en 1958 hasta el 2,4 por ciento en 1960. La inversión directa exterior hizo aumentar la productividad de las industrias y el agro. Para el turismo, que ya despuntaba como el principal sector de exportación, la convertibilidad de una peseta devaluada significó el disparo de salida que en pocos años convertiría a España en lider mundial. Turismo y remesas de los emigrantes llenaron a rebosar los cofres del Banco de España con las tan ansiadas divisas.

Después del Plan de Estabilización, la economía española siguió siendo una economía protegida que negociaba según las circunstancias los niveles de “liberalización” que consideraba oportunos en cada caso.

España y el FMI 2.0. El pre-rescate de 2011

ATTAC: ¿Dónde se vota al FMI?

José Viñals, apoderado del FMI: “los mercados tienen tolerancia cero al cumplimiento de las políticas de déficit público” y, si no se alcanzan los objetivos, “van a castigar seriamente a esas economías”

John Rathbone“Existen fuertes similitudes entre la la crisis actual europea y la crisis de la deuda latinoamericana de 1981. En ambos casos se trata de deuda en una moneda sobre la cual el país deudor no tiene ningún control y en ambos casos hay una primera fase de crédito fácil y barato seguida de una recesión global. “


Negociación = Cero

A diferencia de 1959, nuestra segunda experiencia con el FMI está siendo vergonzosa. A finales de la década de los 50 España estaba acuciada por el agotamiento de su reserva de divisas y la inestabilidad de su modelo de desarrollo y sin embargo, negoció duro y tendido durante años porque tenía algo que ofrecer a cambio (base industrial, mercados, activos públicos, … ) y sabía que iba a obtener ventajas ciertas si negociaba bien.

El interlocutor de entonces no era un FMI reconvertido en cobrador del mazo de los mercados. Los negociadores españoles enfrentaban un organismo que aún velaba por el buen funcionamiento del sistema monetario internacional.

Nos permitieron una peseta convertible pero infravaluada con lo que ganamos en competitividad para remontar. A cambio se cedió algo en liberalización, reconversión y flexibilización y listo. España se subió al furgón de cola del tren de la bonanza económica general y al cabo de unos años ya era pasajero de segunda clase con aspiraciones a 1ª.

Ahora no hay negociación que valga. Los mercados, a través del FMI y la Comisión Europea, simplemente imponen sus draconianas condiciones (a menudo una simple llamada telefónica basta para anunciar un nuevo decreto ley al día siguiente). Los mismos “mercados” que hace unos años organizaron una burbuja inmobiliario-bancaria de órdago a base de hipotecas basura, una vez embolsados suculentos beneficios, exigen que sea el españolito de a pie quien pague los platos rotos de sus desmanes y su impericia financiera. No importa que haya un paro del 20% tras el “plan A”. Si los mercados aprietan, el tandem FMI-Comisión Europea ya tienen un “plan B” en la recámara (y por supuesto un plan C).

Un ajuste drástico, sin rescate

En mayo de 2010 se creó el Fondo Europeo de Estabilización Financiera para hacer frente a la eventualidad de una suspensión de pagos en Grecia. El Mecanismo se creó como algo provisional con una duración máxima de 3 años (en realidad se pretende hacerlo permanente vía reforma – por supuesto sin referendums ni votación parlamentaria- del Tratado de Lisboa). La dotación era de 0,44 billones de € (reforzados con la aportación del FMI de 0,31 billones de €).

El rescate implicaría que España entraría en el Mecanismo Europeo de Estabiliazación Financiera (EFSM) que, como en el caso irlandés, exigiría socializar las pérdidas de las entidades financieras (capitalizar con fondos públicos cualquier banco o caja zombie). A cambio, España recibiría una ayuda suficiente que le evitará el espectáculo de acudir a las subastas de deuda en taparrabos.

Pero en el caso de España, a diferencia de Islandia, Grecia o Irlanda, el “rescate” puede resultar muy peligroso para la Eurozona dada la magnitud de los fondos implicados. Así pues, lo que se impuso a los negociadores (sic) españoles fue simplemente que había que cumplir con las condiciones del rescate pero sin rescate. Se trataría de un plan de estabilización sin ayudas de ningún tipo.

El rescate de Irlanda (para el caso de Islandia ver: Islandia, crisis y revolución, en este mismo blog)

Los balances de los agresivos bancos irlandeses representan un 300% del PIB y fueron garantizados en su momento por el gobierno neoliberal. Irlanda es un país pequeño pero a la hora de evaluar el riesgo hay que multiplicar por 3.

Durante el rally que desencadenaron los mercados en primavera se creó la European Financial Stability Facility (EFST, 9 May 2010) para prestar al 6% a Irlanda a 5 años y evitar, de momento, la suspensión de pagos, un respiro a cambio de agravar aún más su enorme endeudamiento público.

Mientras, la Comisión y el FMI, diseñaron el rescate que en la práctica es un plan, a medida de los bancos acreedores, para garantizar que sea el sufrido contribuyente irlandés el que satisfaga las deudas contraídas por la banca zombie irlandesa con la banca de Europa occidental. Irlanda reconoce como públicas todas las deudas malas y recibe a cambio el préstamo del rescate con lo cual se libra, por un tiempo, de acudir a las cada vez más usureras subastas de los mercados.

El resultado: Irlanda, que sólo hacía 88 años que se había independizado de Inglaterra, cede su soberanía económica a la Comisión y al FMI. Se rescata a los ludópatas financieros y a los irlandeses, que los bomben. Emigración en masa, endeudamiento de hijos y nietos y bisnietos y estancamiento económico permanente.

Imposible devaluar

Las intervenciones del FMI en Grecia e Irlanda, son las primeras en la historia que no vienen acompañadas de una devaluación de la moneda local como prerrequisito de la recuperación. En realidad les importa un comino que Irlanda o Grecia se recuperen. Lo importante es que paguen; y punto.

Sin embargo, a diferencia del caso español, parece ser que tanto los irlandeses como los griegos o los islandeses, no tienen las tragaderas tan amplias para engullir semejantes desaguisados. Los islandeses sometieron a referéndum al FMI que salió trasquilado de las urnas. En Irlanda el Fine Gael centró su campaña en el repudio y la renegociación y Enda Kenny, el ganador de las elecciones, ya se ha apresurado a anunciar que “El rescate financiero es malo para Irlanda y malo para la UE

Salir del euro? rescatar a España?

Salir del euro implica que España, (o Italia o Portugal, o Bélgica, …) hoy teóricamente solventes en euros, dejarían de serlo a todas luces al tener que retornar euros (o su equivalente en francos, florines o marcos) a cambio de su antigua moneda devaluada. Salirse del euro para estos países significaría la suspensión inmediata de pagos con sólo anunciarlo.

Tampoco les interesa a los alemanes y holandeses salirse del euro. El crecimiento alemán se basa en sus exportaciones de bienes y servicios (50% del PIB), en su mayoría dirigidas a la Eurozona. Con un marco alemán revaluado frente a la peseta, el escudo, la lira o la libra irlandesa, y por supuesto el dólar, el yen o la libra británica, la caldera exportadora germánica literalmente implosionaría.

Entonces salvar al euro implicaría rescatar a España?

Pues no. España no puede ser rescatada fácilmente como en los casos de Grecia e Irlanda. Su endeudamiento publico y sobre todo privado (convirtiéndose rápidamente en público vía SIPs EPAs y FROB) es del orden del medio billón de euros y, en caso de pánico de los mercados, ningún fondo ad-hoc lo aguantaría. Si no se vuelve a la senda del crecimiento esta deuda (que no hace más que aumentar) se va haciendo más y más insolvente. Y España ya tiene muy poco con que responder (AENA, la lotería, el Prado, playas, ….). Décadas de liberalismo han liquidado (y malbaratado) prácticamente todo el patrimonio estatal heredado de la época del franquismo.

Así pues, nos ha tocado la china (nunca mejor dicho). Ni devaluación, ni rescate. Sucesivos agujeros en el cinturón y sin perspectiva alguna. Le llaman “devaluación interna”, una inexplorada senda hacia el Grial de la competitividad a base de reducir las condiciones de vida a niveles parecidos a los de nuestros formidables competidores chinos. Y mientras, nuestras grandes firmas del IBEX registrando beneficios sorprendentes o quizá no tan “sorprendentes”.

Más sobre el tema:
Lorenzo Delgado Gómez-Escalonüla: El ingreso de España en la
Organización Europea de Cooperación Económica

Esther M, Sánchez Sánchez: El auge del turismo europeo en la España de los años 60

La fábula de España: donde todo sobra y todo falta


La fábula de España: donde todo sobra y todo falta

Tremenda dicotomía la que vive un país que se creyó rico y ahora roza los cinco millones de parados.

29 Abril 2011

Por Valentín Bustos

Érase un país donde todo funcionaba a la perfección. Tanto, que su economía no paraba de crecer. Tal era su velocidad, que incluso veía por el espejo retrovisor a las economías más ágiles. Quien más y quien menos tenía su vivienda en propiedad. Y había hasta quien se compraba una segunda residencia en la playa.

Cada minuto se levanta un nuevo edificio. Y no sólo viviendas, también hospitales, escuelas, centros culturales, pabellones deportivos, por no hablar de puentes, carreteras o vías de ferrocarril de alta velocidad.

El estado de felicidad era tal que hasta sus mandamases se fueron a llamar al club de las economías más poderosas para formar parte del mismo. Toc, toc. Pero un hechizo lanzado por la bruja crisis convirtió tan particular oasis en un secarral.

Nadie se libró de sus dañinos conjuros. Las entidades financieras cerraron el grifo del crédito y su salud se vio tan perjudicada que algunas tuvieron que apoyarse en otras para intentar seguir adelante.

Los ayuntamientos cayeron en un hoyo económico tan profundo que desde diferentes instituciones se habló de recortar su número. Los nuevos ricos, aquellos que presumían de dinero, se dieron cuenta de que vivían gracias a unos préstamos que ya no llegaban

Y el drama del paro atizó a nacionales y foráneos. Tanto, que de ser un país receptor de emigrantes, vio como sus titulados universitarios hacían la maleta como décadas atrás lo hicieron sus padres o abuelos.

Y pasaron los meses, los años… y no aparecía una poción mágica capaz de contrarrestar los tremendos hechizos de la bruja crisis. Se cambió al mago del ministerio encargado de las pócimas.

También el sumo sacerdote reunió a los hechiceros de las principales empresas del país. Todo para que la situación volviera a ser como antes, para que el dinero volviera a circular, para que el déficit dejará de ser una pesada losa, para que aumentara la productividad y la competitividad, para que hubiera empleo…

Al llegar la noche, un día sí y otro también, el sumo sacerdote se sentaba frente a su bola de cristal y le preguntaba: “¿Ya ha acabado la crisis?”. Y ésta le contestaba: “Ten paciencia.El exorcismo ha sido muy grande y tardará en diluirse. Mientras tanto, aprende de los errores pasados y no los vuelvas a cometer. Levanta unas murallas lo suficientemente gruesas para que la crisis no vuelva a traspasar los muros de tu economía. Apuesta por defensas como la I+D+i y por una educación de calidad. Así, si la bruja crisis vuelve a atacar, sus efectos no serán tan perniciosos”.

¿Cuál es la moraleja? Se aceptan proposiciones.

España será la próxima en caer por su deuda exterior, según ‘Financial Times’


España será la próxima en caer por su deuda exterior, según ‘Financial Times’
El agujero bancario será superior a lo previsto y estará en el origen del rescate.
Kaos. Laboral y Economía | agencias | 12-4-2011 a las 23:15 | 234 lecturas
www.kaosenlared.net/noticia/espana-sera-proxima-caer-deuda-exterior-segun-financial-times
La combinación de un elevado endeudamiento exterior, junto a la fragilidad del sector financiero y el riesgo de nuevas caídas del valor de los activos incrementan la probabilidad de que se produzca una fuerte restricción de fondos que acabe convirtiendo a España en el siguiente país de la eurozona forzado a buscar el rescate por parte de sus socios y del Fondo Monetario Internacional (FMI), según advierte Wolgang Munchau, uno de los columnistas de referencia del diario ‘Financial Times’.En su opinión, a pesar de las declaraciones de las últimas semanas respecto a la imposibilidad de que España se vea abocado a solicitar ayuda, Munchau sugiere que la tendencia consistente con la estabilidad de precios apuntada por la política monetaria del BCE, que podría situar los tipos en el 2% en 2012 y en el 3% en 2013, “tendrá consecuencias negativas para España”, ya que aparte de su impacto directo sobre el crecimiento, afectará al mercado inmobiliario del país.

“España tenía una burbuja inmobiliaria extrema antes de la crisis    y, a diferencia de otros países como EEUU e Irlanda, los precios sólo han bajado moderadamente”, recuerda el autor que prevé que los precios de la vivienda en España aún deben bajar un 40% adicional desde los niveles actuales.

“Todavía no he escuchado ningún razonamiento inteligente de por qué los precios de la vivienda en España deben ser más altos hoy que hace diez años y por qué deberían seguir subiendo”, afirma Munchau, quien señala que el mercado español cuenta con alrededor de un millón de viviendas vacías, lo que supone un sobreabastecimiento durante años, que unido a la recesión, un elevado desempleo, un débil sector financiero, mayores precios del petróleo y tipos de interés al alza, puede implicar más descensos de precios de la vivienda en el futuro.

Así, el columnista apunta que las nuevas caídas de precios de la vivienda y el incremento de las cuotas de las hipotecas por el alza de los tipos probablemente incrementarán la tasa de morosidad y los desahucios, lo que afectará al balance de las entidades, especialmente de las cajas de ahorros.

LOS PRONÓSTICOS DEL GOBIERNO SON “POCO CONVINCENTES”

A este respecto, el Gobierno español estima “de manera poco convincente” que la recapitalización del sector será inferior a 20.000 millones de euros, mientras que otras estimaciones hablan de una cifra entre 50.000 y 100.000 millones de euros, apunta Munchau, quien añade que las entidades españolas cuentan con una exposición de unos 100.000 millones a Portugal, además del riesgo inmobiliario por importe de unos 439.000 millones en sus balances a finales de 2010.

“La buena noticia es que incluso en el peor de los escenarios España sería solvente”, afirma el columnista de ‘FT’, quien, sin embargo, recuerda que, si bien la deuda pública alcanza sólo el 62% del PIB, el endeudamiento privado representa un 170% del mismo, mientras el déficit por cuenta corriente alcanzó el 10% en 2008 y se mantiene en cifras “insostenibles” a pesar de la disminución registrada desde entonces.

De hecho, la posición inversora neta de España en 2010 era de -926.000 millones de euros, prácticamente el 90% del PIB español, según los datos del Banco de España.

“Si mi corazonada es correcta, el sector financiero español necesitará más capital de lo previsto”, afirma Munchau, quien concluye que “la combinación de un elevado endeudamiento exterior, junto a la fragilidad del sector financiero y el riesgo de nuevas caídas del valor de los activos incrementan la probabilidad de que se produzca una fuerte restricción de fondos que acabe convirtiendo a España en el siguiente país de la eurozona forzado a buscar el rescate por parte de sus socios y del FMI”.


La UE hace de España el último bastión para defender al euro

La propaganda es un arma fundamental. Levanta la moral de la tropa y disuade al enemigo. La UE desencadenó la semana pasada -apenas desvelado el rescate de Portugal- una ofensiva propagandística para convencer a los mercados de que, en Madrid, los especuladores no pasarán.

Si pasan por encima de una economía del tamaño y la relevancia sistémica de la española, saltarán por los aires el euro y la aún desigual recuperación mundial.

El tiempo dirá si la campaña resulta convincente. Ya está claro que mantienen su desconfianza en España, entre otros, el gurú Nouriel Roubini y el columnista del rotativo británico Financial Times Wolfgang Münchau. Al menos, sí fue muy nutrida la nómina de primeros espadas que entonaron la semana pasada que España va bien, que no es Portugal, y que no harán falta más intervenciones.

Los incondicionalesJean-Claude Trichet, presidente del Banco Central Europeo; Ángel Gurría, secretario general de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE); Dominique Strauss-Kahn, director gerente del FMI; su número dos, John Lipsky; Wolfgang Schäuble, ministro de Finanzas de Alemania; Olli Rhen, comisario europeo de Asuntos Económicos y Monetarios; y, como no podía ser menos, la vicepresidenta económica, Elena Salgado, fueron algunos de los más destacados miembros del coro que dieron por garantizada la solvencia del Estado español tras sus reformas y ajustes.

Igual de curiosa fue ayer la conversión del presidente del PP, Mariano Rajoy, que aseguró nunca haber creído que España necesitara ser rescatada. O las manifestaciones de Rodrigo Rato, presidente ejecutivo de Bankia, quien ayer dio por cerrado el capítulo de rescates financieros y descartó taxativamente que nuestro país vaya a tener problemas en este sentido, aunque dejó claro que ahora se trata de recuperar el potencial de crecimiento de la economía española.

Hay mucho en juego. Tras las rendiciones de Grecia, Irlanda y Portugal, España es la última trinchera para defender el euro. Igual que Stalingrado cambió el curso de la II Guerra Mundial, la batalla del Ebro terminó de inclinar la balanza en la Guerra Civil, y Waterloo supuso el ocaso de Napoleón, la batalla de España será decisiva para el futuro de Eurolandia si los mercados se deciden a desencadenarla.

Los riesgosLa ofensiva sólo se desencadenará si entre los inversores y los especuladores hay suficiente masa crítica de beneficiados pese a los costes y los riesgos. El primer riesgo es que hacer descarrilar el euro abortaría la aún frágil recuperación de la economía internacional. Y el segundo es atreverse a enfrentarse a Francia y Alemania, que se han conjurado para defender a España; no por altruismo, sino para evitar que un impago español tumbe a sus muy expuestos bancos.

Los rescates de Grecia, Irlanda y Portugal han sido poco más que escaramuzas. En la mente de todos ha estado siempre España. Al menos desde que en enero de 2010, en pleno Foro Económico Mundial de Davos y en vísperas de que participara en el mismo del presidente José Luis Rodríguez Zapatero, Nouriel Roubini alertara de que el problema de calado para la zona euro sería la bancarrota de España, y no la inevitabilidad de rescatar a Grecia que los europeos aún se empeñaban en negar.

Cuando el presidente francés Nicolas Sarkozy arrancó a la canciller Angela Merkel, en primavera de 2010, el rescate de Grecia por valor de 110.000 millones de euros y la creación de un fondo de rescate para casos futuros, también se pensaba en España.

El fondo de la UE y el FMI contaba, teóricamente, con 750.000 millones de euros. Por esos entonces se calculó que el rescate de España precisaría de unos 600.000 millones, redondeo resultante de multiplicar por seis el rescate griego. El resto sería por si había que rescatar a alguien más y, de hecho, se han ofrecido 67.500 millones a Irlanda, y 80.000 a Portugal. La suma del rescate teórico de España y los recientes de Irlanda y Portugal suman, curiosamente, casi 750.000 millones.

Sólo la mitadLuego se supo que en realidad el fondo sólo tenía la mitad de su capacidad teórica. Y que, por tanto, no podría rescatar a España, un país demasiado grande para dejarlo caer pero también para poder rescatarlo. Y Sarkozy logró que en diciembre Merkel se comprometiera públicamente a hacer cuanto fuera necesario para salvaguardar la estabilidad del euro. Compromiso carente de cifras y detalles porque sobre la letra pequeña no hubo acuerdo.

Ambos acudieron a Davos en enero de 2011 a convencer a los grandes jefes de las multinacionales de su determinación de no dejar caer a España. Allí se dio por zanjada la crisis del euro, aunque se advirtió que podía reproducirse algún episodio de volatilidad en los mercados. Se referían a Portugal, cuyo rescate, junto al de Irlanda, se descontó hace meses.

 

El caso islandés y España


El caso islandés y España

Monday, March 28, 2011 More articles in Economia


Madrid, 28 de marzo de 2011. Miguel A. Garcia, redacción opiniondigital.es, magarcia@opiniondigital.es

Hace unos meses en una reunión de amigos, uno de ellos, sacó el tema de la revolución islandesa, que esta teniendo lugar, y de la que por aquellas fechas, ninguna agencia de comunicación de medios de las denominadas “serias” decía ni mú.  Así de claro, SILENCIO ABSOLUTO, no vaya a ser que se nos abran los ojos. Esto era asi al menos hasta hace pocos días.

Islandia, el país que castiga a los banqueros culpables de la crisis

Afortunadamente, cada vez se van filtrando mas informaciones sobre este asunto en los medios, fruto no se aun de que extraña circunstancia, o por que según ellos, estos acontecimientos sean de repente hechos noticiables. La ultima noticia al respecto, Islandia, el país que castiga a los banqueros culpables de la crisis , junto a otras informaciones que van apareciendo con cuentagotas en los medios, van abriendo ojos y  mentes a la esperanza de que los ciudadanos sí podemos hacer algo mas que ver la tele, el Madrid-BarÇa y votar y despertemos de una vez del colocon al que nos han sumido con el cocktail miedo-futbol-crisis-belenesteban (sí, así, esto último va sin mayúsculas…), aderezado con una bolsita de pipas.

El ultimo episodio de esta revolución ha sido la detención, enLondres y en Reikiavik (capital de Islandia) y posterior encarcelamiento, por sus responsabilidad en el colapso financiero de Islandia en 2008, de los responsables de la debacle económica del país.

Han sido capaces, primero de poner nombre y apellidos a los culpables, y después, de ejercer acciones legales modificando incluso su constitución, para que paguen por sus acciones.

Aquí en España, mientras tanto, algunos de estos presuntos responsables se permiten sugerir al presidente del gobierno que no adelante las elecciones, reparten cuantiosos dividendos al final del ejercicio, pagando indemnizaciones millonarias a sus directivos ymenos generosas para el resto de empleados, pero que ya las quisieran para si el resto de trabajadores de este pais, cambiando toda la señaletica de sus oficinas, y cerrando el grifo a empresas y familias, sin ofrecer una información transparente sobre donde han ido a parar los mas de 30.000 millones de euros inyectados por el estado al sistema bancario nacional.

Tal y como están las cosas, no nos extrañe con que cualquier día un grupo mas o menos grande de ciudadanos opte por un“paga el rey” y entren en una espiral  de desobediencia civil y fiscal. Total, en justicia, no podrían esperar un tratamiento diferente al de estos otros responsables. ¿o sí?

¿Que vamos a hacer aqui en España? ¿Cuando habrá alguien queseñale con el dedo a los culpables de la situación económica sin divagar con un concepto tan difuso como “los mercados…” ?.

Los principales especuladores, siguen estando sentados en sus despachos, jugando a dirigir el pais, manejando a los titeres de turno que son elegidos en los urnas, a quienes, no lo olvidemos, condonan año tras año, ejercicio tras ejercicio las deudas contraidas por sus partidos.

Miguel A. Garcia

 

La Banca siempre gana


La Banca siempre gana

Te lo cuenta Arsenio
10 DE MARZO DE 2011
COMENTARIOS 0

bancos

En España mantenemos un Gobierno socialista, para no ser exagerados dejémoslo en progresista.

Este gobierno ha ingresado a los bancos y cajas de ahorro entre los años 2008 y 2010 la mareante cifra de 230.000 millones de euros a modo de rescate bancario, esto supone el 20% del PIB y más del doble de lo que el Estado destina anualmente a las pensiones, o lo que es lo mismo, 5.000 euros hemos dado cada español a la banca. Como consecuencia se ha generado un déficit público extra para lo que ha sido necesario recortar sueldos, eliminar o recortar ayudas y prestaciones sociales, recortar las pensiones, etc, etc, etc.

Esta inyección de dinero público al conjunto de la banca puede hacer pensar que esta estaba al borde la quiebra; nada más lejos de la realidad, en el periodo 2004-2009 los beneficios de las entidades de crédito ascendieron a la bonita cantidad de 132.803 millones de euros.

Resumiendo, en un escenario de depresión económica y desempleo como la actual, se dedica más esfuerzo a rescatar a los culpables de la crisis que a proteger las víctimas. No hay que llamarlo crisis, hay que llamarlo estafa.

Si esto se hace bajo un gobierno progresista, no me quiero ni imaginar de lo que será capaz otro gobierno más liberal, menos social; claro que buena parte del trabajo sucio se lo van a encontrar hecho, lo que les beneficia inmericidamente.

rescate sociedad

Fuente: canalsolidario.org

Éxodo animal por el cambio climático en España


Éxodo animal por el cambio climático en España

Medio Ambiente calcula que el 50% de los vertebrados necesitará protección debido al calentamiento global

NUÑO DOMÍNGUEZ MADRID 09/03/2011 08:20 Actualizado: 09/03/2011 13:02

En 2070, el abuelo español contará a sus nietos que en sus tiempos había osos en Cantabria, linces en Doñana y grandes extensiones de alcornoques en Extremadura.

Algunas de esas especies habrán desaparecido para siempre del país y otras, como el lince o el alcornoque, habrán encontrado refugio cada vez más al norte, a medida que suben las temperaturas en sus territorios originarios.

Las especies más emblemáticas no serán las únicas afectadas. De acuerdo con escenarios conservadores de aumento de las temperaturas en la Península Ibérica, el 51% de los vertebrados necesitará acciones de protección a mediados de siglo y casi todas estas especies requerirán medidas legales para no desaparecer del mapa de España.

Ese es el escenario que pinta el Estudio sobre impactos, vulnerabilidad y adaptación del cambio climático en la biodiversidad española, un trabajo promovido por el Ministerio de Medio Ambiente y coordinado por investigadores de la Universidad de Extremadura y el CSIC.

Unas 300 especies animales sufrirán reducción de sus hábitats

El trabajo, presentado ayer pero aún pendiente de que se publique la parte referente a fauna, es incierto, pero con fundamento. Explora cómo afectará el cambio climático a la flora y la fauna ibérica a partir de 2040 y hasta 2100 en función de los escenarios de desarrollo y mitigación de la contaminación considerados como conservadores por el Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático de la ONU (IPCC). Este organismo aporta datos científicos sobre los que los políticos deben aún fraguar un pacto internacional que frene el calentamiento global.

Los trabajos abarcan cientos de especies y estiman las zonas de distribución de cada una hasta el próximo siglo, durante el cual los modelos climáticos utilizados muestran que las lluvias serán más escasas y las temperaturas más altas, especialmente en el suroeste de la península.

En el caso de los vertebrados, de las 317 especies estudiadas, 300 sufrirán “significativas contracciones” en sus zonas de distribución debido al aumento de las temperaturas, según indica el trabajo, coordinado por Miguel Araújo, investigador del CSIC.

La mitad de la flora catalogada en España podría desaparecer en 2050

La peor parte se la llevan los anfibios, mucho más vulnerables a la reducción de la humedad y el aumento de temperaturas y cuya capacidad de movimiento es más limitada. Hasta el 85% de estas especies verá sus posibles territorios mermados en al menos un 30% y en ocasiones en más de la mitad entre los años 2070 y 2100.

Más de la mitad de los reptiles, aves y mamíferos de España también verán menguar sus zonas de expansión en al menos un 30% debido al calentamiento.

La situación de la flora no es mucho mejor.

De las 220 especies analizadas, “casi todas” verán una reducción de la superficie climáticamente favorable para prosperar, según esta parte del trabajo, coordinada por Ángel Felicísimo, investigador de la Universidad de Extremadura.

El 50% de las especies catalogadas “evoluciona hacia una situación crítica, con muy alto riesgo de desaparición pasada la mitad de siglo”, señala el trabajo.

La situación es especialmente comprometida para especies como el alcornoque extremeño, el roble carballo de Galicia o el pinsapo de la sierra de Grazalema, en Andalucía.

Los anfibios son los más afectados por el aumento de las temperauras

Ambas patas del estudio (flora y fauna), que ha llevado dos años, incluyen una ficha específica por cada especie en la que se detalla su situación actual y las previsiones de dónde podrán vivir entre 2040 y 2070 y entre 2070 y 2100. En muchas puede verse que el suroeste de la península queda en blanco; es decir, inhabitable.

En muchos casos, tanto en animales como en plantas, los modelos climáticos muestran un éxodo generalizado hacia el norte a medida que las temperaturas aumentan en la mitad sur del país, especialmente en el suroeste y durante los meses de verano.

“Mis hijos no verán ni un oso ni un quebrantahuesos porque estas especies se habrán ido al norte”, explicaba ayer Esteban Manrique, director del Museo Nacional de Ciencias Naturales (CSIC), tras presentar la parte del trabajo relativa a la fauna. En concreto, esas especies “se moverían hacia el norte de Europa y las perderíamos”, dijo Manrique.

En el caso del lince, el aumento de las temperaturas lo empujará fuera de Doñana y hacia el norte de la península. “El gran problema es la fragmentación de hábitats alertó Manrique; si no tienen corredores para moverse, acabarán todos atropellados”.

Precaución

A pesar de su aval científico, los trabajos están sujetos a incertidumbre.

Los modelos utilizados para prever las situaciones climáticas a más de 30 años vista sobre datos actuales son muy cambiantes y pueden desembocar en situaciones mucho más halagüeñas y también mucho más catastróficas. Dependiendo del modelo local utilizado, las proyecciones de cada hábitat potencial varían considerablemente.

Las soluciones para evitar este futuro son progresivamente drásticas. Comienzan, según los estudios, por conservar las especies in situ, designando nuevas zonas protegidas, aportando corredores para su desplazamiento o evitando que se partan los bosques sensibles por la mitad.

En los casos más desesperados, cuando los ecosistemas naturales ya no puedan sostener la vida de ciertas especies, la solución será criarlas en cautividad y formar bancos de germoplasma; es decir, enormes bibliotecas con semillas de las plantas que hoy existen, pero que pueden haber desaparecido en 30 años.

Una península cada vez más cálida

6º subida de temperatura

Es el ascenso máximo de las temperaturas que se espera en España entre 2071 y 2100, según CLIVAR, un estudio sobre los impactos del cambio climático financiado por la ONU.

6.200 millones de euros

El coste del cambio climático puede ser de 6.200 millones de euros al año en 2020 si los países de la UE no toman medidas para adaptarse.

x1.000 pérdida de especies

La pérdida de vida animal y vegetal en la Tierra es 1.000 veces mayor que el ritmo natural, según la ONU.

Las especies que veremos marchar

Oso pardo

En la Península Ibérica sobreviven dos poblaciones: la pirenaica y la cantábrica. El rango de temperaturas de su distribución en la península varía entre -14,8°C y 27,8°C. Los modelos proyectan contracciones en la distribución potencial de la especie entre un 12% y un 13% en 2041-2070.

Halcón peregrino

Está presente en casi toda la península, pero es menos abundante en el suroeste. Las temperaturas en sus zonas de distribución varían entre -9,8°C y 36,3°C. Los modelosproyectan contracciones en su distribución entre un 43% y un 49% en 2041-2070, especialmente en el suroeste.

Sapo común

Se distribuye ampliamente por Europa y está presente en casi toda la Península Ibérica. Los modelos proyectan contracciones en la distribución potencial actual de la especie entre un 49% y un 54% en 2041-2070. Los mapas muestran que grandes extensiones del sur no serán aptas para el anfibio.

Abeto común

Sólo aparece en los Pirineos, que marcan su límite de expansión al sur de Europa. Vive en bosquecillos junto al haya entre los 900 y los 2.100 metros. Los modelos predicen una reducción muy significativa de la especie a final de siglo. La capacidad de mantenimiento y recuperación es escasa.

Navegación de entrada

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 183 seguidores