AQUI hay TOMATE

Para dar y tomar

Archivo para la etiqueta “OBAMA”

La nueva estrategia de EE UU. Último intento por mantener el dominio mundial De OBLIGADÍSIMA LECTURA


. La nueva estrategia de defensa de EE UU.
El último intento por mantener el dominio mundial
VS 0 | | sección: web | 14/02/2012
Alberto Cruz (CEPRID)

El declive del poder de EE UU es imparable.

Esta constatación, ya poco cuestionable, se confirma cuando se analizan decisiones de la Administración Obama como la que se ha puesto en práctica el mes de enero de 2012: una nueva concepción de la defensa que desarrolla la Estrategia de Seguridad Nacional de 2010, obsoleta en algunos de sus planteamientos por la rapidez con que se ha movido la geopolítica en estos dos últimos años (de hecho, ahora se reconoce así cuando se afirma que una de las razones que ha llevado a EE UU a adoptar esta medida es la constatación de que “no podemos predecir cómo va a evolucionar el entorno estratégico con absoluta certeza” en los años venideros).

EE UU falló en sus predicciones hace dos años y ahora se cura en salud en una sorprendente, por lo atípica, actitud casi autocrítica.

A la hora de hablar de la política exterior de EE UU, cuya base es la ESN, hay que partir de una premisa: el afán de seguir la estrategia diseñada a comienzos de la década de 1950 por Hans Morgentahu, el teórico del llamado “realismo político” en las relaciones internacionales, quien afirmaba que “la política de EE UU, en su lucha constante y perpetua por el poder mundial, tiene que desarrollarse en tres formas: la política de statu quo, la política de prestigio y la política imperialista” (1).

Asumida como tal por EE UU después de la II Guerra Mundial se ha mantenido inalterable durante seis decenios, desarrollándose con mayor o menor intensidad una u otra de estas formas tanto durante la etapa de confrontación con la URSS en la guerra fría como los dos decenios en los que EE UU ha ejercido como la única superpotencia mundial tras el desmoronamiento de la Unión Soviética.

Sin entrar en consideraciones académicas, sí cabe mencionar que estos tres ejes de la política exterior estadounidense se han venido poniendo en práctica de forma individual y/o en conjunto siempre que EE UU lo ha estimado necesario, con independencia del inquilino de la Casa Blanca, y con el objetivo explícito de afirmar sus”intereses nacionales vitales” en todo el planeta.

Sin embargo, ahora la situación mundial hace inviable esta histórica aplicación de la política exterior estadounidense. El surgimiento del eje BRICS –especialmente China- y el rechazo a EE UU que se ha hecho visible en las revueltas árabes –por matizado que sea en función de los países-, así como el despertar regional latinoamericano -con iniciativas que aún tienen que cuajar como la CELAC o la UNASUR, pero que demuestran una voluntad de alejarse de su vecino del norte-, deja como único eje sobre el que pivota la dominación mundial de EEUU la política imperialista basada en su superioridad militar.

Pero esta, a su vez, se tiene que enfrentar a un declive económico que afectará a medio plazo a la presencia militar estadounidense en todo el mundo, razón por la que ahora EE UU se vuelve un ferviente partidario de la “multilateralidad” y un defensor a ultranza de los organismos multinacionales como la ONU, así como la búsqueda de aliados que secunden su política (bien los países de la OTAN o, ahora, la Liga Árabe).

Enfrentar este declive es lo que pretende la nueva concepción de la defensa que adelantó Obama el 5 de enero y que se ha conocido con detalle en la presentación oficial de la misma el 26 de ese mismo mes. El documento que la recoge no puede tener un título más explícito: “Sustentando el liderazgo global de EEUU: prioridades de la Defensa para el siglo XXI” (2). Pero no es más que un desesperado intento, puede que el último, de mantener el dominio mundial.

Es tradición en EE UU que con cada presidente se impulse una ESN. Eso no quiere decir que se rompa con la de su predecesor puesto que, en muchas ocasiones, no ha sido más que una simple continuidad.

Es lo que hizo Obama al llegar a la presidencia. Su primera ESN se promulgó en 2010 (3) aunque se decía claramente que era una ESN “de transición” puesto que la Administración Obama se obligaba a ocuparse “de los problemas y retos contraídos con anterioridad” (es decir, las guerras de ocupación en Irak y Afganistán) antes que a afrontar “los nuevos retos” que aparecían en el horizonte de EEUU.

Esos “nuevos retos” eran Rusia, China e Indonesia (por este orden); Oriente Próximo se consideraba “seguro” –la atención preferente se centraba en Irán-, y aparecía una mención algo preocupante a Brasil –como el eje sobre el que iba a pivotar una política latinoamericana más autónoma respecto de EE UU-.

Las revueltas árabes demostraron la errónea apreciación de esa ESN respecto a Oriente Próximo, tal y como se viene a reconocer ahora.

Al haberlo considerado “seguro”, EE UU fue pillado claramente a contrapié y tuvo que ir a remolque de lo que le dictaban socios menores –como Turquía y Arabia Saudita (4)- que supieron aprovechar el desconcierto estadounidense y afianzarse como potencias regionales hasta el punto que EE UU aún no ha podido recuperar su papel en esa zona y no es probable que lo haga en los términos en los que había ejercido su poder hasta ahora.

Un ejemplo es que por la crisis económica se ve constreñido a reducir de forma significativa la asistencia económica a los nuevos gobiernos (al Egipto de la junta militar sólo le ha podido ofrecer 1.000 millones de dólares). Por el contrario, Arabia Saudita es quien ha tomado el relevo económico en la zona y comprado voluntades con ello (Túnez es el caso más evidente).

De una forma simple, se puede decir que en las relaciones internacionales la riqueza fortalece el poder de una nación y el poder es un medio para incrementar esa riqueza. EE UU no tiene en estos momentos ni una ni otro. La pregunta que se hace casi la totalidad del establishment estadounidense es ¿puede EE UU seguir siendo la mayor potencia mundial, pero sin ejercer la misma influencia que antes disfrutaba? (5).

Como ese es el caso, entonces EE UU debe diseñar una estrategia global que reconozca esta nueva realidad. Eso es, ni más ni menos, lo que se intenta con la nueva concepción de la defensa que pretende “adecuar” la ESN de 2010 a los nuevos tiempos.
El que se presente en un año electoral como es este 2012 –en noviembre habrá elecciones presidenciales- indica o bien una confianza en la relección de Obama o bien que, al igual que hizo Bush con él, va a hipotecar los primeros años de la administración republicana. Por el momento, e inmersos en una lucha interna por ver quién va ser el contrincante de Obama en las presidenciales de noviembre, los republicanos se han referido a la “nueva” ESN con una ligera protesta al considerar, lisa y llanamente, que no sólo supone una “desinversión” en la industria militar sino una “retirada [del papel] de EEUU en el mundo”.

Europa y Oriente Próximo

Para empezar, la nueva concepción de defensa que desarrolla la ESN de 2010 reconoce la crisis económica por la que atraviesa el país y establece una reducción de 487.000 millones de dólares en el presupuesto destinado a defensa hasta el 2020 y una reducción de 100.000 soldados (80.000 del Ejército de Tierra y 20.000 de la Marina).

Al mismo tiempo, se plantea una reducción de gastos en la compra de algunos aviones (a solventar con la modernización de otros como los C-130) o en la partida referente a los “contratistas” y la retirada del servicio operacional de una parte del material bélico, especialmente aviones (100 aparatos C-5A Galaxy y C-130 Hércules).

También reducirá (sin cuantificar) el número de armas nucleares estratégicas en lo que parece un guiño a Rusia, que en esta nueva concepción de la defensa aparece ya como el segundo país del que preocuparse y no como el primero, puesto que ahora se otorga a China.
Aunque es real, la reducción en el presupuesto tiene algo de trampa puesto que a raíz de la guerra contra Yugoslavia (1999), más luego las de Afganistán e Irak, el presupuesto de defensa en 2010 prácticamente era el doble que el de 1998.

Y es precisamente en la retirada de las tropas de Irak y de Afganistán donde la Administración Obama justifica la reducción: “la pregunta que tenemos que hacernos es qué tipo de estrategia militar necesitamos mucho tiempo después de que las guerras de la última década se hayan terminado”, dijo Obama el 5 de enero. Y añadió: “debemos tener unas Fuerzas Armadas ágiles, flexibles y listas para toda la gama de contingencias y amenazas” (6).

Para afrontar estas “contingencias y amenazas” se establecen tres áreas fundamentales para el desarrollo de la nueva estrategia: 1) reducción de las fuerzas convencionales de EE UU en Europa; 2) consolidación de su presencia en Oriente Próximo, y 3) reorientación hacia la zona Asia-Pacífico. Veámoslo con algo más de detenimiento.

1.- La reducción de las fuerzas estadounidenses en Europa es consecuencia de la confirmación oficial del fin de la guerra fría con Rusia. Para EE UU el peligro ya no viene de Rusia en primer lugar (como sí se hacía en la ESN de 2010), sino de China y –en menor medida- de Irán, por lo que hay que reacomodar sus tropas en zonas próximas a estos países.

La amenaza principal ya es China -Rusia está rodeada de países de la OTAN y a quien se apunta con el “escudo antimisiles”- por lo que es así como hay que interpretar el establecimiento de una base militar en Darwin (Australia), las negociaciones para reabrir la de Subic Bay en Filipinas, conversaciones en el mismo sentido con Vietnam y Tailandia y el reposicionamiento de gran parte de la flota naval tanto en aguas del Golfo Pérsico como en el Mar Meridional de China y toda la zona próxima a Japón. El pasado 5 de febrero se anunció la modificación del acuerdo vigente con Japón para el “reacomodo” de parte de los 50.000 soldados estadounidenses acantonados en la base de Futenma (Okinawa) en la isla de Guam (7).

Además, el documento menciona en varias ocasiones la importancia que adquiere la OTAN como “ancla de esperanza” de la estrategia global de EE UU en el siglo XXI. Es un hecho desde hace tiempo que el papel de la OTAN ya no está circunscrito a los límites territoriales establecidos en el Atlántico Norte. Su presencia en Afganistán o Libia son una muestra evidente de ello y, también, el acuerdo alcanzado en 2008 al margen de las estructuras de la ONU (directamente con su secretario general, el dócil y sumiso Ban Ki-moon, lo que fue criticado con dureza por Rusia) para que la OTAN asuma el papel que ahora tienen los “cascos azules”. Esta es la razón por la que EE UU se ampara cada vez más en ella para sus intervenciones militares en el extranjero buscando más un sistema de alianzas que imponiendo su clásica actitud unilateralista.

Pero reducción de tropas no es retirada. EE UU está lejos de retirarse de Europa. La reducción es obligada puesto que en Alemania está surgiendo un fuerte componente nacionalista que ve más como un inconveniente que como una ventaja para su papel como potencia regional la presencia militar estadounidense en su suelo.

Alemania no participó en la agresión a Libia, por ejemplo. No lo refleja el documento, pero la prensa estadounidense ha justificado la nueva estrategia de defensa en que es conveniente la reducción prevista “porque Alemania quiere ser ella misma” y porque “hay que hacer un gran esfuerzo de imaginación para pensar que Rusia es una amenaza para Europa occidental” (8). Lo que se va a retirar de Europa son sólo dos brigadas de combate, unos 7.000 soldados, todos de Alemania. Y es que en este país hay 54.000 efectivos militares estadounidenses, 11.000 en Italia, 9.400 en Gran Bretaña, 1.500 en España y 68 en Francia, por mencionar sólo a unos cuantos países. EE UU tiene en Europa 80.000 soldados, por lo que la reducción no llega siquiera al 10% del total.

Por lo tanto, y como dice el documento, lo que se propone Washington con esta ESN revisada es “aprovechar una oportunidad estratégica para equilibrar la inversión militar de EE UU en Europa” para que pueda centrarse en el desarrollo de “capacidades de futuro” que son adecuadas para “una época de recursos limitados”. El nuevo mantra es “defensa inteligente”. Por supuesto, “los compromisos de los Estados Unidos con el artículo 5 de la Carta Atlántica”, es decir, el acudir en ayuda de cualquier país de la OTAN si es atacado, “se mantendrán firmes”.

Obsérvese que se menciona la parte occidental de Europa, no la oriental como zona exenta de la “amenaza” rusa. El documento cita a Rusia como el país con el que EE UU seguirá enfrentándose de forma selectiva puesto que señala la “determinación de EEUU de involucrarse en los problemas de seguridad y los conflictos no resueltos en Eurasia”.

Es decir, Kazajstán, Uzbekistán, Kirguistán, Tayikistán y Turkmenistán son países que a partir de ahora pasan a ser determinantes para EE UU. Con ello EE UU pretende debilitar el proyecto ruso-chino de crear la Unión Euroasiática, decidido el pasado mes de octubre tras una visita de Putin a Beijing en la que se firmó un acuerdo estratégico entre los dos países que pone fin al poder de Occidente (9). Consciente de esto, Rusia ha decidido no quedarse quieta y el 6 de febrero anunció el reforzamiento de sus bases militares en las repúblicas caucásicas de Abjasia y Osetia del Sur (10).

2.- Siguiendo este hilo argumental sobre Eurasia, la nueva estrategia estima que Al-Qaeda se ha vuelto “menos capaz”, pero no obstante, es una organización que se mantiene activa y seguirá siendo una amenaza para los intereses de EEUU y para el “futuro inmediato” dado que tendría “grupos durmientes en Asia y Medio Oriente”. En concreto, el documento menciona a Pakistán, Afganistán, Yemen, Somalia “y otros lugares”, que no especifica, en los que Al-Qaeda estaría presente.

EE UU justifica así su presencia en estas dos regiones del mundo siguiendo la estrategia de Bush de “guerra contra el terrorismo”. El eje entre las dos zonas es Afganistán. En este país la nueva ESN contempla “una mezcla de la acción directa y la asistencia a las fuerzas de seguridad”. Por lo tanto, una importante presencia de las tropas de combate de EE UU y las fuerzas especiales se mantendrán en Afganistán durante un largo tiempo –por lo que hay que relativizar la supuesta retirada de este país- y la amenaza de Al-Qaeda se espera que proporcione la coartada necesaria para que el gobierno colaboracionista de Kabul acepte el establecimiento de bases permanentes de militares de EE UU.

Dado que las revueltas árabes pillaron por sorpresa a EE UU que, hay que reiterar, en 2010 consideraba la zona “segura” para sus intereses, ahora se menciona Oriente Próximo como una zona en la que EE UU se enfrenta tanto a “oportunidades estratégicas como a desafíos”. En las oportunidades están los nuevos gobiernos surgidos tras ellas, a quienes dice apoyar por compartir “los anhelos de los pueblos”; en los desafíos aparecen los “extremistas violentos” y la posibilidad de que se hagan con armas de destrucción masiva. O sea, la misma y burda excusa de Irak o ahora el tema nuclear de Irán.

Es por ello por lo que EE UU reforzará la seguridad del Golfo Pérsico “en colaboración con los países del Consejo de Cooperación del Golfo” con una finalidad claramente expresada: “evitar que Irán tenga el arma nuclear y contrarrestar sus políticas de desestabilización”. Aquí no va a mover un solo soldado y, por el contrario, se muestra partidario de aumentar sus bases. Y todo ello se hará al mismo tiempo que mantiene su “firme” compromiso con la defensa de Israel.

Pero dado que en Oriente Próximo hay “agentes no estatales” capaces de desarrollar una “guerra irregular” –una denominación que ha empezado a tomar cuerpo dentro del Pentágono tras la derrota de Israel en la guerra contra Hizbulá en 2006- hay que fortalecer una Fuerza Conjunta capaz de actuar tanto “contra el terrorismo como en una guerra irregular aprendiendo de las lecciones aprendidas en la década pasada”. Y es muy significativo que en todo el documento sólo se mencione uno de esos “agentes no estatales”: el movimiento político-militar libanés Hizbulá, al que se califica de “organización terrorista”.

En todo momento “las fuerzas estadounidenses van a operar, cuando sea posible, con aliados y fuerzas de coalición”. Esta es una de las principales novedades de la nueva estrategia de defensa y ya se está poniendo en práctica con la Liga Árabe.

Asia-Pacífico

3.- La forma de actuación será tanto la clásica -“una campaña de armas combinada en todos los dominios, terrestre, aéreo y marítimo”- como la guerra cibernética. Aquí es donde entra el principal enemigo, China, y el secundario, Irán, a quien por lo que se deduce del documento se le otorga un poder en este campo mucho mayor del que se creía. No en vano, parece haberle hecho mucho daño a EE UU la captura por Irán del avión espía no tripulado de última generación RQ-170 el pasado diciembre cuando recopilaba información en territorio iraní.

Para EE UU hay zonas que pueden serle vetadas a corto y medio plazo. El documento habla de “desafíos” a los que se enfrenta EE UU por parte de “adversarios que utilizan la guerra asimétrica, incluyendo la guerra cibernética y electrónica, balística, misiles de crucero, avanzados sistemas de defensa antiaérea, minería y otros métodos para complicar nuestros cálculos operativos”. Y menciona a dos de esos adversarios: “estados como China e Irán seguirán persiguiendo los medios asimétricos para hacer frente a nuestras capacidades y nuestro poder”.

La mención a la minería como amenaza sólo se entiende si te tiene en cuenta que China es el principal exportador de las denominadas “tierras raras” (controla el 95% del comercio mundial) en las que se han descubierto minerales imprescindibles para la industria más sofisticada. En estos momentos, China mantiene un contencioso legal con la Organización Mundial de Comercio porque este organismo, a instancias de EE UU, la prohibido a China limitar sus exportaciones de estas materias primas en nombre del “libre comercio”.

China ha contestado a esta prohibición con una frase lapidaria, “obtener la aprobación de Occidente no es nuestra principal preocupación”, al tiempo que ha hecho una petición expresa para que se renueven las normas bajo las que se rige la OMC: “la OMC no sólo debe defender el libre comercio, sino también permitir a sus miembros a tomar las medidas necesarias para proteger el medio ambiente y los recursos naturales”, dice un comunicado oficial del Ministerio de Comercio (11).

Esto es lo que hace que EEUU establezca “la necesidad de requilibrar [su presencia] hacia la región de Asia-Pacífico”. Esta se ha convertido en la prioridad para EE UU, que siente una necesidad de la que depende su hegemonía como superpotencia, la de hacer frente al desafío que le plantea el creciente poder regional y mundial de China. Ya lo dijo Obama en su discurso del 5 de enero: “vamos a fortalecer nuestra presencia en la región de Asia-Pacífico, y las reducciones de presupuesto no serán a costa de esta región crítica”.

Por lo tanto, y dado que se reconocen dificultades financieras, si no se va a reducir aquí hay que hacerlo en otro sitio. Esta es la razón del por qué se actúa ahora con Europa como se hace, se deja fuera de juego material militar algo viejo y costoso de modernizar y se hacen guiños a Rusia con el arsenal nuclear.

El documento sobre la nueva estrategia de defensa lo deja bien claro: “los intereses de EE UU están inextricablemente ligados a la evolución del arco que se extiende desde el Pacífico Occidental al Este de Asia en el Océano Índico y el Pacífico Sur”. Y no quedan dudas cuando se lee más abajo que “a largo plazo, el surgimiento de China como potencia regional [no se le reconoce la categoría de superpotencia, aunque ya para el 2018 será la primera economía del mundo, ocho años antes de lo que había predicho Goldman Sachs el año pasado] tendrá el potencial de afectar la economía de EEUU y nuestra seguridad en una gran variedad de formas”.

Curiosamente, en paralelo a este documento EE UU anunció que para el año 2018 va a disponer de una base permanente de aviones no tripulados en la zona de Asia. Por una parte, se reduce la parte obsoleta de la fuerza aérea; por otra, se apuesta por las nuevas tecnologías y el uso de aviones no tripulados.

Está clara, por lo tanto, la intención de EE UU de mantener –e incrementar- su presencia militar tanto en el Golfo Pérsico como en el Mar Meridional de China, aunque lo hace arropado con el discurso del libre comercio y de la libertad de navegación: “EE UU continuará ejerciendo su papel global como superpotencia para proteger la libertad de acceso al patrimonio mundial en las áreas que no están dentro de la jurisdicción nacional y que constituyen el tejido conjuntivo fundamental del sistema internacional”. Es decir, el petróleo.

El caso del Golfo Pérsico es conocido y no hay que olvidar que en el Mar Meridional hay un contencioso –que está alentando EE UU- entre China y Vietnam por las islas conocidas como Spratly (Truong Sa para los vietnamitas, Nansha para los chinos), bajo cuyas aguas se estima hay ingentes cantidades de petróleo y gas. La idea que subyace de la nueva estrategia de defensa es muy similar a la aplicada durante la guerra fría con la URSS: presencia global y alguna demostración de fuerza para frenar el avance de China.

Además, se permite el lujo de recriminar a China su política militar: “el crecimiento del poder militar de China debe ir acompañado de una mayor claridad de sus intenciones estratégicas con el fin de no causar un enfrentamiento en la región”. Desde luego, las intenciones de EE UU son bastante claras puesto que quiere controlar rutas marítimas vitales y enormes cantidades de petróleo y gas sin explotar aún. Pero los chinos son duros de roer. El Ejército Popular de Liberación ha dicho que “toma nota” de la actitud de EEUU y le ha advertido que se abstenga de continuar por esa línea (12).

El contralmirante Yang Li, geoestratega de la Universidad de Defensa Nacional, ha dicho que lo que pretende EE UU es “socavar la modernización militar de China”. Que no diga un militar es normal, pero cuando ese es el sentimiento general –como se expresa de forma palmaria en un editorial del diario Global Times- y se pide al gobierno chino que “guarde algunas iniciativas estratégicas contra EE UU para contrarrestar su política de contención”, la cosa indica que se está a punto de cruzar la línea roja de lo que puede aguantar China.

Pero, por si fuese poco, se pide al gobierno “reforzar las capacidades ofensivas de largo alcance con mayor persuasión militar contra EEUU para que se percate [EEUU] de que no puede detener el ascenso de China y que le convenga más ser su amigo” (13).

Es obvio que China lleva una gran ventaja a EEUU en el ámbito económico (en diciembre el renmimbi (yuan) ha marcado un hito histórico en el cambio respecto al dólar y ya se están realizando transacciones económicas en las que se prescinde del dólar en el comercio exterior chino), pero aún no está en condiciones de alcanzar la prioridad estratégica militar a corto plazo. Sí se está preparando para ello y, en concreto, para asegurar las rutas marítimas para su comercio. Ya cuenta con bases militares en el extranjero (Sri Lanka y Scheylles), ha desarrollado su primer portaviones y el super avión J-20 –el cazabombardero más avanzado del mundo hasta ahora (14)- ya realiza vuelos de prueba a total satisfacción y tiene muy preocupados a los militares estadounidenses porque cuando sea operativo ya no tendrían la aplastante superioridad aérea que tienen ahora.

Alguna reflexión final

El impacto de la nueva estrategia de defensa en los conflictos regionales y la política mundial sólo puede ser evaluado a medio y largo plazo. Hay que ver si la afirmación sobre que la intención de EE UU de “renunciar a la doctrina de contrainsurgencia, invasiones sobre el terreno y operaciones en tierra” que recoge el documento es real o no.

Por el acontecer sirio, parece que el estilo de intervención miliar en Irak puede ser descartado al menos mientras dure la crisis económica. Por lo ocurrido en Libia, parece que EE UU ha apostado por sustituir la agresión militar clásica directa e impulsar a la misma a sus socios y subalternos de la OTAN y de la Liga Árabe.

Por lo tanto, si el expediente de Siria sirve como modelo de análisis, aunque se mantenga la presión contra Irán va a ser imposible el cambio de gobierno que alienta EE UU –y sus aliados del Consejo de Cooperación del Golfo- sólo con bombardeos. Si las guerras de Irak y Afganistán han ido muy mal, no es difícil imaginar lo que ocurrirá en un país con una larga historia de resistencia y revolución cuyo sistema de gobierno, además, cuenta con una base social importante por mucho que en Occidente se magnifiquen las expresiones de descontento.

Así pues, no es tan fácil un ataque a Irán aunque el comportamiento de EE UU se parezca cada vez más al de un animal herido y, por lo tanto, se vuelve mucho más peligroso.

Primero, porque sea Israel el brazo ejecutor o no, para EE UU sería como morir matando puesto que las consecuencias serían catastróficas no sólo en la zona, sino en todo Oriente Próximo.
Segundo, porque tanto Rusia como China están demostrando en el caso sirio que se acabó el mundo unipolar y que la antigua superpotencia y la superpotencia en ciernes tienen mucho que decir en el tablero geoestratégico. Tanto Siria como Irán son sus líneas rojas, Siria para Rusia e Irán para China.

Y Siria es la antesala de Irán para Occidente y las monarquías del Golfo. Rusia y China no van a dejar que caigan porque si así fuese estarían tirando piedras contra su propio tejado. Y tras la aprobación de la nueva estrategia de defensa de EE UU tienen muy claro que no hay que hacer ninguna concesión a un enemigo cada vez más débil.

Es tanto en Siria como en Irán donde Rusia y China han decidido escenificar claramente el fin del mundo unipolar y el surgimiento de una nueva era geoestratégica. Vienen a decir que por mucha nueva estrategia de defensa, y por mucho se les amenace, loa situación nunca será la misma antes.

El doble veto –por segunda vez- en el Consejo de Seguridad de la ONU marca un hito. Si la primera (octubre) pretendía dejar claro que ni iba a haber otra Libia, la segunda (febrero) muestra una decidida postura geopolítica sobre el futuro de Irán, el control del petróleo en la zona y el combate conjunto por el declive de Occidente a nivel mundial. A EE UU y a sus satélites sólo les queda violar, de nuevo, el derecho internacional. Con la apuesta que se hace, por necesidad, con la “multilateralidad” y la ONU es muy improbable. Hay, por lo tanto, un nuevo equilibrio en la estructura de poder internacional.

La nueva estrategia de defensa de EE UU ya ha provocado un primer efecto: reforzar el acuerdo de cooperación estratégica alcanzado en octubre por Rusia y China. Hasta ahora ambos países se habían mostrado muy comedidos y moderados respecto a Occidente. Pero la expansión de la OTAN y el escudo antimisiles han hecho enfurecer a Rusia y el giro hacia Asia y el Pacífico de EE UU ha tenido el mismo efecto en China. A poco que se mantengan en sus posiciones actuales, muchos asuntos mundiales comenzarán a cambiar. Ya lo están haciendo.

Notas:

(1) Hans Morgentahu: “In defense of the National Interest”, American Political Science Review, vol. 66, Nueva York 1952.
(2) http://www.defense.gov/news/Defense_Strategic_Guidance.pdf
(3) http://www.whitehouse.gov/sites/default/files/rss_viewer/national_security_strategy.pdf
(4) Alberto Cruz, “EEUU en declive en Oriente Próximo: potencias medias ponen en duda su supremacía (I, II y III), http://www.nodo50.org/ceprid/spip.php?article1141
(5) Benjamin Friedman, uno de los principales dirigentes del think tank Cato Institute, 27 de enero de 2012.
(6) BBC, 5 de enero de 1012.
(7) Reuters, 5 de febrero de 2012.
(8) The New York Times, 4 de febrero de 2012.
(9) Alberto Cruz, “La cooperación entre Rusia y China: el nuevo enfoque geoestratégico que pone fin al poder de Occidente”, http://www.nodo50.org/ceprid/spip.php?article1291
(10) Ria Novosti, 6 de febrero de 2012.
(11) Diario del Pueblo, 1 de febrero de 2012.
(12) Xinhua, 1 de febrero de 2012.
(13) Global Times, 5 de enero de 2012.
(14) Alberto Cruz, “China: Ejército, geopolítica y el retorno a Mao”, http://www.nodo50.org/ceprid/spip.php?article1205

Alberto Cruz es periodista, politólogo y escritor. Su último libro es La violencia política en la India. Más allá del mito de Gandhi, editado por La Caída con la colaboración del CEPRID. Los pedidos se pueden hacer a libros@lacaida.info o bien a ceprid@nodo50.org

albercruz@eresmas.com

FUENTE http://www.vientosur.info/articulosweb/noticia/index.php?x=4889

Tres mitos sobre EL PROYECTO DE LEY de detenciones de Obama


Tres mitos sobre EL PROYECTO DE LEY de detenciones de Obama

Publicado por moncadista en 23 enero, 2012

Glenn GreenwaldBarack Obama

20 de diciembre de 2011

Traducido del inglés por
El Mundo No Puede Esperar
4 de enero de 2012

La condena al Presidente Obama es intensa, y está creciendo, como resultado de su anunciado intento de firmar la ley de detención indefinida dentro del Acta de Autorización de defensa nacional del 2012 (NDAA por sus siglas en inglés).

Estas denuncias no vienen sólo de los líderes de grupos de libertades civiles y derechos humanos, sino también de la página editorial del periódico pro-Obama New York Times, que tiene una mordaz Editorial describiendo la posición de Obama como un “completo suicidio político, que refuerza la impresión de una presidencia torpe” y lamentando que “el proyecto de ley tiene muchos otros aspectos cuestionables que no podemos analizar” así como los portavoces de los que apoyan a Obama, como Andrew Sullivan, que escribió que este episodio es “otra señal de que su promesa electoral de ser vigilante de las libertades civiles en la guerra contra el terror era mentira.”

En modo “control de daños”, los grupos aliados a la Casa Blanca están yendo al rescate mediante ataques a la Unión americana de libertades civiles (ACLU por sus siglas en inglés) y con evasivas empequeñeciendo los peligros de la reforma.

Por esta razón, vale la pena examinar brevemente – y desmontar las falsedades – los tres principales mitos que están siendo difundidos por los que apoyan esta reforma, y para hacerlo de manera muy simple: citando los principales argumentos de la reforma, así como los pasajes relevantes del informe original del 2001 “Autorización para el uso de la fuerza militar” (AUMF por sus siglas en inglés), para que todos pueden juzgar por sí mismo lo que este proyecto de ley incluye (más allá de la evidencia que junté para escribir sobre la ley ayer.)

Mito 1: Esta reforma no conlleva la detención indefinida.

La sección 1021 de la NDAA del gobierno, como su título dice, “Autoridad de las Fuerzas Armadas para detener personas con orden de captura al amparo de la AUMF.” La primera – sección (a) – explícitamente “afirma que la autoridad del Presidente” bajo la jurisdicción de la AUMF “incluye la autoridad para las fuerzas armadas de Estados Unidos para detener personas bajo su jurisdicción.”

En la siguiente sección, (b), define “personas bajo su jurisdicción” – por ejemplo, esas que pueden ser detenidas por los militares de EEUU – como “una persona que en parte o sustancialmente apoyaba al-Qaeda, los Talibanes, o fuerzas aliadas que llevaban a cabo hostilidades contra los Estados Unidos o sus aliados.” Al respecto de esos “individuos bajo su jurisdicción,” este es el poder delegado en el Presidente en la siguiente sección, (c):

(c) Disposición bajo la ley marcial. – La disposición de una persona bajo ley marcial como se describe en la subsección (a) puede incluir lo siguiente:

1. Detención bajo la ley marcial sin juicio hasta el fin de las hostilidades autorizadas por la “Autorización del uso de la Fuerza Militar”.

No puede estar más claro dentro de los límites del inglés, que esta reforma regula la potestad para detener indefinidamente. Expresamente capacita al presidente – con respecto a cualquiera acusado de los actos de la sección (b) – para detenerles “sin juicio o hasta que terminen las hostilidades.” 

Esta es la verdadera definición de “detención indefinida”, y no podría ser más claro que el estatuto regula este poder. Cualquiera que diga que esta reforma no regula la detención indefinida debería ser obligado a explicar cómo pueden afirmar eso ante algo que está más claro que el agua.

Es verdad, como he señalado repetidamente, que tanto las administraciones de Bush como las de Obama han sostenido que la AUMF del 2001 implícitamente (o sea, en silencio) ya otorga al Presidente la potestad para detener indefinidamente, y prestigiosos tribunales después del 11 de septiembre han aceptado ampliamente esta visión (igual que el Departamento de Justicia durante Bush defendió que el AUMF del 2001 implícitamente (o sea, en silencio) les permitió hacer escuchas ilegales a americanos sin las garantías requeridas por ley).

Eso es por lo que la “Ley de autorización de Defensa Nacional” (NDAA por sus siglas en inglés) puede afirmar que no se pretende expandir la AUMF del 2001 mientras se está consiguiendo exactamente eso: porque la interpretación ejecutiva y judicial dada al AUMF del 2001 es ya mucho más amplia que lo que su texto indica.

Pero esta es la primera vez que esta autoridad para detener indefinidamente está siendo expresamente expuesta en un estatuto (no hay ni una palabra sobre la autoridad para detener en la AUMF del 2001).

De hecho, como la ACLU y los Observadores de Derechos Humanos (HRW por sus siglas en inglés) indicaban, es la primera vez que tales poderes están siendo plasmados en un estatuto desde la ley de Seguridad Interna de McCarthy en 1950, sobre lo que ya escribí.

Segundo mito: La reforma no aumenta el objetivo de la Guerra contra el Terror tal como se define en la AUMF del 2001.

Este mito es muy fácil de desmontar. El objetivo de la guerra, tal como se define en el original AUMF del 2001 era, al menos con respecto a esta nueva reforma, bastante específico y concreto. Aquí está todo el texto original del AUMF en el que se regulaban las facultades:

(a) EN GENERAL- Que el Presidente está autorizado para usar toda la fuerza necesaria y apropiada contra todas aquellas naciones, organizaciones o personas que él determine que hayan planeado, autorizado, cometido o ayudado a los ataques terroristas que ocurrieron el 11 de septiembre de 2001, o dado refugio tales organizaciones o personas, de manera que se pueda prevenir en el futuro actos de terrorismo internacional contra los Estados Unidos por dichas naciones, organizaciones o personas.

Bajo el claro lenguaje de la AUMF del 2001, la autorización al Presidente para el uso de la fuerza estaba explícitamente confinado a aquellos que (a) ayudaron a perpetrar el ataque del 11/9 o (b) albergaron a los responsables. Eso es todo. Ahora miren qué amplia es la NDAA con respecto a quién puede ser objetivo:

(b) Personas amparada. – Una persona amparada bajo esta sección es cualquier persona como sigue:

(1) Una persona que planeó, autorizó, cometió o ayudó a los ataques terroristas que ocurrieron el 11 de septiembre del 2001, o albergaron a los responsables de esos ataques.

(2) Una persona que formó parte o sustancialmente apoyó a al-Qaeda, los talibanes, o fuerzas asociadas que están implicadas en hostilidades contra los Estados Unidos o sus aliados, incluyendo cualquier persona que ha cometido un acto beligerante o directamente ha apoyado tales hostilidades en ayuda a dichas fuerzas enemigas.

La sección (1) es básicamente una reproducción de la AUMF del 2001. Pero la sección (2) es una adición totalmente nueva. Permite al presidente señalar como objetivo no sólo a aquellos que ayudaron a cometer los ataques del 11/9 o a los que los acogieron, sino también: a cualquiera que “apoya sustancialmente” tales grupos y/o a “fuerzas relacionadas.”

Esos son términos extremadamente vagos, sujetos a niveles de abuso amplios y obvios, (ver lo que el profesor de derecho Jonathan Hafetz me dijo en una entrevista la semana pasada sobre los peligros de tales términos).

Esta es una importante escalada legal de la Guerra contra el Terror y la autoridad del presidente bajo la misma, y ocurre más de 10 años después del 11/9, con Osama bin Laden muerto, y con el gobierno de EEUU jactándosede que prácticamente todos los líderes de Al Qaeda han sido eliminados y la organización original (la acusada de perpetrar el ataque del 11/9) se ha vuelto inoperable.

Es verdad que tanto la administración de Bush como la de Obama han estado mucho tiempo discutiendo que el original AUMF debería ser ampliamente “interpretado” para que así se autorice el uso de la fuerza contra un abanico más amplio de individuos, a pesar de la total ausencia de ese lenguaje en el original del AUMF.

Así es como la administración de Obama justifica los bombardeos que se están llevando a cabo en Yemen y Somalia y los muertos consecuencia de ellos basados en la afirmación de que ellos apoyan a grupos ni siquiera existían en el tiempo del 11/9 – es decir, argumentan: que esos nuevos grupos pos-11/9 que estamos señalando son “fuerzas asociadas” a Al Qaeda y los individuos que estamos matando “apoyan de manera importante” a dichos grupos. 

Pero esta es la primera vez que el congreso ha puesto sobre el papel una definición amplia del “Enemigo en la Guerra contra el Terror”. Y lo que cualquiera tiene que hacer para ver esto es comparar el viejo AUMF con el nuevo en la NDAA.

Mito número 3: los ciudadanos estadounidenses están excluidos de este nuevo proyecto de ley.

Esto es sencillamente falso, al menos cuando se expresa de manera taxativa y sin salvedades. El proyecto de ley es intencionalmente confuso en esta cuestión y esto es lo que facilita la falsedad.

Hay dos disposiciones separadas en cuanto a la detención militar indefinida. La primera, en el apartado 1021, autoriza la detención indefinida para las “personas afectadas por la ley”, una definición muy amplia, discutida más arriba en el anterior punto.

Y en ese mismo apartado dice que “Nada en este apartado será interpretado de manera que afecte una ley existente o autoridad para la detención de ciudadanos estadounidenses, extranjeros legalmente residentes en los EEUU, o cualquier otra persona capturada o arrestada en los Estados Unidos”.

Por lo que este apartado contiene una exención con respecto a la intención de ampliar la autoridad para detener a ciudadanos estadounidenses, pero es sólo para la autoridad conferida por ese apartado específico.

Y aún más importante, la exclusión parece que es sólo extensivo a los ciudadanos estadounidenses “capturados y arrestados en los Estados Unidos” – lo que quiere decir que la autoridad para la detención indefinida conferida en este apartado aplica a los ciudadanos estadounidenses capturados en cualquier parte en el extranjero (existen algunas imprecisiones gramaticales en este punto, pero muy al final, hay un argumento válido: que la potestad para detener a ciudadanos estadounidenses capturados en el exterior aplica en este apartado).

Pero el siguiente apartado, Sección 1022, es otra historia. Este apartado específicamente se ocupa de una categoría más pequeña de gente que el grupo más amplio amparado en el 1021: a saber, cualquiera que el Presidente determine como “un miembro de, o parte, de al-Qaeda o una fuerza asociada” y “que participara en el proceso de planear o llevar a cabo un ataque o intento contra los Estados Unidos o sus aliados.”

Para esas personas, la sección (a) no sólo autoriza, sino querequiere (no hay una renuncia del Presidente), que sean mantenidos “bajo custodia militar pendiente de disposición a la ley militar.”

El título del apartado es “Custodia militar para Terroristas de Al Qaeda extranjeros,” pero la definición de quién está amparado no excluye a ciudadanos estadounidenses ni incluye ningún requerimiento de extranjería.

Este apartado – 1022 – no contiene la amplia exención con respecto a los ciudadanos estadounidenses que contiene la 1021. Sin embargo, simplemente dice que el requerimiento de detención militar no aplica a los ciudadanos estadounidenses, pero no excluye a los ciudadanos estadounidenses de la autoridad, la opción, para mantenerlos bajo custodia militar. Aquí está lo que dice:

(b) Aplicabilidad para los ciudadanos estadounidenses y extranjeros legalmente residentes.

(1) Ciudadanos estadounidenses – El requerimiento para detener a una persona bajo custodia militar en este apartado no se extiende a los ciudadanos de Estados Unidos.

La única disposición por la que los ciudadanos estadounidenses están aquí exentos es el requisito de la detención militar.

Para extranjeros acusados de ser miembros de Al Qaeda, la detención militar es obligada, para los ciudadanos estadounidenses, es opcional. Este apartado no exime a ciudadanos estadounidenses de la potestad presidencial de la detención militar: sólo del requisito de la detención militar.

El punto más importante en este tema es el mismo que se subraya en los dos puntos anteriores: el “compromiso” alcanzado por el Congreso incluye un lenguaje que conserva el status quo.

Eso es porque la administración Obama ya plantea que el original AUMF del 2001 los autoriza a actuar contra ciudadanos estadounidenses (obviamente, si ellos creen que tienen la competencia para asesinar a ciudadanos estadounidenses declarados objetivos, entonces creen que tienen el poder para detener ciudadanos estadounidenses como combatientes enemigos).

La prueba de que esta reforma no exime expresamente a los ciudadanos estadounidenses o aquellos capturados en suelo de EEUU es que las enmiendas impulsadas por el senador Feinstein que se referían expresamente a esa prerrogativa fueron rechazadas.

El “compromiso” fue preservar el status quo incluyendo la disposición de que la reforma no pretendía cambiar nada con respecto a los ciudadanos americanos, pero eso es porque los que proponen la amplia potestad para detener están confiados en que el status quo ya les permite tales detenciones.

Incluso si fuera verdad que esta reforma no cambia nada cuando se la compara con cómo el brazo ejecutivo ha venido interpretando y llevando a cabo las prerrogativas de la vieja AUMF, hay peligros y perjuicios serios por poner todo el peso institucional y estatutario del Congreso – con patrocinadores bipartidistas, por los Demócratas del Senado y por la mayoría Republicana en el Cámara de Representantes bajo atribuciones previamente reclamadas y utilizadas por el Presidente sólo. Esta codificación afianza dichas atribuciones.

Como dice la editorial del New York Times: la reforma de la ley contiene “nuevas medidas terribles que harán la detención indefinida y los tribunales militares un parte permanente de la ley americana.”

Lo particularmente irónico (y revelador) de todo esto es que el ex abogado de la Casa Blanca Greg Craig aseguró a Jane Mayer del New Yorker, en febrero del 2009, que era“difícil imaginar a Barack Obama como el primer Presidente de los Estados Unidos que introduce una ley de detención preventiva.” 

Cuatro meses más tarde, el Presidente Obama propuso exactamente dicha ley – que The New York Times describió como un “alejamiento del modo en el que el país se ve a sí mismo, como un lugar donde la gente en manos del gobierno puede o enfrentarse a cargos criminales o ir libre” – y ahora él convertirá ese plan en una ley.

Este artículo apareció originalmente en Salon.

http://moncadista.org/2012/01/23/tres-mitos-sobre-el-proyecto-de-ley-de-detenciones-de-obama/

La maldad de la detención indefinida y aquellos que quieren sacarla de la agenda.

Publicado por moncadista en 22 enero, 2012

8 de enero de 2012
Glenn Greenwald

Traducido del inglés por
El Mundo No Puede Esperar
22 de enero de 2012

Este miércoles se cumplirá el décimo aniversario de la inauguración del campo de prisioneros de Guantánamo.

En el New York Times, un antiguo prisionero del campo, Lakhdar Boumediene, escribe un increible y poderoso artículo de opinión donde vuelve a contar la flagrante injusticia que supuso su detención sin el debido proceso y que duró 7 años.

Desde el principio quedó claro que las acusaciones contra el ciudadano bosnio – que en el momento de los ataques del 9-11 era director de la Sociedad de la Luna Roja Creciente llevando ayuda humanitaria a niños bosnios – eran falsas; de hecho, un alto tribunal en Bosnia investigó y le retiró los cargos americanos de terrorismo. Pero las fuerzas de EEUU lo secuestraron de todas maneras, lo ataron, lo mandaron a Guantánamo y lo encerraron durante siete años sin juicio.

En septiembre del 2006, el Congreso de EEUU aprobó el Acta de las Comisiones Militares (MCA de sus siglas en inglés) el cual, entre otras cosas, no sólo autorizaba la detención de sospechosos de terrorismo sin un juicio, sino que incluso negaba explícitamente a todos los detenidos en Guantánamo el derecho al Habeas corpus: el procedimiento por mandato constitucional permite a los prisioneros al menos la posibilidad para convencer a un jurado de que están siendo erróneamente retenidos.

Las audiencias de Habeas protegen mucho menos que un juicio completo: el gobierno no necesita convencer a un jurado bajo la duda razonable de que alguien es culpable, sino que apenas tienen que presentar algunas pruebas creíbles para justificar el encarcelamiento. Pero el MCA denegaba incluso los derechos de habeas a los detenidos.

Sólo una vez la Corte Suprema de EEUU, en una decisión del 2008 llevando el nombre de Boumediene, sentenció que la disposición del MCA denegando el habeas era inconstitucional, y que los detenidos de Guantánamo tenían derecho a una revisión del habeas corpus.

Esto hizo que al final se le requiriera al gobierno de EEUU a enseñar esas pruebas contra Boumediene ante una corte de verdad. 43 jueces federales designados por Bush después sentenciaron que no había ninguna prueba creíble que sustentara las acusaciones contra él, y fue finalmente liberado en mayo de 2009.

Por favor primero leed el corto pero apasionante relato de lo que esta detención indefinida le hizo a su vida, y después considerar los siguientes puntos:

(1) Desde la decisión de la Corte Suprema sobre Boumediene, a docenas de detenidos de Guantánamo como Boumediene se les permitió tener una revisión de su caso por una corte federal para ver si había alguna prueba creíble contra ellos, y la gran mayoría de ellos ganaron los casos porque no había ninguna prueba (hubo un momento en el que el 75% de los detenidos prevaleció aunque el porcentaje es ahora algo más bajo).

Si el Acta de las Comisiones Militares hubiera sido ratificada como constitucional, Boumedien – y docenas de otros inocentes detenidos que han sido liberados de Guantánamo – sin duda estarían ahora encarcelados indefinidamente.

Mírenlo de otra forma, si aquellos que votaron por el MCA hubieran hecho lo mismo– y eso incluye todos los Senadores republicanos excepto Lincoln Chafee junto con 12 Demócratas, inluyendo Jay Rockefeller, Debbie Stabenow, Robert Menendez, Frank Lautenberg, y en actual Secretario de Interior Ken Salazar – entonces Boumediene y docenas de otros detenidos inocentes estarían erróneamente encarcelados.

Además, los Demócratas tenían 46 senadores en ese momento y podrían haberlo intentado bloquear pero no lo hicieron, es más, muchos Demócratas que incluso votaron contra la reforma de ley nombraron a John McCain como su negociador y estaban preparados para votar por la MCA hasta que en el último fin de semana se hicieron algunos cambios que aunque no estaban relacionados, lo hicieron sin su participación y les ofendió ese procedimiento.

Como el artículo de opinión de Boumediene refleja, actuar para dar la potestad al Presidente de encarcelar gente indefinidamente sin cargos es una de los pasos más peligrosos y perjudiciales que un gobierno pueda tomar, y precisamente el Congreso de los EEUU en 2006 hizo exactamente eso.

(2) La decisión de la Corte Suprema sobre el caso Boumediene fue con una votación 5 contra 4; por lo que 4 Jueces de la Corte Suprema de los EEUU votaron por mantener la constitucionalidad del encarcelamiento indefinido de seres humanos, probablemente de por vida, sin ni siquiera las mínima protección de la audiencia de habeas.

Si Anhonny Kennedy hubiera votado con sus colegas conservadores, no sólo Boumediene y docenas más estarían todavía erróneamente encarcelados, sino que el poder con el que los EEUU ha oprimido por tiempo a sus ciudadanos es el sello distintivo que define a la tiranía – la potestad para encarcelar sin el debido proceso – habría sido totalmente consagrado mediante una ley americana.

(3) Después del caso Boumediene, la detención indefinida sigue siendo una parte clave de la política de Obama.

El Departamento de Justicia (DOJ por sus siglas en inglés) de Obama ha argumentado repetidamente que las reglas que se aplicaron a Boumediene no deberían ser aplicadas en Bagram, donde – la administración Obama insiste – se tiene la potestad para encarcelar a gente sin el debido proceso, ni siquiera con audiencia de habeas; el Departamento de Justicia (DOJ) de Obama al final logró tener ese poder consagrado. Obama ha propuesto una ley para darle a él plenas facultades “para detener de manera prolongada” de manera que se pueda permitir que sospechosos de terrorismo sean encarcelados sin juicios.

Su plan para cerrar Guantánamo implicaba una mera relocalización de su sistema de detención indefinida a suelo Estadounidense, donde docenas de detenidos, por lo menos, continuarán encarcelados sin juicio.

Y por supuesto acaba de firmar la ley que regula el Acta de autorización de defensa nacional (NDAA por sus siglas en inglés) que contiene – como refleja el ACLU- “una disposición que ampliamente permite la detención indefinida en cualquier parte del mundo,” lo que quiere decir – como dice Human Rights Watch – que “el Presidente Obama quedará en la historia como el presidente que consagró como ley estadounidense la detención indefinida sin juicio.”

Esos mantenidos en Guantánamo continuarán recibiendo por lo menos la audiencia de habeas, pero no aquellos mantenidos en otras prisiones de la Guerra contra el Terror americana. Leer el artículo de opinión de Boumediene para ver por qué esto es tan detestable.

(4) Como se aproxima un año electoral, cada vez se está volviendo más común una táctica tan repelente como estrambótica y evidente en sí misma utilizada por algunos militantes Demócratas contra aquellos que como nosotros insistimos que temas como el de la detención indefinida (junto con el asesinato de civiles que se está dando en el mundo musulmán) merece una prioridad máxima.

El argumento es que poner el énfasis en esos asuntos es perjudicar al Presidente Obama (porque él es responsable de la detención indefinida, la muerte de bastantes civiles, y las agresiones con riesgo de guerra) mientras se ayuda a los candidatos competidores (como Gary Johnson o Ron Paul) quienes vehementemente se oponen a esas políticas.

Así que, sigue este razonamiento, reivindicar que temas como la detención indefinida y la muerte de civiles sea prioritario en la valoración de la carrera presidencial significa subordinar la importancia de otros asuntos como el aborto, la igualdad de los gays o los derechos civiles en el país, cuestiones en las que Obama y los Demócratas son mejores.

Muchos de estos comentaristas insinúan de manera muy fuerte, o ahora incluso abiertamente plantean, que sólo hombres y blancos están dispuestos a discutir por este esquema de prioridades porque los asuntos a los que se les ha quitado prioridad no les afectan. Pueden ver aquí (Megan Carpentier), aquí (Katha Pollitt) y aquí (Dylan Matthews) como tres de los muchos ejemplos de esta insinuación acusatoria y grotesca.

Hay muchos errores que llaman la atención en su táctica para dividir. Uno, depende de la distorsión deliberada y a gran escala del argumento que se ha hecho; demandando que los temas como la detención indefinida, la muerte de civiles y la guerra agresiva sean temas de alta prioridad en la carrera presidencial no abogan, ni de lejos, por quitarle prioridad a otros asuntos.

Otro, muchas mujeres y minorías étnicas y raciales – así como los gays americanos – están dando argumentos similares sobre la necesidad de que estos temas reciban suficientes atención en las elecciones.

Y más importante, es extremadamente irracional defender que el interés personal o los “privilegios” llevarían a alguien a priorizar asuntos como la detención indefinida y las bajas civiles ya que los que están siendo acusados y que defienden las libertades civiles o están en contra de la guerra es extremadamente improbable que se vean implicados en los abusos por los que protestan.

No son hombres blancos la mayor parte de los que están siendo detenidos indefinidamente, a los que se les destruye sus casas y coches con aviones no tripulados – las víctimas de esas políticas son gente como Boumediene, o Gulet Mohamed, o José Padilla, o Awal Gul, o Sami al-Haj, o Binyam Mohamed, o aldeanos afganos, o familias paquistaníes, o adolescentes yemenís.

Veamoslo de otra manera, cuando empleas la mayor parte de tu tiempo trabajando contra las injusticias impuestas casi exclusivamente sobre las minorías y los marginados – como hace cualquiera que trabaja en temas de libertades civiles y guerra – es reprobable para cualquiera utilizar ese tipo de tácticas acusatorias, todo al servicio del objetivo vacío de la aplicación de la lealtad partidista.

Precisamente esos que actúan por privilegiados intereses propios querrían quitar prioridad a esos asuntos en la campaña presidencial, no insistir en su vital importancia.

Y este es el verdadero punto aquí: lo más retorcido de los que emplean estas tácticas con fines partidistas es lo fácil que podría ser utilizadas contra ellos, en lugar de por ellos.

Todos los autores de los tres ejemplos acusatorios mencionados más arriba (Carpentier, Pollitt y Matthews) – así como todos esos Demócratas que se han hundido por argumentar explícitamente que esos asuntos no tienen importancia – son blancos y no musulmanes. Para aplicar su degradada retórica a ellos, uno podría fácilmente decir:

Desde luego que no consideran que la detención indefinida, las invasiones y ocupaciones, y la matanza de civiles estén descalificando a un Presidente o incluso mereciendo mucha atención en la elección presidencial – por supuesto ellos pedirán que todo el mundo apoye fielmente al Presidente que continúa haciendo todas esas cosas de manera agresiva – porque, como no musulmanes, ellos no son los que serán encarcelados por años sin juicio o un avión de EEUU o un ataque aéreo no hará pedazos a sus niños, entonces ¿qué les importa?

No utilizo ni apoyo ese desafortunado razonamiento, pero esos que lo hacen – como los autores de las acusaciones que enlazo más arriba – deberían haberlo aplicado a ellos mismos y a sus prioridades políticas; merecen cosechar lo que están sembrando.

Es más, el Washington Post tiene un excelente artículo sobre los millones de civiles muertos que EEUU ha causado en las últimas décadas y cómo firmemente esos civiles muertos son ignorados en el discurso político y mediático en EEUU.

El artículo es de John Tirman, el director ejecutivo y principal científico de investigación en el Instituto de Tecnología de Massachusetts (MIT por sus siglas en inglés), en el Centro de Estudios Internacionales, que acaba de publicar un libro sobre ese tema.

Una de las principales razones por las que esos muertos reciben tuna prioridad tan baja es porque los americanos no se ven afectados por esas bajas y pueden así quitarles prioridad como aberrante.

Esto explica mucho de nuestra respuesta a la violencia en Corea, Vietnam, Irak y Afganistán. Cuando la guerra iba muy mal y la violencia iba en aumento, los americanos tendían a ignorar o incluso culpar a las víctimas. El público descartaba a los civiles porque sus altas tasas de mortalidad, desplazamiento y ciudades destruidas no concordaban con nuestra idea de las misiones y del papel de EEUU en el mundo.

Esas actitudes tienen consecuencias. Tal vez la más importante – aparte de las tensiones creadas con los gobiernos anfitriones, que han hecho bastante ruido protestando por las bajas civiles – es que la indiferencia da permiso a nuestros militares y líderes políticos para buscar más intervenciones.

Para apelar a las tácticas acusatorias y explosivas de Megan Carpentier, Katha Pollitt, Dylan Matthews y otros acusadores que se enlazan más abajo: es mucho más fácil ver esas políticas como no descalificadoras e insistir en quitarles prioridad en favor de otras políticas porque sus privilegios de blancos y no musulmanes significa que ellos no son los que van a ser detenidos indefinidamente, asesinados sin el debido proceso, ni sus casas y niños serán objetivo de aviones no tripulados y bombas de racimo.

Los musulmanes tienen momentos más difíciles, consintiendo tan alegremente esos abusos – como hacen los nos musulmanes que son capaces de protestar por las graves injusticias incluso cuando no están directamente afectados por ellas.

De nuevo, esta no es una forma de razonar que yo acepto o uso – podría haber todo tipo de razones por las que alguien querría que esas políticas fueran no prioritarias o por lo menos que no sean vistas como descalificadas bajo indiferencia basada en el egoísmo y los privilegios – pero esos que vomitan ese tipo de calumnias deberían entender qué fácilmente se les puede someter a esas mismas acusaciones.

Al final, realmente no es tan complicado entender por qué tanta gente considera esos asuntos tan fundamentales. Esos luchando por entenderlo deberían leer el artículo de opinión de Lakhdar Boumediene.

O esta historia y este artículo de opinión sobre un chico de 16 años y su primo de 12 a los que se les quitó la vida cuando el de 16 años fue atacado (en secreto y sin ningún control) con un ataque desde un avión no tripulado en Pakistán.

O estos descubrimientos recién documentados de abusos que están ocurriendo a detenidos en Bagram. O las docenas de mujeres y niños yemeníes asesinados por una bomba de racimo de EEUU. O el proceso secreto por el que el actual Presidente ha tomado la potestad unilateral para poner como objetivo a ciudadanos estadounidenses para asesinarlos.

Hay muchas razones por las que uno podría insistir en que hay que poner atención a estos asuntos, incluso en un año electoral. Como expliqué en mi respuesta al modesto ataque de Carpentier en Guardian, el interés propio y los “privilegios” no están entre ellos.

Si acaso, es probable que esos rasgos produzcan exactamente la reacción contraria, por ejemplo que esos asuntos no sean priorizados porque dan más poder al partido político propio o que preocuparse sobre asuntos que lo dañan personalmente es el objetivo predominante.

Este artículo apareció originalmente en Salon.com

http://moncadista.org/2012/01/22/la-maldad-de-la-detencion-indefinida-y-aquellos-que-quieren-sacarla-de-la-agenda/

LA GUERRA DE LOS AVIONES NO TRIPULADOS: LA MAYOR OPERACIÓN ASESINA DE OBAMA


LA GUERRA DE LOS AVIONES NO TRIPULADOS: LA INMENSA OPERACIÓN ASESINA DE OBAMA

Publicado por moncadista en 14 enero, 2012

29 de diciembre del 2011
Glenn Greenwald

Traducido del inglés por
El Mundo No Puede Esperar
12 de enero de 2012

Pretendía escribir esporádicamente o nada esta semana, y todavía ese es mi plan, pero hay un artículo nuevo en el Washington Post que contiene tres pasajes cortos que quiero realmente subrayar porque recojen muy gráficamente su esencia.

Al artículo, de Greg Miller, el “Post” lo está anunciando de esta manera:

En 3 años, la administración de Obama ha creado una inmensa operación de matanzas con aviones no tripulados”; describe el completo secreto con el que esto está siendo llevado y anota: “nunca ningún presidente ha confiado tan ampliamente en el asesinato en secreto de individuos para promover los objetivos de seguridad de la nación”.

Aquí está el primer pasaje, bonito y revelador:

Los Demócratas veteranos ni siquiera pestañean ante la idea de que un presidente de su partido monte una maquinaria tan eficiente para matar sospechosos de terrorismo. Esto denota lo incómoda que se ha hecho la campaña con aviones no tripulados, un secreto a voces en Washington, que incluso aquellos que tendían a expresar sus dudas ahora sólo puedan aludir a un programa que, oficialmente, no se les permite discutir.

En definitiva:

el Presidente puede matar a quien le de la gana en cualquier parte del mundo (incluyendo a ciudadanos de EEUU) sin el más mínimo control o vigilancia, y ha incrementado masivamente esos asesinatos desde que llegó al despacho (en el momento de la investidura de Obama, los ataques de los aviones no tripulados sólo se usaban en un país (Pakistán); bajo el mandato de Obama, esos ataques se han dado en al menos seis países musulmanes).

Y como es un demócrata el que hace esto (y no un gran y malvado George W. Bush), literalmente ningún miembro del Partido dice ni pío (unos pocos se atreven a expresar sólo tibiamente, abstractas “inquietudes” sobre la posibilidad de un abuso en el futuro).

E incluso aunque estos asesinatos encubiertos y sistemáticos son ampliamente conocidos y discutidos en periódicos de todo el mundo – especialmente en los sitios donde continúan apagando las vidas de docenas de personas inocentes, incluyendo niños – Obama designa la existencia del programa como un secreto, lo que significa que nuestros representantes democráticos y todos los funcionarios de Washington tienen totalmente prohibido por ley comentar algo o incluso reconocer que el programa de aviones no tripulados de la CIA existe (una prohibición impuesta por una administración que ha perseguido las filtraciones que no gustan con más severidad que ninguna administración con anterioridad).

Después tenemos esto:

Otra razón para la falta de un debate extenso es el secretismo. La Casa Blanca ha rechazado divulgar detalles sobre la estructura del programa de aviones no tripulados o, con raras excepciones, quién fue asesinado. Los funcionarios de la Casa Blanca y la CIA rechazaron hablar públicamente para este artículo.

Dentro de la Casa Blanca, de acuerdo con funcionarios que discutieron sobre el programa de aviones no tripulados sólo a condición de mantener el anonimato, el programa es visto como una herramienta de crítica cuya evolución fue acelerada incluso antes de que Obama fuese elegido.

La Administración Más Transparente que Nunca Ha Habido TM no sólo previene el debate público envolviendo el programa entero en secretismo – incluyendo a los que han matado y el por qué, e incluyendo sus aclamadas bases legales para esos asesinatos (lo que los abogados demócratascondenaban durante los años de Bush como la tiranía de la “ley secreta”) -pero entonces ellos envían a sus propios funcionarios para defender lo que están haciendo, solamente que cubriéndose con el anonimato de manera que no haya responsabilidad alguna.

Y, por supuesto, el Post (Washington Post) (artículo que es bueno aunque imperfecto) diligentemente les permite hacer esto.

En otras palabras: si nos preguntas sobre nuestra sistemática operación de asesinatos, rechazaremos responder o incluso reconocer que existe y legalmente evitaremos las críticas al prohibir hablar de ello en público; nadie en el gobierno puede comentar nada de esto excepto nosotros, lo cual haremos sólo haciendo públicas sentencias declarándolo Bueno y Correcto. 

Al final tenemos esto:

Miembros clave del equipo de seguridad nacional de Obama tomaron el cargo más inclinados a apoyar los ataques de los aviones no tripulados que sus predecesores con Bush, dijeron actuales y antiguos funcionarios en el cargo.

La secretaria de Estado Hillary Rodham Clinton, el antiguo director de la CIA y actual Secretario de Defensa Leon E. Panetta, y el consejero antiterrorista John O. Brennan parecían siempre listos para pisar el acelerador

El único miembro del equipo de Obama, que se sepa, que ha levantado la voz para objetar la campaña en expansión de aviones no tripulados es Dennis Blair, que sirvió como director de inteligencia nacional.

Durante un encuentro del Consejo de Seguridad Nacional en noviembre del 2009, Blair apuntó a hacer caso omiso a la agenda y forzar un debate sobre el uso de los aviones no tripulados, según dos participantes.

Desde entonces Blair ha expresado sus inquietudes en público, llamando a la suspensión de los bombardeos unilaterales por aviones no tripulados en Pakistán, lo cual él argumenta daña las relaciones con ese país y mata principalmente a militantes de medio nivel. Pero ahora habla como un ciudadano normal. Su opinión contribuyó a su aislamiento del círculo más cercano a Obama, y fue despedido el año pasado.

A los funcionarios de Obama les encanta los asesinatos secretos y seleccionados mucho más que a los funcionarios de Bush.

“Siempre están listos para pisar el acelerador” (y, por supuesto, fueron mucho más lejos que Bush al poner como objetivo a ciudadanos estadounidenses muy lejos de cualquier campo de batalla).

Sólo el almirante Blair puso objeciones, y lo despidieron, y ahora es relegado a explicar en las cartas de opinión del New York Times que esos asesinatos, a este punto, no sólo hacen poco daño a Al Qaeda, sino más bien al contrario: incrementan el riesgo de Terrorismo al alimentar el odio anti-americano, algo que inevitablemente despertará de los cadáveres de hombres, mujeres y niños inocentes amontonados por el programa de Obama.

A los americanos les encanta pensar que están muy bien informados como resultado de la robusta libertad de prensa de la que disfrutan, mientras esos primitivos e ignorantes musulmanes están trágicamente manipulados y sujetos a propaganda por sus gobiernos.

Sin embargo, aquí tenemos una trascendental y extraordinaria “amplia operación de asesinatos mediante aviones no tripulados”, y mientras esos en el mundo musulmán son muy conscientes de lo que es y lo que hace y debaten todo eso abierta y enérgicamente, los americanos son mantenidos sobre ello en gran parte en la oscuridad.

Eso es porque: (a) el gobierno de EEUU lo blinda todo en secreto (sin esconderlo a nadie excepto a sus ciudadanos); (b) los medios de EEUU generalmente evitan subrayar las víctimas inocentes de la violencia americana; y – sobre todo – (c) todo esto está consagrado al consenso bipartidista, con el Comité Nacional republicano (GOP por sus siglas en inglés) aprobando de manera consistente cualquier agresión gubernamental cubierta que mate extranjeros, y los Demócratas permaneciendo callados porque es su líder quien lo está haciendo.

Eso es por lo que este artículo del Post proporciona tal gráfica instantánea de lo que es Washington y cómo trabaja.

Este artículo apareció originalmente en la página Salon.

Publicado en Traducciones | Etiquetado:  | 

James Petras: “La nueva ley firmada por Obama convierte a EE.UU. en un estado policial”


James Petras: “La nueva ley firmada por Obama convierte a EE.UU. en un estado policial”

Comentarios para CX36 Radio Centenario del sociólogo norteamericano, Prof. James Petras desde Nueva York Estados Unidos. Lunes 2 de enero de 2012

Entrevistas | CX36 Radio Centenario | 05-01-2012

Chury: James Petras buen día, bienvenido, feliz año 2012

Petras: Feliz año para los oyentes y la radio, el equipo.

Chury: Bien Petras. Imagino que en general tú sigues analizando temas porque más allá de las fechas el mundo tiene muchas cosas para analizar. Vamos a hacer entonces lo que hacemos en cada entrevista: que nos adelantes en primer término los análisis en los que estás trabajando.

Petras: Debemos comenzar por una medida firmada ayer por el presidente Obama, que es la autorización para el presupuesto militar que incluye una cláusula sobre la conversión de los Estados Unidos en un estado policial legalmente ahora. La nueva ley firmada por Obama que él mismo dice que tenía “reservas”; pero reservas sobre cosas tan graves que podemos decir que convierte a EE.UU. en un estado policial.

Dentro de la ley actual firmada por el presidente, el gobierno podría encarcelar, interrogar y procesar políticamente a cualquier sospechoso de terrorismo sin ninguna posibilidad de hábeas corpus, incluso suspendiendo la posibilidad de un juicio civil, indefinitivamente!

La cosa más grave es que no hay ninguna definición clara de lo que es “terrorista sospechoso” porque dice que cualquier persona involucrada en cualquier actividad que podría en algún momento ser “sospechoso”, está bajo esta ley militar. Es un tipo de ley marcial ahora, que debemos decir que convierte oficialmente al estado norteamericano en un estado policial.

Por esta razón es algo muy grave para todo el mundo, por la suspensión de las garantías constitucionales. Es la primera vez que vemos una medida tan extremista .Es una indicación de que la campaña política en este año que viene es una campaña entre dos fuerzas: una de la extrema derecha y una de la derecha .

Por esta razón mucha gente está pensando en un tercer partido, una alternativa, y tal vez sea a partir del partido Verde. Es muy probable que en este año podamos presentar una alternativa a los dos partidos. No sé qué resultado va a tener, pero por lo menos es la única opción frente a esta agresión.

El segundo punto, es que el otro día recibimos información en las páginas financieras, de que algunas empresas especulativas,Carlyle, tenían ganancias de quince mil millones de dólares por la especulación. Y una vez que pudimos revisar otros fondos de especulación, descubrimos que la mayoría tenían enormes ganancias.

Es decir: la crisis económica que está afectando a muchos obreros, empleados, con recortes en el presupuesto, crisis fiscal, no ha afectado al sector financiero. En otras palabras, la crisis de la economía y de la gran mayoría ha favorecido al sector especulativo.

El sector especulativo no entró en crisis el año pasado; estaba aprovechándose de todas estas medidas para extraer los ingresos al estado .Cuando la gente se queja contra la austeridad, de las recortes, tienen toda la razón .Porque las transferencias y las medidas restrictivas son para canalizar más dinero y crear las condiciones para mayores ganancias.

Es decir, que en vez de que la crisis provoque una reflexión del pensamiento sobre lo que está pasando, tenemos el contraste de que la especulación está en otra fase .El sector financiero es el principal beneficiario antes de la crisis, durante la crisis y después de la continuación de la crisis .El sector financiero sigue siendo el primer beneficiario.

Eso debemos anotarlo, cuando los gobernantes dicen que tenemos que hacer sacrificios, tenemos que apretar el cinturón; debemos hacer sacrificios…

El sector financiero no está haciendo ningún sacrificio sino que está beneficiándose de los sacrificios de los demás. Ese es el segundo punto.

Y el tercer punto que quería enfatizar, es sobre la muerte, el asesinato de 12 mil personas en México el año pasado. Una extraordinaria cifra, cuando calculas que la gran mayoría de estos muertos no son narcotraficantes sino que son civiles que están en el cruce entre el ejército, la policía y los narcotraficantes.

El país mexicano está victimizado por dos caras del capitalismo: la cara narco y la cara civil-política. Y entre las dos fuerzas el pueblo mexicano está sufriendo el peor crecimiento de pobreza, desempleo y la falta de oportunidades.

En este caso ¿cómo podemos analizar todo eso? Debemos decir que México es el mejor y mayor socio de EE.UU. Socio subordinado, cliente, dependientes, y por esta razón México no puede superar la crisis.

Es el quinto año seguido que hay más de 10 mil asesinatos en México y la cifra sigue creciendo. Por esta razón debemos esperar que en este año electoral, por fin Andrés Manuel López Obrador pueda ganar las elecciones.

Ya ganó la última vez pero no lo permitieron, manipularon el voto hasta que al final de cuentas termina perdiendo las elecciones. Espero que de alguna forma puedan controlar el proceso electoral .Porque la vía electoral es la mejor para México.

Pero si está bloqueada otra vez por corrupción, quién sabe cuánta más violencia y qué otra forma puede tomar. La violencia está vinculada con el fraude, el fraude está vinculado con la dependencia de México al imperialismo norteamericano.

Algunos comentarios menores: hay un grupo de observadores de la Liga Árabe visitando Siria. El jefe de la delegación ha dicho que no ve ningunas grandes violaciones a los derechos humanos del gobierno de Siria. De repente, todos los grupos opositores, todos los medios de países imperialistas, condenan a los observadores.

Pero ellos mismos insistieron que fueran los observadores y ahora que los observadores de la Liga Árabe han hecho comentarios contra la propaganda occidental, quieren descalificar al mensajero.

Eso demuestra la doble moral del imperialismo que cuando hay observadores que concuerdan con su línea, están conformes y los califican como “observadores objetivos”. Cuando no cumplen la misión de denuncia como piden los poderes, los denuncian como “incompetentes” o lo que sea, Ahora dicen que los observadores no sirven y deben salir del país.

Pero de hecho es que en Siria los EE.UU., Francia y Turquía, están financiando los grupos rebeldes, están dándoles armas, tienen bases en Turquía.Es una agresión contra la soberanía de Siria.

Yo no apoyo a al-Assad, pero sí estoy contra el imperialismo en la utilización de estas rebeliones para sus propias metas. Debemos anotar lo que pasó en Irak, lo que pasó en Afganistán, utilizando a opositores para subordinar un país, destruirlo y después abandonarlo. Estas fuerzas no construyen democracia, construyen estados disfuncionales .

Debemos observarlo porque muchos progresistas siempre son confundidos y cuando ven a algún grupo activo automáticamente creen que debe ser para mejorar las libertades o la soberanía.

No es así el caso. Tenemos que recordar el caso de Chile. Recuerdo cuando los camioneros lanzaron una huelga paralizando el transporte para destruir el gobierno democrático de Salvador Allende y descubrimos que los camioneros eran financiados por al CÍA .Cuando cae Allende esos camioneros vuelven al trabajo .

Recuerdo muchas conversaciones durante la huelga con estos señores, que me contaban que no estaban perdiendo dinero con la huelga y yo decía ¿cómo puede ser? Y es porque recibieron subvenciones. Y alguna gente supuestamente progresista decía que el gobierno debía arreglar con los camioneros porque era la forma “democrática”.

Pero eso no era una huelga por reivindicaciones sino que era una huelga financiada por la CÍA para tumbar a un gobierno de izquierda. Recordando este incidente podríamos entender algo sobre lo que está pasando en Siria hoy y lo que pasó en Libia antes.

Y finalmente quiero comentar sobre lo que está pasando en las elecciones primarias Republicanos de EE.UU. Es un caso de una pelea entre los más derechistas que uno puede imaginar. Los republicanos tienen una media docena o más de candidatos. Un candidato, Ron Paul, es muy crítico a la política exterior de EE.UU.

Dice que debemos retirar las tropas, que no debemos involucrarnos en las guerras entre los países del Medio oriente; critica la ayuda militar a Israel… Pero por otro lado quiere eliminar todos los programas públicos, incluso la seguridad social, las pensiones federales, etc. Es una personaje muy, muy contradictorio.

Del otro lado tenemos a varios candidatos que son fundamentalistas, que creen que la iglesia y el estado deben marchar juntos. Y más allá de eso, quieren eliminar programas sociales para financiar nuevas guerras. Frente a esta situación tenemos al gobierno actual demócrata que está haciendo cosas que pide la extrema derecha pero de una forma más gradual, incremental.

Obama firmó el documento que comentamos sobre restricciones o mejor dicho eliminación de nuestras principales garantías políticas .Es una cosa que es difícil exagerar para un observador del exterior, un oyente del exterior.

Estamos frente a una situación donde la política de los golpistas uruguayos están peleando entre sí. Es la forma entre Bordaberry y Álvarez. Y fíjate que eso se llama “democracia”. ¿Y por qué es así? Porque para ser candidato necesitas cientos de miles de firmas en todos los estados de la Unión. Es difícil presentarse como candidato.

Segundo, los medios de comunicación excluyen a los candidatos que no tienen aceptación entre los grandes dueños de las empresas mediáticas. Por esta razón, entre restricciones legales, accesos de medios de comunicación, financiamiento, es una campaña electoral entre dos caras de la derecha.

Porque sólo la derecha tiene la capacidad de conseguir y superar estas limitaciones .Tenemos un gobierno abiertamente oligárquico.Un sistema politico con ninguna opción –con esta excepción de Ron Paul.

Todos están a favor de las guerras imperiales y no hay ninguno que represente los intereses populares. Y cuando vienen los visitantes de América Latina, ya sea de Argentina o Uruguay, disfrutan de la vida cultural en Nueva York, van a los museos, y no toman en cuenta lo que existe aquí en el país políticamente y todas las consecuencias económicas que eso tiene.

Chury: ¿Hay sondeos que permitan avizorar cómo le está yendo popularmente a Barack Obama para una posible reelección?

Petras: Sí, los sondeos dicen que con los candidatos más extremos de la derecha republicana, los que realmente están completamente afuera… que quieren expulsar a once millones de mexicanos y los que quieren lanzar una guerra contra Irán ya, contra éstos candidatos Obama tiene un margen favorable. Pero no por mucho. Con el candidato republicano supuestamente más “moderado”, contra Romney, la carrera es muy estrecha con un pequeño margen favorable al señor Romney de los republicanos.

Pero en general el electorado es desfavorable a ambos partidos. Es desfavorable hacia el manejo de la economía por el presidente y la falta de seriedad en el Congreso .Los sondeos pueden dar alguna opinión sobre lo que existe entre candidatos pero cuando vas más allá de eso, el sondeo sobre la clase política es muy negativo con mayorías absolutas que condenan a ambos partidos, a la Casa Blanca y al Congreso.

Estamos en una negatividad generalizada y dentro de la negatividad no está nada garantizado que Obama gane las elecciones. Es posible que pierda las elecciones si los republicanos presentan un candidato que no esté absolutamente afuera de la realidad.

Chury: Otra cosa que es importante, si EE.UU. e Israel deciden finalmente atacar a Irán, por la cercanía geográfica de China y de Rusia ¿pueden permanecer indiferentes o hay posibilidades de distintos grados de involucramiento en caso de que eso ocurra?

Petras: Es difícil saber hasta cuándo los EE.UU. está dispuesto a lanzar algunas agresiones en cualquier parte del mundo. Ahora está muy agresivo con Irán. Ayer hicieron ejercicios militares frente a la costa de Irán; han construido un cerco alrededor de Rusia con misiles, han anunciado nuevos pasos militares contra China. Esos son actos hostiles pero no sé en qué grado están en condiciones de aumentar las agresiones .

Porque en este momento con la crisis económica y con el desencanto doméstico, con la quiebra de Europa, a EE.UU. va a costarle mucho una nueva guerra que puede profundizar la crisis, puede resultar en una derrota, puede empeorar la crisis fiscal. Uno tiene que hacer un balance entre las medidas agresivas y las limitaciones objetivas. La voluntad política militarista y las restricciones y fallas económicas.

Chury: Esa sería la realidad presente, lo que tenemos hasta este momento

Petras: Sí, pero nunca podemos evitar las sorpresas y los actos irracionales porque la política no siempre es una función de un cálculo racional sino que hay también los impulsos irracionales que podría resultar en algo muy peligroso. El mundo es un polvorín en este momento . No debe ser una sorpresa si de repente leemos en los grandes títulos de una nueva guerra en medio Oriente.

Chury: Sí, sí. Los ataques sorpresa que Israel ha dado anteriormente en la historia, ¿no puede arrastrar también a EE.UU?

Petras: Absolutamente. Está escrito, es público, que los EE.UU. dice que va a respaldar a Israel incondicionalmente y los israelitas lo saben. Ahora, hay sectores en el Pentágono que están en debate, que dicen que no debemos apoyar a Israel en cualquier aventura porque ponemos nuestras tropas en peligro. Pero hay otros sectores que están influidos por los sionistas que creen que cualquier cosa que haga Israel por el hecho de que Israel lo hace es bueno. Estamos en este cruce ahora.

Chury: Muy bien. Bueno Petras, quedo muy agradecido en nombre de la audiencia por estos análisis, te mando un gran abrazo desde Montevideo.

Petras: Bueno, un abrazo para vosotros.

http://www.tercerainformacion.es/spip.php?article32535

Jugando con fuego: la amenaza de Obama a China


Jugando con fuego: la amenaza de Obama a China
Obama dice que la influencia de EE.UU. a su vez, desde Oriente Medio hacia el “enorme potencial de la región de Asia-Pacífico”.
Michael Klare Última modificación: 10 de diciembre 2011
Relaciones EEUU-China sólo se puede esperar que empeore a medida que los EE.UU. amplía su influencia en Asia [GALLO / GETTY]

Cuando se trata de China, la política, es la administración de Obama saltando de la sartén directamente al fuego? En un intento por dar vuelta la página en dos guerras desastrosas en el gran Medio Oriente, es posible que acaban de lanzar una nueva guerra fría en Asia – una vez más, ver el petróleo como la clave para la supremacía global.

La nueva política fue señalada por el propio presidente Obama el 17 de noviembre en un discurso ante el Parlamento australiano en el que él presentó una audaz – y extremadamente peligrosos – visión geopolítica. En lugar de centrarse en el gran Oriente Medio, tal como ha sido el caso durante la última década, los Estados Unidos ahora se concentrará su energía en Asia y el Pacífico.

“Mi orientación es clara”, declaró en Canberra. “A medida que el plan y presupuesto para el futuro, vamos a asignar los recursos necesarios para mantener nuestra fuerte presencia militar en esta región”.

Mientras que funcionarios de la administración insisten en que esta nueva política no está dirigida específicamente a China, la implicación es clara: a partir de ahora, el foco principal de la estrategia militar de EE.UU. no se lucha contra el terrorismo, pero la contención de que la tierra económicamente en auge – a cualquier riesgo o costos.

El nuevo centro de gravedad del planeta

El nuevo énfasis en Asia y la contención de China es necesario, los altos funcionarios insisten, porque la región de Asia-Pacífico constituye ahora el “centro de gravedad” de la actividad económica mundial. Mientras que Estados Unidos estaba empantanado en Irak y Afganistán, según el argumento, China tuvo el margen de maniobra para extender su influencia en la región.

Por primera vez desde el final de la Segunda Guerra Mundial, Washington ya no es el actor económico dominante allí. Si Estados Unidos quiere mantener su título como el poder supremo del mundo, es necesario, este pensamiento va, restablecer su primacía en la región y hacer retroceder la influencia china. En las próximas décadas, no es una tarea política exterior, según se dice, ser más importante que esto.

En línea con su nueva estrategia, el gobierno ha emprendido una serie de movimientos destinados a reforzar el poder de EE.UU. en Asia, y China, a fin de poner a la defensiva. Estos incluyen la decisión de desplegar una inicial de 250 infantes de marina EE.UU. – un día que se elevó a 2.500 – a una base aérea de Australia en Darwin en la costa norte de ese país, y la adopción el 18 de noviembre de “la Declaración de Manila” , una promesa de una mayor EE.UU. las relaciones militares con Filipinas.

“Un económicamente debilitado los Estados Unidos ya no puede esperar a prevalecer en las regiones de forma simultánea”.

Al mismo tiempo, la Casa Blanca anunció la venta de 24 F-16 aviones de combate de Indonesia y una visita de Hillary Clinton a Birmania aislada, un viejo aliado de China – la primera que por un secretario de Estado en 56 años. Clinton también ha hablado de un aumento de las relaciones diplomáticas y militares con Singapur, Tailandia y Vietnam – todos los países alrededor de China o con vistas a las principales rutas comerciales que China se basa en la importación de materias primas y exportar productos manufacturados.

Según lo retratado por los funcionarios del gobierno, estos movimientos tienen la intención de maximizar las ventajas de Estados Unidos en el ámbito diplomático y militar en un momento en que China domina el ámbito económico regional. En un reciente artículo en la revista Foreign Policy, Clinton sugirió que un revelador económicamente debilitado los Estados Unidos ya no puede esperar a prevalecer en las regiones de forma simultánea. Se debe elegir con cuidado sus campos de batalla y desplegar sus limitados activos – la mayoría de ellos de carácter militar – para aprovechar al máximo. Dada la centralidad estratégica de Asia para poder global, esto significa concentrar los recursos allí.

“Durante los últimos diez años”, escribe, “hemos destinado grandes recursos a [Irak y Afganistán]. En los próximos diez años, tenemos que ser inteligentes y sistemático acerca de dónde invertir tiempo y energía, de modo que nos ponemos en la mejor posición para mantener nuestro liderazgo [y] proteger nuestros intereses … Una de las tareas más importantes del arte de gobernar estadounidense durante la próxima década será, pues, bloqueo en un aumento sustancial de la inversión – diplomáticos, económicos, estratégicos y de otra manera – en la región de Asia-Pacífico. ”

Esa forma de pensar, con su enfoque claramente militar, parece peligrosamente provocativa. Las medidas anunciadas implican una mayor presencia militar en las aguas de la frontera con China y mejorar las relaciones militares con los vecinos de ese país – ciertos movimientos para despertar alarma en Beijing y fortalecer la mano de los del círculo gobernante (sobre todo en la cúpula militar chino) que favorecen un mayor activista, la respuesta militarizada a las incursiones de EE.UU..

Cualquier forma que adopte, una cosa es cierta: la dirección del número dos del mundo es el poder económico no va a permitir que se parece débil e indeciso en la cara de una acumulación de EE.UU. en la periferia de su país. Esto, a su vez, significa que podemos estar sembrando las semillas de una nueva guerra fría en Asia en 2011.

El fortalecimiento militar de EE.UU. y el potencial de un poderoso contra-empuje de China ya han sido objeto de discusión en la prensa de América y Asia. Sin embargo, una dimensión fundamental de esta lucha incipiente no ha recibido ninguna atención en absoluto: el grado en que movimientos bruscos de Washington han sido dictadas por un nuevo análisis de la ecuación energética global, dejando al descubierto (como la administración de Obama lo ve) mayor vulnerabilidad de la parte china y nuevas ventajas para Washington.

La ecuación de la energía nueva

Durante décadas, los Estados Unidos ha sido muy dependiente del petróleo importado, muchos de ellos obtenidos a partir de el Oriente Medio y África, mientras que China era en gran parte autosuficiente en la producción de petróleo.En 2001, Estados Unidos consumió 19,6 millones de barriles de petróleo por día, mientras que la producción sólo nueve millones de barriles en sí. La dependencia de proveedores extranjeros para que el déficit 10,6 millones de barriles demostrado ser una fuente de enorme preocupación para los políticos de Washington. Ellos respondieron mediante la creación de cada vez más, los lazos más militarizadas con los productores de petróleo del Medio Oriente y va a la guerra de vez en cuando para garantizar la seguridad de las líneas de suministro de EE.UU..

En 2001, China, en cambio, consume sólo cinco millones de barriles por día y por lo tanto, con una producción nacional de 3,3 millones de barriles, es necesario para importar sólo 1,7 millones de barriles. Esos números fríos y duros hechos su liderazgo mucho menos preocupados por la fiabilidad de los principales proveedores en el extranjero en el país – y por lo tanto no era necesario duplicar el mismo tipo de enredos de la política exterior de Washington que había sido durante mucho tiempo involucrados pulg

Ahora, por lo que la administración Obama ha concluido, las mesas están empezando a cambiar. Como resultado de la pujante economía de China y el surgimiento de un considerable y creciente clase media (muchos de los cuales ya han comprado sus primeros coches), el consumo de petróleo del país se está disparando. Correr en alrededor de 7,8 millones de barriles por día en 2008, será, de acuerdo con proyecciones recientes por el Departamento de Energía de EE.UU., llegar a 13,6 millones de barriles en 2020, y 16,9 millones en el 2035.

Producción doméstica de petróleo, por otra parte, se espera un crecimiento de 4,0 millones de barriles diarios en 2008 a 5,3 millones en 2035. No es de extrañar, entonces, las importaciones chinas se espera que se disparan a partir de 3,8 millones de barriles por día en 2008 a un proyectado 11,6 millones en 2035 – momento en el que serán superiores a las de los Estados Unidos.

“Gracias al aumento de la producción en las zonas” petróleo difícil “de los Estados Unidos … las importaciones futuras se espera que disminuyan, incluso a medida que aumenta el consumo de energía.”

Los EE.UU., por su parte, podrán disfrutar de una situación energética.Gracias al aumento de la producción de “mano dura del petróleo” zonas de los Estados Unidos, incluyendo los mares del Ártico en Alaska, las aguas profundas del Golfo de México y de formaciones de esquisto, en Montana, Dakota del Norte y Texas, las importaciones futuras se espera que disminuyan, así como el consumo de energía aumenta.

Además, más petróleo es probable que esté disponible desde elhemisferio occidental en lugar de Oriente Medio o África. De nuevo, esto será gracias a la explotación de los todavía más “difíciles de petróleo” las áreas, incluyendo las arenas de alquitrán de Athabasca Canadá, Brasil campos de petróleo en las profundidades del Atlántico y cada vez pacificado regiones ricas en energía de antes devastada por la guerra de Colombia. De acuerdo con el Departamento de Energía, la producción combinada de los Estados Unidos, Canadá y Brasil se espera que aumente en 10,6 millones de barriles por día entre 2009 y 2035 – un salto enorme, teniendo en cuenta que la mayoría de las áreas del mundo están esperando descenso de la producción.

Cuyas vías marítimas son estos de todos modos?

Desde una perspectiva geopolítica, todo esto parece conferir una ventaja real en los Estados Unidos, aún cuando China se hace cada vez más vulnerable a los caprichos de los acontecimientos en oa lo largo, las rutas marítimas a tierras lejanas. Esto significa que Washington será capaz de contemplar una relajación gradual de los lazos militares y políticos con los estados petroleros de Oriente Medio que han dominado su política exterior durante tanto tiempo y han llevado a las costosas guerras, devastador.

De hecho, como el presidente Obama dijo en Canberra, los EE.UU. se encuentra ahora en condiciones de empezar a reorientar sus capacidades militares en otros lugares. “Después de una década en la que lucharon en dos guerras que nos costó muy caro”, declaró, “los Estados Unidos se está volviendo nuestra atención hacia el vasto potencial de la región Asia-Pacífico.”

Para China, todo esto explica el potencial deterioro estratégica. Aunque algunas de las importaciones de petróleo de China se viaje por tierra a través de oleoductos de Kazajstán y Rusia, la gran mayoría de los que todavía vendrán por los petroleros desde el Medio Oriente, África y América Latina sobre las vías marítimas controlada por la Marina de los EE.UU.. De hecho, casi todos los petroleros llevar petróleo a China, viaja a través del Mar del Sur de China, un cuerpo de agua de la administración de Obama está tratando de colocar bajo control naval efectivo.

Al asegurar el dominio naval del Mar del Sur de China y aguas adyacentes, el gobierno de Obama, evidentemente, tiene como objetivo adquirir el equivalente de energía del siglo 21 de chantaje nuclear vigésimo siglo. Nos empujan demasiado, la política implica, y vamos a traer a su economía de rodillas al bloquear el flujo de los suministros de energía vital.

Por supuesto, nada como esto nunca se dirá en público, pero es inconcebible que altos funcionarios del gobierno no están pensando sólo en este sentido y existe una amplia evidencia de que los chinos están profundamente preocupados por el riesgo – como se indica, por ejemplo, por sus esfuerzos frenéticos para construir gasoductos asombrosamente caros toda la extensión de Asia a la cuenca del Mar Caspio.

A medida que la naturaleza subyacente de la nueva plan estratégico de Obama se vuelve más clara, no puede haber duda de que el liderazgo chino, en respuesta, tomen medidas para garantizar la seguridad de las líneas vitales de energía de China. Algunos de estos movimientos, sin duda, serán económicas y diplomáticas, incluyendo, por ejemplo, los esfuerzos a los tribunales los actores regionales, como Vietnam e Indonesia, así como los principales proveedores de petróleo como Angola, Nigeria y Arabia Saudita. No nos equivoquemos, sin embargo: los demás será de carácter militar.

Una importante acumulación de la marina de guerra china – aún pequeño y atrasado en comparación con las flotas de los Estados Unidos y sus aliados principales – parece casi inevitable. Del mismo modo, estrechar lazos militares entre China y Rusia, así como con los Estados Miembros de Asia Central de la Organización de Cooperación de Shangai (Kazajstán, Kirguistán, Tayikistán y Uzbekistán), se aseguró.

Además, ahora Washington podría provocando el inicio de una verdadera guerra fría al estilo de la carrera armamentista en Asia, que ningún país puede, en el largo plazo, pagar. Todo esto es probable que conduzca a una mayor tensión y un mayor riesgo de una escalada involuntaria que surjan de incidentes en el futuro la participación de EE.UU., China y los barcos aliados – como la que ocurrió en marzo de 2009, cuando una flotilla de buques de guerra chinos rodearon una contra EE.UU. antisubmarina de vigilancia de buques, el impecable y casi provocó un incidente con disparos. A medida que más buques de guerra circulan por estas aguas de manera cada vez más provocativa, el riesgo de que tal incidente se traducirá en algo mucho más explosivo sólo puede crecer.

“Una mayor confianza en … ‘sucio’ de las energías se traducirá en un aumento de las emisiones de gases de efecto invernadero y una multitud de otros peligros ambientales.”

Ni los posibles riesgos y los costos de tal política-militar primero destinado a China, se limita a Asia. En la unidad de EE.UU. para promover una mayor autosuficiencia en la producción de energía, la administración Obama está dando su aprobación a las técnicas de producción – Arctic perforación, profundidad de perforación mar adentro y fracturamiento hidráulico – que están garantizados para dar lugar a nuevasDeepwater Horizon estilo catástrofe ambiental en su casa.

Una mayor dependencia de las arenas alquitranadas canadienses, el“más sucia” de las energías, se traducirá en un aumento de las emisiones de gases de efecto invernadero y una multitud de otros peligros ambientales, mientras que la producción de aceite de profundidad del Atlántico frente a las costas de Brasil y otros países tiene su propio conjunto de peligros sombrío .

Todo esto asegura que el medio ambiente, militar y económicamente, nos encontraremos en una más, no menos, peligroso mundo. El deseo de alejarse de las guerras de la tierra desastrosa en el Gran Medio Oriente para tratar las cuestiones clave ahora a fuego lento en Asia es comprensible, pero la elección de una estrategia que pone tanto énfasis en el dominio militar y la provocación está destinada a provocar una respuesta en especie. Es apenas un camino prudente la cabeza hacia abajo, ni tampoco, en el largo plazo, promover los intereses de Estados Unidos en momentos en que la cooperación económica mundial es crucial. Sacrificar el medio ambiente para lograr una mayor independencia energética no tiene más sentido.

Una nueva guerra fría en Asia y una política energética hemisférica que podría poner en peligro el planeta: es una mezcla fatal que se debe reconsiderar antes de la diapositiva a la confrontación y el desastre ambiental sea irreversible. Usted no tiene que ser un adivino para saber que esta no es la definición del arte de gobernar bien, sino de la marcha de la locura.

Michael Klare es profesor de estudios sobre paz y seguridad mundial en el Hampshire College y autor, más recientemente, de las potencias emergentes, la reducción del Planeta .

Una versión de este artículo fue publicado por primera vez en Tom Dispatch .

Las opiniones expresadas en este artículo son del autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Al Jazeera. 

 Al Jazeera.

MUY FUERTE PASALO Obama firma proyecto de ley para la detención indefinida sin cargos ni juicio


Obama proyecto de ley para firmar la detención indefinida en la ley

traduccion automática por GOOGLE de
Barack Obama

El presidente Barack Obama habla a los soldados en Fort Bragg, Carolina del Norte, Miércoles, 14 de diciembre 2011. (Crédito: AP Photo / Carolyn Kaster)

(Actualizado a continuación)

En uno de los desarrollos por lo menos imaginable sorprendente, el presidente Obama –

Después de pasar meses amenazando con vetar el proyecto de ley Levin / McCain detención – ayer anunció que en lugar de firmar la ley (esto es la misma persona, por supuesto, queinequívocamente se comprometió en la búsqueda de la nominación demócrata para apoyar a un filibustero de “cualquier proyecto de ley que incluya inmunidad retroactiva para las telecomunicaciones [s]”, sólo paradar la vuelta – una vez que la nominación segura – y no sólo voto en contra de un filibustero, pero que voten a favor de la subyacentes proyecto de ley en sí, así que esto es perfectamente coherente con su conducta pasada).

Como resultado, la versión final del proyecto de ley Levin / McCain se consagró como la ley esta semana como parte de la de 2012 Ley de Autorización de Defensa Nacional (NDAA). Yo escribí sobrelas principales disposiciones y las implicaciones de este proyecto de ley la semana pasada, y no voy a repetir los puntos aquí.

La ACLU dijo anoche que el proyecto de ley contiene “disposiciones perjudiciales que algunos legisladores han dicho que podría autorizar a los militares de EE.UU. para recoger y encarcelar a los civiles, sin cargos ni juicio, incluyendo ciudadanos estadounidenses, en cualquier parte del mundo”, y añadió: “si el presidente Obama firma este proyecto de ley, que puede dañar su legado. “Human Rights Watch dijo que la decisión de Obama “genera grandes daños a la regla de la ley tanto en los EE.UU. y el extranjero” y que “el presidente Obama pasará a la historia como el presidente que consagra la detención indefinida sin juicio en la ley de EE.UU. “.

Ambos grupos señalaron que esta es la primera vez que la detención indefinida consagrados en el derecho desde la época de McCarthy de la década de 1950, cuando – como la ACLU decirlo – “El presidente Truman tuvo el valor de veto” de la Ley de Seguridad Interna de 1950 en el base de que “sería una burla de nuestra Carta de Derechos” y luego miró el Congreso anular el veto.

Ley que autoriza el encarcelamiento de los comunistas y otros “subversivos”, sin necesidad de juicios completos o el debido proceso (muchas de las disposiciones más flagrantes de ese proyecto de ley fueron derogadas por el 1971 no detención de la Ley , y que ahora se rejuvenece por estos guerra contra el las políticas de terror de la detención por tiempo indefinido).

El presidente Obama, ni que decir, no es Harry Truman. Ni siquiera el candidato Obama del 2008 que en repetidas ocasiones insistió en que el debido proceso y la seguridad no se excluyen mutuamente y que condenó a reclusión por tiempo indefinido como “agujero negro” la injusticia.

Ha habido varios mitos persistentes que circulan sobre este proyecto de ley y la posición del presidente Obama sobre lo que es necesario aclarar de una vez por todas:

En primer lugar, mientras que los poderes de este proyecto de ley consagra son realmente radical y peligroso, la mayoría de ellos ya existen. Eso es porque en primer lugar la administración Bush y ahora el gobierno de Obama han agresiva argumentó que la original de 2001 AUMF ya les da el poder para encarcelar a personas sin cargos, uso de la fuerza, incluso contra ciudadanos de los EE.UU. sin el debido proceso (Anwar Awlaki), y el objetivo no sólo los miembros de Al Qaeda y los talibanes (como dice la ley), sino también alguien que “apoya sustancialmente” a los grupos y / o “fuerzas asociadas” (lo que significan estos términos).

Es por eso que este proyecto de ley establece que no tiene intención de cambiar el AUMF 2001 (aún cuando se codifica un lenguaje mucho más amplia la definición del alcance de la guerra), o las facultades de detención del Presidente, y por eso que para tal fin el proyecto de ley vaga sobre si autoriza expresamente a militares de detención de ciudadanos de EE.UU. en territorio de EE.UU.:

es porque los defensores del proyecto de ley y la Casa Blanca ambos creen que el Presidente ya posee estos poderes ampliado con o sin este proyecto de ley. Con un par de excepciones , este proyecto de ley sólo “aclara” – y codifica – el poder del presidente Obama ya se ha cobrado, se apoderó y se ejerce.

Estoy incrustar el vídeo a continuación del segmento que hice anoche en el programa de TV Cenk Uygur es donde he elaborado sobre este punto: esto no es para mitigar cuán odioso es este proyecto de ley, ya que existe el peligro real para la codificación de estos poderes en la ley con dos partidos El apoyo del Congreso en lugar de tener el Presidente unilateralmente apoderarse de ellas y tienen algunos tribunales inferiores a reconocer.

En cambio, es un reflejo de lo horrible que los civiles quo libertades estado se ha convertido en las administraciones Bush y Obama.Esta es la razón por la cual las libertades civiles han sido muy críticos con este Presidente.

Es la razón por grupos de libertades civiles han estado diciendo cosas como esta , incluso cuando se dice que era tan impopular: que es porque Obama tiene, desde hace tres años, ha sido la defensa y afianzamiento de exactamente las facultades de detención esta ley confiera, pero hacerlo a través de radicales teorías legales interpretaciones deformadas de la AUMF 2001 , las continuidades con la plantilla de Bush / Cheney, y la devoción a la guerra sin fin y las libertades civiles las agresiones que conlleva. Ver los extractos de periódicos más abajo para más prueba de ello.

En segundo lugar, como he documentado en detalle la semana pasada, la amenaza de veto de Obama nunca fue acerca de las objeciones de fondo a las facultades de detención creados por esta ley, dicho de otro modo, nunca se oponía al proyecto de ley por razones de las libertades civiles.

Obama, como lo documentó la semana pasada y otra vez más adelante, no es un adversario de la detención indefinida, él es undefensor vigoroso de la misma, como lo demuestra su continua y multifacética abrazo de esa política.

Objeciones de Obama a este proyecto de ley no tenía nada que ver con las libertades civiles, al debido proceso o la Constitución.

Lo tenía todo que ver con el poder ejecutivo. Queja de la Casa Blanca fue que el Congreso no tenía nada que atar las manos del Presidente la hora de decidir quién debe entrar en detención militar, que se le debe negar un juicio, que las agencias deben interrogar a los sospechosos (el FBI o la la CIA).

Estas decisiones, insistió en que la Casa Blanca , son para el Presidente y no el Congreso, para hacer En otras palabras, su amenaza de veto no se basaba en la premisa de que la detención militar indefinida está mal,.que se basaba en la premisa de que debe ser el presidente que decide quién entra en detención militar y por qué, no el Congreso.

Incluso la objeción de un fondo de la Casa Blanca expresó que el proyecto de ley – de detención militar obligatorio para los terroristas acusados ​​estadounidense capturado en territorio de EE.UU. – era el poder Ejecutivo y no el debido proceso o de las libertades fundamentales.

La prueba de ello – la prueba definitiva y concluyente – es que el senador Carl Levin en varias ocasiones ha revelado que se trataba de la Casa Blanca, que exigió la eliminación de una disposición en su proyecto original que han eximido a los ciudadanos de EE.UU. de detención militar (ver el clip Levin de explicar esto en el vídeo a continuación).

En otras palabras, se trata de un ejemplo de la Casa Blanca, exigiendo un mayor poder de detención en el proyecto de ley al insistir en la eliminación de una de sus pocas restricciones (la prohibición de detención militar de los estadounidenses capturados en EE.UU. el suelo).

Esto se debe a Estrella del Norte de la Casa Blanca en este proyecto de ley – ya que en repetidas ocasiones dejó en claro – era la discreción presidencial: que iban a vetar la ley si contenía algún límite a los poderes de detención del Presidente, independientemente de si esos límites le obligó a poner a la gente en prisión militar o le prohibió hacerlo.

Cualquier duda que se trataba única preocupación de la Casa Blanca con el proyecto de ley está ahora disipada en virtud de la disposición del Presidente a firmarlo después se introdujeron algunos cambios en la Conferencia entre la Cámara y el Senado.

Esos cambios fueron casi en su totalidad sobre la eliminación de las partes del proyecto de ley que limitaban su poder, y no tenía nada que ver con la mejora de la factura de un punto de vista civil, las libertades.

Una vez que la única preocupación de la Casa Blanca se dirigió – la eliminación de los límites al poder del presidente – que estaban felices de firmar el proyecto a pesar de que (más bien: porque) ninguna de las agresiones las libertades civiles eran fijos.Como Adán Mother Jones “Serwer explicó :

Esta mañana me escribió que al hacer las disposiciones obligatorias de detención militar obligatorio sólo de nombre, el Senado había ofrecido a la administración la oportunidad de ver la seriedad con que toma su propia retórica sobre las libertades civiles. El gobierno había dicho que las disposiciones de detención militar de una versión anterior de la NDAA eran “incompatibles con el principio fundamental de América que nuestros militares no patrullan nuestras calles”.

El NDAA revisada sigue siendo incompatible con ese principio fundamental de América. Pero el gobierno ha decidido que los principios fundamentales de América no son en realidad vale la pena vetar el proyecto de ley sobre.

Eso es porque, como Serwer explicó en un post aparte , el Congreso – en respuesta a la amenaza de veto – realizado cambios “frente a las preocupaciones de seguridad, pero no los relativos a las libertades civiles y el imperio de la ley” (por “razones de seguridad”, la de la Casa Blanca significa: no restringen lo que el Presidente puede hacer).

Que la Casa Blanca sólo se preocupaban de la primera (la discreción presidencial), y en absoluto acerca de la carta (libertades civiles), se ha demostrado por su voluntad de firmar el proyecto de ley cuando las objeciones sólo a los primeros se han abordado. Para más pruebas sobre este punto – y la encapsulación perfecta de ella – ver este comentario aquí.

En tercer lugar, el conjunto más persistentes y de propaganda de los mitos sobre el presidente Obama en temas de detención es que se intentó poner fin a la detención indefinida por el cierre de Guantánamo, pero fue bloqueado por el Congreso de hacerlo.

Es cierto que el Congreso bloqueó el cierre de Guantánamo, y de nuevo en este proyecto de ley, el Congreso está imponiendo restricciones prácticamente insuperable en el traslado de los detenidos fuera de ese campo, incluso para los detenidos que han sido talados hace mucho tiempo para el lanzamiento (restricciones que Obama es ahora va a convertir en ley).

Pero – y esto no es un punto difícil de entender -, mientras que Obama la intención de cerrar Guantánamo,que siempre había planeado – mucho antes de que el Congreso actuó – el mantenimiento de la injusticia de Guantánamo centrales: la detención indefinida.

Tengo que decir que una vez más: mucho antes, y totalmente independiente de cualquier cosa que hizo el Congreso, el presidente Obama dejó en claro que iba a preservar el sistema de detención indefinida en Guantánamo, incluso una vez que se cerró el campamento

Eso es lo que hace que las apologías sobre Obama y. tan engañosa GITMO: la controversia sobre Guantánamo no es que sobre su localidad – que se basaba en el Mar Caribe – de modo que simplemente cierre y luego volver a poner a un lugar diferente que abordar el problema.

La controversia sobre Guantánamo es que era un campo de prisioneros donde las personas fueron puestas en jaulas de forma indefinida, por décadas, o la vida, sin ser acusado de ningún delito. Y que la política es que el presidente Obama abrazó de todo corazón desde el principio.

Totalmente antes e independientemente de todo lo que hizo el Congreso, el presidente Obama abrazado plenamente la detención indefinida de su propia política. Él es un defensor – no es un oponente – de una detención indefinida. Sólo revisar los hechos – los hechos indiscutibles – si tiene alguna duda al respecto o si conoce a alguien que lo hace:

New York Times, 23 de mayo 2009 :

New York Times, 22 de enero 2010 :

New York Times, 21 de febrero 2009 :

ACLU, 15 de diciembre 2009 :

Por esta razón, incluso algunos senadores progresistas como Russ Feingold y Bernie Sanders finalmente votó a favor de negar fondos para el cierre de Guantánamo: no porque estaban a favor de Guantánamo, sino porque quería primero ver el plan de Obama para lo que lo reemplace, porque no desea asignar fondos a un plan que simplemente re-localizar a Guantánamo y la definición de su injusticia – la detención indefinida – en territorio de EE.UU..

¿Puede cualquier persona racional revisión de estos acontecimientos y tratan de decir que Obama es una especie de rival de la detención indefinida? Él es uno de los defensores más agresivos de la historia de América de ese poder. Como Human Rights Watch lo puso: “Elpresidente Obama pasará a la historia como el presidente que consagra la detención indefinida sin juicio en la ley de EE.UU.”.No hay lealtad partidista o líder reverente propaganda lo suficientemente fuerte como para ocultar ese hecho.

* * * * *

Muchas gracias a todos los que participaron en el blog de ​​la semana pasada para recaudar fondos . Tanto como las propias donaciones, las expresiones de apoyo lector son realmente gratificantes, y galvanizado.Es muy apreciado. Voy a ser el envío de mensajes de correo electrónico de agradecimiento en las próximas semanas, pero quería dar las gracias a todos los aquí presentes que han contribuido.

* * * * *

Tengo un artículo de opinión en la edición impresa de The Guardian de hoy en Bradley Manning, quien – después de 17 meses de prisión severas – por fin ver el interior de una sala de audiencias, cuando la etapa preliminar del juicio militar comienza mañana, que Op-Ed se puede leer aquí .

* * * * *

Aquí es el segmento que hice anoche con Cenk Uygur en su nuevo programa de TV actual, que comenzó el segmento con un gran diatriba (es comprensible), por lo que nuestra discusión se inicia aproximadamente en la marca de 7:00, aunque el vídeo del senador Levin explica las demandas de la Casa Blanca por el poder de detención nacional es aproximadamente la marca de 2:30.

 

ACTUALIZACIÓN: En los tres mitos que se extendió sobre este proyecto de ley por los defensores de la factura y / o el Presidente: ver aquí .

Seguir leyendo

Glenn Greenwald
Siga Glenn Greenwald en Twitter: @ ggreenwald . Más Glenn Greenwald

PASALO Este es el nuevo Orden Mundial La Reforma Sanitaria de Obama incluye implantar un microchip a los ciudadanos a partir del 2013


Estados Unidos,la primera nación en el mundo en requerir que cada uno de sus ciudadanos tengan implantados en ellos un microchip de identificación por radiofrecuencia (RFID). 


Interesante noticia.
La Reforma Sanitaria de Obama incluye el microchip
microchip.jpgLey de Cobertura Universal de Salud y el microchip
El debate y la especulación rodearon a esta ley de la Reforma Sanitaria o Reforma de Salud, pero finalmente se ha aprobado. Las implicaciones y las consecuencias de esta ley son alarmantes.
Contribuirá en gran manera a la caída del dólar y de los EEUU tal como lo conocemos y esto es sólo un aspecto. Uno de los más alarmantes aspectos de esta ley son los “Paneles de Vida” o “Paneles de la muerte” que se convertirán en un estándar.
microchip1.jpgEl impacto real de esta ley está escondido en los detalles de sus más de 2.000 páginas. Las modificaciones de la ley de Salud Pública entrarán a regir en tres años, o sea a partir de marzo/abril del 2013.

Requisito de implantación del chip RFID.

Sec. 2521, Pág. 1000 – El gobierno establecerá un Registro Nacional de Dispositivos Médicos.
¿Qué significa un Registro Nacional de Dispositivos Médicos?

Registro Nacional de Dispositivos Médicos en H.R. 3200 [Cobertura de Salud], páginas 1001-1008: (g)(1) El Ministerio establecerá un registro nacional de dispositivos médicos (en esta sub sección se lo menciona como “registro”) para facilitar el análisis de los datos resultantes y la seguridad de cada dispositivo que -”

(A) sea o haya sido usado en un paciente;

“(B) y sea -“(i) un dispositivo de clase III;

o “(ii) un dispositivo de clase II que sea implantable, de soporte o sustento de vida.”

microchip2.jpgLuego en la página 1004 describe lo que significa el término “datos” usado en el párrafo 1, sección B:

”(B) En este párrafo, el término “datos” se refiere a la información referente al dispositivo descrito en el párrafo 1, incluyendo datos de órdenes médicas, datos de consultas de los pacientes, archivos de análisis estandarizados que permitan la estadística y análisis de datos procedentes de diferentes entornos de datos, registros electrónicos de salud, y cualquier otra información considerada apropiada por el Ministerio”

¿Qué es exactamente un dispositivo de clase II implantable? Aprobado por la FDA, un dispositivo implantable de clase II es un “sistema transponedor de radio frecuencia implantable para la identificación del paciente y la información de su salud”.

microchip3.jpgEl objetivo del dispositivo de clase II es recoger datos en los pacientes médicos, tales como “datos de las órdenes médicas, los datos de la consulta de los pacientes, los archivos de análisis estandarizados que permitan la estadística y análisis de los datos procedentes de diferentes entornos de datos, registros de salud electrónicos, y cualquier otra información que considerada apropiada por el Ministerio. ”
Véalo Usted mismo:
http://www.fda.gov/downloads/MedicalDevices/DeviceRegulationandGuidance/GuidanceDocuments/ucm072191.pdf

Esta nueva ley – al ser implementada – proveerá el marco para hacer de los Estados Unidos la primera nación en el mundo en requerir que cada uno de sus ciudadanos tengan implantados en ellos un microchip de identificación por radiofrecuencia (RFID) con el propósito de controlar quién es la persona y permitir el seguro de salud en su país.

No lo cree? Verifíquelo usted mismo.

Cobertura de Salud H.R. 3200 (Healthcare Bill H.R.) 3200 http://waysandmeans.house.gov/media/pdf/111/AAHCA09001xml.pdf

Páginas 1001-1008 Sección “Registro Nacional de Dispositivos Médicos”.
Página 1006 “a ser implementada en los 36 meses de vigencia”
Página 503 “… vigilancia del dispositivo médico”

¿Porqué el gobierno usaría la palabra “vigilancia” al referirse a ciudadanos?

La definición de “vigilancia” es el monitoreo del comportamiento, actividades, u otras informaciones cambiantes, comúnmente de personas y siempre de manera secreta.

En teoría, la intención de agilizar la asistencia de salud y de eliminar el fraude a través de “chips de cobertura de la salud” parece correcta.

Pero, que la única superpotencia del mundo (América, por ahora) obligue al uso (página 1006) de un dispositivo implantable es terrorífico.

¿Microchips incluidos en la ley de Cobertura Médica?
http://www.dailypaul.com/node/105079

La Cobertura Médica de Obama (Obamacare) requerirá la implantación de un microchip?
http://current.com/items/90842279_coverage-under-obamacare-will-require-an-implantable-microchip.htm

El ex Ministro de Salud y Servicios Humanos (HHS), Tommy Thompson, quien sirvió en el primer mandato del gobierno de Bush, se unió a la junta de directores de Applied Digital. Applied Digital como todos saben es el propietario de VeriChip.

El nuevo Sistema de Salud. (VeriChip, Implantes Humanos RFID)
http://www.accessmylibrary.com/coms2/summary_0286-13879997_ITM

Implante Humano de Detección de Virus Verichip
http://www.godlikeproductions.com/forum1/message887695/pg1

http://www.wnd.com/news/article.asp?ARTICLE_ID=27047
Chip vinculado a tu cuenta de banco

Las implicaciones proféticas de esta ley no terminan con un mecanismo por el que se “colocará un chip”.

La Sección 163 de la HR 3200, permite que el gobierno de manera directa, tenga acceso electrónico a tu cuenta bancaria, la que trabajará vinculada al chip implantado.
Página 58 de H.R. 3200 líneas 5 a 15 dice:
(D) permitir en tiempo real (o casi en tiempo real 6) la determinación de la responsabilidad financiera de un individuo en el punto de servicio y, en la medida de lo posible, antes del servicio, incluyendo si la persona es elegible para un servicio específico con un médico específico, en una instalación específica, lo que puede incluir la utilización de una máquina que pueda leer el plan de salud de los beneficiarios del seguro; (E) permitirán, cuando sea posible, casi en tiempo real el pago de los servicios médicos.

Esto significa que el gobierno dará a todos una tarjeta de Identificación de Salud, que pueda ser leída (por banda magnética o chip RFID), similar a una tarjeta de crédito.
Su número de identificación estará embutido en este chip o banda del dispositivo de Identificación de la Cobertura de Salud, cuando usted visite un proveedor de servicios médicos, las órdenes médicas serán procesadas mientras todavía se encuentre en la oficina o instalación.

Los proveedores de servicios médicos se pagarán en tiempo real.

La parte que se le deba será deducida de su cuenta bancaria, en tiempo real,
de acuerdo a la HR 3200.

Nótese aquí, en esta parte que esta ley está cuidadosamente redactada “, que puede incluir la utilización de una máquina que pueda detectar y leer el plan de salud de los beneficiarios de la tarjeta de identidad”. Aquí se nos dice que puede ser una tarjeta.

Como vimos en el sector [Ley. 2521 pg. 1000] lo que esto “puede” utilizar se detalla claramente como un “dispositivo de clase II implantable”.

Sólo podemos especular en este momento por qué la ley lo cita de esta manera.

Podría ser una manera de ocultar las verdaderas intenciones de chipar a todos los ciudadanos o puede ser un medio de comenzar con una tarjeta para terminar por el chipado.

HR 3200 Health Care Reform Bill – La Cobertura de Salud de Obama vincula su cuenta bancaria al Gobierno de los EE.UU.
http://www.encyclopedia.com/video/Hgs-CSnh3sk-hr-3200-health-care-reform.aspx

RFID CHIP HOW THEY WILL CONVINCE YOU RFID TELEVISION COMMERCIAL

Fuente:
goog_1202127540
http://dezpierta.blogspot.com/
EL Nuevo Orden Mundial (La Bestia) / Ap.13

N del CIO:

Si amigos este es el nuevo Orden Mundial, sin ninguna duda, es el proyecto 666 de la bestia, o el verdadero Armagedon, ejecutado de la forma más vil y perversa; pensar que frecuentemente nos preguntan si los extraterrestres son bueno o malos…señores acá tiene una prueba de lo negativo que pueden ser algunos “humanos”, quizás podemos suponer que el objetivo  primario de este siniestro programa, es terminar con el “movimientos de indignados”, entre tantas cosas que molestan al poder político.


Si como seres adultos seguimos aceptando mansamente estos planes horripilantes, solo nos quedará un gesto ¡Que Dios se apiade de nosotros!…a los que creemos en Dios por supuesto.
JAS

españoles se implantan microchip NUEVO ORDEN MUNDIAL

9madan

19496 Muestra estadísticas del vídeo

Me gusta este vídeoMe gustaNo me gusta este vídeo Añadir a favoritos o a la lista de reproducciónAñadir a Compartir Marcar como inadecuado

Subido por el 04/02/2009
Nuevo Orden Mundial… Microchip implantado en los cuerpos de los jovenes para la Rumba. Pintan una fantasia y un facilismo para todos caigan en las trampas del programa 666.

Categoría:

Etiquetas:

Licencia:

Licencia de YouTube estándar

Comercial publicitando el Microchip

11212 Muestra estadísticas del vídeo

Me gusta este vídeoMe gustaNo me gusta este vídeo Añadir a favoritos o a la lista de reproducciónAñadir a Compartir Marcar como inadecuado

Subido por el 01/11/2010
Que nos será implantado en breve a no ser que despertemos, NO AL NUEVO ORDEN MUNDIAL, para el 2012 lo tienen que tener todo listo, y tienen prisa, asi que espabila, infórmate y corre la voz, ten cuidado con los desinformadores y por supuesto apaga la tv.

Categoría:

Licencia:

Licencia de YouTube estándar
19496 Muestra estadísticas del vídeo

Me gusta este vídeoMe gustaNo me gusta este vídeo Añadir a favoritos o a la lista de reproducciónAñadir a Compartir Marcar como inadecuado

Subido por el 04/02/2009
Nuevo Orden Mundial… Microchip implantado en los cuerpos de los jovenes para la Rumba. Pintan una fantasia y un facilismo para todos caigan en las trampas del programa 666.

Categoría:

Etiquetas:

Licencia:

Licencia de YouTube estándar

Comercial publicitando el Microchip

nOTANsecret1

11212 Muestra estadísticas del vídeo

Me gusta este vídeoMe gustaNo me gusta este vídeo Añadir a favoritos o a la lista de reproducciónAñadir a Compartir Marcar como inadecuado

Subido por el 01/11/2010
Que nos será implantado en breve a no ser que despertemos, NO AL NUEVO ORDEN MUNDIAL, para el 2012 lo tienen que tener todo listo, y tienen prisa, asi que espabila, infórmate y corre la voz, ten cuidado con los desinformadores y por supuesto apaga la tv.

Categoría:

Licencia:

Licencia de YouTube estándar

Obama, el rey de África


 

20-10-2011

 

Obama, el rey de África
Asia Times Online
Traducido del inglés para Rebelión por Sinfo Fernández

Si el presidente de EEUU Barack Obama pretendiera realmente librarse del nuevo hombre del saco du jour, Joseph Kony, de Uganda –un antiguo monaguillo convertido en político/profeta cristiano místico, que se trajina al menos a 60 esposas-, hubiera ordenado al Fiscal General estadounidense Eric “A todo gas” Holder que tramara un complot y subcontratara para el golpe a un lunático iraní vinculado con el cartel de la droga en México.

El Plan B supondría ordenar a las Naciones Unidas que le dijeran a la Organización del Tratado del Atlántico Norte que impusiera una zona de exclusión aérea sobre los “rebeldes” del Ejército de la Resistencia del Señor (LRA, por sus siglas en inglés) de Kony y después les bombardearan hasta la inconsciencia.

El Plan C consistiría en machacar al LRA hasta la muerte con aviones teledirigidos, una flota de MQ-9 Reapers; pero la base más cercana de este tipo de aviones se encuentra lejos, en Djibuti, en el Cuerno de África.

Como no había incautos mexicanos disponibles y los “rebeldes”, en esta ocasión, son los chicos malos, Obama se decantó por la opción imperial clásica: tiró de un AfPak y ordenó un incremento de botas y semen sobre el terreno, enviando a 100 tipos de las Fuerzas Especiales estadounidenses para que ayudaran a un dictador corrupto –el presidente ugandés Yoweri Museveni- a aplastar a su panda de “rebeldes” locales.

Puede excusarse que cualquiera vea a Uganda como una Libia al revés, porque eso es exactamente lo que es; el dictador, en este caso, consigue la etiqueta de chico bueno –uno de “nuestros hijos de puta”- mientras los “rebeldes” hacen un pacto con el diablo. ¿Pero es eso todo?

Necesito poner en marcha un incremento

La realidad de Uganda es de un caos homicida absoluto.

Al igual que los “rebeldes” del LRA, el gobierno de Museveni (ayudado por Washington) ha perpetrado también masacres horrendas contra los civiles. Kony puede resultar incluso un amateur comparado con Museveni, una especie de dictador perpetuo que acaba de supervisar el desplazamiento y asesinato masivo de al menos 20.000 ugandeses en nombre de las corporaciones británicas.

Además, Museveni robó básicamente las elecciones ugandesas celebradas a principios de este año.

El incremento de Obama en Uganda debería considerarse como un intercambio crucial de favores con Museveni, que ha enviado miles de soldados ugandeses a las fuerzas de la Unión Africana que están combatiendo a los islamistas de núcleo duro de los al-Shabab en Somalia.

Por tanto, mientras Uganda combate en una guerra por poderes para EEUU en Somalia, Washington ayuda al dictador a librarse de los “rebeldes” del LRA.

No es de extrañar que el Pentágono se haya encariñado tanto con Uganda; Museveni consiguió recientemente 45 millones de dólares en equipamiento, incluidos cuatro aviones teledirigidos pequeños.

El LRA –un grupo irregular de duros fundamentalistas cristianos- tiene su base en el norte de Uganda pero se reparte por cuatro países, incluido el nuevo Sudán del Sur y el Congo, en África Central.

No llevan armas pesadas. No tienen posibilidad de desestabilizar al gobierno ugandés, mucho menos de representar una amenaza para la “seguridad nacional” de EEUU.

El hombre del saco Kony puede estar escondido en algún lugar a lo largo de la inmensa frontera entre el Congo y Sudán, y puede que no le queden más que 400 guerreros.

La proximidad de Uganda con el nuevo país de Sudán del Sur es clave en toda la ecuación. Hasta ahora, el LRA ha sido para el Sudán del Norte una especie de cortafuegos armado convenientemente contra el títere de Occidente, Museveni.

Pero sobre todo, toda esta zona constituye un bien inmueble de muy alta calidad donde se juega la feroz batalla entre China y los estadounidenses/europeos, una batalla centrada en el petróleo y los minerales, todo ello formando parte de la Gran Guerra del Siglo XXI por los Recursos de África.

He ahí el reino mineral

Todo eso nos lleva a Uganda como una nueva tierra de provisión. ¡Ah, cuantas posibilidades ofrecen las guerras humanitarias! Para revestirse de una apariencia de éxito, los pasos iniciales del incremento africano de Obama tendrían que incluir una base militar con una larga pista de aterrizaje y un mini-Guantánamo donde encerrar a los “terroristas”.

Si eso suena demasiado bueno para ser verdad, es porque lo es; piensen que los cuarteles de AFRICOM del Pentágono contemplarán pronto la posibilidad de viajar en el tiempo desde Stuttgart, Alemania, a algún lugar de Uganda.

Cualquier estudiante de realpolitik sabe que EEUU no hace intervenciones “humanitarias” per se.

El incremento del AFRICOM va en paralelo con el nombre real del juego: minerales preciosos y minería. Sucede que Uganda –y el cercano Congo oriental- tienen cantidades fabulosas de, entre otros, platino, cobre, cobalto, estaño, fosfatos, tentalita, magnetita, uranio, mineral de hierro, yeso, berilio, bismuto, cromo, plomo, litio, niobio y níquel. Muchos de ellos son los ultra-preciosos tierras raras, sobre los cuales China ejerce un monopolio virtual.

La fiebre por el mineral de África es ya una de las guerras por los grandes recursos del siglo XXI. China va a la cabeza, seguida por compañías de la India, Australia, Sudáfrica y Rusia (que, por ejemplo, ha construido recientemente una refinería de oro en Kampala). Occidente se está quedando rezagado.

El nombre del juego para EEUU y los europeos, que no se andan con rodeos, es socavar la miríada de acuerdos comerciales de China por toda África.

Después tenemos el ineludible ángulo de Oleoducstán. Uganda puede tener “varios miles de millones de barriles de petróleo”, según Paul Atherton, de Heritage Oil, como parte del reciente descubrimiento de petróleo, el mayor hasta ahora, en tierras de África Subsahariana.

Eso implica la construcción de un largo oleoducto de 1.200 kilómetros de largo, con un coste de 1.500 millones de dólares, que iría hasta Kampala y la costa de Kenia.

También tenemos otro oleoducto desde el “liberado” Sudán del Sur. Washington quiere asegurarse de que todo ese petróleo esté solo a disposición de EEUU y Europa.

Obama, el rey de África

La administración Obama insiste en que los 100 elementos de las Fuerzas Especiales serán “asesores” y no tropas de combate. Piensen en Vietnam en los primeros años de la década de los sesenta; se empezó con “asesores”, y el resto es ya historia.

Ahora se espera que los “asesores” se dispersen desde Uganda a Sudán del Sur, la República Centroafricana y la República Democrática del Congo.

Y ni siquiera es la primera vez que esto sucede. George W Bush intentó lo mismo en 2008. Acabó en un desastre sin paliativos debido –nada nuevo bajo el sol- a la corrupción del ejército ugandés. Kony recibió un aviso y se escapó horas antes de que atacaran su campamento.

Por tanto, en la superficie tenemos una edificante narrativa acerca del primer presidente negro de EEUU profundamente preocupado por la “crisis humanitaria” en otra nación africana: Uganda.

Y en una perfecta historia tapadera para la satrapía estadounidense, se dedica a apuntalar a Uganda como base de avanzada para que Washington hunda su daga dentro del África islámica.

La cantilena oficial de Washington martillea en el hecho de que el LRA ha “asesinado, violado y secuestrado a decenas de miles de hombres, mujeres y niños”.

Ahora compárenlo con la devastación perpetrada por Washington durante más de dos décadas sobre Iraq: al menos 1,4 millones de personas asesinadas directa e indirectamente, millones de refugiados, una guerra civil entre sunníes y chiíes que aún sigue viva y coleando y el flanco oriental de la nación árabe totalmente destruido.

Compárenlo con el estruendoso silencio de la Casa Blanca de Obama cuando los racistas “rebeldes” del este de Libia acorralan, acosan, torturan e incluso eliminan a los africanos subsaharianos.

África ha estado luchando desde hace una eternidad contra los múltiples aspectos del gran amo blanco esclavista genocida, ayudado y amparado por múltiples corrientes de serviles dictadores/cleptócratas negros, para acabar topándose a principios del siglo XXI con un presidente estadounidense con ascendencia directa africana que no tiene nada mejor que ofrecer que fuerzas especiales, aviones teledirigidos, incrementos bélicos e intervenciones “humanitarias” impregnadas de hipocresía.

Pepe Escobar es autor de “Globalistan: How the Globalized World is Dissolving into Liquid War” (Nimble Books, 2007) y “Red Zone Blues: a snapshot of Baghdad during the surge”. Su último libro es “Obama does Globalistan” (Nimble Books, 2009). Puede contactarse con él en: pepeasia@yahoo.com

Fuente: http://www.atimes.com/atimes/Global_Economy/MJ18Dj06.html

Obama y el gran chantaje de la deuda


Obama y el gran chantaje de la deuda
Alejandro Nadal
L

a coerción es el arma política preferida en Washington. Frente a la necesidad legal de incrementar el techo del endeudamiento del gobierno federal, el partido republicano y todas las fuerzas de la derecha conservadora han amenazado al titular del ejecutivo: o se encara realmente el problema del déficit con fuertes recortes en el gasto público, o se negará la autorización para elevar el techo de endeudamiento.

La derecha en Estados Unidos ha logrado ya entronizar como verdad absoluta la idea falaz de que la mayoría de la población quiere meter en cinturalos gastos excesivos de un gobierno dispendioso.

Obama se ha prestado a este triunfo y ha entregado su presidencia a los conservadores en bandeja de plata.

En realidad, la Casa Blanca capituló hace tiempo. Sabía que el estímulo fiscal aprobado al principio de la administración era insuficiente y su duración demasiado corta.

Al renunciar a lanzar un nuevo paquete fiscal, Obama se echó la soga al cuello. Cuando el efecto del primer estímulo se agotó, Obama fue blanco de las críticas por el fracaso de su plan.

De pronto, por arte de magia, la crisis fue percibida como estando más relacionada con los malos manejos de la economía bajo Obama que con 20 años de desregulación y abusos en el sector financiero. Y la discusión pasó de la necesidad de meter en cintura al sector financiero a la urgencia de recortar el déficit.

La realidad es que es absurdo tratar de resolver el problema del déficit fiscal en medio de una recesión.

Hay en la actualidad un altísimo nivel de desempleo en Estados Unidos (alrededor de 20 millones de personas con desempleo total o parcial) y los salarios se encuentran deprimidos.

Lo que en su momento permitió a los consumidores mantener su demanda fue el valor de sus casas, pero ahora el precio de esos activos sigue cayendo.

La demanda agregada se ha desplomado y las empresas no están contratando más trabajadores, lo que conduce a un círculo vicioso que sólo se puede cerrar con un estímulo fiscal.

Eso permitiría incrementar la recaudación fiscal y reducir el déficit. El congreso y Obama han escogido otro camino: de lo único que se habla en Washington es de reducir el gasto para abatir el déficit.

En realidad, un gobierno puede reducir el déficit de dos maneras: puede aumentar sus ingresos fiscales o puede reducir el gasto público.

Las encuestas revelan que la mayoría de los estadunidenses están en favor de aumentar los impuestos a los estratos más ricos, los que se han beneficiado del modelo neoliberal durante décadas.

Pero la clase política en Washington (es decir, ambos partidos) ya ha aceptado que incrementar la recaudación no es el camino para reducir el déficit.

Aquí ha demostrado quién detenta el poder real en la democracia estadounidense.

En cambio, los políticos en Washington prefieren reducir el gasto público, lo que necesariamente traerá consigo una mayor contracción de la economía de ese país.

A los conservadores no parece importarles mucho porque el desgaste político será para Barack Obama.

En lugar de presentar opciones con liderazgo, Obama prefirió acomodarse a las prioridades de los conservadores. En vez de enfrentar con otras opciones el problema de las finanzas públicas, escogió doblegarse.

La verdad es que no es necesario incrementar el endeudamiento porque existen muchas alternativas. Además de aumentar la recaudación, un recorte en el gasto militar es una opción evidente, pero el presupuesto del Pentágono se ha incrementado todos los años bajo la administración Obama.

Lo más importante hubiera sido una verdadera reforma en el sistema de salud. Hoy en día ese sistema está integrado por la seguridad social y los programas Medicare y Medicaid. El gasto en estos componentes es el factor más importante en el crecimiento del déficit.

Pero el costo del sistema de salud se debe al control de los monopolios en la industria farmacéutica y en la de las aseguradoras. Los datos de la OECD revelan que el gasto en el sistema social de salud en Estados Unidos es superior al de países como Alemania o Suiza.

Pero en términos de calidad, el servicio en los establecimientos estadounidenses está muy por debajo de esos países.

La realidad es que el complejo farmacéutico-asegurador es tanto o más poderoso que el complejo militar-industrial cuando consideramos su impacto en la cuenta pública. La propuesta en Washington para reducir el gasto en el sistema de salud pública no pasa por controlar a los oligopolios.

La reducción se llevará a cabo recortando el número de personas elegibles para estos servicios y empeorando la calidad de los mismos.

El chantaje ha funcionado. Se dice que si no se acepta el plan de los conservadores (en ambos partidos), sobrevendría una hecatombe. Eso habría que analizarlo con cuidado.

Por el momento la clase política en Washington se encuentra bien con esta argumentación porque lo que le interesa es desmantelar los últimos vestigios del estado de bienestar en Estados Unidos.

http://nadal.com.mx

Barack Obama: El Cambio que No Fue


Barack Obama: El Cambio que No Fue
by Eric Toussaint and Daniel Munevar
Global Research, July 25, 2011

Con el anuncio del lanzamiento de la candidatura de Barack Obama para las elecciones presidenciales de los Estados Unidos de 2012, se ha abierto oficialmente la campaña electoral en este país.

Al contrario de lo que se hubiera podido esperar hace 2 años, Obama enfrenta un difícil panorama y su reelección no parece estar garantizada.

A pesar de la estabilización del sistema financiero, lograda a través de la entrega masiva de recursos públicos por medio de mecanismos opacos a los mismos responsables de generar la crisis, la economía real aún continúa esperando la llegada de una verdadera recuperación económica.

Mientras que el 89 % de los beneficios del crecimiento económico de los Estados Unidos durante la administración Obama han ido a parar al sector corporativo, los ciudadanos comunes continúan enfrentando una dura realidad caracterizada por altos niveles de desempleo, salarios a la baja y números record de desalojos de hogares.

Es precisamente la incapacidad de esta administración de proveer respuestas y soluciones a los acuciantes problemas de la población que pone en entredicho su capacidad para obtener la reelección, a pesar de poseer una maquinaria publicitaria con más de 1.000 millones de dólares disponibles para este fin.

Sin embargo, esta situación no es sorpresiva, si se tienen en cuenta las opciones que Obama tomó desde el principio de su administración.

Mientras algunos esperaban que éste nombrara un equipo económico profundamente renovado para poder poner en marcha un New Deal, con miras a cambiar el capitalismo, aunque no abolirlo, y a instaurar una nueva era de regulación de la economía, la realidad fue diferente.

Obama eligió a los más conservadores entre los consejeros demócratas, los mismos que organizaron una desreglamentación desbocada durante la presidencia de Bill Clinton, a finales de los noventa. Cuando nos detenemos en tres nombres emblemáticos, la coherencia de su elección es reveladora.

 

El primero de dichos consejeros es Robert Rubin, secretario del Tesoro entre 1995 y 1999. Desde que llegó al Tesoro tuvo que enfrentarse con la crisis financiera de México, primer gran fracaso del modelo neoliberal en los años noventa.

Luego impuso, junto con el FMI, un tratamiento de choque que agravó las crisis producidas en el sureste asiático en los años 1997-1998, y después en Rusia y Latinoamérica en 1999. R. Rubin no dudó nunca de los beneficios de la liberalización y contribuyó decididamente a imponer a la población de los países emergentes políticas que degradaron sus condiciones de vida y aumentaron las desigualdades.

En Estados Unidos, ejerció su potente influencia para conseguir la abrogación de la Glass Steagall Act, o Banking Act, vigente desde 1933, y que, en especial, declaraba la incompatibilidad de los bancos de depósitos con los bancos de inversiones.

De este modo, la puerta quedó abierta para toda suerte de excesos de los financieros ávidos del máximo beneficio, lo que posibilitó la crisis internacional actual. Para rizar el rizo, la derogación de la Banking Act permitió la fusión de Citicorp con Travelers Group para formar el gigante bancario Citigroup. En el año 2000, Robert Rubin se incorporó a la dirección del Citigroup, que el gobierno estadounidense tuvo que salvar, con urgencia, en noviembre de 2008, ¡garantizándole más de 300.000 millones de dólares de activos!

Hay que decir que los servicios prestados por Rubin como presidente del comité ejecutivo del Citigroup fueron generosamente retribuidos. Según elFinancial Times, Rubin percibió más de 118 millones de dólares en concepto de salario más bonos y acciones entre 1999 y 2008.[1]

Pues bien, fue precisamente en el curso de su mandato cuando el Citigroup se lanzó a una política financiera cada vez más aventurada que condujo al fiasco que conocemos, que costó al Tesoro público estadounidense la astronómica suma de 45.000 millones de dólares.[2]

A pesar de ello, Robert Rubin es uno de los principales asesores externos de Barack Obama.

La segunda personalidad en escena es Lawrence Summers, heredado del puesto de director del Consejo Económico Nacional de la Casa Blanca. Sin embargo, su carrera contiene cierto número de manchas que deberían ser indelebles.

En diciembre de 1991, mientras era economista jefe del Banco Mundial, Summers osó escribir en una nota interna:

«Los países con escasa población de África tienen una bajísima contaminación. La calidad del aire es de un nivel inútilmente mayor que la de Los Ángeles o de México. Es necesario alentar el desplazamiento de las industrias contaminantes hacia los países menos avanzados.

Debe existir cierto grado de contaminación en los países en los que los salarios son más bajos. Pienso que la lógica económica que dice que los residuos tóxicos deben volcarse allí donde los salarios son los más bajos es imparable. […]

La inquietud [a propósito de los agentes tóxicos] será evidentemente mayor en un país donde la gente vive bastantes años como para enfermar de cáncer, que en un país donde la mortalidad infantil en menores de cinco años es del 200 por mil.»[3]

Con Summers en los mandos, el capitalismo productivista gozará de un espléndido porvenir.

Habiendo sido nombrado secretario del Tesoro durante el gobierno de Clinton, en 1999, Summers presionó al presidente del Banco Mundial, James Wolfensohn, para que se sacara de encima a Joseph Stiglitz, que lo había sucedido en el puesto de economista jefe y que era muy crítico con las orientaciones neoliberales que Summers y Rubin ponían en marcha en todas las partes del mundo donde estallaban incendios financieros.

Después de la llegada de George W. Bush, Summers continuó su carrera convirtiéndose en presidente de la universidad de Harvard en 2001, pero se destacó particularmente en febrero de 2005, cuando logró la enemistad de toda la comunidad universitaria después de una discusión en la Oficina Nacional de Investigación Económica (NBER, sus siglas en inglés).[4]

Preguntándose sobre las razones por las que hay escasas mujeres en los puestos elevados en el ámbito científico, afirmó que las mujeres están menos dotadas que los hombres para las ciencias, descartando cualquier otra explicación posible como el origen social y familiar, o una voluntad de discriminación.

Esto provocó una gran polémica [5], tanto en el interior como en el exterior de la universidad. A pesar de sus excusas, las protestas de una mayoría de profesores y estudiantes de Harvard lo obligaron a dimitir en 2006.

Si bien su responsabilidad en la situación actual todavía no está demostrada, su biografía, que se puede consultar en el sitio internet de la universidad de Harvard de la época de su presidencia, confirma que «ha dirigido el esfuerzo de la puesta en marcha de la más importante desreglamentación financiera de estos últimos 60 años». ¡No se podría ser más claro! Lawrence Summers renunció en septiembre 2010 del Consejo Económico Nacional de la Casa Blanca.

La tercera personalidad del equipo de economistas es Paul Volcker, quien, como presidente de la Reserva Federal, había aumentado drásticamente, en octubre de 1979, los tipos de interés en Estados Unidos. Esto constituyó, por un efecto de contagio internacional, el principal detonante de la crisis de la deuda pública, tanto en el Sur[6] como en el Norte del planeta, a principios de los años 80.

La cuarta personalidad elegida por Obama, Timothy Geithner, ha sido nombrado secretario del Tesoro. Justo antes de su designación era presidente del Banco Central de Nueva York.

Había sido subsecretario del Tesoro encargado de las relaciones internacionales entre 1998 y 2001, adjunto sucesivamente de Rubin y de Summers, y activo, en particular, en Brasil, México, Indonesia, Corea del Sur y Tailandia, todos símbolos de los desastres del neoliberalismo, que sufrieron graves crisis durante ese período.

Las medidas promovidas por este cuarteto infernal hicieron recaer el coste de la crisis sobre las poblaciones de estos países. Rubin y Summers son los mentores de Geithner. En febrero de 2009, Geithner estuvo a punto de no ser nombrado porque la prensa reveló que había defraudado al fisco ocultando una remuneración percibida del FMI.

El lucro cesante del Tesoro público se elevaba a 34.000 dólares[7]. Finalmente, para obtener su puesto, reembolsó su deuda al Tesoro. Con Obama, Geithner continúa defendiendo las grandes instituciones financieras privadas, sordo a los derechos humanos fundamentales, ridiculizado en Estados Unidos y en cualquier lado debido a las políticas económicas que defiende con vehemencia.

La decisión de Barack Obama no era trivial, habría podido cambiar la propuesta, designando a consejeros que mantienen una orientación keynesiana. Economistas como Joseph Stiglitz, Paul Krugman, Nouriel Roubini y James K. Galbraith estaban de acuerdo en aceptar esta responsabilidad. Pero Obama optó por unos economistas responsables de la desreglamentación bancaria de los años 90, en otras palabras, amigos o agentes de Wall Street.

La política económica que Barack Obama y su equipo han puesto en práctica en 2009 está muy lejos de la desarrollada en 1933 por Franklin D. Roosevelt en los primeros 100 días de su primer mandato.

El Cambio que No Fue

 

A pesar de ser elegido sobre la premisa de cambio, tras 2 años en el poder Obama ha demostrado que está más que satisfecho en cumplir un rol de mero guardián del status quo actual. En contra de las expectativas de ciertos sectores, la administración Obama sostuvo el rumbo fijado por la administración Bush en temas claves de la agenda de política exterior y económica. La diferencia entre ambos gobiernos ha sido entonces más una cuestión de estilo que de fondo.

La falta de acciones concretas que hagan frente a la crisis social originada en el colapso económico y financiero de 2008, ha erosionado la base de apoyo de la administración Obama. A la fecha, 14.4 millones de familias han perdido sus hogares desde el inicio de la crisis y cerca de 25 millones de personas se encuentran desempleadas o en condiciones precarias de empleo.

Las políticas implementadas hasta el momento, antes que atender a las urgentes necesidades de este vasto segmento de la población norteamericana, han sido dirigidas a apoyar y asegurar la supervivencia de las instituciones financieras responsables de la crisis económica.

Teniendo en cuenta la composición del equipo económico de la administración Obama conformado, como se ha señalado, por miembros de los equipos económicos de Clinton y Bush, el camino seguido no ha debido representar ninguna sorpresa.

Personas directamente responsables por los excesos de instituciones financieras en su calidad de reguladores de las mismas, como Timothy Geithner o Ben Bernanke, enfrentaron desde el principio serios conflictos de intereses. Su interés personal recae claramente sobre encubrir su responsabilidad más que sobre la implementación de medidas que busquen superar la crisis económica.

Perder de vista este elemento de responsabilidad, no solamente política sino también judicial, impediría comprender cómo, ante las denuncias de abusos por parte de instituciones financieras en el desalojo de familias de sus hogares o de especulación con los fondos de rescate provistos por el gobierno, la Casa Blanca ha defendido los intereses de Wall Street una y otra vez.

Sin embargo, está claro que la claudicación más importante tuvo lugar con la Ley de Reforma Financiera Frank-Dodd.

Desaprovechando la oportunidad real que se presentó durante la crisis de poner en cintura al sector financiero, la administración Obama llevó adelante la implementación de una supuesta reforma que falla por completo en imponer controles en las áreas críticas de operación de dicho sector.

Aprobada en 2010, dicha Ley no sólo no condena el uso de dudosas prácticas contables que permiten esconder las pérdidas en las hojas de balance, sino que también fortalece las prerrogativas de las instituciones “Demasiado Grandes para quebrar”, y deja completamente de lado la regulación de los mercados de derivados financieros.

Esta actitud permisiva hacia el sector financiero por parte de la administración Obama es la que permite explicar que ningún ejecutivo de este sector haya sido procesado judicialmente tras una crisis que el FBI, ya en 2004, había caracterizado como una epidemia de fraudes.

Obama sin Laden o la penúltima resurrección del terror


Obama sin Laden o la penúltima resurrección del terror
¡Qué bien le viene al ya viejo y decaído imperio la noticia! ¡Con que alegría suben las bolsas del mundo!
Opinión – 06/05/2011 8:01 – Autor: Hashim Cabrera – Fuente: Webislam
Hashim Cabrera (Foto: Bruno Rascao)
Hashim Cabrera (Foto: Bruno Rascao)

Siempre que un determinado poder necesita usar de la mentira y del engaño de manera ostensible nos está mostrando, aún sin quererlo, sus debilidades más inconfesables, reconociendo su incapacidad para asumir la realidad de los aconteceres, la dinámica de la naturaleza y de la historia.

Quizás por eso, cuando me enteré de que Obama había anunciado triunfalmente la muerte de Bin Laden, sentí que estaba asistiendo a uno de esos escasos momentos que nos revelan claramente los entresijos de la eterna conspiración de las élites.

La mejor de las mentiras es aquella que, como dijo Gobineau, mezcla lo falso y lo verdadero en un todo indiferenciable. Esa ha sido siempre la estrategia de la propaganda imperial.

Ese fue también el procedimiento usado en la narración del 11-s, del 11-m, del 7-j, de todas esas cifras malignas que han ido satanizando la vida cotidiana del mundo, a lo largo de este incipiente milenio, aún muy corto pero intenso, que, como toda era que comienza, nace repleto de interrogantes.

Esa es también la doctrina que relega a la categoría de “seguidores de la Teoría de la Conspiración” a todos aquellos que no aceptan el guión de la oficina oval.

Cuando ya nadie se acordaba de Bin Laden, cuando ya el pretexto del ‘terror islamista’ estaba siendo diluido por la intensa marea de la globalización y las revueltas populares, aparece el ínclito Barack Obama regalando a su pueblo, en esta aldea que quiere ser global aún siendo diversa, el trofeo que puede devolverle por un instante la dignidad y la autoestima perdidas durante décadas de terror y de arrogancia imperialistas.

Un trofeo nefasto, manchado de sangre, un caramelo envenenado que resulta al parecer el más adecuado para un pueblo que es mantenido en la más profunda alienación, en una alienante american way of life dehot dogs y cow boys.

He sentido una enorme tristeza porque, ¡ay, ingenuo de mí!, durante un tiempo pensé que la nueva estrategia pasaba ahora necesariamente por la democracia y los derechos humanos, por la misión civilizatoria —aunque fuese de manera forzada, por exigencias del guión— tras el duro y sangriento periodo neocon que dejó tras de sí un rastro infinito de guerras y cadáveres, de sospechas, torturas y odios irreconciliables.

Y además, sabiendo como muchos ya saben, que Al Qaeda y Bin Laden fueron un producto de su laboratorio, un fruto del orientalismo norteamericano tardío, hijos naturales al fin y al cabo de la Central de Inteligencia, esta nueva estrategia resulta aún más repulsiva y triste.

¡Qué bien le viene al ya viejo y decaído imperio la noticia! ¡Con que alegría suben las bolsas del mundo! ¡Cómo recibe Obama su baño de multitudes y es alabado por este su asesinato legal, avalado por el redivivo sentimiento nacional de su propio pueblo, un pueblo primario que sólo así, mediante un sacrificio humano, sangriento y calculado, puede recobrar su maltrecha autoestima!

Cuando ya nadie hablaba de Bin Laden era necesario resucitarlo, aunque sólo fuese para declarar su muerte a manos de una justicia global que prefiere estar por encima de las leyes y ser aplicada como la aplican aquellos a quienes se supone estar combatiendo.

¿Qué diferencia hay, ahora, entre esas ejecuciones sumarias filmadas en videos de mala calidad, esas decapitaciones truculentas en nombre de las luchas antiimperialistas, y este otro asesinato selectivo que llevaba siendo planeado más de diez años? ¿Dónde queda, una vez más, la línea entre la barbarie y la civilización?

El evento tiene un gran valor geoestratégico. El momento ha sido, con toda seguridad, meticulosamente determinado, al segundo, pero la localización del blanco de todas las búsquedas se ha logrado mediante la tortura, según reconoce la propia Administración.

Los detalles de la macabra operación se irán filtrando poco a poco en medio de una expectación ya suficientemente asegurada por las medias verdades y por un cúmulo de interrogantes trabajosamente diseñado.

¿Por qué lo han arrojado al mar? ¿Por qué no muestran el cadáver? Poco a poco irán desgranando las pruebas de su hazaña, aunque una vez más sean pruebas muy bien elaboradas.

Las más burdas —las falsas fotografías que han sido reconocidas ya como tales por todos los grandes medios— han servido para crear expectación y despejar futuras sospechas sobre las ‘imágenes reales’.

Las preguntas que se formulan en los medios nos indican que la estrategia de información/desinformación, una vez producido el evento mediático, se va ajustando ahora sobre la marcha, según las necesidades del guión:

¿Es mejor narrar el asesinato como la muerte de un cobarde que se escondió detrás de una mujer o resulta más conveniente decir que se ha matado a un hombre valiente aunque profundamente malvado? ¿Por qué no lo detuvieron, si estaba desarmado?

Más que una venganza, la muerte de Osama Bin Laden es el acto por el cual el imperio se deshace de la prueba que lo incrimina como responsable de la creación del arteramente denominado “terrorismo islamista”, pues ¿podría soportar elstablishment norteamericano, republicano y demócrata a un tiempo, el testimonio de un Bin Laden en un juicio público, abierto a la inquisición de los medios, aunque estos sean sus monstruosos apéndices propagandísticos?

¿Qué haría el mundo cuando el terrorista mas buscado y odiado de la historia contase ante las cámaras la verdadera trama que ha nutrido y nutre todo el terror contemporáneo?

La escenificación no ha podido ser más convincente: Una esposa y un hijo del terrorista muertos, otra esposa herida en una pierna, doce niños de corta edad maniatados, uno de ellos era una hija de doce años, que es quien ha narrado los detalles del asesinato legal. Imágenes de charcos de sangre y odio empapando la escena de un crimen perfecto, avalado por los defensores de los derechos humanos.

¿Quién puede decir ahora que Osama bin Laden ha muerto, precisamente ahora, cuando el mundo, que ya se había olvidado de él, asiste a su resurrección mediática, una resurrección más que calculada que tiene unos objetivos tan claros y precisos?

Vivimos en un mundo que ha perdido el norte, el oriente del corazón y de la sensatez, el horizonte de la medida de cualquier cosa.

El ser humano de la globalización ya no sabe quién es, qué es la vida, qué sentido tiene su existencia y quizás por ello, ahora las masas norteamericanas celebran sin saberlo su propia derrota, la de una alienación insalvable que quiere hacerse extensiva a todo el planeta mediante la globalización neoliberal, mediante el control de las redes sociales, de esa preciosa información que circula tan caudalosamente por la red.

Pareciera que, con su fiesta en la Zona Cero, los norteamericanos no están sino conmemorando su esclavización definitiva, su rendición final.

Todos los medios de comunicación/propaganda se hacen eco del evento, los diarios digitales e impresos, las grandes cadenas televisivas –¡vivan las caenas!— los discursos de los políticos de cualquier color, todos celebran la buena noticia, el triunfo de la democracia y de los derechos humanos, aunque sea a tiros y aplicando la tortura, como también celebran cada día, secretamente o de forma ostensible, los ‘daños colaterales’ que las campañas militares en curso inflingen por doquier a todos los pueblos de la tierra.

Desaparecen de la escena mediática los otros sucesos inconfesables, las matanzas de civiles en Libia, el sostenimiento de las dictaduras estratégicas, de las viejas monarquías del petróleo, mientras se desplaza el nuevo punto focal hacia Siria, ya casi en Irán, verdadero objetivo geoestratégico para cerrar el juego de la dominación global.

Desaparecen también, como por ensalmo, las noticias sobre una crisis económica que no hace sino ahondar en la desigualdad y en la postración de los más débiles, se sustraen las informaciones paralelas que, a través de la red, nos muestran un sistema y una forma de vida sanguinarios e inmisericordes, a unas élites bañadas en el lujo y en el desinterés por el destino del ser humano y del planeta, confiadas en sus refugios contra el cambio climático y unos eventos cósmicos que se anuncian como inminentes.

Desaparecen de la escena mediática la depredación medioambiental, la destrucción de la diversidad biológica y cutural, las implorantes miradas de los niños hambrientos.

Contemplamos un panorama desolador, si, es verdad, pero estoy convencido de que una barbarie semejante nos está señalando con claridad un límite, una línea de no retorno, una demarcación que muestra el delirio final de quienes creen saber qué está sucediendo en el mundo.

Algunos, esperpénticos, como Alan García, presidente de Perú, que ha llegado a decir que el primer milagro del papa Juan Pablo II, tras su beatificación, ha sido “llevarse del mundo a la encarnación del mal, a la encarnación demoníaca del crimen y del odio dándonos la buena noticia de que quien volaba torres y edificios ya no está con nosotros”, no necesitan comentarios, sobre todo si tenemos en cuenta que la gran machada de Obama está mucho más cerca del terrorismo, del odio y de la venganza que de una justicia verdadera.

Pido a Dios que acabe ya con esta farsa, que cese al fin esta agonía, esta letanía interminable de injusticia, mentira y despropósito.

Obama versus Bin Laden. Nobel de la Paz bendice atentado terrorista


Obama versus Bin Laden. Nobel de la Paz bendice atentado terrorista

Obameces (VI): Nobel de la Paz bendice atentado terrorista

Escrito por: Cordura el 04 May 2011 – URL Permanente

«El mundo es más seguro y es un lugar mejor como consecuencia de la muerte de Osama bin Laden. En un día como hoy, esto nos recuerda que como nación no hay nada que no podamos hacer cuando nos marcamos un objetivo.»
(Barack H. Obama )
«Hijo de hombre, adviértele al rey de Tiro que así dice el Señor omnipotente: “En la intimidad de tu arrogancia dijiste: Yo soy un dios. Me encuentro en alta mar sentado en un trono de dioses. ¡Pero tú no eres un dios, aunque te creas que lo eres! ¡Tú eres un simple mortal!”» 
(Ezequiel 28: 2)


Cuentan que Obama asesinó a Osama…

O su gente, lo mismo da. Él es su “comandante en jefe”.

¿Lo han hecho? No nos consta. Sí sabemos que el presidente de Estados Unidos y Nobel de la Paz ha bendecido un atentado terrorista que, aseguran, él mismo ordenó (y en el que, eso sí parece constatado, ha habido varios muertos). También sabemos que enseguida le corearon líderes-siervos como ZapateroSarkozy… e incluso la Unión Europea en su conjunto.

En alegre apología del terrorismo. Su Comisión, ante una molesta pregunta, ha declarado que la acción «no va contra los valores y principios» europeos. Esta afirmación axiológica sorprenderá a más de uno, pero hoy por hoy es la pura verdad. En el siglo en curso, Europa, con la pasividad de la gran mayoría de sus habitantes, no ha hecho sino profundizar su estado éticamente cadavérico.

Hace tiempo que dejó de defender, como ente paneuropeo (y frente a quien haga falta), valores como la presunción de inocencia, los derechos humanos de cualesquiera ciudadanos y pueblos, y la propia libertad (sobre esto último, ver). Es un muerto espiritual, un zombi sumiso al Imperio, valioso en cualquier caso para sus fines hegemónicos.

Obama sin Laden puede ser aún más peligroso que Obama con Laden.
Y en todo caso, muchísimo más que Osama bin Laden.

La noticia que tantos celebran

¿Se puede matar a un muerto? Hablamos ahora de un muerto físico, de Osama. Más o menos desde el 11-S, sucesivos indicios señalan que su defunción se habría producido mucho antes del atentado terrorista bendecido por Obama. Se incluyen testimonios de no pocos personajes con toda la pinta de estar en el ajo (ver 1 y 2). O de expertos en la materia, como el analista de la CNN Peter Bergen, un hombre del Sistema. Y aun del propio FBI.

Hablamos de alguien que ya en 2001 no podía albergar una larga esperanza de vida (no más de dos años). De alguien que necesitaba diálisis regular y que, según la prensa convencional, se hallaba en julio de ese año en un hospital estadounidense de Dubai. Difícilmente habrá podido corretear de acá para allá hasta llegar a esa residencia de Abotabad (Pakistán) tras hacer escala en las cuevas de Tora Bora. Sobre todo, si se admite que le perseguían esbirros dotados de las más avanzados cachivaches tecnológicos. Todo lo cual, por supuesto, también arroja espesas sombras sobre la versión oficial del 11-S.

Tampoco aconseja pensar que hasta hace tres días Osama siguiera vivo el testimonio deBenazir Buto, a la sazón primera ministra de Pakistán. En una entrevista concedida al periodista inglés David Frost el 2 de noviembre de 2007 en Al Yazira, Benazir habló de pasada y con la mayor naturalidad del asesinato de Osama (ver minuto 2′ 23”).

Según Wikipedia, la BBC censuraría esas palabras pero luego se vería obligada a restaurarlas porque en Internet es difícil poner puertas al campo. Menos de dos meses después, la propia Benazir era asesinada, lo que resulta significativo, aunque ya unas semanas antes de las citadas declaraciones habían intentado matarla (además el estudioso David R. Griffin –crítico del mito oficial sobre el 11-S y Bin Laden– ofrece consideraciones que relativizarían esas palabras de Buto).

Así pues, hasta la reciente comparecencia de Obama anunciando solemnemente la muerte de su cuasitocayo, era razonable sospechar que éste llevaba años muerto, pero no podíamos tener una seguridad completa. Ésta llegó con el anuncio por responsables estadounidenses de que, a las pocas horas de asesinar a Osama, su supuesto cadáver había sido arrojado al mar. Tangrotesca afirmación sobre la eliminación del cuerpo del delito disipa cualquier duda.

De paso hemos sabido que se asegura haber seguido las prescripciones islámicas con su cuerpo, aunque la realidad parece ser justo la contraria. También hemos conocido distintas versiones sobre el asesinato y detalles relacionados (seguramente emitidas todas ellas por las mismas fuentes imperiales; los desmentidos de sus propias falsedades buscarían aportar algo de verosimilitud al asunto, pensando siempre en el público más dócil, que suele ser el mayoritario). La penúltima señala que Bin Laden no iba armado.

La última, que su hija de 12 años –según terceros– ha declarado que su padre fue asesinado tras rendirse. Uno se pregunta cómo es posible que el Imperio permita que una mocosa les saque los colores… La respuesta obvia es que les importa un rábano que esa niña desmienta detalles de su versión, siempre y cuando la “hija de Bin Laden” declare haber presenciado la muerte de su padre.

A estas horas, a los tres días del atentado, siguen mareando la perdiz con la posibilidad de mostrar o no alguna imagen del cadáver. Hablaron del ADN… pero ésa es obviamente una “prueba” circular –ellos mismos custodian la referencia genética previa–, o sea, nula. Se nos informó (ver fotografía superior) de que Obama y su entorno más íntimo presenciaron en directo desde la Casa Blanca la operación que acabó con la vida de Osama. ¿Por qué no enseñan ese vídeo? 
Por qué han matado a un muerto

El demonio barbudo ya no era útil. Se les había quedado obsoleto. La credibilidad de los vídeos y comunicados que se le atribuían siempre fue escasa y en los últimos años tendía a cero. Además, ya eran demasiados años –casi una década– sin pillarle, cosa poco vendible entre la parroquia.

Al margen de ello, la coyuntura política de Obama necesitaba un golpe de efecto. La noticia del asesinato llegó muy pocos días después de que Barack se viese al parecer obligado a mostrar su partida de nacimiento, ante las dudas de algunos sectores del partido opositor. Al conocerse el supuesto fin de Osama, los republicanos dedicaron, junto a los demócratas, una hasta entonces inédita ovación al presidente.

La popularidad del dictador del mundo entre sus compatriotas se ha disparado hasta un 56% tras conocerse el asesinato. El dato, aparte de dejar en evidencia el nivel ético y/o intelectual de un altísimo porcentaje de estadounidenses, apunta al móvil de la astracanada, pero no lo agota.

Pues la clave principal es otra, más siniestra. El Imperio se siente poderoso y tiene prisa por consumar sus planes de hegemonía global. El Magreb y Oriente Próximo arden con las revueltas árabes que, pese a ciertas interpretaciones miopes, favorecen grandemente dichos planes (en particular, los de quitar de en medio a Siria y, sobre todo, a Irán).

Pero para acelerar sus pasos, metido como está en tres guerras de agresión simultáneas, necesita nuevos superatentados que legitimen nuevas intervenciones bélicas. La eliminación del agente Osama –fuera o no ya cadáver, pues para estos fines es lo mismo– provee la excusa perfecta para que sus seguidores perpetren una venganza a la altura del magnicidio sufrido. Se trataría, una vez más, de reeditar el 11-S. Además, ahora que dicen que tienen los ordenadores de Osama, podrán montar nuevas películas de su “Guerra contra el Terror”…

Los aliados más fieles del Imperio ya se han puesto a la tarea: la policía británica detuvo ayer a«cinco sospechosos de terrorismo cerca de planta nuclear». En España, el inicuo Rubalcaba avisó del riesgo de represalias «yihadistas».

Que nadie se crea que los del Partido Republicano son tan bobos como para creerse que a Osama le han matado ahora o, en todo caso, que no se le podía haber matado antes. Si participan de la farsa junto con los demócratas, a sabiendas de que puede proporcionar réditos electorales al actual presidente, es porque hay algo mucho más relevante a la vista: el Poder mundial, del cual, unos y otros, con el conjunto del establishment, se cuentan entre los principales beneficiarios. Sí, matar a un muerto puede dar mucho juego.
La barbarie ya esta aquí

Han dicho que lo han tirado al mar pero, total, qué más da… si –añaden– le habían disparado a la cabeza, lo que implica dejarlo más bien irreconocible. Además, caray, ellos pueden permitirse hacer lo que quieran. Lo ha dicho Leon Panetta, actual jefe de la CIA y próximo ministro de Defensa: ellos no tienen que demostrar nada al mundo, que por algo son los Estados Unidos de América.

Pueden hacer lo que les dé la gana. Pueden –y no es ni la primera ni la segunda vez– entrar en un país sin permiso para matar a un acusado y a sus acompañantes, qué más da el derecho internacional, el derecho a un juicio justo, el habeas corpus, el principio de presunción de inocencia.

Pueden inventarse excusas para la guerra (que si las Torres Gemelas, que si las armas de destrucción masiva, que si el programa nuclear de Irán…), pues ya el mundo se encargará de creérselas. Y cuando deje de hacerlo, se olvidará de pedirles cuentas por ellas. Pueden –la humanidad se lo consiente– inventarse que han hecho lo que no han hecho y sostenerlo con datos inverosímiles, que para eso tienen legiones de periodistas que los corean.

Sí, ellos pueden: “Yes, we can”, lo dijo Obama. Y seguirán en Afganistán, si les da la gana, a pesar de que –nos cuentan– ya capturaron a Osama… en Pakistán. Y continuarán legitimando latortura, más ahora que Panetta ha subrayado que fue útil para llegar a culminar el crimen. No en vano hace ya meses que Obama restauró las comisiones militares en cuyo marco se venía practicando.

La barbarie, completamente instalada entre nosotros, y no nos hemos enterado.

Estos días resulta llamativo comprobar cómo en muchos medios, medios sistémicos, plumas diversas parecen pese a todo cuestionarse lo ocurrido. La irónica incredulidad, las preguntas sin responder, las dudas de todo tipo… pueblan muchos artículos de autores poco o nada subversivos (cinco ejemplos: 1234 y 5). Por momentos hasta parece que los corifeos habituales sufrirán por fin un ataque de decencia…

No. Podrán –el tema vende– acentuar las contradicciones de la versión oficial. Podrán usar cierta sorna a la hora de contarla. Incluso, algunos, llegarán a cuestionar la ética de la acción criminal (¿quizá sobre todo por estética?). Pero no irán más allá. Sería, en ellos, violar el Tabú de los Tabúes, un absurdo disparate, un contradiós¿Acaso lo de Osama no lo han hecho los buenos?

Los buenos son los que escriben el guión, pero también los que lo ejecutan. Vemos la realidad con sus ojos. Y sus ojos son los medios masivos, los que publicitan la película, los que nos hipnotizan.

Los buenos a veces hacen cosas malas, eso es todo. No hay que darle más vueltas. Aunque nos vendan películas inverosímiles.

[Además, si nos ponemos muy tontos, ¿no mandarán a la CIA contra nosotros? Si son capaces de matar a un muerto, un muerto célebre, ¿les preocupará mucho matar a vivos anónimos? (La pregunta no es ésa, en realidad, sino cuánto tiempo tardarán en hacerlo).]

Así que ésta es la premisa fundamental, el tabú inviolable: lo han hecho los “buenos”, por eso está bien aunque se cuestione (casi) todo lo demás. Ockham venía a decir que Dios no es bueno porque haga el bien, sino que el bien es bien porque es lo que hace Dios. Y resulta que éstos se creen dioses. Léase la cita que abre este artículo: «…como nación no hay nada que no podamos hacer…» Nada nueva, por cierto, pues ya el predecesor –y alma gemela– de quien pronunció esa frase decía cosas no menos bárbaras y endiosadas: «Esta nación es pacífica, pero feroz cuando nos enfurecen.»

Sabiendo todo esto, hace falta estar muy ciegos para comprender que Obama sin Ladenpuede ser aún más peligroso que Obama con Laden. Y en todo caso, muchísimo más que Osama bin Laden.

http://lacomunidad.elpais.com/periferia06/2011/5/4/obameces-vi-nobel-la-paz-bendice-atentado-terrorista

La contrarrevolución de Obama en Oriente MEDIO


Seguir controlando los recursos y los pueblos
Medio Oriente: la contrarrevolución de Obama 
por Thierry Meyssan*

Luego de cierto titubeo sobre la conducta a seguir ante las revoluciones árabes, la administración Obama se decide por el uso de la fuerza como medio de salvar a aquellos de sus vasallos que aún puedan tener salvación.

Al igual que en el pasado, es Arabia Saudita quien recibe la misión de dirigir la contrarrevolución.

Riad ha logrado que la comunidad internacional reconozca a sus peones libios en detrimento de los sublevados y ahora acaba de invadir Bahrein, ahogando en sangre la sublevación popular.


 


20 DE MARZO DE 2011

Desde
Beirut (Líbano)


JPEG - 25 KB
A pedido del rey Hamad ibn Isa Al-Khalifa y con el apoyo de Estados Unidos, las tropas de Arabia Saudita penetran en Bahrein el 14 de marzo de 2011 para aplastar la revuelta.

Después de reunirse en París con tres emisarios de la rebelión, el presidente francés Nicolas Sarkozy anunció, el jueves 10 de marzo de 2011, que Francia ya no reconoce al régimen del coronel Khadafi como representante de Libia sino al Consejo Nacional Libio de Transición (CNLT).

Se trata, en este caso, de un acto contrario a toda la tradición diplomática de Francia que, hasta ahora, siempre nunca había reconocido gobiernos sino Estados. Anteriormente, el 4 de diciembre de 2010, Francia había reconocido a Alassane Ouattara como presidente de Costa de Marfil, en lugar deLaurent Gbagbo.

En el caso de Costa de Marfil, la mayoría de la comunidad internacional imitó la decisión de París, que espera provocar ahora una reacción similar en lo tocante a Libia. Sin embargo, nadie puede dejar de notar que las decisiones del presidente Nicolas Sarkozy no responden a los intereses de Francia –cuyas empresas están siendo expulsadas de Costa de Marfil y no tardarán de ser igualmente expulsadas de Libia– sino que han sido tomadas en respuesta a pedidos expresos de las administraciones del presidente estadounidense Obama y del primer ministro israelí Netanyahu.

Dos operaciones se desarrollan de forma simultánea: el desplazamiento del dispositivo militar estadounidense hacia África y el salvamento de los regimenes títeres en el mundo árabe.

Meter las tropas imperiales en África

Como he venido explicando constantemente desde hace 4 años y medio, la victoria de la resistencia libanesa ante Israel en el verano de 2006 puso fin a la estrategia estadounidense de rediseño del «Medio Oriente ampliado» (Greater Middle East) [1]. A pesar de diversos intentos, como la «mano tendida» de Barack Obama en su discurso del Cairo [2], Washington no ha logrado elaborar su estrategia de repuesto. Todo parece seguir como antes, pero en realidad Estados Unidos se está desentendiendo poco a poco de esa región.

Después de todo, las reservas petrolíferas del Medio Oriente están en declive y una intromisión militar, masiva y costosa, sólo reporta beneficios a largo plazo, por lo que Washington mira actualmente hacia otras latitudes. Luego de haber estudiado la posibilidad de concentrarse en el Caribe, el Imperio mira ahora hacia África. Tiene que apurarse porque en 2013 el 25% del petróleo y de las materias primas que se consuman en Estados Unidos saldrá del continente negro. Definitivamente convencido por los trabajos del instituto de reflexion y propaganda israelí Institute for Advanced Strategic & Political Studies (IASPS), Washington ha acelerado la creación del AfriCom. 
El verdadero poder que está gobiernando Estados Unidos desde el golpe de Estado del 11 de septiembre de 2011 puso entonces a Barack Obama en la Casa Blanca y al general William E. Ward en el AfriCom.

Recordarán ustedes que el senador de origen kenyano Barack Obama trabajó activamente en la creación de ese dispositivo y que emprendió una gira especial por África en agosto de 2005, gira que terminó con una rendición de cuentas en la sede del AfriCom, en Stuttgart. El senador Obama se ocupó entonces especialmente de los intereses de las firmas farmacéuticas en el continente negro y de los preparativos para la división del territorio de Sudán [3].

El general Ward, por su parte, no es simplemente un negro estadounidense, sino que es también el ex responsable de la ayuda estadounidense de seguridad a la Autoridad Palestina, o sea fue el coordinador de seguridad entre Mahmud Abbas y Ariel Sharon. Estuvo a cargo de la aplicación de la «hoja de ruta» y de la retirada unilateral de las fuerzas israelíes de Gaza –anterior a la construcción del muro de separación, a la división de los territorios palestinos en dos (Gaza y Cisjordania) y a su transformación en «bantustanes» separados entre sí.

El conflicto de Costa de Marfil entre Laurent Gbagbo, electo por la mayoría de la población nacional, y Alassane Ouattara, que goza del apoyo de una minoría local y de los inmigrantes originarios de Burkina Fasso, marca el inicio del plan de «rediseño de África». Falta encontrar una puerta de entrada para las tropas imperiales ya que todos los Estados africanos han expresado oficialmente su oposición al despliegue del AfriCom en territorio africano. Es en este punto que interviene la sublevación libia.

La ola de oposición al imperialismo que viene sacudiendo el mundo árabe desde diciembre de 2010 ha provocado la caída del gobierno de Saad Hariri en el Líbano, la fuga de Zine el-Abbdine Ben Ali en Túnez, la caída de OSN Mubarak en Egipto, disturbios en Yemen, en Bahrein y en Arabia Saudita y enfrentamientos en Libia. En este último país, el coronel Muamar el-Khadafi se apoya en los Khadafa (tribu del centro del país) y en la mayoría de los Makarha (tribu del oeste) y se enfrenta a una amplia coalición que, además de los Warfala (tribu del este), incluye tanto a monárquicos prooccidentales como a integristas wahhabitas y revolucionarios comunistas o khomeinistas.

Washington ha transformado esta insurrección en una guerra civil: los mercenarios africanos de la empresa israelí CST Global llegaron en auxilio de Khadafi [4] mientras que los mercenarios afganos de los servicios secretos de Arabia Saudita arribaron para apoyar a los partidarios de la monarquía y grupos islamistas etiqueteados como «Al-Qaeda».

Además de los combates, esta situación está provocando una crisis humanitaria internacional: en dos semanas 230 000 inmigrantes han huido del país (118 000 hacia Túnez, 107 000 hacia Egipto, 2 000 hacia Níger y 4 300 hacia Argelia). 
Esta cruel situación justifica una nueva «guerra humanitaria», según la gastada terminología de la propaganda atlantista.

El 27 de febrero, los sublevados fundan el Consejo Nacional Libio de Transición (CNLT). Por su parte, el ministro de Justicia Mustafa Mohamed Abud al-Djeleil, interlocutor privilegiado del Imperio en el seno del gobierno de Khadafi, se une a la revolución y crea un gobierno provisional. Las dos estructuras se funden en una sola el 2 de marzo, conservan la etiqueta CNLT pero ahora es Abud al-Djeleil quien preside el Consejo. En otras palabras, Washington logró situar su peón a la cabeza de la insurrección.

Violentas discusiones se producen durante los primeros debates del nuevo Consejo Nacional Libio de Transición. Los elementos proestadounidenses proponen recurrir a la ONU para impedir los bombardeos de las fuerzas leales a Khadafi, pero la mayoría se opone. 
El 5 de marzo, un diplomático británico llega a Bengasi escoltados por comandos del SAS [Siglas del Special Air Service, principal fuerza de operaciones especiales del ejército británico. Nota del Traductor.], trata de reunirse con el Consejo Nacional Libio de Transición y de convencerlo de que recurra al Consejo de Seguridad de la ONU, pero los sublevados rechazan toda forma de injerencia y lo expulsan.

Se trata de un resultado inesperado. Abud al-Djeleil no logra cambiar la posición del CNLT pero lo convence de conformar un Comité de Crisis presidido por Mahud Djebril. Este último se pronuncia a favor de la instauración de una zona de exclusión aérea.

JPEG - 21.3 KB
Mahmud Djebril (ministro libio de Planificación) y Ali Esaui (embajador en la India) se unieron a los sublevados. Los occidentales los escogieron para representar la Libia post-Khadafi.

Las agencias de prensa occidentales se esfuerzan por presentar a Mahmud Djebril como «un intelectual demócrata» que venía reflexionando desde hace mucho sobre la evolución del país y que había redactado un proyecto titulado Visión libia. La realidad es que Mahmud Djebril, junto con su amigo al-Djeleil, formaba parte del gobierno de Khadafi como ministro de Planificación. Al igual que en los primeros días de las revoluciones de Túnez y Egipto, varios cuadros del régimen tratan de separarse del dictador para quedarse en el poder.

Creen que lograrán esto último desviando el proceso revolucionario y poniéndose al servicio de los intereses imperiales. Así que ahora agitan la bandera roja, negra y verde del rey Idris [5] mientras que el aspirante al trono, Mohamed el-Senussi, afirma, desde Londres y a través de los canales de televisión de Arabia Saudita, que está «dispuesto a servir a Su pueblo».

 

El 7 de marzo, el Consejo de Cooperación del Golfo, conformado por Arabia Saudita, Bahrein, los Emiratos Árabes Unidos, Kuwait, Omán y Qatar, «solicita al Consejo de Seguridad de la ONU que tome las medidas necesarias para proteger a los civiles en Libia, como la imposición de una zona de exclusión aérea». Esta absurda declaración desvía el debate del Consejo de Seguridad que, desde la adopción de la resolución 1970 [6], venia tratando de hacer entrar en razón al coronel Khadafi mediante la limitación de sus desplazamientos y la congelación de sus bienes.

El Consejo de Cooperación del Golfo retoma así, a nivel estatal, la proposición del embajador de Libia en la ONU, diplomático que ya se había pasado a las filas del CNLT.

Supuestamente por iniciativa de los diputados, Mahmud Djebril viaja a Estrasburgo para informar al Parlamente Europeo sobre la situación de su país. El ejército francés le garantiza el transporte. Bajo el impulso del liberal belga Guy Verhofsdat y del ecologista franco-alemán Daniel Cohn-Bendit, el Parlamento Europeo adopta una resolución llamando a una intervención internacional [7].

El primer ministro británico David Cameron y el presidente francés Nicolas Sarkozy envían una carta de 7 puntos al presidente de la Unión Europea, Herman van Rompuy [8]. Expresan sus deseos de que el Consejo Europeo extraordinario reconozca al CNLT, apoye una denuncia contra Khadafi ante el Tribunal Penal Internacional y apruebe una intervención militar internacional. Pero sus pedidos son rechazados [9]. Alemania se niega a meterse en terreno peligroso mientras que Bulgaria rechaza al CNLT y acusa a sus representantes de ser criminales implicados en las torturas a las enfermeras búlgaras que el régimen mantuviera detenidas por largo tiempo. 
Simultáneamente, los ministros de Defensa de la OTAN se reúnen en Bruselas para preparar una posible zona de exclusión aérea [10].

El CNTL –ya reconocido por Francia desde el 10 de marzo– entrega el 12 de marzo una carta al secretario general de la Liga Árabe, Amr Moussa. El texto refleja la posición de Arabia Saudita: pide que «se ponga fin al derramamiento de sangre a través de una decisión que imponga una zona de exclusión aérea en Libia y mediante el reconocimiento del Consejo Nacional de Transición como representante de Libia». Los ministros de Relaciones Exteriores de la Liga Árabe se reúnen inmediatamente a puertas cerradas en El Cairo, deslegitiman a la delegación oficial de Libia y reconocen al CNTL como nuevo interlocutor, satisfacen después la petición de este último y recurren al Consejo de Seguridad de la ONU con vistas al establecimiento de la «zona de no sobrevuelo».

Esta decisión debe ser interpretada como lo que realmente es: los regímenes títeres de Estados Unidos e Israel en el mundo árabe piden la protección de sus superiores. El Consejo de Seguridad puede decretar una zona de exclusión aérea, pero no tiene cómo hacerla respetar. Será la OTAN quien tenga que imponerla. Son las fuerzas imperiales, disfrazadas de cascos azules, quienes mantendrán en tierra a la aviación Libia, bombardeando sus aeropuertos e instalaciones fijas o móviles de misiles tierra-aire y, de ser necesario, derribando los aviones.

La Liga Árabe no dio a conocer los detalles del voto. De los 22 Estados miembros, sólo 2 votaron por el NO. Fueron Argelia, que teme un despliegue de la OTAN en su frontera este, y Siria, el único país árabe que persiste, a pesar de la posición de todos los demás, en su oposición a la hegemonía estadounidense y al sionismo. Es probable que el Líbano y otros países hayan elegido la abstención.

Contrariamente a lo que sugieren los responsables occidentales, la Unión Africana nunca ha deseado una intervención militar extranjera. Por el contrario, la rechazó explícitamente el 10 de marzo [11]. La razón es evidente. Está claro para todos y cada uno de sus miembros que el drama libio está siendo amplificado de manera totalmente intencional con vistas a utilizarlo como pretexto para justificar un desembarco masivo de las fuerzas armadas estadounidenses en África.

Salvar las monarquías del Golfo

Arabia Saudita es el eje del dispositivo imperial en la región del Golfo. A principios del siglo 20, la familia Saud creó ese Estado con el apoyo de los británicos, después de guerras de conquista extremadamente sangrientas. Arabia Saudita y sus reservas petrolíferas –las más importantes del mundo– cayeron dentro de la órbita estadounidense al final de la Segunda Guerra Mundial. En virtud del acuerdo del Quincy entre el rey Ibn Saud y el presidente Roosevelt, la familia Saud está obligada a suministrar petróleo a Estados Unidos y Estados Unidos está obligado a garantizar la protección de la familia reinante, no la protección del país.

Arabia Saudita no es en realidad un Estado y ni siquiera tiene nombre. No es más que la parte de Arabia que pertenece a la familia Saud, cuyos miembros administran ese territorio según sus intereses personales (y los de Estados Unidos) mientras llevan una vida disoluta que nada tiene que ver con la austeridad wahhabita de la que tanto presumen. Como el rey Ibn Saud tuvo 32 esposas y 53 hijos, por lo que se decidió, en aras de limitar los conflictos familiares, que la corona no se transmitiera de padre a hijo, sino de hermano a hermano. El hijo mayor de Ibn Saud murió de enfermedad y fue por lo tanto el siguiente hijo, que tenía entonces 51 años, quien le sucedió en el trono en 1953.

En 1960, le siguió el tercer hijo, que contaba entonces 60 años, y así sucesivamente. El actual rey tiene 87 años, recientemente sufrió complicadas intervenciones quirúrgicas y es probable que no le quede mucho tiempo de vida. Su hermano Sultan, el presunto sucesor, padece el mal de Alzheimer. El resultado de todo lo anterior es un régimen impopular y frágil, que ya estuvo a punto de derrumbarse en 1979. Es por eso que tanto Riad como Washington ven con temor las insurrecciones árabes que se están produciendo alrededor de Arabia Saudita, en Yemen y en Bahrein.

El ejército de Arabia Saudita ya está presente en Yemen y espera ayudar al presidente Ali Abdullah Saleh a poner fin a la revuelta, con la ayuda de la CIA. Queda Bahrein.

Bahrein es una islita del tamaño de Micronesia o de la isla de Man. En el siglo 18, la familia de los Al-Khalifa, primos de la familia reinante en Kuwait, arrebataron a Persia ese pequeño territorio. Así que la monarquía de Bahrein es sunnita mientras que la población es árabe chiíta. Su economía, a diferencia de las demás monarquías del Golfo, no depende únicamente de los ingresos del petróleo. En Bahrein existe, sin embargo, una fuerte inmigración, cerca del 40% de la población total, proveniente principalmente de Irán y la India.

JPEG - 11.4 KB
Ian Henderson, torturador al servicio de Su Majestad Isabel II, ha mantenido el orden en Bahrein durante 40 años.

Bahrein cayó en la órbita británica en 1923. Londres depuso al emir y puso en el poder a su hijo, más dispuesto a hacer concesiones. Durante los años 1950 y 1960, nacionalistas árabes y comunistas trataron de liberar el país. El Reino Unido respondió con el envío de sus mejores especialistas en represión, como Ian Henderson, conocido desde entonces como el «carnicero de Bahrein».

En definitiva, el país recobró su independencia en 1971, sólo para caer en la órbita de Estados Unidos, que instaló allí su base militar regional y estacionó en ella la 5ª Flota. Nuevos disturbios, inspirados en la Revolución iraní, se produjeron en Bahrein durante los años 1980. En los años 1990, las fuerzas de oposición –marxistas, nacionalistas árabes y khomeinistas– se unieron en una larga Intifada.

JPEG - 15.1 KB
Alain Bauer, consejero de seguridad de Nicolas Sarkozy, fue puesto a cargo de la reorganización de la policía de Bahrein.

La calma no volvió hasta 1999, con el ascenso al trono del rey Ahmad, un déspota ilustrado que instituyó una Asamblea consultiva electa y favoreció el acceso de las mujeres a los cargos de responsabilidad. Esto le valió cierta conciliación con su oposición histórica, pero alejó de él a los extremistas de la minoría sunnita que sirve de apoyo al régimen.

Desde el 14 de febrero de 2011, nuevas manifestaciones han venido teniendo lugar en Bahrein. Organizadas al principio por el Wefaq, el partido khomeinista, las manifestaciones denunciaban la corrupción y el sistema policial. Pero el éxito popular del movimiento y la brutal represión de que fue objeto provocaron una rápida radicalización, a pesar de un tímido intento de apertura del príncipe heredero [12].

JPEG - 27.2 KB
Al centro, el príncipe Khalil bin Ahmad bin Muhammad Al Khalifa, ministro de Relaciones Exteriores del reino de Bahrein, y sus amigos del American Jewish Committee.

La monarquía perdió su legitimidad como resultado de las revelaciones sobre el fortalecimiento de sus vínculos con el movimiento sionista. A partir de 2007, los Khalifa se vincularon con el American Jewish Committee. Según la oposición de Bahrein, dichos vínculos se establecieron a través de Alain Bauer, el consejero del presidente francés Nicolas Sarkozy. Fue el propio Bauer quien se encargó de reorganizar el sistema policial de Bahrein.

JPEG - 27.5 KB
El secretario estadounidense de Defensa, Robert Gates, llegó a Manama el 13 de marzo de 2011 para reunirse con el rey de Bahrein y expresarle el apoyo de Estados Unidos. Al día siguiente, el ejército de Arabia Saudita penetró en Bahrein para aplastar la rebelión.

La mayoría de los manifestantes luchan ahora por el derrocamiento de la monarquía, lo cual constituye la línea roja que no se puede atravesar, según los parámetros de las demás monarquías del Golfo y de su protector estadounidense. Es por ello que el secretario estadounidense de Defensa, Robert Gates, viajó a Manama el 13 de marzo de 2011.

Oficialmente, Gates invitó al rey a tener en cuenta los reclamos de su pueblo y a buscar una salida pacífica al conflicto. Claro está, ese tipo de consejo no corresponde a un secretario de Defensa, sino a un secretario de Estado. En realidad, el señor Gates había ido a Bahrein para concretar la parte política de una operación militar que ya estaba lista.

Al día siguiente, el 14 de marzo, los otras 5 monarquías del Consejo de Cooperación del Golfo dieron su consentimiento para la activación del «Escudo de la península», una fuerza común de intervención prevista desde hace mucho para contener la posible expansión de la revolución khomeinista. Esa misma tarde, 1 000 soldados de Arabia Saudita y 500 policías de los Emiratos Árabes Unidos entraban en Bahrein.

Se decretó el estado de urgencia por espacio de 3 meses. Se suspendieron las pocas libertades toleradas. En la madrugada del 16 de marzo, las fuerzas de las monarquías, armadas y entrenadas por Estados Unidos, actuaron de conjunto para desalojar a los manifestantes de los lugares donde estaban acampando. En vez de gases lacrimógenos, utilizaron gases de combate y munición real. Las autoridades reconocen más de 1 000 heridos de gravedad, entre los que se cuentan varios heridos de bala, pero sólo admiten 5 muertos, una proporción muy poco creíble.

La Doctrina Obama

Así que Washington hizo su elección. Después de un adormecedor discurso sobre los derechos humanos y de saludar la «primavera árabe» con forzado entusiasmo, la administración Obama optó por la fuerza para salvar lo que aún puede salvarse.

Al igual que en la época en que los comunistas derrocaron la monarquía afgana, fue el lacayo saudita quien recibió de Washington el encargo de dirigir la contrarrevolución. Armó a una facción de la oposición libia y convirtió el debate de la ONU sobre sanciones contra Libia en un debate sobre la creación de una zona de exclusión aérea, o sea sobre la intervención militar, e intervino militarmente en Bahrein.

No hay diferencia entre la «doctrina Obama» y la «doctrina Brezhnev». En 1968, los tanques del Pacto de Varsovia ponían fin a la «primavera de Praga» para proteger el vacilante Imperio soviético. En 2011, los blindados de Arabia Saudita aplastan al pueblo de Bahrein para proteger el Imperio anglosajón. 
Hipnotizados por las catástrofes naturales y nucleares que se están produciendo al mismo momento en Japón, los medios de prensa occidentales observan el mayor silencio sobre el desarrollo de toda esta operación.

La Revolución francesa tuvo que hacer frente a la invasión de las monarquías que unieron sus fuerzas. La Revolución rusa tuvo que afrontar la arremetida de los ejércitos blancos. La Revolución iraní tuvo que enfrentar la invasión iraquí. La Revolución árabe tendrá que hacer frente al ejército de Arabia Saudita.

 Thierry Meyssan

Analista político francés. Fundador y presidente de laRed Voltaire y de la conferencia Axis for Peace. Última obra publicada en español: La gran impostura II. Manipulación y desinformación en los medios de comunicación(Monte Ávila Editores, 2008).

Los artículos de esta autora o autor
Enviar un mensaje


 

[1] Ver: La gran impostura II. Manipulación y desinformación en los medios de comunicación, por Thierry Meyssan, Ediciones Timéli / Monte Avila, 2008.

[2] «Declaraciones de Barack Obama en la Universidad de El Cairo», por Barack Obama; «El discurso de Obama en el Cairo», por Fidel Castro Ruz; «Obama y las segundas intenciones de la mano tendida a los musulmanes», por Thierry Meyssan, Red Voltaire, 4 y 9 de junio de 2009.

[3] «L’esperienza politica africana di Barack Obama», por Thierry Meyssan, in Eurasia, Rvista di Studi Geopolitici, Vol. 3, 2009.

[4] «Israel se moviliza para socorrer a su aliado Gadafi», «La compañía CST Global especializada en el reclutamiento de mercenarios y el criminal de guerra Israel Ziv nos escriben», por Thierry Meyssan, Red Voltaire, 3 y 7 de marzo de 2011.

[5] «Quand flottent sur les places libyennes les drapeaux du roi Idris», por Manlio Dinucci, Réseau Voltaire, 1º de marzo de 2011.

[6] «Resolución 1970 aprobada por el Consejo de Seguridad», Red Voltaire, 26 de febrero de 2011.

[7] «Resolución del Parlamento Europeo sobre los países vecinos meridionales, y Libia en particular», Red Voltaire, 10 de marzo de 2011.

[8] «Lettre conjointe de Nicolas Sarkozy et David Cameron à Herman Van Rompuy sur la Libye», Réseau Voltaire, 10 de marzo de 2011.

[9] «Declaración adoptada por el Consejo Europeo Extraordinario sobre los países vecinos meridionales, y Libia en particular», «Remarks by Herman Van Rompuy at the press conference following the extraordinary European Council on EU Southern Neighbourhood and Libya», Réseau Voltaire, 11 de marzo de 2011.

[10] «Press conference by Anders Fogh Rasmussen on Libya», Voltaire Network, 10 de marzo de 2011.

[11] «Communiqué de l’Union africaine sur la Libye», Réseau Voltaire, 10 de marzo de 2011.

[12] «Crown Prince Salman bin Hamad bin Isa Al Khalifa interview with Bahrain TV», Voltaire Network, 6 de marzo de 2011.

 

Arabia Saudita ¿Se está construyendo una base militar israelí en Arabia (…) Arabia Saudí abre su espacio aéreo a Israel con miras a un (…) La guerra de Israel en Gaza, Palestina, es financiada por (…) El príncipe árabe Bandar llama a su socorro al Opus (…) Una «cortina de hierro» para el Medio Oriente «Cobra fuerza la guerra de donaciones a Estados Unidos entre (…) «El Islam puede votar si se le deja hacer» El diablo y el agua santa Los lazos financieros ocultos entre las familias Bush y Ben (…)
Bahrein Nuevo «Viernes de la Ira» en Baréin El lobby de los autócratas árabes Interferencia de las TV árabes que informan de los trágicos (…) Manifestaciones antigubernamentales en Baréin El Departamento de Estado amplía su dispositivo de (…)
Libia Declaración adoptada por el Consejo Europeo sobre la Libia y (…) El plan de la OTAN es ocupar Libia Festival de hipócritas. Álbum de fotos de Gadafi Algunas mentiras sobre la guerra de Libia Francia estaba preparando el derrocamiento de Kadhafi desde (…) El Pentágono envía tropas de desembarco hacia Libia ¿Kadhafi financió al presidente francés Sarkozy? (ver (…) La cruzada del presidente francés Nicolas Sarkozy Washington contempla el «Amanecer de la odisea» africana Occidente bombardea, la Liga Árabe evade la responsabilidad + + +
AfriCom : Control de África Libia en el gran juego Washington ante la cólera del pueblo tunecino Argelia, los años de sangre y el papel de los agentes de (…) Argelia, los años de sangre y las complicidades de (…) La biografía oculta de los Obama: una familia al servicio de (…) Piratas, corsarios y filibusteros del siglo XXI Atentado contra el general Nyamwasa El vicepresidente US Joe Biden prepara la creación de un (…) El Pentágono trocea África en zonas militares África sin red + + +
CentCom : Control del «Gran Medio Oriente» Líbano: Estados Unidos huye de sus responsabilidades Desde Moscú, Thierry Meyssan analiza las insurrecciones (…) CIA: llega al Cairo Frank G. Wisner EE.UU. planea nueva ronda de sanciones contra Irán Revelaciones sobre el asesinato de Rafik Hariri Mensaje al Pueblo de Dios del Sínodo de Obispos para Oriente (…) Los árabes estiman que Obama no ha modificado la política de (…) Estados Unidos: la ficción del retiro México votó por la tercera guerra mundial Provocaciones y pretextos para la invasión iraquí a (…) + + +

 

 

Sr. Obama, cuénte sin Mentiras que hay detrás de Libya


Sr. Obama, cuénte sin Mentiras que hay detrás de Libya
Muchas cosas contaron sobre Libya pero la verdad no la dirán. Los hechos de Africa indican que hay algo que va más allá del Petróleo. América despierta!!!tu también estás en los planes”humanitarios”
Orlando Sabini | Para Kaos en la Red | 22-3-2011 a las 22:38 | 199 lecturas
www.kaosenlared.net/noticia/sr-obama-cuente-sin-mentiras-hay-detras-libya

Compartir: 

La nueva arma de Irán que lo llevará a LibyaIrán ha desarrollado un velívolo Zohal (Saturno) construido por la Farnas Aerospace Company and Iranian Aviation and Space. Este aparato en forma de disco volante o “plato volador” es un “avión” de reconocimiento sin piloto. Cuenta con GPS y dos cámaras video-fotográficas.

Seguramente las informaciones que manejará la prensa hablarán del peligro que significa Irán, etc. etc.

Pues si sr. Obama ya tiene undato más para argumentar el peligro iraní y la necesaria intervención con fines “humanitarios”.

Lo que no tengo claro es la situación en Libya que ud. no cuenta y su prensa ignora contando novelas que Ud.”bendice”.

No nos engañemos!

La situación de Yemén es idéntica a la de Libya.

Un gobierno con más de 30 años en el poder. Una masacre en un solo dia contra manifestantes con un centenar de muertos y más de 500 heridos. Con francotiradores que disparan sobre los manifestantes. Deserciones en el ejército y en cargos de gobierno.

Advertencia de una guerra civil. La negativa de Saleh de dejar el gobierno. Un hijo en su puesto sucesorio. Un general Ali Mohsen acusado de crímenes de lesa humanidad en el pasado.

Las declaraciones tibias del títere anticomunista Baki Moon, llamando a la calma. Contrastan con sus declaraciones sobre Libya. Su silencio sr. Obama contrasta con sus manifestaciones sobre Libya. La actitud de sus socios “imperiales” para con Yemen, contrasta sobre la actitud con Libya.

Ud. intervendrá en Yemen? Verdad que no? En este caso sí puede funcionar una mediación de su socio Arabia Saudí cosa que en Libya consideró inviable y bloqueó con sus socios.

Presumo que Libya y Yemen son dos pueblos diferentes con muertes de distinto valor, para ud.. Uno por tener un payaso rebelde y el otro por tener un payaso sumiso a vuestro Imperio. Verdad que si?

Pero le confieso que mi adversión al Imperio que Ud. representa, me hace ser muy desconfiado de lo que dicen y hacen ud. y sus lacayos, serviles y corrompidos por vuestro gobierno, el mas corruptor en la historia de la humanidad.

No creo en su “cruzada humanitaria”. Creo sí que quiere eliminar a Gheddafi y a muchos miembros de su familia porque ud. sabe bien que la venganza en las manos de un megalómano es doble venganza. Pero aún así, esto a ud. le preocupa poco. Ud. está a salvo tiene una “no fly zone” sobre su casa. Claro en este caso los F16 no le tiran bombas, le hacen un cuidado “humanitario” que en Libya no es posible por culpa de Gheddafi.

Creo que podrían fundar una asociación con los dos a la cabeza. Ud. disfrazado de pingüino y el de beduino que es la única diferencia notable que tienen entre ambos. Claro, ud. es el dueño de la ley, ud. es el manda más del mundo, ud. tiene un congreso de corporaciones que tienen el olfato entrenado para encontrar los recursos sin importarles de quien es la Tierra ni quienes habitan en ella.

Pero perdóneme mi insistencia. Me huele que detrás de Libya hay otras cosas.

Me huele que la secesión del Sudan que nadie de los “suyos” menciona forma parte de esa otra cosa.

Qué significa Africa para los intereses de su Imperio? Una estrategia para ahogar a China? Recursos de minerales estratégicos? Una zona de la que hay que adueñarse porque está llena de “estómagos inútiles” al decir de vuestro estratega H. Kissinger?. Tal vez es un buen negocio crear un basurero atómico que tanto genera vuestro imperio.

Dentro de todo lo malo que están haciendo me alegra que a América Latina todavía la miren de reojo porque sé bien que está en el cronograma otra “ayuda humanitaria”

Pero le insisto. Lo de Libya no me cierra….La tentación sobre los países árabes la tengo clara. Pensé tener claro esta acción “humanitaria”, pero sabe?, me asaltaron muchas dudas y revisando vuestras últimas acciones en Africa, me llega un tufo raro.

Son años que lo vengo siguiendo. Ud. me tildará de comunista, o terrorista o cerebro perverso antinorteamericano…..Llámele como quiera, no me es importante lo que ud. pueda pensar de mi. Sus actitudes, las de su imperio son un calco en los últimos tres cuartos de siglo.

Uds. son un pueblo apátrida. Los inventaron, los educaron en la guerra desde el nacimiento de su nación. No aman ni a su pueblo. Miles y miles de seres humanos pertenecientes a pueblos autóctonos de esa tierra fueron exterminados con la idea capitalista e imperialista. Miren hacia adentro y se dará cuenta que no tienen autoridad moral, ya no para intervenir afuera, sino para habitar esa tierra.

Los miles y millares de muertos que han vertido la sangre en vuestras manos claman. Más de dos mil han escapado a vuestra consideración cuando las Torres. Pero vuestra Corte Internacional ni vuestra Corte de Justicia puede obrar contra los crímenes de lesa humanidad, premeditados y ejecutados con la más sangre fría, porque vuestros crímenes son “obras humanitarias” .

Ud. no podrá contestarme y si pudiera no lo haría porque no lee lo que el pueblo escribe y porque para ud., yo soy un comunoide inútil que habría que extirpar. Pero mi “miedo” difiere del suyo. El suyo es Mayúsculo y yo carezco de él frente a “hombrecitos” como ud.

Sabe que ha pesar de su poder siempre se filtran algunas noticias como esta publicada el dia 24 de febrero:” Desde el 2 de febrero comandos británicos de la SAS y miembros de la Delta Force de EE.UU están en Libya” Más tarde nos enteramos que entregaron armas a miembros de una específica tribu. Oh, casualidad Al Zuwaya la opositora de Gheddafi. Como verá“pequeño hombrecito” es difícil creer en ustedes. De todos modos estoy a la espera de que en un acto de honestidad le cuente al mundo que hay detrás de Libya.

 

Lo que Obama debió decir a América Latina


ANÁLISIS

Lo que Obama debió decir a América Latina

ANTONIO CAÑO | San Salvador (ENVIADO ESPECIAL) 22/03/2011

El discurso de Barack Obama en Santiago de Chile, anunciado como un gran acontecimiento que marcaría el nacimiento de una nueva era de las relaciones entre Estados Unidos y América Latina, se quedó, para desilusión de los anfitriones, en un vacío mensaje de buenas intenciones que reincidía en los tópicos más frecuentes y esquivaba los verdaderos temas pendientes para un presidente norteamericano en esta región.

  • Para que el discurso pronunciado ayer hubiera servido verdaderamente para sorprender a los latinoamericanos y convencerles de que Obama, que concluye hoy su gira en El Salvador, traía realmente un nuevo espíritu al continente, debía de haber incluido tres ingredientes esenciales que se echaron desgraciadamente en falta.

La aceptación de responsabilidades por el pasado.

América Latina no necesita humillar al presidente de Estados Unidos.

Este continente no busca venganza ni el gozo romántico de hacer claudicar al imperio.

Mientras Estados Unidos estaba en otros asuntos, la mayoría de la sociedad latinoamericana ha evolucionado hacia la modernidad y el pragmatismo. Nadie está volviendo la vista hacia el pasado. No necesitan que Obama se lo recuerde. Pero mirar hacia el futuro no debe de ser interpretado por Estados Unidos como una excusa para esconder su pasado.

Todos, los del sur y los del norte, necesitan reconciliarse con la historia americana. Cualquier presidente de Estados Unidos que verdaderamente quiera pasar página tiene antes que encontrar una forma de asumir públicamente la responsabilidad de su país en el apoyo a regímenes militares que sembraron de cadáveres la región en la segunda mitad del siglo pasado y condenaron a América Latina a un duro y prolongado declive económico y moral.

El Palacio de la Moneda de Santiago era el lugar perfecto para hacerlo, pero Obama no se atrevió.

El levantamiento del embargo a Cuba.

No se puede denunciar en cada discurso la excepcionalidad antidemocrática de Cuba en la región sin aportar ninguna solución novedosa. La única posible, como hasta el propio Obama ha reconocido indirectamente, es el levantamiento del embargo económico.

El embargo es una medida arcaica que solo sirve hoy para satisfacer el ánimo revanchista del exilio más fanático y como justificación barata por parte del régimen de Castro. Su eliminación permitiría generar un estado nuevo de presión sincera de parte de toda América Latina a favor de la democracia en Cuba.

La condena del Gobierno de Hugo Chávez.

Con la mención de las dos condiciones precedentes, Obama se hubiera cargado de razón para hacer una imprescindible crítica al sistema chavista.

En lugar de eso, optó por no mencionarlo en absoluto. La Casa Blanca, como antes con George Bush, se justifica diciendo que si critican a Chávez se le regala un protagonismo que no merece.

A estas alturas, ese es un argumento dudoso. Pero aunque así fuese, Obama no puede pronunciar un discurso exponiendo su doctrina sobre América Latina sin aludir a la anomalía que representa Chávez, no por su presunto izquierdismo, sino por el peligro que significa para la democracia en la región.

El riesgo para las ya relativamente maduras democracias de este continente no es el retroceso a regímenes militares; es su degeneración hacia sistemas de democracia formal pero con métodos corruptos y prácticas autoritarias, como las que ya han ido creciendo a la sombra de Venezuela.

Hoy no basta con que Obama elogie la democracia latinoamericana; es preciso que defina qué modelo de democracia respalda.

Su esfuerzo de Santiago es, pues, una gran oportunidad perdida. Y quién sabe cuándo habrá otra.

Afortunadamente, América Latina ha demostrado estos años que se sabe valer muy bien por sí misma, sin la presencia de Washington. Pero sería ridículo pensar que una mayor colaboración con Estados Unidos no resultaría de gran beneficio para todos.

Es dudoso que eso ocurra durante esta Administración, que en esta gira está demostrando un profundo desconocimiento sobre la realidad de América Latina.

Escucharon a Obama el lunes cuatro presidentes chilenos, Patricio Aylwin, Ricardo Lagos, Eduardo Frei y Sebastián Piñera. Cualquiera de ellos, de derecha, centro o izquierda, le podría haber escrito un magnífico discurso.

El que de verdad lo hiciera debe de llevar mucho tiempo lejos de estas tierras.

Barak Obama: Premio Nobel de la Guerra



Premio Nóbel de la Guerra

Jamás he sido muy bueno para las matemáticas, pero el siguiente cálculo es bastante sencillo: súmense 10.000 nuevas tropas a Afganistán, sistemáticas violaciones en las ocupaciones de este país y de Irak, silencio cómplice ante dos genocidios, uno en Gaza, el otro en Sri Lanka (donde aún hay 300.000 seres humanos en campos de concentración), un golpe de Estado en Honduras donde la participación norteamericana ha sido un secreto a voces (aunque les haya salido el tiro por la culata), siete nuevas bases militares en Colombia y ¿qué tenemos de resultado? Un premio Nóbel de la “Paz” para el presidente de EEUU, Barack Obama.

En realidad, no me quita el sueño lo que hagan o dejen de hacer con un premio que vale bien poco, y que el único mérito que cuenta para obtenerlo es el cálculo político. Es verdad que este premio lo han recibido gentes de indudable valor como Pérez Esquivel, Rigoberta Menchú, Martin Luther King o Desmond Tutu.

Pero estos casos en verdad son más bien excepcionales. La lista de quienes lo han recibido está de testigo. En esta lista, encontramos gente como Theodore Roosevelt (1906), quien popularizara la fórmula de la zanahoria y el garrote al referirse a las relaciones internacionales de los EEUU en los inicios de su fase imperialista, quien aplaudiera el asesinato judicial de los Mártires de Chicago en 1886 (por atreverse a luchar por la jornada de ocho horas) y quien se caracterizó por su trato brutal a todo el movimiento obrero de su época.

Woodrow Wilson, otro presidente norteamericano, también recibió el Premio Nóbel de la Paz en 1919. ¿Sus méritos? Haber participado en la creación de la Liga de las Naciones. Ciertamente no se tomaron en consideración los siguientes “detalles”: fue el presidente que declaró a los EEUU en guerra durante la Primera Guerra Mundial, invadió, durante su gobierno, el México de Zapata, Cuba, Haití, República Dominicana, Nicaragua y Panamá.

Como si esto fuera poco, fue abiertamente racista y defensor de las virtudes de la esclavitud; se opuso abiertamente a que los negros pudieran ser estudiantes y se negó a que los Estados del Sur de EEUU pudieran tener derecho a voto. De hecho, se oponía a que los negros pudieran votar en ninguna parte de la “tierra de la libertad” y estableció en las oficinas federales, bajo su gobierno, la segregación racial. No es de extrañar, que como corolario a su racismo, fuera también apologista del Ku Klux Klan.

Otro de los laureados con el Nóbel de la “Paz”, es ni más ni menos, que Henry Kissinger (1973), quien como cruel paradoja, recibió este premio precisamente el mismo año en que, como Secretario de Estado de los EEUU, maquinó el derrocamiento de Allende y el ascenso al poder de Pinochet, quien durante 17 años sembró la muerte y el terror en todo Chile. El premio fue otorgado por haber negociado el retiro de las tropas yanquis que habían invadido Vietnam.

Que un personaje siniestro como Kissinger reciba el Nóbel de la “Paz” es verdaderamente tragicómico y revela el escaso valor de este premio: su prontuario incluye masivos bombardeos a Camboya y Vietnam, donde miles de seres humanos fueron calcinados con NAPALM, apoyo irrestricto a la brutal dictadura de Suharto en Indonesia y apoyo militar a su genocida invasión de Timor Leste, apoyo a grupos paramilitares en Angola (UNITA) y Mozambique (RENAMO), alimentando sus acciones criminales que cobraron la vida de más de un millón de personas, apoyo activo a las dictaduras del Cono Sur de Latinoamérica y a su “Plan Cóndor”, que selló el cobarde asesinato, la tortura y la desaparición de miles de militantes de izquierda Chile, Argentina, Bolivia, Uruguay, Paraguay y Brasil. Eso, sin mencionar su asesoría a George W. Bush antes de la invasión de Irak en el 2003.


Ahora bien, ¿cuál es la razón para dar este reconocimiento a Su Majestad Obama?

Al parecer su supuesto rol en mejorar la cooperación en el mundo, o algo así. Supongo que me he perdido de algo, puesto que las dichosas bases militares en Colombia casi nos arman un pedazo de conflicto en Sudamérica y han avivado “los vientos de guerra” que soplan entre los Andes y el Amazonas, y nos han metido en una carrera armamentista por lo demás, preocupante. Obama, con estas bases, ha avivado el fuego del régimen de ultra-derecha de Uribe, quien se encuentra salpicado por sus vínculos con el genocida paramilitarismo.

Su actitud permisiva ante las sistemáticas violaciones de Israel al pueblo palestino ha sido una constante, y hoy recibimos la noticia que su gobierno se opuso activamente al informe Goldstone sobre crímenes de guerra perpetrados por Israel en la ofensiva de enero contra Gaza, realizando numerosas gestiones diplomáticas para influir el voto de los miembros del Consejo de Derechos Humanos de la ONU.

Sin embargo, esta presión fracasó y es probable que siga boicoteando el establecimiento de la verdad y de alguna medida de reparación a este pueblo hambreado y bombardeado en el Consejo de Seguridad de la ONU o en otras instancias superiores.

¡Vaya un servicio a la paz! Ni qué decir de su decisión de seguir con la política guerrerista y su secuela de violaciones interminable y de daños colaterales en contra de la población de Afganistán. Si el Premio es para esfuerzos de “Paz”, hay algo que no cuadra…

No por nada, Eyad Bornat, dirigente palestino del Comité Popular de B’ilin, que durante años se han opuesto a la ocupación israelí y a la construcción del muro del “Apartheid” que divide sus comunidades y los encierra como a animales, escribió las siguientes palabras del fondo de su corazón, con dolor e ironía:

“Los EEUU aún están en Afganistán y en Irak, y Palestina sigue bajo ocupación (…) no hemos visto ningún cambio. ¿Por qué el comité no ha dado este premio a Bush? Recuerdo que hace nueve años Bush pronunció un excelente discurso acerca del establecimiento de un Estado Palestino para el 2005. Luego de ese discurso, Sharon invadió la mezquita de Al Aqsa, y los EEUU invadieron Irak. ¿Por qué no dieron entonces a este hombre el premio, y en lugar, lo único que recibió fue un zapatazo? ¡Esto es una injusticia!

Lo lamento Mister Bush. Usted trabajó duro, durante ocho años, asesinando niños, lanzando guerras y apoyando la ocupación, y aún así le han dado el premio a otro hombre.” [1]

Sumando y restando, al parecer, el único mérito que va quedando a este “pacificador a la brava”, es su grandilocuente discurso sobre un “mundo sin armas nucleares”… dicho sea de paso, hasta el día de hoy, los EEUU no han dado el paso de desmantelar ni siquiera una de las innumerables ojivas nucleares que poseen, las cuales en total suman un poderío bélico capaz de destruir ocho veces al planeta Tierra…

Ya no queda espacio para la vergüenza, aunque Obama, replicando las mismas palabras de Kissinger, haya recibido el Premio con “humildad”. Como la vieja canción campesina “El Diablo en el Paraíso”, que celebrara al “mundo al revés”, ahora son los guerreristas, los imperialistas y los que violan sistemáticamente los derechos humanos en nombre de los argumentos elásticos de la seguridad nacional y de la guerra contra el terror, los que son confundidos con palomas de la paz…

¡Las cosas que hay que ver!

Si esta es la paz del sistema capitalista, no es de extrañarse que los muchachos parisinos, durante el levantamiento del Mayo Francés de 1968, escribieran en las paredes de su ciudad que un fin de semana de paz capitalista era infinitamente más sangriento que un mes de revolución absoluta.

Hoy esta afirmación tiene más lucidez y veracidad que nunca.

José Antonio Gutiérrez D.
17 de Octubre, 2009

fuente: www.anarkismo.net

“Los instrumentos de la guerra desempeñan
un papel para la paz”

Barak Obama

“La Paz De Obama” – Informe realizado por Vision 7 Internacional (Canal 7, Argentina)

Evo Morales pide que a Obama se le quite el Nobel

La Paz 21 mar (7medios).- El presidente de Bolivia, Evo Morales, pidió hoy que retiren el Nobel de la Paz a su colega estadounidense, Barack Obama, por haber “gestado” lo que llamó “invasión” de Libia, y que la ONU cambie su sigla por ONI: “Organización de Naciones Invasoras”.

“Si el Comité del Premio Nobel de la Paz quiere dignificar a este premio, debería retirar el Premio Nobel de la Paz al presidente de Estados Unidos”, aseguró el mandatario en una rueda de prensa en La Paz.

Morales, que aspira desde hace años al mismo galardón y recibió antes de ser presidente el “Premio Gadafi de Derechos Humanos”, afirmó además que todo el mundo debe preguntarse si Obama “está defendiendo la paz en el mundo” o “está más bien gestando guerras, matanzas”.

A su juicio, el Consejo de Seguridad de la ONU, que llamó “de inseguridad para los pueblos del mundo”, ha permitido que se esté bombardeando Libia, incluidos hospitales y zonas civiles, “so pretexto de salvar vidas”.

Pero las operaciones militares en Libia, según Morales, tienen en realidad como propósito “invadir” ese país y “saquear sus recursos naturales”.

“¿Cómo un premio Nobel de la Paz encabeza un grupo de pandillas para asaltar y para invadir? Eso ya no es parte de la defensa de los derechos humanos, ni la defensa de la autodeterminación de los pueblos”, sostuvo el mandatario.

Morales propuso que cese inmediatamente “la invasión y la agresión armada”, y que se cree una comisión de alto nivel encabezada por el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, con la Liga Árabe y la Unión Africana, para resolver pacíficamente los problemas de Libia.

El gobernante también dijo que quienes “masacraron” y “violaron los derechos humanos” en Libia deben ser juzgados y castigados, aunque no precisó si se refería a las fuerzas internacionales o al mandatario libio, Muammar el Gaddafi, con el que ha tenido relaciones amistosas.

Morales anunció que considera la posibilidad de devolver los 50.000 dólares del premio que le entregó Gadafi, que según dijo fue invertido “en beneficio de las fuerzas sociales” de Cochabamba, su bastión sindical y político.

Antes Irak, ahora Libia. La historia se repite.


Antes Irak, ahora Libia. Ya nos la quieren meter de nuevo.

Libia. El nudo gordiano del Magreb

La revuelta de LIBIA tiene tantos puntos oscuros que es casi imposible tomar una postura sin caer en el error.
Es increíble que el 99% de la información mundial trate la revuelta de Libia y a la vez haya tanta desinformación.

No solo es un caso aparte, por su violencia, a los casos anteriormentwe vividos de Túnez y Egipto, sino que sus causas se aventuran diferentes.

A pesar de que sigue habiendo fuertes diferencias entre las clases altas y bajas del país en cuanto a renta, gracias a sus ricas reservas de petróleo y gas natural, Libia tiene una balanza comercial positiva de 27.000 millones de dólares al año y un ingreso per cápita medianamente elevado de 12.000 dólares, seis veces mayor que el de Egipto.

También se presupone que no haya problemas para conseguir trabajo en un país que tiene un millón y medio de inmigrantes.

Por consiguiente no se puede tomar en serio la aseveración de que la revuelta surgida en Libia sea causada por una masa empobrecida, como en Túnez o Egipto, sino como una verdadera guerra civil por la toma del poder entre tribus enfrentadas.

Este marco ahora revienta como resultado de lo que se puede caracterizar no como una revuelta de masas empobrecidas, como las rebeliones en Egipto y Túnez, sino como una verdadera guerra civil, debida a una división del grupo gobernante.

Quienquiera que diese el primer paso ha explotado el descontento contra el clan de Muammar Gaddafi, que prevalece sobre todo entre las poblaciones de Cirenaica y los jóvenes en las ciudades, en un momento en que todo el norte de África ha tomado el camino de la rebelión.

A diferencia de Egipto y Túnez, sin embargo, el levantamiento libio se planificó y organizó con anterioridad.

También las reacciones oficiales en el área internacional han sido diferentes a las de Túnez y Egipto.
En estos casos se trataron con sigilo y prudencia, alegando que tenían que ser los mismos egipcios y tunecinos los que tenían que resolver sus diferencias.

A los dictadores de ambos países se les dió todo el tiempo que necesitasen para que tuvieran una salida más o menos digna del país

A ambos países se les ha dado el tiempo que haga falta para que plasmen las aspiraciones democráticas de sus pueblos.

Nadie les presiona.
Ni nadie apela a tribunales internacionales de justicia para juzgar a los dictadores tras tantos años de represión e injusticia.

De las potencias mundiales, hay dos. China y Rusia que tenían no sólo una excelente relación con el gobierno libio sino una multitud de tratados comerciales que se habían incrementado estos últimos años.

De hecho, el comercio chino-libio ha crecido considerablemente (cerca de un 30% sólo en 2010)
Un cambio de régimen les puede supòner una importante pérdida económica y piden preocupados un rápido retorno a la estabilidad y normalidad.

En el caso opuesto se encuentra la posición de EEUU.

El presidente Barack Obama, cuando se vio enfrentado a la crisis egipcia minimizó la represión desencadenada por Hosni Mubarak y llamó a una “transición ordenada y pacífica”,

mientras que ha condenado rotundamente al gobierno libio y ha anunciado que Estados Unidos prepara “toda la gama de opciones que tenemos a nuestra disposición para responder a esta crisis, incluidas ‘acciones que ponemos emprender solos y otras que podemos coordinar con nuestros aliados a través de instituciones multilaterales’.

El mensaje es evidente: existe la posibilidad de una intervención militar de Estados Unidos y la OTAN en Libia, oficialmente para detener el derramamiento de sangre.

Las verdaderas razones son obvias:
Si se derroca a Muammar Gaddafi, Estados Unidos podría derribar todo el marco de las relaciones económicas con Libia y abrir el camino a sus multinacionales, que ahora están casi totalmente excluidas de la explotación de reservas de energía en Libia.

Por lo tanto, Estados Unidos podría controlar el grifo de las fuentes de energía de las que depende  en gran parte Europa y que también provee a China.

Esta es la apuesta en el gran juego por los recursos africanos.

Hoy en día existe una creciente confrontación por ellos, en especial entre China y Estados Unidos.
La creciente potencia asiática, con la presencia en África de cerca de 5 millones de gerentes, técnicos y trabajadores, construye industrias e infraestructuras a cambio de petróleo y otras materias primas.

Estados Unidos, que no puede competir en ese terreno, utiliza su influencia sobre las fuerzas armadas de los países africanos importantes, que entrena mediante el Comando África (AFRICOM), su principal instrumento para la penetrar en el continente.

La OTAN también entra ahora en el juego, ya que está a punto de concluir un tratado de cooperación militar con la Unión Africana que incluye a 53 países.

La central de la cooperación de la Unión Africana con la OTAN ya se está construyendo en Addis Abeba, Etiopía: una estructura moderna, financiada con 27 millones de euros de Alemania, bautizada: “Construyendo paz y seguridad”.

Volviendo a Libia, la confusión habida a la hora de informar ha sido tendendiosa, ya que el líder libio Muammar Gaddafi ha controlado toda la prensa y que lo poco que se sabe es a través de las redes sociales.
Si embargo se ha hablado de bombardeos y de miles de muertos pero, no hay fotos ni videos, ni evidencia.
Entonces surgen las preguntas:

¿Qué pasa con los potentes satélites norteamericanos que son capaces de detectar hasta los menores detalles de las personas y ahora, nada?

¿En un país con un alto Producto Interno Bruto (PIB), donde abunda la tecnología europea no hay posibilidades de mandar videos por You Tub de las horribles masacres?

¿Quiénes son los líderes de los “manifestantes pacíficos” y cuáles son sus demandas? (Ver: El plan de la OTAN es ocupar Libia)

Tomando en cuenta que Libia tiene unas Fuerzas Armadas compuestas por un ejército de 50.000 hombres, una fuerza aérea de 18.000 efectivos y una fuerza naval compuesta por 8.000 integrantes,

¿Cómo pueden manifestantes pacíficos tomarse gran parte de las regiones petroleras del este de Libia, sin armas, defendidas por un ejército dispuesto a masacrar y fuertemente armado?

Desde luego Libia no es Egipto y Ghaddafi siempre fue un odiado enemigo de Estados Unidos, recordemos que George W. Bush lo declaró parte del “eje del mal”, tampoco es un país pobre, tiene un alto PIB, 90.251 millones de US dólares, y es una república popular que nacionalizó todas las petroleras transnacionales.

Con una población de 6.294.000 habitantes tiene la menor densidad de población del mundo con 3,6 hab./km².y una relación comercial que abarca la Unión Europea con un 79%, sólo el comercio con Italia es un 40,4%, y 6,8% con Estados Unidos.

Vamos a hacer un poco de historia

Libia después de la 2° Guerra Mundial se convierte en una monarquía a cargo del rey Idris I.
En 1969, mientras veraneaba en la Costa Azul fue derrocado por un grupo de oficiales jóvenes que lideraba Muammar Gaddafi en un golpe incruento.

Se encontró con un país empobrecido, con más de un noventa por ciento de analfabetismo y una gran mortalidad infantil.

Los dueños del petróleo eran empresas extranjeras.

Muammar Gaddafi expropió las petroleras volviendo el petróleo a manos del pueblo libio, combatió el analfabetismo, fundó universidades, hospitales, construyó caminos y carreteras y comenzó un plan ambicioso para verdificar zonas desérticas.

En lo político, formuló lo que llamó la tercera vía universal, formando comités populares y dando forma a la Jamahiriya, una especie de poder popular.

Las mejoras sociales fueron notables llegando el PIB por habitante a 14.533 US dólares; el crecimiento anual del año 2010 fue de 6,7/%.

Las expectativas de vida son de 74 años y la mortalidad infantil es de 18 por 1000. El analfabetismo es de 5,5 en hombres con un gasto en educación de 2,7% del PIB mayor que el gasto el gasto en defensa que es de 1,1% del PIB.

Su deuda externa es de 5.521 millones de US dólares y sus importaciones son de 11.500 millones de dólares, con exportaciones por 63.050 millones de dólares.

Sus principales proveedores son la UE con 48,7%, (Italia 22,7%) y Asia con 31,1%.

Desde luego un gobierno así no podía ser bien visto por el Imperio.

En 1983, barcos norteamericanos dispararon desde el golfo de Sirte sobre el Palacio de Gobierno, dando muerte a una de las hijas de Muammar Gaddafi, en uno de los numerosos intentos de asesinato, pero el líder libio no estaba allí y sobrevivió al ataque.

Este lamentable hecho produjo un cambio en la conducción política del líder libio, el que se tradujo en un ablandamiento en su forma de combatir a su principal enemigo.

Cometió errores, derivó hacia un nepotismo acentuado y se volvió autoritario. Quizás este hecho con el tiempo resultaría esencial para la situación que hoy vive la revolución libia.

Las garras del imperio y la genuflexión de la ONU

La situación producida en Libia merece un análisis distinto a lo ocurrido en Egipto. Desde luego sirve para ver en toda su desvergüenza la forma de actuar del imperio.

Habla de genocidio y de aplicar sanciones a un régimen que dispara sobre civiles desarmados, sin embargo, cuando Israel bombardeó a la población civil palestina, (recordemos que Palestina no tiene ejército por no ser Estado), en la operación Plomo Fundido, no llamaron a la ONU, ni a aplicar sanciones y recientemente vetaron una condena a Israel por la muerte de población civil.

Los Estados Unidos hablan de DD.HH. sin acordarse de Guantánamo ni de las cárceles secretas de la CIA, habla de sentimientos humanitarios llevando ya 10 años de intervención en Afganistán y la destrucción de Irak. Sus intereses son muy claros:

Libia tiene uno de los mejores crudos del mundo y la política del imperio es apoderarse de su petróleo.
No es casual que la revuelta esté centrada en Bengazi donde están las mayores petroleras libias.

Pero eso no es todo.

Ya en el gobierno del inefable George W. Bush, Condoleeza Rice había planteado la idea de un nuevo Medio Oriente, al parecer la situación parece ser una realidad.

Es posible que el mayor obstáculo para ello sea Libia.

Es factible que si no es viable botar a Muammar Gaddafi, se trate de desmembrar el país quedándose con las regiones orientales de Libia, fronterizas con Egipto.

Las posibilidades son muchas, desde ahogar comercialmente al país hasta una intervención militar, que ya está orquestando la prensa.

Lo que si queda claro que Libia está siendo aislada y acorralada por el imperio y sus aliados léase Unión Europea y OTAN, y por el más fiel servidor imperial el señor Ban Ki-Moon oriundo de Corea del Sur, quien se ha convertido en el más genuflecto de los secretarios generales de la ONU.

Las grandes interrogantes

Hay razones para pensar que algo grande está en desarrollo en los países del Oriente medio.

Para el imperio, el Magreb y los países árabes productores de petróleo son estratégicamente importantes.

No se puede pasar por alto que la 5° flota se estaciona frente a Barhein, hoy día también reprimido por sus reyezuelos sumisos al imperio y de lo que nada ha comentado el señor Barack Obama.

Es extraño que de repente y simultáneamente un buen número de países se estén sublevando y cambiando a sus gobernantes, todo esto sin que las centrales de inteligencia hayan tenido noticias de ello, ni siquiera el Mosad.

La idea de democracia es una construcción occidental ligada estrechamente al desarrollo del capitalismo y por lo tanto bastante ajena a la filosofía islámica.

¿Cuál es el propósito de estos levantamientos?

¿Recuperar la cultura islámica tan aplastada por las conquistas occidentales o al revés, introducir en todo su esplendor el capitalismo neoliberal y globalizar a una parte del mundo que todavía no había sido integrada?

¿Por qué Muammar Gaddafi culpa a Al Qaeda y siendo así, por qué el imperio prefiere una revuelta de un grupo considerado por ellos terrorista a un gobierno con el que mantiene relaciones comerciales?

Si ahora reconocen que hay milicias armadas entre los rebeldes, ¿quién las provee de armamento?

Estamos muy encima de los acontecimientos para poder encontrar claridad en los sucesos del Medio Oriente.
Las interrogantes son muchas y estamos bombardeados por mentiras y desinformaciones.

La prensa está jugando su rol de vocero imperial.

Se está satanizando a Muammar Gaddafi y creando una situación terrorífica igual como se hizo con Saddam Husein y las armas de destrucción masiva que nunca se encontraron.

La situación se parece cada día más a la creada por Bush en Irak. Se está hablando de una intervención “militar humanitaria” (?).
Es posible que Libia sea la tercera invasión del imperio en el siglo XXI; las campañas de la prensa internacional así lo indican.

Sin embargo, siempre hay quien vea las cosas desde otro punto de vista.

Me gustaría señalar que las noticias directas desde Libia y los comentarios sin presiones de los analistas políticos de Tele Sur han sido un alivio entre tanta desinformación.

Luisa Bustamante es Licenciada en Sociología, Universidad ARCIS, Diplomada en Estudios Griegos y Bizantinos de la Universidad de Chile

El plan de la OTAN es ocupar Libia Fidel Castro Ruz

230211 – El petróleo se convirtió en la principal riqueza en manos de las grandes transnacionales yankis; a través de esa fuente de energía dispusieron de un instrumento que acrecentó considerablemente su poder político en el mundo.

Fue su principal arma cuando decidieron liquidar fácilmente a la Revolución Cubana tan pronto se promulgaron las primeras leyes justas y soberanas en nuestra Patria: privarla de petróleo (Ver: Libia, el mundo árabe y América latina)

Sobre esa fuente de energía se desarrolló la civilización actual. Venezuela fue la nación de este hemisferio que mayor precio pagó. Estados Unidos se hizo dueño de los enormes yacimientos con que la naturaleza dotó a ese hermano país. (Ver: En camino a la nueva partición de África)

Al finalizar la última Guerra Mundial comenzó a extraer de los yacimientos de Irán, así como de los de Arabia Saudita, Irak y los países árabes situados alrededor de ellos, mayores cantidades de petróleo. Estos pasaron a ser los principales suministradores.

El consumo mundial se elevó progresivamente a la fabulosa cifra de aproximadamente 80 millones de barriles diarios, incluidos los que se extraen en el territorio de Estados Unidos, a los que ulteriormente se sumaron el gas, la energía hidráulica y la nuclear.

Hasta inicios del siglo XX el carbón había sido la fuente fundamental de energía que hizo posible el desarrollo industrial, antes de que se produjeran miles de millones de automóviles y motores consumidores de combustible líquido. (Ver: Libia: ¿Un nuevo Irak?)

El derroche del petróleo y el gas está asociado a una de las mayores tragedias, no resuelta en absoluto, que sufre la humanidad: el cambio climático.

Cuando nuestra Revolución surgió, Argelia, Libia y Egipto no eran todavía productores de petróleo, y gran parte de las cuantiosas reservas de Arabia Saudita, Irak, Irán y los Emiratos Árabes Unidos estaban por descubrirse.

En diciembre de 1951, Libia se convierte en el primer país africano en alcanzar su independencia después de la Segunda Guerra Mundial, en la que su territorio fue escenario de importantes combates entre tropas alemanas y del Reino Unido, que dieron fama a los generales Erwin Rommel y Bernard L. Montgomery.
El 95 % de su territorio es totalmente desértico.

La tecnología permitió descubrir importantes yacimientos de petróleo ligero de excelente calidad que hoy alcanzan un millón 800 mil barriles diarios y abundantes depósitos de gas natural.

Tal riqueza le permitió alcanzar una perspectiva de vida que alcanza casi los 75 años, y el más alto ingreso per cápita de África.

Su riguroso desierto está ubicado sobre un enorme lago de agua fósil, equivalente a más de tres veces la superficie de Cuba, lo cual le ha hecho posible construir una amplia red de conductoras de agua dulce que se extiende por todo el país.

Libia, que tenía un millón de habitantes al alcanzar su independencia, cuenta hoy con algo más de 6 millones.
La Revolución Libia tuvo lugar en el mes de septiembre del año 1969.

Su principal dirigente fue Muammar al-Gaddafi, militar de origen beduino, quien en su más temprana juventud se inspiró en las ideas del líder egipcio Gamal Abdel Nasser.

Sin duda que muchas de sus decisiones están asociadas a los cambios que se produjeron cuando, al igual que en Egipto, una monarquía débil y corrupta fue derrocada en Libia.

Los habitantes de ese país tienen milenarias tradiciones guerreras. Se dice que los antiguos libios formaron parte del ejército de Aníbal cuando estuvo a punto de liquidar a la Antigua Roma con la fuerza que cruzó los Alpes.

Se podrá estar o no de acuerdo con el Gaddafi.

El mundo ha sido invadido con todo tipo de noticias, empleando especialmente los medios masivos de información.

Habrá que esperar el tiempo necesario para conocer con rigor cuánto hay de verdad o mentira, o una mezcla de hechos de todo tipo que, en medio del caos, se produjeron en Libia.

Lo que para mí es absolutamente evidente es que al Gobierno de Estados Unidos no le preocupa en absoluto la paz en Libia, y no vacilará en dar a la OTAN la orden de invadir ese rico país, tal vez en cuestión de horas o muy breves días.

Los que con pérfidas intenciones inventaron la mentira de que Gaddafi se dirigía a Venezuela, igual que lo hicieron en la tarde de ayer domingo 20 de febrero, recibieron hoy una digna respuesta del Ministro de Relaciones Exteriores de Venezuela, Nicolás Maduro, cuando expresó textualmente que hacía “votos porque el pueblo libio encuentre, en ejercicio de su soberanía, una solución pacífica a sus dificultades, que preserve la integridad del pueblo y la nación Libia, sin la injerencia del imperialismo”.

Por mi parte, no imagino al dirigente libio abandonando el país, eludiendo las responsabilidades que se le imputan, sean o no falsas en parte o en su totalidad.

Una persona honesta estará siempre contra cualquier injusticia que se cometa con cualquier pueblo del mundo, y la peor de ellas, en este instante, sería guardar silencio ante el crimen que la OTAN se prepara a cometer contra el pueblo libio.

A la jefatura de esa organización belicista le urge hacerlo. !Hay que denunciarlo!

Mundo Obrero

Editorial de Workers World/Mundo Obrero

Libia y el imperialismo

23 de febrero–De todas las luchas actuales en África del norte y el Oriente Medio, la más difícil de dilucidar es la de Libia.

¿Cuál es el carácter de la oposición al régimen de Gadhafi, que según se informa ahora controla la ciudad de Benghazi en el este?

¿Es pura coincidencia que la rebelión comenzó en Benghazi que está al norte de los yacimientos de petróleo más ricos de Libia, así como cerca de la mayor parte de sus óleo y gasoductos, de refinerías y de su puerto de transporte de gas líquido natural (LNG por las siglas en inglés)? ¿Hay un plan para dividir el país?

¿Cuál es el riesgo de una intervención militar imperialista que representaría el peligro más grave para los pueblos de la región entera?

Libia no es como Egipto. Su líder Moammar al-Gadhafi no ha sido una marioneta del imperialismo como Hosni Mubarak. Por muchos años Gadhafi fue aliado de países y movimientos que luchaban contra el imperialismo.

Cuando tomó el poder en 1969 a través de un golpe militar, él nacionalizó el petróleo de Libia y utilizó mucho de ese dinero para desarrollar la economía libia. Las condiciones de la vida mejoraron dramáticamente para el pueblo.

Por eso, los imperialistas estaban decididos a destruir a Libia. Estados Unidos lanzó ataques aéreos en Trípoli y Benghazi en 1986 que mató a 60 personas, incluyendo la pequeña hija de Gadhafi – lo cual es raramente mencionado por los medios corporativos. Se impusieron devastadoras sanciones por EEUU y la ONU para arruinar la economía libia.

Después de que EEUUA invadió a Iraq en 2003 y destruyó gran parte de Bagdad con una campaña de bombardeo que el pentágono exultantemente llamó “choque y temor,” Gadhafi intentó proteger a Libia de una adicional amenaza de agresión otorgando grandes concesiones políticas y económicas a los imperialistas.

Él abrió la economía a bancos y corporaciones extranjeras; accedió a las demandas del FMI sobre “ajuste estructural”, privatizó muchas empresas propiedad del estado y recortó los subsidios del gobierno para necesidades como alimentos y combustible.

El pueblo libio está sufriendo de los mismos precios elevados y desempleo que son la base de las rebeliones en otras partes y que fluyen de la crisis económica mundial del capitalismo.

No hay duda de que la lucha que recorre el mundo árabe por la libertad política y la justicia económica también ha resonado en Libia. No hay duda de que el descontento con el régimen de Gadhafi está motivando a una sección significativa de la población.

Sin embargo, es importante que los/as progresistas sepan que muchas de las personas que están siendo promovidas en el oeste como líderes de la oposición son agentes experimentados del imperialismo.

El 22 de febrero la BBC mostró imágenes de muchedumbres en Benghazi bajando la bandera verde de la república y sustituyéndola por la bandera del derrocado monarca, rey Idris quién había sido una marioneta de los EEUU y del imperialismo británico.

Los medios occidentales están basando muchos de sus reportajes en hechos supuestos proporcionados por el grupo en el exilio, el Frente Nacional para la Salvación de Libia, que fue entrenado y financiado por la CIA estadounidense.

Si usted busca en Google el nombre del Frente más la CIA, encontrará centenares de referencias.

En el editorial del 23 febrero, el periódico The Wall Street Journal escribió que “EEUU y Europa debían ayudar a los libios a derrocar el régimen de Gadhafi”.

No hay mención en los salones o en los pasillos de Washington sobre una intervención para ayudar a la gente de Kuwait o de Arabia Saudita o de Bahrein a derrocar a sus dictadores. Incluso, con toda la hipocresía con la que hablan a favor de las masas en lucha de la región ahora, esto sería inconcebible.

En cuanto a Egipto y a Túnez, los imperialistas están haciendo todo lo posible por conseguir que las masas salgan de las calles.

No se habló de una intervención estadounidense para ayudar al pueblo palestino de Gaza cuando millares murieron por el bloqueo, el bombardeo y la invasión de Israel. ¡Todo lo contrario! Estados Unidos intervino para prevenir la censura del estado sionista.

El interés del imperialismo en Libia no es difícil de encontrar. Bloomberg.com escribió el 22 de febrero que mientras que Libia es el tercer productor de petróleo más grande de África, tiene las reservas probadas más grandes del continente – 44.3 mil millones de barriles.

Es un país con una población relativamente pequeña pero con el potencial de producir ganancias enormes para las gigantes compañías petroleras. Así es como lo ven los súper ricos, y la base de su supuesta preocupación por los derechos democráticos del pueblo de Libia.

Conseguir concesiones de Gadhafi no es lo suficiente para los imperialistas señores del petróleo. Desean un gobierno que puedan poseer abiertamente. Nunca han perdonado a Gadhafi por derrocar la monarquía y nacionalizar el petróleo.

Fidel Castro de Cuba en su columna “Reflexiones”, toma nota del hambre del imperialismo por el petróleo y advierte que EEUU está sentando las bases para una intervención militar en Libia.

En EEUU algunas fuerzas están intentando movilizar una campaña que promueve tal intervención.

Debemos oponernos a esto firmemente y recordarle a las personas bien intencionadas y sinceras, las millones de personas matadas y desplazadas por los EEUU por su intervención en Iraq.

La gente progresista siente lo que ve como movimiento popular en Libia.

Podemos ayudar más a ese movimiento apoyando sus justas demandas al tiempo que rechazamos la intervención imperialista, en cualquier forma que ésta pueda tomar.

Es el pueblo de Libia el que debe decidir su futuro.


(Copyright 2005-2011, Workers World. Todos los derechos reservados. Permiso para reimprimir artículos dado si se cita la fuente. Para más información escriba a: Mundo Obrero/Workers World, 55 W. 17 St., NY, NY 10011; por e-mail: ww@workers.org. WWW: http://www.workers.org)
: :  MUNDO OBRERO : :  NOTICIAS EN INGLES : :

La caída en desgracia en Gadafi

25 Febrero, 2011 – 12:36 pm

Glen Ford, Black Agenda Report

Traducido por Mariola y Jesús García Pedrajas

Muammar Gadafi fue una vez la pesadilla de Occidente, pero en la última década había buscado un “apaño” con el imperialismo.

Desde el 11 de septiembre, “Gadafi ha parecido más preocupado por el fundamentalismo islámico…que por las maquinaciones europeas y estadounidenses.” Los servicios secretos de EEUU puede que hayan actuado o no contra Gadafi, pero con toda seguridad aprovecharán cualquier oportunidad.

“Gadafi claramente había alcanzado un acuerdo con EEUU y los hombres ricos de Europa.”

Muammar Gadafi saltó a la escena mundial cuando él y otros jóvenes oficiales echaron a patadas a un rey llamado Idris, quien le había cobrado a las corporaciones extranjeras los precios más bajos a nivel mundial por succionar la riqueza petrolera del país.

Eso fue en 1969. Cuando tuve mi encuentro con Gadafi, 40 años más tarde, a finales de octubre de 2009, aún se llamaba a sí mismo un socialista y jurado enemigo del capitalismo, e impulsaba su Libro Verde como una guía universal a la justicia social.

Pero Gadafi claramente había alcanzado un acuerdo con EEUU y los hombres ricos de Europa. Tipos de las corporaciones, blancos y asiáticos, se veían por todas partes en Trípoli, la capital, la cual se encontraba rebosante hasta los topes con proyectos de construcción llevados a cabo por extranjeros para corporaciones extranjeras.

Libia y sus seis millones de habitantes se habían vuelto un “destino” de las corporaciones con todas las de la ley, y las fuerzas armadas de Gadafi estaban en colaboración constante con las fuerzas de choque de la maquina de guerra imperialista de EEUU.

Gadafi podía decirles a sus visitantes en su enorme tienda de campaña personal en el campamento militar en la ciudad que seguía dedicado a la destrucción del “capitalismo,” pero Washington, Londres y París no parecían muy preocupados.

Desde el 11 de septiembre, Gadafi ha parecido más preocupado por los fundamentalistas islámicos como los de la vecina Argelia cuya supresión costó 200.000 vidas que con las maquinaciones estadounidenses y europeas.

Ha coordinado maniobras militares con los estadounidenses en la región del Sahel en África del Norte, y trabajado estrechamente con la CIA para descubrir elementos del tipo de Al Qaeda.

En 2008, Condoleezza Rice estuvo en Trípoli. “Estoy deseando escuchar la visión mundial del líder,” declaró. Gadafi ya había declarado su amor por la mujer a la que llamó “Leeza,” su “querida afroamericana” quien, dijo, “se reclina y le da órdenes a los líderes árabes.”

“La peor consecuencia posible de la crisis libia sería que EEUU encontrara una manera de intervenir.”

En 2009, el año que visité Libia con una delegación encabezada por la antigua congresista y candidata presidencial del Partido Verde Cynthia McKinney, Gadafi acababa de firmar un acuerdo “histórico” sobre cooperación militar y diplomática.

El Comando para África de EEUU, AFRICOM, y Libia se comprometieron a trabajar juntos en temas de mantenimiento de la paz, seguridad marítima, contraterrorismo y seguridad y estabilidad africana.

Sin embargo, allí estaba Gadafi en televisión el martes, sin parecerse en nada al más bien sereno hombre mayor que me había encontrado en la gran tienda de campaña hacía 16 meses, bramando que estaba siendo asaltado por una combinación de EEUU y militantes islámicos.

En ese sentido sus palabras sonaban mucho como las últimas declaraciones públicas del antiguo presidente egipcio Hosni Mubarak, antes de fuera sacado a empujones de escena.

Gadafi menospreció a sus oponentes tachándolos de ignorantes ingratos que no sabían nada de las glorias del país, o se trataba de personas que simplemente estaban bajo los efectos de alucinógenos.

Su hijo, Seif el Islam Gadafi, había amenazado previamente a los libios con la guerra civil. Ambos, padre e hijo parecían fuera de la realidad, fuera de control y obsoletos. Lo que significa que el pueblo libio está en peligro.

Pero no hay mayor peligro para la independencia y soberanía de la gente que el imperialismo de EEUU, que no tiene ningún respeto por los derechos de nadie.

La peor consecuencia posible de la crisis libia sería que EEUU encontrara una forma de intervenir, en la forma que sea.

Nada que Washington haga puede beneficiar de ninguna manera al pueblo libio, que debe resolver sus propios problemas.

Artículo original:

http://www.blackagendareport.com/content/khadafi-outs

Egipto

12 Febrero, 2011 – 7:34 pm

hosni

Navegador de artículos