AQUI hay TOMATE

Para dar y tomar

Archivo para la etiqueta “grecia”

RECOMENDADÍSIMO Periodistas de usar y tirar


Periodistas de usar y tirar

Escrito por: kikamondelo el 15 Feb 2012 - URL Permanente

 

A los periodistas que hoy tienen trabajo en las cadenas consideradas antes de la crisis como progresistas:

Dejen de mentir. Porque yo, que soy del gremio, sé que en las redacciones se maneja mucha, muchísima más información de la que se da. Y no les puedo dar el beneficio de la duda.

Dejen de mentir.

Por mucho que lo hagan, no engañan al personal que les escucha. Y por mentirosos y cómplices necesarios en el delito de mantener a la población desinformada, ya apenas les oímos por salud mental. Para no caer de los nervios irremediablemente.

Recuerden a Alfredo Urdazi y su Ce Ce O O.

Son de usar y tirar.

Les utilizan como cómplices necesarios, pero cuando ya no les valen, los tiran a la basura.

Piénsenlo.

Y dejen de mentir.

Los griegos no deben nada. Grecia no debe nada. Lo deben sus bancos a bancos alemanes y franceses.

Los griegos y Grecia no deben nada. Les debemos una mínima decencia el resto de europeos por haber permitido que se les vilipendie e injurie en nombre de la mentira más cruel e inhumana que enmascara a los verdaderos culpables de la mal llamada deuda griega y todos las no deudas, antes con el epíteto de externas cuando eran del Tercer Mundo, y ahora, el de soberanas.

Señores periodistas de usar y tirar: dejen de mentir.

Quien maquilló las deudas fue Lukas Papedemos en nombre de Lehman Brothers. Quebrada la entidad, sus hombres han encontrado su sitio al frente de la Europa del capital en vez de la de los ciudadanos.

Los bancos griegos que se financiaron con capital extranjero, lo hicieron para que tanto griegos como españoles, portugueses, irlandeses e italianos, compráramos bienes de consumo a Alemania, no a los alemanes.

Hay que distinguir bien claro. Una cosa es Alemania y otra los alemanes, tan manipulados y pobres como nosotros.

El milagro alemán son sueldos de doscientos euros.

Y, encima, gracias a la nunca bien ponderada ni loada Angelita, Alemania es una economía que vive sólo y exclusivamente de que le compremos.

No tiene demanda interna.

Los alemanes viven de pena. Su capital, hasta ahora, de maravilla.

Por eso, porque nos ahoga la Merkel y no podemos comprarles ni coches ni electrodomésticos, está en recesión. No sé si técnica o no, pero en recesión y cuesta abajo.

Porque vaya que le comprábamos durante la burbuja. Todos los PIIGS.

Por eso pudo reunificarse, saltándose dos veces la «regla de oro del déficit cero».

Por eso y por la penuria de vida que impuso a los alemanes la mujer que vino del Este.

Dejen de mentir. Los griegos no deben ni debían nada. Como aquí, quien no pagó fue embargado, echado de su casa y expulsado a la miseria.

No deben nada ni han tenido época dorada. Como aquí, en plena burbuja especulativa, los ricos se han hecho más ricos y los pobres más pobres.

Les han bajado los sueldos hasta la extenuación y subido los impuestos hasta el delirio. A las clases que viven de un sueldo.

Los navieron ni pagan. Los griegos millonarios no viven en Grecia y si lo hacen, no sus capitales que se fugan, como aquí, a paraísos fiscales.

Y eso que apenas pagan impuestos. Como en toda Europa, los impuestos a los especuladores y al capital puro y duro, han bajado frente a los incrementos que han padecido los más débiles.

No se si me repìto pero me da igual. Como los gestores político-económicos siguen todos el mismo manual, allí, en Grecia, tuvieron además un IBI especial de 600 euros pagaderos en el recibo de la luz. Quien no lo pagara se quedaba sin electricidad.

Periodistas de usar y tirar. ¿Son ignorantes o se lo hacen? No hemos ayudado a los griegos más que a hundirse.

Los sucesivos planes implantados en Grecia, cobaya del resto de Europa, han llevado al país a la ruina; una ruina que hubiera podido evitarse con un mínimo sentido común.

Conocemos la historia y sabemos quien es Keynes. Si ustedes no la saben, díganlo. «Somos unos indocumentados», al tiempo que vayan corriendo a leer un poco.

Si la saben, si saben algo más que ser bustos parlantes que leen el guión de una película neoliberal que se hunde camino a lo más profundo de abismo, les digo lo que a Zapatero: váyanse o son cómplices necesarios de este crimen de lesa humanidad que está cometiendo la banca genocida contra toda la ciudadanía griega, europea y planetaria.

Señores periodistas de usar y tirar, recuerden a Urdazi y dejen de mentir.

La no deuda griega sigue aumentando porque se le aplican intereses estratosféricos mientras cae el consumo y la actividad económica ,y la recaudación del estado cae también irremediablemente.

Como en España, vaya.

Y los evasores fiscales, los del 0’12 de la población mundial, siguen sin pagar impuestos y sacando el dinero del país.

Señores periodistas de usar y tirar, mienten y son cómplices necesarios del hambre infantil griega y española y europea y mundial.

Sin el cotarro desinformativo que hay gracias a poner su imagen, su voz y/o firma a sus mentiras, la ciudadanía sabría que son los mismos especuladores que hundieron sucesivamente una tras otra economías como, por ejemplo, la de Argentina, quienes quieren seguir sacando beneficios de la nada; los mismos que hacen balances virtuales y siguen contando beneficios que no existen en la realidad.

Y lo peor de todo es que quieren bajarlos de cielo y hacerlos contantes y sonantes.

Imposible porque no existen.

Reitero mi no rotundo a los eurobonos. A estos miserables ni un sólo papel que acredite cuentas falsas hechas con mala fe en detrimento de Grecia, Europa y toda la humanidad.

Que se vayan a su casa, de donde nunca tenían que haber salido, y sigan jugando a marcianitos. Esto es la vida real y aquí no tienen sitio.

Pero todas estas mentiras que desinforman y manipulan al personal, no serían posibles sin tener a voceros como ustedes contando un cuento de buenos y malos en la que los papeles están totalmente trastocados: los malos son los especuladores y los buenos los griegos, a quien encima acusan, como Cayetano de Alba a los andaluces, de vagos y de dudosa fiabilidad.

El alcalde Marinaleda le dijo cuatro verdades al de Alba, cuya posición, no cabe duda, se debe a su mérito y capacidad. Laboral entre otras.

Dejen de mentir porque no les va a salvar de ser quienes pusieron la voz, la cara o la firma, o todo a la vez, a la ignominia.

Dejen de mentir. Los periodistas nunca hemos tenido libertad de expresión: los amos de los medios son quienes sí la tienen.

Tengan la decencia de dimitir cuando les hacen mentir.

Yo he hecho muchas cosas en mi carrera profesional. Pero no he mentido, y menos a sabiendas.

Dejen de mentir. Les espera el destino de Urdazi, de quien nunca más se supo por creer que ser el más diligente servidor del amo le iba a dar inmunidad absoluta ante la realidad.

Como fui, años ha, amiga suya, y, aunque no sé nada de él desde que subió al olimpo, espero que no llegara a creerse tanto la historia como para comprarse una mansión y tener aún hipoteca.

Lo mismo digo de ustedes.

Les deseo que al menos, por prudencia, no se hayan creído la historia porque si tienen hipoteca elevada y por pagar, lo tienen crudo.

Porque el neoliberalismo a quien ponen escenario y guión se hunde.

Me recuerda a un chiste sobre la flema inglesa. Está inundándose Londres y el sir de turno apenas presta atención al mayordomo que le informa de la catástrofe; el sir sigue impávido leyendo el periódico a pesar de los cada vez más perentorios avisos de su sirviente. Hasta que por fin, el mayordomo le dice: «Señor. El Támesis».

Pues eso. Se puede estar leyendo tranquilamente el periódico. Pero al final, el Támesis entra en casa sin ser invitado.

http://lacomunidad.elpais.com/vaya-tropa/2012/2/16/periodistas-usar-y-tirar

La verdad sobre quién tiene la deuda griega


martes 14 de febrero de 2012

La verdad sobre quién tiene la deuda griega

Lista de los cuarenta mayores propietarios de deuda griega, o por qué a menudo las cosas no son como parecen:

 Click para ampliar.
El análisis de las entidades e instituciones tenedoras de la deuda griega muestra que:1.- De los 16 máximos acreedores de Grecia, 9 son bancos griegos.

2.- Los fondos públicos helenos (entre ellos el de la seguridad social) se han usado para comprar 30.000 millones de deuda lo que les convierte en el tercer mayor propietario.

3.- El máximo acreedor de Grecia es el Banco Central Europeo y el segundo la propia UE a través de su préstamo efectuado en 2010 para evitar el hundimiento de Atenas.

4.- Sólo aparece un banco alemán entre los 16 mayores tenedores de deuda helena, las entidades   germanas se han deshecho desde enero del 2010 hasta junio del 2011 de más de la mitad de sus bonos griegos, menguando considerablemente su exposición a ese país, la misma política que están siguiendo para con España aunque a ritmos mucho menores.
5.-

En ese estado de cosas el rescate griego del 2010 ha servido para comprar tiempo de forma que las entidades financieras, principalmente alemanas y francesas puedan soportar una posible reestructuración de las deudas helenas con fuertes quitas, no menores al 60% y para evitar el contagio al resto de naciones periféricas mientras continúan con las reformas exigidas desde la UE y siguen con la socialización de las pérdidas privadas de los bancos, ya sea a través de rescates directos o de dinero a intereses reales negativos.
Aparecen bucles de deuda: el BCE presta a las entidades financieras que a su vez prestan a países que a su vez financian al BCE, todo ello utilizando garantías interconectadas.6.- Grecia va directa al desastre y la salida del euro, probablemente ordenada, es casi irreversible aunque no va a solucionar sus problemas dado que:

a) Los propios bancos helenos son propietarios de entre 36 y 50 mil millones de euros de deuda de su país a lo que hay que añadir los 18 mil del Banco central griego.
Es decir las entidades financieras helenas son tenedoras de deuda por valor de entre el 23 y el 29% del PIB de su país, si Atenas decide hacer un default y/o vuelve al dracma los bancos griegos serían barridos puesto que no podrían afrontar sus deudas en euros.

Para evitar ese escenario los políticos helenos tendrían que rescatar a todo su sistema financiero y estabilizar la nueva moneda, en caso contrario sus ciudadanos perderían la totalidad de sus ahorros, un efecto que sufrirían particularmente las clases medias puesto que las altas y medias altas han estado sacando parte de su capital al extranjero.
El coste de ese saneamiento sería devastador para una economía desmoronándose.
b) Aunque no se ofrece el porcentaje respecto del total, los ciudadanos griegos que hubiesen comprado bonos de su país antes del 2010 verían desaparecer no menos del 70% de su inversión tras las quitas y/o la vuelta al dracma.c) Los fondos públicos griegos (entre ellos los de la seguridad social) manejan 50.000 millones de deuda de su país, un 8% del total, lo que equivale al 13% del PIB heleno. En esta partida la solución es automática: los pensionistas que cotizaron euros pasarían a obtener dracmas con un 80% de valor menor.

d) Después de la reestructuración de la deuda, la salida del euro y el consiguiente corralito la economía griega vería cerrada la financiación externa por lo que necesariamente tendría que ajustar su balanza  comercial (exporta la mitad de lo que importa) y su déficit, a diferencia de otras economías, la helena arrastra una fuerte dependencia energética, con lo que el precio del combustible supondría una factura desbocada difícil de recortar.

Publicado por Dashiell en 10:53  http://www.elsentidodelavida.com

17 comentarios:

David dijo…
Es interesante, pero estás tratando la UE y el BCE como si fueran entes independientes a los paises. Si tenemos en cuenta la participación pocentual en los fondos de rescate de Alemania y Francia, la ecuación de que Alemania sigue siendo la mayor perjudicada de un default griego sigue cuadrando. Y entre los 16 tenedores de deuda solo habrá un banco alemán, pero es que el grueso de la deuda se la adjudican la UE y el BCE, con gran diferencia respecto al resto. Por lo que en este caso el orden es absolutamente irrelevante.
14 de febrero de 2012 11:50
David dijo…
Y evidentemente un default griego implica todas sus consecuencias, con lo cual los bancos griegos también restructurarían deuda, la moneda se devaluaría y la economía sería más competitiva, eso si, pasando una fase inicial de corralito financiero y un ajuste muy duro. Pero con perspectiva de crecimiento rápido a medio plazo.
14 de febrero de 2012 11:53
David dijo…
y po cierto, me gustabas más con comentarios abiertos sin pasar por censor.
14 de febrero de 2012 11:56
Dashiell dijo…
Es interesante, pero estás tratando la UE y el BCE como si fueran entes independientes a los paises. Si tenemos en cuenta la participación pocentual en los fondos de rescate de Alemania y Francia, la ecuación de que Alemania sigue siendo la mayor perjudicada de un default griego sigue cuadrando. La mayor perjudicada de un default griego es Grecia, aunque dado el coste de oportunidad probablemente sea la mejor opción para ellos.
Casi, la única.
En cuánto a Alemania, el problema ya no es Grecia en si mismo, e, incluso, a pesar de su participación en el Banco Central, el BCE ha comprado muchos de los bonos griegos con un importante descuento en el mercado secundario.
El problema de Grecia para Alemania viene dado por si esa caída puede arrastrar a Portugal y la de Portugal a España, ahí si habría enormes problemas.
En cualquier caso todo apunta a que se ha cruzado el punto de no retorno y Grecia no tiene futuro en el euro, ya lo han descontado hasta los mercados.
El coste para la UE y para la propia Grecia de seguir con el rescate a largo plazo es demasiado alto, Grecia va a durar en el euro lo que tarde en crearse un cortafuegos.
La clave de todo esto a nivel europeo es España.

14 de febrero de 2012 14:31
Dashiell dijo…
Y evidentemente un default griego implica todas sus consecuencias, con lo cual los bancos griegos también restructurarían deuda, la moneda se devaluaría y la economía sería más competitiva, eso si, pasando una fase inicial de corralito financiero y un ajuste muy duro. Pero con perspectiva de crecimiento rápido a medio plazo. Así es, estás en lo cierto, aunque soy mucho menos optimista respecto al crecimiento rápido de Grecia una vez salgan de la UE.
Van a tener que igualar su balanza comercial y hay que decir que es absolutamente desastrosa, si salen del euro se van a ver cosas en ese país que no se habían visto en Europa occidental desde la postguerra. No es para nada descartable que el resto de Europa tenga que enviar ayuda humantaria no de alimentación pero si para apuntalar su sistema sanitario.

14 de febrero de 2012 14:34
David dijo…
De acuerdo a partes. Obviamente el primer perjudicado es la misma Grecia, eso lo daba por sabido, pero Alemania no s eva de rositas en ese asunto, siendo encima la que ha llevado con sus políticas de ajuste la deuda griega a las nubes, cuando era mucho más sencillo (y menos dramático) una restructuración de deuda desde el principio. Con las políticas de austeridad Grecia ha ido cayendo más y más en el abismo, sólo hay que ver la tendencia de su PIB conforme se iban recortando gastos.
Todo por no aceptar las pérdidas de los bancos germanos de inicio.Cuando hablas de que España es la clave olvidas Italia, que según gran cantidad de indicadores es la que puede precipitar el desparrame europeo. Independientemente de eso el caso griego (y el irlandés) tienen unas características muy específicas que por el momento dudo que se puedan aplicar a España, Italia e incluso Portugal.

Y hombre, yo seré optimista, pero tu eres pelín trágico. Seremos alter-ego de Zapatero y Rajoy. Eso si, un servidor no consideraría a Grecia jamás Europa Occidental. ;)

14 de febrero de 2012 15:15
Alberto dijo…
Otro detalle: el único banco alemán entre los primeros accrredores, FMS, es uno de los “bancos malos” alemanes (ex Hypo).
15 de febrero de 2012 00:07
Anónimo dijo…
Dado que la posibilidad de que Grecia haga default y abandone el euro es cada vez mas real, tambien hay que ir viendo las consecuencias sociales para el resto de la UE, y para el mundo.Asi de entrada, si la UE deja caer a Grecia, basicamente significará que la UE ha fracasado definitivamente como proyecto, puesto que ha sido incapaz de salvar incluso a uno de sus miembros mas pequeños.

De segundas, todo el mundo va a ver a Alemania y a Merkel como unos grandes bastardos, puesto que han decidido sacrificar a un pais amigo para salvarse ellos (Bravo por Alemania, por conseguir destruir Grecia dos veces!)

En definitiva, a ojos de los ciudadanos quedaria claro que de “Union” nada, que esto de la UE ha sido una ilusión, y que cada pais sigue estando solo. Creo que va a hacer de España un pais euroesceptico, y si algo asi pasa con un pais tan proeuropeo como España, no quiero ni pensar lo que va a suceder con paises que siempre han sido euroescepticos.

15 de febrero de 2012 00:45
guialrojo dijo…
interes libre al zero por cien y banca unica y nacional.
no me extiendo en la esplicación pero es que si un mes no pagas tu deuda continuara un mes mas. sin penalización ni cosas por el estilo
15 de febrero de 2012 00:48
Dashiell dijo…
De acuerdo a partes. Obviamente el primer perjudicado es la misma Grecia, eso lo daba por sabido, pero Alemania no s eva de rositas en ese asunto, siendo encima la que ha llevado con sus políticas de ajuste la deuda griega a las nubes, cuando era mucho más sencillo (y menos dramático) una restructuración de deuda desde el principio.Muy de acuerdo, es lo que debería haberse hecho hace 2 años.

Y hombre, yo seré optimista, pero tu eres pelín trágico. Seremos alter-ego de Zapatero y Rajoy. Eso si, un servidor no consideraría a Grecia jamás Europa Occidental. ;)

Respecto a Grecia, sí, muy pesimista, cuando estallen el país va a caer mucho más que Islandia.

15 de febrero de 2012 01:36
Jose Angel Martin Gomez dijo…
a mi me suena al atado y bien atado, que dijo por estas tierras no hace tanto!
15 de febrero de 2012 01:37
Eduardo Garzón dijo…
Yo no creo que la Unión Europea vaya a permitir que Grecia abandone el euro, porque eso supondría un durísimo golpe para el proyecto europeo neoliberal que no se pueden permitir. Seguirán tensando la cuerda hasta que no se pueda más, ganando tiempo para socializar las pérdidas y para desmoronar todo lo que se pueda el Estado griego. Cuando Grecia esté a punto del default los gobernantes europeos reaccionarán con más energía para evitarlo. La quita negociada del 70% dice mucho de todo esto.Claro, eso no quiere decir que sea lo mejor para el pueblo griego. Pero es que los gobernantes actuales no están pensando en el bienestar de los griegos.

15 de febrero de 2012 02:40
como una roca dijo…
Los políticos griegos(elegidos democráticamente por el pueblo)han estafado y engañado.Eso tiene un precio.Si se hubiese llevado acabo un restructuración de la deuda y se les hubiese perdonado el tener,por ejemplo,45 jardineros para cuidar un parterre de un hospital,el jubilarse antes que nadie,pensiones que pasan de generación en generación…bueno ya sabemos todo esto¿cómo me sentiría yo que con mis impuestos y sacrificio ellos se estuvieran dando la vida padre y despues se dijera ¡tranquilos aquí no pasa nada, borrón y cuenta nueva!Entonces sí que iba a irse la UE a tomar por culo.
15 de febrero de 2012 02:46
Anónimo dijo…
Excelente noticia!! Thx x la informacion facilitada, y seguir asi ya que es una pagina estupenda y gracias a ella estamos al dia.pd:Salu2 desde Ofertas ADSL Vodafone.

15 de febrero de 2012 03:16
laprisionmental dijo…
¿Qué es un banco alemán? ¿Uno que tiene el nombre en alemán? ¿Uno que tiene el nombre de una ciudad alemana en su nombre? ¿Y un banco griego?El análisis de nacionalidades no tiene mucho sentido, pues el capital no tiene nacionalidad. Algo más interesante sería analizar quiénes son los propietarios de cada banco, fondo, etc., independientemente de su nacionalidad (salvo que sean estatales).

15 de febrero de 2012 03:42
Viditocho dijo…
Échale un ojo a este otro post:“La opción de la quiebra es un suicidio, pero varias capitales europeas llevan semanas enseñando esa puerta a Atenas. Quienes comparan la situacion griega con la de Argentina hace 11 años olvidan aspectos importantes, como que Argentina se benefició en los años posteriores de un alza brutal en los precios de las materias primas. Y olvidan también que, aunque dañado, Argentina sostuvo un cierto tejido industrial que se puso a exportar masivamente con una moneda devaluada. Grecia no tiene más que turismo. Y a un país sufriendo disturbios no suelen ir muchos turistas. Así que Grecia, por su bien, tiene que aguantar en la Eurozona. Pero por sus propios medios no puede. […] Lo importante y urgente es poner a Grecia de pie, aligerar su deuda y ayudarla a que su economía crezca. Por su bien, por solidaridad europea -porque la UE es mucho más que su Banco Central y sus dictámenes ciegos- pero también por el bien de los demás miembros del club. De esta crisis, Europa saldrá junta o no saldrá”

Atenas de rodillas, Bruselas ciega, sorda y muda | Por la sombrita → http://porlasombrita.wordpress.com/2012/02/14/atenas-de-rodillas-bruselas-ciega-sorda-y-muda/

@Dashiel “La mayor perjudicada de un default griego es Grecia, aunque dado el coste de oportunidad probablemente sea la mejor opción para ellos.
Casi, la única.”

¿A que te refieres con lo del coste de oportunidad, que es imposible pagar esa deuda en euros? ¿Hasta que punto puede ser viable una Grecia fuera del Euro? ¿Si tampoco la podrá pagar en dracmas, que sentido tiene hacerlo?
¿Cual seria entonces la solución?

15 de febrero de 2012 04:45
Dashiell dijo…
¿A que te refieres con lo del coste de oportunidad, que es imposible pagar esa deuda en euros? ¿Hasta que punto puede ser viable una Grecia fuera del Euro? ¿Si tampoco la podrá pagar en dracmas, que sentido tiene hacerlo?
¿Cual seria entonces la solución?
El coste de oportunidad es alto porque la alternativa a salir del euro es continuar con una sociedad incendiada y en conflicto permanente.
Grecia no puede hacer las reformas que debe hacer porque generan descontento y el descontento daña la cohesión del país y la economía a través de bloqueos y huelgas.

Para quedarse en el euro Grecia necesita que los ciudadanos acepten sacrificios enormes y para ello los políticos deberían ser los primeros en dar ejemplo.

Cómo todo eso es muy difícil de explicar y de ser aceptado, (a menos que se dé un giro enorme en la ciudadanía) la opción que queda es default parcial y salida ordenada del euro.
Las dos alternativas son malas, volver al dracma será un desastre de niveles históricos pero es preferible eso que continuar en la situación actual y sin respaldo de la ciudadanía.
No hay solución para Grecia si por solución se entiende un ajuste sin gran sufrimiento. La economía del país la sostiene la demanda interna y esta a su vez el déficit del sector público, que no puede mantenerse en los niveles actuales.
El reducir el déficit va a convertir a Grecia en un país mucho más pobre, es decir, devolverlo a su realidad.

15 de febrero de 2012 06:44

El impago de la deuda como derecho frente a dictadura de los mercados en 2 pasos Auditoría, Acción y Anulación


El impago de la deuda como derecho frente a la dictadura de los mercados

Desde la oleada de ataques por parte de los “mercados” durante el pasado verano, se está desarrollando una versión ampliada de la burbuja de la deuda soberana, que está llevando este mecanismo de extracción financiera a una fase profundamente agónica.

Sin que hayan desaparecido las bajadas de calificación de la deuda soberana como vía para la apertura de espacios de alto beneficio financiero, también se han conectado de manera semi-automática las caídas de los valores bursátiles con la salida de fuertes flujos de capital hacia la compra de deuda alemana (nicho de seguridad) y de deuda periférica (nichos de altísimo beneficio).

El resultado es una retroalimentación continua de las diferencias entre los costes de la financiación alemana y los de los países de la periferia, punteada por ciclos de dos o tres días en los que se roza la estrangulación de economías en las que quedan pocos recursos y activos públicos que no estén ya en el punto de mira de los acreedores.

Grecia sigue siendo el ejemplo paradigmático, durante la segunda semana de septiembre la prima de riesgo sobre la deuda griega llegó a arrojar rentabilidades absolutamente desorbitadas de entre el 50% y el 110%.

Para hacernos una idea de la escala a la que se produce este proceso de desposesión, hay que recordar que el máximo interés que pagó el Estado griego por sus emisiones de deuda anteriores al verano de 2011 estuvo cercano al 20% y ha sido suficiente para una intervención de su economía.

En estas condiciones, el debate sobre el impago de la deuda se ha convertido en un asunto central para la política europea. De hecho, en buena medida, se puede considerar que el default (impago), al menos en Grecia, ya viene sucediendo desde antes del verano y que simplemente, desde la UE y el Gobierno griego se han venido buscando formatos adecuados (refinanciaciones, reestructuraciones, etc.) para venderlo como operaciones financieras rutinarias.

El pago de la deuda siempre es una variable política y los impagos, a su vez, son figuras políticas complejas cuyo significado depende en gran medida de cómo y quién los enuncia. Entre el “no nos pagáis” enunciado por los acreedores y la toma de posición “no os pagamos” hay un abismo simbólico y político.

Dicho de otra manera, mientras que el impago como iniciativa de la sociedad civil es una declaración de soberanía popular, el impago decretado por los acreedores refuerza el control de las instancias financieras sobre los activos y los flujos futuros de recursos.

Y esta es exactamente la pelea que se está disputando en Grecia, y que podría conformar el horizonte político inmediato de los demás países periféricos.

Frente a una ciudadanía que se rebela al pago de la deuda, afirma que “no pagaremos” y pide una auditoría democrática de la deuda, las instituciones de la Unión Europea y el FMI amenazan con declarar al país en quiebra si no se profundizan los programas de austeridad y privatizaciones.

Un campo de batalla que invariablemente viene asociado al impago de la deuda soberana, es el de la salida de la moneda común europea de aquellos países que declaren el impago de su deuda.

En gran medida, éste está siendo un argumento disciplinario utilizado por las instituciones europeas para amenazar a los países rebeldes con la desconexión del “caparazón” europeo y la exposición abierta a un poder financiero despiadado que la propia UE ha venido alimentando.

Pero también desde algunas posiciones “progresistas” se insiste en la salida del Euro como corolario inevitable del impago y como recuperación de instrumentos monetarios nacionales, especialmente la devaluación de la moneda, capaces de relanzar la competitividad sin necesidad de seguir hundiendo los costes salariales.

Sin embargo, en gran medida, la amenaza de la UE a sus estados miembros periféricos tiene un poso de verdad que la hace extraordinariamente efectiva.

Una serie de monedas nacionales más pequeñas serían terreno abonado para ataques especulativos sobre el tipo de cambio de una repercusión mucho más alta que los ataques sobre el euro y que, muy posiblemente, volverían a redundar en nuevas rondas de austeridad y privatizaciones.

Frente a este escenario, sería necesario desvincular el derecho al impago de la salida de la moneda única europea, interpretándolo como una figura de soberanía democrática europea antes que como un retorno a la soberanía nacional, expresada en una moneda propia.

Isidro López

http://www.observatoriometropolitano.org/

Nuestras tres A: Auditoría, Acción, Anulación

10 febrero 2012 | Categorías: Mercados Financieros | |

Damien Millet y Eric Toussaint – ATTAC Francia y CADTM

AAA… Estas tres letras que resuenan como una risa sarcástica designan la nota máxima concedida por las agencias de calificación. Una empresa o un Estado con nota AAA inspira confianza a los prestamistas y a los especuladores, y le permite pedir préstamos a menor coste.

Pero para obtener —o conservar— esta nota emblemática, los gobiernos europeos se aprestan a todo, y aplican políticas de rigor que no hacen más que someter sus economías a lo dictado por los acreedores. Detrás de estas AAA se esconden fuertes regresiones sociales, violaciones de derechos humanos, sangre y lágrimas para las poblaciones más frágiles.

AAA…es la risita de las hienas — los acreedores— cuando los derechos de los pueblos son sacrificados con la complicidad activa de los dirigentes de los países europeos, de la Comisión Europea, del Fondo Monetario Internacional (FMI), del Banco Central Europeo (BCE). Prestamistas y especuladores se arriesgaron en forma insensata, seguros que las autoridades públicas irían a rescatarlos en caso de crisis.

Hasta aquí tuvieron razón. Se pusieron en marcha planes de rescate de bancos, los Estados aportaron garantías por millares de millones de euros, los deseos de los acreedores fueron satisfechos. Los Estados gastaron sumas colosales para salvar los bancos antes de imponer planes de austeridad masivos.

Y contra estos planes, los pueblos se alzan a menudo con determinación. Manifestaciones, huelgas generales, movimiento de indignados, luchas sociales son portadoras de esperanzas cuando consiguen federarse a escala europea. ¡Pueblos de Europa, unámonos!

Desde hace tres décadas, las políticas neoliberales elevaron el endeudamiento a un nivel insoportable para las clases medias y modestas sobre quienes pesa lo esencial del reembolso.

La deuda pública de los países europeos tiene dos causas fundamentales: por una parte la contrarrevolución fiscal comenzada en los años 1980 que favoreció a los más ricos, y por otra las respuestas dadas por el Estado a la crisis actual, causada por las inversiones desbocadas de banqueros y de fondos especulativos.

La desregulación financiera suprimió las indispensables barreras, permitiendo la creación de productos financieros cada vez más complejos que condujeron a graves excesos y a una crisis económica y financiera mundial.

Ahora, las políticas aplicadas protegen a los responsables de la crisis y hacen pagar el precio a los pueblos víctimas. Es por eso que esta deuda es ampliamente ilegítima. Mientras dure la lógica actual, la dictadura de los acreedores podrá imponer incesantes retrocesos a las poblaciones.

Una Auditoría ciudadana de la deuda pública, acompañada de una moratoria sin penalización del pago, es la única solución para poder determinar la parte ilegítima, incluso odiosa de la deuda.

Es evidente que se debe llegar a la Anulación sin condiciones de esa parte ilegítima. Pero para que esto pueda suceder, los pueblos deben continuar con su movilización. Mediante la Acción, deben imponer otra política, que sea respetuosa de los derechos fundamentales y del planeta.

Esta Acción nos debe conducir a una Europa construida en base a la solidaridad y la cooperación que dé la espalda a la competencia y a la competitividad. La lógica neoliberal condujo a la crisis y ha revelado su fracaso.

Esta lógica, que subyace en todos los textos fundadores de la Unión Europea, con el Pacto de Estabilidad y el Mecanismo Europeo de Estabilidad a la cabeza, debe ser derrotada.

No hay que uniformizar las políticas presupuestarias y fiscales puesto que las economías europeas presentan fuertes diferencias, pero deben coordinarse para conseguir que surja una solución que promueva «hacia arriba» esas políticas. Europa debe también terminar radicalmente con su política de fortaleza asediada frente a los candidatos a la inmigración, para convertirse en un socio igualitario y verdaderamente solidario respecto a los pueblos del Sur.

El primer paso debe consistir en anular la deuda del Tercer Mundo de manera incondicional.

Como es evidente, es necesario derogar los actuales tratados europeos y reemplazarlos por nuevos, en el marco de un verdadero proceso constituyente democrático, que permita echar las bases de «Otra Europa».

Auditoría, Acción, Anulación, son las AAA que deseamos, la de los pueblos y no las de las agencias de calificación. Ponemos esta reivindicación en el centro del debate público para afirmar con fuerza que otras opciones políticas, económicas y financieras son posibles.

Pero solamente unas potentes luchas sociales permitirán el triunfo de las AAA de los pueblos, y un cambio radical de lógica que esté a la altura de los desafíos planteados.

Traducido por Griselda Pinero.

http://www.attac.es/2012/02/10/nuestras-tres-a-auditoria-accion-anulacion/?utm_source=dlvr.it&utm_medium=twitter

Grecia: ¿euro o dracma? De obligada lectura xq x el mismo camino vamos


Grecia: ¿euro o dracma?

Antonis Davanellos, A l’encontre

[En un estudio publicado el 5 de enero de 2012, el Instituto Oficial de Estadística del Estado griego (Elstat) indica que, en 2010, 597.000 hogares -es decir, 2,2 millones de personas- vivían bajo del umbral de la pobreza o estaban considerados como "socialmente excluidos".

El límite de la renta anual para considerar que una familia con dos adultos y dos hijos menores de 14 años no "cae en la pobreza" esta situado en 15.073 €. Sin embargo, el proceso de pauperización se acentúa de semana en semana, en el sentido literal del término.
Por otra parte, el Elstat subraya que la precariedad en el empleo -en el sentido de los meses en los que se obtiene algún ingreso- no ha hecho más que incrementarse desde 2010.
Ese año ya había 3,03 millones las personas al borde de engrosar las cifras de la "exclusión social", lo que equivale al 27,7% de la población. Estas cifras son mucho más sombrías actualmente.

En el último trimestre de 2011, el Instituto de Investigación del Empleo (Ine) del sindicato mayoritario del sector privado griego (GSEE) estimaba que la tasa real de paro era del 23% de la población activa, frente del 18,4% que ofrecía el gobierno en agosto de 2011.

Semejante tasa de paro, que entre los jóvenes de 15 a 25 años supera el 40%, está traduciéndose en un factor de emigración, al igual que en Portugal y España. A pesar de ello continúa la cascada de planes de austeridad que acentúa la recesión e incrementa la deuda en relación al PIB.

El Estado griego debe reembolsar para marzo de 2012 la suma de 14,5 millardos de euros de obligaciones y no tiene posibilidades de hacerlo.

Las condiciones impuestas por las instituciones internacionales (FMI, BCE, UE) para una nuevo paso en el pretendido "plan de rescate" (de los bancos) se resumen en que el gobierno acepte las condiciones de descuento de la deuda griega que exigen los bancos, las aseguradoras y los fondos de inversión, representados todos ellos por el Instituto Internacional de Finanzas (IIF) en tanto que negociador central.

En la trastienda de las negociaciones entre el gobierno griego y el IIF -que tropiezan con dificultades como deja traslucir la interrupción momentánea de las negociaciones el 13 de enero de 2012- lo que se da son las operaciones de especulación clásicas en esta circunstancias.

En efecto, los fondos de inversión de capital riesgo (hedge funds) recompran a precio bajo la deuda griega de la que se quieren desprender los bancos.
Estos hedge funds especulan actuando sobre dos escenarios. Uno, que el gobierno se encuentre incapacitado para hacer frente al pago el mes de marzo, lo que conllevaría a la activación de los CDS (Credit Default Swap)y el reembolso de la pérdida de los hedge funds por parte de los CDS. El otro, que los hedge funds esperan ser reembolsados por el gobierno griego al valor nominal de las obligaciones.
En efecto, en el caso en el que los bancos y otras instituciones acepten un descuento en torno al 60% o 70% (o más) y pasen a un acuerdo, los hedge funds pueden rechazar este descuento sobre la parte que han adquirido, lo que les aseguraría un beneficio sustancial.
Hay que saber que el acuerdo que podría darse entre el gobierno y el IIF no obliga a todos los que hayan comprado las obligaciones a aceptar una decisión tomada por una mayoría cualificada. Segun el Wall Streel Journal del 13 de enero de 2012, estos hedge funds detentan más de 70 millardos de euros de la deuda griega.
Las negociaciones no se darán sólo sobre el porcentaje de descuento sino sobre quiénes van a firmar tal acuerdo y la cantidad de deuda que poseen. La prensa podría informar mejor de todo esto, a fin de sacar a la luz los verdaderos negocios que se hacen utilizando la deuda ilegítima

Sobre esta cuestión, la izquierda griega -es decir, la izquierda radical- plantea con justeza el rechazo del pago de la deuda, una posición que se expresa con matices diversos. Pero también existe otro debate entre las fuerzas de la izquierda radical; es el debate en torno a la salida o no del euro.

El artículo de Antonis Davanellos -uno de los portavoces de DEA (Izquierda obrera internacionalista), que se sitúa en el ala izquierda de la coalición SYRIZA- nos presenta este debate. La redacción de A l'encontre comparte su punto de vista. Redacción A l'encontre]

Desde hace dos años, la experiencia griega, bajo la vigilancia suprema de la troika (Unión Europea, FMI y Banco Central Europeo) y los estrictos programas de austeridad que vienen de ella, ha llevado al colapso de las ilusiones relativas al “europeísmo” y a la “europeización”.

Hace diez años, bajo la influencia de argumentos convergentes de la derecha y, sobre todo, de la socialdemocracia, en Grecia tomo cuerpo una amplia corriente de opinión basada en la falsa esperanza de que llegando a ser miembros de la UE y de la eurozona, la economía (capitalista) griega entraría en una fase de crecimiento duradero y que, en ese proceso, al incrementarse la “tarta” a repartir, también saldrían beneficiados los asalariados y asalariadas.

Ahora mismos estas ideas están hechas añico, carbonizadas. Y por ello, el debate sobre las perspectivas adquiere una relevancia de primer orden. Miles de trabajadores y trabajadoras se interesan en él y, por ello, adquiere una amplitud e importancia política sin precedentes.

En el futuro próximo vamos a asistir a cambios importantes. Los podemos enumerar aquí. En primer lugar, la modificación de la actitud de los países más importantes de la UE. De hecho, la canciller alemana Angela Merkel y el presidente francés Nicolas Sarkozy ya han adoptado una orientación a favor de una Europa a dos velocidades y de un euro que se adapte a esta situación.

Países como Grecia, pero también España, Portugal e Italia, van a verse relegados del primer vagón del tren de la UE. Entre las decisiones adoptadas por la cumbre europea del 9 de diciembre de 2011, se afirma por primera vez la posibilidad de expulsar de la UE a un “Estado fallido”. Por el momento, esta perspectiva concierne fundamentalmente a Grecia.

En segundo lugar, sectores de las clases dominantes en Grecia empiezan a cambiar de posición. Evidentemente, los banqueros, algunos grupos industriales y los armadores prefieren continuar como miembros del “club” del euro y declaran que están dispuestos a seguir atacando brutalmente a la gran mayoría del país para alcanzar este objetivo; pero, por primera vez en estos últimos años, determinados sectores -y algunos de ellos, entre los mencionados- comienzan a realizar cálculos para valorar si les resulta beneficioso seguir en la zona euro.

La razón de este giro se encuentra en las características que está adquiriendo la crisis económica internacional y las decisiones que se adoptan para la gestión de la así llama crisis de la deuda soberana.

En la prensa de la clase dominante griega se están publicando artículos en el sentido de que el capitalismo griego existía y funcionaba antes de la existencia del euro y que, del mismo modo, podría seguir existiendo fuera de la eurozona.

Los analistas más perspicaces detectan ya movimientos hacia la salida del euro en fracciones de la clase dominante con el fin de disponer de una capacidad de control de la situación en caso de grandes turbulencias económicas, sociales y políticas que conducirían a un “giro nacional”, “soberanista” del capitalismo griego y a un vuelta obligada a la dracma.
Los políticos más lúcidos -por ejemplo, el ministro de Finanzas, Evangelos Vanizelos- piensan que estas decisiones no se plantean a largo plazo sino que puede que sea necesario adoptarlas en los próximos meses.

Evidentemente, la crisis ha minado el poder de los capitalistas griegos y ha reducido su capacidad para actuar con “independencia” de las grandes potencias; pero la posibilidad de adoptar este tipo de decisiones “independientes” -ciertamente, dentro de unos límites- no ha desaparecido. Sobre todo si se tiene en cuenta que los capitalistas griegos y su Estado continúan siendo una fuerza con peso en los Balcanes y en el Este de la región mediterránea.

Un papel reforzado por la alianza político-militar con el Estado de Israel que trata de asegurar su acceso a los recursos energéticos en esta región mediterránea (se está explorando yacimientos de gas y petróleo en el Mediterráneo oriental, lo que se ha convertido en un elemento de discordia entre Chipre, Grecia y Turquía) y conservar una estabilidad geopolítica en la zona tras los cambios producidos por las llamadas “revoluciones” del mundo árabe y el cambio de orientación de gobierno turco.

En ese contexto, la “izquierda europea” piensa que la mayoría de las corrientes de la izquierda anticapitalista griega son favorables a una salida de la eurozona y a una vuelta al dracma. No es del todo exacto.

El Partido Comunista Griego, la fuerza política más importante a la izquierda, ha estado tradicionalmente a favor de una salida de la eurozona y de la Unión Europea. Actualmente, el PC dice que estos objetivos sólo pueden alcanzarse a través de un régimen político que ellos califican de este modo:

“Un poder popular y una economía popular”. Su dirigente, Aleka Papariga, afirma que si la vuelta al dracma se realiza en el contexto actual de relación de fuerzas, traerá un ataque especulativo sin precedentes y una pauperización de los asalariados y campesinos, también sin precedentes.
Estoy parcialmente de acuerdo con esta posición. Digo parcialmente, porque no sé, ni de forma aproximativa, qué es lo que significa la fórmula “poder popular y economía popular” que el Partico Comunista sitúa entre el capitalismo y el socialismo.

No obstante, estoy de acuerdo en que la vuelta a la dracma bajo la batuta de los capitalistas y de su Estado tendría unos efectos devastadores sobre la población.

La vuelta a la dracma -que, de entrada, se encontraría devaluada – conduciría a una nueva devaluación, lo que implicaría una depreciación de las rentas y haberes salariales (salarios, pensiones, vivienda, etc.) y, también, de los “activos” campesinos: una devaluación de las tierras cultivables.
Por contra, los capitalistas griegos que detentan riquezas evaluadas en 600 millardos de euros -es decir, más del doble de toda la deuda griega- podrían comprar a precio de ganga las empresas públicas, los hospitales, las tierras cultivables…

Es decir, se daría una transferencia colosal de riqueza de lo público a lo privado, transferencia que se puede comparar a la que se produjo en los países del Este tras la caída del muro en 1989.

Desgraciadamente, un sector de la izquierda anticapitalista no ha comprendido esta trampa que ha puesto al descubierto el Partido Comunista. ANTARSYA, por ejemplo, ha adoptado el siguiente lema en su último congreso: “Por una salida anticapitalista del euro”.

Un eslogan sin rigor alguno. Si se plantea como perspectiva estratégica de derrocamiento del capitalismo, situar la cuestión de la moneda como punto de partida, no es la mejor opción. Desde ese punto de vista sería mejor un eslogan tradicional: “Todo el poder a los consejos obreros, campesinos y populares” o, dicho de otro modo, a las estructuras de autoorganización democrática.
Pero un eslogan semejante no haría sino evidenciar la distancia enorme que existe entre este objetivos y las tareas presentes, así como las responsabilidades actuales de la izquierda anticapitalista.

Para los camaradas (la mayoría) de ANTARSYA, la forma de resolver esta contradicción en su actividad política cotidiana se traduce en obviar el adjetivo anticapitalista (del eslogan “por una salida anticapitalista del euro”) y plantear lisa y llanamente la salida del euro para, de ese modo, poder gestionar la política monetaria y la devaluación de la moneda como medio para recuperar competitividad y, de paso, la reconstrucción productiva del país.

Esto nos traslada de nuevo a las ideas de ciertos economistas radicales “realistas”.

Por ejemplo, Costas Lapavitsas, que propone un retorno inmediato a la dracma y una devaluación sistemática como la única posibilidad de reforzar la capacidad competitiva de las empresas griegas y de sus exportaciones.
De ahí vendría la posibilidad de una reconstrucción productiva del conjunto del país. Es una “solución elegante” pero con los pies de barro.
La dracma no sería la única moneda a realizar una devaluación competitiva. También lo haría el escudo (portugués), la peseta (española), la lira (turca), etc.
¿El resultado?: la carrera por la competitividad se transformaría en una guerra económica en las que la víctimas serían las gentes asalariadas y los capitalistas acapararían los beneficios.
En cualquier caso, Lapavitsas tiene la decencia de admitir que a medio término el resultado de sus propuestas implicarían restricciones (penurias) importantes para la población en lo que respecta a la alimentación, los medicamentos, carburantes, etc.
Algo que ninguna fuerza política de izquierdas se atreve a decir pero, ¿no deberían hacerlo?

En realidad, estamos asistiendo al renacimiento de las ideas, de carácter nacionalista más o menos afirmado y reformista, de las viejas corrientes de izquierda.

A principios de los años 60, una fracción significativa de los economistas radicales (entre los que se encontraba Andreas Papandreu, fundador del Pasok) proponía una vía análoga para el desarrollo del capitalismo griego: la nacionalización de sectores “estratégicos” (energía, agua, telecomunicaciones, transporte, etc.), una política exterior independiente, un reforzamiento de la industria pesada, medidas proteccionistas para apoyar la producción griega, etc.
En teoría, se trataba de una política que sólo podría ser puesta en práctica por un gobierno de izquierda, una política que conduciría “objetivamente” al socialismo.
En la práctica, fue la orientación que aplicó ampliamente la Junta Militar entre 1967 y 1974.
Y sobre todo, la que aplicó el primer gobierno de derechasque le sucedió, liderado por Constatin Caramanlis, que algunos políticos de derechas calificaban como un “maníaco socialista”.

Este tipo de orientación está muy alejado del contexto al que hacen frente hoy en día los trabajadores y trabajadoras en Grecia. Nuestra tarea principal consiste en oponernos y hacer fracasar las políticas de austeridad.

En esta confrontación, y a través de ella, tenemos que acumular fuerzas -tanto en el movimiento sindical como en la izquierda política- para dar contenido a la perspectiva del derrocamiento del capitalismo y la batalla por el socialismo.
En este esfuerzo, es preciso excluir la posibilidad de que los asalariados, que ya han sufrido medidas muy duras de “devaluación interna” bajo el imperio del euro, se vean forzados a pagar el precio de una reconstrucción capitalista bajo la égida de un giro “nacional”, esta vez bajo el reinado de la dracma.

Esta es la orientación que tratamos de desarrollar en SYRIZA a través, entre otros, del eslogan “Ningún sacrificio por el euro; ninguna ilusión en la dracma”.

De ese modo, tratamos de plasmar una orientación de izquierda que haga frente al vulgar “europeísmo” que tiene por función legitimar las políticas de austeridad actual; y, también, el rechazo a la consigna de retorno inmediato a la dracma.

Entre otras razones porque, como hemos explicados más arriba, el giro “nacional” no es la posibilidad más probable.
Y si llega a darse -en el marco de la relación de fuerzas socio-políticas actuales- el resultado será amargo para nuestra población y desastroso para la izquierda; especialmente si se supedita a tal giro y no está preparada política e ideológicamente.

Muchos camaradas desarrollan el argumento de que el euro no es un símbolo neutro. Comparto esa opinión. El euro representa y simboliza las políticas neoliberales extremas que dominan la UE desde hace 25 años.

Pero la dracma tampoco es un símbolo neutro. La dimensión simbólica de una moneda está sujeta al hecho de quién controla la economía y quién controla el poder político. Y en la historia de las revoluciones hasta el día de hoy, la cuestión de la moneda no ha sido nunca el punto de partida del proceso.

Otros camaradas, fundamentalmente de ascendencia trotskista, apoyan la salida del euro como elemento del llamado “programa de transición”. Una manera un tanto “flexible” de interpretar los elementos constitutivos de ese programa.

Dicho de otro modo, los camaradas tratan de cambiar el mundo comenzando por el techo, al tiempo que subestiman los peligros de compromiso con las orientaciones proteccionistas, propias de un “realismo económico” y del nacionalismo, incluso si este último es moderado y se expresa bajo una variante de “izquierda”

LA CRISIS DE GRECIA MARCA LA CRISIS DEL CAPITALISMO


Monday 13 february 2012

 

Armando Romero

Corresponsal Sin Frontera

Un-coctel-molotov-estalla-fren_54253047996_51351706917_600_226

 

Para entender la crisis financiera y económica de la Unión Europea, tenemos que entender tal crisis no sólo como un fenómeno económico y financiero, sino también como un fenómeno político. En realidad, esto último determina lo primero.

 

Portugal, Irlanda, Grecia y España […] han estado gobernados, durante la mayoría del periodo desde el final de la II Guerra Mundial hasta finales de los años setenta por dictaduras fascistas o fascistoides (España y Portugal) y por regímenes autoritarios profundamente conservadores (Grecia e Irlanda).

Las dictaduras españolas y portuguesas terminaron en 1978 y 1974 respectivamente.

La griega terminó en 1974. En Irlanda fue en los años setenta cuando comenzó a abrirse un sistema profundamente conservador de ideología católica extrema, que en cierta manera perdura todavía hoy.

Este contexto político explica que el estado heredado por las democracias (que se inicia en estos países a partir de los años setenta y ochenta), fuese un estado represivo, poco redistributivo y escasamente social. Con una clase política coludida por el poder, una clase política corrupta, sometida a los lineamientos del Poder Capitalista.

 

Las causas mayores de estas enormes desigualdades eran la escasa actividad redistributiva del estado y la prominencia de las rentas del capital sobre las rentas del trabajo, consecuencia del enorme dominio de las derechas en la vida política d e aquellos países. En todos estos países los sindicatos son débiles y las izquierdas también.

Éstas, así como también los sindicatos, están divididas según distintas tradiciones políticas. La unidad de las fuerzas conservadoras y liberales contrasta con la gran diversidad y atomización de las izquierdas, con pluralidad sindical que debilita a las fuerzas progresistas. En chile pareciese ser un espejo de esa realidad del modelo capitalista.

images (2)

 

El gobierno de Lukás Papdimos trata de poner orden en su coalición de cara a la tramitación parlamentaria del acuerdo con la “troika”, formada por el Fondo Monetario Internacional, el Banco Central Europeo y la Comisión Europea. Se esta traspasando el costo de la crisis, a los trabajadores, a los sectores más vulnerables del pueblo griego.

 

“Los trabajadores, con su gran participación en la huelga de 48 horas y la manifestación de los sindicatos en Atenas, continúan su lucha contra las medidas antidemocráticas y la extorsión impuesta por los prestamistas”, afirmó en un comunicado el mayor sindicato de trabajadores en el sector privado, GSEE.

En la economía griega la crisis se manifestó con cierto retraso en comparación con el resto de la Eurozona. Entró en fase de recesión en 2009, mientras en 2008 se frenaba la expansión del PIB. El elemento más importante es que el sector industrial (sector minero-extractivo, sector manufacturero, suministro eléctrico y de agua, según las estadísticas burguesas), que entró en fase de recesión en 2005, se hundió un 4% en 2007/2008.

En 2008, todas las ramas de la manufactura estaban en recesión, excepto la rama de industria alimenticia (crecimiento del 1,2%).

 

La crisis en el sector manufacturero se refleja en el gran hundimiento de las mercancías industriales (aproximadamente un 7%).

El sector de la construcción ha sufrido un gran descenso (-9,4%).

Durante el período 2002-2008 se ha notado una tendencia de caída importante de la producción en la mayoría de productos agrícolas básicos – excepto del trigo, el maíz y el melocotón-.

Según los datos proporcionados por Eurostat, el ingreso real agrícola cayó un 7,1% en 2008 debido al estancamiento de los precios de venta de los productores y el gran incremento de los precios de productos industriales.

 

Según Eurostat, el ingreso agrícola neto como correlación del valor neto añadido en relación al coste se redujo en 2008 al 80,1%, en comparación con el año 2000 (=100).

En 2008 se produjo una gran caída de precios en la Bolsa de Atenas. Su valor total de mercado (como porcentaje del PIB) a finales de 2008, fue estimado aproximadamente a 1/3 del valor correspondiente a finales de 2007 (Diciembre de 2008: 28%, diciembre 2007: 86%). Una parte importante de esta caída se debió a la retirada masiva de inversores extranjeros en octubre de 2008.

Independientemente de la fase del ciclo de la crisis, una característica particular de la economía griega es su condición financiera agudizada y deficiente a largo plazo. El freno en el crecimiento del PIB – que se aceleró en el segundo semestre de 2008 – empeoró dramáticamente los términos del crédito estatal.

 

Los últimos análisis predicen una caída del 1% en el PIB de 2009. La amplitud de la recesión en la economía griega dependerá del rumbo de la crisis:

En los países balcánicos, donde existen importantes inversiones de compañías con sede en Grecia. Esto tiene que ver sobre todo con economías que presentan altas tasas de crecimiento capitalista, por ejemplo Rumania creció un 7,7% en 2008, mientras se espera un descenso de 1,8% en 2009, Bulgaria creció un 4,4% en 2008, mientras se espera un descenso de 1% en 2009.

En el comercio internacional, del cual una gran parte se realiza por medio de transporte marítimo, lo que constituye una importante fuente de ingreso.

 

En países europeos importantes, como Alemania y Gran Bretaña. De estos países procede una gran parte de los turistas que visitan Grecia, no sólo en el número absoluto de turistas, sino también en cuanto a número de estancias y gasto.

Los efectos de la alta inversión de la UE en comparación con el hundimiento industrial y agrícola son contradictorios.

Todo lo mencionado demuestra que el estallido de la crisis en la economía griega va a ser profundo. Hay quien dice que durará dos años. Agudizará las contradicciones sociales existentes a través del incremento del paro, del empleo a tiempo parcial y de la ampliación de las relaciones laborales flexibles.

Según las mediciones burguesas, la pobreza ya ha crecido, con particular concentración (sobre ¼) en niños de hasta 15 años, así como personas entre 18 y 24 años.

 

Es evidente que los índices de pobreza reflejan sólo una parte de la misma; no reflejan el hecho de que los salarios no están a la altura del crecimiento del PIB y de la productividad en una fase de reproducción ampliada en Grecia.

Los extorsionadores nada dicen de las ganancias de la banca internacional, de las utilidades generadas en los 90.

Para salvar al sistema, liberales y socialdemócratas, desde Sarcozy a Obama, Brown y Lothar Bisky, todos prometen un “capitalismo humano, saludable”. “Humanizar” la explotación del capital, en esta línea la socialdemocracia promueve acuerdos conciliatorios. En Chile el programa del PRO, del PRI y de la Concertación van en esa misma dirección.

 

La actual crisis económica en la Eurozona ha agudizado las contradicciones entre los estados miembros, incluso en su núcleo duro. Se acrecientan las dispuestas entre los socios de la UE.

A pesar de la interrelación de capitales, a pesar de la estrategia común contra la clase obrera, el estado-nación sigue siendo el órgano que asegura el dominio económico de los monopolios y sirve a la concentración y centralización del capital, en antagonismo con otros procesos similares en otros estados miembros de la UE.

 

La desigualdad capitalista existe en la fase de reproducción ampliada así como en la de recesión, y se manifiesta al nivel general de la producción, en la productividad laboral, en la proporción de las industrias, en los salarios, en las exportaciones e importaciones de mercancías porcentualmente en el PIB, en la entrada y salida de capitales.

Esta desigualdad se refleja en la situación financiera de cada estado, en los diferentes tamaños de la deuda pública y el déficit, en los diferentes tipos de interés en cada estado tal como los establece el mercado internacional en base a la posición de cada estado en la eurozona y en el sistema imperialista internacional.

Está claro que la intensificación del desarrollo desigual es un fenómeno generalizado en la UE y el sistema imperialista internacional.

 

La característica general de la depreciación del capital durante la crisis no se manifiesta proporcionalmente en todos los estados, sectores y empresas (de capital privado o por acciones).

Así, la recesión y la fase de estabilización y revitalización ocasionan reorganizaciones de la correlación de fuerzas entre las varias empresas, sectores y economías a nivel estatal.

Sin embargo, cambios importantes se incuban en un período amplio que incluye más de un ciclo de crisis económica.

La crisis actual cristaliza los cambios en la correlación de fuerzas incubados en los últimos 30 años aproximadamente en 3 ciclos de crisis que afectaron a la mayoría de las economías capitalistas avanzadas. En los últimos 10 años estos cambios se han acelerado.

 

Algunos teóricos proyectan la necesidad de “nuevos modelos” para la economía griega. Afirman que el extremadamente rápido desarrollo de Grecia durante el período 2000-2008, según los índices de nivel de vida de la ONU (Grecia ocupaba el puesto 24 de 175), fue resultado del sobreconsumo y el sobre endeudamiento del estado, de los hogares y las empresas.

Aseguran que este “modelo” ha agotado sus posibilidades, mientras que un nuevo modelo estará necesariamente más controlado, será más productivo y más austero. En relación directa con esto está la declaración hecha por el Presidente del Banco de Grecia.

Este punto de vista trata conscientemente de reforzar el concepto del capitalismo en la conciencia popular. La dependencia directa que la gente tiene del sistema bancario (hipotecas, préstamos al consumo y tarjetas de crédito), el denominado “sobrendeudamiento” y no “sobreconsumo”, son características del capitalismo desarrollado.

Esto es evidente con el sobre endeudamiento de los EEUU, que ha tomado la forma de uso masivo de dinero de plástico.

 

La teoría del sobreconsumo o su opuesto, el infraconsumo, no tiene en cuenta la fuerza motriz de la producción capitalista, que es el beneficio, la apropiación de plusvalía y no la producción de valores de uso para la satisfacción de las necesidades sociales.

Oculta el hecho de que, inicialmente, la anarquía y desigualdad se expresa entre los propios capitalistas que compran y venden mercancías entre sí mismos, que se usan entonces en la producción capitalista; no tiene en cuenta que la anarquía se expresa entre las ramas de la producción industrial.

 

La anarquía y desigualdad de la reproducción capitalista se expresa en primer y principal lugar, por una parte, en el intercambio entre los capitalistas bajo la categoría de producción de productos industriales y, por otra, entre aquellos capitalistas bajo la categoría de producción de productos para el consumo directo.

En una crisis, la reproducción ampliada capitalista es abruptamente cortada.

Con una recesión, la restauración de las desproporciones más extremas tiene lugar en parte instantáneamente para que se ponga en marcha un nuevo ciclo de reproducción ampliada capitalista anárquica.

 

Por la crisis, los griegos abandonan a sus hijos en orfanatos. En los últimos meses, los servicios sociales de Grecia registraron un fuerte incremento de casos de niños que son dejados por sus familias en orfanatos, porque ya no pueden alimentarlos

La causa de la crisis ha sido política, la salida de la crisis también dependerá de factores políticos. No se puede salir de la crisis sin una redefinición de las relaciones de poder entre el capital y el trabajo […] el agotamiento del modelo neoliberal, ha obligado al capitalismos a plantear una refundación del modelo.

Los acontecimientos de Grecia, no nos puede ser indiferentes, de cierta forma marcara el rumbo de los nuevos escenarios. En Chile la correlación de fuerza es ampliamente favorable a la oligarquía y la derecha económica.

 

 

images (1)

http://elperroposteador.over-blog.es/article-99197165.html#fromTwitter

Grecia como evidencia: la sociedad europea acorralada


Grecia como evidencia: la sociedad europea acorralada

2 febrero 2012 | Categorías: El otoño europeoUnión Europea | |

Rosa María Artal – Comité de Apoyo de ATTAC España

Grecia: un país sin esperanza. Con el desconsuelo anidado en las expresiones anónimas. Sus gobernantes pudieron cometer errores, los cometieron, ayudados por cierto por Goldman Sachs alguno de cuyos miembros son hoy dirigentes “a dedo” en Europa. Pero se lo están haciendo pagar con sangre a los ciudadanos.

Los insostenibles recortes a la población para pagar la deuda han sumido a Grecia en la pobreza extrema. Sus ciudadanos fueron los primeros en salir a la calle para protestar, el gobierno (el democrático) llegó a gasearlos a niveles casi letales. Y ahí siguen.

Grecia apenas representa el 2% del PIB de la UE ¿puede creer alguien seriamente que es ella quien ha desestabilizado a toda la Unión? Grecia, por el contrario, es la gran coartada para el triunfo del golpe financiero en Europa.

Angela Merkel, la líder no electa de la UE, tardó 6 meses en autorizar un primer rescate de 110.000 euros para Grecia. En ese tiempo especuladores del mundo entero jugaron con la deuda griega hasta dejarla en basura para la compra y en oro para los beneficios particulares.

Escuchamos cada poco cómo se da a los bancos dinero público europeo. 1,6 billones de euros por aquí (confesos), medio billón de euros por allá. Sin contrapartidas. A precio de saldo. Para reactivar el crédito explican, pero no lo reactivan, especulan que es más rentable. A Grecia los 110.000 millones de euros le han costado… la democracia, la soberanía.

El país que inventó la democracia, hoy es oficialmente una tecnocracia. Ved: forma de gobierno. La UE sustituyó a un jefe de gobierno democrático por un tecnócrata. Pero no tiene suficiente.

Para pagarle otros 145.000 millones de euros de segundo rescate (labor en la que lleva la UE otros más de seis meses como poco y que de nuevo ha servido para que el euro, los países y los ciudadanos sean objeto de especulación por parte de “los mercados”) se disponen a quitarle también la soberanía.

A controlar los presupuestos y el gasto desde Bruselas, a mermar más la sanidad pública. Papandreu no lo hubiera aceptado seguramente, el tecnócrata Papedemus ¿qué hará?

Es el futuro en el que mirarnos. A Portugal se le prestaron 78.000 millones de euros y ya no cabe exprimir más a la sociedad. Bueno, parece que siempre cabe más. Y su líder conservador se hace fotos con nuestro líder conservador, muy contentos ambos de su “crecimiento sostenible”.

Nulo, ambos países van al despeñadero por los recortes, nosotros estamos en recesión y con la cifra récord de paro del mundo industrializado. La “austeridad” tiene esa consecuencia invariablemente. Pero conviene a la tecnocracia tener Gobiernos S.A., como detalla Público.

Pero aquí discuten si los periodistas no nos estaremos pasando de alarmistas, que no da uno para disgustos, vamos, y que al final siempre se arregla. ¿Tienen los medios la culpa de la crisis? Sí, por no informar mejor, por poner paños calientes. Por distraer sistemáticamente.

¿En algún momento de nuestra historia viva hemos visto que se cambien gobiernos sin pasar por las urnas?

¿Que se les quite la soberanía a los países por dinero?

¿Por una cantidad ínfima de dinero frente a la que se regala a los poderes financieros?

¿Que se desmantelen todos los derechos para que unos pocos se enriquezcan?…

¿Que la sociedad esté tan idiotizada, tan infantilizada, que lo acepte y aún se queje de que la asustan un poquito?

http://rosamariaartal.com

OBLIGADÍSIMA LECTURA La verdad sobre Grecia. (Por donde vino el ajuste)


La verdad sobre Grecia. (Por donde vino el ajuste)

Escrito por: homakana2001 el 14 Nov 2011 – URL Permanente

 

Esto que sigue lo publicó una forista en Diario Registrado, un diario on line argentino, (http://www.diarioregistrado.com/) que lo hizo bajo el nick de “tanita”. Considero que es muy esclarecedor sobre el tema de la tragedia del ajuste griego.

Por favor, transmitamos estas cosas, la gente tiene que saber. Goldman Sachs, que hundió a Grecia con un fraude, pone ahora sus hombres como: a) Presidente BCE (Draghi, Bildelberg Gorup, ex Goldman Sachs); Papademos (Bildelberg Gorup, ex Goldman Sachs); Monti (que se hará “cargo” del “gobierno técnico” de Italia: Bildelberg Gorup, ex Goldman Sachs). Esto tiene que decirse, hay que CONTARLO. Para que APRENDAMOS todos.

Nota del escritor e investigador americano Greg Palast, colaborador de la BBC, Observer y The Guardian, experto en fraude comercial y escándalos financieros. “Haraganes come-cebada y escupe-aceitunas, o cómo Goldman Sachs ha saqueado Grecia”

“He aquí lo que nos cuentan: La economía griega explotó porque una banda de griegos escupidores de aceitunas, tragadores de cebada y culos haraganes se rehúsa a trabajar todo el día, se jubilan anticipadamente y gozan de costosísimos servicios sociales financiados con deuda.

Ahora que la cuenta ha llegado, los griegos tienen que pagarla con las tasas más altas y recortes al Estado de bienestar, y entonces ellos salen a rebelarse corriendo por las calles, rompiendo vidrieras y quemando bancos.

Yo esta historia no la trago, porque tengo en la mano un documento que está etiquetado como “reservado”. Grecia es la escena de un crimen.

Los griegos son víctimas de fraude, de estafa, los han taimado. Y (tapen los oídos de los niños): el aire humeante del delito está en manos de un banco cuyo nombre es Goldman Sachs.

En el 2002 Goldman Sachs compró bajo secreto 2,3 mil millones de euros de la deuda pública griega, convirtiéndolos todos en yen y dólares, y revendiéndolos inmediatamente a Grecia. Un negocio con el cual Goldman ganó mucho dinero. ¿Fueron estúpidos? Como un zorro.

La operación era un fraude basado en tasas falsas y valor de cambio fijado por la banca.

Goldman había suscripto un acuerdo con el gobierno griego de la época para esconder el enorme desequilibrio fiscal: la falsa “pérdida” de Goldman Sachs era la falsa ganancia del Estado griego. Y el gobierno liberal de centro-derecha de Atenas (antes de que fuera elegido Papandreus) reembolsó las pérdidas a la banca con tasas usureras.

Pero con esta increíble tramoya habría camuflado su déficit haciéndolo permanecer bajo el techo del 3% del PBI establecido por la UE. Pintoresco! Fraudulento, pero pintoresco.

Pero las trampas cuestan caras en estos tiempos. Además del pago de intereses asesinos, Goldman pidió a Grecia también una “comisión” de más de un cuarto de millón de dólares. Por los servicios prestados.

Cuando asumió en el 2009 el nuevo gobierno socialista de Gheorghios Papandreus, abrió los libros contables y salieron volando los murciélagos. Los inversores se volvieron locos y pidieron intereses monstruosos para prestar el dinero necesario para cubrir ese agujero.

Quienes tenían bonos del tesoro griego entraron en pánico y corrieron a asegurarse contra la bancarrota del Estado griego.

Entonces subieron fuertemente también las pólizas de seguro de los bonos, (en la jerga “Credit Default Swap, CDS). Y adivinen quién hizo un montón de dinero vendiendo estos CDS? Goldman Sachs. Goldman y los demás bancos sabían perfectamente que estaban vendiendo carne podrida a sus clientes, mierda pintada de oro.

Esta es su especialidad.

En 2007, mientras los bancos vendían CDS y mutuos subprime, Goldman mantenía una “posición corta” apostando al hecho que sus productos financieros habrían terminado en el inodoro. Con este fraude, Goldman ganó otros 500 millones de dólares.

Al final de este juego, en vez de meter en la cárcel al administrador delegado de Goldman, Lloyd Blankfein, haciéndolo desfilar en una jaula por las calles de Atenas, la víctima de la estafa es la acusada: el pueblo griego”.

Fin de la nota de Palast.

Y agrego yo: como una burla adicional, les plantan de Primer Ministro un hombre de la Goldman: Papademos. Este es el Orden Mundial real. Este es el clímax del Sistema. Ahora Italia, con Monti. Y una vez que gane Rajoy, España. Clap Clap. tanita.

 

El origen de la deuda pública griega y razones para no pagarla


 

El origen de la deuda pública griega y razones para no pagarla

Ponencia de Leonidas Vatikiotis en el encuentro “Viviendo en deudocracia”, Quién debe a Quién, Madrid, 7 y 8 de octubre de 2011.
El gobierno de George Papandréu (quien es considerado por los griegos como un colaboracionista, siendo la persona más odiada) desde el primer día de su elección ha estado diciendo que la deuda pública ha alcanzado los niveles actuales debido a un generoso Estado del Bienestar.
El objetivo de esta gran mentira era que la ciudadanía griega aceptara la quimioterapia del Fondo Monetario Internacional (FMI) y la Unión Europea (UE) sin reacciones sociales.
Por el contrario, nosotros intentamos demostrar que la mayor parte de la deuda griega ha sido creada por la clase dirigente y no por la gente que sufre ahora las medidas de austeridad impuestas por el FMI y la UE.
En particular, la deuda griega y el alto déficit presupuestario fueron causados por los siguientes hechos:
1. Recesión. Como ha ocurrido en todo el mundo, la recesión ha provocado una bajada de ingresos fiscales y un incremento del déficit.
2. Adicción de los capitalistas griegos a las subvenciones del Estado. Desde la década de los 80 (cuando el gobierno griego actuaba como una compañía de seguros, compensando a todos los capitalistas griegos por sus pérdidas por la crisis) hasta la actualidad, las élites dominantes han sido las mayores beneficiarias del presupuesto del Estado.
Del mismo modo que no podemos imaginar la élite económica italiana sin los ingresos provenientes de la Mafia, o las élites alemana y británica sin las ganancias del extranjero, tampoco se puede concebir la élite dominante griega sin las subvenciones estatales.
3. Enorme gasto militar. Por la amenaza real procedente de Turquía, pero en mayor medida por su participación en coaliciones imperialistas, como la OTAN, Grecia destina una gran parte de su presupuesto al gasto militar. En Europa, únicamente Alemania gasta más parte del PIB en armas que Grecia.
4. Participación de Grecia a la CEE en 1981 y en la eurozona en 2001.
Las raíces del déficit presupuestario se tienen que buscar en el colapso de la industria griega debido al mercado común. Más tarde, la Política Agrícola Común y la participación en la eurozona han llevado al extremo las contradicciones de l’economía griega. Los déficits de Grecia y el resto de países periféricos de la eurozona son la otra cara de los superávits de los países no periféricos.
5. Evasión oficial de impuestos de la clase dominante. A menudo se comenta que Grecia produce tres cosas: Iglesia Ortodoxa, que es la mayor terrateniente; barcos, porque Grecia participa de una buena parte del comercio mundial; y bancos. Ninguna de estas “entidades” paga impuestos.
Por medios oficiales han sido excluidas del sistema tributario (sólo los propietarios de barcos han blindado la evasión fiscal mediante 56 leyes constitucionales).
6. Gran parte del gasto se destina al pago de las tasas de interés. Según el presupuesto de 2012, se pagará por los intereses un 8.3 % del PIB (en 2011, un 7.4 %). Incluso las economías más estables, con el tiempo, se colapsarían si tuvieran que pagar estas cantidades a los acreedores.
Todos estos argumentos nos dan una sólida base para contraatacar e intentar parar las agresiones a nuestros derechos sociales y políticos
En Grecia nosotros decimos “no debemos, no pagamos”, como vosotros.
Pero también añadimos “no vendemos”, porque en Grecia se está llevando a cabo el mayor plan de privatizaciones de toda Europa favorecido por la Troika, que es como llamamos al grupo de expertos del FMI, la UE y el Banco Central Europeo (BCE).
En este contexto, el equipo de Debtocracy está dando los primeros pasos para hacer un segundo documental que analizará el tema de las privatizaciones.
En concreto, exigimos no pagar la deuda pública por las siguientes 8 razones:
1. Gran parte de la deuda griega es fruto de la corrupción. Como ejemplo podemos decir que nadie sabe todavía el coste real de los Juegos Olímpicos de 2004. Pagamos por el sistema de seguridad (el denominado C4I) 1.200 millones d’euros, pese a que nunca lo recibimos.
2. Desde la década de los 90 cuando España, Irlanda, Portugal, Italia y Grecia querían pedir dinero prestado para financiar sus necesidades, los mercados les prestaban dinero a unos tipos de interés 2, 3 e incluso 4 veces más elevados del que lo hacían a países como Alemania y Estados Unidos.
La excusa oficial para esta extorsión, para esta especulación, era que estos países tenían un riesgo muy alto de quiebra.
Ahora, nosotros argumentamos que ha llegado el momento de pagar el precio por esos altos rendimientos de la inversión. En esencia, no tendrían que haber costes adicionales, porque ya los hemos pagado en forma de altos tipos de interés.
3. Cómo hemos visto en el informe de la auditoría de Irlanda, una gran parte de estos bonos han sido comprados por hedge funds (fondos de alto riesgo) y por especuladores.
Lo mismo ha pasado con la deuda griega. En un análisis reciente en el New York Times se decía que desde el acuerdo firmado durante la cumbre de la UE de julio, un tercio de los bonos griegos han sido comprados por especuladores. Entonces, no hay obligación moral de acatar esa deuda.
4. Gran parte de esta deuda está en manos de bancos que han sido salvados con dinero del pueblo griego. El primer préstamo de rescate a Grecia era de 110.000 millones de euros y, hasta ahora, los bancos han cogido 108.000 millones del gobierno, tanto en forma de avales como en líquido.
Pero estos bancos, los bancos griegos que continúan vivos gracias al dinero del pueblo griego, poseen el 30-40% de la deuda. Por esta razón exigimos la nacionalización de los bancos griegos para abolir o reducir la deuda.
5. Exigimos no pagar esta deuda porque es inaceptable que en el siglo XXI los bancos impongan a la gente un genocidio como castigo para pagar la deuda. En Grecia, actualmente se está produciendo un genocidio social. Este año se van a cerrar 1.054 escuelas.
Tengo que decir que desde la creación del Estado griego el 1820 nunca se había cerrado ninguna escuela. También se han cerrado 54 hospitales y decenas de departamentos de universidades. Centenares de jóvenes griegos y griegas dejan Grecia cada mes para ir a trabajar al Reino Unido, Estados Unidos, Australia y Canadá, como pasaba en el primer periodo de posguerra. Esta es la actual tragedia griega.
6. Exigimos no pagar esta deuda porque ya la hemos pagado una y otra vez. En Grecia, y pienso que en la mayor parte de los países del hemisferio norte, si un prestamista va a los tribunales diciendo que yo le he pagado el 130 o 150 % de mi deuda con él, los tribunales le dirían que renunciara al resto de la deuda. Exactamente lo mismo exigimos para la deuda soberana.
7. Pedimos no reembolsar el primer préstamo de 110.000 millones de euros de la Troika (de los cuales solamente se han recibido 65.000) porque el acuerdo para aprobarlo no ha sido votado por el parlamento griego, como tendría que haber ocurrido de acuerdo con la Constitución.
El gobierno de Papandréu no dejó que se votara porque sabía que no tenía la mayoría cualificada que pide la Constitución en estos casos. Este acuerdo es ilegítimo y, por lo tanto, no tenemos la obligación de devolver el dinero.
8. Creemos que no debemos pagar la deuda porque se ha demostrado que el mayor incremento de la deuda pública se ha producido a partir del rescate de Grecia. En octubre de 2009, cuando fue elegido el gobierno socialdemócrata del PASOK, la deuda pública era del 115 % del PIB.
En 2012, de acuerdo con estimaciones del FMI publicadas hace unas pocas semanas, la deuda pública se incrementará hasta el 189 % del PIB. Nosotros pensamos que el alto nivel de deuda es una buena excusa para imponer el más sangrante programa d’austeridad, el mayor programa de redistribución de la riqueza social tras la Segunda Guerra Mundial
¿Cómo podemos lograr nuestro objetivo, que es no pagar la deuda o solamente pagar una pequeña parte?
La manera más sencilla que tenemos para hacerlo, instruyendo la población y siendo compatible con la legislación nacional e internacional, es formar una comisión de auditoría de la deuda.
Esto exactamente es lo que hemos hecho en Atenas, dejando claro desde el primer momento que no pedíamos una comisión de investigación del parlamento.
En este momento se ha creado una comisión ciudadana para la auditoría con la participación de centenares de personas corrientes, economistas y abogados para demostrar a la ciudadanía, a la prensa y a la clase política, que esta deuda no debe ser pagada.
En esta línea, hemos formado cerca de 20 grupos por examinar las diferentes caras de la deuda pública. Creemos que en breve obtendremos los primeros resultados.
¿Por qué decimos no a la reestructuración de la deuda propuesta por Alemania?
1. Porque se acompaña de nuevas medidas de austeridad y planes de privatizaciones.
2. Porque pretende dar a Grecia el formato de Zona Económica Especial, donde las empresas alemanas no pagarían impuestos y las leyes laborales no serían válidas, como ocurre a las maquiladoras de Guatemala, Honduras y México.
3. Los nuevos bonos no serán emitidos bajo la legislación griega, como los actuales, sino bajo el derecho internacional.
Sé muy bien que nuestra lucha es como una gota de agua en el Mediterráneo. Pero también se muy bien que el momento más oscuro del día es justo unos minutos antes del alba.

Leonidas Vatikiotis es periodista especializado en economía, miembro de la Comisión para la auditoría de la deuda pública griega y responsable de la investigación científica del documental Debtocracy. leovat@yahoo.com
Traducido por Pau Sanz

La venganza de Grecia por ayudar antes a bancos que a ciudadanos


La venganza de Grecia

13 sep 2011

Isaac Rosa

Isaac Rosa (Sevilla, 1974) ha publicado las novelas ‘La malamemoria’ (1999), posteriormente reelaborada en ‘¡Otra maldita novela sobre la guerra civil!’ (2007), ‘El vano ayer’ (2004, Premio Rómulo Gallegos, y llevada al cine con el título de “La vida en rojo”), ‘El país del miedo’ (2008, Premio Fundación J.M. Lara a la mejor novela del año) y ‘La mano invisible’ (2011).

La venganza de Grecia

Si finalmente se produce la profetizada (y autocumplida) quiebra de Grecia, los bancos afectados por el impago no deben pensar que los gobernantes europeos titubearán a la hora de rescatarlos tanto como han vacilado para ayudar a Grecia desde el inicio de la crisis.

Al contrario: nada de cumbres frustradas, discusiones y planes de rescate lentísimos.

Con los bancos todo será rapidez y eficacia: Alemania ya tiene diseñado un salvavidas para sus entidades, y el resto de países y autoridades económicas se apresuran a tener lista la manguera para abrir el grifo en cuando vean un atisbo de humo.

Qué diferencia de trato con los bancos y con Grecia.

Mientras los primeros fueron rescatados al inicio de la crisis sin perder un minuto, y volverán a ser reflotados autómaticamente en cuanto haga falta, al país heleno sus socios europeos lo han dejado a la intemperie una y otra vez cuando más fuerte llovía, le han regateado la ayuda, le han impuesto condiciones durísimas, la han menospreciado y hasta humillado, la han dejado a merced de los especuladores, le han impuesto planes asfixiantes, le han torcido el brazo y la han puesto de rodillas, para al final dejarla caer, y tal vez expulsarla del club europeo.

Nada que ver con la banca, a la que se arropa al primer estornudo.

Pero claro, a Grecia nunca se la consideró “too big to fail”, como se decía de las grandes entidades en 2008: eran demasiado grandes para caer, y había que socorrerlas para que no nos arrastrasen en su caída, mientras que Grecia era un pequeño país, en la periferia, con un PIB insignificante, un maldito PIG, prescindible y fastidioso.

Y ya ven ahora: la pequeña Grecia, la menospreciada y maltratada Grecia, puede ser la que se acabe llevando por delante toda Europa, si se cumplen los presagios que dicen que el impago griego será la chispa que termine por calcinar la economía mundial.

No me digan que no parece una venganza, incluso una cruel justicia poética: por no haber ayudado de verdad a Grecia cuando más lo necesitaba, ahora la tragedia griega puede convertirse en tragedia europea y mundial.

Y no será por culpa de los vilipendiados griegos, no caigamos en esa trampa: si toda una Europa se deshace por las dificultades de una economía que sólo supone el 2% del PIB comunitario, alguien más que los griegos ha debido de hacer las cosas rematadamente mal

http://blogs.publico.es/trabajarcansa/2011/09/13/la-venganza-de-grecia/

El mejor post sobre la estafa del rescate a Grecia


¿RESCATE…? ¿PERO QUIÉN DIJO ¡SÁLVAME!?

11 julio, 2011 por minervista

“La Unión Europea es una asociación económica y política única, formada por 27 países europeos. 

Ha generado paz, estabilidad y prosperidad durante medio siglo, ha contribuido a elevar el nivel de vida de los europeos, ha creado una moneda única y ahora está construyendo progresivamente un mercado único en el que personas, bienes, servicios y capital circulan entre Estados miembros con la misma libertad que si lo hicieran dentro de un mismo país”

Página web de la Unión Europea. www.europa.eu

 “No luches contra el médico. A veces el médico te da medicinas que no te gustan, pero aunque no te guste el medicamento, el médico está para intentar ayudarte”

Dominique Strauss-Kahn, (en aquel entonces) presidente del FMI  27 de Abril de 2010 (Posteriormente acusado de violación. En este momento se encuentra en proceso de elevación a los altares. Nota: No se descarta la canonización)

 “Están Ustedes completamente locos y la prueba es lo que está pasando en Grecia. […] Debemos tener sentido de la responsabilidad y no pedir lo imposible.  

Tengo la impresión de que los gobiernos queremos ganar dinero a costa de Grecia. ¡De eso se trata! Si a nosotros nos prestan el dinero al 1,5 o al 3% y se lo prestamos a Grecia al 3, al 5 o al 6 % estamos ganando dinero a costa de Grecia, y eso es intolerable. […] 

Existe una posibilidad de ayudar a los presupuestos de Grecia, simple: Tomar una iniciativa, la Unión Europea, para el desarme en la región[…] 

¡Si en el fondo somos unos hipócritas! Este último mes Francia ha vendido 6 fragatas a Grecia por 2.500 millones de euros, helicópteros por más de 400 millones… y Alemania le ha vendido 6 submarinos por valor de 1.000 millones… 

¡Pero si somos unos hipócritas! ¡Les damos dinero para que nos compren armas! 

Creo que aplicar esos recortes es más eficaz que recortar los sueldos de aquellos que ganan 1.000 euros…”

Daniel Cohn Bendit, Eurodiputado del Partido Verde Europeo

5 de mayo de 2010

“Exigimos a todos los altos mandos de la policía y en especial a sus subordinados que por una vez respeten la voluntad del pueblo y la soberanía popular que recoge la Constitución. Les advertimos que no se atrevan a cumplir las órdenes ilegales de un gobierno depuesto que ha ultrajado la Constitución griega y que ha entregado las llaves del país al FMI, al Banco Central Europeo y al sistema bancario y financiero internacional. 

Que en ningún caso se les ocurra intentar impedir que el pueblo proteja su Constitución, como se recoge en su artículo final, y evite la venta del país. De lo contrario, todo funcionario de la policía deberá asumir personalmente la responsabilidad de sus actos, exactamente igual que sus superiores políticos, que han entregado el país a poderes fácticos extranjeros recurriendo a contratos de préstamo, memorandos y paquetes de recortes sociales. Supone esta una última oportunidad importante para la policía y sus miembros, y esperamos que obren de acuerdo con su conciencia y se pongan del lado del pueblo”

La Asamblea Popular de la Plaza Síntagma, Atenas,

23 de Junio de 2011 

“Bueno… Vamos a llevarnos bien, porque si no van a haber hondonadas de ostias aquí… ¿eh?…” 

Manuel Manquiña “Pazos”, en “Airbag“, 1997

Si me permite, le voy a dar un consejo: Si usted pretende entender lo que está pasando en Grecia, ni se le ocurra leer este post. Y no es que mi intención no sea precisamente esa. Que va, que va… El problema es que mi intención es precisamente esa: explicar qué ha pasado en Grecia. Y le va a pasar a usted como a mí, que no va a entender absolutamente nada. Como dice un amigo mío: lo incomprensible, es lo que tiene, que es imposible de entender…

Para intentarlo, lo mejor es empezar por el principio… Pero no por el principio del principio, ya que en aquel entonces no sabíamos que era el principio, ya que unos señores sin principios ocultaron que el principio del fin se acercaba ¿Está claro, no?

Así que empecemos por el principio. Por el principio del desenlace: El 4 de octubre de 2009, Yorgos Andreas Papandreou, candidato del Movimiento Socialista Panhelénico (PASOK) gana las elecciones generales y se convierte en Primer Ministro de Grecia. Aunque no era el primer Papandreou que era Primer Ministro: Su padre, Andreas Papandreou, fue Primer Ministro en dos ocasiones, de 1981 a 1989, y de 1993 a 1996. A su vez, su abuelo, Georgios Papandreou, lo fue en varias ocasiones, tras la II Guerra Mundial. Curioso… Abuelo, padre e hijo primeros ministros… Casualmente Papandreou (padre) fue sucesor de Georgios Rallis, que a su vez era hijo de Ioannis Rallis y nieto de Georgios Theotokis, que también fueron primeros ministros.

La cuestión es que Papandreou (nieto), sustituía al frente del gobierno a Kostas Karamanlis, de Nueva Democracia y sobrino de Konstantinos Karamanlis que, curiosamente, fueeee… Bingo! Primer Ministro de Grecia durante 14 años.

En España estas cosas no pasan: abuelo, hijo y nieto Primeros Ministros?! Cuándo?!, Cómo?! Pero si no ha dado tiempo… Eso sí, con el paso de los años, en España, algún día tendremos trío de recambio generacional, pero no en el gobierno. Que va… en la Jefatura del Estado, que aquí somos más así. Pero aquí no será un páramo de masculinidad como en las jefaturas griegas. Aquí será abuelo, padre y nieta. Es lo que tienen los Borbones, que siempre fueron más modernos que los Papandreus

El tema es que Kostas Karamanlis, en esa cosa tan solemne que llaman “traspaso de poderes” le dijo a Yorgos Papandreou:

-     Mira Yorgos, te dejo el mueble-bar lleno, aquí tienes la clave del wi-fi y cuídame las plantas, que mi sobrino algún día ganará las elecciones y será Primer Ministro, ya sabes, para no perder la costumbre… Ah! Por cierto… que te dejo un déficit público del 3,7% del PIB… 

Pero resulta que a Yorgos algo no le cuadraba, y se puso a abrir cajones y se encontró con el pastel: el déficit público realmente era del 12,7% del PIB, aunque luego la UE lo situó en el 15,4%. Y ustedes dirán… ¿y como se hace para ocultar tanta mierda debajo de la alfombra?, ¿como podía saber en 2010 la UE, por sus propios medios, que el déficit público real de Grecia era del 15,4 % y con anterioridad daba por bueno que se cifrara muy por debajo?

Y ahora sí, volvemos al principio del principio. Como dicen en “Amanece, que no es poco”:

- Se acuerdan ustedes de lo que estaban haciendo el 1 de enero de 2000? Ea!… pues a hacer flash-back.

Y aquí entra en juego Goldman Sachs, uno de los grupos de inversión más grandes del mundo. ¿Y que hizo Goldman Sachs?: operaciones de “cirugía estética” financiera (en mi pueblo lo llaman trapicheos) que permitieron a Grecia, a partir del 2000 ocultar a la Unión Europea su verdadero nivel de deuda, que no estaba por encima del 3% que esa cosa que llaman “criterios de convergencia” pone como límite, si no muy por encima. El 21 de febrero de 2010, Goldman Sachs emitió un comunicado en el que venía a decir que ni ellos ni el gobierno de Grecia habían cometido ninguna ilegalidad y que los productos financieros que utilizaron “están en conformidad con las reglas y procedimientos admitidos por Eurostat” (agencia europea que auditoriza, entre otras cosas, la deuda pública de los países miembros). Y no mentían… al decir “en conformidad con las reglas y procedimientos” querían decir que los contratos de derivados que crearon quedaban fuera de los datos que Grecia estaba obligado a entregar a Eurostat para su control. Si no te entrego lo que no me pides, no te estoy engañando. Si en lo que no me pides falseo la realidad de lo que me pides… eso es harina de otro costal. Pero bueno, eso no lo decía el comunicado, eso son apreciaciones mías. En dicho comunicado tampoco hacían referencia a los casi 800 millones de euros que ganaron a costa de la deuda griega en 2002.

Las políticas de control de la UE quedaron en entredicho y el Eurostat hizo el más completo ridículo.

Por cierto, hablamos de Goldman Sachs como una cosa abstracta y, por supuesto, está conformada por personas. Y Goldman Sachs tenía un plantillón en aquel entonces… Pero vamos a hablar de uno de sus “empleados” en concreto. Hablemos del italiano Mario Draghi.

Mario fue Vice-Presidente para Europa de Goldman Sachs. Hasta aquí todo normal: El problema es que este señor ya no está en Goldman Sachs. ¿Dónde está? Pues simple y llanamente esperando a ocupar el 1 de noviembre de 2011 su cargo de Presidente del Banco Central Europeo, cargo para el cual ha sido elegido por el Consejo Europeo hasta el próximo 31 de octubre de 2019.

Por cierto, entre Goldman Sachs y el BCE no ha estado en el paro este señor, precisamente. Mientras tanto se ha dedicado a ejercer de Gobernador del Banco de Italia.

¡Oiga, oiga, oiga! Sin señalar!, eh?, que aquí nadie ha dicho que este señor haya hecho con las cuentas italianas lo mismo que hizo su empresa con las griegas… Que eso lo ha pensado usted solito…

Por cierto, en esto los norteamericanos no pierden comba. Henry Paulson, quien fuese Presidente Ejecutivo de Goldman Sachs, fue nombrado por Jorge W. Bush como Secretario del Tesoro de EEUU el 10 de Julio de 2006. Lo de este personaje es cosa fina… si han visto Inside Job sabrán a que me refiero.

Ole, ole y ole… Hasta ahora nuestros gobiernos se habían dedicado a destinar dinero público para sanear las salvajadas que las grandes empresas financieras le hicieron a la economía global. Ahora, nuestros dirigentes han dado un nuevo paso (por no llamarlo salto mortal sin red): Los ex-directivos de estas empresas son elegidos para gestionar la economía pública. Esto es como poner al zorro a guardar los pavos. Digo los pavos porque las gallinas ya se las han comido. (Presuntamente, que quede claro que el señor Draghi dijo que no tenía conocimiento de estas operaciones, faltaría más)

Y si a alguien le preocupa esto, si no quiere que se le corte la leche del café, mejor que no pique el siguiente enlace:

http://www2.goldmansachs.com/worldwide/spain/index.html

Traduzco la información que la propia web de Goldman Sachs da sobre España:

Goldman Sachs es el banco de inversión líder en España, sirviendo a una cartera de clientes que incluye a muchas de las corporaciones líderes y compañías familiares, así como al gobierno español.

Pero bueno, antes de pensar en qué le va a pasar a nuestro país, nos tomamos una tila,  respiramos hondo, contamos hasta diez y seguimos con el caso griego.

Y saltamos hacia adelante en el tiempo, de nuevo al 2009. Es decir, aún no se había destapado el affaire de Goldman Sachs con Grecia. Papandreou, que había ganado las elecciones con un programa socialdemócrata para salir de la crisis, se encontraba acorralado, aunque aún no era plenamente consciente de hasta que punto. Para rizar el rizo, en diciembre de 2009, las agencias de calificación Standard & Poor’s, Fitch y Moody’s rebajan la nota de la deuda griega, poniéndola al borde del abismo. ¿Qué quienes son las agencias de calificación? Sería muy largo de explicar (pero ya lo haremos), pero en resumen son las mismas que en febrero de 2007 asignaron la nota más alta (AAA) a los tres mayores bancos de Islandia. Por cierto, esos mismos bancos colapsaron en la primavera de 2008. El desempleo se triplicó en Islandia en tan sólo 6 meses… Cosas que pasan…

En enero de 2010, el gobierno Papandreou tiene que rectificar el cálculo del déficit de 2009, que estaba estimado en un 3,7% pero que según reconocían se había disparado hasta el 12,7%.

El 15 de febrero de 2010 se destapa el pastel de Goldman Sachs. La Unión Europea abre un expediente a Grecia por falsear estadísticas. De Goldman Sachs, el artífice de todo, no sabe, no contesta… ¡¿Pero estáis locos?! ¡¿Cómo van a penalizar a Goldman Sachs?!, ¿No habéis leído más arriba que cuenta entre sus clientes, por ejemplo, con el gobierno de España? ¡¿Reconocer que una compañía que tiene como clientes a algunos gobiernos europeos está dirigida por una panda de chorizos?!, eso seria como decir que los propios gobiernos están dirigidos por una panda de chorizos…!!! ¿Pero que habéis fumao? Además, si ya estaban barruntando que un ex–directivo de esa firma sería el próximo presidente del Banco Central Europeo… Ayyyy! Almas de cántaro…

A todo esto, el Centro Nacional de Inteligencia griego desvela que las gestoras norteamericanas Moore Capital, Fidelity International y Paulson & Co y la inglesa Brevan Howard, están especulando con los bonos griegos. Estos bancos de inversión vendieron en diciembre de 2009 “de forma masiva bonos (estatales) y los volvían a comprar a precios reducidos al final de la jornada”. ¿Y todo esto para cargarse a Grecia? No. Veamos: se trata de gestoras de EEUU (cuya moneda es el Dólar) y de Inglaterra (que aunque miembro de la UE, opera en Libras). Todo esto para cargarse el Euro. (Con todos mis respetos y todas las cautelas: ¿Cuándo narices se va a analizar seriamente el papel del Reino Unido en la Unión Europea?). ¿Soy sólo yo, o es mosqueante el tema?

Tras una Huelga General, que consigue paralizar el país y en la que se viven los primeros enfrentamientos serios con la policía, el gobierno presenta un plan de recortes que busca reducir el gasto público en unos 4.800 millones de euros. A saber: Se recortan en un 30% las pagas extras de los funcionarios, que verían sus nominas mensuales reducidas, además, en un 10 %. Además una subida de los diferentes tramos del IVA de entre un 0,5 y un 2%, y de los impuestos de alcohol, tabaco y gasolina.

Y el 2 de mayo (aniversario de los fusilamientos del 2 de idem), se anuncia el esperado plan de “rescate” (muy importante el entrecomillado) de Grecia. Ni más ni menos que 110.000 millones de euros, de los cuales 30.000 saldrán del FMI y 80.000 de los gobiernos de la Eurozona. Saldrán digo, pero que nadie piense que son un “regalo”. Salen para volver a entrar y, aunque a un interés más bajo que el de mercado, reportando beneficios a los prestatarios. El plan tiene una duración trianual, lo que no quiere decir que le entreguen esos fondos a Grecia para administrarlos libremente esos tres años, ni siquiera que sea una entrega cada año. No, ni mucho menos. Las entregas serán a plazos y cada una de ellas con la aprobación previa de un grupo de expertos del FMI y del BCE. De esta manera, a las condiciones impuestas para aprobar el montante total de la ayuda habrá que añadir cada una de las condiciones y apretadas de tuerca correspondientes a cada tramo de ayuda liberado. Quien haya seguido el proceso a base de titulares tendrá la sensación de que Grecia debe estar esquilmando “a plazos” las arcas de la UE y del FMI, pero nada más lejos de la realidad.

Esto viene a ser como esa historia que se cuenta de Queipo de Llano, el general fascista que ocupó Sevilla al inicio de la Guerra Civil. Dicen de “el carnicero de Sevilla” que con una cantidad muy reducida de soldados, montados en camiones militares que no paraban de dar vueltas por la capital hispalense, consiguió dar la sensación de tener más tropas de las que realmente tenía, y así consiguió ocupar la ciudad. Con el plan de “rescate” a Grecia viene a pasar lo mismo. A cada tramo del préstamo se le dará tanto bombo y platillo, se le rodeará de tanto halo de “esfuerzo adicional” que parecerá que una vez desembolsados los 110.000 millones de euros, la UE y el FMI no paran de arrimar ascuas a la sardina de Grecia. Y nada más lejos de la realidad.

Las sardinas del “espeto” ya estaban ensartadas en la caña, y por cada sardina que Grecia se comía, el “camarero” apuntaba un espeto más en la cuenta, aunque espeto sólo había uno, y encima se acercaba y le decía a Grecia:

- Mire usted, que este espeto le va a salir más caro que el anterior. Pero no se preocupe, váyase usted a su casa tranquilo (andando, eso sí, que por algún lado tendrá usted que “ajustar” para pagarme esto, y la gasolina está por las nubes…) y ya me lo pagará usted… cuando yo le diga.

Además del esfuerzo inicial, por cada plazo que se libraba del préstamo, se pedían esfuerzos adicionales.

En mayo de 2010 se libera el primer tramo. 20.000 millones de €, de los cuales 14.500 saldrían de los países de la Eurozona y 5.500 del FMI. En septiembre del mismo año se liberan 9.000 millones de €, repartiéndose los prestatarios (que no dadores) la “ayuda” entregada en similar proporción, tónica que seguiría en enero de 2011 con otros 9.000 millones y en marzo de este año con otros 15.000. Hasta este punto se había entregado casi la mitad de las “ayudas”, y cada entrega venía precedida de una exigencia de mayores esfuerzos al gobierno griego para mostrar su predisposición a llegar hasta el infinito y más allá. Que si congélame unas pensiones por aquí, que si hazme unas privatizaciones por allá, que si hazme unos recortes de aquella manera… Con el paso del tiempo se empieza a hablar de reajustar la deuda griega (es decir, revisar intereses y plazos), de la necesidad de un segundo plan de rescate (más dinero para Grecia con su consecuente taladro al cinturón de los ciudadanos para apretarlo un poco más) e incluso de una posible salida de Grecia de la Eurozona (y esto, para algunos, ya son palabras mayores…)

El 6 de mayo de este año (es decir, hace dos meses), Jean-Claude Juncker, Presidente del Eurogrupo, utilizando sus conocimientos de la economía griega y la sapiencia obtenida en sus años de experiencia en el frente de las finanzas mundiales, como Gobernador en el Banco Mundial primero y en el Fondo Monetario Internacional después, dijo:

“Hemos descartado la reestructuración de la deuda griega, y no hemos discutido acerca de una salida de Grecia de la Eurozona. Pensamos que eso sería una opción estúpida” 

El 17 de mayo, 11 días más tarde, Juncker, después de consultar el Diccionario de Antónimos y Sinónimos, admite que se debe realizar una “reestructuración suave” de la deuda griega… ¿Y como la van a reestructurar?¿Usando “hilillos de plastilina”?.

Alguien muy fino dijo que el hombre es esclavo de sus palabras y dueño de sus silencios. En mi pueblo le llaman a esto “callaito estás más guapo”.

El 6 de junio, un mes después de la ya conocida como “Profecía de Juncker” se habla más que abiertamente de un segundo plan de “rescate”, con una cuantía parecida a la del primero. Todo esto antes de liberar el quinto tramo del primer rescate, que se alarga sine die y que se hace indispensable ya que han pasado más de cuatro meses desde la anterior entrega. Pero claro, los mercados quieren carnaza… Si Grecia quiere el dinero que necesita para no declararse en bancarrota en unas semanas (5º plazo del primer rescate) o para no hacerlo en unos meses (2º plan de rescate), hacen falta más recortes… Para que nos enteremos, en el idioma de nuestros gobernantes los recortes son eso que ellos llaman “ajustes”, “esfuerzos” o “medidas”.

Y claro, para tranquilidad y júbilo de los de arriba, llegaron:

La medida más significativa es la reducción del empleo público en 150.000 trabajadores. Reducir los gastos en unos 14.000 millones y aumentar la recaudación en otros 14.000.  Privatizaciones por valor de 50.000 millones de euros. Reducción de pensiones. Reducción de salarios. Aumento del IVA de bares y restaurantes de un 13 a un 23 %… Reducción de las pagas extra en el funcionariado. Los griegos cobran 14 pagas al año. Dos son extraordinarias. Y algunos dicen:

-         14 pagas!, ¿Cómo no van a estar en crisis? Eso es insostenible!

¿Alguien se ha preguntado de cuanto son esas 14 pagas? Para entenderlo rápidamente. Esto es como el lleve 3 y pague 2 de las grandes superficies. Te subo el precio de cada unidad, pagas por dos lo mismo que antes por tres. Tú te vas tan contento creyendo que te estoy regalando algo y yo vendo más. Pues lo mismitico…

Y entre las diferentes medidas hay una que llama la atención especialmente: Por primera vez en 30 años se reduce el gasto militar: 1200 millones. Y aquí habría que hacer un inciso. Se recortan los gastos militares… muy bien, pero ¿cual es la situación del gasto militar de Grecia?. Pues, simplemente el 4% del PIB griego (datos 2009). Parece mucho, ¿no?. Pues sí…, lo es. Y cuando comparamos con el resto de países en “situación de riesgo” los datos son más clarificantes aún. En 2009 España destinaba el 1,3% de su PIB a gastos militares, Irlanda un 0,6%, Portugal el 2 % e Italia el 1,7%. Por poner otras referencias diremos que EEUU, el “guardián de la libertad mundial” destina un 4,7% de su PIB a gastos militares. Mira tú por donde hay algo en lo que Grecia se parece más a EEUU que a sus compañeros de penurias europeos… Bueno… en esto y en tener una deuda escandalosa, pero claro, a ver quien se le pone flamenco a EEUU…

Y alguien dirá: ¿Y por qué no fueron los gastos militares lo primero que se recortó?. Pues yo tampoco lo entiendo… Cuando te enteras que las mayores adquisiciones de material bélico por parte de Grecia se realizan a empresas francesas y alemanas te puedes hacer una idea del porqué, aunque sigas sin poder entenderlo. ¡Hipócritas! Los llamó Cohn-Bendit… desde luego hay otros adjetivos que empiezan por h que me parecen más apropiados…

Y alguien también dirá: ¿Y cómo “justifica” Grecia un gasto militar tan elevado? Pues por los conflictos que históricamente ha tenido con su vecino, Turquía, que le “obligan” a estar preparado ante un eventual choque bélico. Y alguien dirá: ¿Pero ambos no son miembros de la OTAN?, pues sí ¿Y Turquía no está en negociaciones para entrar en la UE?, pues también… ¿Y no se supone que los países que son miembros de la OTAN y/o de la UE son “aliados” entre sí?… Pues aunque la lógica diga que sí, la realidad dice lo contrario…

Pero si el gobierno griego ha dejado la reducción del gasto militar para última hora, que nadie piense que ahora lo va a poner en primera fila. El recorte en esta parcela será de 1.200 millones de euros… En sanidad sería de 1.739 millones, y en gastos sociales de 4.483 millones. Es decir que cuando por primera vez se recorta gasto militar en Grecia no se hace ni en la quinta parte de lo que se hace en sanidad y gastos sociales donde ya, y mucho, se había recortado. “Que vergüenza de políticos griegos”, dirán algunos… Si, pero no olvidemos que estas reformas han recibido el beneplácito de la UE… ¿Qué miembro de la clase política europea le ha dicho a Grecia que recorte antes en gasto militar que en social? Ninguno… Y alguien dirá: “Daniel Cohn-Bendit” Si, pero miren, nos guste o no, Cohn-Bendit no es “la clase política europea”. Cohn-Bendit es una anécdota.

Pero eso no es todo… Privatizaciones por doquier. 50.000 millones de euros hasta 2015. Entre ellas las apuestas del estado y los aeropuertos. Genial… las apuestas del estado, que podrán generar más o menos beneficios… pero que siempre generan beneficios. Y los Aeropuertos… en un país en el que el turismo tiene un peso enorme. ¿Pero en manos de qué gestores está Grecia? ¿En qué cabeza cabe que en un país en el que el turismo fuese una de las bases de su economía, como es el caso de España, alguien propusiese privatizar los aeropuertos?… Perdón…, me acaban de informar: ya lo han hecho… Bueno, pero las apuestas no ha dicho nadie de privatizarlas, ¿no?… Ah! Que también… Pues vaya… ¿Y que vamos a privatizar cuando vengan a “rescatarnos”?

O sea, que para que a Grecia le otorguen un segundo plan de ayuda que oscile entre 60.000 y 100.000 millones de euros, le piden privatizaciones por valor de 50.000 millones de euros. Aaaaaaah… Vale. El otro día escuché un dicho popular cojonudo:

“Eres más tonto que Abundio, que vendió el coche pa’ comprar gasolina”. Pero el problema no es que el pobre Abundio sea tonto, el problema es que le han puesto una pistola en la cabeza…

50.000 millones…! 50.000 millones…? Se me acaba de ocurrir una cosa… ¿No dicen que la visita del Papa le va a costar 50 millones al “erario público” (erario público es una metáfora que utilizan los políticos para referirse a tu bolsillo y al mio). Pues los griegos podrían organizar ¡1.000 visitas papales! Lo tendrían allí todos los días. Le podrían sacar provecho y montar, qué se yo… ¡un parque temático!, no sé, se podría llamar… “Terra Mística”, con atracciones como el Dragon Strauss-Kahn, espectáculos como la multiplicación de las deudas y los déficits, y para terminar, dos pares de hostias, un par te las da un monaguillo y otras te las daría la poli en la plaza Syntagma. Y si lo grabas le puedes vender las imágenes a Telemadrid, que seguro que le dan salida…

Metopas del Partenon. British Museum. Londres.

Y ya puestos, que privaticen el Partenón… Y que haya que ir a ver arqueología griega, no sé, ¿Qué te digo yo…? Al British Museum, a Londres. Y para que al Pergamom Museum de Berlín  le pegue más el nombre, pues que desmonten el Altar de Pérgamo de Grecia piedra a piedra y se lo lleven allí.  Aaaaah… que se llama Pergamom Museum porque dentro está el altar de Pérgamo griego… Que cosas… Por cierto, entre la población alemana se está extendiendo una opinión contraria a “ayudar” a Grecia. Vaya…, alguien debería recordarle a los alemanes que levantaron cabeza por, entre otras cosas, las ayudas y condonaciones de deuda que recibieron tras la II Guerra Mundial.

Altar de Pergamo. Pergamon Museum. Berlin.

Y gracias a estas medidas los mandatarios europeos respiraron aliviados, las bolsas subieron y los griegos bajaron a la calle una vez más… y allí siguen…

Y quién paga los platos rotos? De nuevo, el pueblo… Y estas medidas dicen que son para reducir la deuda griega hasta 2015… ¿Y después qué? Si las cosas no se arreglan se apretará más el cinturón. ¿Y si las cosas se han arreglado? ¿Se nacionalizará lo privatizado?. ¿Volverán los salarios de los griegos a recuperar sus niveles anteriores?¿Se recuperarán los servicios y ayudas sociales eliminadas?. Me temo que no.

Pero esto en el caso de que estas “ayudas” sean y sirvan para resolver la deuda griega. Desde luego, la experiencia del primer “rescate” no ha sido nada alentadora, ya que en un año desde que empezó el plan trienal y antes de haberse librado la mitad de las “ayudas” ya se estaba hablando de que era necesario un segundo “rescate”… ¿Eran insuficientes las medidas o no fueron efectivas? ¿Han servido para resolver el problema de la deuda griega? ¿Han servido para reactivar la economía griega? Está claro que no.

¿Y que dicen los economistas? Por ejemplo, Joseph Stiglitz, Premio Nobel de Economía y Profesor de la Universidad de Columbia:

“¿Se trata un rescate a Grecia o a los bancos alemanes? Es exactamente la pregunta a la que me enfrenté cuando estaba en el Banco Mundial y fuimos “al rescate” de México, Corea, Tailandia o Indonesia. No, no estábamos salvando a esos países, sino a los bancos occidentales. Y puesto que no quisimos llamarle “el rescate de los bancos occidentales”, decidimos que se trataba de un rescate a esos países. Y es lo que está pasando ahora: estamos rescatando a los bancos alemanes, por lo que debería llamarse así.”

 Más claro…

Costas Lapavitsas, economista griego y profesor de la Universidad de Londres y defensor de la salida de Grecia del Euro argumenta, en el genial “Deudocracia” de Aris Chatzistefanou y Katerina Kitidi, que: “Las medidas adoptadas hasta ahora son medidas de estabilización para prevenir que Grecia proceda a la cesación de los pagos debidos. Esas no son medidas para reducir la deuda. Es más que evidente que la deuda seguirá  aumentando rápidamente a pesar de las medidas y, de hecho, como consecuencia de ellas. Las medidas se dirigen claramente a proteger a los prestamistas, a proteger a los bancos”

La operación es tan sencilla como macabra. Grecia le debe una gran cantidad de dinero a los bancos y entidades financieras internacionales. Grecia, como miembro de la eurozona, no dispone de una herramienta que seria vital para la reactivación de su economía, la devaluación de su moneda. Grecia podía devaluar el dracma, pero por si mismos no tienen la capacidad de devaluar el euro. Las agencias de calificación califican la deuda griega como “bono basura” y las entidades financieras, basándose en esto niegan los créditos y las refinanciaciones de deuda a Grecia o exigen unos intereses abusivos. Como los bancos no prestan dinero, lo deben hacer el FMI y los países de la Eurozona. Grecia recibe estos “rescates”, con los cuales paga su deuda con las entidades financieras. Resultado, la deuda griega pasa de estar en manos de entidades privadas a estar en manos de los estados. Es decir, en nuestras manos. Como decía una de las pancartas vistas en las calles estos días: “Vuestro Botín, Nuestra crisis”.

Pero a mi la deuda solo me genera dudas. Es gracioso, para estar en el euro hay que tener un déficit público inferior al 60 % de tu PIB. Vale, de los 27 miembros de la Unión Europea 17 tienen el euro como moneda oficial. De estos 17 países sólo 6 cumplen este requisito: Luxemburgo, Eslovenia, Eslovaquia (a mi con Eslovenia y Eslovaquia me pasa como con sofá y sillón, que me tengo que parar un segundo para saber cual es cual), Finlandia, Estonia y… España! (con un aprobado raspado, no nos emocionemos). Y alguien dirá, ¿y Francia?, ¿Y Alemania? Pues en el banquillo de los “cateados” (no comment)(o ni comen ni dejan comer)… Entre los 10 que no forman parte del euro sólo dos no cumplirían el requisito del déficit. Por cierto, uno de ellos es el Reino Unido…

Otra cosa graciosa del tema es la deuda y las agencias de calificación.

Curiosamente, de todas las deudas europeas, sólo la griega, y por poco, está por encima de la de EEUU. Ya quisiera para sí Obama deudas como las de los países que sus bancos  y agencias de calificación llaman cerdos, si… cerdos: PIGS: Portugal, Italy, Ireland, Greece, Spain. Pero, curiosamente, todos estos paises “porcinos” tienen su deuda peor calificada que la norteamericana. A EEUU se le ha ido la deuda por encima del 139 % de su PIB y eso es, como dicen en mi tierra “una pechá de millones”. Tantos como 12.691.191.000.000 millones de euros. ¿Y eso cuanto es? A mi me pasa como a los viejos, que para grandes cantidades, me sigo entendiendo mejor en pesetas: 2.111.636.505.720.000 pesetas.

Ahora sí. Madre mía, lo de EEUU no es un PIB, es un pibón…

En estos momentos, Obama está negociando ampliar ese límite del 139 % del PIB. ¿Y que le piden para ello, incluso desde las filas demócratas: re-cor-tes… Estos como Grecia, lo tienen fácil para empezar recortando gasto militar. A ver por donde empiezan.

Ahora, la Merkel dice que quiere que el sector privado entre al segundo rescate de Grecia. Lo que les está viniendo a decir a los bancos es: “Chicos, reinvertir una parte de lo que vais a cobrar con lo que le hemos dado ya a Grecia y ya os lo devolverán más adelante… Es que si no vamos a dar un cantazo…”

Una de las proclamas más coreadas estos días es el: “¡Manos arriba! ¡Esto es un rescate!”. No llegamos a comprender del todo esta crisis. No sabemos de que va, ya que nosotros no la creamos. Pero una cosa si tenemos clara: Que es un “rescate” y las consecuencias que acarrea… Con este ¡Manos arriba! le estamos dejando claro a los políticos que no estamos dispuestos a que nos “rescaten”. Y se van a cuidar mucho de “mentar la bicha”. ¿De donde creéis si no que salen algunas de las propuestas de Rubalcaba esgrimidas este fin de semana?.

Ahora le toca a Grecia, el próximo turno parece ser que será el de Portugal, aunque últimamente las alarmas han saltado en Italia. Quizás algún día le tocará a España, por que como dice David Harvey:

“No existe una cosa tal como un capitalismo sin crisis. Así que, en algún lugar, tiene que haber una crisis”

Gran verdad. Que no nos pille desprevenidos… Ya sabemos de que va el tema…

Sin embargo hay una crisis más importante aún. Una crisis que nosotros vamos a gestionar y a la que nosotros vamos a darle solución: la crisis del sistema capitalista en su conjunto, de sus instituciones y de sus políticos…

Olvidemos el “Vuestro Botín, Nuestra Crisis” y pasemos a “Vuestras Crisis, Vuestro Fin. Vuestro Fin, Nuestra Esperanza”

Buenas Noches, Buena Suerte… y Esperanza, Mucha Esperanza

Técnicas de manipulación a través de la deuda.


Técnicas de manipulación de gobiernos a través de la deuda.

Ya que la utilización de la fuerza en nuestros días está muy mal vista de cara a la opinión pública, incluso en las peores circunstancias, la forma que tienen las fuerzas neoliberales de implantar sus postulados en la sociedad es la de coaccionar a los gobiernos  a través de la deuda.

Si extrapolamos los principios de Chomsky de manipulación mediática al tema que nos concierne podemos comprobar que se sigue casi al pie de la letra sus métodos. O sea, se crea una necesidad, se espera a que el pueblo o en su caso los gobiernos imploren una solución y se les dá la solución que en un principio se quería imponer pero que en condiciones normales nadie hubiera aceptado.

La parodia del estado de bienestar que propugnaban los americanos y que tan buena aceptación tuvo en Europa no tenía mas motivo que ganar adeptos en la sociedades occidentales ante la el avance imparable del comunismo después de la segunda guerra mundial.

Tras la caída del muro de Berlin, ya no tenía sentido mantenerla, con lo que la desmantelación del estado de bienestar era cuestión de tiempo.

Es evidente, que su desmantelación no era posible así como así. Nadie renuncia a sus derechos laborales y sociales como ciudadano por la cara. Había que provocar algo que lo hiciera necesario y ya de paso enriquecerse aún mas.

Empezaron por la liberación del negocio bancario. La separación que como cortafuegos antes había entre la banca tradicional y la de inversión se hizo desaparecer por lo que dió paso a la especulación masiva con el fondo ahorrado de los ciudadanos.

En segundo lugar aparecieron nuevas formas de especulación sobre futuros sin regulación alguna. Por lo que no hubo, como hoy en día todavía no hay, forma de no evitar caer en la tentación a los banqueros de ganar mucho dinero muy rápido aún a costa de hundir un país, un negocio o el hambre de millones de personas especulando de forma desmesurada y alterando de forma artificial el precio de las cosas.

Esa insaciable avidez para poder ser retroalimentada inyectó al mercado de una excesiva liquidez. En su trampa cayeron tanto los particulares como numerosas entidades financieras así como los gobiernos. Era evidente que esta orgía de dinero fácil tenía que acabar pero nadie quería verlo y menos cuando se ganaba tanto dinero de forma tan fácil.

Simplemente, con esperar a que la burbuja del consumo insaciable estallase y con cortar el grifo a la financiación después, se conseguía lo que ni una guerra hubiese conseguido. A gobiernos enteros suplicando por cuatro perras y a una sociedad culpable dispuesta a tragar con recortes, pérdidas de derechos y a sufrir con paciencia esta crisis a la que se le había inducido.

Tan solo los movimientos reaccionarios en cierto países alentaron sobre las causas de la crisis y señalaron a los auténticos culpables de la misma propugnando que tenían que ser los que la originaron los que tenían que pagarla.

En Islandia, estos movimientos tuvieron éxito y hoy en día están creciendo por encima de la media europea y encima no están siendo castigados por los mercados ya que sus bonos se pagan a menor interés que por ejemplo los de los países PIIGS.

En España, se tardó en reaccionar pero está siendo la abanderado de la movilización ciudadana en toda europa. El 15M ha supuesto un antes y un después en el movimiento ciudadano. Tan solo el tiempo dirá los logros conseguidos.

En 2008 estalló la burbuja. Y los estados cayeron en la trampa de pensar que ciertas entidades eran lo suficientemente grandes como para dejarlas caer y lo único que consiguieron traspasando la deuda bancaria a las arcas públicas es que sean los gobiernos y nosotros los ciudadanos los que ahora estamos con la soga al cuello.

Muchos se preguntan como tanto el año pasado como ahora se ha tardado tanto en ayudar a los países con problemas de deuda cuando se sabía ya de antemano lo que iba a pasar y lo que había que hacer. La respuesta es muy simple, había que tensar la cuerda al máximo para que colocando al país en una situación insostenible  se aceptaran sin rechistar sus condiciones draconianas.

Visto así, parece muy maquiavélico. Como siempre las cosas desde fuera se ven mejor. Miremos el caso americano,. Tanto a nivel federal como estatal. Se sabe que al final tanto republicanos como demócratas se podrán de acuerdo para ampliar el techo de la deuda. Pero si se hiciera sin más no se inculcaría en la sociedad la necesidad de fuertes recortes. Sólo poníendola al borde del caos ésta es capaz de aceptar cualquier cosa con tal de sobrevivir a tal hecatombe. Como se ve todo es ficticio pero sus resultados no.

Llegan incluso a hacer perder a la ciudadanía la perspectiva de las cosas y como en el caso del estado de Michigancreando la figura del manager de emergencias que asume sin elecciones previas, todo el poder del cabildo municipal, haciendo y deshaciendo a su antojo y malvendiendo todo el patrimonio público con tal de sacar las cuentas adelante. ( Ver noticia)

Como véis la manipulación de la crisis por parte de los poderosos a través de la deuda es evidente.

Por un lado, dejan con los mínimos  derechos y prestaciones a la ciudadanía, por otro compran a precio de saldo nuestras empresas y nuestros inmuebles y por último desmantelan el patrimonio del estado y preparan a los ciudadanos  ante el supuesto de que para salir de posibles estados de  emergencias del tipo que sea, se puede prescindir de cualquier valor y derecho democrático.

Armak de Odelot

He encontrado muy interesante el siguiente “Mapa de la Deuda” que publicaba el NY Times:

mapa-deuda-europa

En este mapa se ve el posible efecto dominó del impago de la deuda griega. La deuda entre los países de la Unión Europea está tan entrelazada que el default de uno de sus países podría arrastrar toda la estructura, por eso el riesgo sistémico es tan evidente.

Esta es la solución que proponen a voces

¿Qué haría falta para contener esta situación? En primer lugar, decisión de las instituciones europeas, de los gobiernos en las ayudas y del BCE para volver a estimular la economía con inyecciones de liquidez. Pero, sobre todo, decisión de los países afectados para reducir el gasto y la capacidad de implementar esas medidas (estamos viendo en el caso griego que la implementación no es fácil). Es fundamental que los países afectado abandonen el discurso populista de “todo va bien” y empiecen a escuchar a las agencias de rating, instituciones supranacionales (FMI, BM,…) y mercados que les dicen lo contrario.

Abajo el gráfico de hace un año con la situación del diferencial de rentabilidad exigida a los bonos de los países en dificultades frente al bund alemán (el riesgo país):

diferencial-deuda

En el caso de Grecia (blanco) ha vuelto a máximos, Portugal (verde) e Italia (naranja) se encuentran cerca de sus niveles más elevado y España (azul) ha superado los máximos.

Más información sobre 

Por qué Grecia arrastrará al euro


Por qué Grecia arrastrará al euro

14 junio 2011 The Irish Times Dublín

Ahora que Standard & Poor’s otorga a la economía griega la menor calificación crediticia del mundo, el editor de economía del diario Irish Times expone que si el largo historial de desorden político y económico del país heleno sirve de guía, los otros 16 países de la eurozona también están en peligro.

Grecia se encuentra al borde del fracaso estatal. Su sociedad carece de cohesión y se encuentra profundamente dividida. Su economía está en estado de shock. Si tomamos la historia del país como guía para el futuro, se avecinan graves problemas.

Hace más de un año, cuando la troika de instituciones (Comisión Europea, Banco Central Europeo y Fondo Monetario Internacional) que ahora supervisa el rescate de Irlanda llegó por primera vez a Atenas, aún había esperanzas de poder reconducir al país peor gobernado de la Europa desarrollada.

Entonces ocupaba el poder un nuevo Gobierno y sus figuras más destacadas parecían ir en serio con las reformas radicales. Muchos griegos, en especial los jóvenes y las personas más formadas que reconocían el funcionamiento deficiente de su país, apoyaron este cambio. Se hablaba mucho sobre la oportunidad que brindaba la crisis.

Crisis: amenazas y riesgos

Pero ya no se escucha hablar de ello. Las únicas cosas que representa ahora la crisis son amenazas y riesgos. Esto, en muchos sentidos, no es sorprendente. La disfunción crónica del Estado griego viene de lejos. Desde su independencia hace casi dos siglos, Grecia ha vivido una guerra civil, varios levantamientos, el desplazamiento masivo de personas, dictaduras y terrorismo.

No hay mejor reflejo de los defectos de su Estado que la cuestión que ha captado la atención mundial hacia el país en los últimos 18 meses: el caos presupuestario. Según un estudio realizado por los economistas Carmen Reinhart y Kenneth Rogoff, el Estado griego ha estado en una situación de impago prácticamente cada dos años desde que se fundó en la década de 1820. Ahora que lucha contra la segunda mayor deuda pública del mundo, parece abocado al mismo destino.

 

Historia de una deuda

La incapacidad del Estado griego para mantener su solvencia se explica en parte por su historia. Al haber vivido siglos como provincia sometida al Imperio Otomano, en Grecia no tuvieron lugar los cambios bruscos que se produjeron en la política y la sociedad de Europa Occidental. Consecuencia de ello es una sociedad civil muy débil y una escasa tradición de instituciones independientes. Los que ejercen el poder político en Grecia lo hacen con un grado de absolutismo insólito en la Europa democrática.

El desencadenante en Grecia de la crisis de la deuda soberana en Europa es el ejemplo más claro. En los países en los que se respetan los límites en el ejercicio del poder, los estadísticos realizan los cálculos de forma independiente. En Grecia, en la última década, el Gobierno obligó a la agencia de estadística nacional a publicar cifras falsas y ordenó a personas de confianza que se aseguraran de que así se hacía.

Tras un cambio de Gobierno, se reveló la magnitud del engaño a finales de 2009. Poco a poco, en los primeros meses de 2010, el mercado de bonos empezó a darse cuenta de que el Estado griego estaba sin blanca. Desde entonces, el mundo ha estado viviendo las consecuencias de la crisis de la deuda soberana en la eurozona.

Carencia de solidaridad social

El tamaño de la economía sumergida de Grecia no sólo es reflejo de la debilidad de su Estado para hacer cumplir la ley de manera imparcial, sino también de la carencia de solidaridad social. Un estudio realizado por el economista alemán Friedrich Schneider reveló que la economía sumergida de Grecia en 2010 era un cuarto del tamaño de la economía oficial. De los 21 países desarrollados incluidos en el estudio, Grecia ocupaba el primer puesto.

La total venalidad en la vida pública es otro motivo por el que el Estado griego se encuentra en quiebra. Según Transparencia Internacional, era el país más corrupto en la Europa desarrollada en 2009 y ocupa el puesto 57 en el Índice de Percepción de la Corrupción de esta organización (Irlanda se encuentra en el puesto 16).

La corrupción es un hábito muy difícil de extinguir una vez que se afianza. Entre otras cosas, divide a la sociedad. Y no es que no existan tensiones y cicatrices en la sociedad griega. Aún en 1974, el país se encontraba bajo la dictadura militar y sufrió todas las injusticias relacionadas con estos regímenes, como detenciones arbitrarias, torturas y ejecuciones sumarias.

El mayor gasto en defensa de la UE

Esto se añade a la guerra civil de la segunda mitad de la década de los cuarenta, en la que fallecieron 50.000 personas. Actualmente, Grecia sigue siendo la sociedad más militarizada de Europa, pues registra sistemáticamente el mayor gasto en defensa del continente. La violencia callejera es habitual y no ha desaparecido un turbio mundo de células terroristas, aunque en los últimos años no han estado muy activas. Si la economía sigue deteriorándose, existe el riesgo de que algunos de los radicales y desesperados encuentren respuestas en el extremismo violento.

Hay muchas posibilidades de que las cosas empeoren. Las presiones sociales y la corrupción desenfrenada por sí solas, si bien no producen debilidad económica (véase el ejemplo de China e India) sin duda no ayudan. Lamentablemente, en el caso de Grecia, aunque ambos problemas desaparecieran mañana, hay pocos motivos para creer que se detendría su putrefacción económica.

 

Un país que no funciona

Las exportaciones de Grecia son tan minúsculas que es la economía más cerrada entre los 27 países que forman la UE. Una economía pequeña de algo más de 10 millones de personas nunca podrá enriquecerse sin exportar.Ninguna economía puede enriquecerse sin innovación. Entre los mejores indicadores de la capacidad innovadora de un país se encuentra la cantidad invertida en investigación y desarrollo. En Grecia, las empresas y el Estado invierten anualmente un 0,5 por ciento del PIB en investigación, es decir, menos de un tercio de la media en la UE. Entre los 15 miembros más antiguos de la UE, siempre ha registrado el menor gasto en investigación.

Hay pocos motivos para mostrarse optimistas con respecto a Grecia. Su economía, su política y su sociedad no funcionan. Esto no sólo es nefasto para los griegos, sino que también lo es para las personas de los otros 16 países de la eurozona. Si el país estalla, se llevará también por delante a la moneda única.

Desde Atenas

Reestructuración o amenaza de suicidio

 

El debate causa furor en la plaza de la Constitución, donde desde hace semanas millares de “indignados” de Atenas se reúnen por la noche para manifestar su ira ante la situación económica y social del país. Entre ellos se encuentra Yannis Varoufakis, profesor de economía en la Universidad de Atenas, que, según informa en To Vima Pantelis Kapsis, uno de los editorialistas más influyentes del país, ha enviado una carta al primer ministro Yorgos Papandreu. El profesor invita a Papandreu a que baje a la plaza para

“anunciar a los manifestantes que ha llegado la hora de levantar la cabeza y enfrentarse a la realidad: no recibiremos ni un céntimo más de Europa si no aplicamos las medidas que impone”.

Pero, en opinión de Kapsis, aunque el primer ministro lograra convencer a sus conciudadanos de la pertinencia de las medidas de austeridad y las privatizaciones masivas requeridas,

“de todos modos, el país quebrará, porque será imposible obtener un nuevo préstamo y pagar nuestra deuda”.

“El profesor Varoufakis no está loco”, prosigue el editorialista. “Sabe también que Europa no desea la quiebra griega, de ahí la necesidad de reabrir el debate sobre los eurobonos [títulos de deuda europeos]. Pero sabemos que algunos quieren apartar a Grecia del euro. La reestructuración tan sólo es un alivio momentáneo. Es como amenazar con suicidarnos… queda por saber si sucederá”.

La democracia regresa a Grecia


Crisis de deuda

La democracia regresa a Grecia

16 junio 2011 The Guardian Londres

Manifestación frente al Parlamento griego el 12 de junio de 2011.

AFP
  • Mientras el primer ministro griego Yorgos Papandreu lucha por aprobar una segunda ronda de rigurosas medidas de austeridad, la plaza Syntagma de la capital se ha convertido en un modelo de democracia directa, en la que los atenienses de todas las ideologías, edades y profesiones se reúnen para expresar su indignación.

Cuando Stéphane Hessel escribió en “¡Indignaos!” que la indignación contra la injusticia debía convertirse en “una insurrección pacífica” quizás no esperaba que el movimiento de los indignados en España y el de los aganaktismenoi (indignados) en Grecia siguieran tan fielmente, tan pronto y tan espectacularmente su consejo.

 

 

La resistencia griega a las catastróficas medidas económicas era de esperar. A lo largo de la historia moderna, los griegos han resistido a la ocupación extranjera y a la dictadura doméstica con determinación y sacrificio. Las medidas impuestas por el FMI, la UE y el Banco Central Europeo con el acuerdo total, por no decir con la invitación, del Gobierno griego, han generado 11 huelgas generales de un día, numerosas huelgas regionales y actos imaginativos de resistencia.

 

Los medios de comunicación nacionales y extranjeros informaban ávidamente de los enfrentamientos entre los jóvenes y la policía antidisturbios que siguieron a las principales manifestaciones y dejaban una espesa nube de gas lacrimógeno sobre Atenas. Estas protestas, lideradas por los partidos de izquierda y algunos sindicatos, eclipsaban las manifestaciones contra la austeridad en el resto de Europa. Pero la incesante campaña de miedo llevada a cabo por los medios de comunicación afines a la clase dirigente, los expertos y los intelectuales de las élites difundieron el temor y la culpabilidad en la mayoría de la población y pronto lograron mitigar la resistencia.

Indignados en el ágora

Pero hace tres semanas, la situación cambió. Una variopinta multitud de hombres y mujeres indignados de todas las ideologías, edades y profesiones, incluidos muchos desempleados, comenzaron a ocupar la plaza Syntagma, la plaza central de Atenas frente al Parlamento, así como los alrededores de la Torre Blanca, en Tesalónica, y los espacios públicos de otras ciudades importantes. Las ocupaciones y las concentraciones diarias, que a veces han reunido a 100.000 personas, se han desarrollado pacíficamente, mientras la policía les observaba a distancia.

 

Estas personas, que se autodenominan “indignados”, han atacado el empobrecimiento injusto de los trabajadores griegos, la pérdida de soberanía que ha convertido al país en un feudo neocolonial de los banqueros y la destrucción de la democracia. Su exigencia común es que se marchen las corruptas élites políticas que han gobernado el país durante 30 años y lo han llevado al borde de la quiebra. No se identifican específicamente con partidos políticos ni con banderas.

 

Miles de personas se reúnen a diario en la plaza yintagma para tratar cuáles serán los siguientes pasos. Las similitudes con el ágora clásico ateniense, que se reunía a unos cientos de metros de allí, son sorprendentes. A los oradores que desean exponer sus ideas se les asigna un número y se les llama a la plataforma si sale elegido dicho número, como recordatorio de que muchas autoridades de la Atenas clásica se elegían al azar. Los oradores tienen un tiempo limitado de dos minutos, para que así puedan participar el máximo de personas.

Una democracia en acción

La asamblea se dirige con eficacia, sin los habituales abucheos en los discursos públicos. Los temas van desde cuestiones organizativas, nuevos tipos de resistencia y solidaridad internacional, hasta alternativas a las medidas tan catastróficas e injustas. Ninguna cuestión va más allá de la propuesta y del debate. En los debates semanales organizados, se invita a economistas, abogados y filósofos políticos a que presenten alternativas para resolver la crisis.

 

Se trata de una democracia en acción. Se concede el mismo tiempo a las opiniones del desempleado y a las del profesor universitario, se tratan con igual respeto y se someten a voto para su adopción. Los indignados han ocupado la plaza, en la que se desarrollaban actividades comerciales, para transformarla en un auténtico espacio de interacción pública. El tiempo que solía pasarse por la noche delante de la televisión se ha convertido en el momento para estar con los demás y hablar sobre el bien común.

 

Si la democracia es el poder del “demos”, es decir, el gobierno de los que no tienen ninguna cualificación especial para gobernar, ya sea riqueza, poder o conocimiento, esto es lo más cerca que hemos estado de la práctica democrática en la historia reciente de Europa.

De todos y de ningún partido

Los articulados debates de la plaza Sintagma han desacreditado el mantra banal de que la mayoría de las cuestiones sobre políticas públicas son demasiado técnicas para los ciudadanos de a pie y deben dejarse a los expertos. La constatación de que el demos tiene más sentido colectivo que cualquier otro líder, una creencia fundamental del ágora clásico, ahora regresa a Atenas.

 

Los indignados han demostrado que la democracia parlamentaria debe complementarse con su versión más directa. Es un recordatorio oportuno, ahora que la confianza en la representación política se está sometiendo a una gran presión por toda Europa.

 

La respuesta del Gobierno del Pasok hasta ahora ha sido vergonzosamente débil. Los propagandistas de la clase dirigente culpan a la izquierda dividida de las protestas y la posterior violencia limitada.

 

Pero esta táctica no funciona con los indignados, que proceden de todos los partidos y de ninguno en concreto. Se ha acordado una campaña dispuesta a detener el voto en el parlamento de las nuevas medidas que el presidente Yorgos Papandreu acordó con los banqueros y con la canciller alemana Merkel, que ampliarían y extenderían la actual recesión y aumentarían el desempleo como mínimo hasta 2015, un remedio mucho peor que la enfermedad.

Más cerca de Tahrir que de Sol

La reacción a estas medidas será el punto álgido del enfrentamiento entre las “fuerzas internas” y los indignados, que ahora llega a su partida final. Hoy, la multitud de Sintagma une sus fuerzas a los sindicatos en una huelga general y en una concentración que rodeará el parlamento.

 

Syntagma ahora se encuentra más cerca de la plaza Tahrir de El Cairo que de la Puerta del Sol de Madrid. La experiencia de permanecer a diario en este lugar y de enfrentarse al parlamento ha cambiado la política de Grecia para siempre y ha hecho que las élites se preocupen por primera vez.

 

En griego, la palabra stasis significa tanto una postura erguida y recta como una revuelta o una insurrección.

 

El nombre de la plaza tiene su origen en las manifestaciones del siglo XIX, que exigían al rey una constitución (syntagma). Esto es lo que repiten hoy los indignados: permanecen erguidos y exigen un nuevo orden político que les libere de la dominación neoliberal y de la corrupción política.

‘Too big to fail’ está ganando otra vez


‘Too big to fail’ está ganando otra vez

avatarOnésimo Alvarez-Moro  5 de junio de 2011 | 19:51

En estos momentos, están haciendo lo mismo de lo que hicieron cuándo estalló la crisis financiera,están salvando a los bancos con nuestro dinerocomo yo y Marco Antonio hemos dicho hace un año. Ahora lo llaman ayudas a nuestros socios griegos que están algo sobre-endeudados y que, con un poco de ayuda de sus socios del Euro, tendrán el tiempo que necesitan para asegurar que sus cuentas estén en orden y así volver a la senda de crecimiento.

La realidad es que, como ya he hablado en estas páginas, el gobierno griego no está tomando las decisiones difíciles necesarias ya que, hasta ahora con apelar a la solidaridad europea y amenazar con el fin del mundo para convencer a los recalcitrantes, han conseguido lo que pedían, tanto de sus socios europeos como del Fondo Monetario Internacional (FMI).

Y si no ayudamos a Grecia ¿qué pasaría? Una de dos cosas, primero, los griegos se organizarían ellos mismos, tomarían las decisiones difíciles y pagarían sus deudas, probablemente con algunos retrasos acordados con sus acreedores.

La otra alternativa sería que dejarían de pagar y entrarían en procesos que ya hemos visto en el pasado, cuando países han dejado de pagar sus deudas de forma unilateral. Es verdad que este camino causa la suspensión inmediata de más participación en los mercados pero, cuando ves que alguien, persona o país, no paga sus deudas, es de esperar que los participantes en los mercados financieros no quieran jugar más con ese deudor.

También es verdad que los que más sufren son los que menos pueden, los más pobres, pero los que más sufren son los mismos siempre que se sigue políticas económica insostenibles. Por eso es mejor cortar, hacer las cosas bien y volver a la senda de crecimiento loo antes posible. Este camino sin fin es el camino de continuo sufrimiento para los mismos pobres que ahora están sufriendo.

Para que se entienda que quiero ayudar a los pobres pero no al resto, preferiría establecer un pago europeo mensual a cada familia griega en dificultades durante el periodo de transición y por lo menos así veríamos que los que sufren recibirían ayuda real y la presión sobre el gobierno y sobre los acreedores no se reduciría.

He hablado en estas páginas de qué pasa cuando vemos suspensiones de pagos de países en el pasado, por ejemplo, en Argentina donde, con el tiempo, negociaron con los bancos y, al final, pagaron sus deudas de alguna forma. Argentina siendo Argentina, lo hicieron tarde, mal y gritando durante todo el camino pero hicieron suficiente para dar la confianza a los acreedores y a los inversores extranjeros para volver con algo más de confianza.

Una suspensión de pagos por parte de Grecia seguiría más o menos el mismo camino, negociarían y llegarían a acuerdos de retrasos, calendarios de pagos e, incluso, de cancelaciones de deuda.

Ah si, esta segunda alternativa tendría sus consecuencias para los bancos. Tendrían que reclasificar estas deudas y aportar más capital para hacer frente a las posibles pérdidas.

Puede que algunos bancos no tengan la posibilidad de asumir estas necesidades de más capital, pues estos serían los que han hecho negocios por encima de sus posibilidades. Como cuando estalló la crisis, se vio que muchos bancos estaban haciendo negocios por encima de sus posibilidades, ganando dinero cuando todo iba bien y, cuando se vio su mala gestión, las arcas públicas se abrieron para salvarles.

¿Vamos a repetir la maniobra de salvar a bancos, a sus accionistas y a sus directivos, sin condiciones?

En El Blog Salmón | Grecia necesita más dinero y más medidas preventivas y Stiglitz: “Lo de Grecia 

Navegación de entrada

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 183 seguidores