AQUI hay TOMATE

Para dar y tomar

Archivo para la etiqueta “intervencion militar”

Siria. Punto de no retorno


Siria.
Punto de no retorno
VS 0 | | sección: web | 06/02/2012
Charles-André Udry

El pasado 1 de febrero Robert Fisk terminaba así su artículo en el periódico The Independent: “Pero hay una cuestión que no está planteada.
Suponed que el régimen (de Bachar el-Assad) sobreviva. ¿sobre qué Siria ejercería su poder?”.
Dicho de otra forma: la revuelta ha alcanzado un punto de no retorno.
El registro, bajo todas las formas, por las fuerzas policiales y militares, de decenas de miles de manifestantes y de opositores –cada semana, cada día- en las diferentes ciudades y aldeas del país haría mañana muertos y encarcelados, torturados, suplementarios,  si el combate se detuviera. Y si el régimen de la camarilla de Assad permaneciera.
El terrible precio humano de este combate popular es conforme a la naturaleza odiosa e implacable del régimen, con el que ninguna negociación es posible y aceptable por los combatientes antidictatoriales.

El 4 de febrero de 2012, Khaled al-Arabi, miembro de la Organización Árabe de los Derechos Humanos, declaraba: “El ejército sirio bombardea con cohetes y morteros. Está cometiendo un baño de sangre de un horror jamás visto hasta ahora en la ciudad de Homs…”. Radio France Internationale (FRI), en la misma fecha, afirmaba: En Homs, son cerca de 300 las personas  muertas sólo la jornada de ayer, viernes 3 de febrero de 2012, afirma el Consejo Nacional Sirio (CNS).

Incluso si es difícil saber con precisión lo que ocurre en ese país cerrado a la prensa y sometido a un estricto control, las imágenes difundidas por las televisiones árabes y los testimonios recogidos evocan una violencia creciente y ciega. Los testimonios describen un bombardeo despiadado, una ciudad transformada en zona de guerra. Nadie, ni ningún barrio se ha librado de una “verdadera lluvia de bombas”. Y es un verdadero baño de sangre lo que se describe.
El bombardeo de la ciudad ha comenzado ayer, viernes 3 de febrero hacia las 17 horas, hora local, y ha proseguido hasta el alba. Los testigos declaran que los primeros bombardeos se han concentrado sobre todo en el barrio de al-Khalidiya, donde numerosas casas se han hundido sobre sus ocupantes y donde se cuentan la mayoría de las víctimas. A lo largo de toda la noche, los balances no han dejado de crecer. Según los opositores del Consejo Nacional Sirio, es “una de las masacres más horribles desde el comienzo (el pasado marzo) del levantamiento en Siria”. La oposición estima que se trata de represalias tras nuevas deserciones registradas en el seno de las fuerzas armadas”.

Dos elementos destacan entre las diversas fuentes que se pueden recoger. En primer lugar, la revuelta contra el régimen dictatorial se ha ampliado desde noviembre de 2011. Alcanza las zonas urbanas más importantes. Por tanto, ha tomado forma y fortalecido un movimiento de la periferia hacia el centro durante estos últimos once meses. En el plano social, las capas que participan en la movilización contra la dictadura –el término revolución debe ser entendido en este sentido- se han ampliado también.

Solo la existencia de tal “frente social” permite comprender el mantenimiento y el refuerzo de una organización que asegura: los días sucesivos de movilización; las consignas que dan su sentido a cada “viernes” de lucha contra el poder del clan Assad; la amplitud de los funerales, a menudo colocados bajo la protección de soldados que han desertado; los cuidados –ciertamente administrados en condiciones dramáticas- aportados a los centenares de heridos que no pueden ser cuidados en los hospitales, pues la llamadas fuerzas de seguridad vienen a secuestrarles para torturarles y matarles; la puesta en pie de redes de comunicación y de transporte en un contexto de guerra.
Es sobre esta base social sobre la se basan las actividades de los comités Locales de Coordinación. La población en revuelta recibe una ayuda de la diáspora siria que dispone de recursos materiales. Pero el hecho de que no dependa de una fuerza “extranjera” ha reafirmado el sentimiento de que debe contar con sus propias fuerzas. Lo que dinamiza –a pesar de los suplicios y los dolores encajados- las múltiples ayudas mutuas y las formas de autoorganización.

Luego, las masacres, las torturas de niños, las violaciones de mujeres, el número de familias ofendidas, martirizadas, han conducido, inevitablemente a la aparición de formas de autodefensa. Las deserciones se multiplican: las que provienen del ejército del régimen que rechazan ser el brazo asesino de Assad; las de jóvenes que rechazan el reclutamiento forzoso. Estos soldados de la revuelta –conocidos bajo el nombre de miembros del Ejército Sirio Libre- disponen de un armamento ligero.

En este sentido, no hay una verdadera militarización del combate antidictatorial, aunque enfrentamientos directos, relativamente limitados, se hayan producido y podrían ampliarse como consecuencia de la masacre cometida en Homs.
Estas deserciones ilustran fallas en el régimen. Más exactamente, frente a la extensión y la duración de la revuelta, un régimen así no puede evitar los procesos de autonomización relativa de sus diversos centros de poder; esto tanto más en la medida en que ya tiene más de 40 años. Episodios de luchas análogas en la historia demuestran que –a medida que perdura la movilización, se refuerza y ya no puede retroceder- los procesos de tomas de decisión se hacen más difíciles.
Traducen las dudas de los sectores que no están en el círculo restringido de las pocas “familias” que monopolizan el poder y todos los privilegios corruptores que derivan de ello. Una dinámica errática se instala pues en la gestión misma de las operaciones represivas y políticas.
Y las incertidumbres sobre su futuro económica inquietan a las capas de negociantes, de comerciantes, de importadores y exportadores, así como los medios ligados al turismo. Las sanciones aumentan la dependencia de Irán; lo que no es considerado como una solución atractiva por diversas fracciones de la media burguesía.

Ciertamente, la Guardia Republicana y la IV División de Maher el-Assad (el hermano de Bachar) son instrumentos de terror en manos del régimen. Pero un signo, según diversos reportajes, no engaña. ¿Por qué el poder debe dedicar tantos recursos para comenzar a vigilar, a amenazar con sus esbirros, a los medios cristianos y alauitas que constituían (y siguen constituyendo) su base “oficializada”?

Tomar como rehenes a las minorías confesionales forma parte de la política del régimen. No deja de blandir la amenaza de un amplio arreglo de cuentas –en el que los “sunitas” serían los “futuros dueños”- en caso de caída del régimen. Y el clan Assad hará todo lo posible –y ya lo ha hecho- para que se produzcan enfrentamientos confesionales, comunitarios.
Es importante pues para las diversas fuerzas comprometidas en este titánico combate antidictatorial lanzar un mensaje: a pesar de los sufrimientos y las humillaciones soportadas, los actos de venganza indiscriminados están excluidos de todas las opciones de las fuerzas que luchan por el derrocamiento del tirano. Es una de las dimensiones de una orientación que tenga por objetivo ampliar el frente social y político, neutralizar ciertos sectores y debilitar la base, frágil ya, del régimen.

El cinismo de la llamada comunidad internacional no tiene límites. Los medios no dejan de disertar sobre los proyectos de resolución del Consejo de Seguridad de la ONU. ¡Son bloqueados por Rusia (de hecho, el poder del kgbista Putin) y China (del “partido comunista” de China a quien se han presentado peticiones de ayuda para las economías occidentales)! Son numerosos los gobernantes que derraman lágrimas de cocodrilo sobre el “pobre pueblo sirio” y denuncian al “cruel déspota” Bachar al-Assad, tras haberle recibido con gran pompa o haber apreciado su papel en la región, al menos como un mal menor.

El lugar de la Siria de Assad en el “arreglo regional” plantea un problema diferente del de la Libia de Gadafi. Una gran parte de la puesta en escena diplomática oculta la dificultad para los diversos “actores” regionales e internacionales –en el contexto actual de crisis socioeconómica y de disturbios mundializados propios de un sistema de hegemonía política con fallas visibles- de definir las “vías de un cambio” que no conduzca a una pérdida de control y a procesos centrífugos en una región tan estratégica.

Estados Unidos parecen decididos. De hecho, la irresolución de las resoluciones escritas y reescritas –que deben ser presentadas en el Consejo de Seguridad- no les molesta demasiado. Ganar tiempo y poder dar conferencias de prensa “humanitarias” conviene perfectamente a la administración Obama.

La caída de Mubarak y la presente situación en Egipto han modificado el puzzle construido por los Estados Unidos e Israel, desde al menos 1979. Las relaciones entre el Líbano de Hezbolá e Israel no son de una tranquilidad a toda prueba, lo que hace de la Siria de Assad una frontera más “segura” que la de un nuevo régimen sirio del que es difícil decir quien le “dirigirá” o tendrá la posibilidad de dirigirle.
Las tensiones con Irán son un factor más, a fin de conservar, por el momento, un gángster que se conoce –Assad- o, mejor, piezas importantes, revisadas, de su máquina politico-securitaria. Lo que necesita tiempo para la maniobra. Pues debe ser efectuada de forma conjunta con diversos gobiernos que son recién llegados a esta arena regional. Qatar puede ciertamente financiar a los Hermanos Musulmanes en Túnez y en Egipto; añadir hoy a la lista los de Siria es una tarea políticamente delicada, incluso con apoyos externos.
El despido, el 4 de febrero, del embajador de Siria en Túnez refleja –igual que la ocupación en El Cairo de la embajada siria, sin embargo relocalizada en “lugar seguro”, pero no protegida (!)- que la “revolución árabe” es un intérprete suplementario de los guiones que están escribiéndose en este año 2012.

Esto tanto más cuanto que Turquía querría también su parte del pastel y es capaz de obtenerlo. El poder ruso quiere estar seguro de conservar sus posiciones (instalaciones portuarias, entre otras), pero no puede jugar una carta ofensiva. Así pues, no puede más que bloquear una decisión del Consejo de Seguridad… que los occidentales no están tan apresurados a tomar –a pesar de que no sea más que un sencillo pedazo de papel- más allá de las sanciones económicas.

El juego complejo de injerencias –que ha hecho una gran parte de la historia de esta región- se efectúa pues, hoy, en un marco en que el dibujo del puzzle pasado está siendo parcialmente borrado, mientras que los contornos del nuevo dibujo no están aún definidos.

De ahí la importancia de dar apoyo político a la lucha de ese pueblo en revuelta que cuenta con sus propias fuerzas y con la solidaridad; y también de oponerse a todas las intervenciones militares extranjeras.

4/02/2012

http://alencontre.org/laune/syrie-le-point-de-non-retour.html

Traducción: Faustino Eguberri para VIENTO SUR

El Pentágono apunta a un ataque a Pakistám


 

GENERAR CAOS EN LAS FRONTERAS DE CHINA SU PRINCIPAL COMPETIDOR

El Pentágono apunta a un ataque a Pakistán

La farsa de la «Guerra contra el Terrorismo» iniciada por la administración Bush no terminó con el fin del mandato de este presidente estadounidense sino que dicha estrategia sigue siendo utilizada por el Pentágono en el actual gobierno de Barack Obama.

En efecto, la oligarquía norteamericana y sus diferentes cabezas,

sean los neoconservadores,

el complejo militaro-industrial,

el lobby de la finanza o del petróleo

necesitan de la guerra y del caos constructor para poder neutralizar a sus competidores y poder mantener así su supremacía imperial,

supremacía que cada día se desmorona más frente al auge de los países emergentes.

 

RED VOLTAIRE | 3 DE OCTUBRE DE 2011

+
JPEG - 29.4 KB

Siria tendrá que esperar.

Es seguro que la próxima parada en la «guerra prolongada» acuñada por el Pentágono será Pakistán. Cierto, ya existe una guerra en lo que el gobierno de Barack Obama bautizó como AfPak.

Pero la fase decisiva en el propio Pak surge cada vez más cerca. Llamémosla la campaña «en la que ninguna bomba se queda atrás».

Al Qaida es algo del pasado; después de todo, activos de al Qaida como Abdelhakim Belhaj dirigen ahora Trípoli. El nuevo mega-coco fabricado en Washington es ahora la red Haqqani.

Una implacable industria de fabricación de consenso que apunta a Haqqani ya está a toda marcha, a través de una constelación de los usuales sospechosos neoconservadores, belicistas republicanos surtidos, «funcionarios del Pentágono» y socios del complejo industrial/militar en los medios corporativos.

La red Haqqani, una fuerza de entre 15.000 y 20.000 combatientes pastunes dirigidos por el ex personaje muyahidín antisoviético Jalalludin Haqqani, es un componente clave de la insurgencia afgana desde sus bases en el área tribal Waziristán del Norte de Pakistán.

Para el almirante Mike Mullen, jefe del Estado Mayor Conjunto de EE.UU., la red Haqqani «actúa como un verdadero brazo del directorado de Inteligencia Inter-Servicios [ISI] de Pakistán».

Mullen ha tardado más de 10 años, desde el bombardeo de Washington a Afganistán, en descubrirlo. Alguien debiera darle un Premio Nobel de la Paz.

Según la narrativa del gobierno de EE.UU., fue el ISI el que aprobó el ataque de la red Haqqani a la embajada de EE.UU. en Kabul el 13 de septiembre.

El jefe del Pentágono, Leon Panetta, ha dicho oficialmente que como reacción, Washington podría elegir el camino unilateral.

Eso significa que vastas cantidades de agricultores pastunes, incluidos mujeres y niños, que ya han sido diezmadas por meses de ataques de drones estadounidenses contra las áreas tribales, pasarán a la consideración de extras en una operación humanitaria.

La «guerra prolongada» del Pentágono, también conocida como «guerra contra el terror», puede haber costado a la economía hasta la asombrosa cantidad de 100.000 millones de dólares y más de 30.000 víctimas, una gran cantidad de ellas, civiles. Bajo «ninguna bomba se queda atrás», hay que esperar que el «daño colateral» siga aumentando.

Si dudas, lee el libro

Como era de esperar el jefe del ejército paquistaní, general Ashfaq Parvez Kiani –a propósito, un favorito del Pentágono– niega que el ISI coopere con los Haqqanis. Ahora bien, sí lo hace. Pero incluso más salaz es la actual línea oficial paquistaní, que porque EE.UU. ha fracasado tan miserablemente en Af, ahora trata de culpar a Pak por todo el lío.

Parece que por lo menos Mullen se está poniendo al día con el libro esencial del difunto Syed Saleem Shahzadsobre AfPak, Inside al-Qaeda and the Taliban: Beyond Bin Laden and 9/11 [Dentro de al Qaida y de los talibanes:

Más allá de bin Laden y del 11-S]. En el libro, Saleem que era jefe del buró Pakistán de Asia Times Online, detalla que el legendario –y engreído–Jalalludin Haqqani (a quien todavía le gusta teñirse los cabellos) nunca dejó de ser un destacado señor de la guerra talibán; y que el ISI nunca dejó de asegurarle que sus ofensivas contra él, su hijo y su red eran solo ficción.

Los Haqqanis podrán estar basados en Waziristán del Norte, pero dirigen gran parte de lo que sucede en Paktia, Paktika y Khost al otro lado de la frontera.

El astuto Jalalludin ha prometido fidelidad total al líder talibán Mullah Omar, de quien todos saben que está oculto en Quetta, en la provincia Baluchistán de Pakistán, pero se mantiene misteriosamente invisible para los mejores ojos estadounidenses en el cielo.

Creer que el ISI se libraría simplemente de los Haqqanis, o que neutralizaría sus bases en Waziristán del Norte para que no puedan seguir atacando a fuerzas de EE.UU. y de la OTAN en Afganistán, no pasa de ser una ilusión vana. Los militares paquistaníes tienen un compinche importante en la lucha afgana.

Y el nombre de ese compinche es talibán, que ellos «inventaron» a principios de los años noventa.

Además, siempre pueden contar con los Haqqanis como una especie de ejército de reserva para combatir la posibilidad de un aumento de la influencia de India en Afganistán.

Cuando el ministro de Exteriores paquistaní Hina Rabbani Khar dice que EE.UU. «no se puede permitir enajenar a Pakistán», tiene toda la razón. Si eso sucede, los talibanes históricos acelerarían su cadena ya constante de ataques letales dentro de Afganistán.

Tehrik-e-Taliban Pakistan (talibanes paquistaníes – TTP) aumentarían los ataques a través de la frontera, desde Kunar y Nuristan en Afganistán a Dir y Bajaur en Pakistán.

Y facciones militares de la línea dura en Pakistán tendrían todavía más motivación para librarse totalmente del gobierno civil.

Ya que Washington entrena y equipa en cierta medida a los militares de Islamabad, y la CIA se siente tan cómoda con el ISI, habrá quien pueda pensar que Washington «posee» Islamabad.

Lo hace, pero solo hasta cierto punto. Alguien debería convocar un seminario en Washington para explicar que el ejército paquistaní tiene planes muy diferentes de los del ISI, mientras el ISI está repleto de células secretas rebeldes; una de estas células puede haber asesinado a Saleem Shahzad.

Los militares paquistaníes tratan de asegurar que los talibanes «históricos» dirigidos por Mullah Omar, así como Hizb-e Islami de Gulbuddin Hekmatyar, pierdan gran parte de su influencia en Afganistán.

Pero al mismo tiempo, esas células de la línea dura del ISI quieren seguir apoyando a la red Haqqani como un medio para mantener alerta a cualquier futuro gobierno afgano.

Es la hora para que Pekín pase la cuenta

La partida se volverá realmente dura si –y cuando– el consorcio Pentágono/CIA/Casa Blanca decide que Fuerzas Especiales de EE.UU. violarán la soberanía paquistaní por helicóptero, al estilo de la incursión de Abbottabad que mató a Osama bin Laden, y enfrentarán a los Haqqanis y arriesgarán así un choque directo con el ejército paquistaní.

El primer ministro Yousuf Raza Gilani ya organizó una reunión de emergencia precisamente para analizar esa clara posibilidad.

Si eso sucede, Islamabad ciertamente hará todo lo posible por desmantelar la crítica red de aprovisionamiento logístico desde la ciudad porteña sureña de Karachi al Paso Khyber, causando serios estragos en el flujo de suministros de la OTAN a Afganistán.

Destruirá toda posibilidad de compartir inteligencia y la cooperación en contraterrorismo/contrainteligencia. Incluso al Qaida obtendrá un nuevo impulso en todo Pakistán, y no solo en las áreas tribales.

Además Pakistán tiene un ejército de 610.000 soldados con unos 500.000 reservistas.

Si se considera que solo entre 15.000 y 20.000 talibanes han podido hacer la vida difícil a las tropas de EE.UU. y de la OTAN en Afganistán durante años, simples matemáticas predicen solo una opción para Washington: un desastre.

Pakistán es uno de los principales puntales geopolíticos de China. No cabe duda de que Pekín ya ha hecho numerosos cálculos sobre que la demencia estratégica de Washington –o su deseo incontenible de lanzar una operación «cinética» o lo que sea– solo puede llevar a un alejamiento total de Pakistán.

El ministro de Seguridad Pública Meng Jianzhu –máximo funcionario de seguridad de China– estuvo en Rawalpindi el lunes.

Significativamente, el ministro del Interior Rehman Malik subrayó: «China siempre estará junto a nosotros en los momentos más difíciles». Meng, por su parte, dijo que discutieron maneras de «contribuir a la seguridad nacional y a la estabilidad regional».

También durante esta semana, el ejército paquistaní participó en ejercicios conjuntos en el Punjab con fuerzas del «amigo especial de Pakistán», Arabia Saudí.

Con amigos especiales como Pekín y Riad para compensar el equipo militar o ingresos perdidos, no es sorprendente que los generales de Pakistán no estén exactamente sumidos en la desesperación.

Sin embargo, Washington está desesperado, ya que siente la necesidad urgente de hacer algo. Por lo tanto, ¿qué es lo que hay que esperar desde ahora?

Hay que esperar un festival de drones MQ-9 Reapers atacando a muerte Waziristán del Norte. Lo que el presidente Barack Obama califica de instrumento de «capacidades incomparables», para los agricultores pastunes es un arma de terror.

Hay que esperar un ataque tras el otro realizados desde una sala de control en la base Nellis de la fuerza aérea en Nevada.

Hay que esperar una serie de bombardeos estratégicos de misiles con un espectacular daño colateral.

Hay que esperar más operaciones de «matar/capturar» de fuerzas especiales ordenadas por el Comando Conjunto de Operaciones Especiales.

Hay que esperar una nueva e inmensa Lista de Efectos Conjuntos Priorizados, como en Afganistán; sin nombres, solo una lista de números de teléfonos móviles o satelitales. Si ponen tu móvil en la lista por error, serás liquidado por los Hellfire.

Hay que esperar una mortífera y eterna venganza de los pastunes contra los estadounidenses que será tan irreversible como la muerte y los impuestos.

Y por sobre todo, hay que esperar que una guerra de baja intensidad se volverá volcánica en cualquier momento.

Fuente: Asia Times Online, 30 de septiembre de 2011.
http://www.atimes.com/atimes/South_…

Traducido del inglés para Rebelión por Germán Leyens.

El opio, la CIA y la administración Karzai 
Afganistán-Estados Unidos una geopolítica mundial del comercio de las drogas

LIBIA El negocio de la desinformación y la propaganda en la guerra mediática


 

LIBIA El negocio de la desinformación y la propaganda en la guerra mediática

¿Sigues creyendo lo que te cuentan los grandes medios de comunicación? ¿Sabes que al menos desde la época de la Segunda Guerra Mundial los medios de comunicación han sido utilizados como arma de guerra?

El caso de Libia no es una excepción, los medios de comunicación nos arrojan día tras día toneladas de mentiras y tergiversaciones construyendo una falsa realidad sobre la invasión que se está efectuando sobre el país Libio. El siguiente reportaje arroja algo de luz sobre todas estas mentiras.

DESPERTARES

Las mentiras y manipulaciones mediáticas sobre Libia:




Otro video que tambien destapa otra mentira de los medios. Los medios se hicieron eco de este video colgado en internet para denunciar que Gadafi estaba contratando a mercenarios africanos para luchar contra los opositores. La verdad al final sale a la luz y este hombre resulto ser un soldado del ejercito regular Libio llamado Mansur y nacido en el 1983.

Aunque ya esté muerto, al menos su memoria podrá ser honrada.


En la siguiente foto se puede ver a los “pacíficos manifestantes que el malvado Gaddafi bombardeó sin piedad“. Son comandos mercenarios salafistas (compuestos en gran parte por extranjeros, es decir por no libios) asesorados militarmente por USA, de quien han recibido armamento. (Nótese la caja que cargan, que contiene proyectiles de fabricación estadounidense).

“Las noticias sobre Libia giran sobre dos axiomas mediáticos (manipuladores) centrales impuestos a escala global:

1) Las tropas, tanques y aviones de Kadafi, son “máquinas de asesinar a civiles”.
2) Los misiles, las bombas inteligentes, los cazas bombarderos, los submarinos y los portaaviones de la coalición imperial son instrumentos democráticos de “paz y liberación” Obama dice que la misión en Libia salvó “incontables” vidas.

Gadafi somete y mata, la coalición imperial libera y protege. Gadafi somete y mata, la coalición imperial libera y protege.

Fuente: Maestro viejo BLOG

LA INVASION DE LIBIA Y LA GUERRA DE LA PROPAGANDA

Actualmente en el mundo en el que vivimos se llevan a cabo 2 tipos de guerra en paralelo, en primer lugar, la guerra tradicional militar en la que nuestros gobiernos consentidos por los votantes invaden país tras país para robarles sus recursos al tiempo que se enriquecen aún más con el superlucrativo negocio armamentístico. En segundo lugar, el otro tipo de guerra es contra ti, contra tu mente, se trata de la PROPAGANDA MEDIÁTICA, inventada hace ya décadas. Mediante esta se utilizan los manipulados grandes medios de comunicación de masas para lavarte el cerebro y hacerte creer una falsa realidad.

Afortunadamente los grandes medios de comunicación de masas están perdiendo a marchas forzadas toda credibilidad gracias al DESPERTAR masivo de la población que se está produciendo en todo el planeta y que está desconectándose del lavado cerebral perpetrado por la TV. Este vídeo muestra claramente las mentiras de la PROPAGANDA DE GUERRA en el caso de la invasión de LIBIA.



Fuente: Sublime vídeo en el que se explica quién lidera las revueltas en el mundo árabe en RAFAPAL

 

VAMOS A INVADIR 7 PAISES EN 5 AÑOS: GENERAL AMERICANO CONFESO EN 2007

Este general americano nos explica cómo la actual invasión militar de Libia ya estaba programada desde hace varios años, al igual que la de otros países que tienen petróleo e, incluso agua. La única forma de que paremos la debacle mundial en la que vivimos es acabando con todos los falsos gobiernos democráticos encayados en el poder mundial como ya lo ha hecho  Islandia.




El 2 de marzo de 2007, Wesley Clark, general del ejército de los EEUU, en una entrevista televisada, comentaba la sorpresa de un compañero suyo del ejército ante las decisiones de la Oficina de Defensa (Security Defense Office):

Dice en la entrevista:
“En ese momento estábamos bombardeando Afganistán. Y me dijo mi compañero, oye ¿ sabes que vamos a empezar una guerra contra Irak?, y yo le pregunté: ‘¿por qué?’; y él me contestó:’ ¡ No lo sé!’. Unos días más tarde lo volví a ver y le volví a preguntar: entonces, ‘¿vamos a la guerra con Irak?’, y él me contestó: ‘ ¡Es mucho peor que eso!. Cogió un folio y me dijo: ‘ Acabo de recibir esto ” de arriba” y me dicen que vamos a tomar a 7 países en 5 años: empezaremos con Irak, y después seguiremos con Siria, Líbano, Libia, Sudán, Somalia y terminaremos con Irán”

Visita las secciones GUERRAS y  LIBIA para más información relacionada

LIBIA: 10 MOTIVOS PARA ESTA GUERRA INJUSTA Y 10 SOLUCIONES PROPUESTAS

Uno de los principales objetivos ocultados que esconden las guerras provocadas premeditadamente en la actualidad es la diseminación mundial de bombas con uranio empobrecido para reducir población mundialmente. Se están arrojando bombas radiactivas en todo Oriente (Afganistán, Irak, Libia). El terremoto provocado en Japón mediante el armaHAARP conlleva, entre otras cosas, una tapadera para encubrir la radiactividad que están dispersando mediante las bombas de uranio empobrecido arrojadas masivamente en Oriente.

Víctimas de las bombas de uranio empobrecido

Víctimas del uranio

Publicamos a continuación un excelente artículo que, desarrollado en torno a la invasión y guerra provocada en Libia, hace un preciso análisis del actual caos y destrucción que impera en nuestro planeta provocado malintencionadamente por aquellos criminales y asesinos que estamos permitiendo que nos gobiernen y destruyan nuestro querido planeta. ¿Cuánto tiempo más vamos a tardar en echar del poder a esta banda de criminales milenarios? ¿Vas a permitir que asesinen a tus hijos con la radiactividad que están esparciendo sigilosamente por todo el planeta con el dinero de tus impuestos con los que pagas las guerras?

DESPERTARES

Publicado: abril 1, 2011 | Autor: apologista

Fuente original:http://cambiaelmundodespiertate.wordpress.com/2011/04/01/10-motivos-para-parar-esta-guerra-injusta-y-cruel/

Hay evidencias fehacientes de que está guerra no es justa y por el bien común de la especie humana debe ser parada inmediatamente.

Una información amplia señala que “todo estaba planeado de antemano”.

Las 10 razones siguientes son elementos de juicio a considerar dada la gravedad de la situación en Libia.
Primero, estamos asistiendo a una guerra ilegal, inmoral y reprobable para los que la han declarado, ¿por qué? La respuesta está enla honradez alemana, Angela Merkel, que dijo en plena ONU:“no podemos ayudar a los rebeldes porque no sabemos quienes son”. Con ésto queda claro que no hay motivos para pasar a bombardear, es ilegal. Pues ello es sentenciar sin enjuiciar.Segundo, repetidas veces Gadafi dijo: ” vengan y comprueben que el pueblo está conmigo, los rebeldes son mercenarios y drogados…” Respuesta cero,¿estaba ya determinada la agenda a cumplir de atacar Libia?(Véase abajo en declaraciones de Kissinger.)

Tercero, Gadafi ordena alto el fuego, pero igual perpetran el bombardeo. Gadafi insiste: “vengan y comprueben nuestro alto el fuego”…pero no interesa verificar, interesa bombardear, por esode nuevo oídos sordos. El motivo del bombardeo en base a la coherencia de los hechos  apunta hacia otro lado, diferente al de salvar vidas, pues lo lógico es pasar al diálogo y verificar las palabras de Gadafi, no pasar abruptamente a desear bombardear. ¿Por qué creyeron en lo que decían los insurgentes y no lo que decía Gadafi?Creer nunca basta para afirmar algo, hay que indagar y verificar las cosas. De lo contrario el calumniador puede salirse con la suya y burlar a la justicia.

Cuarto, DECLARACIONES DE KISSINGER

(PLAN DE LA ELITE)

Véase en:

TODO INDICA OBEDECER A UN PLAN ESTRATÉGICO. Libia es el próximo botón a pulsar.

Aquí está la clave, ¿cómo puede dar tales afirmaciones Kissinger si no estuviera involucrado y sabedor de la agenda a cumplir? Es lógico de pies a cabeza

Quinto, siendo real, cierta, la declaración anterior, para dicha operación se necesitan manifestaciones masivas para derrocar al Régimen, y eso no se puede asegurar si no está programado; para lo cual es necesario contar con mucho “personal”, lo cual lleva a pensar en la disponibilidad de gente asalariada. Que en este caso serían de índole varia, soldados, especialistas, mercenarios, etc.con atuendo civil, puesto que se pretende aparentar una manifestación o revolución ciudadana.

Sexto, siguiendo la tónica expuesta  no se estaría levantando o levantó el pueblo en Libia, o puede ser que algunos ciudadanos sí quedaran contagiados en muchos lugares, pero todo estaría promovido por mercenarios, asalariados, para derrumbar los regímenes ricos en petróleo. Lo cual coincide plenamente con las declaraciones de Gadafi de que el pueblo está con él, y otros (como veremos a continuación).

Séptimo, para tener éxito una operación de tan tremenda magnitud, necesitarían de una opinión pública favorable, lo cual equivaldría a tener los medios informativos “comprados” en la mayoría de lo posible. Y esto concuerda con declaraciones sobre la compra de medios informativos realizadas últimamente, por parte de  grupos de poder, y de una campaña agresiva sobre el Coronel Muammar Gadafi, de lo cual se ocupó, entre otros, a nivel mundial la Agrupación Avaaz, poniendo a Gadafi como el malvado de la película. Fórmula manipuladora mediática expuesta en 2003 por Sheikh  Imran Hossein, quien entonces presenta a Al-jeezera, medio de comunicación islámico, creado como arma fundamental de manipulación mediática, usado  para el derrumbe de los regímenes “del petróleo”. Exponiendo que estos regímenes soberanos caerán como fichas de dominó, debido a la agenda Sionista. (Expuesto en el caso de Irak, puede ser traspolado al caso actual, y más siendo una estrategia aprendida de acción, la cual se basa en la manipulación mediática, como elemento fundamental).Véase min. 31-35:



Octavo, la decisión de bombardear está basada en noticias de “noticieros” determinados, pero no en noticieros libios, ¿por qué creer en unos y no en otros? ¿Por qué no prescindir de creencias inválidasy pasar a indagar y verificar los hechosNo es justa esa actitud y da mal que pensar, lógicamente. Con esa regla de tres se pueden cometer grandes atropellos, en los cuales los denunciados, soncastigados sin previo juicio. Y de ese modo triunfa la calumnia, la mentira y los que las maquinan para lucro personal. Se bombardea sin juicio previo, sin investigar los hechos.

Noveno,  mi contacto directo con Leonor Massanet, encaja con la posibilidad de ser una agenda a realizar, planeada, pues dicha Sra. residente intermitente en Libia, expone en la entrevista LIBIA, TODO LO QUE NOS OCULTAN: TESTIMONIO DIRECTO DE LEONOR MASSANED que el pueblo libio está encantado con Gadafi, que los rebeldes eran y son un grupo minoritario en contra de Gadafi desde que éste otorgó al pueblo las mayores ganancias del petróleo, quitándoselas a las empresas occidentales, y que la mitad de los rebeldes SON MERCENARIOS traídos de Túnez, Egipto, Marruecos, etc. para luchar contra el gobierno; que todo libio tiene un sueldo fijo aunque no trabaje, que el estudio Universitario es gratis….Y lo más importante, que “aquello no es una dictadura, a Gadafi lo eligió el pueblo y es como un líder espiritual”. Es “otra clase de democracia”. Etc. etc.

Y Décimo, los misiles lanzados contra Libia llevan uranio empobrecido, el cual ya está denunciado ya como ¡peligro radioactivo para Europa!, debido a que los vientos Africanos dispersaran los gases de la explosión hacia el Norte. Y cuantos más misiles ( ya deben ir para 200) más posibilidades de daño a las poblaciones y naciones más cercanas. (Es decir, como mínimo intentar paralizar la evolución del ADN de la humanidad jodiendo todavía más el aire que respiramos)

Tenemos, pues, 10 razones lógicas y coherentes, para repudiar y desenmascarar el motivo del bombardeo y sobre todo para ¡PARAR ESTA INJUSTA Y CRUEL GUERRA!

SOLO LA VERDAD PUEDE COLOCAR LAS COSAS Y PERSONAS EN SU JUSTO LUGAR.

Fran, Prof. de EGB

10 SOLUCIONES PROPUESTAS:

1. Boicot al petróleo y todos sus derivados de mierda lo más que se pueda o se quiera.

2. Boicot a las grandes multinacionales petroleras en cada país ya que si bajase la demanda, seguramente se plantearían no subir o bajar los precios, y obligarían a las otras a no subirlos. Además de conseguirlo, se frenarían el precio de todos los productos. Sobre todo importa que no suban los básicos, para que la gente necesitada no entre en caos y la lleven fácilmente a guerras.

http://cambiaelmundodespiertate.wordpress.com/2011/02/10/stop-a-las-subidas-de-las-petroleras/

3. Promocionar la energía libre a todas horas. Niégate a comprar autos que vayan todavía a chapapote.

JAPON TIENE YA COCHES QUE FUNCIONAN CON AGUA, TU SIGUES PAGANDO POR LA GASOLINA

4. No inviertas en empresas petroleras. No inviertas ni tengas cuenta en entidades que tengan acciones de petroleras. Y tampoco fondo de inversión, etc. Lo mejor para la humanidad es tener lo máximo posible en disponible. ¡Qué cambien ya antes de que nos maten o nos enfermen más a todos! ¡Qué le den por saco a  sus X% de interés mientras se cargan la Madre Tierra y la Salud de todos!

5. Utiliza servicios públicos, bicicletas, camina, etc, en vez de seguir contaminando el mundo y a las consciencias y cuerpos de tus semejantes. Bastante tenemos ya con chemtrails, codex alimentarius, fluor, transgénicos, etc.

6: Utiliza abono orgánico, el de las cáscaras de la fruta por ej. Pasa de productos hidrogenados o semihidrogenados- plastificados-. Reutiliza las bolsas de plástico. Lleva siempre una encima y así no gastarás muchas veces más. Come más frutas si vas de camping o a la playa (muchas veces no hace falta ni consumir latas, botellines de plástico, ni papel albal), el mismo agua de las frutas es suficiente. No fumes cigarrillos con alquitrán, mejor claro está, que no fumes nada de los 70 cancerígenos que llevan algunas marcas. Vuelve a viajar y tomar vacaciones para muchos días, para relajarte y relajar las trenzas de ADN, y deja de consumir viajes a lo loco y menos en avión.

8. Vive más por el día y menos por la noche. Gasta menos luz, que en muchos casos viene de centrales termoeléctricas. Usa más ropa en vez de tanta calefacción dé gas o petróleo, etc.

9. Apaga toda clase de noticias y noticiarios sionistas de la ATONTAVI-SIÓN. Te pueden acabar convenciendo de su versión o medio versiones, y seguramente te entretendrán en mil y una gilipolladas de soluciones en vez de la GRAN BOICOT DE GENTE CONSCIENTE PARA ACABAR CON TODOS LOS MALES.

10. Ingéniatelas para que al menos en tu caso, el consumo de petróleo baje, antes de que creen tal caos de escasez por subida de precios, que muchos puedan aceptar involucrarse en guerras, matanzas, inmigraciones masivas, etc.

VIDEOS NOVEDOSOS QUE TE GUSTARAN, EXPONIENDO QUESÍ ,SON MERCENARIOS

http://www.youtube.com/user/mundodesconocido



PASA LA VERDAD, LA ÚNICA QUE COLOCA TODO EN SU JUSTO LUGAR.
PONTE EN LUGAR DE LOS QUE ESTAN MURIENDO POR BOMBARDEOS. SE SOLIDARIO DE HECHO, NO SOLO DE PALABRA. GRACIAS

Si todo lo anterior no te ha convencido, te voy a dar, según mi parecer, la principal razón por la que no se deben permitir más ultrajes contaminadores contra la Madre Tierra.

http://foro.univision.com/t5/Lo-Curioso-y-lo-Ins%C3%B3lito/EL-ARPA-MALDITA-QUE-NO-TOCAN-LOS-ANGELES-Proyecto-HAARP-LA-CAUZA/m-p/47090400

Me parece a mí que cuanto más uranio empobrecido suelten, más resienten la capa de la ionosfera, y si hechas un vistazo a donde la están armando y la quieren armar más, te darás cuenta que bordea todo el Cinturón Álpido. Es decir, están dejando bien tocada la zona (Libia, Gaza, Irak, Afganistán, Libano, Paquistan, ¿Irán y otros? con sus bombas, quema de pozos de petróleo, alteración de las consciencias, etc para ver si una megatormenta solar penetra de lo lindo la ionosfera y causa ese GRAN TERREMOTO PROFÉTICO que se anuncia en su biblia) Es decir, yo no esperaría a ver lo que pasa y me pondría muy en serio a dejar de consumir y boicotear lo dañino actuando con más y más consciencia planetaria, pero hay tal magnitud de inconscientes aún, que más nos vale ponernos las pilas y convencer a muchos antes de que haya que lamentar….

La copa final, descrita en Apocalipsis 16:17-21, consiste de un gran terremoto que destruye las grandes ciudades del mundo, trae juicio contra Babilonia y hace desaparecer las islas y montañas. El clímax es una gran tormenta de granizos, con granizos de un talento de peso, esto es, unos 46 Kilos, que destruyen lo que había quedado. El mundo está en estado de caos y destrucción y en guerra en el momento de la segunda venida de Cristo.

Así que reitero que vivimos en la segunda zona más volcánica del mundo después del Cinturón de Fuego del Pacífico: el Cinturón Álpido, que se extiende desde las Azores hasta Sumatra. A ambos lados del estrecho de Gibraltar, encontramos dos complejas zonas geológicas de fallas y subducciones: la gran Región de Fractura submarina de Azores-Gibraltar, en el Atlántico (AGFZ); y los complejos volcánicos de Italia y Grecia, en el Mediterráneo, que incluyen algunos tan conocidos como el Etna, el Vesubio, el Santorini y hasta el Vulcano original, dando nombre desde hace dos mil años a todos los demás gracias al latín de los romanos. Hay mucha fiesta ahí abajo, por lo que no resulta extraño que la tierra se mueva bajo nuestros pies. Y mucho.

Esto ha causado algunos potentes terremotos en nuestros alrededores, algunos de los cuantes se cuentan entre los más mortíferos de la historia. Este fue el caso del tsunami de Messina (Italia), el Día de los Inocentes de 1908, que se cobró entre cien mil y doscientos mil muertos, precedido por el terremoto de Sicilia de 1693, con 60.000 víctimas, y los Cinco de Calabria en 1783, que sumaron 50.000. El Magreb también ha recibido lo suyo, con la destrucción de la ciudad vieja de Argel (1716), la aniquilación de Orán en 1790 (que condujo al abandono de esa posesión por España, dado que no quedaba gran cosa que poseer), el de Agadir de 1960 (15.000 muertos) o los más recientes de El Asnam, Boumerdès y Alhucemas, cada uno con su cuenta de cientos y miles de pérdidas humanas y graves efectos económicos de alcance regional que se extienden a lo largo de las décadas.
LO DEL GRAN TERREMOTO PROFÉTICO Y SUS TSUNAMIS DEJARÍA EN MINUCÍAS LOS AQUÍ DESCRITOS. HAY QUE PARAR ESTA GUERRA Y TODAS, Y HAY QUE SACAR LA ENERGÍA LIBRE BOICOTEANDO. AL CAPITALISMO SE LE HABLA CON BOICOT, ES LO ÚNICO QUE ENTIENDE EL DINERO: MÁS DEMANDA-VENTAS-BENEFICIOS O MENOS DEMANDA-VENTAS-BENEFICIOS. TÚ ELIGES EN CADA ACCIÓN EL MUNDO QUE QUIERES HEREDAR.

COMPROBANDO. GADAFI CALUMNIADO Y SU PUEBLO BOMBARDEADO.
A todos cuantos lean este artículo, les ruego adopten una justa actitud de oír antes de enjuiciar. El mundo, en parte, va mal por falta de juicio en las mentes humanas. Y es hora de que empecemos como sociedad a ser  más respetuosos con los derechos  de cada cual. No podemos, no debemos, no es justo, no es leal, “juzgar a nadie (alguien) sin conocer sus hechos e intenciones”.

Muchas historias en la vida nos cuentan sobre personas calumniadas, malinterpretadas, maltratadas. Se malinterpretó a Jesús el Cristo y se etiquetó a Juana de Arco como hereje, en tiempos lejanos. Fueron condenados y matados, según el saber popular y la historia. Y como éstos infinidad de casos siguieron, muchos registrados con castigos de cárcel, opresión y muerte. En la actualidad podemos reseñar conocidos ejemplos que bien pudieran o no significar el mismo trato; solo que cambiaron los tiempos, los personajes, las circunstancias, los modos y los calificativos o etiquetas descalificadoras sociales. Estas descalificaciones o etiquetas conllevan un juicio, idea o condena en sí y es injusto usarlas sin plena seguridad. Con ellas mal usadas, usadas con ligereza o astucia, se puede presentar a un santo como villano, especialmente si lo hacen públicamente los medios de comunicación, por estar “vendidos”, o ser parte de la propiedad de un accionista “especulador”. Y si los mensajeros o medios están manipulados, o un  juez yerra, el daño e injusticia son tremendos y seguramente irreparables. Por ello es  imperativo que si se juzga se juzgue con justo juicio, es decir con conocimiento de causa y con una extrema veracidad.

Generalmente vemos, hoy en día, ejemplos de atropellos del buen juicio.

“Ayer”, en el tiempo, se dio por sentado que Irak “poseía armas de destrucción masiva”, y con esa etiqueta adosada al personaje, junto con la de “dictador”, tras convencer, o dar por convencida,  a media o casi entera humanidad,  a la opinión pública y sobre todo a representantes gubernamentales,  con la excusa de “defender a susciudadanos”, (otras palabras fetiche usada), pudieron pasar al bombardeo  de dicha nación, cuyos resultados destructivos podemos apreciar en la actualidad. Más de un millón de fallecidos allí son el precio humano pagado, amén del desorden dejado y despilfarro de energía.  Hay ahora más inestabilidad y muertes en Irak que antes de ser bombardeada. Pero ese es otro tema.

Ayer, actualidad, fue condenado a 7 años de prisión el expresidentes israelí Moshe Katzav por “acoso sexual y violación”. El hombre que siempre insistió en su inocencia, lloró diciéndole al juez que éste se había equivocado, mostrando ser, él, víctima de la mujer demandante y de un error judicial por lo cual apelará.

Hay que comprender que los cuños, las etiquetas, las palabras con carga condenatoria,  usadas a veces “mafiosamente” para desprestigiar, pueden ser realidad, o una calumnia exagerada, presentada por un oponente u oponentes con fines lucrativos o personales. En este último caso de calumnia, hay que tener bien en cuenta que el denunciante calumniador o “condenador”, es realmente el “mafioso” de la película, o simplemente un “aprovechado” u “oportunista”, que opera por puro interés personal, desestimando el perjuicio del otro. Con ésto queda claro que éste tipo dedescalificaciones, lógicamente entrañan una verdad, una media verdad o una destructiva mentira o falsedad. Lo cual hay que tener muy, pero que muy en cuenta; queriendo decir ésto que, no solo hay que poner la mira en el acusado, sino que es juicioso y sabio pensar en la posibilidad de que el acusador esté llevando adelante una media verdad o una gran mentira, con fines, más o menos ocultos, de lucro personal.

Con todo ello vemos cuan importante es, por razones de justicia, en caso de semejante diatriba, poner la mira en las dos posibilidadesO es verdad o es mentira, en grado medio o sumo. O miente el uno o miente el otro. Ello juiciosamente nos hace comprender que es  necesaria la indagación, la investigación, la comprobación, la verificación; hay que ser, por razones de justicia, “verificadores”,hay que comprobar, conocer  los hechos para descubrir la verdad y la mentira que se encuentran en tela de juicio. Condenar sin previamente juzgar es un despropósito, tanto como “ir a cuatro patas, una persona, pudiendo ir a dos”, equivaldría normalmente a un trastoque mental.

Pues precisamente esto ha sucedido con el  Coronel Muammar Gadafi, en base a lo ocurrido, documentado y a lo que sigue:

A Gadafi los medios informativos lo han presentado como “dictador” y “masacrador” y fueron las tribus quienes lo eligieron, al destituir al rey corrupto anterior, al cual desbancaron.

Libia es un mundo, una sociedad, diferente. Todos pueden trabajar. Todos pueden ir a la Universidad gratuitamente. Todos se benefician directamente de las ganancias del  petróleo que poseen. La gasolina es baratísima para ellos y los impuestos bajísimos, con lo que con un jornal medianito uno puede vivir bastante bien. Y puede trabajar más y ganar más, si lo desea. Es como “otra” DEMOCRACIA, no como la que tenemos aquí.

Un  80 %, o mejor la gran mayoría, de la población “están ENCANTADOS con Gadafi”.

Los rebeldes son gentes afincadas desde hace tiempo en Benghazi, que siempre han ido en contra de que Gadafi  “diera” el 80% de los beneficios del petróleo a su pueblo, en vez de a los financieros occidentales, cosa que se hacía con el verdadero dictador que le precedió, el cual era un corrupto.

Los insurgentes en más de un 50%  son MERCENARIOS extranjeros, tunecinos, egipcios, argelinos…los han traído de allí los rebeldes para luchar contra el gobierno.  (Añadido personal: Hace cerca de dos años aproximados un canal televisivo comentaba el hecho de que un mercenario, supuestamente por oriente, cobraba un sueldo de 1000 € diarios, UNA TENTACIÓN MUY GRANDE PARA  NECESITADOS SIN MORAL).

Lo más fuerte en sus comienzos fueron revueltas con incendios y robos de armas en polvorines, con carácter agresivo. En el transcurso todo éste grupo insurgente roba: teléfonos, dinero, niños y tienen al “pueblo” atemorizado. Por eso los rebeldes se están quedando solos, por su mala fe. Su bastión, central o cuartel está en Benghazi.

Gadafi no regenta ni dirige ninguna dictadura. Es un símbolo representativo de la nación, es “en cierto modo”, como un líder espiritual elegido por el pueblo, y tiene un poder limitado. El gobierno está representado por gente de la calle. (De un contacto personal con correos electrónicos, residente intermitente en Libia) Véase en el artículo LIBIA, TODO LO QUE NOS OCULTAN: TESTIMONIO DIRECTO DE LEONOR MASSANED.

Los corresponsales deben estar “aleccionados”, porque si no, no escucharíamos las barbaridades que se escuchan (entrevistadora)

TODO ESTO ES DE SUMO INTERES PARA QUE INTENTEMOS PARAR ESTA INJUSTA GUERRA.

LOS SERES HUMANOS MERECEMOS CONOCER LA VERDAD.

EL ESFUERZO Y ARTIMAÑAS MANIPULADORAS HA LLEGADO A TODO EL MUNDO.

NUESTROS GOBERNANTES HAN SIDO EMBAUCADOS, SEDUCIDOS, ENGAÑADOS, ARRASTRADOS POR UNA OLA MEDIÁTICA BIEN PLANEADA Y A PESAR DE SU HONRADEZ E INTEGRIDAD HAN FLAQUEADO ANTE LAS INSISTENCIAS O PRESIONES QUE HAN DEBIDO RECIBIR EN SUS ENTREVISTAS CON GOBIERNOS Y PERSONAJES “PRO-INTERVENCIONISTAS”.

ES LÓGICO EL QUE LOS GOBERNANTES SE CONGRACIEN UNOS CON OTROS Y ELLO A VECES HACE DIFÍCIL DAR UN NO POR RESPUESTA. Y ESTA HA SIDO LA EQUIVOCACION DEL GOBIERNO ESPAÑOL. EL GOBIERNO ESPAÑOL HA DEBIDO PASARLO MUY MAL PARA TOMAR ESTE TIPO DE DECISIONES, MAS O MENOS PRESIONADOS SUTILMENTE, DE MODOS DIVERSOS;   Y EL PRINCIPAL MOTIVO ES QUE SABEN QUE TOMARON  UNA DETERMINACIÓN QUE, “NO HABIA LUGAR”, PUES COMO ALEMANIA EXPRESÓ EN PLENA ONU “….NO SABEMOS QUIENES SON LOS REBELDES, SI SON DE AL QAEDA O NO”. ¿Y BOMBARDEAN SIN ACLARARLO? ESO ES CASTIGAR SIN ENJUICIAR. ¡INCREÌBLE!

PRIMERO HABIA QUE ESCLARECER LO OCURRIDO, NO DAR POR CULPABLE A GADAFI, EL CUAL SIEMPRE HA MANTENIDO QUE LOS REBELDES SON UN GRUPO ÍNFIMO QUE NO REPRESENTA LA VOZ DEL PUEBLO, Y QUE SON MERCENARIOS, GENTE DROGADA UTILIZADA…

ASI PUES  POR UNA MUNDO Y UN FUTURO MEJOR PARA TODOS, RUEGO DIFUNDAN ESTAS VERDADADES Y QUE SE CONCIENCIEN DE QUE CADA DÍA QUE PASA, EL MIEDO Y LAS MUERTES ESTÁN AMENAZANDO A UN PUEBLO INOCENTE, QUE PODRÍA HABER SIDO EL TUYO Y EL DE TUS FAMILIARES. ESTAMOS ASISTIENDO A UN DESPROPÓSITO Y A UN INJUSTO BOMBARDEO, QUE TIENE A LA POBLACIÓN LIBIA EN VILO, ATEMORIZADA, CON PELIGRO DE MUERTE. Y LA SOCIEDAD ENGAÑADA NO ESTA DENUNCIANDO ESTA INJUSTICIA CRIMINAL DEL BOMBARDEO.

PODEMOS Y DEBEMOS INTENTAR PARAR ESTA GUERRA, POR RAZONES DE JUSTICIA, PUES SOLO HACIENDO QUE ÉSTA PREVALEZCA, PODEMOS GARANTIZARNOS UN FUTURO MEJOR PARA NOSOTROS MISMOS Y PARA NUESTROS DESCENDIENTES. SI NO, SE PRESENTA UN FUTURO DE CONSECUENCIAS GRAVES AL DEJAR QUE IMPERE LA INJUSTICIA Y LA FALSEDAD; EN VEZ DE LA JUSTICIA Y LA VERDAD, QUE CONSIGUEN COLOCAR LAS COSAS Y PERSONAS EN EL LUGAR ARMÓNICO QUE LES CORRESPONDE.

ES UN ASUNTO DE URGENCIA, HAY QUE HACER QUE MUCHAS VOCES SE OIGAN A TRAVÉS DEL MUNDO. ¡AHORA QUE ESTAN VACILANTES! HOY, ES EL MOMENTO. SEGURO QUE LO PUEDES COMPRENDER SI PIENSAS QUE ES TU FAMILIA LA QUE SE ENCUENTRA ALLÍ. MIRA LAS NOTICIAS Y LOS  MONSTRUOSOS AVIONES DE COMBATE QUE DESPEGAN A BOMBARDEAR LIBIA YPONTE EN SU LUGAR, ¡DIFUSIÓN, SUGERENCIAS, ACCION, YA!

¡POR LA VIDA Y LA SALUD DE TODOS!

ARGENTINA: IBN ASAD DESCUBRE LO QUE SE ESCONDE TRAS EL CONFLICTO DE LOS PAISES ARABES

Sublime charla en la que alguien muy cultivado nos habla con conocimiento de causa de lo que está pasando realmente en las revueltas de los países árabes y quiénes son los criminales que  están detrás moviendo los hilos en la sombra y el crucial papel que juegan los vendidos medios de comunicación de masas como arma de guerra.

¿TE ATREVES A DESPERTAR?

Sabremos mas del SIONISMO y de las tradiciones árabes, cristianas , judías ….

OJO A LA FECHA Y LO QUE DICE:







Presentacion  del libro del clarividente – por conocimiento – Ibn Asad

Ensayo documentado sobre el simbolismo unánime alrededor de la manifestación de la humanidad como realidad suprahistórica, fundamentado en las fuentes de las diversas expresiones tradicionales

Fuente: Lucas Raffa BLOG

Visita las seccionesGUERRAS y LIBIA para más información relacionada

 

 

Libia: un silencio ensordecedor


Libia: un silencio ensordecedor
The Independent/ ICH
Traducido del inglés para Rebelión por Germán Leyens
Así que ahora estamos enviando helicópteros Apache a bombardear civiles libios. Una escalada de otra sangrienta guerra de la OTAN. O, en boca del coronel Jason Etherington, “sólo agrega algo más a la fiesta”.Todos los medios se alinearon. Es una guerra para proteger civiles. Es una guerra para obligar a que Gadafi se vaya. Como si los gobiernos occidentales, con sus orgullosas historias de abusos contra los derechos humanos en todo el mundo, tuvieran algún derecho moral a juzgar al gobierno de Libia. La retórica de Etherington revela una verdad infame, esta guerra es un juego para nosotros, una ‘fiesta’ que vale la pena agrandar.

Hasta Al Jazeera publicó la historia aceptada de los ‘rebeldes’ que tomaban una ciudad tras la otra. Pero no transmitieron fotos desde Trípoli, la capital, donde, con la excepción de la campaña de bombardeo de la OTAN, la gente continúa su vida normal. Y nunca muestran imágenes de los crímenes de la llamada brigada ‘rebelde’, que atacó violentamente a libios negros y a ciudadanos africanos negros en el este del país, calificándolos de ‘mercenarios africanos’ contratados por Gadafi, a pesar del hecho de que todos los libios son africanos. No se informa de nada de todo esto porque no se ajustaría a la narrativa aceptada. Los adorables dirigentes rebeldes, muchos de los cuales trabajaron para Gadafi hasta hace solo unos meses, son nuestros aliados. Muamar Gadafi, el malo útil, es nuestro enemigo acérrimo.

¿A qué se debe tanto silencio? A diferencia de Afganistán e Iraq, que provocaron inmensas protestas en todo el mundo, la reacción a Libia ha sido relativamente sosegada. Nos han hecho creer una premisa falsa y, como diría Noam Chomsky, hemos permitido que fabriquen nuestro consenso.

Ahora, cuando la cortina de humo ha tenido éxito, el gobierno británico, por su parte, ya no necesita seguir disimulando sus objetivos. Lo que no quiere decir que lo haya hecho. “No vamos a fijar un plazo, dice William Hague. Claro que no, porque el imperialismo no conoce límites cuando ha iniciado una guerra.

Siempre me ha impresionado que la gente sea casi histérica en sus reacciones cuando tiene que ver con una guerra en la que participa nuestro país. Si uno observa la realidad de la situación, le acusan de no interesarse por los civiles libios, o de apoyar a un dictador. En realidad, es a nuestro gobierno al que le gusta apoyar dictaduras, y nuestro gobierno es el que está bombardeando civiles libios. Como Frank Natter escribió en su blog, ‘Straight Talk’, al principio de esta semana: “Todos los que pagamos impuestos consentimos tácitamente y financiamos indirectamente las bombas que se usan para matar a la gente en Afganistán y Libia. Para citar a Sartre: ‘no sois maravillosos, sois asesinos’.”

Esto no tiene nada que ver con la protección de civiles y todo con el restablecimiento de una debilitada dominación militar y económica en la región. Si se considera una lista de los pocos países del mundo en los que no hay bases militares de EE.UU., se hace mucho más evidente por qué nos hacen creer que algunos son nuestros “enemigos”.

Fuente: http://www.informationclearinghouse.info/article28282.htm

rCR

La Guerra en Libia


MAY08

Entre los países árabes, existe uno en el que la revolución llegó de verdad, pero hace cuarenta y dos años, lidereada por un joven oficial del Ejército: Muammar Gaddafi. Esa revolución, que puso fin a la monarquía heredada por el colonialismo con todo y bandera, garantizó por primera vez en Libia una distribución equitativa de la riqueza y prosperidad para sus habitantes. Fue la primera experiencia de democracia directa o de ejercicio directo del poder por los ciudadanos, y de propiedad social ejercida por los trabajadores.

Un enjambre de rebeliones populares pacíficas sacude hoy a los países árabes con gobiernos monárquicos unos, autoritarios otros, capitalistas todos. El imperialismo, primero sorprendido, no tardó en formular su estrategia al respecto: desestabilizar a toda costa, a los dos únicos países árabes donde existen regímenes sociales que no son de su agrado y que se oponen a la política exterior de las potencias occidentales: Libia y Siria; de modo que dicha desestabilización parezca parte de la coyuntura regional.

Con un pequeño problema: al desgastarse la vía de la desestabilización pacífica por no haber en esos casos (a diferencia del resto) condiciones objetivas que la sustenten, los agentes del imperialismo acuden al montaje de las guerras civiles. No es casual que sea precisamente Libia el único país donde la crisis política se ha convertido en guerra civil, que Siria vaya por el mismo camino, y que solamente en estos dos países se haya presentado tal circunstancia.
Alguna vez, Argelia y Egipto estuvieron entre los países opuestos a los intereses imperialistas, pero ambos hace tiempo que dejaron atrás su orientación revolucionaria y en el caso del segundo, se convirtió en un fiel aliado del imperialismo norteamericano. La mejor prueba de esta diferencia entre los dos primeros países mencionados y estos dos últimos, es que de los cuatro, solamente Libia y Siria han sido siempre blanco de ataques políticos y militares de Estados Unidos e Israel.

En el caso de Libia, había logrado temporalmente, con una audaz maniobra de gran escala en su política exterior, frenar la hostilidad imperial en su contra y romper su aislamiento internacional, razón por la cual mucha gente de izquierda se desconcertó, ubicando a Gaddafi como nuevo aliado de la reacción mundial, lo que sirvió para un posterior nuevo tipo de aislamiento del país norafricano, condición favorable para que el imperialismo lo atacara.

Nadie ataca a sus amigos, a no ser que hayan dejado de serlo, como en el caso de Estados Unidos con los talibanes en Afganistán; pero quienes asocian a Gaddafi con la derecha a nivel mundial, lo acusan exactamente de lo contrario: de que pasó de ser enemigo, a ser amigo del imperialismo. Vaya amigo este, a quien las bombas imperialistas le han matado ya a dos hijos y tres nietos.
Quienes acusan a Gaddafi de haberse aliado con el imperialismo en los últimos diez años, se basan en que, en aras de que se levantara el bloqueo contra Libia (logrando su objetivo), indemnizó a las familias de las víctimas de actos terroristas atribuidos a Libia, pero sobre los que dicho país no reconoce vinculación alguna; desplegó una ofensiva diplomática con gobiernos de derecha que antes lo atacaban; concedió el 10% de las acciones empresariales para la explotación del petróleo libio a empresas transnacionales, razón por la cual los gobiernos de derecha europeos y Estados Unidos correspondieron a sus muestras de amistad.

Pero ese porcentaje del petróleo libio está lejos de satisfacer las ambiciones de las transnacionales, como lo demuestra el ataque masivo de las potencias imperialistas en busca del otro 90%, que por cierto es estatal, debido al carácter socialista del régimen libio.
Gaddafi, ya en pleno despliegue de su política de apertura hacia Occidente, se encontraba al momento de comenzar la guerra de agresión contra su país, promoviendo la unidad de los pueblos de África, Asia y América Latina en defensa de sus intereses comunes y en consecuencia con ello, organizando un bloque de los países del Sur que enfrentara y contrarrestara la hegemonía de los actuales bloques de poder en el mundo, poniendo a disposición de ello cuantiosos recursos económicos. Extraño aliado se buscó el imperialismo.

Hay gente de izquierda que acusa a Gaddafi de ser un dictador. Es sorprendente que quienes critican a los partidos políticos, se opongan a que éstos sean suprimidos; que quienes cuestionan la democracia representativa, la consideren como única democracia posible al descalificar como tal cualquier otro modelo político.

La oposición armada en Libia levanta (literalmente) la bandera de la monarquía derrocada en 1969, tan odiosa como todas las del mundo árabe en la actualidad, y que como éstas tenía al pueblo sumido en la miseria mientras la realeza derrochaba los recursos del país; por lo demás, sus reivindicaciones son tan imprecisas como el origen de sus integrantes.

Lo único que queda claro es su afinidad pro-occidental, al menos en el discurso y mientras dure la necesidad que tienen del apoyo que reciben de las grandes potencias capitalistas. Recuérdese que los talibanes y Al Qaeda, antes de ser los más peligrosos enemigos públicos así declarados por Occidente en su momento, eran los chicos buenos del imperialismo en la guerra de Afganistán para derrocar al régimen revolucionario que allí se había instaurado.

Debe reconocerse que en Libia, por la razón que sea, se ha dado un levantamiento popular masivo, aunque muy minoritario y territorialmente focalizado en el Este, sin duda vinculado con rivalidades tribales y regionales de vieja data. Sin embargo, el carácter popular y masivo de un levantamiento armado no lo hace revolucionario, ni hace que deje de ser revolucionario el régimen al que se opone. Por ejemplo, la contrarrevolución en la Nicaragua de los años ochenta fue un levantamiento armado campesino (promovido, organizado y financiado por Estados Unidos, pero levantamiento al fin; como en el caso de Libia); y no por eso la fuerza militar que combatía a la Revolución Sandinista era revolucionaria, ni dejaba de serlo el régimen existente en Nicaragua. De idéntica manera, los levantamientos masivos (en este caso pacíficos en su mayoría) que se dieron en los países socialistas de Europa del Este a finales de los años ochenta, no tenían nada de revolucionarios, pues lo que hicieron fue reinstaurar el capitalismo; por mucho que no pocos ilusos en las filas de la izquierda pronosticaran lo contrario.

Esos sectores eran – vaya coincidencia – exactamente los mismos reformistas y de la ultraizquierda que ahora atribuyen carácter revolucionario a la oposición armada en Libia; supuestos adversarios irreconciliables entre sí, a los que sin embargo, siempre les ha unido su odio visceral a todas las revoluciones que ellos no han querido o no han podido hacer, y sus fantásticas revoluciones inexistentes.

Cuando un movimiento contrarrevolucionario adquiere carácter masivo, puede estar o no vinculado con errores cometidos en el proceso revolucionario, pero aún en el primer caso, eso no puede ser razón para no respaldar el proceso en su momento más difícil y menos aún, para apoyar a sus enemigos internos y externos, tal como está haciendo la izquierda reformista y la ultraizquierda en el caso de Libia, de forma no tan sorprendentemente coincidente, como ya se ha visto.

No se puede estar contra la intervención imperialista en Libia y al mismo tiempo, respaldar a los que en la guerra civil de ese país están siendo apoyados por esa intervención que ellos mismos pidieron y celebran, a la vez que reclaman su intensificación. Estar contra la intervención es apoyar a quienes se están enfrentando a ella y a quienes les están cayendo las bombas de los interventores, no a quienes la apoyan desde adentro y que si se quejan de algo es porque consideran insuficientes los bombardeos.

Pero lo más interesante de esto es el apoyo que la oposición armada en Libia está recibiendo de esos mismos gobiernos árabes contra los cuales se están rebelando sus pueblos, los que están siendo masacrados por ellos sin que nadie se preocupe por crear zonas de exclusión aérea ni por bombardear a la población civil para defenderla de los supuestos bombardeos de otros; por la sencilla razón de que en esos países, el petróleo está en manos de las transnacionales, y los movimientos populares en rebeldía dejarán de ser los chicos buenos desde el momento – si es que llega – en que se atrevan a tocar esos intereses económicos. Evitar esto es una de las razones por las que Estados Unidos y la Unión Europea decidieron abandonar a sus aliados árabes en Túnez y Egopto a su suerte, ordenándoles que dejen el poder.

En Libia hay una guerra civil y por tanto, hay muertos, los cuales son presentados como civiles masacrados (tantos muertos, y ni una foto de un cadáver; es tan falso como las armas de destrucción masiva en Irak); mientras que en los países árabes gobernados por esos que por razones “humanitarias” apoyan la intervención en Libia, no hay guerra y sin embargo, hay muertos, lo cual es evidencia de que esos sí, han sido masacrados. Pero allí ya no hay nada que ir a saquear.

INTELECTUALES Y PODER EN LA GUERRA POR LIBIA


LETRAS LIBRES /  (De click para agrandar)

MAYO DE 2011

POLÍTICA INTERNACIONAL

INTELECTUALES Y PODER EN LA GUERRA POR LIBIA

POR ÁNGEL JARAMILLO

PdfLa relación entre la intelligentsia y el poder ha sido uno de los temas más acuciantes al menos desde que la ciudad de Atenas condenó a Sócrates.

Es bien sabido que Platón fracasó en convencer a Dionisio el joven de convertirse en un rey-filósofo. Sócrates no pudo salvar el alma de Alcibíades. Alejandro Magno se dejo llevar por la hybris y no por la prudencia aristotélica.

Séneca fue víctima de Nerón y Heidegger perdió la brújula en su admiración por Hitler. En el siglo XX, Julien Benda denunció a los clérigos por la falta de ética de sus incursiones políticas. Pero a veces, la interacción entre el poder y los intelectuales puede tener efectos más saludables.

La necesaria intervención para impedir que Muamar Gadafi, un engendro extraído de Tácito, aniquilara en masa a la población de Benghazi –lo que nos ahorró tener otro Rwanda en nuestra conciencia– ha revelado una historia escondida en que la dialéctica entre el poder y los intelectuales ocupó el primer plano.

Si Nicolas Sarkozy no es Dionisio el joven, ni Alcibíades, ni mucho menos Alejandro Magno, nadie se atrevería a comparar a Bernard-Henri Lévy con Sócrates, Platón o Séneca. Y sin embargo, la decisión que tomó Barack Obama a favor de la intervención militar en Libia tiene su origen en una conversación telefónica que cruzó el Mediterráneo entre el voluble presidente francés y el intelectual de jet set.

Lévy es un curioso caso en que la energía del activista político y las precisas geometrías del teórico se alían con una personalidad de actor hollywoodense que quisiera interpretar el papel de Sartre en un exquisito cine del Greenwich Village. Su interés por la primera plana lo ha llevado a cubrir las guerras de los Balcanes y las cíclicas explosiones que preferimos llamar Medio Oriente. Lévy ya había demostrado arrojo y oportunismo –una virtud y un defecto– con su libro ¿Quién mató a Daniel Pearl? 

Pero esta vez su intervención ha tenido graves consecuencias. Con impecable sentido de la historia, Lévy viajó a Benghazi para reunirse con los líderes de la oposición a Gadafi, mientras este ya había iniciado el zafarrancho que lo conducirá, lenta pero inexorablemente, a su destrucción.

Mientras Hillary Clinton deambulaba, con el rostro demacrado de un sonámbulo, por las capitales de Europa y el Magreb tratando de entender la naturaleza de los rebeldes libios y de practicar lo que ella llama “diplomacia inteligente” –expresión a un tiempo redundante y falaz–, el intelectual francés convencía al presidente de la Quinta República de que existían afinidades electivas entre el De Gaulle de la resistencia francesa durante la ocupación nazi y los miembros del Consejo Nacional de Transición de la República Libia que se oponían al régimen totalitario de Gadafi (Jamahiriya quiere decir Estado de las Masas).

Poco después Lévy viajaba a París junto con tres de los líderes de oposición para presentarlos con Sarkozy en el Palais de l’Élysée, la residencia oficial del presidente de la República francesa desde 1848. De esta manera, la astucia de la historia decretaba paralelismos significativos entre las revoluciones democráticas en la Europa de 1848 y las revueltas populares en el Medio Oriente en 2011.

Como resultado de la conversación entre Sarkozy y los rebeldes libios, el presidente francés decidió reconocer al Consejo Nacional de Transición como el gobierno legítimo de Libia. Se trataba de un paso audaz. La noticia fue recibida de inmediato por los diplomáticos franceses que fatigan los corredores del edificio de la onu en la isla de Manhattan. Durante varios días, el eje París-Londres se esforzó en redactar un borrador de resolución con el que buscaba convencer a los otros miembros del Consejo de Seguridad de imponer una zona libre de vuelos en Libia para proteger civiles de las arremetidas del ejército de Gadafi. Pero nada avanzaría sin el respaldo de Estados Unidos.

El problema era que Barack Obama parecía confundirse a sí mismo con Hamlet y a la Casa Blanca con el Castillo de Elsinore. Muchos esperaban el gran discurso de Obama que, con ecos lincolnianos, llamaría a la comunidad internacional a tomar la decisión de recurrir a la fuerza para impedir que Gadafi cometiera lo que, de acuerdo al estatuto de Roma de la Corte Penal Internacional, constituye crímenes contra la humanidad. Pero Obama no atinaba a decidirse.

No fue sino hasta que Hillary se reuniera en París con los mismos líderes que Lévy le había presentado a Sarkozy que la vuelta de tuerca de la historia se orientó hacia la acción. Después de reunirse con los rebeldes, Hillary viajaba a El Cairo con el propósito de conversar con el grupo de jóvenes que habían encabezado la revolución de febrero y que había culminado con la renuncia de Hosni Mubarak. Pero los jóvenes egipcios se negaron a reunirse con Hillary, a quien consideraban parte de un gobierno que no los había apoyado cuando más lo necesitaban.

Por unos momentos Hillary parecía desconcertada en medio de la Plaza Tahrir. Las calles de El Cairo habían convencido a la secretaria de Estado de que, si Estados Unidos no actuaba pronto y decididamente a favor de los rebeldes, la animadversión de las nuevas generaciones en el Medio Oriente contra el gobierno de Obama estaría garantizada.

Poco después se llevaría a cabo una reunión histórica en la Casa Blanca. Dos grupos se disputaban el corazón de Obama. A favor de la intervención estaba un grupo de asesores del Consejo Nacional de Seguridad, entre ellos Samantha Power –una veterana de los derechos humanos y conocida autora de libros como A problem from hell y una biografía del diplomático brasileño, Sergio Vieira de Mello–, Gayle Smith y Mike McFaul. Los apoyaba Hillary Clinton vía telefónica.

En contra estaban el secretario de Defensa, Robert Gates; el asesor de Seguridad Nacional Tom Donilon, y su mano derecha, Denis McDonough. El primer grupo se impuso.

No solo los argumentos sino la historia estaban de su lado. Esa misma noche Obama giró instrucciones a su embajadora en las Naciones Unidas, Susan Rice, para que esta promoviera lo que a la postre se convirtió en la resolución 1973, que iba más lejos que la propuesta anglofrancesa. Obama no solo quería la imposición de una zona de libre vuelo, sino el permiso para establecer “todas las medidas necesarias” que impidieran a Gadafi continuar masacrando a la población civil.

Dos días después los misiles de precisión descendían como una tempestad de acero sobre Libia, destruyendo buena parte del arsenal del régimen. La audacia de la esperanza había dado paso a la esperanza de la audacia. ~

 

Libia ¿Otra “guerra humanitaria”?


 Libia ¿Otra “guerra humanitaria”?

de Periódico El Libertario, el jueves, 12 de mayo de 2011 a las 4:47
 
Escrito por Jordi Calvo Rufanges i Alejandro Pozo Marín   
El 17 de marzo el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas aprobó la resolución 1973 que autorizó la intervención militar extranjera en Libia. Horas después se iniciaban tres intervenciones militares unilaterales: “Harmattan” (Francia), “Odyssey Down” (EEUU) y “Ellamy” (Reino Unido). La falta de una única línea de mando condujo a un proceso que desembocó en la participación de varios países bajo la coordinación de la OTAN, incluyendo una participación (sólo) simbólica árabe.
También se añadió la España de Zapatero, el mismo que retiró las tropas de Irak, acusando la ocupación de estar motivada por intereses energéticos.
Una intervención ilegal e hipócrita
Es cierto que hay una resolución del Consejo de Seguridad de la ONU que autoriza “todas las medidas necesarias” a Libia, para proteger la población civil y permite el establecimiento de una zona de exclusión aérea. También es cierto que el redactado del texto de esta resolución es deliberadamente ambiguo para permitir diferentes interpretaciones. Pero los límites están claros: son los que fueron negociados con los países que finalmente se abstuvieron en la votación del Consejo para que no se posicionaran en contra, con la particularidad de que tanto China como Rusia tienen poder de veto. De ser vetada, la intervención no hubiera sido legitimada por la resolución y sería abiertamente ilegal. Pero es cuestionable que, sin resolución, no hubiera intervención militar.
 
Estos límites han sido largamente traspasados por los Estados que están interviniendo. Así, la resolución no autorizaba el derribo de Gadafi, combatir junto a los rebeldes o el suministro de armas. Por el contrario, el propio Consejo de Seguridad impuso a la resolución 1970 un embargo de armas a Libia, que incluye también a los rebeldes. Sin embargo, es bien conocido que están recibiendo armamento ligero y pesado a través de Egipto. Es cínico que decenas de barcos (y un submarino español) y aviones estén patrullando el Mediterráneo para imponer el embargo mientras que hacen la vista gorda (o directamente participan) en lo que pasa en la frontera con Egipto, que tiene un ejército muy bien relacionado con EEUU. Algunos de los países beligerantes no han tenido tapujos en recomendar el suministro de armas a los rebeldes.
Por otro lado es muy hipócrita que los mismos dirigentes que hace dos meses abrazaban Gadafi y incrementaban generosamente su cuenta de ahorros, sus arsenales y su poder, ahora nos digan que es el mismo diablo. El presidente estadounidense George Bush le felicitó en 2008 “por su contribución a la paz en el mundo”, y tanto Aznar, Zapatero como Juan Carlos de Borbón han visitado y mostrado sus mejores maneras al dictador. Cabe preguntarse si alguien de los que hoy le bombardean rendirá cuentas por sus relaciones y negocios con Gadafi. Recordemos que su régimen fue tristemente conocido antes y después de su acercamiento a Occidente, y están bien documentadas sus continuas injerencias en otros países armando y financiando a grupos rebeldes y regímenes totalitarios que han masacrado a la población civil.
Los medios de comunicación de masas están jugando un papel determinante en esta guerra. Algunos, como El País, parece que hacen más campaña pro intervención que periodismo. Resulta como mínimo curioso que la primera noticia sobre víctimas civiles de los ataques de la OTAN fuera la denuncia de El Vaticano de la destrucción de un edificio en Trípoli en el que murieron 40 civiles y que “algunas bombas cayeron en hospitales “. Sobre la investigación anunciada por la OTAN, no se sabe nada ni se sabrá.
¿Por qué Libia?
Como sabemos, Libia no es el único lugar del mundo donde se están cometiendo o se han cometido recientemente abusos contra la población civil y donde hay represoras dictaduras enquistadas desde hace décadas. Sin embargo, en estos otros países no se ha producido ninguna intervención militar por parte de los países miembros de la OTAN. La lista es tan evidente como larga. Entonces, ¿por qué la intervención extranjera? Las principales motivaciones de los países participantes están estrechamente relacionadas con: 1) sus intereses energéticos, 2) presiones internas (escándalos en Francia y Reino Unido por complicidades con los anteriores regímenes en Túnez y Egipto, tensiones partidistas o cuestiones electorales, con ciertas dosis de egolatría), 3) influir en las protestas de Oriente Medio, unos procesos en los que adoptan la estrategia del oportunismo y la prudencia en la protección de los propios intereses; 4) oportunidades e influencias en una eventual Libia post-Gadafi (quien ganaba poco antes, puede aumentar sus beneficios si se derriba el dictador), 5) ganar peso, prestigio militar y favor internacional y/o regional.
¿Cuáles son los intereses de cada país?
Estos intereses pueden ser muy plurales, pero los hidrocarburos tienen un papel destacado. De hecho, los hidrocarburos representan el 71% del Producto Interior Bruto de Libia. Para EEUU, Libia era un país en el punto de mira desde hace unos años. Es decir, la intervención militar para derrocar a Gadafi ya sería un objetivo anterior a las revueltas y éstas sólo hubieran supuesto una oportunidad para llevarla a cabo. Al menos, esta intención de intervenir militarmente en Libia fue denunciada por Wesley Clark, ex general estadounidense y ex Comandante Supremo de la OTAN. Sin embargo, los EEUU también tenían intereses en la Libia de Gadafi, si bien de un volumen inferior al que Washington deseaba. Algunas de las compañías que operaban en el país eran ExxonMobil, Oxy, Marathon, ConocoPhilips y Morgan Stanley. Si bien el 5% de las exportaciones de Libia estaban destinadas a EEUU, el porcentaje sobre el total de necesidades era inferior al 1%.
Los intereses europeos eran más fuertes. Destacaba la presencia de las petroleras OMV (Austria), Total (Francia), Eni (Italia), Royal Dutch Shell (Reino Unido / Holanda), RWE y Wintershall (Alemania), Statoil (Noruega) y Repsol (España).
Pero ningún país tiene tantos intereses en Libia como la Italia de Berlusconi, lo que no nos coge por sorpresa. Así, 180 empresas italianas trabajaban en Libia hace dos meses, y la dependencia energética italiana de Libia es del 24% en petróleo y del 10% en gas. Libia (y Gadafi) también tienen muchos intereses en Italia (7,5% de Unicredit, la principal banca italiana, y el 67,5% de la Banca Ubae; el 1% de la petrolera Eni y el 100% de Tamoil Italia, otra petrolera, el 40% de la constructora libc, el 2% de Fiat Auto, el 2% de Finmeccanica, la mayor empresa armamentística italiana, y el 7,5% del equipo de fútbol Juventus, entre muchas otras participaciones. Probablemente por eso Italia todavía no ha congelado todas las cuentas libias, a pesar de las resoluciones obligatorias de la ONU y la UE. La petrolera italiana Eni extraía antes de las revueltas más del doble de petróleo que cualquier otra compañía extranjera en Libia. Las relaciones entre Berlusconi y Gadafi llegaron al punto de que el primero pidiera perdón al segundo por la ocupación colonial y prometió indemnizar a Libia (es decir, Gadafi) con 5.000 millones de dólares en 20 años. Evidentemente, Gadafi limitaría, en contraprestación , la llegada de inmigrantes africanos a Italia a través de Libia.
Finalmente, no hay que olvidar que Rusia (Tatneft, Gazprom y ferrocarril Sirte-Bengasi), China (50 proyectos de 20 compañías) y Turquía (puertos, tratamiento de aguas residuales y un enorme proyecto de agua) también tienen intereses con el régimen libio. Los rusos, a pesar de que pierden negocios energéticos y de comercio de armas, ven con buenos ojos una subida del precio del petróleo a causa del conflicto (Moscú es la única potencia energéticamente autosuficiente). China, tenía más de 300.000 nacionales trabajando en Libia, ahora parados, lo que le ha supuesto cuantiosas pérdidas.
Los rebeldes han sido claros al decir que considerarán la participación en la intervención militar extranjera a la hora de hacer concesiones futuras de explotación y exportación de hidrocarburos. Tampoco es casualidad que los combates entre rebeldes y OTAN y fuerzas pro Gadafi se hayan centrado en la principal refinería del país (Ras Lanuf) y la tercera después de Trípoli (Lidia). A pesar de la guerra, los rebeldes han comenzado a exportar a los aliados. La Arabian Gulf Company (AGOCA), basada en Bengasi, estuvo hábil al desmarcarse de la compañía matriz NOC (National Oil Company), sancionada por la ONU y la UE. El reconocimiento del Consejo Nacional Libio como interlocutor por parte de varios países ha facilitado las cosas. A pesar de las sanciones contra el sector energético libio, el portavoz de Exteriores de la UE ya ha confirmado que la UE no pondrá ningún tipo de impedimento a estas exportaciones.
Considerando la hipocresía demostrada y las razones e intereses mencionados, desconfianza es lo mínimo que podemos sentir y mostrar hacia los Sarkozy, Cameron, Zapatero, Obama y el resto de aliados que han dado apoyo moral, material y humano a la guerra. Son multitud las personas que han estado de acuerdo con la intervención pidiendo justicia, pero una parte se ha basado en una información parcial, controlada y tendenciosa por parte de los medios de comunicación mayoritarios. Estos no han puesto sobre la mesa cuestiones, entre otras, como si no habrá represión contra lo que es apercibido como pro Gadafi (ya se ha producido), qué pasará con el grupo Gaddafa, cuál es la probabilidad de una nueva guerra civil en la Libia post Gadafi o quiénes son los rebeldes.

¿A quién está ayudando la OTAN? ¿Quiénes son los rebeldes?
Entre los rebeldes, parece que hay de todo, incluyendo muchas personas que merecen solidaridad internacional. Pero es como mínimo sospechoso que el Consejo Nacional Libio (CNL) esconda el nombre de 23 de sus miembros (de un total de 31). Quizá porque no serían bien recibidos por Occidente, o al menos por la opinión pública, que ha idealizado los rebeldes como si fueran el Che Guevara. Entre los nombres conocidos del CNL figuran varios ex ministros de Gadafi, alguno de los cuales hace dos meses estaban a su lado. Destacan Mustafá Abdul Jalil y el General Yunis al-Obaid, quienes eran ministros de Justicia y del Interior de Gadafi cuando estallaron las revueltas (Yunis también fue resposable de las fuerzas especiales y compañero de armas del dictador); Omar El- Hariri, también militar, participó en el golpe de Estado que llevó a Gadafi al poder en 1969, o Mahmud Jibril, antiguo estratega de Gadafi. Quizás por estos perfiles los rebeldes libios han optado por la revolución armada, en lugar de lo que hicieron sus vecinos de Túnez o Egipto. Hay, dentro del CNL, notables diferencias entre los llamados “liberales” (encabezados por los abogados que hicieron las primeras protestas) y los conservadores (liderados por Abdul Jalil), que no tendrían mayores problemas en negociar con Gadafi.
Además, no debemos olvidar que los rebeldes no son una coalición de entidades de la sociedad civil (muy debilitada y desestructurada a la Libia de Gadafi), y es muy probable que sus miembros tengan intereses no compatibles. En Libia hay 140 grupos “tribales”, de los que al menos 30 tienen peso político. Las divergencias entre ellos son como el cielo y la tierra en asuntos, entre otros, como el papel de la monarquía y del Islam político (ambos con mayor acogida en la parte este del país, controlada por los rebeldes). El derecho sucesorio de la monarquía se disputan el nieto y el hijo del sobrino del rey derrocado por Gadafi (también existen importantes grupos contrarios a la monarquía), mientras que la opción del Islam político es incuestionable en ciudades al este del país como Darnah (52 de los 112 libios que lucharon en la guerra de Irak provenían de esta ciudad, más que de ninguna otra ciudad árabe, haciendo de Libia el mayor contribuyente por persona).
Para los países miembros de la OTAN que bombardean, lo que más importa no es la Libia de la posguerra, la población civil o los rebeldes (y si estos rebeldes no son demasiado rebeldes, mejor). Lo que cuenta es que las concesiones de explotación de hidrocarburos y otras ganancias de tipo político compensen la inversión realizada. Al fin y al cabo, la guerra, en el depredador modelo capitalista actual, es una buena manera de hacer negocios y relaciones internacionales.

Tomado de http://www.centredelas.org/

¿Por qué Arabia Saudita interviene en Bahréin?


¿Por qué Arabia Saudita interviene en Bahréin?

Pablo Esparza

BBC Mundo

Protestas en Bahréin.Jóvenes protestan en la capital de Bahréin, Manama.

Desde que comenzó la ola de protestas en el mundo árabe y musulmán hace apenas tres meses, el envío de tropas sauditas y de los Emiratos Árabes Unidos a Bahréin fue la primera intervención extranjera en la crisis interna de un país. Un hecho que pone de relieve la importancia estratégica de este pequeño estado del Golfo Pérsico.

Con tanques, gases lacrimógenos y helicópteros, las fuerzas de seguridad de Bahréin desalojaron este miércoles a cientos de opositores de la plaza de la Perla, el lugar donde se habían reunido durante semanas. Al menos tres personas murieron en la acción.

El ejército de Bahréin impuso además un toque de queda de 12 horas diarias, de cuatro de la tarde a cuatro de la madrugada.

De este modo, el rey Hamad al Khalifa, quien gobierna el país desde 1999, dio un paso más en la represión a los manifestantes que piden reformas democráticas y más representación política, especialmente para la población chiita.

Pese a que esta confesión islámica representa el 70% de la población, durante décadas el poder ha sido ejercido por la minoría sunita, encabezada por la familia Al Khalifa, estrecha aliada de la vecina dinastía Saud.

Intervención saudita

El problema de Saud al Faisal –ministro de Exteriores saudita desde 1975- es con Irán (…). Recientemente, la esfera de influencia saudita se redujo en Líbano, Siria, Egipto y los Territorios Palestinos y desapareció en Irak

Madawi Al-Rasheed, profesora del King’s College

Esta alianza es una de las razones que motivaron el desplazamiento este lunes de mil efectivos de la guardia nacional saudita -y unos 500 agentes de los Emiratos Árabes Unidos- al archipiélago de Bahréin.

“Esta intervención fue una petición de las autoridades de Bahréin a través del Consejo de Cooperación para los Estados Árabes del Golfo. Desde su punto de vista es sólo ayuda exterior. Pero desde la perspectiva de los manifestantes es una intervención extranjera”, comentó a BBC Mundo Paul Rogers, profesor en la universidad británica de Bradford.

Las reacciones internacionales fueron dispares. Washington aseguró que esta acción no es una invasión, pero al tiempo pidió moderación al gobierno saudita, uno de sus socios clave en la región y suministrador de casi el 12% del petróleo que consume Estados Unidos.

En cambio, Irán criticó este miércoles duramente la intervención y las acciones de las fuerzas de seguridad.

Las miradas sobre Bahréin

Protestas en Bahréin.El ejército desalojó la plaza de la Perla de Manama.

Pese a su pequeño tamaño, son muchos los ojos que miran y las voces que opinan sobre Bahréin, cuya importancia geopolítica y económica se revelan enormes: en esa isla del Golfo Pérsico se aloja la quinta flota naval de Estados Unidos y frente a sus costas circula el 33% del petróleo mundial.

Pero además, algunos analistas apuntan que Bahréin se está convirtiendo en un tablero de ajedrez donde las dos potencias regionales, Arabia Saudita e Irán están jugando una partida con implicaciones que van más allá de la isla.

“El problema de Saud al Faisal –ministro de Exteriores saudita desde 1975- es con Irán (…). Recientemente, la esfera de influencia saudita se redujo en Líbano, Siria, Egipto y los Territorios Palestinos y desapareció en Irak. Irán no sólo tuvo éxito en desmantelar la hegemonía regional saudita, sino que además penetró en las sociedades civiles árabes y musulmanas”, escribió el 14 de marzo Madawi Al-Rasheed, profesora de la universidad londinense King’s College, en el diario estadounidense The New York Times.

En cambio, otros expertos advierten que la percepción saudita podría estar exagerando el crecimiento de la influencia iraní en la región.

“Irán tiene sus propios problemas económicos internos serios. Creo que los sauditas perciben a Irán como una amenaza mucho mayor de lo que es”, indicó Rogers.

Temor al “contagio”

Los gobernantes sauditas parecen aterrados de que las revueltas se extiendan a las regiones chiítas del este del país

Jonathan Marcus, experto de la BBC

En este sentido, destacan los expertos, Riad observa con desconfianza las protestas en el país vecino también por un interés político interno al considerar que podrían tener ecos en sus provincias orientales, de mayoría chiita y que ya fueron escenario de disturbios en las últimas semanas.

“Los gobernantes sauditas parecen aterrados de que las revueltas se extiendan a las regiones chiitas del este del país”, señaló el experto de seguridad de la BBC Jonathan Marcus.

“Esa zona alberga las mayores infraestructuras petroleras y concentra a la mayor parte de los chiitas (…), que se enfrentan más o menos a los mismos problemas que sus vecinos de Bahréin. No sería la primera vez que pidieran más derechos”, apuntó la profesora Elsa Foucraut en un artículo reciente escrito para el Centro Noruego para la Construcción de la Paz.

Más allá de los efectos inmediatos de las protestas en Bahréin, sugiere la investigadora, el influjo del movimiento opositor en ese país -que cuenta a diferencia de Arabia Saudita con una activa sociedad civil- podría resultar clave en una región caracterizada por gobiernos de corte autoritario.

“Aunque las protestas no se extiendan a Arabia Saudita y otros países del Golfo, lo que está sucediendo en Bahréin tendrá, probablemente, una influencia más sutil y a más largo plazo en los regímenes de la zona. El país ya está siendo un lugar de ensayo para las reformas económicas y políticas en el Golfo”, concluye.

¿ Basta ya de golpes de estado e intervenciones militares?


¿ Basta ya de golpes de estado e intervenciones militares?

Que guarden su humanitarismo para los desposeídos de sus propios países, que los tienen por millones y muchos de ellos sin la más mínima asistencia sanitaria.

¿ Quién es quién para inmiscuirse en los asuntos internos de otro país?

¿ Qué autoridad tiene nadie  para provocar golpes de estado o alentar rebeliones populares en otros países?

¿ Quién se cree en el derecho de pensar que nuestro sistema corrompido por el dinero desde la justicia a los políticos es mejor que los demás y que estamos en la obligación de imponerlo a terceros países?

¿ Acaso aquí se le oye al que disiente con el sistema? ¿ Acaso no se le persigue o se le arrincona o se el elimina si es preciso?

¿ Que tiene que envidiar nuestra banca que cobra por todo a la banca islamista que no permite cobrar intereses?

¿ Qué cojones estamos haciendo con el mundo, que no le dejamos vivir en paz?

ARMAK de ODELOT

CLAVES PARA ENTENDER LA GUERRA EN LIBIA


Claves para entender la guerra en Libia

  • Sábado, abril 23, 2011

Varios autores han señalado el hecho curioso de que los rebeldes libios tomaron tiempo de su rebelión en marzo para crear su propio banco central, esto antes de que tuvieran un gobierno. Robert Wenzel escribió en el Economic Policy Journal:

“Nunca antes había oído hablar de un banco central creado en cuestión de semanas durante un levantamiento popular. Esto sugiere que los rebeldes son algo más que un montón de pobres en trapos y que hay algunas influencias bastante sofisticadas detrás de su movimiento”.

Alex Newman escribió en The New American:

“En un comunicado emitido la semana pasada, los rebeldes informaron sobre los resultados de una reunión celebrada el 19 de marzo. Entre otras cosas, estos supuestos revolucionarios harapientos anunciaron la “designación del Banco Central de Bengasi como autoridad monetaria competente en las políticas monetarias en Libia y el nombramiento de un gobernador del Banco Central de Libia, con una sede temporal en Bengasi”.

Newman citó al Editor Senior de CNBC John Carney, quien preguntó:

“¿Es esta la primera vez que un grupo revolucionario ha creado un banco central, mientras que todavía está en medio de la lucha contra el poder político arraigado? Sin duda parece indicar lo extraordinariamente poderosos que se han convertido los banqueros centrales en nuestra época”.

Otra anomalía consiste en la justificación oficial para tomar las armas contra Libia. Supuestamente son las violaciones de los derechos humanos, pero la evidencia es contradictoria. Según un artículo publicado en la página web de Fox News el 28 de febrero:

Mientras las Naciones Unidas trabajan febrilmente para condenar el líder libio Muammar Al Gaddafi por tomar medidas enérgicas contra los manifestantes, el Consejo de Derechos Humanos está a punto de aprobar un informe repleto de alabanzas sobre el desempeño en derechos humanos de Libia.

Este documento elogia a Libia por mejorar las oportunidades educativas, por hacer de los derechos humanos una “prioridad” y por mejorar su marco “constitucional”. Varios países, entre ellos Arabia Saudita y Canadá le han dado a Libia marcas positivas por la protección legal que ofrece a sus ciudadanos – que ahora se rebelan contra el régimen y enfrentan represalias sangrientas.

Dígase lo que se diga sobre las arbitrariedades de Gadafi, el pueblo libio parece estar prosperando. Una delegación de médicos de Rusia, Ucrania y Bielorrusia, escribió en un llamamiento al presidente ruso, Dmitri Medvédev y al primer ministro Putin, que después de familiarizarse con la vida de Libia, en su opinión en pocas naciones vivía la gente en igual confort:

“[Los libios] tienen derecho a tratamiento gratuito, y sus hospitales están equipados con el mejor equipamiento médico. La educación en Libia es gratuita, y los jóvenes capaces tienen la oportunidad de estudiar en el extranjero a expensas del gobierno.

Al casarse, las parejas jóvenes reciben 60.000 dinares (unos 50.000 dólares) de ayuda financiera. El estado otorga préstamos sin intereses, y aparentemente, sin fecha. Debido a los subsidios del gobierno el precio de los coches es mucho menor que en Europa, para que estén al alcance de todos. La gasolina y el pan cuestan un centavo, y la agricultura no paga impuestos. El pueblo libio es tranquilo y pacífico y es muy religioso”.

Agua en el desierto de Libia

Señalan que la comunidad internacional ha sido mal informada sobre la lucha contra el régimen.

“¿A quién no le agradaría un régimen así?”

Incluso si es sólo propaganda, no se puede negar por lo menos un logro muy

popular del gobierno de Libia: llevar agua al desierto mediante la construcción del proyecto de irrigación más grande y más caro en la historia, el GMMR de 33.000 millones dólares (Great Man-Made River). Incluso más que el petróleo, el agua es crucial para la vida en Libia.

Agua en el desierto de Libia

El GMMR provee al 70 por ciento de la población con agua potable y para riego, bombeándola desde el sistema acuífero de Nubia, en el sur a las zonas costeras pobladas, a 4.000 kilómetros al norte. El gobierno libio ha hecho por lo menos algunas cosas bien.

Otra explicación para el asalto a Libia es que es “todo por el petróleo”, pero aquí la teoría también es problemática. Como se señala en el Diario Nacional, el país produce sólo alrededor del 2 por ciento del petróleo del mundo. Arabia Saudita por sí sola tiene la capacidad libre suficiente como para compensar cualquier pérdida de producción si el petróleo libio desapareciera del mercado. Y si se trata de petróleo, ¿por qué la prisa por crear un nuevo banco central?

Otra información provocadora que circula por la Red es una entrevista de Democracy Now al general Wesley Clark (R), de 2007. En ella, el general señala que alrededor de 10 días después del 11 de septiembre de 2001, otro general le dijo que ya se había tomado la decisión de atacar a Irak. Clark se sorprendió y preguntó por qué. ”¡No sé!” fue la respuesta. ”Supongo que porque no saben qué más hacer!”

Más tarde, el mismo general explicó que el plan era atacar a siete países en cinco años: Irak, Siria, Líbano, Libia, Somalia, Sudán e Irán.

¿Qué tienen estos siete países en común?

En el contexto de la banca, uno que sobresale es que ninguno de estos países es uno de los 56 miembros del Banco de Compensaciones Internacionales – BIS (Bank of Internacional Settlements – Banque des Règlaments Internationaux). Eso evidentemente los pone fuera del alcance del largo brazo del banco central de los banqueros centrales en Suiza.

BIS Bank of International Settlements -

Los más renegados del lote eran Libia e Irak, los dos que han sido atacados. Kenneth Schortgen Jr., escribiendo en Examiner.com, señaló que ”seis meses antes de que los EEUU atacaran a Irak para derribar a Saddam Hussein, el país había empezado a aceptar euros en lugar de dólares en pago por su petróleo, y que eso lo convirtió en una amenaza al dominio global del dólar como moneda de reserva, y su dominio como el petrodólar”.

Según un artículo ruso titulado “El bombardeo de Libia – El castigo a Gaddafi por su intento de rechazar el Dólar“, Gaddafi intentó hacer lo mismo: inició un movimiento para rechazar el dólar y el euro, y pidió a las naciones árabes y africanas utilizar una nueva moneda, el dinar de oro. Gaddafi sugirió el establecimiento de un continente africano unido, con 200 millones de personas utilizando esta moneda única.

Durante el año pasado, la idea fue aprobada por muchos países árabes y la mayoría de países africanos. Los opositores sólo fueron la República de Sudáfrica y la cabeza de la Liga de Estados Árabes. La iniciativa fue vista negativamente por EEUU y la Unión Europea, con el presidente francés, Nicolas Sarkozy, llamando a Libia ”una amenaza para la seguridad financiera de la humanidad”; pero Gaddafi no se dejó influir y siguió empujando para la creación de una África unida.

Y eso nos lleva de nuevo al rompecabezas del Banco Central de Libia. En un artículo publicado en el Market Oracle, Eric Encina observó:

“Un hecho que rara vez se menciona es que el Banco Central de Libia es 100% de propiedad estatal. En la actualidad, el gobierno libio crea su propio dinero, el dinar libio, a través de los medios de su propio banco central. Pocos pueden discutir que Libia es un país soberano con sus grandes recursos propios, capaces de sostener su propio destino económico.

Un problema importante para los carteles de la banca globalista es que para hacer negocios con Libia hay que pasar por el Banco Central de Libia y usar su moneda nacional, un lugar donde tienen absolutamente cero dominio o poder. Por lo tanto, tumbar el Banco Central de Libia (CBL) puede no aparecer en los discursos de Obama, Cameron y Sarkozy, pero esta es sin duda la prioridad de la agenda globalista para absorber a Libia a su colmena de las naciones obedientes.”

Libia no sólo tiene petróleo. Según el FMI, el banco central tiene cerca de 144 toneladas de oro en sus bóvedas. Con ese tipo de reservas, ¿quién necesita al BPI (BSI), al FMI y sus reglas?

Todo lo cual provoca una mirada más atenta a las normas del BPI y sus efectos en las economías locales. Un artículo en el sitio de Internet del BPI indica que los bancos centrales que son parte del Central Bank Governance Network *(1) deben tener como objetivo único o principal “preservar la estabilidad de precios”.

Han de mantenerse independientes de los gobiernos para asegurarse de que las consideraciones políticas no interfieran con este mandato. “La estabilidad de precios” significa el mantenimiento de una oferta monetaria estable, incluso si eso significa crear más deuda externa. Los bancos centrales son desalentados de aumentar la oferta monetaria imprimiendo dinero y utilizándolo en beneficio del Estado, ya sea directamente o como préstamos.

En un artículo de 2002 en Asia Times, titulado “El BIS versus los Bancos Nacionales”, Henry Liu Jianchao señalaba:

“La normativa del BIS sólo sirve el único propósito de fortalecer el sistema de banca privada internacional, incluso a riesgo de las economías nacionales. El BIS le hace a los sistemas bancarios nacionales lo que el FMI le hizo a los regímenes monetarios nacionales.”

Las economías nacionales bajo la globalización financiera ya no sirven a los intereses nacionales…la IED [inversión extranjera directa] denominada en moneda extranjera, principalmente en dólares, ha condenado a muchas economías nacionales a un desarrollo desequilibrado hacia la exportación, sólo para hacer los pagos de intereses en dólares, con pocos beneficios netos a las economías nacionales”.

Y añadía: ”según la Teoría del Dinero Estatal, ningún gobierno puede financiar con su propia moneda nacional todas sus necesidades de desarrollo para mantener el pleno empleo sin inflación”.

Esta teoría del dinero estatal se refiere a dinero creado por los gobiernos en lugar de los bancos privados.

La presunción de la norma que prohíbe los préstamos del propio banco central del gobierno es que éstos son inflacionarios, mientras que los préstamos existentes en dinero de bancos extranjeros o del FMI no lo son.

Pero en realidad todos los bancos, ya sean públicos o privados, crean en sus libros el dinero que prestan. La mayor parte del dinero nuevo hoy proviene de préstamos bancarios. Y tomar préstamos del propio banco central estatal tiene la ventaja de que el préstamo es sin intereses. Y está demostrado que la eliminación de intereses reduce el costo de los proyectos públicos en un promedio de 50%.

Y así parece ser cómo funciona el sistema libio. Según Wikipedia, las funciones del Banco Central de Libia son “la emisión y regulación de los billetes y monedas en Libia” y “la gestión y emisión de todos los préstamos del Estado”. El banco estatal de Libia emite la moneda nacional y presta dinero para fines estatales.

Eso explicaría de dónde obtiene Libia el dinero para ofrecer educación y atención médica gratuitas y préstamos sin intereses de 50.000 dólares para los recién casados. También explicaría de dónde obtuvo el país los 33.000 millones de dólares para construir el proyecto “Gran Río Artificial”. Los libios están preocupados de que la OTAN esté bombardeando peligrosamente cerca de obra, creando otra amenaza de desastre humanitario.

Entonces, ¿es esta nueva guerra por petróleo o por bancos? Tal vez ambos – y por agua, también

Con energía, agua y crédito suficiente para desarrollar su infraestructura, una nación puede ser libre de las garras de los acreedores extranjeros. Y eso puede ser la verdadera amenaza de Libia: puede mostrar al mundo lo que es posible.

La mayoría de los países no tienen petróleo, pero las nuevas tecnologías podrían hacer que los países no productores de petróleo sean energéticamente independientes, sobre todo si los costes de infraestructura se reducen a la mitad con préstamos del propio banco de propiedad pública de la nación.

La independencia energética liberaría a los gobiernos de la telaraña de los banqueros internacionales, y de la necesidad de trasladar la producción nacional a los mercados extranjeros para pagar deudas.

Si el gobierno de Gaddafi cae, será interesante ver si el nuevo banco central se une al BIS, si la industria petrolera nacional es vendida a los inversores, y si la educación y el cuidado de la salud siguen siendo gratuitos.

Elen Brown / Abogada y Presidenta del Public Banking Institute (Traducción de Antonio Zighelboim).

*(1) Central Bank Governance Network: El grupo está presidido por el Sr. Stanley Fischer (Banco de Israel). Sus miembros son el Sr. Stefan Ingves (Sveriges Riksbank), el señor Mervyn King (Banco de Inglaterra), el Sr. Henrique Meirelles (Banco Central de Brasil), Sr. Duvvuri Subbarao (Banco de la Reserva de la India), el Sr. Axel Weber (Deutsche Bundesbank), la Sra. Janet Yellen (Junta de Gobernadores del Sistema de la Reserva Federal), la Sra. Zeti Akhtar Aziz (Banco Central de Malasia) y Zhou Xiaochuan (Banco Popular de China).

La coalición actúa sin neutralidad en Libia y empuja a otros países a la guerra civil

Tema de actualidad: Sanciones internacionales contra el régimen de Gadafi

Libia

Libia

© AFP/ Mahmud Turka

14:54 25/04/2011
Tsjinvali, 25 de abril, RIA Novosti.

Rusia considera que los países occidentales que forman parte de la coalición internacional queinterviene militarmente en Libia actúan sin neutralidad y han tomado el lado de los rebeldes, anunció hoy el canciller ruso, Serguei Lavrov.

“Llama la atención el rechazo inmediato de la propuesta de paz de la Unión Africana. La postura (de la oposición libia) levanta sospechas que los países del Occidente y la OTAN, al interpretar a su modo la resolución del Consejo de Seguridad 1973, están del lado de los rebeldes”, dijo Lavrov.

El ministro de Asuntos Exteriores de Rusia se expresó en estos términos después de un encuentro con el presidente de Osetia del Sur, Eduard Kokoity.

Al mismo tiempo, según el canciller ruso, la política de los dirigentes occidentales que apoyan a los opositores en Oriente Próximo en su decisión de renunciar al diálogo con el poder, empujan a otros países árabes hacia nuevas guerras civiles.

“Los acontecimientos que ahora tienen lugar en Oriente Próximo constituyen un llamamiento al comienzo de una serie de guerras civiles. Por ello, el empleo irresponsable de fuerza contra la población civil, así como las peticiones irresponsables de la oposición para recibir apoyo desde fuera deben acabar”, afirmó Lavrov.

Además, el jefe de la diplomacia rusa exigió el cese de bombardeos de posiciones civiles en Libia, porque esos ataques infringen la resolución 1973 del Consejo de Seguridad de la ONU.

“La resolución (1973) del Consejo de Seguridad de la ONU no contempla muchos de los ataques aéreos que tienen lugar hoy día (en Libia)”, aseguró Lavrov, al tiempo de recordar que la zona de exclusión aérea sobre el país árabe no autoriza el bombardeo de objetivos terrestres sino que sólo debería impedir al régimen de Gadafi utilizar su aviación militar.

Libia quiere la mediación de Rusia para buscar solución diplomática al conflicto

Tema de actualidad: Actos de protesta contra el régimen de Gadafi en Libia

El secretario del Comité Popular General de Libia, al-Baghdadi Ali al-Mahmudi

El secretario del Comité Popular General de Libia, al-Baghdadi Ali al-Mahmudi

© AFP/ FETHI BELAID

16:36 24/04/2011
Moscú, 24 de abril, RIA Novosti.

Trípoli está dispuesto a solucionar su conflicto por la vía diplomática y pide la mediación de Moscú en ello, afirmó el secretario del Comité Popular General de Libia, al-Baghdadi Ali al-Mahmudi.

Según informó hoy el Ministerio de Exteriores de Rusia, al-Mahmudi hizo estas declaraciones en una conversación telefónica mantenida la víspera con el canciller  ruso, Serguei Lavrov.

“El jefe del Gobierno libio expuso su valoración de la situación en Libia, subrayando el deseo de Trípoli de encontrar una solución política al conflicto y mostrando el interés en que Rusia colabore en la búsqueda de esta solución”, dice el comunicado de la cancillería rusa.

Por su parte, Lavrov señaló que la prioridad actual es poner fin al derramamiento de sangre y al sufrimiento de la población civil libia.

“Para ello se deben cumplir a rajatabla las correspondientes resoluciones del Consejo de seguridad de la ONU, se debe garantizar un alto el fuego inmediato y ante todo detener los ataques contra Misurata y otras localidades”, insistió.

Según el jefe de la diplomacia rusa, estas medidas “permitirán crear condiciones para alcanzar la paz”.

Durante la conversación, mantenida por iniciativa de la parte libia, se destacó la necesidad de apoyar a los organismos internacionales en su labor de paliar la situación humanitaria en Libia. Son las condiciones en las que Rusia estaría dispuesta a colaborar en el esfuerzo de la Unión Afracana y la ONU por encauzar la situación por la vía política y diplomática.

Según aseveró al-Mahmudi, el Gobierno de Libia está dispuesto a cumplir íntegramente las resoluciones 1.970 y 1.973 del Consejo de Seguridad de la ONU.

Mientras tanto, agencias internacionales informaron que esta mañana las fuerzas del líder libio Muamar Gadafi reanudaron los ataques contra Misurata, ciudad en el noroeste del país controlada por los rebeldes.

Según estas informaciones, al menos 24 personas murieron y otras 75 resultaron heridas a causa de los ataques.

Anteriormente, las autoridades libias anunciaron el cese de operaciones militares contra Misurata para que “las tribús locales ayuden a buscar una solución diplomática al conflicto”.

La lección de Libia: A un zombie sólo lo puede matar otro zombie


Manuel Freytas
IAR Noticias

El ataque militar a Libia prueba algo indiscutible: El sistema imperial capitalista centralizado en el eje USA-UE-Israel es impune. Y está solo. No tiene enemigo estratégico. Puede invadir, matar o perdonar, a su arbitrio.

El aparato de la prensa mundial y sus analistas mercenarios les pertenece y está a su entero servicio, las 24 horas del día.

La sociedad mundial, en sus distintos niveles sociales, está alienada y sólo repite eslóganes mediáticos manipuladores.

Los gobiernos mundiales (salvo unos pocos como Venezuela y Cuba) son meras sucursales gerenciales de las potencias centrales y de sus corporaciones trasnacionales que han convertido al planeta en un gran mercado sin fronteras.

La izquierda se ha convertido en un mosaico incoherente de fundamentalistas ideologizados y sin capacidad de análisis estratégico que sólo recitan consignas de la “guerra de izquierda contra derecha”, integrados al sistema.

EEUU y las potencias (como queda una vez más demostrado con Libia) puede masacrar población civil desde el aire y borrar un país entero a misilazos, sin que a nadie se le mueva un pelo.

La indiferencia y la enajenación colectiva es el mayor triunfo del sistema.

Hacemos un minuto de silencio por los muertos. Por los que están muriendo en Libia, y por los que van a seguir muriendo, masivamente, por hambre o por misiles, para seguir alimentado rentabilidad capitalista irracional y asesina a escala mundial.

Hacemos un minuto de silencio por el planeta, por nuestra hermana naturaleza, y por la inteligencia humana que también fue destruida a misilazos de pantalla televisiva. Humanidad kaput.

El capitalismo convirtió al ser humano vivo en una terminal robotizada de la sociedad de consumo capitalista.

El sistema camina solo, como un zombie, y mata por inercia. Y los vivos que aún resisten son aislados, demonizados, y ejecutados, a misilazos o a pantallazos televisivos, bajo el cargo de pertenecer al “eje del mal”.

Y la humanidad, convertida en un microchip parlante del sistema imperial, aplaude gozosa las “rebeliones” de la CIA y la caída de los “dictadores” en los países atestados de petróleo por conquistar.

Ya no hay lógica ni sentido común. Todo perdió legitimidad y razón de ser. Mientras el imperio asesina masivamente en Libia, Irak, Afganistán, o allí donde haya mercados y petróleo por conquistar, la sociedad mundial alienada consume productos, diversión, ídolos faranduleros y presidentes de Estados capitalistas fabricados y clonados como la oveja Dolly.

Y parece que a un zombie sólo lo puede matar otro zombie.

Al sistema capitalista solo lo pueden matar su propias contradicciones. Sus propias divisiones y guerras internas por el control del poder y de los recursos estratégicos esenciales que se extinguen en un planeta destruido y depredado por la voracidad de la rentabilidad bancaria y comercial.

En Libia el sistema tocó fondo. La decadencia y la irracionalidad de las potencias dominantes se muestra en todo su esplendor. En vivo y en directo. La variable de ajuste es el petróleo. El show lo ponen las bombas y misiles de última generación, la muerte y el sufrimiento corre por cuenta del pueblo libio.

La CIA divide, el Pentágono extermina, La ONU santifica. Las potencias centrales acompañan. Pero solo acompañan al ganador.

Un escenario que se repite hasta el cansancio en los pueblos pobres que nadan en petróleo y en riquezas naturales. En Asia, Africa y Medio Oriente, la “solución final” siempre es la conquista de mercados con asesinato en masa de población sobrante.

Los zombies mueren matando. Y mueren matando a seres que estaban vivos. Y cuando las bombas no surten efecto, como en Libia, comienza la diáspora y los enfrentamientos internos para quedarse con algún pedazo del botín de guerra antes de que desparezca.

EEUU se cortó solo con sus dos socios sionistas en la conquista del petróleo libio.

La muerte masiva del pueblo libio comienza a convertirse en rutina, en un statu quo dramático, y los reproches y las diferencias internas en el bloque imperial siembran de dudas y de incertidumbre a los “escenarios posibles” que se avecinan como resultante.

Y la prensa internacional titula: Los ataques en Libia podrían reducirse; se teme un punto muerto, dice Reuters. Persisten dudas acerca de quién debe comandar la operación en Libia, señala la BBC. La OTAN no consigue superar sus divisiones internas sobre Libia, puntualiza la AFP. Fisuras en los aliados sobre la operación; Obama reclama el mando de la OTAN, resume El Mundo de España.

Y nuestro propio título sintetiza el cuadro de situación: Bombardeos masivos: Ahora el tiempo y los muertos juegan para Kadafi.

Los zombies, comienzan de devorarse entre sí. Más cadavéricos, que los propios cadáveres de hombres, mujeres y niños inocentes que van sembrando sus misiles en Libia.

¿Y qué va a pasar? ¿Cómo sigue la masacre petrolera disfrazada de “misión humanitaria?

La respuesta es sencilla: Los zombies van por el petróleo. Las alternativas son varias, y Dios proveerá la próxima movida.

Y nosotros, como siempre, la contaremos antes de que suceda.

http://www.iarnoticias.com/2011/secciones/contrainformacion/0023_im…

Ni OTAN, ni Gadafi, ni rebeldes libios, ni Sarkozy, ni Zapatero, ni Berlusconi, ni Obama… en fin, lo de todos los días.


Libyana
Ni OTAN, ni Gadafi, ni rebeldes libios, ni Sarkozy, ni Zapatero, ni Berlusconi, ni Obama… en fin, lo de todos los días.
Manuel M. Navarrete | Para Kaos en la Red | Hoy a las 4:44 | 205 lecturas
www.kaosenlared.net/noticia/libyana

Una enfermedad frecuente en estos desolados días que vivimos es el analfabetismo funcional.

Consiste en leer a la perfección, pero sin comprender una sola palabra.

Como todos los males que convienen al poder, este mal está enormemente extendido entre la izquierda.

Por ejemplo, una vez escribí un artículo criticando a Trotsky precisamente por parecerse a Stalin mucho más de lo que muchos querrían admitir, y fui tildado de “estalinista”.

En otra ocasión, en un debate, critiqué que IU pacte con el PSOE y me tacharon de hacer “la pinza” con el PP.

Hace unos días, escribí un texto denunciando a los rebeldes libios por ser tan oligarcas como Gadafi y he sido tachado de… “gadafista”.

He llegado a la conclusión de que soy incapaz de comunicarme, tal vez por falta de manejo de estos complicados resortes que hacen que la lengua castellana todavía sirva para comunicarnos.

Por ello, voy a tratar de simplificar la gramática lo más posible, a fin de hacerme entender:

1) OTAN ser mala, muy mala.

2) Gadafi ser también malo, casi tanto como OTAN.

3) Rebeldes libios ser asimismo malos, y encima aliarse a OTAN.

4) OTAN ser imperialista. Rebeldes libios ser colaboracionistas aliados a OTAN. Gadafi ser capitalista, pero no imperialista ni colaboracionista.

5) Yo estar de acuerdo con Lenin al distinguir al menos dos tipos de guerras, aparte de la guerra civil: imperio contra imperio, e imperio contra colonia.

6) Yo no apoyar tiranos, ni a Gadafi ni a ninguno. Tú caer en simplificación “ninista”: como ser contrario a rebeldes libios, ¿tener que ser partidario de Gadafi?

7) Yo querer tres “ni”: ni OTAN, ni Gadafi, ni rebeldes (o mil: ni Sarkozy, ni Zapatero…). Pero yo no ser ridículo, al escoger mis lemas. Por ejemplo, yo llevar, hace años, cuando invasión de Irak, lema: “No a la guerra imperialista”. Yo no poner detrás “y no también a Sadam”. Sobreentenderse. Ser una gilipollez. No ser momento. Un lema ser un lema. Para explayarse y analizar estar interior del artículo (que seguro tú no entender de todos modos).

8) Yo querer ante todo que OTAN perder esta guerra. Ellos buscar petróleo. Yo ser internacionalista, solidarizarme con el pueblo libio y defender su soberanía nacional, sin la cual ser imposible cualquier otro orden económico distinto al colonial. Por tanto, mi lema ser “No a la OTAN, solidaridad con el pueblo libio”, que de hecho ser la gran víctima de todos estos bastardos.

9) Yo estar contra Gadafi al igual que estar contra todos los gobernantes del mundo, excepto tres o cuatro latinoamericanos. Tú ser un quemabrujas útil para el poder. Por yo decir “No a la guerra” hace unos años, yo no ser cheerleader de Sadam Hussein. Ninis tener más complejos que actores del PSOE.

10) A mí gustarme que pueblo libio rebelarse, como pueblo tunecino, egipcio y otros. Pero realidad no ser así. Rebeldes ser oligarcas. Ojalá mañana rebeldes perder, ojalá pasado mañana revolución social del pueblo libio sí ser realidad.

———————-

PD: Un candidato al Nobel dejó un incisivo comentario (anónimo, faltaba más) en Kaosenlared que argumentaba: “dice que es una guerra entre sectores de la oligarquía, ¿tantos oligarcas hay en Libia?”. Lo reconozco: pura causa y efecto. Agradezco al lector que me haya hecho comprender que, dado que los señoritos siempre fueron muy pocos y que jamás les gustó demasiado mancharse las manos, todas las guerras y golpes de Estado de la historia de la humanidad han sido en realidad bucólicas revoluciones sociales.

 

Móvil criminal Tricéfalo contra Libia


Móvil criminal Tricéfalo contra Libia

LQSomos. Azalea Robles*. Abril de 2011.
Agua, petróleo, reservas multimillonarias en divisas

Libia es la mayor potencia petrolera de África: produce alrededor de 2 millones de barriles de petróleo diarios, con un potencial estimado en más de 3 millones diarios (1).
Su petróleo es de los más livianos del mundo, por lo que su coste de refinamiento y producción es más rentable que el del petróleo pesado.
Desde 2009 Gaddafi adelantaba un plan para nacionalizar el petróleo libio :“Los países exportadores de petróleo deben tender a la nacionalización” expresó en febrero 2009 ante el Congreso (2).
El plan de nacionalización fue impedido por opositores en el mismo seno del gobierno: lograron retrasarlo en las votaciones de marzo 2009. Muchos de estos opositores a la nacionalización hoy fungen de “jefes rebeldes”.
Además Libia posee una inmensa reserva hídrica subterránea estimada en 35.000 kilómetros cúbicos de agua, que forma parte del Sistema Acuífero Nubio de Arenisca (NSAS), la mayor reserva fósil de agua del mundo (3).
En los años ochenta Libia inició un proyecto a gran escala de aprovisionamiento de agua que aún está en construcción. El Gran Río Artificial de Libia es considerado uno de los más grandes proyectos de ingeniería y provee agua desde los acuíferos fósiles.
El sistema que cubriría Libia, Egipto, Sudán y Chad sin recurrir a los fondos del FMI  es algo que contraviene la aspiración del monopolio global de los recursos hídricos por parte de Occidente y potencia la seguridad alimentaria de una región aquejada por la escasez de agua para cultivos.
Por otro lado Libia poseía 200 mil millones de dólares de reservas internacionales que fueron confiscadas. Hugo Chávez, preguntó dónde están esos 200 mil millones de dólares de las reservas internacionales de Libia, que representan mucho más que el patrimonio de algunos países europeos que atraviesan grandes dificultades financieras (4).
Estos son los móviles del crimen que actualmente cometen contra Libia los ejércitos de Estados Unidos y sus aliados de la Unión Europea. Los “bombardeos humanitarios” son algo absolutamente inverosímil cuyo cinismo desata indignación.
La agresión contra Libia, país de 6,5 millones de habitantes que está teniendo que afrontar sólo los ejércitos descomunales de las mayores potencias bélicas del planeta, debería replantear los parámetros en los que se mueven los pueblos.
Tal invasión cuestiona a las instituciones internacionales, cuyo rol abiertamente partisano y bélico no podía quedar más en evidencia.
Tal invasión hace sonar las alertas en todos aquellos países que intentan emprender un camino mínimamente soberano pues significa no sólo la agresión contra el pueblo libio, sino el aviso de la plenipotencia del imperialismo estadounidense y europeo, en una cruzada acelerada por la captación de los recursos del planeta.
Es evidente que lo que tratan de hacer con Libia las potencias que gozan de total impunidad, es lo mismo que hicieron con Irak.
El libreto de la CIA de fabricar la apariencia de “poblaciones rebeladas contra el tirano” (cuando el supuesto tirano no es amigo de Estados Unidos y la UE) está ya en marcha en Irán, Siria y Venezuela.
Ya en el 2002 intentaron esa estrategia contra Venezuela, causando la masacre de Puente Llaguno, mediante franco tiradores y con mass-media que se prestaron al montaje (5).
El Objetivo es saquear a gusto y sin trabas y posicionarse geoestratégicamente: el objetivo nunca fue, ni será, para las potencias neo-coloniales, el “proteger a la población civil”; al contrario, están dispuestas a urdir montajes con víctimas reales para legitimar invasiones, dispuestas a fomentar mercenariato, dispuestas a bombardear un país destruyendo sus hospitales, sus centros de abastecimiento alimentario, y toda su infraestructura con tal de hacerse con sus riquezas.
La agresión contra Libia marca un paso más en la prepotencia del imperialismo y evidencia que las reglas del juego están hechas a su medida y a la medida de sus trampas: por lo tanto debería llevar a los pueblos a replantearse hasta qué medida el jugar con las reglas del juego del imperio es conveniente a sus intereses.
Hoy las potencias bélicas, las productoras de armas, las que consumen el 80% de los recursos del planeta, agreden a Libia: castigándola por su protagonismo en los procesos panarabistas y socialistas de los años pasados, quebrándola por no adherir al AFRICOM, posesionándose geoestratégicamente para seguir saqueando y reprimiendo a los pueblos de la región y del mundo.
A pesar de las concesiones que Libia hizo a occidente en los últimos años (presionada tras decenios de embargo); el hecho que en el 2009 Gaddafi planteara nacionalizaciones hizo que soterradamente las potencias imperiales aceleraran esta agresión descomunal, ayudadas por una élite corrupta en Libia, que ellas mismas amamantaron desde “la apertura”.
Esta agresión debería hacerse cuestionar a más de un líder que se acoge a las reglas del juego que propone el “mundo libre”. ¿Cómo protegerse? ¿Cabe realmente acatar las listas del imperio que mantienen a los pueblos en la indignidad? Está claro que todo pueblo que busque un mínimo de soberanía corre un riesgo inminente.
* El presente texto es un capítulo del texto “Libia invasión para el saqueo: con bombardeos y uranio humanitario” de Azalea Robles. Forma parte de “Las notas de Azalea”, que son apartes de sus textos largos.
Notas:
(1) Libia es la mayor potencia petrolera  de África: produce 2 millones de barriles de petróleo a diario, con un potencial estimado en 3 millones diarios.http://www.elmundo.com.sv/economia/7304-libia-produce-17-millones-de-barriles-diarios-.html
(2) 25 de Enero de 2009
: Gaddafi  estudia la nacionalización de las compañías petrolíferas extranjeras. <http://www.energy-pedia.com/article.aspx?articleid=133583> .
16 de Febrero de 2009: Gaddafi instó a los libios a que apoyen su plan para recuperar los ingresos del petróleo.
<http://www.energy-pedia.com/article.aspx?articleid=133919>
4 de Marzo de 2009: El Congreso
retrasa el plan de reparto de petróleo de Gaddafi.
Una de las razones de la invasión a Libia es que  Gaddafi quiso nacionalizar el petróleo Libio en el 2009  http://www.librered.net/?p=5565
LIBIA: Los cables de la embajada de EEUU en Trípoli entre 2006 y 2010 filtrados por Wikileaks muestran obsesión por los pozos de petróleo
(3) Proyecto de aprovisionamiento de agua desde los acuíferos fósiles: Libia posee una inmensa reserva hídrica subterránea con 35.000 kilómetros cúbicos de agua. El sistema cubriría Libia, Egipto, Sudán y Chad sin recurrir a los fondos del FMI; lo cual es algo que contraviene la aspiración del monopolio global de los recursos hídricos por parte de Occidente y potencia la seguridad alimentaria de una región aquejada por la escasez de agua para cultivos.http://www.pravdaliberation.com.ar/2011/04/la-guerra-de-libia-se-desencadeno-por.html
Un metro cúbico de agua desde los embalses de Libia, teniendo en consideración todos los gastos, podría ascender a 35 centavos, indican los analistas. Considerando el coste del metro cúbico europeo de dos euros, el valor de las reservas hídricas de los depósitos de Libia alcanza unos 58 billones de euros; pero su valor real es mucho mayor: para las multinacionales está en juego la dependencia de los países de la región a sus políticas. De terminarse el proyecto de río artificial de Gaddafi, la región accedería a una autonomía hídrica y alimentaria muy importante.
Los investigadores de la Universidad de Stuttgart exponen la geografía del NSAS:
(4) El presidente de Venezuela, Hugo Chávez, preguntó dónde están esos 200 mil millones de dólares de las reservas internacionales de Libia, que representan mucho más que el patrimonio de algunos países europeos que atraviesan grandes dificultades financieras. teleSUR
http://multimedia.telesurtv.net/20/3/2011/29755/chavez-donde-estan-los-200-mm…
Chávez: ¿Dónde están los 200 mil millones de las reservas internacionales de LIbia?
(5) Ya en el 2002 intentaron esa estrategia contra Venezuela, causando la masacre de Puente Llaguno, mediante franco tiradores y con medios masivos que se prestaron al montaje. El video de manipulación mediática del canal privado Venevisión recibió el premio internacional de periodismo rey de España: cuando quedó demostrado, por autopsias, trayectorias de las balas, videos de manifestantes y las propias víctimas sobrevivientes, que fue un montaje mediático para el cual requirieron víctimas mortales reales, dejando un saldo de 19 muertos y varios paralíticos de por vida. Documentales: “Puente Llaguno, Claves de una Masacre”: Parte I:http://video.google.com/videoplay?docid=-4520733855160096680#
(5) Una de las razones obvias de la invasión a Libia es que  Gaddafi quiso nacionalizar el petróleo Libio en el 2009  http://www.librered.net/?p=5565
LIBIA: Los cables de la embajada de EEUU en Trípoli entre 2006 y 2010 filtrados por Wikileaks muestran obsesión por los pozos de petróleo

 

LIBIA, sí es IRAK


LIBIA, sí es IRAK

Llevo escuchando desde que empezó la intervención en Libia que Libia no es Irak.

Si estuviera tan claro esto, no se repetiría esta proposición una y otra vez.

Yo soy de los que pienso que Libia sí es Irak y lo demostraré a continuación.

El ataque a Irak fué algo que se preparó de antemano, basándose en pruebas falsas confesadas recientemente por los mismos promotores de la guerra, se intentó sacar una resolución de la Onu que al final fracasó, el fin último del mismo era la apropiación del petróleo y  había un motivo para hacerlo ya que Irak empezó a hacer las transacciones petrolíferas en euros en vez de dólares y eso, si se generalizaba podía hundir la economía americana.

En el caso de Libia, se está comprobando últimamente que fué un complot que preparó Francia avivando y armando a unas cuantos gupos disconformes con el régimen.

De tal modo, que en cuanto se produjeron la primeras  manifestaciones, Francia fué la primera en poner el grito en el cielo,

la primera que reconoció a un gobierno libio del cual ni siquiera se sabía cuáles eran sus miembros.

La primera que dió por hecho un bombardeo sobre la población sin ninguna prueba que lo corroborara.

La primera que movió los hilos para que se sacara una resolución que diera lugar a la intervención

y finalmente la primera en intervenir.

Me figuro que la habrán prometido una parte muy importante del pastel libio para poner como ha puesto toda la carne en el asador.

Al contrario que en el caso de Irak, aquí sí ha habido una resolución.

Lo común, es que si en Irak se pasaron por el forro el que no la hubiera, en el caso de Libia, se están pasando por el mismo su redacción, ya que lo que establece la misma, es simplemente la aplicación de una zona de exclusión aérea y el uso tan solo de la fuerza para la defensa de vidas civiles inocentes.

Y la aviación ” aliada” no sólo está destruyendo todo tipo de instalaciones, tanto civiles como militares, sino que encima está sirviendo como soporte aéreo ( algo no especificado en la resolución) en el avance de las tropas rebeldes.

Que como su nombre indica son insurgentes que se han sublevado, nos guste reconocerlo o no, para derribar un estado de derecho y en contra de toda lógica y del derecho internacional, se está atacando al estado que estaba legítimizado para defenderse.

Como en el caso de Irak, se han utilizado los medios de comunicación de forma fraudulenta, soltando información partidaria y criminalizando el régimen Libio sin ningún tipo de pruebas, simplemente lanzando bulos. En primer lugar, no hubo ningún bombardeo y en segundo lugar, los únicos que en los primeros días avanzaban utilizando sus armas eran los rebeldes que se quedaron a las puertas de Trípoli.

A partir de ahí, reaccionó el régimen de Gadafi, volviendo las tornas a la situación. Recuperaron todo lo perdido y se quedaron, hasta que llegó la intervención, a las puertas de la capital rebelde Bengasi.

Me figuro, que en sus combates y avance, los rebeldes, habrán reprimido a la población simpatizante con Gadafi, pero claro está, esas víctimas no merecen ninguna protección así como, si lo hicieran las tropas de Gadafi serían tachadas de criminales de guerra.

Por último, como en el caso de Irak, aquí se ha intervenido, por dos razones que nada tienen que ver con las humanitarias expuestas en la resolución. Por un lado, por apropiarse del petróleo libio y en segundo lugar, por que Gadafi se proponía nacionalizar las compañias petrolíferas extranjeras.

Si no lo había hecho ya, era por la oposición de dos de sus ministros. Precisamente los dos que desertaron a Bengasi, justo cuando empezaron las hostilidades y que son que tan firmemente apoyados por Francia.

Por todo ello, estoy en contra de la intervención en Libia. Porque creo, que apoyándose en falsos testimonios y apelando a falsas razones humanitarias, intentan apropiarse de unas riquezas que pertenecen al pueblo Libio y para ello han utilizado métodos torticeros que  hacen que toda la operación ” Odisea al Amanecer” esté totalmente ilegitimizada.

La utilización de pruebas falsas para legitimizar una intervención militar con el consiguiente balance de bajas civiles, conlleva el denominador común que tuvo la guerra de Irak. Y sus promotores, como éstos, deberían ser juzgados por crímenes derivados de la guerra.

por ARMAK de ODELOT

Las dos posturas de Rusia en relación al asunto en Libia


Las dos posturas de Rusia en relación al asunto en Libia

Fiodor Lukiánov

Fiodor Lukiánov

© RIA Novosti.

10:03 24/03/2011
Columna semanal por Fiodor Lukiánov*

La campaña de Libia sacó a la superficie circunstancias sorprendentes.

Por primera vez, dentro del tándem de los líderes rusos surgió un desacuerdo profundo.

El Presidente, Dmitri Medvédev, y el primer ministro, Vladímir Putin, adoptaron posturas diferentes.

Este deslinde ideológico pone en evidencia la ambigüedad de la identidad de la política exterior rusa.

Cuando se trata de asuntos de guerra y paz, las potencias que aspiran al liderazgo en el escenario mundial, tienen que asumir una posición clara, a favor o en contra.

Por eso el hecho de que Moscú se abstuviera de votar en el Consejo de Seguridad fue un acontecimiento inesperado.

Y es que la abstención contradice el principio defendido por Rusia en ocasiones anteriores, el de oponerse a la intervención externa en asuntos internos.

Sólo una vez Rusia autorizó una operación militar contra un estado independiente. Pero fue hace 20 años y se trataba de castigar a un agresor, a Iraq que había ocupado a Kuwait. Tanto en el caso de Yugoslavia como en el de la guerra de Iraq de 2003, Rusia estuvo en contra de intervención militar.

Hasta en plena crisis en Zimbabue en 2008, a pesar de la firma postura de  EEUU y Gran Bretaña, Rusia impuso su veto sobre la resolución del Consejo de Seguridad sobre las sanciones contra el régimen del dictador Robert Mugabe. Y eso, sin tener Rusia ningún interés allí, es decir, guiándose exclusivamente por principios políticos.

En aquel entonces también se habló mucho de     que la posición de Rusia fue un fruto de desacuerdo entre Vladímir Putin y Dmitri Medvédev. En vísperas de la votación de la ONU Medvédev, quien acababa de asumir la presidencia, apoyó en la reunión del G-8 (Grupo de los 8) la declaración crítica contra Robert Mugabe.

Pero después la posición de Kremlin de repente cambió, y muchos lo atribuyeron a la influencia de Putin en Medvédev. Sin embargo, no es cierto. En la reunión del G-8 se trató sólo de una reprobación política de Harare, mientras que en el Consejo de Seguridad de la ONU EEUU y Gran Bretaña propusieron imponer unas sanciones estrictas, sin acordarlo con Rusia.

Pero repito, Rusia tomó su decisión partiendo de principios políticos, sin tener ningunos intereses en Zimbabue. Esta vez Kremlin optó por la neutralidad, aunque el caso era  mucho más crucial. Se entiende, que la campaña militar tiene como su fin el de derrocar a Gadafi.

Es la única opción, ya que, si Muamar el Gadafi permanece al poder, se convertirá en el símbolo de la derrota moral y política del occidente y de sus aliados en la región. La retirada es imposible tanto para la coalición, como para Gadafi, quien, recordando el ejemplo de Saddam Hussein, tiene una idea muy clara de lo que le espera en el caso de la derrota.

Rusia escogió una postura pragmática. No es nada razonable oponerse a una acción militar aprobada, aunque por motivos diferentes, por los países más importantes de la región (incluido Líbano, controlado por Irán). Gadafi para Moscú no es más que un socio.

Además, sus relaciones comerciales y de corrupción del coronel con Europa, que ahora se muestra como las más atrevidas, son mucho más estrechas. No vale la pena exponer al riesgo la dinámica positiva de las relaciones con EEUU y Unión Europea (UE) por Trípoli, Rusia tiene muchos más asuntos de importancia.

Hablar de contratos perdidos en Libia tampoco tiene sentido, porque la situación actual impide hacer negocios tanto en el país, como en la región del Oriente Próximo. Ni se puede prever todavía cuál será la perspectiva de los negocios con Libia en los próximos dos años.

Desde el punto de vista geopolítico, laOdisea del Amanecer” sirve a EEUU para detener la erosión de su influencia en el Oriente Próximo, y a Europa, para prevenir la pérdida definitiva de su papel internacional. Si logran deshacerse de Gadafi rápido, estos objetivos serán alcanzados, por lo menos durante un periodo determinado.

Pero si la operación se dilata y requiere más que bombardeos, lo que parece muy probable, el efecto puede ser inverso: significará la pérdida de influencia occidental en la región. Eso hace muy vulnerable la posición de los estados árabes que apoyaron  la intervención militar.

Por un lado, esto les permitió distraer la atención de sus pueblos de los problemas internos, pero por el otro lado, puede causar la radicalización de la población y dar pretexto para acusar a los líderes de estos países de traicionar los intereses árabes y de colaboracionismo.

Puede ocurrir cualquier cosa.  Pero parece, que los iniciadores de la guerra no tienen ni menor idea de cuál guión será el más probable.

Sin embargo, la abstención de Rusia tiene una razón mucho más profunda que el deseo de ver las tendencias del proceso. Tras la caída de la URSS, Moscú durante cierto periodo de tiempo intentó mantener o, por lo menos, imitar el estatus de una superpotencia, que tiene que tomar parte de cualquier decisión.

Para los finales de los 2000 la identidad de Rusia cambió: de una potencia, semejante a la Unión Soviética, a un estado grande e importante, pero a nivel regional, cuyos intereses vitales tiene fronteras geográficas.

Esto es lo que quiso decir Dmitri Medvédev, hablando del área de intereses privilegiados.

Para proteger sus intereses regionales, Rusia sí puede utilizar la fuerza, como los hizo en el caso de Osetia del Sur. Otros asuntos, pueden ser objeto de regateo o de abstención.

Las declaraciones desafiantes de Vladímir Putin manifiestan un enfoque diferente, global y universal.

El primer ministro criticó la resolución y calificó la acción contra Libia como “una cruzada medieval”, indicando, que el militarismo estadounidense se convierte en una tendencia estable.

Es decir, el gobierno de Rusia insiste en el principio de soberanía e inviolabilidad del territorio e indica a la necesidad de luchar contra la hegemonía internacional (de EEUU, aunque esta vez la acción bélica fue propuesta por otro estado). Eso significa que los intereses de Rusia como de una superpotencia no se limitan con el marco regional y, por lo tanto, el país no tiene derecho a abstenerse en la votación de decisiones de importancia.

Las dos interpretaciones son viables, pero hay que escoger una y atenerse a ella. Declarando las dos a la vez, los líderes ponen a su país en una situación ambigua, mostrando que no existe entendimiento y política concordada dentro de la cúpula dirigente de Rusia. Y esto, si tomamos en cuenta el caos que vemos acrecentando por todo el mundo, es preocupante.

De EEUU ya no se fía nadie.


De EEUU ya no se fía nadie.

Gobiernos que amparan dictaduras como Arabia Saudí, Marruecos o estados como Israel o Colombia no tienen catadura moral para apelar a la tragedia humanitaria como excusa para intervenir militarmente
ARMAK de ODELOT

De EEUU ya no se fía nadie.

Gobiernos que amparan dictaduras como Nigeria, Guinea Ecuatorial, Arabia Saudita, Bahreim, Marruecos, Honduras o los genocidios de Estados como Israel o Colombia no tienen catadura moral para apelar a la tragedia humanitaria como excusa para intervenir militarmente en ningún país en guerra y menos si ninguno de los dos contendientes se lo pide.

Llevamos años viendo matanzas y bombardeos sobre el indefenso pueblo palestino y nadie ha dicho nada en favor de una intervención, ni ha movido un dedo para intentar pacificar la zona e imponer una paz justa. Y ahora se rasgan las vestiduras ante la guerra civil Libia ante la posibilidad de poder meterle mano a sus reservas energéticas.

Verguenza es lo que no tiene Occidente, que mientras que en dos días te ha montado un operativo militar de miles de millones de dólares para una posible intervención militar pseudohumanitaria, tiene abandonados, en la frontera de Libia con Túnez, a su suerte a esos miles de refugiados para los que clama justicia y atención.

Por lo que se ve, la ayuda humanitaria para ellos puede esperar. Aunque no sé si es mejor que la reciban. En Iraq se puede comprobar el tipo de ayuda que reciben del ejército americano.

Ya han pasado casi dos semanas desde que empezó la revuelta en Libia y todavía no se tiene claro que tipo de ideología tienen los sublevados ni de donde salieron las primeras armas con las que empezaron a combatir.

El hecho de que desde el primer momento se pusieran de su parte los EEUU, es para escamarse. Pero también es cierto, que las fuerzas rebeldes no desean que pongan los pies en su suelo.

Sigo pensando que este conflicto brotó de forma muy diferente a Túnez o Egipto. En estos paises, los descontentos con el régimen se manifestaron de forma pacífica.

Pero en Libia desde el primer momento, hubo confrontación armada por ambas partes. De ahí, la dureza de los violentos enfrentamientos.

Decir de antemano, sin pruebas. Que se debe de juzgar en el tribunal de la Haya a Gadafi y a su camarilla, es y fué contraproducente. Ya que casi se le obliga al lider libio a vender muy cara su salida del poder.

Aunque tal vez eso era lo que iban buscando.

Ya que al enquistarse la lucha, se podría llegar a la intervención y de esta forma gestionar un cambio que como en Irak podría eternizarse.

Démonos cuenta, que cualquier fuerza en inferioridad, como la de los rebeldes sublevados, estaría encantada de que le echaran una mano, ya que aseguraría el resultado y evitaría mucho sufrimiento y derramamiento de sangre.

Ni aún así los quieren.

Porque, a la vista está,  de las intenciones de EEUU no se fía hoy en día nadie.

ARMAK de ODELOT

Navegación de entrada

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 183 seguidores