AQUI hay TOMATE

Para dar y tomar

Archivo para la etiqueta “salir”

Grecia: ¿euro o dracma? De obligada lectura xq x el mismo camino vamos


Grecia: ¿euro o dracma?

Antonis Davanellos, A l’encontre

[En un estudio publicado el 5 de enero de 2012, el Instituto Oficial de Estadística del Estado griego (Elstat) indica que, en 2010, 597.000 hogares -es decir, 2,2 millones de personas- vivían bajo del umbral de la pobreza o estaban considerados como “socialmente excluidos”.

El límite de la renta anual para considerar que una familia con dos adultos y dos hijos menores de 14 años no “cae en la pobreza” esta situado en 15.073 €. Sin embargo, el proceso de pauperización se acentúa de semana en semana, en el sentido literal del término.
Por otra parte, el Elstat subraya que la precariedad en el empleo -en el sentido de los meses en los que se obtiene algún ingreso- no ha hecho más que incrementarse desde 2010.
Ese año ya había 3,03 millones las personas al borde de engrosar las cifras de la “exclusión social”, lo que equivale al 27,7% de la población. Estas cifras son mucho más sombrías actualmente.

En el último trimestre de 2011, el Instituto de Investigación del Empleo (Ine) del sindicato mayoritario del sector privado griego (GSEE) estimaba que la tasa real de paro era del 23% de la población activa, frente del 18,4% que ofrecía el gobierno en agosto de 2011.

Semejante tasa de paro, que entre los jóvenes de 15 a 25 años supera el 40%, está traduciéndose en un factor de emigración, al igual que en Portugal y España. A pesar de ello continúa la cascada de planes de austeridad que acentúa la recesión e incrementa la deuda en relación al PIB.

El Estado griego debe reembolsar para marzo de 2012 la suma de 14,5 millardos de euros de obligaciones y no tiene posibilidades de hacerlo.

Las condiciones impuestas por las instituciones internacionales (FMI, BCE, UE) para una nuevo paso en el pretendido “plan de rescate” (de los bancos) se resumen en que el gobierno acepte las condiciones de descuento de la deuda griega que exigen los bancos, las aseguradoras y los fondos de inversión, representados todos ellos por el Instituto Internacional de Finanzas (IIF) en tanto que negociador central.

En la trastienda de las negociaciones entre el gobierno griego y el IIF -que tropiezan con dificultades como deja traslucir la interrupción momentánea de las negociaciones el 13 de enero de 2012- lo que se da son las operaciones de especulación clásicas en esta circunstancias.

En efecto, los fondos de inversión de capital riesgo (hedge funds) recompran a precio bajo la deuda griega de la que se quieren desprender los bancos.
Estos hedge funds especulan actuando sobre dos escenarios. Uno, que el gobierno se encuentre incapacitado para hacer frente al pago el mes de marzo, lo que conllevaría a la activación de los CDS (Credit Default Swap)y el reembolso de la pérdida de los hedge funds por parte de los CDS. El otro, que los hedge funds esperan ser reembolsados por el gobierno griego al valor nominal de las obligaciones.
En efecto, en el caso en el que los bancos y otras instituciones acepten un descuento en torno al 60% o 70% (o más) y pasen a un acuerdo, los hedge funds pueden rechazar este descuento sobre la parte que han adquirido, lo que les aseguraría un beneficio sustancial.
Hay que saber que el acuerdo que podría darse entre el gobierno y el IIF no obliga a todos los que hayan comprado las obligaciones a aceptar una decisión tomada por una mayoría cualificada. Segun el Wall Streel Journal del 13 de enero de 2012, estos hedge funds detentan más de 70 millardos de euros de la deuda griega.
Las negociaciones no se darán sólo sobre el porcentaje de descuento sino sobre quiénes van a firmar tal acuerdo y la cantidad de deuda que poseen. La prensa podría informar mejor de todo esto, a fin de sacar a la luz los verdaderos negocios que se hacen utilizando la deuda ilegítima

Sobre esta cuestión, la izquierda griega -es decir, la izquierda radical- plantea con justeza el rechazo del pago de la deuda, una posición que se expresa con matices diversos. Pero también existe otro debate entre las fuerzas de la izquierda radical; es el debate en torno a la salida o no del euro.

El artículo de Antonis Davanellos -uno de los portavoces de DEA (Izquierda obrera internacionalista), que se sitúa en el ala izquierda de la coalición SYRIZA- nos presenta este debate. La redacción de A l’encontre comparte su punto de vista. Redacción A l’encontre]

Desde hace dos años, la experiencia griega, bajo la vigilancia suprema de la troika (Unión Europea, FMI y Banco Central Europeo) y los estrictos programas de austeridad que vienen de ella, ha llevado al colapso de las ilusiones relativas al “europeísmo” y a la “europeización”.

Hace diez años, bajo la influencia de argumentos convergentes de la derecha y, sobre todo, de la socialdemocracia, en Grecia tomo cuerpo una amplia corriente de opinión basada en la falsa esperanza de que llegando a ser miembros de la UE y de la eurozona, la economía (capitalista) griega entraría en una fase de crecimiento duradero y que, en ese proceso, al incrementarse la “tarta” a repartir, también saldrían beneficiados los asalariados y asalariadas.

Ahora mismos estas ideas están hechas añico, carbonizadas. Y por ello, el debate sobre las perspectivas adquiere una relevancia de primer orden. Miles de trabajadores y trabajadoras se interesan en él y, por ello, adquiere una amplitud e importancia política sin precedentes.

En el futuro próximo vamos a asistir a cambios importantes. Los podemos enumerar aquí. En primer lugar, la modificación de la actitud de los países más importantes de la UE. De hecho, la canciller alemana Angela Merkel y el presidente francés Nicolas Sarkozy ya han adoptado una orientación a favor de una Europa a dos velocidades y de un euro que se adapte a esta situación.

Países como Grecia, pero también España, Portugal e Italia, van a verse relegados del primer vagón del tren de la UE. Entre las decisiones adoptadas por la cumbre europea del 9 de diciembre de 2011, se afirma por primera vez la posibilidad de expulsar de la UE a un “Estado fallido”. Por el momento, esta perspectiva concierne fundamentalmente a Grecia.

En segundo lugar, sectores de las clases dominantes en Grecia empiezan a cambiar de posición. Evidentemente, los banqueros, algunos grupos industriales y los armadores prefieren continuar como miembros del “club” del euro y declaran que están dispuestos a seguir atacando brutalmente a la gran mayoría del país para alcanzar este objetivo; pero, por primera vez en estos últimos años, determinados sectores -y algunos de ellos, entre los mencionados- comienzan a realizar cálculos para valorar si les resulta beneficioso seguir en la zona euro.

La razón de este giro se encuentra en las características que está adquiriendo la crisis económica internacional y las decisiones que se adoptan para la gestión de la así llama crisis de la deuda soberana.

En la prensa de la clase dominante griega se están publicando artículos en el sentido de que el capitalismo griego existía y funcionaba antes de la existencia del euro y que, del mismo modo, podría seguir existiendo fuera de la eurozona.

Los analistas más perspicaces detectan ya movimientos hacia la salida del euro en fracciones de la clase dominante con el fin de disponer de una capacidad de control de la situación en caso de grandes turbulencias económicas, sociales y políticas que conducirían a un “giro nacional”, “soberanista” del capitalismo griego y a un vuelta obligada a la dracma.
Los políticos más lúcidos -por ejemplo, el ministro de Finanzas, Evangelos Vanizelos- piensan que estas decisiones no se plantean a largo plazo sino que puede que sea necesario adoptarlas en los próximos meses.

Evidentemente, la crisis ha minado el poder de los capitalistas griegos y ha reducido su capacidad para actuar con “independencia” de las grandes potencias; pero la posibilidad de adoptar este tipo de decisiones “independientes” -ciertamente, dentro de unos límites- no ha desaparecido. Sobre todo si se tiene en cuenta que los capitalistas griegos y su Estado continúan siendo una fuerza con peso en los Balcanes y en el Este de la región mediterránea.

Un papel reforzado por la alianza político-militar con el Estado de Israel que trata de asegurar su acceso a los recursos energéticos en esta región mediterránea (se está explorando yacimientos de gas y petróleo en el Mediterráneo oriental, lo que se ha convertido en un elemento de discordia entre Chipre, Grecia y Turquía) y conservar una estabilidad geopolítica en la zona tras los cambios producidos por las llamadas “revoluciones” del mundo árabe y el cambio de orientación de gobierno turco.

En ese contexto, la “izquierda europea” piensa que la mayoría de las corrientes de la izquierda anticapitalista griega son favorables a una salida de la eurozona y a una vuelta al dracma. No es del todo exacto.

El Partido Comunista Griego, la fuerza política más importante a la izquierda, ha estado tradicionalmente a favor de una salida de la eurozona y de la Unión Europea. Actualmente, el PC dice que estos objetivos sólo pueden alcanzarse a través de un régimen político que ellos califican de este modo:

“Un poder popular y una economía popular”. Su dirigente, Aleka Papariga, afirma que si la vuelta al dracma se realiza en el contexto actual de relación de fuerzas, traerá un ataque especulativo sin precedentes y una pauperización de los asalariados y campesinos, también sin precedentes.
Estoy parcialmente de acuerdo con esta posición. Digo parcialmente, porque no sé, ni de forma aproximativa, qué es lo que significa la fórmula “poder popular y economía popular” que el Partico Comunista sitúa entre el capitalismo y el socialismo.

No obstante, estoy de acuerdo en que la vuelta a la dracma bajo la batuta de los capitalistas y de su Estado tendría unos efectos devastadores sobre la población.

La vuelta a la dracma -que, de entrada, se encontraría devaluada – conduciría a una nueva devaluación, lo que implicaría una depreciación de las rentas y haberes salariales (salarios, pensiones, vivienda, etc.) y, también, de los “activos” campesinos: una devaluación de las tierras cultivables.
Por contra, los capitalistas griegos que detentan riquezas evaluadas en 600 millardos de euros -es decir, más del doble de toda la deuda griega- podrían comprar a precio de ganga las empresas públicas, los hospitales, las tierras cultivables…

Es decir, se daría una transferencia colosal de riqueza de lo público a lo privado, transferencia que se puede comparar a la que se produjo en los países del Este tras la caída del muro en 1989.

Desgraciadamente, un sector de la izquierda anticapitalista no ha comprendido esta trampa que ha puesto al descubierto el Partido Comunista. ANTARSYA, por ejemplo, ha adoptado el siguiente lema en su último congreso: “Por una salida anticapitalista del euro”.

Un eslogan sin rigor alguno. Si se plantea como perspectiva estratégica de derrocamiento del capitalismo, situar la cuestión de la moneda como punto de partida, no es la mejor opción. Desde ese punto de vista sería mejor un eslogan tradicional: “Todo el poder a los consejos obreros, campesinos y populares” o, dicho de otro modo, a las estructuras de autoorganización democrática.
Pero un eslogan semejante no haría sino evidenciar la distancia enorme que existe entre este objetivos y las tareas presentes, así como las responsabilidades actuales de la izquierda anticapitalista.

Para los camaradas (la mayoría) de ANTARSYA, la forma de resolver esta contradicción en su actividad política cotidiana se traduce en obviar el adjetivo anticapitalista (del eslogan “por una salida anticapitalista del euro”) y plantear lisa y llanamente la salida del euro para, de ese modo, poder gestionar la política monetaria y la devaluación de la moneda como medio para recuperar competitividad y, de paso, la reconstrucción productiva del país.

Esto nos traslada de nuevo a las ideas de ciertos economistas radicales “realistas”.

Por ejemplo, Costas Lapavitsas, que propone un retorno inmediato a la dracma y una devaluación sistemática como la única posibilidad de reforzar la capacidad competitiva de las empresas griegas y de sus exportaciones.
De ahí vendría la posibilidad de una reconstrucción productiva del conjunto del país. Es una “solución elegante” pero con los pies de barro.
La dracma no sería la única moneda a realizar una devaluación competitiva. También lo haría el escudo (portugués), la peseta (española), la lira (turca), etc.
¿El resultado?: la carrera por la competitividad se transformaría en una guerra económica en las que la víctimas serían las gentes asalariadas y los capitalistas acapararían los beneficios.
En cualquier caso, Lapavitsas tiene la decencia de admitir que a medio término el resultado de sus propuestas implicarían restricciones (penurias) importantes para la población en lo que respecta a la alimentación, los medicamentos, carburantes, etc.
Algo que ninguna fuerza política de izquierdas se atreve a decir pero, ¿no deberían hacerlo?

En realidad, estamos asistiendo al renacimiento de las ideas, de carácter nacionalista más o menos afirmado y reformista, de las viejas corrientes de izquierda.

A principios de los años 60, una fracción significativa de los economistas radicales (entre los que se encontraba Andreas Papandreu, fundador del Pasok) proponía una vía análoga para el desarrollo del capitalismo griego: la nacionalización de sectores “estratégicos” (energía, agua, telecomunicaciones, transporte, etc.), una política exterior independiente, un reforzamiento de la industria pesada, medidas proteccionistas para apoyar la producción griega, etc.
En teoría, se trataba de una política que sólo podría ser puesta en práctica por un gobierno de izquierda, una política que conduciría “objetivamente” al socialismo.
En la práctica, fue la orientación que aplicó ampliamente la Junta Militar entre 1967 y 1974.
Y sobre todo, la que aplicó el primer gobierno de derechasque le sucedió, liderado por Constatin Caramanlis, que algunos políticos de derechas calificaban como un “maníaco socialista”.

Este tipo de orientación está muy alejado del contexto al que hacen frente hoy en día los trabajadores y trabajadoras en Grecia. Nuestra tarea principal consiste en oponernos y hacer fracasar las políticas de austeridad.

En esta confrontación, y a través de ella, tenemos que acumular fuerzas -tanto en el movimiento sindical como en la izquierda política- para dar contenido a la perspectiva del derrocamiento del capitalismo y la batalla por el socialismo.
En este esfuerzo, es preciso excluir la posibilidad de que los asalariados, que ya han sufrido medidas muy duras de “devaluación interna” bajo el imperio del euro, se vean forzados a pagar el precio de una reconstrucción capitalista bajo la égida de un giro “nacional”, esta vez bajo el reinado de la dracma.

Esta es la orientación que tratamos de desarrollar en SYRIZA a través, entre otros, del eslogan “Ningún sacrificio por el euro; ninguna ilusión en la dracma”.

De ese modo, tratamos de plasmar una orientación de izquierda que haga frente al vulgar “europeísmo” que tiene por función legitimar las políticas de austeridad actual; y, también, el rechazo a la consigna de retorno inmediato a la dracma.

Entre otras razones porque, como hemos explicados más arriba, el giro “nacional” no es la posibilidad más probable.
Y si llega a darse -en el marco de la relación de fuerzas socio-políticas actuales- el resultado será amargo para nuestra población y desastroso para la izquierda; especialmente si se supedita a tal giro y no está preparada política e ideológicamente.

Muchos camaradas desarrollan el argumento de que el euro no es un símbolo neutro. Comparto esa opinión. El euro representa y simboliza las políticas neoliberales extremas que dominan la UE desde hace 25 años.

Pero la dracma tampoco es un símbolo neutro. La dimensión simbólica de una moneda está sujeta al hecho de quién controla la economía y quién controla el poder político. Y en la historia de las revoluciones hasta el día de hoy, la cuestión de la moneda no ha sido nunca el punto de partida del proceso.

Otros camaradas, fundamentalmente de ascendencia trotskista, apoyan la salida del euro como elemento del llamado “programa de transición”. Una manera un tanto “flexible” de interpretar los elementos constitutivos de ese programa.

Dicho de otro modo, los camaradas tratan de cambiar el mundo comenzando por el techo, al tiempo que subestiman los peligros de compromiso con las orientaciones proteccionistas, propias de un “realismo económico” y del nacionalismo, incluso si este último es moderado y se expresa bajo una variante de “izquierda”

¿ Porqué tanto miedo a salir del euro¿ Es la mejor o la única solución?


¿ Porqué tanto miedo a salir del euro ?                                                   ¿ Es la mejor o la única solución?

Eurozona es un gran timo, dinero para Grecia, Irlanda, Portugal, España… y que marche otra ronda de euros para todos.

En el último par de años BCE se ha coronado como el más grande generador de liquidez global!!!

El problema es la especulación distorsiva, es la que ha llevado al euro a una cotización ridícula.

Que ha destrozado a la economía real, y enriquecido sin proporción, a los bancos y sector financiero en general. 

Cada vez es más claro que el euro debiera tener un cruce con el dólar de 0,50/0,60 U$D.

Los esfuerzos de China por no sobrevalorar la cotización del yuan, hacen que se pueda beneficiar del mercado de EEUU, crece a tasas altas y
sostenidas hace veinte años.

La participación de los países de eurozona en el mercado internacional de comercio, representaba casi el 30% del comercio total global en el
2000, a una década de la existencia del euro, la participación de eurozona es del 19% en 2010. Ese es el origen del endeudamiento, y la desocupación…

Basta de cuentos euro centristas, este timo nos está llevando a la tumba inexorablemente… España con su economía destrozada y casi 25% de paro es
el mejor ejemplo.

Gran error del Mercado Común Europeo, haber modificado la concepción original que EEUU tuvo fundacionalmente para la Comunidad, las mejoras
económicas y sociales producidas por la gran ayuda recibida durante cuarenta años por EE.UU. , hicieron creer a Europa que estaba preparada, para administrar su propio destino divorciada de la
tutela de el mercado Norteamericano, que podía crear y administrar una moneda propia, separándose definitivamente de la órbita dólar.

La realidad ha demostrado que todo esto es un gran disparate, la moneda propia termino siendo un engendro, para beneficio absoluto del
sector financiero
, sector que todavía no ha terminado el proceso euro, el mismo finalizara con la gran ola privatizadora que hará propietarios a los bancos de la mayoría del sector de
servicios europeos, la unificación monetaria de países con realidades completamente distintas, hoy se ve que fue sueño de una noche de verano tropical, imposible de concretar, a menos que la
unión sea una unión fiscal, y para eso habría que convencer a los países superavitarios que compensen los déficits de los países que no lo son, idea que es imposible en este momento, sobre todo
en Alemania, donde la opinión pública está muy mayoritariamente a favor de abandonar el euro, y el 52% de los alemanes piensa que en 10 años no existirá mas.

Europa se ha cerrado sobre sí, creyendo que es el centro del mundo, la realidad es que no lo es, y está perdiendo importancia global a
pasos agigantados.

Se ha convertido en un gran continente parasito en el cual, hasta los habitantes de países de bajísima productividad se sienten con derecho a
estándares de vida de lujo, sin el esfuerzo que les corresponde.

Desde que se lanzó en 2001, el euro se ha valorizado más del 60%. Sin otra razón que la especulación financiera. La UE era aprox. 30% del comercio internacional en 2001; ahora es
19%. La eurozona disminuyó en 2010 su tasa de crecimiento potencial de largo plazo (5 a 10 años) a 1%. Europa ha entrado en un sendero de estancamiento prolongado.

Pero Alemania (RFA) es la segunda exportadora mundial de bienes industriales de capital de alta tecnología; en los últimos años dirige sus
exportaciones sobre todo a los mercados asiáticos, no a la demanda intraeuropea.

Este esquema euro comercial no le sirve para crecer. El ciudadano común ahora, percibe que Europa es un lastre, su mercado más pujante son la
compañías multinacionales estadounidenses, localizadas en los países emergentes.

El blogsalmón dice 

Grecia no cumplirá las
previsiones de déficit previsto para el 2011
. El plan de ajuste impuesto por el BCE/FMI se va al garete dado que el PIB de Grecia se contrae en torno al 5% y las previsiones de déficit para el cierre del ejercicio al 7,6% sobre el PIB se
sitúan en torno al 8,1%-8,2%. Ahora mismo, el gobierno griego apuesta por tirar la toalla y las
conversaciones con BCE/FMI se encuentran en suspenso. Mientras tanto, sus CDS y prima de riesgo vuelven a niveles inasumibles
para la economía griega.

La canciller alemana, Angela Merkel, dijo el lunes que no creía que ningún país vaya a
abandonar la zona euro y que cualquier salida podría causar un peligroso, “efecto dominó”, y añadió que “desde un punto de vista técnico y legal no hay ninguna posibilidad”

Yo pienso que a la única que la conviene que todo siga como está es a Alemania que se está
haciendo con todo el pastel de la Eurozona y poco a poco está traspàsando la deuda odiosa que tiene sus bancos con todos PIIGS a sus socios comunitarios a cambio de más ayudas.

 Cristina Lagarde, arranca su dirección del FMI con una entrevista de las que mueve los cimientos de Europa. Va dando ánimos y asegura
que ” estamos a las puertas de otra recesión global en Europa y que la crisis de deuda de la zona euro es mucho más compleja de las previsiones
iniciales.”

Ante este panorama tan desolador y sin
ninguna esperanza a la vista porque seguir isistiendo en mantenernos dentro de la Eurozona cuando no solo no nos dá soluciones sino que nos quita autonomía para poder hacerlos por nosotros
mismos.

GurusBlog dicen esto con repecto al
tema:

¿Y si realmente la salida del
euro es la única opción para solucionar la crisis en España?



are

España salida Euro

Debo reconocer que hasta el día de hoy he sido un ferviente defensor de la pertenencia de España al club del Euro, me encanta el concepto de Unión Europea, y soy un
europeo orgulloso, pero uno también empieza a reflexionar si realmente la pertenencia a la zona euro, con la imposibilidad de poder diseñar políticas monetarias específicas para España, ni sin
poder contar con la posibilidad de poder realizar devaluaciones competitivas de divisas permitirán a España salir de la actual crisis económica y nos condenarán a una larga agonía económica.

 Pertenecer al club Euro es un orgullo, y comporta ciertas ventajas, pero pertenecer al club Euro a costa de un 20% de la población en situación de desempleo
es una drama y un precio demasiado cara para cualquier sociedad.

Dándole vueltas al tema la pertenencia al euro y la creencia que salir de la zona euro sería un absoluto
desastre 
y una ignominia que me empieza a resultar bastante parecida a los que supuso en la Gran Depresión de los años 30 abandonar el patrón oro para
poder reactivar una económica que en muchos países estaba simplemente muerta.

Repasando cómo se salvo la Gran Depresión de los años 30:

En 1932 la situación económica en los EEUU era tan grave que en ese año, cuandoFranklin Delano Roosevelt, ganó las elecciones a la presidencia, la primera medida que si vio obligado a
tomar, en su primer día de presidencia, fue la de cerrar todos los bancos del país y aplicar un férreo corralito.

En los 3 años anteriores los créditos de los bancos comerciales habían caído de
50.000 a 30.000 millones de dólares, una cuarta parte de los bancos del país habían quebrado, el precio de la vivienda había caído un 30%, la mitad de las hipotecas estaban impagadas, las
fundiciones de acero funcionaban al 12% de su capacidad y las fabricas de coches al 10%, la producción industrial había caído a la mitad y los precios habían retrocedido un 30%. En resumen la
situación económica era un auténtico desastre del que parecía imposible salir.

Al poco tiempo, se envió al congreso la Emergency Banking Act, que entre otras medidas autorizaba a la FED el derecho a emitir moneda adicional no respaldada por oro.

Los
EEUU estaban abandonando el patrón oro.

Para acabarlo de rematar la Agricultural Adjustment Act, daba al presidente el poder para poder devaluar el dólar frente al oro hasta en un 50% y poder
emitir 3.000 millones de dólares en billetes sin estar respaldados por oro.

Cómo ya os podéis imaginar la mayoría de economistas del momentos y expertos financieros se rasgaron las vestiduras
ante semejantes medidas y vaticinaron el apocalípsis… en aquellos tiempo el patrón oro era una de las leyes más sagradas en política monetaria, romperla se pensaba que era retroceder a la Edad
Media.

Sin embargo a los días siguientes, mientras el precio del dólar se desplomaba respecto al oro, la Bolsa subía un 15%, durante los 3 meses siguientes los precios al por mayor se dispararon un
45%, acabando con la deflación que hacía 3 años asolaba el país, con la subida de los precios el coste real del crédito cayó en picado, los pedidos de maquinaria pesada aumentaron un 100%, la
venta de automóviles se dobló y la producción industrial aumento un 45%.

Se había roto con un mito, una camisa de fuerza que ataba la política monetaria y probablemente en el momento de tomar la decisión de salir del patrón oro muchos vieron el prestigio de los EEUU
debilitado, pero sin embargo la medida fue una de las más cruciales para poder sacar a los EEUU de una depresión económica que parecía no tener fondo.

En una situación similar nos encontramos en España, obviamente no estamos en una crisis de momento tan severa como en la Gran Depresión, pero nuestro problema básico, es que nuestra económica
ha dejado de ser competitiva y estamos encadenados a una moneda fuerte.

Si queremos salir de esta con relativa rapidez tenemos 3 opciones,

a) bajar sueldos,

b) incrementar productividad

c)devaluar la moneda en un 30%-40%.

La opción c) probablemente la más dolorosa a corto plazo pero la más eficaz a medio-largo plazo, sólo es posible si estamos fuera del euro.

Pero quizás lo más importante, es la única de las tres medidas que se puede aplicar con cierta rapidez y probablemente una vez realizada la devaluación y con una nueva posición competitiva en
el mundo, sería bastante sencillo atraer de nuevo la inversión extranjera.

Además el compromiso de abandonar el euro se podría hacer fijando tambien un compromiso de vuelta a la moneda europea una vez estabilizada la situación y con nuevo tipo de cambio más acorde a
la capacidad económica de España.

http://www.gurusblog.com/archives/espana-salida-euro/19/12/2010/

Esto nos dicen desde elblogsalmon

¿Puede salirse un país del Euro?


17
COMENTARIOS

euros

Con la crisis financiera internacional que todavía estamos viviendo se está hablando mucho de las diferentes velocidades de la zona Euro. Y es que pertenecer al Euro tiene ciertas ventajas,
pero también inconvenientes ya que los Estados han perdido su capacidad monetaria de responder ante una situación adversa. ¿Podría salirse un país del Euro para afrontar la
crisis con nuevas herramientas?

La respuesta clásica es “no”. Si un país se sale del Euro lo más normal es que acabe como Islandia. Habría una espantada de fondos, gente haciendo cola en los bancos y el sistema
financiero hundido
. Sin embargo Paul Krugman plantea en su blog que hay una vía para salirse del euro.

Esa vía es, precisamente, la que propone Krugman para salirse del Euro. Estar una situación en la que el sistema financiero ya se haya hundido. Es decir, un país no puede
salirse del euro porque se hundiría el sistema financiero. Pero si ya se ha hundido se puede sali
r.

Eso sería parecido a lo que pasó en Argentina con el corralito. Una vez que los inversores huyeron despavoridos del país, ¿qué más da quitar la paridad con el dólar? Ya no hay nada más que
destrozar y puede traer efectos beneficiosos.

Por tanto, si Grecia llega a suspender pagos y todos los inversores internacionales huyen, quizá se salga del Euro y decida devaluar su “nuevo dracma” para ganar competitividad
internacional
. Un escenario algo imaginativo, es cierto, pero posible.

Vía | Paul Krugman (en inglés)

En El Blog Salmón | Las consecuencias de la salida del euro para EspañaPaul Krugman dice que el Euro fue un error

El dilema del Euro por http://aldeaspotemkin.blogspot.com

Para España y otros países en problemas que están siendo sometidos a una gran presión, la salida del euro sería un suicidio, pero existe esta posibilidad de salir, que nos echen o que el euro se derrumbe.
Últimamente veo a bastante gente exponer que una salida del euro y la creación de una nueva moneda devaluada (pesetas por ejemplo), supondría a la hora de pagar la deuda pública, tener que devolver una cantidad mucho mayor, es decir, si 1 euro son 160 pesetas y debemos 16.000, al devaluar la nueva moneda recién creada un 25%, 1 euro equivaldría entonces a 200 pesetas y lo que pagaremos de deuda subirá a 20.000. Bien, pues esto NO ES ASI, la explicación es la siguiente:
La deuda del Estado no es porque un inversor preste dinero a España, sino porque España emite deuda (en bonos, obligaciones o pagarés) en moneda nacional, no en euros. De ésta forma el estado pagará la cantidad que determine más una interés fijado.
Así que lo que ocurre realmente, es que si un inversor nos compra 100 euros en deuda, se convierte en 100 pesetas, si devaluamos la moneda un 50% el estado pagará al inversor 100 pesetas (más el interés fijado), pero su valor ahora serían de 50 euros, el inversor saldría perdiendo.
De ahí que cuando un país esté en problemas y ante la especulación sobre una posible devaluación, los inversores huyan con su dinero del país y dejen de invertir en él. Esto es lo que se llama “pérdida de confianza”.
Para recuperar ésta confianza, España estaría obligado a proceder a una dura devaluación de su moneda, lo suficientemente amplia para atraer de nuevo a los inversores, ya que si hacemos una devaluación insuficiente, los inversores no entrarán en el país porque pensarán que habrá más devaluaciones de la divisa.
Cuánto mayor sea la probabilidad de que se vaya a producir una devaluación, mayor será el riesgo para los inversores de recuperar el 100% de lo invertido, por lo que mayor será el tipo de interés que aceptarán pagar los estados para que la deuda que emitan los países se compre.
El encarecimiento de la deuda de un país no se producirá tras su salida de la zona euro, para ello sólo hace falta especular con esa posibilidad, como está ocurriendo con los llamados PIIGS (Portugal, Italy, Ireland, Greece, Spain)
A continuación citaré algunos problemas que tendrá cualquier país que quiera dejar la zona euro:
-1. Según un estudio del equipo jurídico del BCE sobre el mecanismo para abandonar el euro basándose en los tratados firmados hasta ahora, la unión monetaria es irrevocable e irreversible.
Sin embargo, el país que quiera puede salirse de la UE, una vez hayan pasado 2 años desde que realizó su solicitud de salida, y esto implicaría, dejar el euro, como también dejar el mercado único, lo que supone un problema.
-2. La inexistencia de una moneda física supondría poner a imprimir una nueva moneda, ponerla en circulación y fijar unos tipos de cambio flexibles con las demás divisas.
Además, la nueva moneda deberá venir acompañada de estrictos controles de capital para evitar la fuga de capitales hacia el euro, esto es lo que ha ocurrido en Islandia por el hundimiento de su economía que, a pesar de no estar en la UE, nos sirve como ejemplo para este apartado.
-3. La devaluación de la moneda suele venir acompañada de la inflación, que será difícil controlar si no se tiene un control estricto sobre la emisión de la moneda, en Argentina este hecho supuso en 1989 una inflación del 3000%.
Esta devaluación también traerá consigo un gran aumento de los tipos de interés, ya que, junto con la pérdida de credibilidad de la economía del país, los inversores incurren en un riesgo extra por el tipo de cambio flexible.
Además grandes empresas que tengan inversiones en el exterior verán reducidos sus beneficios al estar expuestos a estos riesgos del tipo de cambio.
-4. El país tendrá una mayor competitividad en los mercados internacionales al devaluar su divisa y hacer sus productos más baratos, pero esto será algo temporal, ya que los demás países también reaccionarán e impondrán más restricciones comerciales y tarifas a importaciones que dejará a todos más pobres.
Esta es quizás la razón más fuerte para que los países ricos estén ayudando a los países con problemas a no salirse del euro, el proteger sus sectores exportadores, no sólo a sus bancos.
-5. Otro problema extra de dejar el euro es la entrada directa en el mercado de divisas, algunos especuladores se frotan las manos ante esta posibilidad, añoran tiempos pasados dónde sus ataques coordinados a la divisa de un país provocaban un pánico que llegaba a tirar la economía del país, por lo que sacaban grandes beneficios (como ya explique en el post sobre hedge funds).
En los últimos días hemos podido ver declaraciones de George Soros, el especulador más famoso del mundo, sobre la salida del euro de algunos países.
Como podemos concluir por estas razones, la salida del euro no ayudaría en absoluto a salir de la situación económica actual a los países en problemas de la UE.
La solución sería apoyar una Unión Europea real y fuerte, una desintegración de la Unión europea como entidad económica liberaría, a corto plazo, unas fuerzas desestabilizadoras y, a largo plazo, dejará un mundo más pobre.
En los últimos días ante los ataques de las agencias de rating Americanas  a los países europeos en una situación complicada, hemos podido ver las primeras reacciones de algunas autoridades de la UE defendiendo su solvencia para pagar su deuda, aunque un poco tarde visto el drama que están sufriendo hoy estos países, sobre todo Grecia.
El gobierno de Estados Unidos debería ser más estricto en la regulación de las actuaciones de estas agencias de rating (Moody’s, standar & Poor y Fitch), que están tirando por la borda el valor de la deuda soberana de los PIIGS al nivel del bono basura.
Estas agencias de rating fueron las mismas que pusieron unacalificación de AAA (la más alta) a las acciones de los paquetes de hipotecas de alto riesgo (CDO), conocidas en todo el mundo como hipotecas Subprime,causantes de la crisis financiera global que los grandes bancos de inversión expandieron conscientemente sabiendo la que se avecinaba, como se puede constatar de las investigaciones que se están llevando a cabo a Goldman Such (rescatado por el gobierno de Obama en 2008).
Esperemos que las autoridades europeas y el FMI cambien el rumbo.
Las medidas que quieren imponer a estos países en problemas son absurdas, problemas en parte creados por la diferente situación económica (precios, sueldos y gastos financieros) de los países cuando entraron en el euro, curiosamente, los PIIGS son los que tienen el sueldo más bajo de la UE17(países con euro) bajo una política monetaria común que beneficiaba a los más poderosos y descolgaba a los demás, por lo que en vez de ir hacia la convergencia, al contrario, estos países han aumentado sus diferencias.
La austeridad que quieren imponer a estos países, como la bajada de sueldos y disminución del gasto público, ya fueron medidas exigidas a otros países por elFMI en crisis anteriores en los años 90, como la crisis Argentina o la de los países del sudeste asiático, con un resultado de fracaso absoluto, como se puede comprobar.
Necesitamos unas medidas eficaces contra la especulación, que deben ir acompañadas de una cooperación en política fiscal en la UE y regulaciones a la banca para evitar que vuelvan a producirse los excesos de los últimos años.
Además de las medidas conjuntas de la UE, los estados miembros deben, cada uno, aumentar la transparencia de sus cuentas y luchar contra la corrupción, los datos que han aflorado con la situación de emergencia de Grecia ponen de manifiesto la importancia de combatir este lastre.
Los partidos políticos deben empezar a pensar en el largo plazo y comprometerse todos a implantar un modelo de desarrollo económico que no cambie según quien gane las elecciones cada 4 años, las medidas cortoplacistas y populistas buscando el voto fácil son un obstáculo para el crecimiento del país.
Como anécdota  contaré que hay una página sobre predicción financiera, intrade,  dónde se puede votar qué ocurrirá en un futuro, en cuanto al tema que trato en este post, de si algún país saldrá del euro, las votaciones son:
-Antes del 31 de diciembre de 2012: 25%
-Antes del 31 de diciembre de 2013: 54%
-Antes del 31 de diciembre de 2014: 50%
Fuentes:
– Eurostat
-Dirección general del tesoro y política financiera, documento deuda del estado en circulación
-“El retorno de la economía de depresión y la crisis actual” de Paul Krugman
-“Futuros imperfectos” de Daniel Altman

Esto nos decía la Junta de Andalucía cuando íbamos a entrar en el euro

VENTAJAS E INCONVENIENTES DEL
EURO

Ventajas:
  1. Queda eliminada la incertidumbre ligada a la variabilidad de los tipos de cambio pues éstos desaparecen entre los países de la eurozona. Desapareció el riesgo del tipo de cambio en las
    inversiones y transacciones, de forma que éstas aumentarán en la eurozona: habrá mas inversiones y transacciones entre España y Alemania, por ejemplo.
  2. Se eliminan los costes y seguros de cambio entre países de la eurozona, que supone
    1. Mayor transparencia de precios y menor inflación.
    2. Mayor competencia entre empresas de la eurozona.
    3. Fusión de mercados financieros y mayor fortaleza del euro.
    4. Disminución de los tipos de interés, consecuencia de lo anterior.
  3. Mayor estabilidad de la moneda que facilita el crecimiento económico y menor inflación.
bandera de la UE

Inconvenientes:

  1. Los gobiernos ya no pueden manejar el tipo de cambio para aumentar la competitividad de la economía.
  2. Por tanto, para recuperar competitividad tendremos:
    1. Mayor desempleo.
    2. Moderación salarial, y deberían bajar otros costes (el suelo, alquileres…)
    3. Necesitamos fondos extra para las regiones atrasadas.
  3. El aumento de competencia y libertad acentúa los desequilibrios regionales.
  4. Las empresas que no se adapten a una mayor competencia, irán desapareciendo.

Como se puede comprobar los incovenientes que ya se suponían se han multiplicado con la crisis por lo que se presupone que al salirnos del euro lo contrario a ésto serán susventajas.

Mi opnión al respecto es clara. Voto por salirnos del euro por

1.- Tener autonomía en política monetaria. Poder devaluar la moneda y aumentar exportaciones con lo que volverían los puestos de trabajo y bajaría el paro.

2.- Poderemos emitir moneda con lo cual podremos inyectar liquidez a los bncos y hacer que circule de muevo el crédito que falta hace. Si algúna entidad se hunde nacionalizarla y a través de
ella conceder préstamos a bajo interés a particulares y PYMES.

3.- Ya de paso y como nos íbamos a ver en cierta desventaja en algunos aspectos con terceros países. Para no perder nuestro patrimonio. Nacionalizar todo nuestro sector estratégico: Energía y
Comunicaciones y preservarlas con la acción de oro antes de que caigan, que ya lo están haciendo, en manos extranjeras.

4.- Aunque nuestro poder adquisitivo cara al exterior decaiga en un casi 30% valdría la pena por el resurgimiento del comercio interior que hoy en día casi ni existe.

Navegador de artículos