AQUI hay TOMATE

Para dar y tomar

Archivo para la etiqueta “OPINIÓN”

De cómo Estados Unidos pospone su quiebra y aumenta la pobreza, imprimiendo billetes indiscriminadamente De OBLIGADA LECTURA


De cómo Estados Unidos pospone su quiebra y aumenta la pobreza, imprimiendo billetes indiscriminadamente

Adán Salgado Andrade (especial para ARGENPRESS.info)

Una de las ventajas que se lograron cuando se creó al así llamado papel moneda, fue que no siempre el soberano o gobernante en turno, así como su administración, debían de comprobar que, en efecto, poseían los metales preciosos o semipreciosos que ampararan el valor total de las distintas emisiones de billetes que se hacían.

Claro que, en principio, el papel moneda se creó cuando en las postrimerías del capitalismo, allá por el año 1200, era más fácil comerciar con letras de cambio emitidas por banqueros que amparaban el depósito de tal o cual persona, comerciantes sobre todo, con tal de que éstos no cargaran con todo el metálico efectivo.
Sin embargo, con el tiempo, la emisión de dinero pasó de ser un atributo sólo de los banqueros, a una función exclusiva del estado, quien desde entonces fue el único autorizado para imprimir billetes y acuñar monedas.
Pero, como dije, cuando los gobernantes se endeudaban en exceso, más allá de la capacidad de los cofres reales, entonces venía muy bien la impresión de billetes, sin nada realmente que los sustentara, excepto el gobierno y su permanencia en el poder.
En México, por ejemplo, esa atribución, la emplearon bastante los distintos bandos revolucionarios, como el de Pancho Villa, quienes imprimían billetes en las zonas que controlaban, con tal de adquirir viandas o pertrechos, obligando a los vendedores aceptar ese “dinero”, amparado por el jefe en turno.
Sin embargo, cuando dicho jefe caía y huía del lugar, los billetes emitidos quedaban sólo como enormes montones de papel, que no valían, justamente, ni el papel en que se habían impreso.
Eso explicaría, la emisión desproporcionada de billetes, en parte, que en la historia hayan existido fenómenos hiperinflacionarios tan absurdos que, por ejemplo, en la derrotada Alemania, posterior a la primera guerra mundial, en 1923, había billetes de 100,000,000,000,000 marcos (cien billones de marcos) que servían sólo para adquirir una hogaza de pan.
Y eso se dio en muy corto tiempo, pues en 1922, los billetes de mayor denominación eran de 50000 marcos. Claro, era entendible, pues la vencida Alemania, no había logrado aún reorganizar su destrozada economía y la mayoría de sus necesidades debían de llenarse con importaciones.
Si un país importa más de lo que exporta, entonces comienza un desbalance en sus finanzas y su economía, debido al creciente déficit que se va generando.
Así, la “solución” es, simplemente, imprimir más y más dinero (toneladas de dinero, literalmente).
En diciembre de 1923, el valor del devaluadísimo marco era de 4,200,000,000,000 por dólar. En ese mismo año, la inflación mensual era de 3,250,000%, es decir, que un producto que valiera, digamos, un marco al principio de enero, al final de ese mes valía 32500 marcos, ya que los precios se duplicaban cada dos días.
Tuvo que emitirse una nueva moneda, el Rentenmark, que eliminara tantos ceros, para que volviera a ser digamos que práctica la unidad monetaria.
Obviamente que en la actualidad, inmersos en la salvaje competencia capitalista, lo que ampara el valor de los billetes emitidos por un país, no se basa ya en la cantidad de oro o plata que posea (aunque últimamente se está regresando a eso, a atesorar oro o plata, como veremos adelante), sino en su capacidad productiva, tanto primaria, así como secundaria, o sea, que tenga buena agricultura, así como industria. Entonces, lo que importa ese país, debe de compensarse al menos con lo que exporta y si esto, exportar, supera a las importaciones, pues se tendrá un superávit.
uchos de los países que actualmente han caído en profundas crisis, como en el caso de Grecia, y los que seguirán cayendo, se debe, sobre todo, a que producen mucho menos en relación a lo que requieren, y por eso sus déficits están llegando a niveles enormes, que tardarán varios años en liquidar o, de plano, nunca lo harán.
Puede emplearse la analogía de aquella persona que ganando, digamos, 400 dólares mensuales, gaste 600, lo que requerirá que viva del crédito, pero súmenle a eso que si un día pierde su trabajo, o sea, dejara de producir, entonces estará mucho peor, dado que seguirá requiriendo gastar 600 dólares, pero ahora esos 600 dólares provendrán exclusivamente del crédito, hasta que quien le haya estado prestando, no lo haga más y decida de repente cobrarle el total de su abultada deuda.
Con esta fácil analogía, podremos entender, grosso modo, lo que está sucediendo en todo el mundo. Por eso algo común en todas estas quiebras de corporaciones y países es la frase sobreendeudamiento.
Y eso no ha exentado a ningún país, pues desde el inicio de la actual debacle económica (una de tantas que sufre crónicamente el capitalismo salvaje, pero de las que sale cada vez más debilitado), no sólo naciones individualmente han ido cayendo, víctimas de las irracionales imposiciones del capitalismo salvaje, sino regiones completas.
Estados Unidos fue quien comenzó a generar la debacle, que consideró “resuelta” a finales del 2009, dado que por su ya declinante dominio económico, simplemente la trasladó a otras regiones, como a la eurozona, que desde hace ya varios meses ha experimentado muy graves problemas económicos, como lo sucedido a Grecia, que comento antes. España y Portugal están en igual situación.
Y, por si fuera poco, Italia, considerada como uno de los “motores” económicos de la eurozona, junto con Francia y Alemania (este país, el más industrializado y productivo de los tres), también ya se declaró incapaz de hacer frente a sus deudas, sin la ayuda del Banco Central Europeo.
Eso lo logró Estados Unidos, trasladar la crisis, como señalé, debido a que como desde finales de los años 40’s, el dólar comenzó a imponerse como la divisa internacional de cambio, además de como fuente de ahorro, digamos, muchos países, justo por el poderío económico de Estados Unidos (que además “ayudó” a la reconstrucción europea y japonesa, luego de la segunda guerra), procuraban tener suficientes reservas de dólares, así que esa moneda terminó por ser aceptada en todas partes como medio de pago y de ahorro.
Y si en un principio, en efecto, dada la fuerte economía de Estados Unidos, el dólar era una muy confiable divisa, con los años, ante la pérdida de ese poderío económico estadounidense, ahora ya está dejando de serlo, mucho más pronto de lo que podría esperarse, sobre todo porque Estados Unidos se ha ido desindustrializando, gracias principalmente a sus corporaciones, las que han ido monopolizando la producción industrial en dicho país, destruyendo a otras industrias y “optimizando” a los trabajadores en activo, o sea, explotándolos más, con tal de producir más mercancías con menos trabajo.
Sin embargo, lo más grave es que se han ido llevando a zonas salariales más bajas los empleos, no sólo los de cuello azul, sino también los de cuello blanco, o sea, los administrativos, los gerenciales.
Escribí hace unos meses un artículo acerca de esa situación, titulado “De nueva cuenta la fiebre del oro o de cómo Estados Unidos está quebrando”, en el que analizo justamente la cuestión de su desindustrialización, que actualmente sólo abarca menos del 11.7% de sus actividades económicas (verlo en este mismo blog.
En 1982, Lee Iacocca, famoso empresario automotriz, que cuenta entre sus triunfos haber salvado a la Chrysler de una de sus tantas quiebras, refiriéndose a la desindustrialización estadounidense, vaticinó que “No sé cuándo despertaremos de letargo, pero conviene que sea pronto, pues de lo contrario, dentro de unos años nuestro bagaje económico se reducirá a los autobancos, los puestos de hamburguesas y las galerías de videojuegos”.
En efecto, basta ir a cualquier ciudad de Estados Unidos y casi todo se reduce a comercios, malls y parques de diversiones).
También analizo en dicho artículo que eso, la desindustrialización, le ha generado a Estados Unidos un enorme déficit gubernamental, de casi dos billones de dólares ($2,000,000,000,000), así como una deuda pública y privada de casi 15 billones de dólares (15,000,000,000,000), que representa casi un 95% de su PIB del 2011 ($15.3 billones de dólares).
Eso, como indiqué en ese trabajo, da claras señales de que Estados Unidos pronto va a dejar de ser solvente y que el dólar sólo se está sosteniendo debido a la indiscriminada impresión de billetes.
Incluso, comenté allí mismo que por esa situación, dada la inminente quiebra de Estados Unidos, sus barones del dinero están buscando “seguras” inversiones, y una de ellas ha sido comprar oro y/o plata, ya que son fuentes de riqueza “legítimas”, o sea, no requieren de la estabilidad de un país para tener su valor.
Lo mismo pasa con las mercancías, las tierras, los mares, los bosques… que representan riqueza verdadera (si simplemente se desconocieran las “leyes” del capitalismo salvaje, no habría ningún problema, dado que tenemos todos los recursos naturales y humanos para salir adelante).
Justamente porque los metales preciosos como el oro están siendo tan demandados, las empresas mineras mundiales están en una fiebre explotadora en busca de nuevos sitios con tal de encontrar oro, cueste lo que cueste y destrúyase lo que se destruya.
Aquí en México, por ejemplo, el entreguista, corrupto gobierno panista que nos mal administra, ha dado en “concesión” el 25% de nuestro territorio a las voraces, inescrupulosas compañías mineras, la mayoría canadienses, que destruyen todo a su paso, como el emblemático cerro de San Pedro, en San Luís Potosí, que quedó reducido a montañas de polvo y piedra molida, acabando con bosques, áreas verdes y envenenando tierras y acuíferos con miles de litros de cianuro, empleado para la separación del metal del material pétreo (es tan ineficiente la obtención de oro, que se requiere demoler una tonelada de material pétreo para obtener apenas 44 gramos de oro, una onza).
Y eso es una constante en todo el mundo, en lo que podría asemejarse a la fiebre del oro de los años 1850’s en Estados Unidos, cuando gambusinos incluso asesinaban o quemaban bosques completos, con tal de hacerse de mucho oro y volverse así muy ricos.
Eso es justo lo que está también demostrando que el otrora fuerte dólar, ahora está dando estertores, aproximándose rápidamente su fin como divisa y reserva universal.
Así, es tan grave el problema del endeudamiento de Estados Unidos que la Asociación Nacional de la Inflación, de ese país, considera que aún si todos los ciudadanos estadounidenses (los más de 310 millones que hay ya), fueran gravados en sus ingresos al cien por ciento, o sea, que el gobierno les quitara todo por completo, ni aún así se pagaría la deuda, se tendría que pedir prestado con tal de no colapsarse.
Y es que todas las quiebras, tanto de los bancos, así como de instituciones públicas, como las inmobiliarias Fannie Mae y Freddie Mac, que se colapsaron en el verano del 2008 (ver en este mismo blog mi artículo “La crisis de los créditos en los Estados Unidos: la consecuencia de gobernarse por índices”, en donde abundo sobre la quiebra de esos organismos gubernamentales), han sido absorbidas por el gobierno, claro, empleando el dinero de los contribuyentes, los que han pagado los platos rotos de la voracidad financiera de los barones del dinero, quienes junto con las grandes corporaciones, han sido los directos responsables de la debacle que hoy se está viviendo.
Por ello se han dado las protestas recientes, aún en curso, de un creciente sector social estadounidense, no sólo de los estratos bajos, sino de los medios, tales como estudiantes o profesionistas, en contra del 1% de la población mundial, sí, la clase adinerada, los dueños del dinero, de la riqueza social y del futuro de toda la humanidad, que están afectando y literalmente matando de hambre al 99% de la población restante (y en todos lados es lo mismo.
En México, por ejemplo, recientemente se reveló que sólo el 0.17% de la población, osea, menos de 200,000 personas poseen casi el 42.5% del PIB nacional en valores de la Bolsa, o sea, casi la mitad del valor de la economía generada anualmente).
Y, como ya señalé, Estados Unidos ha ido aplazando su colapso gracias a que puede imprimir dólares, claro, mientras éstos aún sigan siendo aceptados, lo que ya está dejando de ocurrir. En muchos países, se están dejando de aceptar dólares como medio de pago. Cuba, por ejemplo, sólo acepta euros.
Sin embargo, tiene aún suerte Estados Unidos de que su divisa siga siendo aceptada, por ejemplo, para cotizar el petróleo, pues aunque en apariencia el barril sube en cuanto a su valor en dólares, como éstos cada vez valen menos, en realidad el petróleo lo compra Estados Unidos artificialmente barato, en relación con otros países, pero además lo hace con dólares que no tienen un sustento real, como ya mencioné. por eso el valor de la gasolina allí se mantiene digamos que bajo, en relación con otros países, que estarían pagando el precio real por dicho petróleo.
Por ejemplo, mientras en Estados Unidos el precio promedio de un galón de gasolina es de $3.61, en Canadá, es de $5.56, en Francia, es de $8.21, en Japón, cuesta $6.62, en Australia, se paga $5.41 y en China, $4.54 (el encarecimiento es porque como deben de pagar en dólares, al comprarlos, les resulta más caro, no así Estados Unidos, que sólo debe de imprimir billetes y ya).
Así que si el petróleo se cotizara ya en otra moneda, no se haría en su equivalente en dólar, sino en su precio real (que es mucho mayor al que actualmente se vende), por lo que Estados Unidos tendría que pagar ese petróleo con sus muy devaluados dólares y entonces, sí, será el principio de muy altos índices inflacionarios, como nunca antes se hayan visto allí, pues pagado el petróleo en precios reales, la gasolina también se vendería en su precio real, lo que iniciaría la espiral inflacionaria, además de que todas las demás importaciones subirían también.
Y ya ha habido reuniones “secretas”, digamos, de varios países árabes, quienes junto con China, Rusia, Japón y Francia, están planeando dar fin al dólar como divisa internacional, dadas las debilidades estructurales ya mencionadas de Estados Unidos, y están buscando otra divisa más segura.
Incluso, entre los países del llamado Concejo de Cooperación del Golfo, el cual incluye Arabia Saudita, Abu Dhabi, Kuwait y Qatar, se ha pensado en crear una moneda regional única.
Y varios de esos países, como China, están deshaciéndose lo más pronto posible de sus reservas en dólares, pues ha vendido más del 8% de los bonos del tesoro que poseía (comento más sobre los bonos del tesoro, que ya tampoco ofrecen seguridad a sus tenedores, en el ya mencionado artículo: “De nueva cuenta la fiebre del oro o de cómo Estados Unidos está quebrando”, que está en este mismo blog.
China, de hecho, con sus cuantiosas reservas de dólares, comparte la vulnerabilidad del dólar, así que si éste cae, le seguirá dicho país, cuan efecto dominó. Por eso es que actualmente China está en la fiebre de comprar empresas en donde se pueda, con sus reservas de devaluados dólares, con tal de irse deshaciendo de esa peligrosa “bomba de tiempo”).
Y en muchos países, ya no se aceptan dólares, sólo euros, yenes o yuanes chinos.
Incluso, irónicamente ya dentro de los propios Estados Unidos, hay regiones que están usando una especie de monedas locales, como la que reportó el diario USA Today hace poco, el Berkshare, que se está usando bastante en la región de Berkshire, al oeste de Massachussets, y que desde el 2006, se han cubierto transacciones por $2.3 millones de dólares en su equivalente. Se aceptan también euros.
Además, en algunas partes de Texas, resulta curioso, ya también se reciben pesos mexicanos.
Se estima que unas 150 monedas alternativas se están aceptando en distintas partes de Estados Unidos, lo cual es un fuerte indicador de que las cosas andan mal, pues a veces el sentido común vale más que toda la ciencia económica o, peor, que las falsas declaraciones de políticos mentirosos asegurando que las cosas “están bien” y no hay de qué preocuparse (de hecho, en un reciente viaje que hice a Estados Unidos, pude emplear mi tarjeta de débito mexicana, sin ningún problema).
Por tanto, se acerca el fin del reinado del dólar y con ello, como ya he señalado, la estrepitosa caída de Estados Unidos.
Aún así, antes del colapso total, Estados Unidos está dejando de ser la superpotencia económica que presumía que era. Un grave indicador es el número de pobres que ya hay, y no me refiero a gente que gane poco, no, sino a aquéllos que ni siquiera tienen empleo y, lo peor, padecen hambre, como en cualquier país subdesarrollado.
Como señalo arriba, ha habido ya varias protestas en distintos estados de Estados Unidos, de gente de distintos niveles y condiciones en contra de los barones del dinero y las corporaciones, los que sí son rescatados por el gobierno, pero no ellos, los ciudadanos comunes.
En alguna de esa protestas, que se denominó “Ocupa una casa”, se denunciaron las abusivas prácticas de los bancos, los que han embargado a gente que por quedarse sin trabajo o no haber podido pagar su hipoteca, fue echada de su hogar.
Esa protesta fue para ocupar casas vacías, que nadie compra, porque no hay, sencillamente, compradores, y que allí están, sin ocuparse, pudiendo servir a los miles de ciudadanos que las perdieron. En una de las protestas, una sexagenaria mujer, de origen puertorriqueño, tomó la palabra y expuso su caso.
Hace un tiempo compró su casa, dando un enganche de 85 mil dólares, los ahorros de su vida, y comenzó pagando menos de 900 dólares mensuales como pago por el crédito otorgado. Vivía con su hijo, hasta que éste se enroló en el ejército. Fue enviado a Irak, en donde murió a causa de una mina terrestre.
La mujer, entre amargo llanto, denunció que mientras le llegaban cartas de Hillary Clinton y del secretario de la defensa, Leon Panetta, de “sentidas” condolencias, también le estaban llegando las del banco, diciéndole que le daba unas cuantas semanas para desalojar su casa, la que por haber subido la mensualidad a más de 3500 dólares, además de no tener trabajo o no seguir contando con el salario de su hijo, ya no había podido seguir pagando.
Esa tendencia, que comenzó más acentuada desde el 2008, se ha mantenido, y el número de personas sin empleo y sobre todo de pobres, ha subido incesantemente. Ni siquiera esos pobres tienen ingresos suficientes para comer, dado que 13% de la población depende para su subsistencia de los vales de comida que provee el gobierno y ha ido en aumento el número de las personas que los solicitan (ante la imposibilidad real de la mayoría de la gente que aún tiene trabajo de comprar una casa, muchos han optado mejor por rentar pequeños departamentos, los que incluyen todos los servicios, además de cocina integral, por un promedio de $1000 a $1200 dólares mensuales, mediante contratos establecidos.
Así, si se quedan sin trabajo o los cambian de lugar, simplemente dejan de rentar allí y ya no están agobiados por una hipoteca que durará toda su vida… claro, eso si pueden pagarla. Constaté personalmente todo eso, en un viaje que realicé recientemente a dicho país. Escribí mis experiencias en el artículo “En busca de los signos de la decadencia estadounidense”, que se encuentra en este mismo blog).
Y cada vez son más abundantes las “ciudades perdidas” (shanty towns), cerca de ciudades como Sacramento, Fresno, Nashville… “construidas” con basura, como cartones, llantas, piezas de autos… justamente como podrían verse en cualquier ciudad de país latinoamericano (como en México, por ejemplo, que tenemos gente viviendo entre la basura, como los así llamados pepenadores).
Vaya, es ya grave eso. De hecho, luego de que el huracán Katrina pegó durísimo en las costas de Luisiana, destruyendo varias partes de Nueva Orleáns, costaba trabajo, al ver esas escenas de los damnificados y los daños provocados, que tuvieran lugar en Estados Unidos, pues parecían mas de países como Haití, por ejemplo (de hecho, ahora se sabe que la inundación pudo haber sido evitada si se hubieran reforzado a tiempo los sistemas de diques que protegían a la ciudad de las inundaciones, cosa que no se hizo por falta de fondos públicos para hacerlo.
El siguiente video muestra dramáticas fotografías del desastre: http://www.youtube.com/watch?v=IPFIUzGAJBA&feature=related).
Como decía, el número de pobres y de indigentes ha ido en alarmante aumento y cada vez más es muy evidente la descomposición social que ya sufre ese país, como cualquier otra nación, en donde los estragos de desigual capitalismo salvaje son más que evidentes (en el siguiente video se muestran escenas y cifras de los niveles de indigencia que ha alcanzado Estados Unidos:
Y entre las familias que aún tienen trabajo, están excesivamente endeudadas (quebradas), pues se calcula que un 47% están en esa situación, debiendo en promedio $8,000 dólares sólo en sus tarjetas de crédito, pero al dividir el endeudamiento total de Estados Unidos entre sus habitantes tenemos que cada estadounidense debe actualmente casi ¡50 mil dólares!, impagables, claro.
Y como señalé también, el desempleo sigue creciendo, y actualmente casi 30 millones de estadounidenses no lo tienen y más de 10 millones de ellos ya perdieron las esperanzas de conseguir uno (además, de todos modos, la tendencia del capitalismo salvaje es de ir desempleando, hacer más, con menos trabajadores. Ver mi artículo en este mismo blog: “Desempleo en Estados Unidos, agudizada tendencia del capitalismo salvaje del incremento en la desocupación”, en donde ejemplifico justamente con el caso de Estados Unidos).
En su desesperación por tener empleo, los desocupados tratan de conseguir lo que sea. Por ejemplo, en la ciudad de Long Island, 2000 personas hicieron fila por más de cuatro días para llenar la solicitud para trabajar ¡como aprendices de mecánicos de elevadores!, de los que sólo se ofrecían cien puestos.
Otra solicitud, en Massillion, Ohio, era para un solo empleo como conserje de un edificio. El salario era de sólo 16 dólares la hora (3840 dólares al mes), más prestaciones. Aún así, ¡700 personas hicieron cola para ver si se quedaban con el puesto!
En Arizona vi, por ejemplo, pegado sobre una caja de conexiones telefónicas, el anuncio de una chica ofreciendo sus servicios de escort, que decía “Siempre que tengas necesidad de placer, llámame”, y luego enunciaba la lista de los placeres ofertados, tales como “masaje, uniforme, lesbianismo, anal, oral, fetiche y humillación” (Ni en México, país de mayores necesidades ocupacionales, se pegan letreros así.
En todo caso, hay medios, digamos que “especializados”, como folletines eróticos o sitios de Internet, en los que se ofrecen). También me encontré letreros pegados en postes en donde se ofrecían muchos artículos en “venta de patio”.
Y no sólo se están perdiendo empleos, sino que el gobierno está reduciendo los gastos de cuestiones tan vitales como la salud, la seguridad social, la educación.
Edificios públicos se están vendiendo y, ya vendidos, mejor se rentan, pues sale más barato (lo que menciono antes).
Además, servicios como la pavimentación de las calles, el mantenimiento de la infraestructura o tan necesarios como la limpia, están muy limitados. Por ejemplo, en mi reciente viaje a Arizona, presencié algo inaudito: alguna tubería de agua potable debió romperse en una calle, lo que ocasionó una enorme fuga que formó un riachuelo de un medio metro de ancho por unos veinte de fondo, que corría por más de tres kilómetros, aguas abajo.
El agua, vital líquido en ese estado mayoritariamente desértico, es un inapreciable bien, ya que se debe de llevar desde muy lejos. Incluso, México contribuye con una cuota de agua cada cinco años, debiendo de ceder algo así como 431 millones de metros cúbicos para que ese sediento estado, con temperaturas en promedio de 40 grados Celsius en verano, disponga de ella.
Como dije, transcurrieron dos días sin que la fuga se reparara (no supe cuándo se hizo, pues debía de regresar ya a México). Sólo se apareció momentáneamente un vehículo de servicios de la ciudad, con un par de empleados que sólo cabeceaban ante el problema, seguramente incapaces de hacer algo por remediarlo.
Incluso, el muy lucrativo negocio de las cárceles, que en ese país son privadas, se está viendo afectado. Un estado como California, gasta nada menos que 11% de su presupuesto anual en el mantenimiento de prisiones, alrededor de $8,000 millones de dólares (más de lo que gasta en el pago de educación superior, ¡absurdo! Sí, es más lucrativo en Estados Unidos pagar a carceleros que a maestros).
Así que planea “liberar” a 6500 prisioneros en el 2012, con tal de “reducir” sus gastos en prisiones (este es un serio problema, el de las prisiones, ya que como son un muy lucrativo negocio privado, cualquier intento por despenalizar ciertos delitos, como el de la posesión de droga, son boicoteados por los carceleros, con tal de seguir teniendo pretextos para atrapar y encerrar gente. El intento que hizo ese estado, en el 2011, por legalizar la posesión de marihuana, fue detenido por aquéllos).
Y abundando sobre los altísimos niveles de desempleo y pobreza a los que me refiero arriba, George Hemminger, establecido en California, bloguero independiente, fundador del sitio alternativo de Internet Survive and Thrive TV, en recientes declaraciones señala que “No hay empleos, la tasa de desempleo es altísima, es mucho esfuerzo lo que se requiere para alimentar a las familias, comprarles ropa, calzado.
Lo que era la clase media estadounidense, está dejando de existir y por primera vez, una gran proporción, está viviendo de vales de comida del gobierno y del seguro de desempleo. Hay gente que no tiene dónde vivir, han perdido sus casas y lo hacen en albergues, en tiendas de campaña, en patios traseros de familiares.
Muchos sobreviven juntando latas, botellas… cosas de la basura para vender” (hay que señalar que no hace mucho, el estado de California, por sí solo, representaba la quinta economía mundial, y vean a lo que se está reduciendo).
Sí, de verdad que ahora hay muchísimas escenas de la pobreza a la que han llegado muchos sectores en Estados Unidos, que hasta parecieran que son de un país tercermundista, como comento antes.
Por lo mismo, Hemminger también señala que la gente está muy desilusionada con Obama, en quien habían puesto muchas esperanzas, pero que ahora se dan cuenta que ha sido ese señor un simple títere de las corporaciones y los banqueros, y no ha hecho otra cosa que servir a sus intereses, pero en cambio a la población, a los ciudadanos comunes, los está dejando a su suerte.
Y esa suerte, como vemos, los ha llevado a una pobreza tan brutal, como nunca antes se había visto. Las cifras más recientes indican que uno de cada dos estadounidenses es pobre, así como que una de cada siete familias ya padece hambre. Muchos perdieron su “capital” de toda la vida al no poder ya seguir pagando sus casas y que el banco se las hubiera embargado. Incluso, increíble, ya hay algunos millonarios que ven en esas lamentables cifras un latente estallido social.
Personas como Warren Buffet, George Soros o Richard Branson, están de acuerdo en que algo se debe de hacer y a la mayor brevedad, so pena de graves conflictos en el muy corto plazo.
Por lo pronto, Hemminger señala que es tal la desilusión de los empobrecidos estadounidenses, que a muchos ya ni siquiera les llama la atención la política, más que para criticarla. Hace algunas semanas que Barack Obama acudió a los empresarios de Hollywood para reunir “fondos” para su campaña, aquéllos le “donaron” 72 millones de dólares, lo cual es una total insolencia, señala Hemminger, cuando, insiste, la mayoría de lo que solía ser la muy consumista clase media, está dejando de serlo y está ya en los límites de la sobrevivencia pura.
Como he dicho arriba, la tendencia de las grandes corporaciones en el capitalismo salvaje es a ir desocupando gente. Esto lo hacen explotando más a los obreros activos (producir más con menos), lo que eufemísticamente se llama “aumento de la productividad”, así como exportando empleos a zonas salariales más bajas (China). Súmese a lo anterior la actual debacle económica y los millones de empleos adicionalmente perdidos debido a ella no se recuperarán ni ahora, ni en el futuro.
Aún así, el gobierno del inepto Obama está buscando absurdas alternativas para crear unos cuantos empleos (una, por ejemplo, hacer más difícil la estancia de ilegales allí, con tal de que los empleos que ellos les pudieran “robar” a los estadounidenses, los obtengan éstos, lo que es estúpido, pues muchos de esos puestos, los estadounidenses no se consideran a ese nivel, como para trabajar de, por ejemplo, pizcadores en el campo o trabajadores en un rastro).
Otro proyecto que se le ocurrió a Obama es la construcción de un oleoducto desde Alberta, Canadá, que transportará petróleo obtenido del procesamiento de las tierras aceitosas que abundan en ese país, proyecto que además de ser muy costoso, antiecológico y peligroso, por los potenciales accidentes que pueden presentarse, sólo creará 6000 empleos durante dos años (Ver en este mismo blog mi artículo “Desechos radioactivos flotantes y nuevos oleoductos, inminentes desastres ecológicos”, en donde hablo sobre la peligrosidad y los daños ecológicos que ese oleoducto, bautizado como Keystone XL, puede provocar).
En fin, pues por todo lo comentado, estamos, en efecto, en la antesala de que Estados Unidos y su dólar dejen de ser factores dominantes dentro del actual periodo histórico.
Y es de esperarse que también el capitalismo salvaje, deje ya de ser considerado como el único sistema económico que la humanidad puede tener.
Hemminger señala al respecto que el futuro en ese país será de gente que trate de buscar la autosuficiencia por sus propios medios, como sembrar sus propias legumbres, criar sus propias vacas, fundar comunidades de autoayuda.
Incluso, sostiene que, como señalo arriba, se dejará de emplear al dólar como medio de pago y la gente buscará otras monedas. “Veremos ciudadanos intercambiando trabajo por comida”. Parece muy drástico todo eso, pero ya se está haciendo en muchos países, gente trabajando por comida.

En fin, es tiempo de que el 99% nos impongamos ya sobre los mezquinos intereses del minoritario 1%, el único sector que aún defiende a ultranza a este patético, decadente sistema.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

PUBLICADO POR ARGENPRESS EN 12:00:00 
Anuncios

Yo no viví por encima de mis posibilidades


Yo no viví por encima de mis posibilidades

SÁBADO, 10 DE DICIEMBRE DE 2011
INSURGENTE.ORG

Un artículo de Patricia Nuro que rebate la idea extendida de que los trabajadores se merecen lo que les ocurre “porque vivieron por encima de sus posibilidades”,

Yo soy muy de repetir frases de moda a lo tonto y sin más; y algunas hasta me hacen gracia de simple que soy. Esto me ha pasado ya desde tiempos inmemorables. He repetido tontamente a lo largo de los años frases absurdas como “abarrotá, la plaza estaba abarrotá“, el clásicazo “¿digamelón?” o el aún vigente “Yo por Fulanita MA-TO“. 

Pero últimamente me noto como alejada del pueblo llano, yo, que soy tan llana y tan de pueblo. Porque últimamente se está convirtiendo en coletilla y/o frase hecha el “hemos vivido por encima de nuestras posilidades” y no, yo a eso si que no voy a entrar. No, no y no.
Porque a fuerza de que nos lo repitan una y otra vez se está enraízando esa idea en nuestras mentes de mierda y que no, que conmigo que no cuenten para repetirla sin ton ni son porque ni es graciosa de decir ni de oir.  

A mí no me pueden decir que he vivido por encima de mis posibilidades estos años de burbujas, opulencias y crecimientos que te cagas. Porque sí, yo en estos años me he comprado un coche y una casa, sí, pero no me parece que eso sea vivir por encima de las posibilidades de nadie. Bueno, de alguien de Etiopía tal vez sí pero no de alguien en la treintena y trabajando en Europa.

Sí, me compré un coche. Un coche de Km. 0 que ya tiene 7 años. Un coche normal para meter a mis hijas, no una monovolumen de lujo y confort, ni un X3 o X5, ni un todoterreno guapo-guapo para usar en la ciudad.

 

Sí, me compré una casa. Una casa por la que pagué 3 veces más de lo que en realidad valía y una casa que era vieja y había que reparar y que a fecha de hoy sigue vieja y pendiente de reparar.

Y no, nunca sufrí de esa ansiedad que tiene el mundo por viajar a Nueva York, ni de la que da por no llevar a los niños a Eurodisney o a Port Aventura así que por ahí no me pillan. En esos años de prosperidad me limité a ir al pueblo, algún fin de semana de escapadita y una cuantas casas rurales compartidas con los amigotes.

 

Sí, de vez en cuando he salido a cenar y a tomar un par de copas. Sólo de vez en cuando y siempre a sitios razonablemente económicos. No he sentido que iba a morir si no me daban cita en El Bulli o si no pagaba 30€ por comer huevos con patatas en Casa Lucio.

Y sí, no lo niego, de vez en cuando he hecho algún exceso comprándome ropita o zapatos pero en Zara, joder, en Zara.

 

No he necesitado depilación láser para realizarme como mujer, ni tele de plasma, ni un bolso de Carolina Herrera, ni un Iphone, ni tratamientos desestresantes en balnearios lujosos, ni nada de lo que se suponía necesario pero que ahora resulta que era pecado.

Porque yo, en plena orgía capitalista y cuando según algunos estaba viviendo por encima de mis posibilides, cobraba menos de 1.000€.

Aunque les doy un poco la razón a los que me acusan de hacerlo cuando me doy cuenta de que sí que he derrochado más de lo que debía en algunas cosas: en la hipoteca que me impusieron, en las constantes subidas de la luz, en llenar el depósito de gasolina, en el agua, en el IVA, en el IBI, en el seguro del coche, en el seguro de la casa, etc.

 

Y ahora sigo viviendo igual que entonces pero un poco peor. Y mi coche se va a romper y mi tejado se está abombando. Y cada vez tengo más amigos en paro y salimos menos. Y mis hijas crecen y habrá que ir pensando en ahorrar un poco. Y sigo pagando todo: la luz, el agua, la hipoteca, los seguros, la gasolina y sigo cobrando lo mismo. 

 

Pero nunca me he quejado, sólo lo hago ahora y porque no acepto que nos culpen sin más y nosotros lo aceptemos y nos lo creamos.Y conmigo que no cuenten para que les ayude a desviar responsabilidades en esta crisis que no amaina nunca, porque yo no tengo la culpa.

Aunque no tengo su desfachatez y no señalo a los culpables porque, a diferencia de ellos, no lo sé todo. Y si ellos dicen que echarle la culpa a los bancos es algo infantil, yo les digo que echarnos la culpa a nosotros es sucio, rastrero y les envilece aún más.

Y ya sé que me pueden poner ejemplos de gente que sí que lo hizo, de gente que sí que vivió por encima de sus posibilidades (como se ha hecho siempre a lo largo de la Historia, por otra parte) pero por cada ejemplo que ellos me pongan, yo les pongo 3 de lo contrario, de gente que ha vivido muy por debajo de las posibilidades que deberían haber tenido.

¡Coño ya!

 http://www.patricianuro.com/

Los golpes de estado del capital financiero transnacional


Los golpes de estado del capital financiero transnacional

Alejandro Teitelbaum (especial para ARGENPRESS.info)

I. Los pueblos de los países llamados periféricos tienen una larga experiencia en materia de “políticas de ajuste” impuestas por el capital financiero transnacional representado por instituciones como el Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial. Políticas de rigor destinadas a pagar la deuda externa, la que tiene la virtud de autoreproducirse y crecer indefinidamente, mediante la aplicación de intereses usurarios y la capitalización de los intereses adeudados, entre otras cosas.

Y cuando ha sido necesario se ha recurrido a los golpes de Estado para acelerar el ritmo de los “reajustes estructurales”, es decir la profundización de la sobreexplotación de las clases populares.
Pero desde hace un tiempo estas estrategias de despojo se han mundializado y las nuevas víctimas incluyen notoriamente a los pueblos de Europa.
Ahora los golpes de Estado no son militares sino ejecutados directamente por el capital financiero que se “pone nervioso” cuando un Estado no paga puntualmente sus deudas poniendo en riesgo sus superbeneficios e impone sucesivas “políticas de rigor” y “reajustes estructurales” y el remplazo de los elencos gubernamentales.
Su nerviosismo se agudizó al extremo cuando Papandreou amagó con un referendum sobre las políticas de ajuste. El dúo Merkozy y la Unión Europea INTIMARON a Papandreou para que abandonara la idea extravagante de una consulta popular.
El capital financiero -que tiene la batuta- parece invisible y los ejecutores visibles son sus fieles servidores : el Banco Central Europeo, la Comisión Europea y el Fondo Monetario Internacional a nivel regional e internacional y a nivel nacional los gobiernos europeos encabezados por el dúo Merkel-Sarkozy (Merkozy) y el de Obama en los Estados Unidos
Pero últimamente la dictadura del capital financiero transnacional ha quedado al desnudo colocando a sus propios peones al frente del Banco Central Europeo y de los gobiernos de Grecia e Italia. Los tres aparecen vinculados a GOLDMAN SACHS, que forma parte del riñón del capital financiero y del aparato del Estado yanquis.
Mario Draghi, nuevo presidente del BCE, diplomado en economía en el Instituto Tecnológico de Massachussetsu (MIT), se ocupó de las privatizaciones en Italia de 1993 a 2001, fue vicepresidente de GOLDMAN SACHS para Europa entre 2002 y 2005. Como tal, estuvo encargado de empresas y Estados y se ocupó de vender swaps (productos financieros) que permitieron, entre otras cosas, disimular la envergadura de la deuda griega.
Mario Monti, el nuevo primer ministro italiano, diplomado en Yale, es miembro de la Trilateral y del Grupo Bilderberg (think tank del establishement international). Es consejero internacional de GOLDMAN SACHS desde 2005.
Lucas Papademos, el nuevo primer ministro griego, también diplomado en el MIT, fue consejero del Banco de la Reserva Federal en Boston. De 1994 a 2002 fue Gobernador del Banco de Grecia, época en la que GOLDMAN SACHS “ayudó” a falsificar las cuentas del Estado griego.
Asi se ha puesto crudamente de manifiesto la esencia de la democracia burguesa que no es –como se pretende- mediadora o árbitro entre intereses diferentes o contrapuestos- sino esencialmente la dictadura de las clases dominantes sobre las grandes masas oprimidas y explotadas, como ya lo señalaron en su tiempo Marx, Engels y Lenin.
II. La fuerza de choque del capital financiero son las agencias de notación
Las principales agencias notación son Standard and Poor’s, Moody,s y Fitch.
Son instituciones privadas que se ocupan de poner notas a empresas y Estados – que van del riesgo mínimo (AAA) al riesgo máximo (CCC)- que corren los inversores financieros que prestan a dichas empresas y Estados. Existen hace tiempo pero comenzaron poniendo notas a empresas y Bancos y después extendieron su radio de acción a los Estados.
Una nota baja (riesgo alto) tiene por consecuencia automática que la empresa o el Estado que reciba un préstamo pagará un interés más elevado.
Estas agencias no tienen nada de independientes pues pertenecen a grandes capitales privados: el 13% de Moody’s pertenece al multimillonario Warren Buffet, Fitch pertenece mayoritariamente a la sociedad financiera francesa Fimalac y el 20% de su capital al grupo Hearst y Standard and Poor’s al grupo estadounidense McGraw-Hill Companies.
Cobran por sus servicios a las empresas que quieren ser calificadas y a las que utilizan las notas.
De modo que grupos privados estrechamente vinculados al capital financiero decretan la lluvia o el buen tiempo para los Estados que necesitan recurrir a préstamos del capital financiero transnacional.
Si la nota es alta (poco riesgo) el Estado pagará un interés bajo por los préstamos. Si la nota es baja (riesgo alto) el Estado pagará un interés alto, entrando así en un círculo infernal de endeudarse cada vez más y pagar intereses cada vez más altos.
Y deberá aplicar los ajustes exigidos por los acreedores que se traducen en recesión, más desocupación, congelación de salarios, privatización de los servicios públicos, recorte de los gastos sociales, etc.
Las notas no son para nada objetivas, sino que responden a la estrategia de provocar una gigantesca y permanente transferencia de recursos de las masas populares hacia el capital financiero transnacional.
El caso extremo se da cuando la agencia de notación se “equivoca” y anuncia que le ha bajado la nota a un país, como acaba de ocurrir con Standard and Poor’s respecto de Francia. Después la agencia dice que fue un “error” pero el daño ya está hecho.
Hace pocos días se habló de la posibilidad de que la Unión Europea recortara los poderes de las agencias de notación. Sobre todo su insólita facultad de ponerle notas a los Estados, por encima de toda institucionalidad de derecho público nacional o internacional. Pero todo quedó en “agua de borrajas”, como se suele decir.
III. Otras malas noticias
1. Las perspectivas inmediatas son sombrías. Prácticamente no existe una izquierda que formule una crítica completa y radical del sistema y haga propuestas alternativas audaces a la altura de las circunstancias. Sólo pequeños grupos prácticamente inaudibles a nivel de masas.
Los movimientos de “indignados” son puntualmente multitudinarios (en Grecia y en Italia; en Francia no sobrepasan algunos centenares de personas) y además carecen de dos elementos esenciales : organización y proyecto alternativo.
Los socialdemócratas están definitivamente alineados con el sistema y son intercambiables en los Gobiernos con la derecha tradicional. Cuando escribimos estas líneas el PSOE español se prepara a perder las elecciones y a dejarle el Gobierno al Partido Popular.
A Hollande, el candidato presidencial del Partido Socialista francés, le bastó un llamado telefónico de Areva, la transnacional de la energía nuclear, para suprimir un párrafo del acuerdo celebrado el día anterior con el Partido ecologista, referente al reciclaje de los desechos nucleares, altamente contaminantes.
Hollande no tiene propuestas frente a la crisis que sacude a Europa. A lo sumo el equivalente a un cuarto de aspirina para un cáncer generalizado.
De seguir así no es improbable que la mayoría del electorado –que es espontáneamente conservador y huye al cambio como gato escaldado – finalmente prefiera el original a una mala copia y reelija a Sarkozy.
2. Los países llamados periféricos no están blindados –como se quiere hacer creer- contra la crisis. Son sumamente vulnerables y ya comienzan a hacerse sentir los primeros remezones.
Son muy vulnerables porque su estructura económico-financiera es un eslabón del gran capital transnacional.
Véase, por ejemplo, respecto de Argentina, la nota de Félix Herrero “Chocolate por la noticia: ¡El modelo es capitalista!” en Argenpress del 14/11 y los datos sobre la extranjerización de la economía que aparecen en el Informe de Coyuntura Nº 8 de noviembre de 2011 del Centro de Investigación y Formación de la República Argentina (CIFRA):
Grado de concentración y extranjerización
La transición entre la convertibilidad y la posconvertibilidad supuso un salto en materia de concentración económica. La cúpula empresaria ha logrado consolidar su importancia en la economía nacional, tal como lo refleja su peso en la producción del país y el sostenimiento de muy elevadas tasas de rentabilidad.
En el período 1991-2001, en promedio, el peso de las ventas de la cúpula empresaria fue equivalente al 20,4% del Valor Bruto de Producción (VBP) de la economía nacional; en 2003-2009 alcanzó al 28,0%.
En gran medida, este salto en el nivel de concentración se vincula con una dispar evolución de los precios de la economía versus los de estas grandes empresas. Se mantiene, a su vez, un elevado grado de extranjerización de esta cúpula empresaria, que fue resultado principalmente de las tendencias desplegadas a lo largo de la convertibilidad.
Así, en 2009 el 55,4% de las ventas totales de las 200 empresas de mayor tamaño del país está explicado por las ventas de las empresas extranjeras.
El impacto de la extranjerización sobre las cuentas externas El agudo proceso de extranjerización desplegado en nuestro país desde comienzos de la década del noventa ha determinado un sensible aumento en la remisión de utilidades y dividendos al exterior por parte de las firmas de origen extranjero. Las elevadas tasas de crecimiento económico alcanzadas desde 2003 no hicieron más que potenciar este proceso.
De esta forma, el flujo neto total de utilidades y dividendos pasó de representar US$ 633 millones en 2003 a US$ 7.159 millones en 2010. Se debe señalar que el mantenimiento de un sensible superávit en cuenta corriente desde 2003 fue uno de los pilares en los que se sustentó esta etapa de crecimiento.
En este marco, es de resaltar que el déficit generado por la remisión de utilidades y dividendos ha tenido un crecimiento notable en los últimos años. El flujo de utilidades y dividendos pasó de representar el 32% del superávit comercial en 2005 a más del 50% en 2010. (Páginas 11 y 12 del Informe de CIFRA).
PUBLICADO POR ARGENPRESS EN 16:39:00 

Crónica de una legislatura


Crónica de una legislatura

y el porqué de mi voto

Antes de explicar el sentido de mi voto, me gustaría hacer un diagnóstico de lo que ha pasado esta última legislatura, puntualizando y dejando claro algunos puntos en los que creo que se ha vertido mucha demagogia.


Intentaré ser lo más objetivo y ecuánime posible si es que ello se puede ser partiendo de la base de que las ideas de cada uno interfieren a la hora de opinar.
En primer lugar quisiera echar abajo varias afirmaciones que se han vertido durante estos años y que han sido aceptadas como verdades por una gran mayoría.
Zapatero ni ha sido un incompetente ni ha influido negativamente en la marcha de la economía. Yo mas bien diría que todo lo contrario.
Se puede achacar su falta de visión a la hora de no ver lo profunda que era la crisis. Pero ese mismo error se le puede achacar a la oposición y a todos los líderes de la UE.
El hecho de que el PP propusiera recortes en su momento no qúería decir que lo hicieran por su visión real del alcance de la crisis sino por su indiosicrasia. Ya que su política es aprovechar cualquier coyuntura para recortar derechos y prestaciones de lo ciudadanos o tirar de privatizaciones.
En segundo lugar, tampoco creo que sus mensajes a veces por optimistas  fueran ni  ingenuos ni falsos.
Todos los políticos desde la Merkel a Obama, lo hicieron y lo siguen haciendo.
Incluso los mensajes de los mercados, empresas y bancos han sido de un falso optimismo que no se lo creían ni ellos.
¿ Cuantas veces hemos oído decir que Grecia, irlanda o Portugal no serían rescatados? ¿ O qué tal caja o banco va bien y que no necesita ni ayudas ni rescates y luego suceder todo los contrario?
Para bien o para mal es un hecho asumido en política, y más si se trata de asuntos tan delicados como los económicos, el mandar mensajes que intenten calmar la situación y un cierto optimismo para no agravar o precipitar aún más los acontecimientos.
Saber leer entre líneas en estos casos es fundamental para un buen análisis de la situación.
En toda la crisis se ha negado de todo por todo el mundo porque el asunto para el stableiment no era la negación de hechos que más tarde o temprano iban a suceder sino el hacerlo de una forma controlada para no hacer cundir el pánico en la población ni una huida despavorida del capital cuando era del todo necesario.
Dicho todo esto, me reafirmo en lo anterior. Zapatero no creo que haya estado equivocada en su actuación, tal vez un poquitín tardía, pero desde luego ha sido la más eficaz de todas las aplicadas en los países de la UE con problemas semejantes. Hoy en día se la ve a España con otros ojos y fuera del ojo del huracán de los rescates.
Las cuentas del estado son de las más saneadas de la UE y tan sólo el nulo crecimiento que estamos teniendo pueden dar lugar a medio plazo aún problemas con la financiación con la deuda.
Otra cosa es la financiación de las autonomías, donde el ejecutivo no tiene mucho margen de maniobra. Las autonomías al igual que las cajas han sido un nido de corrupción pàra promover todo tipo de negocios privados con dinero público sin pudor alguno entre políticos y sus amiguetes y han dejado las arcas públicas vacías y son la rémora, y no la gestíon de ZP, que tiene nuestra economía. Al igual que la deuda hipotecaria de bancos y cajas que seguramente el año que viene metan a España otra vez en el dime y diretes del ojo del huracán
Dicho todo esto puede parecer que defiendo la gestión económica del gobierno en esta legislatura. Todo lo contrario, lo que quiero dejar bien clarito es que de donde menos le pueden venir las críticas a su actuación es desde la derecha ya que ellos hubieran ahondado más aún en esa línea y entonces sí hubieran perjudicado seriamente el futuro de España.
Tanto la reforma de las pensiones como la laboral fué echa con bisturí por el PSOE intentando hacer el menos daño posible a los ciudadanos y por imposición de los mercados ,y que por cierto solo han servido para calmar a éstos  y no para reactivar la economía que era el leift motiv por el que se hicieron En manos del PP hubiera sido una auténtica carnicería para el trabajador a golpe de motosierra donde solo hubieran salido bien parados, sus amiguetes con ciertas privatizaciones.
ZP peleó hasta el final porque no se recortara ni un ápice de los derechos ni prestaciones sociales pero una fuerza mayor que como estamos viendo hunde países y gobiernos y que impone jefes de estado sin haber sido elegidos democráticamente por sus ciudadanos, le impuso reformas y él hizo las mínimas pero las suficiente para aprobar el examenn e incluso llegó a afirmar este verano que ya no haría más recortes y que lo que hacía falta era menos austeridad y más incentivar la economía. Propuesta que por cierto lleva Rubalcaba en su programa.
Otro mérito indudable del saber hacer como estadista de ZP y el oficio de Rubalcaba al frente de Interior, ha dado lugar a la derrota de ETA. Ya sé que en estos caso se debe decir que es una victoria de todas las fuerzas democráticas.
Yo no lo creo así y como tal lo digo. El PP se ha limitado en este tema como en casi todos a poner zancadillas al gobierno y muy a su pesar de nada le ha valido.
El gobierno socialista ha sabido combinar muy bien la dureza de la política policial de Rubalcaba con la política de la mano tendida de Zapatero y creo que les ha salido redonda la jugada. El tiempo pondrá a cada uno en su sitio y en este caso no me cabe la menor duda que lo hará en favor de Zapatero.
Pudiera parecer por lo anteriormente expuesto que ZP cuenta con mi apoyo. Ni mucho menos y a eso voy ya mismo.
Después de las luces vienen las sombras y las del gobierno de ZP en esta legislatura desde un punto de vista progresista de la sociedad son varias y gordas.
En primer lugar y por ser la primera en el tiempo y la que nos ha abocado a la crisis de deuda que hoy en día padecemos y que es general en todos lo países inmiscuidos en esta crisis.
Es el traspaso de la deuda privada de los bancos a deuda pública que todos los ciudadanos hemos de pagar.
Creo que desde el primer momento el gobierno  debería de haber asumido la realidad de las cuentas bancarias en vez de sacar pecho y proteger su insolvencia
Ya que se sabía desde un primer momento que las cuentas de las entidades estaban falseadas por tener contabilizadas a un precio muy superior todo sus activos inmobiliarios.
En su lugar, se tendría que haber dejado caer a las cajas y bancos que no tuvieran solución y haber nacionalizado otros con la idea de a través de ellos reactivar la liquidez y el crédito en la economía. Que su falta, ha sido la que ha arruinado tanta pequeña y mediana empresa, y no limpiarlos y regalarlos luego al primer especulador.
En cualquier caso, la cuantía mínima de 100 mil euros por persona y entidad debería de haber sido respaldada por el gobierno , como dice la ley, en caso de bancarrota e insolvencia de la entidad.
La crisis, entre otras muchas cosas, nos ha demostrado que es un peligro y un grave riesgo sistémico, tener grandes entidades bancarias ya que si por un lado son más rentables y más fáciles de defender ante el acoso del capital extranjero, tienen el inconveniente de ser lo suficientemente grandes para dejarlas caer y con el cuento de tener este paracaídas se alienta que existan por directivos bancarios tentados a caer en conductas especulativas arriesgadas e irresponsables.
El mismo Banco de Santander se ha curado en salud muy astutamente y ha logrado que a nivel internacional se le denomine como entidad demasiado grande para caer. La única con esta denominación en España. Si ha tenido prisas en hacerlo antes de acabar el año es porque el que viene le vencen 30.000 millones que ya veremos de donde los saca. Me dá a mí que vía BCE y BE o sea que al final a todos nos tocará pagar.
El gobierno con su política bancaria ha hecho todo lo contrario y ha ido creando monstruos com Bankia de difícil solución cuando llegue el momento. La política del Banco de España desde luego ha sido errónea desde el principio y solo ha beneficiado a los directivos de la banca permitiéndoles cometer todo tipo de atropellos en vez de pararlos los pies y en algunos casos incluso querellándos contra ellos.
Con respecto a las ayudas a los bancos quiero aclarar la posición del Psoe que dice que ellos no han regalado nada a la banca. Yo, digo que es mentira. Ya que todas las ayudas dadas a la banca han sido a un interés bajísimo, del 1 al 2 por cientocomo mucho, cuando ese mismo dinero que se presta a los bancos se lo han estado prestando al estado al 5%. Si eso no es regalar el dinero que me lo presten a mí en esas mismas condiciones.
Por otro lado y con respecto a este mismo tema, se deberían haber encausado a los banqueros, no a todos, pero si a los que nos han metido con sus conductas delictivas en esta crisis.
Es lógico que ante consecuencias de esta envergadura en la ciudadanía, se dé ejemplo y se persiga a aquellos y son muchos , que en España han utilizado el erario público de las cajas para hacer negocios particulares con sus amiguetes de turno. En estos casos, tanto el PP como el PSOE tienen hasta el fondo las manos manchadas por la  corrupción.
En segundo lugar, se le puede achacar al gobierno el haberse dejado vencer por la política intervencionista de EEUU en materia de internet.
La ley Sinde es un grave error que debería de subsanarse lo más rápidamente posible. La defensa de los derechos de autor no debe dar pie para que la censura campe a sus anchas por la red.
Al contrario hay que defender por ley, la ONU lo apoya, la libertad de expresión en la misma y no ser limitado este derecho de ninguna manera.
El ciudadano debe poder expresarse por la misma con total libertad. y sin miedo a ser perseguido y bloqueado por sus ideas fueren las que fueren. Al igual que deben permitirse las descargas para uso privado y no comercial.  Existen modos de recaudar a través de internet implicando a las compañias que como Google más salen beneficiadas por su tráfico.
En tercer lugar la política exterior de Zapatero que empezó siendo casi idílica con su pacto de civilizaciones se ha convertido con el tiempo en un simple añadido de la americana. Su apoyo ,primero a la guerra ilegal e injusta de Libia y después al establecimiento de los escudos antimisilesl en la base de Rota.
Aunque la política social del gobierno, en líneas generales se puede considerar positiva por lo mucho que hiza en la primera legislatura y por el subsidio de 400 euros de subsidio a los parados. Le ha faltado sensibilidad en uno de los problemas que mas daño ha causado en las clases más perjudicas por la crisis y es en la de los deshuciados.
El hecho de que muchas familias se hayan visto abocadas a esta situación porque la crisis les haya pillado con el pie cambiado ( Esta es realmente la única diferencia entre los que se han salvado o no de la misma ya sean empresas o ciudadanos.
Tener contraído préstamos que no se han podido asumir en las nuevas circunstancias) o porque no hayan calculado con realismo sus posibilidades es algo que el estado debería de haber intentado evitar. Y desde luego si hubiera habido  intención política se hubiera hecho. La dación de pago tantas veces propuesta po IU y otras formaciones nunca fueron atndidas y sí tiradas en el parlamento.
Por último y lo más grave, por saltarse a la torera la sacrosanta voluntad popular, la recién aprobada reforma constitucional, poniendo un techo a la deuda y priorizando y anteponiendo el pago de la misma  antes que cualquier otro tipo de gasto, dando gusto así a los mercados e impidiendo que en épocas de bonanza se puedan invertir y gastar más con lo que se renuncia de por sí a una buena ración de  crecimiento cuando lo haya.
Dicho todo esto se puede preveer cúal  es mi intención de voto.
Por mi ideología ánarquista puedo decir que ningún partido cumple al cien por cien mis expectativas.
Es más mis ideas me tendrían que llevar como en su día me llevaron a la abstención.
Pero si algo te enseña rápidamente la vida es que abstenerte no es solución ya que las cosas no se solucionan solas.
Cambiar este sistema  desigual e injusto,para bien o para mal, sólo se puede hacer desde dentro del mismo o sea participando y votando.
Durante un tiempo pensé como muchos en que el voto útil de la izquierda estaba en el PSOE y así lo hice.
Pero el tiempo ha dejado demostrado que el PSOE  se diferencia del PP tan solo en matices, eso sí matices relevantes, ya que ambos defienden de una u otra manera los mismos intereses. O sea, a los mercados, botín y compañía.
Del PP, como opción que decir. de un partido que acoge en buena parte a la derecha más rancia de Europa y que vive anclado en el siglo XIX. de un partido que si se habla de ETA te recuerda que las víctimas no olvidan y si les recuerdas las del franquismo que no condenan dicen hipócritamente que hay que pasar página. de un partido que como en la época de Aznar en la oposición se dedica tan solo a crispar y que difama por costumbre porque algo queda.
Las encuestas le dan la mayoría. La gente, a su buen entender maleada por los medios, piensa que se debe castigar al PSOE tal y como va la economía.
Cuando ha quedado demostrado en Europa que han dado los mismos resultados cuando la derecha ha ocupado el poder en lugar de la izquierda.
dice también, que va a crear empleo a base de abaratar la creación de empresas por nuevos emprendedores e incentivar las creadas con bajadas de impuestos y otro tipo de incentivos.
Señor Rajoy, medio millón de empresas han quebrado en España y tenían ya todo hecho y con trabajadores.
Se fueron a pique por falta de crédito. Da igual que los vuelva usted a poner ahí, volverían a quebrar y con el añadido que hoy en día tampoco hay consumidores.
Y me extrañaría mucho que usted solucione el problema del crédito porque, querido engañabobos, eso no está en su mano.
Al contrario, si llega a gobernar se encontrará el año que viene con el auténtico problema real y el más gordo de España que es la deuda hipotecaria de los bancos españoles que alcanza ya casi al medio billón de euros y que sumida a su falta de liquidez va a necesitar mucho más que palabras para poder subsistir. Desde luego no estará para dar créditos por mucho que usted se empeñe.
Por eso, hoy en día y tras meditarlo mucho, pienso que hay tan solo un partido  que se acerca y mucho a mi ideología y ese es Izquierda Unida.
Para mí el auténtico voto útil dentro de las opciones que existen fuera de los dos grandes partidos.
Ya que voto que no tenga posibilidad de plasmarse en un escaño es voto perdido o tirado a la basura.
Aún así yo promuevo el voto útil en dos aspectos.
Con la finalidad de acabar con el bipartidismo apòyo al cien por cien la corriente promovida por el 15M que dice que se vote al tercer partido en discordia en cada provincia ya que será el único capaz de arrancar un escaño a los partidos mayoritarios.
Y a  todo aquel que ha caido en la tentación de votar al PP por castigar al PSOE, influido por la demagogia de medios y personas y sin razón desde mi punto de vista, debería de repensar su voto ya que estoy convencido de que el PP va a gobernar en contra de la ciudadanía y los recortes tanto de prestaciones sociales como de libertades de diferente índole , así como la libertad de expresión se verá muy afectadas con ellos en el gobierno.
Resumiendo si eres progresista no te pares en el PSOE que se te queda corto y si eres conservador vota al PSOE que lo es también y por lo menos mirará  un poco por tí.
                                            En mi caso y a mi entender votaré y recomiendo Votar a  Izquierda Unida por ser el único que defiende una fiscalidad  justa y apoya la reactivación de la economía a través de un banco público y no, con mas austeridad y recortes. Además lleva en  su programa muchas de las propuestas defendidas por el movimiento 15-M, al cual me identifico en su totalidad.
              POSDATA:
Cuando se habla de IU, muchos rápìdamente te ponen como reparo su apoyo a la investidura del PP en Extremadura.
Me figuro que esos reproches vienen de gente del PSOE y no sé ni como se atreven a decirlo con todas las pirulas que en otros sitios le ha hecho a IU.
Aparte de eso, debo reconocer que a mí en su día me dolió. aunque también reconozco dos cosas: primera que supongo que algún motivo tendrían los parlamentarios de IU allí para hacerlo y en segundo lugar gracias a la necesidad de los votos de IU se puede decir que la política del PP extremeño es la más social y solidaria de las del PP entre las autonomías de España.Yo resumiría esta actuación de la siguiente forma: ” Mas vale tener al enemigo cogido por los huevos que dejarte utilizar por quien dice ser tu amigo”

                                                   ARMAK de ODELOT
                                                 Para el que todavía no tenga claro el sentido de su voto o quiera más informacion sobre los programas de los partidos PINCHE AQUI

La muerte de Gaddafi y los intersticios de la política internacional


La muerte de Gaddafi y los intersticios de la política internacional

Juan Francisco Coloane (especial para ARGENPRESS.info)

Si hay un rasgo notorio en la actualidad del mundo árabe, es el grado de fragmentación en las posiciones de ese nacionalismo, que no ha podido mantener una consistencia interna para no dejarse aniquilar por las presiones de Occidente. Con la actual ofensiva neocolonial de las potencias occidentales, el histórico nacionalismo árabe al ver cada vez más amenazada su integridad, deberá optar por algún tipo de reacción. El problema es también de orden cultural y esta zona es una caja de sorpresas.

La falta de unidad en el antiguo nacionalismo árabe es evidente. Más aún cuando aumentan las diferencias entre las facciones religiosas, así como los desequilibrios de desarrollo político y económico entre las naciones.
La muerte de Gadafi y la forma en que se derrocó a su régimen, con misiones veladas y objetivos tapados por parte de la Alianza Transatlántica, tampoco colabora para apaciguar el malestar y la incomodidad islámica y árabe respecto al trato colonial de Occidente.
No hay que en cegarse demasiado con estos movimientos democráticos, porque también está la llama encendida de un radicalismo que responde a siglos de dominación unilateral de algunas potencias, que esencialmente están representadas en la Alianza Transatlántica.
En este plano, la muerte del líder libio, después de una resistencia que pasará a los textos de las leyendas árabes, por su resistencia y encono a la usurpación de su poder, probablemente tenga un impacto internacional más como símbolo de un período (de ciertas dictaduras) que terminan, que como un factor sinérgico para la consolidación de los movimientos de democratización en esa región.
Lo que permanece en evidencia es el proceso que ha llevado a esta lenta agonía de un régimen derrocado con el apoyo de Naciones Unidas, reflejando la complejidad de los actuales intersticios de la política internacional, y el juego del nuevo esquema de las potencias.
China y Rusia tienen su alto grado de responsabilidad en no haber impedido la resolución 1973 del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas que permitió el apoyo a la fuerza multinacional de la OTAN acudir en ayuda a los rebeldes libios y derrocar el gobierno de Gaddafi.
No podría ser de otra forma porque hay que prestar atención a varios factores que son tareas pendientes en el rol hegemónico de las potencias, no solo desde el fin de la guerra fría, sino también desde el fin de la Segunda Guerra Mundial.
El manejo administrativo del planeta del gran capital internacional se ha desordenado.
Las evidencias son numerosas y la más notoria está expresada en las diferencias de enfoque al interior de la Alianza Transatlántica de cómo abordar la expansión y el control global.
El enfoque de Barack Obama para lidiar con la hegemonía occidental en el mundo, es marcadamente diferente al que exhibe la tendencia predominantemente conservadora instalada en los gobiernos de David Cameron, Angela Merkel y Nicolás Sarkozy.
Esta suerte de “Troika Occidental” que es en todo caso temporal responde a un eje de poder incuestionable en la alianza occidental como es el que conforman el Reino Unido, Alemania y Francia.
Es sabido que el gobierno estadounidense ha demostrado dentro de la determinación para estimular gobiernos democráticos en la región, una ostensible moderación conducente a evitar la polarización extrema de las opciones políticas que se vayan adoptando en esa región.
Reducir la influencia del radicalismo islámico ha sido la prioridad de la política exterior bajo el Gobierno de Obama, cuestión que no se ha hecho evidente en la conducta exterior de los gobiernos particularmente de Cameron y Sarkozy.
Como que en estas dos personalidades políticas se concentrara todo el peso de la ansiedad histórica de dos potencias como Francia y el Reino Unido por asumir con mayor autoridad los viejos espacios del poder colonial.
Por otra parte el deceso de Gaddafi estimula el apetito neocolonial de la Alianza Transatlántica para reposicionarse en una vasta zona, que comprende el Norte de África, Medio Oriente y el Golfo Pérsico.
El anticipar con precisión el impacto político en los procesos de cambio de régimen que se desarrollan en esta zona confronta con una compleja maraña de interrogantes situada más allá de la típica dicotomía radicalismo árabe o islámico versus moderación progresista.
Por mucho que estas definiciones tengan cierto arraigo en los medios, no es exactamente la visión que prevalece en cada una de las naciones que atraviesan por esta revigorización de la participación ciudadana.
El extremismo también ha sido estimulado por los resabios de la guerra fría en donde se destaca la presión de las potencias por controlar y expandirse a toda costa.
Está además el factor China e India en esta región, que confunde aún más el tablero del análisis.
China es el nuevo capital sin un pasado histórico negativo en la región. India lo mismo.
Esto de por sí es un capital mayor.
Es en esta zona del análisis donde pueden emerger nuevas situaciones y una recomposición más autónoma de estas sociedades, poniendo distancia de la letanía del modelo occidental de democracias que comprobadamente han exacerbado las desigualdades y han permitido gestar una nueva casta de políticos y propietarios del gran capital más corruptas que las anteriores.
Desde otra visión, la muerte del líder libio deja una herida abierta en el mundo poscolonial. Con toda la alienación que haya provocado en el mundo árabe en sus 42 años en el gobierno, representaba un símbolo de la identidad y el nacionalismo de un mundo absolutamente regido por pautas coloniales del poder, que es la única forma de gobernar conocida en estos países.
2011 será recordado además por la creación de una nueva doctrina (unilateral) de la ONU para derribar regímenes. Sucedió en Libia, podrá suceder en Irán y Siria y por qué no en Corea del Norte, o Myanmar.
Si ese es el nuevo diseño del nuevo orden internacional y de la nueva doctrina de un Derecho Internacional que cada vez se parece más a un cajón de sastre, (con respeto a los sastres por cierto), que a un instrumento jurídico de ordenación de convivencia internacional, será más que recomendable que la ONU y la comunidad internacional hagan pública la implementación de esta nueva doctrina.

Con la izquierda dogmática hemos topado (rebatiendo a Manuel M. Navarrete)


Con la izquierda dogmática hemos topado (rebatiendo a Manuel M. Navarrete)
En contestación a Manuel M. Navarrete, quien en “Los indignados en su laberinto de Cnosos (una respuesta a José López)” rebate mi artículo “Los peligros de la #SpanishRevolution”.
José López | 14-10-2011
www.kaosenlared.net/noticia/izquierda-dogmatica-hemos-topado-rebatiendo-manuel-m-navarrete

En contestación a Manuel M. Navarrete, quien en Los indignados en su laberinto de Cnosos (una respuesta a José López)rebate mi artículo Los peligros de la #SpanishRevolution.

Antes de nada agradecer a Manuel M. Navarrete el haberse tomado la molestia de leerme y criticarme. La crítica y la autocrítica son imprescindibles para quienes deseamos comprender y transformar la realidad.

Voy a procurar aclarar algunas cuestiones de mi artículo y contestar a mi “contrincante” de la manera más breve posible (a ver si soy capaz), no a todo, sino a lo que considero más importante.

Antes de nada decir que yo sólo hablo en mi nombre.

Cualquier error que pudiera cometer sólo debe achacarse a mi persona, no a todos los indignados, como insinúa Manuel en el título de su artículo.

Yo sólo soy un ciudadano corriente, un trabajador normal, un indignado más que participa activamente en el movimiento 15-M en la medida de sus posibilidades, como tantos y tantos otros, y que, además, escribe de vez en cuando.

La idea central del artículo de Navarrete es que yo sólo abogo por “reformas institucionalistas”.

Incluso llega a afirmar que yo reivindico casi exclusivamente una reforma de la ley electoral.

Cualquiera que lea mi artículo puede comprobar que esto no es cierto.

Por si quedara alguna duda sobre mi postura, remito a un artículo mío titulado La lucha anticapitalista que escribí hace un año.

Que no haya hecho hincapié en el presente artículo objeto de análisis en la necesidad de luchar por cuestiones mucho más concretas, como las que menciona Navarrete, simplemente se debe al hecho de que dicho movimiento del 15-M no parece haber sucumbido ante el peligro de perder de vista las necesidades másinmediatas de la gente.

El artículo Los peligros de la #SpanishRevolution se centra en los principales peligros que, en mi modesta opinión, acechan al movimiento 15-M.

Las reivindicaciones concretas en contra de la actual crisis, como no podía ser de otra forma (pues si no la gente no hubiera salido a la calle) están muy presentes en el movimiento indignado. Y así debe ser.

En esto estamos de acuerdo Manuel y yo.

Tal vez tenga razón Navarrete en que yo debía, por lo menos, haber mencionado esas luchas concretas de las que habla. Por cierto, no entiendo muy bien cuando él habla de “reformas institucionalistas”.

Todo cambio de sistema político, que es lo que yo reivindico, con el objetivo también de cambiar el sistema económico de arriba abajo, implica cambios en las instituciones políticas.

Que quede esto claro: se me podrá decir que la manera que yo planteo de hacer la revolución no es factible o es errónea, pero decir que yo no busco más que simples reformillas políticas es faltar a la verdad, como cualquiera puede comprobar leyendo mis escritos, incluido el artículo objeto de crítica.

Yo creo que se necesita en España un cambio de régimen. Yo estoy a favor de la Tercera República.

Si no fuese así no me hubiera molestado en escribir el libro La causa republicana.

La Revolución rusa implicó reformas (profundas) “institucionalistas”. Así que lo de “institucionalistas” no aporta nada a la argumentación esgrimida. ¿Es que Manuel plantea una sociedad sin instituciones? ¿No eran instituciones los soviets rusos?

Dice Navarrete que hay que luchar por cosas concretas como “la derogación de la reforma laboral, la derogación de la reforma de las pensiones, la edad de jubilación a los 65 años, la eliminación de los contratos basura, las 35 horas semanales, el reparto de trabajo, las medidas de conciliación de la vida laboral y doméstica”.

Estoy totalmente de acuerdo. Pero yo creo que esto es insuficiente.

El próximo 20 de noviembre tendremos un “nuevo” gobierno que, con toda probabilidad, aplicará la misma política, o peor.

Quizás algunos partidos minoritarios entren en escena, en el mejor de los casos. ¿Cómo logramos forzar al gobierno a que tome las medidas que dice Manuel?

Mediante huelgas me dirá.

Y yo le respondo que obviamente hay que intentar hacerlas.

Aunque tampoco hay que despreciar el hecho de que muchos trabajadores no se atreven a hacerlas, sobre todo cuando el puesto de trabajo está en peligro ahora más que nunca.

La combatividad de los trabajadores del siglo XXI no es la que tenían los obreros del siglo XIX. Por los motivos que sean. No puede tampoco despreciarse el hecho de que los grandes sindicatos son los que tienen alguna posibilidad de lograr huelgas masivas con cierto éxito, desgraciadamente.

Si no fuera así los sindicatos más combativos, por ahora minoritarios, ya hubieran convocado alguna huelga general en todo el Estado. Así pues, aun reconociendo que lo que de verdad se necesitaría es una huelga general indefinida, desgraciadamente, no parece que esto vaya a ser posible a corto plazo.

¡Ojalá me equivoque! Lo deseo fervientemente.

Esto significa que no habrá que sucumbir ante el fetichismo, por usar la expresión de Navarrete, de las huelgas.

En general, yo pienso que no debemos depender de ninguna táctica concreta aislada. Muchos trabajadores no se atreven a hacer huelga en sus trabajos pero sí a acudir a las manifestaciones, o a las acampadas a apoyarlas.

No debemos caer en ningún fetichismo (parlamentario, como me acusa Manuel, ni de cualquier otra índole). Debemos complementar distintos frentes de lucha sin depender exclusivamente de ninguno.

 

¿Si no logramos una huelga indefinida general, qué hacemos?

¿Si una huelga general fracasa, qué hacemos?

¿Si tiene éxito pero no sirve de nada (como así pasó con la anterior del 29-S de 2010), qué hacemos?

Estas preguntas no deben eludirse.

Deberemos intentar las huelgas, pero también debemos no hipotecarnos a ellas.

Debemos luchar en las instituciones, en las calles, en las empresas, en las universidades, etc.

Debemos presionar al sistema de distintas maneras, en todos los frentes, recurriendo a ciertos “viejos” modos revolucionarios, pero complementándolos con nuevos, considerando la situación actual, que es distinta a la de hace más de un siglo, que por lo menos no es exactamente igual.

Debemos luchar desde dentro del sistema y desde fuera. En el frente político, económico, ideológico,…

¡Pero no sólo en el sindical!

Yo no desprecio la importancia de la lucha sindical (si fuese así no hubiera escrito Huelga general, huelga vital), pero soy consciente de sus limitaciones, como así eran conscientes, por cierto, Lenin y sus camaradas.

La lucha sindical es necesaria, pero insuficiente.

Sin ella no es posible la revolución, pero con ella solamente tampoco. Yo propugno la revolución. ¿A qué aspira Manuel M. Navarrete?

Me voy a permitir incluir una cita de Lenin que yo creo que viene perfectamente al caso:

La revolución socialista no es un acto único, ni una única batalla en un frente aislado, sino toda una época de agudos conflictos de clases, una larga serie de batallas en todos los frentes, es decir, batallas alrededor de todos los problemas de la economía y de la política, que sólo pueden culminar con la expropiación de la burguesía.

Sería por completo erróneo pensar que la lucha por la democracia pueda distraer al proletariado de la revolución socialista, o relegarla, posponerla, etc.

Por el contrario: así como es imposible un socialismo victorioso que no realice la democracia total, un proletariado que no libre una lucha revolucionaria general y consecuente por la democracia, no puede prepararse para la victoria sobre la burguesía.

No incluyo esta cita sólo porque me parece muy acertado lo que dice Lenin (con el cual discrepo en otras cuestiones), sino para combatir a quienes en nombre del marxismo-leninismo atentan contra sus ideas más básicas.

Debemos luchar por mejoras concretas e inmediatas, esto es obvio, ¿pero no debemos aprovechar la crisis capitalista, el que las masas se hayan encendido, o por lo menos empezado a hacerlo, para aspirar a algo más?

¿No debemos aspirar a cambios sistémicos?

¿Debemos conformarnos sólo con las luchas parciales, con lo más inmediato?

Yo pienso que no.

Que además de luchar por una salida social a la actual crisis debemos aprovechar la ocasión para concienciar a la gente y para intentar cambiar el propio sistema.

¿Es posible un gobierno que gobierne de acuerdo con el interés general, es decir, a favor de la mayoría, de las clases populares, sin una democracia que merezca tal nombre, sin la democracia real?

Es obvio que no.

El sistema puede ceder momentáneamente y echar para atrás sus contrarreformas. Pero no se trata ya sólo de deshacer las contrarreformas neoliberales, las cuales volverán a hacerse a la mínima ocasión que tenga la oligarquía gobernante mientras gobierne.

Al sistema lo que le preocupa del movimiento 15-M es que, además de luchar contra la ofensiva neoliberal, plantea cambios del sistema político-económico, ataca al capitalismo y su falsa democracia.

Yo simplemente he intentado aportar mi granito de arena para intentar cambios sistémicos (por esto me he centrado primero en las “reformas institucionalistas”), los cuales yo creo son imprescindibles.

Sin embargo, tiene razón Navarrete cuando dice que hay que aglutinar a las masas alrededor de los problemas más inmediatos.

Yo sólo digo que, además, hay que conectar las luchas parciales con la lucha global, la sistémica, hay que hacerles ver a los trabajadores, a los pensionistas, a los ciudadanos, que la raíz de sus problemas es la falta de democracia, que además de lograr una salida social a la actual crisis, necesitamos, por fin, empezar a cambiar el propio sistema, que es lo que está fallando.

Lo ocurrido en la actualidad no es más que una etapa más de un largo proceso de involución que ya lleva unas cuantas décadas.

Es hora de invertir ese proceso. Es la hora de la revolución.

Debemos cambiar la tendencia. No debemos sólo defendernos, debemos pasar al ataque.

A mi parecer Manuel se equivoca cuando dice que el movimiento de indignación sólo surgió por causas objetivas.

Indudablemente, sin condiciones objetivas no hubiera sido posible. Pero como el marxismo nos enseñó (y recurro al marxismo porque Navarrete se basa en él para rebatirme), sin condiciones subjetivas tampoco existe revolución, o simplemente rebelión.

Cuanto más entra en juego la organización y la conciencia más la rebelión se va transformando en revolución.

Llevamos varios años de crisis, varias décadas de retrocesos sociales y ahora es cuando miles de personas, por fin, salen a las calles a reclamar cambiossistémicos (y no sólo para reivindicar ciertas medidas concretas para salir de la crisis).

¿Por qué?

Porque ahora, además de una crisis persistente y aguda, se han dado ciertas condiciones subjetivas.

Como ya he explicado en otros artículos, quienes organizaron el cotarro del 15-M dieron con una estrategia plenamente acertada.

No creo que sea casualidad que tras una manifestación organizada por Democracia Real Ya el 15 de mayo pasado estemos teniendo este debate.

Hay una clara relación causa-efecto.

Quien no vea que se ha producido un cambio cualitativo esencial en las protestas populares es que está ciego.

Ahora, tras muchas décadas de apatía o de protestas anecdóticas, existe una movilización ciudadana de cierta envergadura (incluso internacional) que reivindica, entre otras cosas, cambios del sistema político-económico.

¿No es esto por lo menos potencialmente revolucionario?

No ver, además, la influencia de las revoluciones árabes en el movimiento de indignación surgido en España, como no ver la influencia del 15-M español en el otoño caliente de EE.UU., denota muy poco sentido de la realidad.

Yo le pregunto a Manuel:

¿Por qué la izquierda tradicional, al contrario que el movimiento 15-M, hasta ahora no ha sabido canalizar el descontento popular?

Yo ya he dado mis respuestas, pero Manuel no. Creo que cuando se rebate a alguien, además de decir que está equivocado, es imprescindible decir por qué.

Dice Navarrete que reformas democráticas concretas como la revocabilidad de cargos públicos, los referendos frecuentes y vinculantes, la modificación de la ley electoral, la separación de poderes, o el mandato imperativo añado yo, no cambiarían nada. Discrepo.

Pienso que con esas medidas, precisamente, la democracia sufriría un salto importante, aunque probablemente insuficiente.

¡Pero por algo debemos empezar!

Por lo menos se podrían sentar las bases para iniciar una dinámica para el desarrollo de la democracia.

¿Se imagina Manuel qué pudiera pasar si, por fin, él o yo, pudiéramos hablar ante la ciudadanía en una televisión pública?

Si las ideas empiezan a fluir libremente por la sociedad, ¿no sería eso favorable a los cambios sistémicos?

Si creemos que nuestras ideas marginadas son correctas, ¿no sería bueno que pudieran ser conocidas por la opinión pública?

Con una prensa independiente (como consecuencia de la separación del cuarto poder respecto del económico), es decir, más libre, ¿no sería posible que la gente se convenciera de nuestras ideas?

En mi artículo La separación de poderes explico en detalle por qué es tan importante lograr una verdadera y eficaz separación de los poderes.

La oligocracia capitalista actual se vería tocada de muerte si el poder económico dejara de controlar al resto de poderes.

No tenemos una democracia real principalmente porque todos los poderes dependen del económico.

No es muy difícil comprender, por consiguiente, que si separamos todos los poderes (sobre todo respecto del económico) lograríamos avanzar hacia una democracia real, no la alcanzaríamos aún (¿existe una democracia perfecta?), pero nos acercaríamos (por lo menos algo, yo pienso que bastante).

Así que no sé cómo Manuel puede afirmar tan alegremente que esas medidas que planteo para empezar a desarrollar la democracia no servirían de nada. En todo caso, podría haber dicho que serían insuficientes, podríamos discrepar en el grado de insuficiencia.

Es evidente que para cambiar las cosas en profundidad se requieren muchas medidas, que se requerirá cierto tiempo pues habrá que desprogramar las mentes de los ciudadanos, intoxicadas por la educación y los medios de desinformación masiva burgueses, pero ¿por dónde empezar?

Yo planteo cómo.

Yo digo que la democracia económica no podrá alcanzarse si primero no se alcanza la política.

Por cierto, esto también lo decía Marx.

No es posible transformar la economía si primero no se conquista el poder político.

Por esto Marx puso en la agenda revolucionaria la idea de la dictadura del proletariado.

La cuestión es saber si en la actualidad es posible hacerlo de la manera (ambigua e imprecisa) en que lo planteó el padre del marxismo, es saber por qué Lenin fracasó en Rusia, por qué la dictadura del proletariado rusa se volvió rápidamente contra el proletariado para finalmente colapsar.

Yo ya he dado mis respuestas, he propuesto una hoja de ruta.

Pero Manuel no, él se limita a decir que la “receta” por mí propuesta no serviría de nada.

Así desde luego es más fácil lograr artículos breves.

¿Qué propone Manuel?

¿Cómo cree él que puede alcanzarse la democracia económica, la hegemonía del proletariado?

¿Tomar las armas y plantar barricadas en las calles?

¿Una guerra civil?

¿No hemos aprendido nada de la historia?

¿No perdimos la guerra civil de 1936?

¿La URSS no degeneró y colapsó?

Si quienes, como Manuel, piensan que sus ideas son correctas, ¿por qué no consiguen llevarlas a la práctica?

¿Por qué ellos no logran aglutinar a las masas para la revolución?

A mí me da igual quien lo haga, no tengo ningún orgullo.

Si la izquierda anticapitalista lograra, por fin, canalizar el descontento de la ciudadanía, yo ni me hubiera molestado en opinar.

Yo creo que aún hay muchas personas de la izquierda anticapitalista presas de dogmas del pasado.

Ellos que se autoproclaman como marxistas, como los verdaderos revolucionarios se entiende, incumplen los principios más básicos del propio marxismo: el método científico, el materialismo dialéctico.

La teoría debe retocarse en base a las experiencias prácticas.

Marx retocó su concepto de la dictadura del proletariado en base a la breve experiencia de la Comuna de París, que apenas duró un par de meses.

Sin embargo, muchos “marxistas” actualmente se niegan a retocar en lo más mínimo la teoría tras experiencias mucho más largas y fracasadas, como las siete décadas de la URSS.

Ellos se dedican a repetir como loros lo que sus maestros dijeron hace más de un siglo. ¡Si Marx o Lenin levantaran la cabeza!

¿No debe adaptarse la estrategia revolucionaria al lugar y a la época?

El movimiento 15-M ha logrado, por fin, despertar a las masas, aunque todavía insuficientemente, aunque no está exento de riesgos.

Muchos izquierdistas tradicionales, mejor dicho dogmáticos, supuestos “expertos revolucionarios”, explican que la gente ha salido a la calle tan sólo porque se cumplen ciertas condiciones objetivas.

Mientras muchos “revolucionarios” actuales se dedican a discutir eternamente sobre si ésta es una revolución o no, si es “su” revolución o no, Lenin y sus camaradas trabajaron intensamente para que fuera posible la revolución rusa, la cual triunfó (en cuanto a que fue posible acceder al poder político e intentar superar el capitalismo) porque se dieron condiciones objetivas ysubjetivas.

¿Cómo explican esos supuestos “revolucionarios” actuales que ellos no hayan logrado encender a las masas, y sí lo hayan logrado unos “universitarios bienintencionados”, como dice Navarrete?

Tantos años llevan esos izquierdistas “preparando” el terreno, hablando y hablando sobre la Revolución, sobre la inminente caída del capitalismo, sobre lo que dijeron “Santos” Marx, Engels o Lenin, y son superados por unos universitarios veinteañeros.

Más en concreto, yo les preguntaría a esos sesudos izquierdistas guardianes de la ortodoxia revolucionaria (¡qué contrasentido!, no hay nada menos revolucionario que la ortodoxia, que el dogmatismo, que el convertir una ciencia en religión):

¿Cómo creéis vosotros que es posible la Revolución ahora, en el siglo XXI?

¿Con los mismos métodos de hace más de un siglo?

¿Sacando las banderas rojas con la hoz y el martillo?

¿Asaltando los parlamentos?

Si con las banderas rojas podemos aglutinar a las masas, ¿por qué no ha sido posible?

Quienes llevamos años manifestándonos en las calles con banderas rojas o tricolores no hemos logrado lo que ahora sí han conseguido los “chicos” del 15-M. Con nuestras banderas no ha sido posible.

¿Por qué?

Porque, nos guste o no, las “viejas” ideas del socialismo, del comunismo, del anarquismo, están demonizadas ante la opinión pública.

Porque mucha gente, la mayoría, incluso de las clases populares, tiene muchos prejuicios burgueses.

Lo cual es comprensible.

La burguesía controla ideológicamente a la sociedad. Las fracasadas experiencias izquierdistas (reformistas y revolucionarias) también han contribuido notablemente al desprestigio de la izquierda ante la opinión pública.

Ésta es la realidad. Al menos así pienso yo que es.

Por supuesto que puedo estar equivocado. Pero, insisto, ¿qué explicación nos aporta Manuel ante lo acontecido? Yo he dado la mía. Que él dé la suya y así podremos contrastar. Si yo estoy equivocado, por favor, que me diga Manuel en qué, que me argumente.

Yo supongo, y espero que esto lo aclare Navarrete, que mi contrincante está a favor de la dictadura del proletariado.

En caso de que así sea sería interesante que él nos diera su opinión acerca de por qué dicha dictadura degeneró y finalmente el “socialismo real” colapsó.

Yo ya he dado mis explicaciones (ver el artículo Democracia vs. Oligocracia donde las resumo).

Ya me imagino la respuesta que me dará, pero me gustaría que él opinara. En caso de que él estuviera a favor de la dictadura del proletariado (no vamos a entrar en qué entendemos por tal), ¿piensa que puede defender esa idea, con esas palabras, ante la opinión pública exitosamente?

La cuestión clave, que eluden los izquierdistas dogmáticos anclados en el pasado, es: ¿cómo combatir los actuales prejuicios de la ciudadanía?, ¿cómo aglutinar hoy a las masas alrededor de la causa revolucionaria, de la causa socialista?

El 15-M ha sentado las bases de la estrategia ideológica a emplear en el siglo XXI: el defender las ideas por sí mismas, sin etiquetas, sin banderas.

El día que la sociedad se libere del dominio ideológico burgués (sustentado en el político y económico), es decir, de prejuicios, entonces es cuando podremos volver a “empaquetar” las ideas en ciertos “viejos” compartimentos ante la opinión pública, sean éstos “anarquismo”, “socialismo” o “comunismo”.

Mientras habrá que buscarse las mañas para que la gente se convenza de nuestras ideas, venciendo los obstáculos que tenemos nosotros en el siglo XXI, y no los que tenía Lenin en el XX.

En su época el socialismo, el marxismo, era una ideología en auge, que no estaba desprestigiada (si bien se la marginaba).

Ahora, desgraciadamente, dicha ideología no es sólo marginada, sino que está demonizada, es rechazada por muchos ciudadanos, por demasiados. Para mucha gente el socialismo no funcionó y no puede funcionar.

No hay más que hablar con nuestros familiares, con nuestros amigos, con nuestros compañeros de trabajo, con cualquier viandante en las calles. No hay más que salir de nuestros círculos “hiperrevolucionarios” para comprobarlo.

Para la gente de la calle, para muchos trabajadores, el socialismo no ha lugar en la actualidad, el marxismo está trasnochado. ¡Están equivocados!

El marxismo aportó mucho a la humanidad que, por fin, empieza a ser consciente de las leyes que operan en su sociedad, que, por fin, empieza a controlar su propio destino. Pero el marxismo, como toda ciencia, debe seguir evolucionando.

El caso es que no podemos vencer, a corto plazo, dichos prejuicios.

Debemos considerarlos y superarlos defendiendo las ideas prescindiendo de sus etiquetas.

Lo realmente importante son las ideas y sus aplicaciones prácticas.

En cuanto al tema de la violencia yo creo que ya he dejado clara mi postura. Sin embargo, sólo me gustaría resaltar la incongruencia del argumento empleado por Navarrete.

Él dice textualmente:

“El poder sólo recurre a la violencia, a la porra policial, al golpe pinochetista cuando está en riesgo su dominación.

¿Cómo va a desear el poder llegar a esa situación de riesgo?

Si el 15 M se limita a organizar pacíficas manifestaciones de masas, eso le interesa al poder, ya que no le hace el menor daño (si bien las manifestaciones no deben subestimarse, en tanto que demostración de fuerza y símbolo de una quiebra de legitimidad).”

¿Es que no ha visto Manuel las cargas policiales contra los indignados? Si, según su argumentación, la cual en esto me parece correcta, “el poder sólo recurre a la violencia cuando está en riesgo su dominación”, el hecho de haber demonizado, obviado y reprimido violentamente a los indignados (¿se acuerda Navarrete del episodio de la plaza de Catalunya en Barcelona?) demostraría, precisamente, que el sistema se ve amenazado.

No mucho aún, pero sí algo.

De esto se deduce dos cosas: 1) que el movimiento 15-M es potencialmente revolucionario (aunque aún esté muy lejos de lograr la revolución, los rusos también estaban aún muy lejos de ella cuando empezaron a salir a la calle a protestar por sus condiciones de vida en 1905); 2) que su manera pacífica de protestar hace daño al sistema, le asusta, pues éste reacciona violentamente.

Yo le pregunto a Manuel: ¿Qué han logrado los actos violentos de supuestos “radicales antisistema”? Yo le respondo: que las palabras “radical” y “antisistema” sean mal vistas por la ciudadanía.

¿Qué han logrado los indignados con su pacifismo activo? Que mucha gente se apunte a su causa, han despertado simpatía entre muchos ciudadanos.

Cuando el sistema reprimía por la fuerza a los indignados, se producía un efecto rebote, acudían muchas más personas a las acampadas.

El sistema no se ha atrevido a emplear más la fuerza física por el miedo a los efectos rebote.

Yo no he visto este tipo de comportamiento de la gente cuando quienes eran reprimidos eran “violentos antisistema”.

¿Que aún falta mucho por hacer? Obvio.

Pero el 15-M ha logrado mucho más en unos pocos meses que la “profesional” izquierda de toda la vida en décadas. Por algo será.

Y no sólo porque ahora tengamos crisis. Si la izquierda lo estuviera haciendo tan bien, si estuviera realmente preparada para la revolución,

¿por qué no logró canalizar el descontento en la actual crisis (que ya lleva unos cuantos años entre nosotros)?,

¿por qué no abandera ella la posible revolución, la naciente rebelión ciudadana, en vez de contemplarla o criticarla reivindicando la “revolución pura”?, ¿por qué unos “aficionados universitarios” se le han adelantado?

Como decía Rosa Luxemburgo: la autocrítica más despiadada, cruel y que llegue al fondo de las cosas, es el aire y la luz vital del movimiento proletario.

Uno de los más serios peligros que acecha a toda revolución es coartar la crítica y el debate.

Lo más peligroso para la “#SpanishRevolution”, o Revolución española, o Revolución de los pueblos de la península ibérica (para no herir susceptibilidades de los independentistas), o incipiente revolución, o rebelión ciudadana, o como demonios queramos denominar al movimiento ciudadano iniciado el 15 de mayo en el Estado español, no es tanto que las ideas de Manuel M. Navarrete, o las ideas de José López, se lleven a cabo, sino sobre todo que las ideas de ambos no puedan ser conocidas, discutidas, debatidas.

La democracia la alcanzaremos algún día si la vamos practicando por el camino.

Por esto agradezco a Manuel la posibilidad de debatir con él porque es importante el saber cómo hacer las cosas.

Yo pienso que estos debates son necesarios.

La teoría es tan importante como la práctica.

Como decía Lenin: sin teoría revolucionaria no hay práctica revolucionaria.

¡Pero si la teoría muere, la práctica también!

Y la teoría muere cuando no considera a la práctica, o cuando no lo hace suficientemente.

La izquierda anticapitalista “tradicional”, gran parte de ella, peca de no evolucionar su teoría, lo cual explicaría su incapacidad para llevar a cabo la praxis ahora, en pleno siglo XXI, cuando parece que nos acercamos a la etapa final del capitalismo prevista por Marx.

El movimiento 15-M tiene el serio peligro de rendirle excesivo culto a la práctica, a la espontaneidad, de obviar la teoría. Yo creo que ambos extremos son erróneos.

Hay que aprender del pasado, hay que conocerlo críticamente, para lo cual hay que desprenderse de todo dogmatismo, hay que practicar el librepensamiento, el cual fue practicado por Marx para desarrollar su teoría y llevarla a la práctica.

La teoría y la práctica se relacionan dialécticamente, siendo la práctica la que, en última instancia, manda.

Yo creo que nadie debe erigirse en poseedor de ninguna verdad, y también creo que es un error por parte de muchos indignados no querer saber nada de quienes llevan años luchando o concienciándose, el dar la espalda al pasado, el no querer escuchar opiniones ajenas.

Pero comprendo que ante los dogmatistas o ante quienes se creen en posesión de la Verdad Absoluta, ante quienes se acercan a ellos con aires de superioridad (totalmente injustificada, pues han fracasado), muchos indignados cierren sus oídos. Nada más lejos de mi intención que ser paternalista, que imponer mis ideas.

Yo tan sólo me limito a opinar, a intentar aportar mi granito de arena, con la mayor humildad posible.

Yo siempre incito a cuestionarme, a cuestionar y contrastar todo lo posible. Lo más importante es que todos nos abramos de mente para intentar cambiar las cosas, que escuchemos los argumentos contrapuestos.

La revolución empieza en uno mismo.

Como dice Domenico Losurdo, marxista italiano: los procesos revolucionarios son procesos de aprendizaje.

¡Pero no podemos aprender si no adoptamos la actitud adecuada, sin ciertas dosis de humildad!

Es imprescindible que el proletariado aprenda las lecciones históricas.

Y para ello, la primera condición necesaria es cuestionar, incluso a quienes aparentemente son incuestionables.

¡Ya es hora de reformular la teoría revolucionaria, de hacerla evolucionar! S

in teoría no hay práctica, y sin práctica no hay teoría.

Ésta es una de las grandes lecciones del marxismo que nunca debemos olvidar.

http://joselopezsanchez.wordpress.com/

Se acabó la fiesta. Ni bailaron todos ni hay botes suficientes


Se acabó la fiesta (ni bailaron todos ni hay botes suficientes)

Visto con distancia, el velo apenas cubre.

Se acabó la fiesta. Nos lo recuerda Frei Betto desde Brasil.

La Europa de las pasarelas, de los trenes de alta velocidad, de los subsidios a las multinacionales, del acelerador de partículas, de las operaciones de cambio de sexo, dejan el sitio a los ambulatorios cerrados, a la perdida de la paga extraordinaria, a las jubilaciones anticipadas, a la congelación de sueldos y a la condena a un futuro laboral donde los esclavos romanos tenían más derechos.

Apenas podemos sufragar -con unos ingresos mermados por la amabilidad con los ricos-, la seguridad social, la atención a los enfermos, la educación pública.

Queda un poco para reforzar las armas de guerra.

Querrán quitarle las riquezas a otros pueblos peor armados.

Qué tiempos aquellos.

Los ricos no necesitaban pagar impuestos.

Los pobres podían soñar con ser ricos.

Las clases medias confundían la pulsera del crucero a Cancún con un seguro vitalicio de prosperidad.

Unos pocos engañaron a muchos en un tocomocho monumental. Creyeron que había duros a peseta para todos. Nos endeudamos. Nos han ido robando hasta los calcetines.

Ellos siempre estuvieron blindados. Las Duquesas se casan y tiran la casa por la ventana. Nunca imaginé que en el nuevo siglo se pudiera todavía vivir vicariamente historias de papel couché. Eso envalentona a los sinvergüenzas.

Ahora, los culpables del desastre echan la culpa a los que se dejaron embaucar.

Y son ellos los que dictan cuántas sillas hay en el juego. Y ya están en los botes. Se acabó la fiesta.

Regreso de un viaje por Venezuela y México.

En el país gobernado por Chávez, recuperándose de su enfermedad, la toda Venezuela se asustó de perder lo logrado en los últimos años. Incluida la oposición, que buscaba encontrar un espacio adversando al comandante.

Pero le entran sudores fríos de pensar que pudiera faltar.

Porque ellos mismos saben que la voracidad sin tasa de la burguesía miamera venezolana es el principal enemigo del desarrollo del país (nunca existió una burguesía nacionalista en el país caribeño).

El desarrollo que ha logrado, invariablemente según el PNUD, la Venezuela bolivariana. Chávez supera el 60% de popularidad (cifras de encuestadoras opositoras).

El paro es inferior al de España, la edad de jubilación está más de diez años por debajo, el gobierno hace un esfuerzo en construir vivienda pública.

Lo mismo que Zapatero. Claro que no son comparables los países. Por eso llama mucho más la atención que allá haya más coherencia que aquí.

Quizá por eso algunos diarios globales se empeñan en hacer todos los días una esquela de Chávez o entregan una foto suya a los sepultureros del photoshop.

Hacen un periodismo a la altura de sus convicciones morales.

En México, todo amenaza con el regreso del PRI. Un candidato hueco presentado como un exitoso político que habría demostrado su eficiencia en la zona industrial mexicana por excelencia.

En tiempos de un neoliberalismo duro que ha dejado a México ser la ensambladora barata de productos de fuera.

Enfrente de este cachorro empresarial, el viejo aparato priista, dinosaurios que, frente a los triunfantes capitanes de la aventura neoliberal, quieren reclamar la disciplina del aparato y la red clientelar que pueda sostener el país.

Neoliberales frente a dinosaurios. Pero el país sigue desangrándose.

El México real por un lado, el México institucional, encantado de conocerse, por otro. Desde los desayunos en hoteles de lujo no se acierta a ver el país. Hay que salir a la calle. Aunque sea para ver a los indignados de Wall Street.

El Partido de Acción Nacional (PAN), la derecha amiga del Partido Popular español, deja un país entregado al narcotráfico, con cada esquina del país manchada de sangre y acompañada de una escenografía de terror.

Con una frontera sobre la cual ha perdido el control, una ciudadanía entregada al trabajo basura, a la dependencia del capitalismo global, al deterioro de los servicios sociales -especialmente de la educación, que ha alcanzado niveles africanos-, mientras crece el trabajo basura y la oferta laboral marginal reservada a los países de la periferia (contrabando, prostitución, drogas, armas).

La dizque izquierda, el PRD, tampoco aporta gran luz, convertido en una veleta que prefiere pactar con el derechista PAN antes que confiar en la voluntad rupturista de Andrés Manuel López Obrador, única posibilidad electoral de ofrecer esperanza a los que ya no tienen esperanza.

En América Latina, como dijo Walter Benjamin de Europa, sólo a través de los sin esperanza nos será dada la esperanza.

Nos vamos encontrando todos.

Hipoxia cerebral

Regreso a Europa y me encuentro con que el PSOE ha organizado su convención programática. Ni siquiera estando en la oposición y a punto de perder cualquier espacio de poder reaccionan. Qué propuestas tan mezquinas.

Están noqueados.

Como la tercera vía que asumieron como credo.

¿Alquien le pedirá cuentas a Anthony Giddens por tanto destrozo?

Pero como sus militantes ni dicen nada, siguen y siguen:

¿por qué el discípulo más avanzado -junto a Clinton- de la tercera vía, Felipe González,  sigue dando lecciones de nada?

Quizá sepa que en cuanto deje de pedalear conocerá del suelo. Una vieja guardia, capaz de invadir el esfuerzo de renovación generacional del pusilánime Zapatero.

Vieja guardia que acaba de aprobar constitucionalmente la imposibilidad de hacer políticas socialdemócratas. ¿Llegarán a convencer a nadie? S

ólo, una vez más, el miedo que da una derecha nacional-católica, corrupta y franquista, configuran su baza electoral.

Hay demasiada gente que lleva una década votando con la nariz tapada.

Van a tener hipoxia cerebral. Qué mediocridad. Izquierda Unida ha vuelto a demostrar su incapacidad de abrir las listas a nadie que no sea núcleo duro de algún burócrata.

Casandra ve el desastre y lo cuenta, pero Zeus la condenó a que nadie la creyera. Parece que va a llegar el frío.

¿Y los botes?

Queda la sensación de que, entre unos y otros, queremos que un 15-M, reforzado con los parados que ya no puedan esconderse en el trabajo informal, por los desahuciados una vez más desahuciados por el desahucio de los amigos o familiares que también han perdido el piso, crecido por los tranquilos que pierdan el colchón tendido por un padre o una madre que aún aguantaban, en fin, alentado por los desesperanzados, no vean otra luz que el nihilismo de Tottenham.

Entonces todos los argumentos tendrán que ser reescritos.

Se acaba la fiesta. Muchos ni siquiera bailaron.

Y los pocos botes están ocupados y defendidos por banqueros, terratenientes, brokers y sus guardias de presa.

¿Se tratará de echarlos por la borda? Casi antes de cerrar la puerta, el Partido Socialista se ríe del referéndum de la OTAN y regala el territorio español a mercenarios cuya única misión será robarle a africanos y asiáticos el petróleo.

Y lo peor que le ha pasado al mundo es que ha muerto el fundador de apple o que se ha casado un antiguo caldero aristocrático lleno de botox y folletines decimonónicos.

A veces uno no sabe si estamos en manos de imbéciles o de canallas.

Esta entrada fue publicada en Los sures del mar (pensamiento, arte, política) y etiquetada ,.
Guarda el enlace permanente.

http://www.comiendotierra.es/?p=426

La burbuja de los 600 billones de dólares que está a punto de explotar

avatar Marco Antonio Moreno   12 de octubre de 2011 |

Si Usted es de los lectores que aún no detecta el origen de las actuales tensiones financieras, lo invito a leer este post de mayo del año pasado cuando comenzaron los sendos ataques a la moneda europea.

Los 600 billones de dólares en derivados financieros señalados en aquel post (millones de millones), son los que tienen a la economía en proceso de estrangulamiento y con una creciente presión a los países de la periferia (entiéndase Grecia, Irlanda y Portugal) y con amenazas cada vez mayores hacia España e Italia.

Para que se tome una dimensión del problema, esos 600 billones de dólares equivalen a una decena de veces el total del PIB mundial, o a más de 40 veces el PIB de Estados Unidos.

¿Entiende ahora el nerviosismo del presidente Obama y de Tim Geithner, para que Europa agilice las inyecciones al sistema financiero y recapitalice la banca europea?

Es porque Estados Unidos es el país más expuesto a la reacción en cadena que generaría el impago griego dado que se propagaría como un reguero de pólvora por la banca francesa y alemana reventando al otro lado del Atlántico en los principales bancos de Estados Unidos.

Hasta el año 2009, cinco bancos estadounidenses acaparaban el 80% de los derivados financieros.

La magia de la concentración financiera hace que hoy sean sólo cuatro bancos los que concentran el 95,9% de los derivados, de acuerdo a este informe de la oficina delContralor de divisas.

Los cuatro bancos son: JPMorgan Chase, Citigroup, Bank of America y Goldman Sachs.

Los derivados han desempeñado un papel crucial en la amplificación de la crisis y en lugar de atacar el problema se les ha permitido llevar la crisis en una espiral fuera de control.

El resultado es la bomba de tiempo de 600 billones de dólares que está a punto de explotar.

Es el valor nocional o total del apalancamiento mundial permitido por la magia de la desregulación financiera. Una magia que permitió crear dinero desde la nada y que multiplicó por 100 y 200 veces cada euro real.

Es el dinero fiduciario o fraccionario al cual apostó el sistema en el casino global de los últimos treinta años.

El concepto de valor nocional es importante porque cuando se habla de activos apalancados, como opciones o derivados, significa que con muy poco dinero se puede controlar una situación totalmente desproporcionada que puede ser 10,20, 30 o 100 veces mayor a las inversiones reales y que se podrían financiar realmente con dinero en efectivo.

El PIB mundial está en torno a 60 billones de dólares, lo que es apenas el 10% del mercado mundial de derivados que supera los 600 billones de dólares.

Esto es lo que ocultan las preocupaciones de Geithner y Obama por la situación de las finanzas europeas.

Basta un pequeño colapso en Grecia para que el efecto cascada o dominó se propague como un reguero de pólvora por toda Europa.

Al final de este enorme tsunami están los bancos de Estados Unidos, los primeros que serían arrancados de raíz si Europa no frena a tiempo la bancarrota griega.

En El Blog Salmón | Cómo el sistema financiero creó la deuda y nos arrastró adonde estamos ahora¿Podrá Europa resistir los ataques al euro?Continuarán los rescates a la banca europea para evitar el colapso del sistema financiero

¿Alguien sabe para qué sirve la ONU?


¿Alguien sabe para qué sirve la ONU?

Vicky Peláez (RIA NOVOSTI, especial para ARGENPRESS.info)

“No se puede ser y no ser algo al mismo tiempo y bajo el mismo aspecto”.
Aristóteles 384- 322 AC
Si alguien preguntara a algún joven, en cualquier punto del planeta, para qué sirve la ONU, estoy casi segura que diría que es un organismo donde los poderosos del mundo deciden dónde y a cual país invadir o iniciarle una guerra.

Muy pocos de estas nuevas generaciones saben que este mes, la Organización de las Naciones Unidas (ONU) celebra sus 66 años y que su principal propósito era ser el máximo garante de la preservación de la paz y la justicia social en el mundo.

Pero nunca lo ha logrado. Con un presupuesto anual de cinco mil 160 millones de dólares y con aportes adicionales de 193 países miembros para diferentes programas, la ONU tiene teóricamente todas las condiciones para cumplir con su agenda de paz, sin embargo la realidad es diferente.

Desde su creación se convirtió en un instrumento de la política exterior norteamericana orientada al dominio del planeta que fue restringida solamente durante la existencia de la Unión Soviética.

Fue famoso el veto de la URSS en cada intento de los Estados Unidos de convertir el mundo en su rancho privado. En los primeros diez años de la existencia de la ONU, el canciller soviético Viacheslav. Mólotov fue bautizado inclusive por los norteamericanos como “Mr. Veto”.

El siguiente ministro de relaciones exteriores de la URSS, Andrei Gromiko que estuvo en el cargo de 1957 a 1985 fue también llamado “MR. Nyet”.

Pero el problema era, como dijo el mismo Gromiko, que “yo escuché el NO occidental con mucha más frecuencia que el mío Nyet”. Fue precisamente Gromiko quien promovió la idea de “rasriadka” (distensión) con Norteamérica, de la no proliferación de las armas nucleares, acuerdos de prevención de guerra etc…etc.

Con la disolución de la URSS, Estados Unidos se convirtió en el verdadero y el único amo de las Naciones Unidas amenazando a la organización de reducir su aporte financiero en el caso de no aprobar su agenda.

Si tomamos en cuenta que Norteamérica cubre el 25 por ciento del presupuesto de la ONU que crece cada año, mientras que China y Rusia aportan 1.5 por ciento cada uno, igual como el Brasil, entonces podremos imaginar el poder financiero estadounidense sobre las decisiones políticas del supuesto garante de la paz en el mundo.

La llamada “prudencia diplomática” de China y Rusia en los últimos 15 años ha sido interpretado por los EEstados UnidosU como un signo de debilidad, inseguridad y de la no existencia de una bien definida agenda geoestratégica de estos países debido a su rápido ingreso en el mundo globalizado sin definir claramente su propio espacio en él y sus intereses.

Norteamérica se aprovechó de este vacío e hizo de la ONU una promotora y ejecutora de su proyecto “El Siglo del Dominio Absoluto Norteamericano” que apareció a la luz pública en 1997 bajo el nombre del Project for the New American Century (PNAC).

Este dominio se expandió primeramente hacia la Unión Estados Unidosropea que fácilmente se convirtió en un dócil aliado con su brazo armado de la OTAN que funge ahora de las fuerzas armadas de las Naciones Unidas.

Como paso seguido empezó su era de las “guerras preventivas”, “revoluciones de colores”, “caos controlado”, “revoluciones democráticas árabes” y no se sabe que nombres más inventarán para justificar lo injustificable: las guerras.

Así ya en 1997 decidieron con la aprobación del presidente Clinton de empezar una guerra contra Irak y Afganistán. Ya en 1998 los halcones del PNAC empezaron a preparar a la población norteamericana sobre “el caos en los países africanos y árabes”, incluyendo la “rebelión” en Libia.

Para empezar las guerras del Siglo XXI elaboraban un pretexto ficticio y lo presentaban a las Naciones Unidas para que diera su aprobación para una guerra de turno.

Los expertos de la ONU no investigan nada o hacen una comedia con su verificación que siempre coincide con los argumentos norteamericanos. Si alguno de los supervisores internacionales se opone a la directiva de las Naciones Unidas lo sacan del caso o lo retiran del servicio. Así “comprobaron” que Irak tenía armas de destrucción masiva, un pretexto suficiente para autorizar la guerra.

Lo mismo pasó con Afganistán, cuyos mujahidines supuestamente “participaron en la destrucción de las Torres Gemelas” y recientemente las Naciones Unidas aceptaron la versión de la OTAN, que “las bombas de los aviones de Muamar Gadafi masacraron la población civil en Bengasi”.

Un pretexto “sacado de los pelos” pero de acuerdo a lo planificado por el PNAC en los años 1990. Decía el proyecto que “la guerra no terminará en Afganistán sino se expandirá a otros países y producirá muchos cambios en el mundo árabe. Vamos a hacer la guerra con el apoyo de los miembros de la ONU o sin su aprobación. Ni siquiera estamos al comienzo del inicio”.

Por supuesto, la ONU como siempre, al ver que no existe ni el Niet ruso ni el BU chino sino su “prudente y sumisa abstención” dio su visto bueno al ataque de la OTAN contra Libia de Gadafi. Se olvidó el Secretario General de la ONU, Ban Ki–moon que había planificado entregar a Gadafi el Premio de la ONU por el “excelente récord humanitario en Libia”. Pero aquel premio fue reemplazado por las bombas autorizadas por las Naciones Unidas en base de una falsa acusación occidental.

A estas barbaridades se suman el bloqueo económico contra Cuba, la persecución y las masacres cotidianas de los palestinos por Israel, las guerras en África y todo con la venia de las Naciones Unidas.

¿Para qué sirve la ONU que ha perdido o de repente jamás ha tenido la voluntad de justicia? Entonces, si no se puede salvar es mejor abolirla.

PUBLICADO POR ARGENPRESS EN 15:52:00

Navegador de artículos