AQUI hay TOMATE

Para dar y tomar

Archivo para la etiqueta “rescate”

Grecia: ¿euro o dracma? De obligada lectura xq x el mismo camino vamos


Grecia: ¿euro o dracma?

Antonis Davanellos, A l’encontre

[En un estudio publicado el 5 de enero de 2012, el Instituto Oficial de Estadística del Estado griego (Elstat) indica que, en 2010, 597.000 hogares -es decir, 2,2 millones de personas- vivían bajo del umbral de la pobreza o estaban considerados como “socialmente excluidos”.

El límite de la renta anual para considerar que una familia con dos adultos y dos hijos menores de 14 años no “cae en la pobreza” esta situado en 15.073 €. Sin embargo, el proceso de pauperización se acentúa de semana en semana, en el sentido literal del término.
Por otra parte, el Elstat subraya que la precariedad en el empleo -en el sentido de los meses en los que se obtiene algún ingreso- no ha hecho más que incrementarse desde 2010.
Ese año ya había 3,03 millones las personas al borde de engrosar las cifras de la “exclusión social”, lo que equivale al 27,7% de la población. Estas cifras son mucho más sombrías actualmente.

En el último trimestre de 2011, el Instituto de Investigación del Empleo (Ine) del sindicato mayoritario del sector privado griego (GSEE) estimaba que la tasa real de paro era del 23% de la población activa, frente del 18,4% que ofrecía el gobierno en agosto de 2011.

Semejante tasa de paro, que entre los jóvenes de 15 a 25 años supera el 40%, está traduciéndose en un factor de emigración, al igual que en Portugal y España. A pesar de ello continúa la cascada de planes de austeridad que acentúa la recesión e incrementa la deuda en relación al PIB.

El Estado griego debe reembolsar para marzo de 2012 la suma de 14,5 millardos de euros de obligaciones y no tiene posibilidades de hacerlo.

Las condiciones impuestas por las instituciones internacionales (FMI, BCE, UE) para una nuevo paso en el pretendido “plan de rescate” (de los bancos) se resumen en que el gobierno acepte las condiciones de descuento de la deuda griega que exigen los bancos, las aseguradoras y los fondos de inversión, representados todos ellos por el Instituto Internacional de Finanzas (IIF) en tanto que negociador central.

En la trastienda de las negociaciones entre el gobierno griego y el IIF -que tropiezan con dificultades como deja traslucir la interrupción momentánea de las negociaciones el 13 de enero de 2012- lo que se da son las operaciones de especulación clásicas en esta circunstancias.

En efecto, los fondos de inversión de capital riesgo (hedge funds) recompran a precio bajo la deuda griega de la que se quieren desprender los bancos.
Estos hedge funds especulan actuando sobre dos escenarios. Uno, que el gobierno se encuentre incapacitado para hacer frente al pago el mes de marzo, lo que conllevaría a la activación de los CDS (Credit Default Swap)y el reembolso de la pérdida de los hedge funds por parte de los CDS. El otro, que los hedge funds esperan ser reembolsados por el gobierno griego al valor nominal de las obligaciones.
En efecto, en el caso en el que los bancos y otras instituciones acepten un descuento en torno al 60% o 70% (o más) y pasen a un acuerdo, los hedge funds pueden rechazar este descuento sobre la parte que han adquirido, lo que les aseguraría un beneficio sustancial.
Hay que saber que el acuerdo que podría darse entre el gobierno y el IIF no obliga a todos los que hayan comprado las obligaciones a aceptar una decisión tomada por una mayoría cualificada. Segun el Wall Streel Journal del 13 de enero de 2012, estos hedge funds detentan más de 70 millardos de euros de la deuda griega.
Las negociaciones no se darán sólo sobre el porcentaje de descuento sino sobre quiénes van a firmar tal acuerdo y la cantidad de deuda que poseen. La prensa podría informar mejor de todo esto, a fin de sacar a la luz los verdaderos negocios que se hacen utilizando la deuda ilegítima

Sobre esta cuestión, la izquierda griega -es decir, la izquierda radical- plantea con justeza el rechazo del pago de la deuda, una posición que se expresa con matices diversos. Pero también existe otro debate entre las fuerzas de la izquierda radical; es el debate en torno a la salida o no del euro.

El artículo de Antonis Davanellos -uno de los portavoces de DEA (Izquierda obrera internacionalista), que se sitúa en el ala izquierda de la coalición SYRIZA- nos presenta este debate. La redacción de A l’encontre comparte su punto de vista. Redacción A l’encontre]

Desde hace dos años, la experiencia griega, bajo la vigilancia suprema de la troika (Unión Europea, FMI y Banco Central Europeo) y los estrictos programas de austeridad que vienen de ella, ha llevado al colapso de las ilusiones relativas al “europeísmo” y a la “europeización”.

Hace diez años, bajo la influencia de argumentos convergentes de la derecha y, sobre todo, de la socialdemocracia, en Grecia tomo cuerpo una amplia corriente de opinión basada en la falsa esperanza de que llegando a ser miembros de la UE y de la eurozona, la economía (capitalista) griega entraría en una fase de crecimiento duradero y que, en ese proceso, al incrementarse la “tarta” a repartir, también saldrían beneficiados los asalariados y asalariadas.

Ahora mismos estas ideas están hechas añico, carbonizadas. Y por ello, el debate sobre las perspectivas adquiere una relevancia de primer orden. Miles de trabajadores y trabajadoras se interesan en él y, por ello, adquiere una amplitud e importancia política sin precedentes.

En el futuro próximo vamos a asistir a cambios importantes. Los podemos enumerar aquí. En primer lugar, la modificación de la actitud de los países más importantes de la UE. De hecho, la canciller alemana Angela Merkel y el presidente francés Nicolas Sarkozy ya han adoptado una orientación a favor de una Europa a dos velocidades y de un euro que se adapte a esta situación.

Países como Grecia, pero también España, Portugal e Italia, van a verse relegados del primer vagón del tren de la UE. Entre las decisiones adoptadas por la cumbre europea del 9 de diciembre de 2011, se afirma por primera vez la posibilidad de expulsar de la UE a un “Estado fallido”. Por el momento, esta perspectiva concierne fundamentalmente a Grecia.

En segundo lugar, sectores de las clases dominantes en Grecia empiezan a cambiar de posición. Evidentemente, los banqueros, algunos grupos industriales y los armadores prefieren continuar como miembros del “club” del euro y declaran que están dispuestos a seguir atacando brutalmente a la gran mayoría del país para alcanzar este objetivo; pero, por primera vez en estos últimos años, determinados sectores -y algunos de ellos, entre los mencionados- comienzan a realizar cálculos para valorar si les resulta beneficioso seguir en la zona euro.

La razón de este giro se encuentra en las características que está adquiriendo la crisis económica internacional y las decisiones que se adoptan para la gestión de la así llama crisis de la deuda soberana.

En la prensa de la clase dominante griega se están publicando artículos en el sentido de que el capitalismo griego existía y funcionaba antes de la existencia del euro y que, del mismo modo, podría seguir existiendo fuera de la eurozona.

Los analistas más perspicaces detectan ya movimientos hacia la salida del euro en fracciones de la clase dominante con el fin de disponer de una capacidad de control de la situación en caso de grandes turbulencias económicas, sociales y políticas que conducirían a un “giro nacional”, “soberanista” del capitalismo griego y a un vuelta obligada a la dracma.
Los políticos más lúcidos -por ejemplo, el ministro de Finanzas, Evangelos Vanizelos- piensan que estas decisiones no se plantean a largo plazo sino que puede que sea necesario adoptarlas en los próximos meses.

Evidentemente, la crisis ha minado el poder de los capitalistas griegos y ha reducido su capacidad para actuar con “independencia” de las grandes potencias; pero la posibilidad de adoptar este tipo de decisiones “independientes” -ciertamente, dentro de unos límites- no ha desaparecido. Sobre todo si se tiene en cuenta que los capitalistas griegos y su Estado continúan siendo una fuerza con peso en los Balcanes y en el Este de la región mediterránea.

Un papel reforzado por la alianza político-militar con el Estado de Israel que trata de asegurar su acceso a los recursos energéticos en esta región mediterránea (se está explorando yacimientos de gas y petróleo en el Mediterráneo oriental, lo que se ha convertido en un elemento de discordia entre Chipre, Grecia y Turquía) y conservar una estabilidad geopolítica en la zona tras los cambios producidos por las llamadas “revoluciones” del mundo árabe y el cambio de orientación de gobierno turco.

En ese contexto, la “izquierda europea” piensa que la mayoría de las corrientes de la izquierda anticapitalista griega son favorables a una salida de la eurozona y a una vuelta al dracma. No es del todo exacto.

El Partido Comunista Griego, la fuerza política más importante a la izquierda, ha estado tradicionalmente a favor de una salida de la eurozona y de la Unión Europea. Actualmente, el PC dice que estos objetivos sólo pueden alcanzarse a través de un régimen político que ellos califican de este modo:

“Un poder popular y una economía popular”. Su dirigente, Aleka Papariga, afirma que si la vuelta al dracma se realiza en el contexto actual de relación de fuerzas, traerá un ataque especulativo sin precedentes y una pauperización de los asalariados y campesinos, también sin precedentes.
Estoy parcialmente de acuerdo con esta posición. Digo parcialmente, porque no sé, ni de forma aproximativa, qué es lo que significa la fórmula “poder popular y economía popular” que el Partico Comunista sitúa entre el capitalismo y el socialismo.

No obstante, estoy de acuerdo en que la vuelta a la dracma bajo la batuta de los capitalistas y de su Estado tendría unos efectos devastadores sobre la población.

La vuelta a la dracma -que, de entrada, se encontraría devaluada – conduciría a una nueva devaluación, lo que implicaría una depreciación de las rentas y haberes salariales (salarios, pensiones, vivienda, etc.) y, también, de los “activos” campesinos: una devaluación de las tierras cultivables.
Por contra, los capitalistas griegos que detentan riquezas evaluadas en 600 millardos de euros -es decir, más del doble de toda la deuda griega- podrían comprar a precio de ganga las empresas públicas, los hospitales, las tierras cultivables…

Es decir, se daría una transferencia colosal de riqueza de lo público a lo privado, transferencia que se puede comparar a la que se produjo en los países del Este tras la caída del muro en 1989.

Desgraciadamente, un sector de la izquierda anticapitalista no ha comprendido esta trampa que ha puesto al descubierto el Partido Comunista. ANTARSYA, por ejemplo, ha adoptado el siguiente lema en su último congreso: “Por una salida anticapitalista del euro”.

Un eslogan sin rigor alguno. Si se plantea como perspectiva estratégica de derrocamiento del capitalismo, situar la cuestión de la moneda como punto de partida, no es la mejor opción. Desde ese punto de vista sería mejor un eslogan tradicional: “Todo el poder a los consejos obreros, campesinos y populares” o, dicho de otro modo, a las estructuras de autoorganización democrática.
Pero un eslogan semejante no haría sino evidenciar la distancia enorme que existe entre este objetivos y las tareas presentes, así como las responsabilidades actuales de la izquierda anticapitalista.

Para los camaradas (la mayoría) de ANTARSYA, la forma de resolver esta contradicción en su actividad política cotidiana se traduce en obviar el adjetivo anticapitalista (del eslogan “por una salida anticapitalista del euro”) y plantear lisa y llanamente la salida del euro para, de ese modo, poder gestionar la política monetaria y la devaluación de la moneda como medio para recuperar competitividad y, de paso, la reconstrucción productiva del país.

Esto nos traslada de nuevo a las ideas de ciertos economistas radicales “realistas”.

Por ejemplo, Costas Lapavitsas, que propone un retorno inmediato a la dracma y una devaluación sistemática como la única posibilidad de reforzar la capacidad competitiva de las empresas griegas y de sus exportaciones.
De ahí vendría la posibilidad de una reconstrucción productiva del conjunto del país. Es una “solución elegante” pero con los pies de barro.
La dracma no sería la única moneda a realizar una devaluación competitiva. También lo haría el escudo (portugués), la peseta (española), la lira (turca), etc.
¿El resultado?: la carrera por la competitividad se transformaría en una guerra económica en las que la víctimas serían las gentes asalariadas y los capitalistas acapararían los beneficios.
En cualquier caso, Lapavitsas tiene la decencia de admitir que a medio término el resultado de sus propuestas implicarían restricciones (penurias) importantes para la población en lo que respecta a la alimentación, los medicamentos, carburantes, etc.
Algo que ninguna fuerza política de izquierdas se atreve a decir pero, ¿no deberían hacerlo?

En realidad, estamos asistiendo al renacimiento de las ideas, de carácter nacionalista más o menos afirmado y reformista, de las viejas corrientes de izquierda.

A principios de los años 60, una fracción significativa de los economistas radicales (entre los que se encontraba Andreas Papandreu, fundador del Pasok) proponía una vía análoga para el desarrollo del capitalismo griego: la nacionalización de sectores “estratégicos” (energía, agua, telecomunicaciones, transporte, etc.), una política exterior independiente, un reforzamiento de la industria pesada, medidas proteccionistas para apoyar la producción griega, etc.
En teoría, se trataba de una política que sólo podría ser puesta en práctica por un gobierno de izquierda, una política que conduciría “objetivamente” al socialismo.
En la práctica, fue la orientación que aplicó ampliamente la Junta Militar entre 1967 y 1974.
Y sobre todo, la que aplicó el primer gobierno de derechasque le sucedió, liderado por Constatin Caramanlis, que algunos políticos de derechas calificaban como un “maníaco socialista”.

Este tipo de orientación está muy alejado del contexto al que hacen frente hoy en día los trabajadores y trabajadoras en Grecia. Nuestra tarea principal consiste en oponernos y hacer fracasar las políticas de austeridad.

En esta confrontación, y a través de ella, tenemos que acumular fuerzas -tanto en el movimiento sindical como en la izquierda política- para dar contenido a la perspectiva del derrocamiento del capitalismo y la batalla por el socialismo.
En este esfuerzo, es preciso excluir la posibilidad de que los asalariados, que ya han sufrido medidas muy duras de “devaluación interna” bajo el imperio del euro, se vean forzados a pagar el precio de una reconstrucción capitalista bajo la égida de un giro “nacional”, esta vez bajo el reinado de la dracma.

Esta es la orientación que tratamos de desarrollar en SYRIZA a través, entre otros, del eslogan “Ningún sacrificio por el euro; ninguna ilusión en la dracma”.

De ese modo, tratamos de plasmar una orientación de izquierda que haga frente al vulgar “europeísmo” que tiene por función legitimar las políticas de austeridad actual; y, también, el rechazo a la consigna de retorno inmediato a la dracma.

Entre otras razones porque, como hemos explicados más arriba, el giro “nacional” no es la posibilidad más probable.
Y si llega a darse -en el marco de la relación de fuerzas socio-políticas actuales- el resultado será amargo para nuestra población y desastroso para la izquierda; especialmente si se supedita a tal giro y no está preparada política e ideológicamente.

Muchos camaradas desarrollan el argumento de que el euro no es un símbolo neutro. Comparto esa opinión. El euro representa y simboliza las políticas neoliberales extremas que dominan la UE desde hace 25 años.

Pero la dracma tampoco es un símbolo neutro. La dimensión simbólica de una moneda está sujeta al hecho de quién controla la economía y quién controla el poder político. Y en la historia de las revoluciones hasta el día de hoy, la cuestión de la moneda no ha sido nunca el punto de partida del proceso.

Otros camaradas, fundamentalmente de ascendencia trotskista, apoyan la salida del euro como elemento del llamado “programa de transición”. Una manera un tanto “flexible” de interpretar los elementos constitutivos de ese programa.

Dicho de otro modo, los camaradas tratan de cambiar el mundo comenzando por el techo, al tiempo que subestiman los peligros de compromiso con las orientaciones proteccionistas, propias de un “realismo económico” y del nacionalismo, incluso si este último es moderado y se expresa bajo una variante de “izquierda”

Grecia como evidencia: la sociedad europea acorralada


Grecia como evidencia: la sociedad europea acorralada

2 febrero 2012 | Categorías: El otoño europeoUnión Europea | |

Rosa María Artal – Comité de Apoyo de ATTAC España

Grecia: un país sin esperanza. Con el desconsuelo anidado en las expresiones anónimas. Sus gobernantes pudieron cometer errores, los cometieron, ayudados por cierto por Goldman Sachs alguno de cuyos miembros son hoy dirigentes “a dedo” en Europa. Pero se lo están haciendo pagar con sangre a los ciudadanos.

Los insostenibles recortes a la población para pagar la deuda han sumido a Grecia en la pobreza extrema. Sus ciudadanos fueron los primeros en salir a la calle para protestar, el gobierno (el democrático) llegó a gasearlos a niveles casi letales. Y ahí siguen.

Grecia apenas representa el 2% del PIB de la UE ¿puede creer alguien seriamente que es ella quien ha desestabilizado a toda la Unión? Grecia, por el contrario, es la gran coartada para el triunfo del golpe financiero en Europa.

Angela Merkel, la líder no electa de la UE, tardó 6 meses en autorizar un primer rescate de 110.000 euros para Grecia. En ese tiempo especuladores del mundo entero jugaron con la deuda griega hasta dejarla en basura para la compra y en oro para los beneficios particulares.

Escuchamos cada poco cómo se da a los bancos dinero público europeo. 1,6 billones de euros por aquí (confesos), medio billón de euros por allá. Sin contrapartidas. A precio de saldo. Para reactivar el crédito explican, pero no lo reactivan, especulan que es más rentable. A Grecia los 110.000 millones de euros le han costado… la democracia, la soberanía.

El país que inventó la democracia, hoy es oficialmente una tecnocracia. Ved: forma de gobierno. La UE sustituyó a un jefe de gobierno democrático por un tecnócrata. Pero no tiene suficiente.

Para pagarle otros 145.000 millones de euros de segundo rescate (labor en la que lleva la UE otros más de seis meses como poco y que de nuevo ha servido para que el euro, los países y los ciudadanos sean objeto de especulación por parte de “los mercados”) se disponen a quitarle también la soberanía.

A controlar los presupuestos y el gasto desde Bruselas, a mermar más la sanidad pública. Papandreu no lo hubiera aceptado seguramente, el tecnócrata Papedemus ¿qué hará?

Es el futuro en el que mirarnos. A Portugal se le prestaron 78.000 millones de euros y ya no cabe exprimir más a la sociedad. Bueno, parece que siempre cabe más. Y su líder conservador se hace fotos con nuestro líder conservador, muy contentos ambos de su “crecimiento sostenible”.

Nulo, ambos países van al despeñadero por los recortes, nosotros estamos en recesión y con la cifra récord de paro del mundo industrializado. La “austeridad” tiene esa consecuencia invariablemente. Pero conviene a la tecnocracia tener Gobiernos S.A., como detalla Público.

Pero aquí discuten si los periodistas no nos estaremos pasando de alarmistas, que no da uno para disgustos, vamos, y que al final siempre se arregla. ¿Tienen los medios la culpa de la crisis? Sí, por no informar mejor, por poner paños calientes. Por distraer sistemáticamente.

¿En algún momento de nuestra historia viva hemos visto que se cambien gobiernos sin pasar por las urnas?

¿Que se les quite la soberanía a los países por dinero?

¿Por una cantidad ínfima de dinero frente a la que se regala a los poderes financieros?

¿Que se desmantelen todos los derechos para que unos pocos se enriquezcan?…

¿Que la sociedad esté tan idiotizada, tan infantilizada, que lo acepte y aún se queje de que la asustan un poquito?

http://rosamariaartal.com

PASALO El coste de salvar el sistema financiero. Van 100.000 millones y 200.000 si se crea banco malo. MANDA HUEVOS


El coste de salvar el sistema financiero

05dic 2011

En Bruselas han echado cuentas y les sale que los estados europeos dedicaron al saneamiento del sistema financiero 1,6 billones de euros entre 2008 y 2010.

De esa cantidad, a España pertenecían 88.000 millones, lo que equivale al 8,4% del PIB, un porcentaje muy inferior al de Alemania (10,1%), Holanda (16,1%) o Reino Unido (17,8%).

El ranking lo encabeza de lejos Irlanda, que durante dicho periodo se gastó en la banca más de dos veces y media la riqueza nacional creada en un año.

Incapaz de sobrellevar en solitario tan pesada carga, el Gobierno de Dublín acabó pidiendo árnica a Europa y al FMI. Irlanda tuvo que ser rescatada en noviembre de 2010, sólo seis meses después que Grecia.

En España, a los 88.000 millones mencionados hay que añadir las ayudas correspondientes a este año, que elevan la proporción sobre el PIB por encima del 10%, según confirmó la semana pasada MIGUEL ÁNGEL FERNÁNDEZ ORDÓÑEZ.

A lo largo de 2011, han sido nacionalizados, con el consiguiente coste, Novagalicia Banco, Unnim y la CAM y el Banco de España ha tenido que intervenir Catalunya Caixa y el Banco de Valencia.

Aunque con la venta de activos se espera recuperar parte del dinero empleado, el saldo final tardará mucho tiempo en conocerse, entre otras cosas porque, en algunos casos, el Estado se ha comprometido a asumir los quebrantos ocultos que puedan ir surgiendo.

De todas formas, el esfuerzo hecho hasta ahora puede quedar empequeñecido si el futuro Gobierno accede a crear un banco malo.

Sobre la idoneidad de este instrumento no hay unanimidad en el sistema financiero, pero algunos de sus representantes, comoRODRIGO RATO, lo han reclamado con vehemencia.

El banco malo, aunque puede revestir distintas formas, absorbería los activos tóxicos de la banca por cuenta del Estado, para darles luego salida de una manera ordenada.

Según los cálculos del Banco de España, esos activos de alto riesgo no bajan de la mareante cifra de 176.000 millones de euros.

Los partidarios del banco malo sostienen que no hay mejor modo de desbloquear el sistema y que vuelva el crédito. Es posible. Pero de lo que no cabe duda es de que sería, una vez más, con cargo al bolsillo de todos los españoles.

¿En qué consiste un “banco malo”?
8 diciembre, 2011

 http://blogs.publico.es/connegritas/951/el-coste-de-salvar-el-sistema-financiero/

El banco malo sería una entidad pública que con dinero público compraría los activos tóxicos de la banca.

El gobernador del Banco de España, Miguel Ángel Fernández Ordóñez, ha declarado a la prensa que ve necesaria la creación de un “banco malo” para mejorar la situación del sistema bancario.

A pesar de que Mariano Rajoy aún no se ha pronunciado sobre este asunto, la idea de crear un “banco malo” ya venía recogida tímidamente en el programa electoral del Partido Popular, donde aparecía la siguiente frase: “facilitaremos la gestión activa del patrimonio dañado de las entidades financieras que lo precisen”.

Además, Ordóñez reconoció que ya ha mantenido “contactos con quienes van a formar el nuevo Gobierno”.

Así las cosas, parece más que probable que dentro de no mucho tiempo nos encontremos con un “banco malo” en nuestro país, y se nos repetirá hasta la saciedad que es la mejor solución de entre las posibles para aliviar los problemas del sistema bancario.

Pero, ¿qué es exactamente un “banco malo”?

Porque quienes defienden su creación y utilización no suelen esmerarse en explicar su función.

Lanzan al aire frases repletas de términos económicos para confundir el mensaje y lo adornan con expresiones esperanzadoras para darle color a un tema muy gris.

Cualquier ciudadano medio que escuche las noticias convencionales y las declaraciones de estos defensores del “banco malo”, absorberá la falsa idea de que ésta es la mejor opción y la menos costosa para salir del atolladero en el que los bancos españoles andan inmersos, y por ende, también la economía española.

Para entender qué es un “banco malo” y cómo funciona, primero hay que repasar la actual situación de las entidades bancarias.

Uno podría sorprenderse al escuchar que los bancos españoles tienen problemas y a la vez constatar que sus beneficios económicos han sido muy elevados durante estos años de crisis.

Concretamente, y según la Asociación Española de Banca (AEB), la banca española obtuvo beneficios de 22.400 millones de euros en 2008, 14.943 millones en 2009, y 15.000 millones en 2010. Entonces, ¿cómo es posible que tengan problemas?

La solución es muy sencilla. Los beneficios de una empresa se calculan sobre el papel, sumando todos los ingresos obtenidos y restándole todos los gastos.

Pero estas cifras pueden manipularse y maquillarse de formas muy diferentes, de manera que se puede influir en el resultado de las cuentas (normalmente no por mucho tiempo, pues los problemas acaban saliendo a la luz tarde o temprano).

Al fin y al cabo, el beneficio de una empresa es una construcción económica realizada por la mano del hombre. Dependiendo de cómo se calculen los beneficios, los resultados serán unos u otros.

El caso de los bancos hoy día es muy llamativo. Estos bancos poseen actualmente una cantidad muy elevada de activos tóxicos.

Un activo tóxico es un título que posee el banco y que viene recogido con un determinado valor, pero que en la práctica su valor verdadero es mucho más bajo, o incluso nulo.

Un ejemplo de un activo tóxico es un préstamo que otorgó un banco y que no va a poder recuperar debido a la insolvencia de la persona que pidió el préstamo.

En las cuentas del banco aparece que el banco recuperará, por ejemplo, los 10.000 euros que prestó, y por lo tanto viene recogido como riqueza que posee (poseerá).

Sin embargo, si la persona que pidió el préstamo no puede devolver esa cantidad, el banco posee esos 10.000 euros sólo sobre el papel; porque supone que los recuperará algún día, pero en realidad nunca los va a poder recuperar.

Lo mismo ocurre con las viviendas que poseen los bancos.

Ésta vienen recogidas en las cuentas por su valor de tasación; pero si quisieran venderlas, deberían hacerlo a un precio muchísimo menor porque ya nadie está dispuesto a pagar tanto como en los años de la burbuja inmobiliaria.

Imaginemos que el valor de tasación de una vivienda en propiedad de un banco es de 100.000 euros.

Ésa será la cantidad que anota el banco en su balance. Pero nadie está dispuesto a comprar la vivienda a ese precio.

Supongamos que sólo estarían dispuestos a comprársela por 70.000 euros. Si la transacción se realizase, el banco tendría que asumir pérdidas por valor de 30.000 euros (70.000 € – 100.000 €).
Eso sí, mientras el banco no venda el piso, nunca anotará las pérdidas; porque por el momento, el piso es suyo y lo valora a un precio artificialmente elevado.
Según algunos cálculos, la banca española aún tiene que realizar saneamientos por valor de 60.000 millones de euros ligados a la burbuja inmobiliaria.

Pero esto es sólo una parte del total de activos tóxicos que mantiene la banca española. El total es muy difícil de conocer, pero los cálculos oscilan entre 100.000 y 200.000 millones de euros.
Por eso sobre el papel los bancos parecen ir viento en popa. Porque todavía no han reconocido las pérdidas que deberían reconocer. Si las reconocieran, su situación sería muy diferente.

Así las cosas, el “banco malo” sería una entidad pública que con dinero público compraría esos activos tóxicos.

El precio al que debería comprar los activos puede diferir:

  • El “banco malo” podría comprar los activos tóxicos a sus precios de libro (al valor artificial), y por lo tanto, los bancos nunca anotarían pérdidas, sino que las pérdidas serían para las finanzas públicas.
  • En la práctica el Estado estaría pagando todos los platos rotos de los bancos. Con una enorme cantidad de dinero público se estaría aliviando la mala situación de los bancos

 

  • El “banco malo” también podría comprar esos activos tóxicos a sus precios de mercado, y entonces los bancos tendrían que reconocer sus pérdidas. El Estado pagaría, pero menos cantidad que en el anterior caso.
  • Los bancos reconocerían pérdidas pero a cambio de ello mejorarían su imagen y se ganarían la confianza de otros organismos financieros internacionales, con lo que mejorarían su actuación en el mercado. S
  • e argumenta que de esta manera los bancos tendrían más facilidad de crédito y por lo tanto podrían conceder más préstamos a familias y empresas.

Entre una y otra opción, existe un amplio abanico de posibilidades, en las que el Estado podría pagar más o menos el dinero que necesitan los bancos para mejorar sus balances, y los bancos podrían reconocer más o menos pérdidas.

Sea como fuere, cualquier opción que se escoja no deja de ser otra ayuda a los bancos por parte del Estado, y en definitiva, por parte de todos los contribuyentes.

Es importante hacer notar que la mala situación actual de las entidades bancarias se debe a una mala gestión realizada durante muchos años de avaricia financiera, posibilitada gracias a las regulaciones diseñadas por los gobiernos occidentales en las últimas dos décadas.

Estas entidades han cometido atrocidades garrafales en búsqueda de su propio lucro y desestabilizando un sistema económico que está empujando a muchas personas a la pobreza.

Sería absurdo e indignante que los Estados le pagaran los platos rotos sin imponer castigos, medidas y regulaciones que impidan que esto vuelva a repetirse.

Pero nada de ello hay puesto encima de la mesa. Se está perdonando y rescatando a los culpables de un serio delito con dinero de todos, y se les está permitiendo que sigan delinquiendo y generando pobreza e inestabilidad en nuestros países.

Nunca antes en la historia de la humanidad se había violado la Justicia de una forma tan descarada y tan cínica, en la que se busca convencer al perjudicado de que se está actuando con decencia. Vivimos en un mundo al revés, donde los criminales son perdonados y agasajados, mientras los inocentes son castigados y apaleados.

Apoya la petición ¡No a la creación de un “banco malo”!

 

http://eduardogarzon.economiacritica.net/?p=323

Fuente: Eduardo Garzón

Llamamiento a la indignación colectiva para solicitar a gritos el rescate de los Estados rehenes de los mercados.


Abel Ros
El Rincón de la Crítica
La trampa
ABEL ROS | 29/noviembre/2011
La sumisión permanente de los Estados miembros a los dictámenes neoliberales de Merkel será la causante de la mayor Revolución de la Izquierda que tendrá lugar dentro de las fronteras artificiales de Europa.

Desde la crítica progresista, debemos hacer un llamamiento contundente a la indignación colectiva para solicitar a gritos el rescate de nuestros Estados por encima de los mercados.

La imposición de estos últimos a la voluntad popular, o dicho de otro modo, el golpe de poder mediante la militarización de la oferta y la demanda, está siendo la grieta que terminará por asfixiar los pulmones encharcados de la libertad política occidental.

Los pronósticos catastróficos de la OCDE con respecto al paro para el próximo año vaticinan los metros de pancarta que colapsarán las calles y avenidas en la España triste del presente.

La falta de ética kantiana causada por la incoherencia entre los silencios de la oposición y los hechos actuará como arma destructiva en el sólido poder del nuevo ciclo marianista.

La crítica destructiva y populista a las políticas de Zapatero por parte de la bancada azul conservadora será la trampa que impedirá a Rajoy terminar su contrato de cuatro años como inquilino de la Moncloa.

El rodillo azul tendrá dificultades para dar una nueva pasada al deterioro futuro de su fachada.

Los mercados serán las olas que destaparán la verdad de las arenas demagógicas de la derecha. Los datos reiterados de la EPA y las tijeras exacerbadas de Europa pondrán sobre el asfalto cientos de metros de pancarta que marcarán los inicios de la revolución de la izquierda.

La frustración electoral por la búsqueda de soluciones en frentes equivocados y la ausencia de grúas en la España de Rajoy serán las causantes del desahucio forzoso de Mariano en su incómodo cheque popular.

La visualización en un horizonte temprano de un número superior a cinco millones de parados sin tener a ZP para lanzarle los dardos envenenados de los males existenciales precipitará al vacío los cimientos ideológicos neoliberales y la toma de conciencia colectiva de repulsa europea.

Este sentimiento social será la razón para la regeneración de la izquierda y la puesta en práctica de un cambio ideológico que anteponga la supervivencia de los Estados a las exigencias competitivas de los mercados.

Las exigencias del cambio de modelo político conseguirán devolver a los políticos la libertad perdida durante los años de prisión en una cárcel llamada Europa.

A día de hoy, el político soberano elegido libremente mediante el escrutinio de las papeletas de ayer ha pasado a ocupar el rol de mando intermedio en los cuadros directivos del poder europeo.

Hoy los políticos han pasado a ser los “jefecillos” de millones de subordinados cuyo poder de control viene determinado por las decisiones de sus directivos de arriba.

La ausencia de libertad que supone la escenificación del rol de mando intermedio en la empresa europea impide gobernar la casa con libertad. Los mercados, o dicho de otro modo, los cuadros directivos de Europa han sustituido a los “jefecillos emocionales de Grecia e Italia” por tecnócratas racionales sin la legitimización civil de su poder.

En España, probablemente Rajoy, será sustituido antes de salir de su trinchera por la supremacía “merkeliana”. La izquierda deberá levantarse para impedir arrodillarse ante un nuevo “Tejero” llamado Mercado.

Abel Ros es autor del blog El Rincón de la Crítica

El mejor post sobre la estafa del rescate a Grecia


¿RESCATE…? ¿PERO QUIÉN DIJO ¡SÁLVAME!?

11 julio, 2011 por minervista

“La Unión Europea es una asociación económica y política única, formada por 27 países europeos. 

Ha generado paz, estabilidad y prosperidad durante medio siglo, ha contribuido a elevar el nivel de vida de los europeos, ha creado una moneda única y ahora está construyendo progresivamente un mercado único en el que personas, bienes, servicios y capital circulan entre Estados miembros con la misma libertad que si lo hicieran dentro de un mismo país”

Página web de la Unión Europea. www.europa.eu

 “No luches contra el médico. A veces el médico te da medicinas que no te gustan, pero aunque no te guste el medicamento, el médico está para intentar ayudarte”

Dominique Strauss-Kahn, (en aquel entonces) presidente del FMI  27 de Abril de 2010 (Posteriormente acusado de violación. En este momento se encuentra en proceso de elevación a los altares. Nota: No se descarta la canonización)

 “Están Ustedes completamente locos y la prueba es lo que está pasando en Grecia. […] Debemos tener sentido de la responsabilidad y no pedir lo imposible.  

Tengo la impresión de que los gobiernos queremos ganar dinero a costa de Grecia. ¡De eso se trata! Si a nosotros nos prestan el dinero al 1,5 o al 3% y se lo prestamos a Grecia al 3, al 5 o al 6 % estamos ganando dinero a costa de Grecia, y eso es intolerable. […] 

Existe una posibilidad de ayudar a los presupuestos de Grecia, simple: Tomar una iniciativa, la Unión Europea, para el desarme en la región[…] 

¡Si en el fondo somos unos hipócritas! Este último mes Francia ha vendido 6 fragatas a Grecia por 2.500 millones de euros, helicópteros por más de 400 millones… y Alemania le ha vendido 6 submarinos por valor de 1.000 millones… 

¡Pero si somos unos hipócritas! ¡Les damos dinero para que nos compren armas! 

Creo que aplicar esos recortes es más eficaz que recortar los sueldos de aquellos que ganan 1.000 euros…”

Daniel Cohn Bendit, Eurodiputado del Partido Verde Europeo

5 de mayo de 2010

“Exigimos a todos los altos mandos de la policía y en especial a sus subordinados que por una vez respeten la voluntad del pueblo y la soberanía popular que recoge la Constitución. Les advertimos que no se atrevan a cumplir las órdenes ilegales de un gobierno depuesto que ha ultrajado la Constitución griega y que ha entregado las llaves del país al FMI, al Banco Central Europeo y al sistema bancario y financiero internacional. 

Que en ningún caso se les ocurra intentar impedir que el pueblo proteja su Constitución, como se recoge en su artículo final, y evite la venta del país. De lo contrario, todo funcionario de la policía deberá asumir personalmente la responsabilidad de sus actos, exactamente igual que sus superiores políticos, que han entregado el país a poderes fácticos extranjeros recurriendo a contratos de préstamo, memorandos y paquetes de recortes sociales. Supone esta una última oportunidad importante para la policía y sus miembros, y esperamos que obren de acuerdo con su conciencia y se pongan del lado del pueblo”

La Asamblea Popular de la Plaza Síntagma, Atenas,

23 de Junio de 2011 

“Bueno… Vamos a llevarnos bien, porque si no van a haber hondonadas de ostias aquí… ¿eh?…” 

Manuel Manquiña “Pazos”, en “Airbag“, 1997

Si me permite, le voy a dar un consejo: Si usted pretende entender lo que está pasando en Grecia, ni se le ocurra leer este post. Y no es que mi intención no sea precisamente esa. Que va, que va… El problema es que mi intención es precisamente esa: explicar qué ha pasado en Grecia. Y le va a pasar a usted como a mí, que no va a entender absolutamente nada. Como dice un amigo mío: lo incomprensible, es lo que tiene, que es imposible de entender…

Para intentarlo, lo mejor es empezar por el principio… Pero no por el principio del principio, ya que en aquel entonces no sabíamos que era el principio, ya que unos señores sin principios ocultaron que el principio del fin se acercaba ¿Está claro, no?

Así que empecemos por el principio. Por el principio del desenlace: El 4 de octubre de 2009, Yorgos Andreas Papandreou, candidato del Movimiento Socialista Panhelénico (PASOK) gana las elecciones generales y se convierte en Primer Ministro de Grecia. Aunque no era el primer Papandreou que era Primer Ministro: Su padre, Andreas Papandreou, fue Primer Ministro en dos ocasiones, de 1981 a 1989, y de 1993 a 1996. A su vez, su abuelo, Georgios Papandreou, lo fue en varias ocasiones, tras la II Guerra Mundial. Curioso… Abuelo, padre e hijo primeros ministros… Casualmente Papandreou (padre) fue sucesor de Georgios Rallis, que a su vez era hijo de Ioannis Rallis y nieto de Georgios Theotokis, que también fueron primeros ministros.

La cuestión es que Papandreou (nieto), sustituía al frente del gobierno a Kostas Karamanlis, de Nueva Democracia y sobrino de Konstantinos Karamanlis que, curiosamente, fueeee… Bingo! Primer Ministro de Grecia durante 14 años.

En España estas cosas no pasan: abuelo, hijo y nieto Primeros Ministros?! Cuándo?!, Cómo?! Pero si no ha dado tiempo… Eso sí, con el paso de los años, en España, algún día tendremos trío de recambio generacional, pero no en el gobierno. Que va… en la Jefatura del Estado, que aquí somos más así. Pero aquí no será un páramo de masculinidad como en las jefaturas griegas. Aquí será abuelo, padre y nieta. Es lo que tienen los Borbones, que siempre fueron más modernos que los Papandreus

El tema es que Kostas Karamanlis, en esa cosa tan solemne que llaman “traspaso de poderes” le dijo a Yorgos Papandreou:

–     Mira Yorgos, te dejo el mueble-bar lleno, aquí tienes la clave del wi-fi y cuídame las plantas, que mi sobrino algún día ganará las elecciones y será Primer Ministro, ya sabes, para no perder la costumbre… Ah! Por cierto… que te dejo un déficit público del 3,7% del PIB… 

Pero resulta que a Yorgos algo no le cuadraba, y se puso a abrir cajones y se encontró con el pastel: el déficit público realmente era del 12,7% del PIB, aunque luego la UE lo situó en el 15,4%. Y ustedes dirán… ¿y como se hace para ocultar tanta mierda debajo de la alfombra?, ¿como podía saber en 2010 la UE, por sus propios medios, que el déficit público real de Grecia era del 15,4 % y con anterioridad daba por bueno que se cifrara muy por debajo?

Y ahora sí, volvemos al principio del principio. Como dicen en “Amanece, que no es poco”:

– Se acuerdan ustedes de lo que estaban haciendo el 1 de enero de 2000? Ea!… pues a hacer flash-back.

Y aquí entra en juego Goldman Sachs, uno de los grupos de inversión más grandes del mundo. ¿Y que hizo Goldman Sachs?: operaciones de “cirugía estética” financiera (en mi pueblo lo llaman trapicheos) que permitieron a Grecia, a partir del 2000 ocultar a la Unión Europea su verdadero nivel de deuda, que no estaba por encima del 3% que esa cosa que llaman “criterios de convergencia” pone como límite, si no muy por encima. El 21 de febrero de 2010, Goldman Sachs emitió un comunicado en el que venía a decir que ni ellos ni el gobierno de Grecia habían cometido ninguna ilegalidad y que los productos financieros que utilizaron “están en conformidad con las reglas y procedimientos admitidos por Eurostat” (agencia europea que auditoriza, entre otras cosas, la deuda pública de los países miembros). Y no mentían… al decir “en conformidad con las reglas y procedimientos” querían decir que los contratos de derivados que crearon quedaban fuera de los datos que Grecia estaba obligado a entregar a Eurostat para su control. Si no te entrego lo que no me pides, no te estoy engañando. Si en lo que no me pides falseo la realidad de lo que me pides… eso es harina de otro costal. Pero bueno, eso no lo decía el comunicado, eso son apreciaciones mías. En dicho comunicado tampoco hacían referencia a los casi 800 millones de euros que ganaron a costa de la deuda griega en 2002.

Las políticas de control de la UE quedaron en entredicho y el Eurostat hizo el más completo ridículo.

Por cierto, hablamos de Goldman Sachs como una cosa abstracta y, por supuesto, está conformada por personas. Y Goldman Sachs tenía un plantillón en aquel entonces… Pero vamos a hablar de uno de sus “empleados” en concreto. Hablemos del italiano Mario Draghi.

Mario fue Vice-Presidente para Europa de Goldman Sachs. Hasta aquí todo normal: El problema es que este señor ya no está en Goldman Sachs. ¿Dónde está? Pues simple y llanamente esperando a ocupar el 1 de noviembre de 2011 su cargo de Presidente del Banco Central Europeo, cargo para el cual ha sido elegido por el Consejo Europeo hasta el próximo 31 de octubre de 2019.

Por cierto, entre Goldman Sachs y el BCE no ha estado en el paro este señor, precisamente. Mientras tanto se ha dedicado a ejercer de Gobernador del Banco de Italia.

¡Oiga, oiga, oiga! Sin señalar!, eh?, que aquí nadie ha dicho que este señor haya hecho con las cuentas italianas lo mismo que hizo su empresa con las griegas… Que eso lo ha pensado usted solito…

Por cierto, en esto los norteamericanos no pierden comba. Henry Paulson, quien fuese Presidente Ejecutivo de Goldman Sachs, fue nombrado por Jorge W. Bush como Secretario del Tesoro de EEUU el 10 de Julio de 2006. Lo de este personaje es cosa fina… si han visto Inside Job sabrán a que me refiero.

Ole, ole y ole… Hasta ahora nuestros gobiernos se habían dedicado a destinar dinero público para sanear las salvajadas que las grandes empresas financieras le hicieron a la economía global. Ahora, nuestros dirigentes han dado un nuevo paso (por no llamarlo salto mortal sin red): Los ex-directivos de estas empresas son elegidos para gestionar la economía pública. Esto es como poner al zorro a guardar los pavos. Digo los pavos porque las gallinas ya se las han comido. (Presuntamente, que quede claro que el señor Draghi dijo que no tenía conocimiento de estas operaciones, faltaría más)

Y si a alguien le preocupa esto, si no quiere que se le corte la leche del café, mejor que no pique el siguiente enlace:

http://www2.goldmansachs.com/worldwide/spain/index.html

Traduzco la información que la propia web de Goldman Sachs da sobre España:

Goldman Sachs es el banco de inversión líder en España, sirviendo a una cartera de clientes que incluye a muchas de las corporaciones líderes y compañías familiares, así como al gobierno español.

Pero bueno, antes de pensar en qué le va a pasar a nuestro país, nos tomamos una tila,  respiramos hondo, contamos hasta diez y seguimos con el caso griego.

Y saltamos hacia adelante en el tiempo, de nuevo al 2009. Es decir, aún no se había destapado el affaire de Goldman Sachs con Grecia. Papandreou, que había ganado las elecciones con un programa socialdemócrata para salir de la crisis, se encontraba acorralado, aunque aún no era plenamente consciente de hasta que punto. Para rizar el rizo, en diciembre de 2009, las agencias de calificación Standard & Poor’s, Fitch y Moody’s rebajan la nota de la deuda griega, poniéndola al borde del abismo. ¿Qué quienes son las agencias de calificación? Sería muy largo de explicar (pero ya lo haremos), pero en resumen son las mismas que en febrero de 2007 asignaron la nota más alta (AAA) a los tres mayores bancos de Islandia. Por cierto, esos mismos bancos colapsaron en la primavera de 2008. El desempleo se triplicó en Islandia en tan sólo 6 meses… Cosas que pasan…

En enero de 2010, el gobierno Papandreou tiene que rectificar el cálculo del déficit de 2009, que estaba estimado en un 3,7% pero que según reconocían se había disparado hasta el 12,7%.

El 15 de febrero de 2010 se destapa el pastel de Goldman Sachs. La Unión Europea abre un expediente a Grecia por falsear estadísticas. De Goldman Sachs, el artífice de todo, no sabe, no contesta… ¡¿Pero estáis locos?! ¡¿Cómo van a penalizar a Goldman Sachs?!, ¿No habéis leído más arriba que cuenta entre sus clientes, por ejemplo, con el gobierno de España? ¡¿Reconocer que una compañía que tiene como clientes a algunos gobiernos europeos está dirigida por una panda de chorizos?!, eso seria como decir que los propios gobiernos están dirigidos por una panda de chorizos…!!! ¿Pero que habéis fumao? Además, si ya estaban barruntando que un ex–directivo de esa firma sería el próximo presidente del Banco Central Europeo… Ayyyy! Almas de cántaro…

A todo esto, el Centro Nacional de Inteligencia griego desvela que las gestoras norteamericanas Moore Capital, Fidelity International y Paulson & Co y la inglesa Brevan Howard, están especulando con los bonos griegos. Estos bancos de inversión vendieron en diciembre de 2009 “de forma masiva bonos (estatales) y los volvían a comprar a precios reducidos al final de la jornada”. ¿Y todo esto para cargarse a Grecia? No. Veamos: se trata de gestoras de EEUU (cuya moneda es el Dólar) y de Inglaterra (que aunque miembro de la UE, opera en Libras). Todo esto para cargarse el Euro. (Con todos mis respetos y todas las cautelas: ¿Cuándo narices se va a analizar seriamente el papel del Reino Unido en la Unión Europea?). ¿Soy sólo yo, o es mosqueante el tema?

Tras una Huelga General, que consigue paralizar el país y en la que se viven los primeros enfrentamientos serios con la policía, el gobierno presenta un plan de recortes que busca reducir el gasto público en unos 4.800 millones de euros. A saber: Se recortan en un 30% las pagas extras de los funcionarios, que verían sus nominas mensuales reducidas, además, en un 10 %. Además una subida de los diferentes tramos del IVA de entre un 0,5 y un 2%, y de los impuestos de alcohol, tabaco y gasolina.

Y el 2 de mayo (aniversario de los fusilamientos del 2 de idem), se anuncia el esperado plan de “rescate” (muy importante el entrecomillado) de Grecia. Ni más ni menos que 110.000 millones de euros, de los cuales 30.000 saldrán del FMI y 80.000 de los gobiernos de la Eurozona. Saldrán digo, pero que nadie piense que son un “regalo”. Salen para volver a entrar y, aunque a un interés más bajo que el de mercado, reportando beneficios a los prestatarios. El plan tiene una duración trianual, lo que no quiere decir que le entreguen esos fondos a Grecia para administrarlos libremente esos tres años, ni siquiera que sea una entrega cada año. No, ni mucho menos. Las entregas serán a plazos y cada una de ellas con la aprobación previa de un grupo de expertos del FMI y del BCE. De esta manera, a las condiciones impuestas para aprobar el montante total de la ayuda habrá que añadir cada una de las condiciones y apretadas de tuerca correspondientes a cada tramo de ayuda liberado. Quien haya seguido el proceso a base de titulares tendrá la sensación de que Grecia debe estar esquilmando “a plazos” las arcas de la UE y del FMI, pero nada más lejos de la realidad.

Esto viene a ser como esa historia que se cuenta de Queipo de Llano, el general fascista que ocupó Sevilla al inicio de la Guerra Civil. Dicen de “el carnicero de Sevilla” que con una cantidad muy reducida de soldados, montados en camiones militares que no paraban de dar vueltas por la capital hispalense, consiguió dar la sensación de tener más tropas de las que realmente tenía, y así consiguió ocupar la ciudad. Con el plan de “rescate” a Grecia viene a pasar lo mismo. A cada tramo del préstamo se le dará tanto bombo y platillo, se le rodeará de tanto halo de “esfuerzo adicional” que parecerá que una vez desembolsados los 110.000 millones de euros, la UE y el FMI no paran de arrimar ascuas a la sardina de Grecia. Y nada más lejos de la realidad.

Las sardinas del “espeto” ya estaban ensartadas en la caña, y por cada sardina que Grecia se comía, el “camarero” apuntaba un espeto más en la cuenta, aunque espeto sólo había uno, y encima se acercaba y le decía a Grecia:

– Mire usted, que este espeto le va a salir más caro que el anterior. Pero no se preocupe, váyase usted a su casa tranquilo (andando, eso sí, que por algún lado tendrá usted que “ajustar” para pagarme esto, y la gasolina está por las nubes…) y ya me lo pagará usted… cuando yo le diga.

Además del esfuerzo inicial, por cada plazo que se libraba del préstamo, se pedían esfuerzos adicionales.

En mayo de 2010 se libera el primer tramo. 20.000 millones de €, de los cuales 14.500 saldrían de los países de la Eurozona y 5.500 del FMI. En septiembre del mismo año se liberan 9.000 millones de €, repartiéndose los prestatarios (que no dadores) la “ayuda” entregada en similar proporción, tónica que seguiría en enero de 2011 con otros 9.000 millones y en marzo de este año con otros 15.000. Hasta este punto se había entregado casi la mitad de las “ayudas”, y cada entrega venía precedida de una exigencia de mayores esfuerzos al gobierno griego para mostrar su predisposición a llegar hasta el infinito y más allá. Que si congélame unas pensiones por aquí, que si hazme unas privatizaciones por allá, que si hazme unos recortes de aquella manera… Con el paso del tiempo se empieza a hablar de reajustar la deuda griega (es decir, revisar intereses y plazos), de la necesidad de un segundo plan de rescate (más dinero para Grecia con su consecuente taladro al cinturón de los ciudadanos para apretarlo un poco más) e incluso de una posible salida de Grecia de la Eurozona (y esto, para algunos, ya son palabras mayores…)

El 6 de mayo de este año (es decir, hace dos meses), Jean-Claude Juncker, Presidente del Eurogrupo, utilizando sus conocimientos de la economía griega y la sapiencia obtenida en sus años de experiencia en el frente de las finanzas mundiales, como Gobernador en el Banco Mundial primero y en el Fondo Monetario Internacional después, dijo:

“Hemos descartado la reestructuración de la deuda griega, y no hemos discutido acerca de una salida de Grecia de la Eurozona. Pensamos que eso sería una opción estúpida” 

El 17 de mayo, 11 días más tarde, Juncker, después de consultar el Diccionario de Antónimos y Sinónimos, admite que se debe realizar una “reestructuración suave” de la deuda griega… ¿Y como la van a reestructurar?¿Usando “hilillos de plastilina”?.

Alguien muy fino dijo que el hombre es esclavo de sus palabras y dueño de sus silencios. En mi pueblo le llaman a esto “callaito estás más guapo”.

El 6 de junio, un mes después de la ya conocida como “Profecía de Juncker” se habla más que abiertamente de un segundo plan de “rescate”, con una cuantía parecida a la del primero. Todo esto antes de liberar el quinto tramo del primer rescate, que se alarga sine die y que se hace indispensable ya que han pasado más de cuatro meses desde la anterior entrega. Pero claro, los mercados quieren carnaza… Si Grecia quiere el dinero que necesita para no declararse en bancarrota en unas semanas (5º plazo del primer rescate) o para no hacerlo en unos meses (2º plan de rescate), hacen falta más recortes… Para que nos enteremos, en el idioma de nuestros gobernantes los recortes son eso que ellos llaman “ajustes”, “esfuerzos” o “medidas”.

Y claro, para tranquilidad y júbilo de los de arriba, llegaron:

La medida más significativa es la reducción del empleo público en 150.000 trabajadores. Reducir los gastos en unos 14.000 millones y aumentar la recaudación en otros 14.000.  Privatizaciones por valor de 50.000 millones de euros. Reducción de pensiones. Reducción de salarios. Aumento del IVA de bares y restaurantes de un 13 a un 23 %… Reducción de las pagas extra en el funcionariado. Los griegos cobran 14 pagas al año. Dos son extraordinarias. Y algunos dicen:

–         14 pagas!, ¿Cómo no van a estar en crisis? Eso es insostenible!

¿Alguien se ha preguntado de cuanto son esas 14 pagas? Para entenderlo rápidamente. Esto es como el lleve 3 y pague 2 de las grandes superficies. Te subo el precio de cada unidad, pagas por dos lo mismo que antes por tres. Tú te vas tan contento creyendo que te estoy regalando algo y yo vendo más. Pues lo mismitico…

Y entre las diferentes medidas hay una que llama la atención especialmente: Por primera vez en 30 años se reduce el gasto militar: 1200 millones. Y aquí habría que hacer un inciso. Se recortan los gastos militares… muy bien, pero ¿cual es la situación del gasto militar de Grecia?. Pues, simplemente el 4% del PIB griego (datos 2009). Parece mucho, ¿no?. Pues sí…, lo es. Y cuando comparamos con el resto de países en “situación de riesgo” los datos son más clarificantes aún. En 2009 España destinaba el 1,3% de su PIB a gastos militares, Irlanda un 0,6%, Portugal el 2 % e Italia el 1,7%. Por poner otras referencias diremos que EEUU, el “guardián de la libertad mundial” destina un 4,7% de su PIB a gastos militares. Mira tú por donde hay algo en lo que Grecia se parece más a EEUU que a sus compañeros de penurias europeos… Bueno… en esto y en tener una deuda escandalosa, pero claro, a ver quien se le pone flamenco a EEUU…

Y alguien dirá: ¿Y por qué no fueron los gastos militares lo primero que se recortó?. Pues yo tampoco lo entiendo… Cuando te enteras que las mayores adquisiciones de material bélico por parte de Grecia se realizan a empresas francesas y alemanas te puedes hacer una idea del porqué, aunque sigas sin poder entenderlo. ¡Hipócritas! Los llamó Cohn-Bendit… desde luego hay otros adjetivos que empiezan por h que me parecen más apropiados…

Y alguien también dirá: ¿Y cómo “justifica” Grecia un gasto militar tan elevado? Pues por los conflictos que históricamente ha tenido con su vecino, Turquía, que le “obligan” a estar preparado ante un eventual choque bélico. Y alguien dirá: ¿Pero ambos no son miembros de la OTAN?, pues sí ¿Y Turquía no está en negociaciones para entrar en la UE?, pues también… ¿Y no se supone que los países que son miembros de la OTAN y/o de la UE son “aliados” entre sí?… Pues aunque la lógica diga que sí, la realidad dice lo contrario…

Pero si el gobierno griego ha dejado la reducción del gasto militar para última hora, que nadie piense que ahora lo va a poner en primera fila. El recorte en esta parcela será de 1.200 millones de euros… En sanidad sería de 1.739 millones, y en gastos sociales de 4.483 millones. Es decir que cuando por primera vez se recorta gasto militar en Grecia no se hace ni en la quinta parte de lo que se hace en sanidad y gastos sociales donde ya, y mucho, se había recortado. “Que vergüenza de políticos griegos”, dirán algunos… Si, pero no olvidemos que estas reformas han recibido el beneplácito de la UE… ¿Qué miembro de la clase política europea le ha dicho a Grecia que recorte antes en gasto militar que en social? Ninguno… Y alguien dirá: “Daniel Cohn-Bendit” Si, pero miren, nos guste o no, Cohn-Bendit no es “la clase política europea”. Cohn-Bendit es una anécdota.

Pero eso no es todo… Privatizaciones por doquier. 50.000 millones de euros hasta 2015. Entre ellas las apuestas del estado y los aeropuertos. Genial… las apuestas del estado, que podrán generar más o menos beneficios… pero que siempre generan beneficios. Y los Aeropuertos… en un país en el que el turismo tiene un peso enorme. ¿Pero en manos de qué gestores está Grecia? ¿En qué cabeza cabe que en un país en el que el turismo fuese una de las bases de su economía, como es el caso de España, alguien propusiese privatizar los aeropuertos?… Perdón…, me acaban de informar: ya lo han hecho… Bueno, pero las apuestas no ha dicho nadie de privatizarlas, ¿no?… Ah! Que también… Pues vaya… ¿Y que vamos a privatizar cuando vengan a “rescatarnos”?

O sea, que para que a Grecia le otorguen un segundo plan de ayuda que oscile entre 60.000 y 100.000 millones de euros, le piden privatizaciones por valor de 50.000 millones de euros. Aaaaaaah… Vale. El otro día escuché un dicho popular cojonudo:

“Eres más tonto que Abundio, que vendió el coche pa’ comprar gasolina”. Pero el problema no es que el pobre Abundio sea tonto, el problema es que le han puesto una pistola en la cabeza…

50.000 millones…! 50.000 millones…? Se me acaba de ocurrir una cosa… ¿No dicen que la visita del Papa le va a costar 50 millones al “erario público” (erario público es una metáfora que utilizan los políticos para referirse a tu bolsillo y al mio). Pues los griegos podrían organizar ¡1.000 visitas papales! Lo tendrían allí todos los días. Le podrían sacar provecho y montar, qué se yo… ¡un parque temático!, no sé, se podría llamar… “Terra Mística”, con atracciones como el Dragon Strauss-Kahn, espectáculos como la multiplicación de las deudas y los déficits, y para terminar, dos pares de hostias, un par te las da un monaguillo y otras te las daría la poli en la plaza Syntagma. Y si lo grabas le puedes vender las imágenes a Telemadrid, que seguro que le dan salida…

Metopas del Partenon. British Museum. Londres.

Y ya puestos, que privaticen el Partenón… Y que haya que ir a ver arqueología griega, no sé, ¿Qué te digo yo…? Al British Museum, a Londres. Y para que al Pergamom Museum de Berlín  le pegue más el nombre, pues que desmonten el Altar de Pérgamo de Grecia piedra a piedra y se lo lleven allí.  Aaaaah… que se llama Pergamom Museum porque dentro está el altar de Pérgamo griego… Que cosas… Por cierto, entre la población alemana se está extendiendo una opinión contraria a “ayudar” a Grecia. Vaya…, alguien debería recordarle a los alemanes que levantaron cabeza por, entre otras cosas, las ayudas y condonaciones de deuda que recibieron tras la II Guerra Mundial.

Altar de Pergamo. Pergamon Museum. Berlin.

Y gracias a estas medidas los mandatarios europeos respiraron aliviados, las bolsas subieron y los griegos bajaron a la calle una vez más… y allí siguen…

Y quién paga los platos rotos? De nuevo, el pueblo… Y estas medidas dicen que son para reducir la deuda griega hasta 2015… ¿Y después qué? Si las cosas no se arreglan se apretará más el cinturón. ¿Y si las cosas se han arreglado? ¿Se nacionalizará lo privatizado?. ¿Volverán los salarios de los griegos a recuperar sus niveles anteriores?¿Se recuperarán los servicios y ayudas sociales eliminadas?. Me temo que no.

Pero esto en el caso de que estas “ayudas” sean y sirvan para resolver la deuda griega. Desde luego, la experiencia del primer “rescate” no ha sido nada alentadora, ya que en un año desde que empezó el plan trienal y antes de haberse librado la mitad de las “ayudas” ya se estaba hablando de que era necesario un segundo “rescate”… ¿Eran insuficientes las medidas o no fueron efectivas? ¿Han servido para resolver el problema de la deuda griega? ¿Han servido para reactivar la economía griega? Está claro que no.

¿Y que dicen los economistas? Por ejemplo, Joseph Stiglitz, Premio Nobel de Economía y Profesor de la Universidad de Columbia:

“¿Se trata un rescate a Grecia o a los bancos alemanes? Es exactamente la pregunta a la que me enfrenté cuando estaba en el Banco Mundial y fuimos “al rescate” de México, Corea, Tailandia o Indonesia. No, no estábamos salvando a esos países, sino a los bancos occidentales. Y puesto que no quisimos llamarle “el rescate de los bancos occidentales”, decidimos que se trataba de un rescate a esos países. Y es lo que está pasando ahora: estamos rescatando a los bancos alemanes, por lo que debería llamarse así.”

 Más claro…

Costas Lapavitsas, economista griego y profesor de la Universidad de Londres y defensor de la salida de Grecia del Euro argumenta, en el genial “Deudocracia” de Aris Chatzistefanou y Katerina Kitidi, que: “Las medidas adoptadas hasta ahora son medidas de estabilización para prevenir que Grecia proceda a la cesación de los pagos debidos. Esas no son medidas para reducir la deuda. Es más que evidente que la deuda seguirá  aumentando rápidamente a pesar de las medidas y, de hecho, como consecuencia de ellas. Las medidas se dirigen claramente a proteger a los prestamistas, a proteger a los bancos”

La operación es tan sencilla como macabra. Grecia le debe una gran cantidad de dinero a los bancos y entidades financieras internacionales. Grecia, como miembro de la eurozona, no dispone de una herramienta que seria vital para la reactivación de su economía, la devaluación de su moneda. Grecia podía devaluar el dracma, pero por si mismos no tienen la capacidad de devaluar el euro. Las agencias de calificación califican la deuda griega como “bono basura” y las entidades financieras, basándose en esto niegan los créditos y las refinanciaciones de deuda a Grecia o exigen unos intereses abusivos. Como los bancos no prestan dinero, lo deben hacer el FMI y los países de la Eurozona. Grecia recibe estos “rescates”, con los cuales paga su deuda con las entidades financieras. Resultado, la deuda griega pasa de estar en manos de entidades privadas a estar en manos de los estados. Es decir, en nuestras manos. Como decía una de las pancartas vistas en las calles estos días: “Vuestro Botín, Nuestra crisis”.

Pero a mi la deuda solo me genera dudas. Es gracioso, para estar en el euro hay que tener un déficit público inferior al 60 % de tu PIB. Vale, de los 27 miembros de la Unión Europea 17 tienen el euro como moneda oficial. De estos 17 países sólo 6 cumplen este requisito: Luxemburgo, Eslovenia, Eslovaquia (a mi con Eslovenia y Eslovaquia me pasa como con sofá y sillón, que me tengo que parar un segundo para saber cual es cual), Finlandia, Estonia y… España! (con un aprobado raspado, no nos emocionemos). Y alguien dirá, ¿y Francia?, ¿Y Alemania? Pues en el banquillo de los “cateados” (no comment)(o ni comen ni dejan comer)… Entre los 10 que no forman parte del euro sólo dos no cumplirían el requisito del déficit. Por cierto, uno de ellos es el Reino Unido…

Otra cosa graciosa del tema es la deuda y las agencias de calificación.

Curiosamente, de todas las deudas europeas, sólo la griega, y por poco, está por encima de la de EEUU. Ya quisiera para sí Obama deudas como las de los países que sus bancos  y agencias de calificación llaman cerdos, si… cerdos: PIGS: Portugal, Italy, Ireland, Greece, Spain. Pero, curiosamente, todos estos paises “porcinos” tienen su deuda peor calificada que la norteamericana. A EEUU se le ha ido la deuda por encima del 139 % de su PIB y eso es, como dicen en mi tierra “una pechá de millones”. Tantos como 12.691.191.000.000 millones de euros. ¿Y eso cuanto es? A mi me pasa como a los viejos, que para grandes cantidades, me sigo entendiendo mejor en pesetas: 2.111.636.505.720.000 pesetas.

Ahora sí. Madre mía, lo de EEUU no es un PIB, es un pibón…

En estos momentos, Obama está negociando ampliar ese límite del 139 % del PIB. ¿Y que le piden para ello, incluso desde las filas demócratas: re-cor-tes… Estos como Grecia, lo tienen fácil para empezar recortando gasto militar. A ver por donde empiezan.

Ahora, la Merkel dice que quiere que el sector privado entre al segundo rescate de Grecia. Lo que les está viniendo a decir a los bancos es: “Chicos, reinvertir una parte de lo que vais a cobrar con lo que le hemos dado ya a Grecia y ya os lo devolverán más adelante… Es que si no vamos a dar un cantazo…”

Una de las proclamas más coreadas estos días es el: “¡Manos arriba! ¡Esto es un rescate!”. No llegamos a comprender del todo esta crisis. No sabemos de que va, ya que nosotros no la creamos. Pero una cosa si tenemos clara: Que es un “rescate” y las consecuencias que acarrea… Con este ¡Manos arriba! le estamos dejando claro a los políticos que no estamos dispuestos a que nos “rescaten”. Y se van a cuidar mucho de “mentar la bicha”. ¿De donde creéis si no que salen algunas de las propuestas de Rubalcaba esgrimidas este fin de semana?.

Ahora le toca a Grecia, el próximo turno parece ser que será el de Portugal, aunque últimamente las alarmas han saltado en Italia. Quizás algún día le tocará a España, por que como dice David Harvey:

“No existe una cosa tal como un capitalismo sin crisis. Así que, en algún lugar, tiene que haber una crisis”

Gran verdad. Que no nos pille desprevenidos… Ya sabemos de que va el tema…

Sin embargo hay una crisis más importante aún. Una crisis que nosotros vamos a gestionar y a la que nosotros vamos a darle solución: la crisis del sistema capitalista en su conjunto, de sus instituciones y de sus políticos…

Olvidemos el “Vuestro Botín, Nuestra Crisis” y pasemos a “Vuestras Crisis, Vuestro Fin. Vuestro Fin, Nuestra Esperanza”

Buenas Noches, Buena Suerte… y Esperanza, Mucha Esperanza

ERIC TOUSSAINT: “UNA REBELIÓN EN EUROPA ES POSIBLE”


ERIC TOUSSAINT: “UNA REBELIÓN EN EUROPA ES POSIBLE”


Entrevista realizada por David Muratore Rosario (Argentina), 19 de abril de 2011. Eric Toussaint estuvo en Rosario invitado por distintas organizaciones sociales (la CTA Rosario entre ellas) y dejó varias definiciones sobre la economía mundial y la del sur de América.


“La rebelión popular en algunos países de Europa es posible” afirmó. Alertó también sobre el crecimiento de las tasas de interés en el norte, lo que acarrearía graves problemas a las economías dependientes. 

“Hay que investigar la deuda ilegítima, no pagarla e invertir en fuentes de financiamiento propio, como el banco del Sur” recomendó para América Latina. 

Economista e historiador, su primer trabajo “y por diez meses en 1973” fue periodista deportivo, concretamente comentaba partidos de fútbol para un diario belga, aunque se declara no futbolero ya que detesta el negocio que lo rodea.
La crisis económica y financiera mundial va a durar entre 10 y 15 años más 


“La crisis económica y financiera mundial va a durar diez o quince años más en los países industrializados” rompe el hielo el economista belga en una charla con el equipo de Comunicación de CTA Rosario y el periodista Álvaro Torriglia de La Capital. 

El belga explica que la situación para los países del sur es distinta, “tienen una coyuntura favorable gracias a los altos precios de las materias primas, y debido a la situación de China como locomotora de la economía mundial”. 

Otro de los temas alentadores para el sur del mundo – por ahora- son las bajas tasas de interés en los países del primer mundo “que le permiten a los países emergentes poder cumplir con los pagos de la deuda sin que esto afecte demasiado sus economías ya que pagan un precio relativamente bajo, sostenible”. 

Pero acá viene la primera advertencia: “Esta bonanza depende de factores que son ajenos a América latina, a África y gran parte de Asia, esta política sigue dependiendo de las decisiones de los bancos centrales y privados del norte y de la bonanza económica de China”. 

Pero esto, según Toussaint de ninguna manera desarma la situación que provocó la crisis internacional. 

“Las bajas tasas de interés que aplica desde 2008 Estados Unidos y desde 2009 Europa permitió a empresas que estaban al borde de la bancarrota refinanciarse y a los bancos que tenían activos tóxicos, también refinanciarse; esto alivió la crisis, pero con la inyección masiva de dólares y de euros en el sector financiero tenemos una liquidez enorme, gran parte de la cual va a actividades especulativas vinculadas a las materias primas, alimentos y títulos de la deuda pública de países europeos, como Grecia, Portugal, España e Irlanda. 

Lógicamente los bancos centrales deberían subir esas tasas ahora, con lo cual disminuirían la inflación de estas nuevas burbujas, pero a la vez las harían explotar, lo que traería nuevamente bancarrotas, y apenas se suba la tasa de interés, el costo de la deuda pública aumenta, y de hecho esto está pasando, hace pocos días el Banco Central Europeo aumentó las tasas. 

De cómo se dé este incremento dependen mucho las economías del sur.”La alternativa del no pago de la deuda para los países europeos periféricos


Eric Toussaint ve como posible la entrada en default de varios países europeos. “El caso argentino está en discusión en Europa” asegura. 

“La suspensión de pagos de la deuda pública es una posibilidad cierta en países como Grecia, Portugal o Irlanda e inclusive España”. 

Y para que no parezca una locura, enfatiza: “Es una discusión evidente, y está en el The Financial Times o lo puede ver en el último número de The Economist. 

A todo esto, los movimientos sociales como el nuestro – El Comité por la Anulación de la Deuda del Tercer Mundo http://www.cadtm.org – venimos sosteniendo eso. 

Eric Toussaint propone la suspensión de pagos, realización de auditorías -“esta es la diferencia con Argentina” aclara- para detectar la parte ilegítima y forzar a los tenedores de bonos a aceptar anulaciones o reestructuración con reducción del stock de la deuda” propone el economista belga.Insisten con las viejas recetas neoliberales


A pesar de esta discusión sobre la salida de la crisis de varios países europeos a través de la cesación de pagos, las políticas que los gobiernos están aplicando son las mismas recetas neoliberales de siempre, explica Eric Toussaint. 

“Insisten con privatizaciones millonarias, como en Grecia, un pequeño país donde piden privatizaciones por mas de 70 mil millones de dólares” dice para ejemplificar el modelo seguido, “pero la protesta es también fuerte” aclara, y se va acercando a una idea que es el título de esta nota “no se debe descartar que pueda haber un viraje en un momento dado producto del crecimiento de estas protestas”, se acerca aún más: 

“Yo digo que estamos en una situación tipo gobierno de De la Rúa, Domingo Cavallo, en Europa esta es la situación actual, pero después ocurrió lo que ocurrió en diciembre de 2001 en Argentina”. 

Eric Toussaint ve que este tipo de “virajes” es posible en países como Irlanda, Portugal o Grecia. 

Pero luego hace una aclaración: “esto puede también demorar años, porque está claro que las izquierdas tradicionales europeas cuando llegan al poder, siguen las recetas neoliberales, por lo que para que haya un cambio debiera haber también una crisis en este tipo de orientación, es decir, la crisis de los partidos tradicionales de izquierda europeos.” 

“Lo vemos con los gobiernos socialistas de Portugal y Grecia” ejemplifica. 

En Europa puede haber una rebelión popular de las magnitudes del Argentinazo o de los levantamientos contra las dictaduras del norte de África. 

Ante la pregunta de si veía condiciones objetivas para levantamientos populares en los países de la periferia europea (Grecia, Irlanda o Portugal), Toussaint fue tajante. “Sí, definitivamente que sí”. 

Hasta ahora las protestas han ido por el camino tradicional, explica el belga, “huelgas generales, sin desbordamientos, salvo en Islandia donde hubo rebelión en las calles” – Islandia es un país de apenas 350 mil habitantes, a pesar de lo cual las protestas contra los culpables de la Crisis se convirtieron en un hito- “y dos veces en distintos referéndum rechazaron el pago de la deuda externa de Islandia”.

Luego, Eric Toussaint elige un camino de pensamiento según el cual las últimas rebeliones en el norte de África podrían tener también algún rebote en los países más afectados por la crisis en Europa. 

La cercanía con el área mediterránea de Europa, en especial de Grecia y España, y una importante masa de trabajadores cuyo origen son esos países africanos dan sustento a esta posibilidad. 

Sin llegar a decir que serían el “sujeto de la rebelión europea”, explica que “si se han enfrentado en noráfrica con regímenes absolutistas y violentos, porque no hacerlo contra gobiernos, como los europeos, que no respetan la voluntad popular”. 

El hartazgo se ve reflejado también en el voto. Posteriormente “leyó” el voto europeo, y en todos los casos Eric Toussaint ve un hartazgo que se refleja en buscar alternativas opositoras, inclusive en la extrema derecha. 

Es, según el belga, una muestra más del hartazgo con respecto a la política económica llevada a cabo por los tradicionales partidos europeos, tanto de centro izquierda como de centro derecha. 

Obviamente, en donde el electorado se corre a la derecha, la rebelión parece alejarse. Hungría y Finlandia son ejemplos de este viraje a la derecha, y un voto ya no demasiado marginal de derecha en Francia.¿Hacia el final del Euro?, Centro / periferia europea 


La crisis europea tiene otros signos además de los movimientos sociales de izquierda que propugnan el no pago de las deudas ilegítimas o de un voto más o menos marginal a la derecha o a la izquierda. 

“El Euro está en crisis” afirma Eric Toussaint, “Son varios los países donde hay sectores de la opinión que están pensando en salirse de esta moneda, es una discusión abierta”. 

Luego el economista propone una agenda con los temas más importantes: 

Tema principal: deuda, auditoría de deuda, pagar o no. 

Segundo tema: salir o no del Euro de parte de países como Grecia, Portugal e Irlanda. 

En los países de la Europa periférica, explica el economista, la Unión Europea tenía mucha popularidad entre los países más atrasados de Europa a fines de los 60 y principio de los 70, porque significaba incluso alejarse de experiencias totalitarias que se habían dado en España, Portugal y Grecia. Hoy ese contexto ya no existe. 

También había transferencia de capitales de Alemania, Francia y Benelux (Bélgica, Holanda, Luxemburgo) hacia esos países, hecho que hoy tampoco existe. “Más bien hoy tenemos una relación Centro – Periferia dentro de la Unión Europea desfavorable a la periferia” indica el belga. 

“¿Quiénes son los dueños de los títulos de la deuda de Grecia?” se pregunta, para contestar: “banqueros alemanes y franceses en un 50 por ciento, seguido de belgas, holandeses y británicos; lo mismo sucede con las deudas de España, Portugal e Irlanda”, por lo cual los países más pobres de Europa están transfiriendo sus recursos a los países centrales de ese continente. 

Esto está generando un sentimiento de antipopularidad en estos países. “En los medios de comunicación dominantes de Alemania y tambien de Europa en general se quiere presentar a Alemania ayudando a los países europeos periféricos, cuando no es así, esa “ayuda” alemana vuelve al sector privado financiero de ese país”.Los países del Sur y la deuda 


“El problema en América Latina, por ejemplo, es que los gobiernos descuidan lo que puede ocurrir en el futuro, consideran que el pago de la deuda es sostenible, por las actuales tasas de interés que son bajas, y entonces no hacen nada, o peor, se endeudan rápidamente” afirma Eric Toussaint, aunque aclara que “Argentina no es el caso, no se ve un nuevo endeudamiento acelerado” aunque sí lo están haciendo los países cuya entrada de divisas se debe fundamentalmente al petróleo.

 “Es un descuido muy grave” alerta Eric Toussaint, porque lo que habría que hacer es “aprovechar esta situación en la cual las reservas son altas para hacer dos cosas: Auditar la deuda, identificar la parte ilegítima, y suspender esta última para reducir de manera radical el stock y acelerar el ritmo de la integración regional”.El Banco del Sur, objetivo necesario 


Una política necesaria y viable que deben emprender los países de Latinoamérica, según Eric Toussaint es activar el Banco del Sur, colocar parte de las reservas en ese banco y lograr financiar proyectos regionales gracias a este banco latinoamericano sin tener que pedir dinero prestado al BID, al Banco Mundial o al FMI o a los mercados financieros internacionales. 

Eric Toussaint marca aquí una alerta para los países emergentes: “se está perdiendo un tiempo precioso y la situación puede degradarse rápidamente por falta de previsión, por lo que quiero alertar a la opinión pública de los peligros, que no son inmediatos, pero no se puede prever el ritmo de aumento de las tasas de interés en el norte, pero es claro que el aumento de las tasas es la tendencia, y eso va afectar a los países del sur.” 

Eric Toussaint termina su café con leche en el bar del micro centro de Rosario en donde se realizó la entrevista; le pregunta al cronista de La Capital la tirada de ese diario, lo que sirve de argumento para contarle el intento de atropello de la patronal de ese multimedios y la respuesta de trabajadores primero, y del pueblo rosarino después. 

¿Y cómo terminó?, pregunta y ante el ganamos nosotros, los trabajadores, esboza una sonrisa y dice “Muy bien” más para si que para sus interlocutores.

España será la próxima en caer por su deuda exterior, según ‘Financial Times’


España será la próxima en caer por su deuda exterior, según ‘Financial Times’
El agujero bancario será superior a lo previsto y estará en el origen del rescate.
Kaos. Laboral y Economía | agencias | 12-4-2011 a las 23:15 | 234 lecturas
www.kaosenlared.net/noticia/espana-sera-proxima-caer-deuda-exterior-segun-financial-times
La combinación de un elevado endeudamiento exterior, junto a la fragilidad del sector financiero y el riesgo de nuevas caídas del valor de los activos incrementan la probabilidad de que se produzca una fuerte restricción de fondos que acabe convirtiendo a España en el siguiente país de la eurozona forzado a buscar el rescate por parte de sus socios y del Fondo Monetario Internacional (FMI), según advierte Wolgang Munchau, uno de los columnistas de referencia del diario ‘Financial Times’.En su opinión, a pesar de las declaraciones de las últimas semanas respecto a la imposibilidad de que España se vea abocado a solicitar ayuda, Munchau sugiere que la tendencia consistente con la estabilidad de precios apuntada por la política monetaria del BCE, que podría situar los tipos en el 2% en 2012 y en el 3% en 2013, “tendrá consecuencias negativas para España”, ya que aparte de su impacto directo sobre el crecimiento, afectará al mercado inmobiliario del país.

“España tenía una burbuja inmobiliaria extrema antes de la crisis    y, a diferencia de otros países como EEUU e Irlanda, los precios sólo han bajado moderadamente”, recuerda el autor que prevé que los precios de la vivienda en España aún deben bajar un 40% adicional desde los niveles actuales.

“Todavía no he escuchado ningún razonamiento inteligente de por qué los precios de la vivienda en España deben ser más altos hoy que hace diez años y por qué deberían seguir subiendo”, afirma Munchau, quien señala que el mercado español cuenta con alrededor de un millón de viviendas vacías, lo que supone un sobreabastecimiento durante años, que unido a la recesión, un elevado desempleo, un débil sector financiero, mayores precios del petróleo y tipos de interés al alza, puede implicar más descensos de precios de la vivienda en el futuro.

Así, el columnista apunta que las nuevas caídas de precios de la vivienda y el incremento de las cuotas de las hipotecas por el alza de los tipos probablemente incrementarán la tasa de morosidad y los desahucios, lo que afectará al balance de las entidades, especialmente de las cajas de ahorros.

LOS PRONÓSTICOS DEL GOBIERNO SON “POCO CONVINCENTES”

A este respecto, el Gobierno español estima “de manera poco convincente” que la recapitalización del sector será inferior a 20.000 millones de euros, mientras que otras estimaciones hablan de una cifra entre 50.000 y 100.000 millones de euros, apunta Munchau, quien añade que las entidades españolas cuentan con una exposición de unos 100.000 millones a Portugal, además del riesgo inmobiliario por importe de unos 439.000 millones en sus balances a finales de 2010.

“La buena noticia es que incluso en el peor de los escenarios España sería solvente”, afirma el columnista de ‘FT’, quien, sin embargo, recuerda que, si bien la deuda pública alcanza sólo el 62% del PIB, el endeudamiento privado representa un 170% del mismo, mientras el déficit por cuenta corriente alcanzó el 10% en 2008 y se mantiene en cifras “insostenibles” a pesar de la disminución registrada desde entonces.

De hecho, la posición inversora neta de España en 2010 era de -926.000 millones de euros, prácticamente el 90% del PIB español, según los datos del Banco de España.

“Si mi corazonada es correcta, el sector financiero español necesitará más capital de lo previsto”, afirma Munchau, quien concluye que “la combinación de un elevado endeudamiento exterior, junto a la fragilidad del sector financiero y el riesgo de nuevas caídas del valor de los activos incrementan la probabilidad de que se produzca una fuerte restricción de fondos que acabe convirtiendo a España en el siguiente país de la eurozona forzado a buscar el rescate por parte de sus socios y del FMI”.


La UE hace de España el último bastión para defender al euro

La propaganda es un arma fundamental. Levanta la moral de la tropa y disuade al enemigo. La UE desencadenó la semana pasada -apenas desvelado el rescate de Portugal- una ofensiva propagandística para convencer a los mercados de que, en Madrid, los especuladores no pasarán.

Si pasan por encima de una economía del tamaño y la relevancia sistémica de la española, saltarán por los aires el euro y la aún desigual recuperación mundial.

El tiempo dirá si la campaña resulta convincente. Ya está claro que mantienen su desconfianza en España, entre otros, el gurú Nouriel Roubini y el columnista del rotativo británico Financial Times Wolfgang Münchau. Al menos, sí fue muy nutrida la nómina de primeros espadas que entonaron la semana pasada que España va bien, que no es Portugal, y que no harán falta más intervenciones.

Los incondicionalesJean-Claude Trichet, presidente del Banco Central Europeo; Ángel Gurría, secretario general de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE); Dominique Strauss-Kahn, director gerente del FMI; su número dos, John Lipsky; Wolfgang Schäuble, ministro de Finanzas de Alemania; Olli Rhen, comisario europeo de Asuntos Económicos y Monetarios; y, como no podía ser menos, la vicepresidenta económica, Elena Salgado, fueron algunos de los más destacados miembros del coro que dieron por garantizada la solvencia del Estado español tras sus reformas y ajustes.

Igual de curiosa fue ayer la conversión del presidente del PP, Mariano Rajoy, que aseguró nunca haber creído que España necesitara ser rescatada. O las manifestaciones de Rodrigo Rato, presidente ejecutivo de Bankia, quien ayer dio por cerrado el capítulo de rescates financieros y descartó taxativamente que nuestro país vaya a tener problemas en este sentido, aunque dejó claro que ahora se trata de recuperar el potencial de crecimiento de la economía española.

Hay mucho en juego. Tras las rendiciones de Grecia, Irlanda y Portugal, España es la última trinchera para defender el euro. Igual que Stalingrado cambió el curso de la II Guerra Mundial, la batalla del Ebro terminó de inclinar la balanza en la Guerra Civil, y Waterloo supuso el ocaso de Napoleón, la batalla de España será decisiva para el futuro de Eurolandia si los mercados se deciden a desencadenarla.

Los riesgosLa ofensiva sólo se desencadenará si entre los inversores y los especuladores hay suficiente masa crítica de beneficiados pese a los costes y los riesgos. El primer riesgo es que hacer descarrilar el euro abortaría la aún frágil recuperación de la economía internacional. Y el segundo es atreverse a enfrentarse a Francia y Alemania, que se han conjurado para defender a España; no por altruismo, sino para evitar que un impago español tumbe a sus muy expuestos bancos.

Los rescates de Grecia, Irlanda y Portugal han sido poco más que escaramuzas. En la mente de todos ha estado siempre España. Al menos desde que en enero de 2010, en pleno Foro Económico Mundial de Davos y en vísperas de que participara en el mismo del presidente José Luis Rodríguez Zapatero, Nouriel Roubini alertara de que el problema de calado para la zona euro sería la bancarrota de España, y no la inevitabilidad de rescatar a Grecia que los europeos aún se empeñaban en negar.

Cuando el presidente francés Nicolas Sarkozy arrancó a la canciller Angela Merkel, en primavera de 2010, el rescate de Grecia por valor de 110.000 millones de euros y la creación de un fondo de rescate para casos futuros, también se pensaba en España.

El fondo de la UE y el FMI contaba, teóricamente, con 750.000 millones de euros. Por esos entonces se calculó que el rescate de España precisaría de unos 600.000 millones, redondeo resultante de multiplicar por seis el rescate griego. El resto sería por si había que rescatar a alguien más y, de hecho, se han ofrecido 67.500 millones a Irlanda, y 80.000 a Portugal. La suma del rescate teórico de España y los recientes de Irlanda y Portugal suman, curiosamente, casi 750.000 millones.

Sólo la mitadLuego se supo que en realidad el fondo sólo tenía la mitad de su capacidad teórica. Y que, por tanto, no podría rescatar a España, un país demasiado grande para dejarlo caer pero también para poder rescatarlo. Y Sarkozy logró que en diciembre Merkel se comprometiera públicamente a hacer cuanto fuera necesario para salvaguardar la estabilidad del euro. Compromiso carente de cifras y detalles porque sobre la letra pequeña no hubo acuerdo.

Ambos acudieron a Davos en enero de 2011 a convencer a los grandes jefes de las multinacionales de su determinación de no dejar caer a España. Allí se dio por zanjada la crisis del euro, aunque se advirtió que podía reproducirse algún episodio de volatilidad en los mercados. Se referían a Portugal, cuyo rescate, junto al de Irlanda, se descontó hace meses.

 

Navegador de artículos