AQUI hay TOMATE

Para dar y tomar

Archivo para la etiqueta “PSOE”

EL MEJOR TRAFICANTE DE ARMAS ABANDONA LA MONCLOA


EL MEJOR TRAFICANTE DE ARMAS ABANDONA LA MONCLOA

Antes de que usted comience a fortificar una agenda de contactos que le permita fortalecer su cuenta corriente le quiero hacer una proposición muy honesta, señor presidente del gobierno español. Le propongo que me acompañe a visitar algunos de los países en guerra o con conflictos internos o vecinales a los que su gobierno ha vendido armas en los últimos años, violando la ley de control de armas aprobada por el parlamento español en diciembre de 2007.

Incluso la invitación la hago extensible a su esposa y a sus dos hijas. Señor presidente,
quiero ver su cara cuando le explique a su familia las razones por las que se ha convertido en el mejor traficante de armas de la historia de la democracia española.  Sobre todo quiero ver su cara y las caras de sus seres queridos en alguna de las ciudades libias destruidas, en algunos de los barrios colombianos repletos de desplazados por los combates o en el guetto de Gaza.

Eso sí, señor presidente, usted paga los gastos y yo no le cobron honorarios. Lo hago con la esperanza de que usted realice una especie de examen laico de conciencia y se pregunte si era necesario que triplicase la venta de armas españolas desde que llegó a la jefatura del gobierno, convirtiendo a nuestro triste y desamparado país en la sexta potencia mundial en exportaciones armamentísticas.

Perdone, quizá debería decir que estas ventas se han cuadriplicado, quintuplicado
o sextuplicado porque sus colaboradores del Ministerio de Industria, Comercio y
Turismo intentaron maquillar las cantidades vendidas en el año 2010.

De esa
manera no quedaron contabilizados contratos pendientes con Brasil por 480
millones de euros, Noruega por 400 millones y Australia por  305 euros. Si se sumasen estos 1.585 millones de euros al total vendido y reconocido (1.128 millones de euros) estaríamos hablando de 2.713 millones de euros en 2010, es decir más de seis veces la
cantidad vendida en 2004, fecha en la que usted ganó las elecciones con un discurso
pacifista.
Durante todos estos años usted ha conseguido algo loable: que nadie le
preguntase por estas vergonzosas cantidades en las múltiples entrevistas
pactadas que le han hecho los periodistas de medios de comunicación amigos o
cercanos. Hubiese estado muy bien saber la opinión del más pacifista de los
gobernantes españoles sobre sus vinculaciones con la venta de armas.

Sólo el traductor Rafael Lafuente Blanco, de 29 años, le sacó los colores el 26 de enero de 2009 en el programa Tengo una pregunta para usted ante una audiencia de seis millones de televidentes.   ¿Se acuerda, señor presidente, del comentario de aquel joven?  “A mi me parece muy hipócrita que un gobierno que habla de derechos
humanos, de compromiso por la paz, de alianza de civilizaciones, se dedique a
vender guerra, muerte y destrucción”, le espetó y tuvo las  agallas para recordarle que “es incongruente” que vayamos por el mundo publicitando un discurso pacifista y, al mismo tiempo, seamos una de las principales potencias armamentísticas del mundo.

Usted ha vendido armas a Libia, Egipto, Argelia, Marruecos, Túnez, Arabia Saudita,
Bahrein, Israel y otros países que violan sistemáticamente los derechos humanos. Su gobierno tuvo la desfachatez de revocar las dos últimas licencias en vigor de exportación de armas a Libia cuando sólo faltaba por ejecutar el 0,36% del contrato. Es decir, inundaron Libia de armas que el gobierno de Muamar el Gadafi utilizó contra sus ciudadanos y después volvieron a aparecer como los paladines de la no violencia.
Amnistía Internacional, Intermón Oxfam, Greenpeace y Fundació per la
Pau, cuatro organizaciones humanitarias no gubernamentales muy prestigiosas,
han presentado informes exhaustivos desde la entrada en vigor de la  Ley de Comercio Exterior de Material de Defensa y Doble Uso (ley 53/2007) en diciembre de 2007 en los que se remarcan “las transferencias a destinos preocupantes sin que se conozcan los criterios que han permitido estas exportaciones, según lo establecido por la ley”

Esa ley afirma que no deben venderse armas “cuando existan indicios racionales de que puedan ser empleadas en acciones que perturben la paz, puedan exacerbar tensiones o conflictos latentes, puedan ser utilizados de manera contraria al respeto
debido y la dignidad inherente al ser humano, con fines de represión interna o
en situaciones de violación de derechos humanos, tengan como destino países con
evidencia de desvíos de materiales transferidos o puedan vulnerar los compromisos internacionales contraídos por España”.

En los últimos años su gobierno también ha mantenido estrechas relaciones con Kazajstán, Uzbekistán, Turkmenistán, Guinea Ecuatorial o Libia. Ministros de Asuntos
Exteriores como Miguel Ángel Moratinos han recorrido estos países, con grandes
reservas petrolíferas y de gas, firmando acuerdos bilaterales y elogiando a
regímenes y gobiernos que violan sistemáticamente los derechos humanos.

Creo que hubiese sido menos cínico nombrar a Antonio Brufau, presidente Repsol, ministro porque él ha sido el verdadero gestor de nuestra política exterior. Usted, baluarte del izquierdismo de salón, se ha dedicado a promocionar con descaro y proselitismo a gobiernos infectos que mantienen subyugados a sus ciudadanos.

Gobernantes como Teodoro Obiang, por recordar al más usurero de nuestros amiguetes africanos, utilizan el dinero de los contratos para seguir enriqueciéndose mientras en Guinea Ecuatorial mueren más niños antes de cumplir cinco años que en Afganistán, una país entre tinieblas bélicas desde hace tres décadas.

Hace unos meses felicité a la corporación municipal de Córdoba por bautizar dos plazas de la ciudad con los nombres de Julio Anguita Parrado y de José Couso. Les dije que con esta decisión habían honrado a sus familias y habían dignificado el mandato
electoral.

Qué diferencia de actitud si la comparamos con la de su gobierno, la fiscalía general del Estado o la fiscalía de la Audiencia Nacional. Entre bastidores, usted y algunos altos representantes políticos y judiciales, han luchado “con uñas y dientes para hacer desaparecer los cargos contra los tres militares”, implicados en la muerte de José Couso mientras mentían a sus familiares. Lo hemos leído en los papeles del Departamento de Estado de Estados Unidos filtrados por Wikileaks.

Usted queda moralmente desnudo, señor presidente, igual que su ex vicepresidenta María Teresa Fernández de la Vega, sus ex ministros de Justicia, Juan Fernández López Aguilar y de Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, el fiscal general del Estado, Cándido Conde-Pumpido y el fiscal jefe de la Audiencia Nacional, Javier Zaragoza.

Todos ustedes conspiraron para sepultar el caso Couso bajo un manto de silencio. Se me ocurren palabras muy duras para denominar estos comportamientos. Pero la sobriedad sólo me permite llamarles cobardes. Eso sí, COBARDES con mayúsculas.

Señor presidente, su barco electoral se ha hundido y, como suele ocurrir, hace tiempo que algunas ratas saltaron antes de ahogarse. No pertenezco a ese grupúsculo que le critica ahora que ya es usted un cadáver político. Ni escribo editoriales oportunistas
criticándole después de realizarle decenas de entrevistas pactadas.

Simplemente soy un ciudadano indignado (mi indignación tampoco empezó el 15 de mayo sino hace muchos años) y me presento ante usted con una oferta original: pasearle por este mundo inestable para que vea con sus propios ojos y no con los ojos de empresarios codiciosos, periodistas que escriben al dictado o asesores remilgosos y pelotas para qué sirve la política militarista que usted ha liderado durante los últimos años.

 

Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

El testamento político de Zapatero RECOMENDADO


El testamento político de Zapatero

 
 

Como a la protagonista de la película Goodbye Lenin, una mujer a la que su hijo intenta ocultar la caída del socialismo en la RDA, a Zapatero la realidad le ha dado un buen disgusto. Parece claro que los tiempos que corren no acompañan a los socialdemócratas que abrazaron el neoliberalismo.

El sueño de ZP y su partido se vino abajo con el estallido de la burbuja: ya no podían desarrollar sus políticas sociales y a la vez gestionar la economía al más puro estilo neoliberal.

Si recordamos, fueron las movilizaciones sociales, que culminaron con las protestas espontáneas contra las mentiras del gobierno de Aznar sobre el 11M, las que propiciaron que Zapatero se convirtiera en el presidente más votado de la democracia española y en la nueva esperanza de gran parte de la izquierda europea. “No nos falles” fue el lema que gritaron cientos de simpatizantes del PSOE la noche de la victoria electoral.

Sin embargo, ZP no entró a las cuestiones de fondo. Bajaban los sueldos pero el consumo crecía. Aumentaba la precariedad pero disminuía el desempleo. Daba igual que la economía se basara en la construcción infinita y en el endeudamiento generalizado. Daba igual que unos se estuvieran forrando y otros hipotecándose.

No digamos ya el despilfarro de recursos naturales y el ataque a las costas ¡Los socialdemócratas nunca fueron ecologistas! Políticas sociales como la legalización del matrimonio homosexual o la promesa de la Ley de Dependencia iban de la mano de rebajas fiscales a las rentas altas, pérdida de poder adquisitivo de los salarios, precarización galopante del empleo y cero control del mundo financiero y las cajas de ahorro.

En vez de plantar cara a la burbuja inmobiliaria y a sus beneficiarios, la represión se desató contra el movimiento de jóvenes de V de Vivienda. Nada podía estropear la fiesta, y es que según Zapatero estábamos entrando en la “Champions” de los países ricos, lo que sin duda le sirvió para aumentar los votos y revalidar la presidencia en 2008.

Y entonces llegó la crisis. Primero hablaron de desaceleración y después pusieron el acento en las causas internacionales.

Más tarde, y para ir cambiando el sistema productivo, implementaron medidas para incentivar la construcción y el consumo de coches. Para los bancos un fondo de rescate de 90.000 millones de euros. La patronal aceptó la ayuda a los parados sin prestación a cambio de una rebaja en las cotizaciones a la Seguridad Social para las empresas.

Finalmente, ZP tuvo que tragarse el buenrrollismo y acabar poniendo en marcha un paquete de medidas antisociales con reforma laboral y aumento de la edad de jubilación incluidas. Hasta aquí la crónica de una debacle anunciada: la retirada por la puerta de atrás de Zapatero y el hundimiento electoral del PSOE.

Pero, ¿qué hay detrás de la incapacidad del gobierno socialista para gestionar el ciclo alcista y la crisis de otra manera? ¿Cómo es posible que la socialdemocracia no haya propuesto un mínimo programa de medidas frente a la rapiña financiera?

En los últimos treinta años, los partidos socialdemócratas europeos no han defendido los intereses de las mayorías.

Han acatado los presupuestos de la economía neoliberal: desregulación financiera, reformas laborales, privatización de empresas públicas, precarización del empleo, externalización de los servicios públicos, deducciones fiscales a rentas altas y productos financieros, etc. Se mantuvieron a la defensiva como “contraparte” de algo peor, la derecha.

Pero lo cierto es que ni siquiera el programa socialdemócrata de pleno empleo, ciudadanía nacional y propiedad pública es útil en nuestros días.

Cuando las elites económicas están más interesadas en los beneficios financieros que en el crecimiento económico de los países, levantar la bandera del pleno empleo es derrotista y poco creíble, también cuando lo hacen los sindicatos mayoritarios o los partidos a la izquierda del PSOE.

El empleo se ha vuelto precario y el nivel de los salarios no se corresponde con las labores socialmente útiles.

La fórmula salario-empleo no reconoce muchas de las actividades que generan riqueza como los cuidados, el trabajo doméstico, la formación o la producción cultural siempre colectiva y difusa.

El PSOE, sin embargo, ha utilizado la zanahoria del pleno empleo para echar a perder los derechos laborales. Pero la cuestión fundamental no es el pleno empleo a cualquier precio, sino la distribución de la riqueza (mayor que nunca) mediante una fiscalidad que asegure el acceso a renta y servicios públicos para todos.

En cuanto a que los derechos de las personas estén adscritos a una determinada nacionalidad, cuando los movimientos financieros no son regulados por el Estado-nación, no deja de ser una burla al sentido común.

En estos tiempos, los derechos de ciudadanía no deben ser una cuestión nacional, sino universal. Por último, para la socialdemocracia, la propiedad pública siempre ha sido estatal: el gobierno decidía y legislaba sobre lo público sin contar con los interesados, nunca se ha promovido una gestión social de lo público.

Sin alternativas al modelo neoliberal, los líderes socialdemócratas han bailado la canción de inversores y expertos, no sin beneficio personal en forma de pensiones vitalicias y consulting millonarios.

Los políticos “socialistas”, asentados en su papel de “contraparte progresista”, los “menos malos” de la desregulación y la burbuja, dando pinceladas sociales a un modelo insostenible, cuando llegó la crisis, acataron las órdenes del mercado.

¿Refundar el capitalismo? El PSOE argumentaba que la culpa no era suya, sino del crash mundial, pero las movilizaciones de mayo le dejaron sin coartada.

El gobierno podía cambiar la ley electoral, ayudar a los hipotecados, perseguir a los políticos corruptos y empresarios enriquecidos ilegalmente.

También podía revocar la ley 15/97 que permite la privatización de la sanidad o acabar con los conciertos educativos. Pero no hicieron nada. Sólo adelantaron las elecciones, en uno de los mayores gestos de derrota política nunca vistos.

Era el turno de la rotación bipartidista: el PSOE le cedía el puesto a sus compañeros populares. Durante la campaña electoral, ni el interesado acercamiento al 15M, ni la evocación del miedo a la derecha, ni las patéticas críticas a los banqueros, ni las cínicas promesas de subir los impuestos han sido creíbles.

A partir de ahora, el PSOE intentará recuperar protagonismo apuntándose a las movilizaciones contra las políticas de austeridad que aplique el gobierno de Rajoy.

También tratará de hacerse un lifting político mediante la celebración de un congreso.

Pero ya no estamos en 2004, la nueva ola de movilizaciones ha desplazado a la avanzadilla cultural del PSOE. Los progres, que desde la Transición monopolizaban la “Cultura”, han quedado retratados con su apoyo a la SGAE y la ley Sinde.

La inteligencia colectiva, la que tomó las plazas e interactúa en forma de red, ha desbordado el discurso autocomplaciente de la progresía sobre la democracia que “tanto ha costado en este país”.

Mucha gente quiere una democracia real y siete años después de la victoria de ZP tienen claro que el PSOE es parte del problema. En 2011, ya no hay nadie a quien esperar. Sencillamente, casi todo está por inventar.

madrilonia.org

El Debate a tres: PP, PSOE e IU….


El Debate a tres: PP, PSOE e IU….

Sobre el papel…
Aunque como todos sabemos la configuración de la campaña electoral de 2011 no ha dado lugar a la participación en debate de más partidos políticos (solo PP y PSOE) ni a más debates televisados, lo cual habría sido deseable, siempre podemos recurrir a la palabra escrita.
Cierto es que ya a estas alturas de la campaña se ha dicho casi de todo de los respectivos programas y cierto es también que hay un descreimiento popular en torno a los contenidos de los mismos, incluso se habla del “programa oculto” del PP.
Bueno, en concreto eso me lo dijeron a mi sobre unas medidas de recorte considerable de la AAPP, que para sorpresa del que me lo decía le demostré que esto estaba escrito en el programa electoral del PP…
Por tanto, como la mejor de las prácticas ciudadanas, seamos rigurosos con la palabra escrita en los programas y comparemos, a modo de debate dialéctico escrito, los contenidos de los programas, pues al menos uno de ellos será el que gobernará a buen seguro los próximos cuatro años y  por si lo piensan incumplir, sería una posibilidad, como ciudadanos estamos creando ejemplo, marcando estilo y rigor, en esto de los incumplimientos… a ver si el mensaje cala mas allá de nosotros…
De entrada sí que hay diferencias: el programa electoral del PP es el más extenso, seguido del PSOE y el programa de IU es menos de la mitad que el primero.
Sin embargo esto no afecta al contenido, pues las medidas son mucho más concretas en el caso de IU que en el del PP, al que acompañan un sinfín de lujosas ilustraciones a colores de los que los otros carecen.
Me van a permitir la licencia, pero de todos, el más difícil de leer ha sido el del PP, puesto que la estructura elegida: introducción, diagnóstico y medidas a plantear, no hacía más que repetir y repetir las mismas ideas, sin apenas contenido distinto.
En cuanto a claridad de planteamientos, los otros dos, IU y PSOE, ganan frente al del PP…algo, que como veremos se repite con otras cuestiones más de fondo. Podríamos incluso haber titulado esta entrada “el programa del PP frente a los de IU y PSOE” pues es claro que difiere mucho con los otros.
Más diferencias: El programa de IU ha sido elaborado a través de la celebración de 500 asambleas en las que han participado 15.000 personas. El programa del PSOE se ha elaborado por 300 militantes junto con 1.200 ciudadanos y expertos nacionales e internacionales y finalmente aprobado por la Conferencia Política del PSOE.
De la participación en la elaboración del programa del PP no sabemos nada, este espacio se sustituye por una carta firmada por Mariano Rajoy afirmando que “el cambio en España ya no puede esperar” y que sustituye a la introducción que los otros dos programas hacen del estado de la crisis y cómo afecta esta a España.
Para salir de la crisis IU propone “9 revoluciones” y 58 medidas con las que superar el capitalismo, aunque “no renunciamos a la gestión de lo inmediato”. PSOE para recuperar la economía propone “cuatro ejes, a través de 92 medidas: la modernización económica, la creación de empleo, la mejora de la igualdad y la profundización de la democracia”.
PP, como he dicho, carece de introducción y comienza directamente con 6 bloques a través de 43 medidas (el menor número, menos de la mitad que el del PSOE) en los que no aparece la mención “servicios públicos” ni siquiera referidos a educación o sanidad.

Tanto los programas de IU como del PSOE coinciden en la necesidad de cambiar la cultura fiscal en España y abordar una reforma fiscal que incluya la lucha contra el fraude, la economía sumergida y la implantación de impuestos realmente progresivos que gravan no sólo a los beneficios de la banca sino también al SICAV, ligando en ambos programas dichas medidas al mantenimiento del estado de bienestar.
En el programa del PP no se plantea nada de esto, casi todo el capítulo (no muy extenso) está dirigido a la fiscalidad de las empresas y de la exención por nueva vivienda para particulares.
En ambos programas IU y PSOE, se habla de la recuperación de la memoria histórica, laicismo, vivienda como derecho, vivienda sostenible, prevención y protección frente a las situaciones de sobreendeudamiento de los particulares y a los embargos hipotecarios y dación al pago.
De esto no se habla nada en el programa del PP y sólo se incluyen exenciones tributarias, agilizar mecanismos judiciales y de la liberalización del suelo.
El programa de IU tiene un apartado de propuestas feministas que incluyen hasta “derechos sexuales y reproductivos” pero que, coincidentes en contenido tiene un desarrollo más global en el programa del PSOE, haciendo de la igualdad un principio desde el que parten todas las políticas sociales y que entronca con el desarrollo del sistema educativo.
En el programa del PP sólo hay una medida que habla de la igualdad real con una extensión total de un folio donde se habla sobre todo de conciliación a través de los permisos (que ya existen).
Por el contrario, existe un apartado sobre “la familia” inexistente en los otros programas que incluye: “Cambiaremos el modelo de la actual regulación sobre el aborto para reforzar la protección del derecho a la vida, así como de las menores”.
La acción exterior para el programa de IU se denomina “propuestas para la paz” y habla de las distintas instituciones desde la ONU a la OTAN y el correspondiente desarme.
En el programa del PSOE es una política exterior de lucha por los derechos humanos a nivel global y amplía el abanico de medidas incluyendo medidas de regulación bancaria y de mercados a nivel global, con contenidos sociales. Para el programa del PP este apartado se centra en la cooperación al desarrollo.
En cuanto al empleo, el programa de IU habla de un plan de choque con mas inversión pública para crear empleo y subsidiar el desempleo e incluso habla del reparto del empleo existente y la conciliación (capítulo muy corto y poco desarrollado).
El programa del PSOE centra sus medidas por sectores, elaborando un plan de reformas por sector existente, basando todo en los grandes acuerdos de concertación y la negociación colectiva (este apartado es el de mayor extensión por el desglose de las medidas, de los tres programas).
El programa del PP habla de reformas que ahondan en la mayor flexibilidad en el empleo y en la figura del emprendedor (autónomo) y reformar el sistema de contratación (contrato único), las relaciones laborales y la negociación colectiva. Además plantean la creación de un fondo de capitalización individual para cada trabajador.
En cuanto a educación y sanidad los programas de IU y PSOE plantean la defensa de los sistemas públicos, algo que ni menciona el  del PP. Esto puede ser defendible como ideología hasta cierto punto sólo, pues no resulta ético que una opción política se presente con un programa en el que no sea lo público su primera opción, pues proveer a través de lo privado, más que un gobierno lo hace una empresa… y para eso no hacen falta elecciones.
Por último, lo más diferente de los tres programas es la referencia de IU al “Proceso constituyente como camino hacia la III República” y como seña de identidad el programa del PSOE incluye un extenso desarrollo ideológico (no existente en los otros dos) sobre biodiversidad, sostenibilidad, cambio climático y responsabilidad social corporativa.

Aquí termina mi resumido análisis que espero les haya servido para ver, como a mí, que al menos sobre el papel no son lo mismo e incluso uno de ellos es muy distinto. Sólo nos falta ahora votar, algo que como expresión de democracia muy poco frecuentemente ejercida, les recomiendo no dejen de hacer. Es nuestro futuro y de esta forma contribuimos a él.
Publicado por mari carmen barrera chamorro en 20:57

Lo que les cuesta entender a los diputados socialistas sobre la reforma de la constitución


Aug30

Lo que les cuesta entender a los diputados socialistas

Posted in Política

Yo soy de los que cree que el texto que se pretende introducir en la Constitución puede traer aspectos positivos. El imponer un keynesianismo razonable en épocas de bonanza que impida adquirir demasiado déficit (y yo hasta firmaría que obligando a un superávit), es teniendo en cuenta ciertos detalles algo extraordinariamente positivo.

Ahora bien, lo que hay algo que les cuesta entender a algunos gestores políticos que una medida positiva puede adquirir formas negativas. Mientras decenas de diputados socialistas creen que el problema está en explicar los aspectos positivos del control del gasto público para evitar déficit estructural. Sí, esta reforma no es la reforma neoliberal que nos temíamos. Sí,esta reforma es positiva, pero insignificante en este momento (reformas que comenzarán a aplicarse en el 2020 es politicamente como si dijeran que la aplican en el 2500). El textoestá mejor de lo que esperábamos algunos.

Señores diputados, NO, el problema no está en el texto de la reforma, sino en el mero hecho de reformar la Constitución y la forma en que se pretende hacer.

Si hemos “sacralizado” la Constitución sobretodo por parte, precisamente de los propios diputados y las cámaras, hasta el punto que encajes muy importantes como la financiación autonómica o la construcción del estado de bienestar (para, por ejemplo, porder garantizar la financiación de los mismos servicios de salud en todos los territorios) no hemos querido tocar la constitución, para este tema sí lo hagamos y con un mero acuerdo de los dos principales partiddos, es algo que termina encabronando a una parte importante de la sociedad.

El mensaje que van a dar los diputados este Viernes es sencillo: “Para los mercados tocamos hasta la constitución, para los derechos básicos sociales no”.

Lo pinten como lo pinten, lo hagan como lo hagan, lo intenten vender como lo intenten vender, niellos mismos se lo creen. El mensaje que está dando es precisamente este y la manera de terminar lastrar la poca credibilidad en la política es gracias a este acto.

El mismo problema podría ventilarse de dos maneras bien distintas:

– Si el PSOE quiere introducir el control del déficit que lo ponga en el programa y lo prometa, tal y como ha prometido otras cosas molonas (como aumentar los impuestos a los ricos) pero no las aplica ahora de “bulla y corriendo” a última hora. Si la gente le vota, adelante, que haga una ley orgánica que establezca los límites y adelante. Este sería uno de los motivos que tal vez permitan que les vuelva a votar.

– Si realmente es algo que se pretende acordar y que los dos principales partidos encuentran positivo y es un gesto que pretendemos ser creibles a los mercados. Hagamos una ley orgánica YA y que tenga de aplicación inmediata para cuando el PIB de España comience a crecer. Un compromiso de aplicación al 2013, 2014 o 2015, cuando comienzan a vencer un número importante de deuda pública, no en el 2020 donde solo vence la de más largo plazo que es la que además se mueve con menos pánicos que las de vencimiento a corto.

En todo caso, no le hurtamos a los ciudadanos con una reforma de la Constitución, todo lo legal y formal que queramos, pero con una legitimidad más que cuestionable, y aplicamos las medidas políticas económicas que se creen positivas.

Pero a estas alturas, exigirles a los diputados que esto lo entiendan y salgan de su burbuja, es posible que sea exigirles demasiado, o no que alguna excepción hay en la bancada socialista(¿aplicarán como Antonio Gutiérrez su criterio mediante un voto diferenciado?). Luego nos quejaremos que en las elecciones de noviembre, el PP gane por mayoría absoluta aplastante.

http://www.joserodriguez.info/bloc/

Desobediencia cívica: Si tienes una web o un blog enlaza al PP y al PSOE como se merecen


Desobediencia cívica: Si tienes una web o un blog enlaza al PP y al PSOE como se merecen

El PSOE y el PP, como los dos grandes partidos políticos de España, se apoyan en su gran repercusión mediática para poder influir en la ciudadanía y así orientar el voto hacia ellos y sus intereses.

Venden bondades (pocas) y ocultan pecados. Sin embargo, a pesar de hacerse pasar por distintos, tienen algo en común, son partidos corruptos con miembros corruptos. Y es en este punto donde entramos nosotros.

El poderío mediático de estos partidos y la mala memoria de los votantes son un flaco favor para la ciudadanía en general.

Es habitual que se apropien de ciertas palabras o frases de significados muy nobles para ocultar todo lo contrario. Social, derecho, libertad son algunos ejemplos.

Pero al final, todos sabemos (aunque a unos nos cueste más que a otros admitirlo) que estos partidos mienten, no cumplen sus promesas y son corruptos. ¿“Uno” más que el “otro”? Puede ser, pero en cualquier caso ambos.

Como para hacer publicidad en los grandes medios es necesarios mucho dinero sino se está entre el grupo de los “grandes”, y como de unas elecciones a otras parece que todo se olvida, proponemos una iniciativa publicitaria gratuita y duradera.

Además, teniendo en cuenta que hay elecciones en poco menos de tres meses, suponemos que ya habrá surtido algo de efecto la iniciativa.

¿En qué consiste?

La idea a grande rasgos es enlazar las páginas web del PSOE y del PP desde nuestros respectivos sitios utilizando una palabra concreta: “CORRUPCIÓN”.

¿Qué se consigue con esta acción?

Para que una página web salga la primera cuando se hace una búsqueda de una determinada palabra en un buscador (por ejemplo en Google), tiene que tener muchos enlaces dirigidos hacia ella (hay más variables pero ésta es la fundamental) cuantos mas enlaces mas posibilidades habrá de que una web ocupe las primeras posiciones.

Simplificando, si muchos enlazamos las web del PSOE y el PP utilizando la palabra “CORRUPCIÓN” cuando alguien busque la palabra corrupción en Google los primeros resultados que aparecerán serán las webs del PSOE y del PP. Publicidad veraz y gratuita.

Por ejemplo y ya se queda puesto:

Corrupcion (PP)

Corrupcion (PSOE)

¿Qué conseguimos con esto?

Vincular (nunca mejor dicho) visiblemente a estos partido con la corrupción (y su significado que parece que se ha perdido del usado)  que consienten dentro de sus filas y que todos padecemos.

Conseguimos que quede reflejado de una manera más dinámica que la corrupción no se suprime de unas elecciones a otras queda constancia en internet.

Conseguimos hacer una publicidad real de estos partidos (lo que son y por qué están) a tres meses de las elecciones y en definitiva conseguimos aportar un grano de arena contra la lacra de corrupción que llevamos años sufriendo.

Hay muchos más motivos, a cada cual se le ocurrirán unos, lo que está claro que cuando se busca la palabra “corrupción” en Google y no aparecen las páginas del PSOE y del PP los resultados de la búsqueda no son exactos.

Aclaraciones técnicas.

La palabra (anchor text) con la que se ha de enlazar la página ha de ser “corrupcion” (sin tilde para que sea más efectivo). De esta manera aparecerán por las búsquedas de la palabra “corrupción”.

Mejor enlazarlos en la página principal.

Los resultados no son inmediatos y el enlace se ha de dejar puesto durante unos meses. Sin embargo el enlace se puede colocar en la parte de la web que querais (para que no moleste estéticamente o por cualquier otro motivo).

Aquí dejo ésto para quién lo quiera copiar y pegar en su web (más fácil):

<a href=”http://www.psoe.es”>corrupcion</a>


<a href=”http://www.pp.es/”>corrupcion</a>

40.500 búsquedas mensuales de media para la palabra “corrupción” se realizan al mes en España en Google y 246.000 mensuales en español. Si se suman el resto de búsquedas que incluyen la palabra “corrupción” como “corrupción política”, “corrupción España”, etc. las cifras aumentan bastante.

¡Únete a la desobediencia cívica y que corra la voz!

Enlaces:

Desobediencia cívica ¿Por qué? #Dcivica

Grupo en Facebook: Desobediencia cívica

Twitter: #dcivica

Relacionado:

LA PRIMERA: En la medida de lo posible utiliza lo mínimo las autopistas de peaje.

LA SEGUNDA: Por una recaudación de impuestos lícita y más justa para los ciudadanos

LA TERCERA:Si tienes una web o un blog enlaza al PP y al PSOE como se merecen

Navegador de artículos