AQUI hay TOMATE

Para dar y tomar

Archivo para la etiqueta “usa”

El FASCISMO avanza en todos los frentes Escalada de criminalización en USA. Arrestos del FBI x subir videos criticando política exterior en Youtube


Escalada de criminalización en USA. Arrestos del FBI por subir videos criticando su política exterior en Youtube [Eng]

http://www.salon.com/2011/09/04/speech_23/singleton/
por neoh hace 3 horas 22 minutos publicado hace 25 minutos

En los últimos años, el departamento de justicia ha intentado criminalizar lo que está claramente protegido como discurso político y la difusión de opiniones políticas sobre el gobierno.

El último episodio ha sido este viernes, cuando el FBI anunció el arresto y procesamiento de Jubair Ahmad, de 24 años que vive Pakistán, residente legal en Virginia, acusado de “proporcionar apoyo material” a una organización designada terrorista

Criminalización creciente del Departamento de Justicia de la palabra

(Actualizado a continuación)

En los últimos años, el Departamento de Justicia ha intentado cada vez de criminalizar lo que está claramente protegida discurso político mediante la persecución de numerosos individuos (los musulmanes, ni que decir) para la difusión de opiniones políticas del gobierno o no le gusta considera una amenaza.

El último episodio surgió el viernes, cuando el FBI anunció el arresto y la acusación de Jubair Ahmad, de 24 años de edad, residente legal paquistaní que vive en Virginia, acusado de “proporcionar apoyo material” a una organización terrorista (Lashkar-e-Tayyiba (LeT)).

¿Cuál es el “apoyo material” que presuntamente le dio?

Él produjo y subió un video de 5 minutos en YouTube con fotografías de los abusos estadounidenses en Abu Ghraib, el vídeo de los camiones blindados que explotan al ser atropellado por artefactos explosivos improvisados, los mensajes de la oración sobre “guerra santa” del líder de LeT, y – de acuerdo al FBI de Declaración Jurada – ” una serie de logotipos de terroristas “.

Eso, a su vez, llevó al agente del FBI que firmó la declaración jurada afirmando que” en base a [su] formación y experiencia, es evidente que el video. . . está diseñada como propaganda para desarrollar el apoyo a LeT y reclutar yihadistas para alquilar.

“El FBI también afirma Ahmad habló con el hijo de un líder de LeT sobre el contenido del vídeo y había asistido a un campamento del LeT, cuando era un adolescente en Pakistán. Para el acto de subir fotos que solo vídeo de YouTube (y para negar que lo hizo cuando se le preguntó por los agentes del FBI que llegaron a su casa para interrogarlo), se enfrenta a 23 años de prisión.

Vamos a ser muy claro sobre el punto clave: la Constitución – en particular la cláusula de libertad de expresión de la Primera Enmienda – prohíbe el gobierno de EE.UU. de castigar a alguien por los puntos de vista políticos se expresen, incluso si esos puntos de vista incluyen la apología de la violencia contra los EE.UU. y su los líderes. Uno puede no les gusta este hecho legal.

Uno puede desear que fuera diferente. Pero es la ley clara y sin ambigüedades, y ha sido desde unánime de la Corte Suprema de Justicia de 1969 la decisión deBrandenburgo de Ohio v , que anuló la condena penal de un líder del Ku Klux Klan que había amenazado públicamente la violencia contra los funcionarios políticos en un discurso.

De este modo, la Corte revocó Brandenberg como inconstitucional una ley de Ohio (en las que el líder del Ku Klux Klan fue procesado), que hizo un crimen a “defender. . . . el deber, la necesidad o conveniencia de la delincuencia, el sabotaje, la violencia o métodos ilícitos de terrorismo como un medio para lograr la reforma industrial o política “Esas actividades de promoción – por favor lea la parte en negrita – no puede ser un delito, ya que está protegida por la Primera Enmienda.

El quid de la celebración de la Corte: “las garantías constitucionales de libertad de expresión y la libertad de prensa no permiten a un Estado a prohibir o proscribir la defensa del uso de la fuerza” (énfasis añadido; para más información sobre la ley de la Primera Enmienda protege el derecho a promover la violencia , ver a midiscusión aquí ).

Para poner esto menos abstracto, y como ya he señalado antes, una persona tiene – y debe y tiene que tener – el discurso de absoluta libertad el derecho a defender ideas como la siguiente:

Durante décadas, el Gobierno de los EE.UU. se ha dedicado a la violencia y de otra manera interferir en el mundo musulmán.

Cientos de miles de inocentes hombres musulmanes, mujeres y niños han muerto como resultado. No hay final a la vista de este asalto estadounidense en el mundo musulmán y los de sus estados clientelistas.

Por lo tanto, es no sólo el derecho, sino el deber de los musulmanes a participar en la violencia contra los estadounidenses como un medio de defensa propia y para impedir nuevos actos de violencia contra los musulmanes.

Ese es el único medio disponible para la lucha contra la espalda contra la mayor superpotencia militar del mundo. La única alternativa es continuar la sumisión pasiva a esta embestida de violencia contra los musulmanes.

Uno puede encontrar la idea inaceptable o desagradable, incluso, pero ¿alguien cree que alguien debe ser procesado por escribir ese párrafo?Cualquier persona que estaría a favor de la persecución por que no entiende o no creen en la Constitución, ya que esas ideas son pura expresión política protegida por la Primera Enmienda, poco cada tanto como: la crisis climática ahora justifica los ataques violentos contra las empresas contaminantes, o el capitalismo es tan destructiva que el uso de la fuerza en servicio de una revolución comunista se ve obligado, o “si nuestro Presidente, nuestro Congreso, nuestro Tribunal Supremo, continúa suprimiendo la raza blanca, caucásica, es posible que no tenga que haber algún revengeance tomado” (Brandeburgo);.

como es la tiranía de la Corona que tomar las armas contra él no es solo un derecho sino el deber de todos los patriotas de América (La Revolución Americana)

The Jerusalem Post sólo encendió uno de sus columnistas , un izquierdista judío que escribió que la violencia palestina contra Israel está “justificada” porque tienen el “derecho a resistir” la ocupación, es culpable de un delito de material que apoyan el terrorismo? En caso de Ward Churchill, ampliamente acusado de haber justificado el ataque 9/11 (o Pat Robertson y Jerry Falwell, que hizo lo mismo ) han sido acusados?

A juzgar por la descripción del video de Ahmad en la declaración jurada del FBI (Ahmad cuenta de YouTube se ha eliminado), el vídeo en cuestión no va tan lejos como los puntos de vista claramente protegidos se hace referencia en el párrafo anterior, ya que no se menciona explícitamente abogan por la violencia en todos y, de hecho, parece que no abogan por que nadie hace nada.

Por el contrario, el FBI cree que es evocadora de la defensa de este tipo (“diseñada como propaganda para desarrollar el apoyo a let”), lo que hace que esta acusación es aún más preocupante.

Al parecer, si encadenar vídeo y las fotografías (o palabras) de una determinada manera para hacer que el Departamento de Justicia piensa que usted está tratando de forma implícita a “desarrollar el apoyo” para un grupo terrorista – sobre la base de las ideas políticas que expresan usted está – usted décadas de riesgo de prisión. ¿Es posible hacer que el supuesto derecho de “libre expresión” más ilusoria que esto?

Este caso no es una aberración, como se ha indicado, perseguir a los musulmanes por el discurso político puro es un arma cada vez mayor del Departamento de Justicia.

En julio, el ex Obama OLC oficial de Marty Lederman analizó la acusación de un joven de 22 años de edad, ex estudiante de Penn State para – en palabras del FBI – “en repetidas ocasiones el uso de Internet para promover la yihad violenta contra los estadounidenses”, mediante la publicación de comentarios en un “yihadista” foro en Internet como “una línea comentario que elogió el [octubre, 2010] tiroteos” en el Pentágono y Museo de la Infantería de Marina y “una serie de anuncios alentando los ataques dentro de Estados Unidos”. También publicó enlaces a un manual para fabricar bombas.

En cuanto a la parte de la acusación sobre la base de “alentar a los ataques violentos”, Lederman – que, recordemos, fue un abogado del Departamento de Justicia de Obama hasta hace muy poco -, escribió: “no a primera vista parece ser diferente del tipo de la promoción de una conducta ilícita . que tiene derecho a una protección sustancial de la Primera Enmienda en la línea de Brandeburgo de los casos ”

En cuanto a la vinculación a la fabricación de bombas materiales, Lederman escribió:” la Primera Enmienda protege en general la publicación de la información a disposición del público, incluso cuando existe la posibilidad o probabilidad de que un que uno o más lectores pueden poner dicha información a un uso peligroso, ilegal. “discusión Lederman de la ley y su aplicabilidad a que el procesamiento contiene algunas advertencias (y también plantea algunas otras barreras a este tipo de procesos), pero está claro que la aspecto de la acusación sobre la base de la defensa alegada y el fomento de la violencia en nombre de la yihad “, parece ser muy vulnerable a un reto de la Primera Enmienda.” Eso es el gobierno-abogado-ESE para: esta acusación está tratando de criminalizar la libertad de expresión política.

Tal vez el ejemplo más extremo de esta tendencia es el hecho de que un hombre pakistaní en Nueva York, fue procesado y sentenciado a casi seis años de cárcel por no hacer nada más que como un canal de noticias de Hezbollah en el paquete de canales de cable que ofrecen a la venta los consumidores en Brooklyn.

En algún nivel perversa, sin embargo, todas estas personas tienen suerte de que están siendo perseguidos únicamente en lugar de lo previsto con el debido proceso libre de asesinato.

Como hedocumentado el mes pasado , eso es lo que se está haciendo para ciudadano de los EE.UU. por Anwar Awlaki – mayoritariamente, si no exclusivamente – el temor del Gobierno de los EE.UU. de su punto de vista puramente políticos.

Si la Primera Enmienda fue diseñado para hacer cualquier cosa, que fue diseñado para evitar que el gobierno de encarcelar a la gente – o matar a ellos – a causa de las ideas políticas que promueven. Sin embargo, eso es claramente lo que la administración Obama está haciendo cada vez más frecuente y la agresión.

Hay un último punto que tiene importancia aquí. Numerosos políticos prominentes de ambos partidos políticos, Michael Mukasey, Howard Dean, Clark Wes, Tom Ridge, Ed Rendell, Fran Townsend, Rudy Giuliani, y muchos otros, no sólo han sido enthusiasticaly la promoción y la defensa en nombre de una organización terrorista designada (MEK del Irán), pero que han estado recibiendo grandes cantidades de dinero en efectivo de ese grupo terrorista, como lo hacen .

Sólo hay una lista de “organizaciones terroristas” bajo la ley , y MEK es exactamente igual que en esa lista como LeT o Al Qaeda son. Sin embargo, nunca, jamás, podrá ver a esos individuos que son acusados ​​por el Departamento de Justicia de Obama por su mucho más extensa – y de pago – la participación con MEK que, por ejemplo, Ahmad tiene con LeT.

Esto se debe a: (1) el derecho penal no se aplica a las élites con poder político , sólo a los ciudadanos comunes y los residentes (de hecho, muchos de los que alegría MEK chelines políticos en la aplicación amplia y dura del “apoyo material” estatuto cuando se aplican a los demás ), y (2) MEK se dedica ahora a la lucha contra un gobierno detestado por los EE.UU. (Irán), por lo que se han convertido (como Saddam Hussein, cuando la lucha contra Irán y Bin Laden cuando la lucha contra la Unión Soviética) los terroristas buenos los cuales los EE.UU. le gusta y apoya.

No obstante, sigue siendo MEK en la lista de los grupos designados terroristas, y prestarles apoyo material – que sin duda incluye el pago chelín por ellos – es tan criminal (al menos) como el comportamiento de las acusaciones anteriormente discutidos.

Como es habitual, sin embargo, “el terrorismo” no significa otra cosa que lo que el gobierno de EE.UU. quiere que signifique en un momento dado. La evisceración del imperio de la ley demuestra este trato desigual es tan odioso como el asalto de la Primera Enmienda en sí.

 

UPDATE: Un par de comentaristas, como abhisaha , argumentan que la acusación del gobierno de Ahmad se ha hecho más plausible por la decisión del año pasado la Corte Suprema en soporte v Derecho Humanitario (que escribí acerca de, entre otros lugares, aquí , cuando entrevisté a abogados de los demandantes).

Ciertamente no es un punto razonable, excepto (1) que el caso no se pretende anular o hacer caso omiso de Brandenburgo, que sigue siendo una buena ley, y (2) Titular de la misma hizo hincapié en que “la palabra pura” permanece protegido.

Lo hizo, sin embargo, permiten que uno “no puede coordinar la intervención con los grupos en la lista de terroristas”, aunque si Ahmad hizo eso está lejos de ser clara, a diferencia de los defensores de MEK, que muy probablemente se encontraría que lo han hecho virtud de los pagos (ni tampoco tiene alguna relación con la acusación discutido por Lederman).

En cualquier caso, es titular fácilmente una de las peores decisiones de la libertad de expresión en varias décadas , y el hecho de que los procesos se están agrupando que giran en torno a una lectura amplia de la que sólo subrayan cómo es el asalto implacable la libertad de expresión desde el Departamento de Justicia de Obama (que , por supuesto, defendido vigorosamente por el amplio “apoyo material” interpretación adoptada en el titular).

Glenn Greenwald
Siga Glenn Greenwald en Twitter: @ ggreenwald . Más Glenn Greenwald

Anuncios

La justicia occidental: La potestad para asesinar sin presentar pruebas


La justicia occidental: La potestad para asesinar sin presentar pruebas

Publicado por moncadista en 8 febrero, 2012

24 de enero de 2012
Glenn Greenwald

Traducido del inglés por
El Mundo No Puede Esperar
07 de febrero de 2012

El sábado en Somalia, los misiles de EEUU disparados desde un avión no tripulado mataron al ex-ciudadano británico Bilal el-Berjawi, nacido en Líbano y de 27 años de edad. Su esposa había dado a luz 24 horas antes y se especula que los EEUU lo localizaron cuando su esposa lo llamó para darle la noticia.

Hace apenas un año, a El-Berjawi se le despojó de su ciudadanía británica, (que obtuvo cuando su familia se mudó a ese país cuando era un niño), mediante una ley anti-terrorista del gobierno británico del 2006 – aprobada después del atentado del metro de Londres – que el actual gobierno está usando cada vez con más frecuencia para despojar de la ciudadanía a supuestos terroristas con doble nacionalidad (sin dar ninguna explicación sobre el hecho).

La familia de El-Berjawi niega encarecidamente que estuviera envuelto en terrorismo, pero nunca fue capaz de apelar contra la orden contra él por esta razón:

Se suponía que Berjawi estaba en miras de apelar en contra de la orden, pero los abogados que representaban a su familia fueron incapaces de recibir instrucciones suyas por la preocupación de que cualquier teléfono de contacto podría llevar a un ataque con un avión no tripulado.

Obviamente esas preocupaciones eran fundadas. O sea que primero los EEUU intenta asesinar gente, después montan acusaciones contra ellos para ser difundidas, para que los individuos, temiendo por su vida, sean incapaces de defenderse. Mientras tanto, no se ha dado ninguna explicación o prueba sobre la negativa ley del gobierno o el asesinato: es simplemente un decreto secreto y así seguirá siendo.

Exactamente lo mismo pasó con el ciudadano estadounidense Anwar Awlaki. Cuando la Unión de Libertades Civiles Americana (ACLU por sus siglas en inglés) y el Centro por los Derechos Constitucionales (CCR por sus siglas en inglés), representando al padre de Awlaki, interpuso una demanda contra el presidente Obamapidiendo a una corte federal imponerse al presidente por matar a su hijo americano sin un juicio, el departamento de justicia de Obama insistió (y la corte al final aceptó) que Awlaki en persona era el que tenía que demandar.

Obviamente, eso era imposible dado que la administración Obama había admitido que estaba intentando matarlo y seguramente habría hecho eso en el mismo momento que asomara la cabeza para contactar con sus abogados (de hecho, EEUU intentó matarlo cada vez que creían que lo habían localizado, hasta que lo consiguieron).

Por lo que de nuevo en el caso de Awlaki: los EEUU señalan a alguien para matarlo, y después la incapacidad de defenderse a sí mismos es usado como un arma para denegar sus derechos legales.

La negativa a ser transparentes es lo mismo.

Desde que Awlaki fue asesinado, la administración de Obama ha rechazado firmemente revelar no solo ninguna prueba que justifique las acusaciones de terrorismo contra él, sino ni siquiera las teorías legales que están usando para afirmar la potestad para condenar a ciudadanos estadounidenses a morir sin acusaciones. Un memorándum legal secreto autorizando el asesinato de Awlaki, elaborado por los abogados de Obama David Baron y Marty Lederman, permanece secreto.

Durante los años de Bush, los abogados de Obama condenaron vehementemente como “ley secreta” tiránica el rechazo del Departamento de Justicia de Bush a liberar incluso un memorando legal de la Oficina del Consejo Legal (OLC por sus siglas en inglés).

Uno de los abogados que más ruido hacía sobre las maldades de la “ley secreta”, Dawn Johnsen (el elegido, aunque nunca confirmado, por Obama para ser jefe de la OLC) durante los años de Bush me dijo en octubre: “De ninguna manera apoyo el encubrimiento por parte de la OLC del memorando de Awlaki….

La administración Obama debería hacer público cualquier memorándum existente explicando por qué cree que tiene autoridad para llevar a cabo asesinatos selectivos o del mismo modo hacer público un análisis legal detallado de las competencias que dice tener.

Un informe del “Daily Beast” dice que la administración Obama finalmente va a romper su silencio” sobre el asesinato de Awlaki, pero aquí tenéis lo que revelará y lo que no:

En las próximas semanas, según los cuatro participantes en el debate, el procurador general Eric Holder Jr. planea hacer un discurso trascendental sobre el archivo de seguridad nacional de la administración. Insertado en este discurso estará meticulosamente expresado la firme defensa de su derecho a señalar como objetivos a ciudadanos estadounidenses…

Un borrador anticipado del discurso de Holder identificó el nombre de Awlaki, pero como concesión a preocupaciones del grupo de inteligencia, se quitaron todas las referencias a al Qaeda. Tal como está escrito ahora, el discurso no hace mención a la operación de Awlaki, y no revela nada de inteligencia en que la administración se basó para llevar a cabo su asesinato.

En otras palabras, van a enviar a Eric Holder a afirmar que el Gobierno de EUU tiene el poder para señalar a ciudadanos de EEUU para ser asesinados por aviones no tripulados de la CIA, pero ni siquiera describirán una sola prueba que justifique la afirmación de que Awlaki era culpable de algo. De hecho, ni siquiera mencionarán su nombre. Como dijo Marcy Wheeler:

Esto es simplemente un compromiso estúpido. Todos sabemos que la administración mató a Awlaki. Todos sabemos que la Administración usó un ataque con aviones no tripulado para hacerlo..

El problema – el problema que golpea en el mismo corazón de la responsabilidad democrática -es que los planes de la Administración para mantener en secreto los detalles que probarían (o no) que Awlaki era lo que la Administración felizmente afirma que está bajo anonimato, todo esto mientras afirman que esa información es precisamente un secreto de estado.

La Administración parece estar planeando hacer un gran discurso antiterrorista – ¡ey! ¡Otra oportunidad de nuevo para jactarse de haberse deshecho de Osama bin Laden! – sin revelar precisamente esos detalles que serían necesarios para distinguir este asesinato, a este país, del de un dictador cualquiera.

La CIA parece haber forzado a nuestro Presidente elegido democráticamente a que no puede ofrecer el tipo de transparencia necesario para seguir siendo una democracia. Te podemos matar – parecen estar planeando decir – y nunca tendremos que probar que hacerlo era justo. ¡Tendrás que confiar en nosotros!

Este, por supuesto, es el corazón y alma de la mentalidad de la administración cuando se trata de esos asuntos, y ¿por qué no? Entre Republicanos que siempre aplaudieron los asesinatos de musulmanes con o sin explicación o transparencia y los Demócratas que lo hacen cuando su líder es el asesino, al final no hay ninguna presión política para que se expliquen.

Esta revelación planeada si sirve de algo es para empeorar el problema, ya que tendremos el espectáculo de Eric Holder, revolcándose en una pomposidad legal de su propia integridad, para al final defender el poder de Obama que ya está utilizando -para asesinar a ciudadanos de EEUU en secreto y sin control – pero ocultando lo que es más necesario: las pruebas de que Awlaki era lo que el gobierno de los EEUU afirma que es.

Esto simplemente sirve para reforzar el mensaje que el gobierno envía repetidamente: como Marcy indica, “Podemos matarte y nunca tendremos que probar que hacerlo era justo. ¡Tendrás que confiar en nosotros!” El experto en Yemen Gregory Johnsen añadió :”La opinión legal de EEUU sobre Awlaki es una cosa, pero se basa en asunciones hechas por el grupo de inteligencia, y que no será revelado.”

Esto ya no le parece radical a nadie – porque ha sido normalizado -porque viene dándose desde hace tanto, y lo que es más importante, ahora forma parte del consenso bipartidista.

Pero para ver lo extremo que llega a ser esto, para entender qué salida tan radical es, sólo considerad lo que el neocon embajador de Israel durante Bush, Martin Indyk, dijo a los israelíes en el 2001, como señalaba este artículo de opinión de Mary Ellen O’Connell en el Guardian cuando comparaba los asesinatos de Obama con el programa de torturas de Bush:

El gobierno de los Estados Unidos es muy claro conste en acta en que está en contra de los asesinatos selectivos. Son asesinatos extrajudiciales, y nosotros no apoyamos eso.

Lo que el embajador durante George Bush condenó a la cara a los israelíes sólo hace una década como algo de lo que estaba firmemente en contra, se ha convertido ahora en una constante de la política del gobierno: dirigido incluso a sus propios ciudadanos, y llevado a cabo en completo secreto. Y aquellos que se tiran años burlándose del concepto de que “el 11-9 lo cambió todo” no tendrán otra opción que invocar el mantra propagandístico para poder defender esto: ¿qué más hay que decir?

Este artículo apareció originalmente en Salon.com

Teledirigido De Estados Unidos Mata Al Jefe De Operaciones De Al Qaeda En Pakistán


El jefe de operaciones de Al Qaeda en Pakistán, el paquistaní Badar Mansur, murió este jueves por un misil disparado por un avión teledirigido estadounidense en el noroeste del país, anunciaron los servicios secretos paquistaníes.

El ataque de los aviones no tripulados de la CIA tuvo lugar de noche en Miranshah, principal ciudad del distrito tribal de Waziristán del Norte, bastión de los talibanes paquistaníes aliados de Al Qaeda, indicaron a la AFP varios responsables de los servicios secretos paquistaníes, así como un responsable del grupo insurgente.

Al menos un avión teledirigido estadounidense mató a “cuatro insurgentes islamistas” en Miranshah, habían indicado antes a la AFP algunos responsables militares. “Badar Mansur murió en el ataque con misiles esta noche en Miranshah”, afirmó a la AFP un oficial del servicio secreto paquistaní que pidió mantener el anonimato. Varios otros oficiales en Miranshah confirmaron la información, agregando que su esposa había muerto junto a él.

“Badar Mansur murió en el ataque del avión teleguiado”, confirmó a la AFP por teléfono un responsable de su grupo insurgente. Su muerte es una derrota mayor para las capacidades de Al Qaeda de atacar en Pakistán”, comentó uno de esos responsables, agregando: “Después de que Ilyas Kashmiri muriera o quedara inactivado, Badar Mansur se había convertido de facto en el jefe de Al Qaeda en Pakistán”.

Por el contrario, aún no está claro si está muerto Kashmiri, el jefe militar de Al Qaeda en Pakistán y el hombre más temido por los estadounidenses en ese país. Según fuentes norteamericanas habría muerto en el ataque de un avión teleguiado en junio de 2011 en el noroeste. Pero hasta ahora, ni los servicios secretos paquistaníes, ni los insurgentes islamistas han confirmado su muerte, como tampoco su familia que aseguró no tener noticias de él.

“Si se confirma su muerte, es una excelente noticia para la lucha antiterrorista en la región, pues era uno de los principales objetivos a la vez de Estados Unidos como de Pakistán”, precisó a la AFP un experto occidental del antiterrorismo en la región que pidió no ser identificado. “Era el jefe de las redes de Al Qaida en Pakistán y numerosos servicios secretos occidentales” lo buscaban, afirmó la fuente.

Según responsables de los servicios secretos paquistaníes, Badar Mansur, de unos 40 años y originario de Dera Ghazi Khan, en el centro de Pakistán, era el principal responsable de varios de los atentados suicidas perpetrados en el país desde hace más de cuatro años por los talibanes paquistaníes aliados de Al Qaeda, y que han provocado unos 5.000 muertos desde mediados de 2007.

“Mansur se había instalado en Miranshah hace varios años y en los alrededores había instalado un campamento de entrenamiento de su grupo llamado Harakat ul-Mujahidine (Movimiento de los combatientes en idioma urdú)”, explicó uno de los oficiales de los servicios secretos.

“También entrenaba y enviaba a combatientes a Afganistán”, lo que explica por qué era un objetivo privilegiado de los estadounidenses, afirmó la fuente. Waziristán del Norte, región fronteriza con Afganistán, es una de las principales bases de retaguardia de los talibanes afganos de la red Haqqani, vinculada a Al Qaeda y enemigo principal de los soldados estadounidenses en Afganistán.

http://euronews.es/noticias-internacionales/un-avion-teledirigido-de-estados-unidos-mata-al-jefe-de-operaciones-de-al-qaeda-en-pakistan/

La bomba que mató a científico iraní fue suministrada por EEUU a un grupo armado kurdo

Inicio  »  AsiaNorteamérica  »  La bomba que mató a científico iraní fue suministrada por EEUU a un grupo armado kurdo

La bomba que mató a científico iraní fue suministrada por EEUU a un grupo armado kurdo

Estados Unidos suministró a un grupo armado kurdo las bombas utilizadas para asesinar al científico iraní Mostafa Ahmadi Roshan el mes pasado, según revela un informe de inteligencia.

MOSTAFA AHMADI ROSHAN
EEUU entregó dos bombas a la facción armada del Partido por la Vida Libre del Kurdistán (PJAK) en la ciudad irakí de Arbil, según informó este lunes el diarioResalat.
La primera bomba asesinó a Ahmadi Roshan, pero la segunda bomba fue descubierta por la inteligencia y el personal de seguridad alrededor de la Plaza Resalat en Teherán, indicó el informe.
El 11 de enero, Ahmadi Roshan fue asesinado luego que un motociclista colocó una bomba magnética a su vehículo en Teherán. Ahmadi Roshan era un ingeniero químico y trabajó como subdirector de mercadeo en la instalación nuclear de Natanz.
El científico asesinado no es la primera víctima relacionada con el programa energético iraní. En noviembre 2010, Majid Shahriari, fue asesinado y Fereydoun Abbasi, el actual jefe de la Organización de Energía Atómica de Irán, resultó herido en otro atentado.
El profesor Masoud Ali-Mohammadi, un académico de la Universidad de Teherán, también fue asesinado por una moto bomba en la capital iraní en enero de 2010.
Estados Unidos y sus aliados han recurrido a diversas tácticas para detener el programa energético de carácter nuclear de Irán, el cual está bajo total observación de los inspectores de la Agencia Internacional de la Energía Atómica (AIEA).
Press TV (Traducido por Ivana Cardinale)

Publicado por

LA GUERRA DE LOS AVIONES NO TRIPULADOS: LA INMENSA OPERACIÓN ASESINA DE OBAMA

Publicado por moncadista en 14 enero, 2012

 

29 de diciembre del 2011
Glenn Greenwald

Traducido del inglés por
El Mundo No Puede Esperar
12 de enero de 2012

Pretendía escribir esporádicamente o nada esta semana, y todavía ese es mi plan, pero hay un artículo nuevo en el Washington Post que contiene tres pasajes cortos que quiero realmente subrayar porque recojen muy gráficamente su esencia.

Al artículo, de Greg Miller, el “Post” lo está anunciando de esta manera: “En 3 años, la administración de Obama ha creado una inmensa operación de matanzas con aviones no tripulados”; describe el completo secreto con el que esto está siendo llevado y anota: “nunca ningún presidente ha confiado tan ampliamente en el asesinato en secreto de individuos para promover los objetivos de seguridad de la nación”.

Aquí está el primer pasaje, bonito y revelador:

Los Demócratas veteranos ni siquiera pestañean ante la idea de que un presidente de su partido monte una maquinaria tan eficiente para matar sospechosos de terrorismo. Esto denota lo incómoda que se ha hecho la campaña con aviones no tripulados, un secreto a voces en Washington, que incluso aquellos que tendían a expresar sus dudas ahora sólo puedan aludir a un programa que, oficialmente, no se les permite discutir.

En definitiva: el Presidente puede matar a quien le de la gana en cualquier parte del mundo (incluyendo a ciudadanos de EEUU) sin el más mínimo control o vigilancia, y ha incrementado masivamente esos asesinatos desde que llegó al despacho (en el momento de la investidura de Obama, los ataques de los aviones no tripulados sólo se usaban en un país (Pakistán); bajo el mandato de Obama, esos ataques se han dado en al menos seis países musulmanes).

Y como es un demócrata el que hace esto (y no un gran y malvado George W. Bush), literalmente ningún miembro del Partido dice ni pío (unos pocos se atreven a expresar sólo tibiamente, abstractas “inquietudes” sobre la posibilidad de un abuso en el futuro).

E incluso aunque estos asesinatos encubiertos y sistemáticos son ampliamente conocidos y discutidos en periódicos de todo el mundo – especialmente en los sitios donde continúan apagando las vidas de docenas de personas inocentes, incluyendo niños – Obama designa la existencia del programa como un secreto, lo que significa que nuestros representantes democráticos y todos los funcionarios de Washington tienen totalmente prohibido por ley comentar algo o incluso reconocer que el programa de aviones no tripulados de la CIA existe (una prohibición impuesta por una administración que ha perseguido las filtraciones que no gustan con más severidad que ninguna administración con anterioridad). Después tenemos esto:

Otra razón para la falta de un debate extenso es el secretismo. La Casa Blanca ha rechazado divulgar detalles sobre la estructura del programa de aviones no tripulados o, con raras excepciones, quién fue asesinado. Los funcionarios de la Casa Blanca y la CIA rechazaron hablar públicamente para este artículo.

Dentro de la Casa Blanca, de acuerdo con funcionarios que discutieron sobre el programa de aviones no tripulados sólo a condición de mantener el anonimato, el programa es visto como una herramienta de crítica cuya evolución fue acelerada incluso antes de que Obama fuese elegido.

La Administración Más Transparente que Nunca Ha Habido TM no sólo previene el debate público envolviendo el programa entero en secretismo – incluyendo a los que han matado y el por qué, e incluyendo sus aclamadas bases legales para esos asesinatos (lo que los abogados demócratascondenaban durante los años de Bush como la tiranía de la “ley secreta”) -pero entonces ellos envían a sus propios funcionarios para defender lo que están haciendo, solamente que cubriéndose con el anonimato de manera que no haya responsabilidad alguna.

Y, por supuesto, el Post (Washington Post) (artículo que es bueno aunque imperfecto) diligentemente les permite hacer esto.

En otras palabras: si nos preguntas sobre nuestra sistemática operación de asesinatos, rechazaremos responder o incluso reconocer que existe y legalmente evitaremos las críticas al prohibir hablar de ello en público; nadie en el gobierno puede comentar nada de esto excepto nosotros, lo cual haremos sólo haciendo públicas sentencias declarándolo Bueno y Correcto. Al final tenemos esto:

Miembros clave del equipo de seguridad nacional de Obama tomaron el cargo más inclinados a apoyar los ataques de los aviones no tripulados que sus predecesores con Bush, dijeron actuales y antiguos funcionarios en el cargo.

La secretaria de Estado Hillary Rodham Clinton, el antiguo director de la CIA y actual Secretario de Defensa Leon E. Panetta, y el consejero antiterrorista John O. Brennan parecían siempre listos para pisar el acelerador

El único miembro del equipo de Obama, que se sepa, que ha levantado la voz para objetar la campaña en expansión de aviones no tripulados es Dennis Blair, que sirvió como director de inteligencia nacional.

Durante un encuentro del Consejo de Seguridad Nacional en noviembre del 2009, Blair apuntó a hacer caso omiso a la agenda y forzar un debate sobre el uso de los aviones no tripulados, según dos participantes.

Desde entonces Blair ha expresado sus inquietudes en público, llamando a la suspensión de los bombardeos unilaterales por aviones no tripulados en Pakistán, lo cual él argumenta daña las relaciones con ese país y mata principalmente a militantes de medio nivel. Pero ahora habla como un ciudadano normal. Su opinión contribuyó a su aislamiento del círculo más cercano a Obama, y fue despedido el año pasado.

A los funcionarios de Obama les encanta los asesinatos secretos y seleccionados mucho más que a los funcionarios de Bush. “Siempre están listos para pisar el acelerador” (y, por supuesto, fueron mucho más lejos que Bush al poner como objetivo a ciudadanos estadounidenses muy lejos de cualquier campo de batalla).

Sólo el almirante Blair puso objeciones, y lo despidieron, y ahora es relegado a explicar en las cartas de opinión del New York Times que esos asesinatos, a este punto, no sólo hacen poco daño a Al Qaeda, sino más bien al contrario: incrementan el riesgo de Terrorismo al alimentar el odio anti-americano, algo que inevitablemente despertará de los cadáveres de hombres, mujeres y niños inocentes amontonados por el programa de Obama.

A los americanos les encanta pensar que están muy bien informados como resultado de la robusta libertad de prensa de la que disfrutan, mientras esos primitivos e ignorantes musulmanes están trágicamente manipulados y sujetos a propaganda por sus gobiernos.

Sin embargo, aquí tenemos una trascendental y extraordinaria “amplia operación de asesinatos mediante aviones no tripulados”, y mientras esos en el mundo musulmán son muy conscientes de lo que es y lo que hace y debaten todo eso abierta y enérgicamente, los americanos son mantenidos sobre ello en gran parte en la oscuridad.

Eso es porque: (a) el gobierno de EEUU lo blinda todo en secreto (sin esconderlo a nadie excepto a sus ciudadanos); (b) los medios de EEUU generalmente evitan subrayar las víctimas inocentes de la violencia americana; y – sobre todo – (c) todo esto está consagrado al consenso bipartidista, con el Comité Nacional republicano (GOP por sus siglas en inglés) aprobando de manera consistente cualquier agresión gubernamental cubierta que mate extranjeros, y los Demócratas permaneciendo callados porque es su líder quien lo está haciendo. Eso es por lo que este artículo del Post proporciona tal gráfica instantánea de lo que es Washington y cómo trabaja.

Este artículo apareció originalmente en la página Salon.

La invasión a Libia, patrón para las nuevas Guerras Imperiales


La invasión a Libia, patrón para las nuevas Guerras Imperiales

Artículos de Opinión | David Urra | 02-02-2012 |

Con la decisión francesa y tras ella – los demás estados europeos y EE.UU de reconocer la legitimación de la oposición libia, fue puesta en marcha la segunda fase y la más importante para la intervención contra el pueblo libio.

Esta decisión fue acompañada de una Operación Psicológico- Informativa (OPI), realizada tanto dentro de los países europeos como fuera de sus fronteras, a pesar de la cual no se pudieron lograr todos los objetivos trazados, la capacidad del gobierno libio de controlar la situación resulto evidentemente convincente.

Así mismo la OPI se mantuvo como el principal componente empleado por la OTAN contra los libios, obligando otra vez a dudar sobre el rol en el mundo actual de los “escenarios políticos” del empleo de los medios y métodos de las Operaciones Psicológico- Informativas.

El punto de inflexión de la nueva caracterización y realización de las Operaciones Psicológicas (OP) fue a mediados de los 80 con la introducción del término propagandístico de “Estrategia de Seguridad Nacional.”

Esta estrategia se diseñó por el aparato de Reagan en 1981 y constaba de cuatro componentes fundamentales: el Diplomático, el Económico, el Militar y de Información.

El énfasis en la información como el principal componente fue confirmada por los conflictos armados en Granada (1982) y Panamá (1989). En términos de la teoría, las Operaciones de Guerra Psicológica locales, llegaron a ser consideradas como un multiplicador de las capacidades de combate de las tropas en todas las operaciones militares.

Es importante señalar que la operación contra Libia no comenzó durante los disturbios en Bengasi. Fue planificada, preparada y ejecutada desde mucho antes y sus componentes son en cierta medida un resultado de las experiencias obtenidas por los EE.UU en eventos anteriores.

La operación “Tormenta del Desierto” 1990-1991 Iraq;

“Ángel de socorro” en Haití 1991;

“Devolver la Esperanza” en Somalia 1992-1993;

“Defender la Democracia” en Haití 1994;

“Escudo Unificado” Somalia 1995;

operación “Esfuerzo Conjunto” en Bosnia-Herzegovina 1996;

“Operación Fuerza Aliada” Yugoslavia 1999;

“Libertad Duradera” Afganistán 2001 y

“Libertad Iraquí” Iraq 2003.

Las operaciones de la OTAN contra Libia, son un ejemplo clásico de las OPI de nuevo tipo.

Se trata de definir cuales acciones fueron empleadas para la desestabilización del Gobierno de Khadafi. Etapa preliminar de la operación

Como dijimos anteriormente las operaciones de Guerra Psicológico-Informativa contra Libia, no comenzaron con la “rebelión” en Bengasi. Su planificación se ideo mucho antes y la comunidad internacional solo “presencio” la última fase de su ejecución – La toma del poder por parte de las Fuerzas comandadas por la OTAN y representadas por los “rebeldes” del CNT.

La operación “Protector Unificado” puede haberse nombrado en este momento, pero ya sea con esta u otra nomenclatura estaba en marcha desde hace mucho tiempo.

De hecho parte de este plan pudieran considerarse los bombardeos selectivos que contra Khadafi ordenó el entonces Presidente de EE.UU en el año 1986 y donde murieron varios miembros de su familia.

La dirección concreta de las operaciones se realiza por intermedio de una agrupación especial del Grupo Operativo del Departamento de Defensa de los EE.UU con la cooperación de representantes del Departamento de Estado, la CIA, la Agencia de Información USIA y determinados Medios de Difusión Masiva (MDD).

Una operación tipo en la Guerra psicológico – informativa comprende las siguientes etapas:

  1. 1. Planificación;
  2. 2. Formulación de los objetivos de trabajo;
  3. 3. Estudio y definición de los objetivos a influir;
  4. 4. Estratificación política de la comunidad local e internacional.
  5. 5. Selección de determinados tipos, formas, métodos y técnicas de influencia psicológica;
  6. 6. Elaborar el contenido (tecnologías de empleo de los componentes principales), de las acciones psicológicas;
  7. 7. Determinación del entorno comunicativo y las condiciones de ejecución, de ser necesario definirlas;
  8. 8. Garantizar el control sobre la efectividad en la realización de las operaciones y medidas definidas.
  9. 9. La polarización política de los estratos, las cuales juegan un papel clave en el escenario operativo.
  10. 10. Inicialización de la actividad política de los estratos (en correspondencia con el rol que se les asigna en el escenario de la operación).
  11. 11. Reacción en cadena controlada.
  12. 12. Corrección de los planes originales para la operación (retroalimentación).

Para comprender con exactitud cómo se fueron desarrollando las acciones y operaciones psicológico-informativa en Libia se hace necesario tener presente los siguientes hechos:

• Khadafi posteriormente al ataque aéreo contra él y su familia en 1986 y presionado por la posibilidad de que se profundizara la Guerra contra Libia, decidió “acercarse” a occidente y hacer concesiones que según su criterio alejarían el peligro de una agresión a gran escala.

De hecho esto le valió de un justificado repudio por parte de los países y movimientos progresistas en el Medio Oriente y fundamentalmente de los palestinos, que se sintieron traicionados por Khadafi al abandonar este la causa palestina que anteriormente apoyo vehementemente.

• Como parte del plan de operaciones, EE.UU presionó al gobierno libio para que hiciera concesiones de tipo económico, abriendo su economía al mercado internacional, permitiendo con ello que las empresas extranjeras (léase, de las potencias occidentales fundamentalmente), se introdujeran en sectores estratégicos de la economía Libia como el petróleo y las finanzas.

• Igualmente las Fuerzas Armadas libias, que hasta ese momento estaban siendo abastecidas técnicamente y capacitadas por la antigua URSS y después por Rusia, empezaron a recibir medios y capacitación de las principales potencias occidentales, desarrollándose un extenso plan de “captación”, por parte de los servicios de inteligencia norteamericanos, de Jefes y Oficiales que podrían servir a los intereses de los EE.UU en el momento necesario.

Es de señalar que paralelamente los EE.UU “convencieron” a Khadafi de que entregara los cohetes que poseía libia con alcance superior a 300 Kms.

El supuesto pretexto estaría relacionado con la falta de necesidad de dichos medios militares, ya que ahora el Gobierno libio era socio de occidente.

Khadafi se creyó la historia sin saber que este era parte del plan para desarmar a Libia y facilitar las acciones para derrocarlo en el futuro.

Pero no solo entregó estos medios sino que desmantelo parcial o totalmente otros medios defensivos que había adquirido en la antigua URSS y Rusia, bajo el pretexto de que eran obsoletos.

Entre ellos se encontraban los 2 submarinos Diésel proyecto I 641 y parte de sus medios de Defensa Antiaérea.

En el momento de la agresión y según las fuentes de inteligencia norteamericanas las FF.AA de Libia deberían tener:

o 300 Cohetes con sus instalaciones de lanzamiento del tipo SA-2,

o 250 Cohetes con sus instalaciones de lanzamiento del tipo SA-3,

o 380 Cohetes con sus instalaciones de lanzamiento del tipo SA-5,

o 70 Cohetes con sus instalaciones de lanzamiento del tipo S-200,

o 380 Cohetes móviles del tipo Igla 9K38,

o 278 Cohetes móviles del tipo Strila-3.

• Igualmente EE.UU y sus aliados (Francia e Italia), convencieron al gobierno de Khadafi de lo innecesario de adquirir más armas y reciclar así el viejo parque de armamento soviético que databa de los años 80.

Esto provoco que una buena parte del armamento del Ejército libio estuviera de baja o con reducidas capacidades de empleo cuando comenzó el conflicto, reduciendo con esto su capacidad combativa.

• Se hace necesario igualmente considerar el bajo nivel de preparación técnica que tenían las Fuerzas Armadas libias y su casi inexistente preparación ideológica, como resultado del trabajo que hicieron las potencias occidentales con la oficialidad y la irresponsable preocupación del Gobierno libio por este tema.

La mayoría de los miembros de las Fuerzas Armadas servían en ellas por la espléndida remuneración que daba el Gobierno a sus militares, en un país donde servir en las FF.AA era un medio de vida, por cierto bastante poco apreciado por los libios que tenían la posibilidad de estudiar en las mejores (o más caras) universidades del mundo, gracias a la generosidad de su Gobierno que asumía los gastos de formación de sus pobladores.

• Por otro lado y considerando las características del país que tenía una población reducida y un territorio enorme, la escasez de mano de obra provocaba la necesidad de contratar gran cantidad de extranjeros para suplir este déficit.

Por ello, las empresas extranjeras que se incrustaron en las ramas estratégicas del país, contrataron a especialistas de otros países, lo que les permitía tener un control absoluto sobre la autonomía de dichas empresas.

• Por último, la creencia de Khadafi de que con estas concesiones se había convertido en “socio” de occidente lo llevo a subestimar el peligro que se le venía encima, olvidando dos principios básicos:

Los EE.UU no tienen socios, solo intereses; Occidente paga a los traidores, pero los despedaza.

• EE.UU y las potencias occidentales nunca creyeron en Khadafi, de hecho sus esporádicos “pataleos izquierdistas” no pasaban de ser bravuconadas de aspirante a estrella de Hollywood. Su última propuesta de crear una moneda alternativa al Dólar, aceleró el proceso de derrocamiento de su Gobierno que ya estaba en camino.

Creadas las premisas fundamentales para derrocar al Khadafi y aprovechando la “Situación revolucionaria” que se desarrolló en Egipto y otros países islámicos y ante la imposibilidad de lanzarse con éxito contra Corea del Norte e Irán, EE.UU vio abierta la posibilidad de adelantar la “Toma de Trípoli” o mejor dicho del petróleo libio.

Claro que para ello necesitaba “acelerar” el proceso de preparación y desarrollo del Plan de Guerra Psicológico-Informativa que ya había previsto.

Para ello comenzó con la creación y estimulación de pequeños grupos “disidentes” en la Zona donde tenían las condiciones propicias para desarrollar y ampliar las acciones desestabilizadoras. En Bengasi se encontraba la mayoría de las empresas petrolíferas que estaban bajo el manejo del capital extranjero.

Esto permitía emplear a una determinada cantidad de “colaboradores” libios de dichas empresas en la “revuelta” antigubernamental. Por otro lado se paralizo prácticamente en 72 horas toda la industria del petróleo, dejando al gobierno atado de pies y manos para manejar un recurso estratégico en las condiciones de enfrentamiento con la OTAN.

Igualmente esta zona estaba alejada de Trípoli y sus alrededores, donde Khadafi contaba con la mayoría de los medios para su sostén, desde el punto de vista militar y social.

A la par, la zona de Bengasi era limítrofe con Egipto lo que permitiría emplear la frontera común con el aliado de EE.UU para infiltrar por esa vía mercenarios, armamento y prácticamente cualquier medio necesario para darle legitimidad a la “insurrección”.

De hecho se conoce con exactitud que eso fue precisamente lo que sucedió. Por ultimo esta región era la que poseía más simpatizantes con el derrocado, por Khadafi, monarca Libio, por lo que eran propicias las condiciones para crear una fuerza de oposición.

Paralelamente comenzó un proceso acelerado de preparación de la opinión pública europea para obtener el apoyo necesario a las acciones de las fuerzas que protestaban contra el Gobierno de Khadafi dentro del país y de la ayuda militar que se le debía ofrecer por parte de los países y las potencias occidentales de Europa, así como de los países árabes y de la comunidad mundial en su conjunto, la cual debería aprobar la intromisión.

En esta etapa de la operación la unidad entre la idea y los objetivos de los países europeos (ante todo Francia e Italia) y los “revolucionarios” libios, conjuntamente con el apoyo recibido por determinados países de la región, permitió unificar a la opinión informativa con la participación de los Medios árabes y europeos.

Su tarea consistía en:

• Formar una imagen de Gaddafi como la de un dictador sangriento, quien tomo medidas represivas contra los civiles empleando la fuerzas armadas, y se convirtió de hecho en un criminal de guerra;

• A los ojos de la opinión pública crear una imagen de la oposición libia que la definía como la única fuerza progresista en el país, capaz de llevar al pueblo y el país a la prosperidad, justicia y democracia;

• Formar en los países árabes simpatías por la oposición, refiriéndose a su motivación puramente nacional de lucha contra la tiranía (autoritarismo), sobre la base de los valores islámicos y siguiendo el ejemplo de los pueblos de Egipto y Túnez;

• Vender la idea a la opinión pública europea de que el “Enemigo de la raza humana” debe y puede ser derrocado por medios militares, mientras que los pobladores pacíficos de Libia “rezan” por la ayuda militar de occidente;

•A la vista de la comunidad internacional crear la imagen de que los países europeos son los “iniciadores” de las acciones militares contra Gaddafi, que salvarían de la destrucción y el genocidio a los pobladores pacíficos que protestan contra el régimen y en ese contexto recibir “carta abierta” por la ONU para actuar;

• Desinformar a los miembros del ejército libio con relación al verdadero potencial del enemigo, creando en ellos sensación de pánico y desmoralización.

Al mismo tiempo, apremiados por el corto período de tiempo en que se debían realizar la operación -como sabemos, todo fue de improviso, ya que en ese momento se fueron creando las condiciones informativas sobre la base de montarse sobre los acontecimientos egipcios y tunecinos- los disturbios se formaron de forma precipitada ya que no existía una oposición estratificada y organizada, igualmente no existía un único centro de coordinación y control.

La oposición tenía un carácter amorfo y disgregado lo que no permitía consolidar su posición y ni siquiera emplear los recursos informativos que tenían a su disposición, lo que implicaba la tarea de crear en la opinión publica islámica una imagen positiva, así como en la masa de miembros del ejército del Gobierno.

Igualmente los medios de difusión europeos después de haber trabajado con eficiencia dentro de la CE, no pudieron lograr la misma resonancia a escala mundial.

Esto a la larga se manifestó en un efecto limitado a las fuerzas anti Khadafi y en el apoyo “relativo” de la resolución No 1973 de la ONU para establecer una zona de exclusión aérea en Libia.

El éxito en general se logró gracias a la combinación de los resultados de las acciones de las OPI y las herramientas de influencia diplomática, lo que logró que la resolución de la ONU no fuera bloqueada, y permitió a la OTAN comenzar sus operaciones militares.

En este caso, la Comunidad Europea (incluyendo a los países líderes de la UE y la OTAN, con la excepción de Alemania), en su conjunto apoyó la intervención militar al lado de la oposición libia.

Segunda etapa de la operación.

Sus componentes militares y operativos. El 20 de marzo 2011 el Ministerio de Defensa francés anuncio la salida del portaaviones “Charles de Gaulle” hacia las costas de Libia, acompañado por dos fragatas de la Marina francesa – “Aconit” y “Dupleix”, así como de un buque cisterna.

La protección de este grupo la llevó a cabo un submarino atómico. Al mismo tiempo, en la noche del 20 al 21 de marzo en los cielos de Libia por primera vez en la operación “Odyssey Dawn ” fue empleado por los EE.UU. el avión EC-130J (Comando Solo), que pertenece a la 193o Ala de las Fuerzas de Operaciones Especiales de la Fuerza Aérea de los EE.UU.

Algo sobre el Comando Solo. De acuerdo al concepto de las Operaciones Psicológico – Informativas (OPI), los EE.UU. (nótese que el Pentágono anunció recientemente que no aceptaba este término, pero el sentido de estas operaciones se mantiene intacto), han otorgado gran importancia a los medios móviles de las OPI.

Por otra parte, los estudios de televisión y radio instalados en las aeronaves se reconocen como los más efectivos, ya que pueden ser rápidamente desplegados en la zona de operaciones y funcionar de forma autónoma durante mucho tiempo. Igualmente, pueden “cubrir” grandes áreas con la señal transmitida.

De acuerdo con la descripción técnica, el EC-130E RR posee un equipamiento para la transmisión en una amplia gama de frecuencias y la transmisión de programas de TV en el formato global a color WWCTV.

Seis transmisores que trabajan en el diapasón de frecuencias de 450 kHz a 350 MHz, emiten las señales con ayuda de 9 antenas dislocadas por todo el avión.

De esta forma la antena de cable longitudinal sobre el fuselaje, garantiza la potencia máxima en la transmisión lateral y al complejo de 4 antenas de televisión en la cola del avión en la transmisión hacia abajo.

La antena transmisora-receptora que sobresale en la cola da longitud variable está destinada para la sintonización fina de los parámetros de las señales. De esto en gran medida depende la calidad de las imágenes de TV. Ocho radioreceptores trabajen en un diapasón más amplio- de 200 kHz a 1000 MHz.

Las radiaciones capturadas por ellos se envían a 4 analizadores de espectros de frecuencia, que determinan los parámetros de las señales recibidas y permiten con gran exactitud sintonizar los transmisores propios a las frecuencias de trabajo en que trabajen las estaciones de radio y TV del enemigo.

Dentro del equipamiento también se incluyen dos estaciones de radiocomunicación del tipo AN/ARC-186 y AN/ARC-164, conjuntamente con el cifrador de comunicación por radio KY-58 y el sistema de determinación de las marcaciones de las estaciones que están al aire por el enemigo.

Como medio de defensa en el avión se encuentra un equipo de alerta de radiaciones de radares enemigos AN/AAR-47 con un sistema de lanzamiento de señuelos para la defensa contra cohetes que posean cabezas con sistemas de autodirección térmicos o de radiolocalización.

Igualmente posee un generador de interferencias infrarrojo del tipo AN/ALQ-157. La tripulación se compone de 2 pilotos, navegante, oficial Jefe de la operación y siete especialistas (Un ingeniero, un especialista desistemas radioelectrónicos y 5 operadores).

Hay que tener en cuenta que en el Pentágono se evalúa la efectividad del “Comando Solo” considerablemente superior al empleo de los modernos bombarderos B-2.

Por cierto, en las filas del ala de aviación 193, a donde pertenecen 3 “Comando Solo”, se encuentran destinados 4 aviones EC-130 (CL) “Comfi Levi” cuya tarea consiste en interceptar e interferir las transmisiones de radio del enemigo.

En el caso de Libia, la situación se simplifico por el hecho de que el espacio aéreo sobre el país, desde casi el primer momento y de forma absoluta, estaba controlado por las fuerzas de la coalición, lo que permitía el empleo seguro del “Comando Solo”.

En lo que se refiere a los “mensajes” promovidos, en primer lugar iban dirigidos a las tripulaciones de los buques de la Marina de Guerra Libia (MGL) y estaban compuestos por frases cortas del tipo: “En caso de intentar salir del puerto ustedes se convertirán en objetivos de ataque y serán destruidos”, “Marinos libios, no vayan a sus buques.

Vayan a casa con su familia. Abandonen los buques. No intenten silenciar nuestras transmisiones”. Las transmisiones se desarrollaban en inglés y árabe.

Paralelamente se llevó a cabo el seguimiento informativo de las acciones militares.

Los objetivos de este componente consisten en:

  • • Demostrar la unidad de los países de la OTAN en la lucha contra un “Dictador sangriento”, apoyo a las operaciones a escala internacional.
  • • Crear la ilusión de que la OTAN realiza una selección estricta de objetivos militares de Khadafi para ser atacados y a su vez la seguridad de que estas acciones no afectarán, ni a los militares de la OTAN, ni a la población civil libia.
  • • Centrar la atención en el estricto cumplimiento de la resolución de la ONU, durante la realización de las acciones militares.
  • • Desinformar a la opinión pública y a las fuerzas pro Khadafi, con relación a los “éxitos” de la oposición libia y la OTAN.
  • Como es sabido, durante el desarrollo de esta etapa se empleó activamente la desinformación de la situación operativa en el país, los resultados y desarrollos de las operaciones hechas por las fuerzas del Gobierno contra los “sublevados” y las acciones de estos últimos, así como la correlación real de fuerzas y sus tácticas.Igualmente se emplearon montajes falsos de fotos y videos y montajes escenográficos para crear una imagen positiva de los “sublevados” y una negativa de las tropas de Khadafi. Así mismo los medios informativos obtuvieron informaciones “verídicas” (muy especialmente del lugar de los hechos), sin hacer referencia a las fuentes y evidentemente basadas en estados emocionales.
  • Sin embargo, a pesar de la relativamente larga duración de las operaciones contra Libia y gracias a las medidas de las OPI, en los países europeos no se crearon las condiciones para que la opinión pública exigiera su terminación (en primer orden, gracias a la ausencia de informaciones sobre bajas en la OTAN). Esto, a pesar del alto costo financiero de las acciones combativas.

Al mismo tiempo a escala mundial se formó una opinión positiva sobre la OTAN, lo que permitiría, en caso de no lograrse los objetivos planteados, comenzar la operación terrestre con un mínimo de críticas por parte de la comunidad internacional.

El último éxito en este plano fue logrado con la aceptación por parte de Rusia del denominado Consejo de Transición Libio. Antes de esto, Moscú solo reconocía al Gobierno de Khadafi como el legítimo represante del poder en el país.

En resumen, es necesario constatar lo siguiente:

En la actualidad, en manos de los países que lideran el escenario internacional se encuentra un arma potente en forma de herramientas y técnicas de Operaciones psicológico-informativas, que demuestran una alta efectividad y permiten la utilización de métodos que ejercen presión y producen cambios en los regímenes políticos de otros países, sin el empleo de la intervención militar clásica, de forma “democrática” y con gastos reducidos.

En el momento en que los costos del armamento moderno y demás gastos militares han llegado al techo, inclusive en los países más poderosos del mundo, los estados que tienen grandes ambiciones hegemónicas y limitaciones de recursos, ven estos medios y métodos de OPI como una bendición.

Por otro lado, las condiciones de empleo de las acciones con los medios de las OPI, permiten recibir apoyo de la opinión pública a la utilización de métodos militares y por ende, de recursos para su puesta en práctica. Igualmente los políticos occidentales pueden emplear las OPI como medio para lograr objetivos políticos (por ejemplo Nicolás Sarkozy).

Todo esto permite afirmar la altísima efectividad de las OPI en el desarrollo de los conflictos armados contemporáneos. Acciones de las Fuerzas de Operaciones Especiales (FOE) de EE.UU y SAS de Gran Bretaña

Los servicios especiales de Occidente se prepararon durante mucho tiempo para la intervención en Libia. Los hechos de la “Primavera Árabe” solo aceleraron el proceso que venía desarrollándose de años atrás.

Para las potencias que componen el “Eje de la Guerra”, Libia “debía” repetir el escenario que se había producido en Túnez y Egipto con un mínimo de derramamiento de sangre, lo que estaría acorde a la nueva concepción occidental para el derrocamiento de Gobiernos no afines a sus intereses, solo que, el fracaso inicial de los “sublevados” libios fue inesperado – lo que provocó la intervención aérea de la OTAN – y la posterior ofensiva de las Fuerzas Gubernamentales que hizo retroceder a los “rebeldes” hasta ponerlos al borde del colapso, condujeron a que el papel de las Fuerzas de Operaciones Especiales (FOE) de los EE.UU, Gran Bretaña, Egipto, Qatar y los Emiratos Árabes Unidos, adquirieran un papel determinante en las operaciones militares.

De hecho los MMD señalaron públicamente 3 operaciones en que participaron miembros de la Fuerzas Especiales Británicas.

La primera ocasión fue en el primer mes de los acontecimientos en que participaron en la evacuación de los ciudadanos británicos de Libia, lo cual se produjo antes de los disturbios en Bengasi.

La segunda ocasión fue cuando un grupo de los FOE británicas fue capturado por los “sublevados” cerca de Bengasi, a lo que la prensa occidental reacciono llamando – un error – ya que el grupo intentaba precisamente hacer contacto con los “rebeldes”. La tercera fue durante la toma de Trípoli, donde las FOE se encargaron de “limpiar” las edificaciones gubernamentales que después tomarían los “rebeldes”.

Se conoce que una parte de los miembros de las FOE británicas llegaron a Libia en vuelos civiles y recibieron posteriormente el armamento y otros medios necesarios nada más y nada menos que en la Embajada Inglesa en Trípoli !!??

Posteriormente el destructor “York” de la MG Británica, desembarco en el puerto de Bengasi otras formaciones FOE. Una de las primeras tareas a cumplir por las FOE fue ayudar a organizar y asegurar los contactos entre los diplomáticos británicos y los representantes de la “oposición”.

Según fuentes del diario inglés “The Daily Telegraph” los EE.UU solicitaron a Gran Bretaña que sus FOE trabajaran en el proceso de ubicación y control de medios químicos (cerca de 10 toneladas de gas pimienta y Sarín), que según los estadounidenses estaban en manos de los leales a Khadafi.

Aunque la prensa británica reconoció la participación de las fuerzas “SAS” en Libia, trataron por todos los medios de otorgarles un papel “modesto”, diciendo que solo servían de apuntadores para los ataques aéreos.

Lo cierto es que las formaciones “SAS” británicas y los FOE y SEALS norteamericanos participaron en la operación terrestre y aérea y su presencia fue constatada en:

  • • Preparación y equipamiento de los grupos “rebeldes” de la oposición,
  • • Combates con las principales agrupaciones militares del ejército Libio,
  • • Captura de personalidades e importantes Jefes de las FF.AA Libias,
  • • Actividades de Inteligencia para ubicar a Khadafi y sus principales seguidores,
  • • Organización y realización de la toma de Trípoli,• Búsqueda y recopilación de documentos y medios de las principales instalaciones gubernamentales en Trípoli.

En las operaciones de la toma de Trípoli y posterior captura de Khadafi y otros dirigentes libios, los grupos “SAS” británicos fueron avituallados con vestuarios de corte árabe y armamento idéntico al que empleaban los “opositores” libios, para evitar la publicidad.

Igualmente EE.UU envió con carácter oculto sus FOE a Libia. Según distintos especialistas norteamericanos los llamados “Boinas Verdes” se pintaban solos para una operación de este tipo, ya que se hacía necesario mantener el carácter oculto de la operación para no violar la resolución 1973 del Consejo de Seguridad de la ONU.

La mayoría de los expertos han declarado que, tanto los bombardeos a ciudades civiles, como el abastecimiento con armas a la “oposición” Libia, fueron flagrantes violaciones de dicha resolución.

El 24 de septiembre del 2011 un representante de la OTAN declaro a CNN: “…. Las FOE de Gran Bretaña, Francia, Jordania y Qatar, comenzaron en los últimos días la fase activa de las acciones contra Trípoli y otras ciudades, para interactuar con el movimiento de los “rebeldes”.

Los FOE británicas interactuaron con los “rebeldes” para ayudarlos en la realización de las operaciones militares. Igualmente los instruían en el mejoramiento de sus tácticas, garantizando además el envío de los datos para que la aviación pudiera realizar sus golpes aéreos. Además ejecutaban tareas de exploración y enlace de las comunicaciones durante la toma de Trípoli.

Los Grupos de Fuerzas Especiales qataríes participaron activamente en la realización de las acciones combativas durante la toma de Trípoli. El asalto final al complejo de edificaciones del Gobierno de Khadafi fue comandado por las Fuerzas Especiales de Egipto y Qatar.

Estas fuerzas fueron las que entraron primero a las edificaciones y realizaron la requisa de documentos y computadoras con información valiosa.

Según informaciones de la agencia “France-Presse”, como mínimo 2 grupos de Fuerzas Especiales francesas y otro grupo británico, trabajaron en el Estado Mayor de los “sublevados” en Bengasi, ocupándose de las comunicaciones ya que en los contenedores en que vivían se podían observar múltiples antenas de todo tipo.

De la presencia de las FOE en Libia se conoce públicamente desde Febrero del 2011 cuando participaron en la evacuación de extranjeros desde distintas ciudades libias. En esta ocasión perdieron un helicóptero.

Como un hecho pintoresco, aunque no exento de importancia, se puede señalar el asalto que un grupo de FOE búlgaras realizo, por mandato del “Consejo de Transición Libio”, a la embajada de este país en Sofía.

Los diplomáticos libios, que representaban al Gobierno de Khadafi, se habían negado a abandonar la sede diplomática, a pesar de haber sido declarados personas non-gratas por el gobierno búlgaro.

Como referencia se puede recordar que a partir del año 2009 se encuentra en estado operativo el Comando de FOE en África “SOCAFRICA” subordinado al Comendo General de las FF.AA de EE.UU en dicho continente “USAFRICOM”.

Este comando había llevado, entre otras, toda la planificación aseguramiento y realización de las Operaciones Especiales en Libia y otros países del continente africano (Sudan, Somalia, etc).

La primera tarea a la que se enfrentaron los norteamericanos en Libia era la de anular y destruir la aviación y los medios de Defensa Antiaérea del Ejercito Libio.

Para ello contaban con un trabajo previo de inteligencia realizado por los especialistas de dicho comando y en el cual se emplearon los medios satelitales, la información recopilada de la oficialidad Libia (recuerden que estos participaron en cursos y adiestramientos en Escuelas e instalaciones occidentales donde se “trabajo” fuertemente en su colaboración), así como en trabajos de agentura. Es por ello que la primera parte de los bombardeos es dirigida y ejecutada por la Fuerza Aérea de los EE.UU.

Después de neutralizado el sistema de Defensa Antiaérea y casi destruida la aviación (no solo por las acciones de EE.UU, sino y por la falta de previsión y profesionalidad de las Fuerzas Armadas de Khadafi que no fueron capaces ni siquiera de enmascarar los aviones), quedaba en la agenda la tarea de destruir los blindados y distintos tipos de medios móviles de fuego que poseían las fuerzas gubernamentales.

Es por ello que entran en acción las formaciones de las FOE de la Fuerza Aérea de los EE.UU, que tienen en su plantilla los aviones AC-130 que conjuntamente con los cazas A-10, son ideales para la detección y aniquilamiento de objetos terrestres móviles.

Por último, los MMD publicaron las fotos del submarino atómico “Florida” en el puerto de la Bahía napolitana en Italia, el cual está preparado para el desembarco de los nadadores de combate “SEAL”.

Según se conoce, este submarino junto a otros 3 son parte de un programa avanzado que EE.UU está desarrollando para garantizar un sistema de Grupos FOE en la Marina norteamericana “ASDS” (Advanced SEAL Delivery System).

Esta es la primera vez que un submarino atómico perfeccionado se emplea en interés de las Fuerzas de Operaciones Especiales. Como conclusión podemos señalar lo siguiente:

  1. 1. En el caso Libio las Operaciones de las FOE comenzaron a realizarse mucho antes de comenzar las “sublevaciones” de la “oposición”,
  2. 2. De acuerdo a las nuevas concepciones occidentales del empleo de la “Fuerza blanda”, se desarrollaron distintas actividades, ante todo en el orden psicológico-informativo, que permitieron “madurar” la situación y generar la aparición del pretexto que sería la nueva “oposición” Libia y su enfrentamiento al Gobierno de Khadafi.
  3. 3. A pesar de las múltiples declaraciones de los personeros de occidente, en Libia se desarrolló una Operación de invasión terrestre cuyas características difieren de las clásicas. Esta operación no tenía los clásicos indicios de este tipo de acción, que implicaban el empleo de agrupaciones ofensivas creadas especialmente con tropas terrestres. Es por ello que se puede definir como una operación análoga realizada con FOE. Su génesis podemos encontrarla en Afganistán 10 años atrás.
  4. 4. La decisión de la operación terrestre se tomó después de que los defensores de la guerra “sin contacto” se convencieron de que con los bombardeos solamente no podrían lograr su objetivo de derrocar al Khadafi y los llamados “insurgentes” libios no estaban dispuestos a combatir contra el Ejercito, a pesar del apoyo que significa la aviación de EE.UU al principio y la OTAN después, los que en total emplearon más de 22000 vuelos de combate en el conflicto.
  5. 5. Los bombardeos de la OTAN solo lograron destruir las ciudades y provocar innumerables bajas entre la población civil, pero no lograron en un principio paralizar al Ejército que se adaptó y logro combatir con cierto “éxito” a los “rebeldes”.
  6. 6. El Plan de la operación terrestre era complejo e incluía: el apoyo de los lideres de la “oposición”; abastecimiento material; apoyo informacional; coordinación con servicios especiales de varios países; exploración; aseguramiento diplomático. Igualmente se enfrentaba al obstáculo que significaba la resolución 1793 del Consejo de Seguridad de la ONU.
  7. 7. La agrupación de Fuerzas de Operaciones Especiales que participaron en la operación, estaba compuesta por: norteamericanos; ingleses; franceses; egipcios; qataríes y los Emiratos Árabes. Muchos de ellos eran mercenarios contratados por compañías privadas. Los libios no pasaban de 1000, en su gran mayoría combatientes de las guerras de Afganistán e Iraq que se entrenaron en estos países, según cables revelados por WikiLeaks fechados en la embajada norteamericana en Trípoli entre febrero y Junio del 2008.
  8. 8. Las FOE mercenarias fueron estructuradas, equipadas y preparadas al estilo de los “sublevados”. Al principio los FOE de EE.UU, Gran Bretaña y Francia fungían como instructores y participaban en algunos aseguramientos.

Posteriormente se involucraron en los combates y fundamentalmente en la toma de Trípoli y búsqueda de Khadafi, sus colaboradores y familiares.

Para finalizar podemos afirmar que para los especialistas norteamericanos el empleo combinado de la aviación y una “cantidad limitada” de Fuerzas de Operaciones Especiales (fundamentalmente para la preparación, equipamiento y coordinación de las accione de los “rebeldes”), será en el futuro la fórmula ideal para la realización de los conflictos militares.

Claro que previamente se debe planificar, preparar y desarrollar una Guerra Psicológico-informativa que permita “madurar” las condiciones subjetivas y objetivas para lograr los objetivos trazados.

En Libia se puso en práctica una nueva concepción de Guerra de conquista que tiene su génesis en Afganistán y en la cual las FOE juegan un papel fundamental.

También es necesario señalar que en el caso Libio las FOE que se emplearon aquí cumplieron tareas que no solo son características de tiempo de guerra, sino y de tiempo de paz.

De esta forma, en la realización por las potencias occidentales de la concepción de la “Fuerza blanda” en tiempo de paz (si es que es posible hablar de paz en las condiciones actuales), así como durante los conflictos militares de nuevo tipo (el caso libio) el rol de las FOE crece considerablemente.

De tal manera la formula consiste en Guerra Psicológico-Informativa que permita la maduración de las condiciones requeridas y para cerrar el ciclo, una operación quirúrgica de fuerza con el empleo de las FOE con bombardeos masivos.

En su campaña electoral y durante la primera parte de su mandato el Presidente Obama repitió innumerables veces su slogan ¡Venimos por el Cambio!

Sera este el cambio prometido.

TERCERAINFORMACION.ES

Bin Laden y el paro


Bin Laden y el paro

Josep Borrell | Presidente del Instituto Universitario Europeo de Florencia (Italia)
nuevatribuna.es | Actualizado 10 Mayo 2011 – 11:10 h.

Parece que Bin Laden no tenga nada que ver con la crisis económica que empezó con las subprimes americanas en el verano de 2007. Pero la muerte de Osama a manos de los comandos de Obama, como se suele decir haciendo un fácil juego de palabras, y los casi 5 millones de parados que asolan la economía y la sociedad española llenan la actualidad de estos días y es difícil escoger cuál de los dos temas tratar en esta crónica de la crisis. Pero me temo que, sin brotes verdes a la vista, habrá mucho tiempo para hablar del paro y de la crisis, mientras que la desaparición de Bin Laden puede cerrar una época iniciada el 11 de septiembre del 2001 y que se acaba con “la primavera árabe”. Y además, Bin Laden puede haber jugado en el desencadenamiento de la crisis económica un papel mayor de lo que puede parecer a simple vista.

Pasado el primer efecto sorpresa de su muerte, los comentarios se han centrado en el juicio jurídico-legal-moral de las circunstancias de su muerte. El “se ha hecho justicia” de Obama se compadece mal con lo ocurrido que en realidad es un acto de venganza buscando deliberadamente evitar la intervención de la justicia en el sentido procesal del término.

Pero más allá de ese debate sin fin, el asesinato extrajudicial de Osama es en realidad su segunda muerte, una muerte biológica que coincide con una muerte política en la que los americanos no tienen nada que ver. Esa muerte política se podía leer en las banderolas de los manifestantes de la “primavera árabe” de Túnez y El Cairo pidiendo democracia y libertad, y no la instauración del califato de Al Qaeda. Esas revoluciones inesperadas son la obra de las generaciones postislamistas, que no gritan contra Occidente sino contra sus dictadores, aunque estos se hayan mantenido durante tanto tiempo gracias al apoyo de nosotros los occidentales.

Eso no quiere decir que se haya acabado la amenaza del terrorismo que lleva su marca ni que sus filiales en el Magreb o en el Sahel se disuelvan de la noche a la mañana. Pero su muerte se produce cuando su sueño de restauración violenta del califato y el retorno a los orígenes del Islam se desvanece ante el cambio de los valores culturales de las nuevas generaciones de musulmanes, al menos en las riberas del Mediterráneo.

Pero la influencia de Bin Laden en este principio de siglo habrá sido enorme .Y lo habrá sido a través de los cambios que sus ataques terroristas han producido en la mentalidad de los americanos. Osama cambió a Estados Unidos y no siempre para bien. Los ataques del 11 de septiembre de 2001 causaron que EEUU se embarcara en dos guerras, la de Irak y la de Afganistán, que todavía no han terminado. La primera es la más cara y la segunda la más larga de todas en las que han participado desde el fin de la Segunda Guerra Mundial. Antes del 11 de septiembre, G. W. Bush ya buscaba la excusa para atacar Irak, pero Bin Laden contribuyó a darle una, aunque estuviese basada en la mayor de las falsedades. El régimen de Bagdad no tenía nada que ver con Al Qaeda ni había ningún riesgo de que le suministrara las armas de destrucción masiva que nunca tuvo.

Además, Bush no quiso que los americanos pagasen con impuestos los costes de esas guerras y las financió convirtiendo el superávit heredado de Clinton en un gigantesco déficit público y un endeudamiento privado mayor todavía. Así, Osama contribuyó a que se produjera ese desequilibrio estructural en la economía americana que está en las raíces de la crisis que soportamos. No estaría en sus planes, pero los acontecimientos que desencadenó su ataque a Nueva York condujeron al debilitamiento de la economía del mundo occidental que ha acabado afectando más gravemente a países como España que a los propios Estados Unidos, es decir, más a la periferia que al centro del sistema capitalista como solíamos decir en nuestros análisis de juventud.

Pero el peor cambio producido por el difunto Osama no fue económico ni geoestratégico, sino psicológico. El sentimiento de vulnerabilidad ante ataques extranjeros en suelo americano, la primera vez que ocurría, con la excepcional excepción de Pearl Harbour, condujo a la declaración de la “guerra contra el terror” y a la invención del “eje del mal” y al “estás conmigo o contra mí” que caracterizó la respuesta de Bush a la destrucción de la Torres Gemelas de Nueva York. Y, desde entonces, Bin Laden, icono del mal envuelto en su turbante y supuestamente escondido en alguna cueva de las montanas de Afganistán, se convirtió en el fantasma que atemorizaba el sueño de los americanos, en un símbolo de un peligro más peligroso que el que fue el nazismo. A fin de cuentas, Hitler nunca soltó una bomba sobre América y sus ejércitos eran una realidad más tangibles que la difusa red de Al Qaeda.

Por aquel entonces los Estados Unidos generaron una oleada de simpatía y solidaridad. Pero ese “todos somos americanos” se desvaneció ante el abuso del poder y la fuerza de los Bush, Cheney y Rumsfeld. Aquellos lodos causaron Guantánamo y Abu Grhaib, la denegación del habeas corpus y la judicialización del uso de la tortura. Y esos excesos fueron los mayores éxitos de Bin Laden y la justificación de su diabolización de América.

La “guerra contra el terror” continuó transformando la mentalidad de la sociedad americana hasta que los propios americanos se acabaron hartando y eligieron a Obama. Y ahora que éste ha conseguido su mayor éxito al liquidar al fantasma que alimentaba la obsesión securitaria, que a su vez justificaba la limitación de las libertades públicas y los enfrentamientos maniqueos, es hora de que los americanos cambien los esquemas mentales producidos por el trauma del 11 de septiembre. Se habrá acabado entonces la época que empezó con Osama y acabó con Obama. Pero qué nos ha dejado detrás una crisis económica que parecía que iba a impulsar un cambio profundo en el sistema capitalista globalizado y que en realidad está provocando una enorme regresión social en Europa, ante la cual la izquierda parece impotente.

Obama sin Laden o la penúltima resurrección del terror


Obama sin Laden o la penúltima resurrección del terror
¡Qué bien le viene al ya viejo y decaído imperio la noticia! ¡Con que alegría suben las bolsas del mundo!
Opinión – 06/05/2011 8:01 – Autor: Hashim Cabrera – Fuente: Webislam
Hashim Cabrera (Foto: Bruno Rascao)
Hashim Cabrera (Foto: Bruno Rascao)

Siempre que un determinado poder necesita usar de la mentira y del engaño de manera ostensible nos está mostrando, aún sin quererlo, sus debilidades más inconfesables, reconociendo su incapacidad para asumir la realidad de los aconteceres, la dinámica de la naturaleza y de la historia.

Quizás por eso, cuando me enteré de que Obama había anunciado triunfalmente la muerte de Bin Laden, sentí que estaba asistiendo a uno de esos escasos momentos que nos revelan claramente los entresijos de la eterna conspiración de las élites.

La mejor de las mentiras es aquella que, como dijo Gobineau, mezcla lo falso y lo verdadero en un todo indiferenciable. Esa ha sido siempre la estrategia de la propaganda imperial.

Ese fue también el procedimiento usado en la narración del 11-s, del 11-m, del 7-j, de todas esas cifras malignas que han ido satanizando la vida cotidiana del mundo, a lo largo de este incipiente milenio, aún muy corto pero intenso, que, como toda era que comienza, nace repleto de interrogantes.

Esa es también la doctrina que relega a la categoría de “seguidores de la Teoría de la Conspiración” a todos aquellos que no aceptan el guión de la oficina oval.

Cuando ya nadie se acordaba de Bin Laden, cuando ya el pretexto del ‘terror islamista’ estaba siendo diluido por la intensa marea de la globalización y las revueltas populares, aparece el ínclito Barack Obama regalando a su pueblo, en esta aldea que quiere ser global aún siendo diversa, el trofeo que puede devolverle por un instante la dignidad y la autoestima perdidas durante décadas de terror y de arrogancia imperialistas.

Un trofeo nefasto, manchado de sangre, un caramelo envenenado que resulta al parecer el más adecuado para un pueblo que es mantenido en la más profunda alienación, en una alienante american way of life dehot dogs y cow boys.

He sentido una enorme tristeza porque, ¡ay, ingenuo de mí!, durante un tiempo pensé que la nueva estrategia pasaba ahora necesariamente por la democracia y los derechos humanos, por la misión civilizatoria —aunque fuese de manera forzada, por exigencias del guión— tras el duro y sangriento periodo neocon que dejó tras de sí un rastro infinito de guerras y cadáveres, de sospechas, torturas y odios irreconciliables.

Y además, sabiendo como muchos ya saben, que Al Qaeda y Bin Laden fueron un producto de su laboratorio, un fruto del orientalismo norteamericano tardío, hijos naturales al fin y al cabo de la Central de Inteligencia, esta nueva estrategia resulta aún más repulsiva y triste.

¡Qué bien le viene al ya viejo y decaído imperio la noticia! ¡Con que alegría suben las bolsas del mundo! ¡Cómo recibe Obama su baño de multitudes y es alabado por este su asesinato legal, avalado por el redivivo sentimiento nacional de su propio pueblo, un pueblo primario que sólo así, mediante un sacrificio humano, sangriento y calculado, puede recobrar su maltrecha autoestima!

Cuando ya nadie hablaba de Bin Laden era necesario resucitarlo, aunque sólo fuese para declarar su muerte a manos de una justicia global que prefiere estar por encima de las leyes y ser aplicada como la aplican aquellos a quienes se supone estar combatiendo.

¿Qué diferencia hay, ahora, entre esas ejecuciones sumarias filmadas en videos de mala calidad, esas decapitaciones truculentas en nombre de las luchas antiimperialistas, y este otro asesinato selectivo que llevaba siendo planeado más de diez años? ¿Dónde queda, una vez más, la línea entre la barbarie y la civilización?

El evento tiene un gran valor geoestratégico. El momento ha sido, con toda seguridad, meticulosamente determinado, al segundo, pero la localización del blanco de todas las búsquedas se ha logrado mediante la tortura, según reconoce la propia Administración.

Los detalles de la macabra operación se irán filtrando poco a poco en medio de una expectación ya suficientemente asegurada por las medias verdades y por un cúmulo de interrogantes trabajosamente diseñado.

¿Por qué lo han arrojado al mar? ¿Por qué no muestran el cadáver? Poco a poco irán desgranando las pruebas de su hazaña, aunque una vez más sean pruebas muy bien elaboradas.

Las más burdas —las falsas fotografías que han sido reconocidas ya como tales por todos los grandes medios— han servido para crear expectación y despejar futuras sospechas sobre las ‘imágenes reales’.

Las preguntas que se formulan en los medios nos indican que la estrategia de información/desinformación, una vez producido el evento mediático, se va ajustando ahora sobre la marcha, según las necesidades del guión:

¿Es mejor narrar el asesinato como la muerte de un cobarde que se escondió detrás de una mujer o resulta más conveniente decir que se ha matado a un hombre valiente aunque profundamente malvado? ¿Por qué no lo detuvieron, si estaba desarmado?

Más que una venganza, la muerte de Osama Bin Laden es el acto por el cual el imperio se deshace de la prueba que lo incrimina como responsable de la creación del arteramente denominado “terrorismo islamista”, pues ¿podría soportar elstablishment norteamericano, republicano y demócrata a un tiempo, el testimonio de un Bin Laden en un juicio público, abierto a la inquisición de los medios, aunque estos sean sus monstruosos apéndices propagandísticos?

¿Qué haría el mundo cuando el terrorista mas buscado y odiado de la historia contase ante las cámaras la verdadera trama que ha nutrido y nutre todo el terror contemporáneo?

La escenificación no ha podido ser más convincente: Una esposa y un hijo del terrorista muertos, otra esposa herida en una pierna, doce niños de corta edad maniatados, uno de ellos era una hija de doce años, que es quien ha narrado los detalles del asesinato legal. Imágenes de charcos de sangre y odio empapando la escena de un crimen perfecto, avalado por los defensores de los derechos humanos.

¿Quién puede decir ahora que Osama bin Laden ha muerto, precisamente ahora, cuando el mundo, que ya se había olvidado de él, asiste a su resurrección mediática, una resurrección más que calculada que tiene unos objetivos tan claros y precisos?

Vivimos en un mundo que ha perdido el norte, el oriente del corazón y de la sensatez, el horizonte de la medida de cualquier cosa.

El ser humano de la globalización ya no sabe quién es, qué es la vida, qué sentido tiene su existencia y quizás por ello, ahora las masas norteamericanas celebran sin saberlo su propia derrota, la de una alienación insalvable que quiere hacerse extensiva a todo el planeta mediante la globalización neoliberal, mediante el control de las redes sociales, de esa preciosa información que circula tan caudalosamente por la red.

Pareciera que, con su fiesta en la Zona Cero, los norteamericanos no están sino conmemorando su esclavización definitiva, su rendición final.

Todos los medios de comunicación/propaganda se hacen eco del evento, los diarios digitales e impresos, las grandes cadenas televisivas –¡vivan las caenas!— los discursos de los políticos de cualquier color, todos celebran la buena noticia, el triunfo de la democracia y de los derechos humanos, aunque sea a tiros y aplicando la tortura, como también celebran cada día, secretamente o de forma ostensible, los ‘daños colaterales’ que las campañas militares en curso inflingen por doquier a todos los pueblos de la tierra.

Desaparecen de la escena mediática los otros sucesos inconfesables, las matanzas de civiles en Libia, el sostenimiento de las dictaduras estratégicas, de las viejas monarquías del petróleo, mientras se desplaza el nuevo punto focal hacia Siria, ya casi en Irán, verdadero objetivo geoestratégico para cerrar el juego de la dominación global.

Desaparecen también, como por ensalmo, las noticias sobre una crisis económica que no hace sino ahondar en la desigualdad y en la postración de los más débiles, se sustraen las informaciones paralelas que, a través de la red, nos muestran un sistema y una forma de vida sanguinarios e inmisericordes, a unas élites bañadas en el lujo y en el desinterés por el destino del ser humano y del planeta, confiadas en sus refugios contra el cambio climático y unos eventos cósmicos que se anuncian como inminentes.

Desaparecen de la escena mediática la depredación medioambiental, la destrucción de la diversidad biológica y cutural, las implorantes miradas de los niños hambrientos.

Contemplamos un panorama desolador, si, es verdad, pero estoy convencido de que una barbarie semejante nos está señalando con claridad un límite, una línea de no retorno, una demarcación que muestra el delirio final de quienes creen saber qué está sucediendo en el mundo.

Algunos, esperpénticos, como Alan García, presidente de Perú, que ha llegado a decir que el primer milagro del papa Juan Pablo II, tras su beatificación, ha sido “llevarse del mundo a la encarnación del mal, a la encarnación demoníaca del crimen y del odio dándonos la buena noticia de que quien volaba torres y edificios ya no está con nosotros”, no necesitan comentarios, sobre todo si tenemos en cuenta que la gran machada de Obama está mucho más cerca del terrorismo, del odio y de la venganza que de una justicia verdadera.

Pido a Dios que acabe ya con esta farsa, que cese al fin esta agonía, esta letanía interminable de injusticia, mentira y despropósito.

¿Por qué los Estados Unidos no arman a los rebeldes de Libia?


Otro factor que limita los Estados Unidos y sus aliados es la naturaleza desorganizada de la rebelión de Libia. Los grupos rebeldes están fragmentados y desorganizados, sus objetivos no son claros, y su liderazgo es incierta.

Q + A: ¿Por qué los Estados Unidos no arman a los rebeldes de Libia?

Por Hosenball Marcos

WASHINGTON | Mar Mar 15, 2011 3:02 pm EDT ( Traduccion automática)

(Reuters) – Con las fuerzas líder libio Muammar Gaddafi de enrutamiento rebeldes en armas, los Estados Unidos se enfrenta a las llamadas al suministro de armas para endurecer la rebelión, pero hasta el momento ha sido reacio a hacerlo.

Aquí hay algunas preguntas y respuestas acerca de la posibilidad de armar a los rebeldes de Libia.

¿QUÉ TIPO DE ARMAS NO LOS REBELDES QUE?

Los rebeldes siguen teniendo acceso a un montón de armas saqueados de los arsenales del propio gobierno libio, EE.UU. y los funcionarios europeos de inteligencia. Algunas unidades del ejército reclutado en gran parte de Libia o se negó a luchar por Gadafi o desertó a los rebeldes, teniendo en sus brazos con ellos.

Los rebeldes tienen en su mayoría las armas pequeñas, pero el Instituto Internacional de Estudios Estratégicos dice que ellos también tienen misiles tierra-aire, sistemas de lanzamiento múltiple de cohetes, ametralladoras pesadas y morteros, aunque la más sofisticada de las armas, los menos competentes que los rebeldes parecen estar en ponerla en funcionamiento.

Obama dice que Gaddafi DEBE IR, POR LO QUE POR QUÉ NO ES EL DAR LOS REBELDES

MÁS ARMAS?

Washington parece haber hecho el cálculo que dar armas a los rebeldes más, no ayudará a cambiar el rumbo de la guerra en su favor. EE.UU. jefe de inteligencia James Clapper causó revuelo la semana pasada cuando le dijo a una audiencia del Senado que las agencias de inteligencia de EE.UU. creen que las fuerzas de Gadafi están mejor equipados y entrenados y eventualmente prevalecerán contra los rebeldes.

funcionarios de EE.UU. dicen que el gobierno de Obama y los militares de EE.UU. se opone profundamente a enredo de los Estados Unidos en una tercera guerra en el Oriente Medio, cuando alrededor de 150.000 tropas de EE.UU. siguen en Irak y Afganistán.

la participación militar de EE.UU. en otro país musulmán también sería una bonanza de propaganda para Al Qaeda.

Públicamente, la Casa Blanca dice que armar a los rebeldes sigue siendo una posibilidad, aunque cada día que pasa trayendo fuerzas de Gaddafi más cerca del bastión rebelde del este de Bengasi esa opción parece estar más cerca de caer de la mesa.

A pesar de los llamamientos de algunos legisladores republicanos y demócratas, los comentaristas conservadores y otros, para los EE.UU. de intervenir militarmente, Obama está bajo presión para adoptar un paso que es potencialmente peligrosa y no tiene fines políticos para él.

¿Y los aliados de EE.UU. DAR LAS ARMAS rebeldes?

y europeos funcionarios de EE.UU. dicen que Arabia Saudita y otros estados del Golfo, como Qatar, que desprecian a Gadafi, había estado ansioso por ofrecer rebeldes libios con armas sofisticadas.

Pero los saudíes y sus vecinos se han convertido en distraídos por los conflictos dentro de sus propias fronteras. Arabia Saudita también envió 1.000 soldados a la isla de Bahrein para ayudar a la familia real sunita soportar las protestas de los chiítas descontentos.

 

“Yo soy de la opinión que no es una buena idea para dar armas y apoyo militar a las personas que no lo sé”, dijo el senador Jim Webb, un demócrata y ex secretario de la Marina de los EE.UU..

Este desorden ha agravado la preocupación de que los armamentos pesados ​​siempre a los rebeldes libios podrían caer en manos equivocadas.

Tras la invasión soviética de Afganistán, la CIA y los saudíes militantes afganos en secreto con armas sofisticadas, tales como anti-tanque y misiles anti-aéreos. Algunas de las facciones muyahidines afganos respaldados por Washington después transformado en los talibanes y Al Qaeda.

Incluso si los saudíes o los demás iban a decidir sobre el armado opositores Gaddafi, todavía habría problemas logísticos en el envío de armas pesadas a Libia y la enseñanza de los rebeldes entusiastas pero mal entrenado cómo usarlos.

(Información de Ross ColvinEric Walsh )

 

De EEUU ya no se fía nadie.


De EEUU ya no se fía nadie.

Gobiernos que amparan dictaduras como Arabia Saudí, Marruecos o estados como Israel o Colombia no tienen catadura moral para apelar a la tragedia humanitaria como excusa para intervenir militarmente
ARMAK de ODELOT

De EEUU ya no se fía nadie.

Gobiernos que amparan dictaduras como Nigeria, Guinea Ecuatorial, Arabia Saudita, Bahreim, Marruecos, Honduras o los genocidios de Estados como Israel o Colombia no tienen catadura moral para apelar a la tragedia humanitaria como excusa para intervenir militarmente en ningún país en guerra y menos si ninguno de los dos contendientes se lo pide.

Llevamos años viendo matanzas y bombardeos sobre el indefenso pueblo palestino y nadie ha dicho nada en favor de una intervención, ni ha movido un dedo para intentar pacificar la zona e imponer una paz justa. Y ahora se rasgan las vestiduras ante la guerra civil Libia ante la posibilidad de poder meterle mano a sus reservas energéticas.

Verguenza es lo que no tiene Occidente, que mientras que en dos días te ha montado un operativo militar de miles de millones de dólares para una posible intervención militar pseudohumanitaria, tiene abandonados, en la frontera de Libia con Túnez, a su suerte a esos miles de refugiados para los que clama justicia y atención.

Por lo que se ve, la ayuda humanitaria para ellos puede esperar. Aunque no sé si es mejor que la reciban. En Iraq se puede comprobar el tipo de ayuda que reciben del ejército americano.

Ya han pasado casi dos semanas desde que empezó la revuelta en Libia y todavía no se tiene claro que tipo de ideología tienen los sublevados ni de donde salieron las primeras armas con las que empezaron a combatir.

El hecho de que desde el primer momento se pusieran de su parte los EEUU, es para escamarse. Pero también es cierto, que las fuerzas rebeldes no desean que pongan los pies en su suelo.

Sigo pensando que este conflicto brotó de forma muy diferente a Túnez o Egipto. En estos paises, los descontentos con el régimen se manifestaron de forma pacífica.

Pero en Libia desde el primer momento, hubo confrontación armada por ambas partes. De ahí, la dureza de los violentos enfrentamientos.

Decir de antemano, sin pruebas. Que se debe de juzgar en el tribunal de la Haya a Gadafi y a su camarilla, es y fué contraproducente. Ya que casi se le obliga al lider libio a vender muy cara su salida del poder.

Aunque tal vez eso era lo que iban buscando.

Ya que al enquistarse la lucha, se podría llegar a la intervención y de esta forma gestionar un cambio que como en Irak podría eternizarse.

Démonos cuenta, que cualquier fuerza en inferioridad, como la de los rebeldes sublevados, estaría encantada de que le echaran una mano, ya que aseguraría el resultado y evitaría mucho sufrimiento y derramamiento de sangre.

Ni aún así los quieren.

Porque, a la vista está,  de las intenciones de EEUU no se fía hoy en día nadie.

ARMAK de ODELOT

Navegador de artículos